ChapterPDF Available

Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial

Authors:

Abstract and Figures

El legítimo desarrollo económico local se alcanza cuando la iniciativa surge de “abajo hacia arriba”. Cuando los agentes locales cuentan con la capacidad de adaptarse continuamente. Tienen una visión de largo plazo y, a través de la creatividad, responden a los distintos retos económicos. Bajo el entorno capitalista, se espera que dichos agentes expresen su creatividad a través de las empresas, y que esto se traduzca en una mayor competitividad con impacto positivo en el desarrollo local.
No caption available
… 
No caption available
… 
Content may be subject to copyright.
Sistema educativo
y áreas estratégicas para
la competitividad
Sistema educativo
y áreas estratégicas para
la competitividad
JoSÉ SÁNcHEZ GUTiÉrrEZ
TANiA ELENA GoNZÁLEZ ALVArADo
ELSA GEorGiNA GoNZÁLEZ UriBE
GUiLLErMo VÁZQUEZ ÁViLA
ANToNio DE JESÚS ViZcAÍNo
(Coordinadores)
Primera edición, 2017
D.R. © 2017, Red Internacional de Investigadores en Competitividad
D.R. © 2017, Universidad de Guadalajara
Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas
Av. Periférico Norte 799, Núcleo Los Belenes
45100, Zapopan, Jalisco, México
© D.R. 2017 Fondo Editorial Universitario
Carrer La Murta 9-18
07820 San Antonio de Portmany
Ibiza, España
ISBN: 978-84-17075-78-1
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
Universidad de Guadalajara
José Sánchez Gutiérrez; Tania Elena González Alvarado; Elsa Georgina Gon-
zález Uribe; Guillermo Vázquez Ávila; Antonio de Jesús Vizcaíno (coordina-
dores)
Esta obra es producto de los miembros de la Red Internacional de Investiga-
dores en Competitividad (riico) con contribuciones externas. Los resultados,
interpretaciones y conclusiones expresados en este libro no necesariamente
reflejan el punto de vista de la Universidad de Guadalajara y de riico.
Todas las fotos incluidas en este libro corresponden a Unsplash. Unsplash es
una plataforma con fotos de acceso libre y con alta definición. Unsplash, Inc es
una corporación canadiense que opera el sitio web unsplash.com (el “sitio”) y
todo lo relacionado con el mismo.
Contenido
Prólogo……………..…………………………………………….. 5
Capítulo 1………………………………………………………… 9
Análisis de la relación entre el estado, la empresa
y la universidad en Colombia
Jonnathan López Hurtado
Capítulo 2………………………………………………………… 49
Herramientas tecnológicas para el desarrollo de
competencias en alumnos de primaria
Skary Armando López Osuna, Carlos Y. Cuevas Shiguematsu,
María de Lourdes Macías Ramos y Haydée A. Villaseñor Azpeitia
Capítulo 3………………………………………………………… 83
Gestión escolar y representaciones sociales para
la calidad y la competitividad educativas
Lucia Paredes Rojas, Manuela Badillo Gaona y Juan C. Paredes Rojas
Capítulo 4…………………………………………………………113
Formación en calidad en estudiantes de tres
instituciones de educación superior
Jorge H. González Ortiz, David Gómez Sánchez y Ramón G. Recio Reyes
Capítulo 5…………………………………………………………135
Integración de la filosofía japonesa 9S en
universidades y empresas manufactureras
Octavio Hernández Castorena, Mónica Colín Salgado,
Noé Velázquez Espinoza y Oscar A. Galindo Rodríguez
Capítulo 6…………………………………………………………161
Competencias docentes que posibilitan el
desarrollo de proyectos áulicos sociales
Manuela Badillo Gaona, María de Lourdes Bonilla Barragán,
Lucia Paredes Rojas y Alma Delia Torres Rivera
Capítulo 7…………………………………………………………189
Unidades de Transferencia Tecnológica en Centros
de Investigación del Instituto Politécnico Nacional
Daniel Pineda Domínguez, Ma. Amalia Clara Torres Márquez y
Beatriz Cerecedo Maya
3
Capítulo 8…………………………………………………………217
Utilización de la innovación en mercadotecnia
por parte de las empresas
María de los Angeles Briceño Santacruz, Maria Olivia Castro Solano y
Werner Horacio Varela Castro
Capítulo 9…………………………………………………………243
Talento humano. Base estratégica para el posicionamiento
competitivo del sector hotelero en Tlaxcala
Gabriela Hernández Flores, Andrea Báez Reyes,
Marcelo Paredes Cuahquentzi y Edit Hernández Flores
Capítulo 10………………………………………………………..259
Innovación en las funciones de la educación superior
Rosa Amalia Gómez Ortíz, Luis Lona Rocha y Lourdes Jiménez Salazar
Capítulo 11………………………………………………………..281
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y
la competitividad empresarial
Tania Elena González Alvarado y José Sánchez Gutiérrez
4
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
Prólogo
La educación es esencial para el desarrollo sostenible,
económico y humano. Por esta razón, es lamentable que los
gobiernos decidan disminuir el gasto en educación ante crisis
económicas, en lugar de aumentar la inversión en la misma.
La formación del individuo es clave para la creación y el
aprovechamiento de oportunidades bajo épocas de crisis. El
sistema educativo es medular para la existencia de estrategas,
inventores, inversionistas y empresarios capaces de aumentar la
competitividad de los sectores estratégicos de una nación para
el desarrollo de la misma. Este último enunciado es el eje vector
de la presente obra, cuyo título es Sistema educativo y áreas
estratégicas para la competitividad.
El libro contiene once capítulos en los que se aborda a la
educación desde la perspectiva política, institucional y
organizacional, para finalmente, dar cuenta de ella a través de las
empresas. Los autores proceden de universidades tanto
colombianas como mexicanas: Universidad Central, Universidad
Externado de Colombia, Universidad del Amazonia, Universidad
Pedagógica Nacional, Universidad de Guadalajara, Universidad
Autónoma de Aguascalientes, Instituto Politécnico Nacional,
Universidad Autónoma de Tlaxcala, Universidad Autónoma de
Coahuila, Universidad Veracruzana y Universidad Autónoma de
San Luis Potosí.
Los capítulos fueron seleccionados mediante dos etapas de
evaluación. La primera fue para su postulación. En la primera
etapa se solicitó a los editores de mesa que, con base en los
trabajos discutidos en el X Congreso de la Red Internacional de
Investigadores en Competitividad, hicieran una propuestas de
contenido para la presente obra. De acuerdo con las reglas de
operación de dicho congreso: las ponencias con mejor evaluación
son susceptibles de ser elegidas como parte del libro. Sin
embargo, este requisito no fue suficiente, sólo fue la base de
referencia. Esta etapa implicó para los autores la transformación
de su memoria in extenso en capítulo de libro, complementando
la tarea con la retroalimentación recibida antes, durante y
después del congreso.
La segunda etapa involucró la revisión por pares bajo los
siguientes criterios: derivarse de un proyecto de investigación,
ser congruente con el objetivo del libro, así como, mostrar
avances significativos entre la versión discutida en el congreso y
5
la versión como capítulo de libro. Realizar estas etapas en un
periodo no mayor a ocho meses implicó un gran esfuerzo y
trabajo en equipo.
Los cinco académicos que coordinaron la obra jugaron los
siguientes tres roles para cuidar la calidad científica: 1)
coordinadores de mesa, trabajaron con el texto del autor,
combinando su labor con la corrección de estilo; 2) coordinador
editorial, supervisando cada una de las etapas de producción del
libro, con base en el proceso y los tiempos para ello propuestos;
3) coordinador técnico: involucrándose en el maquetado, con el
fin de que la calidad del contenido correspondiera con la calidad
de su presentación.
Se considera que el elevado compromiso de los autores, los
pares evaluadores, y de los coordinadores, ha quedado reflejado
en la calidad de este producto científico. El principal reto ha sido
lograr que, trabajos efectuados por distintos grupos de
investigación, converjan en una misma discusión: el sistema
educativo y su influencia en la existencia de áreas estratégicas
que contribuyen a la competitividad de la organizaciones.
Estamos convencidos de haber alcanzado dicha convergencia.
José Sánchez Gutiérrez
Presidente de la Red Internacional de Investigadores en
Competitividad
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
6
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
Sistema educativo: clave para el desarrollo
económico y la competitividad empresarial
Tania Elena González Alvarado
José Sánchez Gutiérrez
Universidad de Guadalajara, México
INTRODUCCIÓN
Un sistema educativo que incentiva la
creatividad (Chacón, 2005), da como
resultado individuos capaces de hacer
frente a los cambios (de Pablo, 2009). El
legítimo desarrollo económico local se
alcanza cuando la iniciativa surge de
“abajo hacia arriba”. Cuando los agentes
locales cuentan con la capacidad de
adaptarse continuamente. Tienen una
visión de largo plazo y, a través de la creatividad, responden a los
distintos retos económicos. Bajo el entorno capitalista, se espera que
dichos agentes expresen su creatividad a través de las empresas, y que
esto se traduzca en una mayor competitividad con impacto positivo en el
desarrollo local.
Definitivamente, el sistema educativo juega el rol de semillero
(Quesada, 2004; Mitjans, 2013; Abengozar, 2013). De este último
depende la formación de agentes creativos que, posteriormente, se
mantengan innovando, emprendiendo y prescribiendo en los mercados. Se
exige apostar por un sistema educativo que tenga credibilidad, vinculado
al sector empresarial y apoyado por los gobiernos, tanto locales como
nacionales.
Lamentablemente, el reto de orientar el sistema educativo hacia la
creatividad y la innovación no depende sólo de los gobiernos, cada
miembro de la comunidad juega un papel importante. Día a día se
contribuye o mina la tarea creativa (Guerrero, 2005; Hernández et al.,
2015) para fortalecer al sistema educativo y vincularlo con el sector
empresarial (Lavín y Farías, 2012; Wompner, 2008).
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
281
El principal reto estriba en evitar que el sistema educativo,
particularmente las universidades, se convierta en fábrica de empleados a
la medida para determinados puestos; coartando con ello el espíritu
creativo, emprendedor e innovador en la población. El otro reto, se ubica
justo en el polo opuesto, formar personas capaces de criticar
exacerbadamente al sistema económico imperante, y con pensamientos y
acciones antisistema, sin realmente contribuir al desarrollo propio de la
localidad.
El sistema educativo alcanza su equilibrio en la medida en que
diversifica los espacios de aprendizaje, los propósitos de la enseñanza y
atiende las diferentes necesidades; tanto del individuo que aspira a una
determinada formación, ya sea básica, técnica o especializada, entre otras
más; como de las organizaciones que requieren de personas con
determinados perfiles. Todo esto conduce a plantear la pregunta ¿qué
ocurre con el sistema educativo en México? ¿de qué forma contribuye
dicho sistema a formar agentes creativos, emprendedores, innovadores?
1. DESARROLLO ECONÓMICO LOCAL, “DESDE ABAJO”.
Alburquerque (2004) plantea que el desarrollo local es resultado de un
complejo conjunto de factores que surgen a partir de los agentes locales,
públicos y privados, del propio territorio. Garofoli (1995) también hace
referencia al papel activo del territorio en los procesos de desarrollo. El
desarrollo no puede alcanzarse sin un sistema educativo que permita a
todos desarrollar sus capacidades para contar con oportunidades futuras
(Alburquerque, 1997).
Desde esta perspectiva, los objetivos últimos del desarrollo económico
local son: el mejoramiento del empleo, la calidad de vida de la población y
la equidad social (Alburquerque, 1997). Un componente importante para
la existencia de empresas que contribuyen al desarrollo es la promoción
de aptitudes empresariales innovadora (Alburquerque, 1997).
Estas aptitudes empresariales no surgen de la nada. Mucho depende de
la formación que los miembros de una empresa hayan recibido. En otras
palabras, es el sistema educativo quien ofrece una herencia
emprendedora, creativa e innovadora al sistema económico local. Sin
estas aptitudes, difícilmente se logrará el desarrollo, haciendo que la
inversión extranjera directa, los programa de apoyo gubernamentales, las
políticas comerciales sean estériles y se difuminen con la misma rapidez
que lo hace la neblina.
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
282
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
El desarrollo económico local depende de la capacidad de integrar el
aprovechamiento sostenible de los recursos disponibles y potenciales,
movilizándolos hacia la satisfacción de las necesidades y los problemas
básicos de la población local (Alburquerque, 1997). Sin agentes creativos,
innovadores y/o emprendedores no es clara la existencia de esta
capacidad orientada hacia el desarrollo.
Lira (2005) enuncia brevemente el papel de la política educativa en el
desarrollo local, centrando parte de su discusión en la importancia del
capital social y la generación de empleo para el desarrollo en América
Latina. Hopenhayn y Ottone (2000) muestran la importancia del estrecho
vínculo entre educación y desarrollo.
El sistema educativo tiene una función estratégica en la competitividad
bajo un entorno internacional (Hopenhayn, 2003). Por lejos que se analice
el pasado del sistema educativo, éste es inherente a la sociedad; ha
contribuido al destino de las sociedades en todo momento de la historia;
él mismo no ha cesado de transformarse (Osorio, 2010). Mucho menos ha
dejado de ser un eje vector del desarrollo económico.
Es un eje que prepara a personas que viven en un proceso productivo
cambiante, menos jerárquico y más basado en una organización de redes,
con carreras no lineales y que requieren de más iniciativa y creatividad
(Ottone y Hopenhayn, 2007).
Por otra parte, los organismos multilaterales han estado intensamente
involucrados en el desarrollo local de América Latina. En el caso de la
Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE),
ofrece el Programa!para el desarrollo económico y del empleo a nivel local
(LEED por sus siglas en inglés). LEED es un comité de acción cooperativa
de la OCDE que tiene como objetivo la identificación, análisis y difusión de
ideas y enfoques innovadores en temas de desarrollo económico, inclusión
social!y creación de empleos en el nivel local.
La Corporación Andina de Fomento (CAF) es, en realidad, un banco de
desarrollo constituido en 1970 y conformado por 19 países (17 de
Latinoamérica y el Caribe, España y Portugal) y 13 bancos privados de la
región y es miembro íntegro del Comité !LEED desde 2005. Esta
corporación o banco de desarrollo promueve un modelo de desarrollo
sostenible, mediante operaciones de crédito, recursos no reembolsables y
apoyo en la estructuración técnica y financiera de proyectos del sector
público y privado de Latinoamérica. (CAF, 2015)
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
283
Promueve un modelo de desarrollo sostenible, mediante operaciones de
crédito, recursos no reembolsables y apoyo en la estructuración técnica y
financiera de proyectos de los sectores público y privado de América
Latina. La sede está en Caracas, Venezuela, pero cuenta con oficinas en
Buenos Aires, La Paz, Brasilia, Bogotá, Quito, Madrid, Ciudad de
México,!Ciudad de Panamá, Asunción, Lima, Montevideo y Puerto España.
(CAF, 2015)
La investigación aplicada sobre los problemas de desarrollo que
enfrenta América Latina es un elemento crítico de la estrategia de CAF
(2015). Dicha investigación le da la posibilidad a la institución de
intervenir en forma constructiva en los debates sobre políticas públicas en
la región además de ser un instrumento para enfocar la estrategia de
negocios del Banco. La colaboración con los gobiernos en proyectos de
investigación y conocimiento es un servicio que CAF (2015) también
ofrece a los países con el objetivo de generar información útil y análisis a
partir de las propias políticas que estos implementan.
Con esta colaboración, el Programa LEED de la OCDE se acerca a
América Latina a través de la CAF para compartir experiencias y
reflexionar sobre enfoques innovadores para promover la creación de
empleos a través del fortalecimiento de las capacidades locales, la
innovación, la inclusión social, el apoyo a las empresas y el desarrollo
económico local. !(CAF, 2015). Ese fortalecimiento de capacidades
involucra al sistema educativo.
De las investigaciones y propuestas que CAF ha hecho se encuentra el
vínculo entre el sistema educativo y el desarrollo local. Por ejemplo,
aborda el desarrollo de habilidades de los jóvenes chilenos. De acuerdo
con los estudios éste está, en promedio, por encima de sus pares
latinoamericanos. Sin embargo, las diferencias de desempeño con
respecto a países de la OCDE son todavía muy grandes. Las bajas
habilidades traen como consecuencia que muchos jóvenes no estudien ni
trabajen. (CAF, 2016)
Un rasgo característico del fenómeno NiNi (no se estudia ni se trabaja)
en Chile es la mayor incidencia entre las mujeres, que representan
aproximadamente 70% de los casos, y una alta proporción de ellas ya son
madres. Además, tres de cada cuatro jóvenes NiNi ni siquiera buscan
trabajo. Uno de los desafíos más importantes para la política pública es
reubicar a estos jóvenes en la escuela o promover su inserción en el
mercado laboral.
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
284
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
Datos de la Encuesta CAF 2015, realizada en 10 ciudades de Chile,
muestran que los jóvenes que no estudian ni trabajan tienen rezagos
importantes respecto a los que sí lo hacen en el desarrollo de habilidades
cognitivas, socioemocionales y físicas. Si bien el fenómeno NiNi se
presenta en todos los niveles socioeconómicos, afecta más a los jóvenes
del quintil más pobre (33%) que a los del más rico (8%).
Aunque los niños y jóvenes de los grupos más vulnerables están siendo
incorporados cada vez más al sistema educativo, esto parece no ser
suficiente para cerrar las brechas que aparecen cuando transitan de la
escuela al mundo laboral. Las diferencias en la acumulación de capital
humano en los niños y jóvenes de diferente nivel socioeconómico
empiezan a observarse muy temprano en la vida, incluso antes de la
entrada a la educación formal. Por ejemplo, según datos de la Encuesta
Longitudinal de la Primera Infancia (ELPI), los niños chilenos entre 3 y 5
años del quintil más pobre de los hogares tienen un rezago de 13 meses
en el desarrollo verbal, respecto a los del quintil más rico. (CAF, 2016)
Para fortalecer el desarrollo de habilidades tempranas es importante
mejorar la calidad de la educación desde la primera infancia (Savater,
1997; Myers, 2000; Umayahara, 2004). Un criterio para definir si el
sistema educativo es o no de calidad, es reconocer si el sistema educativo
alimenta al sistema cultural con los valores que este reclama para
constituirse como sociedad. Las áreas de compromiso del sistema
educativo para el sistema económico son: la formación para el sector
productivo y el aporte científico para el desarrollo (Aguerrondo, 1993).
En América Latina el avance en la calidad de educación suele ser lento
(Peralta y Fujimoto, 1998), de ahí la importancia del apoyo que brindan
los organismos multilaterales a través de la cooperación internacional.
Proveer ofertas educativas de alta calidad en la infancia es fundamental
para complementar los esfuerzos de las familias más vulnerables en la
formación de habilidades de sus hijos y nivelar el terreno de partida,
sentando las bases de la equidad. (Fajnzylber, 1992; Cohen, 2002; López,
2005; Blanco 2006; CAF, 2016)
Por otra parte, los jóvenes con edades comprendidas entre 15 y 25
años que trabajan, enfrentan grandes dificultades en su entrada al mundo
laboral. Un 60% de ellos tiene empleos informales. Los requerimientos de
habilidades son más bajos en el sector informal que en el formal, y como
las habilidades que no se usan se van deteriorando, es importante que los
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
285
jóvenes tengan oportunidades de empleo formal al entrar al mundo del
trabajo. (CAF, 2016)
El reporte señala que tener más habilidades implica no solo contar con
un trabajo de mejor calidad y ser más productivo, sino que también
impacta en otras dimensiones de la vida, como contar con mejor estado
de salud física y mental, participar más activamente en la vida cívica,
completar más años de educación, sentir mayor satisfacción con la propia
vida, entre otros aspectos del bienestar personal. (CAF, 2016)
Un segundo organismo multilateral comprometido con el sistema
educativo es la Organización Internacional de Trabajo (OIT). Desde 1963,
el Centro Interamericano para el Desarrollo del Conocimiento en la
Formación Profesional (OIT/Cinterfor) es pionero en la gestión, la
construcción colectiva del conocimiento y la promoción de la cooperación
Sur-Sur en temas relacionados con el desarrollo de los recursos humanos.
(OIT, 2017)
Cinterfor articula y coordina la red más grande y prestigiosa de
entidades e instituciones, públicas y privadas, dedicadas al fortalecimiento
de las competencias laborales. Esta red, formada por más de 65
entidades de 27 países de América Latina, el Caribe, España y África,
colabora activamente en la actualización permanente de la plataforma de
gestión del conocimiento que está a disposición de la formación
profesional. (OIT, 2017)
Las políticas públicas de formación para el trabajo se han vuelto al
centro de la agenda política de los gobiernos (en especial los ministerios
de trabajo) y de los interlocutores sociales (OIT, 2017). La OIT (2017)
plantea dos elementos: primero, la construcción de marcos regulatorios
que articulen los recursos y las capacidades existentes (que constituye la
única manera de asegurar una oferta lo suficientemente amplia, diversa y
flexible como para responder al desafío de una formación permanente), ya
sean de carácter público, privado, mixto o social; segundo, el
fortalecimiento de los mecanismos de diálogo social en torno al diseño, la
gestión y el financiamiento de las políticas públicas. Todo esto porque la
formación profesional es estratégica para la promoción del trabajo
decente. (OIT, 2017)
La OIT reconoce que las capacidades y habilidades de las personas, la
inversión en educación y formación, constituyen la clave del desarrollo
económico y social. La rápida transformación que atraviesa el mundo del
trabajo, unido a la necesidad de aprovechar las oportunidades que se
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
286
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
presentan como consecuencia de la reconfiguración de la economía
mundial (Ibarra, 2005; Corsi, 2013; Brutto y Reyes, 2015), han colocado
la educación, la calificación y la formación profesional como un desafío
esencial para avanzar en el desarrollo económico y social de los países.
(OIT, 2017)
La educación juega un papel determinante para la existencia de
individuos creativos, innovadores y/o emprendedores. No es igual el
comportamiento de un individuo que en su proceso de socialización no ha
recibido ningún ejemplo de espíritu emprendedor, al de aquel que si ha
podido observar y aprender actitudes propias del emprendimiento (BIlbao
y Pachano, 2002; Bretones, 2004; Krauss, 2011). Tales como la
búsqueda de caminos alternativos, la toma de riesgos, el
aprovechamiento de las oportunidades, el pensar ideas innovadoras, el ser
perceptivo y tener motivación, entre otras tantas que ya han sido
mencionadas a lo largo de este trabajo. (Formichella, 2004)
La calificación y la formación aumentan productividad e ingresos, y
facilitan la participación de todos en la vida económica y social. Son
fundamentales para incrementar la productividad y la competitividad. En
el caso de los jóvenes, es parte fundamental de las estrategias para
mejorar sus oportunidades al ingresar al mundo laboral (Aro, 2001;
Weller, 2007; Millenaar, 2009; OIT, 2017). La formación que va dirigida
hacia la creatividad, la innovación y el emprendimiento ofrece mayor
flexibilidad al individuo para insertarse al sector productivo, e incluso, para
la generación de nuevos puestos de empleo y empresas competitivas.
Individuo que buscará nuevos retos para transformarlos en oportunidades.
2. CREATIVIDAD, INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO PARA LA
COMPETITIVIDAD EMPRESARIAL.
Csikszentmihalyi, (1998), aborda las capacidades que un individuo
requiere para transforma su entorno, ante los retos que este presenta. De
acuerdo con este autor, el estado de fluidez tiende a producirse cuando
las capacidades de una persona están plenamente involucradas en superar
un reto que es posible afrontar. Las experiencias óptimas habitualmente
implican un delicado equilibrio entre las capacidades que se tienen para
actuar y las oportunidades disponibles para la acción. Si los desafíos son
demasiado altos, surge la frustración, la preocupación y la ansiedad. Si los
desafíos son demasiado bajos con relación a las capacidades, aparece la
relajación y el aburrimiento (Csikszentmihalyi, 1998).
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
287
Cuando se enfrenta un alto nivel de desafíos que implica la aplicación de
un alto nivel de capacidades, se produce una profunda participación y es
ésta la que separa los estados de fluidez de las experiencias ordinarias
(Csikszentmihalyi, 1998).
Las experiencias de fluidez actúan como un imán para aprender, es
decir, para desarrollar nuevos niveles de desafíos y de habilidades. En una
situación ideal, una persona estaría constantemente evolucionando y, al
mismo tiempo, disfrutando de cualquier cosa que hiciera
(Csikszentmihalyi, 1998).
Las personas creativas son especialmente buenas para ordenar su vida
de forma que lo que hacen, cuándo y con quién les permita llevar a cabo
su mejor trabajo. Si lo que necesitan es espontaneidad y desorden,
también se aseguran de introducirlos en su vida (Csikszentmihalyi, 1998).
La creatividad contribuye a la calidad de vida del individuo, pero también
agrega valor a la organización. Esto se potencializa cuando se pasa de la
creatividad individual a la colectiva (Pamos, 2011).
De acuerdo con la UNESCO (2017), el patrimonio y la creatividad
contribuyen a la construcción de sociedades del conocimiento dinámicas,
innovadoras y prósperas (UNESCO, 2017). El patrimonio cultural es un
elemento clave para la existencia de comunidades de aprendizaje y para
fomentar la creatividad colectiva.
La UNESCO (2017) está convencida de que ningún progreso puede ser
duradero si no tiene un componente cultural fuerte. Los resultados
sostenibles, inclusivos y equitativos son alcanzables si se aborda la
cuestión del desarrollo dándole prioridad al ser humano y basándose en el
respeto mutuo y el diálogo entre las diferentes comunidades.
La cultura ha sido incluida recientemente en los debates sobre el
desarrollo (Arizpe, 1989; Kayser, 1994; del Pozo, 2002; Bustos, 2004;
Bel, 2004; Aguilar, 2005; Molano, 2006). La UNESCO (2017) ha
adoptado una táctica basada en tres ejes: 1) la defensa de la cultura y el
desarrollo a nivel mundial; 2) La colaboración con la comunidad
internacional para establecer acuerdos y marcos reglamentarios, que
incluye la ayuda a los gobiernos y a los actores locales en la conservación
del patrimonio; y 3) el fortalecimiento de las industrias creativas y el
fomento del pluralismo cultural.
Los reputados convenios culturales de la UNESCO (2017) constituyen
una plataforma mundial única para la cooperación internacional y
establecen un órgano de gobierno cultural completo basado en los
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
288
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
derechos humanos y los valores comunes. Estos tratados internacionales
tratan de proteger y conservar el patrimonio cultural y natural de nuestro
planeta como los yacimientos arqueológicos, el patrimonio subacuático,
los fondos de los museos, el patrimonio inmaterial –las tradiciones orales,
por ejemplo– y otras formas de patrimonio. También fomentan la
creatividad, la innovación y el afloramiento de sectores culturales
dinámicos. (UNESCO, 2017). Cultura y creatividad van de la mano y se
consideran elementos importantes para un sistema educativo que genere
emprendimiento e innovación, tanto en términos sociales como
económicos.
Duarte y Tibana, se refieren al sistema educativo como el medio más
expedito y eficaz para transmitir, socializar y re-crear la cultura. estos
investigadores indican que es desde la escuela, en sus diferentes niveles,
que se puede materializar el propósito transformador, incluyendo dentro
de los currículos y planes de estudio la cultura del emprendimiento en el
proceso formativo, y desde allí proyectar la generación de oportunidades
laborales, la obtención de riqueza, a través de las sinergias entre los
distintos sectores e instituciones, para consolidar la educación como un
derecho y creando las oportunidades para que toda la población se
encamine hacia el desarrollo humano. (Duarte y Tibana, 2009)
Actualmente, es imposible considerar el desarrollo económico local
prescindiendo de la creatividad, lo que incluye como elemento incentivado
en los agentes económicos locales el reconocimiento y conservación del
patrimonio cultural. Esto abona el sentido de pertenencia (Rosaldo, 2000;
Giménez, 1994; 1996) a las actividades económicas que emanan de la
localidad, lo que conlleva a garantizar que el emprendimiento, la
innovación y el aumento de su competitividad se dirigirán a elevar la
calidad de vida de la población, y no a ir en detrimento de la misma. Esto
último es un punto esencial ante un entorno competitivo que se basa en
los bajos costos y la externalización de los mismos hacia los bienes
comunes.
Más allá del sistema educativo y el patrimonio cultural, Caetano (2016)
obtiene resultados de investigación que muestran la existencia tanto de
condiciones estructurales como ambientales que promueven la creatividad
en la mayor parte de las organizaciones. Un ambiente innovador y un
liderazgo, son las variables que mejor explican la creatividad
organizacional. En su investigación encontró una correlación positiva
fuerte y significativa entre creatividad e innovación (Caetano, 2016).
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
289
La creatividad está presente en todas las organizaciones, cuestión
distinta es que esta creatividad sea estimulada, educada y potenciada
para que salga a la luz. El liderazgo organizacional puede ser la
herramienta para que este aprovechamiento se convierta en una realidad.
Es así como se dan dos particulares puntos de conexión entre la
creatividad y el liderazgo organizacional: innovación y emprendimiento.
(Vázquez, 2015).
La creatividad y su relación con la innovación empresarial ha sido
estudiado por diferentes autores (Oropeza, 1994; White, 2006; de
Escalona, 2007; Cañeque, 2008; Murillo, 2009; Robledo, Cabrera y
Wiklund, 2009; Freyle, 2010; Pesquera, 2010; Romero, 2010; da Costa
et al., 2014). En todos estos estudios se ha encontrado que a mayor
creatividad es mayor la innovación.
Por otra parte, la creatividad y la innovación no bastan para que un
territorio alcance el desarrollo local. Particularmente, cuando dicho
territorio se encuentra en un entorno de libre cambio. La innovación en
este caso debe apuntalar hacia el emprendimiento, a fin de que la
economía local no se haga dependiente a unas cuantas empresas locales,
o en el peor de los casos, dependiente a empresas extranjeras (Figura 1).
El emprendedor tiene capacidad para crear, generar bienes y servicios,
asumir riesgos y enfrentar problemas. Sabe descubrir las oportunidades
que en su entorno están ocultas. Posee iniciativa propia y crea la
estructura que necesita para emprender su proyecto, genera redes de
comunicación, tiene capacidad de convocatoria; incluso de ser necesario
sabe conformar un grupo de trabajo y comienza a realizar su tarea sin
dudar, ni dejarse vencer por los temores. (Formichella, 2002)
De acuerdo con Lederman y otros (2014) un emprendedor transforma
las ideas en iniciativas rentables. Esto precisa la habilidad de dirigir a otras
personas, priorizar las tareas para aumentar la eficiencia productiva y
darle a los recursos disponibles el mejor uso posible. Cuando el entorno es
propicio, los emprendedores se arriesgan e invierten en innovación y así
estimulan la productividad mediante las dinámicas de entrada y salida del
mercado de las empresas y la innovación de las ya establecidas.
(Lederman et al., 2014)
Un reto para las economías latinoamericanas es que el emprendimiento
es elevado pero la innovación no corresponde de la misma forma
(Lederman et al., 2014). El emprendimiento casi siempre se le vincula a la
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
290
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
pérdida del empleo antes que a la productividad de agentes creativos con
interés de invertir.
Figura 1
Creatividad, innovación y emprendimiento para el desarrollo local
Fuente: elaboración propia con base en Formichella (2004).
Lamentablemente, esto conduce a que la creación de empresas no
siempre se acompañe de un aumento en el nivel de vida de la población.
En su mayoría, las empresas se crean en la economía informal, se debilitan
por los niveles de corrupción existentes y, bajo este escenario, poco se
logra en materia de desarrollo.
Desarrollo local
Educación orientada a la
creatividad, innovación y
emprendimiento
Aumento de
recursos intangibles
con base en la
creatividad, la
innovación y el
emprendimiento
Formación de redes
sociales
Generación de
proyectos sociales
Creación de
empresas
Innovación en
productos y
servicios
Mayor
competitividad
empresarial
Aumento en la calidad
de vida de la población
Aumento en la
calidad de la
educación
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
291
Formichella (2004) analiza la relación entre emprendimiento y la
educación, el empleo y el desarrollo. Estudia a la educación como propicia
para la adquisición de actitudes emprendedoras; así como el rol del
Estado. Considera al emprendimiento como elemento disminuye el
desempleo. También considera al espíritu emprendedor en una comunidad,
como positivo para el desarrollo de la misma. (Formichella, 2004)
3. CREATIVIDAD, INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO EN MÉXICO.
Galán (2016) desarrolló un proyecto de investigación en México, bajo el
supuesto de que la educación universitaria prepara a los estudiantes para
desempeñar una profesión, así como para resolver problemas
creativamente en un área determinada. La muestra estuvo conformada
por 120 estudiantes de licenciatura por cada área de dentro del ciclo de
la Universidad Autónoma de Yucatán. (Galán, 2016)
De acuerdo a los resultados, la creatividad de los estudiantes
universitarios está dada principalmente por la fluidez y la flexibilidad; los
bajos niveles de creatividad probablemente se originan desde el nivel
básico. Según la investigadora (Galán, 2016), en los primeros años de
primaria se realizan actividades que estimulan la creatividad; pero
conforme se avanza de nivel escolar, ésta va disminuyendo.
Además, en los programas curriculares se les da mayor peso a las horas
teóricas que las horas prácticas. Sin duda, los programas educativos
requieren incluir el desarrollo y fomento de la creatividad; del mismo
modo, los docentes necesitan modificar el modelo tradicional de
enseñanza para cultivar e desarrollar el pensamiento creativo de los
egresados. Galán considera que todos los estudiantes poseen un potencial
creativo, para que éste se estimule y desarrolle, es necesario crear
ambientes de aprendizaje propicios, que le permitan enfrentar retos y
situaciones basadas en problemas reales. (Galán, 2016)
Ante la baja creatividad en el sistema educativo, también se presenta la
escasez de innovación en el sector productivo. Por otra parte, es difícil
asociar el tamaño de la empresa con el nivel de preparación del dueño.
También resulta aventurado determinar que a mayor preparación escolar,
mayor creatividad; emprendimiento e innovación.
Como lo muestra la gráfica 1, no parece existir una relación directa
entre la escolaridad con la propiedad empresarial. Es posible que alguien
sea creativo, emprendedor e innovador sin escolaridad. También es
posible que una persona creativa nunca llegue a emprender y/o innovar
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
292
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
porque el entorno no ha sido propicio para pasar a estas etapas. Incluso,
una persona innovadora puede contribuir a la empresa en que labora sin
necesariamente contar con una parte de la propiedad. Esto no es en
menoscabo del sistema educativo, sino más bien, es con el fin de
reflexionar sobre los resultados alcanzados.
Gráfica 1
Empresas mexicanas por tamaño y escolaridad de los propietarios
Fuente: elaboración propia con base en INEGI, 2015.
Los ambientes creativos e innovadores también deben fomentarse
hacia dentro de las empresas. En todo caso, el propietario de una
empresa que carece de un perfil innovador posiblemente busque personal
que sí cuente con el perfil, e incluso, construya el ambiente propicio para
dicha innovación. En este caso, la empresa se centrará en la solución de
problemas, y en unas los problemas como pretexto para la mejora
continua. Lamentablemente, no siempre se logra esto. En el caso de las
empresas en México, la mayoría no tiende a solucionar los problemas y
sólo un pequeño porcentaje establece acciones de mejora continua
(Gráfica 2).
Micro Pequeña Mediana
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
293
Gráfica 2
Acciones emprendidas ante problemas en el proceso de producción en
empresas mexicanas
Fuente: elaboración propia con base en INEGI (2015).
Tabla 1
Acciones emprendidas ante problemas en el proceso de producción en
empresas mexicanas por tamaño
(porcentaje)
Fuente: INEGI (2015).
Si se incluye el tamaño de la empresa, se hace evidente que las
empresas micro son las que tienen mayor tendencia a no solucionar los
Tamaño de
empresa
Solución sin
acciones
posteriores
Solución con acciones
posteriores para
evitarlos
Solución e
instrumentación de
mejora continua
Sin acciones
de solución
Micro
16.74
25.87
9.79
47.60
Pequeñas
13.03
39.62
30.83
16.52
Medianas
8.25
39.66
43.65
8.44
Solución sin llevar a cabo acciones posteriores
Solución llevando a cabo acciones posteriores para evitarlos
Solución e instrumentación de mejora continua
Sin acciones de solución
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
294
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
problemas. En la medida en que las empresas son más grandes, se
tiende solucionar e instrumentar procesos de mejora continua.
Esto último es un desventajoso indicativo porque para innovar es
muy importante problematizar, si no se construyen los problemas, no
es claro el uso de la creatividad para la innovación. Esto último, bajo la
premisa de que un problema es cuando lo que se obtiene no es igual a
lo que se quiere. En otras palabras, los problemas que conducen a la
innovación no sólo deben versarse en función de la queja o descontento
de agentes externos a la empresa, pero que se encuentran vinculados a
la misma. Los problemas deben surgir incluso en momentos en los que
el propietario y el personal se encuentran satisfechos con los resultados
y la empresa parece ir por buen camino. Las problemáticas debe surgir
de la ambición por mejorar y obtener más de lo que ya se obtiene. El
punto es: si se es indiferente a los problemas que surgen por el propio
entorno entonces no existe un ambiente favorable para la
problematización encaminada a la innovación.
El hecho de que sean microempresas no significa que no puedan ser
innovadoras, por el contrario, si se analiza la historia de las grandes
empresas, muchas de ellas, como Zara y Lego, emergieron de
microempresas innovadoras. Por otra parte, si se considera que la micro
empresa suele caracterizarse por el “hombre orquesta” entonces
tendría que ser en este tamaño de empresa en el que se observase al
agente creativo, innovador y emprendedor.
Definitivamente, en México existe emprendimiento pero se encuentra,
en la mayoría de los casos, desvinculado de la innovación. La tabla 2
muestra a las empresas mexicanas que realizan actividades de
innovación y que participaron en la Encuesta sobre Investigación y
Desarrollo Tecnológico. La cantidad, 1715 empresas participantes, es
relativamente poca comparada con el total de empresas que operan en
el país. Sin embargo, es importante señalar que, en relación con este
último subgrupo de empresas, se considera que las que tienen menos
de cincuenta empleados declararon con mayor frecuencia haber
trabajado un proyecto de innovación. Este resultado parcial es un
indicador de que las empresas de menor tamaño tienen un alto
potencial de innovación. El reto está en generar los mecanismos para
que realmente innoven. Un mecanismo fundamental descansa sobre el
sistema educativo.
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
295
Sin embargo, la formación educativa no es suficiente para conducir a
acciones de emprendimiento e innovación. De ahí la importancia de
crear instituciones que fortalezcan estas actividades y acompañen a los
emprendedores en la realización de sus ideas y transformación del
sistema económico local. Tal es el caso del Instituto Nacional del
Emprendedor en México.
Tabla 2
Número de empresas mexicanas que trabajaron al menos un proyecto de
innovación en productos (bienes o servicios) o procesos (incluye métodos)
(2012-2013)
Fuente: INEGI (2014).
El Fondo Nacional Emprendedor (FNE), que depende del INE, identificó a
268, 992 empresas mexicanas con menos de 250 empleados y con
potencial para innovar. El criterio que se uso para el caso de las empresas
más pequeñas fue identificar a las que no usan tecnologías de la
información y comunicación por falta de recursos económicos ( I N E ,
2016). Esta información debe tratarse con cuidado, debido a que la
adquisición de tecnología y su implementación no se traducen
necesariamente en innovación. Pudiera fomentarse el consumo de
productos tecnológicos en lugar de la generación de innovaciones propias.
El FNE (INE, 2016) también identificó a los emprendedores potenciales.
El primer paso que se siguió fue identificar a las personas físicas con
interés de crear, desarrollar o consolidar una micro, pequeña o mediana
empresa a partir de una idea emprendedora. Posteriormente, se pasó a
buscar a emprendedores bajo diferentes perfiles (tabla 3). Con ello, el
INE (2016) muestra una imagen del emprendimiento en México que
incluye al sector informal y a los trabajadores independientes.
Tamaño de empresa
Empresas
Total
1715
Más de 751
305
501 a 750
78
251 a 500
184
101 a 250
338
51 a 100
252
20 a 50
557
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
296
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
Tabla 3
Emprendedores mexicanos identificados por el Fondo Nacional Emprendedor
Fuente: INE (2016).
CONCLUSIONES
Las preguntas que se plantearon al principio de trabajo fueron ¿qué
ocurre con el sistema educativo en México? ¿de qué forma contribuye
dicho sistema a formar agentes creativos, emprendedores, innovadores?
La forman que el sistema educativo mexicano contribuye a la formación
de agentes creativos, emprendedores e innovadores no es clara. La
ausencia de claridad se debe a la desvinculación que existe entre las
instituciones educativas y el sector empresarial. La escasez de resultados
en términos de innovación también contribuye a esa ausencia de claridad.
El sistema educativo mexicano avanza lentamente hacia la formación de
agentes creativos con impacto en el desarrollo local. La carga teórica en
comparación con la práctica es mayoritaria. La mayor parte de los
agentes que emprenden lo hacen como trabajadores independientes o en
la economía informal. El emprendimiento es alto pero la innovación es
poca. Se considera que parte de este síntoma emana de la existencia de
pocos agentes creativos con capacidad de vincular dicha creatividad con
el emprendimiento y la innovación. También hay un factor cultural, la
débil pertenencia tanto al territorio como a la organización minan las
posibilidades de crear valor en el entorno. De esta misma forma, la mayor
parte de las empresas no gestionan los problemas de cara a la mejora
continua y a la innovación. Por otra parte, se debe tener cuidado con la
tecnología. La innovación no sólo depende del uso de las TIC, implica más
Total de trabajadores independientes
13,400,890
Total de emprendedores
1,413,167
Unidades económicas informales (sector hogares)
1,213,744
Emprendedores recientes en el sector formal
privado
199,423
Emprendedores sectores estratégicos
119,653
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
297
que esto. La adquisición y el consumo de tecnología no son garantía de
innovación, si bien, son recursos necesarios para el funcionamiento de la
mayoría de las empresas.
REFERENCIAS
Abengozar, E. (2013). Educar para la creatividad. La pregunta. !RUTA:
revista universitària de treballs acadèmics, (5), 0001-6.
Aguerrondo, I. (1993). La calidad de la educación: ejes para su definición
y evaluación. Revista interamericana de desarrollo educativo, 37(116),
561-578.
Aguilar, E. (2005). Patrimonio y globalización: el recurso de la cultura en
las Políticas de Desarrollo Europeas. Cuadernos de antropología social,
(21), 51-69.
Alburquerque, F. (2004). Desarrollo económico local y descentralización
en América Latina. Revista de la CEPAL, 82, 157-171.
Alburquerque, F. (1997). Metodología para el desarrollo económico local.
Documentos de trabajo. Santiago de Chile: CEPAL.
Arizpe, L. (1989). Cultura y desarrollo: una etnografía de las creencias de
una comunidad mexicana. México: UNAM.
Aro, P. (2001). Empleo y formación de jóvenes. CINTERFOR/OIT.
Bel, J. (2004). Paisajes culturales. El patrimonio como recurso básico para
un nuevo modelo de desarrollo. Urban, (9), 8.
Bilbao, A., y Pachano, S. (2002). Rasgos y actitudes de los
emprendedores. Venezuela: Corporación Andina de Fomento.
Blanco, G. (2006). La equidad y la inclusión social: uno de los desafíos de
la educación y la escuela hoy.!Reice: Revista Electrónica Iberoamericana
sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación.
Bretones, F. (2004). Actitudes, motivaciones y creación de empresas: el
caso de los emprendedores en sistema cooperativo. REVESCO, (84),
37-52.
Brutto, G., y Reyes, E. (2015). Regionalismo estratégico, cooperación sur-
sur y desarrollo en América Latina en el siglo XXI. Bajo el Volcán,
15(22), 151-176.
Bustos, R. (2004). Patrimonialización de valores territoriales. Turismo,
sistemas productivos y desarrollo local. Aportes y transferencias, 8(2),
11-24.
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
298
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
Caetano, M. (2016). Contribuciones a un estudio sistémico de la
creatividad en las Organizaciones. Tesis doctoral, Extremadura:
Universidad de Extremadura.
CAF (2015). Sobre CAF. Quiénes Somos. Caracas: Banco de Desarrollo de
América Latina. Link: www.caf.com
CAF (2016). Reporte de Economía y Desarrollo 2016 de CAF. Caracas:
Banco de Desarrollo de América Latina.
Cañeque, H. (2008). Alta creatividad: guía teórico-práctica para producir
la innovación y el cambio. Pearson Educación.
Csikszentmihalyi, M. (1998). Creatividad: el fluir y la psicología del
descubrimiento y la invención (pp. 41-71). Buenos Aires: Paidós.
Chacón, Y. (2005). Una revisión crítica del concepto de creatividad.
Actualidades investigativas en educación, 5(1).
Cohen, E. (2002). Educación, eficiencia y equidad: una difícil
convivencia.!Revista Iberoamericana de educación, 30, 105-124.
Corsi, F. L. (2013). La crisis estructural del capitalismo y sus
repercusiones.!Íconos-Revista de Ciencias Sociales, (36), 29-39.
da Costa, S., Páez, D., Sánchez, F., Gondim, S., & Rodríguez, M. (2014).
Factors favoring innovation in organizations: An integration of meta-
analyses. Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones,
30(2), 67-74.
de Escalona, B. (2007). La creatividad e innovación en las Organizaciones.
Sapiens: Revista Universitaria de Investigación, 8(1), 111-130.
de Pablo, I. (2013). La educación emprendedora como elemento de
progreso social.!Encuentros multidisciplinares,!15(45), 41-51.
del Pozo, P. (2002). Patrimonio industrial y cultural del territorio. Boletín
de la Asociación de Geógrafos Españoles, (34), 213-228.
Duarte, T., y Tibana, M. (2009). Emprendimiento, una opción para el
desarrollo. Scientia et Technica, 3(43), 326-331.
INE (2016). Diagnóstico 2016 del Fondo Nacional Emprendedor. México:
Instituto Nacional del Emprendedor.
Fajnzylber, F. (1992). Educación y transformación productiva con
equidad.!Revista de la CEPAL.
Formichella, M. (2004). El concepto de emprendimiento y su relación con
la educación, el empleo y el desarrollo local. Bueno Aires: Ministerio de
Asuntos Agrarios y Producción.
Freyle, R. (2010). Las MiPymes colombianas, escenario estratégico para la
creatividad e innovación del talento humano. Escenarios, 8(2), 31-39.
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
299
Galán, R. (2016). Niveles de creatividad en estudiantes universitarios por
áreas de conocimiento de una Universidad Pública. Revista Teckne,
9(1).
Garofoli, G. (1995). Desarrollo económico, organización de la producción
y territorio. Desarrollo económico local en Europa, 113123.
Giménez, G. (1996). Territorio y cultura. !Estudios sobre las culturas
contemporáneas, 2(4), 9-30.
Giménez, G. (1994). Apuntes para una teoría de la región y de la
identidad regional. Estudios sobre las culturas contemporáneas, (18),
165-173.
Guerrero, P. (2005). Estudio de las resistencias de los profesores a una
estrategia para el desarrollo de la creatividad en tres unidades
educativas. Psykhe, 14(1), 31-45.
Hernández, I., Alvarado, J., y Luna, S. (2015). Creatividad e innovación:
competencias genéricas o transversales en la formación
profesional. !Revista Virtual Universidad Católica del Norte, !1(44),
135-151.
Hopenhayn, M. (2003). Educación, comunicación y cultura en la sociedad
de la información: una perspectiva latinoamericana (No. 12). United
Nations Publications.
Hopenhayn, M., & Ottone, E. (2000). El gran eslabón: educación y
desarrollo en el umbral del siglo XXI (Vol. 575). Fondo De Cultura
Economica El.
Ibarra, D. (2005). La reconfiguración económica internacional. Economía,
2(6), 7-23.
INEGI (2015). Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de
las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas. México: INEGI.
INEGI (2014). Encuesta sobre Investigación y Desarrollo Tecnológico
(ESIDET), 2014. México: INEGI.
Kayser, B. (1994). La cultura, un incentivo para el desarrollo local. Revista
Leader, (8), 5-9.
Krauss, C. (2011). Actitudes emprendedoras de los estudiantes
universitarios: El caso de la Universidad Católica del Uruguay. Dimensión
empresarial, 9(1), 28-40.
Lavín-Verástegui, J., y Farías-Martínez, G. M. (2012). Perfil y prácticas
educativas del docente orientado a la innovación en las escuelas de
negocios en México. Revista iberoamericana de educación superior,
3(6), 117-128.
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
300
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
Lederman, D., Messina, J., Pienknagura, S., y Rigolini, J. (2014). El
emprendimiento en América Latina: muchas empresas y poca
innovación. Washington: Banco Mundial.
Lira, I. S. (2005). Desarrollo económico local y competitividad territorial.
NÚMERO 85 ABRIL 2005 SANTIAGO DE CHILE, 85, 81.
López, N. (2005).!Equidad educativa y desigualdad social: desafíos de la
educación en el nuevo escenario latinoamericano. Buenos Aires: IIPE-
UNESCO.
Millenaar, V. (2009). Enfoques de programas para la inclusión laboral de
los jóvenes pobres: lo institucional como soporte subjetivo. !Ultima
década, 17(30), 67-92.
Mitjans, A. (2013). Aprendizaje creativo: desafíos para la práctica
pedagógica.!CS, (11), 311-341.
Molano, O. (2006). La identidad cultural, uno de los detonantes del
desarrollo territorial. Revista Opera, 7, 69-84.
Murillo, G. (2009). Conocimiento e innovación en los procesos de
transformación organizacional: El caso de las organizaciones bancarias
en Colombia. Estudios Gerenciales, 25(112), 71-100.
Myers, R. (2000). Atención y desarrollo de la primera infancia en
Latinoamérica y El Caribe: Una revisión de los diez últimos años y una
mirada hacia el futuro. Revista Iberoamericana de Educación, 22, 17-60.
OIT (2017). Formación profesional. Ginebra: Organización Internacional del
Trabajo. Link: www.ilo.org
Oropeza, R. (1994). Creatividad e innovación empresarial. México:
Monterrubio. Panorama Editorial.
Osorio, C. (2010). Filosofía de la educación. De los griegos a la
tardomodernidad. Antioquía: Universidad de Antioquia.
Ottone, E., y Hopenhayn, M. (2007). Desafíos educativos ante la sociedad
del conocimiento. Revista Pensamiento Educativo, 40, 1, 12-30.
Pamos, A. (2011). De la creatividad individual a la colectiva. Revista APD,
(264), 57-59.
Peralta, M., y Fujimoto, G. (1998). La atención integral de la primera
infancia en América Latina: ejes centrales y los desafíos para el siglo
XXI. Santiago de Chile: OEA.
Pesquera, M. (2010). Innovación empresarial, clase creativa y desarrollo
económico en España. Tirant lo Blanch.
Sistema educativo: clave para el desarrollo económico y la competitividad empresarial
González, T.; Sánchez, J.
301
Quesada, C. (2004). Experiencia pedagógica creativa: expresión corporal,
educación musical y currículo escolar y preescolar. !Revista Electrónica
Educare, (7), 243-255.
Robledo, A., Cabrera, R., y Wiklund, J. (2009). De la creatividad al
lanzamiento de productos: el papel del conocimiento en los procesos de
innovación e imitación. Cuadernos de Economía y Dirección de la
Empresa, (38), 95-118.
Romero, (2010). Creatividad e innovación en empresas y organizaciones:
técnicas para la resolución de problemas. Ediciones Díaz de Santos.
Rosaldo, R. (2000). La pertenencia no es un lujo: procesos de ciudadanía
cultural dentro de una sociedad multicultural. Desacatos, (3), 39-49.
Savater, F. (1997).!El valor de educar. Barcelona: Ariel.
Umayahara, M. (2004). En búsqueda de la equidad y calidad de la
educación de la primera infancia en América Latina. !Revista
Latinoamericana de Ciencias Sociales, niñez y juventud,!2(2), 21-49
UNESCO (2017). Proteger el patrimonio y fomentar la creatividad. París:
Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la
Tecnología.
Vázquez, A. (2015). Relación entre la creatividad y el liderazgo en la
organización del siglo XXI. Trabajo final de grado, Madrid: Universidad
Pontificia Comillas.
Weller, J. (2007). La inserción laboral de los jóvenes: características,
tensiones y desafíos.!Revista de la CEPAL.
White, S. P. (2006). Nuevas ideas sobre las nuevas ideas: lo que los
grandes innovadores saben sobre la creatividad. Editorial Norma.
Wompner, F. (2008). Educación superior para el emprendimiento.
Expansiva Chile, 1-16.
.
Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad
302
Sánchez, J.; González, T.; González, E.; Vázquez, G.; Vizcaíno, A. (coord.)
Sistema educativo y áreas estratégicas
para la competitividad
se terminó de imprimir en septiembre de 2017
www.edicionesdelanoche.com
Book
Full-text available
La formación del individuo es clave para la creación y el aprovechamiento de oportunidades bajo épocas de crisis. El sistema educativo es medular para la existencia de estrategas, inventores, inversionistas y empresarios capaces de aumentar la competitividad de los sectores estratégicos de una nación para el desarrollo de la misma. Este último enunciado es el eje vector de la presente obra, cuyo título es Sistema educativo y áreas estratégicas para la competitividad.
Book
Full-text available
Obra que contiene 11 capítulos en los que se aborda a la educación desde la perspectiva política, institucional y organizacional, para finalmente, dar cuenta de ella a través de las empresas. El principal reto ha sido lograr que trabajos efectuados por distintos grupos de investigación convergan en una misma discusión: El sistema educativo y su influencia para la competitividad de las organizaciones.
Article
Full-text available
Los problemas de empleo y de desafiliación de los jóvenes se han tornado en un verdadero desafío para las políticas públicas y acciones de la sociedad civil. Desde hace tiempo, se implementan programas y estrategias diversas que, en gran medida, comparten un diagnóstico inespecífico sobre el trasfondo de los problemas en el mercado de trabajo y los llamados «déficits» de formación. Estos enfoques resultan limitados frente a la compleja trama de dimensiones estructurales, institucionales, familiares, individuales y subjetivas que colocan a los jóvenes, en particular a los más pobres, en situación de desventaja. El presente artículo se plantea discutir en particular uno de estos aspectos: el nivel institucional; para reflexionar sobre las formas en que las instituciones intentan intervenir en la transición juvenil, frente a los procesos de individuali²²²²ón y de debilitamiento institucional. De este modo, se han selec-cionado dos casos de organizaciones en Argentina que se proponen generar un fuerte impacto sobre las subjetividades de los jóvenes, a través de abordajes que toman en cuenta las «constelaciones de desventajas» juveniles, de un modo amplio. Este análisis de dos instituciones que dan lugar preferencial a los abordajes subjetivos, abre la reflexión acerca de las posibilidades institucionales de proveer nuevos soportes colectivos y contri-buir a la individualización de los sujetos y al desarrollo de sus propias estrategias.
Article
Full-text available
Es de especial trascendencia para las escuelas de negocios en México afrontar las demandas so-ciales y de calidad académica de la educación superior. Ante el desafío del cambio, el profesor es el actor central en los procesos de innovación educativa. El objetivo principal de este trabajo de investigación exploratorio-descriptivo, fue conocer las características del perfil y de las prácticas educativas de un profesor innovador en las escuelas de negocios en México. Para lograr este obje-tivo se combinaron técnicas de investigación cualitativas y cuantitativas, aplicadas a académicos y directivos de las instituciones afiliadas a la Asociación Nacional de Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (anfeca). Los resultados sugieren que la creatividad, la incorpora-ción de la tecnología y el trabajo colegiado son elementos esenciales para promover la innovación educativa en las disciplinas contables y administrativas en México.
Article
Full-text available
Based on a bibliographic review, this article presents a characterization of creative learning as an educational type. Using this as its starting point, it presents a set of principles, strategies and challenges that this educational model faces in its development and application in school contexts. To achieve this, the article emphasizes the relationship between learning, subjectivity, and culture in order to understand creative learning as a model that takes into account the dynamic of learning as a complex process in which information is personalized, the information given is confronted, and new ideas are produced.
Article
Full-text available
El artículo se trata de un producto de investigación en donde se analiza las actitudes emprendedoras de los estudiantes y su evolución desde que ingresan a la universidad hasta tres años de experiencia académica. Se consideran las actitudes de asunción al riesgo, control interno percibido, necesidad de logro, autoestima e innovación. El Resultado que se obtiene es la disminución de las actitudes emprendedoras y se proponen diferentes acciones.
Article
La creatividad es una herramienta vital en el desarrollo de la personalidad del hombre y de la mujer, que le permite liberarse del temor a la equivocación y por el contrario, promueve la aceptación hacia nuevos caminos o experiencias, invita a la investigación, al respeto y a la tolerancia, al trabajo individual y en conjunto, despertando originalidad en las respuestas a los diferentes conflictos que se le presentan, Indica el potencial creador que existe en cada persona, que es conveniente respetar pero también estimular, sin que con ello se limite la espontaneidad del ser humano. Estas afirmaciones se evidencian en la puesta en práctica del “Taller de expresión corporal y música para docentes en servicio del Primer Ciclo de la Educación General Básica”, que se impartió en distintos centros educativos de la provincia de Cartago y de San José, en donde al incentivar la creatividad mediante estrategias de expresión corporal y educación musical integradas al currículo escolar; se establece una ¨cadena de motivación¨ hacia sus estudiantes, con la finalidad de que ellos de igual manera, desarrollen la capacidad creativa que guardan en su interior para propiciar aprendizajes significativos.
Article
Este trabajo de revisión, presentado en el XXIII Congreso Internacional de la Sociedad Latinoamericana de Estrategia, Slade, la noción de capital de los modelos tradicionales de crecimiento, referida al capital físico, se amplía para incluir otros tipos de capital, en especial el capital humano, concepto básico de la teoría moderna del crecimiento, que el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2006-2010 recoge. Acorde a los diagnósticos de las MiPymes se elaboran estrategias tendientes a fortalecer su competitividad desde la creatividad innovadora del talento humano, con elementos del mejoramiento continuo, pero proponiendo una mirada activa, tipo estrategia del llamado océano azul. Siendo el escenario Mipymes caldo de cultivo de un emprendimiento con una creatividad recursiva, potencial innovador de tipo incremental y por combinación, que facilitan la implementación de estrategias acorde a su situación y al entorno. Es agregar valor, promoviendo modificaciones con mejoramiento continuo a la generación de los nuevos servicios y productos, con un Know How apropiado y contextualizado los intereses y necesidades propias y aportando a la calidad de la empleabilidad, con alianzas estratégicas tipo Universidad -Estado y empresa.
Article
The following article shows the results of an action-research that analyzes the difficulties of introducing a new strategy to develop creativity in three Chilean schools in the context of the Chilean Educational Reform. Bibliography on the topic is discussed from a sociological and psychological perspective. Grounded Theory is used to analyze interviews and field observations and to triangulate the information from the participants of this study. The results of the study are presented as well as some conclusions about future educational interventions.
Article
La metodología que se expone y que sigue, esencial-mente, el Manual de Desarrollo Local, editado por el gobierno vasco (Del Castillo, 1994), constituye una guía, nunca una receta, que recoge: a) los aspectos a considerar en el análisis de las potencialidades de desarrollo econó-mico local; b) las acciones para construir un "entorno inno-vador" que impulse el surgimiento y sustento de las iniciati-vas locales de desarrollo; y c) las fases y actuaciones a considerar para el despliegue de actividades generadoras de crecimiento económico y empleo productivo. Los diferentes aspectos a tratar en la metodología para el desarrollo económico local, se refieren a: · Los objetivos. · Los recursos disponibles (humanos, físicos, técnicos, económicos, financieros, sociales, culturales, ambientales). . Los agentes de desarrollo, esto es, administraciones públicas territoriales, agencias de desarrollo local, empresas locales, universidades, centros de investigación y desarrollo (I+D), entidades de capacitación, organizaciones no gubernamentales, entre otros. · El proceso de planificación. b) Los recursos disponibles para el desarrollo local La existencia de recursos en una determinada área no es condición suficiente para originar un proceso de desarrollo, ya que dichos recursos deben utilizarse de modo adecuado y dentro de una estrategia coherente y sostenible ambientalmente. Casi todas las comunidades locales poseen, en mayor o menor medida, cierto número de re-cursos que constituyen su potencial de desarrollo endógeno. Entre ellos, hay que resaltar, especialmente, la cualificación de los recursos humanos. El desarrollo económico local depende de la capacidad de integrar el aprovechamiento sostenible de los recursos disponibles y potenciales, movilizándolos hacia la satisfacción de las necesidades y los problemas básicos de la población local. Aspectos decisivos de la potencialidad de los recursos para el desarrollo económico local son la estructura productiva local, el mercado de trabajo local, la capacidad empresarial y tecnológica existente, los recursos naturales o ambientales, el sistema de crédito local, la estructura social y política, el patrimonio histórico y la cultura local. Dado que las empresas no actúan en el vacío, sino en un contexto histórico, cultural y territorial determinado, es necesario estimular la calidad de los componentes del en-torno local, a fm de asegurar: · El acceso a los servicios avanzados de apoyo a la producción para las PYMEs y microempresas locales. · La calidad de las infraestructuras básicas. · El funcionamiento eficiente de los mercados de pro-ductos y factores. · La promoción de aptitudes empresariales inno-vadoras. · El fomento de la cooperación entre empresas. · La utilización sostenible de los recursos naturales y la visión de la potencialidad productiva del medio ambiente local.