BookPDF Available

La administración de la conciencia. Manuales para confesar y tolerancia cultural en el mundo ibérico. Siglo XVIII

Authors:
  • Universidad Andrés Bello, Viña del Mar, Chile

Abstract

La comprensión del rol y el estatus que tuvo la confesión y el libro católico en el siglo XVIII exige al historiador cultural ir más allá de ellos. Esa es sólo una capa. Hay que realizar un ejercicio de adaptación y ampliar las fuentes utilizadas y sumergirse en el proceso de cambio cultural que vivió el mundo católico hispano en ese período. Nuevamente recurriendo a John Lukács, éste reconocía que “conozco a muchos [historiadores] que, al hacer caso omiso de la literatura del período que estaban estudiando, han privado de sus temas a su cerebro y a su investigación” . De tal manera, el capítulo 3 representa un entreacto. Un interludio intercalado, como todo el resto de apartados, que dosifica la narración sobre la confesión calibrándola en relación al proceso de cambio cultural del período. Es un apartado necesario para comprender culturalmente el mundo de la renovación católica en España durante el siglo XVIII. Aquí se reconstituyen parte de las continuidades, las tensiones y fracturas que vive la sociedad ofreciendo un análisis del cambio que se produce en el ámbito literario y, cómo esto, fue parte del esfuerzo de la monarquía hispana por reforzar su autoridad y prestigio tanto internamente como de cara al resto de monarquías europeas. A final de cuentas, cómo se verá, los manuales para confesar también formaron parte de la amplia “república de las letras” ilustradas y deben ser apreciados de esa forma. La historia que aquí presentamos no es sólo una historia de la confesión y del libro católico en el siglo XVIII hispano. También es un estudio que pensamos aporta en un ámbito poco estudiado como son los elementos que participan en la reforma social de los Borbones. Por último, la investigación también aspira, aunque sea mínimamente, a formar parte de la reflexión sobre el desarrollo de la historia intelectual y las bases culturales de la Ilustración hispana.
LA ADMINISTRACIÓN DE LA
CONCIENCIA
Manuales para confesar y tolerancia cultural en
tiempos de la Ilustración ibérica. Siglo xviii
Francisco orrego gonzález
ediciones doce calles
SUMARIO
Presentación ..................................................................................................................................................................................................................... 11
Páginas prefaciais de «administración de la conciencia» ................................................................................. 15
Confesión, reforma y modernidad: los límites de la tolerancia ............................................................... 19
Agradecimientos ......................................................................................................................................................................................................... 27
Introducción .................................................................................................................................................................................................................... 38
Capítulo 1: Administrar una Monarquía en tensión
La intranquilidad del cambio de siglo y la réplica del Estado .................................................. 57
La respuesta ritual como consolación social o el espíritu tardo-barroco .................. 65
El «juicio del poeta»: crítica cultural, reforma literaria y admiración hispana .................. 76
La «otra» ciencia: Teología moral ibérica, controversias religiosas e Ilustración
católica en el siglo xviii ...................................................................................................................................................... 89
Crítica y ciencia en el clero hispano en tiempos de cambio cultural ............................... 98
Capitulo 2: «Más allá de las oraciones»: cultura escrita, confesión y política
«Fruto de la ignorancia y no de la malicia»: libros, vida espiritual y reforma
religiosa .................................................................................................................................................................................................... 109
«Ars Artium reimen animarum»: los manuales para confesar del mundo
hispano de la renovación católicah .................................................................................................................. 124
«A n que el honor y utilidad estimule á otros»: la autoría eclesiástica ......................... 136
Los «dones» textuales: las dedicatorias y la devoción como política .............................. 146
«El Rey penitente, David arrepentido»: los confesores y el poder regio ................... 155
Capitulo 3: «Agradable a Dios y útil a los hombres»
Actividad literaria dominica en el mundo ibérico ...................................................................................... 167
«El único Fénix»: Fr. Francisco Larraga y la universidad en el Reino de Navarra ..... 171
«Para lo que se contempla útil, y de benecio del Reyno»: disciplina literaria y
las lecturas para la monarquía católica ........................................................................................................ 181
Una irrupción (poco) esperada (1706-1737) ......................................................................................... 193
De la consolidación editorial al silencio ocial (1737-1758) ........................................... 204
En presencia de los primeros desacuerdos (1758-1760) ....................................................... 214
Una dicotomía peligrosa (1760-1780) ............................................................................................................. 220
Una preocupación inminente (1780-1792) .............................................................................................. 227
Los «auxilios» a la monarquía católica (1792-1833) .................................................................. 234
La resistencia al anacronismo (1833-1919) .............................................................................................. 245
La administración de la conciencia10
Capitulo 4: La anatomía de la confesión dieciochesca en un manual del mundo
católico ibérico
La (nueva) sacramentalidad tridentina ....................................................................................................................... 251
«El pan nuestro de cada día»: el sacramento de la comunión en la teología
moral de Francisco Larraga ........................................................................................................................................ 266
De la búsqueda de los hechos al dolor espiritual: (des)encuentro entre peni-
tente y confesor ............................................................................................................................................................................ 276
El «orden de la conciencia»: probabilismo, probabiliorismo y probabilidad .................. 283
Honor, fuero externo y medios de liberación de faltas ..................................................................... 293
«Out in loco quocunque ubi Sacramenta»: sexualidad, renovación católica y
solicitación in confessione .............................................................................................................................................. 302
Capitulo 5: Ilustración, economía y fuero interno en el siglo xviii ibérico
«Un santo n»: guía social, tranquilidad pública, economía y bien común ................ 321
Un espacio económico católico: Francia e Inglaterra y la pugna comercial
ibérica ......................................................................................................................................................................................................... 340
«Ob periculum capitalitatis»: el confesor como economista o el negocio de la
salvación ................................................................................................................................................................................................. 351
«Cosas que no son necesarias para la República»: ¿nuevos productos, antigua
conciencia? ......................................................................................................................................................................................... 363
«Que es lícito con estas condiciones»: mercaderes, contratos y conciencia.................... 383
Epílogo para un inicio ........................................................................................................................................................................................ 393
Referencias .......................................................................................................................................................................................................................... 405
Fuentes Inéditas ............................................................................................................................................................................................... 405
Fuentes Impresas ........................................................................................................................................................................................... 406
Bibliografía .............................................................................................................................................................................................................. 420
Anexos ...................................................................................................................................................................................................................................... 451
Anexo 1. Cuadro de La Cronogeografía de las Ediciones del Promptuario de
Theologia Moral 1706-1919.................................................................................................................................................. 453
Anexo 2. Biografía de Fr. Francisco Larraga Scriptores Ordinis Praedicatorum ... 471
Anexo 3. Biografía de Fr. Francisco Larraga ......................................................................................................... 473
Anexo 4. Documento importante. Sobre los Contrabandos ........................................................... 475
Anexo 5. Tratado Ideológico necesidad de la Ideologia para la moral. Larraga
de 1822 .......................................................................................................................................................................................................... 481
PRESENTACIÓN
Es para mi un verdadero placer hacer la presentación del libro del profesor chileno
Francisco Orrego titulado La Administración de la Conciencia. Manuales para confesar
y tolerancia cultural en tiempos de la Ilustración Ibérica. Siglo xviii, aun reconociendo
de antemano que mi amplio conocimiento sobre la Ilustración española e iberoame-
ricana aquea precisamente en el tema religioso, que sin duda impregnó lo que se ha
conocido como Ilustración católica por parte de la historiografía. Francisco Orrego
ha partido en este libro de su tesis doctoral, un trabajo académico con mención
europea en el Departamento de Historia Moderna de la Universidad Complutense
de Madrid. Esta tesis fue elaborada en Madrid, con un paso por la University of
Cambridge, recibida con gran satisfacción por el jurado, que le otorgó la calicación
máxima de sobresaliente «Cum Laude» por unanimidad, en un momento en el que
comenzamos nuestra amistad y cooperación intelectual.
Resulta para mi curioso y estimulante desde un punto de vista intelectual ver
cómo el autor utiliza el análisis del Promptuario de Theología Moral para quienes
se han de exponer como confessores, del dominico navarro Francisco Larraga (1671
-1724), publicado en Pamplona en 1706, para elaborar una tesis explicativa sobre
el mundo religioso ibérico en el último período de la época moderna europea. El
propio autor conesa en la introducción de su libro que la hipótesis del libro está
orientada a demostrar cómo una práctica religiosa y una literatura especializada, am-
bos instrumentos utilizados por la Iglesia para reforzar la autoridad de los sacerdotes
frente al protestantismo en el marco de la renovación vivida por el catolicismo desde
mediados del siglo xvi, también fueron parte de esa compleja trama de estrategias,
instrumentos y discursos destinados al fortalecimiento político y adaptación cultural
del Estado moderno hispano en el siglo xviii. En consecuencia, el libro analiza una
parte importante de la faceta católica de lo político, en el esfuerzo de la monarquía
ibérica por justicar y rearmar su autoridad cultural frente a la sociedad y frente al
resto de monarquías europeas en el siglo que llaman ilustrado.
El libro que aquí se presenta es un libro de historia moderna, y no pretende ser
otra cosa más que eso. Aunque este texto procede de una tradición dominada por
el paradigma colonial y/o americanista, el libro de Francisco Orrego se enmarca a
contracorriente en lo que normalmente la comunidad historiográca entiende por
La administración de la conciencia12
historia moderna. Es cierto, que las actuales tendencias historiográcas sobre historia
transnacional o historia global que busca diluir las fronteras entre el espacio ameri-
cano, europeo y asiático, poniendo énfasis en las circulaciones y conectores, algo que
este libro también recoge, permite el subterfugio de obtener doctorados con mención
en historia moderna, pero realizando tesis sobre espacios locales que buscan esta
dimensión global para poder ser «calicadas» de tesis de historia moderna. Por ello,
uno puede observar que muchos doctores realizan tesis sobre sus países en programas
de historia moderna, pero que, al n y al cabo, corresponden a tesis sobre historia
que se instala en el paradigma colonial o americanista con un maquillaje sobre «lo
moderno» que permiten las posibilidades que entregan las actuales tendencias histo-
riográcas ya mencionadas.
Pero para ser justo, el libro de Francisco Orrego incurre en un riesgo, quizás
innecesario para él, ya que al venir de una historiografía que privilegia la historia de
Chile, y especialmente la historia social y política del período contemporáneo, hace
lo contrario. Se ubica en el paradigma de la historia moderna europea. Y realiza un
libro sobre historia moderna europea, especícamente, sobre aspectos importantes
del proceso de confesionalización europea, la construcción del Estado moderno y los
orígenes culturales de la Ilustración en el mundo ibérico. Es decir, se introduce en
complejos, profundos, incluso opacos espacios que permiten reconstruir y compren-
der el proceso de elaboración de la modernidad.
Considerando lo anterior, el libro de Francisco Orrego, es un libro provocador
para la comunidad de modernistas por el tema del que se hace cargo, tan actual como
necesario, pero es especialmente un libro honesto. Es un libro de historia moderna
y quiere serlo. Eso posiciona completamente al autor como un modernista interna-
cional. Sus investigaciones y los proyectos nacionales e internacionales así también
lo comprueban (FONDECYT, MINECO, AGI, FEDER, UE). El libro en el marco de
la historiografía chilena es bastante excepcional, pues conociendo algunos pocos
casos que han intentado seguir el camino de Francisco Orrego hace ya años, como
investigador del período, puedo reconocer que el libro que aquí se presenta es un
el representante de la historia moderna, y más aún, que está a la altura de lo que
los modernistas europeos interesados en el mundo ibérico y mediterráneo publican
en Europa. Hay que recordar además que Francisco Orrego ha sido responsable de
la cátedra de Historia Moderna, tanto en la Universidad Austral de Chile como en
la Universidad Andrés Bello, institución que actualmente lo cobija como Profesor-
Investigador, además de colaborar en proyectos del Instituto de Historia del CSIC
relacionados con la historia intelectual y de la ciencia en el período ilustrado.
El libro que ahora presentamos es una reivindicación de la historia universal fren-
te a la actual oleada de investigaciones sobre historia contemporánea (incluso la bien
o mal llamada «historia del tiempo presente») y de historias locales que se aprecia en
el escenario mundial de la historiografía. Una «crisis» historiográca, especialmente
en el mundo americano, que ha marginado este tipo de valiosas investigaciones. La
historia moderna o la historia universal no es solo patrimonio de los modernistas eu-
ropeos. Esa condición más que abrirse, lo que pareciese es cerrarse más. Eso le otorga
aún más valor historiográco al libro de Orrego por el contexto cultural e intelectual
13
Presentación
en el que surge. La historia moderna, pero también la historia medieval y antigua, son
períodos de la historia, que, en ciertos escenarios intelectuales, son despreciados por
considerar que nada aportan al entendimiento actual de la sociedad dejándose llevar
por las tan seductoras modas «neo-intelectuales» venidas de otras disciplinas que han
golpeado fuerte a la historia como la sociología, la antropología y el resto de ciencias
sociales. «Leer más a Burckhardt y leer más literatura» reclamaba John Lukacs en
uno de sus últimos libros titulado El futuro de la historia (Turner, 2011) sugiriendo
que los historiadores deben volver a estudiar a los hombres y su pasado, a narrar, y
no sólo dejarse llevar por las «modas» intelectuales (siempre tan ambivalentes), las
estructuras y el excesivo abuso de la llamada palabra «proceso». Eso no hace más que
dejar «sin aire» a los hombres y su pasado.
En suma, el libro de Francisco Orrego muestra una gran preocupación por la im-
portancia, casi estética, que debe tener la narración al momento de escribir historia.
Una narración elegante, pero no empalagosa, hace que el público no especializado se
interese por leer y saber de historia. Pero ese es otro debate que aquí no tocaremos.
Como todo libro de investigación tiene sus complejidades, pero sí debemos ser claros
que este también es un libro responsable con esa situación: narrar y contar una his-
toria, con valor estético e historiográco, maduro y abordable. Como el propio autor
reconoce, está hecho por actos y por palabras que dan origen a una trama. Eso lo
hace un libro sensible, teatral y que recoge parte del «drama del pasado» por el que
el autor se interesa. Todo lo anterior explica, en parte, que se publique en España en
Ediciones Doce Calles y con el auspicio del Centro de Investigação Transdisciplinar
«Cultura, Espaço e Memória» (CITCEM), unidad I+D reconocida por la Fundação
para a Ciência e a Tecnologia (FCT) de Portugal y dependiente de la Faculdade de
Letras de la Universidade do Porto. Un libro que, sin duda, dará mucho que hablar
no sólo en Europa entre los modernistas especializados, sino especialmente entre los
historiadores en Chile.
Madrid, 26 de septiembre de 2017
Miguel Ángel Puig-Samper
Profesor de Investigación del Instituto de Historia del CSIC
CONFESIÓN, REFORMA Y MODERNIDAD: LOS LÍMITES
DE LA TOLERANCIA
Este libro es un estudio profundo de un problema central (la confesión) que se obser-
va en sus dimensiones doctrinales, espirituales, sociales y políticas durante el Antiguo
Régimen y, más especícamente en la España de la Ilustración durante el siglo xviii.
Nos presenta un completo y complejo set de conceptos y realidades: lo bueno, lo
malo, lo justo, lo posible, lo tolerable. Una serie de relaciones entre política y fe; entre
conocimiento, confesionalidad y política; entre confesión, historia de la conciencia
moral y la cultura política; entre la culpa teológica y la culpa jurídica. Entre la cultura
escrita, la promoción del libro y la distorsión del mensaje. Problemas esenciales como
la confesionalización del mundo católico, la regularización de la conducta moral de
la sociedad, la creciente demanda por manuales de confesión en un mundo todavía
bastante analfabeto y, por supuesto, prácticas: las prácticas de la confesión desde las
jerarquías religiosas, desde el mundo político-monárquico, desde el mundo literario,
desde el más vasto mundo de los párrocos. Es, en sí mismo, un excelente trabajo
histórico (e historiográco) sobre uno de los siete sacramentos de la Iglesia, por lo
tanto, sobre un acto de fe que signica tanto historicidad como espiritualidad. El au-
tor realiza su análisis a partir del Promptuario de Theología Moral para quienes se han
de exponer como confessores, del dominico navarro Francisco Larraga (1671-1724),
publicado en Pamplona en 1706 y con una última edición en Madrid en 1919. No lo
limita a un trabajo monográco sobre el autor y su obra, sino a partir de ese foco,
abre las perspectivas del estudio en forma temporal, espacial y temáticamente, de
modo que permite no sólo participar de sus hallazgos especícos sino poder pensar
el estudio en varios planos y en distintas perspectivas, especialmente referidas a la
reexión, y el hacerse parte de más de algunas preocupaciones esenciales mostradas
a través del texto.
SOBRE LA CONFESIÓN
Desde las culturas orientales, tiene una larga historia. La renovación, la tranqui-
lidad del espíritu. Lógicamente, existe una diferencia entre el ámbito individual y el
ámbito social. El primero es de cargo de la misma persona, es el de la convicción; el
La administración de la conciencia20
segundo, está mediatizado por la convención. Lo que el grupo permite y bajo qué
circunstancias. Lo que el poder utiliza en su benecio y generalmente bajo su propia
discrecionalidad.
Así, la necesidad de sentirse en paz, de sentirse bien, es religiosa, pero también
histórica. Socialmente viene desde muy antiguo. Mircea Eliade la ha descrito en for-
ma precisa. La ceremonia de expulsión de los demonios, enfermedades y pecados, en
el caso de hebreos y babilonios, estaba acompañada de ruidos, golpes, gritos, acom-
pañada de gran estrépito a través del pueblo que culminaba con el despido ritual de
un animal, el chivo expiatorio, que era considerado como el vehículo material que se
llevaba las taras de toda la comunidad al ser expulsado al desierto. «La regeneración
es, como lo indica su nombre, un nuevo nacimiento… esta expulsión anual de los pe-
cados, enfermedades y demonios es en realidad una tentativa de restauración, aunque
sea momentánea, del tiempo mítico y primordial del tiempo puro, el del instante de
la Creación»1.
Cristo dio un vuelco completo a la esencialidad y profundidad del acto, que asu-
me una doble situación: el penitente y el confesor:
En la tarde de aquel día, el primero de la semana, y estando los discípulos con
las puertas cerradas, por miedo a los judíos, llegó Jesús, se puso en medio y les
dijo: «¡Paz a vosotros!». Y diciendo esto, les mostró las manos y el costado. Los
discípulos se llenaron de gozo, viendo al Señor. El repitió: «¡Paz a vosotros!
Como me envío el Padre, así os envío yo». Después sopló sobre ellos y les dijo:
«Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonareis los pecados, les serán perdo-
nados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos»2.
Obviamente, para el cristianismo, y muy particularmente para el mandato de
Cristo, no se trata sólo de una reiteración de una necesidad primitiva, original, del ser
existencial del hombre y la humanidad, sino, como sabemos un cambio radical en la
mirada sobre la historia: no se sigue mirando hacia atrás, sino se mira hacia adelante.
En el propio camino que debe seguir esta nueva humanidad. Por ello, desde un he-
cho religioso-cultural, se pasa a un hecho histórico religioso y, por ello, igualmente,
sujeto a interpretaciones y adecuaciones a realidades histórico-temporales. Desde la
conanza expresada por San Agustín, tomando conciencia de su propia experiencia,
de que el ser humano pecador puede justicarse y reconciliarse con Dios a través de
la gracia de la fe, el sacramento de la confesión, cuidando siempre de mantener su
esencia, asumió formas diferentes a través del tiempo. Así, con la piedad medieval,
«En lugar del arrepentimiento público y denitivo propio de la iglesia primitiva se
instituyó una confesión auricular, propagada por los monjes irlandeses y escoceses,
que podía repetirse en cualquier momento y que todavía no se limitaba al sacerdote
ordenado»3.
1
Mircea Eliade, El mito del eterno retorno [1949]; Emecé eds., Buenos Aires 2001, pp. 35-36.
2
San Juan,3; Mc.16, 14-18; Lc. 24, 36-49.
3
Hans Küng, La Iglesia Católica [2000], Mondadori, Barcelona 2002, p.94.
Prólogo 21
En efecto, desde la Edad Media, la moral católica pasó a ser esencialmente la
moral de la confesión, privada, que podía repetirse y que se extiende rápidamente a
través de Europa: cualquier sacerdote podía proporcionar la absolución4. Es indu-
dable que esta relación privada entre pecador y confesor podía y puede tener más
de una interpretación y que, además, la práctica colectiva de sacramento, aunque
sea efectuada en términos individuales conlleva a actitudes y comportamientos que
no siempre se condicen con los trasfondos ético-morales y doctrinarios del mismo.
Los historiadores, y en primer lugar los historiadores medievales, renovadores de las
visiones tradicionales de dicha época, especialmente de la Baja Edad Media, le han
dado historicidad contemplándolo como una acción de costo benecio al nivel de
la vida cotidiana. Entre ellos destaca Jacques Le Goff. Desde el siglo xi, nos dice,
ambos participantes de la confesión debieron realizar un gran esfuerzo al que la tra-
dición no les había acostumbrado. El penitente descubre la introspección, lo cual
transforma lentamente los hábitos mentales y de comportamiento dando origen a los
comienzos de la modernidad psicológica. Al mismo tiempo, entre la salvación y el
inerno aparece un nuevo «espacio» de expiación denominado purgatorio. Teniendo
que regular el peso de los pecados y la cuantía y calidad del perdón, comienza a cir-
cular una literatura nueva destinada a establecer ciertos criterios comunes a la labor
de los confesores y, dentro de ellas, un sujeto que se muestra como el más claro de
los ejemplos respecto a la falta de virtudes frente a los hermanos y desposeídos. Se
trata del usurero, que une y hace síntesis, entre los éxitos de la vida y los designios
insuperables de la muerte, los temores ante el castigo divino y lo insufrible que le
resulta el dejar en tierra las riquezas acumuladas, generalmente a través de las malas
artes. Como le dene Le Goff, se trata de la relación entre la economía y la religión.
De un cristianismo tolerante, en el cual los clérigos y regulares estaban dispuestos
a hacer penitencia por lo demás, en un mundo laico de violencia salvaje, la Iglesia,
con reyes y emperadores a su lado, buscaron imponer el orden. No se enmendaba al
pecador, sino se lavaba su falta. A su vez, el pecador, de acuerdo a sus méritos trató
de enmendar su vida terrena otorgando parte de sus bienes a la Iglesia: los poderosos
y ricos entregaban tierras, dinero, orfebrería; los pobres donativos más humildes y a
sus hijos, los oblatos de los monasterios5.
SOBRE REFORMA, CONFESIÓN Y MODERNIDAD
El inicio de la modernidad, está ligado igualmente a la Reforma y ella tuvo un
hilo conductor con el problema de la confesión, la indulgencia, la discusión respec-
to a las formas y fondo del mérito de la salvación6. El propio surgimiento de Lutero,
4
Ibidem, p.104.
5
Jacques Le Goff, La bolsa y la vida. Economía y religión en la Edad Media [1986], Gedisa, Barcelona
1996, pp. 16-18 y 95-98..
6 En una explicación simple de la situación, hay que recordar que el Cuestionamiento al poder y
ecacia de las indulgencias, escrita y clavada en la Iglesia del Palacio de Wittenberg por Martin Lutero,
fue precisamente una reacción a la venta de indulgencias llevada a cabo por el domínico Johann Tetzel
comisionado por el Arzobispo de Maguncia y el Papa Leon X (Giovanni de Médici, 1475-1521) a
objeto del nanciamiento de obras de renovación de San Pedro (pinturas de Rafael; la Capilla Sixtina de
La administración de la conciencia22
de su microambiente doméstico debe enmarcarse en la totalidad de la situación en
que se encontraban Europa y los Estados alemanes del Imperio Habsburgo en el
paso de la Baja Edad Media a los llamados Tiempos Modernos: «Sobradamente
conocido es que la Reforma comenzó siendo el planteamiento universitario de un
tema concreto que se movía en el ámbito teológico de base bíblica, alojado en un
religioso agustino dotado de una mente clara y con una carga espiritual intensa,
a veces en lucha, que en la medida que lo personal y académico fue pasando a
lo social y a lo regional, comenzó a ser aprovechado por los poderes políticos y
religiosos en espiral ascendente de supremacía para obtener el control y el dominio
sobre el territorio, los hombres y las conciencias. La raíz siguió siendo de índole
teologal pero los acontecimientos transformaron la realidad y surgió una Europa
dividida y enfrentada7.
A pesar de lo que eran los abusos y tiranías papales y la designación de confesores
especiales inuyendo las conciencias y acotando la facultad dada por Cristo a todos,
la opinión de Lutero sobre la confesión seguía siendo de alta consideración:
La confesión privada, la secreta, tal como se practica, y aunque no pueda pro-
barse por la Escritura, es algo estupendo y digno de aprobación. Es útil, y yo
diría que hasta necesaria, y no me gustaría que desapareciera. Es más, me alegro
de que exista en la Iglesia, puesto que es el único remedio para las conciencias
atribuladas. Porque, al descubrir nuestra conciencia al hermano y revelarle fa-
miliarmente el mal que estaba oculto, recibimos de sus labios la palabra divina
que consuela. Si la recibimos con fe, encontraremos la paz en la misericordia de
Dios que nos habla por medio del hermano8.
La idea que la Reforma fue parte importante de los inicios de la modernidad,
ha sido reiterada muchas veces. Del mismo modo que los problemas institucionales
y doctrinarios de las jerarquías de las Iglesias, de la Iglesia Católica y las nuevas,
no siempre siguieron el mismo tranco que la religiosidad popular. Thomas Munck
explica que las celebraciones religiosas siguieron vigentes puesto que para muchos
creyentes la moral era una cuestión de retribución o benecio. Ello, a pesar que es-
pecialmente en materias de sexualidad y más particularmente en las comunidades
agrarias, la conducta se reforzó por una vigilancia agresiva de jóvenes del lugar y
por las visitas de los obispos. Según el mismo Munck, durante la segunda mitad del
siglo xviii, «la iglesia católica siguió los pasos de la protestante y otorgó un papel
más importante a los catecismos y a los rezos en común, en un intento de mejorar la
Miguel Angel) que signicaron oro por el perdón de los pecados. Feligreses de Lutero que viajaron para
comprar indulgencias plenas volvían aduciendo que ya no necesitaban arrepentirse de sus pecados por
los documentos adquiridos. Las 95 Tesis de Lutero fueron condenadas el 15 de junio de 1520 y el rechazo
público de éste se produjo en la Dieta de Worms en 1521 dando origen a la Reforma; Ver, El día que Lutero
colocó las 95 Tesis y León X, el Papa hedonista que pagó con veneno su lealtad al Imperio español, ABC
Historia, 31 octubre 2016 y 19 diciembre 2016.
7
F. Javier Campos y Fernández de Sevilla, Cronología de la vida de Martín Lutero, en F. Javier Campos,
OSA (Coord.), Lutero, su obra y su época; R.C.U., San Lorenzo de El Escorial, Madrid 2017, p.15.
8
Citado por Teófanes Egido López, Los libros de Lutero: contenidos y contextos; en F. Javier Campos,
OSA, op.cit., p.64.
Prólogo 23
ortodoxia religiosa popular; sin embargo, es difícil computar el impacto real de esta
iniciativa en Europa… las tradiciones religiosas y sociales parecen haber coexistido
fácilmente con las nuevas formas de racionalidad y el pragmatismo ilustrado»9.
Este es un punto más importante en el tratamiento al problema o en el problema
en sí mismo que está presente como uno de los centrales en este libro de Francisco
Orrego: ¿hasta qué punto el poder de las autoridades eclesiásticas o de la autori-
dad monárquica y de sus representantes podían quebrar en lo profundo la fe o las
manifestaciones de la religiosidad popular? En la medida en que se avanza en los
tiempos de la modernidad, pareciera ser que nuevamente, después de los intentos
de San Francisco de Asís o de San Francisco de Padua, por recordar sólo a dos de
los más renombrados santos bajo medievales, la estructura del poder religioso, en
consonancia con el poder «civil», trata de imponer la rigurosidad del poder religioso
aún a costa de permitir avances peligrosos en el secularismo social. En todo caso,
como lo sostiene Munck, no fue necesariamente una secularización inexorable ni
tampoco una relajación de la habitual intolerancia religiosa, aún cuando a lo largo del
sigloxviii hubo una tendencia hacia una descristianización que se venía observando
desde varias generaciones atrás: la observancia de los preceptos religiosos mayores
venía decayendo y en el estereotipo, la mujeres se reunían junto a la Iglesia más bien
para chismorrear mientras que los hombres desplazaban su espacio social desde la
Iglesia hacia la taberna. Tampoco sería muy concluyente la disminución de las dona-
ciones testamentarias para obras de caridad, de las vocaciones monásticas o el hecho
de que al no existir ya unidad religiosa desde el siglo xvii, sea muy difícil acceder a
datos sobre la observancia religiosa del pueblo: «Existían demasiadas divergencias
dentro del cristianismo, y demasiados sistemas de valores alternativos y de imposible
vericación, para que fuera plausible la pretensión de que una sola iglesia poseyera
la verdad universal»10.
Los historiadores, en general, han tratado de explicar, por separado, el problema
de la fe con las conductas sociales derivadas de la modernidad y los procesos de
descristianización y/o secularización. El de mayor inuencia historiográca ha sido
Michel Vovelle, quién en su ya clásico estudio sobre Ideología y Mentalidades, realizó
un profundo análisis sobre religiosidad popular, conductas y actitudes, mentalidades,
inconsciente. De la «compra» de una buena situación, al menos en el purgatorio, en
los tiempos modernos la entrada de la conciencia (versus la inconsciencia supuesta
de las sociedades anteriores) habría signicado la conjunción de muchos factores
culturales. De los testimonios recogidos por Vovelle, éste consideraba que los exvotos
eran de la mayor importancia: «Soporte pobre, a primera vista, este material ingenuo,
muy a menudo estereotipado, generalmente a partir de cierta fecha, es la respuesta a
situaciones, en suma, limitadas en número en las sociedades de antiguo estilo. Pero el
exvoto compensa su pobreza con irremplazables méritos: es uno de los raros medios
de investigación en el mundo del silencio de los que no han tenido expresión escrita;
9
Thomas Munck, Historia social de la Ilustración [2000]; Crítica, Barcelona 2001, pp.52-53.
10
Munck, Ibidem, pp.54-55.
La administración de la conciencia24
una confesión individual también que introduce, por poco que sea, en el secreto de
las conciencias»11.
Como podremos recordar, Vovelle relaciona el análisis cuantitativo de estos docu-
mentos, junto a otros tan importantes como los testamentos, con las actitudes respecto
a la muerte y al hecho que advierte, tanto en el pueblo como en las élites, que el ritual
barroco de la muerte tuvo su apogeo entre los años 1680-1720 a 1730. Pasando a una
etapa de análisis cuantitativo de datos, pudo unir los tantos cabos sueltos de la his-
toriografía anterior: la historia religiosa, el inconsciente colectivo, los intermediarios
culturales, la larga duración, las mentalidades. A partir del s. xix, en una de sus ar-
maciones, señala que «se asiste, a un ritmo acelerado, a un desarrollo considerable del
libro y luego, gracias a la prensa y a los mass media, de los medios de difusión (y/o) de
domesticación ideológica, al mismo tiempo tal vez que una relativa despersonalización
del contacto… los intermediarios culturales a la antigua, cuando no llegan a reciclarse,
dejan traslucir su edad y su fatiga, aunque el impulso de las sociedades urbanas, sobre
el cual con justicia insisten varias ponencias, introduce condiciones nuevas»12.
Todavía, algo más sobre la confesión y el perdón en tiempos de modernidad.
Delumeau escribió un interesante trabajo sobre la confesión antes del siglo xix. Según
sus propios antecedentes, existiendo un gigantesco corpus documental sobre la confe-
sión, se encubre, sin embargo, una gran debilidad que proviene de los clérigos y que
expresa mayoritariamente una voluntad normativa, situación muy presente en este libro
de Francisco Orrego. A cambio, señala Delumeau, «durante mucho tiempo los eles
apenas hicieron saber lo que realmente sentían yendo a confesarse, salvo durante el
momento de la revuelta protestante, cuando los Reformadores hicieron pública una
crítica hasta entonces ocultada la mayoría de las veces…»13. Ante ello, nos dice, fue la
tenaz resistencia del público a la confesión detallada y obligatoria de las faltas lo que
llevó a elaborar una pastoral de la confesión donde constantemente la amenaza que-
daba contrapesada por el aliento, la severidad por la ternura, el castigo por el perdón.
El confesor, cita Delumeau, es como un médico espiritual que acoge a un en-
fermo del alma. Se trata de la lectura espiritual del sacramento. De la confesión y
del confesor. No obstante, una importante corriente historiográca ha analizado el
sacramento desde otro punto de vista, no tanto como focaliza este libro de Orrego
situándose en los vértices superiores del poder, sino en lo que comienza a suceder
en el confesionario propiamente tal y en el carácter del pecado que termina por des-
cansar, generalizadamente, en cuestiones de materia sexual. El cristianismo habría
construido un complejo saber sobre estas materias y en los manuales para confesores,
libros de espiritualidad, instrucciones para sacerdotes, se encuentran clasicaciones
exhaustivas de los distintos pecados carnales, de la lujuria, la concupiscencia, etc. Así
fue como en el siglo xvi, de acuerdo a lo igualmente estudiado por Orrego, se produjo
una verdadera explosión editorial en torno a la prensa. Lo importante fue que, por
parte de la autoridad religiosa, o para el cristianismo, se mantuvo el reconocimiento
11
Michel Vovelle, Ideologías y mentalidades [1982], Ariel, Barcelona 1985, pp.57-58.
12
Vovelle, Ibídem, p. 171.
13
Jean Delumeau, La confesión y el perdón [1990], Alianza, Madrid 1992, p.17.
Prólogo 25
de la existencia «de una instancia individual, portadora de valoraciones morales y
de normas: es la conciencia. El confesor apela a la conciencia del penitente, le exige
un examen riguroso de toda su vida. La insta a que reconozca, en la soledad de su
conciencia, sus culpas y se prepare para la reconversión de su alma corrupta. Es
precisamente la conciencia el primer objetivo de las estrategias del poder religioso…
En gran medida hay conciencia individual gracias a la confesión»14.
El problema central es el cómo se fue administrando la confesión. Desde la
Contrareforma, hubo una apelación constante al miedo, la excitación de las emo-
ciones frente a las incertidumbres de la muerte y los peligros del inerno. Ello dio
espacios para el ejercicio de un poder importante en el mismo confesionario y en el
uso de la solicitación. Aquí se han abierto diferentes niveles de análisis: el del abuso
de los confesores (se entiende, no de todos), el de instituciones (la Inquisición) o el
del poder político propiamente tal. Este libro, más bien Francisco Orrego, opta por
la relación con el poder cultural y político, tarea no exenta de complicaciones aten-
diendo la multiplicidad de intermediarios y de factores presentes en la persecución y
control de la conciencia social.
Desde la propia Iglesia no es que no hubiese reacción a los excesos de la autoridad
de párrocos y clérigos: «A mediados del siglo xvi, cuando los reformadores protestan-
tes atacaban la doctrina sacramental de la Iglesia y alegaban que era un invento de los
clérigos para explotar a los eles, la jerarquía católica se propuso como objetivo limpiar
de toda sospecha los sacramentos… Dada la importancia que adquirió la penitencia,
la solicitación en confesión se convirtió en un delito muy especial. No era una simple
transgresión del celibato, sino algo mucho más grave: un sacrilegio cometido en el trans-
curso de uno de los sacramentos fundamentales de la Iglesia15. ¿Tuvo éxito? No siempre.
Dependió mucho más del jefe de las iglesias locales y de los subordinados, en diferentes
grados, que en el caso de España y en sus colonias podían gozar de los privilegios de la
representación real, el que los excesos por controlar las conciencias y voluntades quizás
fueran mucho mayores a los estándares medios. Si a ello se agregan los elementos cultu-
rales, bien tratados por Orrego, la situación fue mucho más compleja y aleatoria.
En el caso de las colonias, surgió, además, otro actor: una población ajena a la
tradición occidental y a la que había que cristianizar desde cero. También surgió
una literatura especíca para los párrocos que asumieron dicha tarea. Desde advertir
sobre la naturaleza de los indígenas, pasando por la regularización de sus familias
y de los grados de consanguineidad y anidad que les permitieran alcanzar el ma-
trimonio, hasta igualmente la imposición y/o adoctrinamiento sobre la necesidad
de la confesión (y qué tipos de pecados les podía diferenciar de los europeos), los
manuales se convirtieron en muy complicadas lecturas para los religiosos a los cuales
frecuentemente se les indicaba la norma vigente a seguir, pero también las diferentes
interpretaciones que sobre los casos venían haciendo los doctores y tratadistas sobre
los temas y sus aplicaciones a una y a otra orilla del Imperio. Entre estas situaciones
14
Adelina Sarrión Mora, Sexualidad y confesión. La solicitación ante el Tribunal del Santo Ocio (siglos
XVI-XIX), Alianza, Madrid 1994, pp. 15, 36-37.
15
Sarrión Mora, Ibidem, p.58.
La administración de la conciencia26
volvió a ser de primera importancia la lejanía espacial de los párrocos o predicadores
respecto a sus autoridades religiosas, episcopales o civiles. Más especícamente, el
cuándo y en qué casos el cura podía asumir que le estaba permitido usar de la delega-
ción de la autoridad para dispensar16.
Arias y Vivas, estudiando dos manuales de confesión de los años 1578 y 1583,
planteaban que tras haber analizado descriptivamente ambos documentos, de-
bían reexionar sobre la realidad del problema en donde se insertaban y el grado
de desestructuración del sistema espiritual indígena a través de la formación de la
conciencia. Sobre ello, apuntaban: «La concepción de la Conciencia como proceso
natural y cultural; es decir, ¿se creía en el siglo xvi que la Conciencia era algo inna-
to al hombre o que se podía aprender?... La jación de las consecuencias sociales,
políticas y económicas que se llevaron a cabo mediante la instrumentalización de la
Conciencia ¿El pecado y la confesión, se usaron como utensilios de formación de
una Conciencia en cierta manera ventajosa para la Monarquía Hispana y lo que ella
representaba?17. A este punto coincidimos en las preguntas centrales que presenta el
estudio de Francisco Orrego en este libro!
SOBRE LA TOLERANCIA
Podemos pensar, desde muchas posiciones en un Voltaire que no habría sido
precisamente un modelo de tolerancia, particularmente en lo religioso. Sin embargo,
pero a propósito de lo mismo, con ocasión de la muerte bajo suplicio de Jean Calas,
ocurrida en marzo de 1762, fue capaz de escribir un mucho más que interesante
Tratado sobre la Tolerancia. Calas, respetado comerciante avecindado en Toulouse
por más de 40 años, protestante, que vivía con su mujer e hijos y una sirviente católica
que había, además, educado a los jóvenes de la familia, llevaba una vida más que
ejemplar que se alteró completamente con el suicidio del mayor de los varones bajo
extrañas circunstancias. En medio de la sorpresa y el dolor, agolpados los vecinos en
el frente de su casa, bastó que uno de ellos gritara que el padre había ahorcado a su
propio hijo y que otro agregara que había sido por odio a la religión católica, para
que Jean pasara de una respetable posición a la de culpable y con ello a la muerte en
la rueda. Voltaire, no dejó pasar el hecho y haciendo un recorrido por la historia y los
textos sagrados, escribió dicho ensayo en 1763. En el Cap. XIV, De si la intolerancia
ha sido enseñada por Jesucristo, reriéndose directamente al ejercicio desempeñado
por el Tribunal de la Inquisición, se reere a una serie de parábolas y hechos de Jesús.
Destacamos una:
La otra parábola es la de un particular que invita a sus amigos a una gran cena
y cuando está a punto de sentarse a la mesa envía a sus criados a avisarles. Uno
16 Ver, por ej. Alonso de la Peña Montenegro, Itinerario para Párrocos de Indios en que se tratan
as materias más particulares, tocantes a ellos, para su buena administración; En Amberes, Juan Bautista
Verdussen, Mercader de Libros, M.D.C.C. XXVI. Libro III, De los Sacramentos, XII, p.503.
17
Luis Arias González y Agustín Vivas Moreno, Los manuales de confesión para indígenas del siglo XVI
(Hacia un nuevo modelo de formación de Conciencia); en Stvdia Histórica, Historia Moderna XI, Salamanca
(1993), p.256.
Prólogo 27
se excusa alegando que ha comprado una tierra y va a visitarla: esta excusa no
parece válida, ya que nadie va de noche a sus tierras; otro dice que comprado
cinco pares de bueyes y que tiene que probarlos: comete el mismo error que el
otro, no se prueban los bueyes a la hora de cenar; un tercero contesta que acaba
de casarse y sin duda su excusa es muy aceptable. El padre de familia, furioso,
hace que vengan a su festín los ciegos y los cojos y viendo que todavía quedan
plazas libres dice a su criado: «Ve a los caminos y a la orilla de las cercas y obliga
a la gente a entrar» (Lucas, XIV, 23).
Obligarlos a entrar, para Voltaire, no signicaba lo que suele entenderse como tal.
Para él, sólo quería decir, según los comentaristas más acreditados, suplicad, conju-
rad, insistid, obtener. Y agregaba:
Casi todo el resto de las palabras y los actos de Jesucristo predican la dulzura, la
paciencia, la indulgencia. Es el padre de familia que recibe al hijo pródigo; es el
obrero que llega a última hora y es pagado igual que los otros; es el samaritano
caritativo; él mismo justica a sus discípulos por no ayunar; perdona a la peca-
dora; se contenta con recomendar delidad a la mujer adúltera; se digna incluso
a tomar parte en el inocente regocijo de los invitados de Caná, que ya algo ale-
gres por el vino, piden más; se digna hacer un milagro en su favor cambiando
para ellos el agua en vino18.
El problema de la tolerancia es uno de los trasfondos más importantes conside-
rados en este libro y a ello se reere Francisco Orrego en diversos acápites y muy
claramente en su Epílogo para un inicio: los límites aceptables para el cambio cultural,
social, político del antiguo régimen estuvieron marcados por los límites de la toleran-
cia cultural; los grados de tolerancia mostrados por los confesores fueron aspectos
muy relevantes y podrían tomarse como un barómetro al momento de pensar en la
conciencia ibérica; las críticas a la actuación de la monarquía, especialmente a partir
de los ilustrados del Norte de Europa, no fueron más que el reejo de los grados de
tolerancia política y cultural en que vivía Europa por esos años.
La historia está llena de caras y sellos, de tolerancias que funcionan en paralelo o
en conjunto con las intolerancias. En 1781, Mercier escribía que,
En Paris existe un alto grado de libertad religiosa. Nadie te preguntará cuál
es tu fe. Puedes vivir treinta años en el mismo barrio sin pisar una sola vez su
parroquia y sin reconocer la cara de tu párroco. Pero, eso sí, te cuidarás bien de
que… tus hijos sean bautizados allí, y de pagar el impuesto de la pobreza… Los
párrocos ya no visitan más que a los pobres, porque los de esta clase no tienen
portero19.
David Brading, el gran mexicanista inglés, señalaba que en términos de la acul-
turación, con los consiguientes conictos entre el cambiar los comportamientos de
18
Voltaire, Tratado sobre la Tolerancia, 1763.
19
Louis-Sébastien Mercier, Tableau de Paris, Vol. I, Hamburgo 1781, p. 292; citado por Munck, op.
cit.. p.200.
La administración de la conciencia28
las personas y las permanencia a que están sujetas, «en un libro publicado en 1740,
encontré un ejemplo magníco de un cura de indios tratando de explicar los proble-
mas de su ministerio y uno de ellos fue que en los pueblos indígenas, siempre que
una joven pareja quiso contraer matrimonio, la práctica era juntarles en la casa de la
novia para que allí el futuro esposo trabajara por seis meses. Pasó generalmente que
cuando llegaba el momento de casarse, ya la novia estaba embarazada. Era parte del
funcionamiento del sistema social saber que efectivamente la novia estaba capacitada
para tener hijos, porque de otra manera la pareja no podía subsistir como tal. No
obstante, para los sacerdotes era diferente porque al confesarles, los hombres no te-
nían dicultades en señalar que eran pecadores y que se arrepentían, pero las mujeres
negaban que hubiesen tenido relaciones y se declaraban vírgenes. Para los sacerdotes
éste era un gran conicto porque no podían absolver un pecado no reconocido y
declarado y menos aún administrar el sacramento del matrimonio conociendo de las
faltas anteriores al mismo. La situación se fue resolviendo teniendo dos sacerdotes,
uno para la confesión y otro para el matrimonio»20.
Son muchos los aspectos sobre los cuales este libro nos permite reexionar. Sobre
el pasado, pero también sobre el presente. Después de un largo tiempo podemos y de-
bemos pensar, por ejemplo, si efectivamente nuestra sociedad, que se dice moderna,
racional, laica, defensora de los derechos humanos, individuales y sociales, es efectiva-
mente más tolerante que las sociedades de nuestros antepasados. Desgraciadamente,
al parecer la respuesta es no, fundamentalmente porque quienes buscan la tolerancia
apenas alcanzan un nivel de poder, de cualquier naturaleza que sea, se vuelven in-
tolerantes a los otros y ejemplican positivamente sobre una de las discusiones más
permanentes respecto al carácter de la historia: ella no siempre avanza sobre rieles
positivos, sino está continuamente rotando y dando vueltas y vueltas sobre las mismas
incomodidades, represiones, injusticias e inequidades porque todavía no se supera
el conicto esencial que emana de la naturaleza del poder: no importa en donde nos
situemos y en donde nos toca estar parados, lo realmente importante es imponer
nuestras ideas a los otros. Mientras esta situación no se supere, es poco lo que hemos
avanzado en la historia.
Eduardo Cavieres Figueroa
Ph.D Essex University; Director Programa Estudios Iberoamericanos, PEI*sur de la
Ponticia Universidad Católica de Valparaíso, Profesor Emérito de dicha Universidad y de
la Universidad de Chile; Profesor Extraordinario Universidad Austral de Valdivia; Profesor
Investigador Instituto Universitario de Estudios Latinoamericanos, IELAT, Universidad de
Alcalá, España; Premio Nacional de Historia (Chile, 2008).
20
David H. Brading y Eduardo Cavieres, Las corrientes profundas de la historia. México y América
Latina en la larga transición; en Eduardo Cavieres (editor), Los proyectos y las realidades. América Latina en
el siglo XX; Edic. Universitarias de Valparaíso, Valparaíso 2004, pp. 50-51.
ABREVIATURAS
A.G.H. Archivo General Histórico, Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación
de España
A.G.S. Archivo General de Simancas
A.H.N. Archivo Histórico Nacional de España
A.I.H.D.S. Archivo Instituto Histórico Dominico, Salamanca, España
A.M.N.C.N. Archivo Museo Nacional de Ciencias Naturales de España
A.R.Ch.V. Archivo de la Real Chancillería de Valladolid
B.D.U.C.M. Biblioteca de Derecho, Universidad Complutense de Madrid
B.H.M.V. Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla, Universidad Complutense de
Madrid
B.L.L. British Library of London, Inglaterra
B.N.Ch.S.M. Biblioteca Nacional de Chile, Sala Medina
B.N.E.H. Biblioteca Nacional de España, Hemeroteca
B.N.E.S.G. Biblioteca Nacional de España, Salón General
B.N.E.S.C. Biblioteca Nacional de España, Sala Cervantes
B.N.E.B.D. Biblioteca Nacional de España, Biblioteca Digital
B.N.P. Biblioteca Nacional de Portugal
B.N.P.L. Biblioteca Nacional de Perú, Lima
B.U.P.C.C. Biblioteca Universidad Ponticia de Comillas, Cantoblanco
U.C.P.B.P. Universidade Católica Portuguesa, Biblioteca do Paraiso
«La brevedad de la vida humana, y la extensión de las
Artes, y Ciencias, demuestran la necesidad de esta invención,
intimándonos, como precisa la ley, que si vivimos por
compendio, también por compendio debemos ser intruidos»
(Diario de los Literatos de España, 1737)
«En la moralidad, lo mismo que en la Naturaleza,
nada existe en las criaturas tan perfectamente bueno que
no pueda resultar perjudicial para nadie en la sociedad, ni tan
totalmente malo que no pueda ser benecioso para una parte
u otra de la Creación; de suerte que las cosas sólo son buenas
o malas en relación con otra cosa y con arreglo a la posición
en que estén colocadas y a la luz a que se las mire. Lo que nos
place es bueno en ese aspecto, y según esta regla, cada uno
desea el bien para sí mismo con todas sus fuerzas, con poca
consideración hacia su vecino»
(Bernard de Mandeville, La fábula de las abejas, 1714)
LISTA DE ILUSTRACIONES
Administrar una Monarquía en tensión
Fig. 1: Diario de los Literatos de España, En: Madrid: en la Imprenta Real, 1738,
Tomo IV. Fuente: B.N.E.B.D.H. ....................................................................................................................................................... 77
Fig. 2: Nicolás Antonio Cavallero, Censura de Historias Fabulosas, En Valencia: Antonio
Bordazàr de Artàzu, Impressor del S. Ocio, i de la il. Ciudad, 1742. Fuente:
B.N.E.B.D.H. ....................................................................................................................................................................................................... 80
Fig. 3: Agustin de Montiano y Luyando, Discurso II. Sobre las tragedias españolas, En Madrid:
en la Imprenta del Mercurio por Joseph de Orga, 1753. Fuente: B.N.E.B.D.H. ............................. 81
Fig. 4: Respuesta del Señor Don Xavier Lampillas a los cargos recopilados por el Señor Abate
Tirabochi en su carta al señor Abate N.N. sobre el Ensayo Histórico-Apologético de la Litera-
tura Española, En Zaragoza: En la Ocina de blas Miedes, Impresor de la Real Sociedad,
1786. Fuente: B.N.E.B.D.H. ................................................................................................................................................................. 85
Fig. 5: Encyclopédie Mètodique. Geographie, Á Paris-Á Liège: Chez Panckoucke, Libraire,
Chez Plomteux, Imprimeur des Etats, Tome Premier, 1783. Fuente: B.N.F.G................................... 86
Fig. 6: Jayme de Corella, Practica del Confessionario y explicación de las 65 Proposiciones
condenadas por la Santidad de N.S.P. Inocencio XI, En Pamplona: Juan Micon Impressor, y
Mercader de Libros, 1686. Fuente: propia .............................................................................................................................. 96
Fig. 7: Ioannis Caramuel, “Frontispicio”, Mathesis Nova, Campaniae: in Ofcina episcopali,
1670 ............................................................................................................................................................................................................................... 101
Fig. 8: Joseph de Zaragoza, Esphera en comun Celeste y terraqvea, En Madrid: Por Juan
Martin del Barrio, 1675, Lamina VII. Fuente: B.N.E.B.D.H. .............................................................................. 102
Fig. 9: Francisco Larraga, Promptuario de la Theologia Moral, muy útil para los que se van a
exponer de Confessores, y para la debida administración del Sacramento de la Penitencia, En
Madrid: Por los Herederos de Antonio Roman, 1712. Fuente: propia........................................................ 104
Fig. 10: Catalogue des libres de Sa Magesté la Reyne, quy ce trouvent dans sa nouvelle…a
Madrid le 5 de septiembre de 1739. Manuscrito. Fuente: B.N.E.B.D.H. ................................................. 107
«Más allá de las oraciones»: cultura escrita, confesión y política
Fig. 11: Pedro de Ribadeneira, Flos Sanctorum o libro de la vida de los Santos, En Madrid:
en la Imprenta Real, 1675, Primera Parte ................................................................................................................................. 120
Fig. 12: Matthäus Merian (el Viejo), Grabado de la ciudad de Frankfurt, en “Topographia
Hassiae et Regionum Vicinarum”, Topographia Germaniae, 1646 .................................................................... 125
La administración de la conciencia514
Fig. 13: Valentin de la Madre de Dios, Fuero de la Conciencia, obra utilissima para los Mi-
nistros, y ministerio del Santo Sacramento de la Penitencia, donde hallaràn quanto necessitan
para hazerse sucientes en la ciencia de la Moral, y aplicarla con acierto, y fruto à la practica,
En Madrid: 1704. Fuente: B.N.E.B.D.H. ................................................................................................................................. 126
Fig. 14: Vicente Ferrer, Tratado spiritual traducido del latin a lengua vulgar por el maestro
Julian Lopez Confessor del Real Convento y Colegio de Sta. Isabel de Madrid, ca. s. XVII.
Manuscrito. Fuente: B.N.E.B.D.H. ................................................................................................................................................ 134
Fig. 15 Antonio de Capmany, Arte de traducer el idioma francés al castellano con el voca-
bulario lógico y gurado de la frase comparada de ambas lenguas, En Madrid: en la Im-
prenta de D. Antonio de Sancha, 1776. Fuente: B.N.E.B.D.H. ......................................................................... 142
Fig. 16 Joseph Maria de Uria Nafarrondo, Aumento del comercio con seguridad de la concien-
cia, En Madrid: por D. Joachin de Ibarra Impressor de Cámara de S.M., 1785. Fuente:
B.N.E.B.D.H. ....................................................................................................................................................................................................... 146
Fig. 17 Giuseppe Bonito, Retrato Leopoldo de Gregorio, Marqués de Esquilache, 1759.
Fuente: Museo del Prado - Madrid ................................................................................................................................................. 152
«Agradable a Dios y útil a los hombres»
Fig. 18 Antonio de Florencia, Summa de Cónfessión llamada Defeceruˉt, Burgos, 1499.
Fuente: B.N.E.B.D.H. ................................................................................................................................................................................. 168
Fig. 19 Pieter de Jode, Vida y milagros de Santa Catalina de Siena, ca. 1650. Grabado.
Fuente: B.N.E.B.D.H. ................................................................................................................................................................................. 173
Fig. 20 Tomás López, “Cartografía del Reyno de Navarra”, Atlas Geographico del Reyno de
España, é Islas adyacentes con una breve descripcion de sus provincias, 1757. Fuente:
B.N.E.B.D.H. ....................................................................................................................................................................................................... 176
Fig. 21 John Locke, A letter concerning Toleration, London: Printed for Awnsham
Churchill, 1689 ................................................................................................................................................................................................... 185
Fig. 22 François-Marie Arouet (Voltaire), Traité sur la tolérance, Genéve, 1763. Fuente:
B.N.F.G...................................................................................................................................................................................................................... 185
Fig. 23 James Anderson, “Frontispicio”, The Constitutions of the Free-Masons, London:
Printed by William Hunter, for the john Senex at the Globe, and John Hooke at The Flower
de Luce (…) in Fleet Street, 1723. Fuente: U.T.R.L. ..................................................................................................... 186
Fig. 24 François-Marie Arouet (Voltaire), La muerte de Cesar. Tragedia francesa en tres actos,
1791. Manuscrito. Fuente: B.N.E.B.D.H. ................................................................................................................................ 189
Fig. 25 ¡François-Marie Arouet (Voltaire), “Grabado”, La muerte de Cesar: tragedia francesa:
traducida en verso castellano, y acompañada de un discurso del traductor, sobre el estado ctual
de nuestros teatros, y necesidad de su reforma. Por Mariano Luis de Urquijo, Madrid: Por
Don Blas Roman, 1791. Fuente: B.N.E.B.D.H. .................................................................................................................. 189
Fig. 26 Étienne-Louis Boullée, “Vue intérieure de la nouvelle sale projetée pour l’agrandis-
sement de la bibliotèque du Roi”, Restauration de la Bibliotèque nationale, 1785. Fuente:
B.N.F.G...................................................................................................................................................................................................................... 192
Fig. 27 Herman Busenbaum, Theologia Moralis, Venecia: A pud Nicolaum Pezzana, TomoI,
1740. Fuente: Fondazione Mansutti, Milano......................................................................................................................... 197
Fig. 28 Antonio de Sousa de Macedo, Flores de España, excelencias de Portugal, en que
brevemente se trata lo mejor de sus historias, y de todas las del mundo desde su principio hasta
nuestros tiempos, y se descubren muchas cosas nuevas de provecho y curiosidad, Coimbra: Na
Ofcina de Antonio Simoens Ferreyra, 1737. Fuente: U.T.T.F.R.B.L. ......................................................... 206
Fig. 29: Francisco Larraga, Promptuario de la Theologia Moral (…), En Madrid, 1750.............. 210
Fig. 30 Carlos Lineo, Systema Naturae, Leiden: Theodorum Haak, 1735 ................................................ 214
515
Lista de ilustraciones
Fig. 31 Francisco Larraga, Larraga del año 1822, ó Prontuario de Teología Moral conforme a las
doctrinas eclesiásticas y políticas vigentes en España, Madrid: Imprenta de D. Juan Brugada,
1822. Fuente: B.N.E.B.D.H. ................................................................................................................................................................ 240
Fig. 32 Luis de Madrazo y Kuntz, Antonio María Claret, ca. 1870. Fuente: Museo del
Romanticismo (Madrid-España) ........................................................................................................................................................ 247
La anatomía de la confesión dieciochesca en un manual del mundo
católico ibérico
Fig. 33 Giovani Antonio Canal (Canaletto), Bacino di San Marco, Venice, ca. 1738. Fuente:
Museum of Fine Arts (Boston – E.E.U.U.) ............................................................................................................................. 263
Fig. 34 Orazio Borgianni, San Carlo Borromeo, ca. 1610-1616. Fuente: The State Hermitage
Museum (Saint Petersburg - Rusia) ................................................................................................................................................ 265
Fig. 35 Francisco Antonio Garcia de Rujula, Recomendacion de el Tratado Septimo de el Libro
Instruccion de Sacerdotes (…) y Exortacion a la frequente y quotidiana comunion, En Madrid:
y por su original en Granada en la Imprenta de la S.S. Trinidad. Por Juan de Palomares, 1739.
Fuente: B.N.E.B.D.H. .................................................................................................................................................................................. 269
Fig. 36 Francisco de Sales, Introdvccam a Vida Devota, Lisboa: Na Ofcina Miguel Manescal,
1682 ............................................................................................................................................................................................................................... 271
Fig. 37 Johann Bernhard Fischer von Erlach, “La pagoda de porcelana en Nankín”, Entwurf
einer Historichen Architectur, Leipzig: s/n, 1725. Fuente: Smithsonian Libraries ............................ 272
Fig. 38 Antonio Velazquez Pinto, Tesoro de los Christianos que para cada dia les dexò Christo
en el verdadero Manà Sacramentado, En Madrid: Pablo de Val, 1664 ........................................................... 273
Fig. 39 Daniel Concina, Historia del probabilismo y rigorismo. Dissertaciones theologicas, mo-
rales, y criticas, en que se explican, y deenden de las sutilezas de los modernos probabilistas de
los principios fundamentales de la Theologia Christiana, Madrid: En la Ocina de la Viuda
de Manuel Fernandez, 1772, Tomo I. Fuente: B.V.P.B.E.......................................................................................... 283
Fig. 40 Pierre Subleyras, Retrato de Benedicto XIV, ca. s. 1750. Fuente: Château de Versailles
(Francia) .................................................................................................................................................................................................................... 313
Ilustración, economía y fuero interno en el siglo XVIII ibérico
Fig. 41 Pieter Jansz Saenredam, The old twon hall of Amsterdam, 1657. Fuente: Rijksmuseum,
Amsterdam (Holanda) .................................................................................................................................................................................. 344-345
Fig. 42 Francisco Larraga, “Documento importante sobre los Contrabandos”, Promptuario
de la Theologia Moral, Barcelona: en la Imprenta de los Consortes Sierra y Martí, 1797.
Fuente: B.N.E.B.D.H. ................................................................................................................................................................................. 348
Fig. 43 Jacques Savary, Le parfait négociant ou Instruction Generale pour ce qui regarde le
commerce de toute forte de Marchandises, tant de France, que des Pays Estrangers, A Paris:
Chez Louis Billaine, 1675. Fuente: B.N.F.G.......................................................................................................................... 352
Fig. 44 Juan Sempere y Guarinos, Historia del Luxo y de las Leyes Suntuarias de España,
Madrid: En la Imprenta Real, 1788. Fuente: B.N.E.B.D.H. .................................................................................. 363
Fig. 45 Guillaume-Thomas Raynal, Histoire philosophique et politique des Établissements et
du Commerce des Europées dans les deux Indes, A Paris: Chez Berry, Libraire, rue Nicaise,
Première edition a Amsterdam, 1770. Fuente: B.N.F.G. ........................................................................................... 370
Fig. 46 George Cruiskhank, The British Bee Hive, “Una sección de la colmena de la sociedad
británica, con cincuenta y cuatro celdas, una base y nueve capas que representan las clases
y ocios. La realeza en la parte superior; El banco, los servicios armados y voluntarios como
la fundación. La corona en la parte superior, la norma real a la izquierda, la unión Jack a la
derecha. Grabado y alterado de un diseño de 1840”, London, 1867. Fuente: The British
Museum (UK) ...................................................................................................................................................................................................... 378
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.