ArticlePDF Available

Abstract and Figures

Nursing professionals who work in intensive care units and participate in activities related to organ donation and transplantation are exposed to a significant number of stressors their work, which favors the appearance of certain psychosocial risks such as work stress, burnout, secondary traumatic stress, moral stress, and the conflict between work and family. In addition, the new scenarios in our country in relation to organ donation, such as uncontrolled and controlled donation after cardiac death, or the intensive cares oriented to organ donation, generate new situations and stressors among these professionals that increase their exposure to psychosocial risks. Therefore, this paper reviews and proposes the specific demands and causes that could influence the development of these risks these professionals, as well as their possible consequences. It also proposes a series of job and personal resources that could be useful to these workers to face these job demands. These proposals meet many of the needs pointed by reference institutions in this field to prevention and promotion of health and well-being in this group of professionals, as well as to improve the process of organ donation and transplantation.
Content may be subject to copyright.
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
244
Artículo especial
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de
la donación y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la
salud ocupacional
Stress and well-being in nursing professionals of intensive care within the organ
donation and transplantation field: a proposal from the occupational health
psychology
Luis Manuel Blanco-Donoso1, Isabel Carmona-Cobo2, 3, Bernardo Moreno-Jiménez4, María Luisa Rodríguez de la
Pinta5, Elton Carlos de Almeida6, Eva Garrosa4
1. Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid. Madrid. España.
2. Universidad de Jaén. Jaén. España.
3. Universidad Católica de Temuco. Chile.
4. Departamento de Psicología Biológica y de la Salud de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma
de Madrid. Madrid. España.
5. Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Hospital Universitario Puerta de Hierro. Majadahonda. Madrid.
España.
6. Universidad de Sao Paulo. Ministerio de la Salud. Brasil.
Recibido: 06-08-2018
Aceptado: 20-09-2018
Correspondencia
Luis Manuel Blanco
Facultad de Psicología. Universidad Autónoma de Madrid
C/ Ivan Pavlov, 6. CP 28049. Cantoblanco. Madrid. España.
Teléfono: 914978939
Correo electrónico: luismanuel.blanco@uam.es
La realización de este trabajo ha sido posible gracias al apoyo de un proyecto del Ministerio de Economía
y Competitividad del Gobierno de España. Referencia PSI2015-68011-R.
Resumen
Los profesionales de enfermería que trabajan en unidades de cuidados intensivos y que participan en
las actividades relacionadas con la donación y trasplante de órganos están expuestos a un número importante
de estresores en su trabajo, lo que favorece la aparición de determinados riesgos psicosociales como son el
estrés laboral, el desgaste profesional, el trabajo emocional, el estrés traumático secundario, el estrés moral
y el conflicto entre el trabajo y la familia. Además, los nuevos escenarios que se presentan y van consolidando
en nuestro país en relación a la donación de órganos, como son la donación en asistolia controlada y no
controlada, o los cuidados intensivos orientados a la donación, generan nuevas situaciones y estresores a
estos profesionales que aumentan su exposición al riesgo psicosocial en su trabajo. Por todo ello, aquí
https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
245
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
llevamos a cabo una revisión y propuesta de las demandas específicas y las causas que podrían influir en el
desarrollo de estos riesgos entre estos profesionales, así como sus posibles consecuencias. También se
proponen una serie de recursos laborales y personales que podrían ser útiles para afrontar las demandas
laborales y que satisfacen muchas de las necesidades apuntadas por organismos de referencia en éste ámbito
para la prevención y promoción de la salud y bienestar dentro de este colectivo, así como para la mejora del
proceso de donación y trasplante de órganos
Med Segur Trab (Internet). 2018;64(252):244-62
Palabras clave: Estrés laboral, Riesgos Psicosociales, Bienestar, Enfermería, Donación y Trasplante de
Órganos.
Abstract
Nursing professionals who work in intensive care units and participate in activities related to organ
donation and transplantation are exposed to a significant number of stressors their work, which favors the
appearance of certain psychosocial risks such as work stress, burnout, secondary traumatic stress, moral
stress, and the conflict between work and family. In addition, the new scenarios in our country in relation to
organ donation, such as uncontrolled and controlled donation after cardiac death, or the intensive cares
oriented to organ donation, generate new situations and stressors among these professionals that increase
their exposure to psychosocial risks. Therefore, this paper reviews and proposes the specific demands and
causes that could influence the development of these risks these professionals, as well as their possible
consequences. It also proposes a series of job and personal resources that could be useful to these workers
to face these job demands. These proposals meet many of the needs pointed by reference institutions in this
field to prevention and promotion of health and well-being in this group of professionals, as well as to
improve the process of organ donation and transplantation.
Med Segur Trab (Internet). 2018;64(252):244-62
Keywords: Work Stress, Psychological Risk, Well-Being, Nursing, Organ Donation and Transplant.
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
246
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
INTRODUCCIÓN
Los profesionales de enfermería juegan un papel central en el proceso de donación
y trasplante de órganos, pues se encargan de que todo el proceso se lleve a cabo con
eficacia, calidad y prestando una atención integral a todos los elementos presentes en él1.
En España, además, la enfermería participa activamente dentro de la coordinación de
trasplantes2, organizando multitud de procesos y secuencias que abarcan desde el inicio
del proceso, con la identificación del potencial donante, hasta la recepción de los órganos
por parte de los receptores3. Se encargan también de multitud de tareas y cuidados dentro
del proceso mismo, como la de mantener hemodinámicamente estable al potencial
donante, con todas sus funciones corporales en correcto funcionamiento para la
conservación óptima de los órganos. Además, realizan actuaciones en el acto quirúrgico,
en concreto actuaciones preoperatorias, perioperatorias y postoperatorias, tanto en el
donante como en el receptor1. Por último, aunque no por ello menos importante, hacen
frente a una de las tareas más difíciles y cruciales dentro de todo este proceso: dar apoyo
emocional a las familias4. Tarea difícil porque los profesionales a veces no se sienten con
suficientes recursos y formación para dar este soporte, para acoger las emociones que
aparecen y ofrecerles aliento en un momento tan complicado8, 20. Tarea crucial porque,
por ejemplo, en el caso de la donación de órganos, se ha visto como una incorrecta
comunicación de malas noticias y una mala acogida emocional por parte de los
profesionales de la salud puede ser un motivo que explique la negativa familiar a la
donación2, 5.
El trabajo que realizan estos profesionales en todo este proceso no se encuentra
exento de dificultades y retos para su propia salud y bienestar6, 7, 8, 9 . Si hoy sabemos que
la enfermería es una profesión altamente estresante, más lo es aún dentro de ciertas
unidades especializadas que atienden a pacientes que se encuentran en un estado
crítico10, 11, como son las Unidades de Cuidados Intensivos o UCI’s, médicas y quirúrgicas,
en las que nos vamos a encontrar a muchos de los profesionales que participan en las
actividades relacionadas con todo el proceso que abarca la donación y el trasplante de
órganos. Estos profesionales, además de estar expuestos a las demandas inherentes a una
UCI, se verán frente a situaciones particularmente estresantes propias del ámbito de la
donación y el trasplante6, 7, 9, 12.
Si comenzamos contextualizando la actividad laboral de estos profesionales dentro
de una UCI, nos encontramos frente a un contexto laboral donde están presentes intensas
demandas cognitivas, físicas, sociales y emocionales10. Estos profesionales desarrollan su
trabajo en un contexto de elevada urgencia, estrés y toma de decisiones rápida, con alta
responsabilidad11. A veces en un lugar restringido, lleno de ruidos y con condiciones
inadecuadas de iluminación11. Las consecuencias de cometer errores pueden ser
irreversibles y por ello pueden sentir una importante presión y deber en su trabajo7. Son
testigos repetidamente del dolor, sufrimiento y muerte, en no pocas ocasiones de personas
jóvenes que fallecen en accidentes, y de las reacciones emocionales intensas de sus
familiares7, 20. También se enfrentan a importantes dilemas éticos de difícil solución, y a la
falta de recursos humanos, tecnológicos, y obsolescencia de los mismos13, 14, 15. A ello hay
que añadirle otros estresores presentes en la profesión de enfermería y que comparte con
otras profesiones sanitarias, como son el contacto interpersonal constante, la sobrecarga
asistencial, la rápida evolución de la tecnología sanitaria, los turnos de trabajo rotativos y
nocturnos, o el creciente número de agresiones dirigidas a profesionales por parte de
familiares de los usuarios16. La exposición repetida a estos factores pone en riesgo a estos
trabajadores de sufrir determinados riesgos psicosociales, como son el estrés laboral, el
desgaste profesional o burnout, el estrés traumático secundario, o el conflicto trabajo-
familia6, 8. A su vez, la presencia de estos riesgos psicosociales tendrá consecuencias
importantes para su salud y su bienestar, así como para la productividad de la organización
y la calidad asistencial que se ofrece a los usuarios. No obstante, esta relación no siempre
va a ser lineal, y la manera en la que los profesionales respondan ante las demandas de
trabajo, así como los recursos que la organización ponga a disposición de sus trabajadores,
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
247
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
podrán invertir ese proceso de deterioro17, y tener la oportunidad de que el trabajo sea
también un lugar donde el crecimiento profesional y personal sean posibles, con un alto
grado de satisfacción. Efectivamente, el trabajo en el hospital también ofrece la posibilidad
de desarrollarse y alcanzar estados óptimos de bienestar8. Así, cuando los trabajadores
tienen acceso o poseen recursos laborales y personales, las demandas de trabajo se
pueden convertir en un verdadero reto y fuente de aprendizaje que produzcan bienestar
y salud, otorgando sentido al trabajo realizado8, 9, 18.
Con ello, el objetivo del trabajo que presentamos es integrar los conocimientos más
actuales sobre psicología de la salud ocupacional al ámbito del estrés y el afrontamiento
de los profesionales de enfermería que participan de las actividades relacionadas con la
donación y el trasplante de órganos y tejidos. En concreto se hace una propuesta de
factores específicos de riesgo y de protección, y de los riesgos psicosociales laborales a
los que podrían estar expuestos el personal de enfermería por dedicarse a este tipo de
actividades. A través de este trabajo se pretende que profesionales envueltos en el proceso
de donación y trasplante de órganos tengan una visión más clara y comprehensiva de las
demandas y factores laborales que les pueden generar estrés y desgaste en su actividad
laboral, y de aquellos recursos que les pueden ayudar a alcanzar y mantener estados de
salud y bienestar dentro y fuera de su trabajo. Además, con este trabajo, los autores
quieren estimular la realización de estudios empíricos con este colectivo, ya que son
escasos los estudios en nuestro país que abarcan los factores laborales y riesgos
psicosociales que afectan a los profesionales que trabajan en este ámbito concreto.
FACTORES LABORALES DE ESTRÉS EN EL ÁMBITO DE LA DONACIÓN Y EL
TRASPLANTE DE ÓRGANOS
Entre los profesionales que participan de actividades relacionadas con la donación
y trasplante de órganos, las demandas emocionales son frecuentes y de gran intensidad9.
Estos trabajadores están en contacto permanente con situaciones de dolor y muerte, no
sólo la del potencial donante, sino también la de pacientes en lista de espera para un
trasplante y con el duelo de todas las familias7, 8. De hecho, cuando se identifica a un
paciente como potencial donante y se certifica su muerte, la comunicación de la mala
noticia y la petición de donación a los familiares supone un gran estrés para los
profesionales, pues la mayoría percibe que no tiene la formación suficiente y que está
irrumpiendo en el duelo de la familia con la posterior entrevista de donación12, 15. Un
estrés que aumenta exponencialmente cuando el paciente es joven, más aún si se trata de
donantes pediátricos77. Además, en ocasiones el proceso de donación puede durar muchas
horas, lo que puede generar aún más estrés en las familias y repercutir también sobre el
profesional que es testigo de todo este proceso desde que el paciente ingresó en la UCI19.
Durante este tiempo, es inevitable que el contacto con la familia sea profundo e intenso
a nivel emocional, pues en muchas ocasiones éstas comparten con el profesional sus
historias de vida, historias que en algunas ocasiones serán difíciles de olvidar cuando las
familias abandonen el hospital8, 44.
Una demanda especialmente desgastante a nivel emocional para los profesionales
del área quirúrgica, será la naturaleza gráfica del proceso de extracción de órganos, desde
el inicio hasta los cuidados postmortem8,9. Muchos trabajadores reconocen que es un
proceso especialmente duro porque uno no termina nunca de estar preparado
emocionalmente para un procedimiento de tales características8, 9. A veces resulta una
experiencia fría, tener al donante delante, procediendo con la extracción, con especialistas
de diferentes áreas entrando en la sala y comunicándose con ellos, sabiendo que hay una
familia en el hospital esperando a que todo termine para por fin dar comienzo con su
proceso de duelo8, 9, 47. Un proceso a veces vivido como despersonalizante, pero al mismo
tiempo, un proceso en el que los profesionales de enfermería encuentran la oportunidad
de humanizar al máximo los cuidados post mortem al donante, ofreciéndole así la
atención digna y respetuosa que se merece8, 9.
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
248
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
El trabajo en los equipos de donación y trasplante también está lleno de
contradicciones que pueden generar dilemas emocionales entre los profesionales. Por
ejemplo, la vida y la muerte son dos fenómenos a los que se enfrentan todos los días. Al
reflexionar sobre la muerte, algunos tienen sentimientos contradictorios20. Por un lado, la
perciben como la pérdida de un ser humano, despertándoles sentimientos de tristeza, y
de miedo a su propia muerte o la de un ser querido, pero, por otro lado, la ven como una
posibilidad de vida representada a través de la donación y el trasplante en beneficio de
otra persona que va a ser receptora de los órganos20. También, en algunas investigaciones
llevadas a cabo se identifican los dilemas y contradicciones que experimentan los
profesionales en torno a la muerte del paciente: físicamente y gracias a los procedimientos
de soporte que se llevan a cabo para garantizar el mantenimiento de los órganos, el
potencial donante parece seguir estando vivo, pero en realidad no lo está9. Lo que lleva
a algunos trabajadores a cuestionarse a veces el concepto y criterios por el que se
establece la muerte y a preguntarse si se podía haber esperado un poco más de
tiempo8, 9. No debemos olvidar que a los profesionales sanitarios se les entrena en una
filosofía de salvar vidas, y aceptar la muerte de un paciente no es asunto sencillo de por
8. Por último, en cuanto a dilemas se refiere, uno de los mayores será el de participar en
algún punto del proceso de donación de órganos cuando personalmente no se donarían
los órganos, un hecho perfectamente legítimo pero que puede producir sentimientos
contradictorios y estrés moral en el propio trabajador, además del miedo al estigma del
resto de compañeros8, 9.
El personal de enfermería también va a tener que lidiar con una importante
sobrecarga y presión temporal17,21. Además de su trabajo diario en sus unidades, tienen
que estar disponibles cuando se les requiere porque hay una posible donación o
trasplante, a veces en horarios difíciles para conciliar con su vida personal, y bajo la
presión temporal que requiere mantener al potencial donante y sus órganos en las
condiciones óptimas para que se haga efectiva la donación y el trasplante. Estresores que
se incrementan cuando se trata de una donación múltiple de órganos porque requiere de
un mayor esfuerzo de coordinación9. Esto se puede traducir en una mayor carga laboral.
Además, por otro lado, dedicarse a este ámbito requiere de los profesionales una
formación continuada, de alto grado de especialización, avanzada y constante35, que se
puede sumar a todas las demandas laborales ya descritas, aumentando la carga, presión
y estrés en el/la profesional.
Las relaciones interpersonales en un clima a veces de mucha tensión por las
demandas emocionales, presión y urgencia temporal descritas tampoco son fáciles9,12.
Hay que comunicarse con profesionales de diferentes profesiones y especialidades y
coordinarse con ellos con extrema eficacia. Un fallo puede tener consecuencias fatales78.
En este contexto, algunos profesionales han descrito como han sido víctimas y testigos
de importantes faltas de respeto entre compañeros, supervisores, y otros profesionales9.
Por último, una situación que puede generar altos niveles de estrés entre estos
profesionales son los nuevos escenarios de donación que emergen y se consolidan en
nuestro país y en el plano internacional. Tradicionalmente, la donación de órganos de
pacientes en muerte encefálica ha sido la forma más habitual de donación en el mundo.
Sin embargo, aspectos como la disminución de los accidentes de tráfico y el aumento de
la esperanza de vida en nuestro país, entre otros factores, han reducido la cantidad de
potenciales donantes por esta causa. De esta manera, otras fuentes de donación, como
son los donantes tras parada cardiaca controlada (tipo III de Maastricht) o los donantes
tras parada cardíaca no controlada (tipo II de Maastricht), van consolidándose en nuestro
país como formas alternativas a la donación tras muerte encefálica22,23. Pero también
aparecen nuevos escenarios y procedimientos, como son los cuidados intensivos
orientados a la donación, es decir, aquellos cuidados intensivos que se inician o continúan
en pacientes con un daño cerebral catastrófico en los que se ha desestimado tratamiento
con finalidad curativa por criterios de futilidad y que son considerados posibles donantes,
con el objetivo de incorporar la opción de la donación de órganos en muerte encefálica
como parte de sus cuidados al final de la vida24.
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
249
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
Lo que sucede en muchas ocasiones es que el avance y realidad de estos nuevos
escenarios no es tan rápido como la aparición de protocolos específicos, estandarizados
y compartidos de comunicación y de entrevista familiar para este nuevo tipo de
escenarios24. Ni tampoco siempre las actitudes y creencias de los profesionales ante éstos
procedimientos avanzan de forma paralela y cogidos de la mano, generándose a veces
importantes controversias, y e incluso falta de confort entre estos profesionales15, 25, 26.
Todo ello provoca que el profesional a veces pueda sentir descontrol e incertidumbre en
la interacción con la familia, y la presencia de ciertos dilemas personales, presentándosele
situaciones nuevas que no sabe del todo manejar, provocando nuevamente la aparición
de tensión y estrés laboral9.
BIENESTAR EN UN AMBIENTE DE ELEVADO ESTRÉS: ¿ES POSIBLE?
Los factores laborales estresantes descritos hacen que merezca la pena poner la
atención sobre estos profesionales para prevenir la aparición de ciertos riesgos
psicosociales que provoquen un deterioro de su salud y bienestar físico y emocional. Sin
embargo, este trabajo, además de estresante, puede también convertirse en una importante
fuente de crecimiento y desarrollo personal para muchos de estos trabajadores, pues se
trata un trabajo lleno de significados y grandes retos profesionales y humanos que harán
que la experiencia del profesional dentro de éste ámbito también sea vivida como única
y tremendamente enriquecedora8,9.
De hecho, muchos trabajadores encuentran un gran sentido a su trabajo y conectan
de algún modo con su espiritualidad8, 17. Son testigos de la humanidad y generosidad de
las personas. Y se ven como canalizadoras de ese proceso, velando por garantizar la
voluntad y dignidad del donante y respetando los deseos de las familias8, 9. En realidad,
estos profesionales son una pieza fundamental en la humanización de este proceso y les
puede llegar a reconfortar el hecho de que tienen una gran responsabilidad en que la
donación y el trasplante se lleven a cabo con los máximos estándares de calidad, técnica
y humana8, 9.
El contacto con las familias, aunque doloroso, es también reconfortante. Algunas de
estas familias al final de todo el proceso agradecen personalmente a los profesionales la
posibilidad de que se les haya permitido ejercer el derecho a que sus seres queridos
donen sus órganos si éstos así lo habían manifestado en vida. O bien, en el caso de un
paciente trasplantado, el que haya podido finalmente recibir un órgano de otra persona
que le permite seguir viviendo. Ello genera profundos sentimientos de satisfacción, tanto
en las familias, como en los trabajadores27. En este sentido, muchos profesionales terminan
logrando reinterpretar el estrés que les produce el enfrentarse a la muerte de una persona
y el dolor de la familia, pues logran tomar perspectiva y ver que ese estrés ha estado al
servicio de ayudar a otras personas, lo que favorece en el profesional la construcción de
su propia resiliencia17. Cada situación que viven y cada familia con la que interaccionan
al fin y al cabo puede convertirse en una oportunidad de aprendizaje17.
Además de los significados positivos que el propio trabajador otorga a su actividad,
un factor determinante que va a explicar la relación entre las demandas de trabajo y el
bienestar del personal de enfermería, será la presencia de recursos laborales y personales.
Los recursos laborales se refieren a los aspectos físicos, psicológicos, organizacionales o
sociales del trabajo que pueden (a) reducir las exigencias del trabajo y los costes
fisiológicos y psicológicos asociados, (b) ser decisivos en la consecución de los objetivos
del trabajo o (c) estimular el crecimiento personal, el aprendizaje y el desarrollo28. Por su
parte, los recursos personales son aspectos de uno mismo que generalmente están
relacionados con la resiliencia y con la habilidad o sentido de control para ejercer
influencia sobre el medio ambiente que rodea al individuo29.
La relación entre demandas y recursos como factor determinante de la salud y
bienestar de los/las profesionales de enfermería la pusieron de manifiesto el grupo de
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
250
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
Demerouti et al.30 cuando propusieron el Modelo de Demandas y Recursos Laborales (JD-
R). Este modelo, convertido hoy en teoría28, explica cómo las demandas y recursos son
factores que generan dos procesos relativamente independientes, conocidos como a)
proceso de deterioro de la energía y de la salud y b) proceso motivacional. Como puede
apreciarse en la Figura 1, mientras que las demandas laborales son generalmente los
principales predictores de variables como el agotamiento emocional, los problemas de
salud y la falta de rendimiento, los recursos laborales y personales son por lo general los
predictores más importantes de la motivación, implicación laboral, salud y bienestar. Las
razones de estos efectos son fundamentalmente que las demandas exigen esfuerzo y
consumen recursos energéticos, mientras que los recursos satisfacen necesidades humanas
básicas, como la autonomía, la relación y la auto-eficacia.
Figura 1. Modelo de Demandas y Recursos (adaptado de Bakker y Demerouti, 2017).
Éste modelo también propone que las demandas y los recursos interactúan a la hora
de predecir el bienestar laboral y personal.
La primera interacción es aquella en la que los recursos amortiguan el impacto de
las demandas en el estrés/malestar. Así, los trabajadores que disponen de muchos recursos
pueden afrontar mejor sus demandas laborales diarias. Sin embargo, cuando no hay
recursos disponibles, aparece la tensión y el agotamiento. Por ejemplo, en las unidades
de cuidados intensivos y en los equipos de donación y trasplante la escasez de recursos
humanos, materiales y laborales (ej. falta de apoyo social, falta de feedback, etc.) es
percibido por los profesionales como un importante obstaculizador en el proceso8,9,31.
Cuando tampoco se tienen ciertos recursos personales para afrontar las situaciones que
hemos descrito en el apartado anterior, se corre el riesgo de sufrir más estrés y malestar
psicológico en el trabajo. Por ejemplo, el estudio llevado a cabo por Zaforteza et al.32 puso
de manifiesto que la percepción de los profesionales de no tener las habilidades
emocionales necesarias para acercarse a la familia, prestarles apoyo y comunicarles malas
noticias, ponía en riesgo su bienestar emocional, algo que aparece reflejado en los
testimonios que nos ofrecen los profesionales en otros estudios8,9.
La segunda interacción es aquella en la que las demandas amplifican el impacto
positivo de los recursos laborales y personales en la motivación de los trabajadores. En
este sentido, cuando la presencia de demandas es alta en un contexto de trabajo donde
hay recursos laborales y personales necesarios y suficientes, se puede aumentar la
implicación laboral de los trabajadores, su satisfacción y su bienestar. De hecho,
tradicionalmente siempre se había considerado que las demandas emocionales eran
fuente de estrés y agotamiento emocional en ésta y otras ocupaciones. Sin embargo, esto
no tendría por qué ser siempre así, más aún en una profesión donde proporcionar ayuda
y el contacto con la gente en necesidad es una de sus características principales, y un
motivo frecuente para elegir esta profesión. La investigación confirma que si los
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
251
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
trabajadores cuentan con recursos emocionales (ej. apoyo de los compañeros, habilidades
emocionales, etc.) para lidiar con ciertas demandas emocionales, éstas pueden llegar a
convertirse incluso en una fuente de satisfacción, aprendizaje y bienestar18, 33.
En conclusión, la presencia de demandas laborales en el personal de enfermería que
participa en actividades relacionadas con el proceso de donación y trasplante de órganos
puede aumentar sus niveles de estrés y agotamiento. No obstante, si se cuentan con los
recursos laborales y personales necesarios, ese estrés se puede reducir, e incluso las
demandas del trabajo convertirse en una fuente de satisfacción, motivación y reto. Por lo
tanto, cuando hay un balance y equilibrio positivo entre demandas y recursos, el
crecimiento y desarrollo profesional se hace posible. Cuando hay un desequilibrio entre
estos dos elementos, la aparición de riesgos psicosociales para la salud de los trabajadores
es altamente probable.
RIESGOS PSICOSOCIALES LABORALES EN EL ÁMBITO DE LA DONACIÓN Y EL
TRASPLANTE DE ÓRGANOS
Los factores laborales que se han descrito hasta ahora hacen posible que los
trabajadores que realizan actividades dentro del proceso de donación y trasplante de
órganos estén expuestos a ciertos riesgos psicosociales por el hecho de trabajar dentro
de este ámbito. Algunos riesgos psicosociales han sido bien identificados en la literatura,
sin embargo, otros que también podrían estar presentes, no han sido abordados en tanta
profundidad.
Estrés laboral
El estrés laboral es la respuesta que se produce en el individuo cuando hay un
desajuste entre unas demandas de trabajo que la persona percibe como amenazantes y
una falta de recursos para controlarlas34.
Se trata de un riesgo psicosocial muy presente en el ámbito de la donación y el
trasplante de órganos7, 8. Ya hemos mencionado la presencia de ciertos factores estresantes
que son percibidos en muchas ocasiones como profundamente demandantes, a nivel
cognitivo, físico y emocional, y que muchas veces no se tienen los recursos laborales ni
personales necesarios para hacer frente a esas demandas. En este contexto, los
profesionales de enfermería reconocen experimentar un elevado nivel de estrés laboral.
Un estrés que también puede aparecer cuando se percibe que el intercambio entre las
contribuciones que se aportan y las compensaciones que se reciben es inadecuado o
injusto34, algo que se intenta prevenir entre estos profesionales, reconociendo
apropiadamente su trabajo35, 42.
En los últimos años también se está prestando atención al estrés colectivo que se vive
en ciertas unidades de trabajo y organizaciones34 y donde su aparición tiene que ver con
otro tipo de fenómenos (ej. contagio emocional) que van más allá del ajuste entre las
demandas y los recursos de los trabajadores36. En algunas unidades de trabajo existe la
apreciación de una experiencia colectiva o clima de estrés que genera ciertas actitudes y
emociones compartidas y que van más allá del estrés individual de cada uno de sus
miembros. Esa apreciación colectiva de estrés puede producirse como resultado de una
exposición de todos los miembros de la unidad a la misma fuente de estrés, por procesos
de socialización o por influencia del líder. En este sentido, en el ámbito de la donación y
trasplante de órganos, es importante que los coordinadores de estos equipos tengan
tolerancia al estrés y a la presión, buena capacidad de respuesta y una actitud positiva
que sean capaces de trasmitírsela a los miembros del equipo35.
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
252
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
Desgaste profesional o burnout
La exposición crónica al estrés laboral puede conducir a algunos de estos trabajadores
a desgastarse profesionalmente. En el ámbito de la donación y el trasplante de órganos
existen algunos estudios que muestran que éste es un riesgo psicosocial prevalente42, 43.
El desgaste profesional o síndrome de burnout37 es una experiencia subjetiva
compuesta por tres dimensiones en donde el trabajador se siente agotado emocionalmente
(dimensión de agotamiento), se percibe incapaz de conseguir nada en su trabajo
(dimensión de baja realización personal), y desarrolla una actitud distante y cínica hacia
los usuarios a los que va dirigido su servicio (dimensión de despersonalización). Además,
los trabajadores que llegan a desgastarse profesionalmente pueden hacerlo acompañados
de un importante sentimiento de culpa38. Su aparición y desarrollo está asociado a
problemas importantes para la salud de los trabajadores, como trastornos musculo-
esqueléticos, alteraciones del sueño, depresión, problemas cardiovasculares y otros
problemas graves de salud40. Al mismo tiempo, para la organización puede ser un predictor
significativo de absentismo, intenciones de abandono y bajas por enfermedad41.
El desgaste profesional afecta particularmente a las profesiones donde se ofrece un
servicio humano y directo a otras personas (ej. medicina, enfermería, educación,
psicología, etc.). En concreto ha sido un problema ampliamente analizado dentro del
ámbito de las profesiones sanitarias, como es la profesión de enfermería39. Las características
laborales que hemos ido desarrollando asociadas a esta profesión, y en particular a estas
unidades y equipos de trabajo, seguramente estén detrás de la aparición de este fenómeno,
pero no son las únicas. En el desarrollo del síndrome, ciertas variables personales pueden
interactúan con las variables laborales37.
En el ámbito de la donación y el trasplante de órganos, factores que se han reconocido
especialmente desgastantes son el conflicto de rol, la elevada responsabilidad laboral y
sobre todo la fuerte implicación emocional que se establece entre el profesional, el paciente
y la familia, junto con la variedad de emociones que se experimentan durante todo el
proceso42,44. Algo que favorece especialmente el desarrollo del agotamiento emocional8. La
despersonalización es un fenómeno muy frecuente también en este ámbito17, 42. Muchos
profesionales reconocen que una forma de afrontar la dureza del proceso es alejándose
emocionalmente de los pacientes y de las familias8, 47. Los trabajadores, como forma de
protegerse ante ese agotamiento emocional, desarrollan un mecanismo de defensa,
distanciándose de la fuente que les genera la tensión y el estrés45, 46.
Estrés traumático secundario
La exposición repetida a incidentes críticos y eventos traumáticos en el lugar de
trabajo, como los que viven estos profesionales, se ha relacionado también con la aparición
de otro riesgo psicosocial, el estrés traumático secundario6 ,48. El estrés traumático
secundario se refiere al conjunto de síntomas psicológicos que adquiere un profesional
por la exposición a personas que han vivido un trauma. Figley49 lo define como aquellos
comportamientos y emociones naturales que aparecen como consecuencia de conocer a
personas significativas (en este caso pacientes y familiares) que han experimentado un
evento traumático, y el estrés resultante de ayudar o el deseo de ayudar a la persona
traumatizada. Los síntomas que sufre el profesional pueden ser los mismos que los de las
víctimas del trauma, e incluyen: pensamientos intrusivos, recuerdos traumáticos,
pesadillas, insomnio, irritabilidad, labilidad emocional, fatiga, dificultad de concentración,
evitación de personas y lugares, hipervigilancia y tristeza50. El estrés traumático secundario
es una reacción del profesional derivada de su trabajo de exposición al trauma, y en
función del manejo que hagan el trabajador, el grupo de compañeros, y la organización,
se puede tener una mayor o menor vulnerabilidad a desarrollar un trastorno de estrés
traumático secundario. Es decir, debemos entender el estrés traumático como una
respuesta psicosocial, no patológica, que el profesional de ayuda tiene ante acontecimientos
inusuales o anormales. El manejo ineficaz de esa respuesta es lo que puede derivar en un
trastorno más grave.
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
253
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
Figley49 explica que la principal razón para desarrollar este tipo de respuestas de
estrés es la capacidad de empatía que tienen los profesionales de ayuda. A veces el
compromiso empático con los pacientes es excesivo y profundo, y se vuelve en contra del
profesional porque se produce una trasferencia de la sintomatología emocional del
paciente/familia hacia el profesional. Además, este autor señala también que la dificultad
para distanciarse del trabajo y la experiencia personal de haber vivido un trauma podría
explicar el desarrollo de este tipo de respuesta de estrés.
Los profesionales que trabajan en los equipos de donación y trasplante de órganos
son testigos a diario del trauma de otras personas. Su capacidad para empatizar con las
vidas de aquellos a los que ven marcharse y con las de aquellos a los que su trabajo les
da una nueva oportunidad, puede ser también un factor de riesgo importante para el
desarrollo de estrés traumático secundario6. De hecho, algunos estudios nos muestran
como estos trabajadores a veces pueden llegar a experimentar pesadillas y flashback
relacionadas con el proceso y las personas implicadas en él8.
Estrés moral
El estrés moral se experimenta cuando los trabajadores son incapaces de actuar
acorde con lo que ellos creen que es ético, o cuando actúan de forma opuesta a sus
valores personales y profesionales51. Lo que hace estresante esta situación es que el
trabajador siente que pierde su autenticidad e integridad. Los profesionales de enfermería
dentro de este ámbito son trabajadores expuestos a un alto nivel de estrés moral porque
muchas veces no tienen la suficiente autonomía laboral para tomar ciertas decisiones51.
Situaciones relacionadas con la limitación de medidas de soporte vital, la falta de
comprensión de la muerte encefálica, los nuevos escenarios y procedimientos que
engloban la donación de órganos, los desacuerdos entre profesionales de diferentes
jerarquías, profesiones y especialidades y la falta de sincronía entre el rol profesional y
las propias creencias acerca de la donación son situaciones que particularmente generan
estrés moral entre estos trabajadores9, 46.
Trabajo emocional
Los trabajadores sanitarios, a veces de forma más explícita, muchas veces de forma
implícita se someten al requerimiento de mostrar determinadas emociones por el hecho
de ejercer el rol laboral que desempeñan. Tanto las organizaciones sanitarias, como los
usuarios, esperan de los profesionales sanitarios simpatía, amabilidad, buenas formas,
compasión, empatía, etc. Sin embargo, estas emociones no siempre tienen porque
coincidir con las emociones reales del profesional, que, debido a muchas otras
circunstancias, profesionales y personales, puede estar vivenciando emociones de otra
naturaleza e intensidad. Por lo tanto, tienen que hacer un verdadero trabajo emocional
para ajustarse a las expectativas de sus organizaciones y de sus usuarios54, lo que se ha
relacionado con consecuencias negativas para la salud y bienestar de los profesionales55.
En el ámbito de la donación y el trasplante de órganos, este riesgo psicosocial es
especialmente importante. Por ejemplo, conseguir que las familias se sientan asistidas y
satisfechas con el trato del personal sanitario, y que hayan visto de él que ha hecho todo
el esfuerzo material y humano posible para salvar a su ser querido, va a ser un factor
determinante a la hora de que la familia acceda a la petición de donación35. En este
sentido, el profesional muchas veces puede verse en la tesitura de estar sintiendo unas
emociones (tristeza, ansiedad, pena) diferentes a las que el proceso requiere (calma,
serenidad, seguridad)8. A veces algunos profesionales sienten que tienen que colocarse
una máscara frente a sus compañeros, supervisores y familias para poder seguir realizando
su trabajo con normalidad8.
Conflicto trabajo-familia
Las jornadas de trabajo prolongadas, los turnos rotatorios y nocturnos, y la elevada
disponibilidad exigida a los miembros del equipo de donación y trasplante ante el aviso
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
254
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
inesperado de un donante, dificultan que estos profesionales puedan conciliar su vida
personal y profesional con normalidad, y que pueda aparecer el conflicto entre estas dos
esferas de su vida79. El conflicto trabajo-familia ocurre cuando las actividades relacionadas
con el trabajo dificultan el desempeño de las responsabilidades familiares (ej. mientras
realizas una actividad familiar, recibes una llamada del trabajo), mientras que el conflicto
familia-trabajo ocurre cuando son las responsabilidades familiares las que impiden que
realices correctamente tu trabajo (ej. no poder asistir a una reunión importante porque se
ha puesto tu hijo enfermo). En general suelen ser las condiciones laborales las que
favorecen este tipo de conflictos, aunque se ha visto que una dificultad de la persona para
distanciarse psicológicamente de su trabajo cuando termina su jornada laboral puede
también provocarlo46. Cuando no hay una buena conciliación y se produce el conflicto,
los profesionales pueden manifestar mayores intenciones de abandonar la organización,
ausentarse del puesto, mayor insatisfacción laboral y familiar, y una disminución
importante de su bienestar físico y emocional52, 53. Un aspecto que reconocen los
profesionales que trabajan en este ámbito es que es necesario poner límites entre la vida
personal y profesional para mantener el bienestar y satisfacción8.
PROPUESTA DE RECURSOS LABORALES Y PERSONALES PARA LA PREVENCIÓN
Y PROMOCIÓN DE LA SALUD EN EL ÁMBITO DE LA DONACIÓN Y TRASPLANTE
El concepto de recurso es una unidad necesaria para entender la respuesta de estrés
y sus consecuencias en el trabajo. Recordemos que el modelo de demandas y recursos
laborales situaba al desequilibrio entre éstos como punto de origen del deterioro de la
salud de los trabajadores, mientras que su equilibrio permitía alcanzar estados de bienestar
y un alto compromiso con el trabajo17. En los últimos quince años se han desarrollado un
número importante de investigaciones centradas en el estudio de cómo diferentes recursos
laborales (ej. apoyo de compañeros, supervisión o feedback) y recursos personales (ej.
optimismo, autoeficacia o resiliencia) pueden amortiguar el efecto negativo de las distintas
exigencias laborales. La mayoría de estas investigaciones han encuadrado sus hipótesis
en otro de los modelos más influyentes sobre la teoría del estrés del siglo XX: El Modelo
de Conservación de Recursos de Hobfoll29, 56.
Según Hobfoll56, las personas tienen una tendencia a retener, proteger y construir
recursos para hacer frente a las demandas de su medio ambiente. Los recursos son
conceptualizados como aquellos objetos, características personales, condiciones o
energías que son valorados por el individuo porque sirven para alcanzar y retener esos u
otros tipo de recursos también valiosos. Cuando se produce una pérdida de recursos,
cuando se percibe que se van a perder, o cuando no se produce una ganancia después
de una pérdida, aparecería la respuesta de estrés. Por ello, los individuos deben invertir
en acumular recursos para prevenir que se produzcan pérdidas importantes en el futuro.
Aquellos individuos que tengan una mayor reserva de recursos, no sólo serán los que
menos pérdidas tengan ante un evento estresante, sino los que más recursos sigan
obteniendo porque son capaces de explorar el ambiente en busca de más recursos
(espirales positivas de ganancias). Por el contrario, aquellas personas con pocos recursos
son susceptibles de seguir perdiendo recursos ante las mismas circunstancias (espirales
negativas de pérdida).
En el trabajo, las demandas laborales (ej. sobrecarga, estrés de rol) pueden amenazar
los recursos personales de los trabajadores (ej. sus niveles de energía) provocando el
agotamiento emocional de éstos y la insatisfacción laboral. Ante un exceso de demandas,
aquellos trabajadores que tengan buenas reservas de recursos, notarán menos los efectos
de estas demandas. Por el contrario, aquellos trabajadores con escasez de recursos
seguirán perdiendo recursos y verán amenazada su salud de manera considerable.
Los profesionales que trabajan en los equipos de donación y trasplante se ven
expuestos a intensas demandas físicas, cognitivas y emocionales. Una aproximación al
estudio del estrés y del bienestar en estos profesionales nos obliga a poner la mirada
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
255
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
también sobre ciertos recursos personales y laborales que pudieran ser útiles para hacer
frente a sus demandas laborales. A continuación, hacemos una propuesta de recursos que
pueden favorecer la regulación de sus emociones, su tolerancia al estrés, sus habilidades
atencionales y su recuperación después de la jornada de trabajo.
Recursos personales
Personalidad Resistente: Las personas responden diferencialmente al estrés, y lo
pueden hacer de una manera activa y dinámica. El estrés no es una fuente de amenaza
para todas las personas. Por el contrario, algunos trabajadores van a vivir las situaciones
de estrés y cambio como algo inherente a la vida, que les puede ayudar en su plan de
desarrollo y crecimiento. Las personas resistentes tienden a implicarse en todas las
actividades de su día a día, e identificarse con los significados de su propio trabajo.
Valoran sus metas y acciones, y poseen un importante sentido de comunidad, es decir,
creen que tienen las fortalezas suficientes para ayudar a los demás y les satisface saber
que ante situaciones de estrés pueden recurrir a ellos (dimensión de compromiso). La
personalidad resistente también ayuda a pensar y actuar con la convicción de que se
puede intervenir en el curso de los acontecimientos (dimensión de control), es decir, a
pensar que a través de sus acciones pueden modificar su ambiente para alcanzar sus
metas. Por último, las personas resistentes perciben los cambios que se producen en su
vida como oportunidades para crecer y desarrollar habilidades (dimensión de reto), no
como amenazas, lo que permite aumentar la flexibilidad cognitiva a los individuos y su
tolerancia a la ambigüedad. Este tipo de personalidad puede entrenarse y su validez en
el campo de la enfermería ha sido analizada57. Creemos que el desarrollo de este tipo de
características personales podría ser muy beneficioso para los miembros de los equipos
de donación y trasplante de órganos58.
Competencias emocionales: El estudio de las emociones cada vez cobra más
importancia en el ámbito de las organizaciones. Dentro de la profesión de enfermería su
estudio y consideración cada vez es más habitual59. Las enfermeras se exponen diariamente
a emociones intensas de sus pacientes y las familias que los acompañan, las de sus
compañeros y las suyas propias. Además, tienen que hacer un trabajo emocional
importante para regularlas, ya sea para conseguir determinados fines organizacionales,
como para alcanzar y mantener su bienestar. En los equipos de donación y trasplante, el
manejo y trabajo emocional es especialmente importante. En situaciones de elevado
estrés y en las que se requiere de una alta capacidad cognitiva y atencional, identificar las
emociones propias, comprenderlas, normalizarlas, aceptarlas o disminuir su intensidad,
puede ser importante para trabajar eficazmente. Por el contrario, si los trabajadores no
comprenden de dónde surgen sus emociones, las rechazan, o necesitan eliminarlas a toda
costa para continuar con la tarea, pueden ver entorpecido su trabajo18. A la hora de
comunicar malas noticias a las familias, acompañarlas en el duelo y hacer la solicitud de
donación, las competencias emocionales también pueden ser cruciales. De hecho, es uno
de los temas donde se ha identificado mayor necesidad de formación en este colectivo35.
En este sentido, saber estar atento a las emociones de las familias, comprenderlas y
normalizarlas, darles un sentido, hacerles un hueco psicológico, o saber cómo regularlas
puede contribuir mucho a aliviar el dolor de las familias y a aumentar la tasa positiva de
donaciones. Cuando las familias se han sentido bien acogidas emocionalmente hablando,
aumenta la probabilidad de acceder a la donación35.
Si tenemos en cuenta que los profesionales de enfermería tienen que trabajar con
emociones, la posesión y aprendizaje de competencias emocionales les va a permitir
controlar mejor este tipo de demandas, rendir mejor en este contexto emocional, tener
menos estrés y estar expuesto en menor medida a algunos de los riesgos psicosociales
mencionados. Por ejemplo, la inteligencia emocional de las enfermeras se ha relacionado
con menores niveles de burnout60. Garrosa et al.61 también señalaron que competencias
emocionales como la empatía, la expresión verbal de las emociones y la discriminación
emocional de estos trabajadores se encontraban relacionadas con sus niveles de dedicación
y esfuerzo en su trabajo. Por todo ello, creemos que el entrenamiento en competencias
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
256
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
emocionales entre los profesionales que trabajan en unidades de cuidados intensivos y
en equipos de donación y trasplante podría ser muy beneficioso para mantener sus
niveles de salud.
Flexibilidad psicológica: La flexibilidad psicológica es la habilidad para entrar en
contacto con el momento presente y con los eventos internos negativos (i.e. emociones,
pensamientos, sensaciones o memorias negativas) que aparecen en la experiencia diaria,
sin necesidad de escapar de ellos o evitarlos, y dirigiendo la conducta hacia las metas y
valores que uno quiere conseguir en su vida personal y profesional62. Este constructo ha
recibido en la última década una importante atención por parte de la psicología de las
organizaciones y la salud. La flexibilidad psicológica de los trabajadores se ha relacionado
con mayores niveles de satisfacción, energía, dedicación y absorción en el trabajo63.
El polo opuesto a la flexibilidad lo constituye el concepto de evitación experiencial.
La evitación experiencial ocurre cuando las personas invierten su tiempo y energías en
estrategias para acabar, alterar o controlar esos eventos internos negativos62. Es decir, no
tienen una disposición a experimentar pensamientos, emociones o sensaciones negativas,
por lo que muestran una mayor intolerancia al estrés y al malestar.
La evitación experiencial es un factor de riesgo para sufrir burnout entre profesionales
de la enfermería intensivista64. Intentar controlar y evitar emociones y situaciones
negativas que están presentes todos los días en este trabajo puede agotar los recursos
emocionales y energéticos de los trabajadores. Además, las conductas de evitación que se
ponen en marcha para no experimentar este tipo de eventos pueden alejar a los individuos
de sus metas, y ello conducirles a una situación de aislamiento y pérdida de contacto con
fuentes de refuerzo importantes.
Los trabajadores de los equipos de donación y trasplante pueden experimentar
sensaciones o emociones negativas cuando tienen que trabajar con un paciente determinado
o acompañar a su familia8. Este contacto también les puede generar pensamientos o
recuerdos negativos que le lleven a implicarse en acciones para intentar escapar de ellos
(ej. evitando el contacto con los familiares)8, 46, 53. Este tipo de conductas les puede alejar de
muchos de sus valores personales y profesionales (ej. atender y dar soporte a las familias y
los pacientes de una forma competente y profesional). La discrepancia entre los valores del
trabajador y las conductas que pone en marcha puede ser fuente de malestar. Por eso es
importante que los trabajadores en estos equipos de trabajo sepan el significado de su
trabajo, lo conecten con el sentido de su vida personal y profesional, y acudan a sus valores
personales y profesionales para afrontar determinados eventos internos negativos que
pueden aparecer en este trabajo65.
Atención plena (mindfulness): Se entiende como una estrategia de auto-regulación
que consiste en centrar la atención en la realidad del momento presente (i.e. a los
estímulos internos y externos), aceptándola sin juicios y sin dejarse llevar por los
pensamientos ni por las reacciones emotivas del momento. Implica una actitud que
requiere mantener la atención en lo que ocurre “aquí y ahora”, frente a la tendencia a
dejar vagar la mente por los recuerdos del pasado o las anticipaciones del futuro66.
El desarrollo de la atención plena o mindfulness en los profesionales que trabajan
en los equipos de donación y trasplante podría ser beneficioso porque favorece la
regulación emocional (ej. reduce la intensidad de la experiencia emocional negativa),
mejora la capacidad atencional (ej. la atención selectiva y alterna) y la capacidad mnésica
(ej. la memoria de trabajo) de los individuos67. La tolerancia al estrés que necesitan estos
trabajadores, la atención mantenida que se les requiere, y la necesidad de seguir trabajando
en contextos de elevada intensidad emocional podría verse facilitada por el entrenamiento
en habilidades de mindfulness.
El programa de entrenamiento más conocido en mindfulness es el MBSR (Mindfulness-
Based Stress Reduction) desarrollado por Kabat-Zinn en el Centro Médico de la Universidad
de Massachusetts. El MBSR es una intervención psico-educativa que tiene como finalidad
reducir el estrés y malestar psicológico, y aumentar los niveles de atención plena. La
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
257
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
intervención tiene una duración aproximada de 8 a 10 semanas a razón de una sesión
semanal de 2 horas y media y con un máximo de 30 participantes en el grupo.
El desarrollo de este tipo de programas en el colectivo de enfermería ha dado
buenos resultados a la hora de aumentar la satisfacción con la vida y relajación de estos
profesionales, así como disminuir sus niveles de agotamiento emocional68. Este tipo de
intervenciones también podría tener efectos muy beneficiosos en estudiantes de
enfermería y medicina quienes podrían ver reducidos sus niveles de estrés, ansiedad y
depresión, e incrementar sus niveles de empatía y espiritualidad69.
Recuperación del estrés: Los trabajadores pueden responder a su día de trabajo con
conductas específicas durante su tiempo libre que les ayuden a aliviar y recuperarse del
impacto negativo de las demandas laborales80. Cuando esa recuperación no se produce, se
acumula la carga y aparece la fatiga laboral crónica70. La recuperación se refiere por tanto
al proceso por el cual el funcionamiento psicológico y fisiológico de los trabajadores vuelve
a los niveles pre-estrés, y a través del cual la tensión se reduce, colocando al organismo en
un estado psicológico y fisiológico capaz de seguir funcionando71. La recuperación puede
verse facilitada por multitud de actividades y experiencias. Por ejemplo, las denominadas
estrategias de autocuidado (i.e. hacer deporte, dormir bien, realizar hobbies) podrían
favorecer la aparición de experiencias de recuperación en los trabajadores. Cuando
hablamos de experiencias de recuperación nos referimos a los procesos psicológicos que
se producen cuando los trabajadores ponen en marcha ciertas actividades de recuperación
y son según Sonnentag y Fritz72: el distanciamiento psicológico del trabajo, la relajación, la
búsqueda de retos y el control del tiempo libre. El distanciamiento psicológico del trabajo
alude a la desconexión temporal del trabajo, no sólo a nivel físico, también a nivel mental.
Ello implica olvidarse de las tareas laborales durante el tiempo libre en lugar de seguir
pensando en aspectos relacionados con el trabajo. Por ejemplo, los profesionales de
enfermería procedentes de unidades de cuidados intensivos que participaron en el estudio
llevado a cabo por Martins y Robazzi73 reconocían como situación muy estresante su
incapacidad para desconectar y llevarse los problemas a casa. La relajación se refiere a un
estado de baja activación tanto a nivel fisiológico como mental. La búsqueda de retos
consiste en la realización de actividades que suponen un desafío para la persona (ej.
aprender un idioma o un nuevo deporte) y que le permiten la adquisición de nuevas
competencias. Por último, el control durante el tiempo libre conlleva que el trabajador
pueda decidir en qué actividades implicarse después de la jornada laboral74. Todas estas
experiencias de recuperación ayudan a reducir el agotamiento emocional de los trabajadores
y sus quejas somáticas, favoreciendo también experiencias de bienestar. La recuperación de
los/las profesionales que trabajan en las UCI´s a través de la puesta en marcha de actividades
de autocuidado que favorezcan las experiencias de recuperación descritas es fundamental
para seguir funcionando eficazmente en su trabajo y disminuir algunos de los riesgos
psicosociales descritos anteriormente.
Recursos laborales
La disminución de los niveles de estrés y la promoción de su bienestar no sólo es
responsabilidad de los trabajadores, ni atiende sólo a razones individuales. Más aún
dentro de los equipos de donación y trasplante, el equipo de trabajo cobra una especial
relevancia, por la necesidad de coordinación que se necesita entre sus miembros6, 35, 46.
También porque los profesionales necesitan momentos para intercambiar experiencias y
darse feedback positivo de su trabajo. Así mismo, el apoyo y reconocimiento que brinda
la organización es fundamental. El equipo de coordinación también ha de construir y
mantener una buena relación con el personal médico y de enfermería y fomentar el
trabajo en equipo y un buen clima laboral35. En este sentido, los recursos laborales que
brinda la organización sanitaria a sus trabajadores también son importantes tenerlos en
consideración porque van a permitirles reducir las demandas laborales y activar sus
propios recursos personales28, 30.
Apoyo de los compañeros: En la revisión de trabajos llevada a cabo por Navarro11
con profesionales que trabajan en unidades de cuidados intensivos, el trabajo en equipo
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
258
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
basado en la comunicación, apoyo y respeto mutuo era una de las mayores fuentes de
satisfacción laboral entre estos trabajadores. El apoyo entre compañeros en estas unidades
es crucial porque como señalan Martins y Robazzi73 exige de la colectividad, cooperación,
compromiso y responsabilidad para trabajar en equipo. Si en estas unidades no hay un
equipo unido, que se respete y que se comunique fluidamente, el estrés vivido e
insatisfacción será mayor y probablemente el rendimiento del grupo también. La relevancia
de este recurso laboral reside en que el apoyo entre compañeros permite alcanzar metas
laborales comunes, y protege a los trabajadores de las consecuencias negativas de las
experiencias de estrés, al ser una fuente que provee de apoyo instrumental y emocional.
Algunos estudios llevados a cabo con profesionales dedicados al ámbito de la donación
y el trasplante reconocen que el apoyo de los compañeros es un recurso fundamental
para el afrontamiento de las demandas específicas que se encuentran en este ámbito8, 17.
Apoyo del supervisor: La persona que se encarga de coordinar a los equipos de
donación y trasplante de órganos tiene un papel importantísimo en este trabajo, no sólo
por su necesaria y compleja labor de coordinación, sino también por saber brindar apoyo
emocional e instrumental a los miembros de su equipo35. Este apoyo puede conllevar
acciones como reconocer la dimensión emocional de este trabajo, organizar actividades
de ventilación emocional después de un evento estresante, dar sentido a los momentos
difíciles, ofrecer feedback positivo a los miembros del equipo, o saber reconocer su labor.
En este sentido, ayuda mucho en este contexto que la persona responsable de coordinar
al equipo sea una persona motivada, entregada al equipo, con capacidad de trabajo,
positiva, que tenga buena respuesta a la presión, resolutiva, empática y con habilidades
sociales35.
Apoyo de la organización: La organización sanitaria también puede brindar apoyo
de muchas formas a estos profesionales. Por ejemplo, en el ámbito de la donación y el
trasplante, es necesario que los hospitales reconozcan la importante labor de estos
equipos y que establezcan facilidades en los procedimientos y en la comunicación entre
las distintas unidades hospitalarias35. Entre estas facilidades pueden encontrarse la
provisión de recursos materiales y humanos suficientes, reducir la burocracia y flexibilizar
los procedimientos, proporcionar un ambiente seguro y confortable de trabajo o permitir
la participación activa de todos los profesionales en las decisiones que atañen a su
trabajo. El apoyo de la organización también puede ir orientado y contribuir a reducir la
exposición a los riesgos psicosociales que hemos descrito aquí. Reconocer y legitimar la
tarea estresante de estos trabajadores y la posibilidad de desarrollar riesgos como el
estrés laboral, desgaste profesional, trauma secundario o conflicto trabajo-familia es un
avance importante. Sólo de esta manera pueden darse pasos encaminados a poner en
marcha acciones y políticas para prevenirlos y para fomentar el bienestar y la salud
dentro de la organización. También establecer una cultura organizacional de aceptación
de este tipo de riesgos y el compromiso organizacional con su prevención ayuda a aliviar
el estigma a los profesionales por experimentar determinadas reacciones de estrés. Todo
este tipo de acciones aumentarán sin duda la satisfacción y seguridad laboral entre estos
trabajadores75.
CONSIDERACIONES FINALES
Las organizaciones sanitarias de hoy en día tienen importantes retos que atender.
Entre ellos están el de reducir los niveles de estrés y malestar de sus trabajadores, que
son especialmente elevados, y el de intentar retener a los profesionales dentro de sus
plantillas, en especial de aquellos altamente cualificados y comprometidos con su
profesión. Una estrategia crucial para promover la retención de los profesionales de
enfermería en los servicios sanitarios será el fomento del bienestar psicosocial de estos
profesionales, y la creación de entornos de trabajo saludables. En este trabajo hemos
analizado cómo la organización puede contribuir a estos objetivos reduciendo las
demandas y exigencias de trabajo, favoreciendo la conciliación, reduciendo la exposición
a determinados riesgos psicosociales, y a través del aumento de recursos laborales.
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
259
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
Además, uno de los retos presentes en nuestro país es la humanización de la sanidad,
donde no debe olvidarse cuidar al agente principal al que le estamos exigiendo humanizar
su trato con el paciente y las familias: el propio profesional sanitario. Así, humanizar la
sanidad es también atender las cuestiones relacionadas con la salud y bienestar de los
profesionales sanitarios76.
Los profesionales tienen también un importante reto al que atender, implicarse más
en la gestión de su bienestar profesional y personal. Éstos necesitan comprometerse
verdaderamente con sus estrategias de autocuidado, con su recuperación, y con la
movilización de recursos laborales. Deben exigir a la organización que se involucre en su
salud, modificando las condiciones de trabajo en las que desarrollan su actividad, e
invirtiendo en planes de formación que les doten de las herramientas personales
necesarias para tener control y ser eficaces en su medio de trabajo. Aquí hemos analizado
cómo la formación en recursos emocionales y de gestión del estrés puede ser relevante
entre los miembros de los equipos de donación y trasplante debido a las altas demandas
cognitivas, físicas y emocionales que deben afrontar. No obstante, los recursos analizados
aquí no son los únicos que podrían ser útiles en la promoción de su bienestar. Fortalezas
como el optimismo, la auto-eficacia o la resiliencia han sido ampliamente estudiados
desde los postulados teóricos que se exponen en este trabajo, y sería interesante también
analizar cuál podría ser su impacto dentro de este colectivo.
Por último, los investigadores en esta área tenemos también una tarea pendiente.
Actualmente existe un cuerpo muy reducido de investigaciones que estudien empíricamente
las causas, consecuencias y variables intervinientes del estrés laboral en los equipos de
donación y trasplante de órganos específicamente. Muchas investigaciones analizan el
estrés dentro de las unidades de cuidados intensivos, sin embargo, no se hace una
referencia explícita a los estresores y sus consecuencias en estos equipos altamente
especializados. Más reducido aún es el número de estudios que analicen las fortalezas
personales de estos trabajadores y su relación con variables de bienestar profesional y
laboral. Esperamos que esta propuesta teórica sirva de base para comenzar a estudiar
empíricamente las variables aquí descritas.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Sesma AM, Ollo MZ. Cuidados de enfermería en el mantenimiento del donante potencial de órganos en
muerte encefálica.Enferm Intensiva 2001; 12(1): 10-20.
2. Matesanz R.El modelo español de coordinación de trasplantes. 2ªed. Madrid: Grupo Aula Médica; 2008.
3. Arroyo MC, Estrada Masllorens JM. La donación de órganos en España: competencias del profesional de
enfermería.Nursing 2009; 27(9):56-61.
4. de Juan JRB. Cuidados de enfermería en UCI en el mantenimiento del potencial donante de órganos y
tejidos. Enferm Glob 2005;4(1): 1-11.
5. Bocci MG, D’Alò C, Barelli R, Inguscio S, Prestifilippo A, Di Paolo S, et al. Taking Care of Relationships
in the Intensive Care Unit: Positive Impact on Family Consent for Organ Donation. Transpl P, 2016;
48(10): 3245-3250.
6. Kim S. Compassion fatigue in liver and kidney transplant nurse coordinators: a descriptive research
study. Prog Transplant 2013; 23(4):329-335.
7. San Gregorio M A, Martín Rod ríguez A, Gallego Cor pa A, Correa Chamor ro E, Pérez Bernal J. Reperc usiones
psicológicas del estrés laboral en los profesionales sanitarios que trabajan en los Equipos de Trasplantes.
Cuad Med Psicosom Psiquiatr de Enlace 2003; 66:19-31.
8. Smith Z, Leslie G, Wynaden D. Australian perioperative nurses’ experiences of assisting in multi-organ
procurement surgery: A grounded theory study. Int J Nurs Stud 2015; 52(3):705-715.
9. Gao W, Plummer V, Williams A. Perioperative nurses’ attitudes towards organ procurement: a systematic
review.J Clin Nurs 2017;26(3-4): 302-319.
10. Epp K. Burnout in critical care nurses: a literature review. Dynamics 2012;23(4):25-31.
11. Navarro Arnedo JM. Revisión de los estudios sobre los profesionales de enfermería de las Unidades de
Cuidados Intensivos de España. Enferm Glob 2012; 11:267-289.
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
260
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
12. Guido LA, Linch GFC, Andolhe R, Conegatto C, Tonini CC. Stressors in the nursing care delivered to
potential organ donors. Rev Lat Am Enferm 20 09;17(6):1023 -1029.
13. Hernández E. Atención psicológica en el trasplante de órganos. La Habana: Editorial Ciencias Médicas;
2008.
14. Maiden J, Georges JM, Connelly CD. Moral distress, compassion fatigue, and perceptions about medication
errors in certified critical care nurses. Dimens Crit Care Nurs 2011; 30(6):339-345.
15. Rodríguez VMCP, Ferreira ASS. Factores generadores de estrés en enfermeros en unidades de terapia
intensiva. Rev Lat Am Enferm 2011;19(4):1025-1032.
16. Gálvez M, Moreno-Jiménez B, Mingote J. El desgaste profesional del médico: revisión y guía de buenas
prácticas. El vuelo de Ícaro. Madrid: Ediciones Díaz de Santos; 2009.
17. Pelletier-Hibbert M. Coping strategies used by nurses to deal with the care of organ donors and their
families. Heart Lung 1998; 27(4): 230-237.
18. Blanco-Donoso LM, Demerouti E, Hernández EG, Moreno-Jiménez B, Carmona-Cobo I Positive benefits
of caring on nurses’ motivation and well-being: A diary study about the role of emotional regulation
abilities at work.Int J Nurs Stud 2015;52(4): 804-816.
19. Moraes EL, Massarollo MCKB. Family refusal to donate organs and tissue for transplantation. Rev Lat Am
Enferm 2008; 16(3): 458-464.
20. Lima AAF, Silva MJP, Pereira LL. Sufrimiento y contradicción: el significado de la muerte y del morir para
los enfermeros que trabajan en el proceso de donación de órganos para trasplante. Enferm Glob 2009;
8(1) : 1-17.
21. Castells AM. Enfermeras de quirófanos en el proceso de obtención de órganos torácicos en transplantes.
Index enfermería 2007; 16(57): 47-49.
22. Domínguez-Gil B, Duranteau J, Mateos A, Núñez JR, Cheisson G, Corral E. et al., Uncontrolled donation
after circulatory death: European practices and recommendations for the development and optimization
of an effective programme.Transplant Int 2016; 29 (8): 842-859.
23. Escudero D, Otero J. Medicina intensiva y donación de órganos ¿Explorando las últimas fronteras? Med
Intensiva2015; 39(6): 366-374.
24. Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SeMicyuc). Cuidados intensivos
orientados a la donación de órganos. Recomendaciones. Grupo de trabajo SeMicyuc 2017; disponible en
http://www.ont.es/mailings/CIOD_Recomendaciones%20SEMICYUC-ONT_Septiembre2017.pdf
25. Bastami S, Matthes O, Krones T, Biller-Andorno N. Systematic review of attitudes toward donation after
cardiac death among healthcare providers and the general public.Crit Care Med 2013;41(3), 897-905.
26. Camut S, Baumann A, Dubois V, Ducrocq X, Audibert G. Non-therapeutic intensive care for organ
donation: a healthcare professionals’ opinion survey.Nurs Ethics 2016; 23(2): 191-202.
27. Carter-Gentry D, McCurren C. Organ procurement from the perspective of perioperative nurses.Assoc
Oper Room Nurs 2004;80(3): 417-431.
28. Bakker AB, Demerouti E. Job demands–resources theory: Taking stock and looking forward.Journal of
Occupational Health Psychology2017; 22(3): 273-285.
29. Hobfoll SE, Johnson RJ, Ennis N, Jackson AP. Resource loss, resource gain, and emotional outcomes
among inner city women. J Pers Soc Psychol 2003; 84(3): 632-643.
30. Demerouti E, Bakker A, Nachreiner F, Schaufeli WB. A model of burnout and life satisfaction among
nurses. J Adv Nurs 2000; 32(2): 454-464.
31. Moraes EL, Santos MJD, Merighi MAB, Massarollo MCK. Experience of nurses in the process of donation
of organs and tissues for transplant. Rev Lat Am Enferm 2014; 22(2): 226-233.
32. Zaforteza C, Gastaldo D, Sánchez-Cuenca P, De Pedro JE, Lastra P. Relación entre enfermeras de Unidades
de Cuidados Intensivos y familiares: Indicios para el cambio. Nure Investig 2004; 3: 1-7.
33. Crawford ER, LePine JA, Rich BL. Linking job demands and resources to employee engagement and
burnout: a theoretical extension and meta-analytic test. J Appl Phycol 2010; 95(5), 834-848.
34. Peiró JM, Lira E. Estrés laboral: nuevas y viejas fórmulas. En: Moreno-Jiménez B, y Garrosa E, eds. Salud
laboral: riesgos laborales psicosociales y bienestar laboral. Madrid: Pirámide, 2013; 103-122.
35. Matesanz R. Guía de Buenas Prácticas en el proceso de la Donación de Órganos. Organización Nacional
de Tr asplantes 2011;1:1- 65.
36. Bakker AB, Le Blanc PM, Schaufeli WB. Burnout contagion among intensive care nurses. J Adv Nurs
2005; 51(3): 276-287.
37. Maslach C, Schaufeli WB, Leiter MP. Job Burnout. Annu Rev Psychol 2001; 52(1): 397-422.
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
261
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
38. Gil-Monte PR, Neveu JP. El síndrome de quemarse por el trabajo (burnout). En: Moreno-Jiménez B, y
Garrosa E, eds. Salud laboral: riesgos laborales psicosociales y bienestar laboral. Madrid: Pirámide, 2013;
103 -122.
39. Frade Mera MJ. et al. Síndrome de burnout en distintas Unidades de Cuidados Intensivos. Enferm
Intensiva 2009;20(4):131-140.
40. Gil-Monte PR. Manual de Psicosociología Aplicada al trabajo y la Prevención de Riesgos Laborales.
Madrid: Pirámide; 2014.
41. Suñer-Soler R. Grau-Martín A, Flichtentrei D, Prats M, Braga F, Font-Mayolas S, Gras ME. The consequences
of burnout syndrome among healthcare professionals in Spain and Spanish speaking Latin American
countries. Burnout Res 2014 Sep;1(2):82-89.
42. Molassiotis A, Mel H. Evaluation of burnout and job satisfaction in marrow transplant nurses. Cancer Nurs
1996; 19(5): 360-367.
43. Jesse MT, Abouljoud, MS, Hogan K, Eshelman A. Burnout in transplant nurses. Prog Transplant 2015;
25(3): 196-202.
44. Akkuş Y, Karacan Y, Göker H, Aksu S. Determination of burnout levels of nurses working in stem cell
transplantation units in Turkey.Nurs Health Sci 2010; 12(4): 444-449.
45. Bühler KE, Tatjana L. Burnout and personality in intensive care: an empirical study.Hosp topics2003;
81(4 ): 5 -12 .
46. Regehr C, Kjerulf M, Popova SR, Baker AJ. Trauma and tribulation: the experiences and attitudes of
operating room nurses working with organ donors.J Clin Nurs,2004; 13(4): 430-437.
47. Sadala MLA, Mendes HWB. Caring for organ donors: The intensive care unit nurses’ view.Qual Health
Res2000; 10(6): 788-805.
48. Prati G, Pietrantoni L, Cicognani E. Coping strategies and collective efficacy as mediators between stress
appraisal and quality of life among rescue workers. Int J Stress Manag 2011;18(2):181-195.
49. Figley CR. Treating compassion fatigue. New York: Brunner-Routledge; 2002.
50. Moreno-Jiménez B, Carmona-Cobo I, Blanco-Donoso LM, Meda Lara RM. Trauma y Trabajo: El Estrés
Traumático Secundario. En: Moreno-Jiménez B, y Garrosa E, eds. Salud laboral: riesgos laborales
psicosociales y bienestar laboral. Madrid: Pirámide, 2013; 197-220.
51. McClendon H, Buckner E.B. Distressing situations in the intensive care unit: a descriptive study of nurses’
responses. Dimensions of critical care nursing 2007; 26(5): 199-206.
52. Sanz-Vergel AI, Demerouti E, Gálvez MH. La conciliación de la vida laboral y la familiar. En: Moreno-
Jiménez B, y Garrosa E, eds. Salud laboral: riesgos laborales psicosociales y bienestar laboral. Madrid:
Pirámide, 2013; 419-436.
53. Kelly D, Ross S, Gray B, Smith P. Death, dying and emotional labour: problematic dimensions of the bone
marrow transplant nursing role?.J Adv Nurs 2000;32(4): 952-960.
54. Hochschild, A. R. The managed heart: Commercialization of human feeling. USA: Univ of California
Press, 2012.
55. Brotheridge CM, Grandey AA. Emotional labor and burnout: Comparing two perspectives of “people
work.J Vocat Behav2002; 60(1): 17-39.
56. Hobfoll SE. Conservation of resources: A new attempt at conceptualizing stress. Am Psychol 1989; 44(3):
513-524.
57. Moreno-Jiménez B, Garrosa E, González JL. El Desgaste profesional de enfermería. Desarrollo y validación
factorial del CDPE. Arch Prev Riesgos Labor 2000;3(1):18-28.
58. Ríos Rísquez MI, Sánchez Meca J, Godoy Fernández C. Personalidad resistente, auto-eficacia y estado
general de salud en profesionales de Enfermería de cuidados intensivos y urgencias. Psicothema 2010;
22(4): 600-605.
59. Bulmer Smith K, Profetto-McGrath J, Cummings GG. International Journal of Nursing Studies 2009
Dec;46(12);1624-1636.
60. Görgens-Ekermans G, Brand T. Emotional intelligence as a moderator in the stress–burnout relationship:
a questionnaire study on nurses. J Clil Nurs 2012 Aug; 21(15-16):2275–2285.
61. Garrosa E, Moreno-Jiménez B, Rodríguez-Muñoz A, Rodriguez- Carvajal R. Role stress and personal
resources in nursing: A cross-sectional study of burnout and engagement. Int J Nurs Stud 2011;48(4):479-
489.
62. Hayes SC, Wilson KG, Gifford EV, Follette VM, Strosahl K. Experiential avoidance and behavioral
disorders: A functional dimensional approach to diagnosis and treatment. J Consult Clin Psych 1996;64(6):
1152-1168.
Julio - septiembre 2018 Med Segur Trab (Internet) 2018; 64 (252) 244-62
262
Estrés y bienestar en profesionales de enfermería intensiva dentro del ámbito de la donación
y el trasplante de órganos: una propuesta desde la psicología de la salud ocupacional
Luis Manuel Blanco-Donoso, Isabel Carmona-Cobo, Bernardo Moreno-Jiménez,
María Luisa Rodríguez de la Pinta, Elton Carlos de Almeida, Eva Garrosa
MEDICINA y SEGURIDAD del trabajo
63. Ruiz FJ, Odriozola González P. Versión española del Cuestionario de Aceptación y Acción Relacionado
con el Trabajo (WAAQ)= The Spanish version of the Work-related Acceptance and Action Questionnaire
(WAAQ). Psicothema 2014;1(26):63-68.
64. Iglesias MEL, de Bengoa Vallejo RB, Fuentes PS. The relationship between experiential avoidance and
burnout syndrome in critical care nurses: A cross-sectional questionnaire survey.Int J of Nurs Stud 2010;
47(1): 30-37.
65. Gutierrez BAO, Ciampone MHT. O processo de morrer ea morte no enfoque dos profissionais de
enfermagem de UTIs. Rev Esc Enferm 2007; 41(4): 660-667.
66. Kabat-Zinn J. Mindfulness meditation: What it is, what it isn’t, and its role in health care and medicine.
Comparative and psychological study on meditation. Netherlands: Eburon; 1996.
67. Glomb TM, Duffy MK, Bono JE, Yang T. Mindfulness at work. Res Pers Hum Resour Manag 2011;30:115-
157.
68. Poulin PA. et al. Mindfulness training as an evidenced-based approach to reducing stress and promoting
well-being among human services professionals. Int J Health Promot Educ 2008;46(2):72-80.
69. Mackenzie CS, Poulin PA, Seidman-Carlson R. A brief mindfulness-based stress reduction intervention for
nurses and nurse aides. Appl Nurs Res 2006;19(2):105-109.
70. Geurts S, Sonnentag S. Recovery as an explanatory mechanism in the relation between acute stress
reactions and chronic health impairment. Scand J Work Env Hea 2006;32(6):482-492.
71. Demerouti E, Bakker A, Geurts SA, Taris TW. Daily recovery from work-related effort during non-work
time. Res Occup Stress Wellbeing 2009; 7:85-123.
72. Sonnentag S, Fritz C. The Recovery Experience Questionnaire: development and validation of a measure
for assessing recuperation and unwinding from work. J Occup Health Psychol 2007; 12(3): 204-221.
73. Martins JT, Robazzi MLCC. Nurses’ work in intensive care units: feelings of suffering. Rev Lat Am Enferm
2009; 17(1): 52-58.
74. Sanz-Vergel AI, Sonnentag S. Recuperación del estrés. En: Moreno-Jiménez B, y Garrosa E, eds. Salud
laboral: riesgos laborales psicosociales y bienestar laboral. Madrid: Pirámide, 2013;403-418.
75. Burke RJ, Greenglass ER. Hospital restructuring, work-family conflict and psychological burnout among
nursing staff. Psychol Health 2001;16(5):583-594.
76. Gálvez Herrer M, Gómez García JM, Delgado M, Cruz M, Ferrero Rodríguez M. Humanización de la
Sanidad y Salud Laboral: Implicaciones, estado de la cuestión y propuesta del Proyecto HU-CI.Med Segur
Trab 2017;63(247): 103-119.
77. Hibbert, M. Stressors experienced by nurses while caring for organ donors and their families.Heart Lung
1995; 24(5): 399-407.
78. Flodén, A., & Forsberg, A. A phenomenographic study of ICU-nurses’ perceptions of and attitudes to
organ donation and care of potential donors.Int Crit Care Nur 2009;25(6): 306-313.
79. Grzywacz, J. G., Frone, M. R., Brewer, C. S., & Kovner, C. T. (2006). Quantifying work–family conflict
among registered nurses.Res Nurs Health; 2006; 29(5): 414-426.
80. Garrosa, E., Carmona-Cobo, I., Moreno-Jiménez, B., & Sanz-Vergel, A. (2015). El impacto emocional del
incivismo laboral y el abuso verbal en el trabajo: el papel protector de la recuperación diaria.An Psicol;
2015;31(1): 190-198.
... Health professionals were at risk of suffering from several occupational risks before the pandemic (i.e., burnout and secondary traumatic stress) (Blanco-donoso et al., 2018;Moreno-Jiménez et al., 2019), but in the face of COVID-19 encounter several further occupational hazards that may have an immediate psychological impact on well-being (Brooks et al., 2020;Luceño-Moreno et al., 2020;Zhu et al., 2020). Spain has one of the highest rates of health professionals infected by the disease, reaching 40,961 cases in May (Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, 2020). ...
Article
Full-text available
The current COVID-19 crisis may have an impact on the mental health of professionals working on the frontline, especially healthcare workers due to the increase of occupational psychosocial risks, such as emotional exhaustion and secondary traumatic stress (STS). This study explored job demands and resources during the COVID-19 crisis in predicting emotional exhaustion and STS among health professionals. The present study is a descriptive and correlational cross-sectional design, conducted in different hospitals and health centers in Spain. The sample consisted of 221 health professionals with direct involvement in treating COVID-19. An online survey was created and distributed nationwide from March 20 to April 15 which assessed: sociodemographic and occupational data, fear of contagion, contact with death/suffering, lack of material and human protection resources (MHRP), challenge, emotional exhaustion, and STS. Descriptive findings show high levels of workload, contact with death/suffering, lack of MHPR and challenge, and are moderately high for fear of contagion, emotional exhaustion, and STS. We found an indirect significant effect of lack of MHPR on predicting (1) emotional exhaustion through the workload and (2) on STS through fear of contagion, contact with death/suffering, and workload. To conclude, this study examines the immediate consequences of the crisis on health professionals' well-being in Spain, emphasizing the job demands related to COVID-19 that health professionals are facing, and the resources available in these health contexts. These findings may boost follow-up of this crisis among health professionals to prevent them from long-term consequences.
... The psychosocial risk factors at work are "those aspects of work design and the organization and management of work, and their social and environmental contexts, which have the potential for causing psychological, social or physical harm " ( Cox and Griffiths, 1996 ). It is well known that health professionals in emergency departments and ICUs were already exposed to intense cognitive, physical, social and emotional demands in their daily work, even before this pandemic ( Adriaenssens et al., 2015 ;Blanco-Donoso et al., 2018 ;Wang et al., 2020 ). Just remember that according to the last European Working Conditions Survey ( Eurofound 2017 ), workers in the health sector (e.g. ...
Book
Full-text available
This brief book brings together researchers and practitioners from medicine, nursing, psychiatry, psychology, social work, marriage and the family and others to explain, measure, prevent, and treat compassion fatigue. This the introduction and other front matter for the book.
Article
Background: Organ donation refusal from relatives of potential donors with brain death significantly reduces organ availability. The need for organ donation has increased over time, but the shortage of available donors is the major limiting factor in transplantation. We analyzed the impact of a new systematic communication approach between medical staff and patients' relatives on the rate of consent to organ donation. Methods: The study was conducted as a single-center, non-randomized, controlled, before-and-after study at an 18-bed intensive care unit (ICU) of a university hospital. We compared the rate of consent for organ donation before and after the introduction of the new communication approach. Results: A total of 291 brain-dead patients were studied. The consent rate increased from 71% in the pre-intervention period (2007-2012) to 78.4% in the post-intervention period (2013-2015), with an 82.75% increase in the 2014 to 2015 period. During these periods, no significant variation of consent to organ donation was recorded at the national and regional levels. Conclusions: The introduction of a new communication approach between medical staff and relatives of brain-dead patients was associated with a significant increase in the rate of consent to donation. Our results highlight the importance of empathy with relatives in the ICU.
Article
The job demands-resources (JD-R) model was introduced in the international literature 15 years ago (Demerouti, Bakker, Nachreiner, & Schaufeli, 2001). The model has been applied in thousands of organizations and has inspired hundreds of empirical articles, including 1 of the most downloaded articles of the Journal of Occupational Health Psychology (Bakker, Demerouti, & Euwema, 2005). This article provides evidence for the buffering role of various job resources on the impact of various job demands on burnout. In the present article, we look back on the first 10 years of the JD-R model (2001-2010), and discuss how the model matured into JD-R theory (2011-2016). Moreover, we look at the future of the theory and outline which new issues in JD-R theory are worthwhile of investigation. We also discuss practical applications. It is our hope that JD-R theory will continue to inspire researchers and practitioners who want to promote employee well-being and effective organizational functioning. (PsycINFO Database Record
Article
Aim: To explore and evaluate perioperative nurses' experience of organ procurement. Background: Organ procurement is part of the organ donation process, and is typically performed in the perioperative setting. This experience may contribute to perioperative nurses' feelings of distress and negative attitudes toward organ donation. Design: Systematic review of the literature. Method: Primary research studies, published in the English language between 1990-2014 were identified screened and appraised using Joanna Briggs Institute (JBI) appraisal tools. Data extraction and analysis followed. Results: The quality assessment resulted in seven qualitative and three quantitative research studies. The main findings were, 1: Perioperative nurses reported feeling emotionally distressed, challenged, lonely and physically drained throughout the entire organ procurement procedure. 2: Perioperative nurses reported finding their own unique self-coping strategies and ways of eliciting support. 3: Perioperative nurses' had positive and negative attitudes toward organ donation. Conclusion: Perioperative nurses reported feelings of sadness, feeling challenged and physically drained through the entire organ procurement procedure, which were influenced by differing factors in the preoperative, intraoperative and postoperative stages. It is acknowledged that personal coping strategies and support are important to help perioperative nurses improve their psychological wellbeing, and their experiences and attitudes toward organ procurement and donation. The meaningfulness of these findings for practice policy and research is described. This article is protected by copyright. All rights reserved.
Article
The shortage of organs remains one of the biggest challenges in transplantation. To address this we are increasingly turning to donation after circulatory death (DCD) donors and now in some centers to uncontrolled DCD donors. We consolidate the knowledge on uncontrolled DCD programmes in Europe and provide recommendations for uncontrolled DCD programmes. We also provide guidance on the optimization of uncontrolled DCD donors for transplantation. This article is protected by copyright. All rights reserved.
Article
This study examined work-family conflict, family-work conflict and psychological burnout among nursing staff during a time of hospital restructuring and downsizing. Data were collected from 686 hospital-based nurses, the vast majority women. Nurses reported significantly greater work-family conflict than family-work conflict. Personal demographics but not downsizing and restructuring stressors predicted family-work conflict; downsizing and restructuring stressors but not personal demographics predicted work-family conflict. Restructuring stressors and both work-family conflict and family-work conflict were associated with higher levels of psychological burnout.
Article
Context— Burnout is a response to chronic strain within the workplace and is common across nursing professions. Little has been published about burnout in organ transplant nurses. Objective— To report the prevalence of the 3 main components of burnout (emotional exhaustion, depersonalization, and reduced personal accomplishment) in organ transplant nurses and to examine factors that contribute to the development of burnout in transplant nurses. Design— Cross-sectional survey of transplant nurses (recruited via listservs) on professional and personal demographics, decisional authority, psychological job demands, supervisor and coworker support, frequency and comfort with difficult patient interactions, and burnout. Participants— 369 transplant nurses. Results— About half reported high levels of emotional exhaustion, 15.7% reported high levels of depersonalization, and 51.8% reported low levels of personal accomplishment. Working more hours per week, lower decisional authority, greater psychological job demands, lower perceived supervisor support, and greater frequency and discomfort with difficult patient interactions were significant predictors of emotional exhaustion. Greater frequency and discomfort with difficult patient interactions were significant predictors of depersonalization. Younger age, lower decisional authority, and greater discomfort with difficult patient interactions were predictors of low personal accomplishment. Conclusions— The study provides strong evidence of the presence of burnout in transplant nurses and opportunities for focused and potentially very effective interventions aimed at reducing burnout.
Article
The main, universal problem for transplantation is organ scarcity. The gap between offer and demand grows wider every year and causes many patients in waiting list to die. In Spain, 90% of transplants are done with organs taken from patients deceased in brain death but this has a limited potential. In order to diminish organ shortage, alternative strategies such as donations from living donors, expanded criteria donors or donation after circulatory death, have been developed. Nevertheless, these types of donors also have their limitations and so are not able to satisfy current organ demand. It is necessary to reduce family denial and to raise donation in brain death thus generalizing, among other strategies, non-therapeutic elective ventilation. As intensive care doctors, cornerstone to the national donation programme, we must consolidate our commitment with society and organ transplantation. We must contribute with the values proper to our specialization and try to reach self-sufficiency by rising organ obtainment.