Article

Hipopigmentación y atrofia cutánea secundaria a infiltración de tenosinovitis de De Quervain

Authors:
To read the full-text of this research, you can request a copy directly from the authors.

Abstract

Imagen 484 FMC. 2017;24(8):484 diámetro mayor, en relación con la administración del corti-coide de forma local (fig. 2). Actualmente la paciente se encuentra en tratamiento con una emulsión de lactato amónico cada 12 horas con evolu-ción favorable. La hipopigmentación es un efecto secundario a la admi-nistración de corticoides de forma local, que puede durar desde semanas a meses tras la infiltración. En la mayor parte de los casos documentados, la zona hipopigmentada recupe-ra su aspecto normal en algo menos de un año 1. En lo que respecta a la atrofia, los corticoides ejercerían acción antiproliferativa sobre los fibroblastos y queratinoci-tos, así como una vasoconstricción que favorecería la hi-poxia tisular, que en algunos casos puede llegar a la necrosis del tejido 2,3. Bibliografía 1. Loarte Pasquel EP, Cabal García AA. Atrofia e hipopigmentación cutá-nea secundaria a infiltración. Semergen. 2014;40.e61-3. 2. Marco E, Muniesa JM, Duarte E, Escalada F. Lipolisis subcutánea se-cundaria a infiltración por glucocorticoides. Med Clin (Barc). 2011;136:511. 3. Moreno Hernández I, Sanahuja i Juncadella J. Atrofia cutánea secunda-ria a infiltración. FMC. 2011;18:358-9. M ujer de 51 años, sin antecedentes personales de inte-rés, que consulta por dolor a nivel de la tabaquera anatómica, con irradiación ocasional hacia el antebrazo, que se manifiesta fundamentalmente con la movilización del primer dedo, y prueba de Finkelstein positiva. Diagnosticada de tenosinovitis de De Quervain (inflamación en la vaina co-mún del extensor corto y abductor largo del pulgar a su paso por estiloides radial), se inicia tratamiento conservador con ibuprofeno, muñequera con férula de pulgar y reposo, sin mejoría clara, por lo que se decide en primer lugar hacer una radiografía de muñeca (fig. 1) (sin hallazgos patológicos) con vistas a la realización de infiltración local con anestési-co (0,5 cc de mepivacaína al 1%) y corticoide depot (0,5 cc de triamcinolona 40 mg/ml). A los pocos días se consiguió una mejoría significativa de los síntomas. Pasado un mes de la infiltración aproximadamente, en el lugar de la infiltración apareció una lesión consistente en hi-popigmentación y discreta atrofia cutánea de unos 4 cm de Hipopigmentación y atrofia cutánea secundaria a infiltración de tenosinovitis de De Quervain Figura 1. Radiografía de muñeca. Figura 2. Hipopigmentación y atrofia cutánea local.

No full-text available

Request Full-text Paper PDF

To read the full-text of this research,
you can request a copy directly from the authors.

ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Epicondylitis is the most common disease of the elbow. It is a tendinitis caused, in most cases, by repetitive motion of the forearm extensor muscles, and belongs to the group of occupational diseases that are related to work activity or sport. Intra-articular injections of glucocorticoids are often used by dermatologists, rheumatologists, orthopaedic surgeons, and primary care due to their ease of administration. However, this procedure has potential side effects. There are a limited number of case reports describing atrophy and hypopigmentation of the skin as a side effect. The general indications for glucocorticoid injections are monofocal and multifocal inflammatory disease, multifocal articular or soft tissue disease. It is more often used in more severe monofocal or multifocal inflammation, failure of drug treatment and/or rehabilitatory when other treatments are contraindicated.