ArticlePDF Available

DiseÑo y validaciÓn del “cuestionario para la evaluaciÓn de sÍntomas obsesivo compulsivos para padres” (CESOC-P)

Authors:

Abstract

The aim of this study was to develop an instrument for the detection of obsessive compulsive (OC) symptoms through parent information. 492 parents of schoolchildren answered the 41preliminary items of the “Questionnaire for the Evaluation of Obsessive Compulsive Symptoms-Parent” (CESOC-P). A first exploratory factor analysis (EFA) was made to reduce the number of items, and with the items that obtained loads equal to or higher than 0.50 and some items considered clinically relevant another EFA using the oblimin rotation method was performed. The 13 items selected made up the final version, which showed a single factor (KMO index =.86, GI=.96) and adequate reliability (α=.84). CESOC-P scores were significantly related to OC diagnoses and Child Symptoms Inventory-4 OC scores. A cut-off score of 3 presented adequate sensitivity and specificity. The CESOC-P is a quick, reliable and valid tool for the detection of obsessive-compulsive symptoms and can be useful to supplement the information reported by children and/or teenagers. © 2016, Fundacion para el Avance de la Psicologia Clinica Conductual. All rights reserved.
Behavioral Psychology / Psicología Conductual, Vol. 24, Nº 3, 2016, pp. 513-529
DISEÑO Y VALIDACIÓN DEL “CUESTIONARIO PARA LA
EVALUACIÓN DE SÍNTOMAS OBSESIVO COMPULSIVOS PARA
PADRES” (CESOC-P)1
Josefa Canals1, Núria Voltas1, Carmen Hernández1 y Josep Toro2
1Universidad Rovira y Virgili; 2Universidad de Barcelona (España)
Resumen
El objetivo del estudio fue desarrollar un instrumento para la detección de
síntomas obsesivo compulsivos (OC) en niños, a través de la información de los
padres. 492 padres de escolares contestaron el “Cuestionario para la evaluación
de síntomas obsesivo compulsivos para padres” (CESOC-P). Para reducir el
número de ítems, se realizó un análisis factorial exploratorio (AFE) y se
seleccionaron aquellos que obtuvieron saturaciones ≥ 0,5 y los que se
consideraron clínicamente relevantes. Luego, se realizó otro AFE utilizando el
método de rotación oblimin. Los 13 ítems seleccionados configuraron la versión
final del CESOC-P, con un solo factor (índice KMO= 0,86; GFI= 0,96) y una
adecuada fiabilidad (= 0,84). La puntuación total del CESOC-P se relacionó
significativamente con el diagnóstico de trastorno OC y con la puntuación de OC
del “Inventario de síntomas infantiles-4”. El punto de corte de 3 mostró una
adecuada sensibilidad y especificidad. El CESOC-P es un instrumento breve, fiable
y válido para la detección de los síntomas OC y puede ser útil para complementar
la información de los propios niños y/o adolescentes.
PALABRAS CLAVE: TOC infantil, análisis factorial, propiedades psicométricas, CESOC-
P.
Abstract
The aim of this study was to develop an instrument for the detection of
obsessive compulsive (OC) symptoms through parent information. 492 parents of
schoolchildren answered the 41preliminary items of the “Questionnaire for the
Evaluation of Obsessive Compulsive Symptoms- Parent” (CESOC-P). A first
exploratory factor analysis (EFA) was made to reduce the number of items, and
with the items that obtained loads equal to or higher than 0.50 and some items
considered clinically relevant another EFA using the oblimin rotation method was
performed. The 13 items selected made up the final version, which showed a
single factor (KMO index = .86, GFI= .96) and adequate reliability (= .84).
CESOC-P scores were significantly related to OC diagnoses and Child Symptoms
Inventory-4 OC scores. A cut-off score of 3 presented adequate sensitivity and
specificity. The CESOC-P is a quick, reliable and valid tool for the detection of
obsessive-compulsive symptoms and can be useful to supplement the information
reported by children and/or teenagers.
KEY WORDS: childhood OCD, factorial analysis, psychometric properties, CESOC-P.

Correspondencia: Josefa Canals, Facultad de Ciencias de la Educación y Psicología, Cta. Valls, s/n,
43007 Tarragona (España). E-mail: josefa.canals@urv.cat
514 CANALS, NÚRIA VOLTAS, HERNÁNDEZ Y TORO
Introducción
El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno crónico, de inicio en la
infancia y que puede ser altamente incapacitante a nivel familiar, social y
académico (Alvarenga et al., 2016; De Mathis et al., 2013). En la última versión del
Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5; APA, 2013),
el TOC ha pasado a ser una entidad nosológica diferenciada de los trastornos de
ansiedad y ha constituido un nuevo capítulo llamado “Trastorno obsesivo
compulsivo y trastornos relacionados”. Se ha observado que con mucha frecuencia
los niños y adolescentes ocultan los síntomas obsesivo compulsivos ya que les
causa un fuerte sentimiento de vergüenza, y esto puede afectar a su detección,
diagnóstico y aplicación de tratamiento. Estudios previos muestran prevalencias de
TOC en muestras comunitarias de niños y adolescentes que oscilan entre el 0.1% y
el 4% (Canals, Hernández-Martínez, Cosi y Voltas, 2012; Carter et al., 2010),
cifras similares a las halladas en población clínica infantil (Geller, 2006) o en
muestras de adultos (Ruscio et al., 2010). En consecuencia, es importante que
existan instrumentos válidos y fiables para la identificación precoz del problema y
la posterior aplicación de un tratamiento adecuado.
Después de una etapa en la que existían un número escaso de instrumentos
de evaluación para la detección del TOC infantil, en los últimos años se han
desarrollado y validado una amplia variedad de escalas relacionadas con la
presencia y tipo de síntomas, el nivel de gravedad o el grado de interferencia a
nivel escolar, laboral, social o familiar (Iniesta-Sepúlveda et al., 2014). Sin embargo,
a pesar del creciente número de pruebas para la detección de los síntomas del
TOC, hasta el momento los datos siguen sugiriendo que el TOC es un trastorno
infradiagnosticado y que un 90% de los niños que lo padecen en niveles
moderados, no están recibiendo tratamiento (AACAP, 2012). En diversos países,
entre ellos España, se ha creado la necesidad de adaptar algunos de estos
instrumentos tanto para población clínica como comunitaria (p. ej., Godoy et al.,
2011; Rosa-Alcázar et al., 2014). En primer lugar se realizaron adaptaciones y
validaciones de las escalas de adultos para adolescentes. El “Inventario obsesivo
compulsivo de Maudsley” (Maudsley Obsessional-Compulsive Inventory, MOCI;
Hodgson y Rachman, 1977) ha sido validado por Fonseca-Pedrero, Paino y Lemos-
Giráldez (2008) y el “Inventario obsesivo compulsivo-revisado” (Obsessive
Compulsive Inventory-Revised, OCI-R; Foa et al., 2002) por Piqueras et al., 2009 y
Martínez-Gonzalez et al., 2011, ambas en muestras no clínicas. Específicamente
para la población infantil, el “Cuestionario de creencias obsesivas-versión niños”
(Obsessive Belief Questionnaire-Children Version, OBQ-CV; Coles et al., 2010) ha
sido adaptado y validado al español por Nogueira, Godoy, Romero y Gavino (2012)
para evaluar las dimensiones cognitivas del TOC. Una de las escalas más usadas
entre los investigadores para la detección del TOC pediátrico, el “Inventario
obsesivo de Leyton-versión niños” (Leyton Obsessional Inventory-Child Version,
LOI-CV; Berg, Rapoport y Flament, 1986), ha sido considerado un test fiable y
válido en muestra escolar. Posteriormente, el “Inventario obsesivo compulsivo-
versión niños” (Obsessive-Compulsive Inventory - Child Version, OCI-CV; Foa et al.,
2010), ha sido administrado a diversas poblaciones comunitarias (Rosa-Alcázar et
Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo compulsivos para padres 515
al., 2014; Rodríguez-Jiménez et al., 2015) y clínicas españolas (Rodríguez-Jiménez
et al., 2016) mostrándose como un test fiable, válido e invariante métricamente en
ambas muestras. También recientemente, Piqueras et al. (2016) han validado en
escolares y niños con TOC el “Inventario obsesivo compulsivo de Florida para
niños” (Children’s Florida Obsessive Compulsive Inventory, C-FOCI; Storch et al.,
2009), el cual ha sido considerado una buena medida para evaluar los síntomas y
la gravedad del trastorno. Los mismos autores han hallado que el “Cribado breve
para el trastorno obsesivo compulsivo” (Short Obsessive-Compulsive Disorder
Screening, SOCS; Uher et al., 2007) es un instrumento breve y válido para el
cribado de TOC en niños y adolescentes de muestra clínica y comunitaria (Piqueras
et al., 2015).
A nivel clínico, el instrumento específico más recomendado es la “Escala
obsesivo compulsiva de Yale-Brown para niños” (Children’s Yale-Brown Obsessive-
Compulsive Scale, CY-BOCS; Storch et al., 2004) la cual nos permite evaluar la
gravedad, el tipo de síntomas y realizar el seguimiento de los mismos, y la “Escala
dimensional obsesivo compulsiva de Yale-Brown” (Dimensional Yale-Brown
Obsessive-Compulsive Scale, DY-BOCS; Rosario-Campos et al., 2006; adaptación
española de Pertusa et al., 2010), que aunque no está diseñada para la población
infantil, es frecuentemente usada en adolescentes con TOC. Por otra parte, la
“Entrevista diagnóstica de ansiedad para niños y padres” (Anxiety Diagnostic
Interview Schedule for Children and Parents, ADIS-IV-C/P; Silverman y Albano,
1996) recomendada para el diagnóstico de trastornos de ansiedad, es también
considerada una buena medida para la evaluación del TOC. Sin embargo, estas
medidas necesitan ser administradas por un especialista y asimismo precisan un
tiempo largo de administración, principalmente la DY-BOCS que consta de un
autoinforme además de la parte aplicada por el clínico.
Todas las medidas citadas obtienen información del propio niño, que aunque
sea indispensable en el entorno clínico, puede comportar una considerable tasa de
falsos negativos (Rapoport et al., 2000) por la tendencia que tienen los niños y
adolescentes a ocultar los síntomas obsesivo compulsivos. A este respecto, diversos
autores apuntan la necesidad de obtener también la información que pueden
aportar los padres, tras mostrar ésta altas tasas de correspondencia con las
observaciones realizadas por los especialistas (Shafran et al., 2003, Storch et al.,
2006a). Existen, sin embargo, escasos instrumentos de detección de TOC en los
cuales los padres sean los informadores de los síntomas. Derivadas de la CY-BOCS,
se creó una escala para ser respondida por los padres (CY-BOCS-PR), así como un
autoinforme para niños (CY-BOCS-CR) (Storch et al., 2006a), pero solo se ha
validado al español la versión para niños y adolescentes (CY-BOCS-SR; Godoy et
al., 2011). Uno de los test mayormente utilizados en psicopatología infantil para
ser contestado por los padres, el “Listado de comportamientos infantiles” (Child
Behavior Checklist, CBCL; Achenbach y Rescorla, 2001), incluye ocho ítems que
configuran la subescala de síntomas obsesivo compulsivos (OCS-CBCL). Esta
subescala muestra una buena consistencia interna y niveles de sensibilidad y
especificidad con un punto de corte de 5 (Geller et al., 2006), pero los análisis
factoriales revelan la falta de algunos ítems para poder discriminar mejor el TOC
(Storch et al., 2006b) y no existen validaciones españolas.
516 CANALS, NÚRIA VOLTAS, HERNÁNDEZ Y TORO
En consecuencia, teniendo en cuenta las relevantes tasas de prevalencia de
este trastorno en población de edad escolar, la tendencia de los sujetos a ocultar
sus síntomas, la importancia de la información que pueden aportar los padres a
estas edades y la necesidad de una detección e intervención precoz, el objetivo del
presente estudio ha sido diseñar y validar un cuestionario de cribado de síntomas
obsesivo compulsivos, sencillo y rápido de contestar, para padres de niños en edad
escolar. Siguiendo las indicaciones del Instituto Nacional para la Excelencia Clínica
y de la Salud (NICE), el cual recomienda el SOCS como un instrumento para el
protocolo de detección de TOC en niños y adolescentes por ser breve, de fácil uso,
sensible y fiable (Krebs y Heyman, 2014), nosotros pensamos que un instrumento
para padres con estas características puede aportar información relevante en el
cribado del trastorno en niños.
Método
Participantes
Una muestra de 492 padres de niños que asistían a 13 escuelas de primaria
(seis concertadas y siete públicas) de Reus (España) respondieron el cuestionario
objeto del estudio. Estos niños participaron en un estudio epidemiológico en doble
fase sobre trastornos depresivos y de ansiedad. En la primera fase participaron
1514 sujetos (720 niños y 794 niñas) con edades comprendidas entre los 8 y los 12
años (M= 10,23; DT= 1,23) y que cursaban 4º, 5º o 6º de primaria. El 41% de las
familias era de nivel socioeconómico bajo, el 39% era de nivel socioeconómico
medio y el 20% tenía un nivel socioeconómico alto. El 87,5% de los participantes
era nacido en España y el 85,9% tenía una familia de tipo nuclear. Posteriormente,
en el curso académico siguiente, se realizó la segunda fase en la cual se
seleccionaron para su participación 659 niños con riesgo de síntomas emocionales
y controles sin riesgo. De estos 659 sujetos, finalmente aceptaron proseguir en el
estudio 562 (405 de los cuales eran de riesgo) con edades de entre 9 y 13 años
(M= 11,25; DT= 1,04). No se encontraron diferencias significativas respecto al nivel
socioeconómico entre los participantes de la segunda fase y los que no
prosiguieron. Un total de 492 padres de estos alumnos completaron
correctamente el cuestionario CESOC-P.
Instrumentos
a) “Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo compulsivos para padres”
(CESOC-P). Se crearon 41 ítems, 17 de los cuales se referían a síntomas
obsesivos y 24 a síntomas compulsivos. Los 41 ítems fueron creados por
expertos del Servicio de Psiquiatría Infantil y Juvenil del Hospital Clínic de
Barcelona y comprendían los síntomas más frecuentemente observados en
clínica teniendo en cuenta la multidimensionalidad del TOC. Los padres debían
responder mediante una escala Likert de 4 puntos (0= Nunca; 1= A veces; 2=
A menudo; 3= Muy a menudo) respecto a la frecuencia con la que cada
síntoma estaba presente en su hijo.
Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo compulsivos para padres 517
b) “Mini-Entrevista neuropsiquiátrica internacional” (Mini-International
Neuropsychiatric Interview, M.I.N.I.-Kid; Sheehan et al., 1998). Es una
entrevista estructurada para niños de edades comprendidas entre los 6 y los
17 años, basada en criterios DSM-IV y CIE-10. El tiempo de administración es
de aproximadamente 30 minutos y sirve para establecer el diagnóstico de 23
trastornos del eje I, entre los que se encuentra el TOC. La fiabilidad y validez
de la entrevista es adecuado (Sheehan et al., 2010). La M.I.N.I. - Kid se
administró en la segunda fase del estudio.
c) “Inventario de síntomas infantiles-4” (Child Symptom Inventory-4, CSI; Gadow
y Sprafkin, 1998). Es un instrumento de cribado basado en los criterios
diagnósticos del DSM-IV. La versión para padres utilizada en este estudio
contiene 97 ítems clasificados en 10 categorías con un formato de respuesta
de 4-puntos tipo Likert. El CSI-4 ha demostrado ser válido y la versión española
utilizada mostró una consistencia interna excelente ( de Cronbach= 0,99) en
trabajos previos del equipo investigador. Para este estudio se ha utilizado el
punto de corte de los autores (puntuación= 2), el cual presenta una
especificidad de 0,73. El cuestionario CSI-4 se administró en la segunda fase
del estudio.
Procedimiento
A través de los colegios, se facilitó la información del estudio a los padres con
el consentimiento informado para su participación. En la segunda fase del estudio,
los niños con riesgo de problemas emocionales y un grupo control seleccionado
paralelamente teniendo en cuenta las variables edad, sexo y tipo de escuela,
fueron evaluados individualmente mediante la entrevista estructurada M.I.N.I.-Kid
y se administró a los padres el CESOC-P, el CSI-4 y un cuestionario de datos
sociodemográficos familiares.
Análisis de datos
El análisis estadístico de los datos se llevó a cabo mediante la versión 22.0 del
programa SPSS (IBM Corp., 2013) y también mediante la versión 9.3.1 del
programa FACTOR (Lorenzo-Seva y Ferrando, 2006). Las propiedades
psicométricas del CESOC-P se exploraron mediante análisis factorial exploratorio
usando el método de extracción de mínimos cuadrados no ponderados y rotación
oblicua. El análisis se realizó sobre una matriz de correlaciones de Pearson debido a
que los valores de asimetría y curtosis de los ítems fueron menores a uno. La
bondad de la matriz se evaluó mediante el índice Kaiser-Meyer-Olkin (KMO), así
como la bondad del ajuste de la estructura factorial resultante (goodness of fit
index, GFI). Posteriormente se relacionaron las puntuaciones obtenidas en el
cuestionario CESOC-P con los diagnósticos de TOC clínico establecidos y con los
síntomas obsesivos y compulsivos informados a través del CSI-4 mediante la
prueba t de Student.
Se realizó una curva ROC para establecer la sensibilidad y especificidad de
diferentes puntuaciones y determinar el óptimo punto de corte. La curva ROC fue
518 CANALS, NÚRIA VOLTAS, HERNÁNDEZ Y TORO
construida con relación al diagnóstico de TOC obtenido por la MINI-Kid. La
exactitud de predicción fue evaluada utilizando el área bajo la curva (AUC)
asumiendo los siguientes valores: AUC inferior a 0,50 no predictiva, AUC entre
0,50 y 0,69 poco predictiva, AUC entre 0,70 y 0,89 moderadamente predictiva,
AUC entre 0,90 y 0,99 altamente predictiva y AUC de 1,0 perfectamente
predictiva (Greiner, Pfeiffer y Smith, 2000).
Resultados
En primer lugar se realizaron tres análisis factoriales exploratorios sobre la
matriz de correlaciones de Pearson del cuestionario formado por 41 ítems,
utilizando los métodos de rotación Promin, Promax y Oblimin directo. Los datos
mostraron que el coeficiente de asimetría era mayor a 1 en valor absoluto en las
tres soluciones. Así, con el fin de decidir la solución más adecuada, se siguió el
principio de parsimonia y se utilizó el índice de Bentler de simplicidad (1977) que
en el caso de la solución observada con el método oblimin directo fue de 0,98,
siendo el índice más cercano a 1. La prueba de esfericidad de Bartlett fue
significativa (²= 6696,20; p< 0,01) y se obtuvo un índice de KMO de 0,86,
corroborando que los datos eran adecuados para la realización de un análisis
factorial. La solución en dos factores era la más apropiada, tanto desde el punto
de vista de la claridad de la interpretación, como del ajuste, con un GFI y un RMSR
aceptables de 0,94 y 0,68 respectivamente. Además, el procedimiento auxiliar
MAP para evaluar la dimensionalidad, recomienda dos factores y el análisis
paralelo a pesar de recomendar 4 factores, se observa que cuando se pasa de dos
factores, éstos son menores y no interpretables por contener muy pocos ítems. Así,
pasar de dos factores se consideró sobrefactorizar. La tabla 1 muestra la matriz de
saturaciones de la solución factorial, en la cual se observan dos factores. En esta
misma tabla no se muestran los siete ítems que obtuvieron saturaciones inferiores
a 0,30, que son los ítems: 1, 2, 6, 8, 9, 10 y 35. Con el fin de obtener una escala
más breve, se realizó una selección de los ítems que obtuvieron cargas superiores a
0,5 (ítems: 7, 17, 18, 19, 23, 24, 26, 30, 37 y 41) o ítems que se consideraron
clínicamente relevantes (15, 22 y 31). Aunque los ítems 16 y 17 tuvieron
saturaciones de 0,52, se seleccionó uno de ellos para la solución final debido a su
parecido contenido clínico. Posteriormente se realizó un análisis factorial
exploratorio sobre la matriz de correlaciones de Pearson de los 13 ítems
seleccionados utilizando el método de rotación oblimin directo (tabla 2). Se obtuvo
un índice KMO de .86, que se puede considerar adecuado para la realización de
un análisis factorial, y un GFI= .96 que indica que el ajuste de esta solución es
bueno. El análisis sugiere la presencia de un factor único con un coeficiente alfa de
Cronbach de 0,84. La puntuación media en el cuestionario de 13 ítems fue de
2,30 (DT= 3,01) y no hubo diferencias estadísticamente significativas entre las
puntuaciones de los niños y las niñas (niños: M= 2,14, DT= 2,85; niñas: M= 2,43,
DT= 3,13; t= -1,054, p= 0,292).
Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo compulsivos para padres 519
Tabla 1
Estructura factorial del “Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo-compulsivos para
padres” (versión de 41 ítems)
¿Cree que su hijo/a a menudo está demasiado preocupado/a, nervioso/a o inquieto/a por
alguna de las cuestiones siguientes?
Ítems Factor
1 Factor
2 M Varianza DT
3. Porque tiene miedo de hacerse daño
intencionadamente 0,300 0,114 0,146 0,382
4. Porque tiene miedo de hacer daño
intencionadamente a otra persona 0,332 0,157 0,189 0,435
5. Porque tiene miedo de perjudicar a otra persona
por haber hecho o dejado de hacer alguna cosa 0,475 0,423 0,350 0,592
7. Porque tiene miedo de hacer alguna cosa mala que
no desea hacer (por ejemplo, apuñalar a alguien
de la familia, tirarse por la ventana, etc.)* 0,623 0,012 0,024 0,155
11. Porque piensa injustificadamente que está o que
puede estar enfermo 0,399 0,126 0,143 0,378
12. Porque cree que puede haber pecado 0,367 0,045 0,047 0,217
13. Porque se le ocurren pensamientos ofensivos o
blasfemos sobre Dios, Jesús, o cualquier otra
figura religiosa 0,345 0,018 0,018 0,134
14. Porque tiene miedo de que “se le escapen”
palabras o comentarios incorrectos u ofensivos u
obscenos 0,482 0,157 0,148 0,385
15. Porque duda mucho cuando tiene que escoger
alguna cosa o tomar una decisión* 0,496 0,657 0,518 0,074
16. Porque imagina escenas o personas que no puede
“borrar” de su mente 0,519 0,181 0,209 0,454
17. Porque imagina palabras, números o melodías
que no puede “borrar” de su mente* 0,526 0,120 0,142 0,377
18. Se lava las manos injustificadamente* 0,510 0,059 0,088 0,297
19. Se ducha, se baña o se cepilla los dientes
demasiadas veces o haciendo rituales o
ceremonias*
0,708 0,061 0,114 0,338
20. Limpia objetos o evita contactos porque tiene
miedo de ensuciarse o contaminarse 0,388 0,083 0,101 0,318
21. Comprueba que algunas puertas estén bien
cerradas, las luces apagadas, los libros en la
mochila, etc. 0,463 0,415 0,430 0,656
22. Repasa repetidamente las lecciones que ya ha
estudiado o los trabajos escolares que ya ha
hecho* 0,493 0,280 0,324 0,569
23. Repite preguntas sobre situaciones o hechos
pasados o futuros para asegurarse de que no va
a pasar ni pasará nada desagradable*
0,611 0,250 0,257 0,507
520 CANALS, NÚRIA VOLTAS, HERNÁNDEZ Y TORO
Ítems Factor
1 Factor
2 M Varianza DT
24. Pide insistentemente revisiones o consultas
médicas para asegurarse de que no tiene
ninguna enfermedad o trastorno*
0,671 0,063 0,087 0,295
25. Injustificadamente repite una lectura, borra un
escrito y vuelve a escribirlo 0,397 0,108 0,116 0,341
26. Hace cosas como pasar por una puerta y volver
atrás, pararse delante de una puerta, sentarse y
levantarse de una silla, tocar un mueble, no pisar
ciertos azulejos, etc.*
0,514 0,041 0,047 0,217
27. Cuenta objetos, palabras, coches, personas, etc. 0,383 0,161 0,171 0,414
28. Debe tocar un objeto, dar golpes en una mesa,
decir o pensar una palabra, escribir alguna cosa,
etc. una cantidad fija de veces 0,362 0,057 0,070 0,265
29. Siempre ordena de la misma forma libros,
vestidos, zapatos, juegos u otros objetos 0,384 0,201 0,270 0,520
30. Debe repetir mentalmente ciertas palabras, frases
o números, o hacer determinados cálculos
mentales* 0,617 0,193 0,229 0,479
31. Sitúa simétricamente los cubiertos en la mesa, los
zapatos cuando se descalza, el material escolar
debajo de la mesa, o cualquier otro objeto*
0,459 0,146 0,206
32. Se resiste a tirar a la basura objetos inútiles,
inservibles o deteriorados 0,362 0,520 0,591 0,769
33. Guarda o colecciona objetos inútiles, papeles
usados, basura, etc. 0,384 0,352 0,472 0,687
34. Obliga a alguien de casa a que le conteste
respuestas, saludos (por ej: “buenas noches”),
despedidas, (por ej: “adiós”), etc., repetidas
siempre de la misma manera
0,445 0,197 0,292 0,540
36. Injustificadamente pide a alguien de casa que
mastique con la boca cerrada y que no haga
ruido al comer
0,416 0,159 0,227 0,476
37. Necesita decir, explicar, confesar o preguntar
alguna cosa (siempre lo mismo)* 0,585 0,171 0,219 0,468
38. Se ve obligado a hacer cosas absurdas con el fin
de evitar daños o desgracias 0,435 0,037 0,052 0,228
39. En las comidas, debe sentarse en la silla, coger los
cubiertos y vasos, etc. siguiendo siempre el
mismo orden estricto
0,434 0,118 0,214 00,460
40. Antes de ponerse en la cama debe pasar un rato
ordenando y tocando objetos (vestidos, zapatos,
juegos, ropa de cama), moviéndose de cierta
forma, repitiendo actos o movimientos, etc.
0,463 0,163 0,202 0,449
41. Repite actos, palabras, ejercicios, etc. hasta estar
seguro de “haberlo hecho bien”* 0,615 0,248 0,300 0,548
Nota: *Ítems seleccionados para la versión final.
Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo compulsivos para padres 521
Tabla 2
Estructura factorial del “Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo-compulsivos para
padres” (versión de 13 ítems)
¿Cree que su hijo/a a menudo está demasiado preocupado/a, nervioso/a o inquieto/a por
alguna de las cuestiones siguientes?
Ítems Factor 1 M Varianza DT
7. Porque tiene miedo de hacer alguna cosa
mala que no desea hacer (por ejemplo,
apuñalar a alguien de la familia, tirarse
por la ventana, etc.)
0,590 0,059 0,088 0,297
15. Porque duda mucho cuando tiene que
escoger alguna cosa o tomar una
decisión 0,583 0,061 0,114 0,338
17. Porque imagina palabras, números o
melodías que no puede “borrar” de su
mente 0,638 0,083 0,101 0,318
18. Se lava las manos injustificadamente 0,460 0,402 0,411 0,641
19. Se ducha, se baña o se cepilla los dientes
demasiadas veces o haciendo rituales o
ceremonias 0,481 0,278 0,323 0,568
22. Repasa repetidamente las lecciones que
ya ha estudiado o los trabajos escolares
que ya ha hecho 0,419 0,248 0,256 0,506
23. Repite preguntas sobre situaciones o
hechos pasados o futuros para
asegurarse de que no va a pasar ni
pasará nada desagradable
0,555 0,063 0,087 0,295
24. Pide insistentemente revisiones o
consultas médicas para asegurarse de
que no tiene ninguna enfermedad o
trastorno
0,563 0,108 0,116 0,341
26. Hace cosas como pasar por una puerta y
volver atrás, pararse delante de una
puerta, sentarse y levantarse de una silla,
tocar un mueble, no pisar ciertos
azulejos, etc.
0,526 0,041 0,047 0,217
30. Debe repetir mentalmente ciertas
palabras, frases o números, o hacer
determinados cálculos mentales 0,438 0,161 0,171 0,414
31. Sitúa simétricamente los cubiertos en la
mesa, los zapatos cuando se descalza, el
material escolar debajo de la mesa,
cualquier otro objeto
0,563 0,057 0,070 0,265
37. Necesita decir, explicar, confesar o
preguntar alguna cosa (siempre lo
mismo) 0,456 0,191 0,256 0,506
41. Repite actos, palabras, ejercicios, etc.
hasta estar seguro de “haberlo hecho
bien” 0,540 0,187 0,221 0,470
522 CANALS, NÚRIA VOLTAS, HERNÁNDEZ Y TORO
En la tabla 3 se pueden observar las relaciones entre las puntuaciones
obtenidas en el cuestionario CESOC-P de 13 ítems y la presencia del diagnóstico
de TOC y de obsesiones y compulsiones en el CSI-4. Los resultados muestran que
las puntuaciones en el cuestionario CESOC-P de niños con un diagnóstico de TOC,
especialmente en el caso de las niñas, eran significativamente más altas en
comparación con las puntuaciones de los niños y niñas que no tenían diagnóstico.
Se observó también que los sujetos con puntuaciones elevadas en los ítems de
TOC del CSI-4, obtuvieron puntuaciones significativamente más altas en el CESOC-
P, en comparación con los sujetos que obtuvieron puntuaciones bajas en el CSI-4.
La curva ROC obtuvo un área bajo la curva de 0,77 (IC 95%: 0,67-0,87), la
cual es considerada moderadamente predictiva. La puntuación propuesta como
mejor punto de corte sería la puntuación de 3, la cual ha obtenido una sensibilidad
y especificidad alrededor del 70% (puntuación 2,50: sensibilidad del 72,20 y
especificidad del 70,50; puntuación 3,30: sensibilidad del 61,10% y especificidad
del 78,70%).
Discusión
En el presente estudio se muestra el diseño y la validación del cuestionario
CESOC-P para la detección de síntomas obsesivo compulsivos en niños de edad
escolar a través de la información proporcionada por los padres. Tras la creación
del cuestionario y su administración a una muestra de 492 padres de niños con
edades comprendidas entre los 9 y los 13 años, los análisis indican que el
cuestionario CESOC-P presenta buenas cualidades psicométricas.
La versión final del cuestionario con 13 ítems cumple con el objetivo
planteado de fácil aplicación y brevedad. El análisis factorial ha mostrado un solo
factor con buena consistencia interna, fiabilidad similar a la hallada por el OCI-CV
(Rodríguez-Jiménez et al., 2016) y más alta que la hallada en el SOCS en población
comunitaria (Piqueras et al., 2015). La propuesta inicial de 41 ítems planteaba que
el cuestionario podría presentar dos factores, uno relacionado con las obsesiones y
otro con las compulsiones, pero el análisis factorial no mostró una estructura ni
dimensional ni bifactorial del TOC. Sin embargo, podemos observar que los 13
ítems del cuestionario se relacionan con síntomas de las diversas dimensiones del
TOC infantil como: agresividad, duda/indecisión, pensamiento mágico,
limpieza/contaminación, comprobación, repetición y orden (Nikolajsen, Nissen y
Thomsen, 2010). Como se podría esperar, la mayoría de los ítems evalúan
sintomatología compulsiva y los tres ítems relacionados con la sintomatología
obsesiva tienen cargas más bajas. Probablemente no es fácil para los padres
detectar y ser conscientes de la presencia de determinados síntomas obsesivos, y
en cambio les es más fácil observar la presencia de síntomas compulsivos debido a
la interferencia que pueden ocasionar en el entorno familiar y porque pueden ser
más difíciles de ocultar.
Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo compulsivos para padres 523
Tabla 3
Relación entre las puntuaciones [M (DT)] del “Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo-compulsivos para padres” según
presencia/ausencia del diagnóstico de TOC y obsesiones y compulsiones en el CSI-4
Muestra Diagnóstico de TOC CSI-4
Obsesiones Compulsiones
Si No
t p Si No
t p Si No
t p
Total 5,83 (4,91)* 2,17 (2,84) 3,146 0,006 5,47 (5,21) 1,97 (2,56) 4,556 0,001 6,86 (5,66) 1,95 (2,38) 5,09 0,001
n= 18 n= 474
n= 47 n= 445
n= 35 n= 457
Niños 6,29 (5,99) 2,00 (2,60) 1,884 0,018 5,60 (4,66) 1,79 (2,34) 3,607 0,002 7,06 (5,51) 1,75 (2,10) 3,83 0,002
n= 7 n= 211
n= 20 n= 198
n= 16 n= 202
Niñas 5,55 (4,39) 2,30 (3,01) 2,431 0,035 5,37 (5,66) 2,11 (2,54) 2,963 0,006 6,68 (5,94) 2,11 (2,57) 3,34 0,004
n= 11 n= 263
n= 27 n= 247
n= 19 n= 255
Notas: * M (DT)= Puntuación media (desviación típica); TOC= Trastorno obsesivo compulsivo; CSI-4= “Inventario de síntomas infantiles-4”.
524 CANALS, NÚRIA VOLTAS, HERNÁNDEZ Y TORO
Por otra parte, las relaciones halladas entre las puntuaciones del CESOC-P y el
diagnóstico clínico y la presencia de síntomas obsesivo compulsivos del CSI-4
apoyan que el CESOC-P es un test válido. Así, tanto los sujetos que presentan
diagnóstico de TOC como los que tienen síntomas obsesivo compulsivos en el CSI-
4, han obtenido puntuaciones significativamente más altas en el cuestionario
CESOC-P en comparación con sus pares sin diagnóstico o sin síntomas en el CSI-4.
En el caso del diagnóstico, la relación significativa fue encontrada para el sexo
femenino y no el masculino, pero probablemente pueda ser debido a la escasa
muestra de diagnósticos. En general, aunque los padres pueden presentar
dificultades para registrar las obsesiones en sus hijos, la convergencia mostrada
entre la puntuación obtenida por el CESOC-P y la información ofrecida por el
mismo padre (CSI-4) o por el niño (diagnóstico) apoya la validez de los padres
como informantes. Nuestros resultados refuerzan la información de los padres a
pesar de que el componente familiar del TOC pueda hacer que éstos no
consideren relevantes las manifestaciones de sus hijos por presentar ellos también
síntomas y se adapten a las interferencias causadas en el entorno familiar (Pardue
et al., 2014; Pauls et al., 2014). Por otra parte, Storch, Brittany, Monica, Adam y
Tanya (2015) analizaron la concordancia del nivel de interferencia entre padres e
hijos, mostrando que ésta mejoraba con relación a variables como la edad o la
gravedad de los síntomas.
La mayoría de cuestionarios para la evaluación y detección del TOC han sido
diseñados para ser contestados por el propio niño (p. ej., LOI-CV, OCI-CV, etc.),
pero si bien éste puede ser el mejor informante, sobre todo en lo que respecta a
las manifestaciones obsesivas, también puede esconder sus síntomas por
vergüenza o miedo a ser considerado enfermo. Ello justifica la importancia de
recabar información a través de los padres. A este respecto, el CESOC-P se
presenta como un instrumento de cribado de síntomas del TOC pensado para
población española y para ser contestado por los padres. Por otro lado, algunos
instrumentos para la evaluación del TOC han sido diseñados en un primer
momento para ser utilizados en muestras de adultos y adaptados posteriormente
para ser administrados en sujetos de menor edad, como por ejemplo es el caso del
OCI-R y del MOCI. Así, una cuestión que se considera importante en la evaluación
del TOC en niños y adolescentes, es el uso de medidas específicas diseñadas para
esta población en particular (Abramowitz, 2008).
Si analizamos específicamente los ítems del CESOC-P, el ítem “Sitúa
simétricamente los cubiertos en la mesa, los zapatos cuando se descalza, el
material escolar debajo de la mesa, o cualquier otro objeto” obtuvo en el primer
factorial una saturación inferior a 0,50 pero se consideró que las manifestaciones
de simetría eran importantes en niños y se incluyó en la versión final. En el análisis
de esta versión, este ítem tuvo una saturación de 0,56. Contrariamente, el ítem 16
tuvo una saturación mayor a 0,50 pero no se incluyó en la versión final debido a
que esta dimensión de obsesividad ya estaba representada en el 17. Sin embargo,
una buena opción podría ser juntar el contenido de ambos ítems con significado
equivalente. Con relación a los ítems 18 y 19, aunque ambos hacen referencia a la
dimensión de lavado, se mantuvieron en la versión final debido a que la limpieza
de manos (ítem 18) es un síntoma clínicamente importante en el TOC pediátrico.
Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo compulsivos para padres 525
También, el contenido de limpieza podría unificarse en un solo ítem en una nueva
versión. La versión breve del CESOC-P ha excluido el ítem de acumulación ya que
su saturación era baja. Similarmente, otros autores han hallado que los ítems
relacionados con acumulación tenían cargas más bajas que las halladas en otros
factores (o dimensiones) del test (Rodríguez et al., 2016). A nivel clínico esto puede
estar apoyado por el hecho que la nueva clasificación de la Asociación Americana
de Psiquiatría (el DSM-5) ha separado el trastorno por acumulación en una entidad
diferenciada del TOC. Sin embargo, se ha observado en estudios previos que estos
síntomas se inician en la etapa de la infancia y la adolescencia (Samuels et al.,
2014).
La realización de la curva ROC ha permitido proponer la puntuación de 3
como punto de corte para la detección de TOC. Esta puntuación tiene una
adecuada sensibilidad y especificidad con relación al diagnóstico clínico, y aunque
es baja supera a las puntuaciones medias del test, que han sido bajas como era de
esperar en población escolar.
El desarrollo del CESOC-P no incluyó ítems que valoraran el grado de
interferencia; fue pensado como instrumento de cribado con manifestaciones
fácilmente observables para los padres. No obstante, la puntuación Likert con
cuatro posibilidades de respuesta nos permite obtener una puntuación de
gravedad en cada respuesta. La detección de síntomas TOC, a través del CESOC-P
en el entorno clínico o comunitario, precisará una evaluación clínica con el niño y
con los padres con el fin de orientar una intervención temprana y eficaz tras
obtener el diagnóstico e información del nivel de interferencia e impacto.
El presente estudio tiene algunas limitaciones. En primer lugar, el objetivo era
obtener un cuestionario breve para ser contestado por los padres, pero la
redacción de los ítems del cuestionario inicial aplicado a los padres hacía difícil
obtener como versión final un test muy breve. Sería recomendable juntar algunos
ítems relacionados con la misma dimensión y realizar nuevos análisis psicométricos
en otras muestras y confirmar un punto de corte de detección de TOC. Por otro
lado, el tamaño de la muestra utilizada es bastante limitado y en un futuro debería
incrementarse, a la vez que incluir muestra clínica.
A pesar de estas limitaciones, los resultados que se han obtenido en el
presente estudio, indican que el cuestionario CESOC-P es un instrumento breve,
fiable y válido, para la detección de los síntomas obsesivo compulsivos por parte de
los padres de sujetos en edad escolar. Puede ser útil en niños prepuberales para
detectar manifestaciones no referidas por los niños y puede complementar la
información de los autoinformes realizados por los adolescentes. En este estudio,
el CESOC-P muestra también una buena relación con los criterios externos de
diagnóstico de TOC clínico y las puntuaciones en los ítems de síntomas obsesivo
compulsivos del CSI-4. El CESOC-P puede complementar muy bien la información
proporcionada por los auto-informes y podría ser aplicado en los centros de
atención primaria y de salud mental. Sería importante realizar más análisis
psicométricos después de administrar el CESOC-P en otras muestras comunitarias,
pediátricas y/o clínicas de niños y adolescentes, con el fin de confirmar los
resultados satisfactorios que se han podido comprobar en el presente estudio.
526 CANALS, NÚRIA VOLTAS, HERNÁNDEZ Y TORO
Referencias
Abramowitz, J. S. (2008). Obsessive-compulsive disorder. En J. Hunsley y E. J. Mash (dirs.), A
guide to assessments that work (pp. 275-292). Nueva York, NY: Oxford University
Press.
Achenbach, T. M. y Rescorla, L. A. (2001). Manual for the ASEBA School-Age Forms and
profiles. Burlington, VT: University of Vermont, Research Center for Children, Youth,
and Families.
Alvarenga, P. G., do Rosario, M. C., Cesar, R. C., Manfro, G. G., Moriyama, T. S., Bloch, M.
H., Shavitt, R. G, Hoexter, M. Q., Coughlin, C. G., Leckman, J. F. y Miguel, E. C.
(2016). Obsessive-compulsive symptoms are associated with psychiatric comorbidities,
behavioral and clinical problems: a population-based study of Brazilian school
children. European Child & Adolescent Psychiatry, 25, 175-182.
American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (2012). Practice parameters for the
assessment and treatment of children and adolescents with obsessive compulsive
disorder. Journal of the American Academic Child & Adolescent Psychiatry, 51, 98-
113.
American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and statistical manual of mental
disorders (5ª ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Association.
Berg, C. J., Rapoport, J. L. y Flament, M. (1986). The Leyton Obsessional Inventory-Child
Version. Journal of the American Academy of Child Psychiatry, 25, 84-91.
Canals, J., Hernández-Martínez, C., Cosi, A. y Voltas, N. (2012). The epidemiology of
obsessive-compulsive disorder in Spanish school children. Journal of Anxiety Disorders,
26, 746- 752.
Carter, A. S., Wagmiller, R. J., Gray, S. A., McCarthy, K. J., Horwitz, S. M. y Briggs-Gowan,
M. J. (2010). Prevalence of DSM-IV disorder in a representative, healthy birth cohort at
school entry: sociodemographic risks and social adaptation. Journal of the American
Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 49, 686-698.
Coles, M. E., Wolters, L. H., Sochting, I., Dehaan, E., Pietrefesa, A. S. y Whiteside, S. P.
(2010). Development and initial validation of the Obsessive Belief Questionnaire-Child
Version (OBQ-CV). Depression and Anxiety, 27, 982-991.
De Mathis, M. A., Diniz, J. B., Hounie, A. G., Shavitt, R. G., Fossaluza, V., Ferrão, Y.,
Leckman, J. F., de Bragança Pereira, C., do Rosario, M. C. y Miguel, E. C. (2013).
Trajectory in obsessive-compulsive disorder comorbidities. European
Neuropsychopharmacology, 23, 594-601.
Foa, E. B., Coles, M. E., Huppert, J. D., Pasupuleti,R. V., Franklin, M. E. y March, J. S, (2010).
Development and validation of a child version of the Obsessive Compulsive Inventory.
Behavior Therapy, 41, 121-132.
Foa, E. B., Huppert, J. D., Leiberg, S., Langner, R., Kichic, R. y Hajcak, G. (2002). The
Obsessive-Compulsive Inventory: development and validation of a short version.
Psychological Assessment, 14, 485-496.
Fonseca-Pedrero, E., Paino, M. y Lemos-Giráldez, S. (2008). La diversidad psicopedagógica
en el aula: evaluación de problemas emocionales y comportamentales. Aula Abierta,
36, 39-48.
Gadow, K. D. y Sprafkin, J. (1998). Child Symptom Inventory-4 Screening manual. Stony
Brook, NY: Checkmate Plus.
Geller, D. (2006). Obsessive-compulsive and spectrum disorders in children and adolescents.
Psychiatric Clinics of North America, 29, 353-370.
Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo compulsivos para padres 527
Geller, D. A., Doyle, R., Shaw, D., Mullin, B., Coffey, B., Petty, C., Petty, C., Vivas, F. y
Biederman, J. (2006). A quick and reliable screening measure for OCD in youth:
reliability and validity of the obsessive-compulsive scale of the Child Behavior Checklist.
Comprehensive Psychiatry, 47, 234-240.
Gadow, K. D. y Sprafkin, J. (1998). Adolescent Symptom Inventory-4 norms manual. Stony
Brook, NY: Checkmate Plus.
Godoy, A., Gavino, A., Valderrama, L., Quintero, D. C., Cobos, P., Casado, Y., Sosa, M. D. y
Capafons, J. I. (2011). Factor structure and reliability of the Spanish adaptation of the
Children’s Yale Brown Obsessive-Compulsive Scale-Self Report (CY-BOCS-SR).
Psicothema, 23, 330-335.
Greiner, M., Pfeiffer, D. y Smith, R. D. (2000). Principles and practical application of the
receiver-operatic characteristic analysis for diagnostic tests. Preventive Veterinary
Medicine, 45, 23-41.
Hodgson , R. J. y Rachman, S. (1977). Obsessional-compulsive complaints. Behaviour
Research and Therapy, 15, 389-395.
IBM Corp. (2013). IBM SPSS Statistics, v. 22.0 [programa de ordenador]. Armonk, NY:
Autor.
Iniesta-Sepúlveda, M., Rosa-Alcázar, A. I., Rosa-Alcázar Á. y Storch, E. A. (2014). Evidence
based assessment in children and adolescents with obsessive-compulsive disorder.
Journal of Child and Families Studies, 23, 1455-1470.
Krebs, G. y Heyman, I. (2014). Obsessive-compulsive disorder in children and
adolescents. Archives of Disease in Childhood, 0, 1-5.
Lorenzo-Seva U. Y Ferrando P. J. (2006). FACTOR: a computer program to fit the
exploratory factor analysis model. Behavior Research Methods, Instruments, &
Computers, 38, 88-91.
Martínez-González, A. E., Piqueras, J. A. y Marzo, J. C. (2011). Validation of the Obsessive-
Compulsive Inventory Revised (OCI-R) for Spanish adolescent population. Anales de
Psicología, 27, 763-773.
Nikolajsen, K. H., Nissen, J. B. y Thomsen, P. H. (2010). Obsessive-compulsive disorder in
children and adolescent symptoms dimensions in a naturalistic setting. Nordic Journal
of Psychiatry, 65, 244-250.
Nogueira, R., Godoy, A., Romero, P. y Gavino, A. (2012). Propiedades psicométricas de la
versión española del Obsessive Belief Questionnaire-Child Version (OBQ-CV) en una
muestra no clínica. Psicothema, 24, 674-679.
Pardue, C. M., Sibrava, N. J., Boisseau, C. L., Mancebo, M. C., Eisen, J. L. y Rasmussen, S. A.
(2014). Differential parental influence in the familial aggregation of obsessive
compulsive disorder. Journal of Obsessive-Compulsive and Related Disorders, 3, 215-
219.
Pauls, D. L., Abramovitch, A., Rauch, S. L. y Geller, D. A. (2014). Obsessive-compulsive
disorder: an integrative genetic and neurobiological perspective. Nature Reviews
Neuroscience, 15, 410-424.
Pertusa, A., Jaurrieta, N., Real, E., Alonso, P., Bueno, B., Segalàs, C., Jiménez-Murcia, S.,
Mataix-Cols, D. y Menchón, J. M. (2010). Spanish adaptation of the Dimensional Yale-
Brown Obsessive- Compulsive Scale. Comprehensive Psychiatry, 51, 641-648.
Piqueras, J. A., Martínez-González, A. E., Hidalgo, M. D., Fullana, M. A. Mataix, D. y Rosa-
Alcázar, Á. (2009). Propiedades psicométricas del Inventario obsesivo-compulsivo-
revisado en una muestra no clínica de adolescentes mayores. Behavioral
Psychology/Psicología Conductual, 17, 561-572.
Piqueras, J. A., Rodríguez-Jiménez, T., Ortiz, A. G., Moreno, E., Lázaro, L. y Godoy, A.
(2015). Validation of the Short Obsessive-Compulsive Disorder Screening (SOCS) in
children and adolescents. British Journal of Psychiatry Open, 1, 21-26.
528 CANALS, NÚRIA VOLTAS, HERNÁNDEZ Y TORO
Piqueras, J. A., Rodríguez-Jiménez, T., Ortiz, A. G., Moreno, E., Lázaro, L. y Storch, E. A. (En
prensa). Factor structure, reliability, and validity of the Spanish version of the
Children’s Florida Obsessive Compulsive Inventory (C-FOCI). Child Psychiatry & Human
Development. doi:10.1007/s10578-016-0661-4
Rapoport, J. L., Inoff-Germain, G., Weissman, M. M., Greenwald, S., Narrow, W. E., Jensen,
P. S., Lahey, B. B. y Canino, G. (2000). Childhood obsessive-compulsive disorder in the
NIMH MECA study: parent versus child identification of cases. Methods for the
Epidemiology of Child and Adolescent Mental Disorders. Journal of Anxiety Disorders,
14, 535-48.
Rodríguez-Jiménez, T., Godoy, A., Piqueras, J. A., Gavino, A., Martínez-González, A. E. y
Foa, E. B. (En prensa). Factor structure and measurement invariance of the Obsessive-
Compulsive Inventory-Child version (OCI-CV) in general population. European Journal
of Psychological Assessment. doi:10.1027/1015-5759/a000276.
Rodríguez-Jiménez, T., Piqueras, J. A., Lázaro, L., Moreno, E., Ortiz, A. G. y Godoy, A.
(2016). Metric invariance, reliability, and validity of the Child Version of the Obsessive
Compulsive Inventory (OCI-CV) in community and clinical samples. Journal of
Obsessive-Compulsive and Related Disorders, 9, 1-8.
Rosa-Alcázar, A. I., Ruiz-García, B., Iniesta-Sepúlveda, M., López-Pina, J. A., Rosa-Alcázar, Á.
y Parada-Navas, J. L. (2014). Obsessive Compulsive Inventory-Child Version (OCI-CV) in
a Spanish community sample of children and adolescents. Psicothema, 26, 174-179.
Rosario-Campos, M. C., Miquel, E.C., Quatrano, S., Chacon, P., Ferrao, Y., Findley, D.,
Katsovich, L., Scahill, L., King, R. A., Woody, S. R., Tolin, D., Hollander, E., Kano, Y. y
Leckman, J. F. (2006). The Dimensional Yale-Brown Obsessive-Compulsive Scale (DY-
BOCS): an instrument for assessing obsessive-compulsive symptom dimensions.
Molecular Psychiatry, 11, 495-504.
Ruscio, A. M., Stein, D. J., Chiu, W. T. y Kessler, R. C. (2010). The epidemiology of
obsessive-compulsive disorder in the National Comorbidity Survey Replication.
Molecular Psychiatry, 15, 53-63.
Samuels, J., Grados, M. A., Riddle, M. A., Bienvenu, O. J., Goes, F. S., Cullen, B., Wang, Y.,
Greenberg, B. D., Fyer, A. J., McCracken, J. T., Geller, D., Murphy, D. L., Knowles, J.
A., Rasmussen, S. A., McLaughlin, M. C., Piancentini, J., Pauls, D. L., Stewart, S. E.,
Shugart, Y. Y., Maher, B., Pulver, A. E. y Nestadt, G. (2014). Hoarding in children and
adolescents with obsessive-compulsive disorder. Journal of Obsessive-Compulsive and
Related Disorders, 3, 325-331.
Shafran, R., Frampton, I., Heyman, I., Reynolds, M., Teachman, B. y Rachman, S. (2003). The
preliminary development of a new self-report measure for OCD in young people.
Journal of Adolescence, 26, 137-142.
Sheehan, D., Lecrubier, Y., Sheehan, H., Amorim, P., Janavs, J., Weiller, E., Hergueta, T.,
Baker, R. y Dunbar, G. C. (1998). The Mini-International Neuropsychiatric Interview
(M.I.N.I.): the development and validation of a structured diagnostic psychiatric
interview for DSM-IV and ICD-10. Journal of Clinical Psychiatry, 20, 22-33.
Sheehan, D. V., Sheehan, K. H., Shytle, R. D., Janavs, J., Bannon, Y., Rogers, J. E., Milo, K.
M., Stock ,S. L. y Wilkinson, B. (2010). Reliability and validity of the Mini International
Neuropsychiatric Interview for children and adolescents (MINI-KID). Journal of Clinical
Psychiatry, 71, 313-326.
Silverman, W. K. y Albano, A. M. (1996). The Anxiety Disorders Interview Schedule for DSM-
IV: Child and Parent Versions. San Antonio, TX: The Psychological Corporation.
Storch, E. A., Rudy, B. M., Wu, M. S., Lewin, A. B. y Murphy, T. K. (2015). Moderators of
impairment agreement among parent-child dyads in pediatric obsessive-compulsive
disorder. Journal of Psychopathology and Behavioral Assessment, 37, 318-328.
Cuestionario de evaluación de síntomas obsesivo compulsivos para padres 529
Storch, E. A., Kanna, M.S., Merlo, L.J., Loew, B.A., Franklin, M.E., Reid, J.M., Goodman, W.
K y Murphy, T. K. (2009). Children’s Florida Obsessive-Compulsive Inventory:
psychometric properties and feasibility of a self-report measure of obsessive-
compulsive symptoms in youth. Child Psychiatry & Human Development, 40, 467-483.
Storch, E. A., Murphy, T. K., Adkins, J. W., Lewin, A. B., Geffken, G. R., Jhons, N.B., Jann, K.
E. y Goodman, W. K. (2006a). The Children’s Yale -Brown Obsessive-Compulsive
Scale: psychometric properties of child-and parent-report formats. Journal of Anxiety
Disorders, 20, 1055-1070.
Storch, E. A., Murphy, T. K., Bagner, D. M., Johns, N. B., Baumeister, A. L., Goodman, W. K.
y Geffken, G. R. (2006b). Reliability and validity of the Child Behavior Checklist
Obsessive-Compulsive Scale. Journal of Anxiety Disorders, 20, 473-485.
Storch, E. A., Murphy, T. K., Geffken, G.R., Soto, O., Sajid, M., Allen, P., Roberti, J. W.,
Killiany, E. M. y Goodman, W. K. (2004). Psychometric evaluation of the Children’s
Yale Brown Obsessive Compulsive Scale. Psychiatry Research, 129, 91-98.
Uher, R., Heyman, I., Mortimore, C., Frampton, I. y Goodman, R. (2007). Screening young
people for obsessive compulsive disorder. British Journal of Psychiatry, 191, 353-354.
RECIBIDO: 29 de febrero de 2016
ACEPTADO: 29 de junio de 2016
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
The Children’s Florida Obsessive Compulsive Inventory (C-FOCI) is a promising self-report measure of the presence and severity of obsessive–compulsive symptoms in children and adolescents. Although initial research showed it to have adequate psychometric properties, only one study has been published to date, which dealt exclusively with children. The aim of this report was to examine the psychometric properties of the C-FOCI across clinical and community samples of children and adolescents. The sample consisted of 94 Spanish-speaking patients with obsessive–compulsive disorder (OCD) and 1068 healthy community controls, aged 8–19 years. Factor analysis supported two single and independent factors (severity and symptoms), as well as metric invariance across groups for the symptom checklist and the Severity Scale. Results also indicated good reliability in terms of internal consistency and temporal stability, significant and high correlations with other OCD measures, and acceptable sensitivity and specificity for detect OCD. In summary, the C-FOCI is a promising, brief measure of 22 items for screening OCD symptoms and severity in children and adolescents.
Article
Full-text available
Background The Short Obsessive–Compulsive Disorder Screener (SOCS) is recommended by the National Institute for Health and Care Excellence as a suitable and validated screening tool for 11- to 15-year olds. Despite its excellent sensitivity and specificity in detecting obsessive–compulsive disorder (OCD), it has limitations. Aims To empirically examine whether the SOCS is suitable for assessing OCD symptoms across a wide age range of children and adolescents and to provide new data about its psychometric properties. Method Participants were 94 patients (9–19 years) with OCD, and 880 healthy controls. Results The results supported the SOCS’ unidimensional factor structure and metric invariance across samples. It showed good reliability in terms of internal consistency and temporal stability. Furthermore, it had significantly high correlations with other OCD measures and an acceptable sensitivity and specificity for detecting OCD. Conclusions The SOCS is a brief screening tool suitable for detecting OCD in children and adolescents. Declaration of interest None. Copyright and usage © The Royal College of Psychiatrists 2015. This is an open access article distributed under the terms of the Creative Commons Non-Commercial, No Derivatives (CC BY-NC-ND) licence.
Article
Full-text available
Obsessive-compulsive disorder (OCD) in childhood and adolescence is an impairing condition, associated with a specific set of distressing symptoms incorporating repetitive, intrusive thoughts (obsessions) and distressing, time-consuming rituals (compulsions). This review considers current knowledge of causes and mechanisms underlying OCD, as well as assessment and treatment. Issues relating to differential diagnosis are summarised, including the challenges of distinguishing OCD from autism spectrum disorders and tic disorders in youth. The recommended treatments, namely cognitive behaviour therapy and serotonin reuptake inhibiting/selective serotonin reuptake inhibitor medications, are outlined along with the existing evidence-based and factors associated with treatment resistance. Finally, novel clinical developments that are emerging in the field and future directions for research are discussed.
Article
Full-text available
Pediatric-onset obsessive-compulsive disorder (OCD) is underdiagnosed, and many affected children are untreated. The present study seeks to evaluate the presence and the clinical impact of OCD and obsessive-compulsive symptoms (OCS) in a large sample of school-age children. In Phase I, we performed an initial screening using the Family History Screen (FHS). In Phase II, we identified an "at-risk" sample, as well as a randomly selected group of children. A total of 2,512 children (6-12 years old) were assessed using the FHS, the Development and Well-Being Assessment (DAWBA), the Strengths and Difficulties Questionnaire (SDQ), and the Child Behavior Checklist (CBCL). Data analyses included descriptive and multivariate analytical techniques. 2,512 children (mean age: 8.86 ± 1.84 years; 55.0 % male) were categorized into one of the three diagnostic groups: OCD (n = 77), OCS (n = 488), and unaffected controls (n = 1,947). There were no significant socio-demographic differences (age, gender, socioeconomic status) across groups. The OCS group resembled the OCD on overall impairment, including school problems and delinquent behaviors. However, the OCD group did have significantly higher rates of several comorbid psychiatric disorders, including separation anxiety, generalized anxiety, and major depressive disorder, than OCS or unaffected controls. Moreover, the OCD group also scored higher than the SDQ, as well as on each of CBCL items rated by the parent. Our findings suggest that there is a psychopathological continuum between OCS and OCD in school-aged children. The presence of OCS is associated with functional impairment, which needs further investigation in longitudinal studies.
Article
Full-text available
Obsessive-compulsive disorder (OCD) is characterized by repetitive thoughts and behaviours that are experienced as unwanted. Family and twin studies have demonstrated that OCD is a multifactorial familial condition that involves both polygenic and environmental risk factors. Neuroimaging studies have implicated the cortico-striato-thalamo-cortical circuit in the pathophysiology of the disorder, which is supported by the observation of specific neuropsychological impairments in patients with OCD, mainly in executive functions. Genetic studies indicate that genes affecting the serotonergic, dopaminergic and glutamatergic systems, and the interaction between them, play a crucial part in the functioning of this circuit. Environmental factors such as adverse perinatal events, psychological trauma and neurological trauma may modify the expression of risk genes and, hence, trigger the manifestation of obsessive-compulsive behaviours.
Article
The Obsessive Compulsive Inventory-Child Version (OCI-CV) is a well-established self-report assessment tool and is particularly recommended for the assessment of dimensions of obsessive compulsive disorder (OCD) symptomatology. Although previous studies have shown that the OCI-CV has good psychometric properties to assess dimensions of OCD in clinical and non-clinical samples, a number of aspects remain unexplored: factor invariance across clinical and non-clinical samples, the discriminative validity of the OCI-CV to differentiate clinical from non-clinical samples, and the need for more data concerning the translation and adaptation of the OCI-CV across cultures and languages. Thus, the aim of our study was to provide new data on the validation of the OCI-CV in two community-based samples (n=2138) and clinical samples (n=94) of participants between 10 and 18 years old. The results showed that the OCI-CV has a sound 6-factor structure (Doubting/Checking, Obsessing, Hoarding, Washing, Ordering, Neutralizing) with one second-order factor (general OCD symptomatology), metric invariance across clinical and non-clinical samples, good reliability in terms of internal consistency and temporal stability, significant correlations with other specific measures of OCD, and acceptable sensitivity and specificity for the detection of OCD. The OCI-CV is a well-established measure to assess obsessive-compulsive symptom dimensions in children and adolescents.
Article
This chapter presents a comprehensive overview of the nature, psychological conceptualization, assessment, and treatment of obsessive-compulsive disorder (OCD) and related conditions. First, we describe the symptoms of OCD and the proposal that numerous other disorders overlap with this condition. We critically review this proposal, and conclude that the number of overlapping conditions is somewhat smaller than some authors have suggested. From there, we turn to a review of the empirically supported psychological models of OCD and these related conditions. A discussion of the assessment and treatment of these disorders then follows.
Article
. Evidence-based assessment is necessary as a first step for developing psychopathological studies and assessing the effectiveness of empirically validated treatments. There are several measures of obsessive-compulsive disorder (OCD) and/or symptomatology in children and adolescents, but all of them present some limitations. The Obsessive-Compulsive Inventory-Revised (OCI-R) by Foa and her colleagues has showed to be a good self-report measure to capture the dimensionality of OCD in adults and adolescents. The child version of the OCI (OCI-CV) was validated for clinical children and adolescents in 2010, showing excellent psychometric properties. The objective of this study was to examine the factor structure and invariance of the OCI-CV in the general population. Results showed a six-factor structure with one second-order factor, good consistency values, and invariance across region, age, and sex. The OCI-CV is an excellent inventory for assessing the dimensions of OCD symptomatology in general po...
Article
Inter-rater agreement for symptom impairment associated with obsessive-compulsive disorder (OCD) varies between parents and children. However, extraneous variables that may influence these agreement differences have scarcely been examined. Therefore, the purpose of this paper was to examine moderators of parent and child agreement on ratings of overall OCD-related impairment and impairment across three domains (i.e., school, social, home) as measured by the Children’s OCD Impact Scale–Child and Parent versions (COIS-C/P). One hundred sixty-six children with OCD and their parents completed ratings of symptom severity, impairment, and demographics, among other measures, prior to psychosocial treatment initiation. Overall parent–child agreement of impairment was in the moderate range. Age, OCD symptom severity, resistance and control, obsession and compulsion severity, and insight emerged as moderator variables, with the direction of moderation varying by domain. Results, implications, and study limitations are discussed.