ChapterPDF Available

Types of money. Tipos de dinero Dr. Wilko von Prittwitz

Authors:

Abstract

Introducción Desde el ganado, la sal o las conchas hasta las monedas y los billetes, muchas de las formas de dinero del pasado que conocemos hoy han dejado huellas en la Historia, en el lenguaje e incluso en nuestro quehacer diario. De la sal procede nuestro "salario"; del ganado, el "capital"; y del peso del metal, el nombre de la propia moneda, que proviene de la diosa Juno Moneta, a cuyos pies se depositaban generosas ofrendas. A lo largo de nuestras reflexiones sobre el dinero hemos descubierto su carácter social. Aunque haya monedas más "sociales o sociables" que otras, todas implican una acción social de cambio de mano, de regalo o de ofrenda, un objeto de culto que pasa de unos a otros. Durante nuestras visitas a las exposiciones del Museo Arqueológico de Madrid "Los Tesoros de Gazteluberri" (65) y del Museo de la Prehistoria de Valencia, "Historia del Dinero de la Diputación Valenciana" recogimos los folletos que las acompañaban. Entre ellos destacamos una guía de Manuel Gozalbes (2011:53) (66) , que se puede bajar gratis desde la página del museo. A lo largo de sus 75 páginas se aprecia claramente la distinción entre dinero y moneda, que consideramos primordial para lo que nos ocupa en esta tesis doctoral. Desde nuestro punto de vista, es necesario conocer la historia de la moneda social en el mundo y su papel en la historia del dinero, así como saber lo que supone la moneda complementaria social española para entender su uso y sus funciones. La citada guía es digna de ser estudiada y se lee muy bien, gracias a sus numerosas fotos y reproducciones de los tipos de dinero del mundo entero. De forma clara y visual, muestra las diferencias entre el dinero y la moneda. Para lo que nos interesa, destacamos que Gozalbes divide la guía en dos grandes bloques: un primer apartado dedicado al dinero, el trueque y las formas de dinero como las fichas y los vales; el dinero en las sociedades tradicionales, su custodia y su ahorro en bancos, cajas de caudales y control con cajas registradoras. El segundo, muy logrado, lo dedica a los orígenes de la moneda: la moneda griega, la romana, los pesos y las monedas, los valores y los sistemas monetarios, la política monetaria y las falsificaciones. Son, todos ellos, temas relacionados tanto con el dinero como con la moneda, lo cual provoca que se confundan ambos conceptos. Aunque no sean sinónimos, los términos dinero y moneda se suelen utilizar indistintamente. Una moneda como el euro-por citar el ejemplo de una divisa-es, en teoría, "todo el dinero que hay en Europa". Afirmación no del todo cierta, puesto que los países del euro también tienen oro, plata y otros bienes. El dinero no se entiende solo como "la moneda del euro", por lo que habría que especificar los tipos de dinero existentes en cada uno de los Estados miembros de la Unión Monetaria Europea. Conviene distinguir los diversos tipos de dinero, como la moneda, el papel moneda o las divisas, porque son muy distintos a la moneda euro, por continuar con el ejemplo. No es lo mismo el dinero en oro o en plata que una divisa en papel o que un dinero digital, electrónico o virtual. Son distintas clases de dinero y como tales deben utilizarse.
Tipos de dinero y monedas (Dr. Wilko von Prittwitz)
Introducción
Desde el ganado, la sal o las conchas hasta las monedas y los billetes, muchas de las
formas de dinero del pasado que conocemos hoy han dejado huellas en la Historia, en el
lenguaje e incluso en nuestro quehacer diario. De la sal procede nuestro “salario”; del
ganado, el “capital”; y del peso del metal, el nombre de la propia moneda, que proviene
de la diosa Juno Moneta, a cuyos pies se depositaban generosas ofrendas.
A lo largo de nuestras reflexiones sobre el dinero hemos descubierto su carácter
social. Aunque haya monedas más “sociales o sociables” que otras, todas implican una
acción social de cambio de mano, de regalo o de ofrenda, un objeto de culto que pasa de
unos a otros. Durante nuestras visitas a las exposiciones del Museo Arqueológico de
Madrid “Los Tesoros de Gazteluberri” (65) y del Museo de la Prehistoria de Valencia,
“Historia del Dinero de la Diputación Valenciana” recogimos los folletos que las
acompañaban. Entre ellos destacamos una guía de Manuel Gozalbes (2011:53) (66), que
se puede bajar gratis desde la página del museo. A lo largo de sus 75 páginas se aprecia
claramente la distinción entre dinero y moneda, que consideramos primordial para lo
que nos ocupa en esta tesis doctoral.
Desde nuestro punto de vista, es necesario conocer la historia de la moneda social en
el mundo y su papel en la historia del dinero, así como saber lo que supone la moneda
complementaria social española para entender su uso y sus funciones. La citada guía es
digna de ser estudiada y se lee muy bien, gracias a sus numerosas fotos y
reproducciones de los tipos de dinero del mundo entero. De forma clara y visual,
muestra las diferencias entre el dinero y la moneda. Para lo que nos interesa, destacamos
que Gozalbes divide la guía en dos grandes bloques: un primer apartado dedicado al
dinero, el trueque y las formas de dinero como las fichas y los vales; el dinero en las
sociedades tradicionales, su custodia y su ahorro en bancos, cajas de caudales y control
con cajas registradoras. El segundo, muy logrado, lo dedica a los orígenes de la moneda:
la moneda griega, la romana, los pesos y las monedas, los valores y los sistemas
monetarios, la política monetaria y las falsificaciones. Son, todos ellos, temas
relacionados tanto con el dinero como con la moneda, lo cual provoca que se confundan
ambos conceptos. Aunque no sean sinónimos, los términos dinero y moneda se suelen
utilizar indistintamente.
Una moneda como el euro —por citar el ejemplo de una divisa— es, en teoría, “todo
el dinero que hay en Europa”. Afirmación no del todo cierta, puesto que los países del
euro también tienen oro, plata y otros bienes. El dinero no se entiende solo como “la
moneda del euro”, por lo que habría que especificar los tipos de dinero existentes en
cada uno de los Estados miembros de la Unión Monetaria Europea. Conviene distinguir
los diversos tipos de dinero, como la moneda, el papel moneda o las divisas, porque son
muy distintos a la moneda euro, por continuar con el ejemplo. No es lo mismo el dinero
en oro o en plata que una divisa en papel o que un dinero digital, electrónico o virtual.
Son distintas clases de dinero y como tales deben utilizarse. Basta decir que el precio de
las monedas de oro fluctua mucho debido a la caída y subida continuada de los precios
de este metal. Nuestra especialidad, el papel moneda local, es menos duradero y más
vulnerable; está expuesto a las humedades y al deterioro, con roturas, pliegues, manchas
o suciedades que se producen mucho más en el papel que en la moneda. El papel es más
delicado que el dinero de metal y su conservación es más importante que la de la
moneda. La Numismática y la Notafilia estudian tanto el papel como la moneda, puesto
que ambos son documentos oficiales, signos de identidad y elementos de prestigio.
Transmiten multitud de datos sociopolíticos, económicos y artísticos, vinculados al
pasado y a los yacimientos arqueológicos. En la actualidad se han multiplicado los
hallazgos en archivos históricos, subastas, rastrillos y mercadillos, que sirven como
elementos de datación y permiten conocer numerosos aspectos de la vida cotidiana del
pasado. El papel aporta el valor de su expresividad artística y visual. No es lo mismo un
dibujo para un billete en papel realizado por un artista que una moneda. El billete tiene
el añadido de la belleza del color.
Proponemos recuperar esas pequeñas joyas y volver a dar importancia a nuestro
entorno, a lo local y a la creación de billetes locales, integrados en una red o una región.
Los billetes municipales representaban a una amplia variedad de grupos de personas, de
ideas políticas, religiosas y socioeconómicas diferentes, cada uno con sus señas de
identidad y sus propias monedas, en metal o en papel. Las colecciones de los museos de
Arqueología de Madrid y Valencia que hemos visitado figuran entre las más importantes
de España y las más destacadas de Europa por su volumen, su variedad y su calidad. Sus
salas muestran una enorme variedad de objetos que han servido al ser humano como
medios de pago, es decir, dinero. Las cien mejores piezas del Museo Arqueológico
Nacional, conocidas como el Tesoro de Gazteluberri, son dignas de visitar si se quiere
conocer en profundidad la sintomatología del dinero y la moneda del mundo.
“En Numismática, la palabra “tesoro” designa a los conjuntos de monedas —los
ahorros— que sus propietarios ocultaron para mantenerlos seguros en momentos de
peligro o inestabilidad y que, por distintas razones, no pudieron recuperar luego.
Muchos de ellos se han descubierto siglos después. Este Tesoro de Gazteluberri fue
enterrado en un monte, lejos de cualquier caserío, a finales del siglo XVI o principios
del XVII, y se cree que pudo ser el ahorro de un ganadero o el botín de un
contrabandista” (67). Se trata de un magnífico paseo por la Historia de la Humanidad
desde el punto de vista del dinero, donde se vislumbra no solo el manejo y el desarrollo
de la moneda, sino su custodia y ahorro, que tanto nos preocupan aún en la actualidad.
Los tesoros de la Arqueología se componen de monedas y objetos de mucho valor,
como joyas y medallas que forman parte de la Medallística; así como los escudos, las
insignias o la oriflama. Estas últimas se pueden considerar ramas de la Numismática que
están por estudiar y clasificar. Son ciencias auxiliares de la Historia que se ocupan del
estudio, la clasificación y el inventario de las condecoraciones. El término “estandarte”
deriva posiblemente de stand hard ¡mantente firme!, frase que quizás sea traducción de
la italiana “sta fermo” (...). 68
La Socioeconomía es un campo moderno que puede aprender de la Numismática, la
Medallística y la Notafilia, y que estudia el dinero en el contexto de la situación social y
política en que se desarrolla, descubriendo el mundo de las monedas como parte
esencial del Patrimonio Cultural, pasado y actual. El dinero puede definirse como todo
aquello que se utiliza para hacer pagos. Según la definición clásica, la moneda necesita
cumplir tres funciones principales: ser una medida de valor capaz de evaluar otros
productos, para lo cual debe reconocerse por sus usuarios y tener un valor constante;
servir como instrumento de mediación en las transacciones, por lo que debe ser
manejable y fácil de llevar e identificar; y, por último, poseer la capacidad de
convertirse en reserva de riqueza no perecedera, un objeto de ahorro y atesoramiento
que no pierda su valor con el paso del tiempo. Se trata de una definición clásica a la que
se refieren numerosos autores como el mencionado Georg Simmel, entre otros.
Entendemos que el dinero, o mejor dicho, “el papel moneda y el dinero en general”, se
componen de las definiciones de cada una de las monedas y billetes que detallamos en
este capítulo dedicado a los tipos de moneda. En general, se suele hablar de las
“divisas” como monedas extranjeras, que pertenecen a una soberanía monetaria distinta
de la nuestra y fluctúan entre sí dentro del mercado monetario mundial. De este modo se
establecen distintos tipos de cambio entre ellas, en función de variables económicas: el
crecimiento, la inflación o el consumo interno de cada país.
La diferencia entre los términos dinero y moneda es que este último se refiere,
exclusivamente, al metal o papel moneda utilizado para obtener bienes, productos o
servicios. La relación o precio de la moneda de un país con respecto a la de otros
depende de los flujos comerciales y financieros entre los residentes de la zona de la
moneda en cuestión y los de las otras. Las importaciones de bienes y servicios y la
inversión en el extranjero determinan la demanda en divisas extranjeras, mientras que
las exportaciones determinan la oferta de la divisa extranjera en el lugar donde se
ubique. Habiendo aclarado la diferencia entre dinero y moneda; más allá de su valor
material, se puede decir que “el dinero ha estado rodeado de libros, documentos y
objetos que, por diversas razones, lo han acompañado en su periplo histórico. Todos
aquellos libros e instrumentos que se han empleado en las tareas de contabilidad
inevitablemente asociadas a la gestión del dinero son de gran importancia. Los cálculos
no siempre eran sencillos, ya que hasta hace poco la variedad de monedas en circulación
de diferentes épocas y procedencias obligaba a usar la llamada moneda de cuenta. Con
ella como referencia se podía establecer el precio de cada pieza y aplicar la conversión
procedente para obtener una medida común de valor.
En ocasiones, el dinero traspasa los límites de lo económico. Por diversas razones,
numerosas piezas abandonan su función y no la vuelven a recuperar. En dicha
transformación resulta determinante su carácter ornamental, que lo hace susceptible de
adaptarse como adorno personal. Y también a veces desaparece de la circulación a
través de amortizaciones en las que se deposita como pago, a raíz de alguna demanda.
En un sentido más distendido, el dinero es un soporte atractivo para mensajes
publicitarios e incluso un referente en algunos juegos (Gozalbes, 2011:56) (69). Los
estudios numismáticos continúan siendo una fuente inagotable de datos históricos. Se ha
avanzado mucho pero quedan numerosas incógnitas por resolver, como identificar
billetes sociales, locales y municipales; atribuir emisiones, averiguar para qué sirvieron
y comprender el significado de algunos diseños; así como desvelar dónde y cuándo se
emplearon”.
Antes de proceder con la primera definición, la de la moneda oficial legal, añadimos
que los activistas la conocen como la moneda o el dinero convencional de todos los
países. Sin embargo, preferimos la denominación, más correcta, de “moneda oficial y
legal de cada país”. Es importante señalar que, en plural, “las monedas oficiales
legales”, se refieren al libre mercado de monedas y billetes de todos los países y sus
regiones respectivas, o sea, las divisas del mundo. Curiosamente, en español, la devisa o
divisa, según una de las acepciones del Diccionario de María Moliner (p. 982), es “un
tipo de señorío (tierra) que se divide entre coherederos”.
5.2. Moneda Oficial o de curso legal
“La moneda oficial de un país, sus billetes y monedas, corresponde al dinero de
curso legal, moneda corriente o unidad monetaria, es decir, la forma de pago definida
por la Ley de un Estado, que se ha declarado aceptable como medio de cambio y forma
legal de cancelar las deudas”. Se distingue de la moneda complementaria en que, como
su propio nombre indica, es la moneda “legal” utilizada oficialmente. Según Larry Parks
(2013:57) (70), el curso legal “se otorga en ciertas especies de moneda, independiente del
diseño o cantidades expresadas en la misma; y puede incluir equivalencias con otras
monedas o unidades de cuenta. Por ejemplo, el pago de derechos aduaneros en el
interior de un país se suele expresar en las principales monedas usadas para el comercio
internacional. En algunos casos, la contabilidad de una empresa puede expresarse en
otra moneda (por ejemplo, dólares estadounidenses, yenes o libras esterlinas) pero el
cobro y pago de obligaciones entre personas e instituciones del país solo se puede
efectuar con la moneda nacional definida como de curso legal”.
Existen numerosas discrepancias sobre esta afirmación, ya que puede parecer
tendenciosa. Hay un debate abierto en la misma página web mencionada al respeto:
“Cuando la ley obliga a utilizar una sola moneda de curso legal como única forma de
pago aceptable en un país, imponiendo así un monopolio monetario, se habla de moneda
de curso forzoso”. Este curso forzoso contrasta con los países donde se permite la
competencia monetaria, ya sea aceptando que los pagos se realicen en divisas de otros
países o en monedas alternativas. El curso forzoso ha sido criticado, entre otros, por el
profesor Larry Parks: "Si el dinero es bueno y la gente lo acepta voluntariamente, ¿qué
necesidad hay de leyes de curso forzoso? Si no es bueno, ¿cómo se puede obligar al
pueblo a utilizarlo en una democracia?” Los desacuerdos sobre la neutralidad del punto
de vista de la versión actual de este artículo u otros son numerosos. En Internet abundan
las páginas de discusión al respecto desde distintos puntos de vista y se pueden
consultar debates relacionados.
5.3. Moneda Ilegal o falsa
Dinero falsificado es el que se produce sin la conformidad legal del Estado o
Gobierno, y que se parece o se asemeja a la moneda real lo suficiente como para hacerse
pasar por la original. La producción y el uso de dinero falsificado es una forma de
fraude. Añadimos que actualmente se falsifica todo tipo de dinero. También existe
dinero falso de época, un campo francamente curioso para la numismática moderna.
Pueden ver ejemplos de moneda local falsificada en nuestra web
www.Billetesmunicipales.com/billetesfalsos. El dinero negro se puede considerar como
un tipo de dinero ilegal, aunque no tiene por qué ser falso.
5.4. Moneda Fantasía
Se trata de un dinero diseñado y distribuido, generalmente por particulares o
numismáticas, con fines comerciales, para conmemoraciones, ferias de coleccionistas o
marketing. Se distingue del dinero falso en que es inventado, nunca ha existido. Es un
dinero imaginario o de fantasía cuya falsificación carece de sentido. Puede ser privado,
diseñado por una firma o una empresa. Mostramos algún ejemplo, como los billetes de
la Isla de Perejil, en http://www.billetesmunicipales.com/billetes-fantasia.htm.
Incluimos en esta sección la moneda de chocolate, como dato curioso de una moneda
comestible de fantasía que suele mostrar un valor determinado. Estas monedas pueden
tener implicaciones pedagógicas. (Vean la moneda escolar).
5.5. Monedas Auxiliares de Transición
Las Monedas Auxiliares son aquellas que se emiten para sustituir o auxiliar a otras
emisiones erróneas, dañadas, perdidas, o sustraídas. Por ejemplo, las series de
Sustitución 9A/F de 1000 pesetas del 23 Octubre de 1979 o las de 1992, y las series de
Estadística y Seguimiento 8A/D de 2000, 5000 y 10000 pesetas de 1985 y 1992. (Cf.
Catálogos de Carlos Fuster, 2014). También se conocen como monedas de transición
que suplen a otras durante un período de tiempo.
5.6. Moneda bancaria y dinero bancario
El dinero bancario se conoce también como pagaré. Es aquel tipo de dinero que,
como su nombre indica, representa un valor que tiene que ser pagado al portador por
alguna entidad financiera o bancaria. Por lo tanto, se puede hablar de un documento que
autoriza el pago de cierta cantidad a una persona. El mejor ejemplo de este tipo de
dinero son los cheques. En realidad, un cheque no tiene un valor en sí mismo, sino que
representa la cantidad que se debe pagar a la persona que lo entregue.
El dinero bancario es todo el que generan las entidades bancarias privadas. También
se conoce como dinero de plástico. Se refiere a las anotaciones de créditos, tarjetas de
crédito y débito, cuentas de ahorro de los clientes, etc. Se basa en el funcionamiento,
orden, régimen o lógica interna del banco, el cual crea un tipo de dinero que ayuda a
representar los créditos existentes. También se conoce como dinero bancario el de los
bancos centrales (Zentralbankgeld), aunque hoy “el dinero bancario es el que crean los
bancos privados mediante la anotación en cuenta de los créditos como depósitos de los
clientes prestatarios, con un respaldo parcial indicado por el coeficiente de caja”. La
cantidad de dinero bancario se mide por los agregados monetarios distintos del M1. Un
agregado monetario es la suma del dinero en circulación y el saldo vivo de los pasivos
de mayor liquidez de las instituciones financieras. El Banco Central Europeo ha
establecido las siguientes mediciones o niveles de agregados monetarios:
Agregado monetario M1: conocido como estrecho, es el efectivo en
circulación más los depósitos a la vista de los residentes en la zona euro,
excluidas las Administraciones centrales, en entidades emisoras de la zona euro.
Agregado monetario M2: incluye el M1 y, además, los depósitos a
plazo fijo de hasta dos años y los depósitos disponibles con preaviso de hasta
tres meses.
Agregado monetario M3: conocido como amplio, engloba el M2 y las
cesiones temporales de dinero, las participaciones en fondos del mercado
monetario y los valores que no sean acciones y tengan una vida no superior a
dos años. 71
5.7. Moneda fiduciaria
Es el tipo de dinero que utilizamos actualmente. En él, la emisión de papel moneda o
metal no tiene en realidad un valor, sino que representa el valor establecido por una
autoridad financiera. Se trata de un dinero basado, sobre todo, en la confianza y en la fe
de una comunidad, la cual acepta que representa un valor que será respetado. Sin
embargo, en realidad dicho dinero no tiene ningún valor, salvo el material del que está
hecho. Según el Diccionario de Uso del Español de María Moliner, “se aplica a una
cosa que no tiene valor real sino de crédito (...). Específicamente, en las expresiones
circulación fiduciaria, moneda fiduciaria con la que se alude a los billetes de banco” (p.
1299).
5.8. Moneda Complementaria
Una moneda complementaria es, en su uso común, una moneda no respaldada por un
gobierno nacional —y no necesariamente de curso legal—, destinada al comercio entre
grupos de personas para el intercambio de bienes o servicios. Tampoco son formas
alternativas de monedas, puesto que no suplen a la oficial. Como su propio nombre
indica, complementan al uso de la moneda corriente. Pueden abarcar diversas formas,
tanto física como financieramente, y suelen estar asociadas con un discurso económico
particular. Normalmente, el de asociaciones, cooperativas o grupos de personas que
utilizan dichas monedas complementarias a la oficial para fines muy concretos.
5.9. Moneda Alternativa
Es una moneda no respaldada por un gobierno nacional, y destinada al comercio
entre grupos de personas para el intercambio de bienes y servicios. La diferencia estriba
en lo que la misma palabra indica: es alternativa, no complementa. Es decir, sustituye a
la oficial.
5.10. Moneda Municipal
Una moneda municipal es una moneda respaldada por un Ayuntamiento o un
municipio, destinada al comercio entre grupos de personas para el intercambio de bienes
y servicios. Es el caso de los Billetes Municipales: monedas y billetes de cada uno de
los pueblos españoles representados por sus Ayuntamientos correspondientes, y
respaldados por cada uno de los bandos que los constituyeron entre los años 1936 y
1939.
5.11. Moneda Local
Una moneda local es una moneda respaldada y aceptada por una localidad, y
destinada al comercio entre grupos de personas para el intercambio de bienes o
servicios. Se trata de un dinero que circula solo en el ámbito local para el que se emite.
A menudo se utiliza este término como sinónimo de moneda comunitaria, moneda
alternativa, moneda positiva o moneda sostenible. Estas monedas pueden abarcar
diversas formas, tanto física como financieramente, y suelen estar asociadas con un
discurso económico particular.
5.12. Moneda Regional
Una moneda regional o dinero regional es una moneda complementaria local
aceptada en una región, es decir, que se utiliza dentro de una zona determinada.
Normalmente es un dinero complementario a la moneda legal oficial, que sirve para el
pago regional, la inversión y los fondos de donación entre los consumidores, los
proveedores, las cooperativas, los mercados sociales y las asociaciones de la región que
lo usa. En algunos casos se emplea la expresión como sinónimo de moneda local,
aunque esta última circula en un territorio más pequeño que la moneda regional. Es
común que las monedas locales se conviertan en regionales al expandirse su área de
aceptación.
5.13. Moneda Cooperativa
Una Moneda Cooperativa es la de una cooperativa de consumo que utiliza monedas y
billetes propios, y cuyo fin es el de satisfacer las necesidades de sus socios, como la
compra conjunta de determinados productos o la prestación de servicios personales. Al
emitir su propia moneda, los socios de la cooperativa ejercen su derecho a organizarse
para auto-abastecerse de material en las mejores condiciones posibles de calidad y
precio. Estas monedas de cooperativas, en su mayoria catalanas, están bien
documentadas en el catálogo de Antoni López Lluch (1983), que hemos mencionado
con anterioridad en este trabajo y que recogemos en la bibliografía; así como en nuestro
estudio de los catálogos de monedas y billetes españoles relacionados con esta tesis
doctoral, recogidos en nuestra página web
http://www.billetesmunicipales.com/catalogos.
5.14. Moneda Militar
Una moneda militar es una moneda complementaria aceptada por un Ejército que se
utiliza dentro de una zona determinada, normalmente complementaria a la moneda legal
oficial, para el pago, la inversión y los fondos de sus miembros, como oficiales,
soldados, proveedores, asociaciones u hogares del soldado. Algunas de estas monedas se
recogen en el catálogo de José Luis Barceló (1983), que también citamos en la
bibliografía. Pueden ver monedas militares españolas en
http://www.billetesmunicipales.com/batallon.htm. Entre ellas incluimos el dinero
"lagergeld" (alemán) de los campos de trabajo de prisioneros de guerra
"Kriegsgefangenenlagergeld"; y el "Konzentrationsgeld" (campos de concentración) del
mundo.
5.15. Moneda obsidional
Es la moneda que se emite durante un asedio. No tiene que ser una moneda militar,
puesto que la podría emitir el ayuntamiento de una ciudad sitiada, por ejemplo. Por
dicho motivo la incluimos en un apartado independiente del de la moneda militar. Las
monedas obsidionales que hemos mencionado como militares en efecto lo son, pero
cabe precisar que no siempre ocurre así.
5.16. Moneda autoproclamada
Es una moneda que emiten los territorios que se autoproclaman como Estados,
aunque no sean reconocidos por la comunidad internacional. En el apartado que
dedicamos en este trabajo a las monedas militares se reproduce una moneda del
Marruecos español que fue fruto de una rebelión; no obstante, consideramos que no
corresponde al tipo obsidional. Se trata de la moneda de la autoproclamada República
del Rif; por tanto, es una moneda oficial, aunque luego ese Estado no se llegara a
consolidar. Es un buen ejemplo de moneda autoproclamada.
5.17. Moneda Escolar
Una moneda escolar es una moneda complementaria aceptada por un colegio, una
institución pública de enseñanza o una escuela privada. Se utiliza dentro de un ámbito
escolar determinado para el pago, la inversión y los fondos de sus miembros:
profesores, alumnos, padres, proveedores y asociaciones escolares. Por regla general, se
trata de un dinero complementario al oficial de curso legal. También se da el caso de
una moneda escolar que no tiene valor ninguno, tipo juguete, que se utiliza con fines
educativos o pedagógicos. Pueden ver ejemplos en nuestra web:
http://www.billetesmunicipales.com/bonanova.htm.
http://www.billetesmunicipales.com/lasallecondal.htm.
5.18. Moneda Empresarial
Una moneda empresarial es una moneda complementaria aceptada por una firma o
por una empresa pública o privada, ya sea sociedad anónima o limitada, que utiliza este
dinero como medio de pago de régimen interior de la firma. Suele ser moneda
complementaria a la moneda legal oficial y circula entre los socios, los trabajadores, los
proveedores y las asociaciones, tiendas y comercios que la aceptan. Hemos escrito
varios artículos con ejemplos sobre el tema, que pueden consultar en la revista de la
Asociación Profesional de Numismáticos de Madrid (Prittwitz, 2014:62) 72.
5.19. Moneda Propagandística
Aunque se podría decir que toda moneda es propaganda de un país, nos referimos a
las monedas y los billetes, vales o cupones que muestran emblemas o signos de partidos,
como los que hemos visto de la Guerra Civil, así como aquellas monedas o billetes que
se han editado expresamente con fines propagandísticos.
5.20. Moneda Fraccionaria
Es una moneda con menor valor nominal que la adoptada como unidad de cuenta del
sistema o país al que pertenece. Se trata de la moneda metálica o de papel en la que se
dividen las monedas o billetes de mayor valor nominal. También se llama moneda
divisionaria. En el caso del euro, los céntimos serían su moneda fraccionaria o
divisionaria. Para que comprendan la importancia del fenómeno incluimos lo que se
conoce en alemán como Braketaten. Se trataba de una moneda muy popular en la Edad
Media, que se podía dividir en trozos más pequeños. Eran láminas finas de metales
nobles, muy delgadas y fáciles de partir. Estaban acuñadas por un solo lado.
5.21. Moneda Oxidable
Es una moneda con interés negativo, que pierde su valor o se oxida, según el término
“Demurrage” (Godschalk, 2012:63) (73), que produce una demora o estadía, es decir,
lleva un costo asociado con la posesión o tenencia; por ejemplo, los gastos de la
custodia y el almacenamiento de oro. También se refiere a una tasa que se cobra por no
utilizar el dinero en un período de tiempo determinado. Algunos economistas consideran
este interés negativo como algo más ventajoso que los intereses positivos. Mientras que
el interés de los depósitos conduce a descontar el futuro para conseguir ganancias
inmediatas, el “demurrage”, el interés negativo, la demora, la oxidación o como se le
quiera llamar, es todo lo contrario: implica la creación de un incentivo para invertir en
activos que conducen al crecimiento sostenible a largo plazo.
5.22. Moneda Social
Una moneda social es una moneda complementaria no respaldada por un Gobierno
nacional y destinada al comercio en una zona delimitada. Puede abarcar diversas
formas, tanto física como financieramente, y suele estar asociada con un discurso
económico particular. Jérôme Blanc (2006) define las monedas sociales como aquellas
que tienen el objetivo de proteger el espacio local y dinamizar los intercambios locales
en beneficio de la población, en oposición a la acumulación y la concentración de la
riqueza; así como el de transformar la naturaleza de los intercambios. Han resurgido en
la actualidad y ahora se pueden encontrar distintos tipos de moneda social, como el
boniato de Madrid.
5.23. Moneda Comunitaria
Una moneda comunitaria es la destinada al comercio en una comuna, cooperativa o
comunidad delimitada. Puede abarcar diversas formas, tanto física como
financieramente, y suele estar asociada a un discurso económico particular. Una figura
destacada entre los defensores de la moneda comunitaria es Leander Bindewald
(2014:64) (74). Conocido por su proyecto de un mercado sin dinero basado en una
moneda conocida como Echo, Economy of hours o Economía del tiempo (1h=1Echo).
Los miembros comercian intercambiando productos, servicios o recursos que tienen
entre aquellos que los necesitan.
5.24. Monedas Eco y Ecu
Es el nombre propuesto para una moneda de la Comunidad Económica de Estados
del Oeste Africano, más conocida por su nombre en inglés, Economic Community of
West African States (ECOWAS). Se trata de un grupo regional compuesto por 15 países
del occidente africano, que se fundó en 1975 mediante la firma del Tratado de Lagos. La
misión de la moneda ECO es la de promover la integración económica de todos sus
miembros. El proyecto del ECO como “moneda unificadora” no debe confundirse con
el ECU (European Currency Unit), el antecesor de lo que que hoy conocemos por la
moneda del “euro”. “El Banco para la Inversión y el Desarrollo (EBID), es la institución
financiera establecida por estos 15 Estados miembros de la Comunidad Económica de
los Estados del África Occidental (ECOWAS) que comprende Benin, Burkina Faso,
Cabo Verde, Costa de Marfil, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Liberia, Malí,
Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona y Togo. La sede del Banco se encuentra en Lomé,
República de Togo”. 75
5.25. Moneda o Dinero Mercancía
Este tipo de dinero es aquel que tiene un valor por sí mismo y que, por lo tanto,
puede ser usado como un medio de intercambio o de representación de un valor
establecido. No se trata de una representación arbitraria, sino que es la equivalencia que
existe entre un valor y el dinero. Ejemplos de dinero mercancía pueden ser las monedas
fabricadas con metales nobles o los productos que cotizan en la lonja de comestibles.
5.26. Moneda o Dinero Signo
Es una moneda que sirve como unidad de cuenta, representada por las monedas y
billetes fraccionarios en los que el valor del material con el que se hicieron es muy
inferior o muy superior a su valor como dinero. Significa que estas monedas y billetes
reciben denominaciones sumamente elevadas en comparación al papel o metal con el
que se producen. En el caso del dinero signo, el valor lo otorga la entidad que lo
respalda y emite. En círculos financieros bancarios, algunos ejecutivos hablan de las
cuentas de sus clientes millonarios en unidades, siendo una unidad por ejemplo de 100
millones, es decir que un cliente que tiene 4 unidades es poseedor de 400 millones.
5.27. Moneda Virtual
Es un tipo de dinero muy reciente, que pocas personas conocen y que, de hecho, se
utiliza muy poco. Como su nombre indica, su uso se limita a transacciones “electrónicas
virtuales” o bien como moneda privada. Dicho dinero nunca existe realmente, sino que
es como una representación intangible o electrónica de un valor. Con el auge de
Internet, sirve principalmente para realizar transacciones en línea. Se puede adquirir con
divisas como euros o dólares. No son monedas electrónicas respaldadas por un Banco
Central o un Estado, sino monedas de empresas privadas. Se trata de una especie de
fichas de un casino, que se adquieren y se pueden volver a negociar. Algunas divisas,
como los sistemas de cambio local, trabajan con transacciones electrónicas. El Cyclos
Software (76) permite la creación electrónica de divisas locales. El sistema llamado
Ripple es un proyecto para desarrollar un sistema de distribución de dinero electrónico
independiente de la moneda legal. Quizás la más famosa de todas las monedas virtuales
es el bitcoin. También se conocen como monedas encriptadas. De hecho, la moneda
encriptada es una moneda virtual provista de un código informatizado para uso de pagos
no efectivos en la red, ya sea con fines legales o ilegales, como ocurre en lo que se
conoce como la red oscura, en inglés “darknet. Se distingue de la moneda electrónica
en que no es oficial, no pertenece a ningún Estado.
5.28. Moneda electrónica
El dinero electrónico (también conocido como e-money, efectivo electrónico,
moneda electrónica, dinero digital, efectivo digital o moneda digital) se refiere a un
dinero que se emite de forma electrónica, a través de la utilización de una red de
ordenadores y sistemas de valores digitalmente almacenados; o bien es un medio de
pago digital equivalente a una determinada divisa. Las transferencias electrónicas de
fondos y los depósitos directos son ejemplos de dinero electrónico. Asimismo, es un
término colectivo para criptografía financiera y tecnologías que lo permitan (Valencia,
2013:65) (77). A diferencia de la moneda virtual, es oficial de un Estado; es decir, se trata
de un dinero legal, solo que digitalizado.
5.29. Moneda Ambiental, Ecológica o Verde
Es una moneda surgida a raíz del reciclado, cuyo objetivo es tener menos basura,
menos papel, similar a los sistemas de cascos en el uso de envases de cristal. Las
familias la ganan reciclando y vendiendo su basura, papel, cartón o plásticos, y
convirtiéndolo en una moneda ambiental. De momento solo funciona en Alemania,
Bélgica y Holanda (por ejemplo Limburg.net), donde hay empresas de envases que
aceptan e intercambian esta moneda (78). Pero existen monedas ecológicas de muchos
otros tipos, como la moneda green dólar.
5.30. Moneda “Tiempo”
Un banco de tiempo es un sistema de intercambio de servicios por tiempo. En él, la
unidad de intercambio no es el dinero habitual, sino una medida de tiempo, por ejemplo
el trabajo por horas. Tiene la ventaja de fomentar las relaciones sociales y la igualdad
entre distintos estratos económicos. Se ha planteado su uso para solucionar diversos
problemas presentes en la economía de mercado, a modo de economías
complementarias o mercados alternativos. Actualmente estos proyectos pueden
potenciarse con el soporte de la Tecnología de la Información.
5.31. Moneda Ilimitada
Son las monedas que utilizan las salas de juego y casinos. Los monetiformes o
fichas, llamadas “tokens” en inglés, “jetons” en francés y “gettone” en italiano, son
piezas de metal (cobre, níquel, latón, aluminio o zinc), baquelita o plástico que, a
diferencia de las monedas, no tienen valor de curso legal porque han sido acuñadas por
particulares, empresas, instituciones u organismos no oficiales. Sin embargo, según el
Diccionario de Uso del Español de María Moliner, “representan un valor o se utilizan
para algo” (79). Pueden ver algún ejemplo de estas fichas de casinos en nuestra web:
http://www.billetesmunicipales.com/fichascasino.html.
5.32. Moneda Telefónica
En la historia del dinero han existido numerosas monedas por todo el mundo que se
utilizaban de modo exclusivo en cabinas de teléfono. Con el paso del tiempo se han ido
modernizando y se pueden encontrar, aparte de las clásicas, fichas y monedas especiales
para cabinas de teléfono, casi todas ya retiradas; y numerosas formas nuevas de tarjetas
prepago de telefonía. Un ejemplo de dinero telefónico es la moneda M-Pesa con 5
millones de suscriptores en 2013 (80). M de móviles, y Pesa es dinero en el idioma
swahili. Se trata de un servicio de transferencia de dinero y micro financiación a base de
telefonía móvil, lanzado en 2007 por Vodafone para Safaricom y Vodacom, los mayores
operadores de redes móviles en Kenia y Tanzania (Saylor, 2012:67) (81). Desde entonces
se ha expandido a Afganistán, Sudáfrica, la India y en 2014 a Europa del Este. M-Pesa
permite a sus usuarios depositar, retirar y transferir dinero fácilmente con un dispositivo
móvil. Los usuarios pagan una pequeña cuota para enviar y retirar dinero utilizando M-
Pesa, un servicio bancario sin sucursales. Los clientes de M-Pesa pueden depositar y
retirar dinero de una red que incluye revendedores y puntos de venta, que actúan como
agentes bancarios. El servicio ha sido elogiado por facilitar a millones de personas el
acceso al sistema financiero formal, y por su capacidad para reducir la delincuencia en
una sociedad basada, en gran medida, en el efectivo.
5.33. Moneda soberana
Un Soberano de Oro (en inglés: Sovereign o Gold Sovereign) es una moneda de oro
emitida regularmente por el Reino Unido. A lo largo de su historia, el Soberano se ha
emitido sin marca alguna de valor facial dentro de la propia pieza. El nombre de
“Soberano" se le otorgó porque sus primeras emisiones mostraban el retrato del Rey de
Inglaterra sentado en su trono, y en el reverso las armas heráldicas reales. No nos
referimos aquí a las monedas de oro para invertir en este metal precioso como el mismo
Soberano, Krugerrand o Eagle, ya que estas y otras monedas de este tipo las
consideramos monedas mercancía mencionadas anteriormente (Cf. 5.23), sino a lo que
el movimiento del 15M llama dinero soberano (82). “Se trata de un dinero del pueblo y en
su representación, el Banco Central Público, con el derecho exclusivo de crear todo el
dinero, es decir, el dinero en efectivo y el dinero digital que se usa en las cuentas de los
bancos o en los monederos electrónicos. Es decir, un Banco Central Público y su Casa
de la Moneda emitirían la totalidad del dinero existente, la Masa Monetaria total, tanto
en forma de monedas y billetes como del total electrónico a distribuir, de ahí su nombre
de soberano. Se puede encontrar mucha más información acerca de este proyecto
internacional con numerosos enlaces en Internet. Esta moneda bien se podría llamar la
moneda del Bien Común, o Soberano del Bien Común. Expresaría la promesa del
Estado de ejecutar los Presupuestos Generales del Estado. En definitiva, se traduciría en
trabajos de utilidad social. Y esa es la promesa que el ciudadano obtiene del Estado
cuando le presta la moneda creada por él”.
5.34. Moneda carcelaria
Una moneda carcelaria es una moneda complementaria aceptada en una cárcel o
institución penitenciaria y utilizada dentro de un régimen interno determinado,
normalmente complementaria a la moneda legal, para el pago en los economatos de las
prisiones. Algunas de estas monedas históricas como la del Centro de Detención de
Barcelona o la de la prisión de la calle del Barco 24, en Madrid, están bien
documentadas en nuestra página web:
http://www.billetesmunicipales.com/prisiondebarco24.htm
5.35. Moneda libre, Freigeld o LibreMoneda
La libre moneda (Umlaufgesichertes Geld) es un dinero libre o Freigeld que circula
con seguridad (Umlaufsicherung). Su circulación se asegura porque se le aplica un
interés negativo que lo devalúa en un periodo de tiempo determinado, con el fin de que
cumpla su función de moverse con rapidez y volver cuanto antes a la caja para poder
disponer nuevamente de él. El interés negativo penaliza a los que lo retiran de la
circulación. Un “Schwundgeld”, si se quiere, aunque el dinero libre no tiene porqué ser
siempre oxidable necesariamente ni tratarse de un dinero “en efectivo”, como es el caso
del Banco WIR suizo o las coronas españolas del Banco de Benposta. La velocidad del
dinero hace que se salvaguarde el costo de mantenerlo, lo cual entra en contradicción
con la función del ahorro, parte importante de la economía social (Kennedy, 1990:68) 83.
5.36. Moneda Abierta (Open Money) o Moneda Entera (Vollgeld)
Entendemos que se trata de una moneda libre (ver punto anterior). Inglés, open
money, moneda abierta. En alemán, Vollgeld, es decir, moneda entera. Movimiento de
moneda libre suizo. Consultado en Internet el 14.10.2016. (http://www.vollgeld-
initiative.ch/).
5.37. Moneda privada
Es una moneda emitida por una organización privada, ya sea un negocio comercial o
una empresa sin fines de lucro. La moneda privada se puede crear a partir de los bancos
de tiempo, de las criptomonedas, de las redes de trueque y de otras organizaciones
concebidas para este fin. El parlamento alemán y el gobierno federal reconocen al
Bitcoin como una moneda privada bajo el término de Instrumento financiero privado o
Rechnungseinheit (en alemán, unidad contable). 84
También es interesante destacar que el término “moneda privada” puede referirse a
las monedas de las colecciones de particulares, en oposición a las estatales y públicas.
Hay una gran polémica abierta entre lo privado y lo público en los campos de la
Arqueología, la Numismática y el Patrimonio Nacional. En España, la Administración
parece ser la única responsable legítima de su estudio, su conservación y su posesión (85).
Han surgido interesantes críticas que proponen reformas legales de la Administración
pública para que los ciudadanos también sean responsables de la conservación del
Patrimonio histórico.
No pensamos que sea necesario fomentar la propiedad privada para que haya más
conciencia social al respecto. Habría que distinguir entre lo que supone tener algo en
propiedad privada y mostrarlo en museos o tenerlo en casa para el disfrute personal.
Además, no es lo mismo poseer un objeto con una factura, adquirido en una subasta
pública, que piezas expoliadas. La ley no es clara y entre la teoría y la práctica a veces
hay un buen trecho. Queda mucho trabajo por hacer en este campo. El mercado se debe
regular para permitir que afloren muchas falsificaciones. Facilitamos el siguiente enlace
a un interesante reportaje sobre este asunto, titulado “Ladrones de Historia”.
(http://tu.tv/videos/ladrones-de-la-historia). No estamos a favor del expolio ni de la
prohibición de la búsqueda de tesoros. La propiedad obliga y nos responsabiliza. No
consideramos razonable permitir que personas como Ryoei Saito se gasten 82,5
millones de dólares en “El retrato del Dr. Gachet“, de Van Gogh, en 1990 y años
después propugnen en su testamento que su cuerpo se incinere junto al cuadro, su
propiedad más preciada. No es el único ejemplo. Tenemos a quienes, según el diario El
País (Barbería, 1999:69) (86), guardan un Picasso en un yate y desaparece por arte de
magia. Otro ejemplo es el de empresarios españoles que tenían un Miró en su cuarto de
baño (Castillo, 2006:69) (87). Es importante que reflexionemos sobre las diferencias entre
lo público y lo privado. A veces, el sentimiento de propiedad hace que nos impliquemos
en la conservación de ese patrimonio y tengamos conciencia de su importancia.
5.38. Moneda pública
Es la moneda oficial y legal de un país. Sin embargo, el concepto de nuestra primera
definición, “moneda legal oficial”, es polisémico, por lo que conviene clarificar. En el
caso español se trata de los billetes, monedas y medallas que emite la Fábrica Nacional
de Moneda y Timbre (88). La moneda pública se distingue de la moneda oficial legal en
cuanto a su entendimiento y su concepto, que puede variar en el sentido de una
propiedad del Estado, sea pública o privada, sobre todo anterior a la polémica ley de
1985. Nos inclinamos por los modelos norteamericanos, que permiten que empresas
particulares, pagando una parte, puedan buscar monedas. Mejor que dejarlas enterradas
bajo el océano y a la espera de que el Estado se preocupe de encontrarlas. El problema
de la moneda pública o privada es más complejo de lo que parece y toca asuntos tan
básicos como la organización social, la libertad y la esencia misma de la propiedad
privada del hombre como persona. Además estas definiciones y la propia Ley tienen
implicaciones directas sobre el mercado negro, el expolio, etc.
5.39. Moneda Histórica
La moneda histórica es dinero, monedas y billetes antiguos normalmente en desuso.
Son todas las monedas y los billetes del pasado que tienen un valor por sí mismos y que,
por lo tanto, pueden ser usados como medios de intercambio o medios de representación
de un valor establecido. Ejemplo de lo anterior puede ser la moneda de metal histórica
romana o griega, e incluso los billetes de banco modernos ya retirados, como la peseta
que el Banco de España cambia aún hoy. Cada 1000 pesetas en papel moneda son 6
euros. Sin embargo, ese mismo billete sin circular y en excelente estado de
conservación vale mucho más en una Numismática. Hemos decidido incluir un apartado
para la moneda histórica porque consideramos que todavía circula. Se puede decir que
el dinero de antes está aún entre nosotros, en museos, en manos privadas o bien a la
venta en subastas numismáticas del mundo. Incluimos aquí todas las monedas históricas
romanas, griegas, etc, del mundo. De la historia antigua se puede ver un magnífico
listado de tipos de monedas históricas, como las romanas, en orden alfabético del
Argenteus al Zuzim en la web de Manuel Pina (2008) 89.
5.40. Moneda Religiosa
Es una moneda complementaria aceptada por una Iglesia, sus feligreses,
comunidades u otras religiones, que las utilizan dentro de una zona determinada.
Complementaria a la moneda legal oficial, sirve para el pago, la inversión y los fondos
de sus miembros, así como para el intercambio de servicios y objetos de culto entre los
fieles, los curas, los proveedores, las asociaciones u hogares de auxilio social, como
comedores sociales o mercadillos. En nuestras investigaciones documentales hemos
encontrado vales y billetes para la catequesis, por citar un ejemplo, pero sabemos que
existen muchos más tipos. Entre ellas incluimos el dinero conocido como "bulas" del
pasado, así como las estampillas, cupones, medallas u otros objetos utilizados en
ceremonias y liturgias.
5.41. Moneda caliente
Hemos señalado, terminando el capítulo anterior, que existen infinidad de productos
bancarios que surgen a diario de la nada —valga aquí la comparación metafórica—,
subproductos como las nuevas drogas sintéticas de diseño. Se trata de un dinero
“derivado” o reconvertido de otros productos bancarios. No le da tiempo al legislador, o
bien a los organismos correspondientes encargados de la supervisión e inspección de los
mercados de valores —en el caso español, la Comisión Nacional del Mercado de
Valores (CNMV)— de regularlas e incluso prohibirlas. Es un dinero “fácil, rápido y
caliente”, que subsiste bajo denominaciones varias, ya sean de interés común con
nombres diversos supuestamente positivos, que oscilan entre tipos de ahorro, planes de
jubilación, futuros y derivados; o más bien negativos, como las ya tristemente famosas
“preferentes”. Se trata de títulos de renta fija con un alto riesgo de impago, y que en
contraprestación tienen que pagar un tipo de interés más alto; bonos basura y bonos de
baja calidad crediticia, como los títulos de deuda emitidos por una empresa o por un
Estado. Productos que entre los entendidos del tema se conocen como hot money o
“dinero caliente”. Expresado de modo más claro, se trata de un dinero que se mueve con
mucha rapidez por los mercados internacionales, con carácter especulativo, buscando
ganancias rápidas.
5.42. Monedas simbólicas
Son monedas que estudia la paranumismática, es decir, medallas conmemorativas o
religiosas y otros artículos usados por el hombre en lugar de monedas legales. El papel
moneda es un símbolo del valor de las cosas. El término paranumismática tiene su
origen en dos raíces clásicas: para-, que significa “próximo a”, y numismática “ciencia
que estudia las monedas”. En otras palabras, la paranumismática y la notafilia son
ciencias que estudian objetos que no son monedas propiamente dichas, pero que están
relacionados con estas, por lo cual se considera una rama de la Numismática
especializada en tales objetos. 90
5.43. Monedas de circulación restringida
Son aquellas cuyo reembolso se efectuaba en una determinada entidad o sucursal
bancaria. Las más conocidas son las primeras monedas, tipo “papel moneda” de bancos
provinciales, así como las primeras emisiones del Banco de España. Se trata, pues, de
“billetes restringidos” al uso bancario, puesto que solo se podían reintegrar en efectivo
en el domicilio del banco emisor.
5.44. Monedas artísticas
A lo largo de la historia moderna se pueden encontrar varias corrientes artísticas que
han utilizado monedas y billetes como soporte, o bien como material para sus trabajos y
proyectos artísticos. Josef Beuys (1921-1986) o Salvador Dalí (1904-1989) firmaron
billetes de banco para proclamar el capital artístico, lo cual las revalorizaba y hacía que
se vendieran por encima de su valor facial. Además de criticar al sistema capitalista, sus
monedas artísticas crearon escuela. Quizá las más famosas sean las del Knochengeld, un
movimiento artístico alemán conocido com el nombre de “dinero hueso”, que realizó
varios experimentos del tipo “artistas hacen dinero”, “galerías como bancos”, “capital
artístico”, etc., en el barrio berlinés de Prenzlau. El iniciador del proyecto fue Wolfgang
Krause.
5.45. Moneda provisional
Se trata de emisiones locales de dinero de necesidad o de emergencia, similares al
Notgeld alemán, cuya valided está limitada a un periodo de tiempo. Ejemplos de este
dinero son los talones-billetes emitidos por el Banco de España de Gijón, o los del
Banco de España de 1938, fechados en Barcelona durante la guerra civil. En general se
refiere a un dinero que se utiliza de modo provisional para suplir carencias de liquidez,
o bien debido al deterioro o para sustitución temporal.
5.46. Moneda independentista/nacionalista
Un caso muy particular de este tipo son las monedas de la Guerra de los segadores
(1640-52), o bien los billetes y las monedas de las Cooperativas catalanas; o las
monedas y los billetes de la Generalitat de Cataluña en la guerra civil (1936-39). La
escasez de numerario, junto a la afirmación del sentimiento nacionalista, lleva a las
autoridades a emitir monedas y billetes. Vean también las monedas de los
nacionalsindicalistas alemanes de la Primera y la Segunda Guerra Mundial, etc. En
general se puede afirmar que engloba a todo aquel dinero que se emite por motivos
nacionalistas y con el objetivo de obtener independencia económica y política.
5.47. Moneda tipo, bono u obligación
Define a todas las representaciones de dinero en forma de papel moneda, vale o
bono; es decir, las obligaciones emitidas por entidades de crédito. Incluye también a las
tarjetas que se pueden canjear por comestibles u otros artículos de primera necesidad; y
a la tarjeta de abono que da derecho a la utilización de un servicio durante un tiempo
limitado o un número determinado de veces. En Economia se refiere a un título de renta
fija por una empresa privada o una institución pública. A su vez, existen bonos que se
crean para reemplazar a otros ya emitidos, al objeto de racionalizar la estructura de la
deuda y reducir su coste; o bien, bonos teóricos que sirven como activos subyacentes en
futuros sobre tipos de interés.
5.48. Moneda erótica
Aunque las monedas eróticas parezcan de chiste, hemos encontrado en nuestras
investigaciones usos locales mucho más honrados que crear dinero a base de créditos.
Se trata de vales y cupones relacionados con el mundo del entretenimiento para adultos
(vean también el dinero casino); así como el tristemente famoso billete de “cinco polvos
con la Lola”, al que nos hemos referido en este trabajo. En nuestra opinión se trata de
una falsificación de la postguerra hecha para ridiculizar a las milicias republicanas y al
dinero local. No hemos visto más que una fotocopia. Dicho billete se dio a conocer en la
novela de Bernardo Gil “España en llamas” (Ed. Acervo). Pueden consultar algún
ejemplo más moderno de moneda erótica (como bonos para preservativos) en nuestra
web http://www.billetesmunicipales.com/eroticMoney.html
5.49. Moneda parásito
El www.Bijlmereuro.net fue una prueba de un nuevo tipo de moneda local parasitaria
basada en dinero oficial en euros, al que se agregaba valor local en forma de pegatinas.
El proyecto constituyó un éxito asombroso. Instalaron una red de 18 tiendas en la
ciudad de Bijlmer (Holanda) de propiedad local, que se involucró activamente en la
promoción del proyecto, ofreciendo descuentos. La experiencia “parásito” generó una
enorme discusión nacional y local sobre el papel del dinero en la vida de las personas.
El Bijlmer Euro fue una fuente de inspiración para otros sistemas de valores de
solidaridad social, cultural y económica, al encarar el desafío del cambio climático y el
uso del petróleo con esta moneda parásito.
Dr. Wilko von Prittwitz
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.