ArticlePDF Available

La realidad según la física cuántica y la investigación-acción

Authors:

Abstract

p>El presente artículo se enfoca en la investigación-acción y la física cuántica. Efectúa una comparación respecto a una idea central: el concepto de realidad. Explica la presencia de similitudes, por ejemplo, la realidad como representación y como entidad influenciada por el observador. Más aún, el investigador debe seleccionar entre diferentes marcos explicativos, pues lo real no puede ser abordado por medio de un único aparato teórico y metodológico. Aunque ambas visiones socavan la ciencia moderna, existen diferencias, en tanto que las particularidades de la investigación- acción son de un rango mayor y la realidad en esta es de índole social y debe ser mejorada. </p
U P 70,  35
enero-junio 2018, Bogotá, Colombia – ISSN 0120-5323
Recibido: 31.01.17 Aceptado: 05.09.17 Disponible en línea: 30.03.18
LA REALIDAD SEGÚN LA FÍSICA CUÁNTICA
Y LA INVESTIGACIÓNACCIÓN
D F N*
doi:10.11144/Javeriana.uph35-70.rfci
RESUMEN
El presente artículo se enfoca en la investigación-acción y la física cuán-
tica. Efectúa una comparación respecto a una idea central: el concepto
de realidad. Explica la presencia de similitudes, por ejemplo, la realidad
como representación y como entidad inuenciada por el observador. Más
aún, el investigador debe seleccionar entre diferentes marcos explicativos,
pues lo real no puede ser abordado por medio de un único aparato teóri-
co y metodológico. Aunque ambas visiones socavan la ciencia moderna,
existen diferencias, en tanto que las particularidades de la investigación-
acción son de un rango mayor y la realidad en esta es de índole social y
debe ser mejorada.
Palabras clave: investigación-acción; física cuántica; Heisenberg; episte-
mología; ciencias sociales
* Universidad Nacional, Heredia, Costa Rica.
Correo electrónico: daviden1982@gmail.com
Para citar este artículo: N, D. F. (2018). La realidad según la física cuántica y la investigación-
acción. Universitas Philosophica, 35(70), pp. 65-83. ISSN 0120-5323, ISSN en línea 2346-2426.
doi:10.11144/Javeriana.uph35-70.rfci
UPH 70.indd 65 11/03/18 11:18 a.m.
U P 70,  35
enero-junio 2018, Bogotá, Colombia – ISSN 0120-5323
REALITY ACCORDING TO UANTUM
PHYSICS AND ACTION RESEARCH
D F N
ABSTRACT
is article focuses on action research and quantum physics. It proposes
a comparison of the concept of reality in each frame of reference, ex-
plaining similarities related with the representational nature of reality
and the observer eect. Furthermore, the researcher should choose be-
tween dierent frames of reference, since the whole of reality cannot be
explained with one single theoretical and methodological apparatus. In
both action research and quantum physics the traditional construct of
modern science is undermined, but there are also relevant dierences:
action research particularities run deeper, reality is social and is viewed as
the object of improvement.
Keywords: action research; quantum physics; Heisenberg; epistemology;
social sciences
UPH 70.indd 66 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323 67
LA REALIDAD SEGÚN LA FÍSICA CUÁNTICA Y LA INVESTIGACIÓNACCIÓN
1. Introducción
S G (2010), existe una relación entre la física cuántica y los mé-
todos cualitativos; por ello, este artículo se posiciona en un debate acerca del
desarrollo cientíco. Especícamente, tiene raigambre en el cuestionamiento a
la ciencia moderna y a la apertura a nuevas formas ables de crear conocimiento
válido. Wilson (2000) arma que el positivismo se identica con el abordaje ra-
cional propio de las ciencias físicas, pero, tras el desarrollo de la mecánica cuánti-
ca, la misma denición (tradicional) de racionalidad ahora está en riesgo, incluso
dentro de la propia física. Por tanto, este artículo establece un diálogo entre esa
“nueva física” y la investigación-acción.
El presente escrito tiene como propósito comparar la noción de realidad
emanada de la física cuántica con aquella defendida por una metodología cuali-
tativa de las ciencias sociales, a saber, la investigación-acción (en adelante I-A).
Con base en lo anterior, se pretende además probar, como plantea sucintamente
Gurdian (2010), si los métodos cualitativos en ciencias sociales obedecen a la
visión ontológica de teóricos como Heisenberg, deslindándose así de la física
clásica y el positivismo. Dicho de otra forma, el escrito plantea la pregunta de si
existe correspondencia entre ambos conceptos acerca de lo real y, en caso de ser
positiva la respuesta, interroga si tal hecho es inocente o no. Como hipótesis de
trabajo se postula que efectivamente puede armarse una congruencia entre los
ámbitos comparados y, más aún, que existe diálogo entre disciplinas.
El trabajo retoma las descripciones de autores como Einstein e Infeld (1986)
y Heisenberg (1959 y 1985) con respecto a lo real1, y las compara con el con-
cepto propio de la I-A. Utiliza, además, fuentes primarias, validando las obser-
vaciones y los comentarios con los aportes de otros autores. Para cumplir con
el propósito investigativo, primero se procede a establecer detalladamente los
principios básicos de la I-A y la noción de realidad implícita en estos; luego, se
1 De ninguna manera se parte aquí de la existencia de un consenso total entre los autores citados;
recuérdese que incluso entre los principios defendidos por Einstein y por Heisenberg existieron
divergencias (Heisenberg, 1959). Tales controversias no se analizan en el presente ensayo porque
representan un tópico ajeno a sus nalidades. Se retoma a Heisenberg y Einstein e Infeld por su
papel trascendental en el desarrollo de la física, considerando cierto punto de convergencia en un
apartado posterior del presente artículo.
UPH 70.indd 67 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323
68
DAVID FRANCISCO NANI
expone la visión de lo real defendida por la física, para después comparar ambas
nociones, apartado sucedido por las conclusiones. Finalmente, el presente artí-
culo recurre a la bibliografía integradora de la noción de la I-A para construir su
propio concepto, ya que existen distintas versiones de la I-A, tal como sostienen
Nicolescu (2014) y Rodríguez et al. (2011).
2. I-A: principios básicos y visión de la realidad
L I-A    por Kurt Lewin en 1947 (Nani,
2012). La I-A consta de cuatro procesos básicos: a) se proyecta para trasformar
y mejorar prácticas sociales; b) es participativa, o sea, opera mediante grupos
que plantean cambios y mejoras para su realidad propia; c) tiene lugar median-
te un proceso de espiral (con cuatro fases: planicación, acción, observación y
reexión); d) representa una manera sistemática de aprendizaje, pues los invo-
lucrados realizan análisis críticos de sus propias circunstancias y llevan a cabo
teorizaciones colectivas con relación al mundo práctico vivido, las cuales deben
someterse a prueba (Colás Bravo, 1998). La I-A contiene un componente re-
exivo, controlado, crítico y sistemático que pretende estudiar la realidad con un
n práctico (Zambrano, Muñoz y Andrade, 2015). Pretende, también, generar
estrategias genuinas para enfrentar de modo satisfactorio las incertidumbres y
complejidades (Nicolescu, 2014).
En la I-A los saberes se efectúan mutuamente; el investigador no tiene una
perspectiva de superioridad epistémica frente al grupo, del cual más bien apren-
de. La labor investigativa hace énfasis en sistematizar información y en coordinar
actividades, pero los conocimientos principales son producto de la interacción
grupal y participativa, siendo el diálogo una herramienta básica (Jara, 1998).
La I-A acepta las diversas perspectivas de los diferentes participantes (Stringer,
2014) y permite proponer explicaciones de la realidad compartida de los suje-
tos. Este tipo de reexión tiene un carácter interpretativo; puesto que una buena
interpretación es aquella más razonable que otras, constatándose esto mediante
la labor de la comunidad investigativa del estudio (Stringer, 2014), cuyos miem-
bros son todos autores del proyecto.
Entonces, a partir de lo anterior, en la I-A la perspectiva no es la de un sujeto
y un objeto separados, sino la de una interacción sujeto-sujeto (Zambrano et al.,
UPH 70.indd 68 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323 69
LA REALIDAD SEGÚN LA FÍSICA CUÁNTICA Y LA INVESTIGACIÓNACCIÓN
2015; Nani, 2012). Por ello, la I-A busca optimizar la realidad, tanto por su ope-
ratividad democrática, como por su apuesta hacia la trasformación positiva de
las condiciones sociales de los participantes, pues busca mejorar su calidad de
vida (Nicolescu, 2014). Según Vélez (2017), dicho método no solo pretende la
producción de conocimiento, sino también la transformación del escenario que
se investiga. Desde los planteamientos dichos, la realidad no solo es dúctil e in-
uenciable, sino que, además, debe ser sujeta a la manipulación de los sujetos
participantes. En este punto, la investigación incide en el mundo social que estu-
dia, ya que lo transforma deliberadamente (Jiménez, 2015).
Ahora bien, de acuerdo con Carson (2003), la objetividad en ciencias hu-
manas, en línea con las posturas más tradicionales, denota la condición de una
imparcialidad desinteresada; pero no es esta la perspectiva metodológica de la
I-A. Según Martínez (2009), los enfoques cualitativos rechazan la concepción
del sujeto conocedor como espejo, idea propia del positivismo. Por su parte,
Jiménez (2015) arma que los métodos cualitativos plantean la comprensión de
los fenómenos sociales desde la intersubjetividad.
Acerca del papel interventor e interesado de quienes investigan, el carácter
dúctil de lo real y su necesaria transformación, pueden realizarse otras acota-
ciones. De acuerdo con Vélez (2017), en la I-A los investigadores/participantes
conocen de lo que hablan, su base la constituye la experiencia y sus técnicas tras-
cienden la mera recolección de datos, pues existe una dinámica interactiva entre
quienes preguntan y quienes responden. Así, el bagaje social de los diferentes
sujetos de investigación constituye un insumo para el estudio y no se le coarta
mediante la pretensión de imponer una tabula rasa. Por su parte, Stringer (2014)
indica que la I-A contesta al interrogante de cómo los hechos ocurren, que pre-
pondera sobre la pregunta de qué está ocurriendo. El primer cuestionamiento se
preocupa por las formas de interpretar, percibir y responder a los eventos, esto es,
las características propias de los sujetos del grupo.
A partir de lo anterior, para Vélez (2017), la “experiencia vivida” resulta fun-
damental para construir el conocimiento, pues no hay investigaciones “allá,
sino existencias humanas que tienen problemáticas y, con estas, necesidades de
transformación. El punto de partida de la I-A es determinado por la realidad
más próxima y concreta de los grupos, mediante temas inmediatos y simples
que les resulten interesantes pero que, al mismo tiempo, deben ser accesibles
UPH 70.indd 69 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323
70
DAVID FRANCISCO NANI
(Suárez, 2002). Luego la I-A debe ir paulatinamente ampliando el objeto de in-
vestigación (que serían los temas abordados por las colectividades) para aden-
trarse en asuntos de mayor extensión (Suárez, 2002).
Es esta una propuesta, sobre todo, para el cambio que remite a aspectos sociales,
culturales, económicos y políticos. Asimismo, se produce un conocimiento cen-
trado en la realidad del grupo (Nani, 2012; Suárez, 2002). De acuerdo con Suárez
(2002), la I-A es criticada por la dicultad para generalizar resultados, pues no tra-
baja con muestras amplias y representativas. El interés de los informes se reduce al
caso del grupo investigado y se le acusa de falta de utilidad para otros contextos.
Una respuesta a esta crítica reside en la llamada generalización naturalista
(Suárez, 2002), constructo en el que un lector puede derivar conclusiones a par-
tir de los productos de una investigación en sus propias circunstancias, pudiendo
ampliar su comprensión acerca del entorno de estudio. En tal cometido la res-
ponsabilidad recae mayormente en el lector usuario que en el autor del informe
nal de investigación. Así, el primero, mediante extrapolaciones y aplicaciones
válidas, pertinentes, fundadas, puede obtener algunos insumos y saberes útiles.
De esta manera, este lector, al leer críticamente los resultados de un estudio,
juzga sus posibilidades de aplicación a su realidad propia. Dicha utilidad, desde
luego, será solo aproximada y tendrá límites (Suárez, 2002), linderos que, sin
embargo, no impiden el diálogo cientíco.
Las observaciones anteriores están lejos de invalidar las posibilidades cientí-
cas de la I-A, pues dicho enfoque, en tanto método cualitativo, tiene sus propios
parámetros evaluativos (Nani, 2012). Para cumplir con los requisitos básicos de
validez, la I-A desarrolla un andamiaje propio que no contiene inexactitudes o
incoherencias ni es tampoco falso por el hecho de no asimilarse a los criterios po-
sitivistas. En este sentido, Vélez (2017) plantea que la I-A rompe con el positivis-
mo, porque este postula el conocimiento de las ciencias naturales como el único
válido. Por el contrario, la I-A valida el saber producido por las ciencias sociales
y humanas bajo parámetros endógenos. Allí donde la ciencia moderna reclamó
para sí un único método para crear saber, la metodología cualitativa defendió la
posibilidad de otros caminos correctos (Jiménez, 2015). Esas vías no carecen de
sistematicidad ni rigurosidad.
Siguiendo a Colás-Bravo (1998) y otros autores, la I-A contiene distintas
etapas:
UPH 70.indd 70 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323 71
LA REALIDAD SEGÚN LA FÍSICA CUÁNTICA Y LA INVESTIGACIÓNACCIÓN
1. Constituir un grupo (o determinarlo, si ya existe), e identicar sus re-
querimientos, circunstancias y metas. De acuerdo con Nicolescu (2014),
aquí se discierne una situación problemática que requiere mejora.
2. Diagnosticar la situación. Los sujetos investigadores formulan un pro-
blema, recogen datos, efectúan trabajo de campo, interpretan y ana-
lizan resultados, discutiéndolos y planteando luego conclusiones; se
trata de averiguar fundadamente las características grupales. Implica
retroalimentación comunicativa mutua (Wilson, 2000).
3. Establecer un proyecto de acción (con base en el diagnóstico anterior y
orientado al mundo práctico inmediato). Según el criterio de Nicolescu
(2014), se realiza aquí la postulación de planes orientados al cambio.
Wilson (2000) plantea estos planes como la conversión de las discusio-
nes previas en principios de acción y descripciones detalladas acerca de
dichos cambios o innovaciones a ser introducidas.
4. Efectuar acciones que den paso a la observación de los resultados y al
establecimiento del comportamiento. Wilson (2000) establece aquí un
necesario diálogo de retroalimentación.
5. El punto anterior se consuma en una reexión y evaluación; las cuales
pueden redirigir la investigación al diagnóstico (característica 2), con
lo que se presencia un proceso en forma de espiral (Nicolescu, 2014;
Nani, 2012; Colás-Bravo, 1998). También es posible que la reexión
y evaluación conduzca a investigaciones ulteriores, otra intervención
orientada al cambio (Nicolescu, 2014). Lo teorizado y lo concluido
puede comprobarse en estudios futuros, en los que el rasero evaluativo
radica en las repercusiones prácticas.
Además de lo anterior, la I-A contiene una noción de realidad. Esta no puede
ser determinada de modo cabal y denitivo, puesto que el proceso del conoci-
miento siempre queda abierto a nuevos análisis. Lo anterior se debe a lo real en
tanto elemento cambiante. Un segundo criterio acerca del mundo tiene relación
con el rechazo de la generalidad; no se parte de una sola visión de lo real, cada
grupo tiene su propia perspectiva y prima lo particular. Entonces, se alude a una
raíz epistemológica de este método: la visión sujeto-sujeto, en vez de sujeto-ob-
jeto; quien investiga incluye su propia subjetividad, no debe suprimirla o limitar
su expresión, sino que trabaja desde esta.
UPH 70.indd 71 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323
72
DAVID FRANCISCO NANI
Lo que el sujeto aporta de suyo a la investigación (principios, vivencias, etc.)
no representa una dicultad a superar o disminuir, pues contribuye al análisis,
mediando, entre los sujetos de investigación, el diálogo, del cual emana el cono-
cimiento. Según Vélez (2017), la I-A combina teoría y praxis, desecha la diferen-
cia entre el sujeto que investiga y los objetos que son investigados, los sujetos/
objetos constituyen sujetos/investigadores. Este diseño investigativo postula que
la mejor manera de entender algo está ligada con la posibilidad de transformarlo
(Nicolescu, 2014).
De acuerdo con Rodríguez et al. (2011), la I-A no asume los resultados en
términos de correcto o incorrecto bajo el criterio del investigador, como lo haría
el positivismo, sino más bien busca soluciones basadas en las interpretaciones
de los involucrados en la investigación. Se depende de criterios cualitativos para
comprobar la validez (Rodríguez et al., 2011), con lo que un aspecto claricador
sería la capacidad del trabajo realizado para analizar y, sobre todo, para modicar
favorablemente las condiciones sociales del grupo.
Ahora bien, respecto al tema del rigor cientíco, caben algunas reexiones.
De acuerdo con Nicolescu (2014), son metas de la I-A tanto construir enuncia-
dos investigativos acerca de la realidad grupal, como el aprendizaje del proceso,
que es de índole participativa y cuyos métodos pueden aplicarse posteriormente
a la vida cotidiana de los involucrados, ya que los agentes participantes están
insertos en el cambio y tiene lugar una retroalimentación para todas las partes.
Sobres este punto, Vélez (2017) plantea que para la I-A la objetividad viene dada
por la producción de relaciones empáticas y vínculo social, puesto que los resul-
tados obtenidos generan transformación. Aquí cabría preguntar si es “objetivi-
dad” el término más exacto, porque parece más bien que Vélez (2017) se reere
al tema de la “validez” del proceso investigativo.
Sobre los criterios cientícos de la validez, también puede argumentarse que
permiten establecer cuándo se falla en conseguir los objetivos y existe por tanto
error metodológico. Equivocarse a la hora de realizar una I-A signica: a) no
generar transformaciones positivas en la realidad de los grupos y personas que
intervienen; b) no producir los vínculos empáticos necesarios para la inmersión
del investigador en el mundo social de los otros sujetos; c) no generar conoci-
mientos acerca del entorno particular del grupo en cuestión; d) no establecer
UPH 70.indd 72 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323 73
LA REALIDAD SEGÚN LA FÍSICA CUÁNTICA Y LA INVESTIGACIÓNACCIÓN
consensos razonables grupales con respecto a la realidad vivida; e) no transmitir
saberes metodológicos a los sujetos de investigación.
Al respecto de estos puntos caben muchos ejemplos hipotéticos. Martín-
Baró (2004) plantea la posibilidad de grupos cuyas operaciones no satisfacen las
necesidades de sus integrantes ni de la colectividad, sino de otras organizaciones,
en función de las cuales llevan a cabo sus acciones, siendo o no conscientes de
ello. En este tipo de contextos alguien puede reforzar esta dinámica grupal me-
diante una I-A, pero será un abordaje erróneo y contrario a los principios de esta
modalidad metodológica.
En síntesis, tenemos en la I-A una propuesta centrada en la transformación
positiva de los mundos sociales particulares de los grupos, que construye conoci-
mientos enlazados con la vida práctica. Contiene procesos inscritos en el diálogo
y propone parámetros para juzgar la incidencia satisfactoria en la realidad. Esta
última tiene por características: a) su índole cambiante; b) resulta accesible solo
de modo parcial; c) está cimentada en las perspectivas; d) es explorable solo in-
tersubjetivamente; e) para evaluar enunciados sobre ella solo contamos con los
productos de un consenso provisional colectivo, y f ) hállase sujeta a la manipu-
lación en aras del cambio citado.
3. La visión de lo real en la física cuántica
L   H (1959) descarta la visión clásica de esta disciplina,
cuyo trasfondo losóco es incardinado como propio de la ontología del mate-
rialismo. Acerca de los defensores de los principios materialistas dice Heisenberg
(1959):
Preferirían regresar a la idea de un mundo real objetivo, cuyas partes más
pequeñas existen objetivamente del mismo modo que existen las piedras o
los árboles, independientemente de si nosotros las observamos o no. Esto,
sin embargo, es imposible, o por lo menos no es completamente posible por
la naturaleza de los fenómenos atómicos, según se ha analizado en algunos
capítulos anteriores. A nosotros no nos corresponde decir cómo desearía-
mos que fueran los fenómenos atómicos sino solamente comprenderlos
(pp. 106-107).
UPH 70.indd 73 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323
74
DAVID FRANCISCO NANI
La cita anterior revela un cambio con respecto a la cosmovisión de la física
clásica, pues el mundo atómico y subatómico no permite dilucidar las cosas en
tanto realidades concretas independientes del observador; la mirada de este in-
terviene en su comprensión.
De acuerdo con Carson (2003), la Ilustración y la revolución cientíca im-
pusieron un criterio de objetividad según el cual los cientícos no hablan por
sí mismos, sino por una realidad extrapersonal, bajo un consenso más allá de
concurso. Los cientícos enuncian como individuos no especícos, obligados
a un trabajo austero (ejercer la menor manipulación posible) y conocedores en
abstracto (Carson, 2003). Aquí sujeto y objeto son entidades separadas y dife-
rentes, el proceso es aséptico y el observador neutral; todo esto constituye con-
dición sine qua non para la validez del método (Jiménez, 2015). Este concepto
de objetividad fue impugnado justamente por teóricos de la física del siglo XX
(Carson, 2003).
Heisenberg (1959) guarda algún parecido con el Kant (2005) de la “Estética
trascendental” de la Crítica de la razón pura en un aspecto particular: el mundo
en sí (noúmeno) no es accesible, el observador aporta de suyo condiciones para
la observación (en el caso de Kant, tiempo y espacio) que impiden establecer a
las cosas en su propia naturaleza; no se puede investigar la realidad tal y como
es, sino únicamente la representación que los observadores poseen de la misma.
Heisenberg (1985) establece a la física como una interpretación de la realidad,
no una lectura. Esta idea se aanza cuando arma (1959) que
[e]n este punto la teoría cuántica se halla intrínsecamente relacionada con la
termodinámica en cuanto todo acto de observación es, por propia naturale-
za, un proceso irreversible; solo mediante tales procesos irreversibles es como
el formalismo de la teoría cuántica puede relacionarse consistentemente con
los acontecimientos reales del espacio y el tiempo. La irreversibilidad vuelve
a ser –cuando se proyecta en la representación matemática del fenómeno–
una consecuencia del conocimiento incompleto que el observador tiene del
sistema y deja de ser completamente “objetiva” (p. 114).
La observación “pura” puede aquí describirse con el epíteto de “imposible”:
todo acto observatorio presupone el depósito de la sensibilidad del sujeto en el ob-
jeto estudiado. Heisenberg (1959) incluso plantea la ocurrencia de tal problema
UPH 70.indd 74 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323 75
LA REALIDAD SEGÚN LA FÍSICA CUÁNTICA Y LA INVESTIGACIÓNACCIÓN
independientemente de si la observación utiliza un aparato o no. El intento de
medir o la simple observación alteran el fenómeno (Jiménez, 2015). Acorde-
mente con Harris (2009), citado por Kahil & Zaazou (2016), el mero acto de
observar genera cambio en la naturaleza de las partículas. Así, cuando se encuen-
tra con la realidad empírica a ser abordada, el cientíco no la encuentra “tal cual
es”, sino que de antemano ha sido modicada por el acto mismo de observar.
También puede añadirse que los objetos observados cambiarán en su naturale-
za según los perciba un observador u otro (Harris, 2009; citado por Kahil &
Zaazou, 2016). El físico ya no habla de la naturaleza “en sí”, ni dan cuenta sus
matemáticas del comportamiento de las partículas elementales, únicamente lo
hacen con respecto a sus conocimientos sobre ese comportamiento (Heisenberg,
1985).
Según Carson (2003), Heisenberg plantea una epistemología del intercam-
bio subjetivo, donde puntos de vista particulares son, por lo menos, coordina-
dos. Este aspecto conere a la mecánica cuántica una estabilidad mayor al “todo
vale”, pues la comunicación entre cientícos permite ‘cuasi-seguridades’; no se
habla ya de una visión desde ningún lugar, sino de una robustez intersubjetiva
como reemplazo (Carson, 2003). Esta validez consensual sustituye al aséptico
principio de objetividad, según lo manejaba la ciencia más tradicional.
Volviendo al tema de la observación de lo real, caben otras acotaciones. Los
planteamientos anteriores descansan en hallazgos empíricos, puede citarse el
tema cuántico de la imposibilidad de medir la velocidad de los electrones y al
mismo tiempo determinar su posición, cosa imposible, pues o se realiza lo pri-
mero o lo segundo (Heisenberg, 1959). Este postulado cuántico se denomina
principio de incertidumbre y, dicho en otras palabras, quiere decir que, si existe
certeza sobre la posición probable de una partícula en el espacio, necesariamente
será incierta su velocidad, y viceversa (Harris, 2009; citado por Kahil y Zaazou,
2016). Además, no es posible determinar la ubicación exacta de los electrones,
sino que únicamente puede establecerse una aproximación estadística de la mis-
ma (Heisenberg, 1959). Según Margery (2010), la física de Heisenberg plantea
que el observador solo puede acceder a una información incompleta.
Einstein e Infeld (1986) establecen que el estudio de la luz se enfrenta con
una decisión, pues algunos fenómenos pueden ser explicados por la teoría cuán-
tica, pero no por la ondulatoria –háblese aquí del efecto fotoeléctrico–; en otros
UPH 70.indd 75 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323
76
DAVID FRANCISCO NANI
casos, por ejemplo, la propiedad de la luz de bordear un obstáculo, la mejor ex-
plicación descansa en la teoría ondulatoria y no en la cuántica; nalmente, algu-
nos fenómenos, como la propagación rectilínea, se pueden explicar por ambas
teorías. Al respecto Einstein e Infeld (1986) sostienen:
Parece como si debiéramos usar a veces una teoría y a veces otra mientras que
en ocasiones se puede emplear cualquiera de las dos. Estamos enfrentados
con una nueva clase de dicultad. Tenemos dos imágenes contradictorias de
la realidad; separadamente ninguna de ellas explica la totalidad de los fenó-
menos luminosos, pero juntas sí (pp. 195-196).
De esto se desprende una vez más el carácter ambiguo de lo real y también el
papel del observador, quien puede escoger una perspectiva de observación según
lo que quiera explicar de los fenómenos luminosos. Esto choca diametralmente
con las ideas de Descartes (1984), quien armó que la verdad de cada cosa es solo
una, y quien la halla accede a todo lo que puede saberse.
Einstein e Infeld (1986) coinciden con Heisenberg en el tema de la relatividad
de lo real; sin embargo, los dos primeros se diferencian tajantemente del segundo
en cuanto conaban en la ulterior superación de la ambigüedad, merced al de-
sarrollo de la física. No obstante, experimentos como el del gato de Schrödinger
apuntalaron el postulado de la naturaleza en tanto entidad ambigua.
El tema del sujeto-que-selecciona-un-ángulo para estudiar los fenómenos pue-
de constatarse también para el caso de las teorías. De acuerdo con Jiménez (2015),
las investigaciones de Einstein, Planck y otros grandes teóricos de la física del siglo
XX arrojaron un resultado: que las leyes de Newton pueden ser válidas en la expli-
cación de sucesos físicos comunes, pero no para referirnos a los problemas de las
partículas subatómicas o el cosmos. He aquí otra disyuntiva que desdice el prin-
cipio de generalización a guisa de la ciencia moderna positivista. Según Jiménez
(2015), Einstein intentó unicar los principios de la física clásica (electromagne-
tismo y mecánica) con la mecánica cuántica, pero murió sin llegar a una respuesta.
Posteriormente ha habido trabajos en esa línea, que han derivado en la “teoría del
todo” o “campo unicado”, pero cuya epistemología no puede ser ubicada en el
paradigma de la ciencia moderna (Jiménez, 2015). Recordemos que Descartes
(1984) plantea en El discurso del método que, aun cuando hubiese otros mundos,
en estos regirían las mismas leyes, pues la legalidad de la naturaleza es una sola.
UPH 70.indd 76 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323 77
LA REALIDAD SEGÚN LA FÍSICA CUÁNTICA Y LA INVESTIGACIÓNACCIÓN
En síntesis, tras abordar problemas distintos a los sucesos físicos comunes,
la física topó con una realidad de la cual solo puede hacer acercamientos frag-
mentarios. La idea de la generalidad, tan propia de la ciencia moderna, muestra
desfase y anquilosamiento con respecto a los hallazgos y postulados de la física
cuántica. Lo real en sí es inaccesible, solo puede investigarse sobre la base de las
representaciones que los sujetos investigadores producen acerca de ello. La rea-
lidad está representacionalmente mediada. Más aún, el mero hecho de observar
manipula lo observado, la naturaleza “en sí” no es accesible. La ciencia se cimien-
ta en el consenso intersubjetivo y no en dar cuenta cabal de objetos accesibles y
separables del sujeto.
4. Lo real en la investigación-acción y la física cuántica.
Una propuesta comparativa
L       I-A se parece a la propia de la física cuántica
en distintos elementos. Aun cuando sus ámbitos respectivos son distintos, ambas
construcciones cientícas guardan correspondencias relativas a los marcos onto-
lógicos de los cuales aducen partir.
Un ejemplo lo constituye el concepto esquivo de lo real. La realidad no
puede ser captada ni aprehendida cabalmente por los sujetos. La observación
implica la creación de representaciones; para el caso de la física, los cientícos
no pueden establecer el mundo en sí, pues incluso en casos dados deben esco-
ger entre dos vías posibles para explicar un fenómeno. Tal situación da al traste
con la idea de la objetividad de la ciencia moderna. En la I-A se trasciende este
principio, pues no solamente resulta inválido buscar un conocimiento abstrac-
to y totalizador (por cuanto se trabaja con grupos y actores sociales dados)
sino que, más allá, el saber es construido en perspectiva, emana del grupo de
investigación y sus particularidades. Para otros sujetos una I-A en la cual no
participaron deparará solo conocimientos limitados, sujetos a una necesaria
extrapolación.
La I-A plantea el acceso mediatizado a lo real. Así, esto se halla sujeto a un
abordaje interpretativo, pues si cada grupo construye una verdad particular para
sí, no ha dilucidado la realidad sino como una vivencia que aparece de acuerdo con
sus percepciones. Al existir diferentes representaciones de un mismo fenómeno
UPH 70.indd 77 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323
78
DAVID FRANCISCO NANI
por parte de distintos actores sociales, resulta necesario abordar esas visiones a
través de un método apropiado (Wilson, 2000).
De lo anterior se deduce una convergencia: lo real no es accesible al pensarlo
como globalidad, sino que para el ojo humano tiene su constitución en parciali-
dades, frente a lo cual resulta inevitable el concurso del investigador. En el caso
de la I-A tales parcialidades están referidas a los distintos grupos y sujetos; para la
física, lo parcial es dado por las posibilidades contrapuestas (o se determina la ve-
locidad de los electrones, o se establece su ubicación). Pero la convergencia ante-
rior es acompañada por una divergencia, pues el rango de parcialidades de lo real
para la I-A remite al número de los posibles grupos en los cuales puede llevarse a
cabo, en cambio para la física cuántica, en el marco de los autores seleccionados,
las posibilidades de trabajo están dadas (a veces son solo dos alternativas).
Aquí cabe una acotación sintética. Tanto el método cualitativo como la física
cuántica desechan el principio de generalización según lo deende la ciencia mo-
derna. No plantean principios aplicables a una universalidad de casos. Más bien
efectúan el establecimiento constructivo de legalidades adscritas a sectores de
realidad. Lo pensado en torno a una situación problemática puede no ser válido
para otra.
Una reexión especial merece el tema de la intersubjetividad como garante
de validez cientíca. Desechado el precepto del acceso cabal a los objetos por
parte del sujeto, abandera la física cuántica el consenso intersubjetivo, que per-
mite establecer ‘cuasi-seguridades. Para el caso de la I-A podemos evidenciar que
los sujetos investigadores teorizan sobre la realidad de los grupos, llegando a las
interpretaciones más razonables tras estudiar y valorar colectivamente los distin-
tos diagnósticos.
Otro punto convergente se remite a la manipulación de la realidad. Ambos
ámbitos se asemejan en el carácter inuenciado de lo real: el “ser en sí” escapa
inexorablemente. No obstante, la consecuencia de tal aspecto varía; para el caso
de la I-A esa inuencia desemboca en el papel activo de los sujetos investigado-
res, en términos de generar condiciones de vida cualitativamente diferentes para
los participantes. En el caso de la física cuántica, la inuencia se reere mera-
mente a la observación, pues la objetividad total es imposible y el sujeto de inves-
tigación per se manipula la realidad que investiga. Al escoger teorías y métodos
ejerce una huella con el mero acto de observar, de manera que lo real está siempre
UPH 70.indd 78 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323 79
LA REALIDAD SEGÚN LA FÍSICA CUÁNTICA Y LA INVESTIGACIÓNACCIÓN
inuenciado. Así, aun cuando existe una convergencia en la manipulación de la
realidad, las repercusiones son distintas, en una diferencia claramente estableci-
da por los diferentes ámbitos estudiados, pues en el caso de la I-A las realidades
son sociales.
Más allá de los elementos planteados, debe decirse que comparaciones adi-
cionales resultarían impropias, pues la I-A es una metodología de las ciencias
sociales, un área que, si bien puede tener puntos de encuentro con la física, tam-
bién cuenta con elementos inconmensurables, dados los diferentes ámbitos de
estudio. De esta manera, puede plantearse una necesaria moderación del debate.
Es válido plantear que el actual replanteamiento de la ciencia permitirá la retro
y proalimentación, pudiéndose cruzar los linderos disciplinares y crear imágenes
más integradas (Martínez, 2009). No obstante, también existen especicidades
que no pueden ignorarse. Aun cuando los marcos ontológicos de los cuales se
parta contengan anidades, los sectores de realidad estudiados no son iguales y
tienen cualidades de tipo especíco que decantan en tareas propias.
Sobre los puntos de encuentro entre ambos ámbitos, pueden anotarse funda-
mentaciones adicionales. Establece Krempaský (2002) que los logros de la física
ofrecen estímulos a todas las disciplinas, y sus paradigmas inuencian incluso a las
humanidades. De acuerdo con Martínez (2009), la (nueva) física es un modelo de
ciencia para los métodos y conceptos de otras disciplinas, y los postulados de la fí-
sica cuántica han tenido impacto en áreas como la psicología o la lingüística. Para
Kahil & Zaazou (2016) la ciencia psicológica y la administración emplean prin-
cipios de la física cuántica para explicar el pensamiento paradójico en seres huma-
nos; estos autores incluso deenden que los conceptos cuánticos son aplicados
en las organizaciones internacionales. De esta manera, los postulados de la física
inuyen en otras disciplinas, incluso en algunas que, en apariencia, son distantes.
Las discusiones académicas permiten ir más allá de las convergencias genera-
les señaladas anteriormente. Son posibles las reexiones en el campo especíco
de los métodos de las ciencias. Así, Jiménez (2015) plantea que cuando aumenta-
ron los cuestionamientos al paradigma cientíco moderno, la “moda” cualitativa
se convirtió en un cambio epistemológico. La crítica a la ciencia moderna tuvo
en la física cuántica un elemento trascendental.
Por su parte, Martínez (2009) arma que la crítica a la ciencia moderna (que
es debatida por ejemplo durante el siglo XX) cambia completamente las bases
UPH 70.indd 79 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323
80
DAVID FRANCISCO NANI
del edicio cientíco (andamiaje metodológico, estructura conceptual, concep-
ciones del ser). Dicha crítica ha dado paso a un paradigma sistémico, en el cual se
han inspirado las metodologías cualitativas (Martínez, 2009).
En vista de lo anterior, puede decirse que existe una congruencia entre la vi-
sión en que se basan los métodos cualitativos y la física cuántica. Tal congruencia
no constituye una dinámica aleatoria, sino que surge de la irradiación de los pos-
tulados cuánticos. La física ha sido desde el siglo XIX inspiradora de modelos
de realidad para otras disciplinas. Los desarrollos cientícos recientes inspiraron
cambios gnoseológicos y epistemológicos, que a su vez permitieron a los enfo-
ques cualitativos una fundamentación particular.
5. Conclusiones
E      del presente artículo –sobre si exis-
te correspondencia entre ambos conceptos acerca de lo real–, la respuesta es, a
la luz de las discusiones, positiva. Existen distintas concordancias entre la I-A y
la física cuántica, enraizadas en sus marcos ontológicos, gnoseológicos y episte-
mológicos, los cuales a su vez distan de los preceptos de la ciencia moderna. No
obstante, la comparación revela también algunas salvedades.
La I-A y la física cuántica parten de lo real como algo inuenciado por el
observador, no accesible en sí. Plantean una incapacidad para su aprehensión
cabal, pues el sujeto investigador no puede ejercer una labor ascética y ejecuta
una manipulación, inevitablemente. La inuencia, no obstante, conduce a con-
secuencias distintas, porque los propósitos de ambos abordajes lo son.
La realidad consta de parcialidades e investigarlas supone una elección; no
obstante, las alternativas son más restringidas para el caso de la física cuántica y
más abiertas para la I-A, dadas las disimilitudes de sus correspondientes ámbitos
de estudio. En ambos casos solo es posible un acceso representacional a lo real
y el ejercicio es interpretativo. Se descarta en ambos la posibilidad de separar
al sujeto del objeto. A la luz de los dos abordajes cientícos, el investigador y
su entorno constituyen entidades que no son claras y distintas (como planteaba
Descartes), sino implicadas entre sí.
Asimismo, el consenso intersubjetivo, fruto del diálogo por parte de una co-
munidad participante, constituye una insoslayable herramienta, que otorga un
UPH 70.indd 80 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323 81
LA REALIDAD SEGÚN LA FÍSICA CUÁNTICA Y LA INVESTIGACIÓNACCIÓN
criterio de validez a los enunciados cientícos. Lo válido no adquiere dicha ín-
dole por su objetividad, sino por su intersubjetividad. Esto, desde luego, si bien
impugna preceptos de la ciencia moderna, no se iguala de ninguna manera a un
“todo vale”.
El presente artículo comprueba la idea de Jiménez (2015) y Gurdián (2010)
de una consonancia entre los desarrollos cualitativos de las ciencias sociales y la
teoría cuántica. Desde luego, la concordancia contiene matices, también salve-
dades, de necesaria explicación. Si bien existen similitudes, los procesos de la
investigación-acción no pueden reducirse a los conceptos de la física cuántica;
esta reexión no está de más en momentos en que surgen algunas epistemologías
sociales excesivamente integradoras.
Para futuras investigaciones, el presente artículo arroja una interrogante car-
dinal: ¿Leyeron los teóricos de la I-A las obras de Heisenberg y otros físicos de
la contemporaneidad? ¿Aconteció un contacto directo con las investigaciones?
¿O los teóricos sociales únicamente tuvieron acceso a las nuevas ideas físicas por
irradiación cultural, de modo indirecto? El trabajo por realizarse deberá ser más
histórico que especulativo.
Referencias
Carson, C. (2003). Objectivity and the Scientist: Heisenberg Rethinks. Science
in Context, 16(1-2), 243-269. Doi: 10.1017/S0269889703000723
Colás-Bravo, M. (1998). Métodos y técnicas cualitativas de investigación en
psicopedagogía. En: M. Colás-Bravo, L. Buendía, & F. Hernández. (Eds.).
Métodos de investigación en psicopedagogía (pp. 251-286). Madrid: Editorial
Mc Graw Hill Latinoamericana.
Descartes, R. (1984). El discurso del método. México: Editorial Porrúa.
Einstein, A. & Infeld, L. (1986). La evolución de la física. Barcelona: Salvat Edi-
tores.
Gurdián, A. (2010). El paradigma cualitativo en la investigación socio-educativa.
San José: Editorial de la Universidad de Costa Rica.
Harris, G. (2009). e Art of uantum Planning: Lessons om uantum Phys-
ics for Breakthrough Strategy, Innovation and Leadership. Oakland: Berrett-
Koehler Publishers.
UPH 70.indd 81 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323
82
DAVID FRANCISCO NANI
Heisenberg, W. (1985). La imagen de la naturaleza en la física actual. Barcelona:
Orbis.
Heisenberg, W. (1959). Física y losofía. Buenos Aires: Ediciones La Isla.
Jara, O. (1998). Para sistematizar experiencias. San José: CEP Alforja.
Jiménez, C. (2015). El paradigma transmoderno en la Administración, los retos
metodológicos. Administración y Organizaciones, 18(34), 15-29.
Kahil, M. & Zaazou, Z. (2016). Applying uantum Physics Principles in Con-
temporary Organizations. Hyperion International Journal of Econophysics
and New Economy, 9(2), 151-171.
Kant, E. (2005). (Trad. P. Ribas).Crítica de la razón pura.Madrid: Taurus.
Krempaský, J. (2002). Modern Physics and Culture. Dialogue and Universalism,
12(8-10), 141-152.
Margery, E. (2010). Complejidad, transdisciplinariedad y competencias. Cinco
viñetas pedagógicas. San José: Uruk Editores.
Martínez, M. (2009). Hacia una epistemología de la complejidad y transdiscipli-
nariedad. Revista Utopía y Praxis Latinoamericana, 14(46), 11-31.
Martín-Baró, I. (2004). Sistema, grupo y poder. Psicología social desde Centroamé-
rica. San Salvador: UCA Editores.
Nani, D. (2012). La investigación-acción: cartografía de su epistemología y cien-
ticidad cualitativas. Aposta. Revista de Ciencias Sociales, 53, 1-22. Recupera-
do de: http://www.apostadigital.com/revistav3/hemeroteca/nanialva1.pdf
Nicolescu, G. (2014). New Considerations about Action Research. Annals of
the Constantin Brancusi University of Targu Jiu - Letters and Social Sciences
Series, 4, 28-33.
Rodríguez, S., Herraíz, N., Prieto, M., Martínez, M., Picazo, M., Castro, I. &
Bernal, S. (2011). Inestigación-acción. Métodos de investigación en Educación
Especial. 3ª Educación Especial. Curso: 2010-2011, Francisco Javier Murillo
Torrecilla. Recuperado de: https://www.uam.es/personal_pdi/stmaria/jmu-
rillo/InvestigacionEE/Presentaciones/Curso_10/Inv_accion_trabajo.pdf
Stringer, E. (2014). Action Research. Los Angeles: Sage Publications.
Suárez, M. (2002). Algunas reexiones sobre la investigación-acción colabora-
dora en la educación. Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, 1(1),
40-56.
UPH 70.indd 82 11/03/18 11:18 a.m.
U P, 35(70),  0120-5323 83
LA REALIDAD SEGÚN LA FÍSICA CUÁNTICA Y LA INVESTIGACIÓNACCIÓN
Vélez, O. (2017). El quehacer teológico y el método de investigación acción par-
ticipativa. Una reexión metodológica. eologica Xaveriana, 67(183), 187-
208. Doi: 10.11144/javeriana.tx67-183.qtmiap
Wilson, T. (2000). Recent Trends in User Studies: Action Research and ual-
itative Methods. Information Research, 6(3), páginas no numeradas.
Zambrano, A., Muñoz, J., & Andrade, C. (2015). El desafío de incorporar las re-
des institucionales y comunitarias en la intervención con adolescentes infrac-
tores: una investigación-acción en tres regiones del sur de Chile. Universitas
Psychologica, 14(4), 1371-1386. Doi: 10.11144/Javeriana.up14-4.diri
UPH 70.indd 83 11/03/18 11:18 a.m.
Full-text available
Article
En el siguiente artículo científico hablamos de la mecánica cuántica como rama de la física y sus diferentes tipos de aplicaciones en diferentes áreas de la ciencia, como se aplica en la actualidad la mecánica cuántica debido al avance tecnológico que existe en este siglo XXI, conocer la respuesta que ha dado a las más grandes interrogantes acerca de la conformación de la materia, y las observaciones dentro del campo cuántico
Full-text available
Article
Se enfoca en la investigación-acción y la física cuántica. Efectúa una comparación respecto a una idea central: el concepto de realidad. Explica la presencia de similitudes, por ejemplo, la realidad como representación y como entidad influenciada por el observador. Más aún, el investigador debe seleccionar entre diferentes marcos explicativos, pues lo real no puede ser abordado por medio de un único aparato teórico y metodológico. Aunque ambas visiones socavan la ciencia moderna, existen diferencias, en tanto que las particularidades de la investigación- acción son de un rango mayor y la realidad en esta es de índole social y debe ser mejorada.
Full-text available
Article
Se aborda la investigación-acción desde la epistemología. Son establecidas las características del método (perspectiva sujeto-sujeto, énfasis en el cambio social, trabajo sistemático y en forma de espiral, con posible retorno a etapas previas, etc). Seguidamente, son efectuadas varias reflexiones fundadas. El seguimiento del método científico (en su versión pura), es calificado de relativo. La investigación-acción es cercana y pertinente para ciertos sectores específicos de realidad. El sujeto investigador tiene pesos y contrapesos. En cuanto a ética científica, se señala que este método, por su operatividad democrática, tiene el potencial de evitar situaciones reprobables.
Full-text available
Article
This paper aims to explain the implications of the new complex-holistic or transmodern paradigm has on the Administration Science, particularly in the methodological aspects.It is part of the argument that the scientific method, rather than be an instrument by which it is constructed/obtained the knowledge, is a historic institution for to legitime of modern truth, so a criticism of their epistemological assumptions imply a dangerous challenge to the paradigm of modernity; qualitative methodologies are presented as a window of opportunities through which the researcher becomes a transforming agent of social reality. In this paper we limit ourselves to present a critique of two fundamental assumptions of modern scientific method: a) the subject-object as two separate entities together and b) the correct form to build/gain the knowledge as single process to research scientific truth; we contrasted thisassumptions with the assumptions derived from quantum physics, we refers to the uncertainty, complementarity and impact of research.
Full-text available
Article
p>El artículo pretende examinar las articulaciones entre los métodos en teología y el método de las ciencias sociales investigación acción participativa (IAP) teniendo en cuenta la importancia que este último tiene para la elaboración de las teologías contextuales. Se examinan brevemente los métodos en teología y se presenta el método de investigación acción participativa. Con tal contextualización se pueden advertir las posibilidades y límites que esta articulación metodológica ofrece y se invita a continuar este caminar teológico que toma en serio la autonomía de la realidad y pretende descubrir en ella la revelación de Dios que la ilumina y, efectivamente, la transforma.</p
Full-text available
Article
Se reportan los resultados obtenidos a partir de una investigación acción con componentes participativos, orientada a fortalecer el funcionamiento de redes institucionales y comunitarias para la intervención con adolescentes infractores de ley. El articulo da cuenta de los principales resultados obtenidos a partir de este proceso, centrando su análisis en un conjunto de dimensiones que permiten tener una panorámica acerca de los avances y desafíos que presentan los programas involucrados en el estudio. Los resultados reportan las dificultades de los equipos para incluir de modo eficiente los recursos de las redes inter institucionales dada la fragmentación de la política pública destinada a este grupo de adolescentes, así como las barreras para integrar la dimensión comunitaria en el trabajo con los jóvenes producto del formato de intervención así como las modalidades de financiamiento de los programas. Así también se evidencian mejoras en la comprensión e integración de estos componentes por parte de los equipos de los programas durante el proceso articulándose redes interinstitucionales con mejores grados de continuidad y complementariedad en su quehacer y una incorporación paulatina, aunque parcial de la dimensión comunitaria en la intervención.
Full-text available
Article
This paper was commissioned by Professor Gernot Wersig of the Freie Universität, Berlin in 1980, as part of his Project, Methodeninstrumentarium zur Benutzforschung in Information und Dokumentation. It attempted to set out what was, for the time, a novel perspective on appropriate methodologies for the study of human information seeking behaviour, focusing on qualitative methods and action research, arguing that the application of information research depended upon its adoption into the managerial processes of organizations, rather than its self-evident relationship to any body of theory. It is presented here as it was originally written, with the figures re-drawn.
Article
Argument Objectivity has been constitutive of the modern scientific persona. Its significance has depended on its excision of standpoint, which has legitimated the scientist epistemically and sociopolitically at once. But if the nineteenth century reinforced those paired effects, the twentieth century brought questioning of both. The figure of Werner Heisenberg (1901–1976) puts the latter process on display. From the Kaiserreich to the Federal Republic of Germany, between quantum mechanics and interest group politics, his evolution shows an increasing openness to perspectival pluralism, together with an attempt to save some form of objectivity as discursive coherence. Heisenberg’s self-understanding and the reactions of his publics display the transmutation of the persona as objectivity was rethought. By the end of the day, speaking “as a scientist” would mean something different from what it had at the start.