ArticlePDF Available

La cristianización como estrategia de resistencia: la representación de indígenas cristianos en el arte del siglo XVI.

Authors:

Abstract and Figures

La cristianización como estrategia de resistencia: la representación de indígenas cristianos en el arte del siglo XVI. The christianization as the strategy of resistance: the representation of indigenous christians in the art of the sixteenth century José Luis Pérez Flores escuela de ciencias Sociales y Humanidades Universidad Autónoma de San Luis Potosí Resumen: En este artículo analizaré la importancia que cobró, para los indíge-nas bajo dominio español, representarse a ellos mismos como cristianos. Mos-traré que después de la conquista resultaba apremiante adquirir legitimidad como cristiano devoto; para ello los nativos acudieron a las imágenes en códi-ces y en la pintura mural conventual. Correlacionaré también los contextos cul-turales y políticos tanto con la información de las fuentes escritas, como de las fuentes visuales contenidas en códices tlaxcaltecas, y la pintura mural conven-tual. Abstract: In this article I will discuss the importance for indigenous charged under Spanish rule, represent themselves as Christians. I will show that after the conquest was compelling acquire legitimacy as a devout Christian; for this native attended the images codices and monastic mural painting, I will relate the cultural and political contexts with information from written sources and visual sources contained in tlaxcaltecas codices and the convent wall painting .
Content may be subject to copyright.
15
Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
LA CRISTIANIZACIÓN COMO ESTRATEGIA
DE RESISTENCIA: LA REPRESENTACIÓN
DE INDÍGENAS CRISTIANOS
EN EL ARTE DEL SIGLO xvi
The Christianization as the strategy of resistance:
the representation of indigenous Christians
in the art of the sixteenth century
José Luis Pérez Flores
Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades
Universidad Autónoma de San Luis Potosí
Resumen: En este artículo analizaré la importancia que cobró, para los indíge-
nas bajo dominio español, representarse a ellos mismos como cristianos. Mos-
traré que después de la conquista resultaba apremiante adquirir legitimidad
como cristiano devoto; para ello los nativos acudieron a las imágenes en códi-
ces y en la pintura mural conventual. Correlacionaré también los contextos cul-
turales y políticos tanto con la información de las fuentes escritas, como de las
fuentes visuales contenidas en códices tlaxcaltecas, y la pintura mural conven-
tual.
Palabras clave: Evangelización, Resistencia cultural, Pintura mural, Arte cristia-
no indígena
Abstract: In this article I will discuss the importance for indigenous charged un-
der Spanish rule, represent themselves as Christians. I will show that after the
conquest was compelling acquire legitimacy as a devout Christian; for this na-
tive attended the images codices and monastic mural painting, I will relate the
cultural and political contexts with information from written sources and visual
sources contained in tlaxcaltecas codices and the convent wall painting.
Keywords: Evangelization, Cultural resistance, Mural painting, Indigenous
Christian art
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 15 17/11/15 09:18
16 Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
Introducción
A pesar del largo debate sobre la conquista y la evangelización, en la actualidad
predominan varios prejuicios sobre la participación indígena en ambos proce-
sos. Es un lugar común representar a los indígenas prehispánicos como agen-
tes activos, creativos y con una dinámica cultural vigorosa, mientras que los na-
tivos sometidos bajo el dominio español son colocados en las antípodas: sujetos
pasivos, atrapados en la tradición y poco innovadores. Contra estas concepcio-
nes, varios académicos han levantado su voz y, en un intento de reivindicar a las
culturas indígenas, aseguran que los saberes ancestrales sobrevivieron a la do-
minación española, a la conversión religiosa y a la educación conventual. Am-
bos posicionamientos frente al problema de la ruptura y continuidad del mundo
indígena parten de presupuestos generalizadores sobre una actitud cultural in-
herente al indígena, haciendo abstracción del tiempo, lugar y cultura de los na-
tivos, quienes en algunos planteamientos parecieran sujetos abstractos, al mar-
gen de la historia y la sociedad.
En este sentido, existen trabajos que, a partir de un aparato crítico, tratan de
evaluar la participación de los indígenas en el mundo virreinal desde coordena-
das más precisas. Dentro de esta línea se inscribe el presente escrito, en el que
por medio de imágenes analizaré la importancia que cobró para los indígenas
resaltar su conversión al cristianismo como parte de una medida de resistencia
al dominio español.
1. El nuevo orden cristiano y la imagen indígena
Desde la década de 1970, Elena Isabel Estrada de Gerlero ha escrito sobre las
imágenes novohispanas (Estrada de Gerlero, 1976). En 2011 vio la luz una an-
tología de su obra que utilizo en este artículo. Ha estudiado la asociación entre
el arte y la evangelización, mostrando cómo los frailes franciscanos a partir de
una teología del trabajo fundamentaron la participación indígena en la confec-
ción de imágenes como proceso de conversión (Estrada de Gerlero, 2011: 299-
328).
Constantino Reyes Valerio (1989, 2000), Serge Gruzinski, (1994, 1997, 2000),
y Pablo Escalante Gonzalbo (1998, 1999, 2010), entre otros, han documentado
ampliamente la importancia que tuvo la producción de imágenes indígenas en
el arte conventual del siglo xvi novohispano. Reyes Valerio (1989) fundamentó la
necesidad de participación de mano de obra indígena, dada la magnitud de
la obra constructora y decorativa de conventos. Es decir, la fundación de con-
ventos por parte de las órdenes mendicantes requirió de una gran cantidad de
mano de obra que tuvo que ser aportada por la población indígena; pero dicha
participación solo podía estar justicada como parte del plan de evangelización
y salvación de las almas. El arte indígena prehispánico fue asociado inicialmen-
te con actividades idolátricas, además de con el rechazo de los españoles por
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 16 17/11/15 09:18
17
Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
las convenciones indígenas del estilo Mixteca-Puebla, por considerarlo grotes-
co y poco realista (Escalante Gonzalbo, 2010: 103-105).
Los frailes fundaron escuelas conventuales para, entre otros objetivos, for-
mar a especialistas que pudieran ser parte de la mano de obra calicada para
la labor constructora y decorativa de conventos. En dichos lugares fueron adies-
trados los nativos en la manera de hacer imágenes de los cristianos; sin embar-
go los frailes, dentro su proyecto evangelizador y gracias a una actitud huma-
nista de rescate del pasado (Estrada de Gerlero, 1976; Pérez Flores, 2010),
emprendieron el proyecto de enseñar el arte que ellos conocían y a la vez con-
servar los aspectos del arte indígena que no contrariaban los principios del cris-
tianismo. El resultado fue la integración de dos sistemas de imágenes cultural-
mente muy diferentes, pero que los frailes trataron de armonizar siempre desde
la óptica cristiana. Las autoridades religiosas no fueron los únicos interesados
en mantener vigentes las formas indígenas de la representación visual. El poder
político, a su manera, también concurrió en la conservación de los sistemas de
escritura nativos, al validar los códices y mapas de manufactura y escritura in-
dígena como documentos legales (Escalante Gonzalbo, 2010: 111-118).
El interés religioso y civil por conservar aspectos culturales indígenas tenía
nes pragmáticos, y explica la supervivencia de elementos iconográcos de ori-
gen prehispánico después del sometimiento militar de las sociedades meso-
americanas. Pero, como han señalado los investigadores citados en el anterior
párrafo, la presencia de elementos visuales mesoamericanos durante el virrei-
nato debe interpretarse sin perder de vista el contexto cristiano, en varias oca-
siones su presencia fue impulsada por las propias autoridades religiosas, tal
y como fue el caso de los programas iconográcos de Ixmiquilpan, Actopan y
Xoxoteco, que discutiré más adelante. Lo anterior nos plantea una paradoja:
ante la penetración armada española, los tlaxcaltecas (y otros grupos indígenas)
adoptaron el cristianismo como estrategia para legitimar su alianza política con
los españoles; a lo largo del siglo xvi exaltaron su conversión como una medida
para asegurar privilegios, resistir el embate ibérico y conquistar a otros indíge-
nas (Pérez Flores, 2013a); pero los españoles también adoptaron su propia es-
trategia para consolidar el dominio religioso sobre los indígenas: conservaron
aspectos culturales convenientes a sus intereses evangelizadores, tales como
el arte plumario (Estrada de Gerlero, 2011:381-442) y elementos de su escritura
e iconografía. La generación de una cultura visual mestiza posibilitó la existen-
cia de discursos múltiples, en parte debido al desconocimiento de los frailes so-
bre la cultura y el arte indígenas, y también a la estrategia indígena de reprodu-
cir los discursos impuestos desde el poder, pero también de generar discursos
propios, producto de su reacción ante el poder (Scott, 2000).
Las imágenes y los discursos de la conquista de Tenochtitlán son un claro
ejemplo sobre la diversidad de discursos indígenas que construyeron un pasa-
do distinto que respondía a intereses especícos ante la Corona española, así
como a su necesidad de explicar, en el marco del cristianismo, la transforma-
ción que sufrió su forma de vida a partir de la llegada de los españoles.
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 17 17/11/15 09:18
18 Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
2. La importancia de convertirse a la fe de los vencedores
El relato de la conquista de México y la caracterización de sus protagonistas
fueron construidos desde varias ópticas. Por una parte, la versión ocial la ofre-
ce Hernán Cortés, quien informó a su soberano sobre sus acciones punitivas a
través de sus Cartas de Relación (1992); Francisco López de Gómara (1997), ca-
pellán del conquistador extremeño, construye una visión ocialista y que tenía
por objetivo resaltar la gura de Cortés, mientras que Bernal Díaz del Castillo
(1976) ofrece la visión del soldado que quiere consignar su participación para
fundamentar peticiones de mercedes y privilegios a la Corona española. Las
versiones indígenas fueron escritas por alumnos de las escuelas conventuales,
quienes ya habían sido cristianizados y habían adoptado elementos culturales
de los nuevos señores, tales como la escritura en caracteres latinos. El registro
nativo de la conquista de Tenochtitlán varía según la pertenencia del autor a un
grupo especíco, de tal manera que dieren notablemente las fuentes tlaxcalte-
cas de las mexicas, e incluso es importante señalar que el libro xii del Códice
Florentino (Sahagún, 1979, 1985), dedicado al tema de la conquista, fue elabo-
rado por mexicas tlatelolcas y no por mexicas tenochcas, razón por la cual es
posible encontrar la exaltación de los tlatelolcas en detrimento de los tenochcas
(Pérez Flores, 2013: 20-21).
Ejemplo de ello ha sido la controvertida personalidad de Moctezuma, quien
inicialmente recibió a los españoles sin oposición armada directa, hecho en el
que concuerdan prácticamente todas las fuentes. Sin embargo, existen diferen-
cias en cuanto al motivo del recibimiento pacíco, puesto que algunos autores
aseguran que desde un primer momento los conquistadores fueron confundidos
por dioses, mientras que también se habla del recibimiento de embajadores. Y
no discuto qué fuente es más «auténtica» o «verdadera», problema que, desde el
punto de vista histórico, ha llevado a descalicar a la mayoría de las fuentes in-
dígenas o a sobrevalorar a Cortés o a Díaz del Castillo. Me interesa analizar algu-
nos aspectos que contribuyeron a construir determinada versión de la conquista.
La lectura del Libro xii de la Historia General de las Cosas de la Nueva España
(Sahagún 1985: 711-756) genera la impresión de que Moctezuma mantuvo un
doble juego: por una parte, no opuso resistencia militar al avance de los españo-
les y sus aliados, mientras que, por otra, emprendió una serie de estrategias ba-
sadas en la intriga y la magia para detener la llegada de los extranjeros. Los
informantes de Sahagún caracterizaron a Moctezuma como un gobernante du-
bitativo, supersticioso e idolátrico, en contraste con el joven Tlatoani Cuauhté-
moc, último gobernante (de origen tlatelolca) de Tenochtitlán. El destino trágico
de Moctezuma pareciera estar marcado por su apego a las creencias en sus dio-
ses ancestrales (Pérez Flores, 2013a) y la negativa a aceptar el cristianismo.
Isabel Bueno Bravo (2008: 137) ha demostrado que la imagen negativa del
tlatoani tenochca proviene de las fuentes mexicas, porque incluso el tlaxcalteca
Diego Muñoz Camargo lo describe con mayor magnanimidad que los propios
informantes de Sahagún.
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 18 17/11/15 09:18
19
Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
Diana Magaloni (2003: 22) demostró que uno de los temas del libro xii del -
dice Florentino es el recibimiento del cristianismo y la instauración de un nuevo
sol (era cósmica) cristiano. Dentro del discurso de la sucesión de las edades
cósmicas o soles, está implicada una idea de creación y destrucción a la mane-
ra de conceptos correlativos, puesto que la creación de un orden cósmico im-
plica su destrucción en algún momento del tiempo, así como la nueva fundación
de otro sol (Magaloni, 2003: 16-18). Desde esta perspectiva, podemos entender
que el n del mundo mexica llegara mediante un acto de guerra y resistencia he-
roica. ¿Lo anterior puede extenderse a los relatos tlaxcaltecas de la conquista?
Considero importante subrayar que la generalización de las visiones románticas
sobre el mundo indígena nos puede conducir a pensar que dicha visión era con-
sustancial a todos los nativos y que más o menos se comportarían de la misma
manera; hecho que resulta falso al analizar el desarrollo de la alianza entre tlax-
caltecas y españoles.
3. Las tlaxcaltecas ante Cortés
Bernal Díaz de Castillo (1976: 105-110) y Hernán Cortés (1992: 39-40) aseguran
que cuando entraron a los territorios bajo domino tlaxcalteca, fueron recibidos
con guerra, debieron de librar varias batallas en las que estuvieron a punto de
sufrir una derrota, pero en una maniobra política las autoridades tlaxcaltecas de-
cidieron formalizar una alianza con los españoles (Díaz del Castillo, 1976: 125-
131). Los resultados del acuerdo de colaboración mutua fueron un formidable
apoyo logístico y táctico que hizo posible el triunfo sobre los mexicas, pero no
solo eso, sino que los tlaxcaltecas participaron en prácticamente todo el proceso
de conquista durante el siglo xvi, peleando en las campañas de conquista de
la Capitanía General de Guatemala, la guerra del Mixtón, la guerra chichimeca y la
conquista de los territorios que actualmente forman el sur de Estados Unidos.
Lo anterior redituó una serie de privilegios para la República de Tlaxcala (Gib-
son, 1991), pero ¿cuál fue el sustento ideológico, por ambas partes, de dicha
alianza? ¿Bastó tan solo la voluntad de ambas partes para derrotar a un enemi-
go en común? Estas preguntas tienen una importancia capital para entender
cómo fue el discurso de conquista por parte de los tlaxcaltecas y su postura ante
la adopción del cristianismo. La alianza con grupos indígenas fue una de las es-
trategias iniciales de Hernán Cortés, quien buscaba apoyo nativo contra los
mexicas, ayuda que hizo posible su empresa de dominio militar, puesto que
los indígenas que le acompañaron en su empresa de conquista le proporciona-
ron bastimentos, hospedaje, fuerza de trabajo, soldados e información táctica
contra las fuerzas de Moctezuma.
Para que fuera posible concretar una alianza de esta naturaleza, los españo-
les solicitaron a los grupos amigos que adoptaran el cristianismo; esta era una
de las condiciones para cualquier tipo de asociación duradera. Es importante
señalar que los primeros aliados de Cortés fueron totonacas de Cempoala y fue
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 19 17/11/15 09:18
20 Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
a instancia de ellos que las huestes españolas se dirigieron a Tlaxcala y, luego
de algunas batallas, concretaron el apoyo tlaxcalteca contra Tenochtitlán. Con-
sidero importante enfatizar que los tlaxcaltecas fueron uno de los varios grupos
que se aliaron con los españoles; sin embargo, fueron ellos quienes se convir-
tieron en los más famosos aliados y quienes recibieron un cúmulo de privilegios
que lucharon por conservar por largo tiempo.
La lucha de los tlaxcaltecas por mantener una posición privilegiada y el es-
tatuto de aliados de los españoles les llevó a ofrecer una visión distinta de la his-
toria, a construir un pasado inmediato en el que son notables varias diferencias
respecto a las versiones españolas y de otros grupos indígenas. En el discurso
tlaxcalteca no hubo resistencia militar considerable a las fuerzas de Cortés. Mu-
ñoz Camargo menciona que hubo combates menores, pero responsabiliza de
ello a los otomíes y presenta una visión idílica de la relación entre tlaxcaltecas y
españoles. Como han señalado Brotherston y Gallegos (1990: 131,134) y Bue-
no Bravo (2010: 60), tanto en el Lienzo de Tlaxcala como en el Códice de Glas-
gow fueron omitidas las representaciones de las batallas que libró Xicotencatl
contra la alianza de Cortés y totonacas.
Además de la supresión de la resistencia armada inicial, también existe una
notable exaltación de la conversión y el apoyo tlaxcalteca a Cortés. En este dis-
curso indígena la justicación de la alianza con los españoles (se omite la pre-
sencia de otros aliados nativos) fue la recepción del cristianismo, hecho que los
convierte en los primeros cristianos por voluntad propia. Como resulta obvio, se
trata de una justicación posterior a los hechos. Esta es la razón por la cual,
además de suprimir la inicial resistencia tlaxcalteca, también fue resaltada en el
Lienzo de Tlaxcala la temprana conversión al cristianismo y el apoyo total al ejér-
cito de Cortés por parte de los tlaxcaltecas, según puede observarse en la lá-
mina 5. Es decir, las imágenes tlaxcaltecas omiten lo políticamente inapropiado
(las batallas de Xicotencatl contra los españoles) y subrayan su conversión sin-
cera y ayuda incondicional (Figura 1).
Hubo varias circunstancias que favorecieron que españoles e indígenas
unieran fuerzas. Los hispanos requerían de una base logística de la que care-
cían por sí mismos. Considero que, a pesar de la ventaja del armamento y las
tácticas de guerra españolas, la conquista hubiera sido imposible sin el apoyo
logístico que Cortés recibió de los propios indígenas. De otra manera, no hubie-
ra podido alimentar a sus tropas, abastecerse de materiales ni disponer de ba-
ses de operaciones. Otro motivo evidente de la estrategia cortesiana de apoyar-
se de nativos fue la necesidad de disponer de un ejército mayor, puesto que la
superioridad numérica de los indígenas resultaba aplastante. Por parte de los
tlaxcaltecas también hubo una adhesión basada en objetivos militares y políti-
cos: su conocida rivalidad con la Triple Alianza encabezada por Tenochtitlán los
colocaba en una situación de conicto permanente cuya victoria no podían al-
canzar con sus propias fuerzas; la coyuntura de una asociación con extranjeros
poderosos y los conocidos cempoaltecas hacía posible la victoria contra sus
enemigos, así como asegurarse una posición de poder. El camino elegido por
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 20 17/11/15 09:18
21
Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
los tlaxcaltecas estuvo hábilmente apoyado en la negociación política, el apoyo
guerrero y la propaganda. El resultado fue la destrucción de la otrora poderosa
Tenochtitlán y de sus aliados. Aunque supone también la sujeción a un nuevo
poder que impuso cambios drásticos, y que hizo posible la expansión tlaxcalte-
ca al norte. El telón de fondo de las maniobras tlaxcaltecas fue su aceptación
del cristianismo y su alarde del hecho.
Figura 1. Lámina 5 del Lienzo de Tlaxcala. Muestra el recibimiento
del cristianismo y las fuerzas de Hernán Cortés, sin oposición violenta
y mediante la aceptación voluntaria. Reproducción autorizada por el Instituto
Nacional de Antropología e Historia de México. Conaculta/INAH/MEX.
4. La construcción del pasado
El análisis de la relación entre tlaxcaltecas y españoles nos muestra que la ex-
plicación del n del mundo indígena tuvo variantes entre los agentes nativos in-
volucrados. Pero el aspecto más relevante de la discusión consiste en que los
indígenas trataron de maniobrar ante los invasores españoles con estrategias
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 21 17/11/15 09:18
22 Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
que tuvieron mayor o menor éxito. De manera parecida, la construcción del pa-
sado indígena sufrió adecuaciones de acuerdo a las regiones especícas y
agentes sociales involucrados. Para los mexicas, la manera de explicar su de-
rrota adquiere diferencias notables con respecto a los tlaxcaltecas y los texco-
canos, puesto que no aceptaron la evangelización temprana, resistieron militar-
mente a los españoles en una guerra que terminó destruyendo su ciudad y
culminó con su sometimiento absoluto a los vencedores.
La visión histórica mexica tlatelolca culpó de la caída a Moctezuma median-
te la construcción de la imagen de un monarca supersticioso, débil y dubitativo,
en contraste con un pueblo guerrero, valeroso y que prerió la muerte heroica
antes que la entrega afrentosa. De esta manera, fue idealizada la gura del pue-
blo guerrero traicionado por su monarca, cuya política errática produjo la caída
y la cristianización mediante la fuerza. Los tlaxcaltecas, por el contrario, en su
propia versión de la llegada de los españoles, construyeron un relato de la acep-
tación voluntaria, apoyo incondicional contra los renuentes a aceptar al cristia-
nismo y a la autoridad del monarca español. La aceptación voluntaria del Dios
de los cristianos antes que ningún otro pueblo, fue un argumento de legitima-
ción para la alianza con los españoles, así como su apoyo a estos en sus gue-
rras de conquista. En el discurso indígena y español los tlaxcaltecas no fueron
conquistados, por el contrario, se convirtieron en indígenas cristianos que con-
quistaron a otros pueblos nativos para convertirlos al cristianismo y someterlos
al poder del rey de España (Pérez Flores, 2013a). Podría argumentarse siguien-
do a Gibson (1991) en contra de lo anterior, que los mexicas, cholultecas, etc.,
también prestaron apoyo militar a los españoles una vez que fueron conquista-
dos; sin embargo, su oposición inicial los condenó al sometimiento político, a la
evangelización más o menos forzada y a la encomienda.
El tema del cristianismo, la evangelización y la conquista también fue plas-
mado en pintura mural. Diego Muñoz Camargo consigna que en las casas vie-
jas del cabildo de Tlaxcala existían pinturas murales que relataban la caída de
Tenochtitlán (Muñoz Camargo, 2000: 47-49), las cuales, por desgracia, desa-
parecieron. En la actualidad existe un programa iconográco bélico asociado
con la expansión novohispana más allá de Mesoamérica, hacia las tierras del
norte dominadas en el siglo xvi por varios grupos de guerreros nómadas que
en su conjunto eran conocidos de manera peyorativa como chichimecas (Pé-
rez Flores, 2013b). Tales grupos pelearon en dos grandes guerras contra los
españoles y sus aliados indígenas; la primera es conocida como la guerra del
Mixtón (1540-1551), desarrollada en el occidente de la Nueva España; la se-
gunda ha sido denominada la guerra chichimeca (1550-1590), y su teatro de
operaciones estuvo localizado en el norte novohispano. Los agustinos constru-
yeron varios conventos en la franja fronteriza que separaba las tierras bajo do-
minio chichimeca de los territorios de la antigua Mesoamérica recién cristiani-
zada.
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 22 17/11/15 09:18
23
Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
5. La imagen de los indígenas cristianos en pintura mural
Como mencioné páginas atrás, la conjugación entre la labor de los frailes y la
permisividad de las autoridades durante las primeras décadas del virreinato,
hizo posible la supervivencia de algunos aspectos de la iconografía indígena,
mestizada con las formas de hacer arte que introdujeron los conquistadores.
Constantino Reyes Valerio (2000) realizó un registro exhaustivo de elementos
identicables como plástica indígena a partir del referente prehispánico; es de-
cir, utilizó como indicadores la presencia de glifos y motivos propios de los có-
dices y los artefactos arqueológicos presentes en la pintura mural. Sin embar-
go, es necesario ponderar que la participación indígena en el arte, y en los
procesos culturales en general, tuvo variantes importantes que María Concep-
ción García Sáiz señala atinadamente:
Este grado de adaptación técnica, formal, que se produce desde los primeros momentos de la
Conquista, no tenía por qué ser reflejo de una idéntica adaptación del pensamiento. La respues-
ta material no suponía necesariamente una respuesta espiritual de la misma intensidad. Tampo-
co tenía por qué negarla de una forma inevitable y constante. Por lo tanto, las realizaciones
artísticas del mundo colonial en las que intervinieron los indígenas pudieron responder a varios
modelos. Los que pueden considerarse más definidos hacen referencia a la asimilación concep-
tual y su correspondiente representación material, a la asimilación técnica compartida con la
reserva conceptual y, tal vez el más interesante, aquel en el que intervienen la asimilación con-
ceptual y su traducción al lenguaje artístico autóctono, dentro de un contexto propio de la cul-
tura occidental (García Sáiz, 1998: 294).
Para el primer grupo propuesto por García Sáiz, existe una gran cantidad de
pinturas cuya asimilación formal y conceptual hacen muy difícil su atribución a
la mano de obra indígena, puesto que suelen ser grutescos, escenas pasiona-
rias, personajes sagrados, etc., sin ningún numeral, glifo o elemento visiblemen-
te indígena. Sin embargo, en algunas ocasiones imágenes de este tipo están lo-
calizadas en el mismo espacio conventual en el que fueron pintados programas
iconográcos que pertenecen al grupo que García Sáiz denomina como de asi-
milación conceptual y su traducción al lenguaje artístico autóctono. Dentro este
grupo indudablemente se encuentran los conventos de Ixmiquilpan, Actopan y
Xoxoteco, entre otros.
En el caso de Ixmiquilpan, el programa bélico de este convento ha sido es-
tudiado ampliamente. A pesar de ello, han sido descuidadas una gran cantidad
de imágenes dentro del mismo sitio. Las imágenes más investigadas dentro de
la pintura mural se encuentran en el friso bajo, pero existe un friso alto del que
solo hay menciones aisladas, siendo las mayores contribuciones las de Pablo
Escalante Gonzalbo (1999: 36), quien asegura —con acierto desde mi perspec-
tiva— que uno de los temas es el de la psicomaquia (lucha contra vicios y virtu-
des), sintetizado en la alusión a Holofernes y su decapitación. José Luis Pérez
Flores (2010) analizó la estructura formal de las cenefas que enmarcan el friso
alto y las comparó con el friso bajo y el grutesco perimetral de la sacristía, iden-
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 23 17/11/15 09:18
24 Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
ticando que los tres grutescos comparten el mismo esquema compositivo,
pero en el caso del friso alto y la sacristía no existen personajes indígenas ni alu-
sión alguna a la iconografía prehispánica. Difícilmente podrían considerarse
como burdos o de tosca ejecución los grutescos del friso alto y de la sacristía,
así como los de otras dependencias del mismo convento de Ixmiquilpan. Pero
también existen imágenes con menor calidad de ejecución en la misma sacris-
tía y que, hasta el momento, no han sido estudiadas; como tampoco lo han sido
los grutescos de las capillas perimetrales del muro del evangelio, ni los grutes-
cos de claustro alto y bajo.
El friso bajo ha acaparado el interés debido a su narrativa bélica, donde en
un grutesco monumental fueron pintados indígenas con trajes de guerra y ar-
mamento de la antigüedad prehispánica combatiendo contra otros indígenas
desnudos o semidesnudos que usan como armas arcos y echas y que están
asociados con personajes fantásticos como los centauros.
Ha sido interpretado por varios investigadores (Estrada de Gerlero, 1977;
Pierce, 1981; Escalante Gonzalbo, 1998, 1999; Ballesteros, 2000; Pérez Flores,
2010; Vergara Hernández, 2010; Pérez Flores y González Varela, 2013) como
una representación de psicomaquia que alude a la guerra chichimeca que se lu-
chó en el norte de la Nueva España entre 1550 y 1590. En este programa llama
la atención que no hayan sido representados españoles, los protagonistas de
las escenas son siempre indígenas (Pérez Flores, 2010). En contraste, en una
de las pocas escenas de pintura mural de Tlalmanalco, estado de México, un
español sostiene con una cadena a un demonio.
Gustavo Curiel, en su extenso estudio sobre los signicados de las imáge-
nes de Tlalmanalco, mostró que tanto la capilla abierta como las escenas de
pintura mural del claustro tienen como fulcro el tema de la psicomaquia (Curiel,
1988). Aunque el autor no menciona la escena a la que me reero, considero via-
ble interpretarla de acuerdo con el tema de la psicomaquia, según lo expuesto
por Curiel, como una representación del control que impusieron los españoles
a las idolatrías y por lo tanto a los demonios. Pero aquí, al contrario que en
Ixmiquilpan, brillan por su ausencia las representaciones de indígenas. ¿Por qué
en dos programas de psicomaquia existe un tratamiento tan radicalmente dife-
rente? Para responder a esta pregunta recurriré a la comparación con otro pro-
grama iconográco de salvación mediante la aceptación del cristianismo y de
condenación a las idolatrías de la antigüedad. Me reero a las escenas pintadas
en la capilla abierta del convento de Actopan.
El convento de San Nicolás de Tolentino, en Actopan, estado de Hidalgo, fue
fundado por fray Andrés de Mata en 1546 (Vergara Hernández, 2008: 61), el mis-
mo personaje al que se le atribuye la fundación del convento de Ixmiquilpan en
1550 (Estrada, 1976: 9). A pesar de ese signicativo hecho y de la cercanía geo-
gráca, no han sido correlacionados en profundidad los programas iconográ-
cos de ambos establecimientos agustinos, quizá debido a las aparentes diferen-
cias temáticas que muestran entre sí. En cambio, las imágenes de las capillas
de Actopan y Xoxoteco han sido analizadas de manera comparativa tanto por
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 24 17/11/15 09:18
25
Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
Estrada de Gerlero (2011) como por Vergara Hernández (2008), debido a su ex-
traordinario parecido. En este trabajo me centraré en la capilla de Actopan, a
menos que indique lo contrario.
Como señalé páginas atrás, la interpretación más directa de los murales de
Ixmiquilpan ha sido la de la psicomaquia, así como lecturas relacionadas con el
mestizaje de la imagen (Gruzinski, 1994; 1997; 2000), reminiscencias prehispá-
nicas (Wrigh Carr, 1998), su correlación con la guerra chichimeca y una justica-
ción del conicto (Vergara Hernández, 2010; Pérez Flores, 2010). También ha
sido analizada su correlación con las imágenes bélicas del siglo xvi novohispa-
no (Pérez Flores y González Varela, 2013).
De manera independiente, Arturo Vergara Hernández y José Luis Pérez Flo-
res propusieron en 2010 que los murales de Ixmiquilpan pueden interpretarse,
entre otras posibles lecturas, como una justicación de la participación indíge-
na en la guerra chichimeca. Vergara Hernández, en su trabajo sobre las imá-
genes de la capilla abierta de Actopan mencionó que la guerra chichimeca se
había incluido en:
... las representaciones del infierno en las que en las capillas de indios de Actopan y Xoxoteco,
que además de evangelizar tenían por objeto coaccionar mentalmente a los indígenas otomíes
para que se desistieran de la utopía de recobrar su mundo y para que rechazasen la propagan-
da chichimeca anti-hispana; b) las pintura del convento de Itzmiquilpan en las que se represen-
ta una batalla donde luchan indígenas sedentarios contra nómadas, estos últimos ayudados por
seres monstruosos. Dichas pinturas buscan afianzar ideológicamente al indio otomí a favor de
los españoles en la guerra a «sangre y fuego» contra los chichimecas (Itzmiquilpan era un im-
portante centro de reclutamiento otomí) y responden a una campaña de justificación social y
religiosa de dicha guerra (Vergara Hernández, 2008: 70).
El párrafo citado es muy sugerente. Dentro de los aspectos que me interesa
destacar y discutir, aparece el hecho de que, además del contexto geográco,
la guerra chichimeca inuyó en la elección de los programas de Ixmiquilpan y
Actopan como medidas para resaltar la delidad a la Corona española y al cris-
tianismo para así consolidar el domino español en la zona. El análisis compara-
tivo profundo entre ambos programas iconográcos escapa a los objetivos del
presente trabajo, pero considero importante señalar que en ambos casos están
representados indígenas y fueron empleadas alusiones a la iconografía y el
mundo prehispánicos, quizá como parte de un estilo regional, como ya señaló
Estrada de Gerlero (2011: 255, 275).
En el muro testero de la capilla abierta de Actopan encontramos escenas que
sintetizan la historia de la humanidad desde la perspectiva cristiana. El espec-
tador puede admirar el alfa y el omega del universo, puesto que está represen-
tada la creación de Adán y Eva, la rebelión de los ángeles y su caída, el pecado
original y sus consecuencias; así como los acontecimientos del n del mundo y
el juicio nal (Estrada de Gerlero, 2011: 158-261). El programa de la capilla de
Santa María Xoxoteco es muy parecido al de la capilla abierta de Actopan, (Es-
trada de Gerlero, 2011: 251-275; Vergara Hernández, 2008).
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 25 17/11/15 09:18
26 Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
En todas las escenas, los personajes representados tienen rasgos caucási-
cos mientras que en los muros de la epístola y el Evangelio, los pintores plas-
maron escenas en donde varios de los personajes claramente tienen rasgos e
indumentaria indígenas. Como en Ixmiquilpan, en ambos muros están represen-
tadas escenas del mundo prehispánico, pero, a diferencia de las escenas béli-
cas, aquí no está resaltado el pasado prehispánico, por el contrario, el respon-
sable del programa iconográco hizo una condena muy severa a la antigüedad
indiana, principalmente la idolatría (Estrada de Gerlero, 2011; Vergara Hernán-
dez, 2008).
En una escena del muro del Evangelio está condenada la ingesta de pulque,
los personajes indígenas están rodeados de demonios; en otra, del lado de la
epístola, un indígena da la espalda a un templo a la usanza prehispánica sobre
un basamento piramidal y dentro del cual podemos apreciar un demonio senta-
do; el indígena sigue al español, quien lo dirige hacia el Crismón en señal de re-
dención (Estrada de Gerlero, 2011: 270). La mayoría de las escenas restantes
se reeren a los tormentos demoniacos. Para Estrada de Gerlero también está
representada la condena de varios pecados, entre los que destaca la lujuria; en
conjunto estas tentaciones están enfocadas al mundo indígena. A este respec-
to, Vergara Hernández (2008: 184-187) apunta acertadamente que en el muro
del Evangelio de Actopan tres recuadros están dedicados a los pecados del
pueblo indígena, pecados que los conducían al inerno en la mentalidad cristia-
na, especícamente la agustina.
En cuanto a los indígenas, se observan dos maneras de representarlos: la
primera condena la práctica de su estilo de vida anterior al cristianismo, impreg-
nado por la idolatría. En la segunda, guran los indígenas cristianos con nota-
bles diferencias en cuanto a la vestimenta y la religiosidad: en las escenas de la
antigüedad prehispánica se encuentran semidesnudos y en actividades idolátri-
cas, mientras que un indígena cristiano da la espalda a la idolatría (representa-
da por el templo prehispánico) y también se encuentra sujeto al maltrato por
parte de un español. Vergara Hernández, a través de una comparación entre las
pinturas de Actopan y Xoxoteco, rebate a Isabel Estrada la atribución del peca-
do de la ira a la escena mencionada. Para el investigador Vergara, una lectura
podría ser «si el español maltrata al indígena, éste acaba por abandonarlo y re-
gresar a su modo de vida pagano. Pero la lectura más lógica y que creemos co-
rrecta sería: es preferible que el indio converso acepte los maltratos del español
porque su libertad lo conduce al inerno» (Vergara, 2008).
La condena al mundo indígena prehispánico y el temor al retorno de las ido-
latrías justican el maltrato por parte de los españoles a los indígenas, puesto
que desde una óptica cristiana es la única manera de salvar el alma inmortal de
los nativos. A manera de hipótesis, considero que los tormentos del inerno
descritos en Actopan, si bien incluyen en las escenas del luneto del muro teste-
ro a personajes de tipo europeo, en los muros del Evangelio y de la epístola, ha-
cen alusión principalmente a las almas de los indígenas condenados por sus
prácticas idolátricas y por los pecados inducidos por los engaños de sus dio-
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 26 17/11/15 09:18
27
Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
ses, que en realidad fueron considerados demonios por los españoles en gene-
ral y por los frailes agustinos en particular. La presencia de convenciones de ori-
gen prehispánico y su conjugación con elementos medievales y renacentistas
ha sido señalada por Estrada de Gerlero:
Por lo que respecta al ciclo de las «Tentaciones demoniacas», éste demuestra el grado de
aculturación del artista indígena en lo relativo a ciertos cánones europeos, pero también la su-
pervivencia de una serie de elementos formales de carácter autóctono [...]. Finalmente, las es-
cenas de los «Castigos a los pecados capitales», muy medievales en su fantasía, comparten
algunos rasgos indígenas... (Estrada de Gerlero, 2011: 275).
Sin embargo, ni ella ni Arturo Vergara mencionan que en una de las fauces in-
fernales (en el lado del Evangelio) que ambos denominan como «Leviatanes» y
que están localizadas en el arranque de los muros de la epístola y el Evangelio
del lado del testero, un personaje demoniaco sostiene una llave a la manera de
un remedo infernal de san Pedro. Pero lo más interesante son sus rasgos, que
sugieren el cruce entre la imagen europea y la indígena, puesto que posee col-
millos curvo-divergentes a la manera de Tláloc, dios de la lluvia entre los mexi-
cas, además de que parte de su rostro fue pintado de azul, dejando dos círculos
sin pintura en la zona de los ojos, evocando las típicas «anteojeras» del dios de
la lluvia, lo que sugiere que el portador de las llaves infernales es Tláloc o una
alusión a esta deidad, quien en realidad tiene un carácter demoniaco (Figura 2).
Figura 2. A la izquierda, un detalle del muro del Evangelio, Actopan.
A la derecha, vasija tipo Tláloc procedente del Templo Mayor, México.
El personaje demoniaco de Actopan fue representado con colmillos y anteojeras
de manera sugerentemente parecida al dios de la lluvia, Tláloc.
Reproducción autorizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia
de México. Conaculta/INAH/MEX.
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 27 17/11/15 09:18
28 Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
Lo anterior, aunado al color rojizo de varios de los personajes atormentados
por los demonios en escenas de descuartizamiento, refuerza la hipótesis de que
varias de las almas condenadas a los suplicios del averno son indígenas. En las
capillas de Actopan y Xoxoteco las formas de vida prehispánicas, asociadas
con la idolatría, sufren una severa condena, así como los indígenas que persis-
ten en las prácticas antiguas de adoración a los dioses paganos, puesto que
para el cristianismo se trata de demonios reales. Los programas del friso bajo
de Ixmiquilpan y de las capillas de Actopan y Xoxoteco contrastan notablemen-
te, puesto que en el primer caso se resalta la antigüedad indiana. En los otros la
condena es implacable. Mientras que en Tlalmanalco la representación del mun-
do indígena brilla por su ausencia y es un español quien sostiene encadenada
a la bestia de la idolatría y a los vicios.
En Ixmiquilpan los indígenas luchan como guerreros de Cristo, Miles Christi
que combaten los vicios representados por los indígenas paganos. En este dis-
curso los tlacuilos pintaron escenas de indígenas conquistadores de vicios y
chichimecas paganos; la metáfora militar comprende tanto la psicomaquia
como el contexto histórico de la guerra chichimeca. El indígena está del lado del
bien en cuanto que lucha contra indígenas insumisos y paganos; sus conquis-
tas los incorporan al cristianismo y a la Corona española; la exaltación no va di-
rigida a la forma de vida prehispánica, sino a los ejércitos indígenas que luchan
a favor del cristianismo sometiendo a chichimecas y erradicando vicios. Es im-
portante señalar que la fecha más plausible de elaboración de estos murales
está ubicada en los inicios de la década de 1570, mucho antes del triunfo his-
pano indígena sobre los guerreros nómadas del norte, en virtud de lo cual el pro-
grama iconográco relata una victoria que aún no acontecía en términos del do-
mino chichimeca (Pérez Flores, 2010).
De acuerdo con Vergara Hernández (2010), Ixmiquilpan era un lugar estraté-
gico para la guerra chichimeca, conicto en el que participaron varios grupos
indígenas que pelearon aliados con los españoles contra los guerreros septen-
trionales. Tanto en la caída de Tenochtitlán como en el sometimiento de los chi-
chimecas y el poblamiento del norte novohispano, la participación indígena re-
sultaba de suma importancia. Desde mi punto de vista, lo anterior justica la
exaltación de las milicias indígenas cristianas como parte de una psicomaquia
y un alarde de propaganda pro cristianismo. En Tlalmanalco el contexto era
completamente distinto, puesto que no hay una necesidad real de incorporar al
indígena en el programa de psicomaquia.
El carácter cristiano de los indígenas permitía su participación como alia-
dos de los españoles y los convertía en indígenas conquistadores, tal como
ocurre con los relatos visuales de los tlaxcaltecas y su visión de las guerras en
que pelearon al lado de los españoles contra otros indígenas. La adopción del
cristianismo y el alarde de dicha medida constituyeron una forma de adapta-
ción y resistencia al expansionismo español. Sin embargo, a la luz del cono-
cimiento actual sobre las supervivencias de creencias y prácticas de raíz
prehispánica entre los indígenas del presente, nos previene de aseverar inge-
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 28 17/11/15 09:18
29
Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
nuamente que la intensa propaganda indígena tlaxcalteca sobre su conversión
implicara el abandono completo de todo resabio de idolatría en todos los gru-
pos indígenas mesoamericanos. Estos programas iconográcos y su condena
a las idolatrías conrman que estas continuaron en el siglo xvi y que los espa-
ñoles trataban de eliminarlas, justicando con ello el sometimiento de los in-
dígenas.
Desde el punto de vista político, resultaba prioritario para los tlaxcaltecas
exaltar su apoyo a la Corona española y de esa manera justicar la solicitud de
privilegios; tal y como ha señalado Gibson (1991), en el caso de Ixmiquilpan, a
falta de fuentes documentales podemos suponer que el responsable del progra-
ma bélico, en su afán de generar un discurso que simultáneamente tuviera un
contenido devocional (el tema de la psicomaquia) y propagandístico (el anuncio
anticipado de la victoria sobre los chichimecas), solicitó a pintores indígenas
que elaboraran pinturas a la manera antigua; debido a las severas regulaciones
de la época difícilmente pudo haber sido de otro modo.
Este programa iconográco seguramente fue realizado por encargo de los
frailes (Estrada, 1976; Pérez Flores, 2010; Vergara Hernández, 2010: 105), pero
el protagonismo indígena en las imágenes indudablemente tuvo un papel de
exacerbación del sentimiento indígena devocional y de conquista, puesto que
en la sociedad novohispana el estatuto de indígenas conquistadores solo era
posible con su conversión al cristianismo. Tlaxcaltecas y otomíes participaron
activamente como aliados de los españoles en varias guerras y nos legaron tes-
timonios visuales en el Lienzo de Tlaxcala y en las pinturas de Ixmiquilpan de la
propaganda que generaron al respecto; en ambos casos el argumento legitima-
dor es el carácter cristiano de los indígenas; ello les permitió marchar primero
contra los mexicas y luego a occidente (guerra del Mixtón) y al norte (guerra Chi-
chimeca); por lo tanto, la aceptación de la conversión religiosa tuvo marcado
carácter político y fue una estrategia indígena para resistir.
La alianza entre españoles y tlaxcaltecas fue indispensable para la caída de
Tenochtitlán y sus aliados, pero la participación otomí también cobró una rele-
vancia de primer orden, según ha mostrado Vergara Hernández, que asegura
que Ixmiquilpan y la región del Mezquital fueron importantes centros de abaste-
cimiento de tropas y apoyos a la guerra chichimeca.
Por su ubicación en la frontera mesoamericana y por ser el principal núcleo otomí después de
Jilotepec, ambos pueblos fungían como una valla de contención ente la Gran Chichimeca y la
ciudad de México. Por los motivos anteriores, y por haber padecido ataques chichimecas, dada
su propia condición de frontera, Ixmiquilpan se constituyó en un importante bastión de recluta-
miento de combatientes, los cuales recibían a cambio beneficios y distinciones importantes que
se constatan en varios documentos como la Relación de méritos y servicios de D. Pedro Martín
del Toro. En esta obra se mencionan incluso los nombres de algunos capitanes otomíes de
Ixmiquilpan, como don Nicolás de Bárcena y don Juan Popoca. Por otro lado, Ixmiquilpan se
hizo punta de lanza de la expansión al norte por su actividad minera, ya que empresarios como
Alonso de Villaseca poseían minas, tanto en este lugar como en Zacatecas, enclave español en
el corazón de la Gran Chichimeca (Vergara Hernández, 2008: 181).
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 29 17/11/15 09:18
30 Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
Tanto a los tlaxcaltecas como a los otomíes su estatuto de indígenas con-
quistadores redundó en benecios de varios tipos, resultado de sus esfuerzos
militares y su adhesión a la religión de los españoles, quienes aceptaron que
fueran representados los ejércitos indígenas sometiendo a los chichimecas me-
diante el uso de armas ofensivas y defensivas de la antigüedad. Sin embargo,
ello condenó la forma de vida idolátrica y cualquier resabio de esta, como apa-
rece en los murales de Actopan y Xoxoteco, en donde se muestra de manera
contundente el destino de las almas de quienes no aceptan el cristianismo.
Conclusiones
En las páginas precedentes mostré que, a partir de su pertenencia a un grupo
étnico y cultural, los indígenas construyeron versiones de la historia que respon-
dían a las necesidades de sus intereses grupales, razón por la cual es necesa-
rio evitar generalizaciones excesivas en cuanto a los indígenas y la conquista.
Por ejemplo, asegurar que casi todos los indígenas del siglo xvi interpretaron la
conquista como el n de una era cósmica, de la misma manera en que lo hicie-
ron los tlacuilos del libro xii del Códice Florentino. Otro tanto ocurre con las re-
laciones de poder que mantuvieron los indígenas frente a los españoles: la im-
posición del cristianismo fue producto de una relación asimétrica, pero los
tlaxcaltecas y otomíes aprovecharon las ventajas que les reportaba aceptar el
cristianismo como medida de adaptación y resistencia al poder, puesto que úni-
camente como cristianos podían convertirse en indígenas conquistadores, para
a su vez dominar a otros nativos tal y como ocurrió cuando triunfaron contra los
mexicas y los chichimecas. Por lo anterior, podemos considerar que, a pesar de
la renuencia inicial, la conversión al cristianismo no siempre fue resultado de la
imposición violenta; indudablemente los procesos de evangelización y asimila-
ción del cristianismo tuvieron matices que aún no han sido del todo analizados.
Discutí cómo, en la construcción del discurso histórico, la aceptación volun-
taria del cristianismo cobró relevancia como parte de la estrategia para legitimar
las alianzas de los indígenas con los españoles. En lo que podemos calicar
como mecanismos de propaganda, los tlaxcaltecas pintaron varios programas
iconográcos de la conquista, incluyendo pintura mural de las casas reales, ac-
tualmente perdida, el Lienzo de Tlaxcala y el Códice de Glasgow. En estas imá-
genes tuvieron un papel preponderante las escenas de la aceptación voluntaria
del cristianismo, el apoyo logístico prestado a los españoles y la valía guerrera
de los tlaxcaltecas, quienes utilizaron la construcción de su pasado con claras
intenciones políticas.
El programa iconográco de la iglesia conventual de San Miguel Arcángel de
Ixmiquilpan, debido a su fascinante mestizaje visual, tiene varios niveles de in-
terpretación. Uno de ellos se reere a la caracterización de los indígenas como
conquistadores de chichimecas, guerreros de Cristo que combaten contra los
paganos y expanden la frontera del cristianismo y la Corona española; discurso
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 30 17/11/15 09:18
31
Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
completamente compatible con la metáfora cristiana de la psicomaquia o lucha
contra vicios y virtudes en el alma. La construcción visual de los guerreros indí-
genas combinó las tradiciones prehispánicas con las formas de representación
cristianas, muy probablemente como una medida para facilitar la transmisión de
los mensajes edicantes y políticos a la feligresía mayoritariamente indígena.
Por esta necesidad de exaltar a los guerreros indígenas como protagonistas
cristianos de la guerra espiritual y física contra los vicios y los chichimecas, el
friso bajo carece de representaciones de españoles, mientras que en Tlalma-
nalco, estado de México, solo apreciamos a un español sosteniendo a un per-
sonaje demoniaco encadenado; en este discurso los españoles dominan a las
idolatrías y los indígenas brillan por su ausencia, porque en ese momento y lu-
gar tenía más relevancia subrayar que la idolatría había sido controlada por los
españoles.
Desde el discurso de Ixmiquilpan, los indígenas virtuosos aceptan el cristia-
nismo y al soberano español, mientras que los chichimecas viciosos y paganos
rechazan la conversión y la sumisión a la Corona; pero ¿cuál era el destino de
aquellos a los que combatían los españoles y sus aliados indígenas? ¿Por qué
los nativos tenían que aceptar la tutela española?
Las respuestas se encuentran en la capilla de Actopan (y en la de Xoxoteco),
en donde está severamente condenado el mundo indígena y representado el
destino horroroso que pueden esperar los indígenas que no rechacen a los dio-
ses antiguos, quienes en realidad son demonios crueles, ávidos de atormentar
almas de paganos y de pecadores.
Bibliografía
Brotherston, Gordon, y Gallegos, Ana (1990). «El Lienzo de Tlaxcala y el manuscrito de
Glasgow». Estudios de Cultura Nahuatl, núm. 20, págs. 117-140.
Bueno Bravo, Isabel (2007). La guerra en el imperio azteca. Expansión, ideología y arte.
Madrid: Complutense (La Mirada de la Historia).
(2010). «El Lienzo de Tlaxcala y su lenguaje interno». Anales del Museo de Amé-
rica (Madrid), 18, págs. 56-77.
(2008). «El trono del águila y el jaguar. Una revisión de la gura de Moctezuma
II». Estudios de Cultura Náhuatl, núm. 39, págs. 137-166.
Chavero, Alfredo (ed.). (s/f). La conquista de México. Lienzo de Tlaxcala. México: Artes
de México.
Cortés, Hernán (1992). Cartas de Relación de la conquista de México. México: Espasa
Calpe Mexicana (Austral núm. 547).
Curiel, Gustavo (1988). Tlalmanalco, historia e iconología del conjunto conventual. Mé-
xico: Universidad Nacional Autónoma de México.
Díaz Del Castillo, Bernal (1976). Historia verdadera de la conquista de la Nueva España.
México: Porrúa (Sepan Cuántos núm. 5).
Escalante Gonzalbo, Pablo (1998). «Iconografía y pintura mural en los conventos mexi-
canos. La aportación indígena». En VV.AA. Felipe II y el arte de su tiempo. Ma-
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 31 17/11/15 09:18
32 Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
drid: Fundación Argentaria / Visor (Debates Sobre Arte, vol. viii), págs. 235-259.
(1999). «Pintar la historia tras la crisis de la conquista». En Los pinceles de la
historia. El Origen del reino de la Nueva España. 1680-1750. México: Museo Na-
cional de Arte / Instituto de Investigaciones Estéticas / Universidad Nacional
Autónoma de México, págs. 24-49.
(2010). Los códices mesoamericanos antes y después de la conquista españo-
la. Historia de un lenguaje pictográfico. México: Fondo de Cultura Económica.
Estrada De Gerlero, Elena Isabel (1976). «El friso monumental de Itzmiquilpan». En Actes
de XLII Congrès International des Américanistes. Congrès du Centenaire. París,
2-9 septiembre, vol. x, págs. 9-17.
(2011). Muros, sargas y papeles. Imagen de lo sagrado y lo profano en el arte novo-
hispano del siglo xvi. México: Universidad Nacional Autónoma de México.
García Sáiz, María Concepción (1998). «La interpretación de los modelos europeos en las
artes de tradición indígena». En Felipe II y el arte de su tiempo. Madrid: Funda-
ción Argentaria / Visor, vol. viii, págs. 293-303 (Debates Sobre Arte).
Gibson, Charles (1991). Tlaxcala en el siglo xvi. México: Fondo de Cultura Económica
(Sección obras de historia).
Gruzinski, Serge (1994). El águila y la Sibila. Frescos Indios de México. Barcelona: Moleiro.
(1997). «Entre monos y centauros. Los indios pintores y la cultura del renaci-
miento». En Ares Queija, Bertha, y Gruzinski, Serge (coords.). Entre dos mun-
dos. Fronteras culturales y agentes mediadores. Sevilla: Escuela de Estudios
Hispano-Americanos, págs. 349-371.
(2000). El pensamiento mestizo. Barcelona: Paidós.
López De Gómara, Francisco (1997). Historia de la conquista de México. México: Porrúa
(Sepan Cuántos núm. 566).
Magaloni Kerpel, Diana (2003). «Imágenes de conquista de México en los códices del si-
glo xvi. Una lectura de su contenido simbólico». Anales del Instituto de Investi-
gaciones Estéticas, México, 82, págs. 5-45.
Malaga Iguiñiz, Marité (2002). Cuerpos que se encuentran y hablan. El proceso de con-
quista y sus relaciones vistos a través de cuerpo. Tesis para obtener el grado de
licenciado en historia. México: Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Na-
cional Autónoma de México.
Martínez, Andrea (1990). «Las pinturas del Manuscrito de Glasgow y el Lienzo de Tlax-
cala». Estudios de Cultura Nahuatl, México D.F.: Instituto de Investigaciones
Históricas / Universidad Nacional Autónoma de México, vol. 20, págs. 140-162.
Muñoz Camargo, Diego (1979 [1892]). Historia de Tlaxcala. México D.F.: Innovación.
(2000). Descripción de la ciudad y provincia de Tlaxcala. San Luis Potosí: Cole-
gio de San Luis.
pérez Flores, José Luis (2007). «Sometimiento y feminidad. Análisis de representación
de género en los murales de Ixmiquilpan». En Dallal, Alberto (coord.). Miradas
disidentes: géneros y sexo en la historia del arte. México: Universidad Nacional
Autónoma de México / Instituto de Investigaciones Estéticas, págs. 293-313.
(2010). Los lenguajes visuales de la violencia armada: enfrentamiento, batallas
y sometimiento en el arte mesoamericano y de contacto. México: Universidad
Nacional Autónoma de México (tesis doctoral).
(2013a). «Los indígenas guerreros de la Nueva España del siglo xvi. La repre-
sentación de sí mismos como conquistadores». Fronteras de la Historia, vol. 16,
núm. 1, págs. 15-43.
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 32 17/11/15 09:18
33
Boletín Americanista, año lxv. 2, n.º 71, Barcelona, 2015, págs. 15-33, ISSN: 0520-4100
(2013b). «La mirada del poder y las permutaciones de la imagen de los chichi-
mecas en textos del siglo xvi». En Pérez Martínez, ramón, y González Varela,
Sergio (ed.), Poder y alteridad: perspectivas desde la antropología, la literatura
y la historia. España: Académica del Hispanismo, págs. 193-220.
Pérez FloreS, José Luis, y González Valera, Sergio (2013). «Los murales del convento de
Ixmiquilpan, México, y la imagen de guerra occidental». Colonial Latin Ameri-
can Review, Londres, vol. 22-1, págs. 126-147.
Pierce, Donna L. (1981). «Identication of the Warriors in the Frescoes of Ixmiquilpan».
Research Center for the Arts Review, vol. 4, núm. 4, págs. 1-8.
ReyeS Valerio, Constantino (1989). El pintor de conventos: los murales del siglo xvi en la
Nueva España. México: Instituto Nacional de Antropología e Historia.
(2000). Arte indocristiano. México: Instituto Nacional de Antropología e Histo-
ria.
Sahagún, fray Bernardino de (1979). Historia General de las Cosas de la Nueva España.
Versión facsimilar. México: Archivo General de la Nación.
(1985). Historia general de las cosas de la Nueva España (numeración, notas y
apéndices de Ángel María Garibay K.). México: Porrúa (Sepan Cuántos núm.
300).
Scott, James C. (2000). Los dominados y el arte de la resistencia. Discursos ocultos.
México: Era.
Vergara Hernández, Arturo (2008). El infierno en la pintura mural agustina del siglo xvi.
Actopan y Xoxoteco en el Estado de Hidalgo. Pachuca: Universidad Autónoma
del Estado de Hidalgo.
(2010). Miradas disidentes: géneros y sexo en la historia del arte. Las pinturas
del templo de Ixmiquilpan. ¿Evangelización, reivindicación indígena o propa-
ganda de guerra? Pachuca: Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (So-
ciedad y Pensamiento núm. 12).
Wright Carr, David Charles (1998). «Sangre para el Sol: las pinturas murales del siglo xvi
en la parroquia de Ixmiquilpan, Hidalgo». En Memorias de la Academia Mexica-
na de la Historia, correspondiente de la Real de Madrid, tomo 41, págs. 73-103.
Disponible en: http://www.prodigyweb.net.mx/dcwright/sangre.htm.
Fecha de recepción: 30 de mayo de 2014
Fecha de aceptación: 30 de mayo de 2015
15924_boletin_americanista_71_tripa.indd 33 19/11/15 13:31
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
Mi interés en las pinturas murales de la parroquia de San Miguel Arcángel de Ixmiquilpan nació la primera vez que entré en la iglesia, en junio de 1978. Quedé asombrado por los guerreros, los monstruos grutescos, los jaguares y las águilas que se explayan en las paredes de este templo cristiano, fundado por los frailes agustinos a mediados del siglo XVI. Desde entonces el asombro inicial se convirtió en una obsesión para comprender el significado de las insólitas imágenes. Durante quince años me he empapado en los estudios de los antiguos habitantes de los valles centrales de México y sus descendientes. La única manera de captar el significado iconológico de los murales de Ixmiquilpan es ubicar la obra firmemente en su contexto histórico y cultural. Esta tarea es complicada por una serie de aspectos polémicos de la prehistoria y la historia de los otomíes. He abordado estos problemas en varios ponencias, artículos y libros. En el presente trabajo empezaré con un boceto de la prehistoria e historia prehispánica de la zona otomí, donde se encuentra Ixmiquilpan. Mencionaré brevemente algunos aspectos ideológicos de la guerra en la cultura centromexicana del momento de la Conquista. Definiré los componentes del complejo iconográfico de la guerra sagrada en el arte mexica. Describiré brevemente la expansión de los otomíes hacia el Bajío después de la Conquista, un fenómeno histórico de especial pertinencia para entender los murales de Ixmiquilpan. Hablaré de los aspectos formales, técnicos e iconográficos de estas pinturas. Todo lo anterior permitirá una interpretación iconológica de los murales, llegando hasta su significado profundo, relacionado con el concepto ideológico de la guerra en las culturas prehispánicas del centro de México. Terminaré con algunos comentarios sobre la relación entre los murales de Ixmiquilpan con otras imágenes novohispanas que expresan la iconografía de la guerra sagrada.
Article
Full-text available
En el presente trabajo presento y comparo dos estrategias narrativas de las imágenes de la conquista en los anales indígenas del siglo xvi. La primera corresponde a la tradición tlacuilloli (la acción de pintar) más apegada a la forma tradicional de escribir mediante pictografías ligadas a fechas calendáricas. En este sentido analizo las pictografías del Códice Aubin y la Tira de Tepechpan. La segunda, que he denominado “los nuevos tlacuiloque” (plural de tlacuilo, pintor-escritor), evidencia una nueva estrategia simbólica y plástica, en la que el estilo pictórico occidental y los símbolos cristianos son introducidos en los textos visuales de la conquista, creando en definitiva una nueva escritura icónica. Esta nueva tradición es evidente en la historia de la conquista de México escrita y pintada para el libro XII del Códice Florentino y en las imágenes de la conquista en la Historia de las Indias de la Nueva España de fray Diego Durán. En ambas expresiones, sin embargo, subyacen las mismas unidades temáticas o categorías, así como la manera de entender la escritura en imágenes. Los pintores indígenas, a través de textos visuales que representan hechos sustanciales (icónicos) de este importante suceso, conciben la conquista de México como el momento de la alternancia de ciclos temporales (eras cósmicas). Las pictografías establecen un paralelismo cíclico entre la era tolteca, la mexica y la cristiana, para proponer que la llegada de los españoles representa la fundación de una nueva era en Mesoamérica concordante con la historia cíclica indígena.
Article
Traducción de: Domination and the Arts of Resistence. Hidden Transcripts Propuesta teórica para el estudio de las relaciones de poder, cuyo enfoque está dirigido a la observación y el análisis de las acciones y prácticas cotidianas que tienen lugar detrás del escenario público y de los discursos ocultos -más que de los oficiales- con sus códigos, encubrimientos y ambigüedades lingüísticas.
La guerra en el imperio azteca. Expansión, ideología y arte
  • Bueno Bravo
Bueno Bravo, Isabel (2007). La guerra en el imperio azteca. Expansión, ideología y arte. Madrid: Complutense (La Mirada de la Historia).
Tlalmanalco, historia e iconología del conjunto conventual . México
  • Gustavo Curiel
Curiel, Gustavo (1988). Tlalmanalco, historia e iconología del conjunto conventual. México: Universidad Nacional Autónoma de México.
«Iconografía y pintura mural en los conventos mexicanos . La aportación indígena» . En VV .AA . Felipe II y el arte de su tiempo
  • Escalante Gonzalbo
Escalante Gonzalbo, Pablo (1998). «Iconografía y pintura mural en los conventos mexicanos. La aportación indígena». En VV.AA. Felipe II y el arte de su tiempo. Madrid: Fundación Argentaria / Visor (Debates Sobre Arte, vol. viii), págs. 235-259.