ArticlePDF Available

VARIABILIDAD EN EL RENDIMIENTO FÍSICO DE LAS JUGADORAS DE FÚTBOL SEGÚN LAS FASES DEL CICLO MENSTRUAL

Authors:

Abstract and Figures

RESUMEN El ciclo menstrual es uno de los procesos biológicos más importantes de las mujeres, debido a la interacción de una serie de hormonas que dan lugar a diversos cambios tanto en el aspecto reproductivo de la mujer como en muchos otros tejidos del cuerpo. Sin embargo, la mayoría de entrenadores realizan sus planificaciones de entrenamiento sin tener en cuenta las necesidades fisiológicas en mujeres deportistas, dejando a un lado las características que el ciclo menstrual puede presentar en cada fase. Por tal motivo el objetivo de esta investigación fue determinar la influencia de las fases del ciclo menstrual en el rendimiento físico de las jugadoras de fútbol de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Diez futbolistas (21,6+1,43 años) fueron valoradas mediante las siguientes pruebas (Y balance test, salto vertical y sprints repetidos) en las diferentes fases del ciclo menstrual (Fase Menstrual-FM, Fase Folicular-FF y Fase Lútea-FL). Los resultados fueron analizados utilizando pruebas no paramétricas (test de Friedman y Wilcoxon para muestras relacionadas), no encontrándose diferencias estadísticamente significativas (p<0,05) en el rendimiento físico según la fase menstrual. Por tanto, se concluye, que el rendimiento físico de las deportistas de nuestro estudio no se encuentra influenciado en las diferentes fases del ciclo menstrual. PALABRAS CLAVE: Ciclo menstrual, rendimiento físico, mujeres, deportistas, fútbol.
Content may be subject to copyright.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 11
VARIABILIDAD EN EL RENDIMIENTO FÍSICO DE LAS JUGADORAS DE
FÚTBOL SEGÚN LAS FASES DEL CICLO MENSTRUAL
Edison Rodrigo Arias Moreno
Doctorando Universidad Autónoma de Madrid
edison.arias@estudiante.uam.es
Jenny Esmeralda Martínez Benítez*
jemartinez@uce.edu.ec
Franklin Otton Goyes Acaro*
fogoyes@uce.edu.ec
Víctor Fabricio Ortiz Aldea*
vfortiz@uce.edu.ec
Salvador Montero*
smontero@uce.edu.ec
*Docentes de Facultad de Cultura Física. Universidad Central del Ecuador
RESUMEN
El ciclo menstrual es uno de los procesos biológicos más importantes de las
mujeres, debido a la interacción de una serie de hormonas que dan lugar a diversos
cambios tanto en el aspecto reproductivo de la mujer como en muchos otros tejidos
del cuerpo. Sin embargo, la mayoría de entrenadores realizan sus planificaciones
de entrenamiento sin tener en cuenta las necesidades fisiológicas en mujeres
deportistas, dejando a un lado las características que el ciclo menstrual puede
presentar en cada fase. Por tal motivo el objetivo de esta investigación fue
determinar la influencia de las fases del ciclo menstrual en el rendimiento físico de
las jugadoras de fútbol de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Diez
futbolistas (21,6+1,43 años) fueron valoradas mediante las siguientes pruebas (Y
balance test, salto vertical y sprints repetidos) en las diferentes fases del ciclo
menstrual (Fase Menstrual-FM, Fase Folicular-FF y Fase Lútea-FL). Los resultados
fueron analizados utilizando pruebas no paramétricas (test de Friedman y Wilcoxon
para muestras relacionadas), no encontrándose diferencias estadísticamente
significativas (p<0,05) en el rendimiento físico según la fase menstrual. Por tanto, se
concluye, que el rendimiento físico de las deportistas de nuestro estudio no se
encuentra influenciado en las diferentes fases del ciclo menstrual.
PALABRAS CLAVE
: Ciclo menstrual, rendimiento físico, mujeres, deportistas, fútbol.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 12
INTRODUCCIÓN.
La práctica del fútbol requiere de numerosas cualidades: físicas, técnicas,
tácticas y psicológicas. Desde el punto de vista fisiológico, el fútbol exige
deportistas que sean competentes en varios aspectos del rendimiento físico como:
fuerza muscular, velocidad, flexibilidad, agilidad, equilibrio, entre otros (Reilly y
Doran, 2003). Al igual que otros deportes, el fútbol es considerado un deporte
físicamente exigente, caracterizado por ejercicios de baja intensidad
entremezclados con actividades de alta intensidad (Salinero et al., 2013).
Para Julian, Hecksteden, Fullagar y Meyer (2017) la profesionalidad y el
interés por el fútbol femenino se han incrementado rápidamente en los últimos años,
lo que ha llevado a un aumento exponencial de la investigación en conocer las
respuestas fisiológicas y metabólicas en las mujeres deportistas (Constantini, Dubnov
y Lebrun, 2005). Un factor determinante en la mujer es la presencia en la edad fértil y
adulta del ciclo menstrual, caracterizado por amplias variaciones en las
concentraciones de estrógenos (ES) y progesterona (PR). Estas hormonas podrían
ayudar a explicar cualquier variación en la respuesta fisiológica del rendimiento
deportivo (Villa del Bosque, 2016).
Las variaciones hormonales en el rendimiento deportivo durante las diferentes
fases del ciclo menstrual están sujetas al comportamiento físico de cada una de las
deportistas. Por un lado, varias deportistas no presentan ningún cambio
considerable en ningún momento del ciclo menstrual (Ramírez, 2014; Wilmore, Costill
y Padró, 2010). Por otro lado, algunas deportistas presentan cambios
considerables en el rendimiento físico. Platonov (2001) menciona que las etapas
más desfavorables para soportar las cargas de entrenamiento y competición son la
fase premenstrual y menstrual. En este periodo se observa una disminución de la
capacidad de trabajo en las deportistas, encontrándose más irritadas y deprimidas,
además que disminuye la capacidad para asimilar nuevos ejercicios (Aguilar,
Miranda y Quintana, 2017).
Un elemento importante en el fútbol es el equilibrio dinámico, el cual es
imprescindible para mantener la estabilidad durante el desarrollo del juego
(Mancera, Hernández, Hernández, Prieto y Quiroga, 2013). La literatura demuestra
que mediante un adecuado entrenamiento de equilibrio, disminuyen las lesiones en
las extremidades inferiores como esguinces de tobillo y lesiones musculares.
Además, se puede mejorar la calidad de los diferentes gestos deportivos, basados
en los efectos favorables del entrenamiento del balance postural, promoviendo un
cambio en el control del movimiento en las estructuras subcorticales de la corteza y
el cerebelo, sobre la mejoría en la interacción de la información sensorial motora y
una optimización de las estrategias posturales (González et al., 2011; Mancera et al.,
2013).
En relación al ciclo menstrual y equilibrio, Ericksen y Gribble (2012)
investigaron las concentraciones hormonales y su influencia en la laxitud del tobillo
y el control postural durante las fases preovulatoria y postovulatoria del ciclo
menstrual. Los resultados obtenidos fueron una mayor laxitud del tobillo en inversión-
eversión y un control postural menos dinámico: sin embargo, estos resultados no
fueron significativos. Otra investigación demostró que en mujeres con síntomas
premenstruales existe un control postural alterado durante la fase lútea (Friden et al.,
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 13
2005 citados por Ramírez, 2014). Es importante señalar que las mujeres tienen un
mayor riesgo de lesión que los hombres. Esto se debe a las fluctuaciones
hormonales durante el ciclo menstrual, especialmente al aumento en los niveles de
ES que se encuentra asociado a la formación de colágeno (Ramírez, 2014). Un
estudio de Shultz et al. (2011) señala que el riesgo de sufrir una lesión de ligamento
cruzado anterior (LCA) en atletas de élite femenina es mayor durante la fase
preovulatoria que durante la fase postovulatoria.
Otro elemento importante en el fútbol es la potencia del tren inferior, la cual
puede tener una mejoraría aumentando la fuerza de contracción muscular, la
aceleración y la velocidad (Villa del Bosque, 2016). Las pruebas de breve duración
son indispensables en la valoración de futbolistas, en las que la fuerza explosiva es
una función importante para la práctica de este deporte a nivel competitivo. La
potencia mecánica en el salto se ha mostrado como un parámetro funcional muy
sensible a la calidad y a las características individuales o a las adaptaciones
producidas por el entrenamiento (Bosco et al., 1983 citado por Ramírez, 2014). El
salto es un gesto natural que se evidencia en el fútbol, ya sea para cabecear,
rematar o parar (en el caso del guardameta) (Arangio, 2009).
Existen varias investigaciones que analizan la potencia del tren inferior
durante las diferentes fases del ciclo menstrual. Un estudio realizado con mujeres
estudiantes de ciencias del deporte del INEF de Cataluña, demostró que la fuerza
explosiva mediante la prueba del Counter Movement Jump (CMJ) no presenta
diferencias significativas durante las diferentes fases del ciclo menstrual (Nácher,
Moreno y Balagué, 1995). De la misma manera en una investigación de Ramírez
(2014) realizada con mujeres jóvenes moderadamente entrenadas, tenía entre sus
objetivos determinar la influencia del ciclo menstrual en la potencia del tren inferior.
Los resultados obtenidos de las alturas en las pruebas de saltos no mostraron
cambios estadísticamente significativos en las distintas fases del ciclo. Otro estudio
en el que participaron mujeres eumenorreicas y mujeres que tomaban
anticonceptivos orales, fueron valoradas mediante las pruebas de potencia de
pedaleo en cicloergómetro, salto de potencia máxima y en prueba de squat jump.
Los resultados obtenidos en las participantes que tomaban anticonceptivos no
mostraron diferencias significativas entre las fases. Mientras que las participantes
que presentaban el síndrome premenstrual (eumenorreicas), la potencia máxima
del salto se redujo un 8% en la menstruación en relación con la fase folicular media.
Por lo que se ha sugerido, que la presencia o ausencia del síndrome premenstrual,
podría tener un efecto del ciclo de acortamiento-estiramiento de los tendones y
ligamentos (Giacomoni, Bernard, Gavarry, Altare y Falgairette, 2000).
Spencer, Bishop, Dawson y Goodman (2005) manifiestan que la capacidad
anaeróbica es un factor determinante en el rendimiento físico de las futbolistas,
debido a que durante un partido se realizan sprints cada 1 o 2 minutos, además de
otro tipo de esfuerzos que pueden llevar a la fatiga, tales como contracciones
excéntricas, sprints a diferentes intensidades y con cambios de dirección (Garret,
Kirkendall y Contiguglia, 2005). Debido a la naturaleza impredecible en el fútbol,
períodos cortos de tiempo donde se producen varios sprints pueden ocurrir a lo
largo de todo un partido, con una posible incidencia en el resultado si el organismo
no está preparado para ello (Spencer et al., 2005).
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 14
En relación a la capacidad anaeróbica durante las diferentes fases del ciclo
menstrual, Julian et al. (2017) realizó un estudio con jugadoras de fútbol semi-
profesional. Las participantes fueron valoradas mediante la prueba de sprints de
3×30 m en las distintas fases del ciclo. Los resultados obtenidos no presentaron
diferencias significativas en ninguna de las fases. Un estudio de Villa del Bosque
(2016) tenía como objetivo evaluar la influencia de las fases del ciclo menstrual en
una prueba de sprints de 30 m en jugadoras de fútbol de segunda división. En los
resultados obtenidos no se encontraron diferencias significativas en relación a la
capacidad anaeróbica y las fases analizadas. En un estudio se evaluó sobre una
cinta de correr, una prueba de sprints repetidos (RSA), en el que no se encontraron
diferencias significativas. Se concluyó, por tanto, que las fluctuaciones hormonales
propias de las fases del ciclo menstrual no interfieren en carreras de velocidad a
máxima intensidad (Tsampoukos, Peckham, James y Nevill, 2010). Por otro lado,
Parish y Jakeman (1987) demostraron que se producen variaciones en la
capacidad anaeróbica durante las diferentes fases del ciclo menstrual. La
investigación demostró que el rendimiento anaeróbico en la prueba de Wingate en
cicloergómetro fue mayor en la fase folicular media (días 7 y 9) que en la fase lútea
media (días 13-17) o en la fase menstrual (días 1-2) (citado por Villa del Bosque,
2016).
En base a los antecedentes entregados, se ha formulado el objetivo de la
presente investigación: determinar la influencia de las diferentes fases del ciclo
menstrual en el rendimiento físico en mujeres futbolistas, mediante pruebas de
equilibrio dinámico, potencia del tren inferior y capacidad anaeróbica.
1. MÉTODO.
1.1. DISEÑO DE LA INVESTIGACIÓN.
Se empleó un diseño experimental intrasujeto o de medidas repetidas,
Balluerka y Vergara (2002) manifiestan:
Se caracteriza por el registro de diversas medidas de la variable
dependiente en un mismo grupo de sujetos. Por tal motivo, las
comparaciones entre las respuestas de los participantes, ante los distintos
tratamientos, se lleva a cabo dentro de un único grupo de sujetos
(comparaciones intrasujeto), no estableciéndose comparaciones entre
diferentes grupos se sujetos. (p. 241).
Se llevó a cabo un estudio que analizó la influencia de las diferentes fases del
ciclo menstrual en la ejecución de 3 pruebas (Y balance test, salto vertical y sprints
repetidos) en jugadoras de la selección de fútbol de la UAM.
1.2. MUESTRA
La muestra fue de carácter intencional. Participaron un total de 15 mujeres
pertenecientes a selección de fútbol de la UAM, de las cuales completaron el total
de las mediciones 10 de ellas. La edad media de las deportistas fue de 21,6+1,43
años.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 15
Para incrementar la validez interna del estudio y la representatividad de la
muestra, se establecieron criterios de inclusión y exclusión.
Criterios de inclusión:
Pertenecer a la selección femenina de fútbol de la UAM.
No presentar problemas de salud el momento de realizar el estudio.
Tener ciclos menstruales regulares comprendidos entre los 24-35 días
(Julian et al., 2017).
Asistir de forma habitual a los entrenamientos fijados por el cuerpo técnico.
Criterios de exclusión:
Tomar pastillas anticonceptivas que alteren el ciclo normal de la
menstruación.
Tener una lesión ocasionada durante un entrenamiento o encuentro de
fútbol que le impida participar del estudio.
La presente investigación fue diseñada de acuerdo a las normas que
establece el Comité de Ética de la Investigación de la Universidad Autónoma de
Madrid (CEI) y aprobada por el mismo. Una vez que fueron informadas del estudio y
aceptaron su participación voluntaria, cada deportista firmó un consentimiento
informado, llenó un cuestionario de recogida de datos y marcó en un calendario los
días de menstruación. Ambos (cuestionario y calendario) son abordados más
detalladamente en el apartado de técnicas e instrumentos para la obtención de la
información.
1.3. PROCEDIMIENTO
Las valoraciones se ejecutaron sobre una superficie plana en los alrededores
del campo de fútbol de la UAM. Las actividades que se realizaron se detallan a
continuación.
La primera medida fue la longitud de la pierna: las participantes se colocaron
tumbadas en la posición decúbito supino haciendo una flexión plantar total. El
investigador colocó una marca sobre el trocánter mayor y se procedió a realizar la
medida con una cinta métrica. Esta medida se efectuó con calzado deportivo
(Balsalobre, Glaister y Lockey, 2015b). Es importante mencionar que esta valoración
se realizó para los cálculos en el Y balance test (YBT) y en la app My Jump.
La segunda valoración fue la altura a 90°: las futbolistas se colocaron en una
posición de sentadilla (rodillas flexionadas 90° aproximadamente). El investigador
con una cinta métrica realizó la medición desde el trocánter mayor del fémur hasta
el suelo (Balsalobre et al., 2015b). Esta medida se efectuó debido a que la app My
Jump nos pide ingresar este valor para calcular la altura del salto.
La siguiente valoración fue la estatura: las jugadoras sin calzado se colocaron
en posición bípeda, es decir, cabeza, hombros, parte posterior y talones sobre una
pared para mantener una posición (erguida) correcta. El investigador colocó una
regla sobre la parte superior de la cabeza, marcando con un lápiz el punto donde la
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 16
regla tocó la pared. Finalmente, se utilizó una cinta métrica para registrar la
distancia desde el suelo hasta la marca. Esta valoración se ejecutó para el cálculo
del índice de masa corporal (IMC).
Finalmente, el investigador realizó una explicación y demostración de cada
uno de los test, con la finalidad que las deportistas se vayan familiarizando con las
pruebas.
Los tres momentos en que las participantes realizaron las pruebas a lo largo
de un ciclo menstrual y considerando el día 1 como el día de la menstruación,
fueron los siguientes:
La primera medición fue realizada durante la FM, entre los días 2 y 3; donde
son relativamente bajas las concentraciones de ES y PR.
La segunda valoración fue realizada en la FF, entre los días 12 y 13; donde el
nivel de PR es baja y las concentraciones de ES son elevados.
La tercera y última medición se realizó en la FL o postovulatoria, entre los
días 24 y 25; donde se localizan los picos más elevados de ES y PR.
De acuerdo al calendario que rellenaron las participantes, el estudio
comenzó con la primera valoración en la FM, por lo que aquellas chicas que
tendrían pronto el periodo, se tratarían de pocos días, y aquellas que apenas habían
terminado su FM, transcurría prácticamente un mes (Ramírez, 2014). Por tal motivo,
esta fase de la investigación tuvo una duración aproximada de dos meses. Además,
ninguna de las participantes coincidió con los días en los que tuvieron que realizar
las pruebas con algún encuentro futbolístico, festivo o fin de semana.
En cuanto al desarrollo de las pruebas, se realizaron de manera individual en
los exteriores del polideportivo de la UAM. Cabe mencionar que siempre se trató de
mantener las mismas condiciones espaciales para que no influyan en los resultados
de las pruebas. De la misma manera, el orden de las pruebas fue de acuerdo a la
demanda de exigencia física de cada test.
Las pruebas se establecieron en el siguiente orden:
Y balance test (YBT)
Salto vertical (CMJ y CMJ con brazos).
Sprints repetidos (RSA).
De acuerdo a la disponibilidad de tiempo que tenían las participantes, la
franja horaria establecida para la valoración de las 3 pruebas fue entre las 11:00h y
13:00h. Debido a que las jugadoras debían realizar las pruebas en 3 fases del ciclo
menstrual, se estableció un calentamiento estandarizado para cada día en el que
tenían que ejecutar los test. La entrada en calor tuvo una duración de 5 minutos y
consistió en los siguientes ejercicios:
Ejercicios de movilidad articular general.
3 minutos de carrera continua a baja intensidad combinando con 3
aceleraciones de 15 metros.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 17
Finalizando con 5 sentadillas completas (Balsalobre, Nevado, del Campo y
Ganancias, 2015a).
Es importante mencionar que en cada fase del ciclo menstrual y antes que
las futbolistas inicien el calentamiento y procedan a la ejecución de los test, se
valoró el peso (kg). Esta medida se registró en cada fase, debido a la variación de
peso que podían sufrir las deportistas a lo largo del ciclo menstrual. Además, la app
My Jump y la prueba RSA solicitan el peso de las deportistas para su respectivo
análisis.
1.4. INSTRUMENTOS
Cuestionario y calendario del ciclo menstrual
Cada participante completó el “Cuestionario personal sobre ciclo menstrual y
actividad física”; el mismo que fue construido y validado por el Departamento de
Fisiología de la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Extremadura
Ramírez (2014), e incluye diversas características y síntomas del ciclo menstrual. La
finalidad del cuestionario fue la de obtener gran cantidad de información que
puede ser de gran ayuda a la hora de interpretar los resultados (figura 1).
A continuación se muestran los principales síntomas premenstruales y
menstruales que presentaron las deportistas en nuestro estudio, donde se puede
observar que la mayoría de ellas no padecía ninguno de los síntomas analizados,
considerando que los porcentajes de respuestas negativas alcanzan más del 50%.
Figura 1. Síntomas premenstruales y menstruales en la muestra experimental.
10%
0%
20%
30%
20%
50%
20%
10%
10%
20%
40%
50%
90%
10%
80%
70%
80%
50%
80%
90%
90%
80%
60%
50%
Nauseas en tus menstruaciones
Tension arterial baja en tus menstruaciones
Trastornos intestinales (diarrea) en tus
menstruaciones
Dolor lumbar en tus menstruaciones
Dolor y debilidad en los musculos en tus
menstruaciones
Dolor abdominal en tus menstruaciones
Sudoraciones en tus menstruaciones
Dolor de cabeza en tus menstruaciones
Dolor de cabeza antes de que tengas la regla
Dolor e inflamacion de las mamas antes de que
tengas la regla
Retencion de liquidos, aumento de peso antes de
que tengas la regla
Alteraciones del area psiquica: depresiva, mal
humor antes de que tengas la regla
SÍNTOMAS PREMENSTRUALES Y MENSTRUALES
SI NO
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 18
De la misma manera, en un calendario, cada futbolista marcó (con una X) los
posibles días de menstruación, así como los meses previos. Es decir, cuando fue las
dos últimas veces que tuvieron la regla, cuando tendrían la próxima y si sabían
cuando tendrían la menstruación en los 2 próximos meses (Guijarro, De la Vega y
Del Valle, 2009). Varios estudios utilizan el calendario para determinar las diferentes
fases del ciclo menstrual. El inicio de la menstruación es tomado como punto de
partida y las fases del ciclo se determinan contando un número determinado de
días hacia adelante (Elliott, Cable, Reilly y Diver, 2003; Guijarro et al., 2009; Villa del
Bosque, 2016).
Con los antecedentes mencionados y en relación a la temática planteada,
para calcular las diferentes fases del ciclo menstrual de cada participante, se tomó
como referencia el primer día de menstruación y se calculó el resto de medidas
contando desde dicho día.
Y balance test
El YBT es una prueba que sirve para valorar el equilibrio dinámico y el control
neuromuscular del tronco. Este test ha sido usado ampliamente como medida de
valoración del grado de estabilidad dinámica debido a la simplicidad de sus
aplicaciones técnicas e instrumentales (Borao, Planas, Beltran y Corbi, 2015). Existen
varios estudios que han usado este método como test predictivo de aparición de
lesiones en el fútbol, y también, por el análisis de la estabilidad dinámica de las
extremidades inferiores (Filipa, Byrnes, Paterno, Myer y Hewett, 2010).
En lo que respecta al procedimiento que se llevó a cabo, se tomó como
referencia el protocolo disponible en la literatura (Van Lieshout et al., 2016).
El test estuvo compuesto por 3 líneas en forma de Y, donde las participantes
se colocaron en el centro, manteniendo el equilibrio sobre la pierna de apoyo. El
ángulo entre la línea anterior con la línea posterolateral y posteromedial es de 135°;
y el ángulo entre las líneas posterolateral y posteromedial es 90°.
Las jugadoras con las manos en las caderas y sin calzado tenían que llegar lo
más lejos posible a lo largo de cada una de las tres líneas (anterior, posteromedial y
posterolateral), con un ligero toque con la parte más distal del dedo gordo del pie y
regresar nuevamente al centro. Se realizaron 3 ensayos en cada dirección. Una vez
que la deportista realizó 3 exitosos alcances con cada pie, pudo progresar hacia la
siguiente dirección de la prueba.
La prueba inició con la pierna derecha como pierna de apoyo. Entre intentos
consecutivos para cada dirección se permitió un descanso de 10 segundos,
mientras que un periodo de descanso de un minuto fue establecido entre la
evaluación de direcciones diferentes. El investigador registró la distancia alcanzada
(en cm) de cada intento para calcular la puntuación de las deportistas.
La dirección de alcance no era válida si:
-
No apoyaba el pie cuando llegaba al final de la dirección.
-
No lograba llevar el pie de regreso a la posición inicial sin perder el
control.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 19
-
No mantenía ambas manos en las caderas.
-
Se perdía el equilibrio del pie de apoyo.
-
No se mantenían sobre el suelo todo el pie de apoyo.
De la misma manera, la ejecución de la prueba se realizó en el siguiente
orden:
-
Derecho anterior
-
Izquierdo anterior
-
Derecho Posteromedial
-
Izquierdo Posteromedial
-
Posterolateral derecho
-
Posterolateral izquierdo
Para cada dirección (anterior, posterolateral y posteromedial), la media de
los 3 intentos de cada extremidad fue utilizada para el posterior análisis estadístico.
Sin embargo, cuando una diferencia mayor del 5% fue observada entre el valor de
uno de los 3 intentos en comparación con los otros dos restantes, se seleccionó el
valor medio de los dos intentos con resultados más próximos para el posterior
análisis estadístico (Ayala et al., 2016).
Se utilizaron las fórmulas propuestas en el estudio de Shaffer et al. (2013), para
el posterior análisis.
Distancia de alcance relativo (normalizada) (%) = Distancia de alcance / longitud
de la pierna x 100
Distancia de alcance compuesto (%) = Suma de las 3 direcciones de alcance / 3
veces la longitud de la pierna x 100.
Salto Vertical
Es una prueba que sirve para valorar la potencia muscular del miembro
inferior. Este salto es un indicador del rendimiento explosivo debido a que es fácil de
medir y es un componente principal en la mayoría de deportes especialmente el
fútbol (Cometti y Pombo, 2007). El salto vertical ha sido ampliamente manejado en
numerosos estudios relacionados al fútbol, con el fin de valorar la capacidad de
utilización de la energía elástica en el salto (Balsalobre et al., 2015a).
El salto vertical fue valorado con la app “My Jump 2” después del YBT. Se
realizó en este orden ya que el equilibrio no supone una fatiga demasiado grande
como para afectar la potencia del tren inferior (Ramírez, 2014). En lo que respecta al
procedimiento que se llevó a cabo, se tomó como referencia el protocolo
disponible en la literatura (Terreros, 2003).
-
CMJ: la deportista se colocó en posición vertical con las manos en las caderas.
Acto seguido se realizó una flexión de rodillas hasta un ángulo de 90°, seguida
de su extensión rápida y ello se traduce en un salto vertical hacia arriba.
Mientras se realizaba la flexión, el tronco debía mantenerse lo más erguido
posible para impedir cualquier influencia de postura en el resultado final.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 20
-
CMJ con brazos: su ejecución es similar al salto anterior con la salvedad que las
manos y los brazos intervenían en la ejecución del salto.
Con estos antecedentes, se procedió a grabar los saltos CMJ y CMJ con
brazos a través de la aplicación My Jump 2. De esta forma, el investigador se
colocó frente a la participante, agachado y enfocando con el teléfono inteligente a
los pies, y procedió a grabar el salto desde la app. Posteriormente, la app nos
permitió navegar por el vídeo imagen a imagen para que el investigador seleccione
el momento de despegue (primera imagen donde la participante no toca el suelo)
y aterrizaje (primera imagen donde la participante vuelve a tocar el suelo) del salto.
La app ofreció de una manera muy visual y sencilla la altura del salto, tiempo de
vuelo, fuerza, velocidad y potencia del salto (Balsalobre et al., 2015b). Para nuestro
análisis solo se consideró el valor de la altura del salto.
Cada participante realizó 3 saltos (tanto del CMJ como CMJ con brazos), con
un descanso pasivo de 2 minutos entre cada uno. Según el estudio de Balsalobre et
al. (2015a), en la presente investigación se registró la media de 3 intentos.
Sprints repetidos
El RSA es una prueba que sirve para valorar la capacidad anaeróbica de las
futbolistas. Está basado en la realización de varios sprints de corta duración con
períodos de recuperación muy breves. Busca una respuesta metabólica similar a la
que ocurre durante un partido de fútbol, como descenso del pH, fosfocreatina y ATP,
activación de la glucólisis anaeróbica y una significativa participación del
metabolismo aeróbico. También busca mejorar el VO2 máx (Bravo et al., 2008).
El RSA determinó el índice de fatiga (IF) (%), y fue elegido como test final
debido a que requirió mayor esfuerzo físico en relación a las demás pruebas. En lo
que respecta al procedimiento que se llevó a cabo, se tomó como referencia el
protocolo disponible en la literatura (Bravo et al., 2008).
Las participantes ejecutaron 6 sprints de 40 metros (20m ida + 20m vuelta),
con 20 segundos de recuperación entre cada sprint. La prueba inició cuando el
investigador dio una señal con el silbato, es ahí cuando se puso en marcha el
cronómetro, y se detuvo el momento en el que la participante completó los 40
metros atravesando los conos. Luego se produjo una fase de recuperación de 20
segundos que fue medido con otro cronómetro. La deportista continuó con el
siguiente sprint a una nueva señal, hasta completar 6 sprints.
Para su valoración, se calculó el IF del primer al último sprint, a través de la
potencia muscular generada en cada sprint (Balsalobre et al., 2015a). Para dichos
cálculos, se utilizaron las siguientes fórmulas:
-
Potencia en el sprint (W) = (p * 1225) / tiempo
Donde “p” es el peso corporal de la jugadora (en kg.) y “tiempo”, los
segundos que tarda en recorrer los 40 m del sprint.
-
IF (%) = ((máxima potencia generada en el RSA mínima potencia
generada en el RSA) / máxima potencia generada en el RSA) * 100
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 21
1.5. TRATAMIENTO DE DATOS
Debido al número reducido de la muestra (n=10), en este estudio se
establecieron pruebas no paramétricas. Se calcularon los estadísticos descriptivos
de la muestra (media, desviación típica y error estándar de la media) de las
variables estudiadas. Para analizar las diferencias existentes entre diferentes fases,
se utilizó el test de Friedman para muestras relacionadas, considerando como
variable independiente las diferentes fases del ciclo menstrual, y las variables
dependientes los diferentes parámetros de rendimiento físico. Posteriormente, se
aplicó el test de Wilcoxon para datos emparejados, para determinar diferencias
entre las fases del ciclo menstrual (FM-FF, FM-FL y FF-FL). Los resultados fueron
analizados con ayuda del programa informático IBM SPSS Statistics 22.0 (IBM
Corporation, USA) para Windows. Es importante mencionar que el nivel de
significación estadística se estableció en p<0,05.
2. RESULTADOS.
Las características de la muestra como la edad de las jugadoras, peso,
estatura e índice de masa corporal (IMC) se muestran en la tabla 1. Se observó que
las participantes tenían el IMC en los rangos de normalidad, es decir que ninguna
poseía un IMC>25.
Tabla 1. Valores descriptivos de la muestra
Valores descriptivos de la muestra
N
Edad (años)
Estatura (m)
IMC (kg/m²)
10 21,6+1,43 58,4+5,9 1,63+0,047 21,98+2,6
Los datos se muestran como media + desviación estándar (m+SD)
N= tamaño muestral; IMC= Índice de masa corporal
En la tabla 2 se muestran los resultados del equilibrio dinámico en las distintas
fases del ciclo menstrual, obtenidos a través del YBT. En la tabla se puede observar
los valores medios y desviación estándar de los 3 alcances y su valor compuesto
tanto en la pierna derecha como izquierda, en los cuales no se observaron
diferencias significativas al analizar el efecto realizado en las 3 fases del ciclo
menstrual.
Tabla 2. Equilibrio dinámico en función de las fases del ciclo menstrual de las jugadoras de fútbol.
PIERNA F1 (%) F2 (%) F3 (%) pF p(1-2) P (2-3) p (1-3)
DERECHA (alcance relativo normalizada)
Anterior 68,2+10,2 68,7+12,9 67+10 0,974 0,953 0,646 0,594
Posterolateral 89,5+18,7 89+16,1 86,9+14,9 0,836 0,959 0,441 0,575
Posteromedial 95,3+15,8 95,8+14,3 98+14,7 0,122 0,721 0,333 0,221
Compuesto* 84,3+13,8 84,5+11,7 84+11,9 0,407 0,386 0,646 0,878
IZQUIERDA
Anterior 70,6+14,3 68,7+11,1 67,4+10,9 0,794 0,646 0,678 0,799
Posterolateral 93,8+29,8 89,3+14,5 89,8+15,1 0,273 0,878 0,878 0,508
Posteromedial 98,8+22,3 96,8+17,7 95,6+13,2 0,273 0,114 0,683 0,760
Compuesto 87,7+21,4 84,9+12,9 84,3+11,3 0,150 0,241 0,878 0,646
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 22
Los datos se muestran como media + desviación estándar (m+SD)
Distancia de alcance relativo (normalizada) = Distancia de alcance/longitud de la pierna x 100
Distancia de alcance compuesto= Suma de las 3 direcciones de alcance/3 veces la longitud de la pierna x 100.
F1= fase menstrual; F2= fase folicular; F3= fase lútea; (%)= porcentaje
pF= resultado del análisis de Friedman de las fases del ciclo menstrual en conjunto
p (1-2), p (2-3), p (1-3)= resultado del análisis de Wilcoxon emparejando las fases del ciclo menstrual
Nivel de significación= p<0,05
Los resultados de la potencia del tren inferior obtenidos a través de la altura
del salto en las distintas fases del ciclo menstrual se muestran en la tabla 3. En ella,
se pueden observar los valores medios y desviación estándar del CMJ y CMJ con
brazos. En ambas pruebas no se observaron diferencias significativas al analizar el
efecto realizado en las 3 fases del ciclo menstrual.
Tabla 3. Potencia del tren inferior en función de las fases del ciclo menstrual
de las jugadoras de fútbol.
F1
(cm) F2 (cm) F3 (cm) pF p
(1-2)
p
(2-3)
p
(1-3)
CMJ 26,5+5,1 26,4+5,2 26,5+5,3 0,584 0,859 0,878 0,646
CMJ
BRAZOS 31,3+4,9 32,7+4,6 31,7+5,3 0,572 0,139 0,263 0,484
Los datos se muestran como media + desviación estándar (m+SD)
CMJ= salto counter movement jump; CMJ BRAZOS= salto counter movement jump con brazos
F1= fase menstrual; F2= fase folicular; F3= fase lútea; (cm)= centímetros
pF= resultado del análisis de Friedman de las fases del ciclo menstrual en conjunto
p (1-2), p (2-3), p (1-3)= resultado del análisis de Wilcoxon emparejando las fases del ciclo menstrual
Nivel de significación= p<0,05
Los resultados de la capacidad anaeróbica valorado a través de la prueba
de sprints repetidos se muestran en la tabla 4. En ella, se pueden observar los
valores medios y desviación estándar del índice de fatiga, en el cual no se
observaron diferencias significativas al analizar el efecto realizado en las 3 fases del
ciclo menstrual.
Tabla 4.Capacidad anaeróbica en función de las fases del ciclo menstrual
de las jugadoras de fútbol
F1 (%) F2 (%) F3 (%) pF p
(1-2)
p
(2-3)
p
(1-3)
IF 7,1+2,2 7,5+3,1 7,7+3,3 0,670 0,878 0,646 0,646
Los datos se muestran como media + desviación estándar (m+SD)
IF (índice de fatiga)= ((máxima potencia generada en el RSA – mínima potencia generada en el RSA) /
máxima potencia generada en el RSA) x 100; donde Potencia en el sprint= (peso* 1225) / tiempo
F1= fase menstrual; F2= fase folicular; F3= fase lútea; (%)= porcentaje
pF= resultado del análisis de Friedman de las fases del ciclo menstrual en conjunto
p (1-2), p (2-3), p (1-3)= resultado del análisis de Wilcoxon emparejando las fases del ciclo menstrual
Nivel de significación= p<0,05
3. ANÁLISIS Y DISCUSIÓN
Con el paso del tiempo, las mujeres han ido obteniendo una mayor
participación en el deporte, lo que ha provocado un mayor interés en conocer sus
respuestas fisiológicas y metabólicas al ejercicio, particularmente en el fútbol
(Constantini et al., 2005). En la edad fértil y adulta, una clara diferencia de género es
la presencia del ciclo menstrual, el cual se caracteriza por poseer concentraciones
de hormonas sexuales, principalmente: folículo estimulante (FSH), luteinizante (LH),
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 23
ES y PR, que determinan las fases (FM, FF y FL) que constituyen el ciclo menstrual y
que podrían afectar el rendimiento deportivo (Villa del Bosque, 2016).
Las variaciones en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual, nos
podrían ayudar a explicar el porqué de algunos cambios en la respuesta fisiológica
durante el ejercicio físico (Villa del Bosque, 2016). Para ello, hay estudios que
analizaron los niveles hormonales para identificar las fases del ciclo menstrual en las
que se encuentran las deportistas (Constantini et al., 2005; Julian et al., 2017). Por
otro lado, Villa del Bosque (2016), identificó las fases del ciclo conociendo los días
de ovulación, o como se ha hecho en este estudio a partir de los días de
menstruación. Por su parte Otağ, Hazar, Otağ y Beyleroğlu (2016) concluyen que la
alfafetoproteína (AFP) había disminuido significativamente después de un hora de
recuperación del ejercicio en las jugadoras de fútbol femenino, y la actividad de
estrógeno y LH había aumentado significativamente inmediatamente después del
ejercicio, considerando que la AFT es un parámetro de cáncer, de lo que puede
colegir que la actividad física y el deporte contrarrestan factores cancerígenos.
En una tesis doctoral desarrollada por Ramírez (2014), menciona que los
diversos estudios que han analizado el efecto de las diferentes fases de ciclo
menstrual en las respuestas cardiovasculares, termorreguladoras, ventilatorias y
metabólicas, tanto en reposo como durante el ejercicio aeróbico, anaeróbico y de
recuperación, han venido a demostrar en la mayoría de los casos que no se
producen diferencias durante el ciclo menstrual y los parámetros mencionados
anteriormente.
El objetivo en esta investigación fue determinar la influencia de las fases del
ciclo menstrual en el rendimiento físico de futbolistas de la UAM, donde se pudo
observar que no se producen diferencias significativas en ninguna de las 3 fases del
ciclo analizadas (FM, FF y FL) en cuanto a las variables de rendimiento físico
analizadas (equilibrio dinámico, potencia del tren inferior y capacidad anaeróbica)
(Arias, 2017).
Los resultados obtenidos pueden ser explicados a partir de las características
de la muestra. Ésta estuvo formada por mujeres futbolistas, sin ningún tipo de
alteración, trastorno o dolor durante sus ciclos menstruales. Según Skevington (1998)
ha demostrado la asociación entre mujeres que no realizan ejercicio físico y
menstruaciones acompañadas de dolor (citado por Ramírez, 2014).
Considerando el estudio realizado por Ramírez (2014), en el que la muestra
experimental se mentalizó para que los síntomas premenstruales influyan en el
menor grado posible en el rendimiento físico. Asociándolo a nuestro estudio, es
probable que algunas de nuestras deportistas se mentalizaron para que los síntomas
premenstruales no tuvieran influencia el momento de realizar las pruebas (Arias,
2017).
Otro punto a considerar es que el rendimiento físico en el fútbol femenino está
relacionado con el nivel de experiencia y preparación que posee la deportista, por
lo tanto, es posible que el mantenimiento de estos altos niveles a lo largo de todo el
ciclo menstrual sea sumamente importante para el éxito en este deporte (Julian et
al., 2017).
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 24
También es importante considerar el tipo de deporte que se practica para
evaluar si las fases del ciclo menstrual afectan el rendimiento de una manera válida
y adecuada. Sin embargo, el fútbol tiene un desafío especial para evaluar el
rendimiento físico, debido a la dificultad que existe en la actualidad para establecer
pruebas válidas y fiables sensibles en esta disciplina (Julian et al., 2017).
En relación con los resultados obtenidos en la prueba de equilibrio dinámico,
los valores obtenidos en el YBT no se alteraron de forma significativa en ninguno de
los 3 alcances (anterior, posterolateral y posteromedial) a lo largo del ciclo
menstrual (Tabla 1). En este sentido, un estudio respalda que las fluctuaciones
hormonales (preovulatorio en relación con postovulatorio) durante el ciclo
menstrual, no afectaron a la laxitud del tobillo y el control postural dinámico,
factores relacionados ambos con el equilibrio (Ericksen y Gribble, 2012).
Por otro lado, existen estudios en los que si se hallaron cambios en el
equilibrio como consecuencia del ciclo menstrual. Uno de ellos desarrollado por
Friden et al. (2003) en el que demostró que mujeres con síndrome premenstrual
tienen mayor oscilación postural y mayor umbral de detección de movimiento en la
articulación de la rodilla en la mitad de la fase lútea que mujeres sin síndrome
premenstrual (citado por Ramírez, 2014). Esta información se ratifica en otro estudio
posterior de Friden et al. (2005), en el que el control postural se vio alterado durante
la fase lútea en mujeres con síntomas premenstruales sin que se detectaran
diferencias entre las fases en el grupo sin síntomas premenstruales (citado por
Ramírez, 2014). Corroborando estos hallazgos Dos Santos et al. (2017) encuentra que
las mujeres tenían una relación de equilibrio de la fuerza de torsión máxima del
isquiotibial al cuádriceps significativamente más baja durante la fase folicular en
comparación con la fase lútea, para la extremidad no dominante. Sin embargo, no
se observaron diferencias, entre las fases luteínica y folicular, en la extremidad
dominante.
Por otro lado, se ha demostrado que los ES regulan la síntesis del colágeno de
los ligamentos en tejidos humanos, y los receptores de los ES en el tejido muscular
esquelético influyen en el control postural de mujeres deportistas. Es decir que las
variaciones de PR y ES generan cambios cíclicos en la laxitud ligamentaria
(Crossley, Zhang, Schache, Bryant y Cowan, 2011). Este aspecto podría dar una
explicación a la influencia del ciclo menstrual sobre la extensibilidad de los tejidos,
repercutiendo en el equilibrio dinámico y en los niveles de flexibilidad, aunque en
nuestra investigación no se ha podido comprobar esta hipótesis. Sin embargo, en
vista del incremento notable de la participación de las mujeres en el fútbol, en la
actualidad se han extendido investigaciones sobre el rendimiento físico de las
deportistas y su influencia en los patrones de lesiones (Datson et al., 2014).
Por lo tanto, la justificación de los motivos por los que no se produjeron
variaciones en el equilibrio dinámico durante las fases del ciclo menstrual en
nuestro estudio pudo ser debido a si la muestra padece o no el síndrome
premenstrual (Ramírez, 2014). A través del cuestionario que se aplicó a las
futbolistas, se observó que la mayoría de ellas no padecía este síndrome, lo que
pudo ser uno de los motivos para explicar que nuestras deportistas no variaran su
equilibrio dinámico de manera significativa (Arias, 2017).
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 25
Además, factores como la altura y el peso corporal de las deportistas podrían
tener influencia en el equilibrio durante las distintas fases del ciclo menstrual
(Ericksen y Gribble, 2012). Estos factores deberían ser tratados en futuras
investigaciones.
Otro factor influyente que podría ser analizado es la hora del día adecuada
para realizar una prueba de equilibrio. Ericksen y Gribble (2012) mencionan que la
valoración del equilibrio es más recomendable realizarlo por la mañana que por la
tarde o noche. Por ello, sería de gran interés estudiarlo considerando las distintas
fases del ciclo menstrual.
Con relación a los resultados obtenidos en la potencia del tren inferior no se
encontraron cambios significativos entre las fases del ciclo menstrual y la altura del
salto tanto en el CMJ y CMJ libre de brazos (Tabla 2). Los datos presentados en este
estudio son coincidentes con otra investigación elaborada con estudiantes mujeres
de ciencias del deporte pertenecientes al INEF de Cataluña, las cuales presentaban
ciclos menstruales regulares y en las que no se observaron cambios en la potencia
del tren inferior en las distintas fases del ciclo menstrual. Las deportistas fueron
valoradas a través del CMJ libre de brazos (Nácher et al. 1995). Otro estudio en el
que no se produjeron cambios significativos fue realizado con mujeres activas, en el
que se aplicó el mismo test CMJ pero sin ayuda de brazos (Ramírez, 2014).
Los resultados obtenidos en este estudio parecen mostrar que las
fluctuaciones hormonales del ciclo menstrual no interfieren en la ejecución de
pruebas de potencia como los saltos (Ramírez, 2014). Esto contrasta con otras
investigaciones que sí observaron una potencia superior del tren inferior durante la
fase lútea en relación a la fase folicular (Miskey et al., 1995 citado por Ramírez,
2014). Así mismo, otra investigación demostró que un grupo de mujeres con
síntomas premenstruales, redujo en un 8% la potencia máxima del salto en la
menstruación en relación con la FF (Giacomoni et al., 2000).
El motivo por el cual se produce un declive en la potencia puede ser debido
a los cambios hormonales y a la presencia de síntomas premenstruales, ambos
podrían tener un efecto de ciclos de acortamiento y estiramiento de los tendones y
ligamentos (Giacomoni et al., 2000). De esta manera, considerando que no se
realizó un análisis hormonal y debido a que las mujeres participantes en nuestro
estudio no tuvieron síntomas premenstruales, quedaría justificada la ausencia de
cambios en la potencia del tren inferior durante las distintas fases del ciclo
menstrual.
Con relación a los resultados obtenidos en la capacidad anaeróbica los
valores conseguidos en la prueba RSA no variaron de manera significativa a lo largo
del ciclo menstrual. Corroborando lo encontrado por De Bruyn-Prevost (1980), que
no utilizó ningún análisis hormonal para identificar las fases del ciclo, no demostró
ningún efecto importante en el ciclo menstrual durante una prueba anaeróbica de
resistencia en cicloergómetro (citado por Villa del Bosque, 2016).
Así mismo, en un estudio de Villa del Bosque (2016) en el que no se utilizó
análisis hormonal para detectar las fases del ciclo menstrual, no se encontraron
diferencias significativas en relación con el ciclo menstrual y la capacidad
anaeróbica valorada a través de una prueba de sprint de 30 m; por otro lado, Julian
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 26
et al. (2017) identificaron las fases del ciclo menstrual mediante muestras de sangre,
encontrando que tampoco se produjo ningún cambio significativo en pruebas de
capacidad anaeróbica.
Asimismo, existen estudios en los cuales se manifiestan variaciones en la
capacidad anaeróbica. Parish y Jakeman (1987), sin usar determinación hormonal
para identificar las fases del ciclo menstrual, señalan que el rendimiento anaeróbico
en la prueba de Wingate en cicloergómetro fue mayor en la fase folicular media
(días 7 y 9) que en la fase lútea media (días 13-17) o en la fase menstrual (días 1-2)
(citado por Villa del Bosque, 2016).
Cabe destacar que la capacidad que tiene una jugadora para realizar
múltiples acciones de alta intensidad (como son los sprints) es considerada más
importante para el rendimiento en el fútbol que la capacidad de resistencia: por lo
tanto, es importante para las jugadoras la comprensión que las fases del ciclo
menstrual no afectan en el rendimiento físico a través de carreras de velocidad
(Julian et al., 2017).
Existe solo un estudio similar al nuestro en el que se evaluó sobre una cinta de
correr una prueba RSA y los efectos de las fases del ciclo menstrual (Tsampoukos et
al., 2010). En este estudio 8 mujeres realizaron 2 sprints de 30 segundos con una
recuperación pasiva de 2 minutos entre cada sprint, no observándose cambios en
la potencia de salida, en la potencia media, en el porcentaje de recuperación en el
descanso. Se concluyó, por tanto, que las fluctuaciones hormonales propias de las
fases del ciclo menstrual no interfieren; en carreras de velocidad a máxima
intensidad como sucedió en nuestra investigación. Sin embargo, en este estudio
participaron estudiantes en ciencias del deporte (una población no muy específica
deportiva) y además solo completaron 2 sprints. Por tanto, sería muy interesante
para investigaciones futuras abordarlo en mujeres futbolistas y con mayor número
de sprints, debido a la falta de estudios realizados en este deporte en relación a las
fases del ciclo menstrual y una prueba RSA.
Finalmente, siempre y cuando las mujeres no tengan síntomas premenstruales
no parece probable que aparezcan alteraciones en el rendimiento físico que
implique acciones musculares excéntricas (Giacomoni et al. 2000). Esta afirmación
la respalda Tsampoukos et al. (2010), en el que después de haber realizado una
prueba RSA las acciones musculares excéntricas no sufrieron alteraciones debido a
la ausencia de síntomas premenstruales.
Este podría ser uno de los principales argumentos para justificar el por qué en
nuestra investigación no se produjeron variaciones en la prueba de RSA a lo largo
del ciclo menstrual, ya que en apartados anteriores señalamos que la mayoría de
nuestras futbolistas no padecía los síntomas relacionados a la menstruación.
4. CONCLUSIONES
Según el objetivo planteado que fue: determinar la influencia de las
diferentes fases del ciclo menstrual en el rendimiento físico en mujeres futbolistas,
mediante pruebas de equilibrio dinámico, potencia del tren inferior y capacidad
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 27
anaeróbica, y los resultados obtenidos en la investigación, se presentan las
siguientes conclusiones:
1. El equilibrio dinámico no se vio influenciado por las diferentes fases del ciclo
menstrual en ninguno de los alcances en los que se desarrolló la presente
investigación.
2. La potencia del tren inferior medida a través de la altura del salto no se vio
influenciada por las fases del ciclo menstrual de las participantes.
3. La capacidad anaeróbica medida mediante la prueba de sprints repetidos
no se vio influenciada por las distintas fases del ciclo menstrual de las
futbolistas.
En suma, las fases del ciclo menstrual, no repercuten de forma significativa en
el rendimiento físico de las jugadoras de fútbol de la UAM, participantes en este
estudio.
5. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.
Aguilar, A. S., Miranda, M. A., y Quintana, A. (2017). La mujer, el ciclo menstrual y la
actividad física. Archivo Médico De Camagüey, 21(2), 294-307.
Arangio, F. (2009). Efectos sobre la capacidad de salto en futbolistas a través de un
programa con máquinas de musculación en etapa de competencia. Recuperado
de http://bit.ly/2tDj25g
Arias Moreno, E. (2017). Variabilidad en el rendimiento físico de las jugadoras de
fútbol según las fases del ciclo menstrual (Tesis inédita de máster). Universidad
Autónoma de Madrid, España.
Ayala, F., Puerta, J. M., Flores, M. J., García, M. P, Ruíz, I., Caldearon, A.,…...y López,
A. (2016). Análisis bayesiano de los principales factores de riesgo de lesión de la
musculatura isquiosural. Kronos, 15(1).
Balluerka, N., y Vergara, A. I. (2002). Diseños de investigación experimental en
Psicología. Madrid: Prentince Hall.
Balsalobre, C., Nevado, F., Campo, J. D., y Ganancias, P. (2015a). Repetición de
sprints y salto vertical en jugadores jóvenes de baloncesto y fútbol de élite. Apunts:
Educación Física Y Deportes, (120), 52-57.
Balsalobre, C., Glaister, M., y Lockey, R. A. (2015b). The validity and reliability of an
iPhone app for measuring vertical jump performance. Journal of Sports Sciences,
33(15), 1574-1579.
Borao, O., Planas, A., Beltran, V., y Corbi, F. (2015). Efectividad de un programa de
entrenamiento neuromuscular de 6 semanas de duración aplicado en el tobillo en
la realización del star excursion balance test en jugadores de baloncesto. Apunts:
Medicina De L'Esport, 50(187), 95-102.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 28
Bravo, D. F., Impellizzeri, F., Rampinini, E., Castagna, C., Bishop, D., y Wisloff, U. (2008).
Sprint vs. interval training in football. International Journal of Sports Medicine, 29(08),
668-674.
Cometti, G., y Pombo, M. (2007). La preparación física en el fútbol. Barcelona:
Paidotribo.
Constantini, N. W., Dubnov, G., y Lebrun, C. M. (2005). The menstrual cycle and sport
performance. Clinical Sports Medicine, 24(2), e51-e82, xiii-xiv.
Crossley, K. M., Zhang, W., Schache, A. G., Bryant, A., y Cowan, S. M. (2011).
Performance on the single-leg squat task indicates hip abductor muscle function.
The American Journal of Sports Medicine, 39(4), 866-873.
Datson, N., Hulton, A., Andersson, H., Lewis, T., Weston, M., Drust, B. & Gregson, W.
(2014). Applied physiology of female soccer: An update. Sports Medicine, 44(9),
1225-1240.
Dos Santos Andrade, M., Mascarin, N. C., Foster, R., de Jarmy di Bella, Z. I., Vancini, R.
L. & Barbosa de Lira, C. A. (2017). Is muscular strength balance influenced by
menstrual cycle in female soccer players? The Journal of Sports Medicine and
Physical Fitness, 57(6), 859-864.
Ericksen, H., y Gribble, P. A. (2012). Sex differences, hormone fluctuations, ankle
stability, and dynamic postural control. Journal of Athletic Training, 47(2), 143-148.
Elliott, K. J., Cable, N. T., Reilly, T., y Diver, M. J. (2003). Effect of menstrual cycle phase
on the concentration of bioavailable 17-beta oestradiol and testosterone and
muscle strength. Clinical Science, 105(6), 663-669.
Filipa, A., Byrnes, R., Paterno, M. V., Myer, G. D., y Hewett, T. E. (2010). Neuromuscular
training improves performance on the star excursion balance test in young female
athletes. Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy, 40(9), 551-558.
Garret, W. E., Kirkendall, D. T., y Contiguglia, S. R. (2005). Medicina del fútbol.
Badalona, España: Paidotribo.
Giacomoni, M., Bernard, T., Gavarry, O., Altare, S., y Falgairette, G. (2000). Influence
of the menstrual cycle phase and menstrual symptoms on maximal anaerobic
performance. Medicine & Science in Sports & Exercise, 32(2), 486.
González, G., Oyarzo, C., Fischer, M., De la Fuente, M., Diaz, V., y Berral, F. (2011).
Entrenamiento específico del balance postural en jugadores juveniles de fútbol.
Revista Internacional De Medicina y Ciencias de La Actividad Física y del Deporte,
11(41), 95-114.
Guijarro, E., De la Vega, R., y Del Valle, S. (2009). Ciclo menstrual, rendimiento y
percepción del esfuerzo en jugadoras de fútbol de élite. Revista Internacional de
Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, 9(34), 96-104.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 29
Julian, R., Hecksteden, A., Fullagar, H. H., y Meyer, T. (2017). The effects of menstrual
cycle phase on physical performance in female soccer players. Plos One, 12(3), 1-13
Mancera, E., Hernández, É., Hernández, F., Prieto, L., y Quiroga, L. (2013). Efecto de un
programa de entrenamiento físico basado en la secuencia de desarrollo sobre el
balance postural en futbolistas: Ensayo controlado aleatorizado. Revista de la
Facultad de Medicina, 61(4), 339-347.
Nácher, S., Moreno, F., y Balagué, N. (1995). Fuerza, velocidad y resistencia durante
el ciclo menstrual. Apunts Medicina De L'Esport, 32(125), 187-193.
Otağ, A., Hazar, M., Otağ, İ., & Beyleroğlu, M. (2016). Effect of increasing maximal
aerobic exercise on serum gonadal hormones and alpha-fetoprotein in the luteal
phase of professional female soccer players. Journal of Physical Therapy
Science, 28(3), 807-810.
Platonov, V. N. (2001). Teoría general del entrenamiento deportivo olímpico.
Barcelona: Paidotribo.
Ramírez, A. (2014). Efectos de las fases del ciclo menstrual sobre la condición física,
parámetros fisiológicos y psicológicos en mujeres jóvenes moderadamente
entrenadas (Tesis doctoral). Universidad de Extremadura, España. Recuperado de
http://bit.ly/2wpCrIo
Reilly, T. y Doran, D. (2003). Fitness assessment. Science and Soccer, 2, 21-46.
Salinero, J., González, C., Ruíz, D., Vicén, J. A., García, A., Rodríguez, M., y Cruz, A.
(2013). Valoración de la condición física y técnica en futbolistas jóvenes. Revista
Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, 13(50),
401-418
Shaffer, S. W., Teyhen, D. S., Lorenson, C. L., Warren, R. L., Koreerat, C. M., Straseske, C.
A., y Childs, J. D. (2013). Y balance test: A reliability study involving multiple raters.
Military Medicine, 178(11), 1264-1270.
Shultz, S. J., Schmitz, R. J., Nguyen, A. D., Levine, B., Kim, H., Montgomery, M.
M…..Perrin, D. H. (2011). Knee joint laxity and its cyclic variation influence
tibiofemoral motion during weight acceptance. Medicine and Science in Sports and
Exercise, 43(2), 287-295.
Spencer, M., Bishop, D., Dawson, B., y Goodman, C. (2005). Physiological and
metabolic responses of repeated-sprint activities. Sports Medicine, 35(12), 1025-1044.
Tsampoukos, A., Peckham, E. A., James, R., y Nevill, M. E. (2010). Effect of menstrual
cycle phase on sprinting performance. European Journal of Applied Physiology,
109(4), 659-667.
Terreros, J. (2003). Valoración funcional: aplicaciones al entrenamiento deportivo.
Madrid: Gymnos.
EmásF, Revista Digital de Educación Física. Año 9, Num. 51 (marzo-abril de 2018)
http://emasf.webcindario.com 30
Van Lieshout, R., Reijneveld, E. A., van den Berg, Sandra M, Haerkens, G. M.,
Koenders, N. H., de Leeuw, A. J.,…… Weterings, S. (2016). Reproducibility of the
modified star excursion balance test composite and specific reach direction scores.
International Journal of Sports Physical Therapy, 11(3), 356.
Villa del Bosque, M. (2016). Influencia del ciclo menstrual en la capacidad
anaeróbica en el futbol femenino. Papeles Salmantinos De Educación, 20, 49-67.
Wilmore, J. H., Costill, D. L., y Padró, J. (2010). Fisiología del esfuerzo y del deporte.
Barcelona: Paidotribo.
Fecha de recepción: 6/1/2018
Fecha de aceptación: 25/1/2018
... Entre las limitaciones de este estudio se encuentra el haber medido únicamente al final de la experiencia las NPB; así como no haber considerado el período menstrual de las deportistas como posible influenciador de las conductas (Guijarro, de la Vega, & del Valle, 2009;Arias et al., 2018) la calidad del sueño (López-Flores et al., 2020), el contraste de la cuantificación de la carga con métodos objetivos como dispositivos GPS o similares y lo reducido de la muestra, hecho que sin duda puede condicionar los resultados aquí expuestos, aunque no menoscaba la importancia de este tipo de estudios sobre PEVG en situaciones singulares. ...
Article
Full-text available
El entrenamiento individualizado no presencial resulta habitual en deportes individuales y colectivos, especialmente en aquellos más dependientes de un soporte condicional. En este trabajo se presenta un programa de entrenamiento virtual grupal (PEVG) en casa, mediado por la aplicación Zoom, y desarrollado por un equipo de fútbol femenino durante el confinamiento por la pandemia Covid-19. El propósito de este estudio ha sido valorar el impacto del PEVG en el estímulo condicional, estado de ánimo, y el apoyo psicosocial. Para valorar su efecto en los dos primeros aspectos, se cumplimentó un cuestionario wellness al terminar cada sesión. Al finalizar el confinamiento se aplicó una escala de medición de apoyo a las necesidades psicológicas básicas (NPB). Los resultados procesuales del cuestionario wellness muestran valores medios y altos, y estabilidad en todos sus ítems, siendo el estado de ánimo el que obtiene valores superiores y menor fluctuación. Asimismo, se aprecian diferencias en la percepción de carga atendiendo a los rasgos del perfil de las jugadoras, puesto específico (defensas-atacantes), y edad (jóvenes-senior). Al finalizar la experiencia, la valoración del estímulo condicional permite inferir que la percepción de esfuerzo parece haber estado influenciada por las limitaciones de movilidad impuestas y la duración del estado de confinamiento, y los tipos de sesiones empleados. Respecto al apoyo a las NPB, se constata una alta puntuación en la dimensión apoyo a la relación social, lo que teniendo en cuenta la situación de separación de las jugadoras se relaciona con el empleo de la aplicación telemática. Abstract. Individualized non-face-to-face training is common in individual and group sports, especially in those more dependent on conditional support. This paper presents a virtual group training program (PEVG) at home, mediated by Zoom application, and developed by a women's soccer team during the Covid-19 confinement. The purpose of this study has been to assess the impact of PEVG on conditional stimulation, mood, and psychosocial support. To assess its effect on the first two aspects, a wellness questionnaire was completed at the end of each session. At the end of the confinement period, support for basic psychological needs scale (NPB) was applied. The procedural results of the wellness questionnaire show medium and high values, and stability in all its items, being the mood the one that obtains higher values and less fluctuation. Likewise, there are differences in the Rating of Perceived Exertion according to the characteristics of the players' profile, specific position (defenders-attackers), and age (young-seniors). At the end of the experience, the assessment of the conditional stimulus allows us to infer that the perception of effort seems to have been influenced by the mobility limitations imposed and the duration of the confinement state, and the types of sessions used. Regarding support for NPBs, a high score is found in the dimension support for the social relationship, which, taking into account the situation of separation of the players, is related to the use of the telematics application.
Article
Full-text available
Background Female soccer has grown extensively in recent years, however differences in gender-specific physiology have rarely been considered. The female reproductive hormones which rise and fall throughout the menstrual cycle, are known to affect numerous cardiovascular, respiratory, thermoregulatory and metabolic parameters, which in turn, may have implications on exercise physiology and soccer performance. Therefore, the main aim of the present study was to investigate potential effects of menstrual cycle phase on performance in soccer specific tests. Methods Nine sub elite female soccer players, all of whom have menstrual cycles of physiological length; performed a series of physical performance tests (Yo-Yo Intermittent endurance test (Yo-Yo IET), counter movement jump (CMJ) and 3x30 m sprints). These were conducted at distinct time points during two main phases of the menstrual cycle (early follicular phase (FP) and mid luteal phase (LP)) where hormones contrasted at their greatest magnitude. Results Yo-Yo IET performance was considerably lower during the mid LP (2833?896 m) as compared to the early FP (3288?800 m). A trend towards significance was observed (p = 0.07) and the magnitude based inferences suggested probabilities of 0/61/39 for superiority/equality/inferiority of performance during the mid LP, leading to the inference of a possibly harmful effect. For CMJ (early FP, 20.0?3.9 cm; mid LP 29.6?3.0 cm, p = 0.33) and sprint (early FP, 4.7?0.1 s; mid LP, 4.7?0.1 s, p = 0.96) performances the results were unclear (8/24/68, 48/0/52, respectively). Conclusion The results of this study are in support of a reduction in maximal endurance performance during the mid LP of the menstrual cycle. However, the same effect was not observed for jumping and sprint performance. Therefore, consideration of cycle phase when monitoring a player?s endurance capacity may be worthwhile.
Article
Full-text available
Background: The mSEBT is a screening tool used to evaluate dynamic balance. Most research investigating measurement properties focused on intrarater reliability and was done in small samples. To know whether the mSEBT is useful to discriminate dynamic balance between persons and to evaluate changes in dynamic balance, more research into intra- and interrater reliability and smallest detectable change (synonymous with minimal detectable change) is needed. Purpose: To estimate intra- and interrater reliability and smallest detectable change of the mSEBT in adults at risk for ankle sprain. Study design: Cross-sectional, test-retest design. Methods: Fifty-five healthy young adults participating in sports at risk for ankle sprain participated (mean ± SD age, 24.0 ± 2.9 years). Each participant performed three test sessions within one hour and was rated by two physical therapists (session 1, rater 1; session 2, rater 2; session 3, rater 1). Participants and raters were blinded for previous measurements. Normalized composite and reach direction scores for the right and left leg were collected. Analysis of variance was used to calculate intraclass correlation coefficient values for intra- and interrater reliability. Smallest detectable change values were calculated based on the standard error of measurement. Results: Intra- and interrater reliability for both legs was good to excellent (intraclass correlation coefficient ranging from 0.87 to 0.94). The intrarater smallest detectable change for the composite score of the right leg was 7.2% and for the left 6.2%. The interrater smallest detectable change for the composite score of the right leg was 6.9% and for the left 5.0%. Conclusion: The mSEBT is a reliable measurement instrument to discriminate dynamic balance between persons. Most smallest detectable change values of the mSEBT appear to be large. More research is needed to investigate if the mSEBT is usable for evaluative purposes. Level of evidence: Level 2.
Article
Full-text available
Background: Muscular strength imbalance is an important risk factor for ACL injury, but it is not clear the impact of menstrual cycle on muscular strength balance. Our aims were to verify whether muscular balance (hamstring-to-quadriceps peak torque strength balance ratio) during menstrual cycle (luteal and follicular phases) and compare gender differences relative to strength balance to observe possible fluctuations in strength balance ratio. Methods: Thirty-eight soccer athletes (26 women and 12 men) took part in this study. Athletes participated in two identical isokinetic strength evaluations for both knee (non-dominant: ND and dominant: D). Peak torque for quadriceps and hamstring muscles were measured in concentric mode and hamstring-to-quadriceps peak torque strength balance ratio calculated. Results: Women had significantly lower hamstring-to-quadriceps peak torque strength balance ratio during the follicular compared to luteal phase, for the ND limb (p=0.011). However, no differences, between luteal and follicular phases, were observed in the D limb. In men, no difference in strength balance ratios was found between the ND and D limbs. Conclusions: These data may be useful in prevention programs for knee (ACL) injuries among soccer female athletes.
Article
Full-text available
. [Purpose] The performance of female athletes during their menstrual period has attracted the attention of researchers for many years. It is known that the menstrual period changes with exercise. Alpha-fetoprotein (AFP) is an oncofetal protein. In this study, the effect of maximal aerobic exercise in the luteal phase on some hormones and AFP in female athletes was researched. [Subjects and Methods] Twelve volunteers and healthy female footballers with normal menstrual cycles volunteered for this study as subjects. All the participants performed a shuttle run test. Blood samples were taken before, after, and one hour after exercise. Serum AFP, estrogen, progesterone, follicle-stimulating hormone (FSH), and luteinizing hormone (LH) values were measured using an auto analyzer and original kits. Heart rate measurements were performed before and after the exercise. [Results] AFP activity had significantly decreased after 1 h of recovery from the exercise in the female soccer players, and estrogen and LH activity had significantly increased immediately after the exercise. Progesterone activity had significantly decreased immediately after the exercise. FSH values had significantly increased immediately after the exercise. [Conclusion] The results of the present study show there were significant decreases in the values of AFP, which is a cancer parameter, 1 hour after the exercise. This result may be valuable in future physiotherapy studies on the relationship between exercise and cancer
Article
Full-text available
Antecedentes. En la actividad deportiva, el balance postural es requerido para mantener la estabilidad durante el juego. Por tanto, existe una necesidad de determinar si el aprendizaje motor desde posiciones funcionales, movimientos coordinados están implicados en los deportes. Objetivo. El objetivo de este estudio fue determinar el efecto de un entrenamiento físico basado en la secuencia de desarrollo sobre el balance postural en futbolistas de la selección de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá. Materiales y métodos. Ensayo controlado aleatorizado de 19 hombres adultos jóvenes pertenecientes al equipo de futbol de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá. Los participantes fueron aleatorizados y asignados a dos grupos, un grupo intervención (n=11), en el cual se le aplicó un entrenamiento físico basado en la secuencia de desarrollo y un grupo control (n=8) el cual realizó un programa de entrenamiento convencional de futbol. Resultados. Existe homogeneidad entre los dos grupos, en el test de balance dinámico SEBT los valores obtenidos (P<0,5), demuestran una mejoría en todas las direcciones evaluadas tanto en el miembro inferior derecho como en el izquierdo. En el grupo de intervención, la relación intragrupal muestra una correlación 3:1 siendo una medida de protección. Conclusión. La aplicación de un programa de entrenamiento físico basado en la secuencia de desarrollo genera importantes mejoras en el balance estático y dinámico. Se demuestran mejoras en las distancias de excursión lo cual se puede relacionar con un aumento del control postural dinámico.
Article
Full-text available
The purpose of this investigation was to analyze the concurrent validity and reliability of an iPhone app (called: My Jump) for measuring vertical jump performance. Twenty recreationally-active healthy men (age: 22.1 ± 3.6 years) completed five maximal countermovement jumps (CMJ), which were evaluated using a force platform (time in the air –TIA– method) and a specially designed iPhone app. My jump was developed to calculate the jump height from flight time using the high-speed video recording facility on the iPhone 5s. Jump heights of the 100 jumps measured, for both devices, were compared using the intraclass correlation coefficient (ICC), Pearson product-moment correlation coefficient (r), Cronbach’s alpha (α), coefficient of variation (CV) and Bland-Altman plots. There was an almost perfect agreement between the force platform and My Jump for the CMJ height (ICC = 0.997, p < 0.001; Bland-Altman bias= 1.1 ±0.5cm, p < 0.001). In comparison with the force platform, My Jump showed good validity for the CMJ height (r = 0.995, p < 0.001). The results of the present study show that CMJ height can be easily, accurately, and reliably evaluated using a specially developed iPhone 5s app.
Article
Efectividad de un programa de entrenamiento neuromuscular de 6 semanas de duración aplicado en el tobillo en la Resumen Introducción: La mayoría de lesiones que se registran en la práctica del baloncesto se localizan en la extremidad inferior, especialmente en el tobillo, y son la principal causa de ausencia en las sesiones de entrenamiento. Estas lesiones pueden repercutir en un aumento del riesgo de recidiva de la lesión. Objetivos: Determinar si un programa de entrenamiento propioceptivo, confeccionado en base a ejercicios propios del baloncesto, podría provocar un cambio en la estabilidad dinámica de un grupo de jugadores de baloncesto, usando el Star Excursion Balance Test (SEBT) para su valoración. Determinar el número de repeticiones necesarias para la co-rrecta interpretación del SEBT. Material y métodos: Estudio experimental. Se seleccionaron 17 jugadores de baloncesto (8 grupo experimental [GE] y 9 grupo control [GC]); GE = 15,12 ± 0,83 años; GC = 14,67 ± 1,0 años. El GE realizó un programa de entrenamiento específico durante el calentamiento, mientras que el GC completó su rutina habitual. El SEBT se realizó antes y después de 6 semanas de desarrollo del programa. Para el análisis estadístico se utilizó un MANOVA 2 × 2, por grupo y tiempo. Resultados: Solo las mediciones para la dirección posterolateral fueron significativas en los 2 grupos (GC: MDIF = 15,5; p = 0,002; IC 95%: 6,83-24,17 cm; GE: MDIF = 12,063; p = 0,014; IC 95%: 2,87-21,26 cm). No existieron diferencias significativas entre los grupos para las demás direcciones. Conclusiones: Una repetición del test fue suficiente. La realización de un programa espe-cífico de propiocepción para jugadores sanos de baloncesto no obtuvo mejoras en el equilibrio. © 2014 Consell Català de l'Esport. Generalitat de Catalunya. Publicado por Elsevier Es-paña, S.L.U. Todos los derechos reservados. * Autor para correspondencia. Correo electrónico: oborao@umanresa.cat (O. Borao). ☆ Una parte de este estudio fue presentada en el congreso «Physical Activity in Science and Practice», Charles University, 19-21 de junio de 2013, Praga. 03 ORIGINAL 213_castella (95-102).indd 95 09/09/15 09:52 Documento descargado de http://www.apunts.org el 12/09/2017. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.
Article
Background: the insertion of women in physical activity and performance sport was possible thanks to a constant struggle for equal rights. Nowadays there are difficulties related to feminine sport performance planning, because training plans are adapted from models for male athletes, without adapting training to the physiological requirements of female gender. Objective: to describe aspects related with women, menstrual cycle, and practice physical activity. Methods: a bibliographic review of the last 20 years was conducted, which included 53 articles published in biomedical databases (Scielo, Pubmed and Medline) as well as theses repositories. Development: the feminine sexual or genital cycle comprises a series of morphological and functional changes in the ovary and the uterus. The cycles are regulated by complex interactions in the transmission shaft between the hypothalamus, the pituitary gland, the ovaries, and the genital system; the fluctuation of the cycle is 28 days with variations between 20 and 38 days. Different types of hormones work harmonically during the cycle; nevertheless only a few hormones affect the performance sport like estrogen, progesterone, testosterone, insulin, prolactin, and the growth hormone. Physiological and psychological variations take place, affecting women during physical activity practice in a positive and negative way. The inclusion of menstrual cycle in sport performance trainings is recommended taking into account is division in five stages and adaptation of the amount of training for each of the stages. Conclusions: the relation between the menstrual cycle and sport performance has been studied from many perspectives. There are significant differences in the charge adaptation in different phases of menstrual cycle. It is advisable to include the menstrual cycle variations in the planning of female training.
Article
The popularity and professionalism of female soccer has increased markedly in recent years, with elite players now employed on either a professional or semi-professional basis. The previous review of the physiological demands of female soccer was undertaken two decades ago when the sport was in its relative infancy. Increased research coupled with greater training and competition demands warrants an updated review to consider the effect on physical performance and injury patterns. The physical demands of match-play along with the influence of factors such as the standard of competition, playing position and fatigue have been explored. Total distance covered for elite female players is approximately 10 km, with 1.7 km completed at high-speed (>18 km·h(-1)). Elite players complete 28 % more high-speed running and 24 % more sprinting than moderate-level players. Decrements in high-speed running distance have been reported between and within halves, which may indicate an inability to maintain high-intensity activity. Although the physical capacity of female players is the most thoroughly researched area, comparisons are difficult due to differing protocols. Elite players exhibit maximal oxygen uptake (VO2max) values of 49.4-57.6 mL·kg(-1)·min(-1), Yo Yo Intermittent Endurance test level 2 (YYIE2) scores of 1,774 ± 532 m [mean ± standard deviation (SD)] and 20 m sprint times of 3.17 ± 0.03 s (mean ± SD). Reasons for the increased prevalence of anterior cruciate ligament injuries in females (2-6 times greater than males) are discussed, with anatomical, biomechanical loading and neuromuscular activation differences being cited in the literature. This review presents an in-depth contemporary examination of the applied physiology of the female soccer player.