Conference PaperPDF Available

ETICA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL GESTIÓN ÉTICA Y SOSTENIBLE DEL CORPORATE COMPLIANCE EN EMPRESAS TURÍSTICAS

Authors:

Abstract

Este trabajo de investigación tiene como fin mostrar y explicar, de una forma clara y concisa, el relevante nexo existente entre el "Corporate Compliance" y la ética empresarial aplicado a empresas turísticas. Para su correcta comprensión se profundizará, de manera detallada, en el análisis del marco teórico del Compliance y en un breve resumen sobre la evolución histórica que ha seguido esta figura, logrando así una visión global del objeto de estudio y del porqué de su forma actual. Estos aspectos teóricos generales necesitan ser aplicados a las empresas, su correcto diseño e incorporación influyen de forma muy relevante en aspectos tan básicos como la ética y la cultura empresarial. De forma específica será realizado y expuesto un estudio práctico dirigido sobre nuestro sector hotelero regional, trayendo a colación todo lo analizado anteriormente. Pudiendo ver en el resultado si efectivamente nuestro tejido empresarial hotelero es conocedor de esta figura y en qué grado, mediante su aplicación efectiva, es capaz de beneficiarse de la verdadera "revolución" que se está produciendo y que no puede pasar por alto. PALABRAS CLAVE Empresa, trabajadores, responsabilidad penal, código de conducta, hoteles, motivación, educación ética y gestión empresarial. ABSTRACT This research work aims to show and explain, in a clear and concise, the relevant link between "Corporate Compliance" and business ethics. For a correct understanding it will be deepened, in a detailed way, in the analysis of the theoretical framework of Compliance and in a brief summary on the historical evolution that this figure has followed, thus achieving a global vision of the object of study and the reason of its current form. These general theoretical aspects need to be applied to companies, their correct design and incorporation have a very relevant influence on such basic aspects as ethics and business culture. Finally, a practical study directed on our regional hotel sector will be carried out in a specific way, bringing to mind all the previously analyzed. Being able to see with its result if indeed our business fabric is aware of the true "revolution" that is taking place and that cannot be ignored.
1
ETICA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL
GESTIÓN ÉTICA Y SOSTENIBLE DEL CORPORATE COMPLIANCE EN EMPRESAS
TURÍSTICAS
Rafael Robina Ramírez (rrobina@unex.es)
Universidad of Extremadura (España)
Luis Manuel Cerdá Suárez (luis.cerda@unir.net)
Universidad Internacional de la Rioja (España)
ABSTRACT
Este trabajo de investigación tiene como fin mostrar y explicar, de una forma clara y concisa, el relevante nexo existente
entre el Corporate Compliancey la ética empresarial aplicado a empresas turísticas. Para su correcta comprensión se
profundizará, de manera detallada, en el análisis del marco teórico del Compliance y en un breve resumen sobre la
evolución histórica que ha seguido esta figura, logrando así una visión global del objeto de estudio y del porqué de su
forma actual. Estos aspectos teóricos generales necesitan ser aplicados a las empresas, su correcto diseño e incorporación
influyen de forma muy relevante en aspectos tan básicos como la ética y la cultura empresarial. De forma específica será
realizado y expuesto un estudio práctico dirigido sobre nuestro sector hotelero regional, trayendo a colación todo lo
analizado anteriormente. Pudiendo ver en el resultado si efectivamente nuestro tejido empresarial hotelero es conocedor
de esta figura y en qué grado, mediante su aplicación efectiva, es capaz de beneficiarse de la verdadera “revolución” que
se está produciendo y que no puede pasar por alto.
PALABRAS CLAVE
Empresa, trabajadores, responsabilidad penal, código de conducta, hoteles, motivación, educación ética y gestión
empresarial.
ABSTRACT
This research work aims to show and explain, in a clear and concise, the relevant link between "Corporate Compliance"
and business ethics. For a correct understanding it will be deepened, in a detailed way, in the analysis of the theoretical
framework of Compliance and in a brief summary on the historical evolution that this figure has followed, thus achieving
a global vision of the object of study and the reason of its current form. These general theoretical aspects need to be
applied to companies, their correct design and incorporation have a very relevant influence on such basic aspects as
ethics and business culture. Finally, a practical study directed on our regional hotel sector will be carried out in a specific
way, bringing to mind all the previously analyzed. Being able to see with its result if indeed our business fabric is aware
of the true "revolution" that is taking place and that cannot be ignored.
KEYWORDS
Company, legal person, workers, criminal responsibility, compliance, culture and business ethics, code of conduct,
hotels, motivation, ethical education and business management.
1. INTRODUCCION
El principio general de que la sociedad no podía delinquir fue consagrado por el Derecho Romano, inspirando este la
regulación de la mayoría de los países. Por ello en la Unión Europea y en el mundo anglosajón son muchos los países que
admiten la responsabilidad penal de las personas jurídicas.
En España se ha introducido recientemente la responsabilidad penal de las personas jurídicas, con la finalidad de ajustar
el régimen jurídico con respecto a la mayoría de países de nuestro entorno. El estado español fue obligado a recoger la
responsabilidad penal de las personas jurídicas en el ordenamiento, esta exhortación provino de la normativa y directrices
marcadas por Europa y los organismos internacionales.
2
Fruto de esto último fue su regulación, de carácter limitado, a través de la Reforma del Código Penal del 2010 (Ley
Orgánica 5/2010), que finalmente se pudo perfeccionar y pulir con la Reforma del Código Penal del 2015 (Ley Orgánica
1/2015).
Además de la razón antes señalada, en nuestro país se producían un gran número de delitos económicos, que algunos
autores cifran en más del 80%, y que en cierto modo eran favorecidos por las estructuras de las empresas y sociedades
debido a que su complejidad dificultaba la investigación de los hechos delictivos (Juanes Peces, 2017, p.10).
La propia Fiscalía General del Estado ya señaló que la proliferación de estos actos ilícitos se debían a los tintes
estructurales (FGE Circ 1/2011), ya que la propia naturaleza de las empresas facilitaba la aparición de conductas
delictivas de los directivos y empleados.
Actualmente las empresas tienen que contemplar un conjunto de medidas de prevención de los delitos que se puedan
producir en su seno. Para evitar esa responsabilidad La LO 1/2015 habla de un modelo de organización y gestión que
resulte adecuado para prevenir delitosy de un organismo encargado de vigilar el funcionamiento y observancia del
modelo de prevención” (Ley Orgánica 1/2015).
Por ello la creación de estos programas de cumplimiento o “Compliance poseen una perspectiva normativa,
favoreciendo con ellos la prevención de riesgos y sanciones de diversa índole a los que tendría que hacer frente la
empresa en caso de incumplimientos. A través de la Ley Orgánica 1/2015 se establecieron de los requisitos mínimos que
ha de tener un Programa de Compliance, y que se encuentran recogidos en el artículo 31 bis .5 del CP.
Pero con la implantación del “Compliance” se va más allá de lo estrictamente normativo y de las obligaciones requeridas
por la Ley. No todo por ser legal es ético, y justo esa tendencia es la que tienen que entender las empresas para alcanzar
una verdadera cultura ética empresarial en el seno de su organización. La función de cumplimiento aporta un más que
importante valor añadido a estas entidades. Beatriz Saura Alberdi, Directora de Penal y Compliance en el despacho Legal
y Económico (Saura Alberdi, 2017, p.174), se pronunció sobre dicha cuestión con las siguientes palabras:
“El plan de prevención de delitos (compliance penal), no puede concebirse únicamente con la finalidad de evitar la
condena de la persona jurídica, sino como un verdadero sistema de organización, cuyo mayor beneficio es dotar a
nuestra compañía de protocolos y medidas que mejoren el nivel ético de la corporación y la cultura de cumplimiento
normativo, de manera que nuestro modelo de prevención resulte eficaz para procurar que el delito no se produzca”.
La capacidad que tengan las empresas para implantar un debido programa “Complianceno solo derivará en detectar y
evitar áreas de riesgos sino en tener unos valores y una integridad que aportará numerosos beneficios, y en definitiva
poder asegurar el futuro de la empresa.
Frente a este nuevo reto se encuentra una de las actividades económicas más importantes de nuestro país, el sector
turístico. Estas empresas tienen que tener en cuenta tanto normas no legales (que engloban códigos éticos, RSC,
protocolos de seguridad, normas ISO, políticas y procedimientos internos) como normales legales (riesgos medio
ambientales. protección de datos personales, riesgos laborales, blanqueo de capitales) para sobrepasar este desafío ético y
normativo. No se trata, en consecuencia, del cumplimiento de una norma jurídica única pues no existe esa norma
genérica que regule todas las actividades, sino que existen muchas normas de carácter sectorial a las que tiene que
someterse la actividad (Hormazábal Malarée, 2017, p.1).
Para llegar a conocer y mostrar la magnitud de esta realidad, esta investigación se decanta por una metodología basada en
la exploración y lectura de una gran revisión bibliográfica que permita conocer los orígenes de esta figura, llegar a
analizarla en profundidad, poder comprenderla y contextualizarla y emitir una visión sobre su futuro y nuevos retos a los
que se enfrenta.
La parte expositiva finaliza con la relación existente del “Compliance con la ética y la cultura empresarial, y su
aplicación general en la empresa.
El aspecto práctico de esta investigación provendrá de un análisis pormenorizado de la implantación y eficacia del
Complianceen el sector turístico hotelero de nuestra región, y claro está del seguimiento o no de la gran revolución
ética que provoca dicha figura.
Una vez introducido el trabajo en el apartado uno, el trabajo se estructura en una parte teórica, metodología y otra
empírica. En la parte teórica, correspondiente al apartado dos, se abordará con mayor detenimiento la definición de
Compliance”. En segundo lugar, se estudiará los requisitos y necesidades para implantar un programa de cumplimiento
normativo efectivo en la empresa.
En tercer lugar, se investigarán los cambios que se están produciendo en el modelo organizativo de la empresa y en su
ética con la incorporación de estos sistemas de gestión y organización. En cuarto lugar se mostrará el grado de
adaptación en el que se encuentra esta figura en la actualidad práctica, y concretamente en nuestro tejido empresarial.
Dentro de la metodológica explicaremos tanto la definición de la herramienta de trabajo para la recogida de datos como
aquellos otros referidos a la población objeto de estudio. En el apartado empírico explicaremos los resultados, las
3
conclusiones y limitaciones del trabajo. Todas las ideas y trabajos realizados cobrarán sentido y forma con unas
conclusiones claras y concisas de todo lo expuesto y argumentado.
2. ANÁLISIS TEÓRICO
2.1. Concepto de Compliance
Con la reforma del Código Penal, provocada por la LO 1/2015, la responsabilidad penal de las personas jurídicas se
fundamenta en el debido control y en una cultura de cumplimiento por parte de las empresas. En definitiva, la
responsabilidad se basa en el incumpliendo grave de esos deberes por parte de los administradores y directivos (Goena
Vives, 2017, p.50 y ss).
Pero ante esta responsabilidad solo están exentas de su cumplimiento entes como el Estado, las Administraciones
territoriales e Institucionales, los Organismos reguladores, las Agencias estatales, las Organizaciones internacionales y
las Fundaciones públicas (Juanes Peces, 2017, p.14). Por lo que el conjunto de sociedades civiles, sociedades
mercantiles, sociedades en formación, asociaciones, fundaciones, partidos políticos y sindicatos (Juanes Peces, 2017,
p.15) tienen la obligación de implantar y desarrollar un correcto control y una debida cultura de cumplimiento. En caso
contrario tendrán que hacer frente a las penas que vienen recogidas en el artículo 33.7 del CP (Ley Orgánica 10/1995):
a) Multa por cuotas o proporcional.
b) Disolución de la persona jurídica. La disolución producirá la pérdida definitiva de su personalidad jurídica,
así como la de su capacidad de actuar de cualquier modo en el tráfico jurídico o llevar a cabo cualquier clase de
actividad, aunque sea lícita.
c) Suspensión de sus actividades por un plazo que no podrá exceder de cinco años.
d) Clausura de sus locales y establecimientos por un plazo que no podrá exceder de cinco años.
e) Prohibición de realizar en el futuro las actividades en cuyo ejercicio se haya cometido, favorecido o encubierto
el delito. Esta prohibición podrá ser temporal o definitiva. Si fuere temporal, el plazo no podrá exceder de quince
años.
f) Inhabilitación para obtener subvenciones y ayudas públicas, para contratar con el sector público y para gozar
de beneficios e incentivos fiscales o de la Seguridad Social, por un plazo que no podrá exceder de quince años.
g) Intervención judicial para salvaguardar los derechos de los trabajadores o de los acreedores por el tiempo que
se estime necesario, que no podrá exceder de cinco años
La razón que motiva el desarrollo de este trabajo se basa en poder transmitir el gran calado que posee la figura del
Compliance” en el tejido empresarial, no solo para los casos de no aplicación e implantación sino para los supuestos que
si se ha producido esto último pero no de una manera correcta y efectiva. Los programas de cumplimiento no pueden ser
solo “maquillaje”: en el caso de detección de un delito por parte de la persona jurídica, se deberá demostrar que dicho
programa es eficaz y, en su caso, la empresa investigada podrá solicitar la exención de responsabilidad penal.
Entendemos el “Compliance” como el traslado al sector privado de funciones de persecución penal que tradicionalmente
incumbían al Estado y de la cual éste tenía el monopolio. Ante la imposibilidad de que el propio Estado por razones de
volumen y conocimiento de los temas- vigile, controle e instruya, se traspasa esta función a la propia empresa (Costa
Sanjurjo, 2015, p.122). El “Compliance” es una forma de autorregulación, lo que no deja de ser una especie de
privatización de la función de prevención de irregularidades (Blumbenger y García-Moreno, 2014, p.273; Sieber, 2013,
p.63).
Sobre lo anterior Moreira Nieto señala que “la autorregulación regulada es una importantísima aportación del Derecho
público para mantener el control sobre aquellos sectores empresariales dedicados a actividades o servicios que revistan
especial complejidad o riesgo” (Moreira Nieto, 2009, p.9 y19).
El “Compliance” es un término anglosajón que significa “cumplimiento” o “conformidad”, y se podría definir cómo el
conjunto de medidas y políticas que implanta la empresa con el fin de prevenir la delincuencia en su seno y cumplir con
la normativa. Debe asumir la función de establecer, aplicar y mantener medidas adecuadas para la detección de riesgos
delictivos en la empresa (Alonso, 2012, p.21-43). Se trata, pues, de medidas de las que se valen las empresas para
asegurarse de que sean cumplidas las reglas vigentes para ellas y su personal, que las infracciones se descubran y que,
eventualmente, se sancionen (Kuhlen, 2013, p.51).
Esta figura es el sistema de prevención de incumplimiento normativo que se implanta en una persona jurídica con el
objetivo de señalar los riesgos de delinquir, normalizar su detección, establecer un control y contar con unas medidas en
caso de que se produzca. El “Compliance” no tiene como objeto arrojar luz sobre los deberes ya existentes de los
empleados para así ofrecer un mejor cumplimiento de éstos; sino que más bien produce una “modificación” de estos
deberes y por tanto un carácter constitutivo y no meramente declarativo (Costa Sanjurjo, 2015, p.124).
4
Mientras que el Compliance” se encarga de evitar la comisión de los delitos mediante la prevención, la responsabilidad
penal de las personas jurídicas es el resultado cuando no hay programas de Compliance o estos no tienen las
características requeridas para la situación (Gómez Tomillo, 2016). Por ello en este proyecto sea analizan y aclaran los
aspectos teóricos-prácticos que deben tener en cuenta las empresas para no derivar en responsabilidades.
Al mismo tiempo el Compliance tiene en cuenta una serie de normas de conducta o códigos éticos y unos procedimientos
para su aplicación (Alonso Gallo, 2011). Se les puede definir como protocolos o mecanismos integrados -estatutaria,
orgánica y jerárquicamente- en la sociedad (Zugaldía Espinar, 2012), o programas o protocolos específicos a través de los
cuales los Gobiernos corporativos establecen el marco y los medios para un comportamiento generalizado de la empresa
respetuoso con lo establecido en las normas penales (Feijóo Sánchez, 2010).
Para cumplir aquellos programas se instaura la figura del Chief Ethics & “Compliance” Officer, considerado en
ocasiones como una evolución natural del Chief Compliance Officer. Se introduce de este modo la ética dentro de los
cometidos de cumplimiento o viceversa, lo cual tiene pleno sentido puesto que el cumplimiento de las normas es una
manifestación de un comportamiento ético en el desarrollo de los negocios.
Las normas, plasmadas en Códigos Éticos o de Conducta, incorporan un notable componente ético, y constituyen prueba
evidente de la vinculación de dicha esfera con la función de cumplimiento. Observar estos estándares éticos o las mejores
prácticas que vengan sugeridas a nivel sectorial constituye una obligación ineludible en algunas actividades. Así, para
entidades bancarias y financieras, por ejemplo, cuyo negocio se sustenta significativamente en generar confianza en los
usuarios, seguir estas prácticas éticas y estándares sectoriales es crítico hasta el punto que su incumplimiento de califica
como “riesgo de integridad”.
1
Todo ello debe ir encaminado de manera especial a un cambio de cultura empresarial, que se dirija a la idea de que el
cumplimiento normativo acabará siendo tanto o más importante que la propia producción, puesto que este cumplimiento
es el que determinará el buen nombre y dará sentido a la propia existencia de la empresa (Costa Sanjurjo, 2015, p.135).
Así, las empresas nacionales comienzan a invertir en el desarrollo de una política de “Compliance” (García, 2014), en un
diseño que va desde los requisitos mínimos de auditoría hasta un programa corporativo integral, que asegure el negocio y
le dote de mecanismo preventivos de vigilancia y control (Puyol Montero, 2015, p.91).
Por todo ello la figura del compliance officer u órgano que detenta la función de compliance o cumplimiento normativo
(Dopico Gómez-Aller, 2014) ha emergido con fuerza el ámbito de estudio de la responsabilidad penal corporativa. Es un
elemento clave ya que tras el administrador, es la figura más relacionada con el control y prevención de riesgos de
relevancia penal.
La figura del Responsable de Cumplimiento (Lesseps, 2013) puede ser definida como el guardián de la buena ciudadanía
corporativa de una organización. Su trabajo va desde crear y aplicar guías y políticas que aseguren la integridad de la
compañía hasta promover estándares éticos y valores que promuevan la fortaleza de la cultura laboral. Estos son también
quienes responden la llamada e los investigadores de gobierno (Atkins, 2014), y además ellos pueden trabajar dentro de
la organización que están evaluando o para agencias externas o compañías contratadas específicamente para hacer trabajo
de cumplimiento (Pérez Díez, 2013).
La interpretación de las funciones, derecho y responsabilidad de la figura del Compliance Officer, tiene que ajustarse, tal
como señala KPMG
2
a los objetivos de independencia e imparcialidad.
Hay que destacar las siguientes funciones como propias del “Compliance Officer”:
a) Mantener el conocimiento actual de las leyes, reglamentos y sus cambios más recientes.
b) Desarrollar el plan anual de trabajo de cumplimiento, que refleje los riesgos más altos de la institución.
c) El hecho de proporcionar la orienta a la junta de directores, a los altos directivos, al personal y a los
empleados en el cumplimiento de las normas.
d) La supervisión y control de la aplicación del programa de cumplimiento.
e) El desarrollo de políticas y programas que fomenten los gerentes y empleados a reportar cualquier sospecha
de fraude y otras irregularidades, sin tomar represalias.
f) la revisión periódica del programa a la luz de los cambios en las necesidades de la organización, en la ley, y
en las políticas y procedimientos del gobierno.
g) El desarrollo, la coordinación y la participación en un programa de educación que tiene por objeto
garantizar que todos los empleados y la dirección estén informados del modo de cumplir con los estándares
estatales pertinentes.
h) La coordinación y la revisión de las políticas de cumplimiento interno, incluyéndolas revisiones periódicas
de los departamentos de la empresa.
1
KPMG. Cuaderno número 6º. “Cumplimiento legal, ética e integridad”. Series de Cuadernos sobre Cumplimiento
Legal.
2
KPMG. Cuaderno número 6º. “Cumplimiento legal, ética e integridad”. Series de Cuadernos sobre Cumplimiento
Legal.
5
i) La respuesta a las investigaciones del gobierno las consultas que pudieran formularse.
j) La investigación, y las actuaciones que se lleven a cabo sobre los asuntos relacionados con el
cumplimientos, incluida la flexibilidad para diseñar y coordinar las investigaciones internas y con
cualesquiera otras acciones correctoras resultantes con todos los departamentos, los proveedores y los sub-
proveedores, los agentes y, en su caso, con por parte de contratistas independientes.
k) La supervisión de los procesos de revisión de auditoría externa manteniendo la conciencia y convicciones
derivadas de las cuestiones de cumplimiento, y en conjunto, con la Oficina del Asesor General y persona
directivo superior, dando cumplida respuesta a las investigaciones administrativas que se puedan llevar a
cabo y que se encuentren relacionadas con las cuestiones de cumplimiento y de auditoría (Puyol Montero,
2015, p.111-112).
Pese a la puesta en vigor la actividad del Compliance Officer siguen creciendo en España los casos y escándalos
empresariales de corrupción, fraude, y un largo etcétera (Fernández Fernández, 2004), que han supuesto la destrucción de
empleos, de valor para los accionistas, y un impacto moral persistente en la sociedad en general
Esto ha llevado al nacimiento de la Responsabilidad penal de las personas jurídicas y al llamado “compliance”, dotando
de una mayor relevancia a los órganos de gobierno corporativo y a ciertos perfiles profesionales, como los auditores
internos en cuanto a la Ética empresarial se refiere (Christopher y otros, 2009).
Como ya se ha visto las empresas tienen que implantar los programas de cumplimiento o Compliance y hacer frente a los
cambios que ello provoca, ya que existe la necesidad de ir más allá del mero desempeño “técnico” de sus funciones, sino
que todos los preocupados por el devenir de la empresa, deben esforzarse en desarrollar un fuerte enfoque moral, y no
sólo instrumental (Reynolds, 2000).
2.2. Cambios que se están produciendo en el modelo organizativo de la empresa
El primer cambio que deben afrontar las empresas viene recogido en la Circular 1/2016 de la Fiscalía General del Estado:
“La segunda condición del apartado 2 del art. 31 bis atribuye la supervisión del modelo de prevención de delitos
implantado a un órgano específico de la persona jurídica con poderes autónomos de iniciativa y de control, que deberá
ser creado específicamente para asumir esta función” (Circular 1/2016 FGE).
Este órgano de compliance penal, de naturaleza colegiada o unipersonal, según la Norma UNE PNE 19601
Sistemas de gestión de compliance penal. Requisitos con orientación para su uso”, puede ser:
“1) Órgano de la organización que tenga legalmente encomendada la función de supervisar la eficacia de los
controles internos de la misma. En el caso de sociedades cotizadas, sociedades emisoras de valores y sociedades de
interés público, es requisito legal la creación de una Comisión de Auditoría con la función de revisar los controles
internos.
2) Órgano o unidad de la organización ad hoc al que el órgano de administración le otorga poderes de iniciativa y
control.
3) En el caso de personas jurídicas de reducidas dimensiones el órgano de compliance puede ser el propio órgano de
gobierno.”
En este sentido la regulación española contempla la especificidad de las personas jurídicas de menor tamaño en el arts. 31
bis 3 CP, señalando:
En las personas jurídicas de pequeñas dimensiones, las funciones de supervisión a que se refiere la condición 2.º del
apartado 2 podrán ser asumidas directamente por el órgano de administración. A estos efectos, son personas jurídicas
de pequeñas dimensiones aquéllas que, según la legislación aplicable, estén autorizadas a presentar cuenta de pérdidas
y ganancias abreviada.
Por ello, la anterior estructura organizativa de las empresas deberán de coexistir con la incorporación de un Compliance
Officer, que es una persona formada, especializada y adecuada para las funciones que se le establezcan, y que tiene un
conocimiento amplio de la empresa (IESE, 2014).
3
No puede dejar de mencionarse que, sin perjuicio de las funciones propias del oficial de cumplimiento, siempre
corresponderá al órgano de administración establecer la política de control y gestión de riesgos de la sociedad y su
supervisión, que en las sociedades cotizadas tiene la condición de facultad indelegable (González Vaqué, 2017, p.14).
Así a efectos organizativos, el Consejo de Administración o su Presidente o Consejero Delegado será habitualmente el
órgano en quien recaiga la responsabilidad última del cumplimiento normativo en la empresa y probablemente la persona
a la que reportará (directa o indirectamente) el responsable de verificación de cumplimiento normativo, mientras que
3
IESE BUSINESS SCHOOL. 2014. En Iese.edu/es [web] 2014 [España] [Consulta Octubre 2018] Disponible en:
http://www.iese.edu/es/conoce-iese/prensanoticias/noticias/2014/enero/llega-sheriff-empresa
6
será el responsable de verificación de cumplimiento normativo quien se encargará de impartir formación al resto de áreas
de la organización y de monitorizar que los procedimientos y controles definidos para que el plan de cumplimiento sea
efectivo, se desarrollen e implanten conforme han sido diseñados (Ramírez Arbués y Díez De Revenga Ruiz, 2015, p.69).
Las relaciones entre el Compliance Officer y la asesoría jurídica de las empresas se pueden reconducir a la necesidad de
adecuar la estructura y las relaciones entre ambas figuras (una con un perfil más técnico y otra más organizativo) a lo que
el sector y la actividad de la organización en cuestión requiera (Volkov, 2014).
Con el departamento de riesgo operativo juega un papel de coordinación y asesoramiento en materia de aplicación
normativa por parte de Compliance y en materia de identificación, medición y seguimiento de los riesgos por parte del
Departamento de riesgo operativo. De forma conjunta diseñan los sistemas de control del cumplimiento normativo en el
negocio, sus procesos y la operativa implantados dentro de la organización (Ramírez Arbués y Díez De Revenga Ruiz,
2015, p.75).
Por todo ello, el Compliance program comprende un sistema de organización empresarial que va a incidir en toda la
empresa y en particular, en esferas muy relevantes como es su organigrama, las competencias de sus trabajadores, los
procesos de toma de decisiones, la asignación de recursos financieros, la canalización de los asuntos que requieran la
adopción de medidas disciplinarias y, en general, en todo lo que incida en la implantación de las medidas de seguridad,
control y vigilancia idóneas exigidas por el legislador (Ruano Mochales, 2017, p.5-6).
Otro aspecto que las empresas deberán de prever es la cultura empresarial, concretamente en el marco del
Compliancese acota refiriéndose a la integridad (Deloitte, 2015, p.2), al sometimiento a la legalidad o al respeto al
Derecho como lo denomina la Sala Segunda del Tribunal Supremo. A día de hoy no se han establecido unos contornos
específicos sobre este elemento no requerido pero deseable del modelo de organización y gestión (Fourey González,
2016).
Pero lo cierto es que el denominado código ético puede ayudar a plasmar mensajes básicos sobre los que se va a sentar el
modelo de organización y gestión y que deben marcar su confección para resultar operativo. Este código dibuja el origen
y razón de ser del programa de cumplimiento normativo. Se debe empezar por tener claro que el sobrenombre de “ético”
que se ha asignado a este documento no responde verdaderamente a la naturaleza de los contenidos que de forma común
comprende (Bacigalupo, 2016, p.5).
El valor e identidad propia de este documento se consolida entonces al constituir una verdadera declaración de
intenciones asentada en una fórmula heterogénea de valores esenciales, principios legales y derechos fundamentales que
ha de servir de pauta a los gestores y empleados para conocer la forma en que han de actuar y los límites a los que deben
aquietar el ejercicio de sus funciones. Constituye de este modo el Código un compromiso formalizado y documentado
por parte de la empresa de conducir la operativa empresarial de acuerdo con una cultura sólida. En este código tienen
cabida todas las pautas esenciales para la construcción de un modelo de organización idóneo y para su debida
interpretación (Ruano Mochales, 2017, p.4-5). Su objetivo será proporcionar formación, soporte y consejo a los gestores
sobre cómo plantearse hacer las cosas bien, tanto de un punto de vista ético como legal (Aznar y Vaccaro, 2015).
El Compliance program se adentra de este modo dentro de la política global de transparencia y se instituye como un
sistema informativo, así como una herramienta formativa, un manual que permite la consolidación y el aprendizaje de las
reglas que van a regir el desarrollo de la actividad empresarial (Ruano Mochales, 2017, p.7).
Todo ello redundará, no solo en una buena imagen corporativa, sino en un factor clave para la sostenibilidad de la
empresa, objetivo sobre el que construir el compromiso de la empresa con la sociedad a la que presta sus servicios, con
un entorno que deseará que permanezca en su territorio y con sus personas que se sentirán orgullosas de trabajar en la
misma (Gonzalo, J.F, San-Jose, L, Ruiz-Roqueñi, M, 2017, p.36).
3. La noción del Compliance en el sector turístico
Como se sabe, el turismo ha sido desde hace varias décadas uno de los factores impulsores del crecimiento económico
español y no cabe duda de que sigue siendo una actividad clave para la economía española (Cuadrado Roura y López
Morales, 2011, p.2).
El peso que posee el sector turístico en nuestro sistema económico se ve reflejado en datos como su aportación al PIB de
125.529 millones de euros en 2016, suponiendo un 11,2 % del total de dicho año, y el número de puestos de trabajo
alcanzado de 2,56 millones.
La relevancia del turismo no sólo radica en los efectos inmediatos que ejerce sobre las ramas de actividad que
suministran un producto principal que se considera como característico (desde la Hostelería y restauración, hasta los
servicios de transportes, agencias de viajes y servicios relacionados con la cultura y el ocio), sino también en los efectos
indirectos que ejerce sobre las ramas productivas que proporcionan factores productivos a las anteriores (Cuadrado Roura
y López Morales, 2011, p.7).
7
Ante la evolución que se está produciendo en los mercados hacia la globalización e internalización, se genera una mayor
concienciación de que las corporaciones empresariales no solo deben optimizar el beneficio de sus propietarios o
accionistas sino que deben tener en cuenta y atender las exigencias de otros grupos relacionados directa o indirectamente
con su actividad económica. Existe una creciente preocupación por la honestidad y ética de los directivos y líderes
empresariales, como consecuencia de desastres naturales y grandes escándalos financieros (Mariño Romero, 2015, p.91)
Como hemos visto, en apartados anteriores, a través del Compliance” las empresas no sólo cumplen con la ley por
razones instrumentales, para evitar sanciones legales, (Wright, 1998) sino que también guía los deberemos morales y
cívicos de las empresas (Krawiec, 2003, p.487).
Por ello, ser socialmente responsable no significa solamente cumplir plenamente las obligaciones jurídicas, sino también
ir más allá de su cumplimiento invirtiendo «más» en el capital humano, el entorno y las relaciones con los interlocutores.
La experiencia adquirida con la inversión en tecnologías y prácticas comerciales respetuosas del medio ambiente sugiere
que ir más allá del cumplimiento de la legislación puede aumentar la competitividad de las empresas (Comisión Europea,
2001).
Las empresas vinculadas al sector turístico tienen un importante peso económico y social (Gessa, 2008), y además este
sector se relaciona cada vez más con la demanda de un mayor nivel de calidad de vida y de una creciente preocupación
por la variable medioambiental, en el desarrollo de la actividad de estas empresas (Lopez, 2010).
En este contexto, nuestro sector turístico tiene que ser consciente que los cambios sociales y los nuevos modelos de
consumo demandan nuevos productos y servicios turísticos basados en criterios de sostenibilidad y responsabilidad
social, lo que ofrece un potencial considerable para este sector. El turismo basado en criterios de responsabilidad social
puede contribuir a crear riqueza, generando beneficios a las empresas y a las poblaciones de los destinos (Gomis, 2009).
Entonces, lo que se pide al sector turístico en general, y al hotelero en particular, es que adopte en sus políticas
empresariales las actividades propias de la RSC, para lo cual deberá implantar un comportamiento ético en la
organización, una apuesta decidida por acciones que preserven el medio ambiente que le rodea, una política de gestión
enfocada a tender las demandas de trabajadores y clientes y un decidido impulso por proteger y promocionar los valores
culturales de las zonas donde se halle ubicado. Ello supondrá diferenciación de cara al cliente y a la sociedad que
implícita en la misma, obteniendo un beneficio económico y que además un mayor desarrollo socioeconómico de los
entornos locales y la satisfacción de las expectativas de todas las partes, que de una forma u otra, tienen intereses o se ven
influidas por su actividad (Mariño Romero, 2015, p.92) .
Esto solo se podrá logar si las empresas poseen un perfecto conocimiento de las decisiones empresariales que supone
adoptar estos nuevos criterios de gestión, por lo que es interesante conocer los aspectos de gestión clave que un
profesional de la gerencia empresarial necesita conocer antes de emprender algún tipo de medida o política de RSC de
manera planificada, y como no mera respuesta a la estructura (Miller, 2001) y hábitos del sector, optimizando el retorno
ambiental de dichas medidas y, en consecuencia, optimizando también el retorno económico (García y Armas, 2007).
Todo lo anterior deriva en que ser responsable socialmente puede suponer para las empresas una cuestión estratégica de
la que dependa su éxito o fracaso. Aunque los resultados no parecen suficientemente concluyentes, varios estudios
afirman que hay una correlación positiva entre implantar políticas de responsabilidad social y el aumento de los
beneficios para los accionistas, de modo que la RSE supone una ventaja competitiva para las empresas (Fuentes, 2006).
Las compañías que se presentan más abiertas a los grupos de interés y que sitúan la responsabilidad social en el centro de
su estrategia de negocio logran ser más competitivas, atraer y retener a los mejores talentos y ganar acceso a nuevas
oportunidades de negocio (Gomis Rodríguez, 2009, p 16).
Según un estudio presentado por IBM Institute for Business Value. Según ese estudio el 68% de las empresas
encuestadas encontraba en las actividades de RSE una fuente de ingresos, y el 54% creía que las iniciativas de RSE
contribuían a aportar a sus compañías una ventaja competitiva.
Podemos añadir las siguientes ventajas específicas, para este sector, que se derivan de su correcta aplicación (Mariño
Romero, 2015, p.93):
Una mejora de la cuota de mercado y acercamiento entre aquellos viajeros y turistas que tienen, cada día más,
una creciente conciencia social y medioambiental.
Incremento, por término medio, del valor de su cotización bursátil a corto plazo, como reflejo de la mayor
fiabilidad que el público le otorga a las empresas socialmente responsables (Nicolau, 2008).
Mejores opciones para captar nuevos inversores sensibilizados con los principios sociales y medioambientales.
Favorecer el clima laboral interno, lo que atraerá hacia la organización a mejores empleados y se conseguirá un
aumento de su fidelización, evitando el riesgo de una excesiva rotación de los puestos de trabajo.
Un mayor entendimiento con las autoridades y comunidades locales que desean un tipo de turismo que se
asegure su mayor rentabilidad económica y social.
Un mejor posicionamiento y disponibilidad para hacer frente a riesgos y oportunidades del mercado.
Una mayor implicación en RSC de las empresas hoteleras, conllevará mayores niveles de rentabilidad,
independientemente de su tamaño (García y Armas, 2007).
8
En definitiva, la responsabilidad social ofrece muchas oportunidades a la empresa, como reforzar su imagen de marca, la
fidelización de clientes, aumento de la confianza de accionistas e inversores y de la sociedad; motivación y cualificación
de los recursos humanos, atracción y retención de talento, innovación, creación de valor para el accionista (Gomis
Rodríguez, 2009, p 17). Esta evolución le permite a las empresas conocer las opiniones del resto de grupos de interés,
mejorando sus resultados financieros a medio y largo plazo gracias a una política de comportamiento empresarial social
(Bernadette, 2001).
3. METODOLOGÍA: ENTREVISTAS EN PROFUNDIDAD
Una vez expuesto y analizado, en profundidad, la teoría referente al objeto de estudio de este trabajo de investigación se
procede a desarrollar el estudio de campo, que como se indicó en la introducción, constará de entrevistas en profundidad.
Este estudio tenía como objetivo verificar el conocimiento y trascendencia, que concretamente, tiene la implantación del
Cumplimiento Normativo o Compliance en las empresas hoteleras de la ciudad de Cáceres. El hecho de optar por las
empresas hoteleras frente a cualquier otro tipo de empresa fue básicamente la gran trascendencia que tiene esta actividad
económica en nuestra región y el impacto que produce su desarrollo en nuestra sociedad más cercana.
Simultáneamente al desarrollo teórico se realizaron varias encuestas dirigidas a los directores y responsables de los
hoteles de la ciudad de Cáceres. La cuestión a que se pretende dar respuesta en este trabajo es, desde una visión más real,
cómo hoy en día las empresas turísticas de la ciudad conocen, conciben, desarrollan e interiorizan la actual cuestión
Compliance y sus múltiples beneficios y oportunidades.
El método de investigación seleccionado se basó en la recogida de datos y de información necesaria para lograr el objeto
de investigación. Para ello se realizaron consultas bibliográficas y encuestas dirigidas a los directores de hotel de
Cáceres. Estas encuestas se dirigieron a los directores y responsables de hotel por ser personas con conocimiento y
experiencia, más que contrastadas, sobre cómo funcionan y qué prácticas son desarrolladas en estas empresas. Los
hoteles que han constituido la muestra de esta investigación son el “Hotel La Boheme”, el “Hotel Iberia” y el “Hotel
Soho Boutique Casa Don Fernando”.
En la metodología de investigación se pretende dar a conocer la opinión de los directores de hotel sobre el conocimiento
y la transcendencia del Compliance, en el aspecto legal y sobre todo en el marco teórico. En este sentido, se elaboró una
encuesta teniendo siempre en cuenta la cuestión y objetivo de esta investigación anteriormente señalados.
Los encuentros o entrevista abarcaron, aproximadamente, unos 15 minutos y se realizaron en los hoteles mediante el
apoyo de un guion (ver anexo I) elaborado a partir de todo lo expuesto anteriormente.
Las preguntas de las entrevistas, que se encuentran en el Anexo I, se dividen en dos bloques dependiendo de si la persona
entrevistada posee conocimientos o información a acerca de los órganos de cumplimiento, de su alcance y de su
beneficios.
Si la persona en cuestión se encontraba en el primer bloque las preguntas de la primera parte de la entrevista iban
dirigidas a una introducción teórica y a la evaluación del momento y razón de la implantación de esta figura en el hotel.
En una segunda parte, se pretende evaluar los cambios y evolución que había sufrido el hotel a raíz de esta incorporación.
Por fin, en una tercera parte se pide la opinión sobre la medición de los beneficios y el devenir próximo y lejano del
Compliance.
En el segundo bloque al no disponer de esos conocimientos las entrevistas son más cortas y comenzando siempre con una
introducción para poner en contexto al entrevistado. A continuación se le intenta hacer ver tanto el efecto legal como
ético de esta figura y sus múltiples beneficios. Finalizando con la opinión de considerar necesario o no su implantación
para el devenir de su hotel.
En ambos bloques se les otorgó la opción de puntualizar aquellas cuestiones que no habían sido tenidas en cuenta durante
la entrevista, siendo más fructífero los resultados con ello. En base a estos encuentros, se han obtenido los resultados de
este trabajo, que son datos exclusivamente cualitativos, pero que permitirán adentrarnos en el último capítulo del
proyecto: las conclusiones.
4. DISCUSIÓN
Como se ha especificado anteriormente, las preguntas de las entrevista se dividen en dos bloques claramente diferentes,
por lo que las cuestiones relacionadas con el primero fueron respondidas por el “Hotel Iberia” y las correspondientes al
segundo bloque fueron resultas por el “Hotel La Boheme” y el “Hotel Soho Boutique Casa Don Fernando”. Los
resultados obtenidos en la presente investigación tienen importante repercusiones prácticas y recomendaciones para la
gestión hotelera de nuestra región.
9
Para llegar a conocer el grado de conocimiento que los hoteles tienen sobre el Compliance” se han realizado las
siguientes preguntas: 1.1 Me podría decir con pocas palabras ¿qué entiende por compliance? 1.2. ¿Cuándo decidió el
hotel implantar normativas de Compliance? - 2.1. ¿En su empresa se ha implantado el compliance? 2.2 ¿No conoce
ningún aspecto relacionado con esta figura? En términos generales la mayoría de los hoteles que se han sometido al
estudio tenían pocos conocimientos relativos al Compliance, incluso llegando en algunos casos a ser totalmente ignorado.
La organización que si disponían de estos programas de cumplimiento lo ha implantado hacia un breve espacio de
tiempo.
El segundo aspecto que se ha querido contrastar ha sido la importancia de poner en práctica las sugerencias emanadas de
la nueva ampliación legal. Para ello se ha realizado la pregunta 2.3. ¿Piensa aplicarlo ahora? Tras contar y destacar la
importancia de esta figura en la mayoría de casos las empresas no consideran ninguna razón de suficiente peso cómo para
contar con estos programas. El tercer aspecto a reseñar ha sido conocer si los entrevistados ven el “Compliance” desde un
enfoque legal, por el contrario, más relacionado con la ética que toda empresa debe respetar. Para ello se ha preguntado:
2.4. ¿Cree que esta figura se refiere solo a cumplimiento de la ley? 2.5. ¿Cree en el doble efecto positivo de esta
figura?).Por ello en las siguientes respuestas se pone de manifiesto que estas empresas no consideran que existe una
relación entre el Compliance con la ley, y mucho menos con la ética.
El cuarto aspecto que intenta mostrar la entrevista es llegar a conocer la principal razón de implantación de esta figura,
consiguiéndose esto a través de las siguientes preguntas: 1.3 ¿Cuál fue el motivo por el cual su hotel consideró la
necesidad de introducir normas de Cumplimiento Normativo en sus estructuras organizativas? ¿Fue por exigencia de la
Ley únicamente? En el hotel, que cuenta con dicha figura, la principal motivación fue el cumplimiento legal, dejando a
un lado el componente ético El quinto aspecto que se ha querido ver es la importancia personal que dan los directivos a
esta cuestión. Para ello se ha preguntado: 1.4. Usted, como directivo, ¿por qué cree necesaria la implantación de estas
normas en la empresa? El directivo respondió que mediante el acatamiento de la ley el hotel ha podido emprender un
cambio de mentalidad, manteniéndose así al corriente de los cambios que se están produciendo.
A través de las siguientes preguntas se ha querido constatar los cambios y mejoras que ha supuesto la implantación del
Compliance: 1.5. ¿Qué cambios a nivel organizativo y estructural se produjeron en la empresa? 1.6. Un punto
determinante en Compliance es sin duda su transparencia y efectividad ¿Qué medios utiliza su hotel para responder ante
ambas cuestiones? 1.10. Si de verdad se quiere que exista una involucración de todos los grupos de interés (proveedores,
clientes, trabajadores, equipo directivo, etc.) para que resulte exitosa la implantación de estas normas, debemos
“educarles”. ¿Cómo se educa en su hotel a los distintos grupos? ¿Qué involucración tiene el equipo directivo? ¿Existe
una comunicación horizontal y vertical así como descendente y ascendente para que toda persona pueda ser partícipe de
este cumplimiento normativo? En el hotel que si dispone de esta figura se han producido cambios a nivel organizacional
y una nueva distribución de funciones, y además se realizó una formación y actualización del personal, para que fueran
conscientes de la nueva evolución y directrices del hotel. Para poder saber la vigilancia y actualización que se tiene sobre
esta figura se pregunta en la entrevista: 1.7. La revisión y el control. ¿Cada cuánto se revisan y controlan las obligaciones
que quiere cumplir? ¿Lo hace la propia empresa de forma interna, o a través de una empresa auditora? ¿Existe un control
exhaustivo en su hotel para que la empresa cumpla con rigor la normativa? A fecha de hoy, aunque exista un control
interno, en este no se han producido una actualización importante desde su incorporación.
La implantación del Compliance no se ha producido en un número considerable de hoteles, por lo que estos no podrán
optar a los múltiples beneficios y oportunidades específicos que aparecen en el apartado 7 de este trabajo. Uno de los
aspectos fundamentales de la entrevista ha sido conocer la concepción de ventaja competitiva o no que tienen los
entrevistados sobre la figura objeto de estudio. Su introducción fue mediante las preguntas: 2.6. ¿Con ello piensa en que
puede servir de ventaja competitiva sobre el resto de hoteles? 2.7 ¿Estaría la empresa dispuesta a incorporarlo? Y a dar
parte de sus recursos en el desarrollo ético Se determina, a través de estas, que la mayoría antepone los costes que
supondría a los programas de cumplimiento. Actualmente en estas empresas los programas de cumplimiento son
marginales, ya que su atención se centra en criterios como los comentarios, la atención al cliente, etc., no considerando
esta figura como una oportunidad para tener una ventaja competitiva.
El siguiente aspecto que se ha querido contrastar ha sido la importancia que dan los directivos a la no tenencia de este
tipo de programas. Su planteamiento fue el siguiente: 2.8. ¿Cree que su desconocimiento le ha podido pasar factura a la
empresa si se hubiese cometido algún tipo de delito? 2.9 Con lo expuesto ¿considera necesario su implantación para el
devenir positivo del hotel? Con esto último estas empresas no creen relevante esta figura para la supervivencia del hotel,
ni llegan a ver los posibles efectos negativos que conllevan la no tenencia de la misma.
El penúltimo aspecto que se ha querido reseñar ha sido conocer si los entrevistados pueden llegar a cuantificar y medir
los beneficios que aporta los programas de cumplimiento. Las preguntas para ello fueron: 1.8. Muchos estudios dejan ver
que las empresas que disponen de estos programas de cumplimiento son percibidas por la sociedad como organizaciones
ambiciosas, dinámicas, pioneras y avanzadas. ¿Es este el caso de su hotel? ¿Cómo lo han podido medir? ¿Cree que ha
mejorado la reputación e imagen del hotel tras la implantación de la normativa? 1.12. ¿cree que un departamento de
Compliance y el establecimiento de normas específicas que se adapten a su cultura, pueden provocar beneficios
medibles?, ¿es sólo a nivel cualitativo (p.ej. en la reputación) o también a nivel cuantitativo (p.ej. en los beneficios,
ventas)? Todos los hoteles coincidieron que no se puede medir los beneficios que aporta o podría dar la figura.
10
Obviamente los hoteles que no disponen de estos programas no se podrán beneficiar, pero los que cuentan con ellos
esperan que en un futuro estos beneficios vengan de la mano gracias a la imagen, reputación y buen servicio de sus
empleados, fruto de la cultura empresarial y el cumplimiento normativo. Este hotel estima que se ha tenido una
ignorancia acerca de esta figura pero que su implantación en su establecimiento provoca una mejor formación y ética en
sus empleados, provocando con ello en los servicios finales que se dan.
El último aspecto que la entrevista ha pretendido destacar es la visión u opinión de futuro que los directivos, de nuestra
región y concretamente del sector hotelero, tienen del Compliance. Esto se planteó de la siguiente forma: 1.13.-2.10
Finalmente, ¿Se atrevería a predecir el desarrollo futuro e importancia que puede tener esta figura en el sector hotelero
regional? 1.11. Comparándose con otras empresas del sector hotelero de la región, ¿en qué punto cree que se encuentra
su hotel respecto a Compliance? ¿Mejor, igual o peor? Por todo ello, en el sector hotelero de Cáceres existe la
concepción de que esta figura podría ser útil pero, a día de hoy, no necesaria. Lo cierto es que el Compliance es una
semilla que de forma pausada y a largo plazo dará frutos y beneficios, tanto para la sociedad como para las empresas.
Pero para ello habrá que cuidarla y conocerla bien, con el objetivo de llegar a ser un extraordinario logro.
5. CONCLUSIONES
Tras lo expuesto anteriormente y cumpliendo con el objetivo principal de este trabajo, se puede observar y determinar
que existe un grado relativamente bajo de conocimiento e implantación por parte de nuestro sector hotelero de la figura
del Compliance.
Los hoteles que han constituido la muestra de esta investigación son el “Hotel La Boheme”, el “Hotel Iberia” y el “Hotel
Soho Boutique Casa Don Fernando”. A través de sus características y de las respuestas obtenidas se puede determinar
que los hoteles de gran tamaño y que tienen una actuación más amplia que la regional si contemplan y se benefician del
Compliance. El pequeño tamaño de los hoteles influye en gran medida en su no aplicación, ya que los recursos que
poseen suelen ser más reducidos y se centran en otros aspectos más específicos de su sector.
Cumpliendo con los objetivos específicos y según lo desarrollado en este trabajo, estos empresarios tienen que tener en
cuenta que el “Complianceo Programas de cumplimiento son un conjunto de medidas dirigidas a asegurar un adecuado
nivel de acatamiento de la ley dentro de las personas jurídicas. Consisten en una serie de normas de conducta o códigos
éticos y unos procedimientos para su aplicación (Alonso Gallo, 2011).
Además, para su aplicación se deberá diseñar y desarrollar un programa de cumplimiento teniendo en cuenta los
contenidos mínimos recogidos en el artículo 31 bis.5 del CP. En lo que afecta a las PYMES existe una regulación más
laxa, con el objetivo de ajustarse a la realidad de estas empresas.
Hay que recordar que no existe un modelo universal, ya que cada persona jurídica es diferente, y aunque perteneciendo al
mismo sector puedan presentar aspectos en común, los programas preparados para unas y otras pueden no encajar (Goena
Vives, 2017, p.329 y ss).
Estos programas tienen que ser revisados y actualizados con frecuencia, ya que su eficacia es un aspecto esencial.
Con su implantación las empresas tienen que tener en cuenta que el compliance program comprende un sistema de
organización empresarial que va a incidir en toda la empresa y en particular, en esferas muy relevantes como es su
organigrama, las competencias de sus trabajadores, etc. (Ruano Mochales, 2017).
Mediante el Compliance no solo se consigue el cumplimiento normativo sino que se produce un desarrollo de la ética
empresarial, traduciéndose en un cambio cultural en principio y luego en una forma de trabajo que genera ventajas
competitivas y asegurará la sostenibilidad de la empresa.
En este sentido, podemos hay que destacar que las organizaciones deben conocer e implantar correctamente el
Compliance para ajustarse a esta realidad tan relevante, pero no solo con el objetivo de cumplir con la normativa vigente,
sino también con el de adelantarse y beneficiarse de la gran revolución cultural y ética que se está produciendo a raíz de
esta figura
Las empresas que disponen de estos programas de cumplimiento son percibidas por la sociedad como organizaciones
ambiciosas, dinámicas, pioneras y avanzadas.
En el marco hotelero sea hecho mención a su concepción como gasto pero se le debe de considerar como una inversión,
debido a sus múltiples beneficios y oportunidades. Con esta última reflexión se llega a la conclusión de que el
Compliance es algo más que una mera Ventaja competitiva.
Por todo ello, en un mundo complejo, globalizado, con un déficit político y un evidente vacío ético, las empresas
desempeñan un papel de gran trascendencia a la hora de generar progreso y configurar, con ello, el mundo (Woot, 2005).
En definitiva, estamos ante un escenario que debería conducir hacia una cultura empresarial que recupere los valores de
gestión responsable y que, combinado con estructuras organizativas modernas, constituirá un factor clave para el éxito
empresarial pensado a largo plazo y con beneficios que no sólo son los que se refleja en una cuenta de resultados. Los
11
procesos de cambio y modificación de culturas, incluso las empresariales, requieren tiempo, pero se presentan como un
nuevo reto no sólo para la cultura empresarial y el buen gobierno corporativo, sino también para la justicia penal
(Bacigalupo Saggese, 2012).
6. LIMITACIONES DEL ESTUDIO
Tras el desarrollo del estudio, es conveniente realizar un balance de las limitaciones que puede contener, así como de
aquellas adversidades que se han tenido que sobrepasar a la hora de realizar este proyecto.
Una de las principales dificultades ha sido encontrar, dentro de un campo tan amplio y desarrollado como es el
Compliance, estudios e investigaciones sobre esta figura aplicadas al sector hotelero. Las publicaciones sobre el
Compliance en el sector hotelero son un tanto dispersas entre un gran número de revistas y publicaciones y de una escasa
profundidad, de forma que ha aumentado la complejidad de su búsqueda y análisis.
Por otro lado, el estudio se ha basado en una muestra probabilística de conveniencia, por lo que los resultados obtenidos
tienen sus limitaciones a la hora de extrapolarlos al resto del sector hotelero de la ciudad. En relación a la muestra del
estudio, también hay que tener en cuenta que los resultados y conclusiones se han centrado en las perspectivas y
opiniones que han aportado los directivos y responsables, existiendo la posibilidad de no haberse tenido en cuenta otros
aspectos.
A pesar de las limitaciones mencionadas, los resultados y conclusiones que el estudio refleja son de interés para llegar a
conocer el grado de aplicación del Compliance y del avance ético que supone en nuestro sector hotelero. Estas
limitaciones sientan las bases para futuros estudios y plantean nuevos interrogantes que tendrán que ser resueltos en
futuras investigaciones, consiguiéndose así prosperar en el conocimiento del Compliance y de la cultura empresarial.
6. REFERENCIAS
Alain Casanovas, Y (2012): Legal Compliance. Principios de Cumplimiento Generalmente Aceptados. Economist y
jurist, Difusión Jurídica.
Alonso, E (2012): Los informes de cumplimiento normativo, compliance. Madrid, Cuadernos de Derecho para Ingenieros.
Alonso Gallo, J (2011): Los programas de cumplimiento. Madrid, Thompson Reuters.
Arocena, G.A. (2017): acerca del denominado “criminal compliance. Revista Crítica Penal y Poder 2017, nº 13, Octubre
(pp.128-145) Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos Universidad de Barcelona.
Artaza Varela, O (2013): La empresa como sujeto de imputación de responsabilidad penal. Fundamentos y límites,
Madrid, Marcial Pons.
Artaza Varela, O (2013): Sistemas de prevención de delitos o programas de cumplimiento. Breve descripción de las
reglas técnicas de gestión de riesgo empresarial y su utilidad en sede jurídica penal, Política Criminal. Revista
Electrónica Semestral de Políticas Públicas en Materias Penales, ISSN-e 0718-3399, Nº. 16,
Artaza Varela,O (2014): Programas de cumplimiento. Breve descripción de las reglas técnicas de gestión del riesgo
empresarial y su utilidad jurídico-penal. En Mir Puig, S (dir.), Corcoy Bidasolo, M (dir.), Gómez Martín, V (dir.), Hortal
Ibarra, J.C (coord.), Valiente Ivañez, V (coord.): Responsabilidad de la empresa y compliance programas de prevención,
detección y reacción penal. Madrid, Edisofer.
Atkins, S (2014): 60% of Compliance Officer are women-and that may be a bad thing. Quartz. 28 de marzo de 2014.
Aznar, E., & Vaccaro, A. (2015). make Way for the chief integrity officer: beyond compliance. IESE insight, (27).
Bacigalupo Saggese, S (2012): Ética empresarial y responsabilidad penal de las empresas. Fundación General,
Universidad Autónoma de Madrid., ISSN: 1139-9325.
Bacigalupo, S (2016): Cultura de cumplimiento e integridad: elemento clave de la prevención de riesgos penales”,
Revista Internacional de Transparencia e integridad, nº 2, Sept-Dic.
12. Blumenberg, Axel-Dirk y García-Moreno, B (2014): Retos prácticos de la implementación de programas de
cumplimiento normativo, en Mir Puig, S, Corcoy Bidasolo, M y Gómez Martín, V.: Responsabilidad de la empresa y
compliance. Madrid-Buenos Aires-Montevideo: Edisofer-BdeF. En Sieber, U. (2013): Programas de ‘compliance’ en el
Derecho penal de la empresa, El derecho penal económico en la era de la compliance. Valencia: Tirant lo Blanch.
Bock, D (2013): Compliance y deberes de vigilancia en la empresa, en: Kuhlen, L; Montiel, J.P; Ortiz De Urbina
Gimeno, Í (Eds.), Compliance y teoría del Derecho Penal, Madrid: Marcial Pons, 2013, pp. 107-124, p. 108.xc.
12
Bernadette M. Ruf, (2001): An Empirical Investigation of the Relationship Between Change in Corporate Social
Performance and Financial Performance: A Stakeholder Theory Perspective. Journal of Business Ethics. Volume 32,
Issue 2, pp 143156.
Christopher, J., Sarens, G., & leung, P. (2009): a critical analysis of the independence of the internal audit function:
evidence from Australia. Accounting, auditing & accountability Journal, 22(2), 200-220.
Circular 1/2011, relativa a la responsabilidad penal de las personas jurídicas conforme a la reforma del código penal
efectuada por ley orgánica número 5/2010, Madrid, España, de 1 de junio del 2011.
Comisión Europea (2001): “Libro Verde: Fomentar un marco europeo para la responsabilidad social de las empresas”.
Costa Sanjurjo, P (2015): Organización de empresas y responsabilidad penal corporativa, Barcelona, Universidad
Politécnica de Cataluña.
Cuadrado Roura, J.R y López Morales, J.M (2011): El Turismo: Un sector clave en la economía española, Universidad
de Alcalá, Junio.
Deloitte, (2015): Building world-class ethics and compliance programs: Making a good program great,
ttps://www2.deloitte.com/.../Deloitte/.../us-aers-building-a-world.
Dopico Gómez-Aller, J (2014): Posición de garante del Compliance Officer por infracción del “deber de control”: una
aproximación tópica, en VV.AA: Crisis financiera y Derecho penal económico, Madrid-Buenos Aires, Edisofer.
Elguero, J.M (2013). 'Compliance Program', ¿y eso qué es? El Confidencial. http://blogs-
elconfidencial.com/economia/tribuna/2013-11-29/Compliance-program-y-eso-que-es_60229/.
Feijóo Sánchez, B (2010): “La responsabilidad penal de las personas jurídicas”, Civitas-Thomson.
Fernández Fernández, J. l. (2004): Finanzas y Ética. La dimensión moral de la actividad financiera y el Gobierno
Corporativo. Universidad pontificia comillas. Madrid.
Fourey González, M (2016): Compliance penal: fundamento, eficacia y supervisión. análisis crítico de la circular 1/2016
de la Fiscalía General del Estado, Actualidad Jurídica Uría Menéndez, nº 43.
Fraga Gómez, O (2013): Responsabilidad penal de las personas jurídicas. Los modelos de organización y gestión,
“Compliance”, en el Proyecto de reforma del Código Penal, Santiago de Compostela, Cuaderno Electrónico de Estudios
Jurídicos.
Fuentes, F., Veroz, R. y Saco, F. (2006): La responsabilidad social corporativa en la gestión de los recursos humanos. En
Vargas Escudero, L. (2006): “Mitos y realidades de la Responsabilidad Social Corporativa en España. Un enfoque
multidisciplinar”, Navarra Thomson-Civitas,
Gallego Soler, J.I (2014): “Criminal compliance y proceso penal: reflexiones iniciales” en: Mir Puig, S; Corcoy Bidasolo,
M; Gómez Martín, V (Dirs.); Hortal Ibarra, J.C; Valiente Ibáñez, V (Coords.): Responsabilidad de la empresa y
compliance. Programas de prevención, detección y reacción penal, Montevideo-Buenos Aires: B de F, pp. 195-229.
García, J. (2014). “¿Por qué todas las empresas buscan un legal Compliance Officer? La Vanguardia.
https://www.lavanguardia.com/economia/tu-espacio-profesional/20140715/54411814001/empresas-legal-compliance-
officer.html.
García Cavero, P (2014): Criminal Compliance, Lima, Palestra Editores.
García Cavero, P. (2015): Compliance y lavado de activos, en Centro de Investigación Interdisciplinaria en Derecho
Penal Económico (C.I.I.D.P.E.).
García Rodríguez, F.J y Armas Cruz, Y.M (2007): Relation between social environmental responsibility and performance
in hotel firms. International Journal of Hospitality Management, 26 (4), 824-839.
Gessa, A, Ruiz, A & Jiménez, M.A (2008): La responsabilidad social corporativa como modelo de gestión hotelera.
Implantación y desarrollo en la red de paradores. En L. Pindado y G. Payne (Coord), Establecimiento puentes en una
economía global, building bridges in a global economy: XXII Congreso Anual de AEDEM y VI International Conference
IABD. 260-262. Madrid: ESIC Editorial
Goena Vives, B (2017): Responsabilidad penal y atenuantes en la persona jurídica, Madrid, Marcial Pons. 35. Gómez-
Aller, D (2013): Posición de garante del Compliance Officer por infracción del deber de control. Una aproximación
tópica. En Arroyo Zapatero, L y Nieto Martín, A.: El derecho penal económico en la era Compliance., Valencia,
Editorial Tirant lo Blanch.
Gómez-Jara Díez, C (2016): “Fundamentos de la responsabilidad penal de las personas jurídicas”, en: Bajo Fernández,
M; Feijoo Sánchez, B.J; Gómez-Jara Díez, C: Tratado de responsabilidad penal de las personas jurídicas. 2ª ed,
Navarra: Aranzadi, 2016, pp. 89-119, pp. 105-107.
13
Gómez-Jara Díez, C (2016): “La culpabilidad de la persona jurídica”, en: Bajo Fernández, M; Feijoo Sánchez, B.J;
Gómez-Jara Díez, C: Tratado de responsabilidad penal de las personas jurídicas. 2ª ed, Navarra: Aranzadi, pp. 143-219.
38. Gómez Tomillo, M (2016): Compliance Penal y Política Legislativa. El deber persona y empresarial de evitar la
comisión de ilícitos en el seno de las personas jurídicas, Valencia, Tirant Lo Blanch.
Gomis Rodríguez. A, Álvarez Sousa. A, Rego Veiga. G, Leira López. J, Caramés Valo. R, Andrade Suárez. M.J (2009):
La responsabilidad social orporativa como oportunidad para las empresas turísticas, Revista de ocio y turismo, Coruña,-
Nº 2 - pp. 11 43.
Gonzalo, J.F, San-Jose, L, Ruiz-Roqueñi, M (2017): El Moral Compliance, una herramienta para facilitar la ética y la
sostenibilidad en las organizaciones. Revista de Responsabilidad Social de la Empresa, N º 26, Cuatrimestre II.
Goñi Sein, J.L (2014), "Programas de cumplimiento empresarial (compliance programs): aspectos laborales", en: Mir
Puig, S; Corcoy Bidasolo, M; Gómez Martín, V (Dirs.); Hortal Ibarra, J. C; Valiente Ibáñez, V (Coords.),
Responsabilidad de la empresa y compliance. Programas de prevención, detección y reacción penal, Montevideo-
Buenos Aires: B de F, 2014, pp. 367-419.
González Vaqué, L (2017): Reflexiones y dudas sobre la responsabilidad penal de las empresas agroalimentarias, Revista
Aranzadi Unión Europea Iss. 7 (2017) p. 41 - 53 ISSN: 1579-0452: http://works.bepress.com/luis_gonzalez_vaque/234/.
Gutiérrez Pérez, E (2015): Los compliance programs como eximente o atenuante de la responsabilidad penal de las
personas jurídicas. la “eficacia e idoneidad” como principios rectores tras la reforma de 2015, Revista General de
Derecho Penal 24.
Hormazábal Malarée, H. (2017): “Qué es el Compliance”, Revista Crítica Penal y Poder, nº13.
Juanes Peces, Á (2017): Compliance Penal, Madrid, Lefebvre-El Derecho. 46. Krawiec, K.D (2003): El cumplimiento
cosmético y el fracaso de la gobernanza negociada. Wash. ULQ, 81, 487.
Kuhlen, L. (2013): Cuestiones fundamentales de compliance y Derecho penal, en Kuhlen, L Pablo Montiel, J Ortiz de
Urbina Gimeno, I (eds.): Compliance y teoría del Derecho penal, Buenos Aires, Marcial Pon.
Lesseps (2013): La reforma en relacióna la responsabilidad penal de las personas jurídicas y los programas de
Compliance, 24 de diciembre de 2013.
Ley Orgánica 10/1995, Boletín Oficial Del Estado, Madrid, España, de 23 de noviembre del 1995.
Ley Orgánica 5/2010, Boletín Oficial Del Estado, Madrid, España, de 22 de junio del 2010.
Ley Orgánica 1/2015, Boletín Oficial Del Estado, Madrid, España, de 30 de marzo del 2015.
Lopes, E.R. (2010): A constelaca do turismo na economía portuguesa, Mirandela. Edicoes Jornal Sol
Mariño Romero, J.M (2015): La responsabilidad social corporativa en el sector hotelero: propuesta de una media del
desempeño a través de variables es de marketing. Tesis Doctoral, Universidad de Extremadura, Cáceres.
G. Miller, “Corporate responsibility in the UK tourism industry”. Tourism Management, 22, 589-598, 2001.
Moreira Neto, D.F. (2009); Crisis y regulación de mercados financieros. La autorregulación regulada: ¿una respuesta
posible?, en Revista de Administración Pública, n. º 180.
Muñoz Cuesta, J., y Ruiz De Erenchun Arteche, E (2015): Cuestiones prácticas sobre la reforma penal de 2015, Cizur
Menor, Aranzadi.
Neira, A. M (2016): La efectividad de los criminal compliance programs como objeto de prueba en el proceso penal.
Polít. crim. Vol. 11, Nº 22 (Diciembre 2016), Art. 5, pp. 467-520.
Nieto, A (2007): ¿Americanización o europeización del Derecho Penal Económico? Revista Penal, 19. 59. Nieto
Martín, A (2013): «Problemas fundamentales del cumplimiento normativo en el Derecho Penal», en Kuhlen, L., Montiel
J.P, y Ortiz De Urbina, I., Compliance y teoría del derecho penal. España, Marcial Pons.
Pastor Muñoz, N. (2006): La respuesta adecuada a la criminalidad de los directivos contra la propia empresa: ¿Derecho
penal o autorregulación empresarial?, Barcelona, InDret,
Pérez Díez, S (2013): “Corporate Compliance Officer”. Famped Abogados & Gestores.
Puyol Montero, J (2015): La figura del Compliance Officer: características y responsabilidades. En Sáiz Peña C.A,
(coord...), Compliance, cómo gestionar los riesgos normativos en la empresa, Cizur Menor, España: Aranzadi.
Ramírez Arbués, F.J y Díez De Revenga Ruiz, A (2015): El compliance en las organizaciones. Relación entre
Compliance y otras áreas de la empresa. Compliance y Gobierno corporativo. En Sáiz Peña C.A, (coord...), Compliance,
cómo gestionar los riesgos normativos en la empresa, Cizur Menor, España: Aranzadi.
14
Reynolds, M.A (2000): professionalism, ethical codes and the internal auditor: a moral argument. Journal of Business
Ethics, 24(2), 115-124.
Robles Planas, R. (2015): El responsable de cumplimiento (Compliance Officer) ante el Derecho penal, en Robles
Planas, R: Estudios de dogmática jurídico-penal. Fundamentos, teoría del delito y Derecho penal económico, Buenos
Aires Montevideo, B de f.
Ruano Mochales, M.T (2017): El Compliance Program como mecanismo de organización, prevención y enjuiciamiento.
Revista internacional Transparencia e integridad, R.I.T.I. nº 3 Enero-Abril.
Sáiz, C. (2012). Universo Compliance (II): Pero entonces ¿qué es el Compliance? Diario Jurídico.com.
https://www.diariojuridico.com/universo-compliance-ii-pero-entonces-que-es-el-compliance/.
Sáiz Peña C.A (2015): Compliance, conceptos e introducción. En Sáiz Peña C.A, (coord...), Compliance, cómo gestionar
los riesgos normativos en la empresa, Cizur Menor, España: Aranzadi.
69. Saura Alberdi. B. (2017): Compliance para el sector de gran consumo: Hacia una verdadera ética empresarial,
Alimarket, S.A.
Svarzman, M (2004): la función de compliance. https://iaia.org.ar/revistas/elauditorinterno/04/artiuclo1.html.
UNE-ISO 19600:2015; Sistemas de gestión de compliance. Directrices; de 15 de abril de 2015.
Vagadia, B (2014). Enterprise Governance. Driving Enterprise Performance Through Strategic Alignment. Londres:
Springer-Verlag Berlin Heidelberg.
Vilaplana Villajos J.L (2016): El compliance, un cambio de actitud en las empresas. La ética del cumplimiento. Revista
la TOGA de Sevilla, Enero - Junio 2016 nº 192.
M.Volkov, “Redefining the relationship of the general counsel and chief compliance officer”. In Transforming
Compliance: Emergin Paradigms for boards, Management, Compliance Officers and government, M. Greenberg, RAND
Corporation Santa Monica, CAUSA, 2014. http://compliancestrategists.com/pro/wp-content/uploads/2013/10/RAND-
Volkov-WPprepub6.3.2014.pdf.
WOOT, Ph. (2005): Should Prometheus Be Bound? Corporate Global Responsibility, Palgrave Macmillan, New York.
Wright, M.S (1998): Factores que motivan la gestión proactiva de salud y seguridad; Informe de investigación de
contrato preparado por Entec U.K. Ltd. para el Ejecutivo de Salud y Seguridad de Londres; Oficina de papelería de Su
Majestad: Norwich, Reino Unido.
Zugaldía Espinar, J.M (2012): la responsabilidad criminal de los entes colectivos (personas jurídicas y entes sin
personalidad) y de sus directivos y representantes, Universidad de Granada.
Anexo I - Entrevista
Amablemente, tras poder concertar un encuentro con usted vamos a comenzar una entrevista en profundidad, que girará
respecto al Compliance en el sector turístico. Con ella pretendemos dar a conocer el grado de implementación de las
normas de Cumplimiento Normativo en nuestras empresas hoteleras y los beneficios e importancia que de ello se
derivan.
Muchas gracias de antemano por invertir su tiempo y dedicación en el desarrollo de este trabajo de investigación.
Contenido de la entrevista
En el caso de tener conocimientos acerca de la figura objeto de estudio
1.1 Me podría decir con pocas palabras ¿qué entiende por compliance?
1.2. ¿Cuándo decidió el hotel implantar normativas de Compliance?
1.3. ¿Cuál fue el motivo por el cual su hotel consideró la necesidad de introducir normas de Cumplimiento Normativo en
sus estructuras organizativas? ¿Fue por exigencia de la Ley únicamente?
1.4. Usted, como directivo, ¿por qué cree necesaria la implantación de estas normas en la empresa?
1.5. ¿Qué cambios a nivel organizativo y estructural se produjeron en la empresa?
1.6. Un punto determinante en Compliance es sin duda su transparencia y efectividad ¿Qué medios utiliza su hotel para
responder ante ambas cuestiones?
15
1.7. La revisión y el control. ¿Cada cuánto se revisan y controlan las obligaciones que quiere cumplir? ¿Lo hace la propia
empresa de forma interna, o a través de una empresa auditora? ¿Existe un control exhaustivo en su hotel para que la
empresa cumpla con rigor la normativa?
Usted representa a una empresa multinacional. En cada país, regirán distintas normas y culturas. ¿Cómo hacen para
que los distintos grupos de interés desarrollen la norma de forma conjunta? ¿O es que existe un código para cada país?
Para los hoteles internacionales
1.8. Muchos estudios dejan ver que las empresas que disponen de estos programas de cumplimiento son percibidas por la
sociedad como organizaciones ambiciosas, dinámicas, pioneras y avanzadas. ¿Es este el caso de su hotel? ¿Cómo lo han
podido medir? ¿Cree que ha mejorado la reputación e imagen del hotel tras la implantación de la normativa?
1.9. ¿En su opinión, qué implicación adicional cree que tiene el Cumplimiento Normativo en una empresa hotelera?
1.10. Si de verdad se quiere que exista una involucración de todos los grupos de interés (proveedores, clientes,
trabajadores, equipo directivo, etc.) para que resulte exitosa la implantación de estas normas, debemos “educarles”.
¿Cómo se educa en su hotel a los distintos grupos? ¿Qué involucración tiene el equipo directivo? ¿Existe una
comunicación horizontal y vertical así como descendente y ascendente para que toda persona pueda ser partícipe de este
cumplimiento normativo?
1.11. Comparándose con otras empresas del sector hotelero de la región, ¿en qué punto cree que se encuentra su hotel
respecto a Compliance? ¿Mejor, igual o peor?
1.12. ¿Cree que un departamento de Compliance y el establecimiento de normas específicas que se adapten a su cultura,
pueden provocar beneficios medibles?, ¿es sólo a nivel cualitativo(p.ej. en la reputación) o también a nivel cuantitativo
(p.ej. en los beneficios, ventas)?
1.13. Finalmente, ¿Se atrevería a predecir el desarrollo futuro e importancia que puede tener esta figura en el sector
hotelero regional?
En el caso de no tener conocimientos acerca de la figura objeto de estudio
2.1. ¿En su empresa se ha implantado el compliance?
2.2. ¿No conoce ningún aspecto relacionado con esta figura?
Tras la reforma penal del 2015 la comisión de un delito, por parte de determinadas personas físicas, en el desarrollo de la
actividad de la empresa no solo afecta a esas personas, si no que podrá extenderse también a la propia empresa, por
entenderse que la empresa también es responsable. El compliance es el órgano que prevé ese tipo de cuestiones, en caso
contrario se tendrá que hacer frente a esas multas.
A través de su implantación evitaremos el pago de dichas sanciones, provocando un ahorro económico y por tanto
ventajas financieras. Esas sanciones no solo se centran en un cuantía concreta sino que también puede derivar en otras
sanciones igualmente perjudiciales como el cierre inmediato, el cese de su actividad o la intervención judicial.
2.3. ¿Piensa aplicarlo ahora?
2.4. ¿Cree que esta figura se refiere solo a cumplimiento de la ley?
Esta figura abarca también unos rasgos éticos, por lo que no solo es el cumplimiento normativo sino la creación de una
cultura dentro de la empresa. Trae consigo unas ventajas estratégicas mediante la creación de valor, tanto para los
accionistas como para el resto de nuestros grupos de interés. Esta consecuencia se debe normalmente a que las empresas
toman una posición proactiva y no se limitan solo a cumplir la ley de forma estricta, sino que dirigen sus negocios y
actividades teniendo muy en cuenta, e incluso basándose, en unos comportamientos éticos y responsables.
2.5. ¿Cree en el doble efecto positivo de esta figura?
2.6. ¿Con ello piensa en que puede servir de ventaja competitiva sobre el resto de hoteles?
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
El control cumplimiento de las normativas se convierte rápidamente en más eficaz a medida que las autoridades tienden a asegurarse de que las personas jurídicas van estableciendo políticas y procedimientos para actuar eficazmente y minimizar los riesgos. La consecuencia más obvia del incumplimiento es la imposición de multas como resultado de una infracción o delito. Para el sector agroalimentario español, el establecimiento de una “cultura de cumplimiento” [culture of compliance] requiere una continua vigilancia, recursos y tiempo para lograr un cambio generalizado de actitudes. Palabras clave: Consejo de Europa, España, sector agroalimentario, cultura de cumplimiento, responsabilidad penal, personas jurídicas
Article
Full-text available
In some countries belonging to the civil law tradition, such as Spain, Italy and Chile, corporate criminal liability has been regulated recently. As a consequence, certain selfregulation obligations emerge. Corporations are strongly encouraged to implement programs of prevention and detection of crimes to avoid being criminally responsible for crimes committed by their agents. In the light of this new legal scenario, this article in its first part analyzes the elements that criminal compliance programs should contain to be considered effective, in such a way that its effective implementation within the organization allows the corporation be exempted from liability. Secondly, the analysis will focus on the key issue of how to prove the effectiveness of such programs at a trial, that is, what means of evidence are suitable for this purpose, who has the burden of proving the validity and effectiveness of such programs and who must suffer the consequences of the lack or insufficiency of evidence.
Article
Full-text available
This article proposes to introduce the analysis of a set of technical rules designed for risk management in the context of the company's business, and that are extremely useful for determining the expectations on corporations regarding the prevention of criminal behavior that may result from their own activity. As defended in this paper, these technical rules will provide the necessary content of crime prevention models or the Compliance Programs that companies must implement according to Article 4 of Law 20.393.
Article
Con la entrada en vigencia del Código General del Proceso, se incluyó dentro del ordenamiento normativo patrio una novedosa disposición, según la cual: “Podrá otorgarse poder a una persona jurídica cuyo objeto social principal sea la prestación de servicios jurídicos. En este evento podrá actuar en el proceso cualquier profesional del derecho inscrito en su certificado de existencia y representación legal. Lo anterior, sin perjuicio de que la persona jurídica pueda otorgar o sustituir el poder a otros abogados ajenos a la firma”. (Código General del Proceso, artículo 75 inciso 2, 2012) Como puede leerse, la facultad prevista por la norma en cita permite que las personas jurídicas de esta naturaleza ejerzan su objeto social a través de sus distintos colaboradores o miembros, con el propósito de gestionar los encargos de sus clientes. Lo anterior, sin duda, apareja la posibilidad de que, en casos muy precisos, la vulneración perpetrada por los prenombrados sujetos sobre los deberes que impone el ejercicio de la abogacía, permanezca impune con relación a la persona jurídica misma. Si bien es cierto que cada uno de los litigantes infractores está llamado a responder a título personal por sus conductas dolosas o culposas, también lo es que el ente moral, como gestor del poder primigenio, tiene el deber legal y social de vigilar la labor desempeñada por sus voceros y, en caso contrario, la propuesta que se plantea es que aquella debe responder en el mismo plano de igualdad por las faltas cometidas por los abogados adscritos o vinculados, bien sean internos o externos.
Article
In the present work we first theoretically contextualise the importance of social and environmental responsibility in the firm, at the same time analysing the relation between this variable and firm performance, for which the literature provides contradictory results. In the hotel sector this controversy is particularly relevant, given the intense relations and dependencies that this industry has with its environmental context. Subsequently, we conduct an empirical study centring on the Spanish hotel sector, whose findings point to a strong and positive relation between both variables.