ArticlePDF Available

Realidad histórica y realidad literaria: los problemas de la ficción, la realidad y las certezas en la construcción y la producción del conocimiento

Authors:

Abstract

El presente artículo analiza las relaciones, diferencias y similitudes entre la literatura y la historia y el vínculo entre estas y el conocimiento. Para ello se analiza la obra narrativa de Marguerite Yourcenar Memorias de Adriano, obra donde lo histórico y lo literario parecieran confluir en una realidad unívoca.
Resumen
El presente artículo analiza las relaciones, diferencias y similitudes entre la literatura y la
historia y el vínculo entre estas y el conocimiento. Para ello se analiza la obra narrativa
de Marguerite Yourcenar Memorias de Adriano, obra donde lo histórico y lo literario
parecieran confluir en una realidad unívoca.
Palabras claves:
Conocimiento Historiografía Memorias de Adriano Ficción Realidad
Literatura
Realidad histórica y realidad literaria: los problemas de la ficción, la
realidad y las certezas en la construcción y la producción del
conocimiento
Daniel Nieto Orriols*
* Estudiante de Doctorado en Historia de la Pontificia Universidad Católica
de Valparaíso. Magíster en Historia de la Pontificia Universidad Católica de
Valparaíso y Licenciado en Historia de la Universidad Andrés Bello.
Académico de la Universidad Andrés Bello. Contacto: daniel.nieto@unab.cl
Cuadernos de
Historia Cultural
Revista de Estudios de
Historia de la Cultura,
Mentalidades, Económica
y Social
3, ISSN 0719-1030,
Viña del Mar, 2014
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
134
Realidad histórica y realidad literaria: los problemas de la ficción,
la realidad y las certezas en la construcción y producción del
conocimiento
Daniel Nieto Orriols
Universidad Andrés Bello
1. Introducción
Durante los siglos XX y XXI, la historia se ha visto inmersa en una sucesiva
problematización sobre su naturaleza ficcional y, a partir de esta, sobre las posibilidades para el
conocimiento de la realidad. Deconstruccionismo, relativización, giro lingüístico, nueva
narrativa, autobiografía, entre otros, son conceptos y teorías resonantes para comprender la
naturaleza inventiva de la disciplina histórica, cuestión que ha decantado en un escenario
metodológico y epistemológico heterogéneo
1
. Bajo este panorama, buena parte de las
tendencias actuales han retornado tanto a problemas como a concepciones narrativas
tradicionales
2
, provocando una especial cercanía entre el género historiográfico y el literario
3
.
Así, no solo ha proliferado la narrativa en la historia, sino también la novela histórica y las
biografías, soportes que poseen importantes similitudes de orden textual. Se ha organizado,
entonces, una congruencia entre literatura e historia que no logra establecer sus diferencias
radicales, ya que a partir de los presupuestos de los paradigmas del narrativismo y del giro
lingüístico establecidos como base para la comparación literaria e histórica-, se ha tendido a
1
Véase Iggers, Georg, La historiografía del siglo XX, Fondo de Cultura Económica, Chile, 2012, pp. 193-229.
2
De todos modos, no pretendemos opacar los aportes de la historiografía centrada en la relación entre lo
biológico y el devenir –la denominada “biohistoria”-, los enfoques en el medio ambiente, la inmigración, las
relaciones interétnicas, entre otros. Lo anterior se refiere a una tendencia de mayor generalización. Para algunos
detalles sobre las nuevas corrientes historiográficas y atisbos sobre los desafíos y lineamientos futuros en
historiografía véase Aurell, Jaume; Balmaceda, Catalina; Burke, Peter y Soza, Felipe, Comprender el pasado, Akal,
Madrid, 2013, pp. 439-448.
3
Véase Burke, Peter y Aurell, Jaume, “Las tendencias recientes: del giro lingüístico a las historias alternativas”, en
Ibid., pp. 290-300.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
135
ejercer un proceso de subordinación de la historia a la literatura por su condición textual y su
categoría ficcional
4
.
Sin desconocer la relevancia de los ámbitos lingüístico y teórico literario
5
para la
comprensión del “género historiográfico”
6
, por sí mismas no resuelven el problema de las
relaciones entre la historia, la literatura y la condición ficcional o de certezas entre estas, puesto
que, a nuestro parecer, las diferencias no radican en la relación entre dichos conceptos, sino en
otros dos que subyacen a ambos tipos de creación, esto es, el conocimiento construido y el
conocimiento producido.
Si bien ambos se complementan, la construcción del conocimiento histórico constituye
el asidero del producto histórico y, por lo tanto, supone establecerse como base del mismo,
otorgando, por ello, una relación de subordinación. Bajo esta perspectiva, la condición
histórica de una obra no radica en la presencia de más o menos ficción, sino en la voluntad e
implícito compromiso veritativo de su autor para con su público y para con la búsqueda de la
verdad
7
. Por ello, nos parece que el texto no es separable ni de su contexto ni del agente que le
otorga sentido, pues, en último término, es más que un conjunto de significantes o de códigos;
es, por sobre todo, un producto cultural y, por tanto, histórico.
A partir de estas consideraciones, el presente artículo analiza las similitudes y las
diferencias entre el conocimiento histórico y el literario, aludiendo a los problemas de la ficción
y de la memoria para la construcción del conocimiento y, para cada caso, la posibilidad de
otorgar certezas sobre la realidad. Para tales efectos se analiza la novela Memorias de Adriano, de
Marguerite Yourcenar, ejemplificando cómo una obra literaria, aun cuando otorga más certezas
4
Los presupuestos de la teoría literaria aplicados a la historia constituyeron, desde la publicación de la Metahistoria
de Hayden White, el fundamento que reveló los principios y categorías de orden tropológico de los textos
históricos y, por tanto, de su categoría literaria. De ahí en más, el estudio de los textos históricos como artefactos
literarios ha constituido uno de los enfoques más recurrentes para aducir la condición ficcional de los mismos y
así otorgarles una condición de similitud con la creación literaria. Respecto a los principales problemas de la teoria
de White, así como de algunos de sus trabajos inéditos, véase la reciente edición de Robert Doran en White,
Hayden, La ficción de la narrativa, Eterna cadencia, Buenos Aires, 2011.
5
La omisión de las “nuevas historias” en este párrafo no pretende desconocer su aporte al respecto; sin embargo,
buena parte de sus enfoques son más bien resultado de una concepción sobre la historia que una teorización
sobre la misma, o, si se prefiere, la aplicación de metodologías en base a presupuestos epistemológicos que las
sustentan, pero no formulaciones cognoscitivas en sí mismas.
6
Utilizamos este término para referirnos a la textualidad de los escritos históricos y su condición literaria,
evidenciando que entre los escritos históricos y literarios existe n aspectos comunes, pero en diversas dimensiones.
Sus diferencias constituyen el trasfondo del análisis propuesto.
7
Es lo que Ricoeur señala como un hecho contractual en el que un lector, confiando en que lo que el texto
historiográfico le otorga es verdadero, confía en el criterio y selección realizada por el historiador sobre el pasado,
así como también de la conexión y explicación ofrecida. Por su parte, el historiador, en conocimiento de la
confianza otorgada, emprende la labor historiográfica a partir de una voluntad veritativa. Véase Ricoeur, Paul, La
memoria, la historia, el olvido, Fondo de Cultura Económica, Argentina, 2004, pp. 81-82.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
136
sobre el emperador romano que cualquier otro estudio histórico sobre este, no se instaura
como texto histórico en tanto en cuanto posee una voluntad de su autora por la búsqueda de la
verdad, sino que si llega a esta es de modo secundario. Ello no implica, de todos modos, que a
través de este tipo de soportes no puedan divulgarse atisbos de historia. Asimismo se da
cuenta, por un lado, de cómo la ficción resulta inherente al proceso de producción
historiográfica y, por otro, de que su presencia no supone un detrimento al constructo. En este
sentido, la ficción y la certeza no constituyen parámetros para otorgar una coherencia entre los
géneros, pues ambos se organizan y desenvuelven en dimensiones diferentes: una en lo
narrativo, la otra en lo representacional.
2. Entre la historia y la literatura:
Memorias de Adriano
en el deslinde de lo
narrativo
Mary T. Boatwright, catedrática de la Duke University y autora de numerosos estudios
sobre el mundo romano antiguo, en un capítulo dedicado a Adriano en el libro Vidas de los
césares
8
desarrolla un análisis de los principales aspectos de la vida del emperador hispano,
dando cuenta, a la vez que de un conjunto de datos biográficos, de los principales problemas
sociales, jurídicos, religiosos y económicos de la Roma de fines del siglo I y primera mitad del
siglo II. Para tales efectos, la historiógrafa desarrolla la investigación y la expone del modo en
que cualquier historiador efectuaría su labor, a saber, a través de fuentes primarias y
secundarias.
Para el caso de las primarias, las principales fuentes mencionadas por Boatwright son la
Historia Augusta y la Historia Romana de Dion Casio, y, para las secundarias, estudios de
historiografía clásica publicados en su mayoría bien por centros de estudios clásicos, bien por
revistas especializadas. Esto no presenta mayores confusiones a nuestra revisión, pues si bien el
escrito es dirigido a un público amplio, resulta coherente con una investigación académica
rigurosa. No obstante, llama la atención que en el final del capítulo sobre Adriano, en un
apartado donde recomienda bibliografía para profundizar el conocimiento histórico sobre este
y sobre la Roma de dicho período, junto a las investigaciones de relevantes historiadores
8
Boatwright, Mary T., “Adriano”, en Anthony A. Barrett (ed.), Vidas de los césares, Crítica, España, 2009, pp. 253-
291.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
137
dedicados al mundo romano
9
recomiende la novela Memorias de Adriano
10
de Marguerite
Youcenar.
De la relevancia y trascendencia que tuvo esta novela no cabe duda, como lo prueban
sus más de treinta y siete reediciones y sus numerosas traducciones a diferentes idiomas. Sin
embargo, lo que llama la atención es que una obra de ficción, aun cuando provenga de un
concienzudo estudio de fuentes, sea incorporada por una especialista como un recurso
documental y bibliográfico legítimo para estudiar la historia de Roma y de Adriano, pues, en
último término, esta es resultado de un proceso de invención donde Yourcenar organiza la vida
de Adriano en función de sus propósitos narrativos, y donde ella misma señala la
incorporación de pasajes y personajes inventados o modificados, habiendo ido, de este modo,
“más allá de la historia”
11
. Así, por ejemplo, advierte que “Morulino es histórico, pero su
característica principal, el don adivinatorio, está tomada de un tío y no de un abuelo de
Adriano”, agregando luego: “las circunstancias de su muerte son imaginarias”
12
. Otros
personajes como Euforión, Olimpo, Batilo y Leotiquidas son invenciones de la autora
13
. Las
precisiones de Yourcenar no terminan aquí, pues señala que el personaje Galo es real, pero su
caída final es ficticia y solo tiene por objeto demostrar uno de los “rasgos más frecuentes en las
descripciones del carácter de Adriano: el rencor”
14
. De este modo, a partir de algunas
adjetivaciones, invenciones y acomodos en el relato, la autora destaca aquellos aspectos que
históricamente habrían identificado al emperador romano, terminando con un resultado que,
sin mayor complicación, permite que el lector construya una imagen como lo propone su
creadora.
No cabe duda de que Yourcenar se involucró en un profundo estudio sobre la vida y
obra de Adriano, lo que se pone de manifiesto al identificar el modo en que configura una
narración donde la personalidad del emperador se plantea de manera similar a como lo
9
Entre los trabajos propuestos figuran: Paul, Alexander, “Letters and Speeches of Emperor Hadrian”, Harvard
Studies in Classical Philology, 49, 1938, pp. 141-177; Birley, Anthony R., Adriano: la biografía de un emperador que
cambió el curso de la historia, Península, Barcelona, 2003; Smallwood, Mary E., Documents Illustrating the Principates of
Nerva, Trajan and Hadrian, Cambridge University Press, Cambridge, 1966; Speller, Elizabeth, Following Hadrian: A
Second-Century journey through the Roman Empire, Rewiew, Londres y Nueva York, 2002. Incluye, además, los libros:
Hadrian and the City of Rome, Princeton University Press, Princeton, 1987 y Hadrian and the Cities of the Roman Empire,
Princeton University Press, Princeton, 2000, ambos textos de su autoría.
10
En esta investigación se ha trabajado con la edición Youcernar, Marguerite, Memorias de Adriano, Editorial
Debolsillo, trad. de Julio Cortázar, Argentina, 2012. (En adelante a pie de página MA).
11
MA, p. 291.
12
MA, p. 291.
13
Véase MA, p. 293.
14
MA, p. 291.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
138
presentan las fuentes y a como lo proponen los estudiosos de su gobierno. En este sentido, la
incorporación de un Cuaderno de notas sobre la obra al final del escrito
15
, donde incluye
numerosas explicaciones sobre los documentos consultados y sobre el método implementado,
posibilita comprender que la novela es resultado de un proceso de ardua recolección y análisis
documental, de soportes iconográficos, de fuentes antiguas y de bibliografía especializada. Así,
destaca el uso de importantes fuentes como la colección de Papiros de Oxirrinco, el Panegírico de
Roma de Elio Arístides, la Historia Eclesiástica de Eusebio de Cesarea, las imágenes de la Columna
de Trajano, las discusiones historiográficas de T. Mommsen sobre Antínoo y las monedas del
período, entre muchas otras que son mencionadas en un apartado al final de la novela
16
. Sin
embargo, a pesar de todo ello, la obra no es historia, sino literatura. Ahora bien, si el trabajo
desarrollado por Youcenar es el mismo que pudo haber seguido un historiador y, además, si se
ciñó por las fuentes del período para la reconstrucción de una época, de un contexto y de una
vida ¿por qué no constituye una obra histórica sino literaria?
A este respecto, nos parece que la principal diferencia entre ambas obras radica en la
pretensión de verdad de la historia, que, aun cuando no se logre conseguir, se organiza en
función de un propósito diferente, esto es, la construcción de conocimiento a partir de y
formulando- una representación del pasado. Por su parte, aun cuando la literatura pueda
representar, esto no forma parte inherente de su género
17
, pues su propósito no es sino
producir imágenes en el lector a través de un proceso que se origina a partir de un
conocimiento histórico
18
. Este aspecto lleva aparejadas dos consecuencias. La primera es que
ambas obras se remiten a la cultura, aunque de formas diferentes. La segunda es que para el
caso de la historia su resultado poseerá una función de poder y de memoria, cuestión que, de
15
Yourcenar, Marguerite, “Cuadernos de notas a las Memorias de Adriano”, en MA, pp. 267-290.
16
MA, pp. 296-297.
17
No se trata de que la literatura no represente, sino que no lo hace necesariamente. En este sentido, la obra
literaria, constitutiva del ámbito poietico, supone bien la emanación y plasmación de sentimientos y emociones
propias de su autor, bien la narración de una realidad creada en el género narrativo. Por ello, si bien en toda obra
existe una relación con la realidad por cuanto su autor vive en ella-, no necesariamente se remite a la misma de
forma explícita, obligatoria o referencial. Antes bien, una obra de literatura es una obra de arte, por lo que no
requiere ser un referente de una realidad que trascienda a su autor. Se trata de una de la principales y tradi cionales
discusiones sobre la naturaleza protocientífica de la historia contra su sentir artístico, donde si bien no existe una
respuesta o condición unívoca y taxativa, sin duda la historiografía no posee la misma condición poietica de la
literatura, situación que, por lo mismo, solo comparte de modo accidental. Respecto a algunas de estas
características véase White, Hayden, Metahistoria, Fondo de Cultura Económica, México, 2005, pp. 22-24.
18
Con esto no se pretende desvirtuar la utilidad de la literatura como referente de un contexto histórico, sino solo
hacer hincapié en que su contenido explicito, a diferencia de la historiografía, no necesariamente se propone dar
cuenta de él.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
139
manera dialéctica, establecerá una demarcación sobre el recuerdo, posibilitando la producción
literaria.
3. Historia y literatura: de la construcción a la producción
En cuanto al problema en cuestión, la historia y la literatura se han diferenciado a partir
de su carácter veritativo, puesto que la historia, cuyo propósito es el de dar cuenta de un
pasado existente que desenvuelto ha decantado en un presente, supone la construcción de un
relato que no necesariamente narración- que considere lo más acertadamente posible los
aspectos que han existido y que son posibles de comprender de manera coherente en el hoy.
Es, por tanto, un constructo, que, como señala Ricoeur, supone un compromiso implícito de
verdad entre quien lo escribe y quien lo lee
19
. De esta manera se establece una separación
relevante entre historia y otro tipo de formulaciones que remitan a una realidad, pues aunque
se ha demarcado las similitudes entre historia y literatura
20
-o entre literatura y arte-, no es
posible aludir a estas en la misma dimensión, pues, en último término, la historia presupone
una directa y necesaria pretensión de referencia a la realidad. Se trata, pues, del vínculo entre el
inconsciente transindividual y la historia, cuya sujeción a la cultura supone una forma de
entender el devenir y de ordenarlo en función de un conjunto de creencias y de concepciones
sobre el mundo que, aunque asuman la realidad desde dimensiones diferentes, contrapuestas e
incluso equivocas, suponen una intención por establecer una relación entre hombres reales del
pasado, su actuar en el devenir y su trascendencia. Todo ello desde un modo de concebir,
suponer y argumentar ese traspaso por el pasado, entendido desde el presente a partir de
imágenes construidas y comprendidas desde un conjunto de símbolos desde donde se le
evoca
21
.
En esta línea, Ankersmit aduce que la historia se encuentra más cerca del arte que de la
literatura (novela histórica), pues arte e historia, aunque de modo diferente, se proponen
19
Ricoeur, Paul, op. cit., p. 80 y ss.
20
Especialmente entre quienes advierten en el texto histórico un conjunto de códigos similares a los de cualquier
otro género literario o, por otro lado, quienes plantean la connotación inventiva del discurso histórico del modo
en que lo presupuestó Foucault bajo su perspectiva del poder y la verdad. Respecto a este último aspecto resulta
útil Foucault, Michel, El orden del discurso, Fabila Tusquets, Bracelona, 2010. Sobre la condición literaria de la
historia véase Ricoeur, Paul, Del texto a la acción, ensayos de hermenéutica II, Fondo de Cultura Económica, Argentina,
2010, pp. 15-26 y 127 ss.
21
Véase Berenzon, Boris, Historia es inconsciente, Sequitur, Madrid, 2012, pp. 27 y 62.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
140
representar una realidad subsistente a partir de la formulación de imágenes
22
. No compartimos
plenamente esta definición, puesto que si bien el arte puede representar, su propósito no
necesariamente es el de otorgar una imagen verosímil, ya que puede establecer una ilusión de
forma arbitraria a partir de significantes sin un significado convencional
23
.
En literatura, el género narrativo, si bien se organiza desde una realidad específica, cual
es la de su escritor, no posee obligatoriedad más allá que la de narrar. A partir de esta
consideración, bien podría argüirse que, si la historia se organiza bajo un compromiso de
verdad, su resultado debería otorgar una certeza sobre el carácter verídico de sus conclusiones
y, por lo mismo, real. Por otro lado, la literatura, al organizarse sin una obligación con la
realidad, no podría otorgar dichas certezas. No obstante, al efectuar un análisis del texto
literario no necesariamente se llega a esas conclusiones, ya que la literatura, por su innecesario
compromiso con la verdad, otorga más certezas que la historia. En efecto, un interesante
análisis propuesto por Umberto Eco da cuenta de cómo la realidad forjada por un texto
literario puede otorgar mayores certezas que las provocadas por el texto historiográfico, pues la
historia, al distenderse en el tiempo y poseer realidades subjetivas, se encuentra sujeta a
múltiples interpretaciones que la establecen de forma hipotética. En este sentido, el
conocimiento histórico es de orden incierto, mientras que el de la literatura es objetivo y
absoluto, puesto que, como producto, establece su existencia determinada bajo los
presupuestos de sus autores. En otras palabras, “los historiadores evocan a simples fantasmas,
mientras que los novelistas crean personajes de carne y hueso”
24
. Ello, porque, como advierte
Eco, “podemos hacer afirmaciones ciertas sobre personajes de ficción porque lo que les ocurre
está registrado en un texto, y un texto es una partitura”
25
, mientras que “toda afirmación
relativa a verdades enciclopédicas puede, y a menudo debe, ser comprobada en términos de
legitimidad empírica externa”
26
. Es lo que Eco denomina la “función epistemológica de las
22
Ankersmit, Frank, Giro lingüístico, teoría literaria y teoría histórica, Prometeo, Argentina, 2011, p. 169.
23
Piénsese, por ejemplo, en el expresionismo abstracto, que si bien se inserta dentro de un panorama artístico
cuyo propósito es derrocar el arte figurativo, no usa códigos convencionalizados para su aprehensión colectiva. Lo
mismo con otros movimientos posteriores, que siguiendo la línea de la expresión y la conceptualización han
otorgado una nueva significación en el arte. En este sentido, para el arte, dos conceptos resultan de suma
relevancia, a saber, apariencia, entendida como la realidad propiamente tal, e ilusión, imagen o idea que carece de
realidad, permaneciendo ajena a lo natural. De ahí se desprende que el arte es autónomo y no necesariamente
relacionado con lo real. Véase Uribe, Ignacio, “El problema de la idea y su representación a partir de Ernst
Gombrich”, en Aisthesis, N°38, 2005, pp. 73-91.
24
Eco, Umberto, Confesiones de un joven novelista, Lumen, Barcelona, 2011, p. 77.
25
Ibid., p. 91.
26
Ibid., p. 95.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
141
afirmaciones de ficción
27
, que no es otra cosa sino la capacidad de determinar de manera
taxativa que algo es de un modo y no de otro.
Sin duda, la posibilidad para declarar el conocimiento como certero es resultado de un
proceso donde la literatura, como productora de una realidad imaginaria, puede certificar que
algo es de un modo no de otro sin dejar espacios a la discusión o a la interpretación. Sin
embargo, que otorgue más certezas que la historia y que estas tengan cierta dimensión de
existencia no supone que sean reales fuera del texto, ya que su realidad no es una una verdad
pretendida, sino una verdad codificada en una narración resultado de una entidad cultural
construida y subsistente por sí misma. Los aspectos antes mencionados se comprenden de
mejor forma al considerar las transformaciones historiográficas y teóricas de la historia
propiciadas por el narrativismo y por el giro lingüístico, que discrepando sobre la relevancia del
lenguaje, sobre las unidades lingüísticas en la composición general y sobre el estatuto verídico
del discurso histórico, posibilitan entender la relación entre el texto y el contexto de su
formulación. En este sentido, el narrativismo, y en especial la concepción de White, plantea, de
acuerdo a Tozzi, que la “expresión de la historia en forma narrativa no está fundada en la
realidad”
28
, sino más bien en una interpretación subjetiva de la misma
29
. Por el contrario, desde
el giro lingüístico se propone que si bien todo texto se compone de enunciados que individúan
una constatación y, por ello, representan un punto de vista en vínculo con una realidad
27
Ibid., p. 99.
28
Tozzi, Verónica, “Introducción”, Ficción histórica, historia ficcional y realidad histórica, Prometeo, Argentina, 2010, p.
14.
29
A este respecto, vale señalar que las consideraciones de Hayden White advierten en el texto histórico una
estructura verbal en forma narrativa donde se combinan datos y conceptos teóricos cuya función es la explicación
de lo que ocurrió en el pasado. Por su parte, dicho efecto explicatorio puede adquirir tres estrategias:
argumentación formal, argumentación por trama y argumentación por implicación ideológica. Para cada una
distingue, a su vez, cuatro modos, estos son, para la argumentación formal: modos de formismo, organicismo,
mecanicismo y contextualismo; para la argumentación por trama: arquetipos de la novela, comedia, tragedia y
sátira; para la argumentación por implicación ideológica: tácticas del anarquismo, conservadurismo, radicalismo y
liberalismo. Para cada caso se trata de un conjunto de premisas y concepciones sobre la historia que suponen un
modelo para explicar un problema, argumentar una postura y exponerla mediante un código narrativo. La elección
de estas, así como su combinación, constituyen, a ojos de White, el estilo historiográfico de un historiador. A su
vez, a nivel profundo el historiador escoge ciertas estrategias conceptuales para explicitar y representar sus datos
ordenados, cuestión que le posibilita prefigurar el campo histórico y construirlo como dominio para la aplicación
de las teorías y explicar lo que “estaba pasando”. De este modo, sobre ese dominio el historiador aplica sus
estrategias explicativas a través de “modos lingüísticos” en que se presentan: lenguaje poético, metáfora,
metonimia, sinécdoque e ironía. Este conjunto de formalidades se proponen para el sustento de una perspectiva
que subyace al discurso y a la concepción de la historia, cuestión que White apunta como “metahistoria. Con
todo, aunque alude al texto histórico en condiciones similares al literario, da cuenta de sus diferencias. Para más
detalles sobre la obra de White véase la introducción a su Metahistoria, pp. 9-65.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
142
cultural, en el caso de la literatura dichos enunciados no poseen una necesaria relación con lo
real, mientras que para la historia se caracteriza por su directo vínculo
30
.
Si bien coincidimos con algunos postulados de estas consideraciones, nos parece que
merecen precisión, pues si identificamos la realidad como aquello sobre lo que tenemos
certezas, la historia no cabría en la categoría de real, sino en la de constructora de imágenes de
la realidad. Por su parte, si bien los textos literario serían ficción, la certeza de su conocimiento
radicaría en que construyen certezas ficticias cuya obligatoriedad se encuentra relacionada con
la de compenetrarse con el lector, pero no con una realidad subsistente fuera del texto. No
obstante, como resultado de una construcción literaria son también imágenes producto de una
cultura, por lo que se acercan a lo real en la medida en que la representan a partir de códigos e
ideas verdaderas.
a. Algunas certezas sobre el Adriano de Yourcenar e incertezas sobre el
emperador
Bajo estas consideraciones, sobre el Adriano de Yourcenar es posible explicitar
numerosos aspectos sobre los que tenemos plena certeza, lo que es posible gracias a que dicho
emperador construido narrativamente nos habla de su vida, de sus anhelos, de sus amores, de
sus felicidades y de sus tristezas. Así, por ejemplo, es posible señalar con precisión que dicho
Adriano era un hombre reflexivo y conocedor de importantes escritores de la Antigüedad,
puesto que en sus meditaciones cita a autores como Séneca, Lucano, Homero, Hesíodo,
Ovidio, entre otros
31
. Asimismo, sabemos que gustó de Bretaña y de “todo en esa tierra
lluviosa”
32
, así como su afán por sentirse “como un continuador” vinculado “con aquellos doce
césares tan maltratados por Suetonio”
33
. Podemos estar seguros también de que hasta sus
últimos momentos en la obra mantuvo la lucidez, lo que lo llevó a intentar comprender la
muerte
34
.
Con todo, si sobre el Adriano de Yourcenar tenemos toda certeza sobre su
personalidad, sus creencias, sus gustos, sus amores y desamores, sobre el Adriano histórico,
emperador de Roma desde 117 a 138 no tenemos más certezas que los escasos datos presentes
30
Ankersmit, Frank, op. cit., pp. 103-105.
31
MA, pp. 37-39.
32
MA, p. 128.
33
MA, p. 153.
34
MA, p. 262.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
143
en las fuentes, que, por lo demás, lo que mayormente propician son dudas. Pero que tengamos
dudas sobre el Adriano histórico no resulta ni novedoso ni complejo, puesto que la historia,
como advierte Cavieres, es una disciplina que se caracteriza por sus incertidumbres y, por lo
mismo, sus investigadores se desdicen, se contradicen, vuelven una y otra vez sobre los
mismos temas y problemas en un constante ir y venir
35
.
En efecto, la disciplina histórica, por su naturaleza y objeto, no se aboca al estudio
de las sustancialidades y, por lo tanto, no alude a las inmanencias sino a los accidentes. Esto no
quiere decir que no pueda captar la esencia del ser humano y de su naturaleza. Antes bien, la
historia es un descriptor de la naturaleza humana
36
, pero generalmente, a partir de los intereses
y relaciones en el ámbito de los grandes proyectos político-estatales, se ha organizado a
propósito de cuestiones de índole particular y mutable. Así, por ejemplo, si para el siglo XIX e
inicios del XX la historia se centró con especial énfasis en la formulación de identidades
nacionales en función de la construcción de los estados
37
, durante la segunda mitad del siglo
XX enfocó sus intereses a los problemas del cambio económico, demográfico y social, para
luego, con la globalización del siglo XXI, centrar sus esfuerzos en el estudio de orden
transnacional y de identidades plurales multinacionales, hogaño aludidas por Pietschmann
como glocalizadas
38
.
Sin duda, el carácter mutable de la historia y su manifestación en los estudios históricos
es uno de los principales problemas para aludir a una sola versión de la realidad, pues aunque
se pueda atender a aspectos de orden objetivo en el devenir, el problema no está en su
existencia, sino en que su permanente cambio suscita conflictos para su cognoscibilidad. Es lo
que Foucault plantea como el problema de las discontinuidades de la historia, índole que
otorga a su conocimiento una connotación dudosa al alejarla de las estructuras estables y
coherentes de la realidad y plantearla a partir de sus rupturas
39
. En este marco, las
contradicciones de la historiografía han establecido una duda razonable sobre el carácter
verídico de los discursos históricos, lo que ha venido a decantar en una necesidad por otorgar
una certificación científico-experimental respecto de lo histórico y de su veracidad. En este
35
Cavieres, Eduardo, “Historia e historiadores en perspectiva: conceptos, ideas y realidades”, en Universalización e
Historia, Universidad de Alcalá, España, 2014, p. 49.
36
Ibid., p. 3.
37
Bernecker, Walter, “Historiografía en tiempos de la globalización”, en Universalización e historia, Universidad de
Alcalá, España, 2014, pp. 41-42.
38
Pietschmann, Horst, “Reflexiones sobre historiografía entre el pasado y el futuro”, en Universalización e historia,
Universidad de Alcalá, España, 2014, pp. 73-74.
39
Véase Foucault, Michel, La arqueología del saber, Siglo XXI, Argentina, 2008, pp. 14 ss.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
144
contexto, la duda cartesiana sobre la posibilidad de conocer la historia bajo los principios de su
método científico minó el terreno de la historia como una actividad donde se pudiera llegar a
conocer, pues el problema de la inmanencia y de la insustancialidad de los hechos planteó el
problema no menor de la invención
40
.
Bajo esta perspectiva, desde los tiempos modernos la ciencia se ha establecido como
una de las principales vías para comprender la realidad, puesto que las imbricaciones del
pensamiento científico, dirigidas en la historia como consecuencias primero del racionalismo y
luego del empirismo, calaron hondo en la comprensión de la realidad y en la primacía de la vía
científico-experimental para su conocimiento. El problema se encuentra en que aun cuando la
ciencia pueda colaborar en su develamiento, esta no constituye certezas, toda vez que lo
teórico, por razonable que parezca, no resulta comprobable, y, por lo tanto, solo se enmarca en
lo hipotético
41
, igual que la historia. En esta línea, fundar la realidad en la ciencia no resulta una
tarea de certezas, puesto que bajo paradigmas científicos la verdad puede resultar tan aparente
como en la investigación historiográfica. Basta con considerar el contexto en que Einstein dio
cuenta de la teoría de la relatividad para poner en duda el conocimiento de lo que por siglos
había resultado una cuestión de hecho, revolucionando la concepción de temporalidad y, junto
con ello, del paso y medición de un tiempo relativo en función de la gravedad.
En este contexto, el problema de la ciencia empírica y del conocimiento histórico se
encuentran interrelacionados y fundados en principios que son de connotación cultural, toda
vez que la realidad, como constructo de un grupo sobre algo, resulta compleja de asegurar, por
cuanto su cognoscibilidad no se funda en algo concreto e inmutable, sino precisamente en una
realidad que se reconfigura a partir de necesidades y cosmovisiones. A este respecto, Popper
entrega algunas consideraciones que resultan interesantes al problema. Advierte que la verdad
no se puede comprender científicamente si lo que se pretende es establecer verdades
permanentes y absolutas, sino que la labor de la ciencia es, precisamente, cuestionar de forma
permanente las hipótesis. Esta consideración no es menor, pues cuando Popper
42
habla de la
40
Respecto a la influencia del cartesianismo y el problema de la inmanencia e insustancialidad para el
conocimiento histórico resulta útil el clásico texto de Collinwood, R. G., Idea de la historia, Fondo de Cultura
Económica, México, 2004, pp. 125-128. No obstante, cabe señalar que, a nuestro juicio, el texto presenta
numerosas simplificaciones y juicios desmedidos e injustos sobre perspectivas historiográficas y concepciones
filosóficas que no son argumentados de manera suficiente. Así ocurre, por ejemplo, con la historiografía cristiana,
la que es reducida y criticada por principios que, para el mundo grecorromano, constituyen el asidero de sus
elogios.
41
Popper, Karl, El cuerpo y la mente, Paidós, Barcelona, 1997, pp. 35 ss.
42
Popper, Karl, op. cit., passim.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
145
existencia de tres mundos, a saber, el mundo físico, el mundo de la mente y el mundo de los
productos de la mente, lo que pretende es dar cuenta de que el conocimiento no es susceptible
de abordar en la parcelación de estos, sino que es en su interacción en lo concreto, lo mental
y los constructos de la mente- donde se encuentra la posibilidad de cuestionar las verdades
hipotéticas y, desde ahí, plantear nuevas teorías. En este marco, en el problema que plantea
Popper se advierte que todo constructo es resultado de una manera de comprender la realidad,
lo que depende en buena medida de preconcepciones e ideas que son resultado de
presupuestos culturales. De este modo, la realidad se encontraría supeditada a la cultura, sin
embargo esta última sería, a su vez, un constructo de permanentes reformulaciones basadas en
el conocimiento.
Lo interesante del planteamiento de Popper es que permite contemplar que las
verdades científicas y la cultura son interdependientes, pues mientras una otorga una
perspectiva y actitud ante un problema que permite acudir a su desentrañamiento, la otra se
encuentra sustentando y validando ese modo de comprender la verdad. En otras palabras, si la
ciencia puede cuestionar la realidad es porque la cultura así lo permite y, por su parte, serán las
verdades de la ciencia las que posibiliten validar las “realidades” culturales. No son sino
productos de la mente que de manera colectiva se validan como verídicas. A este respecto, si la
realidad se encuentra en un proceso de perpetua definición en que la ciencia le otorga validez,
el cambio de paradigmas resulta tan importante como el proceso mediante el cual se
construyen a sí mismos. De modo que el establecimiento de principios desde donde se
organiza el conocimiento también forma parte del proceso en el que la cultura se reformula,
cambiando así de perspectivas para la observación de la realidad.
Ahora bien, si el proceso de construcción de realidades depende de la cultura, esta
última, como producto del hombre, se encuentra íntimamente ligada y en dependencia de uno
de los principales aspectos destacados por Popper como definitorios del ser humano frente a
otros seres, esto es, el lenguaje
43
. En efecto, el lenguaje humano, como producto de la mente,
posibilita establecer un vínculo entre los otros dos mundos, por lo que se erige como nexo
entre las realidades de la cultura, de la mente y la del mundo de lo físico. Es aquí donde se
establece el rol de los textos como instrumentos discursivos que contienen realidades
culturales, lo que no solo posibilita darles forma, sino también perpetuarlas y constituirlas en
43
Popper, Karl, op. cit., pp. 127-128.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
146
recursos para la memoria. De este modo, los textos, la cultura y la memoria se encuentran en
una íntima relación
44
.
b. Las incidencias de la memoria
La escritura de un texto histórico o literario supone el desenvolvimiento o graficación
de ciertas ideas e imágenes mentales de aquello que ya es conocido y que, al traer a la memoria,
se deja establecido. Lo anterior, con la finalidad de que el lector se forme una imagen sobre lo
narrado, tanto en el ámbito de lo real como en el de ficción. A este respecto ¿hasta qué punto
aquella imagen es consecuencia de lo que propone un autor o de lo que el mismo lector conoce
y trae a su presente a través de la memoria?
Sobre este aspecto resulta imprescindible aludir a la condición cultural del hombre,
pues aun cuando sus propias experiencias juegan un rol trascendental en la formación de
dichas imágenes, estas no son resultado de un proceso aislado, sino que responden a una
manera de concebir la realidad y de comprenderla desde una perspectiva lingüística, axiológica
y hasta científica. En otras palabras, desde cierta construcción cultural. En este sentido,
Cavieres advierte que “A menudo olvidamos que primero imaginamos las cosas, después
intentamos conocerlas (incluso lo ya imaginado) y finalmente las incorporamos a los datos
conocidos, incorporación que lógicamente se mantiene en el tiempo hasta encajar con lo que
está sucediendo o con lo que se está pensando”
45
. En efecto, para el hombre no es posible
abstraerse de la realidad en la que se circunscribe ni en la que ha sido forjado intelectual,
emocional y memorísticamente, puesto que su condición social y temporal supone una
distensión en una realidad que no se comprende sino a partir de una cosmovisión, o, si se
prefiere, de una forma de entenderse a sí mismo en el mundo a partir de concepciones e
44
No pretendemos establecer una descripción de las teorías de la filosofía del lenguaje que advierten en este al
vehículo de la libertad humana y de su subordinación. Sin embargo, cabe señalar que esta advierte que el lenguaje
constituye el vehículo mediante el cual el ser humano se relaciona con el mundo, constituyéndolo así en el medio
para ser en el mundo. De este modo, si el hombre conoce y se vincula a la realidad a través del lenguaje, existe una
subordinación ante este, por lo que constituye el medio para desenvolver su entidad en la realidad y a la vez
aprehenderla. De ahí la relevancia y relación entre el lenguaje textual y la realidad, pues en ella se concibe la
connotación entitativa del ser. Sobre algunos aspectos de la filosofía del lenguaje y su aplicación a los estudios
históricos véase Brauer, Daniel, “Introducción”, en La historia desde la teoría, Prometeo, Argentina, 2009, Vol. I, pp.
34-38. Asimismo véase Iggers, Georg, op. cit., pp. 193-215.
45
Cavieres, Eduardo, “La historia y el conocimiento: la historia como controversia”, en La historia en controversia,
Ediciones Universitarias de Valparaíso, Valparaíso, 2009, p. 9.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
147
ideales sobre lo que es y sobre lo que ha dejado de ser
46
. De este modo, la comprensión de la
realidad es resultado de una conjugación de operaciones individuales y colectivas donde el
proceso de recordar, de traer a la memoria cierta información, posibilita conjugar lo visto, lo
pensado y lo imaginado bajo ciertos parámetros. Y es precisamente en este ámbito donde la
memoria juega un rol de primera incidencia tanto en los textos de orden literario como en los
históricos, pues aun cuando en ambos la voluntad de verdad sea diferente, estos, como
constructos culturales, requieren ser leídos y comprendidos bajo ciertos límites de la
imaginación. Ello, porque tal como señala Ricoeur, “solo es posible una imaginación
regulada”
47
.
Así, el proceso de traer a la memoria, de recordar aquello conocido en función de
conocer algo nuevo sea histórico o literario- supondrá poner en ejercicio la memoria, donde
se conjugarán aquellas experiencias íntimas con aquellas de orden colectivo. Sin embargo
¿cómo conciliar estas dos visiones de la memoria? En primer lugar, Ricoeur establece una
íntima relación entre el recuerdo y las imágenes, por lo que, para el filósofo, todo proceso de
formación de imágenes estará precedido e intervenido por la memoria. En segundo lugar,
concilió sus dimensiones individual y colectiva, evidenciando, a la vez que un interés por
comprender al hombre como el gestor de su conocimiento, la condición inseparable de su
entidad sociocultural
48
. Conjugó, entonces, la memoria individual representada por el
pensamiento agustiniano, donde el hombre es el dueño de sus recuerdos y los trae al presente a
través de un proceso de re-flexión
49
, y la memoria colectiva, organizada por Halbwachs, donde
la memoria individual solo posee importancia en un marco social donde el individuo recuerda a
partir de la necesidad de ser partícipe con la comunidad y con su pasado
50
. Con todo, si la
memoria se instaura como la detonante en el proceso de formación de imágenes, sean estas
propiciadas por textos históricos o literarios, ¿qué implica traer a la memoria para los ámbitos
46
Véase Follegati, Pablo, Algunos presupuestos antropológicos relacionados con el estudio de la historia”, en
Cuadernos de Historia Cultural, Crítica y reflexión, Vol. 2, 2012, pp. 29-31.
47
Ricoeur, Paul, Del texto a la acción. op. cit., p. 20. Con esta afirmación Ricoeur se refiere a que toda actividad
intelectual del hombre se enmarca en una cultura, por lo que su modo de comprender la realidad no surge por una
cuestión de espontaneidad. En este sentido, la imaginación, como facultad productora de imágenes, requiere de la
retención de ciertos datos para formularlas, por lo que la memoria, como contenedora de imágenes del pasado, se
inscribe como portadora de aquella información necesaria para imaginar. De este modo, si la memoria es del
hombre y este se inscribe en una cultura, incluso la imaginación se encuentra circunscrita al ámbito de lo cultural
y, por lo tanto, se organiza a partir de sus presupuestos y principios.
48
Ricoeur, Paul, La memoria...op. cit., pp. 162 ss.
49
Véase Ricoeur, Paul, La memoria...op. cit., pp. 128-134.
50
Ricoeur, Paul, Ibid., pp. 156-161.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
148
histórico y literario y cómo se comprenden estos en los procesos de ficción? Y, además, ¿cómo
se entiende la memoria en el proceso del conocimiento?
Nos parece que la memoria es abordable como aquella relación entre un hombre o una
comunidad con su pasado. Es, por lo tanto, la presentificación del pasado
51
a través de
representaciones del mismo. Por su parte, si bien el término representación ha sido sujeto de
varias acepciones, Ankersmit, desde modelos clásicos, señala que esta es el “sustituto o
reemplazo de algo que está ausente”
52
. No obstante, si la ausencia del pasado o de la imagen
sobre el pasado requiere de algo que lo represente, es porque ese pasado, aun en forma de
recuerdo, se encuentra alojado en algún lugar y, por lo mismo, necesita ser ordenado y
graficado en función de un propósito específico. Es precisamente en este contexto donde la
memoria se instauraría como la promotora de la representación, y, por ello, si bien los
recuerdos puedan parecer individuales, están contenidos en el marco de una comunidad. Así,
nos parece que la explicación más adecuada sobre representación es la que propone Chartier,
que, sin omitir los aspectos antes señalados, agrega que se inserta en un contexto donde “las
comunidades, partiendo de sus diferencias sociales y culturales, perciben y comprenden su
sociedad y su propia historia”
53
.
En este punto la representación historiográfica se distancia de la literaria, pues si bien
en ambos casos la ficción se encuentra presente, la representación literaria se organiza en
directa relación con la cultura y el conocimiento histórico de la misma. En este marco, la
construcción de conocimiento histórico antecede a la producción de conocimiento literario
en nuestro caso literatura histórica-. La literatura produce un conocimiento en función de otro
histórico ya construido históricamente, pues, como se ha manifestado, no existe creación o
representación fuera de una cultura y tiempo específicos. En otras palabras, la construcción del
conocimiento histórico se organiza en función de una realidad subsistente que, aun cuando sea
reformulada y subjetivamente reestructurada, sigue funcionando como un operador entre aquel
pasado y el presente desde donde se le evoca y rememora. De esta manera, si bien la labor de la
historia se organiza para el estudio del pasado, su desafío no se encuentra en este sino en el
presente que le otorga sentido para su comprensión y resignificación. El pasado es “la materia
51
Rocieur, Paul, Ibid., p. 66.
52
Ankersmit, op. cit., p. 21.
53
Chartier, Roger, El mundo como representación, Gedisa, España, 2005, p. I.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
149
prima del quehacer histórico”
54
, aquel que el historiador, su memoria y su imaginación visitan
para desarrollar eso que Ricoeur advierte como la tarea de memoria
55
.
Desde esta perspectiva, ambos tipos de texto comparten su connotación ficcional, ya
que la rememoración y la búsqueda de la verdad en la historia supone calzar, a partir de
segmentos del pasado, un conjunto de aspectos que bajo la interpretación del hombre que no
abandona su entidad cultural, por cierto- adquieren significado y otorgan cierta forma y
comprensión en el presente. Ahora bien, la diferencia entre la ficción literaria y la
historiográfica radica, a nuestro parecer, en que para la segunda la ficción, que no se abstrae de
la cultura que le da forma al pensamiento, otorga sentido a la realidad en el marco de una
voluntad veritativa, mientras que para la literatura dicha connotación y voluntad, por su
naturaleza poietica, no requiere estar presente. Esto no quiere decir que un texto literario no
remita a la cultura que le dio forma, puesto que esta es un resultado de la misma. Sin embargo,
no es su contenido explícito el que le otorga su condición de fuente útil, sino más bien aquel
que subyace bajo la narración y que dice relación con las condiciones que posibilitaron su
formulación.
Por otra parte, para el texto histórico dicha connotación resulta diferente, pues la
memoria no se propone solo como instrumento, sino como el ámbito mismo de constantes
definiciones y redefiniciones. En este marco, “todo conocimiento implica algo más que la
aprehensión de unos datos o la observación de lo que sucede. Más aún, así como
efectivamente la operación de conocer necesita situarse en lo que llamamos realidad, del
mismo modo ella también está construyendo realidad”
56
.
Las palabras antes mencionadas dan cuenta de la condición dialéctica del proceso del
conocimiento. Por un lado, el de la aprehensión de la realidad; por otro, el de la construcción
de realidades que decantan en un constante proceso de reformulaciones. Nos parece que para
el ámbito de la memoria histórica la realidad, en permanente redefinición, es, como señala
Cruz, la constante refundación del pasado
57
. En este sentido, la selección del recuerdo y del
olvido asume la existencia de ficciones, puesto que para demarcar las fronteras del recuerdo se
requiere comprender, al menos de forma verosímil, las circunstancias que han posibilitado el
54
Cruz, Manuel, Adiós, historia, adiós, Fondo de Cultura Económica, Argentina, 2014, p. 35.
55
Ricoeur, La historia…op. cit., pp. 84-85.
56
Cavieres, Eduardo, “La historia y el conocimiento…op. cit., p. 9.
57
Cruz, Manuel, op. cit., pp. 33-34.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
150
presente; es decir, aquellas hipótesis que posibilitan otorgar sentido y comprensión al pasado
mediante su interpretación.
4. Retornando al Adriano de Yourcenar
En las Memorias de Adriano se presenta un interesante caso de síntesis sobre los aspectos
antes señalados, pues en la obra se advierten elementos que atañen a la memoria y a la ficción
aludiendo a un Adriano histórico a través de un Adriano ficticio. En este sentido, el texto da
cuenta del proceso mediante el cual Yourcenar trae al recuerdo aspectos de la historia de
Adriano, que son organizados en función de una narración, pero que son evidenciados a través
de una memoria ficticia, como es la del emperador narrado. Así, señala Adriano:
La noticia del asesinato de Domiciano, anunciada a los pocos días de mi llegada al
campamento, no asombró a nadie y alegró a todo el mundo. Trajano no tardó en ser
adoptado por Nerva; la avanzada edad del nuevo príncipe daba a esta sucesión un
carácter perentorio. La política de conquistas, en la que mi primo se proponía lanzar a
Roma según era notorio, los reagrupamientos de tropas que empezaban a cumplirse, la
severidad progresiva de la disciplina, mantenían al ejército en un estado de efervescencia y
expectativas
58
.
En la descripción realizada por Adriano se conjugan aspectos históricos verídicos,
como son los procesos en que se vio inmersa la adopción de Trajano y el contexto de
conquistas en que se circunscribió la Roma del siglo I y II. Estos son cognoscibles a través de
los recuerdos del emperador, quien trae a su memoria la imagen de un pasado reciente para él
y lo organiza en función de sus problemas presentes. En este sentido, en un presente
novelístico, el romano da cuenta de una situación que le es útil, como es explicar su realidad en
el marco de sus problemas de poder, de sucesión y de sus intereses por soportar el rango de
emperador.
Si bien el resultado de las meditaciones es ficticio, por cuanto el que recuerda es un
Adriano literario, lo interesante del caso es que son las meditaciones de Yourcenar respecto del
pasado, que informado mediante el estudio de fuentes, alude a lo que supuso ser la vida del
58
MA, p. 49.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
151
emperador. De este modo, lo que la autora ofrece sobre Adriano es una selección de su
personalidad y de su contexto histórico, lo que grafica a través de una obra de ficción que, por
la naturaleza misma de la novela, otorga respuestas absolutas. Lo mismo ocurre cuando
Adriano o más bien Yourcenar- formula imágenes del pasado, que produciendo realidades
ficcionales establece lineamientos específicos sobre la invención narrativa. Así se advierte
cuando Adriano señala su conocimiento sobre Marco Aurelio, de quien refiere en sus Memorias:
Te conocí desde la cuna, pequeño Annio Vero, que por obra mía te llamas hoy Marco
Aurelio. En uno de los años más solares de mi vida, en la época marcada por la erección
del Panteón, te hice ingresar, por amistad a los tuyos, en el santo colegio de los Hermanos
Arvales, presidido por el emperador, que perpetúa piadosamente nuestras nuevas antiguas
costumbres religiosas romanas. Te tuve de la mano durante el sacrificio que se ofreció
aquel año a orillas del Tíber, y miré con afectuosa sonrisa tu figura de niño de cinco años,
asustado por los chillidos del cerdo que inmolaban, pero que trataba lo mejor posible de
imitar la digna actitud de sus mayores
59
.
Nuevamente se presentan certezas literarias e incertezas históricas. Así, de la
preocupación de la formación del Adriano literario al Marco Aurelio literario, y de la deuda de
este último hacia el primero en su camino de transformación en emperador, no hay duda
alguna. Sin embargo, de la histórica relación entre ambos, a la novela le es imposible
responder, puesto que, después de todo, no es ni su propósito ni su naturaleza.
5. Consideraciones finales
Como se ha señalado, para el caso de Adriano la distancia con la historia no se
encuentra ni en el contenido del escrito ni el uso de la ficción, sino en la voluntad veritativa del
mismo que, contrario a las incertidumbres y posibilidades hipotéticas de la historia, otorga
respuestas unívocas sobre el romano. Bajo este prisma, si bien el texto alude a situaciones y
aspectos históricos, su resultado no construye conocimiento histórico, sino que es producto de
la información, estudio e invenciones sobre Adriano efectuadas por Yourcenar como resultado
de su condición cultural, es decir, de su cosmovisión.
59
MA, pp. 239-240.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
152
Es precisamente por ello que el texto resulta útil al estudio de la historia, pues no es el
contenido explícito sobre Adriano el que permite comprender el devenir, sino las condiciones
que posibilitaron su construcción las que dan cuenta de la cultura de Yourcenar. Es, por tanto,
la memoria de su autora la que remite no a una realidad ficticia, sino histórica, en la medida que
permite aludir a aquellos principios y conocimientos que le permitieron forjar la vida ficticia del
emperador hispano.
De este modo, el conocimiento de Yourcenar, construido bien por la historiografía
como por ella misma en su proceso de estudio, es lo que le permitió producir una memoria
que alude a la propia realidad de su autora, y es lo que posibilita, a fin de cuentas, aprehender la
historia en el marco de la contradicción entre una verdad pretendida y una narración ficcional.
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
153
Bibliografía
Ankersmit, Frank, Giro lingüístico, teoría literaria y teoría histórica, Prometeo, Argentina, 2011
Aurell, Jaume; Balmaceda, Catalina; Burke, Peter y Soza, Felipe, Comprender el pasado, Akal,
Madrid, 2013
Berenzon, Boris, Historia es inconsciente, Sequitur, Madrid, 2012
Bernecker, Walter, “Historiografía en tiempos de la globalización”, en Universalización e historia,
Universidad de Alcalá, España, 2014
Boatwright, Mary T., “Adriano”, en Anthony A. Barrett (ed.), Vidas de los césares, Crítica,
España, 2009
Brauer, Daniel, “Introducción”, en La historia desde la teoría, Prometeo, Argentina, 2009, Vol. I.
Cavieres, Eduardo, “Historia e historiadores en perspectiva: conceptos, ideas y realidades”, en
Universalización e Historia, Universidad de Alcalá, España, 2014
Cavieres, Eduardo, “La historia y el conocimiento: la historia como controversia”, en La
historia en controversia, Ediciones Universitarias de Valparaíso, Valparaíso, 2009
Chartier, Roger, El mundo como representación, Gedisa, 2005
Collinwood, R. G., Idea de la historia, Fondo de Cultura Económica, México, 2004
Cruz, Manuel, Adiós, historia, adiós, Fondo de Cultura Económica, Argentina, 2014
Eco, Umberto, Confesiones de un joven novelista, Lumen, Barcelona, 2011
Follegati, Pablo, Algunos presupuestos antropológicos relacionados con el estudio de la
historia”, en Cuadernos de Historia Cultural, Crítica y reflexión, Vol. 2, 2012
Cuadernos de Historia Cultural, nº 3, ISSN 0719-1030, Viña del Mar, 2014
154
Foucault, Michel, La arqueología del saber, Siglo XXI, Argentina, 2008
Iggers, Georg, La historiografía del siglo XX, Fondo de Cultura Económica, Chile, 2012
Pietschmann, Horst, “Reflexiones sobre historiografía entre el pasado y el futuro”, en
Universalización e historia, Universidad de Alcalá, España, 2014
Popper, Karl, El cuerpo y la mente, Paidós, Barcelona, 1997
Ricoeur, Paul, Del texto a la acción. Ensayos de hermenéutica II, Fondo de Cultura Económica,
Argentina, 2010
Ricoeur, Paul, La memoria, la historia, el olvido, Fondo de Cultura Económica, Argentina, 2004
Tozzi, Verónica, “Introducción”, Ficción histórica, historia ficcional y realidad histórica”, Prometeo,
Argentina, 2010
Uribe, Ignacio, “El problema de la idea y su representación a partir de Ernst Gombrich”, en
Aisthesis, N°38, 2005
White, Hayden, La ficción de la narrativa, Eterna cadencia, Buenos Aires, 2011
White, Hayden, Metahistoria, Fondo de Cultura Económica, México, 2005
Youcernar, Marguerite, Memorias de Adriano, Editorial Debolsillo, trad. de Julio Cortázar,
Argentina, 2012
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
  • Frank Ankersmit
  • Giro Lingüístico
Ankersmit, Frank, Giro lingüístico, teoría literaria y teoría histórica, Prometeo, Argentina, 2011
  • Daniel Brauer
  • Introducción
Brauer, Daniel, "Introducción", en La historia desde la teoría, Prometeo, Argentina, 2009, Vol. I.
La historia y el conocimiento: la historia como controversia
  • Eduardo Cavieres
Cavieres, Eduardo, "La historia y el conocimiento: la historia como controversia", en La historia en controversia, Ediciones Universitarias de Valparaíso, Valparaíso, 2009
Algunos presupuestos antropológicos relacionados con el estudio de la historia
  • Pablo Follegati
Follegati, Pablo, "Algunos presupuestos antropológicos relacionados con el estudio de la historia", en Cuadernos de Historia Cultural, Crítica y reflexión, Vol. 2, 2012