ArticlePDF Available

El sector editorial en la encrucijada

Authors:

Abstract

Este texto pretende abordar la actual situación de extrema fragilidad en la que se encuentra el denominado sector-industria editorial en el territorio español, dedicado a la edición, producción, gestión y comercialización tradicional de obras-creaciones en su formato impreso, es decir, libros y revistas mayoritariamente. Primero analizaremos, para entender la evolución económico-ideológica, los cambios conceptuales que ha sufrido la definición de Libro en el marco de la legislación española. A continuación facilitaremos una serie datos económicos sobre el sector y analizaremos los motivos de su fragilidad, seguidamente intentaremos proponer una serie de iniciativas de adaptación y modernización para un tipo determinado de “empresas” y por último abordaremos sucintamente el presente y futuro de las plataformas independientes de gestión alternativas del conocimiento.
nº 230 vol. IV 2011
Este1texto2 pretende abordar la actual situación de extrema fragilidad en la que se en-
cuentra el denominado sector-industria editorial en el territorio español, dedicado a la
edición, producción, gestión y comercialización tradicional de obras-creaciones en su
formato impreso, es decir, libros y revistas mayoritariamente.
Primero analizaremos, para entender la evolución económico-ideológica, los cambios concep-
tuales que ha sufrido la definición de Libro en el marco de la legislación española.
A continuación facilitaremos una serie datos económicos sobre el sector y analizaremos los mo-
tivos de su fragilidad, seguidamente intentaremos proponer una serie de iniciativas de adaptación y
modernización para un tipo determinado de “empresas” y por último abordaremos sucintamente
el presente y futuro de las plataformas independientes de gestión alternativas del conocimiento.
La evolución3 de la denición4 del concepto “libro” en la legislación española para
entender los cambios de paradigma económico-político. El precio jo del libro5 como
ejemplo.
La Ley 9/75 de 12-03-1975 (preconstitucional) define el Libro como: “(…) publicaciones uni-
tarias editadas en uno o varios volúmenes, fascículos o entregas, cuyo contenido sea normalmente
homogéneo. Asimismo el régimen de esta Ley alcanza a los materiales complementarios de carácter
visual, audiovisual o sonoro que sean editados conjuntamente con el libro, así como cualquier otra
manifestación editorial de carácter didáctico”. En su exposición de motivos la ley define el libro
“cuya manifestación concreta se aúnan la riqueza de lo intelectual y lo creativo con la actividad
de importantes sectores económicos de la vida nacional” como un bien cultural considerándolo un
instrumento idóneo e imprescindible para que “el hombre pueda adaptarse a la evolución constante
de un sociedad esencialmente dinámica”. Esta misma ley también estipulaba un precio fijo para el
N.E: Excepcionalmente, por la extensión su extensión, las notas aclaratorias que acompa-
ñan al texto pueden encontrarse al final.
1 Fundación de Investigaciones Marxistas
El sector editorial en la encrucijada
| Iñaki Vázquez1
| 166 |
nº 230 vol. IV 2011
APORTACIONES
Iñaki Vázquez
libro. (…). Reglamentando “los descuentos para eventos especiales como ferias del libro o ex-
posiciones, etc., Esta misma Ley también reguló los contratos editoriales y estableció el régimen
económico fiscal y otros beneficios aplicables al sector industrial del libro”6.
El Real Decreto legislativo 1/1996, de 12 de abril, en su artículo 10, apartado I.A, Obras y
títulos originales, en el marco de la Ley de Propiedad Intelectual, elude referirse al Libro como
un bien cultural y lo enmarca en el derecho de la propiedad intelectual de una obra o de una
creación. Siendo objeto de propiedad intelectual; “todas las creaciones originales literarias,
artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, actual-
mente conocido o que se invente en el futuro, comprendiéndose entre ellas (…)”.
La Ley 10/2007, de 22 de junio, de la Lectura, del Libro y de las Bibliotecas (BOE 23-
6-2007), ignora el carácter de “bien público” del libro-impreso, apostando por una nueva
definición de la lectura y del Libro como “la multiplicidad de nuevos formatos atendiendo la
pluralidad de matices que encierra en concepto de lectura y libro”.
La ley (2007), traslada el foco de acción del libro-impreso a otros formatos, centrándose
prioritariamente en fenómeno de la lectura que define como “herramienta básica para el de-
sarrollo de la personalidad y también como instrumento para la socialización; es decir, como
elemento esencial para la capacitación y la convivencia democrática, para desarrollarse en la
–sociedad de la información-“. Si leemos la Ley en su extensión, podremos observar que exis-
te, en mi opinión, una sutil reorientación de la Lectura y el Libro hacia la mercantilización o
instrumentalización de conocimiento en una denominada sociedad de la información. El texto
define el Libro como: “obra científica, artística, literaria o de cualquier otra índole que cons-
tituye una publicación unitaria en uno o varios volúmenes y que puede aparecer impresa o en
cualquier otro soporte susceptible de lectura.
Se entienden incluidos en la definición de libro, a los efectos de esta Ley, los libros elec-
trónicos y los libros que se publiquen o se difundan por Internet o en otro soporte que pueda
aparecer en el futuro, los materiales complementarios de carácter impreso, visual, audiovisual o
sonoro que sean editados conjuntamente con el libro y que participen del carácter unitario del
mismo, así como cualquier otra manifestación editorial”.
La misma Ley del 2007 preserva el precio fijo7 amparándose en el valor cultural de los li-
bros. El texto de la ley argumenta que “el libro es más que una mera mercancía (…)” Y justifica
la existencia del precio fijo porque permite “la coexistencia de ediciones de rápida rotación y
de las de movimiento más lento, ofreciendo un fondo bibliográfico que facilita un acceso igua-
litario y diverso de la cultura”. Quedan excluidos de dicha ley, entre otros, los libros de texto
y materiales didácticos.
Remitiéndonos exclusivamente al estudio las diferentes leyes que han legislado el Libro y
su industria en España, y que han ido modificándose, supuestamente, para el beneficio de la
sociedad, y en respuesta a su evolución tecnológica de ésta, podemos afirmar que, en contra del
espíritu formal de la ley, que no del texto, ha existido una voluntad, posiblemente alentada por
2011 vol. IV nº 230
| 167 |
APORTACIONES
El sector editorial en la encrucijada
lobbys económico-industriales, de erradicar la definición y percepción social del libro-impreso
como bien cultural y relegarlo a la categoría de mercancía. Un ejemplo claro de la contradic-
ción entre espíritu de la ley, contenido y aplicación es el IVA (impuesto sobre el valor añadido)
que grava al libro-en-formato-digital, contraviniendo la directiva de la Unión Europea, que en
2009 acordaba impulsar el IVA reducido para los libros digitales a partir de 20118, con un -18
%- , mientras que los libros-impresos, revistas, periódicos y material escolar (salvo productos
electrónicos) preservan el -4%- en calidad de producto-de-primera-necesidad. Esta política
discriminatoria respecto libro-en-formato-digital dificulta, entre otras cosas, el crecimiento del
consumo, su viabilidad económica y accesibilidad al producto, y contrae las diferentes moda-
lidades de ofertas y demandas. Con fecha del 1 de enero del 2012 el gobierno Luxemburgues,
casualmente donde Amazon tiene su sede europea, aplicará a los libros digitales, el 3% de IVA,
del que ya disfrutaban los libros impresos. Francia también ha modificado a partir del 1 de ene-
ro el IVA de los libros digitales que pasa de un 16,6% al 7%, equiparándose a partir del 1 de
abril con los libros impresos, que pasan del 5, 5% que pagaban a un 7%.
Otro debate generado interesadamente y con peligrosas consecuencias para la accesibilidad e
intercambio del conocimiento libre, es el relacionado con la creación y aplicación de la llamada
Ley Sinde, restrictiva en su visión de la generación y uso común del conocimiento. Desafortuna-
damente, esa ley, evita legislar sobre quién, cómo y cuando se obtienen los beneficios, e intenta
enfrentar artificialmente a autores de contenidos y usuarios de la Red.
También me gustaría señalar que el texto de la ley, bien-pensante en su forma y superficial en
su contenido, carece, bajo mi punto de vista, de un análisis acertado sobre la actual situación en
la que se encuentra la industria editorial, así como la funcionalidad y valor de uso de cualquier
dispositivo que facilite la comprensión lectora, la naturaleza de bien público versus “mercan-
cía” de la CULTURA o la función social que cumplen las bibliotecas públicas. Extremo éste,
que dificulta emprender un programa de medidas estructurales reales que ayuden a solventar los
problemas que afectan al sector y garanticen que las clases sociales más desfavorecidas tengan
acceso a una educación-cultura de calidad, pública y universal, necesarias para crear una socie-
dad justa e igualitaria.
El sector editorial a través de sus números9
Comercio interior del libro en España 2010
Los datos obtenidos del Estudio de Comercio Interior del Libro de 2010, que han empeo-
rado en el 2011 y seguirán haciéndolo durante 2012, señalan un descenso en la facturación del
7%10.
El sector privado de la edición declara que sostiene un total de 13.864 empleados, cifra que
disminuye un 2,6 % respecto al año anterior. Estos empleados ser distribuyen por el tipo de
actividad de la siguiente manera: 37,8% producción, 28,9% administración, 26,7% actividad
comercial, 4,4% publicidad, 1,6% recursos humanos, y un 1,4% a Comercio exterior.
| 168 |
nº 230 vol. IV 2011
APORTACIONES
Iñaki Vázquez
La contratación de colaboradores externos, categoría donde se encubren falsos autónomos,
y donde tienen lugar relaciones laborales que rozan la explotación a través de la precarización
e intermitencia contractual, se produce en el 91,7% de las empresas muy grandes ( más de
60.000.000 € de facturación anual), en el 93,8% de las grandes (entre 60.000.000 y 18.000.000
€), en el 94,7% de las medianas (entre 2.400.001 y 18.000.000 €) y en el 91,4% de las peque-
ñas (hasta 2.400.000). Este informe no recoge las realidades de un gran número de empresas
no agremiadas ni de la situación laboral del sus miembros; empresas casi unipersonales donde
se practica, como si fuera placentera, la autoexploración. Tampoco facilitan información sobre
otro tipo modelos de organización alternativos, ya sean cooperativos, asociativos…etc.,
Durante el año 2010 se editaron, la inasumible cantidad por parte de la cadena comercial
tradicional de libro, de 79.839 títulos, un 4,8% más que en el año 2009.Se imprimieron 302,6
millones de ejemplares, un 8,2% menos que en el ejercicio anterior y su tirada (nº de ejemplares
impresos) media fue de 3.790 ejemplares por título frente a los 4.328 registrados en 2009, lo
cual supone 538 ejemplares menos por título.
El total de ejemplares vendidos11 fue de 228,23 millones y la cifra de facturación obtenida
de 2.890,80 millones de euros. El precio medio por ejemplar fue de 12,67 euros.
La tasa de devolución anual, es decir ejemplares que son retornados a las editoriales y per-
manecen en sus almacenes para su olvido o destrucción se aproxima, aumentando año tras año,
al 40-45 %.
Un 78,8% de los libros editados están escritos en castellano, un 12,9% en catalán, un 1,8%
en euskera, un 2,5% en gallego y el 4,0% en otras lenguas.
El 90,9% de la facturación obtenida en 2010 proviene de libros en papel. El 9,1% restante
la producen el resto de soportes, de los cuales supuestamente, el formato digital, representa
un 2,4% del total facturado. Otras fuentes señalan que la facturación en formato E-book, no
supera el 1% del total.
Las librerías representan el 51,7% de las ventas, las cadenas el 22,4%, los hipermercados el
9,5% y las empresas e instituciones el 10,1%. Estos cuatro canales suman el 93,7% de la fac-
turación total. El descenso de ventas en el canal editorial durante el 2011 es de un 7% , razón
por la que los puntos de venta han iniciado, con intención de sanear sus cuentas, una política
de devoluciones indiscriminadas de fondos editoriales que ha colapsado los almacenes de las
editoriales (medianas-pequeñas) y las está poniendo al borde de la quiebra.
Comercio exterior del libro en España 2010
A falta de saber, exactamente, como inciden en los datos del 2011 las políticas proteccionis-
tas de algunos países respecto a la balanza económica, podemos , citando el informe elaborado
por la Federación Española de Cámaras del Libro, que las exportaciones del libro español cre-
cieron un 3,5% en el 2010, alcanzando los 457,79 millones de euros. La aportación a la balanza
comercial española del sector del libro fue de 233,210 de euros frente a los 206, 88 millones re-
2011 vol. IV nº 230
| 169 |
APORTACIONES
El sector editorial en la encrucijada
gistrados en el 2009, lo que supone un incremento del 12,7%. Del conjunto de las exportaciones
del sector del libro, las ventas del sector acaparan el 58% del total; el sector gráfico representa
el 42% de las exportaciones.
Por zonas geográficas, la Unión Europea se mantiene como el principal destino de las ex-
portaciones, Francia y Reino Unido especialmente. Por detrás de los países de la UE, América
se mantiene como segundo destino de las ventas al exterior del sector del libro, con México,
Argentina y Brasil en cabeza.
Al margen de estos datos, los profesionales de la exportación saben de la dificultad de esta-
blecer buenas y beneficiosas dinámicas comerciales con un gran número de países, ya sea por la
diferencia de costes, encarecimiento del producto, políticas gubernamentales, mala gestión de
recursos o dificultades en los de cobros.
Fragilidad estructural del sector
La Industria Editorial-tradicional y la mayoría de los eslabones que constituyen la “ca-
dena de valor12están padeciendo transformaciones estructurales en su modo de entender y
practicar su profesión. Estos cambios, de carácter socio-económico-tecnológicos y comerciales
(aparición de nuevos actores externos) están obligando, a cada cual según su objetivos, necesi-
dades, capacidades o modelos de negocio, a reinventarse y afrontar nuevos retos vinculados a
los nuevos hábitos de consumo y sus nuevos usuarios-consumidores, tanto sean institucionales-
educativos como del ámbito privado.
Paradójicamente, la adaptación a este nuevo e incierto, por sostenibilidad y rentabilidad
económica real, panorama tecnológico, debe realizarse en el caso de las pequeñas y medianas
empresas en una situación adversa, caracterizada por la recesión del sector, la concentración de
poder en los grades conglomerados-monopolios multimediales13, la perdida de liquidez, y la
falta de financiación por parte de las entidades financieras.
Este esfuerzo evolutivo no debería estar ligado exclusivamente a la llegada del libro digital o
el incierto futuro de muchas editoriales, distribuidoras o librerías. Tampoco a la falta de políti-
cas publicas e inversiones privadas para el fomento y modernización del sector, ni a la aparición
de nuevos agentes, tipos de licencias o descargas de archivos no reguladas. Estos epifenómenos
señalan una tendencia irreversible hacia una cohabitación del los dos modelos, impreso y digi-
tal. Así como un cambio a medio y largo plazo del modo en que las personas se aproximan al
conocimiento. Pero queriendo ser naif, me atrevería a decir que esta nueva y complementaria
manera de experienciar el conocimiento, debería ser suficiente motivo para que el sector del
Libro centrara gran parte de sus esfuerzos en la adecuación de su mensaje y modos-de-hacer a
lo que se denomina la edición-expandida. Sin renunciar por ello a la voluntad de obtener bene-
ficios económicos de su actividad.
El mundo del Libro está mutando, el sentido es claro pero desconocemos su evolución, ésta
estará condicionada por factores difícilmente predecibles: hábitos de compra y consumo, legis-
lación, uso-aceptación y adquisición por parte de las diferentes clases sociales de los productos,
| 170 |
nº 230 vol. IV 2011
APORTACIONES
Iñaki Vázquez
evolución de la crisis, poder adquisitivo de las población, alfabetización digital, amigabilidad,
coste de los gadgets, calidad y cantidad en los contenidos ofrecidos o la experiencia de compra.
A la inversa que en Estados Unidos y en menor medida el Reino Unido, la ingresos ge-
nerados por las iniciativas de comercialización de libros-en-formato-digital enfocadas a la
comunidad hispanohablante son poco significativos y el retorno de la inversión en la mayo-
ría de los casos es negativo. Esta tendencia es posible que varíe a largo del año 2012, pero
difícilmente representará ingresos significativos para aquellas empresas del sector que han
invertido, en el que caso que lo tuvieran, el dinero procedente de las ventas del libro-impreso,
o de las subvenciones.
Esta coyuntura afecta de manera distinta a los conglomerados-monopolios multimediales
que se rigen, en el mejor de los casos, por la ley del máximo retorno de la inversión y ,en
el peor, por la voluntad de eliminación de los adversarios discursivos para hegemonizar el
espacio ideológico, cumpliendo, en cada caso, con las funciones encomendadas por las clases
dominantes.
También habría que señalar que las ventas del “libro-digital” no sufrirán un incremento
significativo hasta que no se aborden y solucionen determinados contenciosos entre los que
deberíamos destacar: el IVA reducido, el PVP, la oferta de títulos, la homogenización de los
formatos, su compatibilidad, la propiedad y posibles usos del documentos descargados, el
abaratamiento del software de producción y consumo, etc., También debe dilucidarse que
tipo de modelo de negocio, siempre y cuando no encuentren una tercera-vía, se impone a) el
pago por disponibilidad del contenido en “la nube” , donde el usuario, a través de cualquier
soporte conectado a internet y su clave de acceso puede leer por un módico precio el libro
que desee, b) compra, descarga y posesión del archivo en un formato que permita el almace-
namiento y consulta en un cualquier soporte preparado para ello, independientemente de la
conexión a internet.
Para concluir, a falta de datos fiables de ventas14 de e-books, Tablets o E-Reader, me
atrevería a afirmar que las empresas que están obteniendo beneficios económicos de la Re-
volución-digital de los ebooks, son, de momento, los suministradores de hardware, software,
operadores y aquellas empresas que ofrecen servicios de tratamiento y digitalización de conte-
nidos. El resto de actores se encuentran expectantes o invierten tímidamente con la intención
de estar mejor posicionados en el momento del “despegue” digital. También sería interesante
analizar a quién beneficia esté “boom noticiario” y toda la publicidad gratuita que determi-
nados medios de comunicación han generado desde hace dos años.
Personalmente considero que la Revolución-de-los ebooks llegará, más rápido de los el
sector tradicional del libro desearía y mas pausado de lo que a ciertos medios de comunica-
ción o especialistas pronostican. Las transiciones en estos casos suelen ser lentas y en algunas
ocasiones no vienen a eliminar la anterior tecnología, sino que la complementan y la redefi-
nen.
2011 vol. IV nº 230
| 171 |
APORTACIONES
El sector editorial en la encrucijada
La lucha por la subsistencia
Afortunadamente, no podemos hablar del sector editorial como un ente homogéneo, así
como tampoco lo podemos hacer de los consumidores de dichos productos. Quizás de una
manera poco científica pero si fácilmente demostrable, podríamos agrupar los actores de la
industria del libro en dos grandes grupos: 1º/ Conglomerados-monopolios multimediales15,
2º/ Proyectos independientes, políticos o no. Estos grupos no estarían agrupados tanto por el
contenido que ponen a disposición, que igualmente es muy significativo, sino por su estructura
interna, recursos, flexibilidad, precariedad y capacidad y modo de respuesta ante las transfor-
maciones que el sector exige.
En este clasificación podríamos distinguir por ejemplo:
1º/ Conglomerados-monopolios multimediales como : Bertelsman- Random House Hose-
Mondadori16, Grupo Planeta-Editis17, Lagardère- Hachette18, Murdoch / Harper Collins19,
Pearson Group20, Grupo Santillana21, Grupo Z22, Amazon23 , Google24.
2º/ Proyectos independientes: se caracterizan por competir en la misma cadena de valor en
condiciones radicalmente diferentes. En este grupo encontraríamos cualquier proyecto, político
o empresarial, relacionado con el sector editorial que no formara parte de grandes grupos o
corporaciones y que no dispusiera de recursos ilimitados.
La mayoría de estos Proyectos independientes, están viviendo de manera angustiosa la actual
crisis económica, que agrava, ya de por si, sus anteriores handicaps: aumento de los costes de
producción (papel, impresión y encuadernación), monopolios de grandes grupos editoriales,
precarización de la distribución, y elevados índices de devolución y la concentración de los pun-
tos de ventas en forma de grandes cadenas comerciales nacionales e internacionales.
También afecta en positivo o negativo, la aparición del libro digital, Google books, Ama-
zon, la Impresión bajo demanda, las librerías virtuales, las descargas no reguladas, y la falta de
plataformas independientes de crítica literaria, etc.
Ésta situación debería obligar a la mayoría de empresas de este segundo grupo a nuevas
estrategias, que bajo mi punto de vista deberían pasar por:
a) Mantener y mejorar la presencia en los canales tradicionales y mayoristas, fiscos
o virtuales. Asegurándose que se cumplen todas las normativas, protocolos y requisi-
tos para ello. Es imprescindible la correcta incorporación de las características de los
productos, fiscas y conceptuales, a través de metadatos y etiquetados preestablecidos.
Existen gremios y asociaciones profesionales que orientan y facilitan dicha información.
b) Incorporar a su modelo de negocio programas de gestión de recursos y productos
que les permitan controlar todos los datos internos necesarias para analizar resultados,
abaratar costes, optimizar esfuerzos, abrir nuevas vías de comercio y visibilizar de mane-
ra efectiva su empresa ante un potencial cliente, físico o virtual.
| 172 |
nº 230 vol. IV 2011
APORTACIONES
Iñaki Vázquez
c) Crear plataformas conjuntas por afinidad ideológica, temática, zonal, entre edi-
toriales, distribuidoras, prensa alternativa-especializada y librerías independientes, que
ayuden a captar el interés del posible consumidor, tanto física como virtualmente y haga
más accesible al usuario el material editado.
d) Explorar nuevas maneras de financiación colectiva, licencias, ingresos por pro-
ductos derivados, etc.,
e) Formar parte de manera horizontal de comunidades, así como ser sensible y pro-
activo hacia lo que se ha venido a denominar la “edición expandida”25
Podemos afirmar que el presente de estos proyectos pasa por la modernización, innovación
y adaptación tecnológica y de contenidos que intente adecuarse a la transformaciones sociales y
tecnológicas presentes y futura: impresión digital bajo demanda, ebooks, contenidos-digitales-
enriquecidos, revistas digitales, webs 2.0, redes sociales...etc., mejorando y diversificando de
esta manera la calidad, productividad y competitividad de sus propuestas empresariales tanto
en el territorio nacional como el internacional.
La lucha ideológica por la transmisión del conocimiento
Intrínseca a los movimientos y propuestas emancipadoras e independientemente de su afi-
liación política e ideológica, existe la creencia de que la producción- transmisión-puesta en
practica y análisis de las experiencias, individuales y colecticas del conocimiento, constituyen
una de las herramientas irrenunciables para construir una alternativa real al Sistema capitalista.
Así mismo, se ha entendido históricamente que existe una confrontación ideológica con
otras propuestas antagónicas de sociedad. Y que esta confrontación exigía la construcción de
un espacio socio-cultural contra-hegemónico dotado de herramientas que articularan los dis-
cursos y debates con independencia de las clases dominantes.
Esa lucha ideológico-cultural también se libra en el sector de la edición de contenidos. Y
así lo han entendido grupos de personas que a través de proyectos editoriales publicaciones
periódicas, plataformas digitales, distribuidoras o espacios alternativos han dedicado y siguen
haciéndolo, su tiempo, dinero y esfuerzo a construirlos.26
Espero, desde la modestia, que este articulo contribuya, a partir de los datos, al debate sobre
el presente y futuro del sector editorial critico y comprometido de izquierdas. Los problemas
y soluciones no difieren demasiado de las del resto de empresas englobadas en la segunda
categoría.
Lamentablemente, nuestra capacidad histórica de confrontación interna, la fragmentación
de los discursos, su dificultad para encontrar consumidores-usuarios interesados, la fragilidad
de nuestras comunidades-organizaciones, la oposición de los representantes del Capital y la
falta de recursos, nos han colocado en peor situación que al resto de “empresas”, exigiéndonos
un mayor esfuerzo y sacrificio.
2011 vol. IV nº 230
| 173 |
APORTACIONES
El sector editorial en la encrucijada
Existen en la actualidad proyectos esperanzadores. Distintos entre ellos, con maneras de
organización y gestionar los recursos dispar, todos ellos son un ejemplo de lucha y compromiso.
La creación de sinergias, plataformas y proyectos conjuntos que reduzcan gastos, optimicen
recursos, aumenten el impacto, etc., deberían ser de obligado estudio, pero ese tema sería moti-
vo de otro tipo reflexión y artículo.
Anexo
Justo el día después de haber terminado este texto, hemos conocido una noticia que ejempli-
fica el proceso de mercantilización que ha sufrido el Libro.
Con fecha del 30 de diciembre el gobierno del Partido Popular, que ganó las elecciones gene-
rales por mayoría absoluta el pasado 20 de noviembre y que formo gobierno el 22 de diciembre,
ha anunciado, a parte de grandes recortes en CULTURA y TVE, que suprime, a través del Real
Decreto 1887/2011, la dirección general del Libro, Archivos y Bibliotecas y la subsumen en dos
direcciones generales que ya existían y que a partir de ahora se denominaran “Dirección general
de Política e Industrias Culturales y del Libro”, y “Dirección general de Bellas Artes y Bienes
Culturales y de Archivos y Bibliotecas”. Para entender el cambio radical que supone esta deci-
sión, solo hay que enumerar las funciones que desempeñaba la anterior “Dirección de Política e
Industrias Culturales” y que consistían en: promocionar las industrias culturales, el mecenazgo,
la propiedad intelectual y la comunicación cultural internacional.
| 174 |
nº 230 vol. IV 2011
APORTACIONES
Iñaki Vázquez
Notas
1 Este texto es deudor de muchas lecturas, conversaciones y experiencias. Entre las lecturas,
disponibles en las librerías, que desearía recomendar se encuentran: Manuel Gil y Fco. Javier
Jiménez. El nuevo paradigma del sector del Libro. Trama Editorial 2008), Manuel Gil y Joaquín
Rodríguez, El nuevo paradigma del sector del Libro. Pág. (Trama Editorial 2011), Thompson,
John B.: Merchants of culture (Polity, 2010),Tomas Woll, Editar para ganar. Estrategias de ad-
ministración editorial, (FCE, 2003)
2 Federación Española de Cámaras del Libro (FEDECALI "Manual de Comercio Exterior del
Libro": En la Ley 26-07-1883, “Se considera Libro todo impreso que sin ser periódico reúne
en un solo volumen 200 páginas o más”. La Ley de 12-05-1960 define el Libro como: “Todo
impreso que, sin ser periódico, reúne en un solo volumen 49 o más páginas, excluidas las cu-
biertas”. La Ley de Prensa e Imprenta de 18-03-1966 define los “impresos” como: “Toda repro-
ducción gráfica destinada, o que pueda destinarse, a ser difundida”. Y por último el Decreto
de 31-03-1966, entiende por Libro: “toda publicación unitaria que conste, como mínimo, de
50 páginas sin contar las cubiertas. Dicho número de páginas se refiere a un solo volumen o al
conjunto de fascículos o entregas que componen una misma obra”.
3 Otras definciones que nos pueden ser de utilidad son las facilitadas por la Ley de la Lectu-
ra, del Libro y de las Bibliotecas (Ley 10/27) son: Editor: persona natural o jurídica que, por
cuenta propia, elige o concibe obras literarias, científicas y en general de cualquier temática y
realiza o encarga los procesos industriales para su transformación en libro, cualquiera que sea
su soporte, con la finalidad de su publicación y difusión o comunicación. Distribuidor: persona
natural o jurídica que realiza servicios comerciales y que sirve de enlace entre editores y libre-
ros, para situar y reponer libros en su punto de venta y facilitar su difusión. Librero: persona
natural o jurídica que se dedica, exclusiva o principalmente, a la venta de libros al cliente final
desde establecimientos mercantiles de libre acceso al público o por cualquier procedimiento de
venta a distancia. Consumidor final: persona natural o jurídica que, sin asumir obligaciones
subsiguientes de compra o determinados pagos de cuota, adquiere los libros para su propio uso
o los transmite a persona distinta sin que medie operación comercial o cualquier otra opera-
ción a título oneroso. Biblioteca: estructura organizativa que, mediante los procesos y servicios
técnicamente apropiados, tiene como misión facilitar el acceso en igualdad de oportunidades
de toda la ciudadanía a documentos publicados o difundidos en cualquier soporte. Bibliotecas
digitales: son colecciones organizadas de contenidos digitales que se ponen a disposición del
público. Pueden contener materiales digitalizados, tales como ejemplares digitales de libros u
otro material documental procedente de bibliotecas, archivos y museos, o basarse en informa-
ción producida directamente en formato digital. Impresor/productor de libro: persona natural o
jurídica que contando con las instalaciones y medios técnicos necesarios, se dedica, exclusiva o
principalmente, a la realización e impresión de libros en papel o en cualquier otro soporte sus-
ceptible de lectura, así como así de los materiales complementarios de carácter impreso, virtual,
audiovisual o sonoro que se editen conjuntamente con el libro y que participen del carácter uni-
2011 vol. IV nº 230
| 175 |
APORTACIONES
El sector editorial en la encrucijada
tario del mismo. Publicación periódica: toda publicación que aparece o se comunica de forma
continuada con una periodicidad establecida, de carácter cultural o científico.
4 El precio fijo de los libros Resumen del capítulo del libro Comentarios a la Ley de la Lectura,
del Libro y de las Bibliotecas (Ley 10/ 2007), coordinado por Santiago Muñoz Machado (Ma-
drid: Iustel, 2008). Aut: Álvaro Martínez Rivero. Resumen Diana Cifuentes Subdirección de
Libro y Desarrollo, Cerlalc
5 Ibid.
6 La actitud de los estados miembros de la CEE así como del consejo de la Unión Europea es
favorable a los sistemas de precio fijo. No obstante, en las resoluciones del consejo se proclama
la libertad de cada estado miembro en su política a favor del libro y la lectura, y así optar o no
por un sistema nacional de precios para los libros bajo una forma legislativa o contractual. Se
es favorable a estas medidas debido al carácter cultural del libro. No ocurre lo mismo en otros
sectores en donde la comisión prohíbe tajantemente cualquier acuerdo sobre precios. Otros
países que tiene una legislación similar en relación a precio-fijo son Austria, Francia, Grecia,
Portugal, Eslovenia, Italia, Dinamarca, Holanda, Hungría y Noruega. Aquellos con sistema de
precio libre son Bélgica, Finlandia, Irlanda, Luxemburgo, Reino Unido, Suecia y Suiza
7 Recordemos que la equiparación del IVA para todos los formatos de los libros se enmarca en
la directiva de la Unión Europea, que en 2009 acordaba impulsar el IVA reducido para los libros
digitales a partir de 2011 Y aunque no se trataba de una medida obligatoria y los países han
mantenido un IVA más alto para los libros digitales (por ejemplo España aplica 18% para los
digitales versus 4%, Italia 20% versus 4%, Alemania 19% versus 7% o el Reino Unido 20%
versus 5%), parece lógico que a medida que el libro digital va ganando peso se reivindique su
consideración de libro en tanto que producto cultural necesario, a todos los efectos. En estas
fechas tanto Luxemburgo, donde casualmente Amazon tiene su sede a decidido aplicar el IVA
reducido al libro digtal equiparándolo a 3% que tenía el libro impreso. En Francia han decidido
porstergar la equiparación de los dos formatos al 1 de abril del 2012, subiendo los libros impre-
sos del 5,5 % de IVA al 7% y los libros digitales, con fecha del 1 de enero del 2012 han pasado
del 19,6% de IVA al 7%. (información extraida del blog: ttp://beatcat.blogspot.com/2012/01/
franca-i-luxemburg-equiparen-liva-dels.html)
8 Los datos utilizados en este apartado, proceden de varios informes de gremios y entidades
profesionales de sector editorial. De todos habitualmente los números dicen aquello que el autor
del informe desea que digan, pero ésta es la única información de la que se dispone oficialmente
para arrojar un poco de luz. La procedencia de los informes son: 1º -Comercio interior del libro
en España 2010- encargado por la Federación de Gremios de Editores de España, 2º. -Comercio
exterior del libro en España 2010- realizado por Federación Española de Cámaras del Libro, 3.
-XVI Estudio de Perfil del sector de la Distribución del Libro y las Publicaciones Periódicas (Año
2010)- editado por la Federación de Asociaciones Nacionales de Distribuidores de Ediciones,
4º.- Fuentes propias.
| 176 |
nº 230 vol. IV 2011
APORTACIONES
Iñaki Vázquez
9 Probablemente el resultado este relacionado con: 1º/ disminución de recursos de las biblio-
tecas públicas —que representa un 42 % menos en relación al año anterior, 2º/ restricción del
consumo por la perdida del poder adquisitivo de la sociedad española—que ha provocado la
caída de ventas en librerías, 3º/ confusión y desequilibro generado por los 17 modelos que ese
aplican en el territorio español respecto al libro de texto.
10 En 2010 la cifra de facturación obtenida por ventas de libros en el mercado interior, calcu-
lada a precios de tapa, I.V.A. incluido, ha sido de 2.890,80 millones de euros (antes de restar
los descuentos operativos). Se produce un descenso del 7,0% en euros corrientes con respecto
al año 2009. Esta cifra no incluye las cantidades ingresadas por venta de derechos que se con-
templarán al hablar de la facturación neta.
11 autores, editores, diseñadores, ilustradores, maquetadores, correctores, traductores, distri-
buidores, transportistas, comerciales, librerías, libreros, bibliotecarios etc.,
12 Manuel Gil y Fco. Javier Jiménez, Op. Cit., p. 33.
13Para más información consultar: http://antinomiaslibro.wordpress.com/2011/12/22/cuando-
las-cifras-confunden/
14 Manuel Gil y Fco. Javier Jiménez, Op. Cit., p. 33.
15 División editorial del consorcio alemán Bertelsman A.G, que tiene también cadenas de radio
y televisión (RTL Group), publicaciones periódicas (Gruner & Jahr), productoras de música
(BMG) y contenidos para televisión (Arvato, Direct Group) así como más de treinta y seis sellos
editoriales por todo el mundo.
16 El mayor grupo editorial en lengua castellana y el segundo en lengua francesa, que agrupa a
cadenas de Radio ( Onda Cero), televisión (Antena3), diarios (La Razón y El Tiempo-Colom-
bia) y que edita más de veinte y ocho sellos editoriales en lengua castellana o catalana y unos
treinta en lengua francesa, así como el 50 % del Circulo de Lectores (España), la cadena del
librerías La Casa del Libro y Librerías Bertrand.
17 Corporación con intereses en numerosas ramas, incluyendo la industria militar; sus filiales
tiene parte del mercado del libro en Estados Unidos, Reino Unido y España (Grupo Anaya),
también controla más del 20 % de la prensa francesa.
18 División de libros del consorcio Murdoch’s News Corporation que tiene un extenso siste-
ma de televisión (Fox), producción cinematográfica (20th Century Fox), televisión por satélite
(SKY), prensa periódica por todo el mundo y más de treinta sellos editoriales
19 Grupo anglo-norte-americano con negocios en prensa periódica que edita sellos tan impor-
tantes como Penguin, Pearson, Berkley Books, etc
20 División editorial del Grupo PRISA. Tiene importante presencia en otros medios, en España
e Hispanoamérica; en prensa (El País), radio (Cadena Ser, Grupo Latino de Radiodifusión) y
controla más de quince sellos editoriales.
2011 vol. IV nº 230
| 177 |
APORTACIONES
El sector editorial en la encrucijada
21 Grupo empresarial que edita gran número de prensa escrita a nivel español (El Periodico de
Catalunya, Interviú, Woman, etc.) así como los sellos editoriales Ediciones B, Editorial Z, etc.
22 Empresa líder mundial en ventas de productos a través de Internet y E-Books.23 Empresa
lides a través de su buscador “Google.com” de búsquedas. Entre los muchos proyectos que está
desarrollando se encuentra la masiva digitalización de libros y creación de la plataforma de
puesta a disposición del contenidos digitales a través de subscripción tarifada.
24 Rodríguez,Joaquín (2011). http://www.madrimasd.org/blogs/futurosdellibro/2011/03/10/
13302125 Muchas desaparecidas, algunas irreconocibles en sus líneas de publicación o gestión
del negocio habiendo sido absorbidas por grandes grupos editoriales, otras-muchas irreductibles
en su compromiso diario. Sirva a modo de modesto homenaje esta lista:
Editoriales: Cuadernos de Pasado y Presente, Península, Cartago, Progreso, Comunicación, Era,
S.XXI, FCE, Grijalbo, Ayuso, Critica, Virus, FIM, Blume, Destino, Flor de viento, Atrapasue-
ños, Endymion, Tierra de nadie, Pepitas de Calabaza, La Piqueta, Fundamentos, Anagrama,
Gustavo Gili, Melusina, BellaTerra, Avance, El Viejo Topo, Icaria, XYZ, Cuadernos para el
Dialogo, Jucar, Anthropos, AKAL, HIru, Debarris Txalaparta, Traficantes de Sueños, Fonta-
mara, HOAC, Rioduero, Laia, Fundamentos, Anagrama, Gakoa, Gatazka gunea, IEPALA,
Fundación Federico Engels, Nova Terra, El Páramo, etc,
Publicaciones periódicas25 formato impreso o digital podríamos señalar entre otras: El Viejo
Topo, Diagonal, Vindicación Feminista, Ajoblanco , Kaosenladred.net, rebellion.org, lainsig-
nia.org, lahaine.org, rebeldeemule.org, aporrea.org, nodo50.org, Contrapoder, New Left Re-
view Zona abierta, Sistema, Egin, Molotov, Mundo Obrero, Utopias-Nuestra Bandera, Treball,
sinpermiso.info, Nou Treball, Nous Horitzons, Egunkariak, El bulleti de ACO, Ozono Taula
de canvi, Haika, Noticias Obreras, El cárabo, Materiales, Teoría y práctica, Revista Mensual/
Monthly Review, Gara, Argumentos, Bicicleta, Transición , Leviatán, Mientras tanto, En teoría
, Debats, La Calle, Butifarra , Dones en lluita, Alfalfa, Userda, El ecologista , Archipielago, El
Ciervo, En pie de paz, Brumaria, Pueblos etc.,
Espacios de Resistencia: La EsKalera KaraKola, Ca La dona, Labos, Tabacalera, Centros ocu-
pados y ateneos de toda la peninsula, CTD, Marx Madera, La invisible, Media Lab Prado, El
Lokal, CAES, Youkali, etc.,
Librerias: La hormiga atómica , La fuga, DD-TGatazka, La Pantera Rossa, Atrapasueños, La
libre, Anti , Icaria, Libreria de la CNT, Taifa, La ciutat invisible, La Sirga, Hontza etc.,
No cito proyectos relacioandos con televisiones, radios u otro tipo de plataformas alternativas,
analógicas, tdt o en red ya que quedan fuera del tratamiento del arículo, pero para ellos también
mi más sincere reconocimiento.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.