ArticlePDF Available

Tarteso vs la Atlántida: un debate que trasciende al mito

Authors:

Abstract and Figures

Resumen: A pesar de no formar parte del mismo contexto ni haber aparecido nunca integrados en el mismo relato, Tarteso y la Atlántida han formado parte de una misma historia. Unidos por el mito, en este pequeño trabajo realizamos un recorrido a través de las principales hipótesis que han defendido el vínculo entre ambos conceptos. La finalidad es hacer reflexionar al lector sobre la base científica e his-tórica de estas hipótesis, pues es la única manera de ubicar cada concepto en su contexto; para devolver a la Atlántida a su mito.
Content may be subject to copyright.
ArqueoWeb, 18, 2017: 15-30 Fecha de recepción: 19/06/2017
ISSN: 1039-9201 Fecha de aceptación: 06/10/2017
15
Tarteso vs la Atlántida: un debate que trasciende al mito
Tartessos vs Atlantis: a debate that oversteps myth
Esther Rodríguez González
Instituto de Arqueología Mérida (CSIC Junta de Extremadura)
Resumen: A pesar de no formar parte del mismo contexto ni haber aparecido nunca integrados en el
mismo relato, Tarteso y la Atlántida han formado parte de una misma historia. Unidos por el mito, en
este pequeño trabajo realizamos un recorrido a través de las principales hipótesis que han defendido el
vínculo entre ambos conceptos. La finalidad es hacer reflexionar al lector sobre la base científica e his-
tórica de estas hipótesis, pues es la única manera de ubicar cada concepto en su contexto; para devolver
a la Atlántida a su mito.
Palabras clave: Tarteso, Atlántida, mito, ciudad
Abstract: Despite not being part of the same context neither appearing in the same story, frequently
Tartessos and Atlantis have been associated in the same tales. United by the myth, in this small paper we
make a tour through the main hypotheses that have defended the link between both concepts. The aim is
to make the reader think about the scientific and historical basis of these hypotheses, because it is the only
way to put each concept in its context; to return Atlantis to its myth.
Keywords: Tartessos, Atlantis, myth, city
Y si a él mismo no le fuera deparada la fortuna de encontrar la
vieja Tartessos, acaso estas páginas indiquen a otros la ruta se-
gura. Lo importante es el éxito, no quien lo obtenga.
(Schulten, 2006: 32)
1. Érase una vez
Los trabajos y estudios acerca de Tarteso han
sufrido un fuerte incremento en los últimos años.
Esto se debe, fundamentalmente, al aumento de las
excavaciones arqueológicas y a la revisión de an-
tiguos trabajos que han permitido asentar o rebatir
paradigmas que se llevaban debatiendo desde los
Rodríguez González, E. Tarteso vs Atlántida…
16
años 80 del pasado siglo. De este modo, ahora con-
tamos con nuevas líneas de trabajo y un amplio
elenco de materiales arqueológicos que nos permi-
ten comprender mejor qué es Tarteso, con el obje-
tivo final de abandonar sus derroteros precolonia-
les y sus estigmas “orientalizantes” y centrarnos en
el origen de esta cultura y su desarrollo histórico,
no solo en los territorios que comprenden el núcleo
tartésico, es decir, las actuales provincias de Sevi-
lla, Cádiz y Huelva, sino también de sus tradicio-
nales “periferias”, en este caso el valle medio del
Guadiana (Celestino y Rodríguez González (eds.)
2017).
Curiosamente, es esta última región, el Gua-
diana Medio, la que mejores resultados está apor-
tando al conocimiento de Tarteso, aunque sea en
su fase final, pues de ella proceden los últimos y
más sorprendentes hallazgos correspondientes a
esta cultura. Así, a los edificios ya conocidos de
Cancho Roano (Zalamea de la Serena) y La Mata
(Campanario), se suman ahora los resultados obte-
nidos de las diferentes campañas de excavación ar-
queológica llevadas a cabo en el yacimiento de
‘Casas del Turuñuelo’ (Guareña), cuyo buen es-
tado de conservación tanto arquitectónica como
material servirá para conocer muchos aspectos que
ignorábamos hasta el momento de esta cultura
(Celestino 2014; Rodríguez González y Celestino,
2017). Así mismo, y como veremos más adelante,
el conocimiento que actualmente tenemos de Tar-
teso no sería igual si pasamos por alto las excava-
ciones en enclaves como el Teatro Cómico de Cá-
diz, el Castillo de Chiclana o el Carambolo, en Se-
villa. Las excavaciones arqueológicas llevadas a
cabo en este último yacimiento han servido para
desvelar una buena parte del origen y estructura de
Tarteso (Fernández Flores y Rodríguez Azogue,
2007).
Lamentablemente, y a pesar de los avances
científicos a los que hemos hecho alusión, Tarteso
sigue siendo una cultura a medio camino entre la
historia y el mito. Esto se debe a la fuerte tradición
que todavía prevalece acerca de la posible existen-
cia de una ciudad o un reino de Tarteso con un mo-
narca capaz de reinar 80 años y vivir hasta 120, así
como a las diferentes teorías que todavía la rela-
cionan con el mito de la Atlántida. Sin embargo,
por raro que pueda parecernos, todos hemos con-
tribuido de una manera u otra a la supervivencia de
esta tradición. A pesar de que se suceden los en-
cuentros científicos y las excavaciones arqueoló-
gicas que aportan base histórica a Tarteso, resulta
ineludible enunciar alguna pregunta que relacione
a esta cultura con la Atlántida, razón por la cual su
vínculo sigue haciéndose cada vez más estrecho.
Valga como ejemplo el artículo que aquí se pre-
senta, un nudo más para el fortalecimiento de esa
relación, pues hasta que no dejemos de justificar la
inexistencia de conexiones entre Tarteso y la
Atlántida, ni despojaremos al primero de su base
mitológica, ni aceptaremos que el segundo es úni-
camente un mito.
Por último, y antes de comenzar este pequeño
recorrido por la historia de Tarteso y su insepara-
ble mito atlante, y con la finalidad de no herir sen-
sibilidades, pues es bien sabido que se trata de un
tema en pleno debate que cuenta con un amplio
conjunto de seguidores, me gustaría aclarar que
este trabajo no posee la finalidad de desmentir la
existencia de la Atlántida, pues quien suscribe es-
tas líneas no concibe la existencia de la misma más
allá del mito que Platón trasmite, sino que por el
contrario, únicamente pretende servir como un in-
tento por cambiar e incluso erradicar este relato
pseudiarqueológico que ha unido a ambos concep-
tos.
ArqueoWeb, 18, 2017: 15-30 ISSN: 1139-9201
17
2. En el extremo occidente del Mediterráneo
En origen, Tarteso y la Atlántida no formaban
parte de un mismo relato. Hasta la fecha, no cono-
cemos ninguna fuente grecolatina que narre rela-
ción alguna entre ambas, por lo que esta historia
ya nace de una paradoja. Su relación se la debemos
a la coincidencia o la casualidad, a la descripción
de dos territorios similares con un punto funda-
mental en común, sus riquezas.
Gran parte de la herencia historiográfica que
hoy poseemos se la debemos al autor alemán A.
Schulten, quien entre otros trabajos se afanó en lo-
calizar la ciudad de Tarteso. Para ello, se embarcó
en la profunda lectura de la Ora Marítima, un
poema escrito por el autor latino Rufo Festo
Avieno en el siglo IV d.C. Dicho poema, al parecer
tomado de un periplo massaliota del siglo VI a.C.,
contiene una detallada descripción de las costas
mediterráneas en la que se incluye la localización
del país de Tarteso. Así, dado el éxito que Schile-
mann había tenido en la búsqueda de Troya y Mi-
cenas siguiendo las lecturas de los poemas de Ho-
mero y Pausanias, respectivamente, Schulten in-
tentó emular la misma hazaña pero localizando la
ciudad de Tarteso.
“Las tierras del ancho orbe se extienden
ampliamente, y el oleaje, volviendo sobre sus
pasos, se desparrama alrededor de la tierra.
Pero allá por donde el profundo mar se intro-
duce desde el Océano, para que este abismo del
Mar Nuestro se forme con toda su amplitud, se
halla el Golfo Atlántico. Aquí se encuentra la
ciudad de Gadir, llamada, primero, Tarteso.
Aquí están las columnas del porfiado Hércules,
Abila y Calpe, a la izquierda de dicha tierra, la
otra es cercana a Libia: silban con el violento
septentrión, pero ellas se mantienen seguras en
su lugar” (80-90) Avieno, Ora Maritima.
Tras años de trabajo, en el verano de 1923
Schulten llevó a cabo excavaciones en el Cerro del
Trigo, dentro del paraje natural de Doñana en com-
pañía del arqueólogo británico de origen francés,
G. Bonsor, quien ya había realizado numerosos
trabajos por el valle del Guadalquivir y a quien de-
bemos el conocimiento de yacimientos como las
necrópolis de Cruz del Negro o Bencarrón, ahora
fundamentales para comprender la organización
social de Tarteso. También les acompañaba el ge-
neral A. Lammerer, quien hizo las veces de topó-
grafo, mientras que el Duque de Tarifa y Denia, se
encargó, no sin reparos, de correr con los gastos de
la investigación. El resultado final fue la localiza-
ción de un enclave de salazones romano (Fig. 1).
Tradicionalmente, siempre se han atribuido a
Schulten los primeros trabajos llevados a cabo en
el Cerro del Trigo cuando en realidad era Bonsor
quien contaba con los permisos para llevarlos a
cabo (Celestino, 2014: 64). Sin embargo, ante el
fracaso de los trabajos, Bonsor terminaría por
abandonar la expedición por lo que Schulten se
convirtió en el protagonista de la misma.
La búsqueda de Tarteso continuó y surgieron
nuevas lecturas que intentaban justificar el esplen-
dor de esta cultura así como su origen. Es en este
contexto donde se inserta la identificación de Tar-
teso con la Atlántida por parte de Schulten, sin
duda la hipótesis que más ha calado entre los afi-
cionados a la arqueología y los apasionados del
mito (Mederos, 2008:105). Su defensa quedó re-
cogida tanto en la traducción de su libro en 1924
como en un trabajo titulado Tartessos y la Atlán-
tida publicado en la Revista Investigación y Pro-
greso del año 1928 (año II, 3).
Tras las lecturas de la Ora Marítima de Avieno
y el Kritias y el Timeo de Platón, la intuición de
Schulten le llevó a identificarlos con una misma
realidad, pues según el autor alemán: o todo nos
Rodríguez González, E. Tarteso vs Atlántida…
18
engaña, o la hermosa ficción platónica de la isla
Atlántida contiene una noticia obscura de Tartes-
sos. Ello es posible, en efecto, porque el recuerdo
de la tierra fabulosa del remoto Occidente debía
estar aún vivo en tiempos de Platón, transcurridos
sólo ciento cincuenta años” (Schulten (ed.) 2006:
135).
Según sus investigaciones no podía caber duda
alguna en la identificación de Tarteso con la Atlán-
tida cuando la descripción de ambas venía a coin-
cidir en varios aspectos. El primero de ellos era la
localización geográfica trasmitida, más allá de las
Columnas de Hércules, ubicadas en el Estrecho de
Gibraltar, y próximas a la ciudad de Gades, iden-
tificada en varias ocasiones con la propia Tarteso.
El segundo punto de confluencia era la riqueza que
poseían ambos territorios, ricos en metales como
el estaño, el oro y la plata, sobresalientes en Tar-
teso. La tercera concurrencia era la topografía,
pues ambos se localizaban sobre una gran llanura,
abierta al mar por un lado y rodeada de montañas
por el otro, una descripción que según Schulten ve-
nía a retratar el enclave en el que se localizaba Tar-
teso.
Figura 1: Dibujo de Bonsor en el que se representa el Golfo Tartésico. Colección de la Hispanic So-
ciety of America.
ArqueoWeb, 18, 2017: 15-30 ISSN: 1139-9201
19
Por último, y aunque describe algunas coinci-
dencias más, caso de las leyes o la existencia de
palacios, se detiene en la repentina desaparición de
la Atlántida reflexionando de la siguiente manera:
¿no concuerda también con lo que referían los
cartagineses sobre los bajos fondos en el Océano,
allende las columnas, para disuadir a los extran-
jeros de viajar a estos mares? La fábula de la
Atlántida, sumergida de pronto en el fondo del
mar, ¿no podría ser la forma poética en que los
griegos explicaban la súbita desaparición de Tar-
tessos y la interrupción de toda noticia de ella?”
(Schulten, (ed.) 2006: 140). Para el autor alemán,
todo poema contaba con partes ficticias o engala-
nadas para conseguir con ello enriquecer las des-
cripciones o hacerlas para el lector más atractivas.
Lo cierto es que las interpretaciones realizadas
por Schulten nos han legado un auténtico cajón de
sastre que, por el momento, nos vemos incapaces
de ordenar. Aún, casi un siglo después de sus pri-
meras publicaciones hay quien confía en la exis-
tencia de un vínculo entre Tarteso y la Atlántida;
todo ello a pesar de que la arqueología es incapaz
de confirmar la existencia de la Atlántida, al
mismo tiempo que ha dotado a Tarteso de una
realidad cultural que lo aleja de su mítica ciudad
para acercarlo a la materialidad histórica.
3. La obsesión por Doñana y la ciudad de Tar-
teso
A pesar de las infructíferas expediciones de
Schulten, quién terminaría sus días obsesionado
por localizar la ciudad de Tarteso, las investigacio-
nes en torno a esta mítica cultura coparían parte del
interés científico durante las décadas siguientes.
La creencia de la existencia de la Atlántida no cayó
completamente en el olvido, pues Schulten contó
con un pequeño número de seguidores entre los
que se encontraban Manuel Esteve o César Pemán,
quienes concentraron sus fuerzas en la búsqueda
de Tarteso en Mesas de Asta (Jerez de la Frontera,
Cádiz) (Esteve, 1969; Pemán, 1941). Los resulta-
dos de sus investigaciones no contaron con la rele-
vancia esperada, pues Esteve apenas pudo locali-
zar los niveles tartésicos de este paraje al contar
con una fuerte ocupación romana (Mederos, 2008:
112-ss). A pesar de ello, es por todos conocida la
importancia de este yacimiento para el conoci-
miento de Tarteso, pues parece que se trata de uno
de sus principales asentamientos; sin embargo, to-
davía sigue viviendo el sueño de los justos (Celes-
tino, 2014: 67), a la espera de que nuevos trabajos
arqueológicos arrojen un poco más de luz sobre la
estructura y organización del mismo.
Sin duda alguna, uno de los trabajos más rele-
vantes y que todavía hoy en día sigue constitu-
yendo un referente para el análisis del territorio de
Tarteso, es el estudio publicado en 1959 por el
geólogo e ingeniero de minas Juan Gavala, quien
retomó la lectura de la Ora Marítima de Avieno
para emprender un nuevo estudio del paisaje. A di-
ferencia de Schulten, Gavala concluyó tras su exa-
men que resultaba imposible que la ciudad de Tar-
teso se localizara en Doñana debido a que este es-
pacio durante la protohistoria se encontraba com-
pletamente inundado, primero por el denominado
Golfo Tartésico y, posteriormente, por el romano
Lago Ligustino, lo que descartaba por completo la
posible existencia de algún tipo de asentamiento
en este punto de la geografía (fig. 2).
Rodríguez González, E. Tarteso vs Atlántida…
20
Figura 2: Mapa del estuario del Guadalquivir y el Guadalete (Gavala, 1959).
ArqueoWeb, 18, 2017: 15-30 ISSN: 1139-9201
21
Durante algunas décadas, la búsqueda de la ciu-
dad de Tarteso, y por ende de la Atlántida, quedó
relegada a un segundo plano. Es en ese marco en
el que se insertan los trabajos de José Ramón Mé-
lida, Antonio García y Bellido, Antonio Blanco
Freijeiro, Juan de Mata Carriazo o Juan Maluquer
de Motes, pioneros en el estudio de la cultura ma-
terial tartésica, por lo que sus trabajos resultan fun-
damentales para comprender la concepción actual
que hoy día tenemos de Tarteso. (Álvarez Martí-
Aguilar, 2005; Rodríguez González, e.p.). Es a
este momento al que pertenecen también las exca-
vaciones en yacimientos como El Carambolo,
Cancho Roano, Setefilla o la Necrópolis de Mede-
llín, entre otros, considerados ítems fundamentales
para la compresión de Tarteso. Así, tras los prime-
ros trabajos arqueológicos en torno a esta cultura,
la práctica totalidad de los historiadores y arqueó-
logos estaban de acuerdo en considerar a Tarteso
como una cultura que se extendía por el valle del
Guadalquivir e incluso hacía el interior, más que
como una única y espléndida ciudad. Lo único que
quedaba por descifrar era si su origen se situaba
con anterioridad o posterioridad a la llegada de los
elementos orientales propios de la colonización
histórica.
A pesar de que ya apenas quedan dudas para ca-
racterizar a Tarteso como una cultura resultado de
la unión entre elementos orientales e indígenas,
dotada de fuertes regionalismos como consecuen-
cia de las diferencias locales que se marcan en
cada uno de los territorios que integran Tarteso
(Campos y Alvar (eds.), 2013), recientes trabajos
han sacado de nuevo a la palestra el problema del
poblamiento protohistórico en Doñana, si bien
ahora basados en la revisión de los trabajos geo-
morfológicos llevados a cabo por Gavala, pues en
el momento de su elaboración no pudo tener en
cuenta dos variables fundamentales: la teoría de
tectónica de placas y las fluctuaciones climáticas
del Holoceno.
Ciertamente, el espacio que actualmente está
ocupado por las marismas de Doñana es uno de los
territorios que mayores modificaciones a sufrido a
lo largo de la Historia dada su naturaleza geoló-
gica, las alteraciones que ha sufrido el nivel del
mar y la acción antrópica (Rodríguez-Ramírez et
al., 1996; Rodríguez Ramírez, 1998; Ruiz et al.,
2002). De ese modo, recientes trabajos han mos-
trado como hace aproximadamente unos 3200
años, las marismas de Doñana comenzaron a col-
matarse debido a un proceso de aportes de sedi-
mentos costeros como consecuencia de la existen-
cia de varios eventos enérgicos o tsunamis, entre
los que cabe citar por su interés dentro del contexto
de este trabajo uno en torno al 2000 BP, otro hacia
el 1500 BP y un tercero en torno al 1250 BP (Cá-
ceres Puro et al., 2006) (fig. 3). Estos nuevos datos
han reabierto las puertas a la posible existencia de
ocupación humana dentro de las marismas del
Guadalquivir desde momentos muy antiguos, de
tal manera que el mito ha regresado reforzado a
Tarteso aun cuando no había desaparecido por
completo. De ese modo, la teoría de los tsunamis
ha servido de incentivo para justificar la repentina
desaparición de la Atlántida y su ocultación bajo
el mar.
Es en este punto de las investigaciones donde
entra en juego el estudio y análisis de las fotogra-
fías aéreas y de satélite, las cuales se han conver-
tido en los últimos años en el sustento de las hipó-
tesis acerca de la localización de Tarteso y la
Atlántida en las marismas del Guadalquivir. Ante
la incapacidad de las fuentes y la arqueología, pa-
rece que el tratamiento de estas imágenes es el úl-
timo recurso para, al menos, poder especular sobre
la localización de ambas.
Rodríguez González, E. Tarteso vs Atlántida…
22
Figura 3: Localización de los tsunamis holocenos localizados en Portugal y el sur de España. Cáceres
(Puro et al. 2006: 3, fig. 3).
En este contexto, la prestigiosa revista inglesa
Antiquity publicaba en su versión on-line, dentro
del volumen 78 de junio de 2004 un trabajo del fí-
sico alemán Rainer W. Kühne, quien tras analizar
un conjunto de fotografías satélite afirmaba haber
localizado una serie de estructuras que se corres-
pondían con la Atlántida (fig. 4). Su trabajo partía
de la investigación de otros dos autores, el alemán
Wernwe Wickboldt (Wöstmann, 2003a; 2003b),
ArqueoWeb, 18, 2017: 15-30 ISSN: 1139-9201
23
que con un año de antelación ya había hecho refe-
rencia a la existencia de las imágenes por satélite,
y el profesor francés de la Universidad de Aix en
Provence, Jacquez Collina Girad, quien había pu-
blicado ya varios trabajos en los que defendía la
localización de la Atlántida en la isla de Espartel
(Collina, 2001; 2002).
Figura 4: Imagen de satélite de Doñana donde se
indica la localización de la Atlántida (Kühne
2004).
Kühne elogiaba en su trabajo a su compatriota
alemán al mismo tiempo que desmentía la posible
ubicación de la Atlántida en la isla Espartel, basán-
dose para ello en la descripción del paisaje de la
Atlántida realizado por Platón y la geografía de la
isla propuesta por Collina Girad. Así, la teoría de
Kühne sobre la localización de la mítica ciudad se
basa, fundamentalmente, en la revisión de una se-
rie de fotografías de 1996, donde el físico alemán
dice reconocer la presencia de dos estructuras rec-
tangulares interpretadas como dos templos, uno el
de Poseidón y otro el de Poseidón y Cletio, rodea-
dos de varios anillos concéntricos que identifica
con la descripción que Platón hace sobre las es-
tructuras que integran la Atlántida.
La publicación de este trabajo causó en su mo-
mento un fuerte revuelo mediático que trascendió
los límites puramente científicos. Quizás el ejem-
plo que mejor lo representa sea la emisión del do-
cumental “En busca de la Atlántida” producido
por el canal National Geographic. Dicho docu-
mental dice estar basado en las elucubraciones,
más que investigaciones, realizadas por el arqueó-
logo de la Universidad de Hartford, Connecticut,
Richard Freund, quien tras analizar varias imáge-
nes por satélite tomadas en 2003 en las marismas
de Doñana, en las que se aprecian varios círculos
concéntricos, se sumó a la búsqueda de la mítica
cultura sin suerte alguna. Lamentablemente, la
aparición de este tipo de trabajos, en los que la fi-
nalidad económica prima por encima del avance
científico, es la razón fundamental por la que la
Atlántida nunca recobrará su sentido original, el
mito.
4. La contrastación de la hipótesis Wickboldt-
Kühne: El proyecto Hinojos
En el año 2005 nació el Proyecto Hinojos con
el objetivo de contrastar la hipótesis Wickboldt
Kühne. Se trata de un proyecto multidisciplinar in-
tegrado por investigadores del Consejo Superior
de Investigaciones Científicas y la Universidad de
Huelva, a través del cual se buscaba cotejar si las
formas geométricas localizadas a través de las
imágenes de satélite se correspondían con estruc-
turas arqueológicas y, en caso afirmativo, determi-
nar la antigüedad de las mismas (Celestino et al.,
2016: 82).
Para llevar a cabo este trabajo el proyecto inte-
gró diversas metodologías. El punto de partida fue
la revisión de las fotografías aéreas publicadas por
Kühne y su contrastación tanto con las imágenes
procedentes del Vuelo Americano de 1956 como
con una serie de fotogramas obtenidos gracias a la
Rodríguez González, E. Tarteso vs Atlántida…
24
aplicación de un avión teledirigido (fig. 5). A ello
se sumó el trabajo de campo dividido en tres eta-
pas: las prospecciones pedestres, la ejecución de
varios sondeos geofísicos que permitieran conocer
la lito-estratigrafía del enclave y una prospección
electro-magnética del subsuelo (Celestino et al.,
2016: 84).
Figura 5: Estructura localizada durante los trabajos en Doñana identificada con un enclave islámico.
Imagen: Proyecto Hinojos
Los resultados obtenidos en el proyecto mostra-
ron la existencia de tres incursiones oceánicas o
tsunamis (Rodríguez Ramírez et al. 2015: 33-37;
Jiménez-Moreno et al., 2015) que habrían favore-
cido la lenta pero continuada colmatación de la
marisma de Doñana. Así, mientras los dos prime-
ros parecen corresponderse con dos movimientos
muy destructivos que arrasarían el poblamiento
correspondiente a la fase neolítica - calcolítica y la
del Bronce Medio, respectivamente, el tercero pa-
rece relacionarse con un fenómeno de menor mag-
nitud (fig. 6). Esta comprobación daba un giro a la
lectura efectuada por Gavala, pues aunque con al-
gunas complicaciones dadas las condiciones de
ArqueoWeb, 18, 2017: 15-30 ISSN: 1139-9201
25
humedad y las temporales inundaciones, permitía
la ocupación de ciertos espacios de la marisma en
períodos concretos de tiempo.
A pesar de ello, la detección de los niveles de
ocupación resulta complicada, más para aquellos
enclaves que responden a una antigüedad superior
a los 2000 años, pues esta es la antigüedad que po-
seen las formaciones geológicas actuales de Do-
ñana (Celestino et al., 2016: 93). Eso quiere decir
que toda ocupación anterior a esos 2000 años, en
la actualidad se encuentra soterrada por niveles de
colmatación limo-arcillosa que se corresponden
con sucesivas aportaciones de sedimentos proce-
dentes de los fenómenos antes descritos, por lo que
resulta bastante complicado detectar yacimientos
arqueológicos tanto en superficie como a través de
las imágenes aéreas o de satélite.
Figura 6: Evolución geomofológica del paleo-estuario del Guadalquivir. (Celestino et al. 2016: 86, fig. 3.)
El proyecto Hinojos, prolongado hasta el año
2013, concluyó que las estructuras localizadas por
Kühne se correspondían con construcciones de
época andalusí, momento en el que parte de la ma-
risma parece que fue ocupada por un conjunto de
alquerías dedicadas a la explotación del entorno,
como así ha podido comprobarse gracias a las
prospecciones efectuadas (Celestino et al., 2016:
95). Tras el arrasamiento del lugar en época cris-
tiana, las marismas de Doñana experimentaran una
lenta recuperación y reocupación que culminará ya
en época contemporánea.
A pesar de los resultados aportados por el pro-
yecto, la arqueología y la afición sigue tropezando
sobre la misma piedra. En la actualidad, La Al-
gaida ha vuelto a recobrar el protagonismo arqueo-
lógico tras salir a la luz un nuevo lote de imágenes
satélite en las que parecen apreciarse, de nuevo, un
conjunto de estructuras entre las que se vuelven a
destacar la presencia de círculos concéntricos. No
Rodríguez González, E. Tarteso vs Atlántida…
26
es la primera vez que la Algaida es objeto de in-
vestigaciones, pues son destacables los trabajos ar-
queológicos ya efectuados en ese enclave de Do-
ñana (Barbadillo, 1950; Estevez-Guerrero, 1952;
Blanco Freijeiro y Corzo Sánchez, 1983; Corzo
Sánchez, 1984). Entre los restos arqueológicos do-
cumentados parece que el enclave fue objeto de
ocupación durante los siglos VI y IV a.C., crono-
logía a la que corresponden los restos de un san-
tuario, y, posteriormente, durante época turdetana
y romana; sin embargo, pocos son los datos que
poseemos acerca del primer momento de ocupa-
ción pues buena parte de los restos recuperados du-
rante las excavaciones nunca han sido publicados.
Así mismo, este enclave ha sido sugerido por al-
gunos autores como el lugar donde se habría loca-
lizado la mítica ciudad de Tarteso (Rodríguez-Ra-
mírez, 1998: 127-128), dado que en la antigüedad
La Algaida fue una isla.
Figura 7: Estela de La Pimienta, Capilla, Badajoz .Catálogo de las Estelas Decoradas del Museo Ar-
queológico Provincial de Badajoz (s. VIII V a.C.): 50
ArqueoWeb, 18, 2017: 15-30 ISSN: 1139-9201
27
Recientemente, el protagonismo de la historia
se ha trasladado a las tierras del interior, concreta-
mente a la provincia de Jaén. Los sucesivos e in-
fructíferos trabajos en torno al Estrecho de Gibral-
tar y las repetitivas menciones a Doñana, han pro-
vocado que la búsqueda de la Atlántida deba con-
tar con nuevos horizontes sustentados por el inte-
rés económico que deja al margen de la historia al
rigor científico. La última muestra de ello es la
emisión de un nuevo trabajo documental produ-
cido por el cineasta James Cameron y retransmi-
tido por el Canal National Geographic bajo el tí-
tulo El resurgir de la Atlántida. Tras recorrer
buena parte del Mediterráneo, la propuesta reco-
gida en este trabajo hace referencia al yacimiento
de Marroquíes Bajos (Jaén), donde las excavacio-
nes arqueológicas han documentado una secuencia
que se extiende desde el Neolítico hasta época me-
dieval (Alcalá et al., 2003; Aranda Jiménez et al.,
2016). Según la documentación recogida en el
filme, este enclave, al que pueden sumarse otros
yacimientos del interior como Cancho Roano (Za-
lamea de la Serena, Badajoz) o la Motilla de Azuer
(Daimiel, Ciudad Real), serían asentamientos le-
vantados por población descendiente de los atlan-
tes, como así lo demuestran elementos como los
escudos con escotadura en ‘V’ representados en
las estelas (fig. 7) o la arquitectura de círculos con-
céntricos que posee el segundo de ellos; todo
puesto en relación con la modélica arquitectura
que Platón nos trasmite acerca de cómo sería la
Atlántida. A esta idea, considerada la conclusión
final del trabajo documental, se suma la presenta-
ción de otras muchas “evidencias” que carecen de
contrastación científica al mismo tiempo que no
forman parte de un mismo contexto histórico y
cronológico, por lo que unirlas dentro de un mismo
relato únicamente conduce a la confusión.
5. ¿Dónde está el límite de esta historia?
Lo cierto es que ni hubo una Atlántida en el Es-
trecho de Gibraltar ni pobladores atlantes en los
valles del Guadalquivir y el Guadiana. Lo único
real dentro de esta historia es que, a pesar de déca-
das y décadas de investigación científica, la ar-
queología ha sido incapaz de localizar un solo
fragmento que haga referencia a la posible existen-
cia real, o si se prefiere física, de la Atlántida; de
igual modo que lejos estamos de dar con la rica
ciudad de Tarteso. Quizás por ello haya llegado el
momento de poner fin a esta historia devolviendo
a cada uno de ellos al lugar que les corresponde.
Con esta reflexión no quiero decir que la Atlán-
tida no existiera, claro que existió, dentro de la fi-
losofía de Platón y es ahí donde debe permanecer
sin intentar traspasar el límite de lo real. El autor
griego intenta dibujarnos cómo sería una sociedad
ideal donde cada estatus social ocupa su espacio y
tiene asignadas unas tareas, un modelo utópico que
garantiza el equilibrio del sistema. Ahora, si Platón
se inspiró para retratarla en alguna ciudad concreta
de la Antigüedad, ya sea del extremo occidente del
mediterráneo o de la orilla opuesta es algo que to-
davía estamos muy lejos de poder conocer; sin em-
bargo, no debemos olvidar que el hecho de que na-
die más de su tiempo hiciera mención a la Atlán-
tida es una muestra más de que ésta formaba parte,
exclusivamente, del pensamiento del filósofo
griego.
Algo muy diferente está ocurriendo con Tarteso
en los últimos años, como ya anunciábamos en el
párrafo con el que iniciábamos este trabajo. El
avance de las investigaciones y del trabajo de
campo ha permitido dibujar un nuevo perfil cada
vez más alejado del mito. Apenas caben dudas
para considerar a Tarteso como una cultura for-
mada tras la unión entre fenicios e indígenas, un
Rodríguez González, E. Tarteso vs Atlántida…
28
proceso de hibridación en el que las poblaciones
locales jugaron un papel fundamental que ha que-
dado fosilizado en el registro arqueológico (Celes-
tino, 2014). No hemos olvidado y desterrado las
teorías de Schulten, simplemente han pasado a for-
mar parte de la historiografía arqueológica; algo
que debemos comenzar a hacer con las teorías que
defienden la localización de la Atlántida, pues ya
es hora de pasar la página y emprender nuevas lec-
turas que encabecen nuevos puntos de vista. Ha-
bremos conseguido ese objetivo el día que tenga-
mos que dejar de escribir acerca de la simbiosis
entre la Atlántida y Tarteso.
Referencias bibliográficas
Alcalá, F.; Barba, V.; Castro, M.; Hornos, F.; Ibáñez, M. y Zafra, N. (2003): “La Zona Arqueológica de Marroquíes
Bajos (Jaén, Andalucía). Una experiencia de gestión arqueológica urbana”, II Congrés Internacional sobre mu-
seitzacio de jaciments arqueológics: 220-225.
Álvarez Martí-Aguilar, M. (2005): Tarteso. La construcción de un mito en la historiografía española. Málaga.
Aranda Jiménez, G.; Lozano Medina, A.; Escudero Carrillo, J.; Sánchez Romero, M.; Alarcón García, E.; Fernández
Martín, S.; Díaz-Zorita Bonilla, M. y Barba Colmenero, V. (2016): “Cronología y temporalidad de los recinto
de fosos prehistóricos: el caso de Marroquíes Bajos (Jaén), Trabajos de Prehistoria 73-2: 231-250.
Barbadillo, P. (1950): Alrededor de Tartessos: los descubrimientos de la Algaida. Sanlúcar de Barrameda.
Blanco Freijeiro, A. y Corzo, R. (1983): “Monte Algaida. Un santuario púnico en la desembocadura del Guadalqui-
vir”, Historia 16, VIII, 87: 123-128.
Cáceres Puro, L. M.; Rodríguez Vidal, J.; Ruiz, F.; Rodríguez-Ramírez, A. y Abad, M. (2006): “El registro geoló-
gico Holoceno como instrumento para establecer periodos de recurrencia de tsunamis: el caso de la costa de
Huelva”, 5ª Asamblea Hispano-Portuguesa de Geodesia y Geofísica: 1-4.
Campos, J. y Alvar, J. (eds.) (2013): Tarteso. El emporio del metal. Almuzara. Córdoba.
Celestino Pérez, S. (2014): Tarteso. Viaje a los confines del mundo antiguo. Trebede. Madrid.
Celestino Pérez, S. y Rodríguez González, E. (eds.) (2017): Territorios comparados: los valles del Guadalquivir,
el Guadiana y el Tajo en época tartésica. Anejos del Archivo Español de Arqueología LXXX. CSIC.
Celestino Pérez, S.; Cerrillo Cuenca, E.; León Conde, A.; López-Sáez, J.A.; Pérez-Asencio, J. N.; Rodríguez Ra-
mírez, A. y Villarías-Robles, J.J.R. (2016): “Razones geológicas, arqueológicas y antropológicas de la conser-
vación de Doñana: el proyecto Hinojos (2005-2013)”, en M. Ferrer (coord.), Doñana, 50 años de investigaciones
arqueológicas, Anejos Arbor: 81-100.
Collina-Girad, J. (2001): “L´Atlantide devant le dètroit de Gibraltar?”, Mythe et gèologie, (2a) 333: 233-240.
Collina-Girad, J. (2002): “La Crise Finiglaciaire à Gibraltar et l´Atlantide: Tradition orale et Géologie”, Préhistoire
Anthropologie Méditerranéennes, T. 10 11: 53-60.
Corzo, R. (1984): “El santuario de La Algaida”, Cádiz y su provincia. Arte Antiguo: 137-171.
ArqueoWeb, 18, 2017: 15-30 ISSN: 1139-9201
29
Esteve Guerrero, M. (1952): “Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Fábrica de salazón romana en La Algaida”, Noticia-
rio Arqueológico Hispánico, 1: 126-133.
Esteve Guerrero, M. (1969): “Asta Regia: una ciudad tartésica”, V Symposium Internacional de Prehistoria Penin-
sular (Jérez 1968): 111-118.
Fernández Flores, A. y Rodríguez Azogue, A. (2007): Tartessos desvelado. La colonización fenicia del Suroeste
peninsular y el origen y ocaso de Tartessos. Almuzara. Córdoba.
Gavala y Laborde, J. (1959): La Geología de la Costa y Bahía de Cádiz y el poema “Ora Maritima” de Avieno.
Madrid.
Jiménez-Moreno, G.; Rodríguez Ramírez, A; Pérez Asensio, J. N.; Carrión, J.S.; López Sáez, J. A.; Villarías Robles,
J.J.R.; Celestino Pérez, S.; Cerrillo Cuenca, E.; León, A. y Contreras, C. (2015): “Impact of late-Holocene ari-
dification trend, climate variability and geodynamic control on the environment from a coastal area in SW
Spain”, The Holocene, 25 (4): 607-617.
Khüne, R. W. (2004): “A location for “Atlantis?”, Antiquity, 78, nº 300. (http://antiquity.ac.uk/ProjGall/kuhne).
Mangas, J. y Plácido, D. (eds.) (1994): Avieno. Testimonia Hispaniae Antiqva 1.
Mederos, A. (2008): “Estratigrafías para Tartessos: Doñana, Mesas de Asta, Carteia, Carmona y Huelva”, SPAL,
17: 97-136.
Pemán, C. (1941): El Paisaje tartésissico de Avieno. CSIC.
Rodríguez González, E. (e.p.): El poblamiento del valle medio del Guadiana durante la I Edad del Hierro. Bi-
blitheca Praehistorca Hispana, Editorial CSIC.
Rodríguez González, E. y Celestino, S. (2017): “El valle medio del Guadiana durante la I Edad del Hierro: una
nueva lectura sobre su organización territorial”, en S. Celestino y E. Rodríguez González (eds.), Territorios
Comparados: los valles del Guadalquivir, el Guadiana y el Tajo en época tartésica. Anejos del Archivo Español
de Arqueología LXXX: 213-236.
Rodríguez-Ramírez, A. (1998): Geomorfología del Parque Nacional de Doñana y su entorno. Organismo Autó-
nomo de Parques Nacionales. Huelva.
Rodríguez-Ramírez, A.; Rodríguez-Vidal, J.; Cáceres, L.; Clemente, L.; Belluomini, G.; Manfra, L.; Improta, S. y
De Andrés, J. R. (1996): “Recent coastal evolution of the Doñana National Park (SW Spain)”, Quaternary
Science Reviews, 15: 803-809.
Rodríguez-Ramírez, A.; Pérez-Asensio, J. N.; Santos, A.; Jiménez Moreno, G. Villarías Robles J.J.R.; Mayoral, E.;
Celestino Pérez, S.; Cerrillo Cuenca, E.; López Sáez, J. A.; León, A. y Contreras, C. (2015): “Atlantic Extreme
Wave Events during the last four millennia un the Guadalquivir estuary, SW Spain”, Quaternary Research, 83:
24-40.
Ruiz, F.; Rodríguez-Ramírez, A.; Cáceres, L. M.; Rodríguez Vidal, J.; Yañez, C.; Clemente, L.; González-Rega-
lado, M. L., Abad, M. y De Andrés, J. R. (2002): “Cambios paleoambientales en la desembocadura del río
Guadalquivir durante el Holoceno reciente”, Geogaceta 31: 167-170.
Rodríguez González, E. Tarteso vs Atlántida…
30
Schulten, A. (1928): “Tartessos y Atlántida”, Investigación y Progreso, Año II: 18-19.
Schulten, A. (ed. 2006): Tartessos. Contribución a la historia más antigua de Occidente. (Reedición del volumen
publicado en 1924 en la Revista de Occidente). Renacimiento. Biblioteca Histórica. Sevilla.
Wöstmann, F. (2003a): “Atlantis lag in Südwest-Spanien”, BraunscheweigerZeitung.
Wöstmann, F. (2003b): “Forschermeldet: Atlantis gefunden”, BraunscheweigerZeitung
Chapter
Full-text available
There are reasons other than biological and environmental to argue for the preservation of Doñana National Park—reasons which are geological, archaeological, and anthropological. Up until the establishment of Estación Biológica of CSIC, the lower Guadalquivir River basin was home to a human community adapted to the rich, varied resources of a marshland milieu. Early in the 20th century, the construction of Palacio de la Marismilla led to the unexpected discovery of a yet older settlement: one by Cerro del Trigo, dated to the 2nd to the 6th century AD, which archaeologist G. Bonsor and philologist A. Schulten excavated in the 1920s. Their project confirmed such occupation, and, in the process, revealed an earlier, prehistoric one, along with clear signs of subsidence of the ground during the Holocene. In effect, Doñana National Park is a setting for relatively rapid geomorphological processes of scientific interest, which can be compared with those that climate oscillations and neo-tectonics have generated elsewhere in the planet over the past millennia. Since 2005 the interdisciplinary Hinojos Project has brought the relevance of these scientific accomplishments to bear on its own results—mainly, on the one hand, the evidence of settlement and cultural development that goes back to at least Neolithic times and, on the other, the traces of a rapid geomorphological dynamics that combines long phases of alluvial sedimentation and subsidence of the ground with short, periodic events of high-energy marine transgression. Full text in: http://editorial.csic.es/publicaciones/libros/12647/978-84-00-10101-5/donana-50-anos-de-investigaciones-cientificas.html KEY WORDS: Doñana, Guadalquivir paleo-estuary, Middle Holocene, Late Holocene, Geomorphological evolution, Neo-tectonics, Extreme Wave Events, Subsidence, Settlement changes, Neolithic, Copper Age, Bronze Age, Roman period, Islamic period. RESUMEN: Hay más razones que las biológicas y medioambientales para conservar Doñana: son razones geológicas, arqueológicas y antropológicas. Hasta la constitución de la Estación Biológica del CSIC en 1964, la comarca del bajo Guadalquivir estuvo habitada durante siglos por una comunidad humana adaptada al aprovechamiento de los muchos recursos que el medio marismeño ofrece. A comienzos del siglo XX, la construcción del Palacio de La Marismilla tuvo por efecto inesperado el descubrimiento de los restos de un poblamiento más antiguo aún: el del yacimiento de El Cerro del Trigo, de los siglos II a VI de nuestra era, que el arqueólogo G. Bonsor y el filólogo A. Schulten excavarían en la década de 1920. Su proyecto confirmó este poblamiento y, además, reveló indicios de otro, más remoto todavía, de la prehistoria, así como señales de una subsidencia general del terreno durante el Holoceno. El Espacio Natural es, en efecto, escenario de procesos geomorfológicos de duración relativamente rápida que tienen un gran interés científico; son comparables a los que generan en otras zonas del planeta las fluctuaciones climáticas y la neo-tectónica de los últimos milenios. El pluridisciplinar Proyecto Hinojos, iniciado en 2005, ha puesto en valor estos referentes para la ciencia sobre Doñana a la luz de sus propios resultados: principalmente, de un lado, evidencias de poblamiento y tradiciones culturales que se remontan al menos al Neolítico y, de otro, claros signos de una rápida dinámica geomorfológica de fases sedimentarias aluviales y de subsidencia, interrumpidas periódicamente por episodios erosivos de origen oceánico de alta energía. PALABRAS CLAVE: Doñana, paleo-estuario del Guadalquivir, Holoceno Medio, Holoceno Superior, evolución geomorfológica, neo-tectónica, episodios de transgresión oceánica extrema, subsidencia, cambios en poblamiento, Neolítico, Calcolítico, Edad del Bronce, época romana, época andalusí.
Article
Full-text available
The identification of the biblical Tarsis with the Tartessos of the classical sources, outlined the archaeological problem in second half of the 19th century of the need to defining that characteristic had the final phase of the Late Bronze Age in the Southwest Iberian Peninsula toward the Xth century BC, contemporary to the reigns of Solomon of Israel and Hiram of Tyre. To solve it, the book Tartessos of Adolf Schulten offered in 1922 a fascinating proposal. Tartessos, city according to Avienus, headquarters of an Empire that was encompassing all the South of the Iberian Peninsula. This Empire had been mentioned by Homero as Phaeacia and by Plato as the Atlantis. From then on, the search of the site of this legendary city has determined the archaeological investigation, first in Doñana (Seville) by A. Schulten and G. Bonsor. After in Mesas de Asta (Cadiz) by M. Esteve. In third place in Carteia (Cadiz) by J. Martínez Santa-Olalla. In fourth place in Carmona (Seville) by J.M. Carriazo and K. Raddatz. And finally in Huelva, by J.P. Garrido. This field investigation, between 1923-1973, lacked a published archaeological record assigned to the Late Bronze Age La identificación de la Tarsis bíblica con el Tartessos de las fuentes clásicas, planteó el problema arqueológico en la segunda mitad del siglo XIX de la necesidad de definir que características tuvo la fase final del Bronce Final en el Suroeste de la Península Ibérica hacia el siglo X AC, contemporáneo a los reinados de Salomon de Israel e Hiram de Tiro. Para resolverlo, el libro Tartessos de Adolf Schulten ofreció en 1922 una propuesta fascinante. Una Tartessos, ciudad según Avieno, sede de un Imperio que abarcaba todo el Sur de la Península Ibérica. Este Imperio había sido mencionado por Homero como Feacia y por Platón como la Atlántida. A partir de entonces, la búsqueda del emplazamiento de esta ciudad legendaria ha determinado la investigación arqueológica, primero en Doñana (Sevilla) por A. Schulten y G. Bonsor. Después en Mesas de Asta (Cádiz) por M. Esteve. En tercer lugar en Carteia (Cádiz) por J. Martínez Santa-Olalla. En cuarto lugar en Carmona (Sevilla) por J. de M. Carriazo y K. Raddatz. Y finalmente en Huelva, por J.P. Garrido. Esta investigación de campo, entre 1923-1970, careció de un registro arqueológico publicado asignable al Bronce Final.
Article
Full-text available
A multidisciplinary study from a number of drilled cores in the Guadalquivir estuary has made possible to identify as many as three extreme wave events and their facies in the 4th millennium BP (A: ~ 4000 cal yr BP, B: ~ 3550 cal yr BP, and C: ~ 3150 cal yr BP). These events, which caused strong erosion in the Guadalquivir sandy barrier and in the neighboring aeolian systems of El Abalario, brought about significant paleogeographical changes that may have affected human settlements established in the area during the Neolithic and Copper Age periods and during the Middle Bronze Age. The three events can be spatially correlated and their facies differentiated from more proximal to more distal from the coastline. The most proximal facies is characterized by a massive accumulation of shells, a sandy or sandy–muddy matrix, an erosive base, a highly diverse mixture of species (marine and estuarine), and lithoclasts. The most distal facies presents a muddy–sandy matrix, dominance of estuarine fauna, shell accumulation, presence of terrestrial species, mudpebbles, pebbles in a clayey matrix, and bioturbation. The evidence presented will further advance scientific knowledge about the impact of extreme wave events on coastal areas in SW Iberia and NW Africa.
Conference Paper
In recent years, numerous studies have focussed on the geological evolution of coastal areas, with the description of sucessive palaeogeographical phases inferred from geomorphological, sedimentological, faunal and/or mineralogical changes observed in box cores. Additional researches have analyzed the geological record of past high-energy events (tsunamis, storms), with the inclusion of lithostratigraphical, sedimentological, faunal and radiocarbon datings for this purpose. The southwestern iberian coast is properly for this kind of studies, mainly the estuarine areas of the south Atlantic rivers. Our main research area is located in the mouth of the Guadalquivir river, inside the Doñana National Park. This work has permitted to realize a revision of the tsunami-induced geological record between 5300 and 1990 years ago. We have dated five tsunamigenic events: 5309 cal. years BP (Vetalarena), 4200-4100 (Guadiamar), 3900-3700 (Carrizosa-Guadiamar), 2400-2200 (Vetalengua) and 2020-1990 (Las Nuevas). In the last 7000 years, at least twenty tsunamis have been registered in southwestern Iberia. The determination of the recurrence period is very difficult owing to the very scarce data, although our record and other authors do not discard a possible periodicity of 2000 years for a cycle of two events separated by 300-400 years.