ChapterPDF Available

«“Cautivo quedo en tus ojos”: el cautiverio de amor en el teatro del Siglo de Oro sobre la conquista de Arauco», en Miguel Donoso, Mariela Insúa y Carlos Mata (eds.), El cautiverio en la literatura del Nuevo Mundo, Madrid / Frankfurt am Main, Iberoamericana / Vervuert, 2011, pp. 169-193

Authors:

Abstract

Existen en el teatro español del Siglo de Oro varias comedias cuya acción se sitúa en el contexto de la conquista de Arauco. En esta ocasión voy a estudiar el tema del cautiverio (y especialmente el cautiverio de amor) en estas piezas. El corpus de obras manejadas incluye estas cinco comedias: La belígera española, Algunas hazañas de las muchas de don García Hurtado de Mendoza, Arauco domado, El gobernador prudente y Los españoles en Chile, aunque al final me referiré brevemente a otras dos piezas un tanto especiales: El nuevo rey Gallinato, obra poco conocida de Andrés de Claramonte (con una ambientación vaga en un territorio fronterizo entre Perú y Chile, pero no en Arauco); y La Araucana, que no es una comedia, sino un auto sacramental atribuido a Lope de Vega. En todas estas comedias aparece reflejado el cautiverio general de Arauco y sus gentes. En efecto, la dicotomía libertad / cautiverio, rebelión / sujeción está presente como telón de fondo en todas estas obras. La libertad es el valor supremo para los araucanos, caracterizados en estas versiones teatrales de la conquista —como no podía ser de otra manera— por su arrogancia, fuerza, barbarie, crueldad y, sobre todo, por un amor desmedido a la libertad, valor máximo entre ellos. Para los antiguos mapuche, la muerte con honor, peleando en combate, es mil veces preferible a la infamia de caer prisioneros y vivir como esclavos. En este sentido, son muchas las citas de pasajes que podrían extractarse a propósito de ese desmedido deseo de libertad. Al analizar cada obra solamente citaré solo algunos ejemplos significativos de este cautiverio al que se ve reducido el pueblo araucano, pero me centraré especialmente en los casos particulares de cautiverio, y sobre todo en los casos de cautiverio de amor.
EL CAUTIVERIO
EN LA LITERATURA
DEL NUEVO MUNDO
MIGUEL DONOSO
MARIELA INSÚA
CARLOS MATA (EDS.)
Universidad de Navarra Iberoamericana Ve r vuert 2011
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 3
Agradecemos a la Fundación Universitaria de Navarra su ayuda en los
proyectos de investigación del GRISO a los cuales pertenece esta publicación.
Agradecemos al Banco Santander la colaboración para la edición de este libro.
Derechos reservados
©Iberoamericana, 2011
Amor de Dios, 1 – E-28014 Madrid
Tel.: +34 91 429 35 22 - Fax: +34 91 429 53 97
info@iberoamericanalibros.com
www.ibero-americana.net
©Vervuert, 2011
Elisabethenstr. 3-9 – D-60594 Frankfurt am Main
Tel.: +49 69 597 46 17 - Fax: +49 69 597 87 43
info@iberoamericanalibros.com
www.ibero-americana.net
Iberoamericana Vervuer t Publishing Cor p., 2011
9040 Bay Hill Blvd. – Orlando, FL 32819, USA
Tel.: +1 407 217 5584
Fax: +1 407 217 5059
info@iberoamericanalibros.com
www.ibero-americana.net
ISBN 978-84-8489-561-9 (Iberoamericana)
ISBN 978-3-86527-614-8 (Vervuert)
Depósito Legal: M-XX.XXX-2011
Diseño de la serie: Ignacio Arellano y Juan Manuel Escudero
Impreso en España
Este libro está impreso íntegramente en papel ecológico sin cloro.
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 4
ÍNDICE
Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Eduardo Barraza
El Cautiverio feliz de Francisco Núñez de Pineda y Bascuñán: de
feliz cautiverio y felices captores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
Vania Barraza Toledo
Lucía Miranda,de Eduarda Mansilla: la española (que) cautiva en
América . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Sarissa Carneiro Araujo
La Florida del Inca (1605) de Garcilaso de la Vega: ética y buen
gobierno a propósito del cautiverio de Juan Ortiz . . . . . . . . . . 41
Miguel Donoso Rodríguez
Salvados por una flauta: un notable caso de cautiverio en la Histo-
ria de todas las cosas que han acaecido en el Reino de Chile de Góngora
Marmolejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
Andrés Eichmann Oehrli
«En la redención se mira / de amor el captivo fiel». Pedro Nolasco
en textos platenses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
Eduardo Godoy Gallardo
Cervantes en Argel,de Antonio Espiñeira: una versión dramática
chilena del cautiverio cervantino. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Cedomil Goic
Cautiverio feliz:cautivos cautivados por su señor . . . . . . . . . . . . 111
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 5
Carlos González Vargas/Hugo Rosati
Un cautivo en el Arauco del siglo XVII . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
Mariela Insúa
Amor y cautiverio: a propósito de algunas recreaciones de la histo-
ria de Lucía Miranda (siglos XIX y XX). . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
Stefanie Massmann
Encuentros y desencuentros en la frontera: mujeres mapuches en el
Cautiverio feliz de Francisco Núñez de Pineda y Bascuñán . . . . . 161
Carlos Mata Induráin
«Cautivo quedo en tus ojos»: el cautiverio de amor en el teatro del
Siglo de Oro sobre la Conquista de Arauco. . . . . . . . . . . . . . . 169
Lygia Rodrigues Vianna Peres
El cautivo, el taumaturgo: caminos y caminantes en la escena de la
vida y de la muerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
Osvaldo Rodríguez
El tema de la cautiva en las crónicas de la Conquista de Chile . . 205
Macarena Sánchez Pérez
Más allá del Cautiverio feliz:de cautivos y cautivas en la Araucanía . . 217
Olaya Sanfuentes
Morirse de hambre. El hambre del conquistador. . . . . . . . . . . . 233
Silvia Tieffemberg
Lucía Miranda en el espejo: primeras cautivas blancas en el Río
de la Plata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
Miguel Zugasti
«La cara tengo labrada y horadadas las orejas». Españoles cautivos y
aindiados en la Conquista de América . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
6ÍNDICE
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 6
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS»: EL CAUTIVERIO
DE AMOR EN EL TEATRO DEL SIGLO DE ORO
SOBRE LA CONQUISTA DE ARAUCO*
Carlos Mata Induráin
GRISO-Universidad de Navarra
El tema de América en el teatro español del Siglo de Oro cuenta
con abundante bibliografía, y ha sido estudiado sobre todo para autores
como Lope o Tirso1.Varias de esas comedias se centran en Chile, y se
ambientan concretamente en el contexto de la Conquista de Arauco.
En esta ocasión voy a estudiar el tema del cautiverio (y especialmente
el cautiverio de amor) en este corpus, que incluye cinco comedias: La
belígera española,Algunas hazañas de las muchas de don García Hurtado de
Mendoza,Arauco domado,El gobernador prudente y Los españoles en Chile,
aunque al final me referiré muy brevemente a otras dos piezas un tanto
especiales: El nuevo rey Gallinato de Andrés de Claramonte (con una
ambientación vaga en un territorio fronterizo entre Perú y Chile,pero
no en Arauco); y La Araucana (que no es una comedia, sino un auto
sacramental atribuido a Lope de Vega).
*Esta investigación se integra en el proyecto «Patrimonio teatral clásico espa-
ñol.Textos e instrumentos de investigación (TC-12)», patrocinado por el Progra-
ma CONSOLIDER-INGENIO, del Plan Nacional de I+D+I (CSD2009-00033)
del Ministerio de Ciencia e Innovación del Gobierno de España.
1Un buen repertorio de comedias indianas puede verse en Zugasti, 1996.
Para el tema de América y el teatro pueden verse Moríñigo, 1946; Ruffner, 1956;
Pedro, 1954; Franco, 1954; Hamilton, 1968; Dille, 1988;Arellano, 1992; Campbell,
1992; Reichenberger, 1992; Sommer-Mathis, 1992; Ruiz Ramón, 1993; Kirs-
chner, 1996; o González-Barrera, 2008, entre otros trabajos.
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 169
Un par de advertencias preliminares, antes de entrar en materia. La
primera es que no me voy a detener en el comentario de las fuentes, la
historicidad, la estructura, etc. de cada una de estas piezas, sino que
focalizaré mi atención en el tema concreto del cautiverio, dando tan
solo unas pinceladas mínimas para contextualizar mis comentarios.
Para más detalles,remito a los trabajos de Lee y Lerzundi que han estu-
diado este tema de Arauco en el teatro español del Siglo de Oro2.La
segunda tiene que ver con el hecho de que en todas estas comedias
aparece reflejado el cautiverio general de Arauco y sus gentes. En efec-
to, la dicotomía libertad/cautiverio, rebelión/sujeción está presente
como telón de fondo en todas estas obras. La libertad es el valor supre-
mo para los araucanos, caracterizados en estas versiones teatrales de la
conquista –como no podía ser de otra manera– por su arrogancia, fuer-
za, barbarie, crueldad y, sobre todo, por un amor desmedido a la liber-
tad, valor máximo entre ellos. Para los antiguos mapuche, la muerte
con honor, peleando en combate, es mil veces preferible a la infamia
de caer prisioneros y vivir como esclavos. En este sentido, son muchas
las citas de pasajes que podrían extractarse a propósito de ese desmedi-
do deseo de libertad. Al analizar cada obra solamente citaré algunos
ejemplos significativos de este cautiverio al que se ve reducido el pue-
blo araucano, pero me centraré especialmente en los casos particulares
de cautiverio,y sobre todo en los casos de cautiverio de amor.
LABELÍGERA ESPAÑOLA,DE RICARDO DE TURIA (1616)
Aunque el título de esta pieza pudiera hacernos pensar que la pro-
tagonista es doña Mencía de los Nidos (esta mujer-soldado,denomina-
da por los araucanos «la belígera española», es personaje citado en el
canto VII de La Araucana de Ercilla), en realidad no es así, pues aquí lo
principal del conflicto es el triángulo amoroso formado por Lautaro,
Guacolda y Rengo. Es cierto que en la comedia se refiere la interven-
ción heroica de la dama,que detiene la huida de los españoles de Con-
170 CARLOS MATA INDURÁIN
2Ver especialmente Lee, 1993 y 1996; y Lerzundi, 1996.También Antonucci,
1992; Dixon, 1993; Lauer, 1994; Kirschner, 1998; Contreras, 2003; Janik, 2004; y
Ruano de la Haza, 2004. Para el influjo de La Araucana,Atero Burgos, 1998, y el
estudio preliminar de I. Lerner a su edición de Cátedra, 1993.
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 170
cepción tras el ataque de los araucanos, así como su actuación como
valeroso caudillo y finalmente gobernadora de la ciudad; y también
hay lugar para el cortejo amoroso que le dedica don Pedro de Villa-
grán. Pero, en realidad, lo que sustenta la acción de esta «tragicomedia
histórica-novelesca»,como la denomina Lerzundi3,es el citado triángulo
amoroso entre los personajes araucanos. El mismo crítico señala que la
«fuente directa y única de La bellígera española es La Araucana de Ercilla»4.
Pero vayamos directamente a lo relacionado con la materia del cau-
tiverio.Guacolda, dama de Lautaro, es robada por Rengo, lo que aten-
ta contra el honor del primer caudillo, que se consume de celos. Al
final Lautaro pierde la vida, con lo que cobra realidad la maldición
profética lanzada contra él por Valdivia al morir5:que su viuda se case
con su principal rival.El desenlace de la acción queda, de algún modo,
abierto: Guacolda acepta el matrimonio con Rengo,pero sabemos que
es para matarlo y vengar así la muerte de su amado Lautaro.
Hay en esta comedia bastantes aspectos interesantes: todo lo rela-
cionado con la muerte de Valdivia y su maldición contra Lautaro, que
finalmente se cumple, como acabo de indicar; la mujer en traje de
hombre (Guacolda disfrazada de español); la presencia de sueños, avi-
sos, agüeros (la Muerte), así como las intervenciones sobrenaturales en
el asalto de La Concepción (las figuras contrapuestas de Eponamón y
la Virgen). Un leitmotiv repetido a lo largo de la obra es el de la codicia
de Valdivia; también interesa señalar la mención de la prueba del tron-
co para la elección del toqui (en forma de relato, porque en esta pieza
no interviene Caupolicán como personaje6); o las referencias al mundo
clásico de la Antigüedad grecorromana en boca de los indios7.
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 171
3Lerzundi, 1996, p. 72.
4Lerzundi, 1996, p. 72.
5Sobre la muerte de Valdivia, ver Donoso, 2006.
6Sobre Caupolicán como personaje literario, ver Durand, 1978; Cifuentes
Aldunate, 1983-1984; Romanos, 1993;Auladell, 2004; y Promis, 2008. Para la
prueba del tronco,Zugasti, 2005 y 2006.
7Aunque a veces se dice que su dios es el Sol o hablan del cielo y de Epona-
món, por ejemplo,son más frecuentes en sus labios menciones a dioses y persona-
jes de la mitología y la Antigüedad grecolatina o hispana: Ulises, Circe y los lotó-
fagos (vv. 7-8), Faetón (v. 111), el carro del sol (v. 112), una sirena (v. 397), Marte
(vv. 528, 1445, 1941 y 2693), Baco y Belona (vv. 599-600), Diomedes (v. 1006),
César (v. 1014), el rey Rodrigo (v. 1984), Belona (v. 2226), las amazonas (v. 2232),
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 171
En esta pieza el amor y el cautiverio se da entre personajes arauca-
nos (Guacolda presa de Rengo en dos ocasiones8) y no surge una rela-
ción sentimental entre personajes de bandos rivales. En cualquier caso,
con relación al tema que trato, me interesa destacar la utilización de la
metáfora de la prisión de amor por parte de Guacolda. Así, cuando es
liberada por Lautaro, ella queda enamorada de su valor:
GUACOLDA La presteza y furia brava
que mostraste por vengarme
de forma me enamoraba
que, aunque era para librarme,
sin libertad me dejaba;
y así por esta ocasión
la libertad, con ser bella,
no estimara mi afición,
si no viera que por ella
vuelvo a entrar en tu prisión;
que aunque el alma no salió
jamás della, aunque se vio
el cuerpo preso, ese quiero
que sea tu prisionero,
pues el cuerpo te agradó (vv. 350-364).
La prisión física de Guacolda se reitera en el desenlace de la come-
dia: cuando Lautaro muere, ella le quiere seguir en la muerte. Se va a
matar arrojándose sobre una espada, pero los soldados españoles Ortiz
y Hurtado la detienen, y al punto quedan impresionados por su belle-
za. Dice Hurtado:
HURTADO El mío [mi pecho] sé que tenéis
de tierno amor traspasado,
india más que el sol hermosa.
De cuanto habemos robado,
172 CARLOS MATA INDURÁIN
Régulo (v. 2290), el mago Phitón (vv. 2852 y 2938),Tarquín (v. 3046)… Se trata
del mismo código de referencias cultas que aparece también en boca de los espa-
ñoles.
8Así lo expresa el propio Rengo: «Dos veces en mi poder / te he tenido, y
todas dos / no te he querido ofender, / y sabe el Sol, nuestro dios, / y tú, lo que
pude hacer» (vv. 3242-3246).
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 172
Ortiz, no quiero otra cosa,
sino esta mujer (vv. 3116-3121a).
Pero Ortiz también la quiere, y ambos se acuchillan hasta que sale
don Pedro, quien decide quede libre y contraiga matrimonio con
Rengo. Me interesa consignar la respuesta de este: «Deja, Guacolda, el
llorar, / pues tu dueño es tu cautivo» (vv. 3175-3176).Tras una serie de
protestas, ella acepta casarse con Rengo, no sin dejar constancia –en sus
apartes– de que lo hace así para poder vengar,en su momento,a Lautaro.
ALGUNAS HAZAÑAS DE LAS MUCHAS DE DON GARCÍA HURTADO DE
MENDOZA,DE NUEVE INGENIOS (1622)
Esta pieza fue escrita en colaboración por nueve ingenios, siendo el
impulsor del proyecto Luis de Belmonte Bermúdez, quien pasó a
México y Perú,y conoció a Pedro de Oña y a don García Hurtado de
Mendoza9;los demás colaboradores fueron Juan Ruiz de Alarcón, Luis
Vélez de Guevara,Antonio Mira de Amescua, Guillén de Castro, Fer-
nando de Ludeña, Jacinto de Herrera y Sotomayor, Diego de Villegas y
Francisco de Tapia y Leyva, conde del Basto10.La idea surgió a partir
de las justas poéticas en honor a San Isidro celebradas en 1620 y 1622,
y el texto se publicó ese último año11.
La acción de esta obra se inicia tras la muerte de Valdivia y la llega-
da del nuevo gobernador, el mozo don García, y termina con el cauti-
verio, la conversión al cristianismo y la muerte de Caupolicán. Lerzun-
di ha señalado las fuentes, que son fundamentalmente La Araucana de
Ercilla, el Arauco domado de Oña, los Hechos de don García Hurtado de
Mendoza… de Cristóbal Suárez de Figueroa y quizá el Arauco domado
de Lope12.
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 173
9Para el personaje histórico, ver Cristóbal Suárez de Figueroa, Hechos de don
Hurtado García de Mendoza…,y Campos Harriet, 1969.
10 Ver Vega García-Luengos, 1991.Las comedias en colaboración fueron muy
frecuentes en el Siglo de Oro, aunque lo normal era entre dos o tres ingenios. No
es única, en cualquier caso,esta colaboración de nueve dramaturgos.
11 Citaré por la ed. de P. C. Lerzundi,del año 2008, con algunos ligeros cam-
bios en la puntuación, que no señalaré.
12 Lerzundi, 1996, pp. 74-76.
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 173
El tema del cautiverio aparece en esta comedia de nueve ingenios
con tres funciones principales: en primer lugar, con un enfoque gene-
ral, común a todas las piezas, que es el enfrentamiento de españoles y
araucanos –el Imperio español trata de poner en cautiverio una región
que se caracteriza precisamente por su carácter indómito. En segundo
término, a través de algunos episodios de cautividad:en el desarrollo de
la acción hay algunos indios araucanos que son apresados y también
algunos españoles capturados por aquellos; esto permite que los diri-
gentes de ambos bandos rivalicen en cortesía, al dejar en libertad a los
presos. En efecto, Caupolicán y don García compiten en una especie
de torneo de cortesía, de forma similar a como sucede en la Historia del
Abencerraje y de la hermosa Jarifa o en algunos romances moriscos como
el célebre «Entre los sueltos caballos…» de Góngora.Y así, si don Gar-
cía libera a Nacol y Teucapel, a pesar de que lo han intentado matar a
traición aprovechando una embajada de paz, lo mismo hará el caudillo
araucano con sus prisioneros españoles13.
En fin, el tema de los cautivos de amor –que es el que más me inte-
resa en esta ocasión– está ejemplificado en esta pieza por el caso de
Guacolda y Rebolledo. En efecto, en la tercera jornada Guacolda es
apresada y el español queda enamorado de ella:
REBOLLEDO No he visto mujer más bella:
rayos del sol atropella.
¡Vive Dios,que me ha vencido
su bizarro talle y cara! (vv. 837-840).
Prendado de su hermosura, Rebolledo empleará siempre el léxico y
la imaginería amorosa propios de los galanes de comedia, por ejemplo,
la metáfora dama = sol,y otras similares:
REBOLLEDO Noche ha de ser,si se ausenta
aquesta hermosa araucana (vv.855-856).
Y en esa misma escena asistimos a este diálogo:
174 CARLOS MATA INDURÁIN
13 El indio Coquín ha apresado al español Chilindrón. Por otra parte, al final
de la obra, encontraremos el cautiverio de Caupolicán, que ha sido apresado por
Reinoso, etc.
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 174
REBOLLEDO Quisiera, hermosa Guacolda,
que el puro amor que te muestro
le estimes y le conozcas.
GUACOLDA Pues si me quieres y estimas,
vente conmigo.
REBOLLEDO La honra
es en hombres bien nacidos
más que el amor poderosa.
GUACOLDA Pues ya me voy.
REBOLLEDO Muy bien puedes.
GUACOLDA Mi ventura ha sido corta,
pues que no llevo esta presa
por señal de mi vitoria (vv.945-955).
Los sentimientos de Rebolledo hacen que se debata entre el amor y
el honor:
REBOLLEDO ¡Qué presto iba desmintiendo
mis esperanzas dichosas,
pues descuidado y lascivo,
haciendo al amor lisonjas,
iba perdiendo el honor
sin ver que el riesgo pregona
afrentas para el cobarde,
para el osado vitorias! (vv.956-963).
A su vez, Guacolda queda impresionada por el «español soldado»:
GUACOLDA La estrella favorable
de un español soldado
influye tal piedad en mi cuidado,
que a ser amor llegara
si, detenida en la veloz carrera,
ser más que inclinación le conociera (vv. 1977-1982).
Y así, cuando Rebolledo cruza el río que separa los dos campa-
mentos, Guacolda lo protege.Apreciemos el léxico y las imágenes
empleadas por el español, sin que falten en sus parlamentos las alusio-
nes a las heridas de amor causadas por los bellos ojos de la hermosa:
REBOLLEDO No fue la suerte en todo desdichada.
Esta es Guacolda que, del arco armada,
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 175
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 175
Cupido es de estos montes,
si no Dïana de estos horizontes.
GUACOLDA No temas,español.
REBOLLEDO Fuera locura
que cobraran las puntas de las flechas
el temor que le debo a tu hermosura;
y en mí, puesto que fueran rigurosas,
si anticipan tus ojos las heridas,
fuera fuerza quedar ellas ociosas (vv. 2019-2028).
Consideremos igualmente este otro diálogo amoroso, en torno a la
idea del fuego de amor que ha cruzado las aguas sin apagarse14:
GUACOLDA ¡Quién te pudiera dar otro vestido!
REBOLLEDO El mío se ha enjugado
a los rayos del sol que tú le has dado.
GUACOLDA Pues ¿el vestido pasa?
REBOLLEDO Pasa el vestido, y aun el alma abrasa;
pues sabe el dios alado y niño ciego
que entre las ondas me abrasaba en fuego.
GUACOLDA Pues,¿cómo ardiendo sales,
infamando el remedio en los cristales?
REBOLLEDO Amor es fuego y es de Venus hijo,
que fue nacido de la blanca espuma;
y siendo el parentesco tan cercano
de las espumas y del fuego ardiente,
¿qué mucho que no muera en la corriente
de ese cristal que sin razón infamas,
si produjeron las espumas llamas? (vv. 2037-2052).
Como podemos apreciar, Rebolledo hace un cumplido uso de las
metáforas ígneas y, en general, del lenguaje amoroso petrarquista pro-
pio de los galanes de comedia.
El otro episodio que ahora me interesa destacar lo encontramos en
la misma jornada segunda, un poco antes, cuando era la india Gualeva
la que había cruzado el río, y su belleza quedaba descrita por don Gar-
cía Hurtado de Mendoza con estas palabras no exentas tampoco de
metáforas amorosas y alusiones mitológicas:
176 CARLOS MATA INDURÁIN
14 Idea que desarrolla magníficamente Quevedo en su célebre soneto «Cerrar
podrá mis ojos la postrera…».
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 176
MARQUÉS Enamora
el bizarro hermoso brío
con que las ondas rompiendo,
la corriente atropellando,
la crespa espuma aumentando,
círculos de plata haciendo,
bellísima carabela,
de cristal tejiendo lazos,
remos hace de los brazos
y de los cabellos vela.
De la espuma plateada
que ella levanta y deshace,
segunda Venus se nace,
si no es sirena que nada.
Con uno y otro farol
engañando, desafía
por sirte del fuego al día,
por escollo de oro al sol.
Ya que nuestro margen toca,
sangre muestra en el cabello,
pendiente el arco del cuello
y las flechas en la boca.
Ya tomó puerto, y el frío
traje que al sol desordena
en perlas paga a la arena
la plata que debe al río.
Ave agora diligente
la que fue en el agua barco,
flecha parece del arco
que sacó al cuello pendiente (vv. 1678b-1707).
Y luego el marqués de Cañete la elogia por su valentía al avisarle de
que contra él «ya suena el alboroto / del ejército araucano» (vv. 1819-
1820):
MARQUÉS Detenta, aguarda, araucana
valerosa,que presumes
desmentir con tus finezas15
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 177
15 Lerzundi edita lo que trae la princeps,«desmentir tantas finezas», pero prefie-
ro la lectura enmendada de las ediciones modernas (BAE, 1852 y Clásicos Españo-
les, 1927), que mejora el sentido y la sintaxis de la frase.
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 177
bárbaras ingratitudes,
y afrentando las edades,
por valor o por costumbre,
borrar historias romanas
con hazañas más ilustres;
que después de agradecer
esta fineza que luce
tanto en mis obligaciones,
con las que gallarda cumples,
quiero advertirte,Gualeva,
que al recelo nunca pude,
por Mendoza y español,
reconocer servidumbre (vv. 1834-1849).
En este episodio, no hay propiamente enamoramiento y cautiverio
de amor, pero sí la indicación de que la belleza y la valentía de las
damas araucanas pueden impresionar al propio gobernador, quien
emplea –como hemos podido observar por los pasajes citados– un léxi-
co galante en su retrato y caracterización de Gualeva.
ARAUCO DOMADO,DE LOPE DE VEGA (1625)
Esta comedia, cuyo título completo es Arauco domado por el Excelen-
tísimo señor don García Hurtado de Mendoza,se publicó en la Parte veinte
de las comedias de Lope de Vega,Madrid,Viuda de Alonso Marín, 1625.
Como escriben sus editores modernos, Jesús Gómez y Paloma Cuen-
ca, la «acción de la tragicomedia, como se denomina en las ediciones
antiguas, es enteramente bélica; versa sobre la expedición de castigo
capitaneada por García Hurtado de Mendoza en 1557»16.En la dedica-
toria «A don Hurtado de Mendoza, su hijo, marqués de Cañete», Lope
le indica que su padre fue «freno español y yugo católico de la más
indómita nación que ha producido la tierra» (p. 751), al tiempo que se
refiere a su pieza como «esta verdadera historia». De todo el ciclo de
comedias araucanas, esta es la más conocida y la que cuenta con más
bibliografía, sin duda por el hecho de ser de quien es.
178 CARLOS MATA INDURÁIN
16 Gómez y Cuenca, estudio preliminar a Lope de Vega, Comedias,vol. IX, pp.
XI-XII.
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 178
Ni que decir tiene que el binomio esclavitud/libertad recorre toda
la obra.Ya el propio título de Arauco domado,al igual que en la obra
homónima de Oña, sugiere esa idea de sujeción a un yugo, frente a la
rebelión contra el invasor y la defensa de la libertad que lleva a cabo el
pueblo mapuche, y esta idea se hace presente desde el diálogo inicial
entre Tipalco, indio yanacona, y Rebolledo, soldado:
TIPALCO ¿Que este soldado, amigo, es don García?
REBOLLEDO Este es aquel Hurtado de Mendoza
que a gobernar, su padre, a Chile envía.
TIPALCO La libertad que el rebelado goza
en el gobierno de la gente anciana
aumentarase con la gente moza (p.753).
Merece la pena recordar también el parlamento de Galvarino, des-
pués de que le hayan cortado las manos, en el tercer acto.La acotación
indica: «Sale Galvarino, con las manos en unos troncos de sangre» (p. 827);
tras interrogarse con estas palabras: «¿cuánto mejor es morir / con las
armas peleando / que vivir sirviendo un noble / como bestia y como
esclavo?» (pp. 827-828), arenga a los suyos de esta manera:
¡Desdichados de vosotros,
araucanos engañados,
si vendéis la libertad
de vuestra patria a un extraño,
pues que pudiendo morir
llenos de plumas y armados,
queréis morir como bestias
en poder destos tiranos!
¿Será mejor que esas plumas
de que os miráis coronados,
esas macanas famosas,
esas flechas, hondas y arcos,
llevar las cargas a cuestas
destos españoles bravos
y morir en los pesebres
de sus galpones y tambos?
¿Será mejor que esos hijos
vayan de leña cargados,
y que sus madres les den,
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 179
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 179
con vuestra afrenta y agravio,
siendo amigas de españoles,
otros mestizos hermanos
que los maten y sujeten
con afrentas y con palos?
Mirad lo que hacéis, chilenos;
morid con honra, araucanos… (pp. 828-829).
Galvarino no tiene manos para empuñar las armas, pero sí una len-
gua valiente para exhortar a los suyos a la pelea. Sus palabras hacen
mella en los araucanos y Tucapel, Rengo y todos los demás juran hacer
la guerra a los españoles17.
En fin, cabría recordar también el importante diálogo entre don
García y Caupolicán hacia el final de la comedia; cuando el español le
recuerda al indio que era vasallo del rey de España y le debía fidelidad,
el toqui responde proclamando orgullosamente su libertad:
CAUPOLICÁN Libre nací18.
La libertad defendí
de mi patria y de mi ley;
la vuestra no la he tomado.
GARCÍA Si por ti no hubiera sido,
Chile estuviera rendido.
CAUPOLICÁN Ya lo está, si estoy atado.
GARCÍA Mataste a Valdivia, echaste
muchas ciudades por tierra.
Tú diste fuerza a la guerra,
tú la gente rebelaste,
tú venciste a Villagrán
y tú morirás por ello.
CAUPOLICÁN Aun bien,que tienes mi cuello
en tus manos, capitán.
Venga a Felipe, derriba
a Chile, ponle a sus pies;
que en esta vida que ves,
todo su poder estriba (p. 840).
180 CARLOS MATA INDURÁIN
17 Orompello exclama: «¡Desdichados de vosotros / si los cuellos no domados
/ rendís una vez al yugo / de los fieros castellanos!» (p. 829).
18 Esta formulación recuerda la de Gelasia, un personaje cervantino que en un
soneto de La Galatea exclama: «Libre nací y en libertad me fundo».
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 180
Por lo demás,en el desarrollo dramático de esta pieza encontramos
diversos casos de cautiverio: el de Rebolledo, al servicio del humor
(cuando los indios lo van a asar, dice que irá por sal, porque así su
carne les sabrá mejor; luego les indica que tiene una enfermedad y
que, si lo comen, todos morirán; la enfermedad se llama escapatoria…);
el de Guillén (lo mata Galvarino, y eso justifica el suplicio posterior
de cortarle las manos al indio); el de Tucapel, liberado por Gualeva;
además Gualeva permanece un tiempo con los españoles, pero no en
calidad de cautiva sino como invitada; igualmente, tenemos el cautive-
rio final de Caupolicán, que sirve de ejemplo de castigo al rebelde, de
escarmiento, aunque muere bautizado. Pero no hay propiamente nin-
gún cautiverio de amor,no surge una relación sentimental entre indias
y españoles; esa posibilidad solo queda levemente apuntada cuando
don Felipe de Mendoza (hermano de don García) pondera la belleza
de Gualeva.
En efecto, Rebolledo ha contado a Gualeva las virtudes y buenas
prendas de don Felipe, y ella se siente inclinada hacia el español y desea
verlo. Rebolledo les prepara una entrevista. Gualeva habla, en efecto,
con don Felipe y las palabras de este indican que queda cautivo de
amor por la hermosura de la india. Cuando pondera su belleza con
léxico petrarquista, Gualeva comenta que pensaba que los soldados
tenían menos blandura.A lo que responde cortés el español:
Cuando al campo los envían
de acero y honor armados,
muestran braveza a los hombres;
pero hablando con mujeres,
¿cómo,hermosa dama, quieres
ver su arrogancia y sus nombres?
Cuando hablo a Tucapel,
y él lo sabe ya de mí,
soy león, mas para ti,
¿para qué he de ser cruel?
Allá, deseo rendir;
aquí, estar siempre rendido (pp. 805-806).
Y si Gualeva va a enterarse ahora de que fue precisamente don Feli-
pe quien hirió a Tucapel, el español quedará lastimado por las flechas
de los ojos de Gualeva (p. 806). En cualquier caso, ahí queda la cosa,
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 181
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 181
meramente apuntada, y este episodio sentimental no alcanza después
un desarrollo dramático mayor.
ELGOBERNADOR PRUDENTE,DE GASPAR DE ÁVILA (1663)
Esta comedia se publicó tardíamente en la Parte veintiuna de las come-
dias nuevas de los mejores ingenios de España (Madrid, 1663), aunque
debió de ser redactada,según indica Lerzundi19,en torno a 1624-1625.
Su acción comienza con la elección de Caupolicán como jefe de los
araucanos y la rivalidad amorosa de Tucapel y Lautaro por Guacolda.A
la muerte de Valdivia, se produce la llegada de don García,y desde este
momento toda la obra no es sino un panegírico de la prudencia y las
buenas prendas del nuevo gobernador: da buenos consejos a todos, no
es codicioso, libera de tributos a los indios de paz, se muestra humilde
(se tiende al paso del Santísimo Sacramento para que pase por encima
de él), descubre el carácter engañoso de la embajada de paz de Coloco-
lo,etc. La obra termina con la muerte de Caupolicán, ordenado empa-
lar por Reynoso, no por don García,y el bautismo de Gualcolda con el
nombre de María.
El tema del cautiverio aparece en esta comedia de El gobernador pru-
dente con las mismas funciones principales que ya he señalado para las
anteriores. En primer lugar, la cautividad de todo Arauco, cuando
Colocolo exhorta a los suyos a liberarse de la esclavitud española con
estas palabras:
COLOCOLO Y supuesto que os ha hecho
el Sol parte superior
en este oprimido pecho,
del arrogante español
sacudid el yugo estrecho (vv. 151-155).
Y, aunque extenso, merece la pena copiar todo el tramo final de su
arenga:
182 CARLOS MATA INDURÁIN
19 Ver Lerzundi, 1996, p. 35. Citaré por su edición del año 2009, con ligeros
cambios en la puntuación, que no señalaré.
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 182
COLOCOLO Tiempo hubo en que pensabais
que eran dioses los cristianos,
y disculpados estabais,
pero ahora no, araucanos,
que sabéis lo que ignorabais.
Hombres son, y como tales,
codiciosos y mortales,
pues vemos que heridos mueren
y que sedientos adquieren
nuestros preciosos metales.
Pues hombres sin más virtud
que una hidrópica inquietud
y un ambicioso adquirir,
¿por qué os han de reducir
a mísera esclavitud?
Si el Sol nos da dependencia
de su esclarecida lumbre
a todos, ¿por qué sentencia
a tan baja servidumbre
nos condena su inclemencia?
Tr ibutarios deben ser
los que viven sin poder;
pero ¿podranlo negar
los que saben pelear
y los que saben vencer?
Invencibles araucanos,
acaudillad vuestras manos,
haced imperio absoluto
contra el inferior tributo
que os imponen los cristianos.
Valor tenéis, pelead,
y que pretenden, mirad,
estatutos extranjeros
domesticar a sus fueros
vuestra exempta libertad;
que oponiendo a sus rigores
vuestros brazos vencedores,
ser podréis desde este día
desta opresa monarquía
valientes restauradores (vv. 166-205).
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 183
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 183
Tras escucharlo, todos los jefes deciden pelear, y entonces concluye
Colocolo:
COLOCOLO Noble Arauco,patria amada,
pedid al Sol libertad,
pues dél estáis reservada (vv. 258-260).
Esta idea del cautiverio general de Arauco se reitera cuando Lauta-
ro reflexiona sobre la ofensa que hace a su patria al estar peleando al
lado de los españoles:
LAUTARO ¿Un enojo leve
me ha de hacer que, vengativo,
a Chile deje cautivo? (vv. 758b-760).
Es entonces cuando decide arengar a los suyos,que van de retirada:
LAUTARO ¿Adónde vais,araucanos?
¿Cómo así queréis perder
la libertad y el poder? (vv.766-768).
Incluso Guacolda, al comienzo de la jornada III, sueña la destruc-
ción y cautiverio de Arauco:
GUACOLDA ¡Triste de mí!, que he soñado
que en estrecha sujeción
he visto a Arauco domado
y tu altivo corazón
de una flecha atravesado (vv. 1854-1858).
El tema concreto del cautiverio de amor aparece en esa misma jor-
nada tercera cuando Guacolda es apresada, y don Felipe y don Luis
quieren quedársela los dos, hasta que finalmente don García ordena que
la liberen. De toda la escena, me interesa la réplica del gracioso Boca-
fría, que con sus chistosas palabras subraya el efecto que la belleza de la
india («es excelente», dice en el v. 2110) ha causado en los dos caballeros
españoles:«Esto es hecho: aquí tenemos / saetazo de Cupido» (vv.2106-
2107). Los efectos de la hermosura de Guacolda (que pide a los dos
rivales que le den la muerte, si son caballeros) son poderosos, y estas son
las razones que ofrece don García para ponerla en libertad:
184 CARLOS MATA INDURÁIN
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 184
GARCÍA Conozco que es su beldad
la causa de esta porfía.
Y si amorosas pasiones
turban honrosos blasones,
menos dañoso ser puede
que libre una india quede,
que presos dos corazones;
que aunque pensar fuera error
que se reduce a delito
el gusto donde hay honor,
flaquezas del apetito
entorpecen el valor.
¡Libre estáis! (vv. 2116-2128a).
LOS ESPAÑOLES EN CHILE,DE FRANCISCO GONZÁLEZ DE BUSTOS
(1665)
Es la pieza más tardía del corpus de materia dramática araucana20.
Cabe destacar que no se trata de una comedia histórica, sino de enredo
amoroso;doña Juana dice al comienzo de la segunda jornada: «fortuna,
¿dónde has hallado / tanto tropel de quimeras», y eso, un verdadero
tropel de quimeras (de enredos,celos, confusiones, etc.) es la acción de
Los españoles en Chile.
En esta pieza encontramos también el cautiverio de Arauco, casos
concretos de cautiverio físico (con un tratamiento humorístico por parte
del gracioso Mosquete) y el cautiverio de amor.Daré tan solo unas notas
telegráficas sobre la acción para contextualizar mis comentarios: 1) doña
Juana es una dama que ha sido deshonrada en Perú por don Diego de
Almagro y que,vestida de varón,llega hasta Arauco siguiendo a su burla-
dor (planteamiento argumental archirrepetido en el teatro áureo y que
tanto gustaba a la mosquetería); 2) la india Fresia, tras oír ponderar las
virtudes de don Diego, se irá inclinando hacia él, lo que provocará los
celos de doña Juana; 3) doña Juana, que vestida de varón se hace pasar
por don Juan, será cautivada por los araucanos y la india Gualeva se ena-
morará de «él», de ese supuesto don Juan; 4) tras una batalla, Fresia será
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 185
20 Para más detalles sobre esta pieza,ver Mata Induráin, 2008.
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 185
hecha prisionera por los españoles y, a su vez, también don Diego sentirá
inclinación por su belleza. Esta es, en apretadísimo resumen, la maraña de
celos y enredos que se van tejiendo, cuyas tramas, subtramas y episodios
menores no puedo detenerme a comentar ahora.
Por supuesto, igualmente encontramos aquí el tema del cautiverio
de Arauco, por ejemplo, en este parlamento que Colocolo dirige a
Caupolicán:
COLOCOLO Bien a costa de la sangre
nuestra, araucanos, lo vemos,
pues sus fuertes españoles
(no destas glorias contentos)
hasta en Arauco, invencible,
sus estandartes pusieron;
que no se libra remoto
de su magnánimo aliento
ni el africano tostado,
ni el fiero adusto chileno.
Desde entonces, araucanos,
a su coyunda sujetos
hemos vivido,hasta tanto
que vosotros,conociendo
la violencia, sacudisteis
el yugo que os impusieron (fol. 2rb).
Y algo más adelante, en el mismo parlamento, proclama que la vida
sin libertad es lo mismo que la muerte:
COLOCOLO ¡Ea, valiente capitán!,
la libertad aclamemos,
que vida sin ella es muerte (fol. 2vb).
El tratamiento humorístico del tema del cautiverio lo tenemos en
la primera jornada, cuando Mosquete y doña Juana (que finge ser don
Juan) son apresados por los indios.Cuando Fresia decide quedarse con
Mosquete, el gracioso le dice que se ha equivocado al elegirlo a él
como cautivo, enumerando humorísticamente todas sus tachas:
MOSQUETE Vusté en escoger no sabe
cuál es su mano derecha.
186 CARLOS MATA INDURÁIN
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 186
FRESIA ¿Por qué lo dices?
MOSQUETE Lo digo
porque soy la peor bestia
y de más horribles tachas
del mundo.
FRESIA ¿De qué manera?
MOSQUETE Porque tengo hambre continua
y tengo sarna perpetua,
un lobanillo en un lado
y güelo de ochenta leguas
a hombre bajo,que los bajos,
como tienen los pies cerca
de lo amargo del pepino,
no hay demonio que los güela.
Tengo mataduras, pujos,
almorranas, hipo, reumas,
y no me pongo escarpines,
conque, según la propuesta,
puede usted quedar ufana
de ver la ganga que lleva (fol. 4v).
En fin, el tema del cautiverio de amor aparece en los pasajes en los
que dialogan Gualeva y doña Juana (a la que cree hombre,don Juan).Y
también en los parlamentos de Fresia y don Diego. Tras la batalla, la
india cae prisionera de los españoles y don Diego queda prendado de
ella: «Mis ojos / no han visto tal hermosura» (fol. 8vb).En suma, queda
cautivo y preso de amor:
DIEGO ¿Quién eres, divino mostruo?
¿Quién eres, que, como a diosa,
hoy a tus plantas me postro?
Levanta la espada y dásela.
Vuelva el acero a tu mano,
vibra en mi pecho tu odio;
pero no, que ya me has muerto
con los rayos de tus ojos.
Y porque sepas que yo
soy tu prisionero solo
(porque tu vista a mi gente
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 187
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 187
no cause algún alboroto),
en ese bruto que miras
atado a ese verde tronco
te pon y vete a tu real.
FRESIA A tu valor reconozco
la libertad y la vida (fol. 9ra).
Y más adelante,cuando Tucapel y Rengo traten de liberar a Fresia y
don Diego sea defendido tanto por Fresia como por doña Juana (siem-
pre vestida de varón), asistiremos a este diálogo que explicita el cauti-
verio de amor del español:
FRESIA ¡Ay, don Diego,
dueño del alma te nombro!
DIEGO ¡Ay, araucana divina,
cautivo quedo en tus ojos! (fol.9rb).
OTRAS DOS PIEZAS DE AMBIENTACIÓN CHILENA:ELNUEVO REY GALLINATO
YELAUTO SACRAMENTAL DE LAARAUCANA
Te r minaré con una reflexión a modo de coda a propósito de otras
dos obras dramáticas auriseculares de ambientación chilena, El nuevo
rey Gallinato y La Araucana,auto sacramental.
El nuevo rey Gallinato, de Andrés de Claramonte
El nuevo rey Gallinato y ventura por desgracia es una comedia poco
conocida de Claramonte, conservada en forma manuscrita y editada
modernamente (en 1983) por María del Carmen Hernández Valcárcel.
Cuenta las hazañas de Rodrigo Gallinato, hombre sumamente desgra-
ciado en España y que llegará a ser rey en América merced a su boda
con Tipolda, la hija de Guacol, rey de Cambox, un reino fronterizo
entre Chile y Perú. Para ello, ha de vencer la rivalidad amorosa y bélica
de Polipolo, rey de Chile, que también pretende a Tipolda. En esta
obra, vagamente ambientada en Chile, encontramos el cautiverio de
Polipolo, apresado por Gallinato; y, sobre todo, el hecho de que Tipol-
188 CARLOS MATA INDURÁIN
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 188
da queda cautivada de amor por Gallinato. Pero, dado que esta acción
nos aparta de la materia y ambientación estrictamente araucanas, no
me detendré en el comentario.
La Araucana, auto sacramental atribuido a Lope de Vega
Ya en otra ocasión me he acercado a este auto21 y he estudiado su
construcción alegórica y la figura de Caupolicán como tipo de Cristo.
Aquí propiamente no cabe hablar del cautiverio de amor, si no es de
una manera simbólica y trascendente: el auto nos cuenta la historia de
la redención de la humanidad por la acción salvadora de Caupolicán-
Cristo, cuya sangre redentora, generosamente derramada en amoroso
sacrificio, salva a Arauco (es decir, a toda la humanidad) y lo libera del
pecado. Solo en este sentido simbólico se hace presente el tema del
cautiverio y la redención.
FINAL
En las páginas precedentes he tratado de mostrar cómo se hace pre-
sente en estas piezas dramáticas de materia araucana el tema del cautive-
rio, en general, y más concretamente el cautiverio de amor.A modo de
resumen, podría hacerse la siguiente consideración: cuando al drama-
turgo le interesa más el plano histórico, es decir, cuando la acción dra-
mática se centra en el conflicto bélico entre españoles y araucanos, que
sirve para ensalzar panegíricamente la imagen del gobernador don Gar-
cía Hurtado de Mendoza, el tema amoroso está menos presente. Pero
cuando –permítaseme que lo diga así– Marte da un paso atrás, entonces
Ven us se adelanta a primer término, y esto da lugar a comedias en las
que la Guerra de Arauco ya no es importante más que como mero telón
de fondo para las peripecias y lances amorosos:Arauco se convierte en
un espacio geográfico exótico para ambientar el desarrollo de algunas
intrigas de amores y celos –el ejemplo más significativo lo tenemos, sin
duda, en Los españoles en Chile,donde los araucanos y las araucanas tie-
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 189
21 Ver Mata Induráin, en prensa.
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 189
nen la misma consideración, y desempeñan las mismas funciones de
galanes y damas que si fueran personajes europeos–, y es entonces cuan-
do encontramos de preferencia ese tema del cautiverio de amor que
permite bellas formulaciones como «soy tu prisionero solo», «tu dueño
es tu cautivo», «estar siempre rendido» o «cautivo quedo en tus ojos».
BIBLIOGRAFÍA
ANTONUCCI,F., «El indio americano y la Conquista de América en las come-
dias impresas de tema araucano (1616-1665)», en Relaciones literarias entre
España y América en los siglos XVI y XVII,coord.Y. Campbell, Ciudad Juárez,
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 1992, pp. 21-46.
ARELLANO,I., ed., Las Indias (América) en la literatura del Siglo de Oro. Homenaje
a Jesús Cañedo,Kassel, Reichenberger/Gobierno de Navarra, 1992.
ATERO BURGOS,V., «La Araucana en la literatura española de los Siglos de Oro»,
en Estudios de la Universidad de Cádiz ofrecidos a la memoria del profesor Brau-
lio Justel Calabozo,ed. J. Martín Castellanos,F.Velázquez Basanta y J. Busta-
mante Costa, Cádiz, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz,
1998, pp. 341-354.
AULADELL PÉREZ,M.Á., «De Caupolicán a Rubén Darío»,América sin Nombre,
5-6, diciembre de 2004, pp.12-21.
ÁVILA,G.de,El gobernador prudente/The Prudent Governor,ed. P. C. Lerzundi,
Lewiston/Quennston/Lampeter,The Edwin Mellen Press, 2009.
BELMONTE BERMÚDEZ,L.de et al. (nueve ingenios), Algunas hazañas de las
muchas de don García Hurtado de Mendoza,ed. P. C. Lerzundi, Lewiston/
Quennston/Lampeter,The Edwin Mellen Press, 2008.
CAMPBELL,Y., coord., Relaciones literarias entre España y América en los siglos XVI y
XVII,Ciudad Juárez,Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 1992.
CAMPOS HARRIET,F.,Don García Hurtado de Mendoza en la historia americana,
Santiago de Chile,Andrés Bello, 1969.
CIFUENTES ALDUNATE,C., «Caupolicán, creación y recreaciones de un mito»,
Versants (Genève), 4, 1983-1984, pp. 59-76.
CONTRERAS O.,C., «Arauco en el imaginario de Lope de Vega», Alpha,19,
2003, pp. 11-32.
DILLE,G.F., «El Descubrimiento y la Conquista de América en la comedia del
Siglo de Oro»,Hispania.A Journal Devoted to the Teaching of Spanish and Por-
tuguese (Los Angeles, California), 71.3, 1988, pp. 492-502.
DIXON,V., «Lope de Vega, Chile,and a Propaganda Campaign», Bulletin of His-
panic Studies,70.1, 1993, pp. 79-95.
190 CARLOS MATA INDURÁIN
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 190
DONOSO,M., «Pedro de Valdivia tres veces muerto», Anales de Literatura Chile-
na,7,2006, pp. 17-31.
DURAND,J., «Caupolicán,clave historial y épica de La Araucana», Revue de
Littérature Comparée, 205-208, 1978, pp. 367-389.
ERCILLA Y ZÚÑIGA,A.de,La Araucana,ed. I. Lerner, Madrid, Cátedra, 1993.
FRANCO,Á., El tema de América en los autores españoles del Siglo de Oro,Madrid,
Nueva Imprenta Radio, 1954.
GONZÁLEZ-BARRERA,J.,Un viaje de ida y vuelta:América en las comedias del pri-
mer Lope (1562-1598),Alicante,Universitat d’Alacant (Cuadernos de Amé-
rica sin Nombre,23), 2008.
GONZÁLEZ DE BUSTOS,F.de,Los españoles en Chile,en Parte veinte y dos de Come-
dias nuevas, escogidas de los mejores ingenios de España,Madrid,Andrés García
de la Iglesia, a costa de Juan Martín Merinero, 1665.
HAMILTON,J.W.,Dos obras de Lope de Vega con tema americano,Auburn (Alaba-
ma),Auburn University Press, 1968.
JANIK,D., «La “materia de Arauco” y su productividad literaria», en La forma-
ción de la cultura virreinal,vol. II: El siglo XVII,ed. K. Kohut y S.V. Rose,
Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Vervuert, 2004, pp. 121-134.
KIRSCHNER,T.J., «La evocación de las Indias en el teatro de Lope de Vega: una
estrategia de inclusión», en Mira de Amescua en candelero. Actas del Congreso
Internacional sobre Mira de Amescua y el teatro español del siglo XVII (Granada,
27-30 octubre de 1994), ed. A. de la Granja y J.A. Martínez Berbel, Grana-
da, Universidad de Granada, 1996, vol.II, pp. 279-290.
«Encounter and Assimilation of the Other in Arauco domado and La Arauca-
na by Lope de Vega», en Christian Encounters with the Other, ed. J. C. Hawley,
New York, New York University Press, 1998, pp. 33-43.
La Araucana.Auto sacramental,ed. de M.Menéndez Pelayo, en Obras de Lope de
Vega publicadas por la Real Academia Española,vol. III, Autos y coloquios (fin).
Comedias de asuntos de la sagrada escritura,Madrid, Establecimiento Tipográ-
fico Sucesores de Rivadeneyra, 1893, pp. 109-119.
LAUER,A.R., «La Conquista de Chile en el teatro español del Siglo de Oro»,
en El escritor y la escena II,ed.Y. Campbell , Ciudad Juárez, Universidad
Autónoma de Ciudad Juárez,1994, pp. 95-103.
LEE,M.L., De la crónica a la escena:Arauco en el teatro del Siglo de Oro,Ph. D. Dis-
sertation, Columbia,University of British Columbia, 1993.
De la crónica a la escena:Arauco en el teatro del Siglo de Oro,Ann Arbor,UMI,
1996.
LERZUNDI,P.C.,Arauco en el teatro del Siglo de Oro,Valencia, Albatros Hispanó-
fila, 1996 (versión publicada de la tesis doctoral La Conquista de Chile en el
teatro del Siglo de Oro,New York, CUNY, Grad. Center, 1979).
MATA INDURÁIN,C.,«Rebeldes y aventureros en Los españoles en Chile (1665), de
Francisco González de Bustos», en Rebeldes y aventureros: del Viejo al Nuevo
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 191
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 191
Mundo,ed. H. Cortés, E. Godoy y M.Insúa, Pamplona/Madrid/Frankfurt,
Universidad de Navarra/Vervuert/Iberoamericana, 2008, pp.161-186.
«El personaje de Caupolicán y la alegoría cristológica en La Araucana, auto
sacramental atribuido a Lope de Vega», en Actas del VIII Congreso de la Aso-
ciación Internacional Siglo de Oro (AISO), Santiago de Compostela,Universida-
de de Santiago de Compostela, 7-11 de julio de 2008,en prensa.
MORÍÑIGO,M.A., América en el teatro de Lope de Vega,Buenos Aires, Universi-
dad de Buenos Aires, 1946.
PEDRO,V. de, América en las letras españolas del Siglo de Oro,Buenos Aires, Sud-
americana, 1954.
PROMIS,J., «Formación de la figura literaria de Caupolicán en los primeros
cronistas del Reino de Chile», en Rebeldes y aventureros: del Viejo al Nuevo
Mundo,ed. H. R. Cortés, E.Godoy y M. Insúa, Pamplona/Madrid/Frank-
furt, Universidad de Navarra/Iberoamericana/Vervuert, 2008, pp.195-219.
REICHENBERGER,K., «América, las Indias y los indianos en el teatro de los
Siglos de Oro»,en Las Indias (América) en la literatura del Siglo de Oro.Home-
naje a Jesús Cañedo,ed. I. Arellano, Kassel, Reichenberger/Gobierno de
Navarra, 1992, pp. 91-105.
ROMANOS,M., «La construcción del personaje de Caupolicán en el teatro del
Siglo de Oro», Filología (Buenos Aires), XXVI, 1-2, 1993, pp. 183-204.
RUANO DE LA HAZA,J.M.ª, «Las dudas de Caupolicán: El Arauco domado de
Lope de Vega», Theatralia. Revista de Poética del Teatro,6,2004 (monográfico
sobre Teatro colonial y América Latina), pp. 31-48.
RUFFNER,S.J.,The American Theme in Selected Dramas of the Golden Age,Disser-
tation, Los Angeles,University of Southern California, 1953.
RUIZ RAMÓN,F.,América en el teatro clásico español. Estudio y textos,Pamplona,
Eunsa, 1993.
SOMMER-MATHIS,A.et al.,El teatro descubre América. Fiestas y teatro en la Casa de
Austria,Madrid, MAPFRE, 1992.
SUÁREZ DE FIGUEROA,C.,Hechos de don Hurtado García de Mendoza, cuarto mar-
qués de Cañete,Madrid, Imprenta Real,1613.
VEGA,L.de,Arauco domado,enComedias,vol. IX,ed. J. Gómez y P. Cuenca,
Madrid,Turner/Biblioteca Castro, 1994,pp. 749-848.
VEGA GARCÍA-LUENGOS,G., «Las hazañas araucanas de García Hurtado de
Mendoza en una comedia de nueve ingenios:el molde dramático de un
memorial», Edad de Oro, 10, 1991, pp. 199-210.
ZUGASTI,M., «El toqui Caupolicán y la prueba del tronco a la luz de un nuevo
texto.Entre etnohistoria y literatura», Colonial Latin American Review,15.1,
2006, pp. 3-28.
«Notas para un repertorio de comedias indianas del Siglo de Oro», en Stu-
dia Aurea. Actas del III Congreso de la AISO (Toulouse, 1993),ed. I. Arellano,
192 CARLOS MATA INDURÁIN
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 192
M. C. Pinillos, F. Serralta y M.Vitse, vol. II, Teatro,Pamplona/Toulouse,
GRISO/LEMSO, 1996, pp. 429-442.
—«Pedro Ordóñez de Ceballos en América: un nuevo texto en torno a la
prueba del tronco (Araucana,canto II)», en América en España: influencias,
intereses, imágenes,ed. I. Simson, Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Ver-
vuert, 2005, pp. 69-116.
«CAUTIVO QUEDO EN TUS OJOS» 193
B-INDIANA-27 15/12/10 21:58 Página 193
Article
Full-text available
Algunas hazañas de las muchas de don García Hurtado de Mendoza, marqués de Cañete, collaborated play by nine playwrights headed by Luis Belmonte Bermúdez, was represented and published in Madrid in 1622. It´s a genealogical comedy, which was part of the propaganda campaign launched and paid by the family Hurtado de Mendoza to give prestige to the figure of don García Hurtado de Mendoza, 4th Marquis of Cañete, who as Governor of Chile (1557-1561) had achieved remarkable progress in pacifying the rebellious territory of Arauco, but whose merits were not recognized by Alonso de Ercilla in La Araucana. Is studied, especially, the image that the piece offers of don García in the context of his feats in the Arauco War, which generated a rich corpus of literary works in the Spanish Golden Age.
Article
Full-text available
Algunas hazañas de las muchas de don García Hurtado de Mendoza, marqués de Cañete, pieza escrita en colaboración por nueve ingenios encabezados por Luis de Belmonte Bermúdez, se representó y publicó en Madrid en 1622. Se trata de una comedia genealógica de encargo, que formó parte de la campaña de propaganda emprendida por la familia de los Hurtado de Mendoza para prestigiar la figura de don García Hurtado de Mendoza, cuarto marqués de Cañete, quien como gobernador de Chile (1557-1561) había logrado notables avances en la pacificación del rebelde territorio de Arauco, pero cuyos méritos no quedaron reconocidos por Alonso de Ercilla en La Araucana. Se estudia, sobre todo, la imagen que la pieza ofrece del noble personaje en el contexto de su actuación en la guerra de Arauco, la cual generó en el Siglo de Oro un abundante corpus de obras literarias. Algunas hazañas de las muchas de don García Hurtado de Mendoza, marqués de Cañete, collaborated play by nine playwrights headed by Luis Belmonte Bermúdez, was represented and published in Madrid in 1622. It´s a genealogical comedy, which was part of the propaganda campaign launched and paid by Hurtado de Mendoza’s family, in order to give prestige to the figure of don García Hurtado de Mendoza, 4th Marquis of Cañete, who as Governor of Chile (1557-1561) had achieved remarkable progress in pacifying the rebellious territory of Arauco, but whose merits were not recognized by Alonso de Ercilla in La Araucana. The article studies the image of don García in the context of the Arauco War, which generated a rich corpus of literary works in the Spanish Golden Age. Key words: Spanish Drama of the Golden Age, genealogical comedy, theatre and patronage, García Hurtado de Mendoza, Arauco war, Luis de Belmonte Bermúdez, collaborated comedy.
Chapter
Full-text available
Este es un estudio sobre las comedias del Siglo de Oro español que versan sobre la conquista del Arauco (Chile) en la época de los descubrimientos.Se incluyen obras de Lope de Vega, Ricardo de Turia, Gaspar de Ávila, Francisco de González Bustos y otros.
Article
Lope de Vega, escritor español nacido en 1562 y muerto en 1635, es una de las figuras centrales del Siglo de Oro de las letras castellanas y autor de una monumental obra, extensa en su calidad, cantidad y diversidad de géneros. Aunque su prosa comprende importantes títulos como La Dorotea y su lírica ofrece una rica intersección entre vida y literatura, Lope de Vega es reconocido sobre todo por su obra dramática. Considerado como un renovador del teatro, a contrapelo de las normas establecidas durante el Renacimiento, legó al patrimonio literario español más de 800 obras dramáticas que se le atribuyen, sin contar los géneros menores. El mejor alcalde, el rey; Peribáñez y el comendador de Ocaña; Fuenteovejuna; El caballero de Olmedo; El perro del hortelano; Los comendadores de Córdoba; El castigo sin venganza; El acero de Madrid; El villano en su rincón y Las bizarrías de Belisa integran tan sólo una muestra de las mejores creaciones del dramaturgo español. Marcos A. Morínigo busca en este estudio reconstruir la representación de América en el teatro de Lope de Vega, cuyas obras gozaron de popularidad y difusión, por lo que es muy probable influyeran en las imágenes que la población peninsular tenía del Nuevo Mundo.
Article
The encounter between Spain and the New World --the Americas-- is one of the distinctive historical events of the 15th century. So it is surprising that there is very little reference to the Americas in the many plays remaining from the Spanish Golden Age theatre. This thesis studies six plays centering on the Arauco wars in Southern Chile and the figure of one of the first governors of that country, don Garcia Hurtado de Mendoza. The main objective of this study is to demonstrate to what extent the literary elaboration of the topic contributed to the vision of the New World held by the Spanish public. The dramatists that dealt with this theme did not have any direct contact with the Americas, therefore their representation of that world was based on oral accounts and literary sources available at the time. Among the latter are the letters of a conqueror, two chronicles, two epic poems and a panegiric text. The first part of this thesis consists of the textual analysis of this literary corpus. The main focus of the analysis is the influence of these sources on the dramas and how the characteristics of each genre contributed to their creation. The analysis of the dramatic works with Araucanian content (five plays and one auto sacramental) forms the second part of this thesis. The approach centers particularly on the representation of the Indian world as the "Other" opposed to the Spanish world. The analysis of these texts shows the subtle evolutionary process by which the treatment of the historical fact --Arauco and the Conquest-- in the theatre contributed to create the "idea" of America held at the time in Spain. Also, the re-elaboration of characters and motives indicates the emergence of native mythical figures which have become part of the historic and cultural patrimony of Chile today.