ArticlePDF Available

Revista Estrategia y Gestión Universitaria.ISSN 2309-8333. Rankings universitarios. Evitando perseguir fuegos fatuos University rankings. Avoiding pursuing will-o'-the-wisps

Authors:

Abstract

Resumen El sistema de Educación Superior, a nivel internacional, se encuentra inmerso en constantes transformaciones. Alineado con las demandas sociales, los avances tecnológicos, la escasez de recursos naturales, la economía del conocimiento, etc., las casas de altos estudios se encuentran sometidas a complejos mecanismos de regulación y control externos. Las agencias de acreditación nacional o internacional, los Estados, diversas organizaciones sociales, se hallan enfrascadas en lograr definir los mejores resultados en la formación de los egresados y el desarrollo científico. Uno de los temas de mayor debate académico es, sin lugar a dudas, el de los rankings universitarios. El objetivo de este artículo es analizar el impacto que han tenido los rankings universitarios para el sistema de Educación Superior en América Latina. Para ello se realizó un estudio bibliográfico, utilizando métodos como el histórico-lógico, el analítico-sintético y la triangulación de fuentes. Los principales resultados apuntan hacia la comprensión de que los rankings universitarios muestran reputación, más no calidad; deformando los principales procesos y resultados que requiere la sociedad de la universidad contemporánea. Palabras claves: Rankings universitarios, universidad, impacto social.
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
112
Rankings universitarios. Evitando perseguir fuegos fatuos
University rankings. Avoiding pursuing will-o'-the-wisps
Autores: Dr.C. Armenio Pérez López*
Dr.C. Armenio Pérez Martínez**
Institución: *Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez Báez, Cuba
**Universidad Laica VICENTE ROCAFUERTE de Guayaquil, Ecuador
Correo electrónico: armenio@unica.cu
aperezm@ulvr.edu.ec
Resumen
El sistema de Educación Superior, a nivel internacional, se encuentra inmerso en
constantes transformaciones. Alineado con las demandas sociales, los avances
tecnológicos, la escasez de recursos naturales, la economía del conocimiento, etc., las
casas de altos estudios se encuentran sometidas a complejos mecanismos de
regulación y control externos. Las agencias de acreditación nacional o internacional, los
Estados, diversas organizaciones sociales, se hallan enfrascadas en lograr definir los
mejores resultados en la formación de los egresados y el desarrollo científico. Uno de
los temas de mayor debate académico es, sin lugar a dudas, el de los rankings
universitarios. El objetivo de este artículo es analizar el impacto que han tenido los
rankings universitarios para el sistema de Educación Superior en América Latina. Para
ello se reali un estudio bibliográfico, utilizando métodos como el histórico-lógico, el
analítico-sintético y la triangulación de fuentes. Los principales resultados apuntan hacia
la comprensión de que los rankings universitarios muestran reputación, más no calidad;
deformando los principales procesos y resultados que requiere la sociedad de la
universidad contemporánea.
Palabras claves: Rankings universitarios, universidad, impacto social.
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
113
Abstract
The higher education system at the international level is immersed in constant
transformations. Aligned with social demands, technological advances, scarcity of
natural resources, the knowledge economy, etc., the houses of high studies are subject
to complex mechanisms of external regulation and control. The national or international
accreditation agencies, the States, various social organizations, are involved in
achieving the best results in the training of graduates and scientific development. One of
the topics of greatest academic debate is, without a doubt, that of the university
rankings. The objective of this article is to analyze the impact that university rankings
have had on the higher education system in Latin America. To do this, a bibliographic
study will be carried out, using methods such as the historical-logical and the analytical-
synthetic. The main results point towards the understanding that university rankings
show reputation, but not quality; as well as distorting the main processes and results
required by the society of the contemporary university.
Keywords: University rankings, university, social impact.
Introducción
La Educación Superior puede ser concebida desde distintas posiciones, según la
perspectiva de análisis que se emplee para su estudio. Para la mayoría de las personas
es una institución que se encargar de trasmitir conocimientos actualizados que les
permitirán a los estudiantes, una vez egresados, desempeñarse satisfactoriamente en
el contexto laboral. Para otros, son centros generadores de los adelantos científicos y
tecnológicos que marcan el desarrollo humano. También se considera una fuente de
transformación social en los territorios a través de la trasmisión de cultura y
conocimientos.
Ninguna de estas posturas tiene la razón absoluta, tampoco está totalmente
equivocada. La diversidad de instituciones de educación superior a nivel mundial o
regional, hacen que la definición actual diste mucho de lo que fue en el siglo XII, cuando
surge la primera universidad en Europa; o lo que sería posteriormente en el siglo XVI en
América Latina. Actualmente la universidad es una institución con capacidad de
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
114
formación, transferencia de conocimiento y generación de soluciones a los principales
problemas en su entorno. Por lo tanto, es una organización social que impacta la
humanidad y el desarrollo de la misma en los ámbitos tecnológico, cultural, político,
jurídico, social, económico, etc.
El fenómeno de los rankings universitarios se encuentra matizando las principales
decisiones que se toman en torno a los sistemas de educación superior. En muchos
países se asumen como criterios para el otorgamiento de financiamiento y para trazar
las políticas públicas en materia de estudios terciarios. A los directivos les orienta en
cuanto a los indicadores que más se analizan en estos instrumentos de comparación.
Para algunas familias, las que realmente pueden decidir hacia dónde envían a sus hijos
a estudiar, les brinda información útil para su elección. A la hora de seleccionar dónde
realizar estudios de posgrados también puede ser consultado, así como los docentes
pueden decidir dónde pueden brindar mejor sus servicios como profesores e
investigadores (Albornoz, 2018; Dávila, 2018).
Sin embargo, detrás del fenómeno de los rankings universitarios se esconden otros
elementos que necesitan ser puestos a la luz de manera precisa. Tanto su espíritu
mercantilista, como lo inadecuado de su metodología, ha sido puesto de relieve por
varios autores contemporáneos (Pérez-Esparrells y López, 2009; Albornoz y Osorio,
2018; Barsky, 2018). Además de ello, urge que se analice su trascendencia para el 98%
de las universidades en el mundo que no se incluyen en ellos por obvias razones; en el
caso de Latinoamérica, el número llega al 99%.
Los rankings de universidades han sido objeto de muchas críticas (Luque-Martínez,
Faraoni y Doña-Toledo, 2018; Hazelkorn, 2012, Docampo, 2008 y 2010). En primer
lugar, está el grupo de señalamientos relacionados con la medida de los indicadores,
puesto que predominan los indicadores bibliométricos o de investigación o porque hay
infrarrepresentación para algunos campos, como las humanidades o las ciencias
sociales (Ishikawa, 2009). También han sido objeto de críticas por la falta de
transparencia en la recogida de los datos (Liu y Cheng, 2005); además por el sesgo
introducido por la lengua predominante en las publicaciones científicas, en concreto el
inglés (Altbach, 2015). Además, se cuestiona la idoneidad de determinados indicadores
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
115
como los premios Nobel (Marginson y Van der Wende, 2007; Sanz-Casado y otros,
2013).
En el proceso de calidad en las universidades, el ranking es solamente un instrumento,
si se le compara con los modelos de aseguramiento, control, acreditación, etc. Sin
embargo, la información que estos brindan ha sido tomada con elevado peso a la hora
de reconocer instituciones o asignar financiamiento. A nivel individual, las decisiones
que toman los docentes, investigadores y futuros estudiantes también se encuentran
influenciadas por estos. Por lo tanto, resulta necesario esclarecer cuánto puede aportar
de información realmente fiable los rankings y para qué puede ser útil.
Por ello, el objetivo del presente artículo es analizar el impacto que han tenido los
rankings universitarios para el sistema de Educación Superior en América Latina,
develando las posibles falacias que puedan generar a la hora de la toma de decisiones
de los distintos actores en este proceso. Para ello se realiza un estudio de corte teórico,
apoyado en la revisión bibliográfica de artículos científicos indexados en el Google
Académico. A partir de esto, se aplican los métodos del análisis histórico-lógico de la
información, el método de análisis-síntesis para comprender las regularidades de estos
rankings; así como la triangulación de fuentes para contrastar y corroborar los criterios
de varios autores con los que se defienden en este artículo.
Desarrollo
Desde mediados del siglo XX, vienen manifestándose cambios en la Educación
Superior a nivel mundial. Los sistemas nacionales homogéneos, conformados por un
solo tipo de institución -las universidades tradicionales- y pocas carreras, gradualmente
fueron dando lugar a sistemas complejos. Éstos se caracterizan por un alto grado de
diversificación institucional con nuevos estilos de gestión, proliferación de instituciones,
desarrollo de nuevos tipos de carreras y áreas disciplinarias, mayor
interdisciplinariedad, diferenciación horizontal y vertical con el desarrollo de posgrados y
de tecnicaturas superiores, crecientes vínculos a nivel nacional e internacional entre
universidades, internacionalización de estudios y movilidad de estudiantes, profesores y
graduados, aparición de nuevas alternativas de financiamiento y crecimiento del sector
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
116
privado en la gestión institucional, nuevas formas de evaluación y acreditación de la
calidad, mayor desarrollo de la investigación científica y tecnológica y mayor vinculación
de las universidades con los sectores de la producción, del Estado y de la sociedad en
general, por citar algunos de los principales cambios que han configurado un nuevo
escenario para la educación superior, con diferencias de acuerdo a los distintos
contextos (Brunner, 1999; Leimaitre y Zenteno, 2012).
Las universidades se han diversificado tanto, que parece imposible definir una tipología
que cubra todas las modalidades en que se presentan estas instituciones. De
financiamiento estatal, privadas, cofinanciadas; académicas, investigativas,
extensionistas; de grado, de posgrado, de todas las características anteriores; según el
tipo de gobierno; según las características de los estudiantes; zona geográfica. En fin,
existe toda una extensa posibilidad de clasificar las universidades, lo que pone de
manifiesto que son entidades que van evolucionando según las necesidades humanas
y las posibilidades económicas en los entornos concretos donde se desarrollan.
Sea cual sea la clasificación, la universidad continúa manteniendo su vigencia e
importancia social. Es imposible pensar en el desarrollo de cualquier nación y que éste
no se encuentre estrechamente relacionado con el desarrollo de su sistema de
educación y de educación superior, en última instancia. Las principales universidades
del mundo se encuentran ubicadas, no por casualidad ni capricho, en los países de
mayor desarrollo económico. Sería iluso pensar que las universidades se encuentran
ajenas a la situación política o económica de cualquier país; América Latina es un
ejemplo de ello. El impacto de las universidades en la sociedad trasciende la función
formativa y gana espacio no sólo en materia de investigación y vinculación con la
sociedad sino también en la política y la economía de todos los países; lo cual no quiere
decir que todos los problemas sociales puedan ser resueltos desde el contexto
académico.
La sociedad se ha vuelto más competitiva, sobre todo por los recursos naturales cada
vez más escasos, donde crecen las riquezas monetarias a la par de la pobreza y
destrucción de la naturaleza. La concepción humana del desarrollo se sostiene en la
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
117
percepción del aumento desenfrenado de la concentración de la riqueza y las brechas
son cada vez más visibles en todas las esferas de la actividad humana.
A nivel interno, estas instituciones poseen estructura y metas u objetivos bien definidos.
Se ajustan, de alguna manera, al funcionamiento de organizaciones empresariales, ya
que están comprometidas con obtener resultados de manera eficiente, haciendo uso
adecuado de los recursos de los que disponen. Cuentan con capital humano en sus
docentes, investigadores, directivos y estudiantes. Necesitan de financiamiento, cada
vez más escaso y muy dependiente de la situación económica de las naciones; es uno
de los sectores que más rápido siente los efectos de las crisis. Generan conocimientos,
artículos, patentes, tecnologías, satisfacción en distintos grupos de sujetos, se enfocan
a la mejora continua.
Todos estos elementos, que han sido enumerados con total intencionalidad
anteriormente, ilustran de manera precisa la realidad en la que se encuentran imbuidos
los rankings universitarios. Dos rápidas reflexiones saltan a la vista: por un lado, el
carácter propiamente comercial de los mismos, asociado más a la reputación de las
naciones y su poderío económico, que a la calidad de la enseñanza superior. En
segundo lugar, resulta imposible captar la dinámica interna y particular de cada
institución, como es imposible reconocer el impacto en cada uno de los territorios donde
estas se encuentran.
El ranking responde a contextos globales y al fomento de la internacionalización de la
educación superior y se han convertido en una carrera donde «todo vale» para los que
pueden, incurriendo en falsedad académica e informativa. Es una estrategia para cazar
los mejores talentos de los países que no se encuentran a la vanguardia en los rankings
y a la vez, captar cuantiosas sumas de financiamiento para las instituciones.
Los rankings universitarios han marcado profundamente el desarrollo de la última
década de las políticas públicas en materias de educación superior. Su vigencia se
debe a la connotación que ha adquirido para los países de las principales economías
del planeta y que necesitan competir por el capital humano. Algunos criterios de estos
rankings se encuentran dentro de los patrones de calidad de varios países y ocupan un
segmento importante de la información que se ofrece en el mercado de aspirantes a las
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
118
plazas universitarias. Puede ser utilizado como una herramienta para la toma de
decisiones a la hora de estudiar en determinada institución. Estimula el desarrollo de la
internacionalización, una de los mayores retos que asume en la actualidad la educación
superior.
Los rankings hiperbolizan, de manera descontextualizada, los resultados s
importantes de un grupo escasamente representativo de las universidades a escala
mundial. Varios autores (Montané, Beltrán y Teodoro, 2017; Guaglianone, 2018; García
y Pita, 2018) reconocen que solo representan el 2% de las universidades a nivel
mundial, es decir solo 500 instituciones de este tipo y todas de naturaleza investigativa
o que privilegian los resultados de la investigación. Los rankings no son el reflejo total
de una realidad abstracta; es más un encuadre totalitario, absorbente de una realidad
concreta que maximiza el interés por los resultados científicos y la posibilidad de
acceder a mejores recursos humanos y financiamiento.
Los rankings aparecen en un momento determinado de la historia de la humanidad,
caracterizado por:
1. La globalización neoliberal y con ella los procesos de internacionalización de la
Educación Superior.
2. Auge del acceso a la Educación Superior y, por tanto, la mercantilización de la
misma.
3. Escasez de recursos humanos y financieros.
Haciendo un análisis a la luz de esta información, es posible identificar que se pretende
fomentar la competencia sin fronteras que establece la globalización neoliberal; los
estudiantes cuando se desplazan de su país de origen (porque tienen de alguna
manera la capacidad económica para hacerlo) hacia otra nación, no se ubican en
cualquier universidad, sino que persiguen aquella que mejor ubicada se encuentra en
los rankings. También se reconoce que estos propios estudiantes representan los de
mejores resultados académicos, por lo tanto, estas universidades que se encuentran en
los rankings también reciben lo mejor de la masa crítica de estudiantes. De igual
manera ocurre con los docentes e investigadores que prefieren trabajar en las
instituciones mejor ubicadas en los rankings universitarios.
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
119
Por lo tanto, los rankings universitarios responden a una dinámica que acentúa las
brechas entre las universidades de los distintos países. Además de su ubicación
geográfica, la mayoría en Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Francia (China en
franco ascenso), la diferencia se hace más marcada por la realidad de los
presupuestos. Muchas de estas universidades de élite tienen presupuestos mayores al
PIB de varios países africanos y latinoamericanos, por lo que estos son valores nada
despreciables de capital que necesitan justificar y a la vez, garantizar que se mantenga
esa fuente de financiamiento para poder contar con buenas instalaciones, buenos
salarios, buenas condiciones de vida y acceso a comisiones de asesores políticos, etc.
Los rankings funcionan como dispositivo de «selección natural» entre universidades,
donde «solo las mejores ubicadas se visualizarán». Funciona como un mecanismo de
clasificación en diversos países para otorgar fondos a la institución o a la investigación
o transferencia tecnológica. Por ello, crean un círculo vicioso entre las mismas
universidades que seguirán concentrando cada vez más, los escasos recursos:
financieros, docentes, investigadores y estudiantes. Funciona como un elemento
altamente atractivo para las universidades mejores ubicadas en esos rankings, para el
resto es solo una mera aspiración en su afán de ganar reputación y reconocimiento del
mercado de estudios superiores a escala mundial o regional, según corresponda.
Los rankings mientras más internacionales pretenden ser, más sesgados se encuentran
por el tema de resultados de la producción científica y se emplean más para las
decisiones relacionadas con la movilidad internacional y asignación de recursos
(Institute for Higher Education Policy, 2006).
Si se ilustra este tema de los rankings universitarios, se pudiera realizar un parangón
con los deportes de combate. En este tipo de deportes la ubicación del atleta depende
del tipo de arte marcial que practica y el peso de los contendientes. En el caso de los
rankings universitarios no ocurre de igual manera, universidades que son “pesos
pesados” en cuanto a su financiamiento, capital humano y masa crítica de
investigadores, se ubican frente a otras sin las magnitudes iniciales de las demás. Otra
comparación puede establecerse con los test en la psicología, ya que dentro de las
principales críticas se encuentra el carácter marcadamente positivista, predeterminado,
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
120
que los test utilizan para estudiar los procesos psicológicos, algo tan dinámico y
subjetivo. Los rankings se enfocan en una línea reduccionista y simplificadora de la
complejidad, mientras que la calidad universitaria es compleja, subjetiva y
multideterminada.
Algunos mitos acerca de los rankings universitarios
Se ha repetido la falsa idea de que los rankings facilitan la elección de los estudiantes,
a partir del aumento del acceso a la educación superior. Tal criterio esconde la idea de
que las nuevas personas tienen acceso a partir de las políticas públicas. El criterio de
que los rankings permiten seleccionar dónde desea estudiar los jóvenes, es relativo y
falto de sustento. A pesar de que en la mayoría de los países los estudiantes tienen la
posibilidad jurídica de realizar estudios superiores, no tienen la posibilidad económica
de seleccionar dónde lo harían. Además, son los estudiantes con mayores habilidades y
aspiraciones socioculturales y con ingresos familiares más altos quienes realizan un uso
más activo de los rankings (Véliz, 2018; Hazelkorn, 2012).
Cuando se privilegian resultados de diverso tipo se favorecen los lugares de
determinadas universidades. Tal parece que los rankings sustentan la falsa premisa de
que la calidad en la investigación garantiza la calidad en la educación superior. Por
ejemplo, las publicaciones están más relacionadas con universidades de impacto en el
área investigativa. Se pretende establecer un vínculo que beneficie la postura que
privilegie los doctorados y la investigación; las universidades mejor ubicadas en los
rankings cuentan con sólidos programas de doctorado, algo que en la mayoría de los
países latinoamericanos es aún un sueño. La cantidad de estudiante de doctorado de
estas universidades supera los que se forman en más de 100 países pobres a la vez.
Los rankings enajenan la realidad universitaria. Las funciones sustantivas de las
universidades se encuentran ajenas a lo que se ilustra en la mayoría de estos
instrumentos. Los rankings generan una definición de universidad alejada de las
verdaderas demandas sociales que ha tenido la universidad por siglos, al ponerla al
servicio de la ciencia y la tecnología elitista y no a la solución de los problemas sociales,
por lo tanto, es una certeza de que los rankings no responden a la función social de la
universidad.
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
121
El ranking es un instrumento que mide competitividad en términos de mercantilización
del producto conocido como educación superior, sin duda que las universidades que
mejor ubicadas aparecen en estos están más lejos de cumplir lo que propone la
UNESCO de educación gratuita para todos. En la base subyace un pensamiento
reduccionista y simplificador de la realidad universitaria. No establecen parámetros para
captar la complejidad de las relaciones universitarias (Villalba y González, 2018).
Efecto de los rankings universitarios para el contexto latinoamericano
Dentro de los principales efectos que tienen los rankings universitarios para la
Educación Superior en América Latina, se mencionan a continuación:
1. Desvirtúan la función formativa de la universidad. Al centrarse en los resultados
de la investigación tecnológica de punta y en los premios relevantes elitistas, no
estimulan la visión de la evaluación de la calidad del proceso formativo del capital
humano. Uno de los indicadores que se emplea para medir son los premios
Nobel y Field solo se pueden aplicar al 0,01% de las universidades del mundo.
Es precisamente para ellos a los que están destinados los rankings
internacionales. Modelos de medición basados en la investigación de punta en
detrimento de la medición del carácter formativo y el impacto a la solución de los
problemas prácticos.
2. Disminuyen la importancia de los impactos locales y el papel de transformación
del entorno. Los principales resultados a los que deben aspirar las universidades
si pretenden aparecer en estas escalas tienen que tener relevancia internacional
o regional como mínimo, ya que la solución a los problemas locales encontrará
escasa visibilidad y reconocimiento. Por lo que se desvirtúa el papel de la
responsabilidad social universitaria y el desarrollo local guiado por este tipo de
institución.
3. Auge desmedido de la importancia de la investigación. Lo más importante para
los rankings es contar con indicadores contables, estructurados y que puedan
resaltar la diferencia entre las universidades. Sin duda, las investigaciones y sus
resultados son elementos más fáciles de medir, debido a que la calidad de la
formación es un proceso complejo de evaluar y no existe una propuesta
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
122
universalmente aceptada. Por ello, los fondos que se recibe en la actualidad por
las principales universidades están asociados al desarrollo de la investigación y
son estos los resultados que interesa medir.
4. Aumento de la mercantilización de la enseñanza superior. A pesar de ser un
derecho de los seres humanos, la educación superior se encuentra cada vez
más inmersa en mecanismos de oferta y demanda y no propiamente de
pertinencia y relevancia social. Las principales universidades necesitan que los
estudiantes y organizaciones con capital decidan integrarse a su comunidad para
mantener las condiciones y el presupuesto que reciben.
5. Fuga de talentos. Los principales investigadores, docentes y estudiantes se
encuentran estimulados a emigrar de su país de origen en busca de este tipo de
universidades, donde se le garantiza el incentivo, tanto salarial como de
reconocimiento social por la universidad donde labora. Estos centros mejor
ubicados en los rankings reciben estudiantes de todos los continentes, siempre
que sean capaces de pagar los precios que tienen sus programas o tengan la
capacidad intelectual de obtener algún resultado investigativo que reconozca a la
institución.
6. Falsedad académica. Han sido detectado casos en los que la información que
publican las universidades no es verdadera o contienen elementos que no ilustra
la realidad de sus programas. Por otra parte, también aparecen organizaciones
que lucran con el conocimiento al organizar congresos sin el rigor científico
debido, que en este caso es la revisión de pares.
7. Emergencia de mecanismos de publicaciones falsas. Basado en la premisa de
«Publica o morirás» se han generado varias estrategias para que las revistas
donde publican los principales resultados de estas universidades se citen a ellos
mismos o los autores reconozcan los resultados científicos de los colegas de su
propia universidad.
8. Enfoque positivista de la evaluación. Resulta de escasa validez la utilización de
la bibliometría o el seguimiento estadístico a determinados indicadores, que en la
mayoría de los casos se mantiene estable e informan poco de los verdaderos
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
123
resultados de lo que realizan los investigadores. El carácter reduccionista de
estos indicadores fomenta que los docentes se dediquen a elevar determinado
número, aunque tengan que limitar el tiempo que le dedican a obtener calidad en
el proceso de formación de las futuras generaciones.
Conclusiones
El ranking universitario genera reputación y prestigio mas no calidad en la formación,
genera un poder de atracción de recursos financieros, estudiantes con potencialidades
y docentes altamente capacitados. Además, permite captar el interés de los medios de
comunicación. Se encuentra posesionado en ellos el 2% de las instituciones a nivel
internacional, lo que hace que el sesgo de estos instrumentos sea muy amplio.
En la elección de la casa de altos estudios lo que se busca es una universidad de alta
reputación y prestigio donde se vaya a obtener una certificación de graduado que tenga
reconocimiento en el marcado laboral. Por lo tanto, esta inversión tiene que garantizar
que el individuo sea reconocido en su contexto por la institución en la que estudio.
Se determinaron 8 efectos que tienen los rankings para las universidades de América
Latina. Dentro de estas se encuentran las relacionadas que no favorecen la función
formativa, la falsedad académica en lo relativo a las publicaciones y los resultados
públicos que se ofrecen, privilegio de la investigación y los resultados de los doctorados
y la fuga de talentos.
Referencias bibliográficas
Albornoz, M. (2018). Indicadores, rankings y evaluación. Revista CTS, 37(13), 9-12.
Albornoz, M. y Osorio, L. (2018). Rankings de universidades: calidad global y contextos
locales. Revista CTS, 37(13), 13-51.
Altbach, P. (2015). The dilemmas of ranking. International Higher Education, 42, 10-
12. https://doi.org/10.6017/ihe.2006.42.7878
Altbach, P. (2018). Anarchy and exploitation in scientific communication. International
Higher Education, 92: Winter 2018, pp. 4-6.
https://doi.org/10.6017/ihe.2018.92.10273
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
124
Barsky, O. (2018). La inconsistencia de los rankings internacionales de las
universidades y la debilidad del debate académico en la Argentina. Revista CTS,
37(13), 153-187.
Brunner, J. (1999). Los nuevos desafíos de la Universidad. Revista Electrónica de
Educación, Ciencia y Técnica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de
la Universidad de Buenos Aires, 91, 8-31.
Dávila, M. (2018). Rankings universitarios internacionales y conflictos por la regulación
de la educación superior. Revista CTS, 37(13), 67-84.
Docampo, D. (2008). Rankings internacionales y calidad de los sistemas
universitarios. Revista de Educación, 1, 149-176.
Docampo, D. (2010). On using the Shanghai ranking to assess the investigation
performance of university systems. Scientometrics, 86(1), 77-
92. https://doi.org/10.1007/s11192-010-0280-y
García, A. y Pita, M. (2018). Los rankings y sus usos en la gobernanza universitaria.
Revista CTS, 37(13), 95-112.
Guaglianone, A. (2018). Los rankings internacionales y el posicionamiento de América
Latina. Una mirada reflexiva. Revista CTS, 37(13), 113-126.
Hazelkorn, E. (2012). The Effects of Rankings on Student Choices and Institutional
Selection. En: Jongbloed, B.; Vossensteyn, H. (eds.), Access and Expansion
Post-Massification: Opportunities and Barriers to Further Growth in Higher
Education Participation. London: Routledge.
Institute for Higher Education Policy (2006). Berlin Principles on Ranking of Higher
Education Institutions. Extraído desde
https://www.che.de/downloads/Berlin_Principles_IREG_534.pdf. Consultado el 10
de abril de 2018.
Ishikawa, M. (2009). University rankings, global models, and emerging hegemony.
Critical analysis from Japan. Journal of Studies in International Education, 13 (2),
159-173. https://doi.org/10.1177/1028315308330853.
Leimaitre, M. y Zenteno, M. (2012). Aseguramiento de la calidad en Iberoamérica.
Educación Superior (CINDA, Informe 2012). Extraído desde
Revista Estrategia y Gestión Universitaria Vol. 6, No. 2, Julio-Diciembre de 2018
Recibido: 05/07/2018 Aceptado: 27/11/2018 ISSN: 2309-8333 RNPS: 2411
Pág. 112 - 125 http://revistas.unica.cu
125
http://www.cinda.cl/download/libros/Aseguramiento%20e%20la%20calidad%20en
%2 0Iberoam%C3%A9rica%202012.pdf. Consultado el 10 de abril de 2018.
Liu, N. C. y Cheng, Y. (2005). The academic ranking of world universities. Higher
Education in Europe, 30(2), 127-136. Extraído desde
https://doi.org/10.1080/03797720500260116. Consultado el 10 de abril de 2018.
Luque-Martínez, T., Faraoni, N. y Doña-Toledo, L. (2018). Meta-ranking de
universidades. Posicionamiento de las universidades españolas. Revista
Española de Documentación Científica, 41(1), 1-16.
Marginson, S. y Van der Wende, M. (2007). To rank or to be ranked: The impact of
global rankings in higher education. Journal of Studies in International Education,
11 (3-4), 306-329. Extraído desde https://doi.org/10.1177/1028315307303544.
Consultado el 10 de abril de 2018.
Montané, A., Beltrán, J. y Teodoro, A. (2017). La medida de la calidad educativa:
acerca de los rankings universitarios. Revista de la Asociación de Sociología de
la Educación (RASE), 10(2), 283-300.
Pérez-Esparrells, C., López, A. (2009). Rankings de instituciones de educación superior:
panorama internacional. CALIDAD EN LA EDUCACIÓN, 30, 328-343.
Sanz-Casado, E.; García-Zorita, C.; Serrano-López, A. E.; Efraín-García, P. y De
Filippo, D. (2013). Rankings nacionales elaborados a partir de múltiples
indicadores frente a los de índices sintéticos. Revista Española de
Documentación Científica, 36(3), e012. Extraído desde
https://doi.org/10.3989/redc.2013.3.1.023. Consultado el 10 de abril de 2018.
Véliz, V. (2018). Calidad en la Educación Superior. Caso Ecuador. Revista Científico
Pedagógica Atenas, 41(1), 165-180.
Villalba, J. y González, A. (2018). El reinado de los rankings. Revista Prolegómenos -
Derechos y Valores, XXI (41), 9-10.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
Los rankings universitarios internacionales son un fenómeno polémico pero de creciente repercusión y alcance en el conjunto de la sociedad. Mientras crecen también los cuestionamientos vinculados a la capacidad efectiva de este instrumento para valorar la calidad de la educación y a la metodología aplicada, son presentados, sobre todo en el debate que promueven los medios de comunicación, como fuentes rigurosas y objetivas de evaluación de la calidad de las universidades. Sin embargo, las consultoras que los comercializan generalmente están vinculadas a las grandes editoriales internacionales dominantes en el mercado de revistas académicas. Existen poderosos intereses comerciales detrás de estos sistemas de evaluación vinculados al control de las revistas con referato y sus impactos. Paralelamente al crecimiento de su legitimidad y prestigio ante la sociedad, se plantean conflictos con otros actores por la coordinación de la educación superior, en particular las universidades afectadas, los Estados que intentan promover mecanismos efectivos de mejora de la calidad y también aquellos mercados que ocuparán a los graduados universitarios y buscan competencias diferentes a las que promueve el mercado editorial, interesado únicamente en la publicación de papers. Por estas razones, los rankings dudosamente contribuyen a valorar efectivamente la calidad de las universidades y su acción tampoco es neutra, dado que a medida que aumenta su injerencia pueden promover sesgos y distorsiones en los procesos y prácticas desarrollados por las universidades. Palabras clave: rankings universitarios internacionales; coordinación de la educación superior; editoriales internacionales de revistas académicas
Article
Full-text available
In the very recent past, scientific publication was largely in the hands of university publishers and nonprofit scientific societies, most of which were controlled by the academic community. This article explores the consequences of anarchy and exploitation in the communication of the scholarly enterprise.
Article
Full-text available
Este artículo realiza una breve revisión de los rankings internacionales de universidades e identifica los tres más relevantes y con mayor influencia en las instituciones de educación superior. Analiza sus características distintivas y cómo sus resultados imponen un modelo de universidad: el de la universidad elitista de investigación. La universidad de "clase mundial" representa el modelo deseable y coloca en una situación de marginalidad a las universidades latinoamericanas. Palabras clave: rankings internacionales; instituciones de educación superior; universidades de clase mundial; aseguramiento de la calidad; evaluación
Article
Full-text available
A pesar de las contundentes críticas que académicos y autoridades universitarias de distintos países han realizado a los rankings universitarios -principalmente debido al reduccionismo de la metodología utilizada, centrada en un único modelo de universidad de investigación de élite-, su impacto en la gobernanza de las instituciones de educación superior resulta cada vez más importante. En este artículo analizamos cómo, según la experiencia internacional, los rankings influyen en la gobernanza universitaria, afectando el proceso decisorio de sus agentes internos y externos. Primero, los principales rankings son empleados por los estudiantes internacionales, especialmente por aquellos con mayor capital económico y cultural, como un mecanismo para confirmar la elección realizada al momento de decidir dónde cursar los estudios de posgrado. Segundo, son utilizados por los gobiernos para asignar fondos de becas para estudios en el exterior y en la selección de unas pocas instituciones a fin de consolidarlas como “universidades de clase mundial”. Y finalmente, la estructura de gobernanza interna de las instituciones utiliza los rankings en el diseño de sus planes estratégicos y en su actividad de benchmarking, analizando cómo pueden competir mejor por los estudiantes y el financiamiento en sus propios países y en el plano internacional.
Article
Full-text available
Hoy en día la medición de la calidad de la educación está altamente influenciada por los rankings, es decir, por los posicionamientos que ciertas empresas o entidades publican de las universidades en razón a diferentes criterios de medición, los cuales siempre varían. Los medios de comunicación están siempre atentos a volverlos noticia sin mayor análisis, tal como es propio de un mundo en que predomina la desinformación mediática inmediatista. Los ciudadanos y en especial los que estamos involucrados con la educación, los miramos con curiosidad, para buscar siempre en dónde estará o estarán las universidades con las que tenemos algún vínculo o filiación, para saber supuestamente cuáles son las mejores.Sin embargo, este reinado de rankings deja un espacio a la reflexión y plantea una pregunta: ¿qué tan importantes deben los rankings para una institución educativa? Lo primero es cuestionarnos sobre si una facultad o universidad debe comenzar a gravitar alrededor de la clasificación que tenga en uno u otro ranking, y si allí deben estar encaminadas las prioridades de la educación. Lo segundo es el interrogante sobre si debe primar la valoración cuantitativa o cualitativa de la educación.Ahora bien, lo que diga un ranking –estar en él o no y tener en cuenta la posición en el listado– no necesariamente refleja la calidad de una universidad o programa. La educación es un proceso integral, que involucra demasiados factores como para pretender que pueda ser medida completamente por estudios que siempre serán parciales.No se puede olvidar tampoco que las universidades cuya oferta académica se centre en campos del saber ligados a las ciencias sociales, por razones obvias no aparecerán en puestos privilegiados de rankings que miden número de publicaciones en revistas científicas, hablando de ciencias duras, que es lo que generalmente se mide. Por esto, en las facultades de derecho y de ciencias sociales debe tomarse con cautela dichos rankings y fijarse primero que midan parámetros acordes a la realidad de su área del saber.Con respecto al segundo interrogante se puede afirmar que los rankings pueden ayudar en lo cuantitativo, pero debe tenerse en cuenta que los diferentes rankings miden diversos factores, algunos se centran en aspectos netamente investigativos, tales como publicaciones de sus profesores en revistas “científicas”, premios nobel obtenidos, profesores con doctorado, patentes obtenidas, entre otros. Mientras que otros rankings pretenden tener en cuenta prestigio de los profesores, la empleabilidad de los egresados, la reputación de la universidad en medios especializados o medios laborales, o simplemente los resultados de unas pruebas estatales como sucede en Colombia con las pruebas SABER. De esta forma podemos darnos cuenta que los rankings no siempre miden lo mismo, y un ranking netamente cuantitativo puede estar dejando de lado factores importantes de la educación para medir su calidad. De la misma forma un ranking que sea netamente cualitativo no podría revelar si en cifras los resultados del proceso educativo son idóneos, es decir, que también mostraría resultados parciales. Tal vez por eso la mezcla entre lo cualitativo y lo cuantitativo es necesaria.Infortunadamente los rankings logran distraer algunas discusiones que en contextos de subdesarrollo como el colombiano deben tener verdadera relevancia, pues a veces pareciera sentirse un clamor mediático o social porque algunas de nuestras universidades aparezcan en esos rankings para regocijarnos patrióticamente de un logro. Más que el ranking debería preocuparnos la mejora en general de la cobertura y la calidad de la educación en nuestro país.Así las cosas, un ranking debe leerse con reserva antes de sacar conclusiones ligeras y no podemos en las universidades y facultades de derecho volvernos esclavos de él, o permitir que la educación se dirija solamente a mejorar indicadores, sin procesos serios que conduzcan a mejoras reales en la educación y formación humana de los estudiantes.La misión de la actividad educadora va muchos más allá de aparecer en un ranking, aunque si la lógica impera, una universidad que esté haciendo bien la tarea de educar, con responsabilidad social y altos índices de calidad académica, debería aparecer en los rankings, y si no aparece dará igual, puesto que la conciencia y tranquilidad que lo fundamental se está cumpliendo a cabalidad es una realidad. El ranquin siempre será secundario bajo esta perspectiva.
Article
Full-text available
Este estudio propone la elaboración de un meta-ranking con las 14 universidades españolas que aparecen en al menos cuatro de los cinco rankings globales considerados, que son de reconocida notoriedad internacional. Se puede diferenciar entre rankings de investigación con datos bibliométricos y rankings que tienen en cuenta otros aspectos y otras formas de recabar datos basadas en encuestas. Las universidades españolas alcanzan mejores posiciones en los primeros que en los segundos. Se pone de relieve una debilidad mayor en la internacionalización, la reputación o el ratio estudiante-profesor que en los indicadores de investigación. Son excepción las universidades que destacan en las dos dimensiones. A la vista de estas conclusiones resulta evidente la necesidad de profundizar en una mayor internacionalización, en mejorar la reputación y mejorar la visibilidad internacional de la universidad española.
Article
Full-text available
In the very recent past, scientific publication was largely in the hands of university publishers and nonprofit scientific societies, most of which were controlled by the academic community. This article explores the consequences of anarchy and exploitation in the communication of the scholarly enterprise.
Article
Full-text available
En el presente texto se revisa desde una perspectiva crítica la construcción de sistemas transnacionales de evaluación de la calidad a través de los rankings internacionales. En la primera parte, reflexionamos sobre el concepto de calidad y presentamos diferentes tipos de rankings: los denominados League Tables (ARWU, THE, QS) y los centrados en resultados de investigación (SCImago Institutions Ranking). Una vez conocidas las características y posibles utilidades de los mismos, analizamos dialógicamente una serie de riesgos a tener en cuenta para acabar incidiendo de nuevo en el modelo de calidad que proponen y sus posibles efectos. Palabras clave Calidad, evaluación, educación superior, rankings. Abstract The present text assumes a critical stance to examine the design of transnational systems of quality assessment through international rankings. First, different categories of ranking procedures are presented, namely, those known as League Tables (ARWU, THE, QS); and those centred on research outcomes (SCImago, Institutions Ranking). Next, after introducing their potential uses, we dialogically set these types of rankings against a series of risks worth considering. And last, we conclude by offering a reflection on the quality model reflected by each of them, and on their overall effects.
Article
Full-text available
En este trabajo se analiza el interés de los rankings nacionales de universidades para visibilizar la actividad investigadora de estas instituciones en países no centrales. Para ello, en la primera parte de carácter metodológico, se presentan las características de los rankings nacionales que se muestran más adecuados para identificar y comparar las actividades de las instituciones de un mismo entorno. Se describen, además, las ventajas y limitaciones de la utilización de múltiples indicadores frente a indicadores sintéticos. En la segunda parte se presenta el Observatorio IUNE como una herramienta que ofrece información amplia y variada para el seguimiento de la actividad investigadora de las universidades españolas. Los datos obtenidos permiten conocer las características del sistema universitario español, así como posicionar a las instituciones en función de su actividad en 6 dimensiones diversas a partir de 42 indicadores distintos.