ArticlePDF Available

Abstract and Figures

El artículo se enfoca en identificar los ciclos de crecimiento del empleo, su duración y profundidad en tres zonas metropolitanas de México (Juárez, León y Mérida). Además, verifica el grado de sincronización entre los ciclos metropolitanos y el ciclo nacional (y de EUA). Se usaron datos de empleo permanente mensual del 2000-2017. Los ciclos se determinaron usando el filtro Hodrik-Prescott y la sincronización mediante modelos VAR y una medida de fuerza de cohesión conocida como LINK. Se identificaron dos ciclos completos en Juárez, uno en León y Mérida respectivamente. Respecto a la sincronización, Juárez es relativamente más vulnerable a los choques nacionales y a los provenientes de los EUA. León y Mérida reaccionan más a choques locales.
Content may be subject to copyright.
31
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
CICLOS DEL EMPLEO EN
CIUDAD JUÁREZ, LEÓN Y
MÉRIDA, 2000-2017
RESUMEN
El artículo se enfoca en identificar los ciclos de crecimiento del empleo, su
duración y profundidad en tres zonas metropolitanas de México (Juárez,
León y Mérida). Además, verifica el grado de sincronización entre los ciclos
metropolitanos y el ciclo nacional (y de EUA). Se usaron datos de empleo
permanente mensual del 2000-2017. Los ciclos se determinaron usando el
filtro Hodrik-Prescott y la sincronización mediante modelos VAR y una
medida de fuerza de cohesión conocida como LINK. Se identificaron dos ci-
clos completos en Juárez, uno en León y Mérida respectivamente. Respecto
a la sincronización, Juárez es relativamente más vulnerable a los choques
nacionales y a los provenientes de los EUA. León y Mérida reaccionan más
a choques locales
PALABRAS CLAVE
Recesiones, expansiones, empleo, zonas metropolitanas.
1. Profesor de economía del Departamento de Ciencias Sociales, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Ciudad
Juárez, México. Contacto: isaac.sanchez@uacj.mx
2. Profesora de economía del Departamento de Ciencias Sociales, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Ciudad
Juárez, México. Contacto: maria.garcia@uacj.mx
Isaac Sánchez-Juárez
1
Rosa M. García-Almada
2
EMPLOYMENT CYCLES IN
CIUDAD JUAREZ, LEON
AND MERIDA, 2000-2017
Recibido: 13/09/2018
Aceptado: 10/12/2018
32
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
ABSTRACT
The paper focuses on identifying the cycles of employment growth, its duration
and depth in three metropolitan areas of Mexico (Juárez, León and Mérida). In
addition, it verifies the degree of synchronization between the metropolitan cy-
cles and the national cycle (and USA). Monthly permanent employment data from
2000-2017 were used. The cycles were determined using the Hodrik-Prescott filter
and synchronization using VAR models and a cohesion force measurement known
as LINK. Two complete cycles were identified in Juarez, one in León and Mérida
respectively. Regarding synchronization, Juárez is relatively more vulnerable to
national and U.S. shocks. León and Mérida react more to local clashes.
KEYWORDS
Recessions, expansions, employment, metropolitan areas.
1. INTRODUCCIÓN*
Conocer la evolución del empleo es necesario ya que es una de medida del
bienestar humano, una persona con empleo en el sector formal se siente
segura, se reconoce como alguien productivo que contribuye con la socie-
dad. El empleo debe ser siempre una prioridad para los gobiernos, particu-
larmente aquel que se asocia con salarios elevados, condiciones dignas de
trabajo y prestaciones que satisfacen al trabajador y contribuyen a fomentar
su productividad.
Teniendo en consideración lo anterior este artículo se dedicó al estudio del
mercado laboral en una de sus vertientes: los ciclos del empleo formal (ex-
pansiones y recesiones), a nivel de zonas metropolitanas (ZMs), algo que
hasta donde se buscó no ha sido reportado en la literatura especializada
para el caso mexicano. El estudio a este nivel se justifica porque como se
expone en las siguientes páginas los ciclos del empleo a nivel de ZM se
comportan de forma diferente a los estatales, particularmente en lo que se
refiere a su sincronización con los choques nacionales y los provenientes de
los Estados Unidos de Norteamérica (EUA).
Las ZMs elegidas fueron: Juárez en el estado de Chihuahua, localizada en
la frontera con los EUA; León en el estado de Guanajuato, geográficamente
* Se agradece el trabajo de dos revisores anónimos quienes ayudaron a mejorar sensiblemente el resultado final.
También se agradece al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México por el apoyo recibido del Sistema
Nacional de Investigadores.
33
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
ubicada en el centro del país y Mérida en el estado de Yucatán, localizada
en la península, comúnmente relacionada como sur de México. El periodo
de estudio comprendió de enero de 2000 a diciembre de 2017. El objeti-
vo consistió en identificar expansiones y recesiones del empleo formal, así
como su duración y profundidad, lo que resulta de relevancia para las au-
toridades gubernamentales, quienes deberían suavizar los ciclos de empleo
formal (lograr que este sea lo más cercano a sus valores de tendencia y así
contribuir al bienestar humano).
Adicional a este objetivo, se analizó mediante un modelo VAR y una medi-
da de fuerza de cohesión conocida como LINK el grado de sincronización
entre los ciclos del empleo de cada ZM y el ciclo nacional (norteamericano).
Esto para dar una primera aproximación a las causas de las fluctuaciones
observadas y recomendar elementos de política económica en función del
grado de explicación de éstas por razones endógenas o exógenas.
Las ZMs elegidas fueron tres como se ha indicado de un total de 59. La ra-
zón detrás de la elección de Ciudad Juárez es que esta investigación forma
parte de un proyecto registrado institucionalmente que busca atender pro-
blemáticas regionales para demostrar la vinculación con las necesidades
del entorno. El sitio de trabajo de los investigadores definió esta primer ZM.
Enseguida, se buscó trabajar con las 58 ZMs restantes para fines de com-
paración, pero se tuvo un problema estadístico y administrativo, ya que la
base de datos del empleo formal no podía generar registros completos para
el periodo de estudio para todas las ZMs, por lo que se eligió trabajar con
aquellas ZMs con registros de información completos y compatibles con la
definición de ZM, ello redujo las posibilidades. Para fines de comparación
se eligieron León y Mérida. Por lo que esta investigación se basa en estudios
de caso válidos en las ciencias sociales, particularmente la economía.
El reporte de investigación se estructuró en cuatro partes. En la primera se
expone la revisión de la literatura, lo que permite destacar la originalidad
de este trabajo. En la segunda se describen los datos utilizados y su com-
portamiento en el tiempo, se ubica geográficamente a las ZMs y expone su
estructura productiva. En la tercera se detalla el procedimiento llevado a
cabo para determinar los ciclos de crecimiento del empleo así como el mé-
todo que permite ver el grado de sincronización entre los ciclos por ZMs y
nacional (EUA). Finalmente, en la cuarta parte se presentan los resultados
y se cierra el documento con breves reflexiones en función de los hallazgos.
34
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
2. REVISIÓN DE LA LITERATURA
El estudio de los ciclos económicos a nivel agregado en México tiene una
larga tradición y existen muchos trabajos que abarcan desde un periodo
de treinta años en promedio hasta otros que usando datos de producción
anual han estudiado un periodo de casi cien años (Mejía-Reyes, 2003; Me-
jía-Reyes et al., 2004; Almendra-Arao et al., 2008; Heat, 2011; Calderón, 2012;
Loría y Salas, 2014; Calderón y Hernández, 2017 y Mejía-Reyes et al., 2017).
Sobresale de estos trabajos el hecho de que las recesiones son cortas pero
profundas, mientras que las expansiones son largas y se caracterizan por
bajas tasas de crecimiento económico convirtiéndose a largo plazo en es-
tancamiento económico
3
.
De especial interés en estos estudios de los ciclos a nivel nacional es el
hecho estilizado según el cual existe una cuasi perfecta sincronización en-
tre el ciclo de producción en México y el ciclo de producción industrial en
EUA. Algo que se profundizó a principios de los años noventa del siglo XX
con la entrada en vigor de un acuerdo comercial entre estos dos países y
Canadá que incrementó las exportaciones y las importaciones así como los
flujos de inversión extranjera directa lo que hizo de esta zona geográfica
una de las más importantes del planeta (respecto a la sincronización de los
ciclos mexicano y americano leer Torres y Vela, 2003; Chiquiar y Ramos,
2005; Mejía-Reyes et al., 2006; Fragoso et al., 2008 y Delajara, 2012).
Respecto a los estudios de los ciclos a nivel regional se encontró que exis-
ten pocos trabajos debido a la carencia de información a ese nivel. Los en-
contrados usaron datos de empleo o bien de producción manufacturera en
sustitución de un indicador de alta frecuencia para la producción agregada
por entidad federativa (o municipal). No se encontraron trabajos que estu-
diaran los ciclos del empleo por ciudad o ZM por lo que esta es la principal
aportación a la literatura del presente artículo.
Conocer el grado de sincronización entre alguna medida de la actividad
productiva regional y la nacional (internacional) es de la mayor importan-
cia para los planificadores de la política económica, ya que con ello se pue-
de determinar las regiones que lideran el crecimiento económico y gene-
ración de empleo en un país y las que observan un retraso relativo en su
expansión. Además, este ejercicio ayuda a conocer los efectos diferenciados
de las políticas macroeconómicas (así como choques internacionales) en las
3. Para una buena revisión de ciclos y crisis en el contexto internacional revisar Reinhart y Rogoff (2009).
35
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
distintas regiones, lo que contribuye al diseño de programas de gobierno
con la capacidad de reducir las disparidades en el crecimiento y empleo
(Zuccardi, 2002).
Reconociendo esta importancia, Mejía-Reyes (2007), documentó las expan-
siones y recesiones para 17 estados de México en el periodo 1993-2006, utili-
zando un enfoque de ciclos clásicos. Para realizar sus mediciones utilizó un
índice de producción manufacturera mensual. Entre sus resultados reportó
que las recesiones son menos persistentes y más volátiles que las expansio-
nes y concluye que existen fuertes vínculos entre los regímenes de los ciclos
económicos de los estados del norte y centro del país y entre estados con
patrones similares de industrialización.
Erquizio (2010), examinó las fases recesivas de los ciclos regionales usando
datos anuales de la producción estatal agregada y sectorial, encontrando
que las manifestaciones regionales de las recesiones nacionales son diver-
sas y que una explicación de lo que ocurre en cada entidad puede ser la
correlación que algunas entidades tienen con la tasa de crecimiento econó-
mico de los EUA. Las entidades con mayor impacto recesivo fueron: Puebla,
Estado de México, Ciudad de México, Hidalgo, Michoacán, Jalisco, Nayarit,
Baja California, Sonora, Chihuahua y Tamaulipas.
Mejía-Reyes y Campos-Chávez (2011), analizaron el grado de sincroniza-
ción entre el ciclo de los estados mexicanos y el de los EUA, usando el
enfoque de los ciclos de crecimiento para el periodo 1997-2002. Se basaron
en datos mensuales para 17 entidades de un índice ajustado estacionalmen-
te de producción manufacturera. Encontraron que el ciclo de los estados
mexicanos es procíclico con respecto al ciclo norteamericano. Los estados
con una sincronización robusta fueron: Baja California, Jalisco, Nuevo
León y Ciudad de México. Poco menos moderada en Querétaro y el Estado
de México. En general, consideran que la sincronización con el ciclo de los
EUA está condicionada por la especialización del sector manufacturero y la
participación de empresas extranjeras.
Mejía-Reyes y Erquizio (2012), analizaron los ciclos clásicos de los estados
mexicanos, usando para ello datos anuales y mensuales del PIB, producción
manufacturera, ventas al menudeo y empleo. Encontraron que el sector ma-
nufacturero y la vinculación con los EUA son factores explicativos de los ci-
clos estatales, part icularmente en las ent idades de la frontera norte de México.
Díaz y Mendoza (2012) y Mendoza (2012), se concentraron en las seis enti-
dades que componen la frontera norte de México y calcularon los ciclos del
36
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
empleo del periodo 1997-2010 con datos mensuales. Estos estudios destacan
porque mediante modelos VAR y una medida conocida como LINK que se
tomó del estudio de Sherwood-Call (1988), determinaron el grado de como-
vimiento entre los ciclos del empleo estatales y el nacional. Hallaron que el
porcentaje de variación debido a cambios en el empleo nacional en Nuevo
León era de 62% en el corto plazo y 69% en el largo plazo; para Tamaulipas
59 y 68% respectivamente; Sonora 57 y 62%; Baja California 57% en los dos
casos; Coahuila 45 y 47%; por último, Chihuahua 39 y 21%. En el caso de
Coahuila y Chihuahua los autores afirman que estas economías pueden
estar vinculadas a la dinámica del estado de Texas en el sur de los EUA.
Delajara (2013), estimó el comovimiento y la concordancia cíclica del em-
pleo formal permanente de las entidades federativas mexicanas entre julio
de 1997 y diciembre del 2011. Encontró que en 12 de 32 entidades situadas
en la frontera norte, centro oeste y centro del país las fluctuaciones del em-
pleo están altamente correlacionadas entre ellas y con el empleo nacional.
La fuente de las fluctuaciones era la misma que la del empleo nacional y
el grado de concordancia entre los ciclos del empleo estatal y nacional fue
alta (cuando las fases de expansión y recesión del ciclo del empleo tienden
a ser coincidentes en el tiempo). A nivel agregado, este estudio reportó tres
fases recesivas del empleo con un promedio de duración de un año. Una
de febrero del 2001 a enero de 2002, otra de septiembre de 2002 a agosto de
2003 y la tercera de junio de 2008 a julio de 2009.
Mejía-Reyes y Silva (2014), determinaron el grado de sincronización de los
ciclos de empleo en los estados de México con el ciclo americano tanto para
el periodo 1998-2012 como para submuestras recursivas de cinco años. Uti-
lizaron datos de empleo formal total de julio de 1998 a diciembre de 2012,
así como el índice de producción industrial para el caso de los EUA. La
originalidad de su trabajo radica en calcular ciclos de crecimiento con el
filtro Hodrik-Prescott, el filtro de Christiano y Fitzgerald, así como con la
tasa anualizada de crecimiento. Dos son los resultados principales: 1) los
estados fronterizos y algunos del centro-occidente y centro mostraron una
sincronización fuerte la mayor parte del tiempo, mientras que los estados
del centro tienen una sincronización moderada y en el resto del país es
débil e inestable y 2) las exportaciones y la inversión extranjera directa pa-
recen explicar estos resultados.
Erquizio y Ramírez (2014), profundizaron en el estudio de los ciclos esta-
tales con datos de la producción anual, se centraron en la recesión del 2009
y la expansión 2010-2012 y buscaron la relación que tienen con el entorno
internacional, para después vincular las diversas manifestaciones del ciclo
37
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
nacional con el perfil productivo sectorial. Encontraron que las entidades
federativas del norte, centro y centro norte están más vinculadas al ciclo de
los EUA y menos las del sur, la expansión del 2010-2012 fue más lenta en el
sur y más rápida en las demás regiones. Los autores citados concluyen que
el perfil sectorial de las entidades federativas determina las diferencias en
los resultados, ya que las entidades más manufactureras fueron las más
afectadas y las agrícolas-mineras menos.
Finalmente, Mejía-Reyes et al. (2018), exponen los factores que determinan
la sincronización de los ciclos estatales en México con el ciclo norteameri-
cano. Para lo cual recurrieron a datos de empleo formal mensual, empleo
no agropecuario y producción industrial para el caso americano. Usaron un
enfoque de econometría espacial a partir de lo cual encontraron que la in-
versión extranjera directa tiene un efecto positivo sobre la sincronización,
mientras que las remesas tienen un efecto negativo. Como en algunos de los
otros trabajos arriba citados, se concluye que la similitud de las estructuras
productivas conduce a una mayor sincronización.
La revisión de literatura confirmó que no se han realizado cálculos de ci-
clos de empleo a nivel de ZMs en México. Además, se debe considerar como
un hecho estilizado la vinculación del ciclo nacional mexicano con el ame-
ricano así como su traslado a una escala menor como son las entidades fe-
derativas. Todos los estudios concuerdan que las entidades manufactureras
observan una alta sincronización de su ciclo con el de los EUA, mientras
que las que se dedican mayoritariamente a otras actividades se sincronizan
con el ciclo nacional. Esto debe probarse para el caso de las ZMS que for-
man parte de la muestra.
Por otra parte, los autores revisados concluyen que para explicar los ciclos
económicos es crucial considerar la estructura económica, el comercio in-
ternacional, la inversión extranjera directa, las políticas económicas loca-
les, las condiciones financieras, la infraestructura, clima, así como la vin-
culación histórica de la economía mexicana con su vecino al norte del río
Bravo. Ahora bien, como se expondrá en la tercera sección, el procedimien-
to metodológico elegido se desprende del trabajo realizado por los autores
citados, tratando de eliminar parte del desconocimiento actual de los ciclos
del empleo a nivel de ZMs. Con lo que se espera puedan diseñarse políticas
(que hoy no existen) para suavizar las fluctuaciones de esta importante va-
riable para el bienestar regional.
38
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
3.DATOS, CARACTERIZACIÓN DE LAS
ZONAS METROPOLITANAS Y EVOLUCIÓN
DE LAS SERIES
Para el cálculo de los ciclos de crecimiento del empleo se usaron datos de
empleo formal permanente. Aunque se tuvo acceso a los datos de empleo
eventual no se utilizaron ya que de acuerdo con Delajara (2013: 302), la
serie de trabajadores eventuales tiene un comportamiento cíclico diferente
a la de asegurados permanentes, esto porque las diferencias en el com-
portamiento de los asegurados eventuales presentan una enorme variación
mes con mes. La serie de trabajadores eventuales no supera 10% del total
de trabajadores y trabajar con empleos permanentes por definición tiene
mayor importancia. Los datos fueron recolectados del Instituto Mexicano
del Seguro Social (IMSS) a través de su sistema de datos abiertos (pueden
consultarse en http://datos.imss.gob.mx/).
Los datos se recolectaron de enero de 2000 a diciembre de 2017. En el caso de
los datos nacionales de empleo permanente se obtuvieron del Banco de In-
formación Económica del INEGI (http://www.inegi.org.mx/sistemas/bie/),
mientras que para el cálculo del ciclo de EUA se recurrió a un índice de
producción industrial publicado por el Banco de la Reserva Federal de San
Luis (https://fred.stlouisfed.org/series/INDPRO). Las series de empleo de
las ZMs y nacional fueron desestacionalizadas mediante el procedimiento
Censos X12-ARIMA; el índice de producción industrial norteamericano ya
se encontraba desestacionalizado desde la fuente.
Se decidió trabajar a nivel de ZMs por lo que se usó el manual 2010 del Con-
sejo Nacional de Población. De acuerdo con este documento:
Se define como zona metropolitana al conjunto de dos o más muni-
cipios donde se localiza una ciudad de 50 mil o más habitantes, cuya
área urbana, funciones y actividades rebasan el límite del municipio
que originalmente la contenía, incorporando como parte de sí misma
o de su área de influencia directa a municipios vecinos, predominan-
temente urbanos, con los que mantiene un alto grado de integración
socioeconómica. También se incluyen a aquellos municipios que por
sus características particulares son relevantes para la planeación y
política urbanas de las zonas metropolitanas en cuestión. Adicional-
mente, se define como zonas metropolitanas a todos aquellos muni-
cipios que contienen una ciudad de un millón o más habitantes, así
como aquellos con ciudades de 250 mil o más habitantes que com-
parten procesos de conurbación con ciudades de Estados Unidos de
América (Conapo, 2012: 25).
39
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
Usando estos principios el Conapo identificó 59 ZMs, de las cuáles se eli-
gieron tres: Juárez, León y Mérida, las dos primeras ocuparon el octavo y
noveno lugar respectivamente en lo que refiere a ingreso en 2015, mientras
que la tercera ocupó el quinceavo sitio (IMCO, 2017). La ZM de Juárez se
compone de un municipio, mientras que León de dos (León y Silao) y Méri-
da de cinco (Conkal, Kanasín, Mérida, Ucú y Umán). La razón detrás de la
elección de Ciudad Juárez es que este investigación forma parte de un pro-
yecto registrado institucionalmente que busca atender problemáticas re-
gionales para demostrar la vinculación con las necesidades del entorno. El
sitio de trabajo de los investigadores definió esta primer ZM (ver Figura 1).
Enseguida, se buscó trabajar con las 58 ZMs restantes para fines de com-
paración, pero se tuvo un problema estadístico y administrativo, ya que la
base de datos del empleo formal no podía generar registros completos para
el periodo de estudio para todas las ZMs, por lo que se eligió trabajar con
aquellas ZMs con registros de información completos y compatibles con
la definición de ZM, ello redujo las posibilidades y se decidió por León y
Mérida. Las ZMs de la muestra se encuentran ubicadas geográficamente en
el norte, centro y sur de México lo que se considera las hace casos dignos de
valor para los expertos en ciclos y tomadores de decisiones.
FIGURA 1. LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA DE LAS ZONAS
METROPOLITANAS OBJETO DE ESTUDIO
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
40
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
De acuerdo con el Conapo (2012), la ZM de Juárez tenía una población de
1,218,817 personas en 2000 y 1,332,131 en 2010; es decir, creció en promedio
anual 0.9% y tenía en 2010 una densidad media urbana de 67.9. En León la
población era de 1,269,179 personas en 2000 y 1,609,504 en 2010; es decir,
creció en promedio anual 2.3% y tenía en 2010 una densidad media urbana
de 125.9. En Mérida la población era de 803,920 personas en 2000 y 973,046
en 2010; es decir creció en promedio anual 1.9% y tenía en 2010 una densi-
dad media urbana de 58.0.
Con el fin de caracterizar la estructura económica de cada ZM se recu-
rrió a los Censos Económicos del INEGI (disponibles en http://www.beta.
inegi.org.mx/app/saic/). Específicamente a los datos del último año censal
disponible -2014-, se utilizó el personal ocupado en los siguientes sectores
de actividad: 1) 11 Agricultura, cría y explotación de animales, aprovecha-
miento forestal, pesca y caza (sólo pesca, acuicultura y servicios relacio-
nados con las actividades agropecuarias y forestales); 2) 21 Minería; 3) 22
Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de
agua y de gas por ductos al consumidor final; 4) 23 Construcción; 5) 31 - 33
industrias manufactureras; 6) 43 Comercio al por mayor; 7) 46 Comercio al
por menor; 8) 48 - 49 transportes, correos y almacenamiento; 9) 51 Infor-
mación en medios masivos; 10) 52 Servicios financieros y de seguros; 11)
53 Servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles;
12) 54 Servicios profesionales, científicos y técnicos; 13) 55 Corporativos;
14) 56 Servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios
de remediación; 15) 61 Servicios educativos; 16) 62 Servicios de salud y de
asistencia social; 17) 71 Servicios de esparcimiento culturales y deportivos,
y otros servicios recreativos; 18) 72 Servicios de alojamiento temporal y de
preparación de alimentos y bebidas y 19) 81 Otros servicios excepto activi-
dades gubernamentales.
Con la información disponible por sector de actividad económica se calcu-
laron los coeficientes de localización y concentración metropolitanos me-
diante las siguientes expresiones:
Donde POij es la población ocupada en el sector i de la ZM j, POj es la po-
blación ocupada total en la ZM j, POiN es la población ocupada en el sector
i a nivel nacional, PON es la población ocupada total a nivel nacional, POiΣj
41
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
es la población ocupada en el sector i de las tres ZMs y POΣj es la población
ocupada total en las tres ZMs. Estos coeficientes entre mayores sean a la
unidad se interpretan como indicadores de localización y concentración del
sector en cuestión en la ZM seleccionada respecto a la nación en un caso y
al conjunto de las tres ZMs en el segundo (Flores et al., 2017).
Las tres ZMs elegidas representaban el 5.2% de la población ocupada total
nacional en el año censal 2014 (21,576,358 personas ocupadas). León registró
462,514 personas ocupadas; Juárez 373,101 y Mérida 288,574, el total metro-
politano fue 1,124,189 personas. En la Tabla 1 se presentan los coeficientes
de localización y concentración, los cuáles revelan que Juárez tiene una
economía concentrada en industrias manufactureras, las cuales están enfo-
cadas en la exportación, por lo que para los fines de este estudio eso puede
significar que su ciclo de empleo este más vinculado con la economía ame-
ricana que con la economía nacional.
Medido por los coeficientes de localización, en León las industrias manu-
factureras son de importancia pero no tanto como en Juárez, su economía
también destaca por la presencia de servicios de transportación y almace-
namiento, educativos y en alguna medida comercio al por mayor. León tie-
ne una economía con mayor grado de diversificación, evidenciado por los
coeficientes de concentración respectivos. Esta ZM destaca por la presencia
de servicios financieros, pero particularmente servicios corporativos, de
hecho, en las otras dos ZMs no se registró personal ocupado en este sector
de la actividad económica. Respecto a la sincronización de los ciclos, por
su estructura económica es probable que exista comovimiento entre el ciclo
del empleo de León y el nacional, pero también con el americano por la
importante presencia de servicios financieros.
Mérida es la única ZM que registró personal ocupado en actividades
agropecuarias, aunque su coeficiente de localización no es significativo
al compararse con la nación. Sobresalen las actividades de construcción,
comerciales y de servicios. Las industrias manufactureras no parecen ser
importantes, carece de actividades corporativas y las relacionadas con las
de generación y distribución de energía eléctrica. Por su estructura econó-
mica, se anticipaba que el ciclo del empleo estaba fuertemente vinculado
con el ciclo nacional.
42
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
3.1 EVOLUCIÓN DEL EMPLEO PERMANENTE NACIONAL
Y METROPOLITANO EN MÉXICO
El empleo permanente nacional registrado en el IMSS creció a una tasa de
0.20% en promedio mensual, en el mes de enero de 2000 se tenían registra-
das 10,842,521 personas y en diciembre de 2017 16,740,999. En este punto
conviene informar que los datos utilizados abarcan un porcentaje alto de
la población económicamente activa ocupada aunque deja fuera a las per-
sonas que trabajan en el sector público y aquellas que laboran en el sector
informal, por lo que se tiene un buen instrumento para dar seguimiento a
los ciclos de empleo.
En la ZM de Juárez el crecimiento del empleo fue 0.04% en promedio men-
TABLA 1. COEFICIENTES DE LOCALIZACIÓN Y
CONCENTRACIÓN DE LAS ZONAS METROPOLITANAS, 2014
* LOS COEFICIEN TES DE CONCENTRACIÓN SAL EN ELEVADOS PORQU E SOLAMENTE EN E SA ZONA METROPOLITANA E XISTEN
PERSONAS OCUPADAS EN ESA ACTIVIDAD. (-) N O EXISTEN REGISTROS DE PERSONA L OCUPADO PAR A ESE SEC TOR DE
ACTIVIDAD ECONÓMICA.
EN LOS CÁLCULOS NO SE CONSID ERARON LOS SECTO RES AGRUPAD OS POR EL PRINCIPIO DE CONFIDENCIALIDAD.
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
11
21
22
23
31-33
43
46
48-49
51
52
53
54
55
56
61
62
71
72
81
-
0.03
-
0.47
2.55
0.45
0.57
0.90
1.23
0.15
0.50
0.35
-
0.38
0.40
0.81
0.70
0.57
0.57
-
0.05
-
0.98
1.49
1.03
0.82
1.35
0.38
0.91
0.92
0.67
0.84
0.89
1.33
0.83
0.91
0.73
0.78
0.05
0.14
-
2.18
0.68
1.09
0.97
0.91
1.12
0.43
1.14
1.00
-
1.71
1.55
1.26
1.11
1.02
1.02
-
0.41
-
0.42
1.56
0.53
0.73
0.83
1.44
0.29
0.60
0.54
-
0.41
0.37
0.87
0.79
0.76
0.74
-
0.74
-
0.88
0.91
1.21
1.06
1.24
0.45
1.70
1.10
1.03
2.43*
0.95
1.24
0.89
1.02
0.97
1.01
3.90*
2.18
-
1.95
0.41
1.27
1.25
0.84
1.31
0.80
1.36
1.54
-
1.84
1.44
1.35
1.24
1.35
1.32
CLZM
Juárez León Mérida Juárez León Mérida
CCZM
Actividad
económica
43
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
sual, por debajo de lo que ocurrió a nivel nacional. En el mes de enero de
2000 registró 374,465 personas, mientras que 404,032 en diciembre de 2017.
En León creció el indicador de empleo 0.34%, por encima del promedio
nacional. En enero de 2000 se tenían registradas 199,400 personas y para
diciembre 2017 fueron 416,463 con lo que fue la ZM con mayor número de
empleos permanentes de la muestra. En Mérida el crecimiento entre enero
de 2000 y diciembre de 2017 fue 0.18% en promedio mensual. En el punto de
arranque de la muestra registró 143,901 personas y en el punto final 213,159,
esta ZM creció apenas por debajo del promedio nacional y es la que menos
empleos permanentes registró.
Se calculó el crecimiento acumulado relativo (a partir de la diferencia de
las variaciones) y fue notoriamente negativo para Juárez respecto a la na-
ción, mientras que en León fue positivo y ligeramente negativo en el caso
de Mérida (ver Tabla 2). La mayor volatilidad en las tasas de variación del
empleo se registró en Juárez, donde también se observó la menor tasa de
crecimiento del empleo. En León se observó la mayor tasa de crecimiento
del empleo permanente y una volatilidad moderada. En Mérida el creci-
miento del empleo fue bajo lo mismo que su volatilidad.
TABLA 2. TRABAJADORES PERMANENTES ASEGURADOS EN EL
IMSS 01/2000-12/2017
VARIACIONES EN PORCENTAJE DE DATOS MENSUALES
DESESTACIONALIZADOS
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
Por los indicadores descriptivos era de esperar que Juárez tuviera una re-
ducida vinculación con la economía nacional mientras que León y Mérida
se esperaría estuvieran más sincronizadas con el ciclo del empleo nacio-
nal. De hecho, el coeficiente de correlación entre el empleo permanente en
Juárez y el total nacional fue 0.35. Entre León y la nación 0.99 y entre Mé-
rida y la nación 0.97. Por otro lado, entre el empleo en Juárez y el índice
de producción industrial de los EUA fue 0.47 mientras que en los casos de
León y Mérida fueron 0.65 y 0.62 respectivamente.
Juárez
León
Mérida
0.02
0.15
0.08
0.36
0.22
0.15
0.87
2.51
0.58
-1.55
-0.51
-0.36
-15.56
13.12
-1.80
ZMSMedia Desviación
estándar Máximo Mínimo Crecimiento
acumulado relativo
44
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
En resumen, León es la ZM con mayor concentración de población, tiene una
estructura económica diversificada y una alta correlación entre el empleo
permanente metropolitano y nacional. Mérida es la ZM más pequeña en
términos de población, con una estructura económica diversificada basada
en comercio y servicios, de las tres es la única que tenía población ocupada
en el sector agropecuario, al igual que en León sus registros de empleo per-
manente estuvieron correlacionados fuertemente con los nacionales. Por
otra parte, Juárez tiene una economía concentrada en las manufacturas de
exportación y su empleo no está muy correlacionado con las fluctuaciones
nacionales se vincula más con la producción industrial de los EUA.
En general, las diferencias en la tendencia del empleo permanente por ZMs
explican el contexto de cambio de largo plazo del empleo metropolitano. En
lo que sigue el énfasis será en el análisis de las fluctuaciones de corto y me-
diano plazo del empleo permanente con el obje tivo de identificar los c iclos de
crecimiento, su duración y profundidad. Así como la sincronización cíclica
entre el empleo metropolitano y el nacional (EUA) en Juárez, León y Mérida.
4. MÉTODO
4.1 CÁLCULO DE CICLOS, DURACIÓN Y PROFUNDIDAD
Para obtener los ciclos de crecimiento del empleo y de la producción en el
caso americano se utilizó el filtro Hodrik-Prescott (1997), el cual se encuen-
tra incorporado en el software Eviews (se usó la versión 7.2). Esto permitió
alcanzar el primer objetivo del artículo. A partir de las series originales
desestacionalizadas se procedió a obtener por un lado la tendencia y por el
otro el componente cíclico, con esta última se aplicaron las siguientes reglas
para identificar expansiones y recesiones:
Un pico es el mes con mayor valor del empleo (índice de producción in-
dustrial) durante el período de expansión, siendo el período de expansión
económica un período de doce o más meses consecutivos en los que el em-
pleo (índice de producción industrial) está por encima de sus valores de
tendencia… (del Rey et al., 2014: 15).
Un fondo es el mes con menor valor del empleo (índice de producción indus-
trial) durante el período de recesión, siendo una recesión un periodo de doce
o más meses consecutivos en los que el empleo (índice de producción indus-
trial) está por debajo de sus valores de tendencia… (del Rey et al., 2014: 15-16).
Un ciclo económico se consideró como el periodo entre dos fondos o valles
en la muestra temporal. El ciclo se dividió en expansiones y recesiones;
45
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
es decir, el periodo entre un fondo y un pico y el tiempo entre un pico y
un fondo, por lo que la duración consiste en sumar el número de meses
transcurridos en cada etapa del ciclo. La profundidad de las expansiones
y recesiones se midió por medio de la tasa media mensual de crecimiento.
4.2 PROCEDIMIENTO PARA CONOCER
LA SINCRONIZACIÓN DE LAS SERIES
Para conocer el grado de sincronización o comovimiento entre los ciclos del
empleo metropolitanos y el nacional (índice de producción industrial ame-
ricana), se recurrió a la estimación de un sistema de vectores autorregresi-
vos (VAR) para posteriormente obtener una medida de fuerza de cohesión
conocida como LINK que se obtiene a partir calcular la varianza del error
de pronóstico para un periodo determinado después de someter el sistema
a un choque estocástico. LINK captura el grado en que la economía nacio-
nal predice el ritmo de actividad económica en Juárez, León y Mérida. Con
este procedimiento se logró alcanzar el segundo objetivo de este artículo.
Replicando el trabajo de Zuccardi (2002) y Mendoza (2012: 34-35) y ajus-
tándolo a los objetivos de esta investigación se construyeron seis sistemas
de ecuaciones: 1) empleo de Juárez y empleo nacional; 2) empleo de Juárez
y producción industrial en EUA; 3) empleo de León y empleo nacional; 4)
empleo de León y producción industrial en EUA; 5) empleo de Mérida y em-
pleo nacional; 6) empleo de Mérida y producción industrial en EUA. Todos
con las siguientes características:
[1]
[2]
Donde ΔENal-ZM,t es la variación del empleo nacional menos el empleo de
la ZM en estudio (Juárez, León o Mérida), ΔEZM,t es la variación del em-
pleo de la ZM y eNal-ZM,t es un término de error que afecta a todo el país
contemporáneamente y eZM,t es un término de error que afecta solamente
a la ZM. En la ecuación (2) el empleo nacional afecta de forma contemporá-
nea a la ZM, lo cual se debe a que los choques que afectan simultáneamente
a todas las ZMs pueden afectar a la ZM en cuestión. Por otro lado, los cho-
ques que afectan a esta ZM no afectan a la nación de forma contemporánea,
46
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
aunque puede que lo hagan de forma retardada, por lo que sustituyendo (1)
en (2), se tiene:
[3]
La ecuación (3) incorpora los retardos del empleo nacional y de la ZM así
como los choques que afectan a la ZM y a la nación en su conjunto. De esta
forma el sistema de ecuaciones (1) y (2) queda identificado y puede refor-
mularse como:
[4]
[5]
Se concluye que las variaciones del empleo en la ZM y nacional están expli-
cadas por el empleo pasado nacional, las variaciones del empleo en la ZM
en t periodos atrás y por el error estocástico que afecta a toda la nación y la
ZM. La estimación de estos modelos VAR ayuda a establecer una relación
entre el empleo nacional y de la ZM y a conocer el grado comovimiento de
las variables involucradas.
Finalmente, se usó el método de descomposición de varianza que se obtie-
ne al construir los modelos VAR, indicador conocido como LINK, el cual
es una medida que asume valores porcentuales entre 0 y 100 (ver Zuccardi,
2002). Si el valor es cercano a cero, el vínculo entre las variables es débil,
mientras que si es cercano a 100 se dice que existe una sincronización fuerte
de lo que sucede en términos de empleo en la ZM y nacional (EUA). Como
en todo trabajo con series de tiempo se realizaron pruebas de raíces unita-
rias y se evaluó estadísticamente el número de retardos óptimos. Además,
para evaluar la bondad de los modelos estimados se realizaron pruebas de
estabilidad. Todas las rutinas se realizaron en el software Eviews 7.2.
4
4. Se sugiere que el lector interesado en los detalles metodológicos de las pruebas de raíces unitarias, elección de
rezagos y estabilidad de los modelos, consulte Wooldrige (2015).
47
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
5. RESULTADOS
5.1 CICLOS ECONÓMICOS NACIONAL, AMERICANO
Y METROPOLITANO
En la Tabla 3 aparecen los ciclos nacionales de empleo identificados así
como su duración y profundidad. En este caso se identificaron dos ciclos
completos, uno de agosto 2003 a octubre 2009, el cual tuvo una duración de
73 meses. El segundo ciclo nacional de octubre 2009 a febrero 2014, con una
duración de 54 meses. A nivel nacional en el periodo de estudio se sufrie-
ron tres recesiones, siendo la más profunda la de junio 2008 a octubre 2009,
mientras que la de noviembre de 2000 a agosto 2003 fue menos profunda,
pero de mayor duración. Se evidenció que las expansiones son de mayor
duración que las recesiones.
TABLA 3. CICLOS DEL EMPLEO EN MÉXICO,
ENERO 2000 A DICIEMBRE 2017
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
En la Figura 2 se expone el grado de sincronización entre los ciclos del em-
pleo nacionales y el ciclo de la producción industrial en los EUA. Se observa
que existe una relación fuerte, al calcular el coeficiente de correlación entre
las series se obtuvo un valor de 0.70, lo que confirma los hallazgos repor-
tados en la sección de revisión de la literatura respecto a la vinculación
estrecha que existe entre las dos economías.
Por otro lado, en la Tabla 4 se presentan los ciclos de la producción indus-
trial norteamericana. A diferencia del caso mexicano presentan algunas
particularidades, como una doble caída en noviembre 2011 y agosto 2003,
sin que medie entre esas fechas un pico. Ahora bien, entre febrero 2012 y
noviembre 2014 se observó un doble pico, sin que medie entre esas fechas
un fondo. De esta forma con el procedimiento que se usó solamente se iden-
tificó un ciclo completo que fue de agosto 2003 a junio 2009. Llama la aten-
ción que, de tres recesiones identificadas, la segunda es las más profunda y
coincide con la identificada en el caso mexicano.
1
2
-
2003/08
2009/10
2014/02
2000/11
2008/06
2013/01
2017/08
-
59 meses
40 meses
43 meses
34 meses
17 meses
14 meses
-
-
0.25
0.32
0.30
-0.08
-0.26
0.21
-
2000/11
2008/06
2013/01
2017/08
2003/08
2009/10
2014/02
-
Ciclo Fondo FondoPico Pico
Expansiones
Duración Duración
Profundidad Profundidad
Recesiones
48
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
TABLA 4. CICLO DE LA PRODUCCIÓN INDUSTRIAL EN EUA,
ENERO 2000 A DICIEMBRE 2017
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
En lo que refiere a las ZMs, Juárez registró dos ciclos completos. Uno que
inicia en noviembre 2001 y termina en mayo 2009, el cual duró 92 meses. El
segundo ciclo completo en Juárez se presentó entre mayo 2009 y abril 2014,
duró 61 meses. En cuanto a recesiones fueron tres, siendo la más profunda
la ocurrida entre enero 2001 y noviembre 2001.
En el caso de León se registró solamente un ciclo completo de diciembre
FIGURA 2. CICLOS DEL EMPLEO EN MÉXICO Y DE LA
PRODUCCIÓN INDUSTRIAL EN EUA, 2000/01-2017/12
* LA SOMBRA OSCU RA MARCA LA S RECESIONES EN MÉ XICO Y LA MÁS CL ARA EN LOS EUA.
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
1
-
2001/11
2003/08
2009/06
-
2000/09
-
2008/03
2012/02
2014/11
-
-
56 meses
36 meses
-
15 meses
-
16 meses
-
17 meses
-
-
0.20
0.41
-
--0.37
-
-1.13
-
-0.29
2000/09
-
2008/03
2012/02
2014/11
2001/11
-
2009/06
-
2016/03
Ciclo Fondo FondoPico Pico
Expansiones
Duración Duración
Profundidad Profundidad
Recesiones
49
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
2005 a septiembre 2009 (47 meses de duración), llama la atención que regis-
tró dos picos continuos en septiembre 2000 y marzo 2003. Luego al presen-
tar en noviembre 2003 un fondo se registró un nuevo fondo en diciembre
2005, sin mediar algún pico y esta irregularidad se mantuvo, ya que en
diciembre 2011 se identificó un pico y un pico más en diciembre 2014 sin
pasar por un fondo. También se identificaron tres recesiones, la más pro-
funda de marzo 2008 a septiembre 2009, en este punto observe que existe
cierta correspondencia entre el ciclo americano, nacional y metropolitano,
al menos en lo que a recesiones se refiere, por ello es tan necesario contar
con una medida de dicha cohesión en los ciclos (LINK).
Para terminar, en Mérida se identificó un ciclo completo que va de abril
2003 a junio 2009, duró 76 meses (ver Figuras 3-5). Una irregularidad detec-
tada fue que en octubre 2011 se tuvo un pico y nuevamente otro pico en ene-
ro 2015. Como en el caso nacional, todo parece indicar que esta economía
se aproxima a una etapa recesiva y alcanzará un nuevo fondo. En cuanto
a recesiones se registraron dos, siendo la más profunda la de julio 2008 a
junio 2009. Por lo que se concluye que todas las ZMs y el país sufrieron los
embates de la crisis financiera internacional iniciada en los EUA (para ma-
yores referencias ver Mejía et al., 2017).
50
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
TABLA 5. CICLOS DEL EMPLEO EN LAS ZONAS
METROPOLITANAS, ENERO 2000 A DICIEMBRE 2017
1
2
-
2001/11
2009/05
2014/04
2001/01
2007/10
2011/03
2015/10
-
72 meses
23 meses
19 meses
11 meses
20 meses
38 meses
-
-
0.12
0.25
0.78
-1.41
-1.25
0.21
--
2001/01
2007/10
2011/03
2015/10
2001/11
2009/05
2014/04
-
Ciclo Fondo FondoPico Pico
Expansiones
Duración Duración
Profundidad Profundidad
Recesiones
JUÁREZ
1
-
2003/04
2009/06
-
2001/07
2008/07
2011/10
2015/01
-
64 meses
29 meses
-
22 meses
12 meses
-
-
-
0.19
0.25
-
-0.01
-0.18
-
-
2001/07
2008/07
2011/10
2015/01
2003/04
2009/06
-
-
Ciclo Fondo FondoPico Pico
Expansiones
Duración Duración
Profundidad Profundidad
Recesiones
MÉRIDA
LEÓN
1
-
-
2003/11
2005/12
2009/09
-
2000/09
2003/03
-
2008/03
2011/12
2014/12
-
-
-
28 meses
28 meses
-
-
9 meses
-
19 meses
-
18 meses
-
-
-
0.35
0.49
-
-
0.01
-
-0.20
-
0.32
2000/09
2003/03
-
2008/03
2011/12
2014/12
-
2003/11
-
2009/09
-
2016/05
Ciclo Fondo FondoPico Pico
Expansiones
Duración Duración
Profundidad Profundidad
Recesiones
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
51
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
TABLA 5. CICLOS DEL EMPLEO EN LAS ZONAS
METROPOLITANAS, ENERO 2000 A DICIEMBRE 2017
FIGURAS 3-5. TENDENCIA Y CICLOS DEL EMPLEO EN JUÁREZ,
LEÓN Y MÉRIDA, 2000/01-2017/12
* LAS ÁREAS SOMBRE ADAS INDICAN LOS PERIODOS RECESIVOS.
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
52
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
5.2 SINCRONIZACIÓN ENTRE LAS SERIES:
ESTIMACIÓN DE LOS VAR Y LINK
Cuando se estima un modelo VAR es necesario que las variables a relacio-
nar sean estacionarias, por ello se aplicó la prueba Phillips-Perron para
las series en logaritmos y en primeras diferencias sin incluir intercepto o
tendencia en la ecuación estimada, con un método de estimación espectral
Bartlett kernel y un ancho de banda automático Newey-West. En la Tabla
6 se presentan los resultados. Como se observa las series en niveles tienen
raíz unitaria, mientras que en primeras diferencias son estacionarias o in-
tegradas de orden uno. Por lo que los modelos VAR se estimaron en dife-
rencias logarítmicas.
TABLA 6. PRUEBA DE RAÍCES UNITARIAS PHILLIPS-PERRON
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
Teniendo series estacionarias se procedió a calcular los seis VARs que se
enumeraron en el apartado de método. Todos con seis rezagos inicialmen-
te, para luego aplicar los criterios de: Akaike (CIA), Schwarz (CS) y Han-
nan-Quinn (CHQ).
Obtenidos los rezagos óptimos se volvió a estimar los VARs y se verificaron
sus condiciones de estabilidad mediante el uso de las raíces inversas del po-
linomio característico autorregresivo (ver Eviews, 2011). Como se observa
en la Figuras 6-11 todos los VARs satisfacen las condiciones de estabilidad
al verificar que ninguna raíz se encuentra fuera del círculo unitario. Se pro-
cedió entonces a calcular LINK para tener la medida de fuerza de cohesión
de las series (sincronización).
logE Juárez
dlogE Juárez
logE León
dlogE León
logE Mérida
dlogE Mérida
logE Nacional
dlogE Nacional
logE EUA
dlogE EUA
0.252360
-8.266743
6.354722
-11.46576
6.446522
-13.37421
4.707223
-6.474854
0.626185
-12.71098
0.7585
0.0000
1.0000
0.0000
1.0000
0.0000
1.0000
0.0000
0.8508
0.0000
Raíz unitaria
Estacionaria
Raíz unitaria
Estacionaria
Raíz unitaria
Estacionaria
Raíz unitaria
Estacionaria
Raíz unitaria
Estacionaria
Serie t-estadístico
ajustado Probabilidad Conclusión
53
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
Juárez-Nacional
Juárez-EUA
León-Nacional
León-EUA
Mérida-Nacional
Mérida-EUA
7
4
7
4
7
5*
3
3
3
2
3
1
3*
3*
3*
4*
3*
4
VARs CIA CS CHQ
TABLA 7. NÚMERO DE RETARDOS ÓPTIMO PARA LOS VARS
* NÚMERO DE REZAGOS ELEGIDO.
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
De la Tabla 8 la zona A es la que más interesa ya que indica la sincronización
entre el ciclo nacional (EUA) y el ciclo del empleo permanente en las ZMs.
Note como en Juárez los choques nacionales en el corto plazo son impor-
tantes y con el tiempo pierden fuerza, mientras que los choques en la pro-
ducción industrial de los EUA se vuelven más importantes tras doce meses.
En León y Mérida tanto los choques nacionales como en los EUA aumentan
su importancia en el tiempo. Hay que aclarar que se esperaba medidas de
fuerza de cohesión mayores a 70% para los choques nacionales (EUA), al no
registrase, debe concluirse que son más importantes los choques internos
en estas tres ZMs (zona B de la Tabla 8). Por lo que esto lleva a enfatizar la
importancia de las políticas y decisiones de carácter local sin perder de vista
el diseño y ejecución de la política macroeconómica. Lo anterior debe com-
plementarse con el cálculo de los ciclos que reveló la sincronización entre
2007-2009 en lo que a etapas recesivas se refiere en el país y en las tres ZMs
como resultado de la crisis financiera internacional iniciada en los EUA.
54
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
FI G UR AS 6 -1 1.
RAÍCES INVERSAS DEL POLINOMIO CARACTERÍSTICO
AUTORREGRESIVO
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.
55
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
TABLA 8. MEDIDA DE FUERZA DE COHESIÓN LINK
EMPLEO PERMANENTE EN ZMS Y MÉXICO, PRODUCCIÓN
INDUSTRIAL EN EUA
FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA
LINK: DESCOMPOSICIÓN DE VARIANZ A, FACTO RIZACI ÓN DE CHOLESKY.
H: REPRESENTA EL PERIODO EN MESES.
Juárez-Nacional
Juárez-EUA
León-Nacional
León-EUA
Mérida-Nacional
Mérida-EUA
31.67
1.53
3.97
0.30
1.03
0.31
25.50
17.15
18.26
9.95
6.58
3.44
68.32
98.46
96.02
99.69
98.96
99.68
74.49
82.84
81.73
90.04
93.41
96.55
VAR LINK (h=1) LINK (h=12) LINK (h=12)VAR LINK (h=1)
A
Nacional o EUA B
ZM
6. CONCLUSIÓN
Se identificaron los ciclos del empleo para las tres ZMs, su duración y pro-
fundidad. A partir de esto se indagó si dichos ciclos se relacionaban con
los choques nacionales o bien los provenientes de los EUA, esto en función
de la concentración y localización de la actividad económica de cada ZM.
El resultado no fue el esperado ya que Juárez mostró cierta sincronización
de las fluctuaciones del empleo con la nación y EUA, al menos cuando se
simularon los choques para un periodo de doce meses. Mientras que en
León y Mérida su respuesta crece en el tiempo, pero sigue siendo reducida.
Estos resultados a nivel de ZM coinciden con una parte de la literatura re-
visada, en especial Díaz y Mendoza (2012) y Mendoza (2012), ya que ellos
habían reportado que en el caso de Chihuahua (estado donde se localiza la
ZM de Juárez), el comovimiento entre el ciclo del empleo nacional y estatal
era de 39% en el corto plazo y 21% en el largo plazo. Sin demostrarlo suge-
rían que Chihuahua al tener vecindad geográfica con los EUA tendría que
mostrar una mayor vinculación con el ciclo de producción industrial de
aquel país, lo que como se sabe por la Tabla 8 es parcialmente cierto.
Por otro lado, los resultados reportados aquí difieren de los presentados
por Mejía-Reyes y Silva (2014) para el caso de las entidades federativas, ya
56
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
que ellos habían informado que la sincronización de los ciclos estatales con
el americano era fuerte para Chihuahua y Guanajuato (donde se localiza
León). Pero débil para Yucatán (donde se localiza Mérida), esto último es
semejante a lo encontrado aquí.
Con información de los tres casos y teniendo en cuenta las limitaciones
que esto significa, se recomienda incentivar políticas económicas a escala
metropolitana de la mano de la política macroeconómica para crear una es-
trategia anti cíclica en materia de empleo. Lo anterior es uno de los grandes
pendientes en México, ya que la política macroeconómica, tanto fiscal como
monetaria ha dejado de lado los matices regionales. En el país no existe po-
lítica regional. Lo anterior por el lado de la federación, a nivel de los gobier-
nos estatales y municipales estos no trabajan por ZM. En consecuencia, con
los resultados presentados se sugiere crear mecanismos para el desarrollo
de políticas en esa escala, lo que implicaría una reforma constitucional que
modifique la forma en la que se conciben las políticas para el desarrollo
productivo que impactan en la generación de empleo formal.
Al momento de escribir la versión final de este artículo existe un nuevo
gobierno federal que al menos en el discurso ha planteado fortalecer el de-
sarrollo regional por la vía de proyectos de infraestructura, zonas francas y
zonas económicas especiales. A esta agenda declarada por el nuevo gobier-
no habría que agregar la creación de agencias de fomento económico a nivel
de ZMs. Los resultados parciales (por considerar solamente tres ZMs) a los
que se llegaron apuntan hacia la necesidad de fortalecer la visión regional,
local y metropolitana en la concepción, diseño, ejecución y evaluación de
las políticas destinadas a crear empleo formal.
Esta investigación termina reconociendo la importancia de los espacios me-
tropolitanos sin que ello implique descuidar lo macroeconómico, ya que
como se vio recientemente (2007-2009), dada la globalización económica
prevaleciente toda perturbación económica foránea tiene un impacto en las
ZMs. En la agenda de investigación queda el realizar una caracterización
amplia del mercado laboral de las ZMs (sobre todo salarial), así como revi-
sar las políticas gubernamentales locales y otros factores regionales expli-
cativos de los ciclos del empleo.
57
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
REFERENCIAS
Almendra-Arao, G, González-Estrada, A. y Mora-Flores, J. (2008). Los ciclos económicos
de México y sus regularidades empíricas. Agrociencia, 42(3), 299 -311.
Calderón, C. (2012). Crisis y ciclos económicos de México de 1896 al 2010: un análisis
espectral. Argumentos, 25(70), 105-128.
Calderón, C. y Hernández, L. (2017). Integración económica, crisis económicas y ciclos
económicos en México. Contaduría y Administración, 62(1), 64-84.
Chiquiar, D. y Ramos, M. (2005). Trade and business-cycle synchronization: Eviden-
ce from Mexican and U.S. manufacturing industries. The North American Journal of
Economics and Finance, 16(2), 187-216.
Conapo (2012). Delimitación de las zonas metropolitanas de México, 2010. Ciudad de
México: Segob, Conapo e INEGI.
Delajara, M. (2012). Sincronización entre los ciclos económicos de México y Estados
Unidos. Nuevos resultados con base en el análisis de los índices coincidentes regio-
nales de México. Banco de México, Documento de Trabajo, 2012-01.
Delajara, M. (2013). Comovimiento y concordancia cíclica del empleo en los estados
mexicanos. Economía Mexicana, 22(2), 297-340.
Del Rey, E., Goetz, R., Planells, N., Silva, J. y Xabadia, Á. (2014). Prácticas de economía
con ordenador. Madrid: Antoni Bosch Editor.
Díaz, E. y Mendoza, M. (2012). Crisis y recuperación económica en los estados de la
frontera norte. Un análisis de los ciclos económicos. Estudios Fronterizos, 13(25), 89-130.
Erquizio, A. (2010). Recesiones regionales en México: diversidad y causas. Análisis
Económico, 25(60), 81-113.
Erquizio, A. y Ramírez, R. (2014). La recesión de 2009 y la expansión 2010-2012 en las
entidades federativas de México. Estudios Fronterizos, 15(30), 181-213.
Eviews (2011). Eviews help topics 7.2. Irvine, California: IHS.
Flores, A, Álvarez, M. y García, F. (2017). Factores determinantes de la localización
del sector eléctrico-electrónico en México. Nóesis. Revista de Ciencias Sociales y Hu-
manidades, 26 (51), 20- 4 4 .
Fragoso, E., Herrera, J., y Castillo, R. (2008). Sincronización del empleo manufacturero
en México y Estados Unidos. Economía Mexicana, 17(1), 5 –47.
Heat, J. (2011). Ide nti cacn de lo s ciclos ec omicos en México: 30os de evidencia.
Realidad, Datos y Espacio. Revista Internacional de Estadística y Geografía, 2(2), 19-31.
58
2 | Ciclos del empleo en ciudad Juárez, León y Mérida...
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
Hodrick, R. y Prescott, E. (1997). Post-war U.S. business cycles: An empirical inves-
tigation. Journal of Money, Credit and Banking, 28(4), 1-16.
IMCO (2017). Medición de la actividad económica con grandes datos. Ciudad de México:
IMCO.
Loría, E. y Salas, E. (2014). Ciclos, crecimiento económico y crisis en México. Estudios
Económicos, 29(2), 131-161.
Mejía-Reyes, P. (2003). Regularidades empíricas en los ciclos económicos en México:
producción, inversión, inación y balanza comercial. Economía Mexicana, 12(2), 231-2 74.
Mejía-Reyes, P., Martínez, J. y Rendón, W. (2004). Ciclos económicos industriales
clásicos en México. El Colegio Mexiquense, Documento de Trabajo No. 85.
Mejía-Reyes, P., Gutiérrez, E., y Farías, C. (2006). La sincronización de los ciclos eco-
nómicos de México y Estados Unidos. Investigación Económica, 45(258), 15– 45.
Mejía-Reyes, P. (2007). Expansions and recessions in the Mexican states: a classical
business approach. Paradigma Económico, 3(5), 7-38.
Mejía-Reyes, P. y Campos-Chávez, J. (2011). Are the mexican states and the United
States business cycles synchronized? Evidence from the manufacturing production,
Economía Mexicana, 2 0 (1), 79-112 .
Mejía-Reyes, P. y Erquizio, A. (2012). Expansiones y recesiones en los estados de México.
Ciudad de México: Pearson.
Mejía-Reyes, P. y Silva, D. (2014). Sincronización internacional de los ciclos del empleo
de los estados de México, 1998-2012. Paradigma Económico, 6(2), 59-93.
Mejía-Reyes, P., Díaz, M. y Vergara, R. (2017). Recesiones de México en los albores del
siglo XXI. Problemas del Desarrollo¸ 48(189), 57-84.
Mejía-Reyes, P., Rendón-Rojas, L., Vergara-González, R. y Aroca, P. (2018). International
synchronization of the Mexican states business cycles: Explaining factors. The North
American Journal of Economics and Finance, 44, 278-288.
Mendoza, M. (2012). Fluctuaciones económicas en las entidades federativas de la frontera
norte de México. Ciudad de México: Pearson.
Reinhart, C. y Rogo, K. (2009). This time is dierent. Eight centuries of nancial folly.
Princeton, Nueva Yersey: Princenton University Press.
Sherwood-Call, C. (1988). Exploring the relationships between national and regional
economic uctuations. Eco nomic Review, 3, 1-24.
Torres, A. y Vela, O. (2003). Trade integration and synchronization between business
cycles of Mexico and the United States. The North American Journal of Economics and
Finance, 14(3), 319-342.
59
RIEM, N°18, año IX, ago-dic. 2018, ISSN 0719-1790, pp. 31-59
Zuccardi, I. (2002). Los ciclos económicos regionales en Colombia, 1986-2000. Docu-
mentos de Trabajo sobre Economía Regional y Urbana, 25.
Wooldrige, J. (2015). Introductory econometrics: A modern approach. Nueva York: Cen-
gage Learning.
... Para calcular los ciclos se utilizó el filtro de Christiano y Fitzgerald (2003) y para conocer la sincronización de los ciclos primero se estimaron modelos VAR que fueran estables y enseguida se estimó una medida conocida como LINK o descomposición de la varianza, la cual sirve para revelar como se encuentran sincronizadas las series, en este caso las de los ciclos económicos bajo estudio (Sánchez-Juárez y García-Almada, 2018). La originalidad de la investigación que aquí se reporta consiste en contribuir con nueva evidencia sobre ciclos del crecimiento locales y el uso de una metodología distinta a la convencional para su identificación y reconocimiento de sincronización. ...
Chapter
Full-text available
En el capítulo se identifican los ciclos de crecimiento del empleo manufacturero, su duración y profundidad en Ciudad Juárez. Además, se expone el grado de sincronización entre los ciclos de Juárez y los nacionales (y de los EUA). Se usaron datos de empleo total manufacturero mensual de 1998 a 2020. Los ciclos se identificaron usando el filtro Cristiano-Fitzgerald y la sincronización con el apoyo de modelos VAR y una medida conocida como LINK. Se identificaron tres ciclos completos en Juárez (cuatro a nivel nacional y EUA), con dos recesiones importantes, una recesión del 2000/09 al 2003/03 con una profundidad promedio de -0.94% y otra del 2007/11 al 2009/06 con una profundidad promedio de -1.81%. Respecto a la sincronización se encontró que los ciclos en Juárez estuvieron relativamente más conectados con los ciclos nacionales que con los de EUA.
Chapter
Full-text available
Este capítulo tiene como finalidad evaluar la trayectoria observada de crecimiento económico y empleo formal registrado en la economía mexicana y sus regiones para el periodo 2000-2019. La meta fue identificar los logros y retrasos en materia de cumplimiento del octavo de los objetivos para el desarrollo sostenible del PNUD. Adicional a esto, en virtud del diagnóstico se realizan propuestas de política económica en lo referente a dinamizar la producción de bienes y servicios y aumentar el número de trabajos dentro del sector formal.
Article
Full-text available
En el presente documento se utiliza un enfoque episódico para contrastar las causas, los mecanismos de transmisión y las respuestas de política de las recesiones presentadas durante los años 2001-2003 y 2008-2009 en México, y explicar así, sus diferentes características. Ambas recesiones se derivaron de burbujas especulativas de sectores específicos de Estados Unidos y generaron episodios análogos en la economía mexicana como consecuencia de su alto grado de integración. No obstante, la primera fue más larga por los choques exógenos (ataques terroristas e ingreso de China a la Organización Mundial de Comercio (omc)) que agudizaron la caída de la manufactura, y la segunda más profunda debido a los efectos del colapso del crédito. Esta evidencia muestra los límites de la política económica nacional y la alta vulnerabilidad de la economía mexicana a loschoques externos.
Article
Full-text available
Con el procedimiento X-12-ARIMA y el filtro HP (λ=1 096) corregido al final de la muestra (St. Amant y van Norden, 1997; Sarabia, 2010) identificamos los ciclos de crecimiento y calculamos el crecimiento del producto potencial de México (1980.1-2013.4). Encontramos que: a) existen seis ciclos, b) su duración varía entre 15 y 22 trimestres, c) la amplitud de los ciclos como proporción del producto potencial varía en un rango de 4.46% a-6.48%, d) las fases de expansión nunca han superado a la primera cifra, por lo que puede considerarse como una señal de alarma del fin de cada ciclo y e) hacia 2013.4 la economía mexicana estaba 2.5% abajo.
Article
Full-text available
This paper aims to document expansions and recessions characteristics for 17 states of Mexico over the period 1993-2006 by using a classical business cycle approach. We use the manufacturing production index for each state as the business cycle indicator since it is the only output measure available on a monthly basis. According to this approach, we analyse asymmetries in mean, volatility and duration as well as synchronisation over the business cycle regimes (expansions and recessions) for each case. Our results indicate that recessions are less persistent and more volatile (in general) than expansions in most Mexican states; yet, there is no clear cut evidence on mean asymmetries. In turn, there seems to be strong links between the business cycle regimes within the Northern and Central regions of the country and between states with similar industrialisation patterns, although it is difficult to claim that a national business cycle exists.
Article
Full-text available
En este artículo se analiza la peculiaridad de la dinámica de las fluctuaciones económicas de la economía mexicana en el marco de su integración con Estados Unidos y Canadá, y se demuestra cómo la economía mexicana endogeneizó las crisis macroeconómicas provenientes de Estados Unidos (2001 y 2007) y cómo los ciclos económicos de ambos países se fueron alineando. Con base en la teoría económica heterodoxa de las crisis y los ciclos verificamos la «ley empírica de la dinámica económica» del sistema capitalista mexicano según la lógica de la teoría del acelerador-multiplicador que nos permitió estudiar la dinámica de las fluctuaciones para el período de estudio (1993-2013). Para ello, construimos y estimamos un modelo VAR estacionario y utilizamos las pruebas de causalidad a la Granger y datos trimestrales.
Article
Full-text available
Este estudio identifico los factores determinantes de la localizacion del sector electrico-electronico en Mexico, bajo la premisa de que elegir la mejor localizacion le permite a las empresas ser mas competitivas. Para ello se calcularon 16 variables a partir de la informacion oficial disponible, asimismo, se emplearon los metodos de analisis de componentes principales y regresion lineal para el procesamiento de los datos. En general, la mano de obra ofrece la mayor capacidad explicativa para la localizacion del sector electrico-electronico en Mexico. En contraste, los servicios especializados no afectan significativamente la eleccion del lugar.
Article
The aim of this paper is to identify the explaining factors of the synchronization of the business cycles of the Mexican states and those of the US economy. The cycle indicator is obtained by de-trending the series of total formal employment (Mexican states) and nonfarm employment and industrial production (US). In general, our panel data model estimations suggest the existence of spatial autocorrelation and significant time-period fixed effects. Also, the estimates indicate a significant and positive effect of the ratio of foreign direct investment to gross domestic product (GDP), which may be supplementing the impact of international trade (driven by the most internationally integrated states) and a negative effect of the ratio of remittances to GDP (driven by less integrated states). Finally, the evidence suggests that more similar productive structures yield more synchronized business cycles.
Article
We estimate the degree of comovement and cyclical synchronization of formal employment across Mexican states. As a measure of formal employment we use the number of workers with permanent contracts registered at the Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) in each state between July 1997 and December 2011. We find that Mexican states are highly heterogeneous with respect to the degree of association between the fluctuations of state and national employment levels. Fluctuations in state employment are highly cross-correlated only among 12 of the 32 states, and the sources of these fluctuations seem to be the shocks to national employment. Cyclical synchronization across states' employment levels and between state and national employment levels is high among these states, although only in four of them the number of contractions estimated equaled that of national employment; these 12 states are located in the northern border with the United States, in the western-central and the central regions of the country. On the contrary, in states where the degree of co-movement between state and national employment is low -as it is the case in northwest-central, southern, and east-southern states, the source of state employment fluctuations seems to be mainly associated with regional or state factors-. Among this latter group of states employment does not exhibit cycles of the classical type, or if they do exhibit such cycles the degree of cyclical synchronization with national employment is very low.
Article
En el presente documento se utiliza un enfoque episódico para contrastar las causas, los mecanismos de transmisión y las respuestas de política de las recesiones presentadas durante los años 2001-2003 y 2008-2009 en México, y explicar así, sus diferentes características. Ambas recesiones se derivaron de burbujas especulativas de sectores específicos de Estados Unidos y generaron episodios análogos en la economía mexicana como consecuencia de su alto grado de integración. No obstante, la primera fue más larga por los choques exógenos (ataques terroristas e ingreso de China a la Organización Mundial de Comercio (omc)) que agudizaron la caída de la manufactura, y la segunda más profunda debido a los efectos del colapso del crédito. Esta evidencia muestra los límites de la política económica nacional y la alta vulnerabilidad de la economía mexicana a los choques externos.