ArticlePDF Available

Abstract and Figures

Este trabajo estudia las relaciones existentes entre inmigración y Estado de bienestar en España desde una triple perspectiva. En primer lugar, se analiza el papel que las prestaciones sociales hayan podido tener en la experiencia inmigratoria española, como factor de atracción de los inmigrantes. A continuación, se estudia de qué manera la inmigración puede afectar al mantenimiento del Estado de bienestar, tanto investigando los posibles efectos del aumento de la diversidad étnica, lingüística y cultural sobre el respaldo de la población nacional al Estado de bienestar, como su efecto sobre el gasto social en materia de prestaciones monetarias y salud. Por último, y cambiando de perspectiva, se pone en valor la contribución de la inmigración al sostenimiento del mercado privado de servicios de bienestar, especialmente en lo relativo al cuidado a dependientes.
Content may be subject to copyright.
INMIGRACIÓN
Y ESTADO
DE BIENESTAR
EN ESPAÑA
IMMIGRATION
AND THE
WELFARE STATE
IN SPAIN
Rafael Muño z de Bustillo
Llorente
Catedrático de Economía Aplicada, Departamento de
Economía Aplicada, Universidad de Salamanca
bustillo@usal.es
Rafael Gran de Marn
Profesor ayudante doctor, Depart amento de Sociología,
Universidad de Málaga
rgrande@uma.es
Anuario CIDOB de la Inmigración 2017
P. 206-229
ISSN: 2462-6732
E-ISSN: 2462-6740
DOI: doi.org/10.24241/AnuarioCIDOBInmi.2017.206
www.cidob.org
Fecha de recepción: 04.02.17
Fecha de aceptación: 10.07.17
1. Introducción
2. Inmigración y Estado de bienestar: mecanis-
mos de interrelación
2.1. El Estado de bienestar como imán
migratorio
2.2. El impacto de la inmigración sobre el
Estado de bienestar
3. Conclusiones
207
RESUMEN
Este trabajo estudia las relaciones existentes entre in-
migración y Estado de bienestar en España desde una
triple perspectiva. En primer lugar, se analiza el papel
que las prestaciones sociales hayan podido tener en
la experiencia inmigratoria española, como factor de
atracción de los inmigrantes. A continuación, se es-
tudia de qué manera la inmigración puede afectar al
mantenimiento del Estado de bienestar, tanto inves-
tigando los posibles efectos del aumento de la diver-
sidad étnica, lingüística y cultural sobre el respaldo de
la población nacional al Estado de bienestar, como su
efecto sobre el gasto social en materia de prestacio-
nes monetarias y salud. Por último, y cambiando de
perspectiva, se pone en valor la contribución de la
inmigración al sostenimiento del mercado privado de
servicios de bienestar, especialmente en lo relativo al
cuidado a dependientes.
ABSTRACT
This paper studies the relationships between immigra-
tion and the welfare state in Spain from a triple per-
spective. First, the role social benefits may have had
on the Spanish immigrant experience as a pull factor
is analysed. The paper goes on to study the way immi-
gration can affect the maintenance of the welfare state,
investigating both the possible effects of the increased
ethnic, linguistic and cultural diversity on the support of
the national population for the welfare state, as well as
its effect on social spending in terms of monetary and
health benefits. Lastly, and changing perspective, the
contribution of immigration to the maintenance of the
private market for welfare services is assessed, espe-
cially in terms of caring for dependents.
PALABRAS CLAVE
migración cualificada, españoles, inmigración,
emigración, extranjeros, laboral
KEY WORDS
?????????
PALABRAS CLAVE
España, Estado de bienestar, sanidad,
inmigración, prestaciones sociales
KEY WORDS
Spain, welfare state, health,
immigration, social benefits
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
208 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
1. INTRODUCCIÓN
En apenas una década, entre 1998 y 2008, España pasó de ser un país donde la inmigración era
marginal, escasamente el 1% de su población, a ser uno de los países con mayor presencia de
inmigrantes de Europa, con un 13,2% de su población en 2016, por encima por ejemplo de Ale-
mania. Aunque la crisis iniciada en 2008 actuó como freno a los movimientos migratorios, con
una pérdida en términos netos de cerca de 600.000 personas, esta no ha cambiado la nueva na-
turaleza de España en términos de importancia de la población migrante y su peso en el mercado
de trabajo (Grande et al., 2016).
La inmigración, especialmente cuando es intensa, muestra sus efectos sobre múltiples ám-
bitos de la sociedad (Nannestad, 2007), entre ellos las políticas sociales. Este estudio tiene
por objetivo valorar cuáles han sido los efectos de la inmigración sobre el Estado de bienestar
español desde una doble perspectiva: a) estudiar la posible vinculación entre las políticas so-
ciales y la dinámica migratoria, examinando la literatura que ha investigado si una protección
social generosa actúa como «imán» de los flujos migratorios y b) analizar de qué manera la
existencia de inmigración puede afectar al mantenimiento del Estado de bienestar, tanto des-
de una perspectiva de respaldo y legitimación del mismo, como de su efecto sobre el gasto
social. Para ello se estimará cuál es la intensidad de uso de las prestaciones sociales (mone-
tarias y de salud) de la población inmigrante frente a la población nacional. Por último, y en
la medida en que el bienestar de la población no depende solo de su acceso a prestaciones
sociales públicas –puesto que una parte importante de la cobertura de necesidades sociales
se efectúa de forma privada–, se analizará el papel que la inmigración ha tenido en la «soste-
nibilidad» de dichos mecanismos privados de bienestar. El artículo acaba con un resumen de
las principales conclusiones alcanzadas en la investigación.
2. INMIGRACIÓN Y ESTADO DE BIENESTAR: MECANISMOS DE INTERRELACIÓN
De las múltiples vías a través de las cuales la inmigración afecta al Estado de bienestar nos cen-
traremos en estas páginas en tres, que se organizarán a lo largo de dos ejes distintos: por un
lado, el posible papel del Estado de bienestar como variable determinante de la intensidad de la
inmigración y, por otro lado, el efecto de la inmigración sobre los principales programas del Esta-
do de bienestar. Por último, y más brevemente, exploraremos su papel en la cobertura privada de
la demanda de protección social.
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
209
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
2.1. El Estado de bienestar como imán migratorio
La existencia de fuertes diferencias en protección social entre los países de emisión y recepción
de migrantes se ha considerado con frecuencia, al menos en el debate público, como uno de los
factores que pueden influir sobre los movimientos migratorios. El debate previo al Brexit, y el peso
que en el mismo ha tenido el acceso de los inmigrantes a prestaciones sociales, es un ejemplo de
la creencia en este tipo de vinculación. De acuerdo con este planteamiento –en línea con la teoría de
los factores push and pull (expulsión y atracción)–, los inmigrantes, a la hora de decidir dónde emi-
grar, tendrían en cuenta, entre otros muchos factores, la situación del mercado de trabajo (desem-
pleo, salarios, etc.), la existencia de redes de acogida informales (ya sean familiares, de amigos o de
compatriotas) o el mayor o menor acceso a prestaciones sociales y su generosidad. Por lo tanto, de
ser así, las prestaciones sociales actuarían como «imanes» de inmigración. Sin embargo, la figura 1,
donde se representa la relación entre Estado de bienestar1 e inmigración2 en una muestra de países
de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pone de manifiesto que
la vinculación entre ambas variables dista de ser evidente. La nube de puntos muestra que no existe
ninguna relación –ya sea positiva o negativa– entre inmigración y esfuerzo en protección social, en
países tan diferentes como puedan ser Estados Unidos, España o Alemania, con tasas similares de
población inmigrante y modelos muy distintos de protección social3.
Obviamente, la relación anterior, aunque informativa, no es sino una primera aproximación a la
cuestión. Puesto que la emigración responde a otros muchos (y más importantes) factores, bien
podría ocurrir que el efecto positivo de las prestaciones sociales sobre la inmigración, de existir,
se viera desdibujado por el efecto de otras variables que obraran en dirección contraria. Con
la finalidad de dilucidar esta cuestión, numerosos trabajos han intentado aislar el efecto de las
prestaciones sociales sobre la inmigración, con resultados también diversos. Así, por ejemplo,
según Borjas (1999) los inmigrantes en Estados Unidos se concentrarían en aquellos estados
con mayor protección social, lo que demostraría, en su opinión, el efecto atrayente de la política
social. Por el contrario, ni los estudios de Kvist (2004) ni Pedersen et al. (2004) encuentran efecto
imán significativo en el caso de la Unión Europea (UE). Otros trabajos (De Giorgi y Pellizzari, 2009)
detectan una relación positiva entre generosidad del Estado de bienestar e intensidad migratoria,
1. Medido por la tasa de esfuerzo en prestaciones sociales: gasto social con respecto al PIB y expresada en porcentaje.
2. Porcentaje de nacidos en el extranjero, con respecto a la población total.
3. Más aún, en lo que se refiere a España, la crisis, con el aumento del gasto social vinculado a los estabilizadores automáticos
como las prestaciones por desempleo y la caída del PIB, ha generado un aumento importante del esfuerzo en prestaciones so-
ciales que habría crecido alrededor de 5 puntos. Si este mismo ejercicio se hubiera realizado para 2008, antes de la crisis, la
posición de España estaría mucho más próxima a la de Estados Unidos.
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
210 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
aunque el efecto sería de pequeña intensidad. Desde una perspectiva limitada a las prestaciones
por desempleo, Giuletti et al. (2013) concluyen que, cuando se utilizan las estrategias empíricas
adecuadas, las prestaciones por desempleo no ejercen ninguna influencia sobre los flujos migra-
torios, lo que indicaría, en su opinión, que todo el debate sobre el «efecto llamada» de las pres-
taciones sociales no estaría basado en evidencia empírica. En palabras de Giulietti (2014: 9): «los
datos no respaldan la hipótesis de que el gasto social sea un imán potente para los inmigrantes».
FIGURA 1. Esfuerzo en protección social y peso de la población inmigrante en la población total en países
de la OCDE (2014)
0
5
10
15
20
25
30
35
50
45
40
35
30
25
20
15
10
5
0
Inmigrantes/ Población (%)
Gasto social/PIB (%)
AUS
AUT
BEL
CAN
CHL
CZE DNK
EST
FIN
FRA
DEU
GRC
HUN
ISL
IRL
IRS
ITA
LUX
MEX
NLD
NZL
NOR
PLO
PRT
SVK
SVN
ESP
SWE
CHE
GBR
USA
Fuente: Elaboración propia a partir de OECD (2016: tabla A.4) y Social Expenditure database.
Como señalan Muñoz de Bustillo y Antón (2010), para que la protección social en el país de des-
tino tenga un efecto importante sobre la decisión de emigrar se tienen que cumplir tres condicio-
nes: 1) buena información previa sobre las prestaciones existentes en el país de acogida, 2) un
estado de bienestar desarrollado y 3) facilidad de acceso a las prestaciones a extranjeros. En el
caso de España, la información disponible (Eurostat, 2000) no parece indicar que los inmigrantes
tengan un conocimiento previo adecuado de las prestaciones sociales del país de acogida4. Por
4. A modo de ejemplo, de acuerdo con el Observatorio Municipal para la Inclusión Social del Ayuntamiento de Málaga, en el
periodo 2007-2011 el 54% de las intervenciones del servicio estaban relacionadas con la petición de información sobre el acce-
so a los recursos de los servicios sociales (Ruiz et. al., 2012).
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
211
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
otra parte, el Estado de bienestar español es de los menos desarrollados de la UE, con un peso
del gasto social como porcentaje del PIB que en los años álgidos de la emigración se situaba
alrededor del 20%, seis puntos porcentuales por debajo de la media de la UE-15 y diez puntos
por debajo de Francia o Alemania, con lo que su capacidad de atracción sería también limitada.
Por último, las prestaciones deben ser fácilmente accesibles a los inmigrantes, algo que dista
de cumplirse en el caso de modelos de protec-
ción social como el español, en donde el derecho
a prestaciones está vinculado al historial laboral o
al cumplimiento de requisitos en materia de ingre-
sos o tiempo de residencia. En conjunto, todo pa-
rece indicar que ni la literatura empírica confirma
la existencia de un efecto imán –o efecto llamada
como se le conoce en España– de suficiente in-
tensidad, ni las características del Estado de bien-
estar español no parecen ser las más adecuadas
para ejercer un efecto llamada de intensidad.
2.2. El impacto de la inmigración sobre el Estado de bienestar
Una vez debatido el papel potencial del Estado de bienestar como elemento de atracción de inmi-
grantes, en esta sección se formula la pregunta de si la inmigración afecta al Estado de bienestar
y a su viabilidad futura. Para ello se investigará, por un lado, si el aumento de la diversidad cultural
y étnica asociada a la inmigración puede alterar el tradicional respaldo con el que ha contado el
Estado de bienestar por parte de la población autóctona. Esta cuestión no es en absoluto peri-
férica, ya que la resiliencia del Estado de bienestar ante los numerosos ataques ideológicos y
crisis económicas a las que ha tenido que hacer frente desde los años ochenta del pasado siglo
responde, en gran medida, al fuerte respaldo por parte de la población con el que cuentan sus
principales programas (Arriba, 2014). Por otro lado, se estudiará cuál es la intensidad de uso de
las prestaciones sociales monetarias y de salud de los inmigrantes y si dicha intensidad se corres-
ponde con sus características personales o si hay una sobreutilización de las mismas.
2.2.1. Inmigración y apoyo al Estado de bienestar
El Estado de bienestar, como mecanismo público por excelencia de protección frente a determina-
dos riesgos como la enfermedad, el desempleo o la insuficiencia de medios en la vejez, tiene un
papel muy significativo en la reducción de las desigualdades de ingresos. En el caso de España, un
LA INFORMACIÓN DISPONIBLE
NO PARECE CONFIRMAR LA
EXISTENCIA DE SOBREÚSO DE
SERVICIOS DE ATENCIÓN MÉDICA
POR PARTE DEL COLECTIVO DE
INMIGRANTES
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
212 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
país que no se caracteriza por tener un Estado de bienestar muy redistributivo, en 2014 la actuación
vía impuestos y transferencias del sector público reducía la desigualdad de mercado –medida por el
índice de Gini– en casi un tercio (del 50,9% al 34,7%). Distintos autores han defendido que el apoyo
a las actuaciones del Estado de bienestar y sus efectos niveladores tendrán mayor respaldo en el
contexto de comunidades homogéneas, con poca diferenciación cultural o étnica. Se argumenta
así, que la redistribución se acepta con mayor facilidad en un contexto de identidad genética –la fa-
milia (Freeman, 2009)– o identidad social –etnia, nación, idioma, religión (Tajfel, 1982)–, que cuando
los beneficiarios son personas más alejadas cultural o étnicamente hablando. Desde otra perspec-
tiva, se ha argumentado que el Estado de bienestar se sustenta en el altruismo recíproco (Fong et
al., 2004; Van der Ploeg, 2004), de forma que los ciudadanos estarían dispuestos a contribuir a la
financiación de los programas sociales en el entendimiento de que cuando ellos necesiten ayuda
podrán disponer de ella. Desde este enfoque, la entrada de inmigrantes que no han contribuido en
el pasado a financiar la protección social y que tienen mayor probabilidad, por sus características, de
beneficiarse de las prestaciones en el presente, debilitaría el acuerdo de reciprocidad.
Uno de los primeros y más sugerentes análisis de la vinculación entre homogeneidad de la pobla-
ción y respaldo al Estado de bienestar lo proporciona el politólogo Martin Gilens (1999), quien ex-
plica el escaso desarrollo del Estado de bienestar en Estados Unidos como el resultado de unos
medios de comunicación que sistemáticamente asociaban la pobreza con la población afroameri-
cana y de una población blanca que estaba dispuesta a aceptar la redistribución hacia sus pares,
pero no hacia la minoría negra. Desde esta perspectiva, la visión del inmigrante como un extraño,
distinto a «los nuestros», podría debilitar el apoyo al Estado de bienestar. Un planteamiento si-
milar, pero desde una perspectiva económica, se puede encontrar en Alesina et al. (2001), que
exponen el escaso desarrollo del Estado de bienestar en Estados Unidos, en comparación con
Europa, a partir de los efectos que la existencia de niveles muy distintos de diversidad racial en
ambos lados del Atlántico habrían tenido sobre la construcción de una identidad compartida que
facilitara el tipo de redistribución asociada a los programas sociales. Trabajos posteriores estiman
que la diferencia en «fraccionalización» étnica podría explicar alrededor de la mitad de la brecha
existente en términos de redistribución derivada de las políticas públicas entre Europa y Estados
Unidos (Alesina y Glaeser, 2004); así mismo, corroboran la existencia de un fuerte vínculo entre
actitudes frente a la inmigración y apoyo al Estado de bienestar en Estados Unidos (Garand et al.,
2017). En todo caso, hay que ser cauto a la hora de extrapolar la experiencia estadounidense, ya
que existen contraejemplos de países como Canadá (Banting, 2006), con un alto grado de diversi-
dad étnica y cultural –solo el 18% de su población nació en el país– y lingüística (zonas francófona
y anglófona), así como con una importante comunidad aborigen, donde no se reproducen estas
dinámicas de debilitamiento del apoyo a los programas redistributivos (Soroka et al., 2004).
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
213
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
Siguiendo esta línea de análisis, Soroka et al. (2006) han investigado en qué medida las dis-
tintas experiencias de inmigración podrían explicar el comportamiento diferencial del gasto
social en una veintena de países de la OCDE, y han obtenido unos resultados que parecen
avalar que el aumento de la diversidad étnica restaría –por distintos mecanismos (pérdida
del respaldo de la población que no se identifica con los recién llegados, endurecimiento de
las condiciones de elegibilidad, etc.)– apoyo al
Estado de bienestar, de forma que el crecimien-
to del gasto social en los países con mayor in-
migración sería menor5. Con todo, como señala
Koning (2011), excepto en los casos extremos
de Estados Unidos –mencionados más arriba– y
Suecia (Eger, 2010; Dahlberg et al. 2012), al que
se podría añadir Noruega (Cappelen y Midtbø,
2016), los efectos estimados parecen ser de es-
casa intensidad y apuntarían a la existencia de
una mayor conexión negativa entre diversidad
y Estado de bienest ar que entre inmigración y Estado de bienestar. El trabajo de Mau y
Burkhard (2009) sobre la asociación entre inmigración y actitudes hacia el Estado de bienestar
abunda en la misma conclusión: el futuro del Estado de bienestar podría muy bien depender
de su capacidad para construir vínculos de unidad entre comunidades de orígenes culturales
y étnicos diferentes.
Alternativamente, la inmigración podría generar una dinámica, que se ha venido a denominar
chauvinismo social, que consistiría en la puesta en marcha de mecanismos para excluir a los
recién llegados de los programas de bienestar, entendiendo que «ellos» no los merecen. En este
caso, no peligraría el Estado de bienestar per se, pero si un Estado de bienestar inclusivo basado
en derechos de residencia (y no de origen/nacionalidad). Existen numerosos ejemplos de este
tipo de actuaciones específicas de reducción de prestaciones a inmigrantes, ya sea por cambios
legales (como la retirada de las prestaciones médicas a inmigrantes indocumentados en España
en 2012 [Real Decreto 16/2012]) o por la dificultad del acceso a las mismas. Aunque son todavía
pocos los trabajos disponibles sobre las implicaciones del chauvinismo social en el diseño de los
estados de bienestar (Koning, 2011; Van Der Waal et al., 2013), lo cierto es que según los datos
5. De acuerdo con sus estimaciones, en 1998 un país tipo gastaría entre un 16% y un 17% más de lo que gasta si su número de
inmigrantes se hubiera mantenido en los niveles de 1970.
EL FUTURO DEL ESTADO DE
BIENESTAR PODRÍA MUY BIEN
DEPENDER DE SU CAPACIDAD
PARA CONSTRUIR VÍNCULOS DE
UNIDAD ENTRE COMUNIDADES
DE ORÍGENES CULTURALES Y
ÉTNICOS DIFERENTES
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
214 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
del International Social Survey Program (ISSP) de 2013 sobre identidad nacional6, en un número no
marginal de países (entre los que no está España) una parte importante de la población considera
apropiado que los inmigrantes en situación regular no tengan los mismos derechos que los nacio-
nales (véase figura 2). Este sería, de acuerdo con Larsen (2011), el principal peligro asociado al au-
mento de la inmigración, la dualización del Estado de bienestar como resultado de la reproducción
en Europa de los patrones estadounidenses de
hostilidad hacia el acceso a prestaciones sociales
(consideradas inmerecidas) de los inmigrantes
y su traducción en el mantenimiento de presta-
ciones para los «locales» y su reducción para los
«extraños» (inmigrantes del mundo no occiden-
tal). Aun así, los datos presentados muestran el
comportamiento diferencial de España en rela-
ción con Europa, donde la fuerte recesión econó-
mica y el aumento del desempleo apenas habría
afectado a la opinión de los españoles respecto a
conceder los mismos derechos a los inmigrantes
(Cea D`Ancona, 2016).
Es importante señalar que, junto con el efecto mencionado más arriba (inmigración -> aumen-
to de la diversidad etnolingüística -> pérdida de respaldo del Est ado de bienestar -> reducción
del gasto social) existe un segundo canal que vincula inmigración y Estado de bienestar des-
de una perspectiva individual. En la medida en que la inmigración aumente la competencia
en el mercado laboral, sobre todo en algunos segmentos del mismo, se puede argumentar
que la reacción de los trabajadores, ahora en riesgo de perder el empleo como resultado de la
inmigración, será de mayor apoyo al Estado de bienestar, y sus políticas de protección frente
al riesgo. En definitiva, estaríamos aplicando a la inmigración la lógica desarrollada por Rodrik
(1997) según la cual, por idénticas razones, las economías más abiertas (Suecia, por ejem-
plo) tienen frecuentemente estados de bienestar más desarrollados. Burgoon et al. (2012)
detectan la existencia de este tipo de efecto en un estudio realizado para 17 países europeos
sobre el impacto que tiene en el apoyo de los trabajadores al Estado de bienestar el hecho de
experimentar competencia de inmigrantes en el ámbito de la ocupación del trabajador.
6. Para más información, véase: https://www.gesis.org/issp/home/
A DIFERENCIA DE EUROPA, EN
ESPAÑA LOS DATOS MUESTRAN
QUE EL AUMENTO DEL DESEMPLEO
APENAS HABRÍA AFECTADO A LA
OPINIÓN DE LOS ESPAÑOLES
RESPECTO A CONCEDER LOS
MISMOS DERECHOS A LOS
INMIGRANTES
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
215
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
FIGURA 2. Porcentaje de población que está en desacuerdo y fuertemente en desacuerdo con que los inmigrantes
en situación regular tengan los mismos derechos (2013)
Suiza
Hungía
Dinamarca
Finlandia
EE.UU
Flandes (B)
Valonia (B)
Letonia
Reino Unido
Noruega
Francia
Taiwan
Eslovaquia
Total
Irlanda
Rusia
Alemania (Este)
Suecia
Estonia
Corea
Bruselas (B)
Islandia
Alemania (Occ.)
Eslovenia
Turquía
Lituania
Chequia
Croacia
Japón
Portugal
España
60
50
40
30
20
10
0
56,5
50,7 49,0 47,8 47,3
45,0
38,0 37,5
34,8 34,0 32,6 31,8 29,1 28,0
15,3
7,7
Nota: Los porcentajes se reducen de forma significativa cuando se pregunta por el acceso a la educación (ISSP 2013, Q9h).
En este caso, en la mayoría de los países, el peso de la población que se muestra en desacuerdo con que los inmigrantes en situación regular
tengan igual acceso a la educación se sitúan por debajo del 10%.
Entre las excepciones destaca Hungría (27%), Reino Unido (18%) y Dinamarca (14%).
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del ISSP (2013).
2.2.2. Inmigración y uso de prestaciones sociales
La tercera vía por la cual la inmigración puede afectar al Estado de bienestar es mediante el
aumento de la presión que los inmigrantes ejercen como demandantes sobre las prestaciones
sociales. Estudios previos para el caso de España (Moreno-Fuentes y Bruquetas, 2011) demues-
tran que la población inmigrante es contribuyente neta al sistema de bienestar, aportando signi-
ficativamente más de lo que recibe. En lo que se refiere a este efecto, este análisis se limitará
a las prestaciones sociales monetarias y a las prestaciones de salud. Pero antes de proceder al
análisis de los datos, conviene señalar que en la medida en que los inmigrantes tengan ingresos
inferiores a los nacionales, y que las prestaciones del Estado de bienestar o bien estén desvincu-
ladas a los ingresos (sanidad, por ejemplo), o bien se dirijan a colectivos más económicamente
vulnerables (desempleados, por ejemplo), cabría esperar que el uso de los inmigrantes de los
programas del Estado de bienestar fuera igual o mayor que el de los nacionales, mientras que su
contribución a su financiación fuera menor. Efectivamente, como se puede apreciar en la figura
3 –que reproduce la renta media equivalente de distintos grupos de población según su país de
nacimiento–, los hombres nacidos en la UE-28 residentes en España tenían en 2014 una renta
equivalente al 75% de la de los nacidos en España, diferencia que aumenta en el caso de los ex-
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
216 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
tracomunitarios, cuyos ingresos suponían poco más de la mitad (56%) que los de los españoles.
La diferencia en el caso de las mujeres es 78% y 72%, respectivamente. Esta mayor debilidad
económica de los inmigrantes se sitúa en contexto cuando tenemos en cuenta que tan solo el
13% tienen vivienda en propiedad sin cargas (comparado con el 54% en el caso de los nativos),
con lo que tienen que hacer frente a mayores gastos de subsistencia7
.
FIGURA 3. Renta media equivalente por unidades de consumo (escala OCDE modificada) de los hogares
españoles en 2014, según sexo y país de nacimiento del cabeza de familia
20.000
15.000
10.000
5.000
0
Nativos UE-28 menos España Resto del Mundo
Mujer
Hombre
16.845
15.281
12.614 11.874
9.475
11.042
Fuente: Elaboración propia a partir de los microdatos de la Encuesta de Condiciones de Vida 2015 (ECV-2015) del Instituto Nacional de Estadística de España.
Por todo ello, la pregunta relevante no es tanto cuál es el uso que los inmigrantes hacen de
las prestaciones sociales, sino si este uso es mayor que el que deberíamos esperar dadas las
características de este colectivo. Ello nos permitirá estimar si, a igualdad de circunstancias,
los inmigrantes hacen un uso de las prestaciones similar al que hacen los nacionales, o si, por
el contrario, hay una «sobreutilización» de los ser vicios y prest aciones sociales. Este ejercicio
es relevante por dos razones: la primera de ellas, porque nos permitirá conocer cuál es el
uso de los inmigrantes de los programas sociales, una información que es necesaria para la
correcta planificación de los mismos; la segunda, porque las posiciones más críticas con la
inmigración a menudo se fundamentan en una apreciación de los inmigrantes como «abusa-
dores» del sistema de protección social, afirmación que en algunos ámbitos se ha convertido
en una especie de posverdad. También por ello es importante saber si dicha apreciación se
corresponde con los hechos.
7. Otro 22% –comparado con el 28% de los nativos– tiene vivienda en propiedad con hipotecas (estimado a partir de los micro-
datos de la ECV 2015).
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
217
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
2.2.2.1. Acceso a prestaciones monetarias
Para estimar el uso que hacen los inmigrantes de las prestaciones monetarias, se utilizarán los mi-
crodatos de la Encuesta de Condiciones de Vida 2015 (ECV-2015) del Instituto Nacional de Estadística
de España, que contiene información sobre las familias residentes en España, entre ellas las de
origen extranjero, e incluye los ingresos correspondientes a 2014, tanto aquellos provenientes de su
actividad laboral y rentas de la propiedad, como los derivados de prestaciones sociales de todo tipo
(pensiones, desempleo, asistencia social, etc.). El análisis se hará en dos pasos: en primer lugar, se
calculará la renta equivalente (teniendo en cuenta el tamaño del hogar) y el peso que suponen las
prestaciones sociales en el total de ingresos en ambos colectivos; en segundo lugar, se estimará
si, teniendo en cuenta las características de nativos e inmigrantes, las prestaciones recibidas por
los últimos se corresponden con el comportamiento medio de la población, o si, por el contrario, se
encuentran por debajo o por encima de lo que cabría esperar dadas dichas circunstancias.
En la tabla 1 se reproducen las estimaciones de percepción y peso de las trasferencias sociales en la
renta neta del hogar en términos equivalentes por unidades de consumo (escala OCDE modificada),
según si el cabeza de familia es nativo o inmigrante y por composición de los miembros del hogar,
realizadas a partir de los microdatos de la ECV-2015 (con ingresos referentes a 2014). Centrándonos
en el total de hogares, lo primero que se observa es que los inmigrantes tienen una mayor depen-
dencia de los ingresos de mercado, que suponen el 80,6% de sus ingresos totales, frente al 64,3%
en el caso de los nativos. Cierto es que la situación cambia cuando se excluyen las pensiones, lo que
reduce el peso de las prestaciones en la renta al 8,8% en el caso de los nativos frente al 10,9% en el
de los inmigrantes. Lo cual no impide que, en términos globales, el peso de las prestaciones sociales
sea significativamente menor en el colectivo de inmigrantes. Los resultados muestran que los hoga-
res cuya cabeza de familia es inmigrante reciben menos ingresos de mercado, menos por jubilación y
menos cantidad media de otras transferencias sociales frente a los hogares cuyo cabeza de familia es
nativo. Las excepciones son la significativamente mayor cantidad media de ayudas por asistencia so-
cial entre los inmigrantes sin dependiente en el hogar. Por lo tanto, en términos agregados, se puede
decir que los inmigrantes, pese a tener rentas menores, tienen menor acceso a las prestaciones so-
ciales monetarias. Cuando se baja al detalle de las distintas prestaciones, llama la atención el mayor
porcentaje de hogares de inmigrantes que reciben prestaciones por desempleo (36% frente al 27%
de los nativos), así como la mayor cantidad media recibida. Hechos ambos que se explicarían por la
mayor tasa de actividad y la mayor tasa de desempleo de este colectivo, así como el mayor peso de
las prestaciones contributivas entre los beneficiarios (50,6% para los inmigrantes frente al 36% de
los nativos) frente a las prestaciones asistenciales –que incluyen Renta Activa de Inserción y el Pro-
grama de Activación para el Empleo– (49,4% entre inmigrantes y 63% entre nativos beneficiarios).
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
218 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
TABLA 1. Percepción y peso de las transferencias sociales en la renta neta del hogar en términos equivalentes
por unidades de consumo (escala OCDE modificada), según si el cabeza de familia es nativo o inmigrante y por
composición de los miembros del hogar (2015)
CABEZA DE FAMILIA NATIVA CABEZA DE FAMILIA INMIGRANTE
% HOGARES QUE
PERCIBEN
CANTIDAD MEDIA
POR PERCEPTOR
DESVIACIÓN
ESTÁNDAR
% SOBRE
TOTAL DE RENTA
DISPONIBLE
% HOGARES QUE
PERCIBEN
CANTIDAD MEDIA
POR PERCEPTOR
DESVIACIÓN
ESTÁNDAR
% SOBRE
TOTAL DE RENTA
DISPONIBLE
TEST DE WALD
PROB > F
TOTAL DE HOGARES
Ingresos de mercado 88,4 11.226,80 11.366,20 64,3 90,2 9.328,40 9.714,90 80,6 ***
Trasferencias por jubilación 39,5 11.051,80 6.309,50 26,9 10,3 8.957,60 6.810,00 8,5 **
Trasferencias por desempleo 27 2.798,10 4.000,50 4,7 36,5 2.195,70 4.278,70 7,4 **
Ayuda por familia/hijos 2,7 1.221,90 1.365,20 0,2 3,3 933,5 960,8 0,3
Trasferencias asist. social 3,2 2.597,40 2.078,40 0,5 4,6 2.689,50 2.490,90 1,2
Ayudas para vivienda 0,6 1.345,20 2.612,30 0,1 1,8 885,6 701,7 0,1
Otras trasferencias sociales 34,1 1.168,20 3.767,80 3,4 25,6 500,8 1.868,80 1,9 ***
Total renta disponible 16.236,20 10.749,40 100 10.803,40 9.982,70 100 ***
HOGARES SIN PERSONAS DEPENDIENTES
Ingresos de mercado 92,8 14.847,30 11.900,40 81,7 89,7 11.185,20 10.639,30 86,6 ***
Trasferencias por jubilación 9,6 9.438,80 6.274,10 5,3 2,3 9.669,20 5.285,30 1,9
Trasferencias por desempleo 34,1 3.354,50 4.939,70 6,6 31,1 2.808,10 6.829,80 7,4
Ayuda por familia/hijos 0,3 2.784,40 2.780,30 0 0 0 0 0
Trasferencias asist. social 3,4 3.435,10 2.213,40 0,7 2,7 5.815,80 2.903,00 1,3 **
Ayudas para vivienda 1 2,020,2 3,356,3 0,1 1,4 1,096,3 863,9 0,1
Otras trasferencias sociales 29,2 2494,1 5,810,7 5,6 22,2 309,6 3,013,8 2,6 ***
Total renta disponible 17.257,20 11.904,40 100 11.787,10 11.092,60 100 ***
HOGARES CON ALGÚN MENOR DE 18 AÑOS
Ingresos de mercado 97,1 13.702,40 10.471,00 87 94,8 8.331,50 8.166,50 86 ***
Trasferencias por jubilación 9,2 6.103,10 3.890,90 3,6 4,7 4.126,50 3.308,70 2,1 **
Trasferencias por desempleo 37 2.418,70 3.274,00 5,8 44,4 1.844,10 1.412,90 8,7 ***
Ayuda por familia/hijos 7,7 1.090,20 1.221,60 0,5 6,7 930,6 960,2 0,7
Trasferencias asist. social 3,9 1.838,60 1,414,9 0,5 6,3 1.617,40 1.196,80 1,1
Ayudas para vivienda 0,7 572,9 835,4 0 2,3 698,2 603,4 0,2
Otras trasferencias sociales 30,6 847,2 2.233,00 2,5 28,2 247,9 971,1 1,3 ***
Total renta disponible 15.444,00 10.240,30 100 9.384,60 8.098,50 100 ***
HOGARES CON ALGUNA PERSONA DE 65 O MÁS AÑOS
Ingresos de mercado 77,3 5.103,90 8.667,90 27,5 72,8 6.449,40 11.094,00 42,9
Trasferencias por jubilación 95,7 11.291,50 6.293,20 68,2 71,7 9.437,50 7.001,60 51,4 **
Trasferencias por desempleo 12,7 2.250,20 2.425,80 1,8 25,7 1.696,10 2.633,30 3,3
Ayuda por familia/hijos 0,8 1.811,40 1.349,40 0,1 1,9 1.083,10 524,9 0,2 **
Trasferencias asist. social 2,7 2.370,60 1.349,40 0,4 7,4 1.494,80 1.080,20 0,8 *
Ayudas para vivienda 7,4 357,7 211,65 0 0,2 753,6 1.079,50 0,1
Otras trasferencias sociales 42,9 553,9 2.531,50 2 30,1 321,6 1.209,30 1,3
Nota: el Test de Wald muestra la significatividad de las diferencias de la cantidad media: *** Prob > F = 0,000; ** Prob > F ) 0,025; * Prob > F ) 0,05
Fuente: Elaboración propia a partir de los microdatos de la Encuesta de Condiciones de Vida 2015 (ECV-2015) del Instituto Nacional de Estadística de España.
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
219
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
Aún es más revelador estimar si, teniendo en cuenta sus características, el hecho en sí de haber
nacido fuera de España está asociado a mayor uso de prestaciones. Para acometer esta tarea se
han aplicado distintas técnicas de análisis multivariante con el objeto de constatar si, una vez que
se tiene en cuenta las características sociodemográficas de los hogares, existe, ceteris paribus,
un acceso diferencial a prestaciones sociales por parte de los inmigrantes. Con esa finalidad, en
la tabla 2 se presenta el efecto que en materia de protección social ejerce, sobre un hogar con
las características promedio de la población residente en España, el tener un cabeza de familia
inmigrante.
TABLA 2. Efecto de tener un cabeza de familia inmigrante en la percepción de prestaciones sociales por parte
de los hogares en España (2015)
EFECTO MARGINAL ERROR ESTÁNDAR P-VALOR
PROBABILIDAD DE RECIBIR PRESTACIONES SOCIALES
Sin controles -0,156 0,026 0,000
Con controles -0,047 0,026 0,074
PROBABILIDAD DE RECIBIR PRESTACIONES SOCIALES DIFERENTES DE PENSIONES
Sin controles 0,078 0,025 0,002
Con controles -0,033 0,027 0,230
PROBABILIDAD DE RECIBIR PRESTACIONES SOCIALES DIFERENTES DE PENSIONES Y DESEMPLEO
Sin controles -0,003 0,016 0,868
Con controles -0,043 0,014 0,003
PRESTACIONES SOCIALES POR PERCEPTOR (EUROS)
Sin controles -4.410,4 278,8 0,000
Con controles -1.453,3 308,7 0,000
PRESTACIONES SOCIALES POR PERCEPTOR EXCLUYENDO PENSIONES (EUROS)
Sin controles 238,5 192,1 0,214
Con controles -411,3 159,5 0,010
PRESTACIONES SOCIALES POR PERCEPTOR EXCLUYENDO PENSIONES Y DESEMPLEO (EUROS)
Sin controles -175,6 110,8 0,113
Con controles -320,1 82,6 0,000
Notas: Se estiman modelos probit para calcular la probabilidad de recibir prestaciones por parte del hogar y modelos tobit para la cuantía de las prestaciones
sociales por perceptor recibidas por el hogar. Se presentan los efectos marginales evaluados en los valores medios de las variables de control.
Variables de control: sexo, edad, nivel educativo alcanzado, estado civil y situación de actividad del cabeza de familia;
y tamaño del hogar, número de niños, número de mayores de 65 años, número de personas ocupadas del hogar.
Fuente: Elaboración propia a partir de los microdatos de la Encuesta de Condiciones de Vida 2015 (ECV-2015) del Instituto Nacional de Estadística de España.
A grandes rasgos, los resultados nos dicen que los inmigrantes tienen menor probabilidad de
recibir prestaciones sociales monetarias, un 16% inferior cuando no se consideran sus diferentes
características y un 4,7% cuando se hace. En términos de las cuantías de las prestaciones
percibidas, los resultados indican que los inmigrantes reciben unos 4.400 euros menos, que se
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
220 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
reducen a algo más de 1.400 cuando se controla por las características observables. Cuando se
excluyen las pensiones, esta diferencia, con controles, se sitúa en el entorno de los 400 euros, y
poco más de 300 euros si se excluyen las prestaciones por desempleo. En este último caso, la
probabilidad de recibir dichas prestaciones, una vez controladas las diferentes características de
ambos colectivos, es alrededor de un 5% más baja. Estos resultados son similares a los obteni-
dos por Muñoz de Bustillo y Antón (2010) para 2006, pudiéndose observar un aumento de la bre-
cha en prestaciones tras la crisis. Lo cual corrobora, por ejemplo, la mayor reducción de las tasas
de riesgo de pobreza por las trasferencias sociales entre los nativos que entre los inmigrantes, y
el mayor aumento de la situación de vulnerabilidad entre estos últimos a raíz de la crisis (Bruque-
tas y Moreno-Fuentes, 2015). Todo ello nos permite rechazar la hipótesis de sobreutilización de
las prestaciones sociales monetarias por parte de los inmigrantes.
2.2.2.2. Acceso a prestaciones de salud
Continuando por este recorrido por la utilización de los inmigrantes del sistema de prestaciones
sociales, en este apartado se revisará hasta qué punto estos hacen un uso del sistema de salud
pública ajustado a sus características, o si, por el contrario, se pueden identificar patrones de
sobreúso del mismo. Esta no es un cuestión baladí, ya que la sanidad, después de las pensiones,
ocupa el segundo puesto en términos de importancia del gasto social, lo que supone una cuarta
parte de este y alrededor del 6,5% del PIB en 2014. Por otra parte, el supuesto acceso abusivo de
los inmigrantes a la salud ha sido utilizado como palanca de la aprobación de legislación restrictiva
en este campo, lo que otorga si cabe mayor importancia a esta cuestión8. En este sentido, según
una reciente encuesta (Cebolla y González, 2016), el 45% de los españoles consideran que los in-
migrantes abusan de los servicios de salud, porcentaje que aumenta al 55% cuando se pregunta
por los extranjeros de países ricos.
Con la finalidad de contrastar si esta visión se corresponde con la información disponible, se re-
pasarán los principales estudios realizados sobre las pautas de utilización del Sistema Nacional de
Salud por parte de inmigrantes y nacionales. Como paso previo, y para contextualizar el debate,
se analizará qué cabría esperar en materia de uso de los servicios de salud por parte de los inmi-
grantes. Así, en primer lugar, cabe subrayar que la emigración es una actividad exigente, por ello
es habitual que los emigrantes sean personas relativamente jóvenes y con buen estado de salud,
8. El Real Decreto Ley 16/2012 excluye a los inmigrantes en situación administrativa irregular del Sistema Nacional de Salud.
Desde la entrada en vigor de la reforma se estima entre 700.000 y 800.000 el número de inmigrantes que han perdido la tarjeta
sanitaria. En la actualidad, algunas comunidades autónomas, como Castilla La Mancha, la Comunidad Valenciana o Madrid han
desarrollado sus propios sistemas de inclusión de los servicios de salud para inmigrantes en situación irregular.
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
221
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
en la medida en que ello contribuye a incrementar su probabilidad de éxito. Aunque estos dos
factores no agotan ni de lejos las variables con efecto sobre la salud (y la demanda de servicios
de salud), si nos centramos en estas dos características, deberíamos esperar un menor uso de
los servicios de salud por parte de los inmigrantes y no lo contrario. De hecho, la información dis-
ponible parece respaldar esta hipótesis: de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud 2011/12, la
valoración del estado de salud percibido en los últimos 12 meses es mejor entre los extranjeros
que entre los nacionales (79% la valoran bien o muy bien frente al 75%, respectivamente). En la
misma línea, el 45% de los españoles indican tener algún problema crónico de salud, frente al
28% de los extranjeros, diferencia que se da en todos los rangos de edad. En coherencia con lo
anterior, un menor porcentaje de extranjeros declaran haber tenido una consulta con el médico
de familia en las últimas cuatro semanas, 24%, frente al 29% de los nacionales. Esta diferencia
se amplía en el caso de médico especialista (10% y 15% respectivamente). Uno de los pocos
ítems en donde la relación entre españoles y extranjeros relativa al uso de servicios públicos de
salud cambia, en el sentido de que estos últimos muestran mayor utilización, es en el uso de los
servicios de emergencias hospitalarias que, para el 6% de los extranjeros, fue el lugar donde tuvo
la última consulta médica, frente al 3,5% en el caso de españoles.
Con el paso de los años y el crecimiento de la población inmigrante, ha aumentado también la
evidencia empírica sobre la utilización de este colectivo de los servicios de salud. La mayor parte
de los estudios disponibles se basan en el análisis de patrones de uso en hospitales o centros de
salud, realizados por profesionales de la salud. En términos generales, como concluye la revisión
de esta literatura realizada por Llop-Gironés et al. (2014), se observa una menor utilización de
atención especializada entre los inmigrantes y un mayor recurso a las urgencias, si bien, contro-
lando por edad, el coste de los servicios de urgencias hospitalarias consumidos por los inmigran-
tes es inferior al realizado por los nacionales (Cots et al., 2007). Este resultado es interesante ya
que, como se ha visto más arriba, el mayor uso de este tipo de servicios es uno de los resultados
recurrentes de los análisis de uso de servicios de salud de población inmigrante9. Por su parte,
Burón et al. (2008), a partir de datos de un hospital de Barcelona que sirve a una población con
alta intensidad de inmigrantes, concluye que estos hacen un menor uso agregado de servicios
sanitarios frente al resto de habitantes. Este resultado se puede hacer extensible a ser vicios con-
cretos como cirugía o traumatología, no detectándose diferencias en otras especialidades como
ginecología o cirugía menor. García et al. (2007) obtienen un resultado similar de su análisis de
patrones de consumo sanitario en Cataluña en 1994 y 2002, si bien en este caso no se controla
9. Algunos autores argumentan que el mayor uso de las urgencias por parte de los inmigrantes es debido a que intentan evitar
el absentismo laboral (Núñez et al., 2009).
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
222 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
por las características demográficas de ambas poblaciones. Los resultados de una ambiciosa en-
cuesta llevada a cabo por el Instituto de Salud Pública de Madrid (2005) apuntan a conclusiones
similares a las anteriores: tras controlar por las características observables, los inmigrantes hacen
un menor uso de medicina familiar y psiquiátrica, sin observarse diferencias en el resto. Estos
resultados son confirmados por un reciente estudio retrospectivo de la utilización de servicios
médicos por inmigrantes y nacionales en Aragón durante los años 2011-2012 (Gimeno-Feliu et al.,
2016). Por último, con un enfoque distinto basado en la explotación de la Encuesta Nacional de
Salud 2006, el trabajo de Antón y Muñoz de Bustillo (2010) concluye que los inmigrantes, una vez
consideradas sus características sociodemográficas, no muestran una mayor visita a médicos
de familia u hospitalización, al tiempo que hacen un menor uso de consultas de médicos espe-
cialistas, hecho que señala que la información disponible no parece confirmar la existencia de
sobreúso de los servicios de atención médica por parte de este colectivo.
Obviamente, ello no significa que en presencia de un fuerte incremento de la población protegida
como resultado de la inmigración, no acompañado por un aumento equivalente de la oferta de
servicios de salud, se pudieran haber producido problemas de acceso a los servicios médicos.
Este riesgo se hace más evidente a partir de la crisis económica, con una caída nominal del gasto
público en salud per cápita de 2009-2014 del 12% (el 19% en términos reales)10.
2.2.3. Inmigración y servicios sociales de mercado
Aunque las restricciones de espacio en este artículo impiden profundizar en el impacto de la
inmigración sobre los servicios privados de bienestar, no se haría justicia al tema tratado si no se
abordara el papel jugado por los inmigrantes en uno de los mecanismos privados de protección
social con mayor peso en la sostenibilidad del entramado de bienestar español. Como es sabido,
el escaso desarrollo del Estado de bienestar español ha tenido como resultado la construcción
de un sistema de bienestar familiarista, o meridional como a veces se denomina (Ferrara, 1996),
en donde la familia suple, haciendo de la necesidad virtud, las carencias del Estado de bienestar
(Naldini, 2003). Uno de los ámbitos en donde se manifiesta con mayor intensidad esa carencia es
en el cuidado de dependientes, tanto en lo que se refiere a niños (insuficiente dotación pública de
guarderías 0-3 años) como de ancianos y discapacitados (tardío y frustrado desarrollo del denomi-
nado cuarto pilar del Estado de bienestar). En un contexto de creciente inserción de la mujer en el
mercado de trabajo, esta carencia se ha suplido (junto con la doble jornada para las mujeres) me-
10. Calculado a partir del gasto en sanidad de Eurostat (SPDEPS) y actualizado mediante el Índice Armonizado de Precios al
Consumo de la UE (véase: http://appsso.eurostat.ec.europa.eu/nui/show.do?dataset=prc_hicp_aind&lang=en).
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
223
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
diante el recurso a la contratación de empleadas domésticas. No es así de extrañar que España
sea, después de Chipre, el país de la UE con mayor peso del empleo doméstico: 3,5% en 2015,
frente a una media de la UE-28 de 1%. En 2008 había cerca de 750.000 empleadas domésticas
(aproximadamente el doble que una década antes), de las que el 93% eran mujeres. Por su parte,
las inmigrantes, en su mayoría de origen extracomunitario, suponían en 2014 el 52,5% del total
de ocupadas en el servicio doméstico y de cuidados en España. Una encuesta del IMSERSO
(2005a), sobre atención a personas dependientes en el ámbito del hogar, confirma el peso de
las mujeres inmigrantes en esta actividad, puesto que este colectivo representaba el 40% de las
personas contratadas específicamente para cuidar a personas mayores11
. Es razonable pensar
que, de no haber sido por el aumento de la oferta de mano de obra inmigrante, habría sido más
difícil para las familias españolas atender al cuidado de sus dependientes y, en cualquier caso, ha-
bría aumentado su coste12. Por otra parte, todo parece indicar que el papel de la inmigración como
complemento al sistema de protección formal en el régimen de bienestar español aumentará en
el futuro como resultado de la «normalización» de la tasa de actividad femenina, el aumento del
peso de la población mayor de 65 años en la población total, la baja cobertura de los servicios
públicos de asistencia a domicilio y la opción seguida, contrariamente a su espíritu inicial, por la
conocida como Ley de Dependencia en favor de la potenciación de las prestaciones en metálico
para sufragar privadamente la atención en el hogar frente a prestaciones en especie.
3. CONCLUSIONES
La narrativa sobre relación entre inmigración y Estado de bienestar desarrollada en estas páginas
nos permite presentar las siguientes conclusiones. En primer lugar, y en lo que se refiere al papel
que las prestaciones del Estado de bienestar pudieran tener como imán de la inmigración, tanto
las características del Estado de bienestar español como la escasa información entre los inmi-
grantes sobre las prestaciones sociales existentes y el carácter selectivo de las mismas hacen
poco probable que detrás de los flujos migratorios españoles esté el efecto llamada de la política
social.
En segundo lugar, el análisis del acceso a dichas prestaciones por parte de los inmigrantes no
avala la hipótesis de sobreutilización de las mismas por parte de este colectivo. En lo que se
11. Un análisis cualitativo del papel de las inmigrantes en el cuidado a mayores dependientes se puede encontrar en IMSERSO
(2005b).
12. De acuerdo con estimaciones de Antón et al. (2012), a comienzos del segundo milenio la brecha bruta en salario por hora de
las trabajadoras domésticas inmigrantes con respecto a las españolas era del 51%. De ella, algo menos de la mitad, el 40%,
estaría explicado por diferencias en las características entre trabajadores nacionales e inmigrantes.
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
224 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
refiere a prestaciones de salud, los inmigrantes muestran unos patrones coherentes con sus
características (mayor juventud) y un uso similar, cuando no inferior, a la de la población nacional.
La única excepción sería cierto mayor recurso a los servicios de urgencias. En lo que se refiere
a las prestaciones monetarias, el análisis para 2014 permite concluir que, cuando se controla
por sus diferentes características, los inmigrantes tienen menor probabilidad que los nativos de
recibir prestaciones sociales monetarias, un 4,7% inferior. Esta menor probabilidad se reduce li-
geramente hasta el 4,3% cuando se excluye del análisis las pensiones y las prestaciones por des-
empleo. Las estimaciones también indican que las cantidades percibidas por los inmigrantes son
menores a las recibidas por los nativos, unos 320 euros menos cuando se excluyen pensiones y
desempleo y cerca de 1.500 euros cuando se incluyen (en los dos casos aplicando controles para
recoger las diferentes características de los hogares).
En tercer lugar, esa utilización «razonable» del Estado de bienestar por parte de los inmigrantes
se ha dado en un contexto en el que su fuerte presencia en el sector de empleo doméstico y
cuidados a dependientes ha servido para facilitar la cobertura privada de este tipo de servicios
caracterizados por una insuficiente provisión pública. En conjunto, por lo tanto, no parece que la
inmigración haya supuesto un riesgo para la sostenibilidad del Estado de bienestar, en el sentido
de dar lugar a un sobreúso, o abuso, de las prestaciones sociales por parte de los inmigrantes,
al tiempo que habría contribuido, vía aumento de la oferta de trabajo en el sector de cuidado a
dependientes, a la atención privada de estas necesidades por parte de las familias españolas.
Para terminar, hay que señalar que, si bien la literatura no es conclusiva al respecto, la inmigración
podría afectar a la sostenibilidad política del Estado de bienestar en la medida en que contribuya
a un cambio en las actitudes de la población, reduciendo su lealtad al mismo. Paralelamente, se
ha argumentado que la inmigración puede generar el desarrollo de un chauvinismo social que se
manifieste dificultando el acceso de los inmigrantes a las prestaciones sociales. En este caso, no
cambiaría el Estado de bienestar para el conjunto de la población, pero sí para los inmigrantes,
que se verían excluidos de parte de sus actuaciones. Estos serían sus efectos más peligrosos
sobre el Estado de bienestar, sin embargo, no parecen ser los cuantitativamente más importan-
tes ya que, hasta la fecha, los datos demuestran que en España se da una opinión muy favorable
a conceder los mismos derechos sociales a los inmigrantes que a los nacionales. Por último, y
paradójicamente, en la medida en que la inmigración afecte negativamente a las posibilidades
laborales de algunos segmentos de trabajadores, podría ocurrir que estos activaran mecanismos
de refuerzo de la protección social (mayor demanda de los mismos por parte de la población afec-
tada). Esta dinámica se contrapondría a la primera de las dinámicas señaladas más arriba, aunque
podría perfectamente darse en conjunción con la segunda (chauvinismo social).
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
225
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Alesina, Alberto y Glaeser, Edward L. Fighting Poverty in the US and Europe: A World of Difference. Oxford: Oxford University
Press, 2004.
Alesina, Alberto; Glaeser, Edward y Sacerdote, Bruce. «Why Doesn’t the United States Have a European-Style Welfare
State». Brookings Paper on Economic Activity, vol. 2 (otoño de 2001), p. 187-277.
Antón, José Ignacio y Muñoz de Bustillo, Rafael. «Health care utilisation and immigration in Spain». European Journal of
Health Economics, vol. 11, n.º 5 (octubre de 2010), p. 487-498.
Antón, José Ignacio; Muñoz de Bustillo, Rafael y Carrera Miguel. «Raining stones? Female immigrants in the Spanish labour
market». Estudios de Economía, vol. 39, n.º 1 (junio de 2012), p. 53-86.
Arriba González de Durana, Ana. «La opinión pública sobre las políticas sociales». VII Informe sobre exclusión y desarrollo
social en España 2014. Documento de Trabajo, n.º 5.3 (2014). Madrid: FOESSA.
Banting, Keith G. «Immigration, Multiculturalism and the Welfare State. Master-Narratives and Counter-Narratives about
Diversity and Redistribution». Informe presentado en el International Political Science Association (julio de 2006), Fukuoka,
Japón.
Borjas, George J. «Immigration and welfare magnets». Journal of Labor Economics, vol. 17, n.º 4 (octubre de 1999),
p. 607-637.
Burgoon, Brian; Koster, Ferry y Van Egmond, Marcel. «Support for redistribution and the paradox of immigration». Journal of
European Social Policy, vol. 22, n.º 3 (junio de 2012), p. 288-304.
Burón, Andrea; Cots, Francesc; García, Oscar; Vall, Oriol y Castells, Xavier. «Hospital emergency department utilization rates
among the immigrant population in Barcelona, Spain». BMC Health Serv. Res., vol. 8, n.º 51 (marzo de 2008).
Bruquetas, María y Moreno Fuentes, Francisco Javier. «Precarización y vulnerabilidad de la población inmigrante en la
España en crisis. El papel del Estado de bienestar». Panorama Social, n.º 22 (2015), p. 139-151.
Cappelen, Cornelius y Midtbø, Tor. «Intra EU-Labour Migration and Support for Norwegian Welfare State». European
Sociological Review, vol. 32, n.º 6 (junio de 2016), p. 691-703.
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
226 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
Cea D`Ancona, Mª Ángeles. «Percepción social de las migraciones en España». Panorama Social, n.º 24 (2016), p. 129-144.
Cebolla Boado, Hector y González Ferrer, Aurora. «¿Ha podido más la crisis o la convivencia? Sobre las actitudes de los espa-
ñoles ante la inmigración». Documento de trabajo, n.º 191 (marzo de 2016). Madrid: Fundación Alternativas.
Cots, Francesc; Castells, Xavier; García, Oscar; Riu, Marta; Aida, Felipe y Vall, Oriol. «Impact of immigration on the cost of
emergency visits in Barcelona (Spain)». BMC Health Serv. Res., vol. 7, n.º 9 (enero de 2007).
Dahlberg, Matz; Edmark, Karin y Lundqvist, Heléne. «Ethnic Diversity and Preferences for Redistribution». Journal of Political
Economy, vol. 120, n.º 1 (febrero de 2012), p. 41-76.
De Giorgi, Giacomo y Pellizzari, Michele. «Welfare migration in Europe». Labour Economics, vol. 16, n.º 4 (agosto de 2009),
pp. 353-363.
Van Der Waal, Jeroen; De Koster, Willem y Van Oorschot, Wim. «Three Worlds of Welfare Chauvinism? How Welfare Regi-
mes Affect Support for Distributing Welfare to Immigrants in Europe». Journal of Comparative Policy Analysis: Research and
Practice, vol. 15, n.º 2 (abril de 2013, p. 164-181. DOI:10.1080/13876988.2013.785147
Eger, Maureen A. «Even in Sweden: The Effect of Immigration on Support for Welfare State Spending». European Sociologi-
cal Review, vol. 26, n.º 2 (marzo de 2010), p. 203-17.
EUROSTAT: Push and Pull Factors of International Migration. A comparative Report. Luxemburg: European Commission, 2000.
Ferrara, Maurizio. «The “Southern Model” of Welfare in Social Europe». Journal of European Social Policy, vol. 6, n.º 1
(febrero de 1996), p. 17-37.
Fong, Christina M.; Bowles, Samuel y Gintis, Herber. «Strong reciprocity and the welfare state», en: Kolm, Serge-Christophe
y Mercier Ythier, Jean (eds.). Handbook on the Economics of Giving, Reciprocity and Altruism. Ámsterdam: Elsevier, 2004, p.
1439-1464.
Freeman, Gary. «Immigration, Diversity, and Welfare Chauvinism». The Forum, vol. 7, n.º 3 (2009), p. 1-16.
Garand, James C.; Xu, Ping y Davis, Belinda C. «Immigration Attitudes and Support for the Welfare State in the American
Mass Public». American Journal of Political Science, vol. 61, n.º 1 (enero de 2017), p. 146-162.
García, Pilar; González, Sonia y Sáez, Marc. «Diferencias en estado de salud y en los condicionantes de utilización de los ser-
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
227
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
vicios sanitarios entre la población de origen extranjero», en: López i Casasnovas, Guillem (ed.). Inmigración y transformación
social en Cataluña. Bilbao: Fundación BBVA, 2007, p. 257-304.
Gilens, Martin. Why Americans Hate Welfare: Race, Media and the Politics of Antipoverty Policy. Chicago: University
of Chicago Press, 1999.
Gimeno-Feliu, Luis A.; Calderón-Larrañaga, Amaia; Díaz, Esperanza; Poblador-Plou, Beatriz; Macipe-Costa, Rosa y Pra-
dos-Torres, Alexandra. «Global healthcare use by immigrants in Spain according to morbidity burden, area of origin, and
length of stay». BMC Public Health 16:450 (mayo de 2016). DOI: 10.1186/s12889-016-3127-5
Giulietti, Corrado. «The welfare magnet hypothesis and the welfare take-up of migrants». IZA World of Labor, n.º 37
(mayo de 2014). IZA, Bonn. DOI: 10.15185/izawol.37
Grande, Rafael; Paniagua, Tania y del Rey, Alberto. «Inmigración y mercado de trabajo en España: del boom a la gran
recesión». Panorama Social, n.º 23 (2016), p. 125-139.
IMSERSO. Cuidado a las personas mayores en los hogares españoles. El entorno familiar, Madrid: Ministerio de Trabajo
y Asuntos Sociales, 2005a.
IMSERSO. Cuidado a la dependencia e inmigración. Informe de resultados, Madrid: Ministerio de Trabajo y Asuntos
Sociales, 2005b.
Instituto de Salud Pública de Madrid. Encuesta de salud de la ciudad de Madrid 2004-2005. Madrid: Instituto de Salud
Pública de Madrid, noviembre de 2005.
Kvist, Jon. «Does EU enlargement start a race to the bottom? Strategic interaction among EU member states in social
policy». Journal of European Social Policy, vol. 14, n.º 3 (agosto de 2004), p. 301-318.
Koning, Edward. «The Real and Perceived Economics of Immigration: Welfare Chauvinism and Immigrants’ Use of
Government Transfers in Twelve Countries». Informe para el 2011 Canadian Political Science Association conference
(2011), Waterloo, Ontario.
Larsen, Christian A. «Ethnic Heterogeneity and Public Support for Welfare: Is the American Experience Replicated in
Britain, Sweden and Denmark?». Scandinavian Political Studies, vol. 34, n.º 4 (2011), p. 332-353.
Llop-Gironés, Alba; Vargas Lorenzo, Ingrid; García-Subirats, Irene; Beatriz Aller, Marta B. y Vázquez Navarrete, María
INMIGR AC IÓN Y E STADO DE BIENE STAR EN E SPAÑA
228 ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
Luisa. «Acceso a los servicios de salud de la población inmigrante en España». Revista Española de Salud Pública, vol.
88, n.º 6 (noviembre-diciembre de 2014), p. 715-734.
Moreno Fuentes, Francisco Javier y Bruquetas, María. «Inmigración y Estado de bienestar en España». Colección de
Estudios Sociales, n.º 31. Barcelona: Fundación La Caixa, 2011.
Muñoz de Bustillo Llorente, Rafael y Antón Pérez, José Ignacio. «Inmigración y Estado de bienestar en España». Infor-
mación Comercial Española, n.º 854 (mayo-junio 2010), p. 49-60.
Mau, Steffen y Burkhardt, Christoph. «Migration and welfare state solidarity in Western Europe». Journal of European
Social Policy, vol. 19, n.º 3 (julio de 2009), p. 213-229.
Naldini, Manuela. The Family in the Mediterranean Welfare State. Londres: Frank Cass, 2003.
Nannestad, Peter. «Immigration and welfare states: A survey of 15 years of research». European Journal of Political
Economy, vol. 23 (diciembre de 2007), p. 512-532.
Núñez López, R. et al. «Por qué acuden los pacientes a urgencias hospitalarias». Ciber Revista. Revista Científica de la
Sociedad Española de Enfermería de Urgencias y Emergencias, II época, n.º 8 (2009).
OECD. International Migration Outlook 2016. París OECD, 2016.
Pedersen, Peder J.; Pytlikova, Mariola y Smith Nina. «Selection or Network Effects? Migration Flows into 27 OECD
Countries, 1990-2000». IZA DP, n.º 1104 (abril de 2004), Bonn: IZA.
Rodrik, Dany. Has globalization gone too far. Washington D. C.: Institute for International Economics, 1997.
Ruiz, Dolores; Bermúdez, Juan Antonio y Ruiz, Francisco. Condiciones de vida de las personas usuarias de los Servicios
Sociales de Atención Primaria (SSAP) en la ciudad de Málaga 2011. Ayuntamiento de Málaga: Observatorio Municipal
para la Inclusión Social (octubre de 2012) (en línea) http://observatoriosocial.malaga.eu/portal/menu/seccion_0012/
secciones/subSeccion_0001
Soroka, Stuart; Johnston, Richard y Banting, Keith. «Ethnicity, Trust and the Welfare State,», en: Van Parijs, Philippe
(ed.). Cultural Diversity versus Economic Solidarity. Bruselas: Deboeck Université Press, 2004 (en línea)
http://www.etes.ucl.ac.be/Franqui/Livre/Livre.htm
RAFAEL MUÑOZ DE BUSTILLO LLORENTE Y RAFAEL GRANDE MARTÍN
229
ANUARIO CIDOB DE LA INMIGRACIÓN 2017 p. 206-229. ISSN: 2462-6732 – E-ISSN: 2462-6740 – www.cidob.org
Soroka, Stuart; Banting, Keith y Johnston, Richard. «Immigration and Redistribution in a Global Era», en: Bowles,
Samuel; Bardhan, Pranab y Wallerstein, Michael (eds.). Globalization and Egalitarian Redistribution. Princeton: Prince-
ton University Press, 2006, p. 261-288.
Tajfel, Heri. Social Identity and Intergroup Relations. Cambridge: Cambridge University Press, 1982.
Van der Ploeg, Frederick. «The Welfare State, Redistribution and the Economy, Reciprocal Altruism, Consumer Rivalry
and Second Best». CESifo Working Paper, n.º 1234 (2004). Múnich: CESifo Group.
ACRÓNIMOS
Alemania: DEU; Australia: AUS; Austria: AUT; Bélgica: BEL; Canadá: CAN; Chile: CHL; República
Checa: CZE; Dinamarca: DNK; Eslovaquia: SVK; Eslovenia: SVN; España: ESP; Estados Unidos:
EE.UU.; Estonia: EST; Finlandia: FIN; Francia: FRA; Grecia: GRC; Hungría: HUN; Israel: IRS; Irlan-
da: IRL; Islandia: ISL; Italia: ITA; Luxemburgo: LUX; México: MEX; Noruega: NOR; Nueva Zelanda:
NZL; Países Bajos: NLD; Polonia: POL; Portugal: PRT; Reino Unido: GBR; Suecia: SWE; Suiza:
CHE.
Article
Full-text available
La presencia de la población extranjera se ha visto incrementada a lo largo de los años en España, sufriendo algunas fluctuaciones en el último periodo analizado (2008-2021), este hecho lleva consigo el incremento del alumnado extranjero en las aulas de los centros educativos. Este fenómeno ha sido más evidente en regiones más pobladas y con un mayor dinamismo económico, como es la Comunidad de Madrid. El objetivo de este trabajo es crear un SIG en la nube con cartografía digital que muestre la distribución espacial de la población extranjera y los datos sociodemográficos más relevantes de los inmigrantes de origen marroquí y chino (de habla no hispana) y colombiano (de habla hispana) de la Comunidad de Madrid. Para ello se emplearán las Tecnologías de Información Geográfica, concretamente ArcGIS Online, que ofrece la posibilidad de crear un visor cartográfico público y gratuito de fácil manejo para que sea consultado por la comunidad educativa. Permitirá mostrar las zonas educativas, municipios y secciones censales con una mayor concentración de población inmigrante, así como localizar los centros educativos. Con este recurso digital el profesorado dispondrá de una herramienta para atender las necesidades de unas aulas multiculturales y plurilingües.
Article
En esta investigación presentamos los principales resultados de una investigación cuyo objetivo fue analizar cinco cuestiones claves como referente claro de integración social y laboral de mujeres marroquíes en Andalucía: (i) ¿por qué emigran las mujeres marroquíes?, (ii) ¿sus familias apoyan su proyecto migratorio?, (iii) ¿cómo llegan las mujeres marroquíes a Andalucía?, (iv) ¿en qué trabajan?, (v) ¿cuáles son los efectos derivados de la covid en su inserción laboral? Para ello, hemos utilizado la metodología cualitativa. A través de la técnica de la entrevista en profundidad hemos dado voz a las reflexiones y planteamientos de nuestras informantes clave. Los resultados muestran la necesidad de poner en marcha estrategias que favorezcan su inclusión sociolaboral donde queden erradicadas situaciones de desprotección social y explotación laboral. En la actualidad, resulta imprescindible el conocimiento de esta realidad con la finalidad de visibilizarlas y avanzar en materia de derechos para conseguir su empoderamiento en Andalucía./p
Article
Full-text available
Autor El objetivo de este trabajo es analizar el grado en que las posibilidades de acceso a los servicios sanitarios de España están limitadas de forma diferencial para la población inmigrante, según su origen, respecto a los autóctonos. Para ello, se han utilizado microdatos del Instituto Nacional de Estadística provenientes de la Encuesta de Condiciones de Vida de 2017, analizando las visitas a médicos de familia, especialistas y dentistas, en los últimos 12 meses, para grupos poblacionales de distinto origen migratorio y controlando por otras características sociodemográficas y de estado de salud. Mediante modelos de regresión logística, la investigación muestra que, aún tras controlar estas variables, la población inmigrante de países no pertenecientes a la UE-28 en España sigue sufriendo una brecha de acceso a algunos de estos servicios sanitarios con respecto al resto de la sociedad española, especialmente determinado por el estatus legal según la nacionalidad que ostenten. The aim of this paper is to analyse the degree to which the possibilities of accessing healthcare services in Spain are differently restricted for the immigrant population according to their origin in comparison to natives. For that purpose, microdata from the National Statistics Institute's Survey on Life Conditions 2017 has been used, analysing the visits to general practitioners, specialists , and dentists in the past 12 months for groups of different migratory origins and controlling for other sociodemographic and health characteristics. By means of logistic regression models, this investigation shows that, even after controlling for these variables, the non-EU-28 immigrant population in Spain continues to suffer a disparity in the access to these healthcare services among the greater Spanish society, especially determined by the legal status depending on the citizenship that they hold. Resumen
Article
Full-text available
It is twenty years since the beginning in Spain of an immigration cycle without precedent in the international migration scenario. After receiving more than 6 million new citizens continuously throughout a cycle of growth, crisis and economic recovery, the article makes an exhaustive analysis of the connection between immigration and the public economy in Spain. It analyses in detail the empirical evidence which makes it possible to disprove the usual prejudices, myths and misperceptions about immigration and the public economy. The analysis of a specific context such as that of Spain allows for a detailed quantification of the non-specific and aggregated findings shown in the literature on immigration and the public economy. The article shows evidence that refutes the so-called welfare magnet, accurately reveals the scant impact of immigration on public spending, quantifies the essential contribution to tax collection and rejects its negative net fiscal impact.
Preprint
Full-text available
Este trabajo ha sido aceptado para su publicación en la revista Migraciones Resumen: El objetivo de este trabajo es analizar el grado en que las posibilidades de acceso a los servicios sanitarios de España están limitadas de forma diferencial para la población inmigrante, según su origen, respecto a los autóctonos. Para ello, se han utilizado microdatos del Instituto Nacional de Estadística provenientes de la Encuesta de Condiciones de Vida de 2017, analizando las visitas a médicos de familia, especialistas y dentistas en los últimos 12 meses para grupos poblacionales de distinto origen migratorio y controlando por otras características sociodemográficas y de estado de salud. Mediante modelos de regresión logística, la investigación muestra que, aún tras controlar estas variables, la población inmigrante de países no pertenecientes a la UE-28 en España sigue sufriendo una brecha de acceso a algunos de estos servicios sanitarios con respecto al resto de la sociedad española, especialmente determinado por el estatus legal según la nacionalidad que ostenten. Abstract: The aim of this paper is to analyse the degree to which the possibilities of accessing healthcare services in Spain are differently restricted for the immigrant population according to their origin in comparison to natives. For that purpose, microdata from the National Statistics Institute's Survey on Life Conditions 2017 has been used, analysing the visits to general practitioners, specialists, and dentists in the past 12 months for groups of different migratory origins and controlling for other sociodemographic and health characteristics. By means of logistic regression models, this investigation shows that, even after controlling for these variables, the non-EU-28 immigrant population in Spain continues to suffer a disparity in the access to these healthcare services among the greater Spanish society, especially determined by the legal status depending on the citizenship that they hold.
Chapter
Xenophobic approaches to social protection have contended that the Welfare State is put at risk by higher numbers of immigrants, who have been construed as a ‘burden’, rather than as contributors. These discourses rely on hierarchical classifications of humans and citizens to establish a basic distinction between the ‘deserving’ and the ‘underserving’ across gendered, racialised and class lines. This is ultimately reflected in the reduction of the welfare services for migrants across Europe, reinforced by the penetration of extreme right discourses into mainstream politics, processes of criminalisation of migration and the commodification of migrant workers. Grounded on an ethnographic study of the asylum reception system in Spain, this chapter exposes and debates the inherent racism that tints the welfare system in Spain, which contributes to foster the legal and social exclusion and welfare dependency of asylum seekers, even by means of allegedly ‘integrative’ policies, such as the Reception Programme.KeywordsWelfare StateAsylumImmigrationProtectionSpainDiscrimination
Article
This research is aimed at examining the motivational elements that the social worker specialised in immigration considers as determinants of their job satisfaction and dissatisfaction. An instrument was designed and validated to collect these perceptions in quantitative and qualitative terms, among a sample composed of 100 social services professionals from 43 localities in Galicia, Spain. The findings report that, while labour satisfaction is associated with intrinsic aspects of their job (such as personal self-fulfilment and constant contact with clients), the main sources of dissatisfaction relate to organisational and extrinsic work aspects (like workload, lack of support or excess of bureaucracy).
Article
Full-text available
Palabras clave: Ciudadanía, discriminación, migraciones, opinión pública, principio de igualdad .
Article
Full-text available
Este trabajo analiza la situación en el mercado de trabajo de la población inmigrante antes y después de la crisis, considerando separadamente hombres y mujeres y tomando como referencia a la población nativa. Los resultados muestran que, tanto antes como después de la crisis, los inmigrantes ocupan los puestos más bajos de la escala ocupacional; pero si bien antes la ocupación de los inmigrantes era superior a la de los nativos, la crisis ha invertido esta relación. En 2014, los inmigrantes siguen presentando menores niveles de inactividad; por el contrario, registran mayores porcentajes de paro, y menores de ocupación. La situación, no obstante, varía según sexo, nivel educativo, años de estancia en España y lugar de procedencia.
Article
Full-text available
Background The healthcare of immigrants is an important aspect of equity of care provision. Understanding how immigrants use the healthcare services based on their needs is crucial to establish effective health policy. Methods This retrospective, observational study included the total population of Aragon, Spain (1,251,540 individuals, of whom 11.9 % were immigrants). Patient-level data on the use of primary, specialised, hospital, and emergency care as well as prescription drug use in 2011 were extracted from the EpiChron Cohort and compared between immigrants and nationals. Multivariable standard or zero-inflated negative binomial regression models were generated, adjusting for age, sex, length of stay, and morbidity burden. ResultsThe annual visit rates of immigrants were lower than those of nationals for primary care (3.3 vs 6.4), specialised care (1.3 vs 2.7), planned hospital admissions/100 individuals (1.6 vs 3.8), unplanned hospital admissions/100 individuals (2.7 vs 4.7), and emergency room visits/10 individuals (2.3 vs 2.8). Annual prescription drug costs were also lower for immigrants (€47 vs €318). These differences were only partially attenuated after adjusting for age, sex and morbidity burden. Conclusion In a universal coverage health system offering broad legal access to immigrants, the global use of healthcare services was lower for immigrants than for nationals. These differences may be explained in part by the healthy migration effect, but also reveal possible inequalities in healthcare provision that warrant further investigation.
Article
Full-text available
La crisis económica ha deteriorado gravemente la situación socioeconómica de los inmigrantes en España, frecuentemente abocados a empleos en la economía sumergida que les excluyen del Estado de bienestar. Este artículo analiza cómo está afectando la crisis económica a los derechos sociales de la pobla-ción inmigrante en España. Utilizando datos recientes de múltiples fuentes, el artículo analiza la situación de los inmigrantes en cuatro áreas de políticas sociales: el aseguramiento social, los servicios sociales, la vivienda y la sanidad. El fuerte impacto de la crisis sobre las poblaciones más vulnerables plantea un reto de gran envergadura a nuestro sistema de bienestar.
Article
In this article, we explore how the recent influx of labour migrants to Norway from EU countries has affected public support for the welfare state. We argue that that intra-EU labour immigration may pose a challenge to welfare state legitimacy. A set of survey experiments is used to measure welfare chauvinistic attitudes towards labour immigrants in an unobtrusive manner and identify potential causal effects of intra-EU labour immigration on attitudes towards welfare spending. We find a high degree of manifest and concealed welfare chauvinism. The tendency is especially strong among women. We also identify a negative effect of intra-EU labour migration on social spending preferences per se, suggesting that tendencies already reported in the United States may have started to surface in Europe as well.
Article
In this article, we explore the relationship between Americans’ attitudes toward immigrants and immigration and their attitudes toward welfare. Using data from the Cumulative American National Election Study from 1992 to 2012, we find ample evidence of the influence of immigration attitudes on both individuals’ attitudes toward welfare recipients and their attitudes toward increased welfare spending. These immigration effects persist even in the face of statistical controls for attitudes toward African Americans and attitudes toward the poor; indeed, in our models, the magnitude of the effects of immigration attitudes surpasses the magnitude of effects of attitudes toward blacks. Further, our findings of immigration effects withstand a range of robustness tests. Our results point to the possible “immigrationalization” of Americans’ welfare attitudes and provide strong evidence that how Americans think about immigration and immigrants is a major factor in how they think about welfare. The data, code, and any additional materials required to replicate all analyses in this article are available on the American Journal of Political Science Dataverse within the Harvard Dataverse Network, at: https://dataverse.harvard.edu/dataset.xhtml?persistentId=doi%3A10.7910%2FDVN%2FWTURMZ.
Article
Most of the empirical evidence refers to the period before the financial crisis of the late 2000s, meaning that results might not be generalizable to current economic circumstances. OECD data show that immigrants’ unemployment rate increased by five percentage points during the period 2009–2012 (compared with three percentage points for natives). While this suggests that the number of immigrants who need welfare might have increased, more evidence is needed to assess the actual welfare take-up during the crisis. Data typically refer to legal migration. Irregular migrants are often ineligible for receiving social benefits. This suggests that the effective welfare take-up of immigrants would be lower if irregular migrants could be taken into account. Empirical evidence should be evaluated based on the definitions of welfare. While there is no unique definition, a common approach is to use homogenous definitions such as those provided by the OECD, which groups various programs under broad categories that include both cash and in-kind benefits such as pensions, income support, health, and other expenditures. Immigrants have a variety of characteristics that differ substantially from natives, many of which are not observable in the data. This could alter the conclusion of some analyses. Many immigrants return to their homes after a few years. There is virtually no evidence on the interactions between return migration and welfare dependency, which represents a potential avenue for future research.
Article
Recently, a large number of studies have addressed the possible nefarious effects immigration-induced diversity might have on support for redistribution. Most studies conclude that there is only weak evidence that immigration leads the majority population to withdraw its support for a redistributive state. However, this does not necessarily mean that solidarity is unaffected by diversity. Unease about immigration is more likely to lead the public to question who should be entitled to social benefits rather than whether we need a redistributive welfare state in the first place. Indeed, welfare chauvinism – general support for social programs, but a desire to reform them in such a way to exclude outsiders – seems to have risen in popularity in many Western welfare states. This paper maps the variation in public support for welfare chauvinism in twelve countries (Austria, and United States), and dispels one of the possible explanations for this variation, namely that welfare chauvinism has made more headway in those countries where immigrants' overreliance on welfare benefits is higher. Using data from the Luxembourg Income Study, the World Values Survey, and the International Social Survey Programme, the paper shows there is no positive relationship between immigrant welfare dependence and welfare chauvinism. This suggests that the economic costs of immigration are not automatically translated into political discourse.
Article
This paper investigates the causal link between the ethnic diversity in a society and its inhabitants’ preferences for redistribution. We exploit exogenous variation in immigrant shares stemming from a nationwide program placing refugees in municipalities throughout Sweden during 1985–94 and match data on refugee placement to panel survey data on inhabitants of the receiving municipalities. We find significant, negative effects of increased immigration on the support for redistribution. The effect is especially pronounced among high-income earners. We also establish that estimates from earlier studies failing to identify causal effects are likely to be positively biased (i.e., less negative).
Article
Analyzing the 2008 wave of the European Social Survey, this study assesses whether an elaborate institutional theory is able to explain why levels of welfare chauvinism differ among welfare regimes. As expected, native populations in liberal and conservative welfare regimes prove more reluctant to distributing welfare services to immigrants than those in social-democratic ones. Adding country-level data, it is demonstrated that neither differences in the selectivity nor differences in employment protection and unemployment levels can explain these varying levels of welfare chauvinism. Instead, regime differences in welfare chauvinism can be fully attributed to their differences in income inequality.