ResearchPDF Available

Consuelo Álvarez, "Violeta": Telegrafista, Periodista y Defensora de los derechos de la mujer.

Authors:
Historia Contemporánea 55: 709-711
CRESPO GUTIÉRREZ, María Victoria, Consuelo Álvarez, «Violeta»:
Telegrafista, periodista y defensora de los derechos de la mujer, Escuela
Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones, Universidad Poli-
técnica de Madrid, Madrid, 2016, 343 pp.
Consuelo Álvarez, Violeta, fue ante todo una pionera. A lo largo de su vida
fue abriendo campos en áreas donde no se había conocido presencia de las mu-
jeres hasta su llegada. Así lo describe Victoria Crespo, la autora del libro que se
presenta. Ella es doctora en filología hispánica por la Universidad Complutense
de Madrid. Desarrolla desde hace años una destacable carrera investigadora en
torno a la historia de las telecomunicaciones, centrada en muchos de sus trabajos
como este en el papel de las mujeres. Además, la doctora Crespo es desde 1998
directora del Museo Postal y Telegráfico.
El libro sobre Consuelo Álvarez Pool, Violeta, está estructurado al modo de
una biografía clásica. De esta forma lo primero que el lector del libro conoce es
que Violeta nació el 24 de julio de 1867 en Barcelona dentro de una familia de
clase pequeño burguesa. Tras una infancia feliz e itinerante por diversas ciuda-
des del país debido al trabajo de su padre la joven Violeta comenzó pronto a mos-
trar un destacado interés hacia las cuestiones sociales. La familia vivió en algunas
ciudades españolas (Zamora, Huelva o Burgos) donde los trabajadores carecían
de las mínimas condiciones de higiene y seguridad.
Con apenas 17 años Violeta superó el examen de ingreso dentro de la catego-
ría de Auxiliares Temporeras a la Dirección de Telégrafos. En el objetivo de aque-
lla joven Violeta subyacían dos deseos, emanciparse de su madre y hermanos y ser
independiente económicamente. Apenas cuatro años después de este hecho la vida
de Violeta cambió radicalmente al verse obligada a aceptar el matrimonio concer-
tado por su madre para paliar así las dificultades económicas que la familia vivía.
Victoria Crespo va desgranando con admirable precisión y detalle a lo largo
de las primeras páginas del libro todas las vivencias que Violeta tuvo en su nuevo
lugar de residencia tras contraer matrimonio, Trubia en Asturias. Allí, aumento
aún más la conciencia de defensa de los derechos de los trabajadores, mineros
principalmente.
Allí inició Violeta otra de las pasiones de su vida, el periodismo. Esto ha con-
vertido a Consuelo Álvarez en una de las primeras periodistas españolas. La au-
tora de este libro recuerda los primeros trabajos que se publicaron en El País y el
Progreso Asturiano. En 1907 Consuelo se convirtió en la cuarta mujer española
en formar parte de la Asociación de Periodistas de Madrid.
Historia Contemporánea 55: 709-711
ISSN: 1130-2402 — e-ISSN: 2340-0277
DOI: 10.1387/hc.18106
HC 55.indd 709HC 55.indd 709 27/9/17 08:51:3127/9/17 08:51:31
710 Reseñas de libros
Historia Contemporánea 55: 709-711
No debe dejarse de lado que Violeta no solo escribió en los periódicos de la
época denunciando las injusticias que veía cada día. También fue una excelente
escritora de cuentos y otro tipo de escritos muy diferentes a los que mayoritaria-
mente escribió a lo largo de su carrera (artículos sobre belleza y moda). En el li-
bro aparecen primeras páginas de los trabajos publicados acertadamente incluidos
por la autora.
Consuelo Álvarez formó parte de la Generación del 98. Admiraba profun-
damente a Emilia Pardo Bazán, la autora gallega era 16 años mayor que Violeta.
Eso no fue impedimento para que ambas mujeres fueran grandes amigas. Las dos
tenían entre sus grandes objetivos la defensa de los derechos de las mujeres. Am-
bas formaron parte del Ateneo de Madrid. Emilia Pardo Bazán fue la primera mu-
jer en ingresar como socia en febrero de 1905 mientras que Consuelo Álvarez lo
hizo en 1907.
Como se ve, la obra de la doctora Crespo está llena de detalles, el lector
puede conocer la vida de la hasta este año desconocida Violeta con todo lujo.
Durante el período comprendido entre 1914 y 1918 Consuelo Álvarez tuvo
una intensa actividad en la formación de sociedades. Ella fue quién puso en mar-
cha la Fraternidad Cívica, una asociación que tenía como objetivo honrar a los fa-
llecidos y el embellecimiento del Cementerio Civil de Madrid.
También fue Violeta la fundadora de la Asociación de los Amigos de los
Ciegos. Impartió tres conferencias a lo largo de 1913 con estos títulos: La educa-
ción moderna, La verdad moral y una reflexión moral de Violeta sobre la Primera
Guerra Mundial. Sin duda, la gran guerra que asoló Europa entre 1914 y 1919
marcó hondamente a Consuelo Álvarez., que al comienzo del conflicto en el ve-
rano de 1914 contaba ya con 47 años y una vida marcada por muchos hechos tris-
tes. Entre 1923 y 1931 Violeta se volcó casi por completo en su lucha por los de-
rechos de las mujeres. Aunque formó parte de la Sociedad Española del Abolicio-
nismo casi por completo su actividad se basó en la impartición de conferencias
sobre la mujer y su responsabilidad social. En 1926 impartió «La responsabilidad
de la madre soltera». Una figura socialmente reprobada durante muchos años en
España. Dos años antes su preocupación había sido «Participación de las Mujeres
en la Sociedad de Naciones. Su significado»
Durante la Segunda Guerra Mundial Consuelo Álvarez fue la primera mujer
elegida por sus compañeros para representarles en la Junta Consultiva de Telé-
grafos. Violeta intentó acceder al Congreso de los Diputados para poder defender
desde allí los ideales que había defendido a lo largo de su vida. Aunque no salió
elegida sí estuvo trabajando a favor de los derechos de la mujer cerca del Con-
greso de los Diputados junto a otra histórica de la época y de la historia contem-
poránea española, Victoria Kent.
Consuelo Álvarez falleció en Madrid el 19 de enero de 1959. Tenía en el mo-
mento de su fallecimiento 91 años. Tenía 2 hijos llamados Laureano y Esther y
HC 55.indd 710HC 55.indd 710 20/9/17 17:12:1720/9/17 17:12:17
Reseñas de libros 711
Historia Contemporánea 55: 709-711
seis nietos. Hasta este momento no consiguió disfrutar de todo por los que había
dado su vida profesional, los derechos de las mujeres o la democracia. En su casa,
con su familia si logro sus objetivos de unión y respeto.
En resumen, el libro de Victoria Crespo sobre la figura de Consuelo Álvarez
Violeta es altamente recomendable. Es un trabajo serio, profusamente detallado
con elementos de variado clase. El trabajo ha permitido conocer a otra de esas
mujeres que al comienzo del siglo XX lucharon por los inexistentes derechos de
las mujeres desde una posición perfectamente conocida por la vida que había te-
nido que vivir como así era la de Violeta. Lo hizo desde dos foros principalmente,
los medios de comunicación existentes en la España en la que vivió (periódicos y
radio) y con la palabra. Fue una magnífica conferenciante que tuvo la oportunidad
de exponer sus ideas de forma pública en diferentes espacios de variada tipología.
Si hasta ese año eran perfectamente conocidas las vidas de Victoria Kent,
Clara Campoamor o Emilia Pardo Bazán desde este 2017 será obligatoriamente
necesario añadir la figura de Consuelo Álvarez «Violeta». Todas ellas junto a
otras que lamentablemente todavía no se conocen.
Begoña Villanueva García
HC 55.indd 711HC 55.indd 711 20/9/17 17:12:1720/9/17 17:12:17
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.