ArticlePDF Available

Abstract and Figures

Estudiar de manera independiente los yacimientos arqueológicos que jalonan la carentes de una relación entre sí ante la falta de una iniciativa científica que los ponga en común. La heterogeneidad bibliográfica de la que parten los estudios sobre esta región desde los años 70 del pasado siglo, nos ha llevado a plantear en este proyecto la necesidad de realizar una nueva lectura del paisaje a partir de la cual confeccionar un nuevo patrón de ocupación acorde a nuestra región de estudio, para, a partir del mismo, realizar investigaciones que nos ayuden a esclarecer el proceso mediante el cual se produce la Valle del Guadalquivir, y su tradicional periferia, el Valle medio del Guadiana, a lo largo de la I Edad del Hierro.
Content may be subject to copyright.
Antesteria ISSN 2254-1683
Nº 2 (2013), 67-82. 68
EL GUADIANA MEDIO COMO REFLEJO DE TARTESOS: UNA
PROPUESTA PARA LA RELECTURA DE SU PAISAJE1
MIDDLE GUADIANA RIVER REFLECTING TARTESSUS: A PROPOSAL
REVIEW ITS SCENERY
Esther RODRÍGUEZ GONZÁLEZ2
8QLGDG$VRFLDGDµ$17$¶8$0,$0-CSIC)
Recibido: 29 de septiembre de 2012
Evaluado: 28 de enero de 2013
RESUMEN:
Estudiar de manera independiente los yacimientos arqueológicos que jalonan la
FXHQFDPHGLDGHOUtR*XDGLDQDKDGDGRFRPRUHVXOWDGRODDSDULFLyQGH ³OXJDUHVFHQWUDOHV´
carentes de una relación entre ante la falta de una iniciativa científica que los ponga en
común. La heterogeneidad bibliográfica de la que parten los estudios sobre esta región
desde los años 70 del pasado siglo, nos ha llevado a plantear en este proyecto la necesidad
de realizar una nueva lectura del paisaje a partir de la cual confeccionar un nuevo patrón de
ocupación acorde a nuestra región de estudio, para, a partir del mismo, realizar
investigaciones que nos ayuden a esclarecer el proceso mediante el cual se produce la
GLIXVLyQ\DVLPLODFLyQGH ³SUpVWDPRVFXOWXUDOHV´HQWUH HOQ~FOHRWDUWpVLFRSRU H[FHOHQFLDHO
Valle del Guadalquivir, y su tradicional periferia, el Valle medio del Guadiana, a lo largo de la
I Edad del Hierro.
ABSTRACT:
Independently studying archaeological sites in the Guadiana River middle basin has
OHGWRWKHDSSHDUDQFHRIµFHQWUDOSODFHV¶7KH\PLVVDOLQNDPRQJWKHPVHOYHVGXHWRWKHODFN
of scientific initiatives to bring them together. Bibliographic heterogeneity regarding research
LQWKLVUHJLRQIURPWKH¶VRQKDVPDGHXVWRZRQGHUWKURXJKWKLVSURMHFWDERXWWKHQHHGRI
carrying out a new review of this scenery as the basis of a new pattern of population in our
study region. All this with the aim of develop further research to clearly understand the
SURFHVVFRQWDLQLQJGLIIXVLRQDQGDVVLPLODWLRQRIµFXOWXUDOORDQV¶EHWZHHQ7DUWHVVXVKHDUWWKH
Guadalquivir River Valley and its traditional surroundings, the Guadiana River middle Valley,
during the Early Iron Age.
PALABRAS CLAVE: Protohistoria, Tartesos, Orientalizante, Guadiana, Sistemas de
Información Geográfica.
KEY-WORDS: Protohistory, Tartesos, Orientalizing, Guadiana, Geographic
Information System.
I. Introducción: de la literatura cuantitativa, a la arqueología cualitativa
La documentación de los primeros restos pertenecientes a navegantes orientales,
tanto en el entorno de la Bahía de Cádiz, como en la región onubense, y sobre todo el
1 (VWHWUDEDMR VH KD UHDOL]DGRHQHO PDUFR GHO3UR\HFWR³(VWXGLR DUTXHROyJLFR FRPSDUDWLYR HQWUH ORVWHUULWRULRV
SHULIpULFRVGH7DUWHVRVORVYDOOHVGHO*XDGLDQD\GHO7DMR´+$5-33985).
2 esther.rodrigez@iam.csic.es
Esther RODRÍGUEZ GONLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
Antesteria 69
Nº 2 (2013), 67-82.
GHVFXEULPLHQWR \ SXEOLFDFLyQ GHO FRQRFLGR ³IRQGR GH FDEDxD´ \ ORV PDWHULDOHV D pO
asociados, que Carriazo3 extrajo como interpretación de los hallazgos exhumados tras las
excavaciones en el Carambolo Alto, hace ya más de 50 años, supusieron el pistoletazo de
salida para la construcción de una historia acerca de Tartesos que marcaría, no únicamente
los hallazgos que en adelante se realizasen en el Valle del Guadalquivir, núcleo originario de
este reino retratado por las fuentes greco-latinas, sino también el devenir historiográfico de
sus áreas periféricas.
Esta nueva línea de trabajo, encargada de definir y delimitar geográfica y
culturalmente Tartesos, conoció un importante auge a principios de los años 70, período en
el que estos novedosos planteamientos comenzaron a instalarse en la franja más
septentrional del suroeste peninsular, aquella que comprende geográficamente el centro de
Portugal y las cuencas medias de los ríos Tajo y Guadiana a su paso por Extremadura. La
aplicación dentro de este paisaje de los postulados que habían sido confeccionados para
una correcta interpretación del poblamiento en el Valle del Guadalquivir a lo largo del Bronce
Final y el Hierro I, empujaron a esta región a lo que Ortiz Romero4 definió en uno de sus
WUDEDMRVKLVWRULRJUiILFRVFRPRXQDHWDSD³VLQDUTXHRORJtDH[WUHPHxDSHURFRQDUTXHRORJtD
en Extremadura´
Este interés por el conocimiento de las áreas periféricas de Tartesos y
consecuentemente del fenómeno que se conoce como orientalizante, se vio acentuado en
nuestra región de estudio tras la aparición de aislados pero importantes hallazgos como el
Tesoro de Aliseda (1920), uno de los mejores ejemplos de la orfebrería de la que hace gala
esta región, o las abundantes estelas de guerrero entre otros muchos objetos considerados
como el resultado de un comercio de prestigio.
El descubrimiento fortuito de un gran número de evidencias desvió hacía este
territorio la mirada de importantes y reputados especialistas como Blanco Freijeiro, García y
Bellido o Almagro Gorbea, que centraron algunos años de su carrera investigadora en el
estudio y publicación de estos objetos, lo que dará como resultado la aparición de una
amplia variedad de hipótesis que complicarán la labor de reconstrucción de la Arqueología
Orientalizante en Extremadura5. Será además en estos momentos, y de forma paralela a la
puesta en macha de las primeras intervenciones arqueológicas reguladas bajo la Dirección
General de Patrimonio, cuando se editen los primeros ejemplares de la serie Extremadura
Arqueológica, en la que desde entonces se recogen los resultados de todas aquellas
intervenciones puestas en marcha dentro de la región.
El predominio de un modelo cuantitativo donde el número de hallazgos primaba por
encima del contexto arqueológico en el que estos se inscribían, dio como resultado la
aparición de una heterogeneidad teórica y conceptual en la que se encontrará anclada la
arqueología extremeña a finales de los 70, momento en el que aparece publicada la obra de
Almagro Gorbea6: El Bronce Final y el Período Orientalizante en Extremadura, que supondrá
un antes y un después en los estudios protohistóricos de esta región. En ella, el autor
recoge todos los materiales documentados hasta la fecha, pertenecientes a estos dos
períodos históricos, en un intento de realizar una reflexión acerca de la profunda
aculturación que este paisaje sufre, tras el impacto que supuso el proceso de colonización
histórica.
A la publicación de estas primeras obras de carácter más general, se suman las
primeras intervenciones arqueológicas que Maluquer y Almagro Gorbea llevaron a cabo en
Cancho Roano7 (Zalamea de la Serena, Badajoz), y Medellín8 (Badajoz) respectivamente, lo
que supuso un crecimiento gradual de los interrogantes que giraban en torno a la
protohistoria, ya que a pesar de que ambos yacimientos pertenecían a aquel período
3 Carriazo 1978
4 Ortiz Romero 2007, 25
5 Celestino 1995
6 Almagro Gorbea 1977
7 Maluquer 1981; 1983
8 Almagro 1971
Esther RODRÍGUEZ GONZÁLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
70 Antesteria
Nº 2 (2013), 67-82.
histórico, apenas sirvieron a priori como modelos explicativos del mismo. Además, el
marcado carácter oriental de los restos exhumados en Cancho Roano, y en la necrópolis de
Medellín, vinieron a apoyar la idea que abogaba por una dependencia directa de estos
territorios hacia el núcleo principal de Tartesos, el Valle del Guadalquivir, de donde debían
proceder todos aquellos materiales. Esta teoría que desde los años 70 y 80 comenzó a
ganar adeptos, empujó a este territorio a incluirse dentro del que sería el modelo
epistemológico que lo definiría: el sistema de centro-periferia9.
La excavación sistemática de los dos enclaves anteriormente citados, a los que
podríamos sumar los sondeos estratigráficos efectuados en el Cerro del Castillo de
Medellín10 y la Alcazaba de Badajoz11, y la aparición dentro de la comunidad científica del
FRQFHSWR GH ³FRORQL]DFLyQ DJUtFROD´12, como justificación de la implantación de un modelo
oriental en las tierras del interior, marcarían un antes y un después en el conocimiento de las
dinámicas de poblamiento y el desarrollo de relaciones culturales entre la población indígena
del interior y los navegantes orientales instalados en las costas andaluzas desde mediados
del siglo IX a.C. Este panorama se verá acentuado a partir de los estudios llevados a cabo
en la década de los 90, viéndose traducido en el paso de un modelo cuantitativo a un
sistema cualitativo en el que, como ahora veremos, el yacimiento marca el punto de partida
para la reconstrucción de la historia.
De ese modo, en la década de los 90 cobrará principal interés la aparición de lo que
VH FRQRFH FRP~QPHQWH FRPR ³OXJDUHVFHQWUDOHV´ HV GHFLU  JUDQGHV DVHQWDPLHQWRV TXH
localizados en puntos estratégicos del Valle Medio del Guadiana, cumplen los requisitos
principales para convertirse en auténticos polos de control territorial encargados de regir la
organización jerárquica de los asentamientos.
Este nuevo modelo de poblamiento quedó recogido en la publicación de la obra:
Castros y oppida en Extremadura13, donde se hacía aún más palpable el intento de
implantar un modelo de poblamiento propio del Valle del Guadalquivir dentro del Valle Medio
del Guadiana, que por aquel entonces se tenía como heredero directo y, por lo tanto, como
fiel reflejo de este.
Un ejemplo de este concepto de jerarquía viene detentado por el asentamiento de
Medellín identificado con Conisturgis14, una ciudad prerromana citada por Estrabón en el
libro tercero de su Geografía15. Este enclave ostentaría un papel como cabeza regente del
territorio, organizador del Guadiana Medio, y responsable de la gestión de los recursos y del
control político-territorial de este entorno. De él dependían asentamientos menores como el
poblado del Palomar16, en Oliva de Mérida (Badajoz), el edificio protohistórico de la Mata17
(Campanario, Badajoz), excavado a principios de los años 90, o el propio edificio de Cancho
5RDQR =DODPHD GH OD 6HUHQD %DGDMR] LGHQWLILFDGR FRQ XQ ³SDODFLR-IRUWtQ´ GHQWUR GH XQ
plan de control territorial18.
Este panorama, que aparece muy bien dibujado en las dos interesantes obras que
aquí reseñamos19, contribuyó a la creación de dos posturas más que, aunque enfrentadas
HQWUH Vt VH DIHUUDQ HQ GHILQLU D OD DUTXHRORJtD GH HVWD UHJLyQ FRPR XQ PRGHOR TXH ³KD
FUHFLGR GXUDQWH ORV ~OWLPRV WUHLQWD DxRV ³D OD VRPEUD GHO RSSLGXP´20, postura que ahora
sopesamos ante la necesidad de encontrar un modelo plausible que consiga exponer, con
nitidez, el sistema de poblamiento que rige este territorio a lo largo del I Milenio a.C.
9 Sherratt 1993
10 Almagro Gorbea y Martín Bravo 1994
11 Berrocal 1994
12 González Wargner y Alvar Ezquerra 1989; 2003
13 Almagro y Martín 1994
14 Almagro Gorbea 2008
15 Str. 3,2,2
16 Jiménez y Ortega 2001
17 Rodríguez Díaz (coord.) 2004
18 Almagro Gorbea y Torres 2007
19 Almagro Gorbea, Ripollés y Rodríguez 2009; Almagro Gorbea dir. 2008
20 Celestino 2005; Rodríguez, Pavón y Duque 2010: 41
Esther RODRÍGUEZ GONLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
Antesteria 71
Nº 2 (2013), 67-82.
Toda esta labor historiográfica no habría sido posible sin la puesta en marcha de
importantes trabajos de prospección21 auspiciados por la Línea de Territorio del Instituto de
Arqueología del CSIC con sede en Mérida, gracias al marcado interés que en los últimos
años se está mostrando por el estudio del paisaje y el territorio, siendo en estos momentos
cuando esta rama de la geografía atraviesa una etapa próspera y prometedora, al amparo
de la aplicación de las nuevas Tecnologías de Información Geográfica (TIG) en el ámbito de
la Arqueología.
El panorama actual aparece cargado de nuevos hallazgos como el recientemente
publicado Caserío de Cerro Manzanillo22 (Villar de Rena, Badajoz), o la edición de la obra
dedicada a las excavaciones llevadas a cabo en el poblado prerromano de Entrerríos23 en
2008 (Villanueva de la Serena, Badajoz). Ambas abren nuevas puertas al estudio de la
arqueología rural de este entorno, donde podemos destacar la labor que el Departamento de
Prehistoria de la Universidad de Extremadura y su equipo está desarrollando en torno a tres
ejes temáticos fundamentalmente: el paleoambiente, la paleoeconomía y el poblamiento,
que se han visto reflejados en la publicación de dos interesantes obras que se suman a las
síntesis de los dos yacimientos indicados anteriormente. Nos referimos a la publicación de
los libros: Extremadura Tartésica. Arqueología de un proceso periférico24 y al recientemente
editado: Campesinos y «señores del campo». Tierra y poder en la protohistoria extremeña25.
Podemos así resumir que la historia que actualmente conocemos de esta vasta
región, es el resultado de investigaciones referidas siempre a puntos de población aislados,
que demuestran la falta de una iniciativa común que aborde un estudio general del territorio,
panorama que viene en parte provocado por la existencia de un abundante número de
proyectos de investigación cuyos objetivos no responden a intereses estrictamente
comunes. El resultado final ha sido la aparición de dos unidades básicas de poblamiento,
que a continuación veremos: los asentamientos en alto y los edificios monumentales, sobre
los que de manera exclusiva se ha centrado la arqueología extremeña, dando como
resultado de todo ello una imagen muy fragmentada e incompleta de cómo estaría
realmente estructurado el territorio, situación que nosotros pretendemos paliar con la
propuesta que a continuación presentamos.
II. La gestación de un nuevo modelo para la interpretación del paisaje del Valle
Medio del Guadiana
Romper con una doble tradición ya asimilada de hayar por un lado, si no evidencias,
al menos un reflejo de lo que fue Tartesos dentro de Valle Medio del Guadiana, al tiempo
que, por otro lado, redefinimos las vías de trabajo introducidas en nuestro territorio por la
Arqueología Espacial a principios de los 80, donde los primeros trabajos estuvieron dirigidos
hacia la búsqueda de lugares centrales que como bien introduce Rodríguez Díaz26, podrían
GHILQLUVH FRPR ³DUWLFXODGRUHV GH HVSDFLRV JHRPpWULFDPHQWH GHOLPLWDGRV FRQ
FtUFXORVSROtJRQRV \ VDOWHDGRV SRU XQD QHEXORVD GH DVHQWDPLHQWRV PHQRUHV´ SXHGH
convertirse en una tarea cargada de complejidad.
Esta situación es fruto de una costumbre ya asimilada por las distintas escuelas
encargadas de la elaboración de un planteamiento metodológico para la interpretación del
paisaje de esta región, lo que nos lleva a las nuevas generaciones a ver a este sector de la
arqueología del suroeste anclado en una heterogénea definición necesitada de una labor
que compile toda la documentación y compare resultados.
21 Mayoral, Cerrillo y Celestino 2009
22 Rodríguez, Duque y Pavón 2009
23 Rodríguez, Pavón y Duque 2011
24 Rodríguez y Enríquez 2001
25 Rodríguez Díaz 2009
26 Rodríguez Díaz 2009
Esther RODRÍGUEZ GONZÁLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
72 Antesteria
Nº 2 (2013), 67-82.
Es cierto que, frente a esa tradición cuantitativa que fijaba su interés en la exposición
de objetos aislados, en los últimos años se han elaborado importantes trabajos resultado de
la excavación de destacados enclaves, que siguen sin contar con un estudio completo y
actualizado de toda la cuenca que vaya más allá de alguna síntesis de indudable valor
científico27. De ese modo, la aproximación que en estas hojas pretendemos exponer,
teniendo siempre presente que se trata de un proyecto en aras de construcción siempre
dispuesto a asimilar críticas y por supuesto a mejorar en muchos aspectos, nos permitirá, tal
vez en un futuro no muy lejano, observar el fenómeno histórico de una manera más
compleja y renovadora. Pero esta labor no puede completarse si previamente no hemos
comprendido las posturas defendidas por las escuelas más tradicionales, pues es de ellas
de donde parten las primeras teorías epistemológicas que, una vez hayamos asimilado,
podemos extraer e incorporar al corpus de nuevos modelos para el estudio del espacio que
ahora entendemos como un todo, que depende de la interrelación de determinados factores
que lo conforman para su correcto funcionamiento.
No obstante, debemos advertir al lector de que el paisaje homogéneo que se
construye mentalmente al imaginar la orografía que dibuja el Valle Medio de Guadiana, el
cual se extiende entre las tierras Llanas de Badajoz, las Vegas Altas y las Vegas Bajas del
Guadiana y la comarca natural de la Serena (Véase fig. 1), hasta llegar al extremo
occidental de la sub-meseta sur, poco o nada tiene que ver con la realidad paisajística que
las sociedades del Bronce Final y la Edad del Hierro observaron al mirar detenidamente este
territorio. Esto se debe, en parte, a la acción antrópica que supuso la puesta en marcha del
FRQRFLGR ³3ODQ %DGDMR]´ HMHFXWDGR HQ ORV DxRV  GHO SDVDGR VLJOR \ TXH, mediante un
proceso de roturación de la tierra y su adaptación al cultivo de regadío, supuso y hoy en día
aún supone, una transformación del paisaje antiguo que actualmente nos proponemos
recuperar.
Por lo tanto, solo a partir de la aplicación de una visión renovadora y sin matices,
conseguiremos alejar el tópico historiográfico que ve en modelos asimilables a la provincia
de Sevilla, Jaén, Cádiz o Huelva un modelo apropiado a partir del cual interpretar el
poblamiento del Guadiana, región que no negaremos sea deudora en muchos aspectos de
su vecino Guadalquivir, pero que en muchos otros ha sabido representar una personalidad
propia que aún hoy en día muchos parecen desconocer.
De esa forma, hemos concebido para nuestro estudio, una doble vía de trabajo que a
nivel macro-espacial primero, y meso y micro-espacial en segundo lugar, abarque los
aspectos más relevantes, no únicamente para la reconstrucción de paisaje antiguo, sino
para la comprensión del concepto de frontera28 y de hibridación cultural29. Nos referimos en
primer lugar al análisis de las vías de comunicación, y en segundo al conocimiento de las
pautas de ocupación humana a lo largo de toda la I Edad del Hierro, apartado en el que se
incluye en análisis exhaustivo de los registros materiales documentados en las estratigrafías
arqueológicas seleccionadas a lo largo del desarrollo y evolución de este trabajo.
II.1. Las vías de comunicación:
El escaso interés que hasta hace algunos años se ha tenido por el análisis del
paisaje de esta región, y de nuevo la tradición que pesa sobre el trazado de las líneas de
influencia entre el Valle del Guadalquivir y el Valle del Guadiana, nos lleva a partir en el
estudio de las vías de comunicación de una información sesgada y escasa, así como de una
bibliografía muy antigua.
Así pues, los planteamientos efectuados hasta la fecha han dejado recaer el peso de
los contactos sobre un entramado de vías naturales -terrestres- que atravesando Sierra
Morena en dirección sur-norte comunicarían el núcleo Tartésico con el interior. La aparición
de enclaves arqueológicos pertenecientes al Bronce Final y la I Edad del Hierro en este
territorio, ha llevado a algunos investigadores a suponer la posible existencia de un proceso
27 Celestino 2005, 2009; Rodríguez Díaz 2009
28 AA.VV 1989; para el caso concreto de Extremadura véase: Rodríguez Díaz 1994; 2002
29 Bhabha 2002
Esther RODRÍGUEZ GONLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
Antesteria 73
Nº 2 (2013), 67-82.
de difusión de influencias orientales desde los mismos hacia la Estremadura Portuguesa y el
límite que marca la desembocadura del río Tajo. Este proceso se ha identificado en la
OLWHUDWXUDFRPRXQIHQyPHQRGH³FRORQL]DFLyQWDUWpVLFD´30.
El establecimiento de esta vía natural de comunicación, cubría las necesidades de
dar una explicación plausible a la aparición de materiales orientalizantes en las estratigrafías
documentadas en los yacimientos del interior, al mismo tiempo que abandona a su suerte al
resto de alternativas que ahora nosotros, al igual que anteriormente hicieron otros autores31,
pretendemos valorar como posibles vías no tanto de penetración, como de control territorial.
Nos referimos al papel que debieron jugar arterias fluviales como el Tajo y el Guadiana en el
establecimiento de estos contactos.
A nadie llama ya la atención cuando se hace referencia al papel que los enclaves
coloniales de la costa atlántica portuguesa jugaron en la koiné fenicia, la cual hace solo
algunos años se encontraba monopolizada por los establecimientos repartidos por las
costas andaluzas. La importancia que en los últimos años han adquirido estos enclaves, le
ha supuesto un importante papel como eje vertebrador del territorio al río Tajo, dentro del
proceso de orientalización de las tierras de la Alta Extremadura; proceso que no parece
ocurrir de igual forma con aquellos territorios bañados por el Guadiana, salvando aquellas
colonias detectadas en el entorno próximo a su desembocadura.
Probablemente la razón de que esta importante arteria fluvial haya carecido de
interés, se encuentra en la escasez de trabajos referentes a la fisionomía de su cuenca,
como consecuencia de la localización de su tramo bajo entre la frontera política que separa
a España de Portugal, y que deja a parte de la cuenca del Guadiana en tierra de nadie.
Olvidar que existe un tramo que bordea el territorio tartésico nos ha empujado a obviar la
existencia de un importante conector fluvial que probablemente fuese testigo de importantes
contactos.
Pero estudiar actualmente la fisionomía de este río se vuelve un trabajo arduo y
complejo dadas las transformaciones que ha sufrido a partir de la ejecución en los años 60
del Plan Badajoz ya citado, donde la construcción de pantanos artificiales que cubrieran las
necesidades del regadío supuso una reducción considerable de su caudal, alejándonos de
ese modo de la imagen real que éste tendría en el siglo VIII a.C., fecha a la que pertenecen
los vestigios orientalizantes más antiguos.
De esa forma, combinar los conocimientos que ya tenemos sobre el trazado de las
vías terrestres, con la existencia no únicamente de ríos principales, sino también de
afluentes y arterias menores como pueden ser los ríos Sado o el Mondego, y lo que resulta
aún más importante, la localización en sus proximidades de los principales núcleos de
poblamiento orientalizante, nos puede ayudar a dibujar y sistematizar las diferentes líneas
de penetración de rasgos culturales, que no tienen por qué tener un único punto de partida y
una única finalidad en la medida en la que tanto el área comprendida por el Golfo de Cádiz y
Huelva, pero también el Golfo de Lisboa, ejercen un papel como difusores de rasgos
culturales e identitarios, que parecen ser la causa de un proceso que se conoce con el
QRPEUHGH³FRORQL]DFLyQDJUtFROD´
II.2. El conocimiento de las pautas de ocupación:
A pesar de la importancia que en el proceso de orientalización debieron jugar las vías
de comunicación a través de las que se transmitían ideas y tradiciones, nuestro interés se
centra principalmente en el conocimiento de las pautas de ocupación humana y en las
relaciones de jerarquía que se establecen entre los diferentes asentamientos. Es por ello
que en las siguientes líneas ampliaremos los objetivos de este proyecto haciendo partícipe
al lector de los interrogantes que pretendemos solventar con el desarrollo del mismo.
Como ya apuntábamos en la introducción, el estudio aislado de los enclaves
localizados a lo largo de la cuenca del Guadiana, había supuesto la elaboración de un doble
modelo de ocupación que muchos autores creen poder definir nítidamente a pesar de que
30 Almagro Gorbea y Torres 2009; Almagro Gorbea 2010
31 Pellicer 1996, 2000; Arruda 2002, 2007, 2011
Esther RODRÍGUEZ GONZÁLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
74 Antesteria
Nº 2 (2013), 67-82.
los ejemplos a tratar son escasos. De ese modo, hemos asistido con el paso de los años, a
la gestación de un modelo de distribución del poblamiento que poco tiene que ver con la
realidad que prevalece si observamos detenidamente el territorio.
Según los planteamientos bajo los que actualmente trabajamos, el territorio
extremeño se encontraría dominado en época protohistórica por una serie de asentamientos
en altura, papel que detentan los yacimientos de Medellín32, la Alcazaba de Badajoz33 y la
posible Dipo34 (Guadajira-Lobón, Badajoz), siendo el primero de ellos al que se le atribuye
un papel determinante en el conjunto del territorio. La importancia de estos enclaves se
encuentra en su destacada posición en altura, junto a un vado del río Guadiana, lo que les
brinda un perfecto control visual de todo su entorno, tanto para la supervisión de las labores
de producción y explotación de los recursos, como para las tareas de defensa del territorio
circundante; a pesar de que al contrario de lo que ocurre en el Bajo Guadalquivir con
asentamientos como Cerro Macareno35 o la Mesa de Setefilla36, considerados como
unidades básicas para la comprensión del poblamiento en esta región, los asentamientos
del Valle Medio del Guadiana carecen de un sistema defensivo compuesto por murallas que
les permita asemejarse a los enclaves andaluces.
A esto se suma la parquedad de los datos extraídos de las lecturas estratigráficas
exhumadas en las excavaciones de estos enclaves, las cuales apenas hacen referencia a
UHVWRV HGLOLFLRV \ PDWHULDOHV FDSDFHV GH DYDODU HVWD KLSyWHVLV D ³H[FHSFLyQ´ GH 0HGHOOtQ
que cuenta con los restos de una importante necrópolis orientalizante que confirma la
existencia de un destacado núcleo de población de localización aún desconocida.
La escasez de restos que evidencien la existencia de un urbanismo destacado, nos
empuja a considerar algo apresurado el uso que en la literatura actual se hace del término
oppidum37 como apelativo para la designación de estos asentamientos38.
Como segundo modelo de ocupación destacan los edificios monumentales,
fenómeno exclusivo del Valle del Guadiana cuya cronología abarca desde mediados del
siglo VI a.C. hasta finales del siglo V o principios del IV a.C., cuando estos se ven
amortizados y enterrados bajo la estructura tumular que hoy en día les permite destacar
dentro del paisaje de penillanura que caracteriza a la cuenca media del Guadiana.
Aunque actualmente conocemos una veintena de ellos en proceso de estudio dentro
del marco de este proyecto, solo dos han sido excavados en su totalidad y de forma
sistemática: Cancho Roano39 (Zalamea de la Serena, Badajoz) y la Mata40 (Campanario,
Badajoz). Las técnicas arquitectónicas que los caracterizan, así como los materiales con los
que fueron construidos (zócalos de piedra sobre los que se elevan alzados de adobe que
delimitan estancias con pavimentos de arcilla roja apisonada y, en ocasiones, suelos de
pizarra), nos remiten a construcciones de innegable origen mediterráneo, modelo
constructivo del que difieren sensiblemente pues los edificios occidentales presentan unas
dimensiones menores, una cronología más temprana y una total desvinculación hacía un
núcleo urbano, centrando su actividad en la explotación agropecuaria de los recursos de la
zona. No obstante, y a pesar de estas diferencias, sus analogías más cercanas debemos
buscarlas en áreas con una fuerte influencia fenicia y en edificios como el del Carambolo,
Coria del Río, Montemolín o Abul.
El limitado conocimiento que actualmente poseemos de este modelo de edificio, ha
llevado en múltiples ocasiones a la distorsión de su funcionalidad. Es por ello que resultaría
interesante la aplicación de una nueva terminología para su denominación que fuese mucho
más ecléctica, eliminando para ello la carga funcional que hasta ahora tienden a presentar,
32 Almagro Gorbea dir. 2008
33 Berrocal 1994
34 Almagro, Ripollés y Rodríguez 2009
35 Pellicer, Escacena, Bendala 1983
36 Aubet y otros 1983
37 García Fernández 2003
38 Celestino 2005
39 Celestino 2001
40 Rodríguez Díaz coord. 2004
Esther RODRÍGUEZ GONLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
Antesteria 75
Nº 2 (2013), 67-82.
pues hasta donde el conocimiento de estas construcciones alcanza, la funcionalidad de los
mismos no les es común a todos, sino al contrario, encontrándonos ante la adopción y
asimilación de un modelo arquitectónico que en cada localización responde a un uso
determinado ya sea como almacén, santuario o palacio, entre otros, existiendo incluso
diferencias entre aquellos localizados en el entorno inmediato al Guadiana y aquellos otros
alejados de este importante curso de agua, como es el caso de Cancho Roano, que parece
responder a unos particularismos muy determinantes, como así queda reflejado en su
cronología de origen mucho más temprana que la documentada en el resto de edificios.
Pero al margen de estas dos modalidades que se han encargado de acaparar la
producción literaria de las últimas décadas, las intervenciones de urgencia llevadas a cabo
en los últimos años han permitido documentar un nuevo modelo de asentamiento en época
Orientalizante, centrado en la localización de poblados ubicados en llano de los que al
menos conocemos con seguridad dos que han sido ya excavados de manera parcial: El
Palomar41 (Oliva de Mérida, Badajoz) y el caserío de Cerro Manzanillo42 (Villar de Rena,
Badajoz), asentamientos que han pasado hasta la fecha casi desapercibidos al no contar
con paralelos en el patrón de ocupación confeccionado para el estudio del poblamiento en el
Valle del Guadalquivir, cuyas secuencias, como ya hemos venido subrayando
anteriormente, han constituido los contextos culturales, edilicios y materiales de referencia
para el estudio de toda la cuenca del Guadiana.
La documentación de este nuevo modelo abre la puerta a una nueva línea de
investigación, que rompe por un lado con el tópico de localizar de forma exclusiva los
asentamientos en puntos de altura, al mismo tiempo que vuelve a fundamentar algunos de
ORVSULQFLSLRVVREUHORV TXHVH VXVWHQWDHOPRGHORGH ³FRORQL]DFLyQDJUtFROD´GH ODVWLHUUDV
del interior.
Pero además, el análisis estratigráfico de estos emplazamientos puede conllevar la
localización y delimitación de las áreas de ocupación correspondientes al Bronce Final,
ausentes de los niveles más profundos de las estratigrafías exhumadas en las excavaciones
de los yacimientos en altura, siendo ahora cuando este período comienza a tomar forma y
ganar sentido43.
Esta nueva modalidad se basa en la existencia de aldeas y granjas que gravitan en
torno a un poblado central, como es el caso de Medellín. Al contrario de lo que se pensaba
debieron constituir la clave del sistema de ocupación, si tenemos en cuenta que serían los
encargados de la gestión de la economía y la producción del territorio; un territorio que en
este caso concreto destaca por la riqueza agropecuaria de sus tierras. La cronología de
estos enclaves se extiende a lo largo de todo el período Orientalizante hasta mediados del
VLJOR 9, D& GRQGH OD KLVWRULRJUDItD VLW~D OD FRQRFLGD ³&ULVLV GHO VLJOR 9, D&´ TXH QR
afectará únicamente al territorio de Tartesos, sino al parecer también a sus áreas aledañas.
La desaparición de estos supondrá el nacimiento de un nuevo sistema de organización del
territorio, siendo ahora cuando el Guadiana adquiere plenamente una personalidad propia.
Debemos tener en cuenta que al margen de los estudios de territorio, estos enclaves
suponen un acercamiento hacia un modo de vida distinto, que ha pasado casi desapercibido
hasta ahora, y que se encuentra alejado de la visión utópica que en determinadas
circunstancias conlleva el análisis de las clases dirigentes o más destacadas de la sociedad,
aquellas que se hacían representar en las estelas del suroeste o que portaban la rica
orfebrería y toréutica de la que hace gala este periodo histórico. Nos referimos a la
existencia de una sociedad rural44 sobre cuya estructura se sustentaba realmente la
organización territorial y el sistema de producción.
Un ejemplo de este modelo aparece representado en el yacimiento conocido como
Cerro de la Barca-Torruco (Villanueva de la Serena, Badajoz), localizado en la ladera norte
de un promontorio que mira hacia el Guadiana, lo que le ofrece una ubicación estratégica
41 Jiménez y Ortega 2001
42 Rodríguez, Duque y Pavón 2009
43 Jiménez Ávila ed. 2012
44 Rodríguez Díaz 2009
Esther RODRÍGUEZ GONZÁLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
76 Antesteria
Nº 2 (2013), 67-82.
excelente, no solo por el control que le permite ejercer sobre el propio río, sino por la
conexión visual que guarda con yacimientos como Medellín.
Aunque en publicaciones más antiguas siempre había quedado identificado como un
túmulo orientalizante tipo Cancho Roano o la Mata45, actualmente tenemos indicios
suficientes que parten, de su localización en la ladera norte de la elevación y no en la zona
más pronunciada de ésta, y se sustentan en la concentración de material cerámico en esta
misma zona, para pensar que nos encontramos frente a un poblado en llano que por la
GHQVLGDG GHO PDWHULDO HQ VXSHUILFLH WHQGUtD DSUR[LPDGDPHQWH ¶ ± 3 hectáreas de
extensión.
La cronología que se le asigna a este enclave proviene en primer lugar de la
aparición aislada de una placa de bronce (Véase fig. 2), que portaría una figura zoomorfa
como así dejan insinuar cuatro ejemplares que, documentados en Cancho Roano46,
constituyen sus paralelos, otorgándole a la pieza una fecha que no sobrepasa el siglo V a.C.
En segundo lugar, a este hallazgo fortuito se suma la existencia de varias cajas de material
cerámico, procedentes de la ejecución en 2003 de una veintena de sondeos geológicos, que
actualmente se encuentran en vías de estudio, pero de entre las cuales podemos destacar
la aparición de un borde y dos asas de un ánfora CR-IB, ejemplar producido a partir del siglo
VI a.C., lo que nos aporta una fecha post-quem; cerámica a torno oxidante entre las que se
cuantifica un fragmento con restos de pintura roja muy similar a los documentados en
yacimientos turdetanos del Bajo Guadalquivir y abundante cerámica a mano, junto a más de
una treintena de fragmentos de escoria que se asocian a restos de toberas y crisoles que
aún conservan en sus paredes adheridos restos de metal fruto de los trabajos de
copelación.
Este hallazgo hace pensar en la posible existencia de un taller de trabajo del bronce47
que, además de evidenciar una de las tareas desempeñadas en las proximidades del
asentamiento, nos permite pensar en el posible papel como centro redistribuidor de objetos
manufacturados que este desempeñaría. Pero esta y otras no dejan de ser hipótesis difíciles
de confirmar sin la puesta en marcha de los trabajos de prospección intensiva y excavación
que hay programados sobre el mismo.
III. El estado de la cuestión y nuestros objetivos
El tratamiento aislado de estos tres patrones de ocupación ha desembocado en el
diseño de tres modelos de paisaje diferentes para la Protohistoria de esta región, lo que nos
empuja a poseer una concepción errónea de lo que representa el fenómeno orientalizante
en el interior. Esta visión se ve acentuada debido a la aplicación de sistemas teóricos poco
apropiados para el análisis de este territorio, concepto que pretendemos reubicar con la
puesta en marcha de este proyecto, mediante la contextualización y redefinición de este
fenómeno.
Para ello, el punto de partida se encuentra en el análisis de todo el conjunto de
enclaves documentados hasta la fecha a lo largo de toda la cuenca del Guadiana, en un
intento de conocer el papel real que juega cada uno de ellos en el espacio, determinando si
su posición hace referencia a su rango y funcionalidad y, una vez conocida su entidad,
estimar que proporción de territorio y recursos eran capaces de controlar por sí mismos.
La puesta en común de toda esta información nos brindará la oportunidad de realizar
análisis comparativos que nos lleven a apreciar las similitudes y diferencias que existen
entre ellos, las cuales muchas veces van más allá de la localización geográfica que
presentan. Este amplio panorama facilitará la integración de los asentamientos en un
sistema jerárquico que identifique los diferentes tipos de enclaves en el conjunto del
territorio, y que nosotros hemos venido denominando a priori FRPR³PRGHORGHVLVWHPDVGH
45 Rodríguez y Ortiz 1998; Rodríguez Díaz (coord.) 2004; Jiménez y Ortega 2008
46 Celestino Pérez y de Zulueta de la Iglesia 2003: 49-52
47 Jiménez y Ortega 2008
Esther RODRÍGUEZ GONLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
Antesteria 77
Nº 2 (2013), 67-82.
YHFLQGDG´/D HOHFFLyQ GHHVWHWtWXORYLHQHGDGDSRUODFRVWXPEUHGHLJQRUDUODVUHODFLRQHV
políticas, económicas, comerciales y sociales que imperan sobre los asentamientos, lo que
deriva en el desconocimiento de las relaciones existentes entre asentamientos que en una
determinada área geográfica permanecen muy próximos espacialmente.
Una vez establecido el sistema de relaciones internas hemos diseñado una doble vía
de trabajo que recoge, en primer lugar, el establecimiento de análisis comparativos entre los
yacimientos contemporáneos localizados en los cursos medios del río Tajo y el río
Guadiana, mediante los que conocer los mecanismos por los que se ocupa este territorio
periférico y sus relaciones con los focos de origen; mientras que en segundo lugar
SURFHGHUHPRVDOD LGHQWLILFDFLyQ GHORVGHQRPLQDGRV³SUpVWDPRV FXOWXUDOHV´ FDXVDQWHVGHO
proceso de hibridación cultural que determinó a la cultura Orientalizante, adquiridos a partir
de esos contactos. Es en esa labor de individualización de rasgos culturales donde el
análisis de los repertorios cerámicos jugará un papel determinante.
Todo este volumen de información requiere de un aparato metodológico versátil que
nos permita gestionar los datos de manera clara y ordenada, ya que la concurrencia de
distintos métodos, técnicas e instrumentos de análisis puede complicar la comprensión final
de los resultados.
El pilar central de nuestra metodología está representado por las Tecnologías de
Información Geográfica (TIG), en pleno auge dentro de la disciplina arqueológica. La
combinación de estas herramientas con los datos obtenidos en los trabajos de campo dará
como resultado la elaboración de dos bases de datos que contengan la información
concerniente a cada uno de los asentamientos a lo largo de la I Edad del Hierro.
De esa manera, una base de datos cartográfica se encarga de recopilar toda la
información concerniente a la cartografía histórica, mapas temáticos y topográficos, etc.;
mientras que en una base de datos arqueológica se compilan todos los datos obtenidos de
los análisis de las muestras recogidas en los trabajos de campo (carpología, palinología,
antracología y fauna), las referencias escritas (informes y fichas) y bibliográficas, y las tablas
tipológicas elaboradas a partir de los materiales recogidos, tanto en los trabajos de
excavación como los detectados en superficie.
La combinación de los análisis de muestras y el estudio de los repertorios cerámicos
nos permitirá por un lado, conseguir una interpretación paleoambiental del entorno y una
reconstrucción dinámica de su bioarqueología; mientras que por otro lado, el análisis morfo-
tipológico de los recipientes, nos permitirá en primer lugar realizar una identificación de
rasgos culturales individualizando para ello los hábitos de consumo mediante los cuales
elaborar tablas tipológicas, que en un segundo lugar nos ayuden a establecer analogías
culturales entre el Valle del Guadiana y los contextos de las áreas de su entorno, a fin de no
realizar únicamente un análisis de carácter espacial, sino también socio-económico, político
y comercial.
Conscientes además de la antigüedad de la que adolecen muchas de las
intervenciones destinadas a su revisión, pues la gran mayoría se remonta a trabajos de los
años 70 y 80 del pasado siglo, completaremos la información bibliográfica que de ellas
tenemos con la ejecución de levantamientos topográficos y la generación de modelos
digitales de elevaciones (MDE), a partir de los cuales efectuar análisis de visibilidad e
intervisibilidad, de posición y orientación de los asentamientos y cálculos de pendientes y
accesibilidad, con el fin de obtener patrones de desarrollo y delimitar áreas de captación de
recursos.
Hemos asistido por lo tanto, desde los inicios de la Arqueología en Extremadura
hasta nuestros días, a un crecimiento exponencial no solo de datos aislados e información,
sino también de postulados e ideas que ahora toca ordenar y digerir.
La aparición de asentamientos en llano ha supuesto un cambio en la idea
preconcebida que existía acerca del papel que jugaban los asentamientos en altura dentro
del territorio, al mismo tiempo que se han convertido en el compañero ideal para la
comprensión espacial e histórica de los edificios monumentales que, necesitados de una
Esther RODRÍGUEZ GONZÁLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
78 Antesteria
Nº 2 (2013), 67-82.
iniciativa como esta, preparada para estudiarlos en su conjunto, siguen constituyendo un
unicum dentro de la Arqueología de la Península Ibérica.
Pero sin duda alguna, la finalidad última de todo este aparato metodológico y de
todos los objetivos planteados será la puesta en común de nuestros resultados, con aquellos
obtenidos en las regiones aledañas como son la costa e interior de Portugal, la cuenca del
Tajo, la región occidental de la Meseta Sur y el Bajo Guadalquivir, para comprender dentro
del marco general que engloba la región que denominamos del suroeste, bajo qué
circunstancias se produjo el impacto colonizador y que gentes lo llevaron a cabo,
individualizando la repercusión que este proceso tuvo sobre las poblaciones indígenas y
más concretamente sobre sus tradiciones y costumbres, determinando hasta qué punto los
fenómenos detectados en el Valle Medio del Guadiana son el resultado de una continuidad
documentada a lo largo del Bronce Final o, por el contrario, son la consecuencia de una
transmisión desde regiones limítrofes, en un intento de arrojar un poco más de luz sobre uno
de los periodos más complejos de la Arqueología del Suroeste.
IV. Bibliografía:
$$99³)URQWHUDV´Arqueología Espacial, 13. Teruel.
$OPDJUR*RUEHD0 ³/D QHFUySROLVGH 0HGHOOtQ %DGDMR]$SRUWDFLRQHV DOHVWXGLR
GHODSHQHWUDFLyQGHOLQIOXMRRULHQWDOL]DQWHHQ([WUHPDGXUD´Noticiario Arqueológico Hispano
16, 161-202.
Almagro Gorbea, M. (1977): El Bronce Final y el Período Orientalizante en Extremadura.
Biblioteca Prehistórica Hispana XIV. Madrid.
$OPDJUR*RUEHD0 ³0HGHOOtQ-Conisturgis: reinterpretación geográfica del suroeste
GH,EHULD´Boletín da Sociedade de Geografia de Lisboa, serie 126 ± nº 1-12, 84-115.
$OPDJUR *RUEHD 0  ³/D FRORQL]DFLyQ WDUWpVLFD WRSRQLPLD \ DUTXHRORJtD´ Serta
Paleohispanica J. de Hoz 10, 187-199.
Almagro Gorbea, M. y Martín Bravo, A. Mª. (eds.) (1994): Castros y Oppida en Extremadura.
Complutum Extra 4, Madrid.
$OPDJUR*RUEHD0\0DUWtQ%UDYR$0³0HGHOOtQ/DODGHUD1RUWHGHO&HUUR
GHO &DVWLOOR´ $OPDJUR *RUEHD 0 \ 0DUWtQ %UDYR $ 0 HGV Castros y oppida de
Extremadura, Complutum Extra 4, 77-127.
AlmaJUR*RUEHD0\7RUUHV2UWL]0³/DVIRUWLILFDFLRQHVWDUWpVLFDVHQHO6XURHVWH
SHQLQVXODU´%HUURFDO/\0RUHW 3 HGVPaisajes fortificados de la Edad del Hierro. Las
murallas protohistóricas de La Meseta y la vertiente atlántica en su contexto europeo, 35-55.
$OPDJUR *RUEHD 0 \ 7RUUHV 2UWL] 0  ³/D FRORQL]DFLyQ GH OD FRUWD DWOiQWLFD GH
Portugal: ¿Fenicios o Tartesios?, Paleohispanica 9, 113-142.
$OPDJUR *RUEHD 0 5LSROOpV 33 \ 5RGUtJXH] )  ³'LSR &LXGDG ³WDUWpVLFo-
WXUGHWDQD´HQHO9DOOHGHO*XDGLDQD´Conimbriga 48, 5-60.
Almagro Gorbea, M., Lorrio, M., Mederos, A. y Torres, M. (2008): La necrópolis de Medellín.
III. Estudios analíticos. IV. Interpretación de la necrópolis. V. El marco histórico de Medellín-
Conisturgi. Biblioteca Arqueológica Hispana 26-3. Madrid.
Esther RODRÍGUEZ GONLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
Antesteria 79
Nº 2 (2013), 67-82.
Arruda, A. M. (2002): Los fenicios en Portugal. Fenicios e indígenas en el centro y sur de
Portugal (siglos VIII-IV a.C.). Barcelona.
$UUXGD$0³$,GDGHGR)HUURGR6XOGH3RUWXJDO(VWDGRGD,QYHVWLJDoDR´MM 48,
114-139.
$UUXGD $ 0  ³,QGtJHQDV IHQLFLRV \ WDUWpVLFRV HQ HO RFFLGHQWH SHQLQVXODU PXFKD
JHQWH SRFD WLHUUD´ ÈOYDUH] 0DUWt-Aguilar, M. (ed.), Fenicios en Tartesos: nuevas
perspectivas, 151-160.
Aubet, Mª. E. y otros (1983): La Mesa de Setefilla. Lora del Río (Sevilla).Campaña de 1979.
Excavaciones Arqueológicas de España 122. Ministerio de Cultura. Dirección general de
Bellas Artes y Archivos. Subdirección General de Arqueología y Etnografía. Madrid.
Berrocal, L. (19 ³(O RSSLGXP GH %DGDMR]´ $OPDJUR *RUEHD 0 \ 0DUWtQ $ 0 HGV
Castros y oppida en Extremadura, Complutum Extra 4, 144-187.
Bhabha, H. K. (2002): El lugar de la cultura. Manantial. Buenos Aires.
Carriazo, J. de M. (1978): El Carambolo. Universidad de Sevilla, Sevilla.
&HOHVWLQR 3pUH] 6  ³(O 3HUtRGR 2ULHQWDOL]DQWH HQ ([WUHPDGXUD´ Extremadura
Arqueológica IV. Arqueología en Extremadura: 10 años de descubrimientos: 67-91.
&HOHVWLQR 3pUH] 6  ³/RV VDQWXDULRV GH &DQFKR 5RDQR 'HO indigenismo al
RULHQWDOLVPRDUTXLWHFWyQLFR´5XL]0DWD'\&HOHVWLQR3pUH]6HGVArquitectura Oriental
y orientalizante en la Península Ibérica, 17-56.
&HOHVWLQR 3pUH] 6  ³(O 3HUtRGR 2ULHQWDOL]DQWH HQ ([WUHPDGXUD \ OD FRORQL]DFLyQ
tartésLFD GHO LQWHULRU´ &HOHVWLQR 3pUH] 6 \ -LPpQH] ÈYLOD - HGV El Período
Orientalizante, Anejos del Archivo Español de Arqueología, XXV, 767-787.
&HOHVWLQR 3pUH] 6  ³3UHFRORQL]DWLRQ DQG FRORQL]DWLRQ LQ WKH LQWHULRU RI 7DUWHVVRV´
Dietler and López-Ruiz (eds.), Colonial Encounters in Anciente Iberia, Phoenician, greek,
and indigenous relations. The University of Chicago Press, 229-254.
&HOHVWLQR3pUH]6 \GH =XOXHWD GH OD,JOHVLD3³/RV%URQFHVGH&DQFKR5RDQR´
Celestino Pérez (ed.), Cancho Roano IX. Los materiales arqueológicos II. Instituto de
Arqueología de Mérida/CSIC-Junta de Extremadura, 9-123.
García Fernández, F. J. (2003): El poblamiento turdetano en el Bajo Guadalquivir. (Tesis
doctoral digitalizada). Sevilla.
GonzálH]:DJQHU & \$OYDU (]TXHUUD - ³)HQLFLRVHQ 2FFLGHQWH OD FRORQL]DFLyQ
DJUtFROD´Rivista di Studi Fenici 17: 61-102
*RQ]iOH]:DJQHU&\$OYDU(]TXHUUD-³/D&RORQL]DFLyQ$JUtFRODHQOD3HQtQVXOD
Ibérica. Estado de la cuestión y nuHYDVSHUVSHFWLYDV´*yPH]%HOODUGHG Ecohistoria del
Paisaje Agrario. Universidad de Valencia, 187-204.
Jiménez Ávila, J. (ed.) (2012): Sidereum Ana II. El río Guadiana en el Bronce Final,
Anejos de AEspaA LXII. Mérida.
Esther RODRÍGUEZ GONZÁLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
80 Antesteria
Nº 2 (2013), 67-82.
Jiménez Ávila, J. y Ortega BODQFR-³(OSREODGRRULHQWDOL]DQWHGHHO3DORPDU2OLYD
GH 0pULGD %DGDMR] 1RWLFLD SUHOLPLQDU´ 5XL] 0DWD ' \ &HOHVWLQR 3pUH] 6 HGV
Arquitectura Oriental y Orientalizante en la Península Ibérica, Consejo Superior de
Investigaciones Científicas, CSIC, Instituto de Historia, 227-248.
-LPpQH]ÈYLOD-\2UWHJD%ODQFR-³(O SREODPLHQWRHQOODQRGHO*XDGLDQD0HGLR
durante el período post-RULHQWDOL]DQWH´Anejos de AEspA XLVI, 251-281.
Maluquer de Montes, J. (1981): El santuario protohistórico de Zalamea de la Serena,
Badajoz I. Barcelona.
Maluquer de Montes, J. (1983): El santuario protohistórico de Zalamea de la Serena,
Badajoz II. Barcelona.
0D\RUDO 9 &HUULOOR ( \ &HOHVWLQR 6  ³0pWRGRV GH SURVSHFFLyQ DUTXHROyJLFa
intensiva en el marco de un proyecto regional: el caso de la comarca de la Serena
%DGDMR]´Trabajos de Prehistoria 66-nº1, 7-25
Ortiz Romero, P. (2007): Institucionalización y crisis de la Arqueología en Extremadura.
Comisión de Monumentos de Badajoz. Subcomisión de Monumentos de Mérida (1844-
1971). Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura, Mérida.
3HOOLFHU&DWDOiQ0³/DFRORQL]DFLyQIHQLFLDGH3RUWXJDO´Spal 7, 93-106.
3HOOLFHU &DWDOiQ 0  ³(O SURFHVR RULHQWDOL]DQWH HQ HO RFFLGHQWH LEpULFR´ Huelva
Arqueológica 16, 89-134.
Pellicer, M., Escacena, J.L. y Bendala, M. (1983): El Cerro Macareno. Excavaciones
Arqueológicas de España nº 124. Ministerio de Cultura. Dirección general de Bellas Artes y
Archivos. Subdirección General de Arqueología y Etnografía. Madrid.
5RGUtJXH] 'tD] $  ³(O 9DOOH 0HGLR GHO *XDGLDQD ³(VSDFLR GH )URQWHUD´ HQ OD
3URWRKLVWRULDGHO6XURHVWH,´Saguntum 27, 107-124.
5RGUtJXH] 'tD] $  ³([WUHPDGXUD XQ HVSDFLR SHULIpULFR y fronterizo en la
3URWRKLVWRULD GHO 6XURHVWH´ 0ROLQRV \ =LIIHUR HGV Primi Popoli d´Europa. Proponte e
riflessioni sulle origini della civiltá nell´Europa mediterránea, All´Insegna del Giglio. Bolonia,
249-265.
Rodríguez Díaz, A. (ed.) (2004): El EdLILFLR SURWRKLVWyULFR GH ³/D 0DWD´ &DPSDQDULR
Badajoz) y su estudio territorial. Universidad de Extremadura. Cáceres.
Rodríguez Díaz, A. (2009): Campesino y <<señores del campo>>. Tierra y poder en la
protohistoria extremeña. Bellaterra arqueología. Barcelona.
Rodríguez Díaz, A. y Enríquez Navascués, J. J. (2001): Extremadura tartésica. Arqueología
de un proceso periférico. Bellaterra arqueología. Barcelona.
5RGUtJXH]'tD]$\2UWL]5RPHUR3³/D0DWDGH&DPSDQDULR%DGDMR]8QQXHYR
ejemplR GH ³DUTXLWHFWXUD GH SUHVWLJLR´ HQ OD &XHQFD 0HGLD GHO *XDGLDQD´ Extremadura
Protohistórica: Paleoambiente, Economía y Poblamiento, 201-246.
Esther RODRÍGUEZ GONLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
Antesteria 81
Nº 2 (2013), 67-82.
Rodríguez, A., Duque, D. M. y Pavón, I. (eds.) (2009): El caserío de Cerro Manzanillo (Villar
de Rena, Badajoz) y la colonización agraria orientalizante en el Guadiana Medio. Memorias
de Arqueología Extremeña 12. Mérida.
5RGUtJXH]$ 3DYyQ,\'XTXH' 0³3REODFLyQSREODPLHQWR\PRGHORVVRFLDOHV
de la Primera Edad del Hierro en las cuencas extremeñas GHO*XDGLDQD\7DMR´Arqueología
Espacial 28, Arqueología de la Población, 41-64.
Rodríguez, A., Pavón, I. y Duque, D. M. (eds.) (2011): El poblado prerromano de Entrerríos
(Villanueva de la Serena, Badajoz). Campaña de 2008. Memorias de Arqueología
Extremeña 13. Mérida.
6KHUUDWW$³&RUH3HULSKHU\DQG0DUJLQ3UHVSHFWLYHVRQWKH%URQFH$JH´6WRUGGDW
S. y Mathers, C. (eds.), Development and Decline in the Mediterranean Bronze Age, 335-
345.
Esther RODRÍGUEZ GONZÁLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
82 Antesteria
Nº 2 (2013), 67-82.
Fig 1. Límite geográfico de las comarcas en las que se enmarca el proyecto.
Esther RODRÍGUEZ GONLEZ (O*XDGLDQD0HGLRFRPRUHIOHMRGH«
Antesteria 83
Nº 2 (2013), 67-82.
Fig 2. Placa de Bronce procedente del Cerro de la Barca-Torruco. Fotografía de la autora. Museo de
Badajoz.
Fig 3. Localización de los asentamientos incluidos en el estudio.
Conference Paper
Full-text available
Murillo González, J. Mª (2017): "Los Sistemas de Información Geográfica al servicio de la investigación protohistórica extremeña. Límites y posibilidades", en Mª A. López Arandia y A. Gallia (eds.), Itinerarios de investigación histórica y geográfica. Actas del II SEMINARIO INTERNACIONAL ITINERA. NUEVAS PERSPECTIVAS DE LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA Y GEOGRÁFICA, Celebrado en la Facultad de Ciencias de la Documentación y la Comunicación de la Universidad de Extremadura, los días 29 y 30 de mayo de 2014, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Extremadura, Cáceres, pp. 475-495. (ISBN: 978-84-608-4615-4)
Arquitectura Oriental y Orientalizante en la Península Ibérica
  • Jiménez Ávila
  • J Ortega
Jiménez Ávila, J. y Ortega B Arquitectura Oriental y Orientalizante en la Península Ibérica, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, Instituto de Historia, 227-248.
El santuario protohistórico de Zalamea de la Serena, Badajoz II. Barcelona. a intensiva en el marco de un proyecto regional: el caso de la comarca de la Serena Trabajos de Prehistoria 66-nº1
  • J Maluquer De Montes
Maluquer de Montes, J. (1983): El santuario protohistórico de Zalamea de la Serena, Badajoz II. Barcelona. a intensiva en el marco de un proyecto regional: el caso de la comarca de la Serena Trabajos de Prehistoria 66-nº1, 7-25
Institucionalización y crisis de la Arqueología en Extremadura
  • P Ortiz Romero
Ortiz Romero, P. (2007): Institucionalización y crisis de la Arqueología en Extremadura. Comisión de Monumentos de Badajoz. Subcomisión de Monumentos de Mérida (1844
El Cerro Macareno. Excavaciones Arqueológicas de España nº 124. Ministerio de Cultura. Dirección general de Bellas Artes y Archivos. Subdirección General de Arqueología y Etnografía
  • M Pellicer
  • J L Escacena
  • M Bendala
Pellicer, M., Escacena, J.L. y Bendala, M. (1983): El Cerro Macareno. Excavaciones Arqueológicas de España nº 124. Ministerio de Cultura. Dirección general de Bellas Artes y Archivos. Subdirección General de Arqueología y Etnografía. Madrid. Saguntum 27, 107-124.
El Ed Badajoz) y su estudio territorial
  • A Rodríguez Díaz
Rodríguez Díaz, A. (ed.) (2004): El Ed Badajoz) y su estudio territorial. Universidad de Extremadura. Cáceres.
Campesino y <<señores del campo>>. Tierra y poder en la protohistoria extremeña. Bellaterra arqueología
  • A Rodríguez Díaz
Rodríguez Díaz, A. (2009): Campesino y <<señores del campo>>. Tierra y poder en la protohistoria extremeña. Bellaterra arqueología. Barcelona.
Extremadura tartésica. Arqueología de un proceso periférico
  • Rodríguez Díaz
  • A Enríquez Navascués
Rodríguez Díaz, A. y Enríquez Navascués, J. J. (2001): Extremadura tartésica. Arqueología de un proceso periférico. Bellaterra arqueología. Barcelona. ejempl Extremadura Protohistórica: Paleoambiente, Economía y Poblamiento, 201-246.