BookPDF Available

Astigi Vetus: arqueología y urbanismo de la Écija Turdetana (S. VI - I a.C.)

Authors:
E s t h e r R o d r í g u e z G o n z á l e z
Astigi vetus
Astigi vetusAstigi vetus
Astigi vetus
Arqueología y urbanismo
de la Écija turdetana
(ss. VI - I a.C.)
La Ergástula 2014
Colección
ARQUEOLOGÍA Y PATRIMONIO _ 8
Madrid, diciembre de 2014
Con la colaboración de:
© ASTIGI VETUS. ARQUEOLOGÍA Y URBANISMO DE LA ÉCIJA
TURDETANA (ss. VI - I a.C.)
Esta edición es propiedad de EDICIONES DE LA ERGASTULA y no se
puede copiar, fotocopiar, reproducir, traducir o convertir a cualquier
medio impreso, electrónico o legible por máquina, enteramente o en parte,
sin su previo consentimiento. Cualquier forma de reproducción,
distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo
puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción
prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos
Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún
fragmento de esta obra.
Todos los derechos reservados.
© de los textos: Esther Rodríguez González (2014).
© de las ilustraciones: los autores.
© Ediciones de La Ergástula, S.L.
Calle Béjar 13, local 8
28028 – Madrid
w w w . l a e r g a s t u l a . c o m
Diseño y maquetación: La Ergástula
Imagen de portada: Sergio García-Dils de la Vega
Imagen de contraportada: María Pérez Bueno
I.S.B.N.: 978-84-16242-05-4
Depósito Legal: M-33851-2014
Impresión: Publicep
Impreso en España – Printed in Spain.
“Las personas mayores me aconsejaron dejar de lado los dibujos
de serpientes boas abiertas o cerradas, e interesarme en cambio en
geografía, historia, matemáticas y gramática. Es así como abandoné,
a la edad de seis años, una magnífica carrera de pintor […]
Las personas mayores no entienden nunca por sí mismas, y es cansado,
para los niños, darles una y otra vez explicaciones”
El Principito (Antoine de Saint-Exupéry, ed. 2004)
A mi abuelo José Luis,
In memoriam
ÍNDICE
PRÓLOGO ........................................................................................................ 11
INTRODUCCIÓN ............................................................................................ 19
CAPÍTULO 1. Acerca del medio físico:
La contextualización geográfica de Écija .............................................................. 27
CAPÍTULO II. Historia de las investigaciones:
De los eruditos del siglo XVI a la arqueología de urgencia .................................. 37
CAPÍTULO III. El urbanismo turdetano en las campiñas del Guadalquivir:
investigaciones y paralelos ................................................................................... 53
III.1. Análisis de los asentamientos ............................................................... 56
Llanete de los Moros ............................................................................... 56
Colina de los Quemados ........................................................................... 57
Ategua ..................................................................................................... 57
Alhonoz .................................................................................................. 58
Estepa ..................................................................................................... 60
Montemolín – Vico ................................................................................. 62
Carmona ................................................................................................ 63
CAPÍTULO IV. Contextos de la Astigi prerromana ............................................. 71
IV.1. Análisis de las intervenciones ................................................................ 75
[01] c/ Merced 35 – 37 (actualmente nº 33) .......................................... 75
[02] c/ Merced 13 .................................................................................. 77
[04] c/ Garcilópez 19 ............................................................................. 78
[05] c/ Cristo de Confalón 23 – 25 ........................................................ 80
[06] c/ Torcal 16..................................................................................... 83
[09] c/ Santa Cruz 14 ............................................................................ 84
[11] c/ San Marcos 27 – Puente 46......................................................... 85
[15] c/ Merced 1..................................................................................... 88
[16] c/ Torcal 8 .................................................................................... 89
[17] c/ Merced 31 ................................................................................. 91
[18] c/ Antonio Romero Martín ........................................................... 93
[19] c/ Merced 35 -37........................................................................... 94
[20] c/ Arco de Belén 5 ........................................................................ 97
[21] c/ San Marcos 14 ........................................................................ 100
IV.2. Secuencias revisadas............................................................................. 103
[03] c/ Merced 5 ................................................................................... 103
[07] c/ Merced 12 ................................................................................. 128
[08] c/ Mármoles 6 y c/ Mármoles esquina a
c/ Miguel de Cervantes, c/ San Bartolomé 3.................................. 134
[10] c/ San Marcos 9 – 9a ..................................................................... 145
[12] c/ Alcázar 38.................................................................................. 166
[13] Plaza de Armas del Alcázar de Écija .............................................. 183
[14] c/ Virgen de la Piedad 16, c/ Regidor y c/ Olivares ....................... 194
CAPÍTULO V. A modo de síntesis ................................................................... 201
V.1. Secuencia estratigráfica y contextos culturales de la Écija prerromana .. 201
V.2. El paisaje urbano de la Astigi Prerromana.............................................. 204
V.2.1. Delimitación del área urbana y su evolución ................................. 204
V.2.2. Organización urbana de la Astigi prerromana .............................. 205
V.2.3. Áreas Funcionales ........................................................................ 206
V.3. Elementos urbanos ............................................................................... 209
V.3.1. Sistemas defensivos ....................................................................... 209
V.3.2. Espacios de hábitat....................................................................... 209
V.3.3. Espacios artesanales...................................................................... 210
V.3.4. Espacios de culto .......................................................................... 211
V.3.5. El viario...................................................................................... 211
V.4. Conclusiones ........................................................................................ 213
BIBLIOGRAFÍA ............................................................................................... 216
ÍNDICE DE FIGURAS .................................................................................... 227
PRÓLOGO
Viene siendo un lugar común en la literatura arqueológica más reciente señalar el boom
urbanístico de la última década como el principal responsable del crecimiento –nada
sostenible– de la actividad arqueológica en las ciudades españolas y particularmente en
las andaluzas. No cabe duda de que la denominada “burbuja inmobiliaria” ha
provocado en poco más de diez años un consumo de suelo urbano y no urbano cuya
velocidad e intensidad sobrepasa cualquier lógica –incluso la del mercado–, afectando
tanto al interior de los núcleos de población, y especialmente a los centros históricos,
como a su inmediata periferia, engullendo o alterando con frecuencia paisajes rústicos
con reconocidos valores patrimoniales; y no sólo nos referimos al suelo destinado a uso
residencial, sino también a las infraestructuras, sobre todo las lineales, las industrias y los
servicios de todo tipo necesarios para satisfacer un tejido humano cada vez más difuso.
Paralelamente las distintas comunidades autónomas han ido promulgando leyes
patrimoniales cada vez más restrictivas –aunque no por ello siempre más eficaces–,
logrando vehicular una buena parte de las cautelas sobre los bienes inmuebles (y dentro
de ellos, también los de naturaleza arqueológica) a través de las normativas urbanísticas,
a la vez que se sistematizaba el conocimiento y la gestión de estos bienes mediante el
desarrollo de instrumentos de protección, como son los inventarios y los catálogos.
En el caso de Andalucía, la Ley 1/1991, de 3 de julio, de Patrimonio Histórico de
Andalucía y su posterior desarrollo normativo con el establecimiento del Catálogo
General del Patrimonio Histórico Andaluz y los decretos 19/1995, de 7 de febrero, por el
que se aprueba el Reglamento de Protección y Fomento del Patrimonio Histórico de
Andalucía y 32/1993, de 17 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de Actividades
Arqueológicas (sustituido diez años después por el polémico Decreto 168/2003, de 17 de
junio), sentaba las bases que regulaban la gestión y protección del Patrimonio Histórico
en esta comunidad, así como los instrumentos que servirían para ordenar la
intervención sobre los distintos tipos de bienes en sus diferentes niveles, y en concreto
sobre los bienes arqueológicos (Jiménez-Blanco, 1993). Este cuerpo legal otorgaba al
planeamiento urbanístico una función esencial en la protección integral de los bienes
que lo conforman, y muy especialmente de los que gozan de una inscripción específica:
Conjuntos Históricos, Sitios Históricos, Zonas Arqueológicas, así como los entornos de
los Monumentos (Martínez de Carvajal, 2010). Por su parte, la ulterior aparición de la
Ley 7/2002, de 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía, que obligaba a
muchos municipios a adaptar sus normativas urbanísticas a las nuevas figuras de
planeamiento previstas por la ley, implicaba también, indirectamente, la necesidad en
muchos casos de evaluar su potencial arqueológico o revisar los bienes ya conocidos con
el fin de incluir las cautelas oportunas en los nuevos documentos durante su fase de
redacción. Esta situación no se ha visto muy alterada por la reciente aparición de la
12
nueva Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía que, salvo
la inclusión de alguna nueva figura de inscripción específica y a falta de su desarrollo
reglamentario, mantiene a grandes rasgos los presupuestos anteriores o en todo caso
potencia el uso de los instrumentos de ordenación territorial y urbanística en la
protección patrimonial, proponiendo estrategias de tutela coordinada (ibidem).
Como consecuencia, la exigencia de excavar en lugares o edificios sujetos a algún
tipo de protección potenció las actividades de urgencia, posteriormente conocidas como
“preventivas”, sobre las de investigación. Debido a ello, en pocos años, la práctica
arqueológica pasó de ser un conjunto de procedimientos destinados al estudio de los
restos del pasado con fines fundamentalmente científicos a convertirse en una suerte de
UCI móvil encargada de extraer en el mínimo tiempo posible toda la información
contenida en un espacio cautelado para posteriormente certificar su desaparición o, en el
mejor de los casos, recomendar el modo de conservación. Se trata de un proceso de
burocratización que ha afectado sobre todo a la Arqueología Urbana, cuyos objetivos
patrimoniales se han confundido a menudo con el fin mismo de la propia excavación,
transformando el ejercicio de la profesión en una mera actividad administrativa. En
paralelo, el incremento exponencial del número de intervenciones arqueológicas
preventivas entre los años 1997 y 2007, provocado a su vez por el imparable frenesí
constructivo, ha ido generando tal volumen de información que lejos de posibilitar el
aumento del conocimiento científico, ha terminado ralentizando no sólo el proceso de
investigación, sino también la necesaria difusión hacia el resto de la sociedad.
Si bien los reglamentos de actividades arqueológicas de 1993 y 2003 representaron
un importante avance en lo que se refiere a la profesionalización y estandarización de las
actuaciones arqueológicas, consolidaron por otro lado la tendencia burocratizadora que
ya se había iniciado en la década de los ochenta, al desvincular las intervenciones
preventivas de la actividad investigadora (del Pino, 2006: 205-206), dando origen a una
vertiente técnica con autonomía propia que acabó “engullendo” en poco tiempo la
mayor parte de los recursos económicos y humanos, colapsando los órganos
administrativos. Las secuelas de esta situación se han dejado sentir tanto en la propia
gestión de la actividad arqueológica urbana, incapaz de llevar a cabo un control eficaz de
las intervenciones y garantizar una homogeneidad –en forma y contenido– de sus
resultados, como en la ausencia de estrategias encaminadas al aprovechamiento
científico de la información generada (véase, para el caso de Sevilla, Amores y otros,
2000).
De hecho, son contadas las ocasiones en los que los resultados de estas excavaciones
han visto la luz en publicaciones científicas, y menos aún los que lo han hecho de forma
sistemática, abordando y desvelando aspectos, épocas o problemáticas históricas con la
necesaria minuciosidad y profundidad. En la mayoría de los casos se trata además de
iniciativas individuales, surgidas de los propios profesionales, de grupos y proyectos de
investigación, o bien son el producto de las políticas de responsabilidad social y
corporativa de empresas o instituciones, lo que pone aún más de relieve el
desentendimiento de las administraciones por el aprovechamiento científico del
13
inmenso patrimonio que se acumula en los archivos de las delegaciones provinciales de
cultura y en los fondos de los museos arqueológicos, testigos únicos de un pasado
perdido irremediablemente para siempre.
Iniciativas de este tipo se han sucedido durante la última década en la ciudad Sevilla,
con hitos tan señeros como la publicación de las memorias de excavación del Hospital
de las Cinco Llagas por parte del Parlamento de Andalucía (Tabales, 2003), o del barrio
de San Juan de Acre por EMVISESA (Rodríguez y Aycart, 2007), a lo que hay que unir
trabajos de investigación monográficos dirigidos desde la propia Universidad, como el
estudio del urbanismo romano (González Acuña, 2011) o el análisis del tráfico
comercial a partir del registro anfórico y los contextos de consumo (García Fernández y
Ferrer, 2011; García Vargas, 2007). Ya en la provincia nos encontramos con apuestas
similares, como la dirigida por la Fundación Cobre Las Cruces en relación al estudio de
los yacimientos afectados por la explotación minera del mismo nombre (Hunt, 2012);
aunque es la celebración de congresos de historia local la que ha facilitado la realización
de síntesis, en algunos casos de gran calado, sobre la arqueología urbana de núcleos tan
emblemáticos como Carmona (Bendala y Belén, 2007), o Alcalá del Río (Ferrer y otros,
2007). A otra escala, un volumen reciente compila un conjunto de trabajos sobre
investigaciones arqueológicas en ciudades históricas españolas, centrado sobre todo en la
Antigüedad, aunque con especial hincapié en los casos andaluces (Beltrán y Rodríguez,
2002).
Fuera de estas excepciones, resulta alarmante el desconocimiento de los resultados de
las investigaciones llevadas a cabo en el ámbito urbano. No sólo por parte de la sociedad
en su conjunto sino por el mismo colectivo de profesionales de la Arqueología. Resulta
revelador el secular retraso que acumula la publicación del Anuario Arqueológico de
Andalucía donde, dicho sea de paso, ni siquiera figuran la totalidad de las intervenciones
efectuadas, pese a ser obligatorio por parte de la reglamentación vigente. Por otro lado
los trabajos publicados, muy escuetos por norma general, tampoco han sido sometidos
durante años a unos estándares que garanticen la homogeneidad en la forma y la calidad
de los contenidos, como cabría esperar de una publicación científica, lo que limita
claramente su utilización.
En este sentido, el caso de Écija puede considerarse insólito no sólo por el número
de intervenciones llevadas a término, llegando a alcanzar algunos años las cincuenta,
sino sobre todo por el esfuerzo realizado por la Empresa Municipal de Urbanismo de
cara a normalizar y coordinar la actividad de los distintos equipos, velar por la calidad
técnica y científica de las excavaciones y garantizar el rendimiento intelectual de las
mismas. La labor de su arqueólogo, S. García-Dils, se ha visto además respaldada por el
Grupo de Investigación “Campo y Ciudad: Estudio de la Ordenación Territorial de
Andalucía en la Antigüedad” (HUM-441), cuya atención se ha centrado inicialmente en
el caso de la Astigi romana. El resultado más notable de este compromiso fue la
elaboración de la Carta Arqueológica Municipal (Sáez y otros, 2004) y la publicación de
innumerables trabajos sobre la historia de la colonia y su territorio (Ordóñez y García-
Dils 2011, a y b). Durante los últimos años se ha estudiado además todo el material
14
(epigráfico, escultórico y arquitectónico) disperso, sistematizando los resultados de las
principales excavaciones. Fruto de este empeño es la reciente tesis doctoral Colonia
Augusta Firma Astigi. La evolución urbana de Écija desde la Protohistoria hasta la
Antigüedad Tardía (García-Dils, 2010) donde se realiza un análisis exhaustivo de toda la
información generada por años de actividad arqueológica, traduciéndose en una
completa síntesis sobre el urbanismo de Écija durante la Antigüedad y sus elementos
constitutivos.
Es precisamente en este contexto donde surge la obra que tenemos entre manos,
como colofón de más de una década de colaboración entre el Grupo de Investigación
“De la Turdetania a la Bética” (HUM-152) y el equipo dirigido por los profesores P.
Sáez Fernández y S. Ordóñez Agulla. El interés de este grupo por el estudio de los
orígenes y desarrollo del urbanismo en el Bajo Guadalquivir durante la Edad del Hierro
y la caracterización de los distintos contextos de ocupación en los principales núcleos de
población de época prerromana ya había empujado de hecho a algunos de sus miembros
a participar en la investigación de los interesantísimos resultados obtenidos en las
excavaciones realizadas en la Plaza de Armas del Alcázar durante los años 2000 y 2001
(García-Dils 2003). En esta ocasión, la inaplazable oportunidad de emprender un
estudio sistemático de la Écija protohistórica, que motivó la voluntad de la autora a la
hora de realizar su trabajo fin de máster sobre este tema, se ha visto favorecido por la
generosidad de la Empresa Municipal de Urbanismo, a manos del propio S. García-
Dils, y del director del Museo Histórico Municipal de Écija, Antonio Fernández
Ugalde, que han facilitado el acceso a toda la documentación necesaria para la
realización de su investigación, así como a los materiales procedentes de las excavaciones
realizadas hasta el momento.
Sin duda alguna E. Rodríguez González ha sabido recoger el guante que en su
momento se le ofreció devolviéndonos un estudio serio y maduro que pone de relieve su
enorme capacidad de trabajo y una gran intuición a la hora de reconocer y, más aún,
enfrentarse a los problemas históricos. Lejos de limitarse a recoger y ordenar la por otro
lado escasa evidencia conservada, la autora ha tratado de dar respuesta a las principales
incógnitas que presentan los inicios y evolución del fenómeno urbano en la antigua
Turdetania, y en concreto en las Campiñas orientales del valle del Guadalquivir, a través
de un caso de estudio, con la dificultad que implica, además, distinguir las trazas de la
Écija prerromana bajo la intensa transformación que supuso la fundación colonial en
época de Augusto.
Ciertamente, uno de los principales objetivos de esta monografía ha sido el de
valorar las etapas formativas de esta ciudad frente al interés despertado secularmente por
la fase romana altoimperial. La visibilidad y materialidad de los restos de la antigua
colonia, en especial sus espacios públicos (de donde proceden algunos conjuntos
escultóricos de excepcional valor artístico e histórico), pero también algunas de las
domus excavadas, que sobresalen por la riqueza y calidad de sus pavimentos musivos,
con un excelente estado de conservación, han ensombrecido como es lógico la ciudad de
barro y paja que se esconde bajo sus pies. Ni siquiera se tiene clara la entidad y el papel
15
político que la Astigi Vetus de Plinio (NH 3.12) jugó en la organización del territorio
antes de que se refundara como Colonia Augusta Firma (Sáez y otros 2004: 23).
Mientras que el núcleo protourbano de época orientalizante comienza a ver la luz
gracias a los sorprendentes vestigios documentados en la calle Arco de Belén (Carrasco
2011) y en la “acrópolis” de la Plaza de Armas (García-Dils 2003), las escasas evidencias
de la ciudad turdetana se limitan hasta ahora a unos pocos contextos domésticos, muy
modestos en la mayoría de los casos, cuando no alterados en sus niveles superiores por
las construcciones romanas y medievales, aunque sí lo bastante elocuentes para hablar de
la existencia de una entidad plenamente urbana al menos durante la II Edad del Hierro.
A pesar de estas limitaciones provocadas por el propio estado de los restos, la
extensión y profundidad de los cortes y la disparidad de criterios metodológicos
empleados, la autora ha podido recomponer la secuencia ocupacional, que sólo se ve
interrumpida aparentemente entre finales del siglo VI y finales del V a.C. (como ocurre
en otros centros del valle del Guadalquivir), sin que la ausencia de contextos claros
signifique a la fuerza el completo abandono del poblado. Ya entre los siglos II al I a.C. la
desaparición de los niveles de ocupación responde claramente a las labores de
aterrazamiento y a las infraestructuras acometidas para instalar la nueva fundación
colonial, lo que demuestra la ausencia de continuidad urbanística, y probablemente
poblacional, entre la Astigi indígena y la ciudad romana. Sin embargo creemos que el
verdadero mérito de este trabajo se encuentra en el ensayo de reconstrucción del paisaje
urbano de la Écija prerromana, que recoge tres aspectos fundamentales: la delimitación
del espacio urbano y su evolución, la organización de la trama en relación a la topografía
del asentamiento y la distribución de las distintas áreas funcionales; así como la propia
caracterización de los distintos elementos urbanos (sistemas defensivos, viario,
estructuras domésticas y artesanales, espacios de culto, etc.). Aunque lógicamente se
trata de una propuesta provisional, determinada como hemos visto por la propia
naturaleza de la documentación y condicionada a la aparición de nuevas evidencias en
intervenciones futuras, constituye en todo caso una hipótesis válida, científicamente
coherente y consistente.
Huelga decir que esta reconstrucción representa además una importante aportación
al estudio del fenómeno urbano en el Bajo Guadalquivir durante la Edad de Hierro, ya
que hasta ahora no contamos con trabajos de conjunto que abarquen la totalidad de las
evidencias registradas en un yacimiento. Si exceptuamos los casos de Tejada la Vieja y
Doña Blanca, demasiado alejados del ambiente cultural que se respira en la Campiña y
el valle del Guadalquivir, sólo se han elaborado síntesis más o menos amplias –pero
nunca completas– de los niveles de ocupación prerromanos en Carmona, Alcalá del Río,
Sevilla e Itálica. Consciente de ello, Esther Rodríguez no pierde tampoco la ocasión para
llevar a cabo una breve sinopsis sobre el urbanismo protohistórico de la región,
practicando un recorrido por los principales asentamientos de la Campiña de Sevilla y
Córdoba cuyas características topográficas, función y secuencia ocupacional guardan
concomitancias con las del caso astigitano. Consecuentemente, el desarrollo urbano de
la Astigi orientalizante y turdetana es analizado siempre dentro de su contexto geográfico
16
y cultural, a la luz de los datos obtenidos en las excavaciones realizadas en otros núcleos
de su entorno, como Llanete de los Moros (Montoro), Colina de los Quemados y
Ategua (Córdoba), Alhonoz (Écija), Estepa, Montemolín (Marchena) o Carmona.
Dejando a un lado la cuestión del urbanismo, no cabe duda de que la ordenación y
estudio sistemático de las estratigrafías obtenidas en Écija permite disponer también de
una nueva secuencia crono-cultural que se suma a las ya conocidas de Cerro Macareno
(La Rinconada), Alcalá del Río, Cerro de la Cabeza y Colina de San Antonio
(Santiponce), Cerro de San Juan (Coria del Río), Sevilla, o las mencionadas de Colina
de los Quemados, Ategua, Alhonoz, Montemolín-Vico y Carmona. La incorporación de
dibujos de plantas y perfiles, de fotografías tomadas en las excavaciones, así como del
registro gráfico de la mayor parte de los materiales exhumados, con criterios, escala y
formato unificados, garantiza además el acceso a este material y su examen crítico por la
comunidad científica, lo que justifica el enorme esfuerzo de documentación realizado
por la autora.
En relación a los contextos materiales conviene también destacar la importancia de
este trabajo a la hora de caracterizar las producciones cerámicas de este sector de la
Campiña, y muy especialmente del bajo valle del Genil, frontera con la Campiña de
Córdoba y muy bien comunicado con la zona bastetana a través del propio río. Si a
principios de la década pasada el estudio de los conjuntos procedentes de las
excavaciones en la Plaza de Armas puso de relieve la impronta “ibérica” que se
desprende sobre todo de los recipientes pintados, la revisión de los niveles de los siglos V
y IV a.C. confirma el desarrollo de formas y decoraciones con claros paralelos en el
medio y alto Guadalquivir y en los corredores intrabéticos. Lamentablemente el estado
de los niveles superiores, correspondientes a los siglos III y II a.C. y contemporáneos,
por ejemplo, a los magníficos conjuntos de Alhonoz (Belén, 2011-2012), dificulta el
estudio en diacronía de este fenómeno de interacción, precisamente en el momento en
que las fronteras culturales de Turdetania son más permeables como consecuencia de la
presencia púnica y la posterior ocupación romana (García Fernández y García Vargas,
2010: 122). No obstante, estas evidencias confirman el papel que jugó el valle medio y
bajo del Genil como una suerte de bisagra natural y cultural entre el área propiamente
turdetana y las poblaciones de lengua (¿y cultura?) ibérica que se extendieron hacia la
Alta Andalucía.
En definitiva, nos encontramos ante un trabajo que sobrepasa con creces todas las
expectativas, sobre todo por el esfuerzo implícito –no siempre reconocido– de
recopilación y documentación de todas las excavaciones, revisión y ordenación de las
estratigrafías, examen directo de los materiales, dibujo y clasificación de las muestras
representativas, corrección de las cronologías y un largo etcétera de tareas indispensables
para contar con un registro lo suficientemente amplio y homogéneo que permita extraer
conclusiones históricas consistentes. El estudio sistemático de toda la evidencia material,
insistimos, representa una base fundamental a la hora de emprender estudios de este
tipo en el que se combina la reconstrucción diacrónica de las secuencias ocupacionales
17
con el análisis de la organización y distribución espacial y funcional de las distintas
estructuras o actividades.
Por lo tanto no exageramos si decimos que el libro que tenemos entre manos
constituye un modelo, tanto en los objetivos como en la metodología aplicada, para
trabajos ulteriores que deseen abordar problemáticas similares en ciudades superpuestas.
Un modelo que, si bien no es original, sí se ha perfeccionado y ajustado a la medida de
un caso y un periodo concretos, con una problemática arqueológica y urbana específica,
llevando al límite sus posibilidades técnicas a la hora de transformar los datos
arqueológicos en información histórica. Un modelo idóneo para ciudades engullidas por
mismas como Astigi Vetus, que aguardaba paciente la hora de ocupar el lugar en la
historia que la propia Roma le privó.
FRANCISCO JOSÉ GARCÍA FERNÁNDEZ
BIBLIOGRAFÍA
AMORES, F.; PÉREZ, P. y GONZÁLEZ, D. (2000): “Balance cualitativo de 50 años de
intervención arqueológica en Sevilla (1944-1998)”, Spal 9: 477-494.
BELÉN DEAMOS, Mª (2011-2012): “Notas sobre religiosidad turdetana. Los depósitos sagrados
del oppidum de Alhonoz (Herrera, Sevilla), CuPAUAM 37-38: 333-348.
BELTRÁN FORTES, J. y RODRÍGUEZ GUTIÉRREZ, O. (coords.) (2012): Hispaniae Vrbes.
Investigaciones arqueológicas en ciudades históricas. Universidad de Sevilla, Sevilla.
BENDALA GALÁN, M. y BELÉN DEAMOS, Mª (2007): V Congreso de Historia de Carmona.
El nacimiento de la ciudad: la Carmona Protohistórica. Ayuntamiento de Carmona, Carmona.
CARRASCO GÓMEZ, I. (2011): Écija Protohistórica. Excavaciones en Calle Arco de Belén 5
(Tesis de Licenciatura inédita, Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad
de Sevilla). Sevilla.
DEL PINO RUIZ, A. (2006): “La crisis de la arqueología urbana en Sevilla: la deconstrucción del
proceso histórico y la liberalización del mercado del suelo”, RAMPAS 8: 199-212.
FERRER ALBELDA, E. y otros (2007): I Congreso de Historia de Alcalá del Río: Ilipa Antiqua.
De la Prehistoria a la Época Romana”. Universidad de Sevilla, Sevilla.
GARCÍA-DILS DE LA VEGA, S. (2003): Memoria Anual de la Intervención Arqueológica Puntual
en Plaza de Armas del Alcázar de Écija. Campaña 2001-2002 (Documento Interno).
Consejería de Cultura, Junta de Andalucía, Sevilla.
GARCÍA-DILS DE LA VEGA, S. (2010): Colonia Augusta Firma Astigi. La evolución urbana de
Écija desde la Protohistoria hasta la Antigüedad Tardía. Tesis doctoral inédita. Universidad de
Sevilla, Sevilla.
GARCÍA FERNÁNDEZ, F.J. y FERRER ALBELDA, E. (2011): “Das turdetanische Emporion
Spal. Der punische Handelsverkehr im vorrömischen Sevilla (5. 2. Jahrhundert v. Chr.)”,
Madrider Mitteilungen 52: 335-374.
GARCÍA FERNÁNDEZ, F.J. y GARCÍA VARGAS, E. (2010): “Entre gaditanización y
romanización: repertorios cerámicos, alimentación e integración cultural en Turdetania
18
(siglos III-I a.C.)”, en De la cuina a la taula. IV Reunió d’Economia en el Primer Mil·leni aC
(Sagvntvm-Extra 9):115-134. Universidad de Valencia, Valencia.
GARCÍA VARGAS, E. (2007): “Hispalis" como centro de consumo desde época
tardorrepublicana a la antigüedad tardía. El testimonio de las ánforas”, AAC 18: 317-360.
GONZÁLEZ ACUÑA, D. (2011): Forma Urbis Hispalensis. El urbanismo de la ciudad romana
de Hispalis a través de los testimonios arqueológicos. Universidad de Sevilla, Sevilla.
HUNT ORTIZ, M. (2012): Intervenciones arqueológicas en el Área del Proyecto Minero Cobre Las
Cruces (1996-2011). De la Prehistoria a la Época Contemporánea. Fundación Cobre Las
Cruces, Sevilla.
JIMÉNEZ BLANCO, A. (1993): “La legislación del Patrimonio Histórico en Andalucía”, en
Jornadas de Estudio “Recuperación de Centros Históricos”: 29-50. Instituto de Estudios
Almerienses, Almería.
MARTÍNEZ DE CARVAJAL, A.I. (2010): “La Ley del Patrimonio Histórico Andaluz (2007) y
el Planeamiento Urbanístico”, E-rph: Revista electrónica de Patrimonio Histórico 3: 28 págs.
ORDÓÑEZ AGULLA, S. y GARCÍA-DILS DE LA VEGA, S. (2011a): Civitas Solis: Diez años
de estudios sobre la ciudad antigua de Écija. Gráficas Sol, Écija.
ORDÓÑEZ AGULLA, S. y GARCÍA-DILS DE LA VEGA, S. (2011b): Ager Astigitanus: Diez
años de estudios sobre el territorio histórico de Écija. Gráficas Sol, Écija.
RODRÍGUEZ AZOGUE, A. y AYCART LUENGO, V. (2007): San Juan de Acre. La historia
recuperada de un barrio de Sevilla. Ayuntamiento de Sevilla, Sevilla.
SÁEZ FERNÁNDEZ, P. y otros (2004): Ecija. 1, La ciudad: Carta Arqueológica Municipal. Junta
de Andalucía, Sevilla.
TABALES RODRÍGUEZ, M.A. (2003): Arqueología y rehabilitación en el Parlamento de
Andalucía: investigaciones arqueológicas en el Antiguo Hospital de las Cinco Llagas de Sevilla.
Parlamento de Andalucía, Sevilla.
INTRODUCCIÓN
No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las
palabras y las ideas pueden cambiar el mundo.
[El Club de los Poetas Muertos, 1989]
El estudio de los paisajes urbanos de la protohistoria peninsular atraviesa una etapa que
podíamos considerar sombría. El fuerte retroceso que la arqueología urbana ha experi-
mentado en el último lustro, como consecuencia del parón que ha sufrido la actividad
urbanística, ha generado un estancamiento de la producción histórica, que se ve agrava-
do en aquellos casos en los que las ciudades modernas actúan como tapaderas de los
vestigios arqueológicos que conforman su pasado histórico. Tal coyuntura no debe ser
analizada únicamente desde un punto de vista peyorativo, siempre y cuando estemos
haciendo alusión a un período transicional, de tal modo que este ciclo de recesión nos
sirva como aliciente para revisar trabajos antiguos que en muchas ocasiones han sido
publicados parcialmente; actualizando, de ese modo, la ingente cantidad de información
generada en los últimos años, ante el surgimiento de una incipiente actividad arqueoló-
gica. Todo ello, nos permitirá rellenar aquellos fragmentos de nuestra historia que podí-
an resultarnos difusos o incluso desconocidos.
Uno de los mejores ejemplos para representar a este proceso al que hacemos alusión
y en el que actualmente nos encontramos, lo constituye la ciudad sevillana de Écija
donde, en los últimos años, se han llevado a cabo un elevado número de intervenciones
arqueológicas a través de las cuales se ha podido documentar una amplia secuencia de
ocupación que, arrancando desde el Bronce Final, se mantiene sin solución de conti-
nuidad hasta nuestros días.
Pero a pesar de esta importante actividad, que en algunos años ha superado inclu-
so el medio centenar de intervenciones dentro del casco urbano, no nos son conocidas
todas sus etapas históricas, o al menos, no manejamos acerca de ellas el mismo volu-
men de información. Así, la importancia de los restos pertenecientes a la Colonia
Augusta Firma Astigi, algunos, hemos de reconocer, sin parangón dentro de los terri-
torios que comprendían el Imperio Romano, despertó, desde fechas muy tempranas,
el interés de la comunidad científica; alentada por el buen estado de conservación que
presentaban los restos arquitectónicos y la abundancia y magnitud de los restos escul-
tóricos y epigráficos; reduciendo, en consecuencia, el interés por documentar las hue-
llas correspondientes a las etapas que conforman la completa secuencia ocupacional de
esta ilustre ciudad.
AS TIGI VETUS
20
Así, la práctica exclusividad de la que ha gozado la arqueología romana de Astigi, ha
jugado en la reconstrucción histórica de la ciudad un doble papel. Al mismo tiempo que
ha generado un volumen notable de referencias bibliográficas, en constante revisión y
actualización, acerca del conocimiento histórico y arqueológico de la colonia, lo que la
convierte en un ejemplo excepcional para el estudio del urbanismo romano; ha provo-
cado un paulatino abandono de la investigación de etapas como su Protohistoria, oculta
y devastada bajo los restos correspondientes a la etapa fundacional. Éstos, han sabido
camuflar la existencia de la que debió ser, una importante entidad poblacional.
Por esa razón, esta obra pretende compilar todos los datos conocidos acerca de la
existencia de una posible ocupación del Cerro de San Gil, anterior a la fundación de la
colonia. Para ello, se han recopilado y analizado todos aquellos informes y memorias de
excavación, en los cuales, se hace alusión alguna a la existencia de materiales protohistó-
ricos, haciendo hincapié en aquellos correspondientes a la II Edad del Hierro, pero sin
desdeñar las referencias conocidas acerca del Bronce Final, etapa de la que igualmente se
posee escasa información por el momento; todo ello con la intención final de dar una
imagen lo más homogénea posible de la fase protohistórica de esta ciudad.
Partiendo de esta idea, resulta novedoso y en cierto modo necesario, reunir en una
misma obra todos los materiales disponibles para el estudio de la protohistoria astigita-
na, persiguiendo con ello una serie de objetivos: establecer los límites correspondientes a
la ocupación protohistórica de Écija; dar a conocer las diferentes áreas funcionales en las
que se organiza el asentamiento, estableciendo las relaciones que pudieran existir entre
los contextos documentados; y caracterizar los diferentes niveles de ocupación e indivi-
dualizar los repertorios cerámicos adscritos a éstos; para con todo ello, ahondar en los
conocimientos de la Protohistoria peninsular, aportando para su análisis general un
nuevo caso de estudio.
El presente libro constituye el resultado de un trabajo de investigación iniciado hace
tres años dentro de la línea que el Grupo de Investigación de la Universidad de Sevilla,
“De la Turdetania a la Bética” (HUM-152), viene desarrollando acerca del conocimien-
to del urbanismo en el Bajo Guadalquivir durante la Edad del Hierro y la caracteriza-
ción de los distintos contextos de ocupación de los principales enclaves de población de
época prerromana; y en el marco de los proyectos de investigación "Sociedad y Paisaje.
Economía rural y consumo urbano en el sur de la Península Ibérica (siglos VIII a.C. - II
d. C." (HAR 2008-05635/Hist) y "Sociedad y Paisaje. Alimentación e identidades
culturales en Turdetania-Bética (siglos VIII a.C. - II d. C.)" (HAR2011-25708/Hist).
La propuesta de realizar un estudio sobre los niveles protohistóricos de Écija, en el mar-
co de éstos, permite completar, en definitiva, un nuevo capítulo en la investigación del
poblamiento del Valle del Guadalquivir.
Finalmente, y en aras de que nadie pueda crearse falsas expectativas, debemos de
añadir, que la conclusión a la que hemos llegado con el presente trabajo, dicta mucho de
ser definitiva, teniendo en cuenta el volumen y las condiciones de la información que
manejamos hasta la fecha. No obstante, éste debe servir como aliciente para la apertura
de futuras líneas de trabajo sobre las que aplicar nuevos modelos teórico-metodológicos
IN TR OD UC CIÓN
21
con los que completar lo que hoy aquí se recoge, con la intención de que en un futuro
próximo, el conocimiento acerca de la formación y evolución de Astigi Vetus alcance la
misma relevancia historiográfica que los periodos romano y medieval tienen en el estu-
dio de esta ciudad.
No me gustaría concluir esta introducción sin hacer alusión a la aparición del con-
cepto de orientalizante en el trascurso de estas páginas; término complejo cuyas acep-
ciones deben ser tomadas con cautela y debidamente matizadas, en un intento de acotar
los diferentes significados con los que hoy en día se aplica dentro de la literatura cientí-
fica. De ese modo, nuestro reciente acercamiento al análisis y estudio de los patrones de
asentamiento y las sociedades de la I Edad del Hierro, nos ha llevado a plantear la ino-
perancia o indefinición de este concepto cuando a través del mismo se pretenden retra-
tar procesos culturales cuya transcendencia sobrepasa los límites trazados por dicho
concepto; más aún cuando a dicho proceso se le asigna un complejo mecanismo de
aculturación de las poblaciones locales. Así, consideramos que “orientalizante” debería
restringirse a las manifestaciones artísticas de la cultura tartésica, razón para la cual fue
acuñado el vocablo (Poulsen, 1912).
A pesar de nuestra reticencia para aplicar el término orientalizante con significado
cronológico y cultural, hemos mantenido su uso a lo largo del texto para respetar la
función que algunos profesionales de la arqueología e investigadores hacen del mismo a
la hora de caracterizar al período histórico que precede a nuestro caso de estudio, gene-
ralizado en los informes y diarios de excavación consultados para la elaboración de esta
obra. Sirvan por ello estas líneas como justificación del empleo de este confuso término
cuya operatividad nos planteamos, pues no deja de ser un concepto cargado de indefini-
ción histórica.
* * * *
El contenido de esta obra se encuentra estructurado en cinco capítulos que nosotros
presentamos en esta introducción, como componentes de dos grandes bloques.
El primero de ellos, persigue la contextualización geográfica e historiográfica del caso
de estudio. De ese modo, en él encontraremos una breve introducción a las característi-
cas geográficas y topográficas que definen el territorio que ocupa el actual término mu-
nicipal de Écija, necesarias para conseguir un acercamiento al sistema de adaptación del
hombre al medio que lo circunda; seguido, a continuación, de un recorrido historiográ-
fico que arranca desde los trabajos de eruditos del siglo XVI hasta nuestros días, permi-
tiendo al lector conocer la relevancia que esta ciudad ha tenido en el transcurso de los
siglos. Este primer bloque se cierra con el análisis de los diferentes yacimientos que, en
un entorno próximo, sirven de paralelos a nuestro caso de estudio en la medida en la
que todos ellos fueron testigos de similares procesos históricos.
El segundo bloque constituye el eje central del trabajo. En él se recopilan los resul-
tados del análisis de los restos arqueológicos de la antigua Astigi Vetus, a través de la
presentación de un conjunto de fichas que, acompañadas de sus respectivas láminas,
AS TIGI VETUS
22
recogen la revisión exhaustiva de los veintiún contextos con presencia de restos prerro-
manos detectados por la Arqueología de Urgencia a lo largo de las múltiples interven-
ciones que se han llevado a cabo en la ciudad. El bloque se cierra con la presentación de
una pequeña síntesis, dentro de la cual se incluye en análisis de los contextos de ocupa-
ción a partir de sus caracteres cronológicos, espaciales y funcionales; acompañado de
unas breves conclusiones y un cuadro explicativo en el cual se agrupan, por siglos, desde
el siglo VI a.C. al siglo I d.C., todas las unidades de ocupación estudiadas.
Toda esta labor nos ha permitido constatar la existencia de un oppidum anterior a la
presencia romana, el cual probablemente jugó un importante papel en la gestión del
territorio, tanto en la explotación y redistribución de los recursos, aprovechando de ese
modo su estratégica localización junto al río Genil, como en la defensa del mismo,
debido a su destacada y elevada visión de la Campiña.
* * * *
Un trabajo de estas características requiere de un proyecto metodológico que, como en
todo proceso mecánico, ha sufrido, desde sus inicios, transformaciones y nuevas adapta-
ciones a tenor del volumen y el estado de conservación de la información que hemos
manejado. En líneas generales, éste puede englobarse dentro de dos etapas de trabajo,
diferenciadas entre sí, pero complementarias.
La primera fase de estudio contempló la recogida de toda la documentación biblio-
gráfica conocida, etapa que se inició con la revisión exhaustiva de las ediciones publica-
das del Anuario Arqueológico de Andalucía. De él se extrajeron todas aquellas interven-
ciones que, realizadas en el núcleo urbano de Écija, contaran con contextos de ocupa-
ción tanto del Bronce Final y la Edad del Hierro, como aquellas excavaciones en las que
se hacía referencia a los niveles correspondientes al momento de fundación de la colo-
nia. Este arco cronológico daría paso a conocer no solo los niveles de ocupación pro-
tohistórica, sino también las relaciones existentes entre el sustrato turdetano y el elemen-
to romano, analizando la posible existencia de una convivencia entre ambos y la afec-
ción que las labores de aterrazamiento para el establecimiento de la colonia pudieron
tener sobre el estado de conservación de los niveles anteriores.
Todo el volumen de información extraído, sobre todo en referencia a las excavacio-
nes más recientes, se completó con la consulta y revisión de un grupo de fuentes en las
que se integran los informes preliminares, proyectos y memorias de excavación, diarios
de campo y fichas de registro correspondientes a cada una de las intervenciones, con la
intención de valorar, como punto de partida, la cantidad de información con la que
contábamos para iniciar la investigación que hoy se recoge en este volumen.
Seleccionados los contextos de ocupación objeto de estudio, procedimos a analizar
con detenimiento las unidades estratigráficas que, dentro de los mismos, proporciona-
ban información útil sobre el urbanismo y el hábitat protohistórico, siguiendo para ello
el siguiente criterio:
IN TR OD UC CIÓN
23
- Unidades estratigráficas constructivas, ya sean muros, cimientos o pavimentos; así
como el material cerámico hallado en las mismas.
- Unidades estratigráficas deposicionales, encargadas de amortizar las unidades des-
critas en el punto anterior y que, entre sus restos, cuentan con material cerámico.
- Unidades estratigráficas de preparación de pavimentos, cimentaciones o labores de
aterrazamiento sobre las que posteriormente se localizan los niveles de uso.
- Unidades estratigráficas en las que queda constancia de la afección que la fundación
de la colonia tuvo, sobre los niveles fechados en la II Edad del Hierro.
Esta tarea permitió individualizar un total de veintiuna intervenciones que resulta-
ban difíciles de analizar bajo un mismo método o criterio, debido a que la cantidad de
información con la que se contaba para cada una de ellas era desigual. Estas circunstan-
cias determinaron la presentación del capítulo de excavaciones arqueológicas dividió en
dos secciones. La primera de ellas, integra aquellos trabajos en los cuales, el volumen de
información bibliográfica y material es mucho más reducido; incluyendo además, de-
ntro de este mismo apartado, las excavaciones arqueológicas cuyos niveles de ocupación
se fechan en el Bronce Final para, con ello, conseguir una imagen lo más homogénea
posible de la evolución del poblamiento de la Écija protohistórica.
Por su parte, en el segundo bloque se agrupan todas aquellas excavaciones y vigilan-
cias arqueológicas en las que el volumen de información es mucho mayor. Eso nos ha
permitido hacer una síntesis de su metodología, conocer el desarrollo y las condiciones
de los trabajos, así como considerar los resultados en ellas obtenidos. A partir de los
mismos, nosotros hemos procedido a elaborar un análisis de la secuencia, llegando en
algunas ocasiones a poder reconstruir, parcialmente, algunas de sus secciones y planime-
trías, pues en muchos casos éstas habían sido publicadas de manera somera o simple-
mente permanecían inéditas.
En la segunda fase de trabajo se engloban las tareas llevadas a cabo en los fondos del
Museo Arqueológico Municipal de Écija, donde tuvimos acceso, en primer lugar, a la
biblioteca, completando de ese modo el trabajo documental; revisando, en segundo
lugar, sus archivos y almacenes donde procedimos a fotografiar los materiales corres-
pondientes al primer grupo de intervenciones; y a dibujar aquellos otros contenidos en
las cajas de material de las siete intervenciones seleccionadas para un análisis más deta-
llado. Todo el material procesado ha quedado recogido en una serie de láminas al final
de cada ficha, junto al resto del aparato gráfico.
Como complemento a todo este soporte gráfico hemos elaborado un Sistema de In-
formación Geográfica, donde han quedado georeferenciadas todas las intervenciones,
con vistas a que en él, pueda integrarse un volumen mayor de información procedente
de investigaciones futuras. No obstante, poseer una imagen de la distribución espacial
de los solares objeto de estudio, nos proporcionó una visión de conjunto con la que
comenzar a elaborar hipótesis acerca de la extensión del poblamiento y sus fases de
ocupación. La integración futura de nuevas estructuras arquitectónicas y partes del
viario, permitirá completar este trabajo con un detallado estudio de la evolución y dis-
AS TIGI VETUS
24
tribución del urbanismo protohistórico de Écija, comparable a los modelos ya conocidos
dentro del territorio de la Campiña.
Toda metodología de trabajo posee unas limitaciones que, para aquellas personas
que se han dispuesto a realizar un trabajo de similares características, sabrán que no son
pocas. Son éstas las que determinan que el volumen de información que hoy aquí se
recoge sea dispar, y el grado de detalle desigual, pues no conservamos para todas las
intervenciones el mismo volumen documental, pues muchas carecen de materiales ar-
queológicos asociados, bien por qué no se considerara necesaria su recogida, o quizás
por qué éstos han sido en algún momento extraviados. No obstante, nosotros hemos
intentado paliar esta heterogeneidad en la medida de lo posible, incluyendo en cada uno
de los estudios los datos que, tras la revisión de la documentación, hemos podido con-
cluir.
* * * *
Nuestro interés por la reconstrucción del paisaje antiguo en el que se integra el estudio
de los patrones de asentamiento y las sociedades que lo ocupan, nos llevó a embarcarnos
en este proyecto que, aunque complejo en sus inicios, nos ha sabido aportar unos resul-
tados muy gratificantes.
Por ello, no sería justo concluir esta introducción sin mostrar la deuda contraída con
un gran número de profesionales, amigos y compañeros que, de manera directa o indi-
recta, han contribuido en la elaboración de esta obra que el lector tiene entre sus manos.
En primer lugar, al Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de
Sevilla donde tuve ocasión de formarme y crecer dentro del campo de la ciencia arqueo-
lógica y, en especial, a los profesores Eduardo Ferrer Albelda, por sus lecturas y sabios
consejos; y a Francisco José García Fernández, por su paciencia y dedicación, por las
horas de incasable debate y las largas tardes de corrección, así como por todo lo que ha
sabido enseñarme y transmitirme a lo largo de mi formación. Y, en un segundo lugar, al
Instituto de Arqueología (IAM) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, por
acogerme tanto a mí como a este, aún joven, trabajo.
Un proyecto de estas características me llevó a pasar largas temporadas en la ciudad
de Écija, donde tuve tiempo de conocer su gastronomía y a su gente, contando con la
experiencia de residir dentro del Palacio de Benamejí, sede del Museo Arqueológico
Municipal, donde pude disfrutar de sus instalaciones y su magnífica colección de esta-
tuaria y mosaicos romanos. Por ello, aprovecho para agradecer a su director, Antonio
Fernández Ugalde, su amabilidad al poner a mi disposición las instalaciones del museo
en cuya biblioteca tuve ocasión de redactar muchas de estas páginas; y a Sergio García-
Dils, por su disponibilidad y capacidad de trabajo, al que agradezco enormemente el
acceso que me brindó tanto a sus trabajos de investigación, como a muchos de los archi-
vos que custodia la Empresa Municipal de Urbanismo de Écija.
Parte del estudio arqueológico realizado no habría sido posible sin la ayuda y colabo-
ración de Ignacio Rodríguez Temiño y el estudio de arqueología ARQ’uatro y su equi-
IN TR OD UC CIÓN
25
po, Inmaculada Carrasco, Carmen Romero y Elena Vera, que amablemente me cedie-
ron los informes, cuadernos de campo y memorias de todas las intervenciones que en
esta ciudad se habían ejecutado bajo su dirección y que yo ahora recojo en este volu-
men. Quisiera hacer mención especial a la figura de Inmaculada Carrasco por poner
además a mi disposición los resultados de su trabajo de investigación acerca de la inter-
vención en el solar de la C/ Arco de Belén 5, cuando éstos aún no habían sido presenta-
dos. Aprovecho también para destacar la amabilidad de mis compañeros Jesús M. Nava-
rro, por haberme permitido consultar su trabajo de investigación de Tercer Ciclo, acerca
de la Arquitectura y urbanismo de la Carmona Protohistórica, aún inédito; y a Fernando
López Cuevas, porque, a pesar de contar en aquel momento con una gran cantidad de
trabajo, supo encontrar algunos descansos en los que ayudarme y aconsejarme en el
montaje de la cartografía que acompaña a este texto.
A Pedro Gómez, María Coto, Diego Blancat, Cristina Pérez, María Pérez y Jesús Iz-
quierdo, por compartir conmigo los viajes, las calurosas tardes de trabajo y las intermi-
nables semanas en los almacenes del museo dibujando cerámica; pero sobre todo por el
apoyo que me han brindado a lo largo de todo este trabajo, por la sensación de sentirme
constantemente acompañada y por haberme dejado también aprender de vosotros. A
Tomás Caballero por aguantar mis ausencias y escuchar mis ideas. Parte de este trabajo
es también gracias a ti.
Y, como no podía ser de otra manera, a mis padres, que como siempre han sabido
estar ahí, apoyarme en mis decisiones y aguantar las largas tardes en las que una cree que
hay trabajos que no podrán concluir nunca. Gracias por haberme demostrado que con
esfuerzo y constancia se consiguen todas las metas.
Candeleda – Madrid, 2014
... Este se ubicaría en el sector suroriental, sobre un suave promontorio natural, situado aguas abajo de la confluencia del Genil con el arroyo Argamasilla, que lo mantenía a salvo de las inundaciones periódicas, y junto a importantes vías de comunicación terrestres, lo que confería al primitivo oppidum un valor estratégico a pesar de sus escasas posibilidades defensivas (Ordóñez y García-Dils 2013: 72). Las intervenciones más recientes y una revisión concienzuda de los contextos arqueológicos más significativos han permitido definir con cierta precisión la secuencia de ocupación protohistórica, que arrancaría en el siglo ix a. C. y continuaría, sin solución aparente, hasta el momento de la deductio, a finales del siglo i a. C. (Rodríguez 2014;García-Dils 2015). Sin embargo, los desmontes y aterrazamientos realizados en el periodo romano republicano y, sobre todo, durante la implantación de la nueva colonia, levantada ex novo siguiendo un modelo reticular, supusieron el definitivo arrasamiento de las estructuras previas y, en general, de los niveles más recientes del hábitat turdetano, por lo que apenas se documentan contextos de finales de la Edad del Hierro más allá de depósitos revueltos, arrastrados como relleno hacia las partes más bajas, o materiales residuales en niveles plenamente romanos (García-Dils 2015: 99-100, 197-198, 388). ...
... Ya tuvimos oportunidad de realizar un estudio preliminar de esos materiales para la redacción de la memoria final de la excavación (García Fernández y Camacho Moreno 2003), justo en la época en la que estábamos concluyendo la tesis doctoral, bajo la dirección del profesor E. Ferrer Albelda y la tutorización de F. Chaves Tristán. Quiso el destino que algunos años después volviéramos sobre los mismos, en este caso como tutor del Trabajo Fin de Máster realizado por E. Rodríguez González sobre la Écija prerromana, que pronto vio la luz como una flamante monografía (Rodríguez González 2014). No obstante, quedaba aún pendiente un estudio en profundidad del conjunto, tanto en sus aspectos formales y funcionales como decorativos, teniendo en cuenta además el carácter singular del contexto de aparición, que muestra analogías con algunos espacios de culto, de cronología anterior, donde las cerámicas pintadas jugaron un papel especial no solo en el ámbito ritual sino, sobre todo, en las prácticas económicas asociadas, como es el caso de los vasos con decoración figurativa orientalizantes. ...
... Este tipo de pratos/ tigelas, muito bem representado nos repertórios da área da Baixa Andaluzia (v., p. ex., Escacena Carrasco 1985: Forma 1; Pereira Sieso 1988: variante 16 -C -1; Ferrer Albelda -García Fernández 2008: 208), é também extremamente comum nos repertórios dos sítios costeiros portugueses da segunda metade do I milénio a.n.e. (Sousa 2009;2014;Gomes -Arruda 2013: 26 -30), nos quais ocorrem tanto exemplares pintados como sem pintura, bem como nalguns sítios do Vale do Guadiana (Mataloto 2004: Est. XVII;Antunes 2010: 176 -178;Soares 2012: Fig. 25), parecendo ocioso enunciar todos os paralelos possíveis para esta peça do Cerro do Ouro. ...
Article
Full-text available
RESUMO: Apesar de referida desde há muito na bibliografia sobre a Idade do Ferro no Sul de Portugal, em geral, e na região de Ourique em particular, pouco se sabe sobre a necrópole do Cerro do Ouro (Ourique). O estudo dos materiais procedentes deste conjunto funerário em depósito no Museu Nacional de Arqueologia permite confirmar a presença de um enterramento em urna com características particulares que remetem para uma influência de cunho meridional procedente do litoral, presença essa que permite repensar as dinâmicas culturais da difusão dos enterramentos em urna em torno a meados do I milénio a.n.e. e a sua posição na sequência crono-cultural das necrópoles tumulares da região de Ourique, no Baixo Alentejo. PALAVRAS-CHAVE: Cerro do Ouro (Ourique); práticas funerárias; necrópoles tumulares; cremação em urna. ABSTRACT: Despite having been mentioned for a long time in bibliography regarding the Iron Age of southern Portugal in general, and the Ourique area in particular, little is known about the necropolis of Cerro do Ouro (Ourique). The study of the material from this site deposited in the Museu Nacional de Arqueologia confirms the presence in this funerary site of an urn burial with peculiar characteristics which point towards a southern influence hailing from the coastal areas. This burial allows a reassessment of the cultural dynam-ics underlying the diffusion of urn burials around the mid-1st millennium B.C.E. and their position in the chrono-cultural sequence of the tumular necropoleis of the Ourique region of Lower Alentejo. KEY WORDS: Cerro do Ouro (Ourique); funerary practices; tumular necropoleis; urn burials.
Chapter
Full-text available
This paper analyses the construction techniques documented in the town of Carteia (San Roque, Cádiz) from the Carthaginian to the Roman Republican and Imperial periods. Through a detailed analysis of the different known public buildings in this metropolis, we attempt to establish to what extent the construction techniques constitute an indicative element for defining what corresponds to tradition, evolution or innovation in the period in which the Carthaginian- Hellenist and Roman cultures converged in this Baetican town.
Chapter
Full-text available
In the laser scanner architectural heritage surveys is obtained, as a by product, the reflectance value of the documented surfaces. This value changes along with the topography of the surface. This fact has led to the proposal of a hypothesis, namely that the different materials that make the surveyed surface can be individualized. The experimental proof that have led to test the validity of this this supposition are shown in this work.
Chapter
Full-text available
The application of mass data capture systems in the topographic surveys of the Roman circus of Tarragona improves and facilitates our overall understanding of a building covering 4 hectares, much of which is hidden below the historical quarter of the modern town. This task constitutes the starting point for the overall understanding of the processes and construction techniques of an entertainment complex with standard features, but conditioned by the need to insert it into the urban framework of the Concilium Prouinciae Hispaniae Citerioris monumental complex.
Chapter
Full-text available
Following an extensive archaeological excavation programme in the episcopal centre of Egara, the project continued with the graphic documentation of the Sant Miquel building and an analysis of its construction features. The application of photogrammetric documentation and laser scanning techniques has provided new elements for reflecting on a building that has been almost completely preserved and whose chronology leads us to question a series of stylistic apriorisms in the study of Hispanic Visigothic architecture. The building’s morphological characteristics also link it to the artistic and archaeological tendencies of the Byzantine Mediterranean.
Chapter
Full-text available
The objective of this project has been to initiate the studies of late-antiquity architecture in the north-eastern Tarraconense from the perspective of the construction techniques and materials. The first step has been the graphic documentation of diverse urban and rural buildings, with the aim of establishing a relationship between the construction features, the socioeconomic setting of the building and the underlying cultural context. In addition, the graphic documentation produced is the result of experimentation in the application and management of photogrammetric and data capture techniques.
Chapter
Full-text available
The MArqHis project is an initial experience involving different research teams studying Roman architecture based on the socioeconomic characteristics and the context of the construction processes and techniques. It constitutes a first attempt to compare and/or unify the documentation, analysis and interpretation methodologies that reflect on the evolution of Hispanic architecture based on a significant chronological and geographical sample of the territories on the Iberian Peninsula.
Article
Full-text available
This paper describes the study of the late-Roman mon-ument of Centcelles from an architectural perspective. Based on studies of its architectural forms, we propose the existence of various planning-construction phases and establish an evolutionary sequence. The study also clarifies the organisation of the spaces and improves our understanding of the monument beyond the stud-ies of its unique decoration.
Article
Full-text available
Los estudios arqueológicos en la ciudad de Sevilla gozan de una importante tradición que puede extenderse al menos durante los últimos cien años. Sin embargo, a efectos del presente estudio hemos establecido una delimitación temporal más reducida correspondiente con los últimos cincuenta años, atendiendo a los criterios de intencionalidad científica y registro completo que inagura Collantes de Terán en la "Cuesta del Rosario" (1944). Asimismo, se ha concentrado nuetra atención en aquellas intervenciones efectuadas en el casco y arrabales históricos de la ciudad, obviando la Cartuja de Santa María de las Cuevas, la Buhayra o el cortijo de Miraflores. En este marco de actuación nuestro objetivo es efectuar un balance de los resultados obtenidos haciendo una revisión crítica de los análisis anteriores y avanzando en nuevas líneas de trabajo..
Article
Durante los trabajos arqueologicos de 1977 en el oppidum de Alhonoz se hallaron una gran coleccion de ceramica y otras piezas poco comunes que constituyen una importante fuente documental para el estudio de la religiosidad turdetana. Hoy se acepta de forma unanime que estos materiales eran exvotos y ofrendas amortizados en la favissa de un santuario proximo, todavia no descubierto. Tras analizar los contextos arqueologicos en que se hallaron, proponemos datar los depositos de Alhonoz en un momento avanzado del siglo II a.C. El clima de inseguridad que se vivia en la zona o la inminencia de algun episodio belico, pudieron forzar la ocultacion ritual de los objetos sagrados. El lenguaje simbolico de signo punico con el que se expresa el culto a una divinidad femenina protectora de la comunidad, traduce un ambiente de fuerte interaccion cultural en el interior de la region que los romanos llamaron Turdetania. Palabras clave : Turdetania, Alhonoz, Favissa , Culto, Ritual. Summary In 1977, during the archaelogical excavations of the Alhonoz’s oppidum , a huge collection of pottery and other unusual pieces were found. This collection is an important source of information for the study of Turdetanian religiousness. Today, it is solidly accepted that these materials were ex-vota objects and offerings kept in the favissa of a nearby sanctuary, yet undiscovered. After studying their archaeological context, our proposal is to date the Alhonoz’s deposits in the late 2nd century BC. Ritual hiding of these sacred objects may have been motivated by the insecurity existing around the area or the danger of imminent war. The symbolic language present in the worship of a female divinity who protected the community has a clear Punic component. This is to be seen as a sign of the strong cultural interaction on the region called Turdetania by the Romans. Keywords: Turdetania, Alhonoz, Favissa , Cult, Ritual.
201 V.1. Secuencia estratigráfica y contextos culturales de la Écija prerromana
  • Capítulo V A Modo De Síntesis
  • .................................................................. La Astigi Prerromana
CAPÍTULO V. A modo de síntesis................................................................... 201 V.1. Secuencia estratigráfica y contextos culturales de la Écija prerromana.. 201 V.2. El paisaje urbano de la Astigi Prerromana.............................................. 204 V.2.1. Delimitación del área urbana y su evolución................................. 204 V.2.2. Organización urbana de la Astigi prerromana.............................. 205 V.2.3. Áreas Funcionales........................................................................ 206
  • Índice De
  • F Pérez
ÍNDICE DE FIGURAS.................................................................................... 227 AMORES, F.; PÉREZ, P. y GONZÁLEZ, D. (2000): "Balance cualitativo de 50 años de intervención arqueológica en Sevilla (1944-1998)", Spal 9: 477-494.
Ilipa Antiqua. De la Prehistoria a la Época Romana
  • E Ferrer Albelda
  • Otros
FERRER ALBELDA, E. y otros (2007): I Congreso de Historia de Alcalá del Río: "Ilipa Antiqua. De la Prehistoria a la Época Romana". Universidad de Sevilla, Sevilla.
Memoria Anual de la Intervención Arqueológica Puntual en Plaza de Armas del Alcázar de Écija
  • García-Dils De La Vega
GARCÍA-DILS DE LA VEGA, S. (2003): Memoria Anual de la Intervención Arqueológica Puntual en Plaza de Armas del Alcázar de Écija. Campaña 2001-2002 (Documento Interno).
Colonia Augusta Firma Astigi. La evolución urbana de Écija desde la Protohistoria hasta la Antigüedad Tardía. Tesis doctoral inédita
  • García-Dils De La Vega
GARCÍA-DILS DE LA VEGA, S. (2010): Colonia Augusta Firma Astigi. La evolución urbana de Écija desde la Protohistoria hasta la Antigüedad Tardía. Tesis doctoral inédita. Universidad de Sevilla, Sevilla.
Das turdetanische Emporion Spal
  • García Fernández
  • F J Ferrer Albelda
GARCÍA FERNÁNDEZ, F.J. y FERRER ALBELDA, E. (2011): "Das turdetanische Emporion Spal. Der punische Handelsverkehr im vorrömischen Sevilla (5.-2. Jahrhundert v. Chr.)", Madrider Mitteilungen 52: 335-374.