ArticlePDF Available

Un acercamiento a la simbología del peinado en el Antiguo Egipto

Authors:

Abstract and Figures

RESUMEN: Las referencias textuales relativas al cuidado del cabello en el Antiguo Egipto son escasas pero significativas, destacando la sensualidad y el erotismo que simbolizaba el pelo para los egipcios. Iconográficamente tenemos más referencias, esta vez relativas a los gustos y a la simbología que se desprende de los distintos tipos de peinados, tanto masculinos como femeninos. PALABRAS CLAVE: peinado, pelo, poema amoroso, Cuento de los dos Hermanos, bailarinas, peluca, trenza. ABSTRACT: The textual references about the care of hair in Ancient Egypt are limited but significant, emphasizing sensuality and eroticism that the hair symbolized for the Egyptians. Iconographically we have more references, especially about the preferences and symbology that emerges from the different hairstyles, both males and females. KEYWORDS: hairstyle, hair, love poem, Tale of Two Brothers, dancers, wig, braid. I. La importancia del cabello y los peinados en el Antiguo Egipto. El tratamiento del cabello y su cuidado eran muy importantes para los egipcios, e iba más allá de la mera estética. El peinado tenía una profunda relación con su portador, simbolizando su estatus, condición o intenciones. Esta breve comunicación engloba un tema enormemente amplio y complejo, intentando dar una visión general acerca del peinado, primeramente con sus referencias textuales, y a continuación con las iconográficas. II. Fuentes textuales: poemas amorosos y literatura. Referencias al cabello o al cuidado del mismo tenemos en varios poemas amorosos y en una narración literaria. A través de dichos textos apreciaremos la relación del cabello con el mundo femenino, la fertilidad y la sensualidad. a) Poemas amorosos. Los poemas, según cree Fox 2 son puro entretenimiento, y como tal, populares. Su temática se centra en el amor, y más en concreto en el objeto de deseo 3 .
Content may be subject to copyright.
Antesteria ISSN 2254-1683
Nº 1 (2012), 289-303.
289
UN ACERCAMIENTO A LA SIMBOLOGÍA DEL PEINADO EN EL ANTIGUO
EGIPTO
AN APPROACH TO THE SYMBOLISM OF HAIRSTYLE IN ANCIENT EGYPT
Aroa, VELASCO PÍREZ
1
Universidad Autónoma de Madrid
RESUMEN: Las referencias textuales relativas al cuidado del cabello en el Antiguo Egipto
son escasas pero significativas, destacando la sensualidad y el erotismo que simbolizaba el
pelo para los egipcios. Iconográficamente tenemos más referencias, esta vez relativas a los
gustos y a la simbología que se desprende de los distintos tipos de peinados, tanto
masculinos como femeninos.
PALABRAS CLAVE: peinado, pelo, poema amoroso, Cuento de los dos Hermanos,
bailarinas, peluca, trenza.
ABSTRACT: The textual references about the care of hair in Ancient Egypt are limited but
significant, emphasizing sensuality and eroticism that the hair symbolized for the Egyptians.
Iconographically we have more references, especially about the preferences and symbology
that emerges from the different hairstyles, both males and females.
KEY-WORDS: hairstyle, hair, love poem, Tale of Two Brothers, dancers, wig, braid.
I. La importancia del cabello y los peinados en el Antiguo Egipto.
El tratamiento del cabello y su cuidado eran muy importantes para los egipcios, e iba
más allá de la mera estética. El peinado tenía una profunda relación con su portador,
simbolizando su estatus, condición o intenciones.
Esta breve comunicación engloba un tema enormemente amplio y complejo,
intentando dar una visión general acerca del peinado, primeramente con sus referencias
textuales, y a continuación con las iconográficas.
II. Fuentes textuales: poemas amorosos y literatura.
Referencias al cabello o al cuidado del mismo tenemos en varios poemas amorosos y
en una narración literaria. A través de dichos textos apreciaremos la relación del cabello con
el mundo femenino, la fertilidad y la sensualidad.
a) Poemas amorosos.
Los poemas, según cree Fox
2
son puro entretenimiento, y como tal, populares. Su
temática se centra en el amor, y más en concreto en el objeto de deseo
3
.
1
Departamento de Prehistoria y Arqueología, Universidad Autónoma de Madrid. C/ Guindos, 28 2ºB,
28029 Madrid. E-mail: aroa.velasco86@gmail.com
2
Fox 1985: 244-247.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
290 Antesteria
Nº 1 (2012), 289-303
El primero a analizar pertenece al papiro Harris 500
4
, de la XIX dinastía
5
. En el
poema tenemos a una chica que, avergonzada, se excusa por no haber arreglado
adecuadamente sus cabellos debido a la prisa que tenía por correr hacia su amado:
“Mi corazón pensó en mi amor por ti
cuando la mitad de mi pelo estaba trenzado,
vine a toda prisa a buscarte y descuidé mi peinado.
Ahora, si me dejas terminar de trenzarlo
estaré lista en un momento”
6
Primeramente vemos la importancia del cuidado del cabello, sobre todo para las
féminas, como elemento ornamental para su amado; además de que el cuidado del cabello,
al igual que el vestido, tiene vital importancia en el juego amoroso
7
del Antiguo Egipto.
Nuestra protagonista habla de “terminar de trenzar (lo)”, con lo cual podemos suponer que
se trata de una muchacha joven, y que se está trenzando el pelo
8
. Nuestra enamorada está
preocupada por su apariencia ante su amado, por ello se excusa argumentando que ha sido
su amor el que ha hecho que aparezca descuidada y el desorden de su pelo da testimonio
de su excitación y confusión. Explorando los conceptos de amor expresados en este poema
vemos el pelo como el objeto erótico, que a su vez enciende el deseo sexual y los poderes
del amor.
En el mismo papiro tenemos otro poema interesante, de cual extraigo un fragmento:
“…Me dirijo hacia el Jardín del Amor, mi pecho está lleno de persea (ramas),
mi cabello cargado de bálsamo.
Yo soy una noble señora,
yo soy la Señora de las Dos Tierras, cuando estoy contigo”
9
El peinado es un instrumento básico en la celebración de banquetes
10
, llenos de
símbolos dirigidos hacia una misma dirección: el placer. El entretenimiento y la seducción se
funden en este mismo ámbito, en el cual el peinado y todos sus complementos juegan un
importante papel. Aquí tenemos a la amada que espera a su amado con su pecho lleno de
persea y el pelo empapado en bálsamo. Dicho bálsamo puede referirse a los conos de
perfume que subrayan la importancia erótica del aroma en la imaginación de los antiguos
egipcios
11
.
Otro documento es una estela de la XXV Dinastía dedicada a Mutirdis, por su padre,
el faraón Piankhy, donde se alaba, entre otras cosas, su cabello negro. Egipto es un país
africano, por lo tanto sus habitantes tendrían en su mayoría cabello oscuro y rizado/ondulado
como correspondería étnicamente a las razas mediterráneas:
3
En el presente estado de conocimiento, algunas formas verbales son inciertas, haciendo la
comprensión lingüística más difícil (Fox 1985: 3-4).
4
BM 10060; Budge 1923: láms. XLI-XLVI.
5
Contiene tres colecciones de poemas de amor, el cuento del Príncipe Predestinado, y el de la
conquista de Jaffa
6
Trad. Lichtheim 1976: 191.
7
Robins 1993: 183-185.
8
No olvidemos que la trenza es un símbolo de la juventud e inocencia, y los juegos amorosos se
llevaban a cabo antes de casarse y convertirse en la “mujer de la casa”, Noblecourt 1999: 214-222.
9
Trad. Fox 1985: 14-15.
10
Según Fox aunque ninguno de los poemas aparezca en las tumbas, ni sirvan a los propósitos
funerarios, si podrían aparecer en dichos banquetes. (Fox 1985: 244-247).
11
Manniche 1987: 42.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
Antesteria 291
Nº 1 (2012), 289-303
“Negro es su cabello como la negrura de la noche
como las uvas y los higos”
12
En el papiro Chester Beatty I
13
, de la XX Dinastía, tenemos otro poema
14
. En él
nuestro amante sabe que no puede resistirse a los encantos de su amada, quien le atrapa
con sus artes de mujer, entre ellas el pelo:
“Así como ella sabe cazar a lazo las reses
para evitar los impuestos
ella me echa el lazo con su pelo,
ella me atrapa con su ojo,
ella me enreda con su collar,
ella me marca con el sello de su anillo”
15
Podemos ver como las artes de seducción de la mujer funcionan frente al hombre, el
cual cae rendido ante sus encantos. Esto no quiere señalar el estereotipo de femme fatale,
ya que en los poemas no está generalizado, siendo el tema principal la trampa de amor,
incorporando un rol activo a la mujer, creando el lazo amoroso, sin llevar el estereotipo al
extremo. Mientras, el enamorado, impresionado por el poderoso efecto que la mujer tiene
sobre él, se ve a mismo como “capturado”, su corazón como “tomado”, sin actuar con
iniciativa propia, dejándose atrapar por las redes femeninas.
Sobre este poema hay que destacar otro aspecto y es que la palabra que se ha
traducido como “pelo”, en egipcio es Snw, palabra que significa “red”
16
. Pero el determinativo
que acompaña a dicha palabra en nuestro poema es el mechón de cabellos, realizando de
esta manera un juego de palabras.
b) Fragmentos literarios: el Cuento de los Dos Hermanos.
El cuento de los Dos Hermanos se encuentra recogido en el papiro D´Orbiney
17
, y fue
escrito en hierático durante la XIX Dinastía. Los dos protagonistas de este relato nos ofrecen
una magnífica descripción de los rasgos humanos, las relaciones y los sentimientos. En
algunos fragmentos de dicho relato encontramos referencias importantes relativas al cabello:
1. Cuando el hermano menor (Bata) vuelve al hogar a recoger más semillas para su
hermano mayor (Anubis) y se las pide a su mujer. Ella le responde:
“Ve, abre la despensa y coge lo que quieras. No hagas que mi pelo se quede a medio
peinar”
18
2. Bata se dirige a la despensa de donde coge lo necesario para la siembra. Entonces,
la mujer de su hermano le propone acostarse con ella, pero Bata la rechaza. Por la noche,
cuando vuelven los dos hermanos de trabajar, Anubis se da cuenta de que algo le pasa a su
mujer y la pregunta quién la ha seducido. Ella acusa al hermano pequeño con estas
palabras:
12
Estela C 100 del Louvre. Trad. Roberts 1997: 60.
13
Gardiner 1931: láms. XVI-XVII, XXII- XXVI, XXIX-XXX.
14
Contiene tres colecciones de poemas de amor, y las contiendas de Horus y Seth.
15
Trad. Lichtheim 1976: 187.
16
Faulkner 1962: 268, 5.
17
BM 10183
18
Trad. Lichtheim 1976: 204.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
292 Antesteria
Nº 1 (2012), 289-303
“Su marido la dijo: ¿quién te ha seducido? Ella le respondió: nadie más que tu hermano
menor me ha seducido. Cuando vino a buscar semillas para ti y me encontró sentada sola,
me dijo: Ven, vamos a disfrutar de unos momentos de amor y a dormir juntos, ¡desata/suelta
tus trenzas!/ ¡ponte tu peluca!”
19
3. Ambos hermanos se enfrentan, y tras ello Bata se va de la casa y se instala solo en
el valle del Pino
20
. Un día los dioses de la Enéada, que paseaban por allí, se compadecen de
él y Ra-Horajti pide a Jnum que le modele una mujer
21
. Más tarde, mientras ella paseaba a la
orilla del mar, pasó lo siguiente:
“En aquel momento vio como el mar se abalanzaba tras ella y emprendió la huida y corrió a
su casa. Pero el mar
22
gritó al pino: ¡Sujétala! Y el pino le trajo una trenza de su cabello.
Después el mar la llevó (la trenza) a Egipto y la depositó en el lugar donde estaban las
lavanderas del faraón. El aroma de la trenza de su pelo se introdujo en las ropas del faraón
(…)”
23
4. Dicho aroma se filtra en las ropas del faraón, y las lavanderas son reprendidas, hasta
que el lavandero mayor descubre el origen de tal aroma; recoge la trenza y se la lleva al
faraón. Sus sabios le dicen:
“Esta trenza pertenece a una hija de Ra-Horajti en la que está la bendición de todos los
dioses”
24
La mujer será llevada ante el faraón, quien la convierte en su Gran Favorita. La
historia no termina aquí, pero en cuanto a referencias del cabello, sí.
De nuevo tenemos, en la primera parte del relato analizada, la importancia del
cuidado del cabello femenino, además de referencias de connotación sexual (cuando la
mujer cuenta a su marido como Bata intentó seducirla). Para la primera traducción,
correspondiente a Lichtheim, hay que destacar el hecho de soltar las trenzas, que significa
revolverse el cabello, desordenarlo, pudiendo relacionar este desorden del pelo con el acto
sexual, sobre todo si consideramos que “desgreñarse” (txtx) deriva de embriaguez (txi).
Según Gutbub
25
la fiesta de la embriaguez que se celebraba en honor a Hathor y que
además formaba parte de la Fiesta del Valle, posiblemente se realizase también durante los
funerales en honor al difunto.
Si nos fijamos en la traducción de Lefebvre es necesario mencionar las
representaciones de uniones sexuales donde es frecuente ver al hombre agarrando por los
pelos (o la peluca) a la mujer. De ahí la gran connotación sexual en la proposición que
supuestamente le hace Bata a la mujer de su hermano. Dicha imagen la podemos observar
en el famoso Papiro de Turín.
19
Trad. Lichtheim 1976: 205. La segunda traducción pertenece a Lefebvre 2003: 156 “Cuando vino a
coger semillas para ti y me encontró sentada sola, me dijo: «Ven, pasemos una hora (juntos),
acostémonos. Ponte tu peluca»”. Ambas traducciones son válidas aunque no significan lo mismo. La
palabra en el texto jeroglífico original es nbd con el determinativo del mechón de pelo, y que significa
“trenza” (Faulkner 1962: 130, 10). Por otro lado, el verbo antecedente es wnx que significa “vestirse”
(Faulkner 1962: 63, 1), en este caso sería ponerse la peluca, siendo la segunda traducción la más
literaria. Sin embargo creo que las dos traducciones son posibles y por ello analizaré ambos puntos
de vista.
20
La acción transcurre en Fenicia.
21
Trad. Lichtheim 1976: 207.
22
Es el Mar personificado, o más exactamente representado como un dios análogo al Yam fenicio.
23
Trad. Lichtheim 1976: 207.
24
Trad. Lichtheim 1976: 208.
25
Gutbub 1961: 50.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
Antesteria 293
Nº 1 (2012), 289-303
Este cuento guarda mucha semejanza con la leyenda de la trenza de Hathor
26
, muy
fragmentada y conservada en el Papiro Ramesseum XI:
“Mi corazón (ib) es para ti, mi corazón (HAty) es para [ti] como el corazón [de] Horus es para su
ojo, (el de) Seth para sus testículos, (el de) Hathor para su trenza (Hnskt), (el de) Thot para su
hombro”
27
.
Hathor pierde una trenza en algún momento, pero por desgracia desconocemos el
mito. Por otro lado tenemos en Plutarco un acontecimiento semejante con la diosa Isis, quien
al enterarse de la traición de Seth hacia Osiris “se cortó enseguida una de sus trenzas y se
puso un vestido de luto”
28
, aportando una simbología funeraria
29
a dicho acontecimiento.
III. Fuentes iconográficas: evolución de los peinados durante el periodo dinástico.
Los antiguos egipcios cuidaban mucho su cabello: llevaban extensiones, se
afeitaban, se ponían pelucas e incluso se teñían. En un clima tan tórrido la cabeza afeitada o
el pelo cortísimo habrían sido las opciones más refrescantes, aunque se habría hecho
necesario algún tipo de cobertura para la cabeza con el fin de resguardarla del sol. La peluca
suponía una solución más conveniente que el pañuelo o el turbante, pues permitía que el
cuerpo traspirara por su estructura reticular a la vez que protegía la cabeza. Inevitablemente
las pelucas evolucionaron como una forma de demostrar la riqueza, la condición social o las
filiaciones religiosas de su portador, y en consecuencia algunos estilos fueron prerrogativa
exclusiva de determinados individuos
30
. El análisis siguiente es tanto de peinados de pelo
natural como de pelucas, debido a la imposibilidad, en ocasiones, de diferenciar ambos.
Primeramente comentaré las modas de cada época, un cuadro aún en proceso de
formación.
a) Reino Antiguo.
Peinados femeninos.
Ya desde época muy temprana tenemos gran variedad de peinados, aunque por lo
general existen tendencias y/o modas. Vandier ha llegado a establecer dos grupos
principales: peinados cuadrados y tripartitos
31
.
El peinado cuadrado consiste en una melena gruesa y abundante, que rodea la cara,
con la raya en medio, llegando hasta los hombros o hasta el mentón, y cubriendo las orejas.
Los ejemplos más característicos son la estatua sedente de Nofret
32
(figura 1), y la
representación de la mujer de Seneb
33
.
Aparece ya también la llamada “peluca tripartita”, de origen masculino según
Vandier
34
. Consiste en dos mechones a cada lado de la cara, y un tercero cayendo por la
espalda, lisos y que terminan antes de llegar al busto. El rostro es enmarcando por el cabello
que deja al descubierto las orejas. Ejemplos de ello tenemos en la IV Dinastía, con las
26
Posener 1986: 111-117.
27
Trad. Posener 1986:111.
28
Plu. VI, 14.
29
Sobre rituales funerarios con cabello ver Valdesogo 2005.
30
Sobre la técnica de elaboración de pelucas ver Fletcher 2002: 2-5; Fletcher 2004:109; Fletcher
2000: 495-496; Pyke 2006: 7-9.
31
Vandier 1958: vol. 3. 104-106.
32
Museo Egipcio, El Cairo, CG 3, CG 4.
33
Museo Egipcio, El Cairo, JE 51280.
34
Vandier 1958: vol. 3. 105.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
294 Antesteria
Nº 1 (2012), 289-303
numerosas triadas de Micerinos
35
o mismamente la escultura de dicho faraón con su
esposa
36
. Es un tipo de peinado que cobrará mayor importancia durante el Reino Medio y la
Dinastía XVIII.
Peinados masculinos.
El pelo corto era el preferido para los egipcios del Reino Antiguo, aunque había
también quien se lo rasuraba al completo. Este peinado corto era cuadrado, muy uniforme,
sin raya y solía dejar las orejas al descubierto. En ocasiones el cabello consistía en una
madeja de pequeños rizos que cubrían las orejas
37
. Ejemplos de pelo corto podemos
encontrar en cualquier mastaba del Reino Antiguo (figura 2).
También es bastante corriente ver a hombres con el pelo largo y rizado, ya sea
cubriendo o no las orejas
38
.
b) Reino Medio.
Peinados femeninos.
Los peinados cortos y cuadrados quedaron para las clases trabajadoras, mientras
que los de pelo muy corto y los tripartitos fueron los más comunes. En el sarcófago de
Kawit
39
, de la XI Dinastía podemos ver estos tres ejemplos perfectamente: la sirvienta lleva
un peinado muy corto, mientras que Kawit lleva un elaborado peinado corto rizado que está
siendo peinado por otra sirvienta, que tiene una melena larga
40
(figura 3).
La novedad de esta época la marca la llamada “peluca hathórica”, muy similar a la
tripartita y que se desarrolla para la nobleza femenina. Consistía en una melena gruesa y
ondulada que caía sobre los hombros formando dos espirales. La reina Nofret, perteneciente
a la XII Dinastía la lleva
41
.
Peinados masculinos.
La peluca corta y rizada típica del Reino Antiguo sigue apareciendo en esta época. El
pelo largo tampoco desaparece, dejando las orejas al descubierto y cubriendo parcialmente
los hombros y la frente, siendo por delante más largo que por detrás. Ejemplos de ello
tenemos especialmente en la estatuaria particular
42
. Hasta la XVIII Dinastía no habrá
cambios trascendentes.
c) Reino Nuevo.
Nos adentramos en una época de mucha complejidad y el análisis de los peinados
tiene que detenerse en los caprichos de cada dinastía, pero por motivos de espacio haré un
análisis general.
Peinados femeninos.
El peinado de tipo tripartito sufre una evolución desde la XVIII Dinastía hasta época
ramésida (con un paréntesis en la época amarniense) respecto a la longitud, los mechones o
35
Museo Egipcio, El Cairo.
36
Museo de Bellas Artes, Boston, nº 11738
37
Sobre cada tipo de peinado corto rizado tiene un estudio muy minucioso Cherpion 1989: 55-58.
38
Cherpion 1989: 57.
39
Museo Egipcio, El Cairo, JE 47397.
40
Existía incluso el título de “peluquera”, testimoniado en el bloque de caliza de la peluquera Innu, del
Reino Medio (concretamente a la XI Dinastía). Riefstahl 1952: 7-16.
41
Museo Egipcio, El Cairo, JE 381.
42
Como por ejemplo la estatua de granito gris del funcionario de la corte Amenenhat (British Museum,
Londres, BM 462).
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
Antesteria 295
Nº 1 (2012), 289-303
los adornos. En general se complican bastante y son más elaboradas (superposiciones de
mechones, rizos y hasta de pelucas, jugando mucho con las pequeñas trenzas y el cabello
espeso) además de engalanarse copiosamente con cintas y otros adornos, como tocados,
algunos incluso realizados en oro, como es el caso del encontrado en la tumba de las tres
esposas de Tutmosis III, hallado en Wadi Qubbanet el-Qirud
43
(figura 4).
Por otro lado tenemos el peinado “envolvente”, posterior al reinado de Amenofis II y
con auge durante el reinado de Seti I; es llamado así porque se muestra sin divisiones y
cubre las orejas, diferenciándose de esta manera de las hathóricas o las tripartitas. Este tipo
de peinado consiste en una espesa cabellera que a veces termina en pequeños tirabuzones,
en ocasiones coronado por un cono de perfume. También podemos ver cabelleras llenas de
pequeñas trenzas sueltas, sobre todo en el caso de las sirvientas, como las que aparecen en
las pinturas murales de la tumba de Rekhmire
44
.
Peinados masculinos.
Aunque los hombres solían llevar modelos más cortos que los de las mujeres, en
estilo, forma, elaboración y complejidad no se quedaban atrás. Los egipcios de las clases
altas solían llevar una melena hasta los hombros en dos capas, siendo la capa inferior en
superposición de rizos o suelto en una larga cabellera, como es el caso del conjunto
escultórico de Maya
45
, de la XVIII Dinastía.
El peinado típico de la XVIII Dinastía es el llamado “acampanado”, que deja las orejas
al descubierto y presenta muchas variedades en lo referente a la longitud o la dirección de
los mechones
46
. Ejemplos de este caso tenemos con Horemheb en su tumba
47
(figura 5) o
los relieves de la tumba del visir Ramose en Tebas
48
donde los participantes del banquete
funerario llevan complicadas pelucas de rizos superpuestas
49
.
Otro peinado muy característico de esta época es uno rizado, con incluso bucles, que
llega a los hombros, y que suele cubrir las orejas. Es característico de la época de Tutmosis
III, y se puede ver, por ejemplo, en el relieve de la tumba de Khaemhat en Tebas, en la
investidura de funcionarios con motivo del primer jubileo del faraón Amenofis III
50
.
IV. Fuentes iconográficas: algunos casos prácticos.
Los casos que presento a continuación son unos pocos ejemplos en los que
podemos apreciar la simbología del peinado en el aspecto iconográfico.
a) Las bailarinas.
En las tumbas del Reino Antiguo, sobre todo durante la VI Dinastía
51
podemos
observar escenas de danza, cuyas bailarinas (y ocasionalmente arpistas) llevan un peinado
43
Metropolitan Museum de Nueva York (58.153.2-.3) aunque es una reconstrucción. El tocado, con
todos sus elementos e incrustaciones, debía de pesar alrededor de 2 Kg.
44
Tebas Occidental, TT100.
45
Junto a Meryt, Leiden.
46
Vandier 1958: vol. 3. 482-483.
47
Museo Egipcio, El Cairo, EA 550.
48
En Seikh Abd el-Qurna (TT55).
49
Las pelucas eran ostentadas con ocasión de banquetes y otros actos sociales o públicos, Shaw y
Nicholson 2004: 282-283.
50
Relieve en piedra caliza, en Tebas Occidental (TT57), en el Metropolitan Museum of Art, Nueva
York.
51
También la podemos encontrar en el Reino Medio, concretamente en las tumbas de Beni Hasan,
en Newberry 1984: láms. II-VIIA; IX-XIX.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
296 Antesteria
Nº 1 (2012), 289-303
característico: la trenza lastrada. Este peinado está formado por una trenza y por un peso o
lastre en la base, que solía ser de cerámica o metal y siempre con la forma redondeada de
un disco o bola. Se cree que ésta última albergaría en su interior corpúsculos que, al
moverse, producían el efecto de un sonajero dotado de un poder apotropaico
52
. Si esto es
así, nuestro lastre nos recordaría directamente a los sistros, instrumento musical también
utilizado en danzas y bailes y consagrado a Hathor (figura 6).
Además de esta posible función ritual importante, la trenza lastrada también jugaría
un papel estético trascendente. Las bailarinas, al danzar, moverían sus lastres a su
alrededor, realizando un movimiento circular y concéntrico en torno a ellas mismas, de ahí
que se haya hablado de una posible descripción de los astros al girar. El peso del lastre
ayudaría a la bailarina a hacer más llamativo su movimiento, y a la vez aportaba un posible
significado cósmico
53
. Las danzas en donde tenemos dicha trenza (además de otros objetos
simbólicos hathóricos) son hathóricas
54
, y de hecho la trenza siempre ha sido asociada con
Hathor, quien posee epítetos como “la de las trenzas” o “la de la trenza”
55
, además de con la
juventud
56
.
Otra diosa importante para este estudio es Meret, vinculada de forma directa con la
música, el canto y la danza. Iconográficamente se la representa como una mujer (o dos
mujeres)
57
, de cuya cabellera se desmarca un mechón que termina en un disco redondeado.
b) Los niños.
Las figuras infantiles poseen, dentro del arte egipcio, unos rasgos diferenciadores y
comunes
58
, entre ellos el peinado. Normalmente se les suele representar con una trenza en
el lado derecho de su cabeza afeitada al igual que la lleva el joven dios Horus, y a la que se
conoce como “trenza de la juventud” (figura 7). Puede ser una trenza pero también una
especie de coleta o un simple mechón de pelo que frecuentemente terminaba en una punta
enrollada hacia arriba. Las niñas podrían portar una coleta en vez de una trenza, y a veces
aparece más de una trenza por niño.
c) Los extranjeros.
Desde el punto de vista iconográfico, los extranjeros estaban perfectamente
identificados por los egipcios. Para ellos, en el mundo existían 4 grupos humanos distintos:
egipcios, nubios, asiáticos y libios
59
. Cada uno estaba incluido en el imaginario egipcio con
unos rasgos físicos y unas vestimentas propias que los identificaban al primer golpe de
vista.
El nubio.
Tez negra, nariz chata, labios gruesos y pelo crespo y negro. Su cabello es corto y
rizado. También suelen llevar el pelo apretado, con cortas trenzas y tocados de plumas de
avestruz. Mientras, los niños llevan la cabeza rasurada con algún mechón suelto de pelo, o
incluso pequeños moños. Por su parte las mujeres llevan el mismo peinado que los
hombres, pero más complicado, con capas superpuestas y de forma más ovalada. Un
52
Pérez Arroyo 2001: 346.
53
Una síntesis de las finalidades de la música en el Egipto Antiguo la encontramos en Barahona
2000: 58-61.
54
Por ejemplo, la “danza de Iba”, “la danza de los espejos”, “danza del cosmos”.
55
Sin olvidar el mito del Papiro del Ramesseum, en Posener 1986.
56
Kinney 2008: 161-162.
57
Castel 2001: 258-260.
58
Ver Seco 1998: 14-21.
59
Parra 2007: 12.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
Antesteria 297
Nº 1 (2012), 289-303
ejemplo de ello lo podemos encontrar en la tumba de Huy, de la XVIII Dinastía
60
(figura 8).
Este tipo de peinado tendrá mucha influencia en los egipcios, llevándolo tanto hombres
como mujeres, sobre todo durante el Reino Nuevo y la XXV Dinastía, siendo la conocida
“peluca Nubia”.
Los vecinos occidentales /libios.
Durante el Reino Antiguo aparecen con una larga cabellera, con mechones sobre el
pecho, con una barba larga y apuntada
61
. Más adelante, en el Reino Nuevo, llevan el cabello
más claro que el de los egipcios, recortado en un marcado flequillo sobre la frente y un
amplio mechón central que cae hacia atrás, cortado en recto a la altura de la nuca; el cabello
de los lados aparece recogido en dos largas trenzas que caen sobre el pecho, por delante
de las orejas
62
, como aparece en un azulejo de fayenza, encontrado en el Palacio de
Ramsés III, en Medinet Habu
63
.
El sirio/semita.
Cabello liso y corto, de color negro, a la altura de los hombros. Lo lleva sujeto a una
cinta que le abomba un poco por detrás de la nuca. Barba oscura y una afilada perilla. Así
es como aparece en la estela de Berlín de la XVIII Dinastía
64
(figura 9).
d) Decoración en las tumbas egipcias del Reino Antiguo.
En varias escenas de la vida agrícola y ganadera que encontramos en las mastabas
del Reino Antiguo tenemos algunos casos curiosos. En general, los hombres dedicados a
tareas agrícolas llevan el pelo corto, por razones obvias (calor, sudor, molestia). En estas
representaciones he encontrado a alguno que muestra entradas en su pelo. La razón de
esta característica aún es desconocida, pues parece no seguir un patrón, a veces aparece
en los supervisores y otras en cualquier egipcio
65
. Tenemos un claro ejemplo en la escena
de pesca de la mastaba de Mereruka, de la VI Dinastía (figura 10).
Seguramente alguno de estos campesinos utilizaba algún remedio contra la caída del
cabello, como el que se ha conservado en el Papiro Ebers
66
. La receta propuesta por los
egipcios para hacer crecer el pelo de alguien calvo sería un compuesto de las grasas de:
león, hipopótamo, cocodrilo, gato, serpiente y de ibis, todas ellas mezcladas y puestas en la
cabeza. No sabemos si esto era efectivo, aunque el hecho de que la alopecia siga
atormentando a la humanidad, nos hace dudar de su eficacia.
V. Bibliografía.
Barahona, A. (2000): «Aproximación al concepto de música del Egipto antiguo», en Molinero,
M. A., y Sola, D., (coord.) Arte y sociedad del Egipto antiguo, Madrid, Encuentro 37-65.
Budge, E. A. W. (1923): Facsimiles of Egyptian Hieratic Papyri in the British Museum,
(Second Series) London, Trustees of the British Museum.
60
Tebas, TT40.
61
Como ocurre en el Templo funerario de Sahura (PM III, 1 p. 329), actualmente en el Museo Egipcio
de Berlín, 21782; ANEP 1.
62
Sobre la iconografía de los vecinos occidentales consultar López Grande 2002: 65-83.
63
Reino Nuevo, XX Dinastía. Museo Egipcio, El Cairo.
64
Staaliche Museen zu Berlin.
65
Harpur 1987: 145.
66
Papiro Ebers 473.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
298 Antesteria
Nº 1 (2012), 289-303
Castel, E. (2001): Gran diccionario de mitología egipcia, Madrid, Alderabán.
Cherpion, N. (1989): Mastabas et hypogées d'Ancien Empire. Le problème de la datation.
Brussels, Connaissance de l´Egypte ancienne.
Desroches-Noblecourt, C. (1999): La mujer en tiempos de los faraones, Madrid, Editorial
Complutense.
Faulkner, R. O. (1962): A concise dictionary of Middle Egyptian, Oxford, Griffith Institute.
Fletcher, J. (2000): «Hair» en Nicholson, P. T., y Shaw, I. (Ed) Ancient Egyptian Materials
and Technology, Cambridge, Cambridge University Press, 495-501.
Fletcher, J. (2002): «Ancient Egyptian hair and wigs», en The Ostracon, 2-8.
Fletcher, J. (2004): El enigma de Nefertiti, Barcelona, Crítica.
Fox, M. V. (1985): The Song of Songs and the Ancient Egyptian Love Songs, Wisconsin, The
University of Wisconsin Press.
Gardiner, A. H. (1931) The Library of A. Chester Beatty, Description of a Hieratic Papyrus
with a Mythological Story, Love-songs and other Miscellaneous Texts. The Chester Beatty
Papyri No. 1, Oxford, Oxford University Press.
Gutbub, A. (1961): «Un emprunt aux Textes des Pyramides dans l´hymne à Hathor, dame de
l´ivresse» en Mélanges Maspero, I Orient Ancient Quatriéme Fascicule, MIFAO, vol. LXVI,
31-72.
Harpur, Y. (1987): Decoration in Egyptian Tombs of the Old Kingdom, London, KPI.
Kinney, L. (2008): Dance, dancers and the performance cohort in the Old Kingdom, Oxford,
BAR International Series 1809.
Lefebvre, G. (2003): Mitos y cuentos egipcios de la época faraónica, Madrid, Akal.
Lichtheim, M. (1976): Ancient Egyptian Literature. Volume II: The New Kingdom, Berkeley,
University of California Press.
López Grande, M. J. (2002): «Los vecinos occidentales del Antiguo Egipto. Datos anteriores
a la proclamación de Sheshonq I», en López Grande, M. J. (ed.) Culturas del Valle del Nilo.
Su historia, relaciones externas e investigación española, Barcelona, Fundació Arqueològica
Clos, 65-83.
Manniche, L. (1987): Sexual life in Ancient Egypt, London, KPI.
Newberry, P. E., (1984): Beni Hasan, London, F. L. Griffith.
Parra Ortiz, J. M., (2007): «Los extranjeros en Egipto: imagen y cotidianidad» en Mangas, J.
y Montero, S. (eds.) Ciudadanos y extranjeros en el Mundo Antiguo, Madrid, Ediciones 2007,
9-35.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
Antesteria 299
Nº 1 (2012), 289-303
Pérez Arroyo, R. (2001): La música en la era de las pirámides, Madrid, Editorial Centro de
Estudios Egipcios.
Plutarco (1995): Moralia, vol. 6: Isis y Osiris, Madrid, Editorial Gredos.
Pyke, G. (2006): «Qasr Ibrim´s crowning glory: a Napatan Period wig», The Bulletin of the
Egypt Exploration Society 28, 7-9.
Posener, G. (1986): «La légende de la tresse d´Hathor », en Lesko, L. H. (Ed) Egyptological
studies in honor of Richard A. Parker, Hannover, University Press of New England, 111-117.
Riefstahl, E. (1952): «An ancient Egyptian hairdresser» en Bulletin of Brooklyn Museum, vol.
XIII, 4, 7-16.
Roberts, A. (1997): Hathor rising. The power of the goddess in Ancient Egypt, United States,
Inner Traditions International.
Robins, G. (1993): Women in Ancient Egypt, London, British Museum Press.
Seco, M. (1998): El niño en las pinturas de las tumbas tebanas de la XVIII Dinastía, Sevilla,
Kolaios.
Shaw, I. Nicholson, P. (2004): Diccionario Akal del Antiguo Egipto, Madrid, Akal.
Valdesogo Martín, M. R. (2005): El cabello en el ritual funerario del Antiguo Egipto a partir de
los Textos de los Sarcófagos y de la evidencia iconográfica, Barcelona, Aula Aegyptiaca-
Studia 4.
Vandier, J. (1958): Manuel d´archaéologie égyptienne. Tome III : Les grandes époques. La
statuaire, Paris, Éditions A. et J. Picard et Cie.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
300 Antesteria
Nº 1 (2012), 289-303
Figura 1: Nofret. Museo Egipcio, El Cairo. Fuente: http://www.bluffton.edu/~sullivanm/egypt/cairo/ok.html
Figura 2: Mastaba de Mereruka, Saqqara. Fuente propia.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
Antesteria 301
Nº 1 (2012), 289-303
Figura 3: Sarcófago de Kawit. Museo Egipcio, El Cairo. Fuente: Riefstahl 1952: 9, fig. 2.
Figura 4: tocado de la tumba de las tres esposas de Tutmosis III, Metropolitan Museum of Art, New York. Fuente:
cortesía del Metropolitan Museum of Art, New York.
Figura 5: Cortesanos con peinado “acampanado” de la tumba de Horemheb, Saqqara. Fuente propia.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
302 Antesteria
Nº 1 (2012), 289-303
Figura 6: Mastaba de Mereruka, Saqqara. Fuente propia.
Figura 7: Pintura de Nebamun, Museo Británico, Londres. Fuente: cortesía del Museo Británico, Londres.
Aroa VELASCO PÍREZ Un acercamiento a la simbología…
Antesteria 303
Nº 1 (2012), 289-303
Figura 8: Tumba de Amenhotep Huy, Tebas. Fuente: http://teachmiddleeast.lib.uchicago.edu/historical-
perspectives/the-question-of-identity/before-islam-overview/image-resource-bank/image-07.html
Figura 9: Estela donde se representa a un sirio bebiendo cerveza, Staaliche Museen zu Berlin. Fuente: cortesía
de Staaliche Museen, Berlin.
Figura 10: Relieve de la tumba de Mereruka, Saqqara. Fuente propia.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
El niño jugó un importante papel en la iconografía de las escenas que decoraban las paredes de las tumbas privadas tebanas de la XVIII dinastía. El programa iconográfico dentro de la tumba seguía unas pautas fijas y los niños se representaron en determinadas escenas con un carácter simbólico. Fueron sobre todo una garantía para el difunto de la continuidad de la vida tras la muerte.
Article
Available once more, this is a comprehensive, comparative literary philological examination of two enduring bodies of love poetry from the ancient Near East.
Aproximación al concepto de música del Egipto antiguo
  • A Barahona
Barahona, A. (2000): «Aproximación al concepto de música del Egipto antiguo», en Molinero, M. A., y Sola, D., (coord.) Arte y sociedad del Egipto antiguo, Madrid, Encuentro 37-65.
Facsimiles of Egyptian Hieratic Papyri in the British Museum
  • E A W Budge
Budge, E. A. W. (1923): Facsimiles of Egyptian Hieratic Papyri in the British Museum, (Second Series) London, Trustees of the British Museum.