ArticlePDF Available

ARRAIGO Y ACOPIO: PRÁCTICAS DE REOCUPACIÓN Y ALMACENAMIENTO EN LAGUNA BLANCA (DPTO. BELÉN, CATAMARCA). REFLEXIONES EN TORNO AL MODO DE VIDA COMUNITARIO AGROCÉNTRICO

Authors:
XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016
Ir al índice general
ACTAS DEL
XIX CONGRESO NACIONAL
DE ARQUEOLOGÍA
ARGENTINA
8 al 12 de Agosto de 2016
San Miguel de Tucumán, Argentina
Facultad de Ciencias Naturales e I.M.L.
Universidad Nacional de Tucumán
Serie Monográca y Didáctica
Volumen 54
ISSN 0327-5868
XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016
ACTAS DEL
XIX CONGRESO NACIONAL
DE ARQUEOLOGÍA
ARGENTINA
8 al 12 de Agosto de 2016
San Miguel de Tucumán
Facultad de Ciencias Naturales e I.M.L.
Universidad Nacional de Tucumán
Serie Monográca y Didáctica
Vol.54
ISSN 0327-5868
Serie Monográca y Didáctica
Publicación de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo de la
Universidad Nacional de Tucumán.
Año de inicio 1998
ACTAS DEL
XIX CONGRESO NACIONAL
DE ARQUEOLOGÍA
ARGENTINA
Ir al índice general
2056 2057
XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016
HISTORIAS LOCALES Y SIGNOS
DE ÉPOCA: SUJETOS, OBJETOS Y
PRÁCTICAS DURANTE EL PRIMER
MILENIO AD EN EL NOROESTE
ARGENTINO
COORDINADORES
Julián Salazar
jsalba@hotmail.com
Romina C. Spano
romina.spano@gmail.com
RELATORA
Nurit Oliszewski
nuritoli@yahoo.com.ar
Las características distintivas de las sociedades que, desde las disci-
plinas humanísticas, son consideradas signos de época, constituyen inter-
pretaciones de hechos, clasicadas y sistematizadas en base a parámetros
arbitrarios que varían según los paradigmas y corrientes teóricas en auge. Es
así como se erigen categorías analíticas que adquieren un peso y dinámica
propios. Sin dudas este ha sido el caso del concepto de Formativo o Agroal-
farero Temprano en arqueología. Las sociedades que habitaron piedemontes,
valles, quebradas y bolsones puneños del Noroeste Argentino (NOA) durante
el primer milenio AD articularon estructuras sociales, económicas, políticas y
religiosas que posibilitaron incorporar a numerosos y diversos agentes en la
vida aldeana. Algunos indicadores arqueológicos compartidos por gran can-
tidad de ellas (i.e. patrones de asentamientos con diversos grados de seden-
tarismo, evidencias de producción agropastoril y nuevas tecnologías, como
la cerámica) han sido la base para la propuesta de una serie de categorías
teóricas universalistas, que constituyen distintas versiones y actualizaciones
del concepto de “Formativo”, cuya aspiración era dar cuenta del sistema ad-
aptativo o de la estructura social subyacentes a sus diversas manifestaciones
en los casos particulares. En los últimos tres lustros, la diversicación de los
proyectos de investigación, tanto en términos de áreas de estudio analizadas
como de perspectivas teóricas involucradas, ha permitido comenzar a decon-
struir críticamente las categorías propuestas, fundamentalmente en lo que
respecta a señalar la dicultad de utilizar modelos subsuncionistas sin caer
en la consecuente reducción analítica de la diversidad de procesos sociales
involucrados en distintos espacios, y la variación de sujetos y agentes históri-
cos vinculados en las dinámicas de los colectivos. La discusión de supuestos
cristalizados, a su vez, conlleva cierta incomodidad al momento de interpretar
los contextos arqueológicos por fuera de los límites de la denición tradicion-
al y “segura del Formativo. Aquella serie de atributos que décadas atrás hubo
de adquirir la forma conceptual de “paquete de rasgos” que debían poseer las
poblaciones formativas, creemos, puede repensarse como una multiplicidad
de situaciones locales, enlazadas por semejantes estrategias, tecnologías y -
sonomías de la materialidad. Considerando la gran cantidad de aportes a la
casuística local y de reinterpretaciones conceptuales más amplias que se han
generado en los últimos tiempos en el marco de la arqueología regional, los
objetivos fundamentales del simposio son: Proseguir y profundizar las reex-
iones críticas sobre categorías teóricas utilizadas para interpretar los procesos
históricos vividos por las sociedades aldeanas tempranas del NOA. Rescatar
la práctica de los actantes que constituyeron los colectivos sociales durante
el primer milenio de la era, en todos sus aspectos, superando la visión reduc-
cionista del “agricultor formativo como un sujeto social desarrollando su ex-
istencia en función de la mera adaptación, considerando las negociaciones
y conictos políticos, así como la construcción histórica y contextual de cat-
egorías de personas sociales, sujetos y objetos. Explorar la multiplicidad de
historias locales, tanto en aspectos referidos a las condiciones objetivas como
a las estrategias y prácticas que permitieron articular modalidades de apro-
visionamiento de alimentos, relaciones sociales, estructuras políticas y mar-
cos religiosos e ideológicos. Matizar y revisar las construcciones cronológicas
tradicionales a la luz tanto de nuevos aportes empíricos de la casuística como
de la revisión teórica de los presupuestos conceptuales que las sostenían, po-
niendo especial atención a las temporalidades múltiples, continuidades, rup-
turas y cambios que escapan al tiempo lineal y progresivo de las explicaciones
evolutivas. Reexionar sobre las interacciones en distintas escalas (locales,
regionales y macroregionales), destacando las particularidades de espacios
hasta hace muy poco tiempo considerados como “marginales”. Además de es-
tar especialmente abierto a la presentación de contribuciones que resulten
de síntesis generales de proyectos o de análisis teóricos, este simposio incluye
aproximaciones a las distintas expresiones materiales registradas en el perio-
2056 2057
XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016 XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016
Ir al índice general
2058 2059
XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016
do, así como al estudio de restos humanos, animales y vegetales. Los aportes
referidos a la temática Aguada serán bienvenidos con vistas a proporcionar
su tratamiento en un marco amplio e inclusivo, no como una manifestación
cronológica y culturalmente independiente, sino como parte de la dinámica
social que atravesó a las comunidades del NOA. Finalmente, alentamos asi-
mismo la participación de colegas que hayan desarrollado sus trabajos en
áreas cercanas y vinculadas históricamente con los procesos acaecidos en el
actual territorio argentino, como el norte de Chile o el sur de Bolivia. En de-
nitiva, esta propuesta aspira a generar un espacio de socialización de ex-
periencias de investigación sobre las comunidades que habitaron el NOA en
este segmento temporal, en tanto instancia necesaria del proceso colectivo
de generación de conocimiento en el que estamos inmersos, con el deseo de
contribuir a la circulación de información e interpretaciones puestas en juego,
y en última instancia, a un intercambio de ideas que resulte un insumo para
nutrir, evaluar o relativizar los planteos que concebimos en nuestras propias
historias locales.
ÍNDICE
1-OLLAS COMO URNAS, CASAS COMO TUMBAS: REFLEXIONES EN TORNO A LAS
PRÁCTICAS DE ENTIERRO DE NIÑOS EN TIEMPOS TEMPRANOS (ANDALHUALA
BANDA, SUR DE YOCAVIL)
Alina Álvarez Larrain, Romina C. Spano y M. Solange Grimoldi
Pág. 2060
2-LA LITOMORFIZACIÓN DEL ANCESTRO EN EL NOA FORMATIVO
María A. Bovisio y Rocío Arozarena
Pág. 2064
3-ARQUITECTURA, MATERIALIDAD Y CONSUMO
EN EL ESPACIO ALDEANO DEL CHAÑARCITO (LOS MOLINOS, LA RIOJA)
Pablo Cahiza, Jorge García Llorca y M. Lourdes Iniesta
Pág. 2069
4-EL TEMA DE LA CABEZA ANTROPOMORFA EN LA PRODUCCIÓN PLÁSTICA DE LAS
SOCIEDADES VALLISERRANAS QUE HABITARON EL NOROESTE ARGENTINO DURANTE
EL PRIMER MILENIO AD
María P. Costas
Pág. 2070
5-ARRAIGO Y ACOPIO: PRÁCTICAS DE REOCUPACIÓN Y ALMACENAMIENTO EN
LAGUNA BLANCA (DPTO. BELÉN, CATAMARCA). REFLEXIONES EN TORNO AL MODO
DE VIDA COMUNITARIO AGROCÉNTRICO
Daniel D. Delno, Andrés Barale, Valeria E. Espiro y Raúl A. Díaz
Pág. 2072
6-UN PRIMER ACERCAMIENTO A LAS PRÁCTICAS DE PASTOREO EN QUEBRADA DE
LOS CORRALES (EL INFIERNILLO, TUCUMÁN)
Eugenia Di Lullo
Pág. 2079
7-¿CÓMO DIVULGAR LAS HISTORIAS Y ARQUEOLOGÍAS DEL “PRIMER MILENIO?”
María A. Korstanje
Pág. 2085
8GRUPOS LOCALES E IMPLAN TACIÓN “AGUADA” EN SAN JUAN ARGENTINA
DURAN TE LOS FINALES DEL PR IMER MILENI O AD
Catalina T. Michieli
Pág. 2086
9-PROCESOS LOCALES, MIRADAS REGIONALES, CONCEPTOS GLOBALES.
APORTES HACIA LA HISTORIA DE FORMACIÓN DE PAISAJES CAMPESINOS
Enrique Moreno y Maximiliano Ahumada
Pág. 2087
10-TRAYECTORIAS DIVERSAS A AMBOS LADOS DEL CERRO PABELLÓN. APORTES
COMPARATIVOS A LA ARQUEOLOGÍA DEL PRIMER MILENIO EN TAFÍ Y ANFAMA
Rocío M. Molar y Julián Salazar
Pág. 2089
11-ESPACIALIDAD Y MATERIALIDAD DE LAS UNIDADES DOMÉSTICAS TEMPRANAS
-300 AL 600DC.- DE ANILLACO (CASTRO BARROS, LA RIOJA)
Gabriela Sabatini y Enrique Garate
Pág. 2096
2058 2059
XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016
Ir al índice general
2072 2073
XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016
Ir al índice general
ARRAIGO Y ACOPIO: PRÁCTICAS DE
REOCUPACIÓN Y ALMACENAMIENTO
EN LAGUNA BLANCA (DPTO. BELÉN,
CATAMARCA). REFLEXIONES EN TORNO
AL MODO DE VIDA COMUNITARIO
AGROCÉNTRICO
Daniel D. Delno1, Andrés Barale2, Valeria E. Espiro3 y Raúl A. Díaz4
1,2,3,4 InIP-UNCA
1dddelno@yahoo.com.ar
2 andresbarale@yahoo.com.ar
3valespiro@gmail.com
4alsandrus@yahoo.com.ar
Palabras clave: Almacenamiento - reocupaciones - arqueología - Laguna Blanca
Key words: storage - reoccupation - archeology - Laguna Blanca
Introducción
En este trabajo nos proponemos reflexionar sobre dos tipos de
prácticas sociales locales que hemos registrado en las aldeas arqueológi-
cas Piedra Negra y Laguna Blanca: la reocupación de espacios de vivienda
y prácticas de almacenamiento vinculados a contextos domésticos. Para
ello, repasaremos brevemente las características de estas Aldeas arqueo-
lógicas y el modo en que consideramos se vinculaban sus pobladores.
Luego presentaremos las evidencias de reocupación que hemos registra-
do estratigráficamente y confirmado mediante fechados radiocarbónicos
realizados en bases residenciales, y mostraremos también, los distintos
contextos de almacenamiento registrados hasta el momento en ámbitos
domésticos de las aldeas señaladas. A continuación vincularemos estas
evidencias a la articulación territorial socio-política que planteamos para
la región, a través del empleo de la categoría Modo de Vida Comunitario
Agrocéntrico (Delfino et al. 2009, 2015).
Las Aldeas
En el faldeo oriental del Nevado de Laguna Blanca, en la Puna ca-
tamarqueña se emplazan siete aldeas arqueológicas; dos de ellas, Piedra
Negra (AaPN) y Laguna Blanca (AaLB), han estado en el centro de nuestras
investigaciones en las últimas dos décadas (Figura 1). La AaPN está cons-
tituida por 103 unidades habitacionales de las cuales 63 son bases resi-
denciales con un diseño arquitectónico conformado a partir de la reunión
de tres os recintos subcirculares pequeños adosados a uno o más re-
cintos mayores, interpretados como “patios”. El resto de las unidades ha-
bitacionales son 40 puestos resueltos por el agrupamiento de un máximo
de dos recintos asociados a un patio, vinculados a estructuras agrícolas, o
aislados entre los espacios de cultivo. Las unidades habitacionales están
distribuidas entre 450 Ha de construcciones vinculadas a la producción
agrícola. La modelación agraria del paisaje fue la resultante de la articu-
lación de una diversidad de estructuras que respondieron alternativa y/o
complementariamente a manejos de pendiente, control de riego, protec-
ción a la exposición de los vientos y el manejo selectivo de las variacio-
nes altitudinales. Entre estas estructuras encontramos: campos de cultivo
bajo la forma de canchones, campos de melgas, canchones con melgas,
aterrazamientos con o sin muros perimetrales, superficies despedradas y
estructuras formadas por la acumulación del despedre sostenido; final-
mente, canales, tanto primarios como secundarios. El conjunto de esta
tecnología agrícola nos permite inferir que en ellas se llevaron a la prác-
tica una notoria diversidad de cultivos (Díaz 2013). Este aserto se apoya
en una sectorización que hemos observado en la AaPN, los canchones
de cultivo y las áreas despedradas se encuentran acompañando longitu-
dinalmente la pendiente del piedemonte, concentrándose en el sector
medio del mismo, lo cual podría deberse a lógicas particulares del uso
del agua, características del relieve, etc. Mientras que los campos de mel-
gas se observan transversales a la pendiente, coincidiendo con las franjas
de menor y mayor altitud de la Aldea y a su vez con menor proporción
de estructuras residenciales, lo que podría responder a distintas razones:
estrategias productivas, variaciones térmicas, elecciones de cultivos, etc.
(Delfino et al. 2010).
La AaLB ocupa un territorio de 250 Ha., donde encontramos espa-
cios arquitectónicos de tipo productivo agrícola, habitacional, funerarios,
entre otros, ocupando una franja altitudinal que oscila entre los 3.175
y los 3.572 msnm. Entre las construcciones de tipo habitacional pode-
mos mencionar el relevamiento de 28 bases residenciales y 38 puestos.
Nuestras investigaciones nos han permitido interpretar en la extensión
espacial, sectorizaciones en base a diferencias arquitectónicas, así como
la acción de agentes naturales y antrópicos que fueron modelando el te-
rritorio donde se emplaza el sitio estudiado (Delfino et al. 2010).
En el estudio comparado entre la AaPN y la AaLB hemos propuesto
la posibilidad de que la gravitación en la gestión de los espacios agrarios
de estos asentamientos haya pivotado a lo largo del tiempo en forma al-
ternada (Delfino et al. 2010, 2012).
2074 2075
XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016
Ir al índice general
Figura 1. Ubicación de las Aldeas en el piedemonte del Nevado de La-
guna Blanca y de las bases residenciales mencionadas.
El Acopio: evidencias de almacenamiento
Dentro de la AaPN, se han registrado al momento dos contextos cla-
ros de almacenamiento correspondientes a momentos preincaicos Piedra
Negra 07 Recinto 1 (PIN07 R1) y Piedra Negra 02 Recinto 6 (PIN02 R6). La base
residencial PIN 02 se encuentra en el sector de mayor densidad residencial
de la AaPN (Figura 1), está compuesta por 11 estructuras construidas en ro-
cas de la zona (Figura 2). La excavación estratigráca del R 06 mostró suce-
sivos momentos de ocupación con modelaciones vinculadas a cada uno de
estos, conservando cierta estabilidad funcional diferencial y sectorizada en
las actividades allí registradas, que nos llevó a interpretarlo como un peque-
ño patio. El sector SW presenta una mayor concentración de implementos
de molienda y el nivel de roca de base es más elevado respecto al sector NE,
donde se emplazan todas las estructuras y objetos de almacenamiento. Por
otra parte en este último se pudo registrar una huella de poste y restos de
tierras cocidas con improntas de pequeños tallos de arbustos y gramíneas,
todo lo cual estaría indicando que presumiblemente habría estado techado
parcialmente, a modo de cobertizo.
Con respecto al Sector SW, se registró un molino tipo conana en el
piso de ocupación superior, mientras que en el segundo nivel se encontra-
ron dos. El Sector NE presenta una serie de estructuras en material arcilloso,
de forma anular, las cuales en dos casos conservaban las bases y parte del
cuerpo de recipientes cerámicos. Estas estructuras fungieron como apoyo
y sostén de los recipientes cerámicos de medianas dimensiones, cuyos diá-
metros conservados oscilan aproximadamente de entre 40 y 60 cm. Final-
mente, asociado a las estructuras de arcilla, y a las piezas cerámicas, se re-
gistró una estructura negativa lograda a partir de la extracción de la roca de
base la cual parcialmente fue cerrada mediante una argamasa semejante en
su composición a las utilizadas como soporte de los recipientes cerámicos
antes descritos, la cual contenía, un pequeño cincel de bronce o cobre arse-
nical, algunos fragmentos de cerámica, astillas de hueso y desechos de ta-
lla. Tomando en cuenta el contexto donde se encuentra, consideramos que
pudo también funcionar como estructura de almacenamiento, sin embargo
aún no hemos podido determinar qué materiales contuvo. La conjunción
de las ollas, más sus respectivos soportes, en asociación con un acondicio-
namiento del piso del recinto, la estructura antes descripta y el cerramiento
parcial a modo de cobertizo, nos llevan a sostener que este sector funcionó
como un espacio vinculado a prácticas de almacenamiento, el cual pudo ser
fechado mediante muestras de carbón en 1890±80 años AP.
La base residencial PIN 07 se ubica en el centro de la concentración
de estructuras domésticas y productivas de la AaPN (Figura 01), ocupando
una supercie aproximada de 422,47 m2, está compuesta por 10 espacios
unidos y delimitados por muros de piedra (Figura 02). El análisis de la estra-
tigrafía, así como el procesamiento inicial de la cultura material recupera-
da en el R1 (fechado a partir de una muestra de carbón en 2050±100 años
AP), nos lleva a plantear que se corresponde con un contexto de prácticas
de almacenamiento representado por un conjunto de vasijas cerámicas de
grandes dimensiones en un recinto especial destinado a tal efecto. Se regis-
traron un total de seis vasijas de gran tamaño que se encontraron in situ, y
la impronta de una séptima que fue removida, se logró precisar que para la
colocación de las mismas los ocupantes excavaron el nivel de ocupación del
recinto hasta llegar a la roca madre, allí prepararon la supercie sobre la cual
apoyaron y jaron las vasijas con un preparado arcilloso, luego introduje-
ron las vasijas que fueron acomodadas hasta que la arcilla cubrió la porción
ecuatorial del cuerpo, mientras que la parte superior y sus cuellos quedaron
por arriba del nivel del piso de ocupación. Los habitantes que ocuparon PIN
07 también recurrieron al mismo preparado arcilloso para nivelar la super-
cie de tránsito dentro del recinto a modo de piso. En cuanto a la capacidad
de almacenaje de las vasijas podemos estimar sobre base de la reconstruc-
ción digital de las mismas, que debieron oscilar entre los 150 y 250 litros. Es
decir que para momentos en que las seis vasijas se encontraban en uso, su
volumen promedio era de 1200 litros; en relación a la capacidad de almace-
naje en sólidos los cálculos que efectuamos se corresponderían a unos 975
Kg. aproximadamente.
El Arraigo
Aunque la idea de “arraigo” (entendida en sentido literal como, la ac-
ción de echar raíces), puede ser invocada solo en un sentido gurado, nos
parece interesante pensarla haciéndonos la idea de que ellas -las raíces- es-
tarían representados por los cimientos de aquellos lugares de vivienda que
sirvieron de sostén para referir la espacialidad situada de sus distintos ocu-
pantes. Así quienes, aún separados por varios siglos de “distancia”, encontra-
ron recursivamente conveniente la decisión de asentarse sobre ese mismo
lugar -presumimos-, pudieron quedar sujetos a experiencias perceptuales
2076 2077
XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016
Ir al índice general
de algún modo coincidentes con respecto al espacio (v.g. experiencias to-
pográcas, isovisivas, microclimáticas relativas, etc.). Aunque los lugares
de vivienda no parecen mostrar una ocupación sostenida y continuada a
través de varios siglos, la superposición en las ocupaciones con dos os
momentos de ocupación podría haber respondido al aprovechamiento de
condiciones de habitabilidad originadas previamente.
Figura 2. Planos de las bases residenciales mencionadas.
Hemos registrado estratigrácamente varios contextos de reocupación
de bases residenciales de las aldeas en los cuales no se ha modicado las es-
tructuras arquitectónicas, varios de estos contextos han podido ser fechados
radiocarbónicamente.
La base residencial LB-19 (Figura 01) se ubica en el sector centro/sur de
la AaLB, está conformada por cuatro recintos subcirculares, tres de ellos alinea-
dos en sentido Norte-Sur, integrados por el cuarto de mayores dimensiones
(R04) que le da sentido de unidad al conjunto y que podría corresponderse
con un patio, y ocupa una supercie de 225 m2 aproximadamente (Figura 2).
Durante la excavación del Recinto 01 se pudieron determinar 13 unidades es-
tratigrácas (UE), en la UE 4 se pudo identicar un “piso de ocupación”, con una
pequeña estructura de combustión que fechada mediante C14 en 840 ± 70
C-14 AP (LP 2538, calibrado con un sigma entre el 1180 y el 1283 AD). Mientras
que, durante los trabajos de excavación en el Recinto 03 se distinguieron 14
UE, apreciándose al menos dos momentos o “pisos de ocupación”. Las UE3 y
UE4 constituyeron evidencia de una breve ocupación, que hasta el momento
no hemos podido datar con métodos absolutos. El segundo evento de ocu-
pación está representado por una estructura de combustión (UE9, fechada en
1470 ± 40 años AP -LP 2589- calibrado con un sigma en 605 - 656 AD), una hue-
lla de poste (UE7), sedimento proveniente de la limpieza del fogón (UE10), y la
UE6 identicada como piso de ocupación a partir de la alta densidad de ha-
llazgos. Cabe destacar que pudo ser identicado un pozo ofrendatorio (UE13),
quizás correspondiente con algún ritual fundacional ya que se encuentra por
debajo del piso de ocupación y en relación directa con la huella de poste que
sostendría el techo del recinto, que al parecer contiene un porcentaje elevado
de material orgánico.
En otros casos los eventos de reocupación fueron detectados estratigrá-
camente y no se han hallado material para fechar. En la misma AaLB, la base
residencial aislada de LB08 (Figuras 1 y 2) que ocupa una supercie habitacio-
nal y productiva de 5 Ha. arrojó un fechado de 870±70 años AP, pero por las
evidencias arquitectónicas como las estratigrácas y el análisis de la cultura
material nos remite a ocupaciones previas y posteriores.
Mientras que para la AaPN podemos mencionar nuevamente a la base
residencial PIN 07 con un fechado de 2050±40 años AP y con una cultura mate-
rial y una estratigrafía que evidencia una serie de re-ocupaciones posteriores.
Para PIN 02 contamos con dos fechados, el ya mencionado de 1890±80
años AP para el R06 y un fechado de 1260±70 años AP para el RA, el cual fue
interpretado como una cocina (Delno 1999, Espiro 2008) y coincidente en tér-
minos de su cultura material con el RB.
Festejo de los Indios (FI) ubicado aproximadamente en la misma franja
altitudinal que PIN 02 y PIN 07 y a 309 metros al norte de éstas (Figura 1). Se en-
cuentra conformado por tres recintos de planta rectangular, alienados en sen-
tido Sur-Norte integrados por medio de un cuarto recinto que los une a modo
de patio (Figura 2). A partir de los trabajos de excavación, pudimos observar
una compleja estratigrafía, con múltiples pisos de ocupación y superposición
de estructuras arquitectónicas. Mientras que las evidencias superciales y las
2078 2079
XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016XIX CONGRESO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA ARGENTINA - 2016
Ir al índice general
unidades estratigrácas superiores, contenidas en recintos de planta rectan-
gular nos hablan de ocupaciones correspondientes a los momentos de la pre-
sencia incaica en Laguna Blanca, así como de la época colonial y republicana;
en las unidades inferiores observamos estructuras arquitectónicas circulares
y pisos de ocupación que hemos podido fechar en 1050±70 años AP, 810±70
años AP y 850±70 años AP.
Reexiones nales
Cuando planteamos las limitaciones del concepto formativo para com-
prender los procesos históricos locales de Laguna Blanca, expusimos que
desde una dimensión temporal independientemente de ciertas variaciones
y diferencias tecno-estilísticas en las alfarerías y otros conjuntos materiales o
dispositivos tecnológicos, se apreciaba una persistencia que parecía seguir re-
produciéndose en relaciones espaciales inter-domésticas semejantes, junto a
homologables lógicas de modelación agraria y de regadío. Con las evidencias
de reocupación mostradas en los casos donde las estructuras arquitectónicas
no fueron modicadas y donde la cultura material escasamente varió en perio-
dos comprendidos desde el 200 AC hasta el 1400 DC fortalece la propuesta del
Modo de Vida Comunitario Agrocéntrico como un proceso de organización
social local de l@s lagunist@s. Como hemos analizado en otros trabajos este
proceso sólo se ve alterado, pero no interrumpido, por los avances imperiales/
estatales (inca, español y argentino).
En cuanto a las prácticas de almacenamiento, más allá de interpreta-
ciones de índole productiva/excedentaria (que ya hemos presentado en otros
trabajos Delno et al. 2015), las características comunes de los contextos, las
técnicas similares de jación de las vasijas, etc., nos remiten a una práctica que
al parecer se remonta a algunos siglos AC y que continuó hasta al menos la lle-
gada de los Incas y que refuerza la idea de vínculos comunitarios entre ambos
asentamiento y a través del tiempo. Aunque, nos resta analizar las diferencias
encontradas en los contextos de ambas aldeas, quizás las mismas se deban a
un problema de muestreo, o quizás esté reejando cambios de índole identita-
rio entre sus pobladores. Es algo que deberemos seguir explorando. Finalmen-
te, acopio y arraigo podrían ser tenidos por aspectos de una misma intención
social de permanecer, de un estar siendo lagunisto.
Bibliografía
Delno, D. D 1999 Prospecciones en los ’90: Nuevas evidencias para re-
pensar la arqueología de Laguna Blanca (Dpto. Belén. Catamarca). En Revista
de Ciencia y Técnica 7: 55-80.
Delno, D. D., V. E. Espiro y R. A. Díaz 2009 Modos de Vida situados: el
Formativo en Laguna Blanca. En Andes 20: 111-134.
Delno, D. D., V. E. Espiro y R. A. Díaz 2010 Las pircas, los límites y sus en-
tornos. Nuevas evidencias de la Aldea Arqueológica Laguna Blanca. Actas del
XVII del Congreso Nacional de Arqueología Argentina Arqueología Argentina
en el Bicentenario de la Revolución de Mayo, Tomo IV: 1667-1672.
Delno, D. D., V. E. Espiro y R. A. Díaz. 2015 Prácticas sociales en el pasa-
do y presente de Laguna Blanca (dpto. Belén, Catamarca): reexiones en torno
al modo de vida comunitario agrocéntrico. En Crónicas materiales precolombi-
nas. Arqueología de los primeros poblados del Noroeste Argentino, editado por A.
Korstanje, pp. 385-426. Sociedad Argentina de Antropología.
Delno, D. D., R. A. Díaz y V. E. Espiro 2012 La dinámica aldeana del Bol-
són Puneño de Laguna Blanca. Nuevos aportes desde el estudio de la Aldea Ar-
queológica Laguna Blanca. En Aportes Cientícos de Humanidades 9: 169-182.
Díaz, R. A 2013 Aguas ausentes e historias hendidas. Tecnología de riego
y organización social del trabajo agrícola en el primer milenio A.D. (Laguna
Blanca – Catamarca – Argentina). En La espacialidad en arqueología: enfoques,
métodos y aplicación, editado por I. Gordillo y J. M. Vaquer, pp. 101-150. Edito-
rial Abya-Yala.
Espiro, V. E 2008 Características del proceso de manufactura de las alfa-
rerías de la Aldea Piedra Negra, correspondientes al primer milenio de nuestra
era, distrito Laguna Blanca, Departamento Belén, Provincia de Catamarca. En
La Zaranda de Ideas 4: 09-26.
UN PRIMER ACERCAMIENTO A LAS
PRÁCTICAS DE PASTOREO EN QUEBRADA DE
LOS CORRALES (EL INFIERNILLO, TUCUMÁN)
Eugenia Di Lullo¹
¹IAM / ISES-CONICET-UNT
eugedl@gmail.com
Palabras clave: pastoreo - siglo XX - Quebrada de Los Corrales - entrevista
Key words: herding - 20th C - Quebrada de Los Corrales - interview
Introducción
Las investigaciones relacionadas con sociedades pastoriles son re-
lativamente abundantes para los Andes y en general han brindado buena
información tanto sobre los procesos de domesticación y sus implican-
cias a nivel arqueológico como acerca de la relación entre este modo de
vida y distintos procesos socio-económicos. Para la región del NOA, este
tipo de estudios se han focalizado principalmente en sectores de Puna y
han sido escasas para áreas de valles y quebradas.
El área de investigación analizada aquí corresponde a la Quebra-
da de Los Corrales (QDLC), localidad arqueológica ubicada a unos 3.100
msnm en El Infiernillo, Tucumán. En esta microrregión abundan eviden-
cias que atestiguan diversas ocupaciones humanas a lo largo de más de
6.700 años (ca.7.400-650os A.P). Entre ellas, se pueden mencionar nu-
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
SUMEN Los materiales cerámicos procedentes de Laguna Blanca (Belén, Catamarca) han sido referidos a la hora de generar síntesis regionales, cuadros temporales y para delimitar áreas culturales. Sin embargo, se ha obtenido muy poca información concerniente a los atributos tecnológicos de los mismos. En este sentido, hemos comenzado a realizar estudios tendientes a clasificar las alfarerías y reconstruir el proceso de la manufactura cerámica procedente de Laguna Blanca y perteneciente al primer milenio de nuestra era. Este artículo parte de una concepción de los materiales cerámicos como integrantes de la cultura material de una sociedad. Los mismos fueron manufacturados como parte de un proceso tecnológico dinámico, que involucró a los aspectos materiales y a las personas que tomaron parte en su producción, uso y abandono. Desde esta perspectiva se llevaron a cabo tres niveles consecutivos de análisis sobre las alfarerías (macroscópicos, sub-macroscópicos y microscópicos). Los resultados generados a partir de nuestra investigación permitieron realizar una caracterización tecnológica del proceso de manufactura de los materiales cerámicos y a su vez avanzar en interpretaciones sobre el papel de los mismos dentro de la unidad doméstica.
Article
¿Podríamos acordar si existen ''notas esenciales'' que definan qué cosa es lo ''formativo''? ¿Ocupó únicamente un tiempo y/o un espacio definido? ¿Lo formativo refiere a un solo modo de vida o acaso un sistema adaptativo? ¿Concepto categorial o realidad empírica? Cuestionamientos que sólo de manera excepcional fueron orientados a entender los supuestos implícitos de los usos arqueológicos del término, hecho que ha generado que nos hayamos movido en una polisemia de interpretaciones al tiempo de relacionar los conceptos y la casuística. En este artículo hemos reflexionado sobre la base de las aplicaciones y reformulaciones de este recurso metodológico, mediante un análisis histórico y ''genealógico'' del concepto. A partir de reflexiones suscitadas, pretendemos someter a discusión estas elucidaciones conceptuales sobre las experiencias de los trabajos arqueológicos realizados en el territorio de la Reserva de Biosfera de Laguna Blanca (Dpto. Belén. Catamarca). Hacia el final de este artículo, a modo de epílogo ensayaremos una alternativa situada, en un intento de formatear al formativo.
Prospecciones en los '90: Nuevas evidencias para repensar la arqueología de Laguna Blanca (Dpto
  • D Del No
Del no, D. D 1999 Prospecciones en los '90: Nuevas evidencias para repensar la arqueología de Laguna Blanca (Dpto. Belén. Catamarca). En Revista de Ciencia y Técnica 7: 55-80.
Las pircas, los límites y sus entornos. Nuevas evidencias de la Aldea Arqueológica Laguna Blanca. Actas del XVII del Congreso Nacional de Arqueología Argentina Arqueología Argentina en el Bicentenario de la Revolución de Mayo
  • D D Delno
  • V E Espiro
  • R A Díaz
Delno, D. D., V. E. Espiro y R. A. Díaz 2010 Las pircas, los límites y sus entornos. Nuevas evidencias de la Aldea Arqueológica Laguna Blanca. Actas del XVII del Congreso Nacional de Arqueología Argentina Arqueología Argentina en el Bicentenario de la Revolución de Mayo, Tomo IV: 1667-1672.
): reexiones en torno al modo de vida comunitario agrocéntrico. En Crónicas materiales precolombinas. Arqueología de los primeros poblados del Noroeste Argentino
  • D D Delno
  • V E Espiro
  • R A Díaz
Delno, D. D., V. E. Espiro y R. A. Díaz. 2015 Prácticas sociales en el pasado y presente de Laguna Blanca (dpto. Belén, Catamarca): reexiones en torno al modo de vida comunitario agrocéntrico. En Crónicas materiales precolombinas. Arqueología de los primeros poblados del Noroeste Argentino, editado por A. Korstanje, pp. 385-426. Sociedad Argentina de Antropología.
La dinámica aldeana del Bolsón Puneño de Laguna Blanca. Nuevos aportes desde el estudio de la Aldea Arqueológica Laguna Blanca
  • D D Del No
  • R A Díaz
  • V E Espiro
Del no, D. D., R. A. Díaz y V. E. Espiro 2012 La dinámica aldeana del Bolsón Puneño de Laguna Blanca. Nuevos aportes desde el estudio de la Aldea Arqueológica Laguna Blanca. En Aportes Cientí cos de Humanidades 9: 169-182.
Aguas ausentes e historias hendidas. Tecnología de riego y organización social del trabajo agrícola en el primer milenio A.D. (Laguna Blanca -Catamarca -Argentina)
  • R Díaz
Díaz, R. A 2013 Aguas ausentes e historias hendidas. Tecnología de riego y organización social del trabajo agrícola en el primer milenio A.D. (Laguna Blanca -Catamarca -Argentina). En La espacialidad en arqueología: enfoques, métodos y aplicación, editado por I. Gordillo y J. M. Vaquer, pp. 101-150. Editorial Abya-Yala.