ArticlePDF Available

The rhetorical amplification of the fable of the ass and the fox in the ms. 6513 of the Spanish Library

Authors:

Abstract

El manuscrito 6513 de la Biblioteca Nacional de España contiene una extensa colección de textos producidos en escuelas jesuitas durante los siglos XVI y XVII. Entre estos materiales se encuentra una amplificación retórica de la fábula esópica del asno que, disfrazado con una piel de león, fue descubierto por una raposa. En el presente artículo se edita y analiza esta breve pieza, a fin de mostrar que el texto se inspira en la fábula del león y la raposa incluida en los progymnasmata publicados por Bartolomé Bravo, S. I.
Humanitas 72 (2018) 113-142
113
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
https://doi.org/10.14195/2183-1718_72_6
LA AmpLIfICACIóN RETóRICA DE LA fáBULA DEL ASNO y LA
RApOSA EN EL mS. 6513 DE LA BIBLIOTECA NACIONAL DE ESpAñA
THE RHETORICAL AmpLIfICATION Of THE fABLE Of THE ASS AND
THE fOx IN THE mS. 6513 Of THE SpANISH LIBRARy
vIOLETA péREz CUSTODIO
violeta.perez@uca.es
Universidad de Cádiz
Facultad de Filosofía y Letras - Departamento de Filología Clásica
https://orcid.org/0000-0002-8307-232X
Artigo submetido a 30-05-2017 e aprovado a 15-11-2017
Resumen
El manuscrito 6513 de la Biblioteca Nacional de España contiene una extensa
colección de textos producidos en escuelas jesuitas durante los siglos XVI y XVII.
Entre estos materiales se encuentra una amplicación retórica de la fábula esópica
del asno que, disfrazado con una piel de león, fue descubierto por una raposa. En
el presente artículo se edita y analiza esta breve pieza, a n de mostrar que el
texto se inspira en la fábula del león y la raposa incluida en los progymnasmata
publicados por Bartolomé Bravo, S. I.
Palabras-clave: Fábula, Progymnasmata, Bartolomé Bravo, Retórica, Historia
de la educación jesuita.
Abstract
Manuscript 6513 of the Spanish National Library contains a large collection
of papers written in Jesuit schools during the sixteenth and seventeenth centuries.
Among this material, there is a rhetorical amplication of the Aesopian fable of the
ass in the lionskin who was unmasked by a fox. In this article this short piece has
been edited and analized in order to show that it was clearly inspired by the fable
114 Violeta Pérez Custodio
of the lion and the fox, whose amplication was included in the progymnasmata
handbook published by Bartolomé Bravo, S. I.
Keywords: Fable, Progymnasmata, Bartolomé Bravo, Rhetoric, History of
the Jesuit education.
1. Introducción.1
La Biblioteca Nacional de España conserva un volumen facticio
manuscrito titulado “Cosas de retórica” (signatura 6513),2 que contiene
materiales de carácter escolar de los siglos XVI y XVII en latín, griego y
vernáculo (apuntes, ejercicios de composición, discursos, poemas, listas
de léxico, excerpta de textos clásicos con su traducción …) producidos en
el ámbito de la docencia jesuita. Testimonian este origen el monograma
de la Compañía de Jesús, que aparece en algunas hojas,3 y la mención
expresa de los autores de algunos escritos, que se dicen pertenecientes
a dicha orden.4 En este riquísimo manuscrito jó la atención hace años
L. López Grigera, quien editó en uno de sus trabajos los folios titulados
“Catálogo de las cosas que más comunmente describen los que predican”,
5
dada su importancia para conocer la minuciosidad con que se enseñaba la
técnica retórica en estos colegios. En el presente artículo me centraré en
otro texto contenido en el citado facticio, a saber, la amplicación de la
fábula esópica del asno que, pese a camuarse con la piel de un león, fue
descubierto por una raposa.
6
Se trata de una breve pieza de carácter escolar
cuyo valor radica en que ilustra cómo el autor, anónimo y presumiblemente
un estudiante, realizó el ejercicio retórico consistente en la transformación
de un escueto apólogo en un texto de mayores dimensiones mediante
la adición de diversos argumentos, algo que habitualmente conocemos
gracias a los modelos que, elaborados por profesores de retórica, aparecen
1 El presente trabajo se ha realizado en el seno del Proyecto de Excelencia del Plan
Nacional I+D “Corpus de la Literatura Latina del Renacimiento Español. VIII” [FFI2015-
64490-P (MINECO/FEDER)] y de la Red de Excelencia “Europa Renascens. Biblioteca
Digital de Humanismo y Tradición Clásica (España y Portugal)” (FFI2015-69200-REDT).
2 Cf. Inventario 1997: 205. El manuscrito se encuentra digitalizado en http://bdh-rd.
bne.es/viewer.vm?id=0000015317&page=1 (última consulta realizada el 20.05.2017)
3 Así, por ejemplo, en 180r.-182r., 329r. y 349r.
4 Así, por ejemplo, en 115r.
5 López Grigera 1995: 148-150.
6 Ms. 6513: 141r.-v. Se trata de la fábula identicada como “H. 199” en Rodríguez
Adrados 1987: 202-203.
Humanitas 72 (2018) 113-142
115
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
incluidos en los manuales de progymnasmata destinados al uso de los
alumnos. Frente a los modelos impresos y pulidos que se encuentran en
dichos libros de texto, a los que a continuación me referiré, esta fábula
manuscrita constituye una muestra de la factura “en vivo” de una de las
prácticas previstas para el aprendizaje de la retórica en la Ratio Studiorum.
Como es bien sabido, el plan de estudios de las escuelas de la Com-
pañía de Jesús, salido de imprenta en 1599 en su formulación denitiva
bajo los auspicios del Padre General Claudio Acquaviva, concedía un
papel prioritario a la práctica en el proceso de aprendizaje, un concepto
recogido en la expresión exercitatio plurima.7 El entrenamiento destinado
a conseguir el dominio gramatical del latín y la progresiva competencia
en la génesis e interpretación de textos constituía la piedra angular de
los estudios de gramática, humanidades y retórica,
8
los tres escalones
de la fase propedéutica que dotaba a los discípulos de la capacitación
necesaria para acceder al posterior estudio de la losofía. Dentro de las
diversas actividades previstas para la ejercitación compositiva propia
de los cursos de humanidades y retórica, la Ratio studiorum mencionaba de
forma expresa los ejercicios conocidos como progymnasmata, que desde
comienzos del XVI habían ido ganado una popularidad generalizada en
el sistema escolar sobre todo a través de la colección de Aftonio.9 El plan
de estudios jesuita llegaba incluso a detallar en qué ejercicios concretos
debían afanarse los estudiantes según el curso en que se encontraran y
su nivel de competencia,10 consolidando así lo que venía siendo ya desde
antes de 1599 una práctica docente común en los colegios de la Compañía
7 De entre la copiosa bibliografía sobre el tema, resultan de interés, entre otros,
Brizzi 1981, Bertrán Quera 1984, Padberg 2000, Miranda 2009 y 2011.
8 Para una panorama general del papel de la retórica dentro de la enseñanza jesuita
y la bibliografía a que dio lugar, cf. Bauer 1986.
9
Clark 1952, Pérez Custodio 2003: XLIV-LIX, Kraus 2005 y 2009, Arcos
Pereira 2015.
10
En el curso de Humanidades se cita expresamente la práctica con los progymnasmata:
“siue chria aliqua aut progymnasma” (Cf. Ratio 1600: 145). En el curso de retórica se
menciona el trabajo de descripción ornamentada de un jardín, una iglesia o una tormenta
(Ratio 1600: 131). Entre los ejercicios previstos para los días de celebración se mencionan
la descripción de una ciudad, un puerto o un ejército (Ratio 1600: 140, 149). Además, a los
estudiantes destacados se les encomendaban ejercicios compositivos que incluían descripciones
y argumentaciones (Ratio 1600: 202).
116 Violeta Pérez Custodio
de Jesús, como evidencian los documentos.
11
La ejercitación con los
progymnasmata (consistentes en la amplicación con pautas prejadas
de textos sencillos: fábulas, narraciones, descripciones, etopeyas, etc.) se
encontraba, pues, en el núcleo de las estrategias docentes para el progreso
en las habilidades retóricas y constituía la antesala de la composición de
orationes ajustadas a la normativa ciceroniana, habitualmente laudatorias
y de tema sacro. No extraña, pues, que entre la barahúnda de materiales
contenidos en el ms. 6513 aparezcan, por un lado, discursos religiosos
encomiásticos, posiblemente destinados a la competición escolar,12 y, por
otro, testimonios de ejercicios de nivel preliminar, en los que se encuadra,
además de la fábula que nos ocupa, un breve apunte que detalla los tópicos
argumentativos del ejercicio de la refutación.13 Existe, además, un claro
vínculo entre las instrucciones para la descripción contenidas en el ya
citado “Catálogo de las cosas que más comunmente describen los que
predican” y los preceptos para las descriptiones de lugares, objetos, seres,
etc. incluidos en los manuales de progymnasmata.
14
Tampoco la práctica de
discursos laudatorios, ampliamente representada en el manuscrito, puede
desvincularse del aprendizaje de la técnica del encomio y el vituperio
mediante el correspondiente ejercicio preparatorio.
2. La amplicación fabulística como ejercicio escolar: de la Antigüedad
a las escuelas jesuitas.
Aunque los antiguos tratadistas de progymnasmata (Teón, Hermógenes,
Aftonio y Nicolás, en lengua griega, y Prisciano, en lengua latina) se reeren
a distintas tipologías abarcadas bajo la etiqueta de “fábula” (mythos) –a saber,
esópicas, sibaríticas, libias, egipcias, etc.–, en sus textos hay coincidencia
en identicar, de entre todas estas variantes, el apólogo esópico15 como la
11
Lucáks 1981: sectio III, 475; Lucáks 1981: sectio IV, 182 y Gómez Rodeles
1901: 450.
12 Así, por ejemplo, en 62r.-68r. (Oratio in laudem Thelogiae) y 92r.-98r. (Oratio
in laudem diui Bartholomeai).
13
Ms. 6513, 33r.: Praecipua capita a quibus peti solet confutatio: ab obscuro seu
ignoto, ab incredibili, ab impossibili, ab inconsequenti, ab indecoro, ab inutili, ab aliis
denique adiunctis et eis circunstantiis, de quibus in progimnasmatibus.
14 López Grigera 1995: 144-147.
15
Sobre las distintas colecciones de fábulas en la antigüedad, cf. Rodríguez Adrados
1979-1987.
Humanitas 72 (2018) 113-142
117
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
materia idónea para adiestar la facultad de la invención dentro de un sistema
formativo que buscaba, además, la educación moral del estudiante y el dominio
de un recurso potencialmente incorporable como exemplum al discurso.16
A Teón se deben las instrucciones más detalladas sobre la amplicación
retórica de estos breves relatos moralizantes,
17
también usados para la
práctica gramatical de la reelaboración sintáctica y la técnica del resumen.
Aunando las indicaciones del griego, un tanto dispersas, puede concluirse
que la amplicación de una fábula daba como resultado un texto de mayores
dimensiones que principiaba por un proemio, seguido por la exposición del
apólogo. Este debía quedar luego vinculado a otro relato cticio con el que
guardara semejanza y ser embellecido con prosopopeyas y descripciones,
haciendo uso de los distintos tópicos argumentativos (inverosimilitud,
novedad, contradicción, etc.) para conrmar o refutar la materia del relato.
Finalmente la amplicación se cerraba con un epílogo que contenía el dicho
gnómico.
18
Esta propuesta de elaboración aparecía, en cambio, notablemente
simplicada en las instrucciones contenidas en la colección de Hermógenes
(y en su posterior reelaboración por Prisciano), donde quedaba limitada a la
colocación de la moraleja al principio (promythion) o al nal (epimythion)
de la pieza y a la advertencia de que podía pasarse de la redacción escueta
a la amplicada (modo breuiter, modo latius en terminología del gramático
latino) mediante la adición de una prosopopeya.
19
Más escasa aún es la
información útil que aparece en los progymnasmata de Aftonio, donde no
16
Entre los estudios más recientes sobre la fábula y los progymnasmata en la
antigüedad se encuentran Webb 2001: 289-316; Penella 2011: 77-90; Bloomer 2011: 111-138
y Gibson 2014: 10-14. Sobre el tratamiento retórico de las fábulas de animales en la retórica
deliberativa y en los progymnasmata, cf. Hawhee (2016), 70-88.
17 Sobre la historia de los progymnasmata de Teón, tradicionalmente datados en el
s. I a. C., cf. Heath 2002-2003 (en concreto, para los argumentos sobre una datación mucho
más tardía, cf. pp.141-158).
18
Sobre los mecanismos de amplicación de este ejercicio, al que los avatares
de la transmision textual colocaron el primero de la serie, cf. Patillon Bolognesi 2002:
XLIX-LV. Para la edición del texto griego con traducción al francés, Patillon – Bolognesi
2002: 30-38 (= 72,27-78). Para la traducción al español, cf. Reche 1991: 51-81. Para la
traducción al inglés, Kennedy 2003: 23-28.
19 Para el texto de Hermógenes, cf. Rabe 1913: prog. 1 (1-4). Para la traducción
al español, cf. Reche 1991: 175-177 y al inglés, Kennedy 2003: 74-75. Para el texto de
Prisciano, cf. Keil 1859: 430-431. El texto amplicado como ejemplo por Hermógenes y
Prisciano corresponde a la fábula de los monos que fundaron una ciudad, identicada como
“no H. 246” en Rodríguez Adrados 1987: 392-393.
118 Violeta Pérez Custodio
hay indicaciones de cómo proceder a la amplicación, quedando la cuestión
limitada al apólogo de las cigarras y las hormigas con inclusión de la moraleja
al nal del texto, pero sin los recursos antes mencionados (alocuciones,
argumentaciones, vinculación a un caso similar, etc.).20 Tampoco Nicolás
realiza un inventario concreto de las fases de la elaboración retórica del
mythos, aun cuando pone el acento en la necesidad de la coherencia de
lugares, situaciones, palabras y acciones para favorecer la verosimilitud del
relato.21 En la colección de modelos de Libanio, en n, aparecen incluidas
tres fábulas brevemente amplicadas.22
Así pues, en lo relativo al ejercicio retórico que nos ocupa, las colec-
ciones de progymnasmata difundidas en el Renacimiento23 legaron a los
humanistas unas instrucciones desiguales y con poca ejemplicación, que
encontraron como complemento algunas versiones de apólogos esópicos
bruñidos por la elaboración literaria de autores de primera línea como
Horacio (la fábula de los ratones de campo y ciudad en Sermones 2,6,78 ss.),
Aulo Gelio (la fábula de la cogujada en Noctes Atticae 2,29,1) y Apuleyo
(la fábula del cuervo y la zorra en Florida 23), recordados por Erasmo en
sus De duplici copia verborum atque rerum.24
Así las cosas, la necesidad de protocolizar la transformación escolar
de las fábulas en textos más complejos, siguiendo, como en los demás
ejercicios retóricos, una guía establecida e ilustrada con ejemplos útiles
que contuvieran los recursos preceptuados, quedó resuelta en los exitosos
Aphthonii progymnasmata publicados en Marburgo en 1542 por Reinhard
Lorich, quien, tras referirse a las dos redacciones posibles de una fábula,
20
Para el texto de Aftonio, cf. Rabe 1926: prog. 1 (1-2). Para la traducción al
español, cf. Reche 1991: 217-218 y al inglés, Kennedy 2003: 133-136.
21 Para el texto de Nicolás, cf. Felten 1913: prog. 1 (6-11). Para la traducción al
inglés, cf. Kennedy 2003: 96.
22 Para el texto de Libanio, con traducción al inglés y estudio, cf. Gibson 2008.
23 Dichas colecciones fueron las de Teón, Hermógenes (principalmente a través de
la adaptación de Prisciano) y, sobre todo, Aftonio. No hay constancia de la divulgación del
texto de Nicolás en esa fecha. Los paradeigmata de Libanio en principio se atribuyeron
a Teón, por lo que guran en las dos primeras ediciones de sus progymnasmata: las de
Barbaro (1520) y Camerario (1541). Sobre los manuales de progymnasmata europeos, cf.
Krauss 2005 y 2009 y Awianowicz 2011; sobre la difusión de los progymnasmata de Teón,
Hermógenes y Aftonio en España, cf. Pérez Custodio 2003: XLIV-LIX, 2013 y 2015.
24 Erasmo 1516: 63v.-64r., donde, al referirse a la amplicación de los apólogos,
incide en la importancia de ornamentar el texto con la descripción de las características de
los animales que se parangonan con el comportamiento humano.
Humanitas 72 (2018) 113-142
119
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
breuiter y fusius,25 incluyó varios modelos de apólogos amplicados. Entre
ellos, el de la fábula hesiódica del gavilán y el ruiseñor aparecía estructurado
según la siguiente secuencia de siete tópicos que se hacían expresos con el
correspondiente epígrafe: ab autoris laude (alabanza del autor), a praefa-
bulari (anticipación de la moraleja), a natura (características propias del
protagonista), a sermocinatione per prosopopeiam (alocución), a collatione
(comparación), a contrario (caso inverso) y conclusio (repetición de la
enseñanza).26 La penetración en España de este método de amplicación
gracias a la difusión encubierta del manual de Lorich,27 dejó su rastro en
la segunda mitad del XVI en las colecciones de progymnasmata de Juan
Lorenzo Palmireno (Valencia, 1552 y 1573),
28
en los Aphthoni progym-
nasmata scholia de Juan de Mal Lara (Sevilla, 1567)29 y en las Rhetoricae
exercitationes de Alfonso de Torres (Alcalá, 1569).30
Ahora bien, este método de amplicación fabulística, de innegable
popularidad y cercano a la prolijidad de Teón, no fue la única propuesta
documentada en los manuales escolares, donde se alternó con otra fórmula
mucho más escueta y cercana a la preceptiva de Hermógenes, Aftonio y
Prisciano. Se trata de la mecánica amplicatoria simplicada que se recoge en
los progymnasmata de Pedro Juan Núñez (1578),
31
de donde pasa en romance
a la Primera parte de la rhetórica de Juan de Guzmán (Alcalá, 1589),32 y
que limitaba el tratamiento del apólogo a la adición de una parte dialogada
con la que se extendía la narratiuncula, poniendo el énfasis en el respeto a la
coherencia de las mismas circunstancias (lugar, tiempo, persona, cosa, causa y
modo) practicadas en el ejercicio siguiente: la narración. La admonitio –señala
el humanista valenciano– podría adelantarse al comienzo del texto si la fábula se
25 Lorich 1542:7r.
26 Lorich 1542: 13v.-15v.
27 Pérez Custodio 2002a.
28 Pérez Custodio 2002b y 2016.
29
Mal Lara 1567: 9v. (Dilatamus vero fabulam cum amplicamus a laude fabulatoris,
cum praefabulari, circunstantiarum locis quos ideo proposuimus, ut possent pueri exerceri,
prosopopaia, id est, colloquio efcto personarum, comparatione, contrario et epilogo. Fateor
tamen non posse perfecte hoc progymnasma sine aliorum adminiculis ad rem conferri.)
Sobre los escolios de Mal Lara, cf. Arcos Pereira 2008.
30 Pérez Custodio 2003: LXXX-CXI.
31 Se incluyeron en sus Institutionum Rhetoricarum libri V, salidas en Barcelona
en la imprenta de Pedro Malo en 1578, con reimpresiones posteriores en la misma ciudad
en 1585 y 1593. Sobre la edición “pirateada” de 1596, cf. nota 39.
32 Pérez Custodio 2000-2002.
120 Violeta Pérez Custodio
integraba como parte de un discurso.
33
En consecuencia, las versiones dilatadas
de los apólogos aducidos como modelo por Núñez y Guzmán no incluyen
descripciones de las características de los protagonistas, ni el argumento de la
comparación, ni los demás tópicos ya mencionados, sino que se reducen a la
narración, la prosopopeya y la moraleja, cargando las tintas en la coherencia
de la narración.34 Es posible que tal economía en la amplicación fabulística
tenga que ver con la intención del retórico valenciano, que pretendía enseñar
a transfomar una simple fábula en un recurso argumentativo que pudiera ser
incorporable al discurso (principalmente en la narración y en el exordio) en
condiciones similares al exemplum.35 Mientras que la amplicación en siete
tópicos estaba pensada para el entrenamiento escolar y era, desde luego, poco
aplicable a la práctica real, la amplicación simplicada generaba un texto
de reducidas dimensiones mucho más fácilmente insertable en una oratio.
Pues bien, aunque por distintas vías, ambos esquemas amplicatorios
llegaron a las aulas jesuitas. Por un lado, la dilatación mediante los siete
puntos argumentativos tuvo su recepción en el primer repetorio de progym-
nasmata propio publicado por la Compañía de Jesús, el de Bartolomé Bravo,
salido inicialmente en Pamplona, 1589, pero con reimpresión segoviana en
1591 y redacción denitiva incluida en los De arte oratoria libri quinque,
publicados en Medina del Campo, 1596. El jesuita, que adaptó el modelo
más difundido en las universidades de su tiempo, como fue tónica general
en los docentes de su orden,36 hizo suya la secuencia dividida en alabanza
del autor, enunciado de la moraleja, referencia a las características físicas y
morales del protagonista, inserción de una alocución o diálogo, comparación
de lo sucedido con un hecho semejante, contraste con una situación opuesta
o de diferente desenlace y nalmente conclusión,37 todo ello ejemplicado
con la fábula esópica del león y la raposa.38
33 Núñez 1593: 6-12.
34 El ejemplo de Núñez es el de la asamblea de las monas, que aparece con y sin
prosopopeya, tal cual se encuentra en los progymnasmata de Hermógenes (cf. Núñez 1593:
6-7). Guzmán recoge la fábula de las cigarras y las hormigas (tomada de Aftonio), que
presenta sin diálogo para ejemplicar el respecto a las circunstancias narrativas, y también
la de la asamblea de las monas como modelo de texto alargado con sermocinatio, siguiendo
a Núñez y Hermógenes (Guzmán 1589: 41v.-44v.)
35 Núñez 1593: 10-11.
36 Grendler 1989: 377-381.
37 Bravo 1596: 170r.-v.
38 Bravo 1596: 170v.-173v. En otros ejercicios Bravo sustituyó los modelos
tradicionales por modelos vinculados a la historia sagrada y vidas de santos, como son la
Humanitas 72 (2018) 113-142
121
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
Por otro lado, la amplicación fabulística basada simplemente en la
adición de la sermocinatio y la moraleja llegó también a los estudiantes de
la Compañía través de los ejercicios retóricos de Pedro Juan Núñez que,
con el título de Progymnasmata, id est, praeludia quaedam oratoria ex
progymnasmatis potissimum Aphthonii dictata a Petro Ioanne Nunnesio
Valentino (Zaragoza, 1596), los jesuitas hicieron imprimir en Zaragoza en
1596 sobre la base de los dictados de clase del helenista y presumiblemente
sin que él mismo participara en el proyecto.39
Aunque los ejercicios del padre Bravo no volvieron a salir de molde
en España, que sepamos, con posterioridad a 1596, lo cierto es que el
procedimiento amplicador de la fábula, tal como él lo había recogido, seguía
discurriendo años después por los mismos derroteros, según documentan los
Campi eloquentiae (1614) del jesuita Melchor de la Cerda,
40
obra cuyo tomo
segundo contenía, entre otros muchos materiales, unas praeexercitationes
entre las que aparecía la fábula y su amplicación.41 Pese a que en dicho
capítulo el autor enumeraba solo cinco de los siete tópicos, omitiendo así
los dos relativos a la descripción de la naturaleza del protagonista y a la
argumentación con un caso contrario,42 el conjunto de los loci aparecía
completo y expreso en la estructura del modelo ilustrativo, la Fabula
Paridis,43 mediante los epígrafes correspondientes.
descriptio de la matanza de los inocentes por Herodes (180v.-181v.) y la chria de Christo
cuando lavó los pies a sus discípulos (195r.-198v.)
39 Núñez González 2012 y 2015.
40
A nes de la centuria anterior había hecho salir de imprenta otros dos títulos
también dedicados a los recursos amplicatorios: Vsus et exercitatio demonstrationis y
Apparatus Latini sermonis, ambos impresos en Sevilla por Rodrigo Cabrera en 1598. Cf.
Martín Luis 2005.
41 Cerda 1614: vol. 2, 188-194.
42
Cerda 1614: vol. 2, 188 (Dilatatur fabula exordio, laudem auctoris breuiter
continente. Praefabulari, id est, fabulae expositione facto, quod adiunctis et sermocinatione
ostenditur, collatione eiusdem rei cum altera, epilogo breuiter complectente illud, quod ex
totius exercitationis processu uolumus efci).
43 En la amplicación de la fabula Paridis, Melchor de la Cerda inserta el tópico
de la descripción de la naturaleza del protagonista al inicio de la narración del factum
(cf. Cerda 1614: vol. 2, 190), cumpliendo así con el propósito de adelantar el ethos del
personaje (adolescens et in libidinem effusus), reejado luego de forma coherente en
la sermocinatio. El tópico basado en la argumentación a contrario aparece en el lugar
previsible, tras la comparación y debidamente señalado mediante el epígrafe que lo
anuncia (cf. Cerda 1614: vol. 2, 193). Por otra parte, la elección de una fábula mítica en
lugar de una esópica para ilustrar la factura del ejercicio está constatada en colecciones
122 Violeta Pérez Custodio
Fuera de España la publicación de las tres ediciones conocidas del
Aphthonius reformatus (Colonia, 1620, 1624 y 1629), consistente en una
revisión del manual de Lorich para su uso en las escuelas jesuitas alemanas,
documenta la vigencia de la práctica amplicatoria de los siete tópicos en
la segunda década de la centuria. Pero hay en estos ejemplares un detalle
que llama la atención, pues, pese a que el texto amplicado de la fábula del
gavilán y el ruiseñor es prácticamente igual al de su fuente, sin embargo, en
las anotaciones marginales se observa una progresiva reducción del número
de tópicos que sirven para construirlo. Así, de los siete de la pieza original,
en la impresión de 1620 se señalan cinco (ab autoris laude, a natura, a
sermocinatione, a collatione, a contrario) y en las 1624 y 1629 solo cuatro
(ab autoris laude, a natura, a sermocinatione y a collatione). 44 Aunque este
hecho es de difícil valoración (podría ser una simple omisión del impresor),
curiosamente enlaza con la tendencia a ir simplicando y eliminado etiquetas
retóricas que se ve consolidada luego en el exitoso Candidatus Rhetoricae
(1659) de François Pomey, donde la diferencia entre la versión escueta (stylo
comptiore) y ornamentada (stylo oridiori) de la fábula vuelve a consistir
en la simple adición de una sermocinatio altamente elaborada.45
La difusión en España del Candidatus Rhetoricae, de la que son
testigos los numerosos ejemplares conservados,46 no supuso, sin embargo,
la desaparición de la tradición docente de los siete loci. La vemos emerger
años después en los breves progymnasmata incluidos por Bartolomé de
Alcázar en su De ratione dicendi (1681),47 donde el número de tópicos llega
incluso a subir a ocho, dado que la narración del hecho se incluye como uno
más, situado antes de la sermocinatio: ab autoris laude, a praefabulationis
expositione, a natura, indole et moribus illius rei uel personae de qua fabula
ngitur, a narratione facti, a sermocinatione, a comparatione, a contrario y a
conclusione.
48
Y en la centuria siguiente la estructura amplicatoria de los siete
de modelos anteriores como la de Alfonso de Torres, que amplica la de las Sirenas y
Ulises (Cf. Pérez Custodio 2003: 86-93).
44 Aphthonius reformatus 1620: 37-41; 1624 y 1629: 35-39.
45 Pomey 1659: 253-262.
46
El Catálogo colectivo del Patrimonio bibliográco español (http://catalogos.
mecd.es/CCPB/cgi-ccpb/abnetopac/O12194/ID96e49b8f?ACC=101) recoge más de treinta
registros del Candidatus Rhetoricae y del Novus Candidatus Rhetoricae (última consulta
realizada el 10.05.2017).
47 Sobre esta obra, cf. López Muñoz 1991 y 2014.
48 Alcázar 1681: 3r.-v.
Humanitas 72 (2018) 113-142
123
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
lugares fue también la elegida por los jesuitas que hicieron salir en Cervera
en 1723, 1741 y 1760 una Summa artis rhetoricae a Cipriano Soario, que
incluía unos Progymnasmata in compendium redacta. En este apéndice, al
tratar de la ampicación de la fábula, aparecían los conocidos septem capita,
con memorización facilitada gracias a unos hexámetros luego elucidados
en prosa.49 El testimonio es importante porque los profesores de retórica
del colegio de Cervera también habían propiciado la impresión en 1732 y
1748 del Novus Candidatus Rhetoricae, la versión revisada del libro retórico
de Pomey, donde no se incluye esta técnica de amplicación. De hecho, en el
volumen de 1732 los únicos recursos amplicatorios de la fábula que se marcan
en los márgenes de los modelos para su identicación por el estudiante son:
hypotyposis, ethopeia/sermocinatio y affabulatio en la fábula del cordero y el
lobo; ethopeia, laudatio assentatoria et hyperbolica y affabulatio en la fábula
del cuervo y la raposa; y descriptio, ethopoeia, increpatio, ironia, affabulatio y
apostrophe en la fábula del gusano y la araña.50 Convivían, pues, en el tiempo
ambas fórmulas docentes, la extensa y la reducida.
La utilidad de la práctica del ejercicio que nos ocupa tanto para
debutantes como para avanzados,51 junto a la versatilidad de estas piezas
49
Soarez 1760: 131-132 (Septem capitibus amplicatur fabula istis carminibus
comprehensis: Commendat, monstrat, describit, fabula narrat, // Comparat, e contra
monitisque hortatur alumnos. 1.Commendat auctorem in exordio, quod sumi potest a laude
authoris fabulae, vel ab eiusdem fabulae commendatione. 2. Monstrat mentem authoris.
3. Describit naturam rei, vel animantis in fabulam venientis. 4. Narrat commenti seriem,
dialogo ubi eiusdem rebus pro re ac loco orationem tribuimus. 5. Comparat hoc factum cum
alio, seu cto, seu vero. 6. E contra, ut si sententiam aliquam inde colligas alteri sententiae
contrariam, aut eventum eventui opponas. 7. Hortatur quid ea fabula doceat ad humanos
pertinens mores et authoris laude cursum repetita, vehementer exhortaberis ad monitum
illum amplectendum.)
50 Pomey 1732: 10-15. La fábula del cordero y el lobo que bebían del mismo río
pertenece a la colección de Fedro (Phaedr. 1,1,) y se encuentra incluida en compilaciones
como los Mythologia Aesopica (cf. Esopo 1610: 389). La fábula del cuervo que sostenía
un trozo de queso apetecido por una astuta raposa formaba parte de la colección de Aftonio
(cf. Rodríguez Adrados 1987: 133-136, H. 126). Por último, la fábula de la araña que se
jactaba de su rapidez tejedora frente al trabajo paciente del gusano de seda aparece incluida
en la compilación realizada por el jesuita Francois Desbillon, Fabularum Aesopiarum libri
XV, Wirzburg, 1789: 114-115. Formó parte también de las Fábulas literarias de Tomás de
Iriarte (Madrid, 1782).
51 Bravo incluye el ejercicio de la fábula entre los opera minora (es decir, aquellas
piezas que podían servir para ornamentar un discurso pero que no podían constituir un
discurso por mismas), cuya práctica considera de utilidad para los principiantes (cf.
124 Violeta Pérez Custodio
como instrumento de persuasión retórica y fuente de adoctrinamiento moral,
explica que el tratamiento argumentativo de la fábula encontrara también
su hueco en los manuales y tratados de arte dicendi y de arte concionandi
impresos en España por la Compañía de Jesús. Así se documenta en el
Rhetoricae compendium (1615) de Juan Bautista Poza, que se reere a la
amplicación fabulística (a tractatione fabularum, apologorum)52 entre los
recursos de que dispone el orador para ganarse a la audiencia carente de
formación mediante el acúmulo de elementos efectistas (per eggresionem
seu diggresionem).53 Mucho más amplio y contundente, sin embargo, es el
testimonio que, en relación al valor de la práctica de la fábula para acrecentar
la maestría discursiva del predicador, aparece en la Rhetórica christiana
(1647) de Juan de Escardó, cuyo capítulo XXVII lleva por título “Que los
preceptos para dilatar fábulas y narraciones ngidas pueden servir para
dilatar ejemplos, que son historias verdaderas”.
54
En este lugar el jesuita
detalla primero las siete reglas amplicatorias en romance (Siete preceptos
para dilatar una fábula) y luego las repite en latín, dado que, según dice, así
debían aprenderse de memoria.
55
La formulación de tales instrucciones latinas
no es sino una reproducción literal de las que aparecen en la colección de
Bravo 1596: 167v.). En los preliminares del compendio retórico de Alcázar, que incluye los
progymnasmata, el censor Pedro de Fomperosa establece su utilidad tanto para principiantes
como para los predicadores (cf. Alcázar 1681: s.p.)
52 Poza 1615: 75r.
53
La posición de Poza estaba en sintonía con la que expresa C. Reggio en su
Christianus orator, donde recomienda los apólogos esópicos por su capacidad para formar
a las masas, pero desaconseja el recurso a las fábulas poéticas, a no ser en menciones de
pasada (Reggio 1612: 163). Por su parte, N. Caussin en sus De eloquentia sacra et prophana
libri XVI, al tratar sobre las fuentes de la invención, raticaba el valor instrumental de la
fábula esópica, especialmente útil para audiencias poco formadas, aunque prevenía contra
los defectos que podían derivarse de amplicaciones que no estuvieran sazonadas con la
“sal de la prudencia”, a saber, exceso de rasgos humorísticos, incoherencias de personaje,
lugar y tema, etc. (cf. Caussin 1630: 186-188). Amplicar debidamente una fábula para su
uso literario no estaba, pues, a la altura de cualquiera y requería ese criterio de coherencia
del que se avisa, como hemos visto, en algunos manuales de progymnasmata.
54
Escardó 1647: 102r. (“Y no dexarán de ser de mucho provecho así para los
estudiantes de rhetórica como también para los predicadores, que en varias ocasiones
cuentan exemplos, que son historias verdaderas, y se podrán servir de las mismas reglas
que daremos para dilatar las que son ngidas”)
55 Escardó 1647: 103r. (“Y para que estos preceptos puedan servir para los estudiantes
de rhetórica, que los suelen encomendar a la memoria, antes de platicarlos con un ejemplo,
se los pondremos en latín”)
Humanitas 72 (2018) 113-142
125
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
progymnasmata de Bravo e incluso el ejemplo de fábula dilatada en romance
que las ilustra, a saber, el del león que se ngía enfermo y la zorra,56 está
claramente inspirado en un modelo del mismo tema en latín incluido en
dicha fuente.
57
Además, Escardó también aprovechó otros pasajes ajenos que
tradujo al vernáculo. Tal sucede en el tópico ab autore, que es la versión
romanceada del pasaje con que se inicia la fábula de la cogujada58 en Gell.
2,29,1.59 Y también es reproducción literal de texto ajeno el contenido del
tópico a natura animantium, que detalla las características del león, siguiendo
al pie de la letra la amplicación que Juan Lorenzo Palmireno había hecho
en la fábula del león que se casó con la hija del labrador60 en la Segunda
parte del latino de repente (1573).61 La constatación del expediente usado
56 Escardó 1647: 103r.-v. (“Fábula del león y de la zorra brevemente narrada” y a
continuación “La mesma fábula dilatada con los siete preceptos que se han dado”). Se trata
de la fábula identicada como “H. 147” en Rodríguez Adrados 1987: 156-158.
57 Véase, por ejemplo, el comienzo de la sermocinatio en Escardó 1647: 104r. (“Prima
muy amada ¿cómo no entráis? Esme de tanto consuelo vuestra presencia que ya me parece
que me ha quitado gran parte de mi dolor.¿Es posible que sola sois vos la que no me visitáis,
haviéndolo hecho tan bien conmigo los demás vassallos? Aunque ellos nunca lo hicieran, estávais
vos obligada por el amor tan particular que os tengo, a venir y a recrearme con esos donosos
cuentos que soléis contar, quanto más haviendo venido a verme los demás animales.”) y su
parecido con el texto de Bravo 1596: 172v. (Quid tu, inquit, non ingrederis, vulpes charissima?
Cuis ego conspectu sic recreor, ut mihi iam uidear magnam uim morbi depulisse. Cur una tu
reliqua es, quae me tanto morbo laborantem non inuiseris? Ita ne te nostra mala commouent?
Sic de nostris incommodis laboras? Quod si nulla ferarum ad me aegritudinis leuandae caussa
uenisset, magna quidem omnium, sed non tua praecipua culpa esset, nisi aliquid etiam amplius
quam caeterae pro meo in te amore efciere ipsa mea causa debuisses.)
58
Se trata de la fábula identicada como “no H. 199 (=M. 11)” en Rodríguez
Adrados 1987: 347.
59 Escardó 1647: 103v. (“Loa del autor. No sin grande razón y fundamento ha
sido contado entre los hombres sabios Esopo Phrigio de nación, pues supo con su gallardo
ingenio inventar pensamientos tan agudos, consejos y avisos tan saludables como los que
hallamos en sus escritos, y no con la severidad de preceptos, como tienen de costumbre
los demás lósofos.”) y GELL. 2,29,1 (Aesopus ille e Phrygia fabulator haut inmerito
sapiens existimatus est, cum, quae utilia monitu suasuque erant, non severe neque imperiose
praecepit et censuit, ut philosophis mos est, sed festivos delectabilesque apologos commentus
res salubriter ac prospicienter animadversas in mentes animosque hominum cum audiendi
quadam inlecebra induit.)
60 Se trata de la fábula identicada como “H. 145” en Rodríguez Adrados 1987:
155-156.
61 Palmireno 1573: 49-50 (“A natura animantium. Bien conoscida es la propiedad
y naturaleza del león, a todos espanta su tyranía, jamás se contenta de usurpar lo ajeno y de [fol. 141 v.]
126 Violeta Pérez Custodio
por Escardó pone en evidencia cómo incluso los tratadistas recurrían sin
empacho a pasajes ajenos de calidad constrastada que hacían suyos para dar
contenido a los lugares amplicatorios, lo que, como se verá a continuación,
permite enfocar con perspectiva el procedimiento empleado por el autor de
la fábula del ms. 6513.
3. Edición de la Fabula suis locis dilatata del ms. 6513
Se edita a continuación el texto manuscrito, manteniendo el usus
scribendi del original a excepción de la puntuación, que se ha modernizado.
Asimismo se ha desarrollado la abreviatura de la enclítica –que y el signo
de nasalización. Dado que se trata de un ejercicio escolar, aparecen sin
corregir y resaltadas en cursiva las faltas gramaticales, que se analizan en
el comentario subsiguiente.
Fabula suis locis dilatata
Illa quidem excellens homines edocendi ratio a sapientissimis viris iam inde
laudata fuit, qua ita animum delectat, ut doctrinam etiam cum illa ad aliquam
virtutem capessendam afferat. Sed cum multi sapientissimi autores hoc
aggredi conati sint, in hoc tamen numquam satis digne laudari poterit Esopus
ille, qui in fabulis comngendis mira eruditione plenissimum illud excellens
aquello que tiene haze muy pocas mercedes a otros; (…) Vemos que es animal raro, roxo
de pescueço, gruesso y cabeça grande, los ojos resplandecientes y la sobreceja salida, que le
cae casi hasta las narizes, están los dientes como una sierra, la lengua como una lima, con la
qual lamiendo rae y adelgaza el pellejo del animal que se quiere comer. Cosa prolixa sería
contar la soberuia que este animal tiene, la ligereza y el modo de caçar y hauer de responder
a aquellos que sin hauerle tocado el pulso dizen que tiene cada día calentura (…) Bastará, en
n, contar con qué tyranía quiso no solamente domar las eras, pero aún sojuzgar los hombres.
Fue el caso que una mañana (…)”) y Escardó 1647: 103v.-104r. (“Naturaleza del león. Bien
conocida es la propiedad y naturaleza del león, que es tenido por rey de los animales, a todos
espanta su tyranía, jamás se cansa de usurpar lo ageno y de lo que tiene hace muy pocas
mercedes a otros. Tiene el pescueço roxo, la cabeça grande, los ojos resplandecientes i los
dientes como una sierra, la lengua como una lima, con la qual lamiendo rae y adelgaza el
pellejo del animal que se quiere tragar. Cosa prolixa sería contar la sobervia que muestra en
el andar, la ligereza en el correr y el modo de caçar. Bastará dezir la maña que usó siendo
ya viejo, faltándole los bríos que tenía quando era moço. El caso fue que quiso probar si con
engaño podría tanto como antes havía valido con sus muchas fuerças.”)
Proemium
siue exordium
1º Ab authoris
laude
[fol. 141 r.]
Humanitas 72 (2018) 113-142
127
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
ingenium et prudentiam ostendit. Lepida enim rerum ctarum narratione et
utilia communi hominum vitae et animorum saluti maxime salutaria tradidit.
Ex quibus quidem fabulis non minus utilis quam elegans et ingeniosa illa
est quam de asino ac vulpe facete connxit, qua nimirum docet silentium
omnibus in locis cuiuslibet sortis hominibus conuenire.
Asinus, inquit, aliquando pelle leonis vagabatur indutus itaque guram illam
prae se ferens reliqua bruta perterrebat. Cum tamen quadam die vulpem
videret illamque etiam sicut et caetera animantia perterrere vellet, casu vulpes
vocem asini leonis guram simulantis audiuit fraudemque illam et dolum esse
pro comperto habens ad illum ait “Noui iam tuas minas animusque tuus a
me non est absconditus, frustra iam quod conatus fuisti consequeris, ex quo
enim audiui te rudentem, animum et vires cepi omnemque a me timorem
auocaui.” Quis hic asini vocem sibi ipsi perniciosissimam fuisse non dicet?
Qui se continere non potuit, quominus statim quis esset indicaret.
Non aliter mihi quidem monedulam fecisse videtur, qui cum in columbario
columbis bene nutritis invideret, ut et ipsa eodem cibo illarum impertiretur,
dealbatis primum alis illuc abiuit. Quam illae columbam esse ratae libenter
admisserunt, sed cum aliquando oblita vocem emisisset, tunc eius cognita
natura expulerunt percutiendo ciboque priuata rursum ad monedulas rediuit.
Illi autem ob colorem cum ipsam non nossent, a suo cibo abegerunt, ut
duorum appetens neutro potiretur.
Ex quo apparet optime Eschinum dixisse, scilicet, “nulli tacuisse nocet, nocet
esse loquutum”, Xenocratemque etiam, qui, cum in foro esset et cur taceret
interrogaretur, respondit “quia dixisse me aliquando penituit, tacuisse nunquam.”
Quis igitur non uidet quam sapienter haec nos fabula doceat ex sua linguacitate
quamplurimos homines redargui, eosque suam inscitiam garrulitate detegere
qui sepe et ubique loquuntur? Quare omnibus quamplurimum conducet
silentio semper uti.
4. Fuentes y elaboración de la fabula suis locis dilatata del ms. 6513
La fábula amplicada en el ms. 6513, cuyo protagonista es un asno
que, cubierto con la piel de un león, aterroriza a los demás animales hasta
que una raposa le oye rebuznar y descubre el engaño, pertenece al conjunto
de apólogos esópicos que, transmitidos por la tradición,
62
se incluyeron
62 Rodríguez Adrados 1987: 202-203. De esta fábula se conocen otras variantes que
advierten contra el ngimiento en un marco similar. Una de ellas, incluida en la colección
de Aviano (cf. por ejemplo, Esopo ca. 1535: 41-42) y en la que es el dueño del asno quien
lo identica por las orejas, alcanzó gran popularidad a través de la cita de Luciano, recogida
2º [a]
praefabulatione
3º A nat.a rei
4º [a]
sermocinatione
a comparatione
A contrario
Vltª. conclusio
siue epilogus
[fol. 141 v.]
128 Violeta Pérez Custodio
en la edición grecolatina impresa por Aldo Manucio en Venecia en 1505
y formaron parte del repertorio asociado al moralista griego en ediciones
posteriores,
63
que generalmente reprodujeron o siguieron de cerca la versión
incluida en la citada edición veneciana.64
Respecto a la estructura de la amplicación, la fábula del ms. 6513,65
que por el esmero general en la escritura del texto (solo contiene una tacha-
por Erasmo, y de su inclusión en la Filosofía Vulgar de Juan de Mal Lara (Serrano Cueto
1992: 62-63). Otra versión, en la que el disfraz del asno cae por causa del viento, quedando
a la vista de los campesinos, se encuentra con el número diez en la colección de fábulas de
Aftonio, cuya primera edición bilingüe, con traducción al latín de Jacob van Kimedonck, fue
incluida tras los progymnasmata del retórico griego en un volumen impreso en Heidelberg
en 1597 con el título de Aphthoniu Sophistu Προγυμνάσματα καὶ Мῦϑοι. Francisco Scobario
interprete cum notis ex commentariis Hadamarii. Eiusdem Aphthonii fabulae nunc primum
in lucem prolatae. La traducción de van Kimedonck de las fábulas de Aftonio se divulgó
gracias a las reimpresiones posteriores del citado volumen en París, Cramoisy, 1621, 1648
y 1660, preparadas para el entorno jesuita según se indica en la portada de la impresión de
1648: Editio noua a P.S.I. aucta et recognita et ad usum studiosae iuuentutis accommodata.
Asimismo contribuyó a la difusión de esta versión de las fábulas de Aftonio su inclusión en
colecciones como los Apologi, seu Fabulae Aesopicae, Graeco ac Latino carmine prosaque
redditae, ab Aphthonio Sophista, Jacobo Kimedoncio lio interprete, Babria seu Gabria,
Phaedro Aug. liberto et Aviano. Curante T. Poelmann (Hannover: Wechel, 1603).
63 Esta fábula se incluye, por ejemplo, en las colecciones esópicas impresas en 1530:
203; 1534: 238; 1536: 87; 1543: 124-125; 1544: 203; 1619: 248-249, y en los Mythologia
Aesopica, in qua Aesopi fabulae Graecolatinae CCXCVII 1610: 180. En vernáculo existió la
traducción de Pedro Simón Abril, Aesopi Fabulae, latine atque hispane scriptae (Zaragoza:
M. Huesa, 1575), donde, según señala el humanista, subsanó los problemas de latinidad de
versiones anteriores.
64 Esopo 1505: 46 (Asinus et vulpes. Asinus indutus pelle leonis uagabatur reliqua
bruta perterrendo. Ceterum visa vulpe, tentauit et hanc perterrefacere. Hanc autem (casu
enim ipsius uocem audiuerat) ad ipsum ait: Sed bene scias, quod et ego timuissem, nisi
rudentem audiuissem. Affabulatio: Fabula signicat nonnullos indoctos, qui iis, qui extra
sunt, aliqui esse uidentur, ex sua linguacitate redargui.)
65 A continuación se ofrece la traducción del texto: “(Proemio o exordio) Ya los
más sabios ponderaron aquel excelente recurso educativo que deleita al tiempo que también
trasmite la formación en valores. (1º Con la alabanza del autor) Pero, aunque han sido
muchos los autores de inmensa sabiduría que han intentado la empresa, en este campo
nunca podrá alabarse lo suciente al célebre Esopo, que en la composición de fábulas
dio muestras de un ingenio extraordinario, cuajadísimo de una sorprendente erudición, y
de un juicio cabal. Con la entretenida narración de sus invenciones nos dejó lecciones de
utilidad para la vida cotidiana de los hombres y del mayor provecho para la salvación de sus
almas. (2º Con el adelanto de la moraleja) De estas fábulas no es menos útil que elegante
e ingeniosa aquella que con gracejo compuso sobre el asno y la raposa, donde sin duda
Humanitas 72 (2018) 113-142
129
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
dura) parece una versión en limpio, se ha construido siguiendo la secuencia
tradicional de los siete loci, que se resaltan de forma expresa en las notas
laterales: prooemium siue exordium, ab authoris causa, a praefabulatione,
a nat.a rei, a sermocinatione, a comparatione, a contrario, conclusio siue
epilogus.66 El antecedente de este trabajo retórico es la versión dilatada del
apólogo esópico del león y la raposa, elegido como tema de amplicación del
ejercicio correspondiente en la colección de progymnasmata de Bartolomé
Bravo.
67
La similitud entre ambas fábulas, que relatan un engaño desvelado
por una raposa y cuya enseñanza gira en torno a la necesidad de la prudencia,
se hace visible en la reutilización literal o adaptada de algunos pasajes del
modelo en el ejercicio manuscrito, donde se han entremezclado con otros
para dar coherencia formal al conjunto.
Los préstamos aparecen ya al comienzo de la pieza, que no arranca con
el elogio del fabulista, es decir, con el primer tópico de la amplicación,
enseña que a los hombres les conviene quedarse callados en cualquier circunstancia. (3º Con
la naturaleza del animal) Un asno –dice– iba en cierta ocasión de acá para allá disfrazado
con la piel de un león y con esa apariencia aterrorizaba a los demás brutos. Sin embargo,
resultó que, cuando un día vio a una raposa y quiso también asustarla como al resto de
los animales, la raposa escuchó el rebuzno del asno que simulaba la apariencia del león y,
teniendo por descubierto que era engaño y trampa, le dijo: (4º Con la alocución) “Ya he
reconocido tus amenazas y no se me ha escapado tu naturaleza. En vano persigues ya lo que
has intentado, pues, en cuanto te oí rebuznar, me percaté de tu naturaleza y de tus fuerzas
y dejaste de darme miedo.”¿Quién no dirá que el rebuzno del asno fue su total perdición?
No pudo contenerse para evitar revelar de inmediato quién era. (5º Con la comparación)
A mi entender lo mismo hizo la graja, que, por envidia de las palomas bien alimentadas
en el palomar, a n de participar también de esa misma comida, con las alas previamente
blanqueadas hacia allá se fue. Aquellas la admitieron de buen grado pensando que era
una paloma, pero, cuando en un instante de descuido emitió un graznido, la expulsaron a
golpes, al darse cuenta entonces de su naturaleza, y, privada de la comida, volvió de nuevo
a donde las grajas. Pero, como allí no la reconocieron por el color, la apartaron de la comida
que le correspondía, así que, por apetecer las dos, se quedó sin ninguna. (6º Con el caso
contrario) Según eso resulta evidente que con acierto se expresaron Esquino, a saber, “a
nadie daña quedarse callado, lo que daña es hablar”, y también Jenócrates, quien, cuando
estaba en el foro y le preguntaron por qué guardaba silencio, respondió “porque a veces
me ha perjudicado hablar, pero nunca quedarme callado.” (Última conclusión, epílogo) Por
tanto, ¿quién no ve con cuánta sabiduría esta fábula nos enseña que a muchísimos hombres
los ha puesto en evidencia su propia verborrea y que la charlatanería deja al descubierto la
incompetencia de los que hablan sin parar y por doquier? Por tales razones lo que más nos
interesa a todos es guardar silencio.”
66 La conjunción siue aparece tachada en el texto, pero resulta legible.
67 Bravo 1596: 170v.-173v.
130 Violeta Pérez Custodio
sino con un exordio que pondera el valor educativo de los relatos esópicos,
tal como aparece en el citado modelo de referencia con el que mantiene un
claro anclaje léxico-semántico:
Nulla praestantior est hominum animos bonis moribus imbuendi ratio quam
quae ita docet ut praeclaram simul doctrinam ingeniis afferat et animos ipsos
afciat uoluptate. Quae enim grata aque iucunda sunt auditu, ea et studiosius
excipiuntur auribus et auidius arripiuntur et multo rmius mentibus atque
animis inhaerescunt. (Bravo 1596: 170v.-171v.) 68
Illa quidem excellens homines edocendi ratio a sapientissimis viris iam inde
laudata fuit, qua ita animum delectat, ut doctrinam etiam cum illa ad aliquam
virtutem capessendam afferat. (ms. 6513: 141r.)
La dependencia maniesta entre los pasajes corrobora, además,
la incorrección gramatical (tal vez un simple lapsus calami) que en el
manuscrito afecta a la estructura qua ita animum delectat, cuya lógica
sintaxis requeriría que el pronombre relativo (referido a ratio) funcionara
como sujeto de delectat y, por tanto, apareciera en nominativo (quae),
reproduciendo así la secuencia quae ita docet ut del texto fuente, donde
la clausula relativa va encabezada por tal pronombre referido al mismo
sustantivo y con función de sujeto. La contaminación entre quae ita docet
ut y animos ipsos afciat en el pasaje de Bravo da cuenta de la cláusula
quae ita animum delectat en el pasaje anónimo.
Tras el exordio la amplicación avanza por los lugares ya señalados.
Primero, la alabanza del autor,69 donde el estudiante sigue el modelo al pie
de la letra y solo cambia la identicación de la fábula:
Quo in genere numquam satis digne laudari potest Aesopus ille, qui in fabulis
conngendis mira eruditione plenissimis suum illud excellens ingenium et
prudentiam ostendit. Lepida enim rerum ctarum narratione et utilia communi
hominum uitae et animorum saluti maxime salutaria tradidit. Ex quibus
68 Los ejemplares consultados (entre ellos el digitalizado en https://books.google.es/
books/ucm?vid=UCM5323836633&printsec=frontcover&redir_esc=y#v=onepage&q&f=false.
Última consulta realizada el 20.03.2017) presentan un defecto de foliación, consistente en
que aparece numerado como folio 161 el que en realidad es el 171.
69 Bravo 1596: 170r. (Ab auctoris laude, ut si eius, qui fabulam composuit aut
ingenium, aut prudentiam, aut mores denique breuiter laudet)
Humanitas 72 (2018) 113-142
131
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
quidem fabulis non minus utilis quam elegans et ingeniosa illa est quam de
leone ac uulpe facete connxit. (Bravo 1596: 171r.)
in hoc tamen numquam satis digne laudari poterit Esopus ille, qui in fabulis
comngendis mira eruditione plenissimum illud excellens ingenium et
prudentiam ostendit. Lepida enim rerum ctarum narratione et utilia communi
hominum vitae et animorum saluti maxime salutaria tradidit. Ex quibus quidem
fabulis non minus utilis quam elegans et ingeniosa illa est quam de asino ac
vulpe facete connxit (…), qua nimirum docet silentium omnibus in locis
cuiuslibet sortis hominibus conuenire. (ms. 6513: 141r .)
Aunque no puede descartarse que la discrepancia entre las formas
plenissimis en el texto de partida70 y plenissimum en el ms. 6513 pudiera
responder a una variación sintáctica deliberada, más bien parece una
contaminación entre las desinencias de plenissimis y suum, unidades léxicas
consecutivas en el pasaje del original que se ha seguido con literalidad. Tal
interferencia se habría producido en circunstancias imposibles de precisar
y que podrían incluir, por ejemplo, un desliz en la copia en limpio de un
borrador del ejercicio que contuviera la frase textual, o la cita del pasaje
de Bravo hecha de memoria y sin el apoyo del texto impreso, o incluso
el acceso al texto original no a través de un impreso sino de una copia
manuscrita que contuviera dicha alteración.
71
Por otra parte, frente a la
lectura conngendis de la fuente, el texto manuscrito ofrece comngendis,
donde la nasal labial más el trazo más intenso de las grafías – parece
apuntar a una sobrescritura destinada a la enmienda de una posible palabra
que contuviera la secuencia mp–.
El segundo tópico amplicatorio, a saber, la praefabulatio o expositio,
72
aparece introducido con una estructura igual a la del modelo, donde, sin
embargo, este apartado es mucho más extenso y complejo:
qua nimirum docet in rebus gerendis prudentes homines esse debere atque ita
se gerere, ut ne leuiter moueantur et omnia attenta consideratione perpendant,
70 Bravo 1596: 171r.
71 Sobre la memorización de instrucciones y modelos, cf. nota 55. Sobre el uso de
copias manuscritas de los libros de texto, el propio facticio evidencia la circulación de un
compendio de pasajes de la retórica de Cipriano Suárez (ms. 6513: 6r.-33r.)
72
Bravo 1596: 170r. (A praefabulatione, explicando scilicet quid ille ea fabula
uoluit edocere)
132 Violeta Pérez Custodio
quid fraudis ac doli aut quid denique periculi in quacumque re latere possit
odorentur et in signis coniecturisque prouideant. (Bravo 1596: 171r.)
(…) qua nimirum docet silentium omnibus in locis cuiuslibet sortis hominibus
conuenire (ms. 6513: 141r. )
Cumplido el anuncio de la moraleja, el texto avanza hacia el tercer
argumento amplicatorio, a saber, el relato detallado de la acción, incidiendo
en las características del animal o animales protagonistas (a natura rei).73
Este rasgo, fundamental para establecer el vínculo entre el perl del animal
y sus comportamientos, aparece tratado con detalle en el modelo de Bravo,
que no ahorra la descripción de la potencia del león ni de su natural astuto
e inventor de argucias para conseguir alimento:
Leo, inquit, fortissimum ac ferocissimum animal rex atque princeps animantium
reliquarum (…) cum fame aliquando pene confectus uictum sibi comparare
non posset, experiri uoluit num calliditate atque fraudibus ad tuendam uitam
ac sustentandam plus ualeret quam uiribus, quam potentia, atque in uniuersum
animantium genus ualuisset imperio (Bravo 1596: 171r.-v.).
Tal descripción, sin embargo, resulta escueta si se la compara con la
que Palmireno compuso del mismo animal en la Segunda parte del latino
de repente (1573),74 luego reutilizada por Escardó, como ya se ha visto.
La inclusión de unas pinceladas sobre las características del protagonista
de la fábula era pieza importante en la estructura del ejercicio retórico,
porque adelantaba el ethos del personaje que a continuación debía trasladarse
a las palabras de la sermocinatio. En la obra citada Palmireno explicita el
73 Bravo 1596: 170r. (A natura rei, ut si uel rerum uel personarum de quibus fabula
conngitur, ut leonis, ut uulpis eiusmodique animantium naturam exponat atque describat).
74
Las fábulas dilatadas por Juan Lorenzo Palmireno en los progymnasmata incluidos
en la Segunda parte del latino de repente (1573) ofrecen claros ejemplos de cómo construir
la amplicación a natura animantium. En la fábula del gato y el gallo se describe el gato;
en la fábula titulada Mus rusticus urbanum hospitio accepit, el ratón; en la fábula del león
que se casó con la hija del labrador, el león, y en la fábula del raposo y el gallo, ambos
animales (Palmireno 1573: 42, 46, 50 y 52). Al nal de sus modelos de fábula amplicada,
Palmireno indica al estudiante la fuente a la que puede recurrir para obtener la información
necesaria para describir a los animales: “Ya tienes mi Vocabuario del humanista, de allí
puedes sacar propriedades de aues, peces, quadrúpedos, o de los libros que allí allego”
(Palmireno 1573: 55)
Humanitas 72 (2018) 113-142
133
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
vínculo que enlaza ambos argumentos cuando, acabada la descripción del
raposo y el gallo, advierte que las características de esos animales van a
hacerse maniestas a continuación en la conversación entre los mismos:
“Algunas propiedades se uerán en el presente Diálogo” (Palmireno 1573:
52r.). Documentan, en n, la importancia del tópico a natura animantis
todos los modelos incluidos en los progymnasmata de Lorich y luego en
el Aphtonius reformatus jesuita, que lo desarrollan por extenso.75
La descripción del asno se omite, sin embargo, en el ejercicio
del estudiante, que solo narra la acción sin aplicar siquiera un adjetivo
conveniente a la naturaleza del animal. En su lugar, el texto sigue muy de
cerca la versión breve del apólogo que apareció en distintas ediciones del
fabulista griego como la ya citada veneciana de 1505:
Asinus indutus pelle leonis, uagabat reliqua bruta perterrendo. Ceterum uisa
uulpe, tentauit et hanc perterrefacere. Haec autem (casu enim ipsius uocem
audiuerat) ad ipsum ait: (Esopo 1505: 203)
Asinus, inquit, aliquando pelle leonis vagabatur indutus, itaque guram illam
prae se ferens reliqua bruta perterrebat. Cum tamen quadam die vulpem videret
illamque etiam sicut et caetera animantia perterrere vellet, casu vulpes vocem
asini leonis guram simulantis audiuit, fraudemque illam et dolum esse pro
comperto habens ad illum ait: (ms. 6513: 141r.)
Tras el breve relato del factum, la pieza del ms. 6513 avanza, según la
estructura de los siete loci, hacia la alocución, bien representada a través de
las palabras de la raposa, que se formularon en distintas versiones latinas
en las traducciones de Esopo impresas en el XVI. Sirvan como ejemplos
sed bene scias, quod et ego te timuissem, nisi rudentem audiuissem (Esopo
1530: 203), Compertum habeto quod et ego timuissem, nisi rudentem
audiuissem (Esopo 1536: 87), Etiam te ego, inquit, metuerem, nisi te
rudere solere scirem (Esopo 1570: 134) y Atqui et ego certo scias, inquit,
timuissem te, nisi rudentem audiuissem (Esopo 1660: 14). El hecho de que
la fábula del ms. 6513 incluya la estructura léxica audiui te rudentem y el
sintagma pro comperto habens sugiere que el autor pudo haber cotejado
varias versiones latinas.
75 Así se observa en los varios modelos incluidos en los progymnasmata de Lorich
y repetidos en el Aphthonius reformatus. Por ejemplo, sobre la naturaleza de las hormigas
y sobre la naturaleza del halcón, cf. Aphthonius reformatus 1629: 29 y 36-37.
134 Violeta Pérez Custodio
El cierre de la sermocinatio con interrogaciones: Quis hic asini vocem
sibi ipsi perniciosissimam fuisse non dicet? Qui se continere non potuit,
quominus statim quis esset indicaret. (ms. 6513: 141v.), también resulta, en
n, adaptación de una frase similar en el texto de Bravo: Quis his uulpem
non prudentissimam fuisse dicet? (Bravo 1596: 173r.)
Llegados ya al quinto tópico, centrado en la comparación (a compara-
tione), el texto del manuscrito ofrece el paralelismo entre la fábula del asno
y la raposa y la del grajo y las palomas,76 que el autor del ejercicio retórico
expone en unos términos casi idénticos a la versión latina del apólogo que
aparece en distintas ediciones esópicas, como, por ejemplo, la de 1530:
Monedulam in columbario quodam columbis uisis bene nutritis, dealbauit
sese iuitque ut et ipsa eo cibo impertiretur. Haec uero, donec tacebat, ratae
eam esse columbam admiserunt. Sed cum aliquando oblita uocem emisisset,
tunc eius cognita natura expulerunt percutiendo, eaque priuata eo cibo rediit
ad monedulas rursum. Et illae ob colorem cum ipsam non nossent, a suo cibo
abegerunt, ut duorum appetens, neutro potiretur. (Esopo 1530: 193)
Non aliter mihi quidem monedulam fecisse videtur, qui cum in columbario
columbis bene nutritis invideret, ut et ipsa eodem cibo illarum impertiretur,
dealbatis primum alis illuc abiuit. Quam illae columbam esse ratae libenter
admisserunt, sed cum aliquando oblita vocem emisisset, tunc eius cognita
natura expulerunt percutiendo ciboque priuata rursum ad monedulas rediuit.
Illae autem ob colorem cum ipsam non nossent, a suo cibo abegerunt, ut
duorum appetens neutro potiretur. (ms. 6513: 141v.)
Desde el punto de vista sintáctico llama la atención en el texto manuscrito
el desliz gramatical que supone la construcción en masculino del pronombre
relativo que remite a monedula, de género femenino: monedulam, qui cum
(…) inuideret, pues la concordancia correcta se mantiene en los demás
términos referidos al ave: ipsa, quam, oblita, priuata e ipsam. Sin descartar
que se trate de un simple lapsus calami, es posible que haya contribuido a
esta vacilación el doblete genérico del término en castellano, “grajo o graja”,
según atestigua el Compendium Marii Nizzoli de 1641, uno de los repertorios
lexicográcos para uso escolar preparados por Bartolomé Bravo.77
76
Se trata de la fábula identicada como “H. 131” en Rodríguez Adrados 1987: 139-140.
77 El término monedula no se incluye en la edición príncipe del Compendium Marii
Nizzoli (1619), impresa de forma póstuma, pero sí en la segunda (1641), ya aumentada,
Humanitas 72 (2018) 113-142
135
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
A la comparación sigue el sexto tópico amplicatorio, a contrario,
destinado a la presentación de una situación opuesta. Su realización, según
señala Bravo, podía concretarse a través de un parecer contrario (sententiam
aliquam alteri sententiae contrariam) o de un desenlace diferente al que se
da en la fábula (euentum euentui dissimilem).78 De estas posibilidades, el
estudiante ha optado por la primera, sacando a colación dos referencias cuyos
protagonistas (Esquino y Jenócrates) fueron de criterio inverso al del asno
y se abstuvieron de hablar. La segunda referencia cuenta con el respaldo de
una anécdota recogida por Valerio Máximo en 7, 2, ext. 6, donde se atribuyen
tales palabras al griego. Esta información aparece, además, en los Adagia de
Erasmo, quien en el comentario a Silentii tutum praemium atribuye al poeta
Simónides las palabras que Máximo asigna a Jenócrates y que, vertidas al
latín, habrían dado el proverbio nulli tacuisse nocet, nocet esse loquutum,
incluido en los Disticha Catonis,
79
colección de sentencias moralizantes
impresas en ocasiones junto a las fábulas esópicas y usada en las escuelas
jesuitas como material de trabajo de los estudiantes del curso de gramática.80
Sin embargo, la referencia a Esquino resulta confusa, pues la tradición no
asocia el citado proverbio latino a un personaje de tal nombre. Sin descartar
que pudiera tratarse de un simple error de atribución por parte del autor de
la amplicación fabulística, es posible que este tuviera en mente a Eschinus,
personaje de la comedia terenciana Adelphoe,81 que encubre la aventura entre
donde se dene como “grajo, o graja, ave” (Bravo 1641: 193). La edición salmantina de
1599 del Thesaurus verborum ac phrasium, el otro repertorio lexicográco preparado por
el jesuita, no recoge el término monedula, pero incluye la entrada “Grajo. Graculus, i
(Bravo 1599: 160), ampliada posteriormente, como se ve en las ediciones de 1619 y 1628,
donde reza “Grajo. Gracus, i. Graculus, i” (Bravo 1619: Iv. y 1627: 143). En la edición del
Thesaurus de 1727, aumentada por Requejo, ya aparecen dos entradas: “Grajo. Graccus, i.
Gracculus, i” y, a continuación, “Graja. Monedula, ae” (Bravo–Requejo 1727: 227). Sobre
el Compendium y el Thesaurus del padre Bravo, cf. Medina 2003 y 2008. En los glosarios
latino-españoles medievales, monedula se traduce por “graja” (Castro 1991: 72, 108, 250).
78 Bravo 1596: 170r.
79 Erasmo 1528: 716-717.
80
Serrano Cueto 2002: L. Los inventarios conservados de bibliotecas jesuitas
suelen contener ejemplares de los Disticha de moribus o Disticha Catonis. Así sucede, por
ejemplo, en el del colegio de Córdoba, que incluye la referencia a dos volúmenes de la
edición lionesa de 1543 (Solana 2010: 657).
81
Sobre el gusto de los jesuitas por esta comedia, cf. Rädle 2013: 212. Los Adelphoe
era una de las comedias terencianas consideradas honestiores y, por tanto, aptas para los
estudiantes. Cf. Del Hoyo-Sierra 1996: 66.
136 Violeta Pérez Custodio
su hermano Ctesifón y una citarista, aparentando ser él el interesado en la
chica hasta que desvela la verdad en el momento oportuno.82
La última parte de la amplicación retórica del apólogo esópico,
indenticada por el autor con los términos conclusio y epilogus, arranca
según lo hace la del modelo de Bravo y sigue de cerca la redacción de la
affabulatio que aparece en versiones como la ya citada de 1530:
Quis igitur non uidet quam sapienter haec nos fabula doceat (…) (Bravo
1596: 173v.)
Fabula signicat nonnullos indoctos qui iis, qui extra sunt, aliqui esse uidentur,
ex sua linguacitate redargui (Esopo 1530: 46)
Quis igitur non uidet quam sapienter haec nos fabula doceat ex sua linguacitate
quamplurimos homines redargui, eosque suam inscitiam garrulitate detegere
qui saepe et ubique loquuntur, quare omnibus quamplurimum conducet silentio
semper uti. (ms. 6513: 141v.)
Conclusiones
El ejercicio manuscrito consistente en la amplicación de la fábula
esópica del asno disfrazado de león y descubierto por una astuta raposa
que oye el rebuzno, testimonia de forma directa la práctica de los antiguos
progymnasmata en el sistema docente jesuita, de acuerdo con la planicación
de la Ratio studiorum y en consonancia con la publicación de manuales de
ejercicios retóricos para estudiantes por parte de los docentes de la Compañía.
En concreto, la pieza estudiada permite constatar el uso de la colección de
ejercicios retóricos de Bartolomé Bravo presumiblemente por un estudiante
que realizó la composición siguiendo el método amplicatorio de los
septem loci y aprovechando estructuras léxico-sintácticas entresacadas de
la amplicación de la fábula del león y la raposa en la colección del citado
jesuita. Sin embargo, esta práctica de la génesis de un nuevo texto escolar a
partir de la imitatio de otro modelo del que se reproducen partes, no parece
82 Tampoco es descartable que Eschinus sea una confusión por Aeschylus, el poeta
trágico, citado dos veces en los Adagia erasmianos (1,6,52) a propósito de sentencias que
advierten de aquellos que son la causa de su propio mal (Ipse sibi mali fontem reperit en
1,1,56 y Nostris ipsorum alis capimur en 1,6,52), lo que guardaría relación con el apólogo
del asno, responsable él mismo del fracaso de su treta.
Humanitas 72 (2018) 113-142
137
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
haber sido algo aislado o simplemente achacable a la falta de recursos de
un principiante. Antes bien, la constatación de la práctica compositiva del
padre Escardó, que en su adaptación al romance de la versión del modelo de
Bravo insertó literalmente un amplio pasaje tomado de una pieza fabulística
de Palmireno, apunta hacia un procedimiento donde los préstamos pasaban
de un texto escolar a otro y se volvían a usar sin ninguna mención de autoría.
Por otra parte, en relación a la datación de la pieza manuscrita, su estructura
organizada en torno a los septem loci (que perdieron popularidad a partir del
Candidatus rhetoricae de Pomey) y su dependencia del modelo de Bravo
parecen apuntar a una probable redacción en la primera mitad del s. XVII.
Bibliografía
Alcázar, B. de (1681), De ratione dicendi opusculum triplex, sive I. De Aphthonij
sophistae progymnasmatis. II. De conscribendis espistolis. III. De rethorica
facultate libri quinque, Madrid: J. García Infanzón.
Aftonio (1620, 1624 y 1629), Aphthonius reformatus, seu Fons eloquentiae rhe-
toricus ex Aphthonii sophistae progymnasmatibus eiusque commentatoribus
desumptus, Colonia: K. Butgen.
Arcos Pereira, T. (2008), “Los Scholia de Juan de Mal Lara al progymnasma de
la fábula de Aftonio”, Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos,
28.1: 115-137.
Arcos Pereira, T. (2015), “Los primeros niveles de la enseñanza de la retórica:
los progymnasmata”, en Maestre Maestre, J. Mª. et alii. (eds.), Humanismo
y pervivencia del mundo clásico. Homenaje al profesor Juan Gil, 5 vols.,
Alcañiz – Madrid: Instituto de Estudios Humanísticos – C.S.I.C., III, 1163-1190.
Awianowicz, B. (2011), “Die Progymnasmata-Sammlungen und der Glaubenskampf
des 17. Jahrhunderts”, en Heinen, U. (ed.), Welche Antike? Konkurrierende
Rezeptionen des Altertums im Barock, Wiesbaden: Harrassowitz, I, 477-489.
Bauer, B. (1986), Jesuitische “ars rhetorica” im Zeitalter der Glaubenskämpfe,
Frankfurt am Main: Peter Lang.
Bertrán Quera, M. (1984), La pedagogía de los jesuitas en la Ratio Studiorum,
Universidad Católica del Táchira.
Bloomer, W. M. (2011), The School of Rome: Latin Studies and the Originis of
Roman Education, Berkley – Los Ángeles: University of California Press.
Bravo, B. (1596), De arte oratoria ac de eiusdem exercendae ratione Tullianaque
imitatione, varias ad res singulas adhibita exemplorum copia libri quinque,
Medina del Campo: S. del Canto.
138 Violeta Pérez Custodio
Bravo, B. (1599), Thesaurus verborum ac phrasium ad orationem ex Hispana
Latinam efciendam, Salamanca: A. Renaut. // (1619), Thesaurus verborum
ac phrasium ad orationem ex Hispana Latinam efciendam, Madrid: M. de
Balboa. // (1628), Thesaurus verborum ac phrasium ad orationem ex Hispana
Latinam efciendam, Barcelona: P. de Lacavallería.
Bravo, B. (1641), Compendium Marii Nizzoli, sive Thesauri Marci Tulii Ciceronis,
Valladolid: J. Murillo.
Bravo, B.– Requejo, V. (1727), Thesaurus hispano-latinus utriusque linguae verbis,
et phrasibus abundans, s. l.
Brizzi, G. P. ed. (1981), La «Ratio studiorum», Roma: Bulzoni.
Castro, A. (1991), Glosarios latino-españoles de la Edad Media, Madrid: C.S.I.C.
Caussin, N. (1630), De eloquentia sacra et prophana libri XVI, París: M. Henault
et alii.
Cerda, M. de la (1614), Campi eloquentiae in similibus, comparatis, exemplis,
longe lateque patentis, Lyon: H. Cardon.
Clark, D. L. (1952), “The Rise and Fall of Progymnasmata in Sixteenth and
Seventeenth Century Grammar Schools”, Speech Monographs, 19: 259-263.
Erasmo de Rotterdam, D. (1516), De duplici copia verborum ac rerum commentarii
duo, Estrasburgo: M. Schurer.
Erasmo de Rotterdam, D. (1528), Adagiorum opus, Basilea: Froben.
Escardó, J. B. (1647), Rhetórica christiana o idea de los que dessean predicar con
espíritu y fruto de las almas, Mallorca: Herederos de G. Guasp.
Esopo (1505), Fabellae Aesopi [= Habentur hoc uolumine haec, uidelicet: Vita
et fabellae Aesopi cum interpretatione latina (…)], Venecia: A. Manucio.
// (1530), Aesopi Phrygis fabellae Graece et Latine cum aliis opusculis,
Basilea: J. Froben. // (1534), Aesopi Phrygis fabellae Graece et Latine cum
aliis opusculis, Basilea: J. Froben. // (ca. 1535), Aesopi Phrygis et aliorum
fabulae, his accesserunt Abstemii Hecatomythion secundum, Zürich. // (1536),
Aesopi Phrygis et aliorum fabulae (…) Accessit huic editioni alteri Laurentii
Abstemii Hecatomythium, hoc est, centum fabularum libellus alter, Lyon:
Gryphe. // (1543), Fabulae Aesopi iam denuo multo emendatius quam antea
aeditae, autore Ioach. Camerario Pabergensi, Nüremberg. // (1544), Aesopi
Phrygis fabellae Graece et Latine cum aliis opusculis, Basilea: Hervag. //
(1570), Fabulae Aesopicae plures quingentis et aliae quaedam narrationes,
Leipzig. // (1610), Mythologia Aesopica, in qua Aesopi fabulae Graecolatinae
CCXCVII, quarum CXXXVI primum prodeunt (…) Accedunt Babriae fabulae
(…) Adiciuntur insuper Phaedri, Avieni, Abstemii fabulae, Frankfurt: N.
Hoffmann. // (1619), Aesopi Phrygis fabulae, elegantissimis iconibus veras
Humanitas 72 (2018) 113-142
139
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
animalium species ad viuum adumbrantibus, Lyon: J. Torn. // (1660), Fabulae
Aesopi Graece et Latine, nunc denuo selectae, Amsterdam: A. Jansson.
Felten, J. ed. (1913), Nicolai progymnasmata, Leipzig: Teubner.
Gibson, C. A. (2008), Libanius’ progymnasmata. Model exercises in Greek Prose
Composition and Rhetoric, Atlanta: Society of Biblical Literature.
Gibson, C. A. (2014), “Better living through Prose Composition? Moral and
Compositional Pedagogy in ancient Greek and Roman progymnasmata”,
Rhetorica, 32.1: 1-30.
Gómez Rodeles, C. – Lecina, M. – Agusti, V. et alii. eds. (1901), Monumenta
Paedagogica Societatis Iesu quae primam rationem studiorum anno 1586
editam praecessere, Madrid: A. Avrial.
Grendler, Paul (1989), Schooling in Renaissance Italy. Literacy and Learning,
1300-1600, Baltimore: The John Hopkins University Press.
Hawhee, D. (2016), Rhetoric in Tooth and Claw: Animals, Language, Sensation,
Chicago – London: The University of Chicago Press.
Heath, M. (2002-2003), “Theon and the History of the Progymnasmata”, Greek,
Roman and Byzantine Studies 43, 129-160.
Hoyo, del J. – Sierra, A. (1996), “Sobre la Ratio studiorum jesuítica y la enseñanza
del latín: nuevas aportaciones documentales”, en Bartolomé, J. et alii. eds.
Historia y métodos en la enseñanza de las lengas clásicas, Vitoria: Universidad
del País Vasco, 55-74.
Keil, H. ed.(1859), Praeexercitamina, en Grammatici Latini, Leipzig: Teubner
(vol. III: Prisciani Opera Minora).
Inventario general de manuscritos de la Biblioteca Nacional (1997), Madrid: Minis-
terio de Cultura. Dirección General del Libro y Bibliotecas, XI (5700-7000).
Kennedy, G. A. (2003), Progymnasmata: Greek textbooks of Prose Composition
and Rhetoric, Atlanta: Society of Biblical Literature.
Kraus, M. (2005), “Progymnasmata, Gymnasmata”, en Ueding, G. (ed.), Historisches
Wörterbuch der Rhetorik, 7: Pos-Rhet, Tübingen: Niemeye, 159-191.
Kraus, M. (2009), “Exercises for Text Composition (Exercitationes, Progymnas-
mata)”, en Fix, U. – Gardt, A. – Knape, J. (eds.), Rhetoric and Stylistics: An
International Handbook of Historical and Systematic Research, Berlin – New
York: De Gruyter, 2, 1396-1405.
López Grigera, L. (1995, 2ª ed.), La Retórica en la españa del Siglo de Oro,
Salamanca: Universidad de Salamanca.
López Muñoz, M. (1991), Bartolomé de Alcázar. De Rhetorica Facultate (I). Liber
primus. Estudio preliminar y edición bilingüe, Granada: Universidad de Granada.
140 Violeta Pérez Custodio
López Muñoz, M. (2014), “Bartolomé de Alcázar (1648-1721) y la retórica”,
Calamus renascens, 15: 207-228.
Lorich, R. (1542), Aphthonii sophistae progymnasmata, partim a Rodolpho Agricola,
partim a Ioanne Maria Cataneo latinitate donata, iam recens longe tersius
edita simul ac scholiis luculentis nouisque compluribus exemplis illustrata
per Reinhardum Lorichium Hadamarium, Marpurgi: Egenolphus.
Lucáks, L. ed. (1981), Monumenta Paedagogica Societatis Iesu. IV (1573-1580),
Roma: Institutum Historicum Societatis Iesu.
Mal Lara, J. de (1567), In Aphthonii progymnasmata scholia, Sevilla: A. Escribano.
Martín Luis, C. D. (2005), Vsus et exercitatio demonstrationis de Melchor de la
Cerda. Edición crítica, traducción y estudio, Sevilla: Universidad de Sevilla.
Medina Guerra, A. M. (2003), “El Compendium del padre Bartolomé Bravo”,
ELUA 17: 451-463.
Medina Guerra, A. M. (2008), “Cinco siglos en la historia de los diccionarios
bilingües latín-español y español-latín (XV-XIX), Philologia Hispalensis,
22: 259-288.
Miranda, M. (2009), Código Pedagógico dos Jesuítas. Ratio Studiorum da
Companhia de Jesus. Regime escolar e curriculum de estudos, Lisboa: Esfera
do Caos Editores.
Miranda, M. (2011), “A Ratio Studiorum e o desenvolvimento de uma cultura
escolar na Europa moderna”, Humanitas, 63: 473-490.
Núñez González, J. Mª. (2012), “Los Progymnasmata dictata a Petro Ioanne Nun-
nesio (Caesaraugustae, 1596): una edición legalmente pirateada”, Humanistica
Lovaniensia. Journal of Neo-Latin Studies, 61: 355-369.
Núñez González, J. Mª. (2015), “La doctrina de epistolis conscribendis de Pedro Juan
Núñez”, en Maestre Maestre, J. Mª. et alii. (eds.), Humanismo y pervivencia
del mundo clásico. V. Homenaje al profesor Juan Gil, Alcañiz – Madrid:
Instituto de estudios Humanístios – C. S. I. C., III, 1385-1408.
Núñez, P. J. (1593), Institutionum rhetoricarum libri quinque, Barcelona: S. de
Cormellas.
Núñez, P. J. (1596), Progymnasmata, id est, praeludia quaedam oratoria ex
progymnasmatis potissimum Aphthonii dictata a Petro Ioanne Nunnesio
Valentino, Zaragoza: Miguel Eximino Sánchez.
Padberg, J. W. (2000), “Development of the Ratio Studiorum”, en Duminuco, V. J.
(ed.), The Jesuit Ratio Studiorum: 400th Anniversary Perspectives, New York:
Fordham University Press, 80-100.
Palmireno, J. L. (1573), Segunda parte del latino de repente, Valencia: Pedro de
Huete.
Humanitas 72 (2018) 113-142
141
La amplificación retórica de la fábula del asno y la raposa
en el ms. 6513 de la Biblioteca Nacional de España
Patillon, M – Bolognesi G. (2002, 2ª ed.), Aelius Theon. Progymnasmata, Paris:
Les Belles Lettres.
Penella, R. J. (2011), “The Progymnasmata in Imperial Greek Education,” C W,
105: 77-90.
Pérez Custodio, M.ª V. (2000-2002), “A propósito de las fuentes de unos pasajes
sobre progymnasmata en el Combite de oradores de Juan de Guzmán”,
Excerpta Philologica,10-12: 373-390.
Pérez Custodio, M.ª V. (2002a), “Un caso de expurgo en el Índice de Zapata (1632):
los escolios de Reinhardus Lorichius a los Ejercicios de Aftonio”, Calamus
Renascens 3: 157-192.
Pérez Custodio, M.ª V. (2002b) “Sobre el origen de los materiales contenidos en
los progymnasmata de Palmireno”, in Maestre Maestre, J. M.ª et alii. (eds.),
Humanismo y pervivencia del mundo clásico. Homenaje al Prof. Antonio
Fontán, Alcañiz Cádiz: Instituto de Estudios Humanísticos – Instituto de
Estudios Turolenses –Universidad de Cádiz, 3.1, 245-259.
Pérez Custodio, M.ª V. (2003), Alfonso de Torres. Ejercicios de retórica, Madrid:
Instituto de Estudios Humanísticos – Laberinto – C.S.I.C.
Pérez Custodio, M.ª V. (2013), “Los progymnasmata de Teón en la España del
XVI”, Rhetorica. The Journal of the International Society for the History of
Rhetoric, 31.2: 150-171.
Pérez Custodio, M.ª V. (2015), “La recepción de los ejercicios retóricos del Pseudo-
-Hermógenes en la España del s. XVI”, en Maestre Maestre, J. M.ª et alii. (eds.),
Humanismo y Pervivencia del Mundo Clásico V. Homenaje al profesor Juan Gil,
Alcañiz – Madrid, Instituto de Estudios Humanísticos – CSIC, vol. III, 1351-1364.
Pérez Custodio, M.ª V. (2016), “Los progymnasmata de Aftonio publicados por
Palmireno en 1552: estudio de un ejemplar localizado en la Biblioteca Nacional
de Portugal”, Euphrosyne, 44: 127-151.
Pomey, F. (1659), Candidatus rhetoricae, seu Aphthonii Progymnasmata in
meliorem formam redacta usumque redacta, Lyon: A. Molin. // (1732),
Novus candidatus rhetoricae, altero se candidior comptiorque, non Aphthonii
solum progymnasmata ornatius concinnata, sed Tullianae etiam Rhetoricae
praecepta clarius explicata (…), Cervera: T. Senant.
Poza, J. B. (1615), Rhetoricae compendium, Madrid: Viuda de I. Martín.
Rabe, H. ed. (1913), Hermogenis Opera, Leipzig: Teubner.
Rabe, H. ed. (1926), Aphthonii progymnasmata, Leipzig: Teubner.
Rädle, F. (2013), “Jesuit Theatre in Germany, Austria and Switzerland”, en
Bloemendal, J. – Norland, H. (eds.), Neo-Latin Drama in Early Modern
Europe, Leiden – Boston: Brill.
142 Violeta Pérez Custodio
Ratio atque institutio studiorum Societatis Iesu. Superiorum permisu (1600),
Dillingen: J. Mayer.
Reche Martínez, Mª. D. (1991), Teón, Hermógenes, Aftonio. Ejercicios de retórica,
Madrid: Gredos.
Reggio, C. (1612), Christianus orator, Roma: B. Zanetti.
Rodríguez Adrados, F. (1979-1987), Historia de la fábula greco-latina, 3 vols.
(vol. I 1979, vol. II 1985, vol. III 1987), Madrid: Universidad Complutense.
Serrano Cueto, A. (1992), “La fábula grecolatina en los Adagia de Erasmo y su
inuencia en el humanista Fernando de Arce”, Myrtia, 7, 49-80.
Serrano Cueto, A. (2002), “Introducción”, en Fernando de Arce. Adagios y Fábulas.
Edición a cargo de A. Serrano Cueto, Alcañiz – Madrid: Instituto de Estudios
Humanísticos – Laberinto – C.S.I.C, XLIV-L.
Soarez, C. (1760), Summa artis rhetoricae a Cypriano Soario, S. J. expressa et
ad faciliorem eloquentiae studiosorum captum accomodata. Addita sunt
Progymnasmata in compendium redacta et breve exordiolum exercitationis
gratia a rhetorices candidatis recitandum. Cervera: A. Ibarra.
Solana Pujalte, J. (2010), “La presencia de la poesía latina en la biblioteca del
antiguo colegio de Santa Catalina de la Compañía de Jesús de Córdoba”, en
Luque Moreno, J. et alii. (eds.), Dulces Camenae. Poética y poesía latinas,
Granada: Universidad de Granada, 641-653.
Webb, R. (2001), “The Progymnasmata as Practice”, en Too, Y. L. (ed.), Education
in Greek and Roman Antiquity, Leiden – Boston: Brill, 289-316.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
El De rhetorica facultate de Bartolomé de Alcázar apareció por primera vez como tercera parte de su Sylva selectorum tripartita. Hay dos ediciones independientes en 1681 y 1688. En su forma nal, el tratado está compuesto por los Aphthonii progymnasmata, el De conscribendis epistolis (que no se incluye en la Sylva selectorum) y el De rhetorica facultate. El presente artículo deja a un lado la teoría epistolar y se centra en la doctrina retórica práctica y teórica como las publicó Alcázar.
Article
Full-text available
This paper presents the finding of a copy of the progymnasmata collection published by Juan Lorenzo Palmireno in 1552. This opuscule, kept at the National Library of Portugal, is a key work for reconstructing the history of the text by Aphthonius in Spain during the sixteenth century. It also contains important information to complete the bio-bibliography of the above-mentioned humanist at the beginning of his career as a professor at the Studi General of Valencia. Given that in 1573 Palmireno published other progymnasmata, which were included as a chapter of his work entitled Segunda parte del Latino de repente, a comparative study between both collections of rhetorical exercises has been added here.
Book
Latin text and Spanish translation on facing pages; introductory study in Spanish. 1. Liber primus.
Article
Ancient Greek and Roman compositional instruction, as evidenced in Greek handbooks on the progymnasmata and Quin-tilian's Institutio Oratoria, included a strong moral component. The importance of moral pedagogy to ancient teachers and theorists is seen not only in the themes and contents of the exercises, but also in their sequencing and justification. © 2014 by The International Society for the History of Rhetoric.
Article
This fascinating cultural and intellectual history focuses on education as practiced by the imperial age Romans, looking at what they considered the value of education and its effect on children. W. Martin Bloomer details the processes, exercises, claims, and contexts of liberal education from the late first century BCE to the third century CE-the epoch of rhetorical education. He examines the adaptation of Greek institutions, methods, and texts by the Romans, and traces the Romans' own history of education. Bloomer argues that while Rome's enduring educational legacy includes the seven liberal arts and a canon of school texts, its practice of competitive displays of reading, writing, and reciting were intended to instill in the young social as well as intellectual ideas.