Technical ReportPDF Available

Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia. Fondecyt N° 1150860 & CIPSTRA.

Abstract

El presente Documento de Trabajo es el resultado de un trabajo de revisión y síntesis acerca de las Teorías del proceso de trabajo (Labor Process Theory), que busca explicar desde una perspectiva neomarxista la organización actual del trabajo humano bajo el capitalismo, y las formas de control y resistencia que surgen por parte de la clase trabajadora. La elaboración del texto está enmarcada en la finalización del Proyecto FONDECYT Regular N° 1150860 y en la serie de Documentos de Trabajo de CIPSTRA.
CIPSTRA CENTRO DE INVESTIGACIÓN
POLITICO Y SOCIAL DEL TRABAJO
DOCUMENTO DE TRABAJO N°11
NOVIEMBRE | 2018
Alejandro Castillo y Nicolas Ratto
Este trabajo forma parte del proyecto FONDECYT Regular 2015 N° 1150860
Teorías del proceso de
trabajo. Una revisión
de su desarrollo y de las
nociones de control y
resistencia
Fondecyt 1150860 – H. Henríquez, D. Pérez y S. Link
&
Centro de Investigación Político Social del Trabajo
Título: Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nocio-
nes de control y resistencia.
Autores: Alejando Castillo y Nicolás Ratto
Noviembre, 2018
Cómo citar: Castillo, A. y Ratto, N. (2018): Teorías del proceso de trabajo. Una revisión
de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia”, Documento de
Trabajo No. 11, Fondecyt 1150860 & CIPSTRA, Chile.
CIPSTRA es una organización multidisciplinaria de trabajadoras y trabajadores del
área de las ciencias sociales que concibe al trabajo como núcleo fundamental de la sociedad, y a
los trabajadores como motor principal de sus transformaciones. Nuestro quehacer consiste en el
estudio y la reexión sobre el mundo del trabajo en Chile, apuntando a un horizonte de eman-
cipación de los trabajadores, y a la superación de las contradicciones a las que se ven sometidos
por el capitalismo. Por esto buscamos aportar a la construcción de una sociedad donde seamos
humanamente diferentes, socialmente iguales y completamente libres. Para avanzar en nuestro
objetivo, nos dedicamos a generar insumos teóricos y prácticos sobre el tema: investigaciones
que aporten nuevos conocimientos; documentos técnicos y de difusión de nuestros resultados;
análisis críticos de coyuntura laboral; actividades de vinculación e intercambio con organizacio-
nes; talleres de formación para trabajadores y dirigentes sindicales; labores de asesoría técnica y
política, entre otras.
Nuestra página web es www.cipstra.cl y nos pueden contactar en cipstra@gmail.com
Teorías del proceso de
trabajo. Una revisión de su
desarrollo y de las nociones
de control y resistencia
Alejandro Castillo* y Nicolas Ratto**
* Licenciado en sociólogía, Universidad de Chile. Estudiante de Magíster en Ciencias Sociales, Men-
ción Sociología de la Modernización. acastillolarra@gmail.com
** Sociólogo, Universidad de Chile. Estudiante de Magíster en Ciencias Sociales, Mención Sociología
de la Modernización. nicolasrattor@gmail.com
INDICE
1. INTRODUCCIÓN 6
2. ANTECEDENTES Y TRAYECTORIA DE LA TEORÍA DEL PROCESO DE
TRABAJO 8
2.1. Los aportes de Karl Marx 8
2.2. El operaísmo italiano: Raniero Panzieri y el problema del control obrero 9
2.3. Principales momentos u “olas” de la discusión 11
2.3.1. Años setenta. La tesis de descalicación del trabajo asalariado 12
2.3.2. Años ochenta. Críticas a la tesis de descalicación del trabajo y la nueva problema-
tización sobre el control en el trabajo. 14
2.3.3. Años noventa. La LPT frente a las teorías posfordistas y al post-estructuralismo 16
2.3.4. Años dos mil. Aperturas en la discusión: El problema de los mecanismos normativos de
control y de la economía política. 19
3. PROPUESTAS PRINCIPALES DE LA TEORÍA DE PROCESO DE TRABAJO 21
3.1. Carácter conflictivo de toda relación laboral. 21
3.2. Más allá de la dominación: La importancia del control para asegurar ciclos de valorización
del capital. 23
3.3. Carácter indeterminado y cooperativo de los procesos de trabajo: el control siempre es
disputable 24
3.4. La frontera del control: dialéctica entre prácticas manageriales y de resistencia 25
3.5. El carácter multidimensional de los mecanismos de control en el trabajo 26
3.6. La relativa autonomía de los procesos de trabajo en el marco de un análisis multinivel 28
3.7. Investigación militante desde el mundo del trabajo 29
4. TIPOLOGÍAS DE CONTROL EN EL PROCESO DE TRABAJO 31
4.1. Control simple o tradicional 32
4.2. Control estructural o directo 34
4.2.2. Control burocrático 40
4.3. Control normativo 43
4.3.1. “Management del conocimiento” o “autonomía responsable” 44
4.3.1. “Management estético y emocional 47
5. REACCIONES A LOS MECANISMOS DE CONTROL 52
5.1. Resistencia 52
5.2. Las resistencias como posibilidades estructuradas 58
5.3. Mal comportamiento organizacional 60
5.4. Consentimiento 64
5.5. Volviendo sobre la noción de resistencia 67
6. BALANCE GENERAL: CONCLUSIONES Y DISCUSIONES QUE SE ABREN
DESDE LA TEORÍA DE PROCESOS DE TRABAJO 70
7. BIBLIOGRAFÍA 76
6FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
1. INTRODUCCIÓN
En este documento de trabajo se revisan los principales aportes de la teoría neomarxista y/o
materialista del proceso de trabajo (“Labor Process eory”) desarrollada en el mundo anglosajón
desde los años setenta hasta la fecha. La importancia de esta teoría, que ha pasado por muchas
críticas y transformaciones, reside en las reexiones en torno a las relaciones que se despliegan
en los lugares de trabajo; en particular, sobre los diversos regímenes laborales, mecanismos de
control y prácticas de resistencia que se han desarrollado a propósito de las transformaciones en
la organización capitalista de la producción y el trabajo.
A diferencia de las perspectivas marxistas dominantes en el campo académico, que por lo gene-
ral han desvalorado el problema de las subjetividades que se construyen en los lugares de trabajo
centrando su atención principal en los problemas de economía política, la teoría de proceso de
trabajo (LPT, en adelante) sitúa el dominio del conicto y hegemonía entre capital y trabajo en
el punto concreto de las relaciones sociales de producción. Sin embargo, la LPT no presupone
que toda lucha conduzca, en mayor o menor grado, a un desarrollo de la conciencia de clase
trabajadora que dinamice el desarrollo de la lucha de clases. Más bien, este enfoque se ha pre-
ocupado de analizar las subjetividades de los trabajadores (a pesar del término masculino, nos
referimos a hombres-mujeres o viceversa) como un producto de relaciones sociales enmarcadas
en culturas e instituciones que median entre lo que sucede en el nivel global y sistémico de la
economía política y el lugar de trabajo.
A diferencia de otras perspectivas en los estudios del trabajo, como el regulacionismo francés
o la escuela británica de relaciones industriales, la LPT pretende ir más allá de las expresiones
abiertas de conictividad que, tradicionalmente, se han estudiado poniendo el foco en la insti-
tución del sindicato y en el fenómeno de la huelga. Analizando los mecanismos de control y el
amplio abanico de respuestas que se despliegan a modo de resistencia, compromiso, consenti-
miento u ofensiva en los centros de trabajo, la LPT pretende profundizar en torno a las formas
latentes y maniestas del conicto entre capital y trabajo sin dejar de lado la importancia que
desempeñan factores institucionales, culturales y de economía política.
Sin embargo, como indican exponentes fundamentales de la LPT (ompson & Smith, 2000),
esta perspectiva no pretende fundar una nueva ortodoxia, sino que replantear y extender los al-
cances de diversas conceptualizaciones que se han discutido entre marxistas y no marxistas. De
ahí que la LPT tenga claras limitantes para ser utilizada como marco conceptual de estudios,
pues el análisis del proceso de trabajo no es ni exhaustivo ni innitamente adaptable; más bien,
contiene un conjunto distintivo de herramientas conceptuales que se dotan de dinamismo a
partir de su permanente aplicación en diferentes economías políticas del orbe.
La estructura de este documento consta de cuatro grandes partes. En primer lugar, se seña-
lan los principales antecedentes teóricos y momentos de la LPT. Primero se esbozan las ideas
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 7
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
centrales de Marx y Panzieri, y luego, se presentan las principales “olas” del debate de la LPT,
partiendo por las tesis de Harry Braverman sobre la descualicación del trabajo asalariado en
el capitalismo monopolista, hasta llegar a la apertura de problemáticas relativas al management
estético y emocional y a la economía política. En segundo lugar, se presentan las principales
propuestas de la LPT intentando ir más allá de la llamada “teoría nuclear” de esta perspectiva.
En tercer lugar, se hace una descripción de las modalidades de control capitalistas identicadas
por los diversos exponentes de la teoría del proceso de trabajo. En cuarto lugar, se hace una des-
cripción de las reacciones al control managerial, poniendo el énfasis en las distintas resistencias
de los trabajadores al proceso de trabajo capitalista. Finalmente, se concluye presentando una
síntesis de los distintos apartados e identicando algunos desafíos para la LPT.
8FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
2. ANTECEDENTES Y TRAYECTORIA DE
LA TEORÍA DEL PROCESO DE TRABAJO
2.1. Los aportes de Karl Marx
La noción de “proceso de trabajo” tiene su origen en el Tomo I de la obra El Capital de Karl
Marx, y se reere a un movimiento de transformación mediante el cual la fuerza de trabajo del
obrero ingresa al proceso de producción a n de producir un producto concreto o servicio que
contiene valores de uso y de cambio. El proceso de trabajo propiamente tal comprende, en pala-
bras del autor, tres “elementos simples”: (…) (1) actividad útil, que es el trabajo mismo, (2) el objeto
en el que se realiza ese trabajo, y (3) los instrumentos de ese trabajo” (Marx, 2005: 284).
Para beneciarse completamente de lo que compró en el mercado y para asegurar que la fuerza
de trabajo se transforma en trabajo productivo concreto, el capitalista tiene que encontrar mé-
todos para controlar, dirigir y disciplinar a los trabajadores. En palabras de Marx (2005: 448):
A través de la cooperación de numerosos asalariados, el dominio del capital se convierte en un requisito para
llevar a cabo el proceso de trabajo en sí, en una verdadera condición de producción. Que un capitalista de-
biera mandar en el campo de producción es ahora tan indispensable como que un general debiera comandar
en el campo de batalla”.
Compelidos por la competencia, los capitalistas tienen que participar en una lucha constante
para aumentar la plusvalía generada por los trabajadores a través del proceso de producción. El
motivo de la producción capitalista es la auto-valorización en tanto mayor producción posible
de plusvalía o, en otras palabras, la mayor explotación posible de la fuerza de trabajo (Marx,
2005). En el fondo, los capitalistas necesitan organizar la producción y capturar el trabajo ex-
cedente de una manera que pueda hacerlos más ecientes y, por lo tanto, más rentables frente a
sus competidores.
Desde esta perspectiva, considerando que un requisito indispensable del capitalismo es la pro-
ducción generalizada de mercancías, el proceso de trabajo se organiza con el propósito de que
el capital invertido se valorice al nal del proceso. En el Capítulo VI del Tomo I de El Capital,
llamado “Resultados del proceso inmediato de producción”, Marx (2009: 33) señala: “(…) en
el proceso capitalista de producción el proceso de trabajo se presenta sólo como medio, el proceso de va-
lorización o la producción de plusvalía como n”. Así pues, la subsunción (formal o real) del tra-
bajo al capital en el proceso de trabajo implica mecanismos de control que aseguren un mayor
aprovechamiento del proceso productivo y una eciente subordinación del capital variable a las
operaciones requeridas para el proceso de valorización. De ahí que, de acuerdo a De la Garza
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 9
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
(2011), el proceso de trabajo se constituya en un eje fundamental para permitir el desarrollo de
los procesos de valorización del capital.
La distinción entre subordinación formal y real es también histórica (Marx, 2005; 2009). Se en-
tiende a partir del tránsito desde el capitalismo artesanal y de manufactura a la industria de gran
escala. Tres elementos son fundamentales para comprender tal distinción. (1) La cooperación en
tanto agrupación y coordinación de los procesos de trabajo que va dependiendo crecientemente
del trabajo colectivo. (2) La producción de mercancías en un contexto de creciente división del
trabajo. (3) La introducción de mecanización en la industria. Este tercer elemento permite el
paso a la producción industrial. La apropiación capitalista de la ciencia y la tecnología permite
ir constantemente innovando en los procesos productivos e intensicando la división del trabajo.
2.2. El operaísmo italiano: Raniero Panzieri y el problema del
control obrero
Para el marxismo, el proceso de trabajo es un proceso particular pero central en el circuito de
acumulación del capital. Si bien este proceso ha sido tradicionalmente reconocido como proceso
de producción/valorización, y como el lugar en donde ocurre la explotación, su relevancia ana-
tica como objeto de estudio para los estudios críticos fue escasa durante más de un siglo. Recién
en los años sesenta y setenta del siglo XX, el marxismo recupera su preocupación analítica por
este proceso, en tanto momento íntimamente ligado a las tendencias económicas más generales.
Desde esta perspectiva, los intelectuales y militantes políticos del llamado operaismo italiano, tales
como Raniero Panzieri y Mario Tronti, fueron unos de los primeros en retomar el problema de la
constitución de subjetividades en los procesos de trabajo (De la Garza, 1988).
Esta tradición militante retoma el poco conocido y nunca concretado proyecto de “investigación
obrera” de Marx. De acuerdo con Woodcock (2017: 32), esta línea de estudios “(…) no fue vista
únicamente como un método académico; en su lugar, formó un componente importante de un proyecto
político”. Se busca identicar momentos de resistencia a los mecanismos de control en el trabajo,
con el objeto de propiciar momentos oportunos para la organización autónoma y crítica de los
trabajadores frente al capital.
En este marco, los operaístas inauguran un debate “(…) sobre la diferencia entre investigación y co-in-
vestigación (…) entre la investigación ‘desde arriba’ y la investigación ‘ desde abajo’” (Woodcock, 2017:
28). Así también, proponen utilizar las herramientas metodológicas de la sociología burguesa, en
tanto estas pueden ser útiles para conocer la situación de los trabajadores, siempre y cuando se uti-
licen de manera crítica y no naturalizada, teniendo en cuenta que las “(…) herramientas sociológicas
también pueden usarse para un proceso de robo de conocimiento que pretende encontrar nuevos métodos de
explotación y control” (Woodcock, 2017: 29).
Además del proyecto de investigación obrera, el marxismo italiano ofrece una idea teórica y epis-
temológica clave para pensar el proceso de trabajo y realizar el análisis de la sociedad capitalista: se
10FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
debe invertir el problema del conicto, reconociendo la iniciativa y centralidad de la clase trabaja-
dora para pensar el cambio en los procesos de trabajo. “En lugar de comenzar con el capital, cambiar
la dirección y comenzar desde el principio, y el comienzo es la lucha de la clase trabajadora (Woodcock,
2017: 30). Es decir, es en reacción a los procesos de organización críticos y autónomos de los
trabajadores que el capital revoluciona las técnicas de producción y los mecanismos de control.
En este marco, en la revista Quederni Rossi (Cuaderno Rojo en español), Panzieri retoma el
estudio del conicto entre capital y trabajo en el proceso de trabajo (De la Garza, 1988). En su
obra “El uso capitalista de la Maquinaria: Marx frente a los objetivistas” (1961), Panzieri señala que
la introducción de la maquinaria a gran escala marca la transición de la manufactura a la gran
industria. En palabras de Panzieri, las nuevas bases técnicas progresivamente alcanzadas en el pro-
ceso productivo dotan al capitalismo de nuevas posibilidades para la consolidación de su poder” (1976a).
Panzieri señala que la moderna organización de la producción aumenta las posibilidades de la
clase obrera de controlar y dirigir la producción. De ahí que emerjan nuevas demandas de la clase
trabajadora en las luchas sindicales: el control obrero de la fábrica. Sin embargo, hasta el mo-
mento, la organización taylorista de la producción ha centralizado y jerarquizado las decisiones
del control del proceso de trabajo, intensicando los procesos de alienación de los trabajadores.
Desde esta perspectiva, en la obra “La lucha obrera en el desarrollo capitalista(1962), Panzieri se-
ñala que en los ciclos de huelgas dados en Italia durante los años cincuenta y sesenta se presentan
luchas con reivindicaciones que superan cuestiones puramente sindicales y económicas y apuntan
hacia una “reivindicación del poder obrero” (Panzieri, 1968[1962]: 7). En este contexto, surge la
noción de “huelga salvaje” como acción colectiva imprevista e imprevisible, que cambia de métodos
y lugares y que no se desarrolla en torno a una petición concreta” (Tardivo & Fernández, 2015: 72).
Sin embargo, esta reivindicación del poder obrero debe enfrentarse a la estrategia de desarticula-
ción más importante que tiene el capital: la atomización de los trabajadores. “Lo primero que debe
hacer el capital, a n de cuidarse de la insubordinación obrera, es impedir al obrero que reconozca a su
compañero como parte del mismo capital variable, del mismo ciclo laboral” (Panzieri, 1968[1962]: 9).
La introducción de maquinaria en los procesos de trabajo cumple esta función pues, recordando
los aportes de Marx, las maquinarias no son invenciones técnicas neutras y objetivas, si no que
están atravesadas por la lógica de acumulación capitalista y el obrero se pasa a concebir como un
fragmento de la empresa.
Para el autor, adquieren primera relevancia las instituciones de democracia obrera sindical, como
las comisiones electivas de trabajadores que controlan las contrataciones impidiendo toda forma
de discriminación, pues suponen verdaderas escuelas de formación política para los trabajadores.
De alguna manera, para Panzieri es importante que los obreros aprendan a conocer la fábrica en
su totalidad: deben convertirse en patrones, al menos en el plano del conocimiento, del mecanis-
mo del proceso productivo. Esto, como forma de resistencia al poder del capital que, al organizar
la producción y el trabajo, acentúa los procesos de alienación del trabajador respecto al proceso de
producción. En este modelo de fábrica taylorista-fordista, el trabajador no conoce nada excepto
aquella milésima fracción que es su tarea especíca.
En el texto “Plusvalía y planicación: apuntes de lectura de El Capital”, publicado en 1964, Panzieri
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 11
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
enfatiza la importancia que tienen los procesos de trabajo para la valorización y reproducción del
capital. Tales procesos son de carácter cooperativo y en ellos la planicación aparece como aspecto
esencial de aquel proceso de trabajo. No existe incompatibilidad entre planicación y capital” (Panzieri,
1976[1964]: 72). La planicación capitalista se maniesta en la función de dirección, control y
coordinación en el trabajo que, en el contexto fabril de subsunción real del trabajo al capital, pasa
a encarnarse en la introducción de maquinaria. Así pues, la relación social capitalista queda oculta
dentro de las exigencias técnicas que involucra la maquinaria.
Desde esta perspectiva, la resistencia obrera al capital sólo puede partir en el proceso de trabajo. Se
trata de una propuesta estratégica de convertir la fábrica en terreno decisivo de la lucha de clases
donde capitalistas y trabajadores se enfrentan por el control del proceso de trabajo. La necesidad
que tiene el capital de vencer la resistencia obrera se traduce en la necesidad de expropiar a la clase
trabajadora de sus espacios de autonomía en el proceso de trabajo. Y son las mismas necesidades
del capital de acumular y vencer la resistencia obrera las que imponen el cambio tecnológico. En
este sentido, el concepto de dirección y control se entiende en la obra de Marx como un concepto
mediador entre procesos de trabajo y procesos de valorización.
En denitiva, los aportes de Panzieri, a propósito de su análisis marxista del proceso de trabajo y el
problema del control obrero, tienen vinculación con la importancia de entender que la clase obrera
no es solo “capital variable”, como categoría objetiva, sino que también subjetividad.
2.3. Principales momentos u “olas” de la discusión
Considerando estos antecedentes de la obra de Marx y, posteriormente, de Panzieri, a conti-
nuación se realiza un breve recuento de los principales focos temáticos que han ido marcando
el desarrollo de la teoría anglosajona de procesos de trabajo, siguiendo la periodización pro-
puesta por ompson & Smith (2000), ompson & Newsome (2004), ompson (2010)
y Smith (2015). La obra de Harry Braveman marca el punto de partida de esta discusión,
inaugurando un intenso debate y campo de estudio que hasta el día de hoy sigue atrayendo
a investigadores y militantes de todo el mundo. Al debate e investigación social anglosajona
inicialmente marxista, y posteriormente materialista y posestructuralista, se le ha llamado, y
llamaremos en este informe, teoría del proceso de trabajo, que por sus siglas en inglés abre-
viaremos como LPT (Labour Process eory).
El inglés y militante obrero Harry Braverman realiza una renovada lectura de Marx, con su
obra Labor and monopoly capital (1974). Como bien comentan Knights & Willmott (1990: 1),
los fundamentos de la teoría del proceso laboral establecidos por Marx tuvieron relativamente poco
impacto sobre el estudio del trabajo antes de la publicación de Labour and Monopoly Capital ”. El
hecho de que Braverman y la posterior comunidad cientíca que surgió en torno a su obra
hayan emergido en el Reino Unido (y por ende sean obras de habla inglesa) explica la facili-
dad con la que se difundió esta tradición en comparación al operaismo italiano (De la Garza,
12FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
1988), por lo demás, mucho más militante y comprometido con las luchas obreras que la LPT
(Tronti, 2016).
Antes de presentar las ideas y discusiones entre los distintos exponentes de la teoría del proceso
de trabajo, es pertinente comentar algunas incrustaciones institucionales de la teoría. Primero,
el debate sobre proceso de trabajo se desarrolló inicialmente gracias a la Conference of Socialist
Economist (CSE) y a la revista Capital & Class (ompson, 2010)1. Esta última revista hasta
el día de hoy sigue existiendo, pero sus temáticas tratan sobre cuestiones que van mucho más
allá de las teorías del proceso de trabajo, por lo que el debate desde los años ochenta, y sobre
todo desde los noventa, se ha asociado con la International Labour Process Conference (ILPC),
inicialmente localizada en los departamentos de administración de la University of Manches-
ter Institute of Science and Technology (UMIST) y Aston Universities (ompson & Smith,
2000). Según ompson (2010), a medida que la ILPC se convirtió en la fuerza dominante, el
papel vital desempeñado por el CSE se hizo poco apreciado y en gran parte se perdió para la
mayoría de los participantes, y aunque Capital & Class continuó publicando algunos artículos
sobre las cuestiones de los procesos de trabajo su conexión con el debate general más amplio
fue limitada. La ILPC, siempre circunscrita al Reino Unido y a Europa, ahora se ha ido ex-
tendiendo hasta llegar a realizarse por primera vez en América Latina durante este año 2018.
A primera vista, parece extraño celebrar una conferencia que trata sobre un debate de antecedentes ex-
plícitamente marxistas (…) en las escuelas de negocios. Sin embargo, en parte esto fue y es un reejo del
cambio de los sociólogos industriales y organizacionales e incluso de la sociología en los departamentos de
negocios y administración, ya que los empleos y el dinero de la investigación se agotaron en las principales
escuelas de ciencias sociales. Ambos autores de este artículo son parte de esta migración. También es cierto
que el desarrollo comparativamente tardío de las escuelas de negocios en el Reino Unido permitió un mayor
espacio para desarrollos más diversos” (ompson & Smith, 2000: 43).
2.3.1. Años setenta. La tesis de descalificación del trabajo asalariado
Braverman y la comunidad de la LPT retomarán ciertos aspectos de la obra El Capital de Marx
que habían sido dejados de lado y dados por sentados por el marxismo y las ciencias sociales.
Estos aspectos, sintetizados anteriormente en el apartado sobre Marx, radican básicamente en
dos fuentes: la sección cuarta del libro uno de El Capital que contiene los capítulos “el concepto
de plusvalor relativo”, “cooperación”, “división del trabajo y manufactura” y “maquinaria y gran
industria”; y el capítulo seis “inédito” del libro primero de El Capital.
Pues bien, en su obra “Trabajo y capital monopolista: la degradación del trabajo en el siglo XX”,
publicada en 1974, Harry Braverman se propuso analizar críticamente lo que él considera que
son los efectos degradantes de la tecnología y gestión cientíca en la naturaleza del trabajo en
el siglo XX. Siguiendo la obra de Marx y su teoría del valor-trabajo, el autor sostiene que:
1 La revista Capital & Class y la CSE son básicamente lo mismo, pues entre los años 1971 y 1976 la
CSE publicaba bianual o trianualmente “boletines” de artículos y reseñas de libros sobre marxismo
y economía política, que desde el año 1977 comenzaron a publicarse bajo el nombre de la revista
Capital & Class.
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 13
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
“La capacidad distintiva de la fuerza de trabajo no es (…) su capacidad de producir un excedente, sino más
bien su carácter inteligente y orientado hacia alguna meta, lo cual le da una adaptabilidad innita y produce
las condiciones sociales y culturales para la ampliación de su propia productividad, en forma tal que su producto
excedente puede ser continuamente ampliado” (Braverman, 1974: 74).
Este carácter inteligente de la fuerza de trabajo constituye también su indeterminabilidad. De a
que el desafío de la dirección de la empresa pasa a ser controlar las incertidumbres que representa
el indispensable capital variable para los procesos de producción. La manera en que el capital
resuelve tal problema es a partir de la gestión cientíca del trabajo que, inspirada en la obra de
Frederick Taylor “Los principios del management cientíco, publicada en 1911, signicará un nuevo
impulso para darle mayor eciencia a la producción y, al mismo tiempo, controlar decisivamente
los movimientos de los trabajadores por parte de la gerencia.
De esta manera, el control gerencial se logra a través de la expropiación del conocimiento y de la
concepción del trabajo desde el management hacia los trabajadores. Esto produce una progresiva
degradación de la calidad y la experiencia del trabajo, pues los trabajadores pasan a estar conde-
nados a ejecutar una gama predeterminada de tareas rutinarias al servicio del capital. En pocas
palabras, en el trabajo, la concepción se separa de la ejecución, produciendo la alienación de los
trabajadores respecto a su labor, el cual pasa a ser controlado por el empresario (Braverman, 1974).
El trabajo se fragmenta a través de la separación de sus operaciones entre diferentes obreros, los
cuales quedan sometidos a prácticas mecánicas, rutinarias y degradantes. Vale decir, el trabajo se
aliena denitivamente de su condición vital humana. De esta manera, el proceso de trabajo se su-
bordina a la lógica de acumulación capitalista que busca transformar la fuerza de trabajo en trabajo
efectivamente realizado (Braverman, 1974).
Este proceso se orienta hacia una organización corporativa en la cual el trabajador no posee ning una
habilidad básica o “secreto de ocio” de la cual la empresa sea dependiente. Todos los movimientos
y operaciones pasan a estar codicados en reglas de rendimiento, convirtiendo al operador en una
pieza intercambiable en la empresa (Braverman, 1982). De acuerdo a Littler (1990), Braverman
postularía una antítesis simple entre el viejo control artesanal de los sindicatos de ocio versus el
control gerencial o management cientíco. Y si esta transición se presenta en la historia como la
alienación progresiva del proceso de producción del trabajador, para el capitalista se presenta como
el problema de la gestión. Como se aprecia más abajo, en el apartado de “Mecanismos de control
en el proceso de trabajo”, los trabajos de la Brighton Labour Process Group (BLPG) sintetizarán
y ordenarán la argumentación de Braverman para estudiar los procesos de trabajo.
En denitiva, uno de los grandes méritos de Braverman fue traer de vuelta el debate de Marx
sobre el proceso de trabajo, entendido este como un punto focal de conicto entre capital y trabajo
en un contexto más amplio de una economía política (ompson & Smith, 2000: 40). Especí-
camente, Braverman “() conectó el proceso de trabajo con la economía política, rompiendo con la
lectura de la economía política sólo como economía, que prevalecían entonces, en un ambiente de ascenso
de las luchas obreras” (Knights & Willmott, 1990: 7). Por otra parte, también rompió con “(…) las
visiones optimistas acerca del carácter liberador de las nuevas tecnologías de los años cincuenta y sesenta, y
de la amabilidad de los sistemas de relaciones industriales en el capitalismo avanzado (…)” (Knights &
Willmott, 1990: 7).
14FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
2.3.2. Años ochenta. Críticas a la tesis de descalificación del trabajo y la
nueva problematización sobre el control en el trabajo.
Pese a los méritos de la obra de Braverman, varios autores señalan puntos críticos que deben
ser resueltos para anar una teoría de procesos de trabajo. Siguiendo a Knights & Willmott
(1990), estas críticas se pueden agrupar en cuatro dimensiones fundamentales.
Descalicación del trabajo
Esta idea, que sostiene que a través del management cientíco el trabajo es progresivamente
reducido a tareas simples y rutinarias, ha sido criticada por idealizar el trabajo artesanal, por
abstraer el proceso de descalicación de sus condiciones materiales e ideológicas, y por no
apreciar cómo las contradicciones en el proceso de trabajo, y las resistencias de los trabajadores,
no son meramente una consecuencia de los esfuerzos de la administración por descalicar el
trabajo. Una de las críticas más interesantes a esta tesis sugiere que la descalicación del trabajo
es una tendencia parcial y reversible, que en algunos momentos históricos puede aparecer como
totalizante, pero no responde más que a una forma por la cual el capital puede realizar su lógica
de acumular valor en base a la explotación del trabajo (ompson, 2010).
Estrategia de control managerial
Esta idea, relacionada directamente a la anterior, asume que el paradigma taylorista hegemó-
nico iría acentuando la separación entre la concepción del trabajo y su ejecución. Sin embargo,
de acuerdo a pensadores como Littler (1990), el modelo de organización toyotista del trabajo
rompe con los supuestos tayloristas, al relevar la importancia de la polivalencia o multifuncio-
nalidad de los trabajadores de planta en los procesos de trabajo. Por su parte, Richard Edwards
(1979) señala que el control sobre el trabajo ha favorecido crecientemente formas burocráticas
de administración que le dan un fuerte énfasis a la incorporación de la fuerza de trabajo a la
empresa mediante políticas enfocadas en el personal y sus posibilidades de ascenso. Andy
Friedman (1977: 80), por otro lado, señala que Braverman “confunde una estrategia particular de
ejercer la autoridad gerencial en el proceso de trabajo con la autoridad gerencial en sí ”. Para el autor,
existen otras modalidades de control que no necesariamente involucran una separación entre
concepción y ejecución del trabajo, como es el caso de la “autonomía responsable”. En deni-
tiva, de acuerdo a Knights & Willmott (1990), Braverman caería en la denominada “falacia
de la panacea”, la cual supone que una estrategia de control particular “(…) sirve para contener
o incluso superar las contradicciones inherentes dentro del modo capitalista de producción” (Knights
& Willmott, 1990: 13).
El circuito total del capital
Esta crítica acusa a la teoría del proceso de trabajo de caer en el parroquialismo, al centrarse
exclusivamente en el momento de producción del capital, ignorando los momentos de com-
pra de la fuerza de trabajo y realización de las mercancías en los mercados y las políticas de
producción estatales. En pocas palabras, la perspectiva de Braverman se priva de un marco
político-económico que vaya más allá de los procesos de trabajo (Hyman, 1987; J. E. Kelly,
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 15
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
1988; Littler, 1990). Littler (1990) llega a señalar que Braverman adopta una visión neoclásica
de la empresa, vale decir, como un agente que transforma entradas en salidas de tal manera
que los benecios se maximicen. En el fondo, se considera que la empresa tiene un objetivo
con consecuencias inequívocas que, en general, se realiza, lo cual involucra descontextualizar
el análisis de la economía política más amplia.
De este modo, se sugiere que una forma útil de teorizar los rediseños del trabajo radica en ob-
servar las contradicciones entre los diferentes momentos del circuito del capital (Kelly, 1985).
Según este autor, no hay una razón teórica sólida para privilegiar un momento en este circuito,
como es el caso de la relación trabajo-capital inserta en el proceso de trabajo.
La ontología de las relaciones de clase: el problema de la ausencia subjetividad
Esta es la crítica que más repercusiones tuvo en el devenir posterior de la LPT. La obra de
Braverman está connada a un marco objetivista en el que la “dimensión subjetiva” de clase se
encuentra fuera del análisis. Esta omisión es expuesta gráca y tempranamente por Burawoy
(1978), para quien la dominación o el control de los trabajadores en el proceso de trabajo
no se puede entender sin la dimensión subjetiva, especialmente en los regímenes de trabajo
“hegemónicos” en donde el consentimiento de los trabajadores con la dominación se torna
central. Para Burawoy (1978), cualquier contexto de trabajo implica tres dimensiones insepa-
rables: económica, política e ideológica. El proceso de trabajo debe entenderse como proceso
de producción, normado por instancias internas y externas, y compuesto por subjetividades con
diversas identidades.
Edwards (1979; 1978) y Friedman (1977) también critican este aspecto de la obra de Braver-
man, al señalar que el autor omite analíticamente la posibilidad de que emerjan resistencias de
parte de los trabajadores frente a los diversos mecanismos de control manageriales. Asimismo,
ompson (2010), criticando los planteamientos del BLPG que rearman las tesis de Bra-
verman, señala que la investigación sobre procesos de trabajo ha mostrado que en las últimas
décadas ha existido un impulso signicativo de parte del capital para acceder y valorar el co-
nocimiento tácito y las habilidades de los empleados y trabajadores, así como las dimensiones
no explotadas de la fuerza de trabajo, tales como las emociones y las cualidades corporales.
Este aspecto se maniesta en una variedad de prácticas manageriales que incluyen el trabajo
en equipo, la gestión del conocimiento y el trabajo emocional y estético.
A partir de estas críticas a la obra de Braverman, se da pie a una segunda ola de discusión en
la LPT, donde destacan exponentes como Edwards, Burawoy y Freidman. Todos estos autores
comparten el interés de construir “tipologías” en torno al problema de la relación dialéctica
entre control, consentimiento y resistencia en los procesos de trabajo, dándole movimiento y
perspectiva al problema del control managerial (Littler, 1990). Por otra parte, estos autores
comprenden que, en palabras de ompson & Newsome (2004), “(…) no se puede demostrar
empíricamente que exista una relación automática entre el proceso laboral, la formación de clase y
transformación social como se prevé en el esquema marxista” (113). Los espacios de trabajo tienen,
en términos de Burawoy (1982), una “autonomía relativa” frente al contexto más amplio de la
economía política. Por más que las políticas de Estado y el carácter de los mercados en que se
16FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
sitúan las empresas sean determinantes para comprender los procesos de trabajo, las dinámicas
de control y resistencia (o consentimiento y conicto) dadas en estos, tienen cierta especici-
dad que debe ser abordada empíricamente. De ahí que, para autores como Friedman (1977) o
Edwards (1979; 1978), los conictos en las relaciones de trabajo no necesariamente conduzcan
a un conicto de clase más amplio, por más que las resistencias sí sean decisivas para impul-
sar cambios en los modelos de organización del trabajo. En este sentido, en estos estudios
de caso, las diferentes formas de conicto tienden a ser vistas como un problema relativo al
management, vale decir, como respuestas al ejercicio del control gerencial en el lugar de trabajo
(ompson & Newsome, 2004).
Una de las principales limitantes de la investigación de la segunda ola es que, con demasiada
frecuencia, se consideraron como referencias únicas ciertos casos particulares situados en Es-
tados Unidos, haciendo limitadas exposiciones en torno al problema de la competencia global
intensicada. En este sentido, de acuerdo a ompson & Newsome (2004: 143), se tomó
demasiado en serio esta idea de “autonomía relativa”, perdiéndose una de las fortalezas de la
LPT: su capacidad para conectar el lugar de trabajo con la economía política. Sin eso, dirán
los autores,el programa de investigación puede desaparecer en estudios de casos de nivel micro de
estrategias de control y habilidad cuya cadena causal termina en la puerta de la fábrica”.
2.3.3. Años noventa. La LPT frente a las teorías posfordistas y al post-es-
tructuralismo
Durante los años noventa hay un estallido de guerras paradigmáticas dentro de la ILPC y la
LPT (ompson, 2010). Los focos de este debate radicaron tanto en los nuevos paradigmas
(paradigm breakers) que vienen a problematizar las novedosas formas de organización del traba-
jo (teorías posfordistas), como en el problema de la subjetivación que se produce en los centros
laborales a propósito del giro culturalista que experimentan las ciencias sociales a nes de la
década de los ochenta (Critical Management Studies).
A. Posfordismo, especialización exible y producción ligera
Los primeros paradigmas que viene a romper la hegemonía en la LPT tienen sus orígenes en
las teorías del posfordismo, la especialización exible y la producción liviana (“lean production”),
que toman fuerza en los años ochenta, principalmente con la obra “La segunda ruptura indus-
trial” de Piore y Sabel, y “La máquina que cambió el mundo” de Womack, Jones y Roos. Estas
teorías comparten los supuestos de la literatura de negocios y del management, considerando su
alto optimismo respecto a los cambios técnicos y organizacionales que comenzaban a gestarse
en los procesos de trabajo (ompson & Newsome, 2004). Las causas de estas transformaciones
se ubicarían fuera de la fábrica, en la crisis de los “mercados” globales frente a la rigidez de la
producción fordista; y sus consecuencias serían beneciosas para superar la crisis económica y
socio-laboral que se vivía en esa década. Los nuevos paradigmas productivos permitirían, de
este modo, avanzar hacia una producción exible, con trabajadores con habilidades técnicas y
sociales desarrolladas, y corporaciones insertas en relaciones industriales de alta conanza. En
palabras de Smith (1989: 216):
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 17
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
“(…) los ingredientes y la economía moral de la exibilidad se han convertido en un dogma, con un credo de
intereses comunes a través de una visión integradora de la comunidad donde los trabajadores, los emplea-
dores y los consumidores se benecian, como en la idea de la especialización exible”.
Por otro lado, como señalan ompson y Smith (2000), si bien la discusión sobre paradigmas
de producción puede ser útil toda vez que plantea problemas sobre las tendencias sistémicas en
el capitalismo, muchas veces estos paradigmas caen en grandes relatos e ideologías desprovistas
de un sustento real, o fuertemente contrastadas por experiencias laborales particulares.
B. “Cultural turn”: el problema de la subjetivación en el trabajo
El giro culturalista en las ciencias sociales, dado por la fuerza que adquieren las perspectivas
post-estructuralistas y neofoucaultianas, permeará este momento de discusión en la LPT. En el
contexto de la crisis industrial británica; su transición hacia una economía de servicios e infor-
macional, de la mano de gobiernos conservadores y del nuevo laborismo de la llamada “tercera
vía”; y el declive del sindicalismo; emergen los llamados Critical Management Studies (CMS, en
adelante) (Rodríguez, 2007). Estos estudios dirigen su atención a nociones tales como subjeti-
vidad, poder y saber que, de acuerdo a autores como O’Doherty & Willmott (2009), estarían
ausentes en la discusión neomarxista de la LPT. Así entonces, frente a la emergencia del llama-
do new management, los CMS se posicionan desde una perspectiva crítica a partir de las obras
de autores tan diversos como Foucault, Agamben, Giddens, Archer, Baudrillard y Butler. Pese
a la diversidad de perspectivas teóricas que se recogen, los CMS comparten el hecho de poner
su foco en los nuevos discursos que se tornan hegemónicos con la emergencia de las nuevas
técnicas de Gestión de Recursos Humanos (en adelante, GRH) y en las nuevas subjetividades
que, en consecuencia, se construyen en los centros de trabajo. Adicionalmente, estos estudios
comparten el hecho de distanciarse críticamente de la Labor Process eory y su enfoque ma-
terialista sobre las relaciones laborales.
La escuela más importante de los CMS es la Escuela de Manchester, que asume una perspec-
tiva de corte neofoucaultiano, incorporando también elementos de otras perspectivas críticas
(Rodríguez, 2007). Su interés radica en entender cómo los dispositivos de control en los centros
de trabajo constituyen subjetividades en tanto culturas normativas de trabajo (ompson &
Newsome, 2004). En el fondo, se trata de comprender los procesos de trabajo ya no tanto como
espacios donde se constituyen relaciones sociales de explotación –el núcleo de la LPT marxis-
ta–, sino que, más bien, como modos de subjetivación, vale decir, procesos de construcción de
sujetos que, en tanto objetos de determinadas relaciones de conocimiento y poder en la empresa,
terminan consintiendo de diversas maneras (más o menos distantes) con los discursos y estrate-
gias desplegadas desde la dirección de la empresa (Knights & Willmott, 1989)
Los autores de esta línea, como Knights, Willmott, Collinson, O’Doherty y McCabe, criti-
can tanto Braverman como Burawoy por un análisis faltante de la identidad en los procesos
de trabajo. Autores como Knights & Willmott (1990) sostendrán que, en el nuevo contexto
de precarización e individualización en el trabajo, los empleados y trabajadores se encuentran
existencialmente inseguros, por lo que se refugian en las identidades corporativas que ofrecen
los discursos del new management. La intrusión de las culturas corporativas en las identidades
18FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
personales de los trabajadores termina acentuando esas inseguridades y socavando la búsqueda
individual de una identidad estable y segura (O’Doherty & Willmott, 2009).
Así pues, las nociones de “resistencia” (Edwards, 1978; Friedman, 1977) y “consentimiento”
(Burawoy, 1982) son reemplazadas por el concepto de subjetivación y sus formas especícas:
emprendedora, indiferente o conformista, la fatalista y la dramatúrgica (McCabe, 2011). Se
trata de subjetividades múltiples, abiertas y diversas que no deben comprenderse como “resis-
tencia”. Como Burawoy no profundiza en torno al problema de la identidad, esta perspectiva
radicaliza su argumento, señalando que las prácticas y dinámicas informales en la empresa tien-
den a consentir con los intereses del management, por más que no se adhieran a las identidades
corporativas ni sigan las planicaciones, recomendaciones o directrices del new management
(Knights & McCabe, 2000; McCabe, 2011).
El libro Labour process theory de Knights & Willmott (1990) es un ejemplo de esta lucha entre
paradigmas. Mientras la primera parte del libro es tratada por autores marxistas, la segunda
propaga la ampliación del núcleo de la LPT hacia otras teorías, especialmente foucaultianas.
Para referentes de la LPT, como ompson & Smith (2000: 55), este enfoque de los CMS
termina diluyendo la centralidad y particularidad del proceso de trabajo en la constitución de
subjetividades. En sus palabras,
“(…) la acción de los empleados es simplemente un ejemplo ilustrativo de una lucha en gran medida indi-
vidual y eterna a favor y en contra del yo, o contextualizada dentro del marco de las condiciones generales
de la modernidad más que en los detalles de la economía política capitalista”.
Por el contrario, de acuerdo a estos autores, la LPT desarrolla y utiliza sus conceptos (como
“control” y “resistencia”) basados en el entendimiento de que existen relaciones distintivas de
trabajo y control entre capital y trabajo.
Por otro lado, ompson & Newsome (2004) señalan que el soporte empírico para las proposi-
ciones de los CMS no es muy robusto. Algunos de los apoyos más destacados provienen de un
pequeño número de estudios de caso sobre la organización del trabajo y nuevas prácticas de ges-
tión (Barker, 1993; Sewell, 1998; Sewell & Wilkinson, 1992). En el fondo, se acepta que la esfera
normativa había sido un área en expansión de la práctica empresarial, sin respaldar la opinión de
que estos controles reemplazaban o incluso marginalizaban los mecanismos más tradicionales de
racionalización burocrática, intensicación del trabajo y aspectos de la gestión cientíca (War-
hurst, ompson, & Nickson, 2008).
Así pues, los programas de investigación de la tercera ola de investigaciones de la LPT intentaron
responder y hacerle frente a los desafíos de los paradigm breakers y del posmodernismo: “() en la
década de 1990, una nueva y tercera ola de investigación del proceso laboral libró una batalla necesaria,
aunque algo defensiva, para analizar las continuidades y restricciones asociadas a la lean production y a
otras nuevas prácticas de gestión” (ompson & Newsome, 2004: 147).
Según los mismos autores, surgió una gran cantidad de investigaciones cualitativas que ilustraban
el lado oscuro de estos nuevos regímenes de producción, como los intentos de diluir el colectivis-
mo sindical en el lugar de trabajo y limitar la capacidad de resistencia de los trabajadores. Estas
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 19
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
investigaciones restaurarán el énfasis en la experiencia de los trabajadores para observar las impli-
caciones de la reestructuración laboral. Además, un cuerpo sustancial de investigación identicó
que los empleados siguen siendo conocedores de las intenciones de la administración, reteniendo
recursos para resistir, portarse mal o desconectarse (ompson & Newsome, 2004: 148).
Pese a los comentados avances, gran parte de la actividad de investigación en la década de 1990
se mantuvo encerrada dentro de un lugar de trabajo particular. La capacidad de localizar y es-
tablecer conexiones entre los cambios en los procesos de trabajo y los cambios más amplios en el
nivel de la economía política permanecieron esquivos (ompson & Newsome, 2004).
2.3.4. Años dos mil. Aperturas en la discusión: El problema de los meca-
nismos normativos de control y de la economía política.
A partir de la década del 2000, dos líneas principales de investigación se comenzaron a abrir.
Por un lado, la discusión con los CMS y emergentes estudios de caso en el sector de servicios,
destacando las investigaciones en call centres, permitieron que el problema del control en los pro-
cesos de trabajo se extienda a nuevos ámbitos anteriormente ignorados en la LPT: la autonomía,
la estética y las emociones. Por otra parte, la teoría y la investigación contemporánea del proceso
de trabajo comenzó a expandir los análisis y restaurar algunas de las conexiones pérdidas con
el panorama más general de la economía política, rompiendo así con falsos dualismos como los
planteados entre proceso de trabajo y relaciones industriales (ompson & Newsome, 2004).
A. Mecanismos de control de carácter normativo
Como señala ompson (2010), la investigación de la LPT desde nes de los noventa muestra
que ha ocurrido un impulso signicativo de parte del capital para acceder y valorar el conoci-
miento tácito y las habilidades de los empleados, así como las dimensiones no explotadas de la
fuerza de trabajo, por ejemplo, emociones y cualidades corporales. Estos se maniestan en una
variedad de prácticas que incluyen el trabajo en equipo, la gestión del conocimiento, el trabajo
emocional y estético. Si ha existido mayor evidencia en torno al problema del knowledge manage-
ment y las repercusiones normativas del auto-control que conllevan las estrategias manageriales
de “autonomía responsable” (Friedman, 1977) para trabajadores calicados de planta (técnicos
y profesionales) en empresas del sector manufacturero (pero, principalmente, del sector de ser-
vicios); menor evidencia existe en torno a los trabajadores de servicios de rutina que trabajan
en líneas de venta o call centres. En estos casos, como indican las investigaciones de Bolton
(2004) y de Warhurst & Nickson (2007), existe evidencia en torno a modalidades de control
que apuntan no tanto a la autonomía de los trabajadores sino que a controlar su apariencia, sus
modos de comportarse y sus emociones en pos de adaptarse a los requerimientos de clientes y
consumidores.
Gran parte de estos hallazgos, que vienen a ampliar el problema del control en el trabajo, se de-
ben al llamado “debate en los call centres” (ompson, 2010) que, bajo la idea de Taylor & Bain
(1998) de una “línea de montaje en la cabeza de los trabajadores”, reeja cómo los centros de
llamadas se han vuelto emblemáticos de las nuevas tendencias en el trabajo de servicio masivo,
20FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
combinando vigilancia intensiva y controles técnicos, con gran dependencia de la movilización
de emociones y otras competencias blandas en lugar de habilidades técnicas y conocimiento.
En el fondo, los centros de llamadas son buenos ejemplos del crecimiento de sistemas de con-
trol híbridos que combinan dimensiones técnicas, burocráticas y normativas (Taylor & Bain;
1998; Woodcock, 2017). En palabras de Cooke (2006: 240), a propósito de su estudio sobre
control en hospitales, se trata de una burocracia autoritaria combinada con un compromiso osten-
sible con la empresa y empoderamiento”.
B. Economía política
Uno de los desafíos pendientes que se comienzan a abordar en esta ola tiene que ver con rea-
rmar y rearticular las conexiones entre la economía política capitalista y el proceso de trabajo.
El principal reto es desarrollar análisis de múltiples niveles que puedan proporcionar cuentas
causales creíbles de las relaciones entre los regímenes cambiantes de acumulación y los patro-
nes de cambio en el proceso de trabajo, dentro y entre las industrias, las cuales son cada vez
más globalizadas (ompson, 2010).
En el fondo, se trata de entender que las economías nacionales son diversas, pues cada una
tiene sus propias instituciones de regulación del trabajo que, si bien relevantes, no se bastan a
sí mismas a la hora de regular los procesos de trabajo. Hay varios niveles de inuencia ofre-
cidos por las tendencias y fuerzas internacionales de las cadenas de valor, las instituciones de
regulación supranacional, la difusión de modalidades de gestión del trabajo y los préstamos
nancieros. Todos estos elementos y tendencias se interrelacionan y expresan en las dinámicas
del lugar de trabajo: “La tradición de la LPT armaba la autonomía relativa del proceso de traba-
jo. Esto puede continuar así, pero en un contexto nuevo y más complejo” (ompson & Newsome,
20 04: 153).
Volviendo sobre algunas obras referentes de la LPT, como “Las políticas de producción: re-
gímenes de fábrica bajo el capitalismo y el socialismo” publicada en 1985 por Burawoy, este
momento de la discusión en la LPT busca romper con las suposiciones de la LPT de la primera
y segunda ola que identican a Estados Unidos como único referente empírico. Como omp-
son & Smith (2009) han argumentado, se releva la necesidad de reconceptualizar las nuevas
reglas de la economía política global, mapeando los niveles e inuencias en la organización del
trabajo y la política.
En el fondo, la tradición en LPT de armar la autonomía relativa del proceso de trabajo puede
continuar como tal, pero asumiendo la importancia de insertarse en un contexto nuevo más
amplio y complejo (ompson & Newsome, 2004). Ejemplos ilustrativos de esta tendencia son
la tesis del capitalismo desconectado de ompson (2003), los estudios sobre nanciarización
en los procesos de trabajo (Cushen & ompson, 2016) y los estudios de procesos de trabajo
transnacionales en China (Ngai & Smith, 2007; Smith & Pun, 2006), entre otros.
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 21
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
3. PROPUESTAS PRINCIPALES DE LA
TEORÍA DE PROCESO DE TRABAJO
Considerando las mencionadas “olas de discusión”, la LPT ha madurado ciertos postulados
centrales que vienen a conocerse como “el núcleo o centro de la teoría del proceso de trabajo
(“the core of labour process theory”) (ompson, 1990; 2010; ompson & Newsome, 2004). Se
trata de postulados que permiten hablar de una “ciencia normal” como dominio establecido
de pensamiento y escritura con una comunidad de académicos e investigadores anclados en
terminologías acordadas (Ackroyd, 2009). Gran parte de estos postulados vienen de la “se-
gunda ola”, y algunos se incluyen de manera adicional como planteamientos fundamentales
que se han ido desarrollando al calor de las discusiones. Estas deniciones han permitido la
revitalización de los estudios de LPT hasta el día de hoy.
3.1. Carácter conflictivo de toda relación laboral.
Para la LPT es fundamental comprender que, a diferencia de otras relaciones sociales, como
las dadas en la familia o en la escuela, las relaciones laborales están atravesadas por un an-
tagonismo estructurado entre el trabajo y el capital (P. K. Edwards, 1990). Esto quiere de-
cir que existe, en todo espacio de trabajo, un conicto latente que permite explicar que, en
ciertos momentos álgidos, se desarrollen huelgas y negociaciones colectivas. Siguiendo los
planteamientos neomarxistas de Richard Hyman (1975), el carácter dinámico que tienen las
relaciones laborales y las organizaciones del trabajo en las empresas obedece al conicto que
subyace a ellas.
Este es un primer presupuesto relevante de esta línea de estudios, pues se enmarca en la vere-
da opuesta a las perspectivas estructural-funcionalistas desarrolladas por Dunlop (1967). La
noción de “sistemas de relaciones industriales” de este autor puede usarse para caracterizar
un lugar de trabajo inmediato o una empresa, donde el establecimiento y la administración
de normas es el objetivo fundamental. En este sentido, la ideología, como conjunto de ideas y
creencias sustentadas en común por los actores, contribuyen a unir e integrar el sistema como
una entidad, deniendo el lugar y la función que cada actor debe desempeñar (Dunlop, 1993).
El esquema parsoniano AGIL2 permite sintetizar cada una de las diferenciaciones funciona-
les que aportan a la unidad del sistema. La elaboración de normas contribuye al logro de la
estabilidad y la supervivencia, mientras que la estabilidad requiere a su vez de una estructura
2 El esquema AGIL se entiende como: “adaptation” (función adaptativa), “goal atainment” (logro de
objetivos), “integration” (integración), y “latency” (mantenimiento).
22FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
de normas. Los problemas técnicos involucrados en la elaboración de normas contribuyen a
prestigiar el papel del manager y, a su vez, permite reducir tensiones entre los actores y fo-
mentar la integración (Dunlop, 1993).
Ahora bien, esta perspectiva funcionalista sí reconoce la posibilidad de “tensiones” y “disensos”
en torno a los valores y normas fundamentales que rigen a un determinado sistema social. De
acuerdo a Parsons (1991: 98):
“(…) si varias clases de normas se orientan a la vez, existe la posibilidad de que surja un conicto, y cuando
éste se produce, emerge un problema de primacía. Una norma, o un grupo de ellas, debe ser preferida, debe
tener primacía; una debe dominar, la otra debe ceder”.
En el fondo, de acuerdo a Hyman (1975), esta perspectiva funcionalista, que permea indirecta-
mente la tradición del management, omite la pregunta acerca de los orígenes del conicto laboral,
lo que involucra un sesgo en torno a sus posibles consecuencias. En el fondo, no se cuestiona
sobre los mecanismos que hacen posible que primen ciertos valores o normas por sobre otros en
la empresa.
Esta crítica se puede hacer extensiva a las propuestas manageriales y organizacionales de grandes
referentes como Frederick Taylor (2004), Elton Mayo (1993) y Peter Drucker (1994, 1995). Los
aportes de estos autores se pueden enmarcar dentro de una perspectiva funcionalista en la medida
en que, para el management, el conicto constituye una patología que, en tanto anomia, se puede
representar como una desviación social que debe ser corregida por el sistema mismo; en este
caso, la empresa representada por la gura del manager. Sólo a través de relaciones armónicas
y consensuadas, que corresponden a la naturaleza y, al mismo tiempo, al ideario normativo de
las relaciones laborales bajo el management, la empresa puede llegar a sus niveles más altos de
productividad.
En este marco, de acuerdo a Ackroyd & ompson (1999), la tradición managerial de relaciones
humanas, basada en aportes de Durkheim y Pareto, hicieron hincapié en el equilibrio basado en
un sistema social de interrelación y partes interdependientes. De este modo, los “malos compor-
tamientos organizacionales” o las “desviaciones” se atribuyen a causas psicológicas o biológicas.
En efecto, “ciertas quejas ya no se trataban como hechos en ellos mismos, sino como síntomas o indicado-
res de situaciones personales o sociales que necesitan ser explorados (Ackroyd & ompson, 1999: 17).
La resistencia se ve como una respuesta defensiva o irracional, como “(…) la psicología del miedo
en lugar de la sociología de los intereses opuestos” (1999: 9). En denitiva, estas perspectivas tienen
un décit importante en reconocer los conictos de intereses inherentes entre el empleador y el
empleado.
Para la LPT, el lugar de trabajo es, en palabras de Edwards (1979), un terreno disputado (contes-
ted terrain), principalmente porque los empleadores y gerentes están obligados por la lógica de la
maximización de ganancias a buscar el abaratamiento de los costos de producción. Al hacerlo,
inevitablemente entran en conicto con los trabajadores buscando proteger y extender sus pro-
pios intereses en la producción. Así pues, el conicto está en el centro de las relaciones entre
empleadores y empleados, como un antagonismo estructurado de interés. En otras palabras, algo
que no depende de las actitudes subjetivas de las partes (Smith, 2015).
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 23
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
Más allá de que ciertos referentes de la LPT, como Paul ompson y Paul Edwards, se declaren
“materialistas” en lugar de “marxistas”, la diferencia radicaría solamente en la orientación norma-
tiva del conicto del proceso de trabajo. En palabras de P. Edwards (1986: 89), “el marxismo debe
proponer alguna lógica de desarrollo social de tal manera que la explotación será trascendida, mientras
que el materialismo no hace tal armación”. Para el autor no tiene por qué existir expectativas de que
el conicto de clase conducirá necesariamente a la transformación social, o que la situación de
clase común del trabajo dará lugar a intereses subjetivos compartidos fundamentales. Más allá de
esta diferencia, estos autores comprenden que los intereses de los empleadores, individualmente
y como clase, tenderán a entrar en conicto con los de los trabajadores (ompson, 1990). Como
señala Atzeni (2009), el punto de producción, estructurado en torno a la necesidad de garantizar
la rentabilidad, tarde o temprano aparecerá y actuará coercitivamente sobre los trabajadores.
3.2. Más allá de la dominación: La importancia del control
para asegurar ciclos de valorización del capital.
Para entender la centralidad del proceso de trabajo, la LPT parte asumiendo que los mecanismos
de mercado “(…) no pueden por sí mismos direccionar la indeterminación del trabajo (la conversión de
la fuerza de trabajo en benecios)” (ompson, 2009: 101), por lo que los directores de empresa
despliegan para ello diversas estrategias de control en los centros de trabajo. De ahí que el desafío
de la dirección de la empresa pasa a ser controlar las incertidumbres que representa el indispen-
sable capital variable para los procesos de producción. En el fondo, la existencia de la explotación
en las relaciones sociales de producción capitalista no está garantizada de una vez y para siempre,
pues cotidianamente el ciclo de producción de valor comienza y termina, y como tal, puede ser
interrumpido (De la Garza, 2011). Por lo mismo, una de las funciones básicas del management
empresarial radica en controlar los procesos de trabajo con el objeto de aumentar la productividad
de los trabajadores y, por tanto, las ganancias de la empresa.
Desde esta perspectiva, considerando que lo distintivo del capitalismo es la producción de mer-
cancías, el proceso de trabajo se organiza con el único propósito de que el capital invertido se
valorice al nal del proceso. La subsunción (formal o real) del trabajo al capital en el proceso pro-
ductivo implica mecanismos de control que aseguren un mayor aprovechamiento de la produc-
ción y una eciente subordinación del capital variable a las operaciones requeridas para el proceso
de valorización. De ahí que, según De la Garza (2012), el proceso de trabajo se constituya en un
eje fundamental para permitir el desarrollo de los procesos de valorización del capital.
En suma, la teoría del proceso laboral examina la cuestión de la función nal de gestión y ar-
ma que esta función es la conversión de fuerza de trabajo (el potencial de trabajo) en el trabajo
(esfuerzo de trabajo real), bajo condiciones que perpetúan la acumulación de capital. Esto, consi-
derando además que hay una constante necesidad de renovación y cambio en las fuerzas de pro-
ducción y de calicación del trabajo, debido a la disciplina de la tasa de ganancia y la acumulación
competitiva del capital (ompson & Smith, 2000).
24FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
3.3. Carácter indeterminado y cooperativo de los procesos de
trabajo: el control siempre es disputable
El proceso de trabajo tiene una propiedad indeterminada debido al carácter “humano” e “inte-
ligente” de la fuerza de trabajo que lo compone en tanto “capital variable” (Braverman, 1974).
¿Cómo el capital puede aprovechar al máximo las potencialidades del trabajo? Hay una brecha
inherente entre la potencia de la fuerza de trabajo que el capital compra y los posibles resultados
para el capital en términos de trabajo rentable (ompson & Smith, 2000). Esto genera una inde-
terminación pues, en último término, el proceso de trabajo no puede ser sujeto a un control abso-
luto por parte de la dirección de la empresa. De alguna manera u otra, el control del management
“(…) siempre es contestable” (ompson & Ackroyd, 1995: 210). Existe un margen de autonomía
que permite a los trabajadores responder de diversas maneras ante las dinámicas de control, con
el objeto ya sea de negociar la relación entre esfuerzo realizado y salario recibido, o de conservar y
fomentar espacios de autonomía frente a los intereses corporativos (Ackroyd & ompson, 1999).
Por otra parte, el proceso de trabajo también tiene un carácter cooperativo. De acuerdo a Marx
(2005, 2009), la agrupación y coordinación orientada a la producción de mercancías va dependien-
do crecientemente del trabajo colectivo. Así entonces, la cooperación reviste la forma particular y
distintiva del proceso capitalista de producción, toda vez que los procesos de valorización depen-
den de las funciones colectivas de los trabajadores. Siguiendo los aportes de Martínez & Stewart
(1997) y de Atzeni (2009), el carácter colectivo del proceso de trabajo es parte de su naturaleza
pues, por más que exista una cultura laboral individualista y mecanismos sosticados de control,
el trabajo nunca será un proceso completamente individual. Esto quiere decir que los procesos
de trabajo capitalistas siempre dejan abierta la posibilidad de prácticas de solidaridad entre los
trabajadores.
¿Cómo podrían los trabajadores, cuya cooperación es una función del capital y los cuales dependen
del capital para sobrevivir, desarrollar una resistencia a él? De acuerdo con Atzeni (2009), es fun-
damental entender que, a través de la cooperación en el trabajo, el trabajador individual comienza
a desarrollar una conciencia de sí mismo no sólo como individuo, sino que como parte de un grupo
que comparte condiciones de trabajo similares, que exige mejores salarios y protección laboral y
cuyos intereses son en general opuesto a los del empleador. Esto puede dar paso a prácticas de re-
sistencia y solidaridad. En palabras del autor: “En el trabajador colectivo, mientras que la cooperación
en el trabajo es la condición material, la solidaridad es la relación social que expresa la naturaleza colectiva
del proceso de trabajo” (Atzeni, 2009: 25).
En denitiva, tanto la indeterminación del proceso de trabajo como su naturaleza cooperativa son
condiciones fundamentales para entender la emergencia de prácticas de resistencia, de parte de los
trabajadores, frente a los intereses corporativos.
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 25
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
3.4. La frontera del control: dialéctica entre prácticas mana-
geriales y de resistencia
A partir de los postulados anteriores, se puede comprender la noción de “frontera de
control” que se establece en la LPT. Esta noción es incorporada a la discusión a partir
de los aportes de Hyman y su enfoque neomarxista de relaciones industriales. El autor
señala que,
“La frontera de control en un momento determinado representa un compromiso insatisfactorio para ambas
partes, y podemos esperar que se realicen intentos para modicar esta frontera siempre que cada una de las
dos partes piense que las circunstancias están a su favor. El conicto y el cambio son por tanto inseparables
en las relaciones industriales” (Hyman, 1975: 38).
Así pues, lo que acá está en juego no es solamente la pregunta de cómo controlar a los trabaja-
dores, sino que también la cuestión de cómo pueden reaccionar a tales mecanismos de control.
Suponer que los trabajadores siempre se adecúan o comprometen con los intereses de la empresa
es ignorar el carácter conictivo que tienen las relaciones laborales –como también ignorar su
eventual aceptación es invisibilizar el consentimiento de los trabajadores en la producción–. Los
trabajadores también pueden resistir a las dinámicas de control, aunque no se maniesten de
manera pública a través de huelgas y movilizaciones masivas.
“Cuanto más sosticado técnicamente es el proceso productivo, o más estratégicas son las funciones de los
trabajadores, tanto más vulnerable es el empresario ante acciones hostiles de los mismos. De aquí que en
todos los centros de trabajo exista una frontera invisible de control que reduce algunos de los poderes for-
males del empresario: una frontera que se dene y se redene a través de un proceso continuo de presión
y reacción, conicto y adaptación, lucha abierta y táctica” (Hyman, 1975: 36).
De este modo, la lucha por el control en los centros de trabajo representa una dimensión fun-
damental de la lucha general de clases, donde los trabajadores intentan apropiarse del espacio
y tiempo de trabajo mientras que el capital, por su parte, busca erradicar o transformar tales
culturas laborales autónomas y disruptivas (Hyman, 1975).
Ahora bien, los mecanismos de control no constituyen un aspecto escindido de las respuestas
que despliegan los trabajadores. El problema de la resistencia y la adaptación de los trabajado-
res va de la mano con las prácticas de control que se despliegan en los centros laborales. Las
transformaciones en una dimensión involucran cambios en la otra, y viceversa: de ahí que se
hable de una “relación dialéctica” entre ambos componentes como partes del mismo proceso de
trabajo. Se trata de la dialéctica control-resistencia que opera en los lugares de trabajo y que,
en muchos casos, termina produciendo cambios en las estrategias de control de empleadores
y gerentes (ompson & Ackroyd, 1999). Vale decir, apropiaciones por el management de los
idearios normativos que subyacen a las posiciones críticas de los trabajadores para traducirlos
en mecanismos renovados de control (Friedman, 1977; Edwards, 1978; ompson & Smith,
2009). Como señalan ompson & Smith (2000), el capital, para revolucionar constantemente
el proceso de producción, debe buscar algún nivel de creatividad y cooperación del trabajo.
26FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
Se identican dos variables fundamentales, estrechamente vinculadas entre sí, que permiten
comprender el hecho de que las unidades productivas y los mecanismos de control se vayan
transformando en el tiempo. Por un lado, el imperativo que fuerza a las empresas a competir
en el mercado y a desarrollar nuevas técnicas y tecnologías de gestión y de producción, y, por
otro, la dialéctica control-reacción que se despliega en los procesos de trabajo que lleva a que, en
muchos casos, la dirección deba reestructurar la organización de la empresa para adaptarse a las
nuevas necesidades que vayan emergiendo al interior de la misma (Friedman, 1977; Edwards,
1978).
De acuerdo con Smith (2006; 2015), dos indeterminaciones principales organizan la “frontera
de control”: poder de movilidad y poder de esfuerzo. La indeterminación de movilidad surge de
la distinción entre trabajo y fuerza de trabajo realizada por Marx. El trabajador tiene la carga
y la libertad (restricción y elección) respecto a dónde y a qué empleador vender sus servicios
laborales. Constituye una incertidumbre para la empresa empleadora el hecho de calcular si los
trabajadores se quedarán con ellos o no, pero también resultar ser una incertidumbre para el
trabajador en cuanto a si la empresa empleadora continuará o no comprando su fuerza de traba-
jo. Tanto el capital como el trabajo planean estrategias y movilizan recursos de tipo colectivo e
individual como actores estratégicos-racionales. Las opciones de movilidad del trabajador y las
estrategias de retención del empleador están estrechamente relacionadas con la organización del
proceso de trabajo. Como resume el autor,
“Esto consiste en estrategias de los empleadores sobre el movimiento laboral y la retención, selección, re-
compensa y desarrollo de carrera. Para los trabajadores, el poder de movilidad se maniesta en el tiempo
involucrado en la creación de redes, los recursos utilizados en el trabajo para la planicación de movimientos
de trabajo, y el uso de amenazas de movilidad para crear recompensas estratégicas” (Smith, 2006: 391).
Por otro lado, el poder de esfuerzo remite a la ya mencionada negociación de salarios por esfuer-
zo. La cantidad precisa de esfuerzo del trabajador para ser extraído por parte del capitalista no
puede ser “determinada” de antemano. Esto produce “luchas de producción” en torno a salarios,
condiciones laborales y ritmos de trabajo entre los trabajadores y la gestión de la empresa.
En suma, la dialéctica control-resistencia involucra luchas por denir las fronteras de control en
los centros de trabajo, dándole un carácter dinámico a los procesos de trabajo. Esta lucha no solo
reere a la indeterminación productiva del trabajo sino también a la indeterminación de la mo-
vilidad, sentando bases para estrategias, tácticas y políticas laborales y de gestión que permitan
dirigir el proceso de intercambio dentro de la relación de trabajo capitalista.
3.5. El carácter multidimensional de los mecanismos de con-
trol en el trabajo
El control en el trabajo no puede ser concebido en términos de suma cero o de reemplazo, sino
que, más bien, existe bajo múltiples formas (ompson & Hartley, 2007). Las formas de con-
trol simple, directo, técnico, burocrático o normativo, cada una de las cuales se verá en detalle
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 27
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
en el próximo apartado, tienden a presentarse de manera combinada en los centros de trabajo
particulares y en los regímenes laborales nacionales y regionales. En gran parte de los casos,
y especialmente en los contextos actuales de capitalismo exible, la gestión managerial va to-
mando diversos matices en las diferentes culturas y en los contextos político-institucionales y
mercantiles (Smith, 2015).
Por otro lado, como señalan P. K. Edwards & Scullion (1982), la investigación empírica ha
mostrado que tampoco hay una sucesión lineal y segmentada de formas de control tal y como
se suele interpretar en la tipología clásica de R. Edwards (1978). El argumento de este autor
radica en que el capitalismo estadounidense se desarrolló de manera desigual con diferentes ti-
pos de control que predominan en diferentes segmentos del mercado de trabajo. Empleos en el
sector agrícola tienden a asociarse con un control simple, mientras que los trabajos en el sector
manufacturero/industrial (como automóviles y acero) están asociados con un control técnico,
así como el control burocrático está vinculado al empleo público en expansión desde los años
cincuenta (Edwards, 1978). Criticando la noción de “control simple” de R. Edwards (como for-
ma tradicional y personalista de control), P. K. Edwards & Hugh Scullion (1982: 273) señalan
un contrapunto:
“Las direcciones persiguen una mezcla de estrategias de control en la cual, en el caso de la tradicional indus-
tria del vestido, el paternalismo, el “bienestarismo”, la represión y otros elementos fueron todos involucrados.
Describir tales estrategias complejas como “control simple” es ignorar la naturaleza multifacética de las
relaciones de los trabajadores con la dirección”.
Sin embargo, R. Edwards reconoce que se trata de modalidades dominantes de control que se
imponen en determinados sectores, lo que no excluye su combinación con otras formas o es-
trategias manageriales. De cualquier manera, el punto de P. K. Edwards es que no debe caerse
en simplicaciones. Como señala Littler (1990), desde una perspectiva socio-histórica, no ne-
cesariamente determinadas formas de control se vinculan a determinadas fases del capitalismo,
pues la evidencia muestra que incluso las formas de control tradicionales, basadas en lealtades
y personalismos arbitrarios, tiende a pervivir en muchos centros de trabajo dinámicos y con
considerables grados de modernización tecnológica. Pensando en las tipologías de regímenes
fabriles de Burawoy (1985) y de control managerial de Edwards (1978), el autor señala que “ los
intentos de desarrollar tipos ideales como una herramienta analítica en relación con los procesos contem-
poráneos tienden a confundirse con una periodización histórica del capitalismo” (Littler; 1990: 63).
En denitiva, las tipologías de mecanismos de control deben comprenderse como “tipos idea-
les”, usando el concepto de Max Weber. Esto quiere decir que, pese a sus anidades con contex-
tos socio-históricos particulares, los mecanismos de control y las formas de reacción de los tra-
bajadores no necesariamente tienen correlatos empíricos predeterminados y, en muchos casos,
se pueden identicar de manera simultánea o combinada en una unidad productiva (ompson,
2010).
28FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
3.6. La relativa autonomía de los procesos de trabajo en el
marco de un análisis multinivel
Los procesos de trabajo, pese a estar signicativamente condicionados por factores externos,
conservan cierta “autonomía relativa”. Esta idea, supuesto fundamental para entender la impor-
tancia que tiene estudiar los procesos de trabajo, se desarrolla originalmente en la obra “Manu-
facturing Consent: Changes in the Labour Process Under Monopoly Capitalism”, de Burawoy.
Básicamente, el argumento del autor consiste en que el consentimiento con las políticas de pro-
ducción se origina en los “juegos de arreglárselas” (games of making out) y las prácticas sociales
o culturas organizacionales que se desarrollan al interior de la fábrica, en los centros de trabajo
o “puntos de producción”, y no tanto en aspectos externos que puedan incidir en la “concien-
cia” de los trabajadores, como la edad, raza, estado civil, género y educación, o bien las crisis o
cambios dados en el mercado en el que se inserta la corporación. De cualquier manera, el autor
reconoce que esto sería especialmente evidente en momentos de “normalidad” en la empresa,
vale decir, en momentos en que no se presentan crisis corporativas relevantes (Burawoy, 1982).
En denitiva, el consentimiento se fabrica menos a través de la ideología social y la falsa con-
ciencia y más dentro de un conjunto relativamente autónomo de relaciones de producción.
Burawoy (1982: 156) señala:
“De todos estos hallazgos, concluyo que el proceso de trabajo en Allied [compañía estudiada por el autor] es
relativamente autónomo; esto es, le da forma autónomamente a los resultados de los cambios externos y (...)
crea sus propias características dinámicas”.
P. K. Edwards (1986, 1990), por su parte, también se rerió a la dinámica de la regulación
del lugar de trabajo como un espacio que tiene una “autonomía relativa”, en el sentido de que
las fuerzas externas al proceso laboral están mediadas simultáneamente por fuerzas internas
dentro de él. En el fondo, los cambios en la economía política más amplia no necesariamente
tienen efectos deterministas en los procesos de trabajo: hay una mediación fundamental que
permite entender la relevancia que han tenido los estudios particulares de caso en la tradición
de la LPT.
De cualquier modo, siguiendo los planteamientos de autores como Littler (1990), Burawoy
(1985), Edwards (1986) y ompson (2003, 2010), es importante examinar los procesos de
trabajo capitalista considerando una serie de niveles de análisis. Si Burawoy (1985) señala la
importancia de integrar “factores de mercado”, “políticas de Estado” y “procesos de trabajo”,
ompson (2003) en su tesis del “capitalismo desconectado” es más especíco, indicando la
importancia de integrar los niveles de “acumulación” capitalista (circuitos industriales, comer-
ciales y nancieros del capital), “corporativo” (modos de coordinación entre empresas a través
de mercados, redes y cadenas de valor), las “políticas de empleo” y los “procesos de trabajo”.
En denitiva, cada uno de estos autores construye sus propias categorías multi-nivel para dar
cuenta de que la “relativa autonomía” analítica que ofrecen los procesos de trabajo no involucra
ignorar el marco de economía política más amplio en el cual se encuentran inmersos. De alguna
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 29
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
manera u otra, los mecanismos de control no necesariamente constituyen estrategias delibera-
damente diseñadas por la dirección de la empresa. Como las empresas proceden de acuerdo
a las necesidades y desafíos que se van presentando tanto dentro como fuera de sus márgenes
corporativos, “(…) no es probable que tengan estrategias explícitas, y es muy probable que reaccionen
a cada circunstancia lo mejor que puedan” (Edwards, 1990: 28).
3.7. Investigación militante desde el mundo del trabajo
Un último aspecto fundamental de la LPT radica en que muchos de sus referentes declaran la
importancia de realizar investigación militante políticamente comprometida desde el mundo
del trabajo, que apunte al fortalecimiento de las organizaciones sindicales y al mejoramiento de
las condiciones laborales y salariales en el mundo del trabajo.
Se trata de no olvidar que los antecedentes de la LPT radican en las obras de Marx y de
referentes del operaísmo italiano como Panzieri, que recuperan la importancia de la llamada
“investigación de trabajadores”, la cual apela a la necesidad de investigaciones colaborativas
entre trabajadores e intelectuales con el objeto de construir organización colectiva autónoma y
crítica en el trabajo. De cualquier manera, no es necesario remontarse a Marx y Panzieri, pues
el mismo Harry Braverman, principal referente de la LPT, no solo fue un intelectual, sino que
también un obrero de militancia política revolucionaria (Woodcock, 2014).
Sin embargo, los mismos referentes contemporáneos de la LPT señalan que los estudios y el
debate que se ha desarrollado en esta perspectiva poseen una deuda respecto a su compromiso
político. En el fondo, la importancia de realizar investigación militante desde el mundo del
trabajo ha sido mayormente una declaración normativa de buenas intenciones. Como señalan
ompson & Smith (2000: 43),
“El debate sobre el proceso laboral en el Reino Unido, a pesar de todos sus logros intelectuales, ha tendido a
no comprometerse con las políticas, ya sea a nivel empresarial o estatal. A medida que se profundizaba en
los debates académicos especializados, a menudo perdía su sentido original de una crítica del capitalismo y,
al mismo tiempo, no lograba encontrar ningún marco de práctica o política para conectarlo con el mundo
exterior al mundo académico”.
Así pues, autores como Jaros (2005) señalan que el investigador de LPT debería participar ac-
tivamente en los procesos políticos, promoviendo legislaciones que mejoren el desequilibrio en
el mercado laboral. El investigador de la LPT debe desarrollar entonces una sociología pública
(Burawoy, 2005), en términos de un proyecto de compromiso público crítico. Otros autores,
como Hassard, Hogan & Rowlinson (2001) son aún más radicales en este punto, señalando
que el problema estructural de la LPT radica en la posición precaria y contradictoria de gran
parte de sus académicos que, al posicionarse en escuelas de negocios, encuentran límites infran-
queables para realizar investigaciones políticamente comprometidas, más allá de los “sentidos
críticos” que le puedan atribuir a sus estudios.
30FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
En esta línea, de acuerdo a Stewart & Martínez (2011), se debe reevaluar la naturaleza del
compromiso académico con el mundo del trabajo en el contexto de la subordinación y los pro-
blemas existentes, que a menudo son omitidos por las voces “ociales“ del trabajo. Los auto-
res recuerdan que, durante los ochenta y noventa, hubo importantes activistas locales de los
departamentos de investigación sindical (intelectuales orgánicos del movimiento obrero) que
impulsaron iniciativas de comprensión crítica de los nuevos fenómenos. Por ejemplo, se puso en
el tapete el tema del deterioro de la salud como consecuencia de los nuevos regímenes de trabajo
(Stewart, 2006). Muchos trabajadores buscaron una crítica oposicionista basada en la opinión
de que la “producción ajustada” (lean production) era esencialmente una forma más profunda de
control en el lugar de trabajo. Así pues, estos intelectuales comenzaron a jugar un rol vital en
la formulación de este espacio de oposición a través de la documentación, los seminarios y el
entrenamiento de los delegados. Más allá de que estas voces críticas fueran marginadas en las
discusiones políticas nacionales, su rol sin duda fue clave para darle un cariz político a la re-
exión e investigación laboral y desaar los límites políticamente construidos entre académicos
(observadores) y trabajadores (lo observado). Como señalan Stewart & Martínez (2011: 339),
“Revitalizar la sociología del trabajo requiere no sólo reejar las voces del trabajo y dar respuestas radicales
y cuentas fundamentadas, también requiere una nueva metodología de participación. Requiere una forma
directa e interactiva de trabajar con aquellos a quienes estamos estudiando, quienes, a diferencia de la ge-
rencia y los empleadores, no tienen los recursos para representar sus puntos de vista y posiciones. También
requiere un enfoque genuinamente democrático en torno a las cuestiones metodológicas, el registro de las
narrativas de los trabajadores y una realización más sensible de las intervenciones colectivas y no sólo el
registro de las preocupaciones individuales a través de breves declaraciones dramáticas a veces extraídas de
las realidades políticas y sociales del trabajo”.
En esta misma perspectiva, Woodcock (2014, 2017), rescatando la tradición del operaísmo ita-
liano, plantea la importancia de realizar investigación “desde abajo” y utilizar de manera crítica
las herramientas metodológicas de la “sociología burguesa”. En el fondo, se trata de volver a
situar la LPT en el marco de una investigación militante y políticamente comprometida con la
clase trabajadora.
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 31
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
4. TIPOLOGÍAS DE CONTROL EN EL PRO-
CESO DE TRABAJO
Como se señaló más arriba, uno de los problemas más relevantes en la discusión que se ha dado
en la LPT ha sido el del control. Hasta la actualidad, se ha debatido en torno a las diversas mo-
dalidades o mecanismos de control que operan en determinados procesos de trabajo. Diversas
tipologías se han construido con el objeto de comprender las transformaciones socio-históricas
que han ocurrido en los procesos de trabajo en diversos sectores de la estructura productiva.
Más allá de las críticas que se le pueda hacer a estos afanes de “tipologización” (P. K. Edwards,
1990; Littler, 1990), resulta analíticamente interesante conocerlas, al menos las más generales
y relevantes.
R. Edwards (1978) considera que existen tres modalidades fundamentales de control cuyos
orígenes se encuentran en el desarrollo socio-histórico del capitalismo y de la organización del
trabajo, sin perjuicio de que éstas convivan en determinadas corporaciones y sectores producti-
vos. Se trata del control directo, el control estructural técnico y el control estructural burocráti-
co. A continuación, se desarrolla cada una de estas formas de control siguiendo la tipología de
Edwards y complementándola con otras referencias relevantes de la LPT. De manera adicional,
se incorporan los denominados mecanismos de control de tipo “normativos”.
Solo como mención, más allá de los objetivos de este capítulo, es pertinente comentar que
existen varias propuestas interesantes para entender las dimensiones del control más allá de las
tipologías, algunas de las más relevantes son las indicadas por Littler & Salaman (1984) y la
propuesta de Richard Edwards (1978). El primer par de autores propone distinguir entre (1)
“división técnica y diseño del trabajo”, considerando rangos, tareas e interacción con desarrollo
tecnológico, (2) la “estructura del control”, que involucran elementos tales como procedimientos
de instrucción y dirección y sistemas de responsabilidad, monitoreo de personas y ujos de tra-
bajo, y procedimientos de evaluación y recompensa, y (3) “la relación laboral”, que se constituye
no solo al nivel de la empresa sino que también a nivel del mercado laboral, de las relaciones de
propiedad y el Estado. Esto implica considerar aspectos como el reclutamiento, el entrenamien-
to, la promoción, y los despidos y sus procedimientos. Así pues, se puede dar un alto grado de
dependencia del empleador sobre las habilidades de los trabajadores (Smith, 2006), o bien de
dependencia del empleado frente a las acción y decisiones del empleador (Littler & Salaman,
1984). Por su parte, para Richard Edwards (1978: 112), los sistemas de control incorporan
tres elementos: (1) la dirección de las tareas en el trabajo, (2) la evaluación del trabajo hecho, y (3) el
disciplinamiento de los trabajadores. Se trata de tres dimensiones fundamentales y auto-explica-
tivas que, complementarias a las propuestas por Littler & Salaman (1984), permiten orientar la
discusión sobre control en el trabajo, muchas veces complementando las tipologías.
32FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
4.1. Control simple o tradicional
El denominado “control simple” constituye el mecanismo de control más tradicional. Involucra
un ejercicio directo, arbitrario y personal del poder, donde la dirección supervisa e interviene per-
manentemente el proceso de trabajo para exhortar autoritariamente a los trabajadores a realizar
sus tareas, muchas veces bajo amenazas de despido o de sanciones coercitivas (Edwards, 1978).
El control simple tiene sus orígenes en el capitalismo del siglo XIX en donde se aprecia una
subordinación meramente formal del trabajo al capital que, en ausencia de industria mecanizada
(desarrollo de tecnologías o capital jo en tanto “trabajo muerto”), involucra incipientes formas de
cooperación y división del trabajo entre trabajadores especializados y no calicados, al alero de una
autoridad despótica que dirige personalmente los procesos de trabajo. De acuerdo con Edwards
(1978), el control simple buscaba, en el contexto del siglo XIX, acelerar la proletarización sometien-
do a los trabajadores a una disciplina fabril. Para la década de los setenta, momento en que Edwards
escribe la famosa obra aludida -Contested terrain: the transformation of the workplace in the twen-
tieth century, el control simple conservaba su esencia en las pequeñas empresas que, con pocos
recursos y posibilidades de invertir en estructuras de gestión más sosticadas, se insertaban en
las industrias más competitivas del mercado.
Una buena síntesis dada por el autor reere a que los pequeños grupos de supervisores y mana-
gers,
“(...) ejercieron el poder personalmente, interviniendo a menudo en el proceso laboral para exhortar a los
trabajadores, intimidar y amenazarlos, recompensar el buen desempeño, contratar y despedir en el acto, favo-
recer a los trabajadores leales, y en general actuar como déspotas, benevolentes o no. Tenían una participación
directa en la promoción de la producción, y combinaron incentivos y sanciones en una mezcla idiosincrásica y
no sistemática. Había poca estructura de cómo el poder era ejercido, y los trabajadores tendieron a ser tratados
arbitrariamente. Como las fuerzas de trabajo eran pequeñas y el jefe era cercano y poderoso, los trabajadores
tenían pocas posibilidades colectivamente para oponerse a su regla” (Edwards, 1978: 112).
Así pues, la dirección determinaba directamente, y bajo una estricta y personalizada supervisión,
los trabajos que debían realizarse. Las evaluaciones del trabajo se realizaban continuamente y
bajo una precaria formalización procedimental. Por otra parte, pese a que existían códigos de
disciplina predenidos, el poder arbitrario y sin restricciones del capitalista para castigar a los
trabajadores signicaba que los trabajadores estaban sujetos constantemente al control persona-
lizado. “El control era, en efecto, un sistema de tiranía directa e inmediata” (Edwards, 1978: 113).
Desde este modo, el control simple o tradicional no involucra una institucionalización de la
división de labores. Los trabajadores pueden ir rotando de acuerdo con las necesidades que vaya
estableciendo inmediatamente la dirección. Asimismo, tampoco se aprecian marcadas divisiones
manageriales. La dirección de las labores, su evaluación, y el disciplinamiento de los trabajadores
se tienden a confundir y concentrar en la gura del empresario o de los supervisores o capataces
(foreman). Es más, en muchos casos, propiedad y dirección se tienden a confundir y el propio
propietario trabaja junto a los trabajadores para “dar el ejemplo” (Edwards, 1978).
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 33
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
Pues bien, en esta modalidad de control simple, los procesos de selección y las formas de eva-
luación del desempeño de los trabajadores son arbitrarios toda vez que dependen más de las
muestras de lealtad, sacricio y docilidad de los trabajadores que de competencias formales. De
este modo, estos mecanismos recuerdan las lógicas de “intercambio de dones” (Mauss, 2002),
en la medida en que cada favor realizado por la autoridad (como la concesión de permisos o de
prestaciones salariales) se espera que sea devuelto mediante la lealtad y compromiso presencial
del propio trabajador.
En este sentido, al constituir un ejercicio personalizado de control, se tienden a generar tratos
privilegiados con los trabajadores más leales a la empresa, favoreciéndolos a través de salarios o
bonos de productividad, y se tiende a castigar a los trabajadores desobedientes y desaantes fren-
te a la autoridad. De cualquier manera, el sistema de incentivos y sanciones es poco sistemático y
reglado en la medida en que depende directamente de las autoridades corporativas. En palabras
de Edwards (1978), este mecanismo de control involucra la imposición de una disciplina rigurosa
y la ausencia de reglas formales. La idea es que los trabajadores adquieran modos disciplinados
de vida que les permitan rendirle cuentas al “patrón”.
Por otro lado, como la dirección se encuentra personalmente presente en la empresa, los tra-
bajadores tienen poco margen de discreción para organizarse y oponerse a sus intereses. En el
fondo, este control es “(…) un sistema de directa e inmediata tiranía, donde pocos espacios de alivio y
autonomía son posibles (Edwards, 1978: 113). Además, como este control se basa en las relaciones
personales de conanza (“cara a cara”) que existan entre dirección y trabajadores, toda forma de
resistencia y desacato es percibida como un desagravio personal. Por lo mismo, existe un fundado
temor al despido en la medida en que el sistema de sanciones es arbitrario y, en muchos casos,
puede llegar a ser desmedido. Esto diculta que los conictos, latentes en los procesos de trabajo,
se maniesten a través de acciones colectivas como huelgas (Edwards, 1978).
A principios del siglo XX, el crecimiento de los mercados y de las empresas, los avances técnicos
y la concentración del capital, transformaron la estructura del capitalismo competitivo del siglo
XIX volcándose hacia formas cada vez más “monopolistas” (Baran & Sweezy, 1966; Braverman,
1974). Como señala Edwards (1978: 114): “Grandes empresas con gran poder de mercado dominaban
la mayoría de las principales industrias, mientras que las pequeñas empresas con poco poder de mercado
sobrevivieron en sus intersticios y a lo largo de su periferia. La economía dual había nacido”.
De este modo, los problemas de coordinación en las empresas (con dimensiones cada vez mayo-
res), obstaculizada por un entorno más competitivo y complejo, capataces autoritarios y arbitra-
rios que no respondían a los requerimientos del empresario (“desacoplamiento organizativo”),
y la resistencia crecientemente organizada de los trabajadores “de ocio” contra la disciplina
arbitraria y el control estricto de los capataces, signicaron la crisis de esta forma dominante de
control (Edwards, 1978). Esto último es fundamental, pues capas importantes de trabajadores,
en base a su tradición gremial y artesanal de larga data, poseían conocimientos fundamentales de
los procesos de trabajo. Esto los dotó de un poder importante de negociación frente a la contra-
parte patronal, lo que nalmente gatillaría la difusión de los principios del management cientíco
taylorista (Braverman, 1974).
34FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
En suma, este mecanismo de control simple o tradicional se caracteriza por el ejercicio personal,
directo y arbitrario del poder por parte de la autoridad (empresario o dirección), la imposición
de una disciplina rigurosa, y la ausencia de reglas formales que amparen las decisiones tomadas
en la empresa. Más allá de la experiencia particular de los sindicatos de ocio, las relaciones de
lealtad que se buscan construir, la presencia abrumadora del control autoritario y la permanente
amenaza mediante sanciones arbitrarias y desmedidas, tornan muy improbable la emergencia
de formas de resistencia colectiva a tales dinámicas. Más bien, esta relación laboral de subor-
dinación personalizada genera sentimientos en los trabajadores que oscilan entre el miedo y la
lealtad. Las formas más desaantes de resistencia tienden a individualizarse en prácticas como
robos, sabotajes, demoras en el trabajo y ausentismo laboral (Edwards, 1978).
4.2. Control estructural o directo
En un contexto de concentración de la producción en grandes corporaciones con importante
poder de mercado, acompañado del crecimiento de capas intermedias y burocracias corpora-
tivas en las grandes empresas, se comienzan a institucionalizar algunos de los principios del
denominado “management cientíco”, divulgado en la obra de Frederick Taylor de 1911.
De acuerdo a Braverman (1974), el management cientíco es fundamental para comprender la
superación de las modalidades tradicionales de control en el trabajo. Tras la expropiación de
los conocimientos o “secretos de ocio” a los tradicionales trabajadores organizados, las capas
gerenciales pasan a controlar y monopolizar el conocimiento sobre los procesos productivos
(Braverman, 1974). Esto genera procesos de alienación del trabajador respecto a los procesos
productivos en la empresa, escindiéndose la concepción del trabajo de la ejecución.
Así pues, se produce un proceso de progresiva descalicación de las clases obreras, lo cual
implica una progresiva pérdida de calicación y destreza de la fuerza de trabajo que, despro-
vista de toda forma de control sobre los procesos laborales, termina convirtiéndose en mera
ejecutora de las disposiciones de la gerencia. Para Braverman (1974), un mayor desarrollo de
la ciencia y la técnica como fuerzas productivas involucra una mayor alienación del trabajador
respecto del proceso de trabajo.
El Brighton Labor Process Group (1977) rearma los planteamientos de Braverman buscando
derribar los mitos del proceso de trabajo que señalan que las técnicas de producción modernas
requieren la calicación general de los trabajadores. En este sentido, sostienen:
“Hay tres características estructurales de la organización capitalista del trabajo: (1) La división del tra-
bajo intelectual y manual, (2) el control jerárquico, (3) la fragmentación y descalicación del trabajo”.
De este modo, los autores que conforman este grupo de estudios mantienen la tesis de que no
ha existido un cambio en las tendencias inmanentes del proceso de trabajo capitalista, más allá
de cómo fue analizado por Marx. De esta manera, se mantiene y profundiza una organización
racional y objetiva del trabajo que, bajo la subsunción real del trabajo en el capital, exige una
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 35
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
utilización cada vez mayor de técnica, calculabilidad, estandarización y rutinización del traba-
jo controladas por el capital. Esto se distingue de la organización subjetiva de la manufactura
donde los trabajadores aún tenían algún grado de control sobre el contenido, la rapidez, la
intensidad y el ritmo de trabajo. Bajo la subsunción real, “(…) el capital, teniendo el monopolio
del conocimiento y el poder sobre las relaciones de trabajo y los medios de producción, usa este poder,
esta dominación real, para cumplir el objetivo de valorización” (Brighton Labor Process Group,
1977: 12).
En denitiva, el aporte de Braverman y el Brighton Labor Process Group radica en poner en
cuestión esta idea de la sociología burguesa del trabajo de que bastan indicadores subjetivos
superciales como la expresión de satisfacción en el trabajo o la participación en la toma de de-
cisiones para dar cuenta de las dinámicas organizacionales del proceso de trabajo. En su lugar,
se debe poner atención a la estructura objetiva del proceso de trabajo donde los intereses obre-
ros son sistemáticamente negados y/o manipulados. La organización de este proceso responde
más a la ley del valor y las dinámicas objetivas del capitalismo monopólico que a la resistencia
de los trabajadores, relegada a un segundo plano. Este aspecto, como se apreciará más abajo,
será profundamente criticado por autores neo-marxistas de la LPT.
En este marco, se da pie a la noción de “control directo”, en palabras de Braverman (1974),
Friedman (1977) y el Brighton Labor Process Group (1977); “control despótico” en términos
de Burawoy (1982, 1985); y de “control estructural”, en la terminología de Edwards (1978).
Este último autor señala: “el ejercicio del poder se institucionaliza en la estructura misma de la em-
presa y se hace así impersonal” (Edwards, 1978: 114). De esta manera, esta modalidad de control,
basada en el management cientíco, implica métodos más formalizados y racionalizados de
control de la fuerza de trabajo en la empresa. Se trata de formas de control menos dependientes
de los individuos y más determinadas por las características estructurales del trabajo (Burawoy,
1985).
Como se señaló recién, este tipo de control asume una separación creciente, por un lado, entre
la propiedad y la dirección de la empresa y, por otro, entre la planicación y la ejecución de sus
labores. Asimismo, se acompaña de esquemas de bonos e incentivos dando pie a una estructura
institucional más compleja. Como señala Friedman (1977),
“Las estrategias de control directo involucran maximizar la separación de concepción y ejecución de las
tareas del trabajo para la gran mayoría de los trabajadores, la centralización de las tareas de planicación
y la mantención de la autoridad administrativa a través de una supervisión directa e incentivos nancie-
ros. En suma, el ideal taylorista de management cientíco” (47-48).
Debido a este desarrollo institucional, el control estructural tiende a ser menos visible para los
trabajadores: “el control deviene un producto no de las relaciones de trabajo capitalistas, sino que de
las nuevas tecnologías de escala de la industria moderna” (Edwards, 1978: 14). Edwards (1978) se
reere a dos perles de este control estructural que se tienden a combinar: el control técnico y
el control burocrático.
36FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
4.2.1. Control técnico o tecnológico
El control técnico, por su parte, se desarrolla principalmente en las plantas de obreros (blue co-
llars) de sectores industriales de la economía de países desarrollados de mediados del siglo XX.
Paulatinamente, a medida en que se han sosticado las técnicas de control, se ha ido extendien-
do a capas de trabajadores de servicios de rutina.
Las técnicas implementadas no necesariamente terminan siendo las más “ecientes”, sino que
más predominan las más “beneciosas”. Esto quiere decir que la importancia radica en la trans-
formación de la fuerza de trabajo en “trabajo realizado”, y para eso la variable de control es
fundamental: una tecnología eciente no es beneciosa si no logra el objetivo de controlar a los
trabajadores evitando que se empoderen y dirijan los ritmos de trabajo. En ese sentido, el con-
trol técnico “(…) implica diseñar la maquinaria y planicar el ujo de trabajo de modo de minimizar
el problema de transformar la fuerza de trabajo en trabajo” (Edwards, 1978: 112).
Para calcular la rentabilidad de las tecnologías se consideran la eciencia física, el costo de los
insumos y, especialmente, el control de los procesos de trabajo, vale decir, la medida en que se
transforma la fuerza de trabajo en trabajo realizado. Así entonces, el carácter estructural del
control técnico, y que lo diferencia de la mecanización simple, radica en que, además de aumen-
tar la eciencia de las tecnologías, también incorpora un sistema de control que dirige, evalúa y
disciplina a los trabajadores. Como señala Edwards (1978),
“El control técnico sólo emerge cuando toda la producción y procesos de la planta, o grandes segmentos de
planta, se basan en una tecnología que marca y dirige el proceso de trabajo. En este caso, el ritmo y dirección
de trabajo trasciende el lugar de trabajo particular y están más allá del poder de incluso el jefe inmediato; el
control aquí es verdaderamente ‘estructural’” (p. 115).
Lo importante, para esta forma de control, es minimizar la discreción de los trabajadores res-
pecto a cómo realizar las labores cotidianas o, dicho en otras palabras, clausurar la posibilidad
de que se abran espacios informales en el trabajo (Braverman, 1974).
Pues bien, el control técnico se termina de consolidar cuando las plantas de trabajo se basan
en tecnologías que dirigen el proceso de trabajo de manera impersonal, más allá del poder que
tengan los supervisores inmediatos. En términos de Marx (2009), se trata de la consolidación
de las formas de subsunción real del trabajo al capital. El proceso de valorización se organiza
en la inversión en maquinarias y tecnologías de manera de supeditar el trabajo vivo al capital
constante (Friedman, 1977).
La ilustración más clara de esta forma de control se puede representar en el operador de má-
quinas de la línea de montaje fordista quien, sujeto a labores estandarizadas y exigentes, tiene
pocas posibilidades para compartir con otros trabajadores y comparar, por ejemplo, condiciones
de trabajo y salarios. Es la propia cadena la que, en tanto tecnología de producción, incorpora y
dirige los tiempos de trabajo, de manera automática:
“La línea Ford resolvió tecnológicamente lo esencial primera tarea de cualquier sistema de control: propor-
cionó inequívoca dirección en cuanto a qué operación debía realizar cada trabajador siguiente, y estableció
el ritmo al que el trabajador fue forzado a trabajar. Henry Ford mismo enfatizó este aspecto de la línea al
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 37
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
armar como uno de sus tres principios de “fabricación progresiva”: La entrega del trabajo en vez de dejarlo
a la iniciativa de los trabajadores” (Edwards, 1978: 116).
Por otro lado, la sosticación de los mecanismos de control técnicos también supuso un alivio
a los capataces: se elimina la estrecha supervisión en la cual el capataz simultáneamente dirigía
la producción, inspeccionaba y aprobaba el trabajo, y disciplinaba a los trabajadores. De esta
manera, la lucha entre trabajadores y patrones ya no se expresaba de manera personal y directa;
ahora el conicto estaba mediado por las tecnologías de producción. Las disconformidades de
los trabajadores ya no se pueden canalizar en la gura del capataz tradicional que, en las formas
de control simple, dirige la producción, evalúa y disciplina a los trabajadores. En pocas palabras,
la contraparte de este tipo de control se invisibiliza (Edwards, 1978).
Sin embargo, no se trata de que los mecanismos de evaluación y disciplinamiento tradicionales
hayan desaparecido: la masa de trabajadores fordistas, al tener bajos niveles de calicación (ex-
propiados por el management cientíco) es fácilmente reemplazable en el mercado laboral. Eso
quiere decir que el “ejército industrial de reserva” acentúa su papel disciplinador. Asimismo, se
sostican los sistemas de incentivos y sanciones en la empresa, que pasan a estar determinados
por estatutos y reglas formales de la empresa. De cualquier manera, la cuestión principal radica
en que las tecnologías asumen una inédita función de dirección productiva en el paradigma del
“control técnico” (Edwards, 1978).
Este tipo de control nunca logró resolver el problema de la motivación y el malestar de los tra-
bajadores. Medidas como el famoso “ve dollars day” de Ford no fueron sucientes. Ante esto,
las prácticas de resistencia se renuevan, pasando desde prácticas individuales, como el sabotaje,
a la paralización colectiva de las líneas de producción. Los trabajadores entendieron que deben
oponerse no tanto a las capas supervisoras como al ritmo de las líneas de producción. Así pues,
emergen formas de organización colectiva en “sindicatos industriales” que agrupan masas de
trabajadores descalicados, sujetos a las mismas condiciones precarias de trabajo (Friedman,
1977; Hyman, 1975). Estaban las condiciones propicias para la emergencia de estas organi-
zaciones: masas relativamente homogéneas de trabajadores y vinculadas tecnológicamente en
líneas de producción. En este sentido, este tipo el control tenía su propio tipo de contradicción
interna, pues tendía a unicar la fuerza de trabajo: cuando la línea de producción se detiene,
cada trabajador necesariamente se une a la huelga, en función de procesos de trabajo están en-
cadenados.
En este contexto, el control técnico debió reformularse. Dos vías posibles se pueden identicar
en la literatura de la LPT. Por una parte, Edwards (1978) señala que esta modalidad evolucio-
nó a un sistema mixto, donde los sindicatos juegan un papel relevante (aunque limitado) en la
dirección, evaluación y disciplinamiento de los trabajadores. El despido arbitrario y otras penas
son limitados por el mecanismo de arbitraje y reclamo, y los salarios y benecios se establecen
dentro de una estructura de contrato general. Esto daría paso a formas de control “burocráticas”
que se analizan con detalle en la siguiente sección.
Sin embargo, hasta el día de hoy se mantiene una segunda evolución de esta modalidad técnica
de control: el desarrollo de tecnología mucho más sosticada de control. Se trata de la invención
38FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
de nuevos dispositivos para el control que Edwards (1978) identica en las micro-computadoras.
En sus palabras, “(…) en lugar de producir diferencias cualitativas, esta nueva tecnología se entiende
mejor como simplemente expandir el potencial contenido en el concepto de control técnico” (p. 117).
Los cambios técnico-productivos que suponen la emergencia de las tecnologías de la informa-
ción y la comunicación (TIC’s) desde los años setenta y ochenta, permiten hablar de nuevos
mecanismos electrónicos que cumplen las funciones del control estructural, pero de manera
exacerbada y extendida. Inspirados en las nuevas formas de organización exible de la produc-
ción, como el toyotismo y la especialización exible, permiten que, de acuerdo a las demandas
de productos que vayan emergiendo, no se detenga el ujo de producción (Just in Time”) (Elger
& Smith, 2010). Los trabajadores se supeditan a las demandas de clientes y sistemas de Gestión
de Calidad Total (“Total Quality Management”) que, procesadas por sistemas informáticos, in-
volucran una aceleración e intensicación de los tiempos de trabajo que pasan a estar denidos
de manera impersonal por el “sistema” (Garrahan & Stewart, 1992; ompson, 2010; Elger &
Smith, 2010).
Se trata de métodos que crean y demandan sistemas de vigilancia contribuyendo a perfeccionar
un sistema de control técnico centralizado a disposición de la dirección. La Gestión de Calidad
Total supone una ampliación aparente de la autonomía de los grupos de trabajadores que super-
visan su propia actividad, lo que lleva aparejado un sistema operativo que recaba información
sobre la productividad de los trabajadores para suministrársela al sistema (Garrahan & Stewart,
1992). El “Just in Time” supervisa y controla el ujo de materiales, lo que permite confeccionar un
organigrama de datos fácilmente comprensible. Ambas fuentes suministran información necesa-
ria para llevar a cabo un control técnico exhaustivo cuando no existen mecanismos burocráticos
desarrollados o el cuadro de directivos es reducido (Garrahan & Stewart, 1992; Elger & Smith,
2010). Las tecnologías electrónicas permiten a los directores individualizar la organización de la
producción en equipos y células y, por consiguiente, incrementar el control. Esta tendencia es una
“(…) estrategia neo-fordista más global que tiene por n incrementar la exibilidad de las empresas des-
plegadas en un amplio abanico de actividades: producción, diseño, mercadotecnia y distribución” (Sewell
& Wilkinson, 1992: 246).
Desde los años noventa, la lógica ha sido delegar responsabilidades a mandos medios y mantener
o intensicar el control centralizado a través de sistemas como los Enterprise Resource Planning
(ERP) que proporcionan a las organizaciones una plataforma única y una serie de subsistemas (o
módulos) para áreas de operación completas: nanzas, logística, recursos humanos, entre otras.
Estos sistemas están diseñados para garantizar la coherencia de los datos y la información en toda
la organización, eliminando la posibilidad de duplicación de entrada de datos y asegurando que
éstos se registren “en tiempo real” (ingresando al sistema de manera automática) (Boreham, Par-
ker, ompson y Hall, 2009). De esta manera, esta tecnología proporciona una gestión con acceso
a información más precisa y actualizada sobre operaciones desempeño de departamentos, equipos
de trabajo y trabajadores individuales. Además, la amplia provisión por parte de las empresas de
computadoras portátiles, correo electrónico y personal digital assistant (PDA) tiene como conse-
cuencia que a los trabajadores les resulte difícil escapar de su trabajo bajo el imperativo de estar
siempre disponibles (Boreham, Parker, ompson y Hall, 2009).
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 39
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
Así pues, las TIC’s permiten desplegar nuevas modalidades de control tecnológico a través de
la estandarización y la automatización de procesos, con el objetivo de intensicar los ritmos
de trabajo. En algunos sectores, como en la programación informática, esto ha llevado movi-
mientos de descualicación del trabajo –en un sentido bravermaniano-, pues se señalan pasos
y etapas especícas basadas en líneas de códigos predeterminadas que los trabajadores deben ir
siguiendo. Esto involucra arrebatarles espacios de autonomía y creatividad (Beirne et al. 1998).
Algo similar ocurre en el caso de los call centres. Si anteriormente la cadena de montaje fordista
era el ejemplo paradigmático del control técnico, actualmente el sistema de control de los call
centres constituye una ilustración clara de la extensión de estos mecanismos de control. Se trata,
en términos de Taylor & Bain, (1999), de una verdadera “línea de montaje en la cabeza”. Como
se señala en el estudio de Woodcock (2017) sobre control y resistencia en los call centres, las
innovaciones tecnológicas históricas del sector se centraron en la conexión del teléfono a una
computadora, lo que permitió un fortalecimiento tripartito de la gestión con el objeto de reducir
la indeterminación característica de todo proceso de trabajo: (1) la aceleración del proceso de
trabajo a través del distribuidor automático de llamadas, expropiando el control del ritmo de las
llamadas al trabajador, (2) la informatización permitió la recolección automatizada de grandes
cantidades de software de datos que puede recopilar y cotejar datos sobre el desempeño de cada
trabajador, y (3) se realizan registros digitales de todas las llamadas, almacenándolos en archivos
particulares, lo que permite que cada error pueda ser punible en el futuro. Estos tres aspectos
del control técnico, junto al llamado scripting –como guía elaborada desde el management que
busca orientar las operaciones de llamadas–, constituyen un nivel sin precedentes de dirección,
evaluación y disciplinamiento del trabajo.
Sin embargo, Woodcock (2017) y Taylor & Bain (1999) señalan que los mecanismos de control
tecnológicos sí se pueden desaar. Hay una tensión no resuelta entre las metas cuantitativas y
cualitativas que se buscan controlar en estos centros de trabajo. Más allá de esa problemática
especíca del rubro de los call centres, lo relevante es comprender que los mecanismos de control
técnico no son infalibles. En palabras de Taylor & Bain (1999),
“(…) el reconocimiento de la existencia de amplios mecanismos de vigilancia, sin precedentes en el trabajo
de cuello blanco, no debe signicar la aceptación de la perspectiva del panóptico electrónico [reriéndose a los
trabajos de Fernie & Metcalf (1998)] (…) Lejos de darles a la gerencia ‘total control ‘, la vigilancia intensa
puede ser contraproducente y costosa en términos de motivación y compromiso para la fuerza de trabajo
(…) Los operadores de centros de llamadas no son ocupantes pasivos de alguna prisión foucaultiana. No
sólo son participantes activos en el proceso productivo, sino que además son capaces de resistencia colectiva.
La evidencia del comportamiento generalizado de oposición y prácticas, combinados con los ricos detalles de
la organización sindical emergente, confunde el pesimismo de quienes intentarían resucitar el panóptico de
Jeremy como una metáfora efectiva para el centro de llamadas” (p. 115-116).
En denitiva, las nuevas formas de control facilitadas por las TIC’s no suelen ser tan directas
como las modalidades de antaño (como la cadena de montaje que determinaba directamente el
ritmo de trabajo). Se aprecia una interacción más compleja entre las capacidades materiales de la
tecnología, las especicidades del sistema implementado, las decisiones de la gerencia (en varios
niveles), las acciones de resistencia de trabajadores y sindicatos, la inuencia de proveedores de
40FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
sistemas y consultores de TIC’s, y la organización del trabajo en general. En pocas palabras,
para un enfoque político y materialista como el de la LPT, no es la tecnología la que determina
los resultados de la organización del trabajo, sino más bien la interacción entre las capacidades
de la tecnología y las decisiones tomadas por las organizaciones. Estas últimas son moldeadas
por los mercados y por las luchas entre capital y trabajo (Boreham, Parker, ompson y Hall,
20 09).
4.2.2. Control burocrático
Como se señaló en el apartado anterior, una de las vías para superar las resistencias que comien-
zan a levantarse frente a los mecanismos de control técnico es la burocratización del control
managerial. En un contexto de progresivo crecimiento de capas administrativas (white collars)
en grandes corporaciones, este mecanismo de control adquiere importancia original en la orga-
nización del trabajo de los empleados que se ubican en las cadenas de transmisión que conectan
la concepción y la ejecución de labores. Solo se puede comprender como parte de los procesos
de racionalización y complejización de las grandes empresas, que pasan a constituirse por do-
cenas de managers, empleados y especialistas (Edwards, 1978).
¿Cuál es la característica distintiva del control burocrático? Edwards (1978: 119) lo señala de
manera concisa:
“La característica denitoria del control burocrático es la institucionalización del poder jerárquico.
La ‘ley de la empresa’ reemplaza a ‘la regla por parte del supervisor’ en la dirección de las tareas de
trabajo, en los principios para evaluación de esas tareas, y en el ejercicio del poder de la empresa. Las
actividades laborales se vuelven denidas y dirigidas por un conjunto de criterios de trabajo: reglas,
procedimientos y expectativas que gobiernan los trabajos”.
Estos mecanismos de control burocráticos se extienden a las capas operarias de las grandes
empresas fordistas. Los sindicatos, por su parte, pasan a formar un rol fundamental en la
organización de la empresa, principalmente administrando, en una posición subordinada a
las capas directivas, la evaluación y el disciplinamiento de la fuerza laboral en los procesos de
trabajo. Los acuerdos quedan consignados en complejos sistemas de reglas, procedimientos y
protecciones que institucionalizan derechos y deberes laborales (Edwards, 1978).
Así como los sistemas de evaluación del trabajo, los procedimientos de selección de personal
están estandarizados según la estraticación de posiciones organizacionales que forman parte
de la corporación. Para las diversas posiciones organizacionales, como operarios, superviso-
res administrativos y gerencias, se requieren diversos grados de experiencia y calicación en
base a credenciales formales y experiencias laborales (Burawoy, 1982). Por lo demás, luego de
contratar a los trabajadores, la corporación los entrena con el objeto no sólo de transmitir ha-
bilidades técnicas, sino que también “hábitos de trabajo” como internalizar la importancia de
la asistencia al trabajo, el cumplimiento de tareas y la buena disposición.
El control burocrático institucionaliza las labores que se deben realizar en los procesos de
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 41
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
trabajo, de acuerdo con las diversas posiciones organizacionales en la empresa. Cada posición
tiene una función o rol determinado según lo prescrito por las reglas y procedimientos de la
empresa, y los “criterios de trabajo” dejan de estar establecidos por órdenes, instrucciones y
caprichos del supervisor. En palabras de R. Edwards (1978: 120), “(…) cada trabajo aparece como
único e individualizado por su posición particular en el orden jerárquico gradacional, por criterios
que especican las actividades, su status distintivo, poder, responsabilidades, entre otros”. De esta
manera, el trabajador pasa a enfrentar individualmente una organización impersonal y masiva.
Por otro lado, el marco institucional de la empresa permite evaluar y disciplinar, a través de
penalizaciones o compensaciones, los desempeños de los trabajadores. Pese a que se mantie-
nen las jerarquías y divisiones tayloristas entre concepción y ejecución de las labores, se hace
hincapié en las recompensas positivas con el objeto de obtener ciertos grados de cooperación
de parte de los trabajadores. Los supervisores, por su parte, simplemente deben monitorear el
proceso de trabajo de modo que este opere adecuadamente. A diferencia de lo que ocurría bajo
las modalidades de “control simple”, estos ya no tienen potestad para dirigir las labores de los
trabajadores. Es más, los mismos supervisores devienen objeto de evaluaciones y control desde
la normativa de la empresa (Edwards, 1978). En este sentido, excepto para los escalones más
altos de la administración corporativa, algunos superiores también se subordinan a las formas
burocráticas de control en la empresa.
A diferencia de las formas tayloristas de control técnico problematizadas por Braverman (1974),
autores como Burawoy (1982) y Littler (1990) consideran que, en el marco de los mecanismos
de control burocráticos, no es sostenible que la corporación monopolice el conocimiento de
las labores. De acuerdo a ellos, la empresa recurre a los trabajadores para que desplieguen sus
competencias, asumiendo que existe un componente de creatividad que el management no
puede controlar directamente. En el fondo, existe una dimensión práctica del trabajo humano
que, en tanto “saber hacer”, lo hace irreductible por completo a la máquina. Por lo mismo, no
se puede concebir la idea de un automatismo total que conduzca a procesos de descalicación
absoluta.
Mantiendo el enfoque neomarxista, el aspecto distintivo del proceso capitalista de trabajo es
precisamente la consecución y, a la vez, el encubrimiento de la plusvalía. En un contexto de
capitalismo monopólico, disminuye la competencia mercantil y el desempleo, por lo que el
ejército industrial de reserva en cuanto mecanismo disciplinador pierde relevancia. Asimismo,
aumentan los niveles de organización colectiva a través de la consolidación de los sindicatos
industriales. Desde esta perspectiva, a la gran empresa burocrática le interesa buscar la coope-
ración de la fuerza de trabajo: los trabajadores ya no pueden ser tratados como meras máquinas
a través de dispositivos técnicos de control. Así pues, emergen con fuerza los mecanismos de
control de carácter burocrático y hegemónicos en los centros de trabajo (Burawoy, 1982).
En este marco, para Burawoy (1982) existen dos elementos fundamentales que permiten en-
cuadrar este tipo de mecanismo de control estructural inserto en las grandes corporaciones
burocráticas. Por un lado, la idea de la empresa como un “Estado interno” constituido por tra-
bajadores que se pasan a concebir como verdaderos “ciudadanos industriales” en función de la
42FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
política de la dirección, vale decir, trabajadores con derechos y obligaciones consignados en los
contratos de trabajo. Los derechos se pueden defender y redenir en los procesos de negocia-
ción colectiva y en mecanismos institucionales como los “sistemas de queja”. Los trabajadores
pueden presentar una queja cuando sienten que las reglas no se siguen, pueden cuestionar las
evaluaciones que los supervisores y mandos medios realizan de su performance, y pueden exigir
explicaciones ante determinadas arbitrariedades. Por otra parte, el autor se reere a la crucial
importancia que tiene el “mercado interno” de las empresas, donde los trabajadores compiten y
pueden aspirar a ascender a mejores posiciones e incluso proyectar carreras laborales corporati-
vas en base al prestigio que conlleva la experiencia de trabajo en la empresa.
Como se señaló más arriba, la principal consecuencia de la imposición de estos mecanismos de
control burocráticos radica en que las relaciones de poder se invisibilizan. A diferencia del con-
trol simple, de carácter personal y autoritario, en esta forma más sosticada de control estruc-
tural el problema del poder se sumerge en la estructura y organización de la empresa (Edwards,
1978). Este argumento se radicaliza en los estudios de Burawoy (1982) sobre corporaciones
capitalistas: los engranajes burocráticos de las grandes corporaciones, con su mercado interno,
negociaciones colectivas y sistemas de quejas, terminan ocultando la producción de plusvalía, en
tanto trabajo no remunerado, que se genera en las empresas.
Bajo tales consideraciones, cabe preguntarse entonces por las posibilidades de resistencia que
puedan desplegar los trabajadores. En muchos casos, las grandes organizaciones colectivas de
trabajadores pasan a colaborar en la gestión indirecta de problemas organizacionales de la em-
presa, lo que implica la institucionalización de sindicatos en cuanto administradores de las
formas de control burocráticas (Edwards, 1978). Sin embargo, muchos trabajadores se muestran
descontentos y hastiados de las pesadas rutinas del trabajo fabril o de servicios. El problema es
que, en el marco de esta modalidad de control que involucra “alta regulación y baja conanza”,
en términos de Ackroyd & ompson (1999), los trabajadores deben enfrentarse, en muchos
casos de manera individual, a la enorme administración corporativa. Sus escasas posibilidades
de éxito se reducen a reuniones con sus supervisores directos o sus representantes sindicales, o
a la opción de dejar constancia en los sistemas de quejas que disponga la empresa. En el fondo,
como señala Burawoy (1989), los lugares de trabajo burocratizados y con acentuadas divisiones
de trabajo terminan mitigando el potencial autónomo y crítico de la organización y acción co-
lectiva, al restringir los trabajadores a sus tareas laborales y al canalizar agravios y conictos más
amplios a través de vías organizacionales.
Desde esta perspectiva, el conicto en el proceso de trabajo se institucionaliza y deviene en
formas burocráticas de negociación colectiva que terminan legitimando las formas de control
desplegadas en la empresa. Las disconformidades se tienden a expresar en exigencias relativas
a benecios salarios (bonos), tratos “justos” por parte de las capas supervisoras, programas de
capacitación y posibilidades de promoción (Edwards, 1978). Para que tales demandas sean con-
cedidas, la dirección de la empresa debe identicar entusiasmo y disposición colaborativa de
parte de los trabajadores. Así entonces, se genera un círculo vicioso que hace improbables las
opciones de resistencia que vayan más allá de las estructuras burocráticas del control corporativo
(Edwards, 1978; Burawoy, 1989). De esta manera, las reacciones de los trabajadores frente al
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 43
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
control estructural, en particular en su variante burocrática, estarían más cercanas al denomi-
nado “consentimiento” (Burawoy, 1982) que a la resistencia.
De cualquier manera, poco a poco comienzan a emerger con fuerza demandas que abogan por
“mayor democracia” y “mayor autonomía” en los espacios de trabajo, o en sus formas más radica-
les, control obrero de la producción (Tronti, 2001). Esto da paso al diseño de nuevas modalida-
des alternativas de control que comienzan a señalar la importancia de atender a esas demandas
del mundo del trabajo para aumentar el compromiso corporativo. Se comienzan a desarrollar
experimentos manageriales que empoderan y permiten mayores grados de autogestión en el
trabajo. Incluso se llega a probar que ese management alternativo es menos costoso y más pro-
ductivo (Edwards, 1978). Pues, como señalan Ackroyd & ompson (1999), los costos ocultos
de este régimen de control son considerables: “La baja gestión de la conanza es convencionalmente
una gran administración: burocratizada, gobernada por reglas (...)” (p. 31).
En denitiva, cabe preguntarse: ¿por qué fracasan las estrategias de control directo, como la
modalidad burocrática? Para Friedman (1977), el contexto de creciente competencia interna-
cional impedía que se sigan aumentando los salarios. De todos modos, y más allá del contexto
especíco, el problema de esta estrategia radica en la concepción ingenieril que concibe a los
trabajadores como máquinas que se guían únicamente por intereses económicos. La descali-
cación continua de los trabajadores se contradice con la creciente necesidad de fuerza laboral
exible y polifuncional ante cambios técnicos y demandas uctuantes del mercado. En palabras
del propio Friedman (1977: 50),
“El problema es que las personas no son máquinas. Pueden vender su fuerza de trabajo, pero no pueden
alienar sus mentes o voluntades. De acuerdo con la estrategia de control directo el capital debía dominar la
independencia de los trabajadores y sus voluntades apelando a sus intereses económicos individuales (…) La
voluntad de los trabajadores no es simplemente guiada por intereses económicos”.
4.3. Control normativo
Como respuesta a las formas de resistencia y crítica obrera de las últimas décadas del siglo XX
(Tronti, 2001), y en el marco de los procesos de reestructuración productiva bajo los nuevos
idearios post-fordistas y la creciente competencia en los mercados nacionales y globales, el ma-
nagement redescubre las potencialidades del “capital variable” y comienza a desplegar nuevos
mecanismos de control normativos en las empresas. Esto se vislumbra en la industria manufac-
turera durante los años setenta y, posteriormente, en la década de los ochenta, se traslada con
fuerza al pujante sector de los servicios.
Como señala ompson (2011), si bien todas las prácticas de control manageriales involucran
dimensiones normativas, en este caso están explícitamente diseñadas para “interactuar con co-
razones y mentes”, vale decir, para “capturar” las subjetividades de los trabajadores bajo idearios
deseables para el éxito de la empresa. Adquieren protagonismo las nuevas técnicas de GRH,
44FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
cuyas estrategias de control se dirigen hacia el compromiso de los trabajadores y empleados con
determinados valores, emociones o identidades corporativas.
En esta modalidad normativa de control se pueden distinguir dos dimensiones principales iden-
ticadas en la literatura de LPT: (1) la “autonomía responsable” o el knowledge management,
new management o soft management, que aborda principalmente a trabajadores y empleados ca-
licados, de planta, con conocimiento técnico o profesional especializado y mayor estabilidad
y proyección en sus lugares de trabajo, y (2) el aesthetical emotional management que apunta
especialmente a trabajadores con baja calicación y altos niveles de rotación (turnover), que
operan en servicios de rutina como las salas de venta del retail o los call centres. Esta distinción
es estrictamente analítica, pues ambas dimensiones son complementarias y, en la práctica, se
encuentran estrechamente vinculadas: la “autonomía responsable” se puede encontrar en cen-
tros de servicios de rutina, y el management estético o emocional está presente en los espacios de
trabajo con altos niveles de calicación.
4.3.1. “Management del conocimiento” o “autonomía responsable”
Esta dimensión de los mecanismos de control normativos emerge en un contexto en el cual
aumenta la resistencia obrera a las directrices del control estructural y en el que no existe un im-
portante ejército industrial de reserva para trabajadores crecientemente calicados. De acuerdo
a Ackroyd & ompson (1999), la fuerte competencia en los mercados nacionales e internacio-
nales ha gatillado que las empresas se comiencen a centrar en la calidad de los bienes y servicios
que se ofrecen. Esto implica obtener altos niveles de compromiso de los empleados y trabajado-
res para con la empresa, por lo que el new management ha puesto atención en cuestiones como
la autonomía, la conanza y la participación en la corporación.
La noción de “autonomía responsable” problematizada por Friedman (1977) sintetiza bien esta
idea emergente del new management. Reere a los amplios grados de discreción que se les con-
cede a los trabajadores en la dirección de sus tareas, además de un mayor involucramiento con
respecto a las decisiones que toma la dirección de la empresa. Se trata, de acuerdo al autor,
“[de la] combinación entre hacer el trabajo más interesante (apelando a deseos de sociabilidad, seguridad,
desafío y variedad), eligiendo a los trabajadores más aptos para las tareas requeridas, y ejerciendo un
management de manipulación de sentimientos, alentando sentimientos de lucha de equipo y beneciando
lealtades” (Friedman, 1977: 52).
Los aspectos fundamentales de la autonomía responsable, como parte del paradigma del knowle-
dge management, son: (1) reducir las jerarquías y superar la tradicional distinción entre plani-
cación y ejecución de labores, (2) buscar la identicación del trabajador con los objetivos de la
empresa fomentando su participación y mejorando los sistemas de comunicación, (3) invertir
continuamente en capital humano y fomentar la innovación y (4) potenciar su adaptabilidad y
responsabilidad individual y colectiva frente a contextos que exigen mayor exibilidad (Andy
Friedman, 1977; Martínez, 2010; Stewart, 2006; ompson, 2010; ompson & Smith, 2009).
Para ello, esta modalidad de control requiere un aparato ideológico corporativo y el otorgamien-
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 45
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
to de status y responsabilidades a los trabajadores, cuyos desempeños pasan a evaluarse a través
de la versión nal de determinados productos o de los índices de productividad de la empresa
(Friedman, 1977).
En el fondo, el new management busca fomentar las culturas organizacionales participativas y
los valores de compromiso con la empresa. Como señala Smith (2015), para lograr el auto-dis-
ciplinamiento de los trabajadores, las diversas políticas de relaciones humanas buscan involucrar
y no meramente coaccionar al trabajador. En este sentido, la participación de los trabajadores en
las dinámicas corporativas resulta fundamental. En palabras de Martínez (2010),
“La participación se está reestructurando gerencialmente para socavar cualquier mecanismo representativo
autónomo e independiente y para vincularlos más cerca de las necesidades y las agendas de las organizacio-
nes capitalistas” (p.119).
Los focos de estas nuevas formas de participación pasan a ser las necesidades de producción de
la empresa. Esto reeja un nuevo micro-corporativismo donde el futuro de los sindicatos está
ligado al futuro de la empresa.
Se pueden identicar tres dimensiones que atraviesan los espacios de participación orquestados
desde las nuevas técnicas de GRH (Elger & Smith, 2010; Martínez, 2010; Martínez & Stuart,
2005; Stewart, 2006; Ackroyd & ompson, 1999).
Por un lado, se encuentra la “renovación del tema de la incorporación sindical” (Stuart & Mar-
tínez, 2005), según la cual los sindicatos, a cambio de benecios mínimos, se adhieren a los
objetivos económicos y comerciales de la corporación para asegurar una posición importante
y un grado relativo de inuencia dentro de esta. La GRH busca hegemonizar las relaciones
laborales en la corporación, asociándose con el principal sindicato existente. En muchos casos,
estas asociaciones (partnership) han constituido un dispositivo de legitimación para asegurar las
directrices manageriales en contextos de cambio y reestructuración corporativa. Se compromete
a los sindicatos a trabajar con la gerencia en agendas corporativas, creando así el problema de
que se conviertan en parte de la administración. De acuerdo con Martínez & Stuart (2005),
esto contrasta con los procesos de negociación colectiva donde los sindicatos participan autó-
nomamente en las negociaciones colectivas, pero no en la implementación de las decisiones que
se tomen.
Una segunda dimensión relevante tiene que ver con “las nuevas formas de participación simbó-
lica e incorporación cultural” (Ackroyd & ompson, 1999; Martínez & Stuart 2005; Martí-
nez, 2010). Las empresas en ciertos contextos conciben a la mano de obra como parte de una
“familia”, con intereses compartidos asociados a los ideales y símbolos de una empresa. Se trata
de un creciente interés en que la fuerza de trabajo esté vinculada con la imagen de la empresa.
Se refuerza la identidad colectiva de la fuerza de trabajo a través de mecanismos tales como el
trabajo en equipo, reuniones masivas dirigidas por la gerencia, nuevas formas de comunicación
y el desarrollo de declaraciones de visión, misión y valores corporativos que otorgan gran im-
portancia a los intereses comunes de los trabajadores, gerentes y dueños. Sin embargo, como
señalan Ackroyd & ompson (1999),
46FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
los empleadores en estos días argumentan desear que los empleados puedan expresarse y explorar su
potencial, pero en realidad están interesados en este tipo de capacidades sólo en la medida en que sea
conducente al benecio de la organización” (p. 102).
En el fondo, estos nuevos espacios “colectivos” de representación intentan desplazar formas
colectivas autónomas e independientes que provengan del mundo del trabajo y el compromiso
sindical con estas puede servir para legitimar el papel del management en la empresa. En pala-
bras de Martínez (2010), “(…) se utiliza un lenguaje inclusivo que desplaza los antagonismos dentro
de la relación de empleo y reorganiza la discusión en relación con la competencia corporativas” (p. 122).
La estrategia normativa del new management consiste en suponer que la “buena conducta” y el
“buen trabajo” en las empresas es una cuestión acordada por las partes de una empresa, por lo
que la disciplina se vuelve más un asunto informal de “conanzas” y el control pasa a ejercerse
en nombre de la “colectividad” que forma parte de la corporación. Quienes forman parte de
la corporación participan supuestamente de los procesos de decisión y de reconocimiento de
reglas, por lo que el disciplinamiento pasa a ser “interno”, en tanto modalidad de “auto-control
colectivo” (Ackroyd & ompson, 1999).
Una tercera dimensión se relaciona a la “participación directa e incorporación gerencial y ope-
racional” (Stewart, 2006; Martínez, 2010; Elger & Smith, 2010). Inspirado en los modelos ja-
poneses de gestión, se trata del empoderamiento de “equipos de trabajo” o “círculos de calidad”,
presionados por la competencia y vigilancia entre pares (management by stress). Se transere
la carga de representación y control sobre los hombros de los propios trabajadores, quienes se
sienten impulsados a participar continuamente en el suministro de ideas y mejoras a través de
equipos y esquemas de sugerencias (Martínez, 2010; Elger & Smith, 2010). Finalmente, como
señala Stewart (2006), los trabajadores terminan haciendo el trabajo de la gerencia, aunque sin
el rol y la posición política y estratégica de los altos directivos.
Así pues, estos “equipos de trabajo”, por un lado, reducen la solidaridad entre los trabajadores
a través de dinámicas de competencias grupales y, por otro, disminuyen el poder de los pe-
queños grupos para interrumpir el proceso completo a través del sabotaje o la huelga. Esto,
considerando que los equipos de trabajo realizan tareas paralelas que no se retroalimentan ne-
cesariamente entre sí, por lo que su eventual interrupción no corta los circuitos de valorización
del capital (Friedman, 1977). En términos de Burawoy (1985), estos programas de “calidad de
vida laboral” y “círculos de calidad” representan el intento de la administración de invadir los
espacios informales que tradicionalmente tenían los trabajadores en la empresa, movilizando así
su compromiso para una mayor productividad corporativa. Se trata de prácticas de “despotismo
hegemónico”. Como señalan Stewart & Martínez (2011), son nuevas formas de gestión que,
bajo el alero de la unidad de Recursos Humanos de la empresa, desarrollan una retórica conci-
liadora pero que, en el fondo, entiende al centro de trabajo como el campo de batalla en donde
se disputa la hegemonía.
En el marco de las discusiones que exponentes de la LPT entablaron con autores de líneas
post-estructuralistas en torno al problema del control normativo del new management, cabe pre-
guntarse: ¿qué tan efectivas han sido las nuevas técnicas de GRH? De acuerdo con ompson
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 47
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
(2011), la GRH enfrenta una crisis de conanza y una pérdida de legitimidad frente a las partes
interesadas. Esto es especialmente evidente en los mercados laborales con alto nivel de rota-
ción y bajas calicaciones, pero también en los “trabajadores del conocimiento” teorizados por
“gurús” del new management como Peter Drucker. No se han creado las sucientes condiciones
para que los trabajadores muestren iniciativa interna, asuman mayores responsabilidades y se
identiquen con la “marca” de la empresa. Como expresa el autor,
“Se ha vuelto cada vez más difícil mantener narrativas de recursos humanos optimistas a través de períodos
de reducción de personal, reingeniería nanciera y reestructuración perpetua. Las organizaciones están cada
vez más dominadas por los principios del ‘racionalismo de mercado’, y las intervenciones normativas que
promueven el compromiso y se centran en la cultura del cambio son cada vez menos relevantes o margina-
lizadas” (ompson, 2011: 359).
Así pues, el discurso de la GRH es tildado de “optimista-ingenuo”, pues los vaivenes de la
economía política capitalista y la “disciplina del mercado” terminan restringiendo sus posibili-
dades de éxito, lo que permite cuestionar la efectividad de estos “modelos” de new management
(ompson & Hartley, 2007). Según ompson (2011) y Cushen & ompson (2012), la evi-
dencia mostraría que el alto rendimiento en los procesos de trabajo no necesariamente protege a
una empresa o a un grupo de empleados y trabajadores, considerando también los “trabajadores
del conocimiento” que se involucran en procesos de trabajo que requieren niveles importantes de
especialización técnica. En este sentido, la “disciplina del mercado” es, en muchos casos, la que
termina forzando a que los trabajadores cumplan con los estándares corporativos requeridos. En
este sentido, la línea dura (hard) de la GRH, que se enfoca en aspectos como el rendimiento, la
enfermedad, las ausencias y los ritmos de trabajo, es la que nalmente termina imponiéndose
(ompson, 2011).
4.3.1. “Management estético y emocional”
Si bien se entrelaza con la idea de la “autonomía responsable” referida anteriormente, esta di-
mensión del control normativo va más allá, abordando aspectos como las trayectorias de vida,
las sexualidades, las emociones y las apariencias (estéticas) de los trabajadores; vale decir, las
“calicaciones no formales” o “habilidades” (skills) (Manwaring & Wood, 1984). De acuerdo a
ompson, Warhurst & Callaghan (2001), se trata de aspectos, prácticas y comportamientos
informales que el viejo management del paradigma taylorista-fordista no supo aprovechar. Esta
dimensión del control normativo involucra a amplias capas de sectores precarizados en el mun-
do del trabajo, particularmente en el creciente sector terciario, pero la literatura de la LPT se
ha centrado principalmente en trabajadores de servicios de rutina (como línea de ventas o call
centres).
La idea de un management estético y emocional parte de la base de que, en el capitalismo
neoliberal de las últimas décadas, en términos cuantitativos no ha crecido tanto la “economía
del conocimiento” como sí lo han hecho las áreas de servicios de rutina de baja calicación y
48FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
salarios exiguos (ompson & Warhurst, 1998). La mayoría de estos trabajos son ocupados
por mujeres trabajadoras y a tiempo parcial, y el contenido de su trabajo es altamente rutinario
y rigurosamente supervisado. De esta manera, y considerando los nuevos empleos que se han
constituido en los países desarrollados, adquiere mayor relevancia cuantitativa una GRH que
apunte no tanto al trabajador del conocimiento (knowledge worker), sino al trabajador de servi-
cios de rutina.
De ahí que ompson et. al. (2001: 227) distingan entre “tipos de conocimiento”:
“Hay conocimiento que es abstracto y perteneciente a conceptos, teorías y fórmula. En contraste, hay conoci-
miento organizacional especíco relacionado con aquello que no es generalizable, técnico o formal, pero que
puede ser sistematizado en procedimientos, políticas, rutinas y roles. Luego, hay conocimiento social o social
derivado de un enfoque más amplio de conocimientos, valores y creencias compartidos; o conocimiento tácito
que proviene de práctica y experiencia y que se puede compartir entre colegas de trabajo”.
En el caso de los trabajadores de servicios de rutina, ¿cuál es el conocimiento que el manage-
ment busca apropiar? Según los autores, el conocimiento que es contextual, social y tácito se ha
considerado de menor valor o importancia para trabajar. Se considera que la ventaja competitiva
para las empresas yace en el desarrollo de conocimiento abstracto en lugar de práctico, y en el
fomento del conocimiento derivado de entendimientos y valores compartidos, en lugar de los
relacionados con los procedimientos y políticas. Sin embargo, en el conocimiento práctico, in-
formal y tácito está la clave para entender la emergencia del management estético y emocional
(ompson et. al., 2001).
El estudio de Fuller & Smith (1991) es uno de los primeros en relevar la importancia que tiene
el cliente y el consumidor para las nuevas modalidades de control managerial. Se centra en los
trabajos de servicios “interactivos” en los cuales la forma en que el trabajador se ve y actúan
pasa a formar parte del producto que se ofrece. Así pues, los empleadores, en su búsqueda de
una ventaja competitiva a través de una calidad de servicio consistente, estarían desplegando
modalidades de control “discreto”, buscando incorporar las habilidades tácitas, interpersonales
y afectivas de los empleados y trabajadores. De cualquier modo, cabe mencionar que una de las
conclusiones de estudio indica que estas nuevas técnicas de gestión, más allá de lograr cierto
disciplinamiento funcional a los intereses comerciales de la rma, no lograron uno de sus prin-
cipales objetivos: la internalización de “valores corporativos” por parte de los trabajadores.
Los estudios posteriores de Bolton (2004, 2009), con un enfoque que combina aportes de la
LPT y del interaccionismo simbólico, aportaron más evidencia en la materia. El autor parte de
la noción de “trabajo emocional”, acuñada por Hochschild (1983), para referirse a los trabajos
del sector de servicios en que no se despliegan tanto aptitudes físicas y mentales sino emociona-
les. De acuerdo a Hochschild (1983), en la interacción entre el empleado y el cliente, se requiere
que los empleados manipulen sus propias emociones y las del cliente como parte de su trabajo
asalariado y para el benecio comercial de la empresa. En esta línea, Bolton enfatiza en que los
nuevos regímenes de gestión apuntan a obtener ventajas comerciales mediante la extensión del
control sobre aspectos emocionales del trabajo. Los productos del “trabajo emocional” pueden
parecer intangibles, pero en realidad se trata de una actividad formativa con consecuencias ma-
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 49
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
teriales: es un trabajo duro y productivo, involucra agentes conocedores y “gerentes de emocio-
nes multidisciplinares” (Bolton, 2004; 2009). Así pues, en lugar de proscribir emociones, como
ha sido la postura de las anteriores modalidades tayloristas de control, el management emocional
ha ideado políticas para prescribirlas de acuerdo a sus intereses comerciales (Bolton, 2009).
Así como en el estudio de Fuller & Smith (1991), Bolton (2004) señala que en su dimensión
“prescriptiva”, que busca el compromiso emocional de los trabajadores con los objetivos cor-
porativos, el management emocional no ha tenido mucho éxito. Si bien hay quienes disfrutan
de un sentido de pertenencia creado por una cultura de empresa cuidadosamente elaborada, la
gran mayoría o bien están motivados exclusivamente por cuestiones materiales, como las posi-
bilidades de promoción o de bonicación, o simplemente consienten de manera cínica para (…)
sobrevivir a la vida organizacional” (Bolton, 2004: 96).
La dimensión en la cual el management emocional ha tenido más éxito en el sector de servicios es
la “pecuniaria”, es decir, la gestión de emociones de acuerdo con “valores comerciales” en base
a intereses de clientes y consumidores. Las prácticas del marketing se encargan de denir las
posiciones de las empresas dependiendo de los productos y servicios ofrecidos y sus nichos de
mercado determinados. En esta dimensión “pecuniaria” reside una de las claves que ha movili-
zado el capital para su proceso de valorización: la “actitud positiva”, la “alegría”, la “asertividad
e incluso la “empatía” con el cliente son algunas de las emociones que persigue el management
emocional (Bolton, 2004). Como señalan Warhurst & Nickson (2007: 388), “el trabajo emo-
cional coloniza la comprensión de las habilidades blandas y las habilidades blandas se equiparan con
actitudes”.
Existen varios trabajos que, utilizando enfoques de la LPT, han retomado los estudios de Ho-
chschild (1983) y Bolton (2004). Uno de ellos es el de Woodcock (2017) quien arma que en
los call centres se demanda “trabajo emocional de los trabajadores. Si los guiones (scripting)
marcan los ritmos, tonos, pausas y énfasis necesarios para hacer un buen trabajo, las denomi-
nadas buzz sessions son espacios en que los supervisores intentan motivar a los trabajadores a
través de charlas y juegos varios. A modo de couchs, los supervisores hacen énfasis en el uso de la
empatía, la paciencia, el entusiasmo y el humor para llevar a cabo las ventas. En el fondo, existen
esfuerzos de la gerencia por crear climas agradables de trabajo a través de iniciativas como los
meses temáticos y los sistemas de compensaciones simbólicas para los buenos vendedores (asistir
a cócteles, o salir a restaurantes y bares), exigiendo a los trabajadores que se adapten a un clima
de bromas y diversión, y que disfruten su trabajo.
De cualquier manera, Woodcock (2017) reconoce los límites de esta modalidad normativa de
control, pues existe una evidente tensión entre las metas cuantitativas y cualitativas del mana-
gement. Los trabajadores deben hacer más llamadas durante su turno y luego intentar cerrar las
ventas en cada una de las llamadas. Las cualidades efímeras necesarias para ser un buen ven-
dedor son difíciles de cuanticar. En las reuniones de evaluación (llamadas “1-2-1”), se aprecia
la dicultad de las gerencias y las capas supervisores para precisar qué era lo que realmente se
debía mejorar. Pues, ¿qué signica adquirir una actitud “conada” y “asertiva” durante una lla-
mada telefónica? En palabras del autor,
50FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
“(…) ninguna estrategia puede garantizar una venta en todos y cada uno de los encuentros. El uso de la
emoción y el humor son por denición subjetivos y reciben respuestas diferentes. Por lo tanto, lograr la dis-
ciplina sobre el proceso de trabajo es particularmente difícil” (Woodcock, 2017: 73).
Estrechamente vinculado al “trabajo emocional”, se identica el “trabajo estético”, que se puede
denir como el suministro de capacidades y atributos sociales y estéticos que los trabajadores
incorporan al momento de entrar a un empleo determinado. La demanda del empleador de
habilidades y competencias estéticas es cada vez más frecuente debido a su utilidad comercial
percibida. Esto, pues el “atractivo estético” del personal no sólo permite captar más clientes o
consumidores, sino que, en la medida en que la competencia se intensica, permite distinguir a
una corporación de otra (ompson et. al., 2001)
En este marco, de acuerdo con ompson et. al. (2001: 931),
“Los empleadores movilizan, desarrollan y comercializan estas capacidades y atributos a través de procesos
de reclutamiento, selección y capacitación, transformándolos en competencias y habilidades que luego están
orientadas estéticamente a producir un ‘estilo’ de servicio deliberadamente destinado a atraer los sentidos de
los clientes, obviamente de una manera visual o auditiva”.
De alguna manera, se trata de complementar las habilidades sociales y técnicas con las estéticas
y, así, producir una interacción estratégicamente favorable con el cliente. En muchos casos,
el management ltra deliberadamente en la selección de personal de acuerdo a determinadas
disposiciones sociales y estéticas, como el lenguaje, las vestimentas, las maneras y estilos de
expresión, o la forma del cuerpo. Luego, a través de la capacitación, se continúa moldeando
al personal de acuerdo a los “empleados modelos” deseados por la empresa. ompson et. al.
(2001) se reeren al ejemplo de la exigencia de una voz y acento determinados y exigidos por el
management en tiendas comerciales y call centres. Se les instruye cómo permanecer de pie mien-
tras trabajan, qué vestimenta ponerse, e incluso qué palabras se les debe decir a los clientes. En
muchos casos incluso se buscan determinadas “experiencias o trayectorias de vida” en la medida
en que son condiciones adscritas a trabajadores que facilitarían el despliegue de ciertas actitu-
des, emociones y apariencias. Tal es el caso de las trabajadoras “dueñas de casa” o que “crían
hijos”, que cumplirían con un perl de “empatía” y “comprensión” que es idóneo para los nes
de una determinada empresa, como los call centres.
Para cerrar este apartado, es importante distinguir entre tres niveles de movilización de traba-
jo emocional y estético por parte del management. Por un lado, se encuentran las emociones,
apariencias y sexualidades impulsadas por los propios trabajadores para benecio propio, como,
por ejemplo, quedar seleccionados en una corporación especíca. En este caso la empresa no
alienta tales atributos y no necesariamente se ve beneciada de ellos. Un segundo nivel reere
a la mera “suscripción” por parte de la empresa de determinadas emociones y apariencias. Por
ejemplo, los empleados son seleccionados porque tienen las personalidades correctas y/o porque
son atractivos, pero una vez en el trabajo, tales atributos no se estimulan necesariamente (War-
hurst & Nickson, 2007). El último nivel involucra la movilización y desarrollo activo, por parte
del management, de las emociones y atributos de los trabajadores. Tal es el caso de las estrategias
deliberadas de sexualización del trabajo de determinadas empresas orientadas al marketing y la
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 51
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
clientela. Al prescribir la apariencia de los empleados, algunas organizaciones han ido renando
aún más su imagen corporativa deseada para incluir la movilización, el desarrollo y la mer-
cantilización del atractivo sexual de los trabajadores (especialmente en el caso de trabajadoras
mujeres jóvenes) (Warhurst & Nickson, 2007).
Más allá de la distinción analítica entre estos tres niveles, para la LPT es fundamental com-
prender que la práctica provechosa del conocimiento social y tácito que involucran el trabajo
emocional y estético es todavía una cuestión de lucha por las “fronteras del control” entre traba-
jadores y gerentes (ompson et. al., 2001).
52FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
5. REACCIONES A LOS MECANISMOS DE
CONTROL
En este capítulo, se revisan las principales reacciones de los trabajadores frente a los mecanismos
de control que se han estudiado y teorizado desde la LPT. Primero, se parte revisando la noción
de “resistencia” que, en tanto respuesta a los mecanismos de control, desempeña un rol crucial
gatillando transformaciones en los procesos de trabajo. Luego, se problematiza la idea de “mal
comportamiento organizacional” como base fundamental de todo acto de resistencia. En tercer
lugar, yendo más allá de la dialéctica control-resistencia desarrollada en la teoría nuclear de la
LPT, se pone sobre la mesa el problema del consentimiento frente al management. Finalmente,
y considerando todos los apartados del capítulo, se vuelve a reexionar sobre la importancia
de entender analíticamente la resistencia frente a los mecanismos de control en los procesos de
trabajo.
5.1. Resistencia
En los postulados centrales de la teoría del proceso de trabajo se ha señalado que, ya sea im-
plícita (ompson, 1990) o explícitamente (Jaros, 2005; Martínez, 2010), hay una crítica ética
y un posicionamiento político del investigador en el antagonismo estructurado entre capital y
trabajo. En ese marco, el investigador de la LPT buscará posicionarse y fortalecer a los traba-
jadores y sus organizaciones. Por ende, desde los inicios del debate de proceso de trabajo, existe
una preocupación por parte de los teóricos por identicar las formas de resistencia de los tra-
bajadores al régimen de producción capitalista, en tanto en estas acciones habría un potencial
de organización y rechazo al trabajo vigente (Woodcock, 2017) y/o desafío al control gerencial
(Hodson, 1995). La resistencia en el esquema de la LPT sería desde un inicio la contraparte
al control: “como categoría analítica, la resistencia del trabajador asume una dialéctica con el control
gerencial, el cual es el resultado del antagonismo entre capital y trabajo dentro del proceso laboral capi-
talista (…)” (Ackroyd & ompson, 1999: 24).
En los trabajos de Friedman (1977), Edwards (1979) y Edward & Scullion (1982) ya hay una
preocupación por la resistencia de los trabajadores, luego de la inicial ausencia del sujeto por
parte de Braverman (1974)3 y de la debilidad de esta temática en los estudios de las relaciones
3 Braverman (1974) se centró en las características del control en lugar de las iniciativas de los em-
pleados, mientras que muchos otros contribuyentes prominentes (Friedman, 1977; Edwards, 1979)
intentaron establecer una dialéctica de control gerencial y resistencia del trabajador como la dinámica
central que puede explicar por qué el proceso laboral capitalista adquiere formas particulares en períodos
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 53
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
industriales inglesas de la posguerra, que le daban protagonismo al estudio de los sindicatos, las
negociaciones colectivas y las huelgas laborales por sobre las resistencias en el lugar de trabajo
(Ackroyd & ompson, 1999). El redescubrimiento del conicto en el lugar de trabajo, bajo la
forma de resistencias, matizará las tesis que decretaban el progresivo declive del conicto labo-
ral en los inicios del siglo XXI (Hebdon & Noh, 2013).
Pese a las consideraciones iniciales de los investigadores de la LPT por la resistencia, el con-
cepto permaneció “subdesarrollado” hasta nes del siglo XX (Hodson, 1995). Para este último
autor, los estudios que trataron el tema, tanto dentro como fuera de la LPT, no ofrecen un
modelo teórico sistemático, lo que impide desarrollar teorías del lugar de trabajo que incluyan
el activo rol de los trabajadores, quienes muy a menudo son tratados como pasivos portadores
de actitudes como la satisfacción laboral o el compromiso con la empresa, o como portadores de
fuerzas estructurales fuera de su control. Hodson (1995: 80) ofrece una satisfactoria denición
usada en diversos estudios empíricos: “cualquier acto individual, o de un grupo pequeño, destinado
a mitigar demandas (o pretensiones) de la administración sobre los trabajadores o destinado a avanzar
en las demandas de los trabajadores frente a la administración”.
El modelo teórico de Hodson (1995) identica cuatro grandes tipos de resistencia de los tra-
bajadores, que serían paralelos a los cuatro tipos de control ya desarrollados por autores como
Edwards (1979). El primer tipo sería “desviando el abuso”, que constituiría la contracara del
control directo. El segundo es “regulando la cantidad e intensidad de trabajo”, que sería típico
en el control técnico, apareciendo en la idea de la “negociación del esfuerzo”. La tercera sería
“defendiendo la autonomía”, vale decir, luchas en torno a los procedimientos y la organización
de las tareas en el lugar de trabajo, en el marco del desarrollo de mecanismos de control buro-
cráticos. Por último, está la resistencia “expandiendo el control de los trabajadores”, que se torna
posible en las nuevas formas de control normativo que se basan en los esquemas de participación
de los trabajadores. Pese a esta asociación entre formas de resistencia y control, el autor señala
que cada forma de resistencia no se circunscribe a las respectivas modalidades de control. En el
fondo, cada una de las “agendas de resistencia” puede emerger en cualquier régimen de trabajo.
A continuación, se presenta una breve descripción de estas agendas de resistencia en base a los
escrito por Hodson (1995).
1) Desviando el abuso
Según Hodson (1995), en los regímenes de control directo los trabajadores suelen ser tratados
de forma abusiva por sus supervisores, ya sea psíquica o psicológicamente. Frente a este “abuso”,
los trabajadores pueden reaccionar “dejándolo pasar” o pueden “desviarlo”, “negarlo”, e incluso
“buscar revancha”. Si bien en los sistemas de control directo es donde probablemente haya más
abusos, estos no se restringen a aquél.
La resistencia al abuso no necesariamente tiene objetivos claros. Puede ventilar frustraciones de
los trabajadores o incluso desencadenarse “por diversión”. En los regímenes de control directo,
se identican dos cuestiones claves para la resistencia: “la duplicidad” de los trabajadores, o el
o circunstancias determinados” (Ackroyd & Thompson, 1999: 23)
54FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
“doble estándar”, y el apoyo social hacia los actos de resistencia por parte de otros trabajadores.
La “duplicidad” involucra formas de resistencia ocultas de modo que, en el marco de estos regí-
menes de vigilancia y control directo, los trabajadores no sean reprimidos por sus acciones. Para
ocultar su acción, los trabajadores en presencia del jefe sonríen y, cuando éste se va, lo insultan
por la espalda. Por otro lado, en estos regímenes de control simple las acciones de resistencia
tienden a tener un alto apoyo social en tanto el abuso extendido provoca rechazos y solidaridades
entre los trabajadores (Fantasia, 1988, citado por Hodson, 1995).
2) Regulando la carga de trabajo
Por lo general, dirá Hodson (1995), los trabajadores evitan trabajar en exceso. La intensidad y
duración del trabajo es un área clave de disputa entre trabajadores y management, tematizada por
diversos autores de la LPT (y anteriores a esta tradición teórica) como “negociación del esfuerzo”,
cuya expresión clásica es bajo las formas de control técnico. Como bien muestra Hodson (1995),
esta negociación es solo una forma de resistencia de los trabajadores, pero no la única. Formas
clásicas de este tipo de resistencia son: destinar espacios y momentos del trabajo a proyectos
personales propios, llegar tarde al trabajo, las pausas laborales, la presión social a no trabajar por
sobre “lo normal” por parte del grupo de trabajadores, el ausentismo, el irse antes del n de la
jornada, hacerse el “tonto” frente a los procedimientos, entre otras.
3) Defendiendo la autonomía
El control burocrático en el lugar de trabajo se expresa en un mercado interno que regula los
ascensos laborales, en una negociación colectiva entre empresa y sindicato que regula salarios y
benecios, en la división clara de tareas y en la existencia de procedimientos de quejas o reclamos
formales (Edwards, 1979). En este régimen, las resistencias como autonomía, según Hodson
(1995), se expresan hacia las reglas burocráticas de la empresa, buscando resguardar espacios
informales que escapen a la extensa regulación burocrática de la corporación. Estas resistencias
las desarrollarán principalmente trabajadores calicados y profesionales en defensa de sus están-
dares de trabajo, protegiendo sus derechos de determinar los procedimientos operacionales en
sus trabajos. Estas resistencias suelen darse cuando determinado régimen de trabajo artesanal
y/o profesional comienza a ser administrado y gobernado por reglas burocráticas. La gura del
managment es vista por estos trabajadores como una imposición externa y parasitaria sobre sus
labores. En la defensa de su autonomía, los trabajadores pueden expandir las brechas y generar
conictos “laterales” hacia otros trabajadores con menos autonomía:
“Los esfuerzos de los trabajadores de diseñar circunstancias más viables para ellos también pueden dirigirse
contra otros grupos de trabajadores. La defensa de la autonomía puede incluir la protección de las prerro-
gativas de los grupos de trabajadores contra las incursiones tanto de la gerencia como de otros trabajadores”
(Hodson, 1995: 97).
4) Expandiendo la participación de los trabajadores
Según Hodson (1995), a nes del siglo XX muchos trabajadores son invitados en la empresa
moderna para tomar parte en varias formas de participación en el lugar de trabajo, con el objetivo
del crecimiento de la productividad a partir del compromiso y esfuerzo de los trabajadores (y la
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 55
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
disminución de la planta de trabajadores). Dentro de los objetivos corporativos, también se busca
socavar al sindicato existente, evitar la creación de uno, o establecer un compromiso –o consor-
cio– entre el sindicato y el management. Esta participación de los trabajadores está construida
sobre la idea ya mencionada de la “autonomía responsable” estudiada por Friedman (1977), y
muchas veces emerge como respuesta a las mismas resistencias de los trabajadores: “es una solución
al clásico problema de las resistencias de los trabajadores, colocando sus conocimientos de producción en
servicio a la racionalización” (Hodson, 1995: 99). Frente a estas ofertas de participación, muchas
veces no transparentes, los trabajadores pueden responder de diversas maneras según las razones
y presiones que se les ofrezcan. Hodson (1995) dirá que una forma muy presente de participa-
ción es la no entusiasta y sin motivación. Los trabajadores participarían por miedo a represalias
o simplemente por retribuciones materiales. El mismo autor muestra ejemplos de participación
de trabajadores que ideológicamente adscriben a estas formas de trabajo, pero que en la práctica
realizan rituales informales que ironizan y son cínicos con la participación. O trabajadores a los
que les motiva la idea de participar en la producción por diversas retribuciones, pero que cuando
se les dice lo que implica, y el tiempo extra de trabajo que requiere, simplemente se niegan a ha-
cerlo. Por último, el autor también dirá que los esquemas de participación en la empresa pueden
terminar empoderando a los trabajadores, generando fuertes identidades entre ellos mismos y un
alto sentido de ecacia política: “el ámbito de su poder y la autonomía de los trabajadores se expande
potencialmente mediante las nuevas formas de participación” (1995: 23).
Pues bien, de manera adicional a la tipología de Hodson (1995), en la revisión de la literatura de
la LPT se han identicado dos formas más de clasicar las resistencias de los trabajadores, una
bastante abstracta y genérica (Hebdon & Noh, 2013) y otra más acotada a un sector de trabaja-
dores en especíco (Woodcock, 2017). A continuación, se presentan estas clasicaciones tras una
breve explicación de los objetivos de ambos textos.
Hebdon & Noh (2013) buscan construir una teoría que relacione las distintas expresiones del
conicto en el trabajo, es decir, formas como el ausentismo, el robo, el sabotaje, las quejas/ma-
lestares, las acciones en el trabajo y las huelgas. Los autores sostendrán que hay un proceso por
el cual el conicto en el lugar de trabajo se desarrolla a partir de expresiones individuales, para
luego pasar a formas más avanzadas y colectivas, como las huelgas. Las acciones individuales y
encubiertas del conicto en el lugar de trabajo serán una forma preliminar y latente del conicto
colectivo. Lo que plantearían, siguiendo los aportes de la psicología social, sería una teoría del
conicto escalonada que sugiere que el estallido de una forma de conicto raramente es un acto
espontáneo, sino más a menudo la manifestación de patrones en aumento de interacción nega-
tiva entre los actores. Por lo tanto, en este marco teórico, las diferentes formas de expresión del
conicto tienen una relación interdependiente, de tal manera que el conicto lanzado en un nivel
puede estimular otros niveles. Frente a un determinado problema, los trabajadores desarrollan
varias expresiones de conicto individual, y si los problemas persisten, se pasa a formas “blandas”
de acción colectiva (por ejemplo, piquete de mediodía, trabajo a regla, ralentización) y, posterior-
mente, a la huelga.
Las resistencias, o “expresiones del conicto en el trabajo”, son clasicadas por Hebdon &
Noh (2013) a partir de dos dicotomías: (1) si la acción es individual o colectiva, y (2) si la
56FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
acción es cubierta (secreta) o abierta. Las formas cubiertas de conicto son expresiones de
descontento poco visibles e indirectas que tienen lugar cada día en las organizaciones. Ge-
neralmente no son planeadas, son espontáneas y siempre ocultas (hidden). Por su parte, las
formas abiertas reeren a expresiones de conicto que son explícitas y visibles. Además, las
formas colectivas del conicto reeren a cualquier tipo de expresión organizada de descon-
tento frente a las iniciativas de la empresa; mientras que las formas individuales incluyen
expresiones de insatisfacción generalmente desorganizadas y hasta cierto punto más personales
o interpersonales.
En base a estas dos dimensiones los autores construyen un plano cartesiano (ver Figura 1) que
permite pensar cuatro tipos de resistencias: (a) las individuales abiertas como el ausentismo, la
queja individual o la rotación laboral, (b) las individuales cubiertas como el robo, el sabotaje o la
elusión de trabajo, (c) las colectivas abiertas como las huelgas o las quejas sindicales (colectivas) y
(d) las colectivas ocultas como las acciones laborales ( job action), el trabajo en regla o las huelgas
salvajes (wildcats).
Figura N°1
Dos dimensiones del conicto en el lugar de trabajo
Fuente: (Hebdon & Noh, 2013: 31).
Jamie Woodcock (2017), por su parte, en una reciente etnografía sobre control y resistencia en
un call centre de Gran Bretaña, hace una distinción entre “resistencia” y “organización”. A la
primera la entiende según la denición ya comentada de Hodson (1995: 80)4, agregándole el
componente oculto o secreto de la acción y limitando las resistencias a las luchas por la frontera
4 “(…) cualquier acto individual, o de un grupo pequeño, destinado a mitigar demandas (o pretensiones)
de la administración sobre los trabajadores o destinado a avanzar en las demandas de los trabajado-
res frente a la administración”.
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 57
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
de control en el lugar de trabajo. Por otro lado, la “organización” se entiende como organización
colectiva formal (como el sindicato) que ejecuta eventualmente acciones abiertas y colectivas,
como las huelgas. Mientras para los administradores esta última acción es visible, pues el pro-
ceso de trabajo se ha detenido, el caso de las acciones de resistencia como el sabotaje o el trabajo
ralentizado no necesariamente son advertidas por los jefes. Los trabajadores pretenden que
la “resistencia” se mantenga en un plano oculto. Según el autor, estas acciones de resistencia
cuestionan el aparente consenso en el lugar de trabajo cuando no hay sindicato o negociaciones
colectivas. Eventualmente, pueden llegar a transformarse en intentos de organización, así como
pueden ser un terreno fértil para la construcción de organización sindical (Woodcock, 2017).
Siguiendo a Mulholland (2004), quien estudió la resistencia de los trabajadores en un call cen-
tre irlandés, Woodcock (2017: 103-112) describe cuatro momentos de resistencia que pueden
aparecer en los call centres, de los cuales solo pudo observar tres: ‘Slammin’ Scammin’ Smokin’ an
Leavin. Estas expresiones podrían traducirse como resistir “estafando”, “evitando”, “fumando”
y “abandonando”.
La resistencia “Slammin” fue la que no pudo observar Woodcock (2017) en su investigación,
debido a los poderosos mecanismos de control técnico que existían en la empresa. Pese a esto, la
describe como la resistencia que busca arruinar o no concretar las ventas. Los trabajadores apa-
rentan hacer su trabajo normalmente, vendiendo los servicios telefónicamente, pero realmente
las ventas no se concretan. Un artilugio comentado por el autor radica en acordar con amigos
falsas llamadas para concretar ventas, lo que permitiría al trabajador cumplir su meta produc-
tiva. Cuando llega la hora de pagar por el servicio, después de un tiempo de servicio gratis, por
ejemplo, el amigo rechaza el servicio, diluyéndose así la venta.
Otro momento de resistencia es el ‘Scammin’, que reere a los diversos intentos de los trabaja-
dores por evitar el trabajo, ya sea simplemente no apareciendo en el lugar de trabajo, ngiendo
estar enfermo o saliendo temprano sin permiso. La tercera forma es el “Smokin”, la cual consiste
en alargar los tiempos de descanso o las charlas motivacionales del management. Esta resistencia
brinda a los trabajadores la oportunidad de un descanso adicional, interrumpiendo el cronogra-
ma de trabajo. Mulholland (2004: 719) descubrió que esta resistencia le permite a los trabajado-
res “reunirse, alentando la identidad del grupo de trabajo y un sentido compartido de agravio cuando
los trabajadores discuten sobre capacitación, escasez de personal, desilusiones sobre el pago, entrega de
premios, supervisión excesiva, disciplina arbitraria y presiones de productividad”. La cuarta forma de
resistencia es el abandono del trabajo (qutting o turnover). El autor señala que la distinción entre
huir de un trabajo y luchar por mejores condiciones de trabajo es bastante uida en un contexto
de precariedad en donde existen pocas posibilidades de organización y altas tasas de movilidad
entre empleos5.
En todos estos momentos de resistencia, Woodcock (2017: 114) identica un rechazo del traba-
jo, el cual, siguiendo a Tronti (2001), es uno de los puntos de partida para la organización y el
antagonismo. “El primer desafío es encontrar los momentos de resistencia que ya están teniendo lugar,
luego tratar de comprender cómo se pueden convertir en un rechazo al trabajo (…)”.
5  Esto resulta similar al argumento de Hirschman (1970) sobre “exit” en el trabajo.
58FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
Según Woodcock (2017), el trabajo en el call centre es un trabajo particularmente susceptible a
ser rechazado por los trabajadores debido a que en general es un trabajo que no hace sentido. Se
trata de un trabajo socialmente poco importante, insatisfactorio y desagradable. Incluso aunque
los trabajadores pudieran tomarse los medios de producción, preferirían irse y hacer otra cosa.
No hay nada en los call centre que haga que valga la pena quedarse y luchar por mejores condi-
ciones de trabajo. Siguiendo a Graeber, el autor dirá que el trabajo en call centres es un “trabajo
de mierda” (bullshit Jobs), es decir, un trabajo que está muy lejos de cualquier actividad satisfac-
toria, tanto así que a muchas personas les resulta difícil explicar para qué están empleados en
estos trabajos. El problema del abandono del trabajo, entonces, se puede ver en términos del
deseo de los trabajadores de hacer algo más que el trabajo del call centre, o también, como falta de
organización y ausencia de esperanzas en el lugar de trabajo: “el acto de irse del trabajo es evidencia
de la hostilidad de los trabajadores para trabajar y de la falta de un canal colectivo para el cambio de
condiciones de trabajo” (Woodcock, 2017: 117).
En el call centre estudiado por Woodcock (2017) no había un canal colectivo para la expresión
del malestar de los trabajadores, es decir, no existía sindicato. Como se ha visto, esto no signica
que no fuera un sitio de lucha colectiva y, como también comenta el autor, no signica que no
hayan existido intentos de organización, los cuales, por diversos motivos, se vieron frustrados.
Para entender la ausencia y dicultad de formar sindicatos, Woodcock (2017) sugiere que hay
que tener presente los siguientes aspectos: la baja sindicalización existente en el Reino Unido, el
hecho de que a veces el rechazo al trabajo por parte de los empleados es tan extremo que incluso
el hablar de sindicato y de negociaciones no resulta atractivo o interesante, las altas tasas de
rotación en los call centres que dicultan la organización de los trabajadores, el hecho de que los
sindicatos supra-empresa tienen tiempos de acción lentos y, por último, que los administradores
tienden a victimizar individualmente a los activistas en el lugar de trabajo.
5.2. Las resistencias como posibilidades estructuradas
Los estudiosos de la LPT tienden a esperar que existan resistencias en cualquier lugar de tra-
bajo, dada la indeterminación característica del proceso de trabajo (ompson, 2010). Ahora
bien, se debe considerar que: (1) la resistencia tiene probabilidades de ocurrencia según distintas
variables externas relacionadas al lugar de trabajo (Roscigno & Hodson, 2004), (2) las formas
que adquiere la resistencia son posibilitadas y moldeadas por los procesos de trabajo particulares
(Woodcock, 2017), y (3) que ciertas formas de control tiendan a generar ciertas formas de re-
sistencia, como ya se ha visto con Hodson (1995). Como bien sugieren Hebdon & Noh (2013:
26 -27),
Gran parte de la literatura sobre el comportamiento organizacional ha abordado comportamientos que
podrían considerarse conictos en el lugar de trabajo a nivel individual: ausentismo, rotación, agravios
y malos comportamientos. Sin embargo, han sido criticados por pasar por alto la naturaleza del conicto
incorporado en el contexto más amplio de las relaciones laborales (…) El sesgo inherente a este enfoque
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 59
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
ha llevado a los académicos del comportamiento organizacional a no considerar factores estructurales y
de nivel macro que rodean el conicto laboral, basando los conceptos de absentismo y rotación, por ejem-
plo, en la noción de individuo como autónomo y acultural”.
Roscigno & Hodson (2004) realizan un Análisis Comparativo Cualitativo (QCA) de 83 et-
nografías realizadas en lugares de trabajo de los Estados Unidos por distintos investigadores
en las últimas cinco décadas. Esto, con el objetivo de explicar la emergencia de resistencias
individuales y colectivas de los trabajadores a partir de tres dimensiones: (1) organización de
la empresa, (2) relaciones interpersonales en la empresa y (3) presencia sindical en el lugar de
trabajo y legado de acción colectiva. Es decir, buscan explicar las resistencias de los trabajadores
a partir de las relaciones sociales en el lugar de trabajo. En sus palabras, “el lugar de trabajo y sus
dinámicas son el punto natural para partir entendiendo el cómo, por qué y el cuándo de las resistencias
de los trabajadores(Roscigno & Hodson, 2004: 15).
Especícamente, Roscigno & Hodson (2004: 20) identican la ocurrencia de seis tipos de
resistencias, una colectiva (la huelga), y otras cinco resistencias individuales: el sabotaje social
que socava a los superiores a través de la burla y el ridículo, la evasión de tareas y/o del mismo
trabajo, el ngir no entender tareas de trabajo particulares o procedimientos organizacionales,
el ausentismo laboral y el hecho de robar en el lugar de trabajo.
Para explicar las resistencias de los trabajadores, Roscigno & Hodson (2004) sintetizan diversas
tradiciones teóricas que se han preocupado del estudio del lugar de trabajo, teniendo presente que
la asociación entre organización del lugar de trabajo, bienestar de los trabajadores y acción de resistencia
ha estado siempre en el centro de la teoría sociológica“ (Collins 1981, citado por Roscigno & Hodson,
2004: 15). Una de estas teorías son las del proceso de trabajo, particularmente la desarrollada
por Edwards (1979) y Burawoy (1985), quienes señalan que el incremento del control burocrático
sobre los trabajadores lleva a mejores relaciones interpersonales en el lugar de trabajo y menos
abuso de los supervisores hacia los trabajadores. Los lugares de trabajo burocráticos, con una
fuerte organización y divisiones de trabajo mitigarán el potencial de conciencia y acción de clase
al restringir los trabajadores a sus tareas laborales y al canalizar agravios y conictos más amplios
a través de canales organizacionales. En resumen,
“los lugares de trabajo bien organizados y con poco conicto interpersonal (abuso) generarán menores ni-
veles de resistencia. Mientras que los lugares con una pobre organización del trabajo, ambientes de trabajo
informales, y malas relaciones sociales (abuso), incrementan los niveles de resistencia” (Roscigno & Hodson,
2004: 19).
La otra tradición teórica a las que recurre Roscigno & Hodson (2004: 19) son los estudios de
la acción colectiva. Los autores dirán que “los lugares de trabajo caracterizados por una identidad de
clase histórica y presencia sindical serán más receptivos a la organización y actividad laboral ”. De este
modo, la presencia sindical en el lugar de trabajo puede reforzar la probabilidad de resistencia de
los trabajadores. Además, la insurgencia pasada en el lugar de trabajo puede ser signicativa para
acciones futuras mediante el establecimiento de redes interpersonales y organizacionales.
Otra forma de entender las resistencias de los trabajadores como acciones estructuradas por las
dinámicas de los lugares de trabajo es presentada por Woodcock (2017: 102), quien explícitamente
60FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
sugiere “(…) considerar la conexión entre las especicidades del proceso laboral en diferentes trabajos y las
nuevas formas de resistencia que pueden surgir”. Por ejemplo, el autor muestra cómo el uso de cierta
tecnología telefónica en los call centres abre una serie posibilidades de resistencia, a la vez que limita
otras. En especíco, una interesante posibilidad de resistencia que abren los call centres, comentada
por Woodcock (2017, citando a Tartanoğlu, 2014: 103), es el “ataque de llamadas” (call attack). Esta
resistencia e intento de organización, “consiste en que los activistas llamaron colectivamente a los centros
de llamadas (…) y hablaron a los trabajadores sobre la organización, llegando a un gran número al
mismo tiempo”.
Así también, la territorialidad de la empresa capitalista se basa en espacios geográcos donde
los trabajadores materializan su consentimiento con la empresa, al sentirse “libres” del control
patronal en espacios relativamente autónomos, pero organizados siempre bajo la congu-
ración de la propiedad privada. Como así también, en dirección inversa, estos espacios son
apropiados por los trabajadores por las necesidades del proceso productivo, a partir de lo cual
dichos espacios pueden devenir, mediante un mayor desarrollo agencial, en “espacios seguros”
que brindan mejores condiciones materiales para el desarrollo de la conciencia de clase traba-
jadora, según facilitan la crítica de los superiores e inclusive protegen el proceso de crear un
sindicato. Este es el argumento que desarrollan Pérez y Link (2018) al estudiar sindicatos de
minería y supermercados, cuestión que retomaremos al nal de las conclusiones.
Finalmente, cabe mencionar que otras formas de resistencias son posibilitadas por el contenido
del trabajo mismo. Woodcock (2017), siguiendo a Hochschild, se reere a las resistencias que
pueden ejercer los trabajadores que desarrollan “trabajo emocional”, vale decir, trabajos donde
se explota la mente y las emociones de los trabajadores. Particularmente, la buena disposición
o la sonrisa (la “sonrisa bajo el teléfono”) pueden ser claves en el buen desarrollo del proceso
de trabajo. Por lo mismo, estas demandas de trabajo emocional pueden ser resistidas por los
trabajadores. Así, por ejemplo, los trabajadores pueden involucrarse en una “huelga de sonri-
sas”, como la de los asistentes de vuelo de la aerolínea Cathay Pacic citada por Woodock. En
esta huelga los trabajadores se negaron a sonreír, rechazando desplegar el trabajo emocional
requerido por la empresa.
5.3. Mal comportamiento organizacional
En base a estudios de caso, que involucran entrevistas en profundidad y observación partici-
pante, Ackroyd & ompson (1999: 2) exploran los llamados “malos comportamientos orga-
nizacionales” (organizational misbehaviour), entendidos como “(…) cualquier cosa que haces en el
trabajo y que se supone que no debes hacer”. Considerando que los trabajadores siempre se están
adaptando, interpretando y desaando las reglas de una organización, el “mal comportamiento
organizacional” reere a esas prácticas “contraproducentes” que no se encuentran conforme a
las directrices manageriales de la corporación.
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 61
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
En base a las críticas que Martínez & Stewart (1997b) realizan al primer estudio publicado por
ompson & Ackroyd (1995) sobre “comportamientos recalcitrantes” en los centros de trabajo,
los autores reconocen que, si bien tales prácticas pueden producir resistencia, ello no nece-
sariamente ocurre. Actitudes hostiles y conscientemente dirigidas en contra de las jefaturas
pueden no dar lugar a formas de “resistencia”, dada las particulares condiciones de mercado o
el equilibrio de poder existente en la corporación. Sin embargo, es posible que los trabajadores
mantengan normas informales y auto-organización, generando bases para futuras acciones de
“resistencia” más radicales. Como señalan los autores,
“Estos comportamientos no necesariamente, ni mucho menos de manera directa, se relacionan a las diná-
micas de resistencia en el trabajo. Por ejemplo, el sabotaje puede ser parte de la lucha en la frontera del control,
pero igualmente puede ser empleado para aliviar el aburrimiento y divertirse” (Ackroyd & ompson,
1999: 25).
El trabajo generalmente combina tiempo y recursos materiales y simbólicos, los cuales pue-
den convertirse en objetos de reclamo o apropiación por el managmenet o por los propios tra-
bajadores. La lucha por la “apropiación de recursos materiales y simbólicos” entre management
y trabajadores tiene cuatro dimensiones principales de “malos comportamientos organizacio-
nales” (ver más abajo Tabla N°1). Estas cuatro dimensiones a menudo se superponen y, por lo
tanto, son difíciles de distinguir empíricamente.
En primer lugar, se encuentra el desacuerdo entre trabajadores y management en torno a la
“apropiación del tiempo de trabajo”, vale decir, el tiempo que involucran determinadas opera-
ciones en el trabajo. Los trabajadores pueden reaccionar ante el control managerial perdiendo
el tiempo en el trabajo (“sacando la vuelta” o “trabajando lento”), ausentándose o incluso
renunciando (turnover) (Ackroyd & ompson, 1999: 25).
Una segunda dimensión tiene que ver con la “apropiación del trabajo”, que en la LPT se co-
noce como la “negociación de esfuerzo por salario”. Constituye el corazón del problema de
los “malos comportamientos organizacionales”, expresándose en prácticas que van desde el
tradicional “soldiering” que tanto preocupaba a Frederick Taylor, hasta prácticas más radica-
les como la destrucción y el sabotaje. El “soldiering” consistía en una restricción deliberada
de la producción organizada por los antiguos trabajadores de ocio altamente calicados de
nales del siglo XIX y principios del XX. Esta práctica no sólo involucraba una “restricción
de la producción”, sino que también de la cantidad de conocimiento (“secretos del ocio”) a la
que tenían acceso los gerentes (Ackroyd & ompson, 1999).
En tercer lugar, se encuentra la “apropiación del producto y de los materiales de trabajo”. El
fenómeno más importante aquí es el “hurto”, pero históricamente esto ha sido conocido a
través de eufemismos tales como “contracción del stock” o “gastos generales no planicados”.
Finalmente, una última dimensión es la “apropiación de la identidad”: sin la formación de
parte de los trabajadores de una identidad distinta a la corporativa, todas las demás formas de
mala conducta son difíciles de prever. Se trata de una disputa fundamental entre trabajadores
y management por espacios y recursos simbólicos en la empresa. Frente a los idearios del new
management de construir “identidades corporativas”, los trabajadores pueden responder a tra-
62FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
vés de diversas prácticas informales de “malos comportamientos”, como juegos lúdicos y se-
xuales, subculturas en los centros de trabajo, o incluso prácticas de solidaridad. De cualquier
manera, la gerencia buscará apropiarse y sacar provecho de tales sentimientos y prácticas
informales de los trabajadores (Ackroyd & ompson, 1999).
La dimensión identitaria de los malos comportamientos organizacionales ha tenido mayor
prominencia desde la implementación de nuevas técnicas de GRH. En contextos de “círculos
de calidad” y Totality Quality Management (TQM), la voz disidente, formulada como broma,
por ejemplo, ha sido potente en desequilibrar la relación entre empleadores y trabajadores. En
la terminología de Hirschman (1970), es una forma de “voz” de los empleados ante contextos
laborales adversos o ante situaciones de implementación de programas y estrategias “soft” del
new management.
Como señalan Ackroyd & ompson (1999), mientras que la retórica gerencial sugiere que
las opiniones de los empleados importan, todas las partes también saben que muy poco se pue-
de o se hará para cambiar la situación básica de los empleados. En estas circunstancias, emergen
bromas, ironías o ambientes laborales cínicos, dando pie a subculturas organizacionales disi-
dentes. El valor del modo humorístico es que los trabajadores pueden realizar sugerencias que,
de otro modo (como en un “discurso serio”) no se podrían hacer. Ahora bien, si las payasadas y
las burlas expresan una subcultura anti-gestión, la sátira representa una crítica “intelectual” más
seria y sostenida (“cinismo sistemático”). La sátira se distingue de las bromas tradicionales en
el lugar de trabajo, pues, en lugar de constituir una mera disidencia, puede llegar a representar
una contracultura crítica dentro de las organizaciones, lo que a la larga puede potenciar la soli-
daridad entre pares. Como señalan los autores, las subculturas se distinguen por la articulación de
valores distintivos dentro del principal sistema de valores, mientras que las contraculturas son movi-
mientos sociales en los que existe una adhesión activa a valores alternativos” (Ackroyd & ompson,
1999: 106).
En la Tabla N°1 se presentan las cuatro dimensiones de los “malos comportamientos organiza-
cionales”, distinguiendo en una gradiente las prácticas que involucran mayor compromiso con
el trabajo y el management, y las que implican mayor hostilidad.
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 63
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
Tabla N°1: Dimensiones de los malos comportamientos organizacionales
Apropiación del
Tiempo
Apropiación del
Trabajo
Apropiación del
Producto
Apropiación
de la
Identidad
Compromiso Identificación
con metas
corporativas
Cooperación Trabajo activo
Pérdida de tiempo Negociación de
esfuerzo
Hurto Rituales de
juegos
Conformidad Ausencia “Fiddling” Subculturas
“Soldiering”
Juegos
sexuales
Retirada
Negación Renuncia al
trabajo
Hostilidad Destrucción y
sabotaje
Robo Solidaridad
de grupo o de
clase
Fuente: Ackroyd & ompson (1999)
Una quinta dimensión propuesta por Smith (2006) para complementar las dimensiones de Ac-
kroyd & ompson (1999), tiene que ver con la “apropiación de la movilidad”. La indetermi-
nación de la movilidad de la fuerza de trabajo también constituiría una “frontera de control”
en los procesos de trabajo. La amenaza de salida (“exit” en la terminología de Hirschman), y la
búsqueda de trabajos alternativos, en determinadas circunstancias pueden constituir “mala con-
ducta” o, incluso, “resistencia”. Para ello, se requieren ciertas condiciones contextuales como “redes
de contacto” y “alta demanda del mercado laboral.
En este sentido, las prácticas de “exit”, al arrojar luz sobre los regímenes de administración laboral
interna en relación a prácticas de gestión alternativas en otras empresas, constituyen un disposi-
tivo de señalización que puede forzar el cambio en los regímenes de gestión, especialmente en
contextos de mercados laborales competitivos. De este modo, las prácticas de turnover se vuelven
problemáticas cuando los trabajadores comienzan a apropiarse de sus opciones de movilidad.
De todos modos, el management, por su parte, también tiene la posibilidad de ofrecer opciones de
movilidad interna en la empresa (“mercado interno”), opciones de formación y capacitaciones, o
incluso la posibilidad de reorganizar la empresa para hacer sustituible cierta fuerza de trabajo. En
la línea de la tesis de la empresa exible o liviana (lean production), la diferenciación interna dentro
de la empresa en tanto segmentación de puestos de trabajo con diferentes contratos, se puede leer
como un intento por parte del empleador de minimizar el “poder de movilidad” del trabajo. Así
pues, en palabras de Smith (2006: 393),
64FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
“El argumento aquí no es que la salida [“exit”] sea superior a la voz o viceversa, sino más bien, que
necesitamos más investigación de las luchas disruptivas, conictivas y efectos desestabilizadores que los
trabajadores pueden ejercer utilizando el mercado laboral para la resolución de disputas.
Pues bien, retomando el problema de los “malos comportamientos” en general, para Ackroyd &
ompson (1999) los gerentes y supervisores a menudo están preparados para conceder ciertas
“malas conductas”. Esto se explica por una variedad de razones: falta de cuidado, o porque estas
prácticas aparentemente no amenazan sus preocupaciones centrales en relación a la productividad
del trabajo.
Desde esta perspectiva, diversos elementos inuyen en la decisión managerial de lidiar con los
“malos comportamientos”: (1) pueden considerar necesario mantener un grado de cooperación y
consentimiento con los trabajadores, (2) analizar si tales comportamientos son funcionales o no
a la “eciencia organizacional”, al “buen orden” y a la rentabilidad de la empresa, (3) evaluar si
determinadas acciones manageriales para tratar con esas malas conductas costarán más tiempo y
recursos que su tolerancia, y (4) evaluar el grado de legitimidad moral disponible para desaar a
los comportamientos no deseados (Ackroyd & ompson, 1999).
En denitiva, los “malos comportamientos organizacionales” pueden constituir una base impor-
tante para la resistencia en el trabajo. Para ello, en terminología weberiana, debe haber cierta
atribución de sentido, por parte de los trabajadores, a sus acciones y conductas. De alguna manera,
constituye un problema empírico determinar qué signicados comportan determinadas acciones,
pues muchas veces las atribuciones de sentidos van cambiando en el tiempo. Como señalan los
autores, las acciones en sí mismas no pueden tener un signicado jo en la forma en que se consideran
como mal comportamiento o si son considerados como mal comportamiento en absoluto” (Ackroyd &
ompson, 1999: 28).
5.4. Consentimiento
Si para Friedman (1977), Edwards (1979) y ompson (1990, 2010) la resistencia siempre está
presente en los procesos de trabajo, en tanto “terreno disputado”, Burawoy, (1982) considera
que el término “consentimiento” es central en la producción capitalista, puesto que las acciones
de los trabajadores llevan incorporados elementos ideológicos mediante los cuales se ocultan
los mecanismos de explotación. En el fondo, Burawoy (1982, 1985, 2012) argumenta que el
fenómeno que debe ser explicado no es tanto el estallido ocasional de resistencia, o los niveles
de ausentismo y las restricciones a la producción, sino el hecho de que los trabajadores desean
explotarse, aún contra su propio benecio.
En esta línea, en el contexto de la gran empresa burocrática de la segunda mitad del siglo
XX, Burawoy (1982) desarrolla la noción “control hegemónico”, inspirado en los trabajos de
Gramsci (1992). ¿Por qué? Yendo más allá de la tradicional noción de dominio a través de la
coacción, el marxista italiano incorpora la persuasión y el consentimiento del propio dominado
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 65
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
a la fórmula de las relaciones de poder. En el fondo, el capital combina coerción y consenti-
miento como parte del mismo binomio de la dominación. En el fondo, el consentimiento nace
históricamente del prestigio y, por tanto, de la conanza que el grupo dominante obtiene de su
posición y función en el mundo de la producción (Gramsci, 1992)
En este sentido, de acuerdo a Burawoy (1982), el consentimiento se funda en las prácticas
autónomas de cooperación de los trabajadores, las cuales son aceptadas implícitamente por la
dirección, aún bajo el riesgo de no controlarlas. En especíco, estas prácticas, en la lógica de
juegos entre las partes, a la larga resultan ecaces como políticas de producción de benecios
para la empresa. Se trata del juego de “arreglárselas” (making out) que emerge en el marco de
procesos históricos de lucha y negociación entre los trabajadores y la dirección de la empresa.
Tales reglas son convencionales y van variando, dependiendo de cómo se organiza la produc-
ción en el centro de trabajo.
Las metas denidas por el juego vienen dadas por las normas aceptadas en el taller. En este
sentido, más allá de los contenidos especícos del juego, el interés en “entrar a jugar” en el con-
trol del proceso productivo no es algo simplemente económico. Los trabajadores no necesaria-
mente buscan los trabajos o tareas mejor remuneradas. Más bien, es la monotonía del trabajo,
el desgaste físico y mental, y el hastío que supone el trabajo diario, el que motiva al trabajador
a buscar satisfacciones relativas en el juego, a sabiendas de estar explotado. En este sentido,
las compensaciones del juego se denen en función de factores relacionados directamente con
el proceso productivo (reducción de la fatiga, transcurso más rápido del tiempo, disminución
del aburrimiento) y de factores derivados, como las compensaciones sociales y psicológicas de
“habérselas arreglado” en una tarea difícil, y del estigma social que acompaña al fracaso (Bu-
rawoy, 1982).
Así pues, los juegos se basan en un margen mínimo de inseguridad o incertidumbre que le im-
prima al trabajo un carácter desaante. De alguna manera, el triunfo no se puede transformar
en rutina, pues de lo contrario el juego deja de concitar interés. Asimismo, la incertidumbre
tampoco puede alcanzar un predominio excesivo pues, en ese caso, el juego se torna frustrante,
así como inservible para el capitalista. De esta manera, por ejemplo, el autor señala que, en
base a su experiencia trabajando como obrero en una fábrica de Estado Unidos, los trabajos en
los cuales era muy sencillo alcanzar la meta terminaban aburriendo. Los trabajadores, enton-
ces, buscaban otras tareas para hacer, toda vez que, por su carácter poco desaante, era mal
visto quedarse en esa posición y superar las metas convenidas (Burawoy, 1982).
Los juegos tienen un carácter colectivo insoslayable. Como señala Burawoy (1982: 119),
“Los juegos cuyo ámbito se limita a los trabajadores aislados y a su relación con el proceso productivo sólo
hacen posible una distanciación cada vez menor de la privación y, sobre todo, no generan adhesión a
las relaciones en el ámbito de la producción. En los juegos en que participan otros agentes, hay mayores
posibilidades de continuidad porque amplían el margen de incertidumbre. No sólo requieren capacidades
técnicas y conocimientos prácticos, sino una especial capacidad en la esfera de las relaciones humanas”.
Por otro lado, entre más rígida sea la organización del proceso productivo, más probable es que
se cristalicen las relaciones antagónicas de clase. Para el management, es importante que las
66FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
corporaciones sean capaces de adaptarse a los juegos, prácticas y subculturas informales en el
trabajo, a n de maximizar la explotación (Burawoy, 1982).
En efecto, las consecuencias de participar en el juego son el encubrimiento de la producción
de plusvalía y el consentimiento con la producción. El juego integra al trabajador en el proceso
productivo como individuo toda vez que el sistema de retribución se basa en el esfuerzo indi-
vidual. Esto genera un desplazamiento lateral del conicto jerárquico: trabajadores entran a
competir en el juego. De este modo, el consentimiento se basa en el juego y se crea a través de
él, disminuyendo la posibilidad de aumentar la conciencia de clase trabajadora.
En denitiva, el concepto de juego vincula la racionalidad individual del trabajador con la polí-
tica de producción de la empresa, genera adhesión a las reglas de la producción capitalista (que
aparecen como dadas y estables), descarta por utópica cualquier otra alternativa de cambiar
colectivamente las reglas del juego, y entraña el deseo de aumentar la autonomía. En palabras
del autor,
“El juego de arreglárselas integra al trabajador en el proceso productivo como individuo y no como miem-
bro de una clase denida por una determinada relación con los medios de producción” (Burawoy, 1982:
108).
El “juego de arreglárselas” supone varias dicultades para la resistencia crítica frente a los
mecanismos de control manageriales. Por un lado, en la medida en que los juegos se constitu-
yen como fuentes de entusiasmo en el trabajo, permiten sortear el hastío de la rutina laboral.
Asimismo, los juegos otorgan ciertas garantías de seguridad mínima, toda vez que el “ juego de
arreglárselas” constituye un mecanismo fundamental de socialización y soporte en los espacios
laborales: es la principal excusa para entablar relaciones con otros y permite la integración en
las culturas laborales o corporativas (Burawoy, 1982).
En un artículo más actual, titulado “e roots of domination: beyond Bourdieu and Gramsci”, Bu-
rawoy (2012) desarrolla y sintetiza su noción de consentimiento, distinguiéndola de los plan-
teamientos de autores como Gramsci y Bourdieu. El modo de subjetivación que consiente con
los mecanismos de control empresariales construye perles de trabajadores que legitiman las
reglas a través de acciones concretas (participación en el juego) que operan de manera simbóli-
ca. A diferencia de la perspectiva de Gramsci, construida en torno al carácter consciente de las
disputas por los sentidos comunes de la dominación, para Burawoy (2012) este proceso, en el
trabajo, se experimenta de manera misticada, a través de los juegos de arreglárselas que per-
miten el oscurecimiento de la plusvalía o trabajo excedente. En palabras de Burawoy (2012):
“Los juegos oscurecen las condiciones de su propio juego a través del mismo proceso de asegurar la par-
ticipación (…) uno no puede jugar a arreglárselas y, al mismo tiempo, cuestionar las reglas” (p. 189).
En este aspecto, Burawoy (2012) reconoce que la lógica del juego tiene bastantes conuen-
cias con las nociones de “habitus” y “campo” en Bourdieu (1998). Si el habitus reere a las
disposiciones incorporadas en el agente para observar, sentir y pensar el mundo de una cierta
manera, resultado de las condiciones sociales, la noción de campo apunta a un “micro-cosmos”
que posee sus propias reglas que otorgan un sentido o n (“enjeux”) que motiva a los agentes a
competir entre sí. Ahora bien, la diferencia radica en que, para Bourdieu (1998), la dominación
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 67
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
se encuentra inscrita en el habitus del agente, mientras que para Burawoy (2012) esto se logra
a través de la misticación (ocultamiento de la plusvalía a través del juego) enraizada en las
relaciones sociales de producción, independientemente de sus disposiciones heredadas6.
En conclusión, los aportes de Burawoy permiten entender que las relaciones dialécticas dadas
en los procesos de trabajo son más complejas que el binomio control-resistencia. Como señala
Bolton (2004), las propias reglas de una organización son constantemente refutadas, renego-
ciadas y consensuadas a través de las acciones de sus miembros. Así entonces, la vida en el
trabajo es una combinación de consentimiento, compromiso y resistencia.
Esta ruptura del tradicional binomio control-resistencia dio lugar a la inserción de estudios
post-estructurales (Critical Management Studies) que problematizaron sobre los diversos modos
de consentimiento que existen en los espacios de trabajo: actitudes y prácticas que muestran
indiferencia, cinismo (“dramaturgia”), fatalismo y compromiso frente a las directrices del ma-
nagement son algunos de los ejemplos relevados por estas investigaciones (Collinson, 2003;
McCabe, 2011).
5.5. Volviendo sobre la noción de resistencia
Según Ackroyd & ompson (1999), sería un error juzgar la resistencia de los trabajadores en
términos de su capacidad para cambiar la sociedad. Por esta razón es que estas acciones fueron
tantas veces ignoradas por el marxismo y otras tantas corrientes teóricas. Incluso dentro de la
LPT, referentes marxistas como Hassard y Rowlinson sostienen una postura crítica frente a la
idea de “resistencia” desarrollada por la teoría nuclear de la LPT. De acuerdo a Hassard, Hogan
& Rowlinson (2001) es problemático que en la LPT se celebre la capacidad de los trabajadores
para realizar reformas al proceso de trabajo capitalista. Casi todos los referentes post-Braverman
habrían perdido la fe en el potencial de la clase trabajadora para liderar una transformación
revolucionaria de sociedad.
Según Hassard et. al. (2001), en su afán por criticar la falta de consideración que tiene Braver-
man sobre el problema de la subjetividad en los procesos de trabajo, la LPT ha terminado desa-
rrollando una noción de “resistencia” políticamente estéril. Como señala el autor, la resistencia
solo sería signicativa “en la medida en que prepara a los trabajadores para cosas más grandes” (2001:
6 Así entonces, si bien en los socialismos reales existe una intensiva inculcación de la ideología socia-
lista, a través de instituciones como el partido político o la escuela, la hegemonía que se construyó
fue frágil porque no existían mecanismos de ocultación de la producción de la plusvalía: no existían
“juegos de arreglárselas” toda vez que las metas de producción eran impuestas unilateralmente des-
de el “partido de Estado” (Burawoy, 2012). Desde esta perspectiva, así como la sociología pragmá-
tica de Boltanski (2011), Burawoy (2012) también critica el pesimismo que supone la perspectiva de
Bourdieu, toda vez que haría prácticamente imposible la posibilidad de desaar la dominación y,
por consiguiente, el cambio social. Al respecto, el autor señala que el problema del desajuste entre el
habitus y el campo no es sistemáticamente explicado por Bourdieu (1998).
68FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
351). En el fondo, la importancia de la resistencia radica en generar agentes colectivos capaces
de perseguir el objetivo consciente del cambio social. Por lo mismo, de acuerdo a Hassard et. al.
(2001), no debería extrañar que investigadores marxistas del trabajo, como J. E. Kelly (1988),
hayan declarado que la LPT no es políticamente interesante puesto que no se preocupa del
problema del sindicalismo, y de cómo los sindicatos inuyen en la conciencia y la unidad de los
trabajadores.
En defensa de la teoría nuclear de la LPT, ompson (1990, 2010), señala que es importante
evitar las posiciones marxistas esencialistas que niegan la conveniencia de reformas progresivas
dentro de la producción capitalista, o que consideran cualquier acción de los trabajadores como
“funcionales al capital”, a menos que conduzcan a la revolución. En esta línea, en sus últimos
trabajos sobre LPT, Friedman (1986) argumenta que se debe abandonar el razonamiento mar-
xista fundamentalista respecto a que no tiene sentido problematizar la “resistencia” en los pro-
cesos de trabajo debido a que, generalmente, no tienen éxito, o debido a que no han constituido
“experiencias revolucionarias”.
La historia de las transformaciones de los regímenes de gestión está directamente vinculada
a las prácticas de resistencia que se han desarrollado frente a éstos. Sin embargo, yendo más
allá de la dialéctica control-resistencia y las consecuentes transformaciones en los regímenes
de gestión, para Friedman (1986) el principal criterio para evaluar el éxito de la resistencia es
la perpetuación de la resistencia misma. En el fondo, la resistencia es su propia justicación,
independiente de su resultado. Cuando se trata de resistencia, “el proceso es el producto”. En
palabras del autor,
La reforma de la estrategia de gestión en el lugar de trabajo podría verse como un resultado exitoso
de la resistencia, siempre y cuando la capacidad de los trabajadores para una mayor resistencia no está
subordinada al cambio de la estrategia de gestión a través de medios que no sean la resistencia de los
propios trabajadores” (Friedman, 1986; 104).
En este marco, cuando uno de los objetivos de la investigación de los procesos de trabajo es el
tradicional interés del marxismo por empoderar a los trabajadores y sus organizaciones (Jaros,
2005), tiene sentido preguntarse por el signicado y potencial de los actos de resistencia. Más
que perder el tiempo discutiendo cuál es la verdadera lucha de clases, más vale hacer un amplio
análisis de la resistencias que existen en el mundo del trabajo y que pueden dar lugar a experien-
cias de organización colectiva (Hodson, 1995). Esto requiere ver empírica y analíticamente los
efectos de las resistencias, y no acotarse a las acciones de consentimiento que terminan repro-
duciendo el orden organizacional, como lo hacen Burawoy y los posestructuralistas (Hodson,
1995).
Si el éxito de la resistencia es la perpetuación y acentuación de ésta, toma relevancia analizar
esta noción como acciones que generan cambios en los regímenes de control en el trabajo, y que
son el germen de la organización de los trabajadores y de un posible cambio social (Woodcock,
2017). En este punto es pertinente recordar la “revolución copernicana” de los obreristas italia-
nos al “invertir el problema” del cambio en los lugares de trabajo: ya no es el capital el sujeto que
tiene la iniciativa en el proceso de trabajo, es el mismo trabajo y sus organizaciones, en el marco
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 69
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
de la lucha de clases, lo que motiva los cambios en el control y en las tecnologías (Tronti, 2001).
Frente a esta respuesta de control por parte del capital, los trabajadores deberán nuevamente
resistir y organizarse para desbordar la respuesta de control managerial.
En las resistencias, aunque sean menores, está la posibilidad o germen de desaar el gobierno
del capital en el lugar de trabajo. El rol del investigador marxista esta precisamente en encon-
trar estas resistencias y analizar sus potencialidades: “El primer desafío es encontrar los momentos
de resistencia que ya están teniendo lugar, luego tratar de comprender cómo se pueden convertir en un
rechazo al trabajo, y después buscar las formas de organización que podrían desarrollarlo más adelante
(Woodcock, 2017: 114). Entonces, las resistencias en sí mismas no son el n, sino el germen de
la organización de los trabajadores. El movimiento hacia actividades que podrían generar un
desafío al poder estructural del management puede comenzar a partir de acciones relativamente
menores de resistencia, como el “decirle al jefe exactamente lo que piensas (…) o encontrar formas
pequeñas de mitigar el implacable ritmo de trabajo” (2017: 112).
Entonces, la clave para responder al acertijo de la lucha de clases contemporánea no es solo
identicar esos momentos de resistencia, sino también comprender el potencial que éstos pue-
den tener para los procesos de constitución de organizaciones colectivas autónomas y críticas a
las directrices empresariales. En este sentido, resulta fundamental estudiar la resistencia para
complejizar los estudios de revitalización sindical como el de Frege & Kelly (2004) o, es más,
vincular formas de organización sindical y estrategia sindicales con las formas de los procesos
de trabajo –generando un diálogo entre teorías de la revitalización sindical y teorías del proceso
de trabajo–.
Pues bien, haciendo un balance sobre los aportes en torno al problema de la “resistencia” en la
LPT, resulta fundamental volver a lo planteado por Ackroyd & ompson (1999): los “malos
comportamientos” (misbehaviour) no necesariamente involucran “resistencia”, aunque pueden
constituir un terreno fértil para éstas. De este modo, para que los espacios potenciales de resis-
tencia devengan en resistencias, debe existir por parte del trabajador una atribución de sentido
crítico a su acción o comportamiento. Desde una perspectiva weberiana, el desafío para la in-
vestigación en la LPT radica en identicar tales atribuciones de sentido en los discursos de los
propios trabajadores que evidencien una crítica frente al management. Desde una perspectiva
marxista, el desafío en la LPT es investigar prácticas de los trabajadores vinculadas al proce-
so productivo con elementos de hecho revolucionarios, aunque sean mínimos en conciencia u
organización; vale decir, acciones que cuestionen la justicia de la propiedad capitalista de los
medios de producción y ejercen una tendencia a replantear su control. En denitiva, en una
gradiente de politización, habría que distinguir tres niveles analíticos concatenados entre sí: (1)
espacios potenciales para la resistencia en tanto “malos comportamientos”, (2) prácticas de re-
sistencia propiamente tales y (3) formas de organización colectiva autónomas y críticas respecto
a los intereses del management y del empresario.
70FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
6. BALANCE GENERAL: CONCLUSIONES
Y DISCUSIONES QUE SE ABREN DESDE
LA TEORÍA DE PROCESOS DE TRABAJO
A lo largo del presente documento se han revisado los principales aportes de la teoría neomar-
xista y/o materialista del proceso de trabajo –en inglés, Labor Process eory (LPT) –, desarro-
llada en el mundo anglosajón desde los años setenta hasta la fecha. Como se ha mostrado, la
novedad y el aporte fundamental de esta teoría ha sido el volver a poner el foco de análisis en
el proceso de trabajo, tensionando los análisis estructuralistas que han caracterizado la inves-
tigación marxista del siglo XX.
Desde este interés por el proceso de trabajo, y siguiendo la teoría marxista, se ha constitui-
do una escuela de investigación que incluso ha llegado a establecer postulados centrales que
motivan y ordenan la investigación empírica (ompson, 2010). Estos postulados pueden re-
sumirse en que (1) la función del trabajo en el capitalismo es generar plusvalía, y por lo tanto,
hay una centralidad del trabajo y la producción en el sistema; (2) hay una constante necesidad
de renovación y cambio en las fuerzas de producción y de calicación del trabajo debido a la
disciplina de la tasa de ganancia y la acumulación competitiva de capital; (3) hay una necesidad
imperativa de control en el proceso de trabajo en pos de que el capitalista se asegure la ganancia
en la producción y, sobre todo, la maximice en base a la diferencia entre el valor de la fuerza
de trabajo en el mercado y valor producido por el trabajo efectivamente realizado en el proceso
productivo; (4) el resultado del control y la explotación es un continuo de posibles respuestas
de los trabajadores, situacionales y superpuestas, desde la resistencia a la acomodación, desde
el cumplimiento y el consentimiento hasta el desacato y el rechazo al trabajo.
Además, y previo a la identicación de los postulados centrales de la LPT, se han revisado
algunos antecedentes teóricos de esta escuela. Karl Marx fue quien inauguró el debate, para
luego ser revivido y retomado en los años sesenta y setenta del siglo XX, casi un siglo después,
por diversos estudiosos marxistas como Raniero Panzieri. Pese a esto, fue denitivamente el
inglés y militante obrero Harry Braverman quien marcó el quiebre, inuyendo enormemente
en las ciencias sociales e inaugurando el campo de estudio de la LPT. Esto, a partir de una
lectura renovada y políticamente interesada de la obra de Marx, expresada en el texto “Labor
and monopoly capital: e degradation of work in the twentieth century” (1974). Esta obra, junto
a otras de los años setenta que siguen y radicalizan sus argumentos (Brighton Labour Process
Group, 1977), constituirán la primera ola de las teorías del proceso de trabajo, según la clasi-
cación de periodos de la LPT de ompson & Newsome (2004).
Los autores de la segunda ola de las teorías del proceso de trabajo, de nes de los setenta e ini-
cios de los ochenta, discutirán enormemente contra Braverman y sus seguidores, debido a que
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 71
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
igualan una forma particular de control del proceso de trabajo –la degradación del trabajo– con
el control en general, y porque dejan de lado, intencionalmente o no, la subjetividad del trabajo
en este proceso (Burawoy, 1978; Edward & Scullion, 1982; Andy Friedman, 1977).
La tercera ola se compone de discusiones internas y externas entre distintos paradigmas y
teorías que estudian el proceso de trabajo, particularmente las reacciones de la LPT frente a
las críticas y postulados de los nuevos paradigmas de organización del trabajo (posfordismo) y
de las teorías posmodernas (giro culturalista) (ompson, 1990), que en muchas ocasiones se
insertan en la misma comunidad cientíca de la LPT y la intentan disputar desde dentro (Kni-
ghts & Willmott, 1990). La cuarta ola reere a la investigación contemporánea, compuesta de
estudios de casos muy ricos que revitalizan la LPT e intentan hacerse cargo de sus desafíos y
críticas y que, en términos generales, siguen los postulados centrales de la teoría del proceso
de trabajo.
Durante estas cuatro olas los diferentes investigadores de la LPT han identicado y caracte-
rizado cuatro tipos ideales de formas de control capitalistas (Edwards, 1978): control simple,
control técnico, control burocrático y control normativo. El primero constituye el mecanismo
de control más tradicional, que involucra un ejercicio directo, arbitrario y personal del poder,
donde la dirección supervisa e interviene permanentemente el proceso de trabajo para exhor-
tar autoritariamente a los trabajadores a realizar sus tareas, muchas veces bajo amenazas de
despido o de sanciones coercitivas. El segundo, el control técnico, a partir de la introducción
de tecnologías en los procesos de trabajo, intenta minimizar el problema de la transformación
de la fuerza de trabajo en trabajo efectivo. Y será precisamente la tecnología la que dirigirá el
proceso de trabajo en las plantas de producción: el ritmo y la dirección del proceso están más
allá del control de los trabajadores y supervisores directos.
El tercer control, el burocrático, tiene que ver con la institucionalización del poder jerárquico.
La ley de la empresa reemplazará a la regla del jefe en la dirección de las tareas de trabajo, en
los principios para evaluación de esas tareas y en el ejercicio del poder de la empresa. La di-
visión del trabajo está claramente delimitada, así como las normas que rigen el ascenso de los
trabajadores y las que permiten la selección del personal. En el cuarto control, el normativo,
la administración capitalista redescubre las potencialidades de la fuerza de trabajo, intentando
otorgarles autonomía a los trabajadores e incentivándolos al compromiso con los valores y obje-
tivos de la empresa. Además, el managment identicará potencialidades humanas emocionales
y afectivas no explotadas hasta el momento que pueden ser enormemente productivas.
Como respuesta a estos controles, e incluso como gatillantes del control, los estudiosos de la
LPT han identicado diversos comportamientos de los trabajadores en el lugar de trabajo. En
relación a su grado de desafío respecto a la autoridad del capital en el lugar de trabajo, se les
ha llamado resistencias, malos comportamientos o simplemente consentimiento. De las tres
respuestas, las resistencias serían aquellas acciones más contestatarias de los trabajadores en
el lugar de trabajo, en tanto buscan mitigar las demandas o pretensiones de la administración
sobre los trabajadores o, incluso, avanzar en sus demandas (Hodson, 1995). Estas, como se ha
señalado, pueden ser individuales o colectivas, encubiertas o abiertas (Hebdon & Noh, 2013).
72FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
Esta preocupación por las resistencias en la LPT nacerá después del olvido inicial del sujeto
por parte de la primera ola de estudios y de la ausencia de esta temática en los estudios de las
relaciones industriales inglesas de la posguerra –anteriores a la LPT– (Ackroyd & ompson,
1999). En el fondo, la problemática de la resistencia emerge en el marco de un progresivo
declive de los clásicos indicadores para medir el conicto laboral en los nales del siglo XX.
A partir de esta baja, muchos estudiosos decretaron el n del conicto en el trabajo y del
actor laboral. En este contexto de aparente calma y cohesión social, los estudiosos del trabajo
retornarán al lugar de trabajo para observar los conictos y resistencias tradicionalmente in-
visibilizadas.
Las resistencias de los trabajadores emergerán en un marco de posibilidades estructuradas
por la naturaleza de los procesos de trabajo y por el tipo de control que prima en el lugar de
trabajo. Hodson (1995) asociará cada uno de los cuatro tipos ideales de control con cuatro
formas típica ideales de resistencia: “desviando el abuso”, “regulando la cantidad e intensidad
de trabajo”, “defendiendo la autonomía” y “expandiendo el control de los trabajadores”. En una
línea similar, Roscigno & Hodson (2004) explican la emergencia de las resistencias a partir de
las características de las empresas (sus niveles de burocratización y de abuso, principalmente),
y a partir de la presencia sindical y de los legados de acción colectiva en el lugar de trabajo.
Son las dinámicas del lugar de trabajo las que moldearán las formas y niveles de resistencia. La
importancia de las resistencias radica en constituir gatillantes de los cambios en los procesos
de trabajo, así como de los controles que se ejercen en estos espacios. Por ende, para un cono-
cimiento acabado de las formas que adquieren los procesos de trabajo, y de las razones por las
que adquieren estas formas, la comprensión de las resistencias se torna fundamental.
Pero si las preguntas se plantean en términos políticos: ¿cuál es la efectividad de las resistencias
para los trabajadores? ¿Por qué resulta pertinente estudiar las resistencias para quien esté com-
prometido con transformaciones revolucionarias en la sociedad? Por un lado, como se planteó,
sería un error juzgar la resistencia de los trabajadores en términos de su capacidad para cambiar
la sociedad. Eventualmente las resistencias pueden cambiar o motivar cambios en las formas
de control o en ciertas dinámicas de los procesos de trabajo, pero es más difícil sostener si los
cambios van o no en una línea abiertamente revolucionaria.
Hassard (2001) y Woodcock (2017) ponen sobre la mesa una dimensión interesante de las
resistencias: su potencialidad. Las resistencias serían acciones que pueden preparar a los tra-
bajadores para cosas más grandes, son el terreno inicial para la generación de solidaridades y
sentimientos de agravios/injusticia colectivos, o también, la base sobre la cual los sindicatos
deben construir sus bases sociales en el marco de su revitalización. Las resistencias pueden
convertirse en un rechazo al trabajo –como potencia–, o pueden también expresar subjetiva-
mente rechazos al trabajo –como realidad–. En las resistencias, aunque sean menores, está la
posibilidad de desaar el gobierno del capital en el lugar de trabajo. Si es que estas resistencias
se dotan de un sentido crítico, se articulan y van más allá de los lugares de trabajo, pueden
constituir una importante oportunidad para la organización y acción colectiva de carácter
crítica y autónoma a los intereses manageriales y empresariales.
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 73
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
De todas formas, es menester reconocer que en este punto la LPT toca techo, por lo que es
pertinente recurrir a otras teorías. Una de éstas puede ser la línea de la revitalización sindical
(Frege & Kelly, 2004) o la de la movilización social (Kelly, 2012), ambas representantes crí-
ticas de las teorías de las relaciones industriales, herederas del giro neomarxista dado por Ri-
chard Hyman (1975). Las teorías de la movilización social, pese a sus críticas (Atzeni, 2017),
permiten vincular las injusticias percibidas en el lugar de trabajo por los trabajadores, y even-
tualmente sus resistencias, con la formación de organización colectiva crítica y autónoma.
Esta teoría ha identicado una serie de motivos y condiciones que llevan a los trabajadores a
organizarse y actuar colectivamente en función de sus propios intereses. En un primer nivel,
Kelly (2012) se reere a la noción de “sentimientos de injusticia”, vale decir, el reconocimiento
de que determinadas desigualdades existentes en los centros de trabajo (desigualdades sala-
riales, por ejemplo) son “injustas” o “ilegítimas”. En otras palabras, los trabajadores deben
sentirse “agraviados” por determinadas situaciones de desigualdad en el trabajo y, además,
tales “injusticias” deben poder se atribuidas a la dirección de la empresa (empleador o geren-
tes). En un segundo nivel, se encuentra la construcción de identidades colectivas en el trabajo
considerando, como factor detonante, los sentimientos compartidos de injusticia en el trabajo.
Finalmente, en el nivel de la organización colectiva, los trabajadores deben estar dispuestos a
movilizarse frente a estas situaciones de injusticia, percibir al sindicato (y al sindicalismo en
general) como una herramienta ecaz para resolver los problemas de los trabajadores, y contar
con liderazgos carismáticos que promuevan la movilización (Kelly, 2012).
A este proceso escalonado se le pueden sumar las resistencias, como germen y motivo de una
organización y acción sindical más amplia y radical, como muy lúcidamente lo han empezado
a esbozar teóricos como Hebdon & Noh (2013), quienes muestran que cualquier gran acción
sindical –como una huelga– es improbable sin una fuerte acumulación de presión y malesta-
res de los trabajadores. A la propuesta de Kelly (2012), sería necesario, entonces, agregar las
acciones de resistencia existentes en los lugares de trabajo, considerando siempre el sentido
atribuido a estas acciones por parte de los trabajadores. Sin duda complejizar y probar estas
hipótesis sobre las relaciones entre las resistencias de los trabajadores y las acciones colectivas
y sindicales de los mismos es uno de los grandes desafíos actuales de la LPT.
Un segundo desafío de la LPT tiene que ver con potenciar investigaciones de procesos de
trabajo desde las periferias de los países capitalistas centrales. Así, se podrían conectar con
la LPT las problemáticas de las cadenas de valor en el marco de los estudios de geografía
y economía política (Newsome, Taylor, Bair, & Rainnie, 2015). En esta línea han ido los
últimos estudios que buscan conectar problemas de economía política y procesos de trabajo
(ompson, 2003; Ngai & Smith, 2007). Es fundamental que estos estudios dejen de aco-
tarse a las regiones más desarrolladas del capitalismo tardío y que problematicen procesos de
trabajo y cadenas de valor que articulen realidades periféricas. Sin duda, el hecho de que la
International Labour Process Conference (ILPC) del año 2018 se haya realizado, por prime-
ra vez, fuera Europa (en Buenos Aires), es un primer paso importante.
En esta línea, desde la realidad latinoamericana, destacan estudios como el de Pérez y Link
74FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
(2018), quienes proponen comprender a la empresa capitalista como un territorio, investigando
con ello la geografía política de los trabajadores en función del control territorial que ejercen
sobre el proceso productivo, aun cuando se encuentren en un territorio políticamente dominado
por el capitalista. En efecto, la LPT ha indagado en la apropiación del tiempo, del trabajo y de
la identidad, pero no en el control territorial como una forma de control del proceso de trabajo.
Así pues, mediante un estudio de casos comparados de sindicatos en minería y supermercados
en Chile, los autores encuentran tácticas signicativas de territorialidad sindical en tres dimen-
siones: (i) la producción de espacios seguros en el proceso de trabajo, (ii) la creación de sindicatos
en retaguardia territorial respecto a la propiedad y (iii) el control coyuntural mediante movi-
lizaciones contenciosas. Se trata de estudiar la subjetividad de los trabajadores en función del
quehacer y reexión que estos despliegan en el centro laboral y más allá de éste. En especíco,
en la medida en que se clausuran posibilidades de resistencia y lucha en los centros de trabajo
de la corporación, los trabajadores estructuran espacios seguros externos a la empresa, a saber:
casas y barrios de trabajadores, sedes sindicales y espacios comunitarios. En este sentido, se
propone una lectura que desnaturaliza el poder político-ideológico de la propiedad privada, la
cual se presenta mixticada como un hecho “sagrado”, en otras palabras, sin vinculación alguna
al conicto territorial. En especíco, comprender la empresa capitalista como un territorio, sig-
nica postular que los medios de producción constituyen un espacio siempre disputable (Pérez
y Link, 2018) 7.
Un tercer y último desafío para la LPT, que no se aborda en este documento, tiene que ver con
la conexión entre los estudios de procesos de trabajo y las problemáticas de género. Existen al-
gunas investigaciones que han avanzado al respecto, aunque esta dimensión constituye quizás
la parte más débil en la LPT. Hasta ahora, esta línea de investigación ha estudiado trabajos
feminizados particulares –en tanto empresa o sector en donde predominan trabajadoras muje-
res–, con el objetivo de describir los trabajos, emociones, habilidades y disposiciones “propias”
de estas, que son aprendidas por su socialización como mujeres. Estos aspectos han sido desva-
lorizados culturalmente, pero, a su vez, son utilizados y explotados por la clase capitalista para
sus nes de acumulación (Bolton, 2009; Collins, 2009; Ikeler, 2016).
Ahora bien, no existen muchos estudios que busquen relacionar los procesos de trabajo pro-
ductivos y reproductivos, así como los controles y resistencias que se ejercen en el espacio del
hogar, cuestión que se torna especialmente interesante cuando tanto en la periferia como en el
centro del mundo los hogares de mayores recursos (de empresarios, gerentes y empleados de
capas medias altas) recurren al trabajo asalariado, muchas veces migrante, para satisfacer sus
necesidades de reproducción y cuidado. En este sentido, planteamientos desde el feminismo
7 Con esta perspectiva marxista territorial en la LPT, lo interesante es que la noción de resistencia puede
vincularse en ocasiones con la idea de ofensiva, por cuanto los trabajadores debilitan el carácter es-
trictamente “privado” de los medios de producción e, inclusive, frecuentemente pasan a reclamarlo en
la cotidianidad o ya de forma más organizada. Esto permite extender la idea de territorialidad sindical
más allá de los límites del centro de trabajo, observando cómo los trabajadores, en distintas ocasiones
históricas, han pujado por la creación de territorios sindicales para gobernar tanto el espacio privado
como el público, cuestionando la empresa privada y el Estado capitalista (Pérez y Link, 2018).
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 75
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
marxista ponen en tensión algunas orientaciones centrales de la LPT y del marxismo en gene-
ral, especícamente en lo relacionado a los límites de la relación laboral. Para Federici (2010), la
mujer primero produce la fuerza de trabajo -la mercancía más esencial del capital- y, sometida
dentro de la clase trabajadora, luego la reproduce en diversos niveles, iniciando así la cadena de
valor desde el cuerpo y el hogar. Ante ello, el capitalismo combate el control de este poder ne-
gándole todo pago y expulsándola nalmente de la relación salarial. En pocas palabras, termina
invisibilizando su trabajo.
Marx ya había planteado que el dinero y el salario constituye un fetiche del valor, pero no había
problematizado hasta dónde podían llegar los efectos de esta mixticación. Ante esto, surgen
una serie de preguntas para la LPT: ¿Cuáles son los alcances del control del proceso de trabajo
frente al mundo reproductivo? O, pensando en la relación entre los centros de trabajo y sus
entornos, ¿cuáles son los límites efectivos que enmarcan a los procesos de trabajo? Y, en térmi-
nos más amplios, ¿cuál es el valor de la producción y reproducción de la fuerza de trabajo en la
economía política? Así, es probable que en la escisión entre el mundo productivo y reproductivo
la LPT encuentre importantes desafíos a futuro.
Noviembre del 2018,
elementos para volver a debatir el capitalismo,
en la conmemoración número doscientos del natalicio de Karl Marx.
76FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
7. BIBLIOGRAFÍA
Ackroyd, S., & ompson, P. (1999). Organizational Misbehaviour: SAGE Publications. Sa ge.
Atzeni, M. (2009). Searching for injustice and nding solidarity? A contribution to the mobil-
isation theory debate. Industrial Relations Journal, 40(1), 5–16.
Atzeni, M. (2017). Una perspectiva marxista sobre la acción colectiva de los trabajadores. Tra-
ducción. Revista La Maquila, N°5.
Baran, P. A., & Sweezy, P. M. (1966). El capital monopolista: ensayo sobre el orden económico y social
de Estados Unidos. Siglo xxi.
Barker, J. R. (1993). Tightening the iron cage: Concertive control in self-managing teams. Ad-
ministrative Science Quarterly, 408–437.
Beirne, M., Ramsay, H. y Panteli, A. (1998) Developments in Computing Work: Control and
Contradiction in the Software Labour Process. In: ompson, P. y Warhust, C. (Ed.),
Workplaces of the future (pp 142-162). Palgrave, London.
Boltanski, L. (2011). On Critique: A Sociology of Emancipation (1 edition). Cambridge, UK ;
Malden, MA: Polity.
Bolton, S. C. (2004). Emotion management in the workplace. Palgrave Macmillan.
Bolton, S. C. (2009). Getting to the heart of the emotional labour process: a reply to Brook.
Work, Employment and Society, 23(3), 549–560.
Boreham, P., Parker, R., ompson, P. y Hall, R. (2007). New technology @ work. Routledge,
London.
Braverman, H. (1974). Labor and monopoly capital: e degradation of work in the twentieth cen-
tury. NYU Press.
Brighton Labour Process Group. (1977). e Capitalist Labour Process. Capital & Class, 1(1),
3–26.
Burawoy, M. (1978). Toward a Marxist theory of the labor process: Braverman and beyond.
Politics & Society, 8(3–4), 247–312.
Burawoy, M. (1982). Manufacturing consent: changes in the labor process under monopoly capitalism.
e University of Chicago Press, Chicago.
Burawoy, M. (1985). e politics of production: Factory regimes under capitalism and socialism. Verso
Books.
Burawoy, M. (2005). For public sociology. American Sociological Review, 70(1), 4–28.
Burawoy, M. (2012). e Roots of Domination: Beyond Bourdieu and Gramsci. Sociology, 46(2),
187–206.
Collins, J. L. (2009). reads: Gender, Labor, and Power in the Global Apparel Industry. Uni-
versity of Chicago Press.
Collinson, D. L. (2003). Identities and insecurities: Selves at work. Organization, 10(3), 527–
547.
Cushen, J., & ompson, P. (2012). Doing the right thing? HRM and the angry knowledge
worker. New Technology, Work and Employment, 27(2), 79–92.
Cushen, J., & ompson, P. (2016). Financialization and value: why labour and the labour pro-
cess still matter. Work, Employment and Society, 30(2), 352–365.
De la Garza, E. (1988). Raniero Panzieri, Orígenes del El Obrerismo Italiano: Control sobre el
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 77
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
Proceso de Trabajo, Sindicato, Partido y Estrategia del Movimiento Obrero. Retrieved from
sgpwe.izt.uam.mx/pages/egt/congresos/ObrerismoItaliano.pdf
De la Garza, E. (2011). La revitalización del debate del proceso de trabajo. Revista Latino-Ame-
ricana de Estudos Do Trabalho, 16(26), 7–35.
Drucker, P. F. (1994). Post-capitalist society. Routledge.
Drucker, P. F. (1995). People and performance: The best of Peter Drucker on manage-
ment. Routledge.
Dunlop, J. T. (1993). Industrial relations systems. Harvard Business Sch.
Edward, P. K., & Scullion, H. (1982). e social organization of industrial conict: Control and
resistance in the workplace. Oxford: Basil Blackwell, 8, 265–277.
Edwards, P. K. (1990). El conicto en el trabajo: un análisis materialista de las relaciones laborales en
la empresa. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Centro de Publicaciones.
Edwards, R. (1979). Contested Terrain: e Transformation of the Workplace in the Twentieth
Century.
Edwards, R. C. (1978). e Social Relations of Production At the Point of Production. Insurgent
Sociologist, 8(2–3), 109–125.
Elger, T., & Smith, C. (2010). Global Japanization? Convergence and competition in the orga-
nization of the labour process. In Global Japanization? (pp. 49–77). Routledge.
Federici, S. (2010). Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria. Tracante de
Sueños, Madrid.
Frege, C., & Kelly, J. (2004). Varieties of unionism: Strategies for union revitalization in a globaliz-
ing economy. Oxford University Press.
Friedman, Andrew. (1986). Developing the managerial strategies approach to the labour pro-
cess. Capital & Class, 10(3), 97–124.
Friedman, Andy. (1977). Responsible Autonomy Versus Direct Control Over the Labour Pro-
cess. Capital & Class, 1(1), 43–57.
Fuller, L., & Smith, V. (1991). Consumers’ reports: management by customers in a changing
economy. Work, Employment and Society, 5(1), 1–16.
Garrahan, P., & Stewart, P. (1992). Management control and a new regime of subordination:
Post-Fordism and the local economy. In Fordism and exibility (pp. 107–117). Springer.
Gramsci, A. (1992). Antología, Selección, Traducción y Notas de Sacristán M. México.
Hassard, J., Hogan, J., & Rowlinson, M. (2001). From labor process theory to critical manage-
ment studies. Administrative eory & Praxis, 23(3), 339–362.
Hebdon, R., & Noh, S. C. (2013). A theory of workplace conict development: from grievances
to strikes. New Forms and Expressions of Conict at Work. Basingstoke: Palgrave Macmil-
lan, 26–47.
Hirschman, A. O. (1970). Exit, voice, and loyalty: Responses to decline in rms, organizations, and
states (Vol. 25). Harvard university press.
Hodson, R. (1995). Worker resistance: An underdeveloped concept in the sociology of work.
Economic and Industrial Democracy, 16(1), 79–110.
Hyman, R. (1975). Industrial relations: A Marxist introduction. Springer.
Hyman, R. (1987). Strategy or structure? Capital, labour and control. Work, Employment and
Society, 1(1), 25–55.
Ikeler, P. (2016). Deskilling emotional labour: evidence from department store retail. Work,
Employment and Society, 30(6), 966–983.
Jaros, S. J. (2005). Marxian critiques of ompson’s (1990)’core’labour process theory: an evalu-
ation and extension. Ephemera: eory & Politics in Organization, 5(2), 5–25.
78FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
Kelly, J. (2012). Rethinking industrial relations: Mobilisation, collectivism and long waves. Rout-
ledge.
Kelly, J. E. (1988). Trade unions and socialist politics. Verso Books.
Knights, D., & McCabe, D. (2000). Bewitched, bothered and bewildered: e meaning and
experience of teamworking for employees in an automobile company. Human Relations,
53(11), 1481–1517.
Knights, D., & Willmott, H. (1989). Power and Subjectivity at Work: From Degradation to
Subjugation in Social Relations. Sociology, 23(4), 535–558.
Knights, D., & Willmott, H. (1990). Labour process theory. Springer.
Littler, C. R. (1990). e Labour Process Debate: A eoretical Review 1974–88. In Labour
process theory (pp. 46–94). Springer.
Littler, C. R., & Salaman, G. (1984). Class at work: e design, allocation & control of jobs. BT
Batsford Limited.
Manwaring, T., & Wood, S. (1984). e ghost in the machine-tacit skills in the labour process.
Socialist Review, (74), 55.
Martínez Lucio, M. (2010). Labour process and Marxist perspectives on employee participa-
tion. In e Oxford handbook of participation in organizations.
Martínez Lucio, M. & Stewart, P. (1997). e Paradox of Contemporary Labour Process eo-
ry: e Rediscovery of Labour and the Disappearance of Collectivism. Capital & Class,
21(2), 49–77.
Martínez Lucio, M. & Stuart, M. (2005). “Partnership”and new industrial relations in a risk
society: an age of shotgun weddings and marriages of convenience? Work, Employment
and Society, 19(4), 797–817.
Marx, K. (2005). El Capital, tomo I, vol. 1. México, Siglo XXI Editores.
Marx, K. (2009). Capítulo VI (inédito). Resultados del proceso inmediato de producción. Cap. VI.
Mauss, M. (2002). e gift: e form and reason for exchange in archaic societies. Routledge.
Mayo, E. (1993). El experimento de Hawthorne en la Western Electric Company. Ramió, C Y
X. Ballart.
McCabe, D. (2011). Accounting for Consent: Exploring the Reproduction of the Labour Pro-
cess. Sociology, 45(3), 430–446.
Mulholland, K. (2004). Workplace resistance in an Irish call centre: slammin’, scammin’ smokin’
an’ leavin’. Work, Employment and Society, 18(4), 709–724.
Newsome, K., Taylor, P., Bair, J., & Rainnie, A. (2015). Putting labour in its place: labour process
analysis and global value chains. Palgrave.
Ngai, P., & Smith, C. (2007). Putting transnational labour process in its place: the dormitory
labour regime in post-socialist China. Work, Employment and Society, 21(1), 27–45.
O’Doherty, D., & Willmott, H. (2009). e decline of labour process analysis and the future
sociology of work. Sociology, 43(5), 931–951.
Panzieri, R. (1968). Lucha obrera en el desarrollo capitalista. Cuadernos de Ruedo Ibérico, (20–21).
Panzieri, R. (1976). Surplus value and planning: notes on the reading of Capital. CSE (Eds.)
(1976) e Labour Process and Class Strategies. CSE Pamphlet 1. London: Stage 1.
Parsons, T. (1991). e social system. Psychology Press.
Pérez, D., & Link, S. (2018). Control territorial en la disputa del proceso de trabajo: sindica-
lismo chileno en empresas de minería versus supermercados. Política y sociedad 55(2),
575-596.
Rodríguez, C. J. F. (2007). Vigilar y organizar: Una introducción a los Critical Management Studies.
Siglo XXI de España Editores.
Teorías del proceso de trabajo. Una revisión de su desarrollo y de las nociones de control y resistencia 79
CENTRO DE INVESTIGACIÓN POLÍTICO SOCIA DEL TRABAJO
Roscigno, V. J., & Hodson, R. (2004). e Organizational and Social Foundations of Worker
Resistance. American Sociological Review, 69(1), 14–39.
Sewell, G. (1998). e discipline of teams: e control of team-based industrial work through
electronic and peer surveillance. Administrative Science Quarterly, 397–428.
Sewell, G., & Wilkinson, B. (1992). `Someone to Watch Over Me’: Surveillance, Discipline and
the Just-in-Time Labour Process. Sociology, 26(2), 271–289.
Smith, C. (1989). Flexible specialisation, automation and mass production. Work, Employment
and Society, 3(2), 203–220.
Smith, C. (2006). e double indeterminacy of labour power: labour eort and labour mobility.
Work, Employment and Society, 20(2), 389–402.
Smith, C. (2015). Continuity and change in labor process analysis forty years after labor and
monopoly capital. Labor Studies Journal, 40(3), 222–242.
Smith, C., & Pun, N. (2006). e dormitory labour regime in China as a site for control and
resistance. e International Journal of Human Resource Management, 17(8), 1456–1470.
Stewart, P. (2006). Individualism and collectivism in the sociology of the collective worker. In
Employment relations in a changing society: assessing the post-Fordist paradigm (pp. 182–
199).
Stewart, P., & Martínez Lucio, M. (2011). Collective narratives and politics in the contempo-
rary study of work: the new management practices debate. Work, Employment and Society,
25(2), 327–341.
Taylor, F. W. (2004). Scientic management. Routledge.
Taylor, P., & Bain, P. (1999).An assembly line in the head”: work and employee relations in the
call centre. Industrial Relations Journal, 30(2), 101–117.
ompson, P. (1990). Crawling from the wreckage: e labour process and the politics of pro-
duction. In Labour process theory (pp. 95–124). Springer.
ompson, P. (2003). Disconnected capitalism: or why employers can’t keep their side of the
bargain. Work, Employment and Society, 17(2), 359–378.
ompson, P. (2010). e capitalist labour process: Concepts and connections. Capital & Class,
34(1), 7–14.
ompson, P. (2011). e trouble with HRM. Human Resource Management Journal, 21(4),
355–367.
ompson, P., & Ackroyd, S. (1995). All Quiet on the Workplace Front? A Critique of Recent
Trends in British Industrial Sociology. Sociology, 29(4), 615–633.
ompson, P., & Hartley, B. (2007). HRM and the worker: Labor process perspectives. e
Oxford Handbook of Human Resource Management.
ompson, P., & Newsome, K. (2004). Labor process theory, work, and the employment rela-
tion. eoretical Perspectives on Work and the Employment Relationship, 133–162.
ompson, P., & Smith, C. (2000). Follow the redbrick road: Reections on pathways in and
out of the labor process debate. International Studies of Management & Organization,
30(4), 40–67.
ompson, P., & Smith, C. (2009). Labour power and labour process: Contesting the margin-
ality of the sociology of work. Sociology, 43(5), 913–930.
ompson, P., & Warhurst, C. (1998). Workplaces of the Future. Springer.
ompson, P., Warhurst, C., & Callaghan, G. (2001). Ignorant theory and knowledgeable
workers: Interrogating the connections between knowledge, skills and services. Journal
of Management Studies, 38(7), 923–942.
Tronti, M. (2001). Obreros y capital (Vol. 8). Ediciones Akal.
80FONDECYT Regular N° 1150860
DOCUMENTO DE TR ABAJO N° 11
Tronti, M. (2016). La política contra la historia. Madrid: Tracantes de Sueños.
Warhurst, C., & Nickson, D. (2007). Employee experience of aesthetic labour in retail and hos-
pitality. Work, Employment and Society, 21(1), 103–120.
Warhurst, C., ompson, P., & Nickson, D. P. (2008). Labour process theory: putting the ma-
terialism back into the meaning of service work.
Woodcock, J. (2014). e workers’ inquiry from Trotskyism to Operaismo: A political method-
ology for investigating the workplace. Ephemera, 14(3), 489.
Woodcock, J. (2017). Working the phones: control and resistance in call centres. Pluto Press.