ArticlePDF Available

LOS TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO ALIMENTARIO Y LAS CIENCIAS Una Mirada a las revistas científicas

Authors:

Abstract

La publicación de artículos científicos que tratan los trastornos del comportamiento alimentario (TCA) se ha incrementado en los últimos años y han experimentado un aumento significativo que puede ser atribuido a diferentes factores, entre ellos el surgimiento de nuevas publicaciones más selectivas y especializadas. La creciente investiga-Palabras clave Trastornos del comportamiento alimentario, TCA, imagen corporal, revisión, artículos TCA, estudios sobre TCA, análisis TCA, perfeccionismo, influencia de los medios Abstract The publication of scientific articles that treats eating disorders (ED) has increased. A significant increase can be attributed to different factors which includes new, more selective and specialized publications. Increasing research examines the concerns of body image and other associated behaviours, also including an addition research about various ethnic groups, as Hispanics, Asians and Europeans. This paper is a review conducted to 136 articles published in 67 international magazines. The article covers a selection made between 2004 and 2008, which was as a result of a literature review and furthermore formed the basis for the development of an I+D project. The project "TV Advertising and other sociocultural factors influencing ED. Pilot study and international expert panel "(2006-2010). Conclusions of our study of the articles mentioned are the existence of a widespread tendency of the media's influence on the ED.
A8/ESP REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS ISSN: 1697 - 8293
REVISTA ICONO 14, 2010, Esp. Año 8, pp. 09-24. ISSN 1697-8293. Madrid (España)
Ruth S. Contreras y Zahaira F. González: Los TCA y las Ciencias
Recibido: 24/02/2010 Aceptado: 14/04/2010
A8/E
REVISTA ICONO 14 Año 8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
9
9
LOS$TRASTORNOS$$
DEL$COMPORTAMIENTO$
ALIMENTARIO$Y$LAS$
CIENCIAS$$$
Una$Mirada$a$las$$
revistas$científicas$
Ruth$S.$Contreras$Espinosa$$
Profesor$Colaborador$
Facultad$ de$ Empresa$ y$ Comunicación.$ Universidad$ de$ Vic.$
Sagrada$ Familia$ 7,$ 08500$ Vic$ (España)$ $ Email:$
ruth.contreras@uvic.cat$$
Zahaira$F.$González$Romo$
Profesora$Titular$
Facultad$ de$ Empresa$ y$ Comunicación.$ Universidad$ de$ Vic.$
Sagrada$ Familia$ 7,$ 08500$ Vic$ (España)$ $ Email:$
zahairaf.gonzalez@uvic.cat$$
$
Resumen$
La publicación de artículos científicos que tratan los trastornos del
comportamiento alimentario (TCA) se ha incrementado en los últimos
años y han experimentado un aumento significativo que puede ser
atribuido a diferentes factores, entre ellos el surgimiento de nuevas
publicaciones más selectivas y especializadas. La creciente investiga-
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
10
10
ción examina las preocupaciones de la imagen corporal y otras conductas asociadas, además de
realizar investigaciones con diversos grupos poblacionales que incluyen a hispanos, asiáticos,
europeos, etc. Este trabajo, muestra una revisión realizada a 136 artículos publicados en 67
revistas de ámbito internacional. Los artículos comprenden una selección realizada entre el año
2004 y el año 2008, como fruto de una revisión bibliográfica que sirvió de base para el desarro-
llo del proyecto I+D denominado “La Publicidad de TV entre otros factores socioculturales
influyentes en los TCA, estudio experimental y panel de expertos internacional” (2006-2010),
proyecto del cual las autoras forman parte. En el artículo se concluye que existe una amplia
tendencia a examinar los medios de comunicación y su influencia en los TCA y que las muestras
tienden a utilizar a mujeres en su mayoría jóvenes, las cuales presentan un mayor grado de
incidencia hacia los trastornos alimentarios que los hombres jóvenes. Se observó además que los
investigadores detectan la sintomatología en grupos con una edad cada vez menor.$
Introducción
La cultura de la imagen y el culto al cuerpo
se ha ido consolidando a lo largo de todo el
siglo XXI. Los valores cobran cada vez más
protagonismo y el fruto de esto se refleja
en una excesiva preocupación por el aspec-
to físico, lo que unida a las creencias de los
beneficios del cuerpo perfecto, conlleva a
nuevas necesidades dirigidas a la consecu-
ción de ideales estéticos socialmente esta-
blecidos. La mujer se ha canalizado en los
Trastornos de la Conducta Alimentaria
(TCA) como la anorexia y la bulimia,
mientras que los hombres en Trastornos
Dismórficos Corporales (TDC) como la
vigorexia, buscando lograr una satisfacción
corpórea para alcanzar el éxito, la felicidad
y la tranquilidad.
Fanjul, C. (2008) menciona que la semio-
logía de la felicidad y del éxito, es canaliza-
da a través de lo estético, y esto ha poten-
ciado a diferentes patologías que afectan a
la percepción de la imagen personal y se
derivan en comportamientos autodestruc-
tivos que pueden perjudicar la salud e in-
cluso significar la muerte. Gran parte de
esta percepción se encuentra mediatizado
por la publicidad y la moda, entre otros
factores, como referentes que indican que
es lo bello, que es lo atractivo y que es lo
exitoso.
Es la trascendencia de este tipo de Trastor-
nos y como han sido investigados, lo que ha
llevado al desarrollo de este estudio. El
conocimiento de los múltiples factores de
desarrollo de los TCA y su especial inje-
rencia con los medios como potenciadores
de estas patologías motivan al análisis de
todo lo que se ha escrito he investigado
durante los últimos años en revistas espe-
cializadas con respecto a este tema.
Gracias a una amplia selección bibliográfica
se ha podido reunir una muestra represen-
tativa que permite valorar las tendencias de
investigación en artículos de reciente pu-
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
11
11
blicación y analizar los puntos de vista
desde el cual los TCA son tratados.
Esta revisión bibliográfica sirvió además de
base, para el desarrollo del proyecto I+D
denominado “La Publicidad de TV entre
otros factores socioculturales influyentes
en los TCA, estudio experimental y panel
de expertos internacional” (2007-2010),
del cual las autoras forman parte y que
tiene como investigadoras principales a
Monika Jiménez Morales, Victoria Carrillo
Durán y María Sánchez Hernández. Con-
cretamente, los artículos revisados com-
prenden una selección realizada por las
integrantes del grupo entre el año 2004 y
el año 2008.
Objetivos$
Conocer la forma en que las revistas cientí-
ficas abordan los TCA, cuales son los po-
tenciadores de estas patologías, las implica-
ciones de los medios y valorar cual ha sido
su estudio durante los últimos años.
Metodología$
Presentamos una revisión sistemática de las
aportaciones más relevantes realizadas en
este campo de estudio, a través de 60 revis-
tas científicas de ámbito internacional.
1.$Objeto$de$estudio
La publicación de artículos científicos sobre
los trastornos del comportamiento alimen-
tario (TCA) y las ciencias sociales, se ha
incrementado en los últimos años. Han
experimentado un aumento significativo
que puede ser atribuido a diferentes facto-
res, entre ellos el surgimiento de nuevas
publicaciones más selectivas y especializa-
das. En las revistas consagradas a este efec-
to se observa a través de la cantidad de
artículos que se reciben por años, en con-
traste con el índice de rechazo y el aumen-
to en la frecuencia de números que se pu-
blican por volúmenes.
Los trastornos de la conducta alimentaria
en general, constituyen un tema divulgado
en diversas revistas científicas que dedican
sus páginas a este trastorno con lo que se
han realizado numerosos estudios tratando
de estimar sus influencias, los factores de
riesgo asociados, y el alcance de estas pato-
logías, especialmente en Estados Unidos de
América y Europa.
La literatura revisada en este trabajo, re-
presenta una amplia variedad dentro del
campo de la medicina, psicología, psi-
quiatría y las ciencias sociales. Este trabajo,
muestra una revisión realizada a 136 artícu-
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
12
12
los publicados en 60 revistas de ámbito
internacional. Estos artículos comprenden
los años 2004-2008.
A continuación se muestra el título de cada
una de las revistas analizadas:
1. Academic Psychiatry
2. Adolescent Medicine Clinics
3. Adolescence
4. American Behavioral Scientist
5. American Journal of Orthopsychiatry
6. American Journal of Preventive Medi-
cine
7. Archives of General Psychiatry
8. Archives of Pediatrics & Adolescent
Medicine
9. Australian and New Zealand Journal of
Psychiatry
10. Basic and Applied Social Psychology
11. Behavior Modification
12. Behaviour Research and Therapy
13. Body Image
14. Child and Adolescent Psychiatric Clin-
ics of North America
15. Clinical Psychology Review
16. Clinical Psychology-Science and Practi-
ce
17. Critical Studies in Media Communica-
tion
18. Culture Medicine and Psychiatry
19. Developmental Psychology
20. Deviant Behavior
21. Eating Behavior
22. Eat Disorders
23. Eat Weight Disorders
24. Ethnicity & Health
25. European Eating Disorders Review
26. European Psychologist
27. International Journal of Eating Disor-
ders
28. Issues in Mental Health Nursing
29. Journal American Collage of Health
30. Journal of Adolescent Health
31. Journal of Adolescent Research
32. Journal of Applied Social Psychology
33. Journal of Broadcasting & Electronic
Media
34. Journal of Communication
35. Journal of Community & Applied Social
Psychology
36. Journal of Health Psychology
37. Journal of Homosexuality
38. Journal of Nervous and Mental Disease
39. Journal of Paediatrics and Child Health
40. Journal of Personality and Social Psy-
chology
41. Journal of Psychosomatic Research
42. Journal of Social and Clinical Psycholo-
gy
43. Journal of Social and Personal Relation-
ship
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
13
13
44. Journal of Sport & Social Issues
45. Journal of the American College of
Nutrition
46. Journal of the American Dietetic Asso-
ciation
47. Journal of Youth and Adolescence
48. Nutrition Hospital
49. Nutrition
50. Patient Education and Counseling
51. Pediatrics
52. Perceptual and Motor Skills
53. Proceedings of the Nutrition Society
54. Psicothema
55. Psychological Bulletin
56. Psychology of Addictive Behaviors
57. Psychology of Women Quarterly
58. Psychotherapie Psychosomatik Medizi-
nische Psychologie
59. Public Health Nutrition
60. Revista Brasileira de Psiquiatría
$
2.$Datos$generales$sobre$TCA$
Presentamos como primer punto los datos
generales obtenidos con los cuales podre-
mos situarnos en el marco de esta revisión,
en segundo lugar, las metodologías e ins-
trumentos utilizados por los investigadores,
las influencias y potenciadores de las TCA y
finalmente otras consideraciones tomadas
en los estudios sobre el tema.
2.1.$Datos$generales$
Como primer punto se encontró que el
mayor número de publicaciones sobre TCA
se encuentran en revistas de ámbitos médi-
cos, principalmente en la revista Internatio-
nal Journal of Eating Disorders (20), seguida
por European Eating Disorders Review (11).
En un tercer puesto se encuentra Body
Image y las revistas EatWeight Disord y Sex
Roles quienes comparten el mismo número
de publicaciones durante los años 2004-
2008 (6).
Sobre el factor impacto detectado en las
publicaciones, se observó que la revista
Archives of General Psychiatry es la que cuenta
con el valor más alto, situado en un 14.27.
Detrás se encuentra la revista Clinical Psy-
chology Review con 6.76 y Pediatrics con un
4.78.
La influencia de la publicación sobre una
investigación afín en un momento determi-
nado (Martin e Irvine, 1983), provoca que
el factor de impacto sea un punto a tomar
en cuenta.
En la revisión se observa además que el
Idioma más utilizado en los artículos cientí-
ficos que tratan sobre TCA es el inglés, en
un 98%, haciendo una clara diferencia con
el resto de idiomas detectados; que son el
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
14
14
castellano y el alemán. El país desde el cual
se realizan más publicaciones relacionadas
con los TCA es Estados Unidos de Améri-
ca, en el cual se realiza el 64% de los artí-
culos. Este dato esta seguido por Holanda
con un 13% y por Reino Unido con un 8%
en publicación.
El año en el cual se han realizado un mayor
número de publicaciones relacionadas con
los TCA es el 2007 y el año 2005, teniendo
30 publicaciones distribuidas por las dife-
rentes revistas científicas. En segundo sitio
se encuentra el año 2006 y 2008, que
cuentan con 29 y 24 publicaciones respec-
tivamente.
El tema de los TCA se encuentra divulgado
en diversas categorías dentro de las revistas
científicas; Psiquiatría, Medicina, Interdis-
ciplinar, Pediatría, Nutrición, Psicología,
Comunicación, Sociología, Medios, Salud y
TCA específicamente. La categoría en la
cual podemos encontrar un mayor número
de publicaciones relacionadas con el tema
es en Psicología con un 31% de publicacio-
nes, seguido por un 19% Interdisciplinar y
un 13% de Medicina y TCA. Estos datos
generales nos sitúan en el marco de las
investigaciones que se han revisado y anali-
zado. Más adelante se aborda el tema
haciendo especial énfasis en los medios de
comunicación.
2.2.$Metodologías$$
e$Instrumentos$$
utilizados$
Con el objetivo de estimar el alcance de las
patologías, se han realizado numerosos
estudios, tales como aproximaciones me-
todológicas utilizando diversos diseños
experimentales, así como utilizando dife-
rentes instrumentos de preselección e
identificación de casos.
En función de su metodología e instrumen-
to de detección de casos, los estudios se
apoyan en cuestionarios de auto informe
para establecer un diagnóstico de TCA;
estudios que utilizan una entrevista dia-
gnóstica y por último, estudios de doble
fase que utilizan entrevista diagnóstica y
evalúan la eficacia del instrumento de
screening o que entrevistan a toda la mues-
tra (Fairburn y Beglin, 1990).
La mayoría de los trabajos analizados en la
literatura, constituyen el primer tipo de
estudio apoyados en cuestionarios de auto
informe para establecer un diagnóstico de
TCA, siendo utilizado este instrumento
como una primera aproximación. Entre
los cuestionarios más utilizados encontra-
mos: EAT, EDI, CIMEC, EDE-Q, PRFQ,
BMI, SATAQ, EDBQ, PSPS, CAPS y BDI.
Para facilitar su comprensión, se incluye
una breve definición de cada una de estas
herramientas:
EAT (Eating Attitudes Test). Es sin
duda la medida estándar más utilizada para
medir los síntomas y problemas caracterís-
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
15
15
ticos de los trastornos alimentarios en
muestras no clínicas. Por sí solo no produ-
ce un diagnóstico específico, pero se ha
detectado como altamente eficiente en la
identificación de los TCA. Fue elaborado
por Garner y Garfinkel en 1979, contiene
40 reactivos -EAT-40-, agrupados en siete
factores: conductas bulímicas, imagen
corporal con tendencia a la delgadez, uso o
abuso de laxantes, presencia de vómitos,
restricción alimentaria, comer a escondidas
y presión social percibida al aumentar de
peso. Más tarde desarrollaron una versión
reducida de 26 reactivos -EAT-26-.
EDI (Inventario de Trastornos de la
Conducta Alimentaria). Inventario para
trastornos de la alimentación, desarrollado
en 1983 por Garner y colaboradores. Dise-
ñado para evaluar distintas áreas cognitivas
y conductuales de la anorexia y la bulimia
(Iñarritu Pérez y otros, 2004). Contiene 64
reactivos agrupados en ocho subescalas que
se correlacionan positivamente: motivación
para adelgazar, sintomatología bulímica,
insatisfacción con la propia imagen corpo-
ral, inefectividad y baja autoestima, perfec-
cionismo, desconfianza interpersonal,
conciencia o identificación interoceptiva y
miedo a madurar.
CIMEC (cuestionario de influencias
del modelo estético corporal). Cues-
tionario elaborado y validado por Toro,
Salamero y Martinez (1994). Pretende
determinar la influencia que ejercen los
medios de comunicación, la publicidad o
los modelos corporales que se asocian con
el éxito. Consta de 26 preguntas, el punto
de corte se sitúa en 15. Una puntuación
por encima será indicativa de que el indivi-
duo es más sensible a la influencia de estos
estímulos.
EDE (Eating Disorders Examination-
questionnaire). Prueba diseñada para
detectar la anorexia, ya que viene en dos
formas: la entrevista y cuestionario. Existe
un cierto desacuerdo sobre cuál es la
herramienta que predice de una mejor
forma los TCA, pero el EDE-Q es fácil de
aplicar. Su exactitud puede ser confirmada
durante la entrevista de seguimiento que se
hace siempre después de la prueba escrita.
PRFQ (test de escala de vanidad).
Prueba desarrollada para medir la preocu-
pación por la apariencia física y la presión
social por la delgadez (Whisenhunt y otros,
2000). Estas variables se han identificado
como potenciadores de los síntomas de los
TCA. La PRFQ tiene cuatro sub-escalas:
Presión social por la delgadez, Presión de
los medios por la delgadez, Preocupación
por la apariencia física, y Percepción de la
apariencia física.
BMI (Índice de masa corporal). El
índice de masa corporal es una medida de
la grasa corporal basada en la altura y el
peso que se aplica tanto a mujeres como a
hombres adultos.
SATAQ (Sociocultural Attitudes
Toward Appearance Questionnaire).
Herramienta que sirve para evaluar los
niveles de aprobación personales sobre los
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
16
16
ideales de apariencia de la sociedad
(Thompson y otros, 2004). Mide múltiples
aspectos de la influencia de la sociedad y es
útil para trabajos básicos de factores de
riesgo, así como para medir la eficacia de
los programas de prevención y tratamien-
to.
EDBQ (Eating Disorder Belief Ques-
tionnaire). Destinado a evaluar los su-
puestos y creencias asociadas con los tras-
tornos alimentarios. El análisis es una es-
tructura de cuatro factores que abarca las
siguientes dimensiones: las creencias nega-
tivas de sí mismos; peso y la forma como
un medio para la aceptación de los demás,
el peso y la forma como un medio para la
auto-aceptación, y el control sobre la ali-
mentación (Cooper y otros, 1997).
PSPS (Perfectionistic Self Presenta-
tion Scale). Escala elaborada por Hewitt,
Flett, valora tres aspectos de la auto-
presentación perfeccionista: publicidad de
la propia perfección, evitar situaciones en
las que uno puede parecer imperfecto y no
dar a conocer situaciones en las que uno ha
sido imperfecto. La PSPS, además, predice
la angustia generada por la necesidad de
perfección personal.
CAPS (The Child and Adolescents
Perfectionism Scale). Al igual que la
PSPS, la CAPS es una medida de los rasgos
de perfeccionismo del individuo, incluyen-
do la auto-orientación y dimensiones de
perfeccionismo socialmente prescrito para
los niños y adolescentes (Flett y otros,
2000).
BDI (Beck Depression Inventory).
Herramienta para medir la intensidad, la
gravedad y profundidad de la depresión en
pacientes con diagnósticos psiquiátricos
desarrollada por Aaron T. Beck. Se com-
pone de 21 preguntas, cada una diseñada
para evaluar un síntoma específico común
entre las personas con depresión. Una
forma más corta se compone de siete pre-
guntas y está diseñada para su administra-
ción en los centros de atención primaria.
Los cuestionarios son por tanto el principal
instrumento para la evaluación de los TCA;
los cuales son utilizados y combinados con
otras mediciones relacionadas, como es el
índice de masa corporal, la ingesta dietéti-
ca, entre otras. El muestreo utilizado pre-
senta en un 59% a “poblaciones cautivas”,
como pueden ser pacientes ingresados en
hospitales o personas escolarizadas, lo que
asegura no perder a los sujetos analizados.
En las investigaciones que aportan esta
información, el cuestionario marca una
clara diferencia con el uso de la entrevista
diagnóstica, detectada en la literatura con
un uso del 21%. Las entrevistas se conside-
ran más precisas; sin embargo tienen la
desventaja de necesitar entrevistadores
entrenados debiéndose aplicar individual-
mente y por ello, existe un aumento en el
costo y en el tiempo. En la entrevista
además el investigador puede ayudar al
sujeto a recordar la intensidad y frecuencia
de su conducta y solicitar respuestas com-
plejas; con lo que se corre el riesgo de estar
influidas por él y la deseabilidad social del
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
17
17
entrevistado. Los cuestionarios sin embar-
go pueden administrarse en grupos y de
forma anónima, sin estar sujetos a una
influencia de relación con el entrevistado,
lo que no asegura que su aplicación sea la
correcta o que los sujetos den una correcta
interpretación a cada una de las preguntas.
2.3.$Influencias$o$$
potenciadores$de$las$
TCA$
Los investigadores buscan diversos datos
que puedan aportar nueva información
sobre las TCA, que informen sobre los
alcances o que dan pie a nuevas investiga-
ciones. Para Carrillo, V. (2001), los facto-
res socioculturales influyen en mayor o
menor medida en el desarrollo y manteni-
miento de los TCA. Aspectos como la
influencia de la información en general
dirigida a jóvenes, las relaciones con los
amigos, el éxito con las personas del otro
sexo, la influencia de la moda, las exigen-
cias laborales-profesionales, y la publicidad
son factores que afectan a las personas. Los
factores influyentes detectados en esta
revisión se dividen es: físicos, psicológicos
y familiares. En este sentido, podemos
observar que un 31% de los artículos se
centra en identificar este tipo de factores
como condicionantes.
Los medios masivos de comunicación y la
publicidad, junto a la moda y otras manifes-
taciones, juegan otro de los papeles rele-
vantes como potenciadores. Aunque la
publicidad no sea una causa única de este
tipo de trastornos, su mediación la consoli-
da como un agente potenciador de los
mismos. La imagen es el elemento más
utilizado en la comunicación persuasiva
publicitaria, por su riqueza, rapidez de
percepción, asimilación y facilidad para la
transmisión de conceptos y valores (Fanjul,
2008). Es por ello que una gran cantidad de
artículos centra su estudio en el análisis de
las reacciones de las personas expuestas a
diversas imágenes y como estas condicio-
nan luego su respuesta ante su propio cuer-
po, concretamente podemos encontrar que
un 18,5% de los estudios analizados en la
literatura examinan la influencia de imáge-
nes idealizadas y como éstas afectan la
propia percepción de la imagen personal.
En la literatura revisada se detectó un ma-
yor interés por estudios en los cuales los
medios de comunicación figuran como
potenciadores de los ó alimenticios, en un
33% (MPTCA), o como herramientas de
prevención para los TCA (MHPTCA).
Otra mayoría, 31% de los investigadores
estudia los factores socioculturales como
únicos potenciadores (FSCPTCA), mien-
tras que un 1% considera que los medios
comparten responsabilidad con los factores
socioculturales (MPTCA / FSCPTCA).
Otro grupo de investigadores, 14% estudia
el desarrollo de herramientas preventivas
(DHPTCA), la creación de herramientas de
medición, 4% (CHMTCA) y el desarrollo
de herramientas terapéuticas, 3%
(DHTTCA) respectivamente. Finalmente
se observó en un 1% el desarrollo de estu-
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
18
18
dios donde los medios trabajan como po-
tenciadores de las TCA y como medios de
prevención (MPTCA / MHPTCA).
La literatura, demuestra una mayoría de
investigadores que consideran a los Medios
de comunicación como condicionantes de
los desórdenes alimenticios. Dentro de
estos medios destacan las revistas como un
potenciador clave, ya que la revista cuenta
con un papel especial en la influencia sobre
el público adolescente, debido a la segmen-
tación de este medio y la posibilidad de
llegar a los jóvenes de forma casi exclusiva.
Es el ejemplo del estudio: Motivation for
eating behaviour in adolescent girls: the
body beautiful de Hill (2006), que muestra
un trabajo experimental para detectar el
impacto a corto plazo en la insatisfacción
corporal. El resultado obtenido demuestra
que las imágenes corporales observadas en
revistas son más influyentes que las mos-
tradas en televisión.
Otro medio que favorece el desarrollo de
las patologías es internet, mediante los
sitios web denominados Pro-ana y Pro-mia
(pro-anorexia y pro-bulimia). Las nuevas
tecnologías y el desarrollo de la web 2.0
permite abrir fácilmente y sin costo, espa-
cios que presentan a los TCA como un
estilo de vida, de tal manera que los visi-
tantes obtienen, “un espacio donde com-
parten dietas, laxantes e incluso consejos
para suicidarse sin dolor en caso de no
poder alcanzar el cuerpo perfecto” (Carri-
llo, V. 2005). La mayoría de ellos son
Blogs y foros que aparecen y desaparecen
constantemente, “al mismo tiempo que se
clausura uno de ellos, sus adeptos vuelven a
crearlo con otro nombre, de tal manera
que cada día es posible encontrar nuevos
espacios pro-anorexia y pro-bulimia” (Fan-
jul, 2008). En este sentido, en la revisión
realizada se detectaron diferentes estudios
preocupados por analizar el tema, es el
caso de Viewership with of pro-eating
disorder websites: Association body image
and eating disturbances, de Harper,
Sperry y Thompson (2008), quienes expe-
rimentan con mujeres para examinar los
efectos de visualizar sitios web pro-
anorexia.
El mensaje publicitario ya no se limita a
informar sobre los productos, sino que
busca la individualización a través de los
valores que les asocia (Fanjul, 2008). La
preocupación por el aspecto físico, la auto-
imagen y la sobrevaloración del cuerpo
afecta igualmente a hombres y mujeres. Las
cuestiones sociales como el culto al cuerpo
o el hedonismo, y los problemas de salud
vinculados a los mismos como la bulimia,
anorexia o vigorexia, se ven reforzados
directa o indirectamente por los contextos
y modelos con los que la publicidad mues-
tra sus productos. Los jóvenes comprenden
menos las intenciones persuasivas de la
publicidad, recuerdan menos la informa-
ción que reciben de los anuncios publicita-
rios y utilizan menos fuentes de informa-
ción que los adultos para elegir un produc-
to de consumo. En este proceso, se ven
influenciados por la familia, las empresas
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
19
19
comerciales con sus estrategias de marke-
ting y el sistema educativo. Osuna (2008),
destaca el papel central que ejercen las
empresas comerciales, pues son quienes
proveen los productos y elaboran su publi-
cidad, siempre presentando adecuados
escenarios de imitación a la vida real, ex-
hibiendo los productos de forma estratégi-
ca.
Aunque la vigorexia no es considerada
propiamente como un TCA, se detectaron
investigaciones que intentan esclarecer esta
patología en hombres. Dentro de nuestro
objeto de estudio pudimos comprobar que
un 20,6% de los artículos realizan estudios
centrados en jóvenes varones con la inten-
ción de identificar tanto TCA como TDC.
Otra de las patologías no considerada como
un TCA, es la obesidad. La Encuesta Na-
cional de Salud en España refleja que más
del 30% de los niños de entre 2 y 14 años
han incrementado su peso más de lo nor-
mal. La población infantil con exceso de
peso aumentó casi dos puntos entre los
años 2003 y 2007, ya que estos niños no
siguen dieta alguna y el 20% de ellos man-
tienen una vida sedentaria. Jiménez, M.
(2006) explica que la publicidad es uno de
los factores de desarrollo, pues más de la
mitad de los anuncios que ven los niños en
televisión son de productos de alimenta-
ción. Podemos destacar el artículo Does
dieting increase the risk for obesity and
eating disorders?, de Spear (2006), que se
centra en el estudio de este problema, y
concretamente en determinar si tanto los
TCA como la obesidad pueden ser preve-
nidos de forma simultánea.
Del total de los 136 artículos analizados,
sólo el 26% menciona el concepto “Trans-
torno del comportamiento alimentario”
como objeto de estudio, un 5% analiza el
tema de la anorexia, y un 1,5% estudia
específicamente a la bulimia, y existen
pocos estudios que defiendan el uso de los
medios de comunicación como herramien-
tas terapéuticas para las patologías. El artí-
culo; Prevention of eating disorders in at-
risk college-age women, de Taylor, y otros
(2006), muestra un estudio en jóvenes para
detectar si una intervención psicosocial a
través de internet puede prevenir los TCA.
Finalmente resaltamos que la mayoría de
estudios tratan las diferentes influencias
que conllevan a desarrollar un trastorno
alimentario, y los factores desencadenantes
mencionados en la literatura son: Críticas
personales, dietas, descubrimiento de nue-
vas dietas, insatisfacción corporal, asocia-
ción de éxito con los TCA, influencia de
los medios, influencia de la publicidad e
influencia de la moda. Siendo la influencia
de los medios el factor más mencionado en
las investigaciones. Solo en algunos casos,
como el de Abbate Daga y otros (2006),
Simpson, Bell y otros (2006) y Dohnt,
Tiggemann, (2008) se examinan temas de
prevención para los trastornos.
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
20
20
2.4.$Otras$$
consideraciones$
Junto a las cuestiones metodológicas seña-
ladas anteriormente se tienen en cuenta
además, una serie de consideraciones bási-
cas para realizar un estudio de TCA; facto-
res como la edad, el sexo de los sujetos y la
adaptación de las pruebas al entorno socio-
cultural.
Las investigaciones relacionadas con ado-
lescentes entre los 12-22 años son mayori-
tarias en la literatura analizada, con un
37%. Algunos de estos estudios se realizan
con sujetos que no han llegado a esta edad,
o que sólo la han pasado parcialmente, con
lo que se subestima la prevalencia real del
trastorno en la población adolescente.
Algunos estudios abarcan una franja de
edad bastante corta como casos de apari-
ción temprana de los TCA. Es el caso de;
The contribution of peer and media influ-
ences to the development of body satisfac-
tion and self-esteem in young girls: A
prospective study. Este estudio de Dohnt y
Tiggemann (2006), utiliza una muestra de
niñas de entre 5-8 años para establecer una
relación entre la satisfacción del cuerpo y la
autoestima.
Se encontró además estudios como el de
Grunwald y Wesemann (2006) o Cooley,
Toray, Wang, Mei Chuan, Valdez, y Nore-
en (2008) en donde se realizan estudios
tanto a padres como hijos, en un 2% de las
investigaciones.
La media de edad de aparición de la ano-
rexia se sitúa en la adolescencia, pero los
investigadores no utilizan un intervalo
preciso de edad que cubra apariciones
precoces y tardías del trastorno. Según
Peláez, Labrador y Raich (2005), un inter-
valo de edad de 10-19 años, podría consi-
derarse adecuado para estudiar la inciden-
cia en los colectivos.
La literatura analizada, presenta estudios
donde los rangos de edad son los siguien-
tes: Un 7% de estos corresponde a estudios
relacionados con niñas o niños donde la
muestra se acota entre los 4 y 9 años, un
19% comprende a estudios realizados a
jóvenes de 23 años o mayores, en adultos
un 34%, mientras que los estudios realiza-
dos a personas de la tercera edad se detec-
tan en 1%.
En todos los estudios en el ámbito de los
TCA se incluyen muestras de ambos sexos,
pero sin duda se encuentran una tasa de
prevalencia significativamente superior en
el colectivo femenino. La proporción utili-
zada en los estudios es de 9 a 1, donde el
90% de los casos son mujeres, por esta
razón muchos estudios utilizan muestras de
población femenina exclusivamente.
El sector poblacional utilizado para las
investigaciones analizadas es: Masculino un
10%, Femenino un 62% y los estudios
donde se combinaron ambos sexos repre-
senta un 28%.
Otro aspecto metodológico detectado en la
literatura es la importancia dada a la ade-
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
21
21
cuación del instrumento de barrido y al
entorno sociocultural de la población a la
cual se pretenden estudiar. En este sentido,
se detectan estudios como; Sociocultural
influences on body image concerns and
body change strategies among indigenous
and non-indigenous australian adolescent
girls and boys, de Ricciardelli, McCabe,
Ball y Mellor (2004), un estudio centrado
en adolescentes indígenas de Australia y el
estudio de Jung y Forbes (2007); Body
dissatisfaction and disordered eating among
college women in China, South Korea, and
the United States: contrasting predictions
from sociocultural and feminist theories,
en donde se comparan grupos de mujeres
de China, Corea del Sur y los Estados Uni-
dos, y muestran las diferencias culturales
que influencian el ideal de un cuerpo del-
gado. En estos casos, las muestras han sido
seleccionadas específicamente y las herra-
mientas utilizadas para obtener datos han
sido traducidas y adaptadas al país al que
pertenece la población.
Conclusiones
Este texto ha repasado la trayectoria y
evolución de estudios relacionados con
TCA y su expansión a lo largo de 4 años,
comprendidos entre 2004-2008. La rele-
vancia del tema tratado es indiscutible dado
que los estudios realizados sobre TCA
sirven para orientar a nuevas investigacio-
nes y proyectos sociales que ayuden a pre-
venir la enfermedad. De forma más con-
creta, una revisión de estas características,
puede ayudar a que futuras experimenta-
ciones puedan esclarecer si existe realmen-
te una relación entre los medios y los TCA
o descubrir cuáles son las influencias estu-
diadas.
Una de las primeras cuestiones que debe
analizarse, es la naturaleza de los trastornos
del comportamiento alimentario. Se sabe
que son enfermedades conductuales devas-
tadoras, producidas por una compleja in-
teracción de factores, que pueden incluir
trastornos emocionales y de personalidad,
presiones familiares o una posible sensibili-
dad genética o biológica. Todos estos facto-
res son estudiados de una u otra forma en
los artículos revisados, lo que muestra la
necesidad de conocer las fuentes del pro-
blema y la imperiosa necesidad de encon-
trar soluciones o en su defecto, medidas
preventivas. Pero ¿Cómo se encara el estu-
dio de la relación entre los medios de co-
municación y los trastornos alimenticios?
De acuerdo a los artículos analizados se
puede concluir que existe una amplia ten-
dencia a examinar los medios y su influen-
cia en los TCA. Los investigadores, desta-
can a las revistas y a la televisión como
medios influyentes, siendo la revista la que
presenta un mayor grado de influencia en
los afectados. Al parecer las imágenes en
una revista son más atractivas que las de la
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
22
22
televisión, quizás debido a su carácter de
permanencia.
Internet es otro de los medios que se anali-
zan y que potencia el desarrollo de esta
patología pero también funciona como un
medio que puede ayudar a prevenir y tratar
la enfermedad. El ejemplo de influencias
negativas son las llamadas páginas pro-ana y
pro-mia, que fomentan un bajo nivel de
autoestima, además de ayudar a incremen-
tar el problema, aunque, en esta revisión,
son pocos los autores que se involucran en
estudios en este sentido, decantándose la
mayoría de ellos por estudiar medios más
tradicionales.
Es importante también analizar la situación
demográfica de las personas que padecen el
trastorno. Algunos estudios consideran que
el sitio y la cultura de donde se vive influ-
yen, ya que el vivir en una cultura en la
cual hay una sobreabundancia de comida y
una obsesión con la delgadez, provoca
ciertos factores de riesgo. Sin embargo hay
algunos casos aislados tales como indígenas,
o grupos de jóvenes procedentes de Orien-
te y el continente Asiático que pese a estar
constantemente bombardeados con in-
fluencias occidentales, en la mayoría de
estos casos no se ha detectado un grado de
diferencia significativo.
Se concluye además que en los artículos
revisados, las muestras tienden a utilizar
mujeres jóvenes las cuales presentan mayor
grado de incidencia de los TCA que los
hombres jóvenes. Otros artículos analizan
colectivos homosexuales en donde se pre-
senta el trastorno por la insatisfacción ge-
nerada hacia su cuerpo. Se observó además
que se destacan en algunos artículos grupos
de cada vez menor edad que presentan la
sintomatología. Se ha demostrado que la
influencia, tanto de la familia, como del
grupo de amigos es un importante condi-
cionante que aunque no es considerado el
único factor que provoca la enfermedad,
favorece en gran medida el desarrollo de
conductas de riesgo. Muchas de estas ase-
veraciones sobre las relaciones son relevan-
tes solo para un grupo de investigadores,
quienes en su análisis muestran especial
interés en las presiones materno-filiales y
tendencias perfeccionistas.
Se debe asumir por tanto la necesidad de
facilitar servicios de prevención, los cuales
aún no son convencionales, sin que los
actuales puedan no cumplir con su función
por el hecho de no albergar información o
debates de gran valor educativo e informa-
tivo.
Lo ideal sería encontrar un equilibrio entre
los contenidos mostrados en la publicidad
que influyen en los trastornos y contenidos
que ayuden a prevenir el mismo. Pero la
realidad es que hay una enorme dificultad
para hacer frente a la resistencia que todo
cambio supone y que se manifiesta en as-
pectos económicos, sociales y culturales.
Se hace necesario el hecho de seguir inves-
tigando y explotando la información obte-
nida por otros, de forma que permita avan-
zar en la comprensión de las influencias que
provocan los trastornos alimenticios.
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
23
23
Referencias$
ABBATE DAGA, G.; GRAMAGLIA, C.; PIERÒ, A.
y FASSINO, S. (2006) Eating disorders and the Internet:
cure and curse. Eat Weight Disord. 2006 Jun; 11(2)
68-71.
CARRILLO DURÁN, Mª V. (2001) La influencia de la
publicidad, entre otros factores sociales, en los trastornos de
la conducta alimentaria: anorexia y bulimia nerviosa. Tesis
Doctoral, Facultad de Ciencias de la Información,
Universidad Complutense de Madrid. Madrid
CARRILLO DURÁN, Mª V. (2005) Factores sociocul-
turales en los TCA. No sólo moda, medios de comunicación y
publicidad. Trastornos de la conducta alimentaria, Nº.
2, 120-141
COOLEY, E.; TORAY, T.; WANG, MC. y VAL-
DEZ, NN. (2008) Maternal effects on daughters' eating
pathology and body image. Eating Behaviors.
2008;9:52-61.
COOPER, M.J.; COHEN-TOVÉE, E.; TODD, G.;
WELLS, A. y TOVÉE, M. (1997) The Eating Disorder
Belief Questionnaire: Preliminary development. Behaviour
Research and Therapy, 35, 381-388.
DOHNT, H. K. y TIGGEMANN, M. (2006) The
contribution of peer and media influences to the development
of body satisfaction and self-esteem in young girls: A pros-
pective study. Developmental Psychology, 42, 929-
936.
DOHNT, H.K. y TIGGEMANN, M. (2008). Promo-
ting positive body image in young girls: an evaluation of
Shapesville. European Eating Disorders Review. Vol
16- 3, 222 - 233
FANJUL PEYRÓ, C. (2008) Vigorexia: Una mirada
desde la publicidad. Editorial Fragua. Madrid.
FAIRBURN, C.G. y BEGLIN, S.J. (1990) Studies of
the epidemiology of bulimia nervosa. American Journal of
Psychiatry, 147, 401-408.
FLETT, G.L.; HEWITT, P.L.; BOUCHER, D.J.;
DAVIDSON, L.A. y MUNRO, Y. (1992) The Child-
Adolescent Perfectionism Scale: Development, validation,
and association with adjustment.Department of Psychol-
ogy Reports, York University, Toronto, No. 203.
GRUNWALD, M. y WESEMANN, D. (2006)
Individual use of Online-Consulting for Persons Affected
with Eating Disorders and their Relatives? Evaluation of
an Online Consulting Service.European Eating
Disorders Review,14(4), 218-225.
HARPER, K.; SPERRY, S. y THOMPSON, J.K.
(2008) Viewership of pro-eating disorder websites: Asso-
ciation with body image and eating disturbances. Interna-
tional Journal of Eating Disorders 41 (1), 92-95.
HILL, A.J. (2006) Motivation for eating behaviour in
adolescent girls: The body beautiful. Proceedings of the
Nutrition Society, 65, 376-384
IÑARRITU PÉREZ, M.C.; CRUZ LICEA, V. y
MORÁN ÁLVAREZ, I.C. (2004) Instrumentos de
evaluación para los trastornos de la conducta alimentaria.
Departamento de Salud Pública, Facultad de Medi-
cina. Universidad Nacional Autónoma de México
(México)
JIMÉNEZ, M., (2006) Cuando barbie se come a Gar-
field. Publicidad y alimentación: niños obesos buscando la
perfección del cuerpo adulto. Trastornos de la conducta
alimentaria. Número 3, 245-263.
JUNG, J. y FORBES, G.B. (2007) Body dissatisfaction
and disordered eating among college women in China,
South Korea, and the United States: contrasting predic-
tions from sociocultural and feminist theories. Psychology
of Women Quarterly, v31 -4 381-393
MARTIN, B.R.; IRVINE J. Assessing basic research.
(1983) Some partial indicators of scientific progress in
radio astronomy. Research Policy.
OSUNA ACEDO, S. (2008) Publicidad y consumo en
la adolescencia. La educación de la ciudadanía. Icaria
editorial, s.a. Barcelona
PELÁEZ, M.A.; LABRADOR, F.J. y RAICH,
R.M. (2005) Prevalencia de los trastornos de la conducta
alimentaria: consideraciones metodológicas. Int J Psychol
Psychologic Therapy 5,135-48
RICCIARDELLI, L.; McCABE, M.; BALL, K. y
MELLOR, D. (2004) Sociocultural influences on body
image concerns and body change strategies among Indige-
Ruth$Contreras$y$Zahaira$González:$Los$TCA$y$las$ciencias$$
A8/E
REVISTA ICONO 14 A8/ESP pp. 09/24 | 10/2010 | REVISTA DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS | ISSN: 16978293
C/ Salud, 15 5º dcha. 28013 Madrid | CIF: G - 84075977 | www.icono14.net
24
24
Cita'de'este'artículo''
CONTRERAS,*R.*y*GONZÁLEZ,*Z.*(2010)*Los*trastornos*
del*comportamiento*alimentario*y*las*ciencias.*Una*mi‐
rada*a*las*revistas*científicas.!Revista!Icono14![en!línea]!
1!de!Octubre!de!2010,!Año!8,!Vol.!Especial.!pp.*09‐24.!
Recuperado*(Fecha*de*acceso),*de*
http://www.icono14.net*
nous and Non-Indigenous Australian adolescent girls and
boys. Sex roles. 2004, vol. 51, no 11-12, 731-741
SIMPSON, S.; BELL, L.; BRITTON, P.; MIT-
CHELL, D.; MORROW; JOHNSTON, AL. y
BREBNER, J. (2006) Does video therapy work? A single
case series of bulimic disorders. European Eating Dis-
orders Review. Vol 14 -4, 226 - 241
SPEAR, B.A. (2006) Does dieting increase the risk for
obesity and eating disord e rs? Journal of the American
Dietetic Association, 106 (4), 523-525.
TAYLOR, CB.; BRYSON, S.; LUCE, KH.; CUN-
NING, D.; DOYLE, AC.; ABASCAL, LB.;
ROCKWELL, R.; DEV, P.; WINZELBERG, AJ. y
WILFLEY, DE. (2006) Prevention of eating disorders in
at-risk college-age women. Arch Gen Psychia-
try;63(8),881-8
THOMPSON, J. K.; VAN DEN BERG, P.; ROE-
HRIG, M.; GUARDA, A. y HEINBERG, L. J.
(2004) The Sociocultural Attitudes Towards Appearance
Scale-3. International Journal of Eating Disorders,
35, 293304.
TORO, J.; SALAMERO, M. y MARTÍNEZ, E.
(1994) Assessment of sociocultural influences on the aes-
thetic body shape model in anorexia nervosa. Acta Psy-
chiatr Scand.
WHISENHUNT, B.L.; WILLIAMSON, D.A.;
NETEMEYER, R.G. y WOMBLE, L.G. (2000)
Reliability and validity of the Psychosocial Risk Factors
Questionnaire (PRFQ). Louisiana State University,
Department of Psychology, Baton Rouge 70803,
USA.
Article
Full-text available
El presente artículo realiza de manera sistemática un repaso de las principales conceptualizaciones que existen del constructo de imagen corporal desde diferentes disciplinas como la filosófica, psicológica, sociológica e incluso la Educación Física. Dicho análisis argumenta la unificación terminológica de términos como cuerpo, corporeidad, corporalidad, identidad corporal, autoconcepto, capital corporal y esquema corporal. Y ofrece una re-conceptualización propia del constructo.
Article
Full-text available
Body dissatisfaction and disordered eating were compared across groups of college women from China (n= 109), South Korea (n= 137), and the United States (n= 102). Based on cultural differences in the amount of exposure to Western appearance standards, particularly the thin-body ideal, sociocultural theory (Thompson, Heinberg, Altabe, & Tantleff-Dunn, 1999) would predict that body dissatisfaction and disordered eating would be highest in the U.S. sample and lowest in the Chinese sample. In contrast, based on the speed and pervasiveness of changes in women's roles, feminist theory (Bordo, 1993; Jeffreys, 2005) would predict that body dissatisfaction and disordered eating would be highest in the Korean sample and lowest in the U.S. sample. Multidimensional measures indicated the highest levels of body dissatisfaction and disordered eating in the Korean sample and the lowest levels in the U.S. sample, indicating that predictions derived from feminist theory were a better fit to the data than predictions derived from sociocultural theory. Results indicated that theoretical understandings of body dissatisfaction must recognize not only differences between Western and non-Western cultures, but also differences among non-Western cultures.
Article
Full-text available
En la actualidad, existe una orientación muy fuerte hacia los factores sociales como causas de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, anorexia y bulimia nerviosas, aunque esta comprobado que estas enfermedades son multicausales, parece existir una corriente de opinion contraria a la moda y sobre todo hacia la publicidad como causantes directos de estos trastornos, de la que se han hecho eco los medios de comunicación, y la opinion publica, por el efecto que producen las imágenes y la venta de productos adelgazantes por la publicidad, sobre adolescentes preocupadas por cuestiones esteticas y con una personalidad que se define por rasgos especiales, capacidad de autoexigencia, perfeccionamiento, excesiva sensibilidad,entre otros. La investigación pretende desde lo general a lo particular, esclarecer las causas de los Trastrornos de la Conducta alimentaria especialmente la anorexia y la bulimia nerviosas, y encuadrar a la publicidad como un elemento del contexto social que pudiera influir en la provocacion de los trastornos citados por la presencia de imágenes publicitarias como modelos delgadas y llamar la atención sobre el autocontrol de la publicidad si asi procediera. Para resolver las hipotesis planteadas sobre el origen de las causas y la concreción del papel de la publicidad, se realizo una investigacion de campo a enfermas de anorexia y bulimia en la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Niño Jesus de Madrid, comparando resultados con las opiniones de una muestra sana de caracteristicas equivalente. Concluyendo que la publicidad goza de mala prensa a priori, que la informacion dirigida a adolescentes es mas influeyntes que las otras caracteristicas sociales del entorno, y que por encima de las causas sociales, las causas de tipo personal como la aceptacion y necesidad de popularidad son detonantes mas fueretes de adelgazamiento que la publicidad y la moda, aunque se confirme en el contexto social su influencia en anorexia y sobre todo en bulimia nerviosa
Article
Full-text available
This paper describes the development of a self-report questionnaire designed to assess assumptions and beliefs associated with eating disorders. Factor analyses suggested to replicable four-factor structure consisting of the following dimensions: negative self-beliefs; weight and shape as a means to acceptance by others; weight and shape as a means to self-acceptance; and control over eating. The subscales possess good psychometric properties and significant correlations were found between the subscales and other measures of the specific and general psychopathology of eating disorders. The questionnaire also distinguished two groups of patients with eating disorders from normal controls. The usefulness of the measure and implications of the findings for cognitive theories of eating disorders are briefly discussed.
Article
Body dissatisfaction is commonplace for teenage girls and is associated with dieting and unhealthy weight-control behaviours. The idealisation and pursuit of thinness are seen as the main drivers of body dissatisfaction, with the media prominent in setting thin body ideals. Television and consumer magazine production in the UK are extensive, annually releasing 1×106 h programming and >3000 magazine titles. Their engagement by adolescent girls is high, and in surveys girls identify thin and revealing body images as influential to the appeal of thinness and their pursuit of dieting. Experimental studies show a short-term impact of these images on body dissatisfaction, especially in teenagers who are already concerned about body image. Magazine images appear more influential than television viewing. For many adolescents selecting thin-image media is purposive, permitting comparison of themselves with the models or celebrities featured. Indeed, the impact of the media needs to be understood within a social context, as engagement is often a highly-social process. Media influence is uneven because of differences in its content and manner of communication, and individual differences in vulnerability to its content. Greater social responsibility on the part of the media and better media literacy by children would be beneficial. For those working in adolescent nutrition it is a reminder that adolescent food choice and intake are subject to many competing, contradictory and non-health-related determinants.
Article
Recent studies of American college students suggest that the syndrome bulimia is common and that individual elements of the condition are even more widespread. In Britain, two community-based studies of the related syndrome bulimia nervosa have been reported. In the first, 499 women who fulfilled diagnostic criteria for bulimia nervosa were identified with the help of a women's magazine. These women closely resembled bulimia nervosa patients attending psychiatric hospitals. Although more than half reported that they wanted medical help, less than one-third had discussed their eating difficulties with a doctor and only 2.5% were currently receiving treatment. The second study investigated the eating habits and attitudes of 369 attenders at a family planning clinic. Of these, 20.9% reported current episodes of “binge-eating”; 2.9% currently used vomiting as a means of weight control; and 1.9% fulfilled diagnostic criteria for bulimia nervosa. Comparison of the two samples indicates that people with bulimia nervosa are prone to have been both overweight and underweight in the past. They also have more disturbed attitudes toward food, eating, body weight, and body shape and a considerably higher degree of psychological disturbance. These studies suggest that bulimia nervosa constitutes a significant undetected source of psychiatric morbidity. The service implications of these findings have yet to be examined.
Article
Cognitive behavioural therapy (CBT) is established as the treatment of choice for Bulimia Nervosa, but is not accessible to many sufferers living in remote and rural areas. This study used a single case interrupted time series design to examine the effectiveness of CBT delivered via videoconferencing for six participants with bulimic disorders. Weekly video-links were conducted between the Aberdeen Eating Disorders Service and local hospitals in rural north-east Scotland. Daily self-monitoring diaries were used to measure reduction in bulimic symptoms. Clinically significant change was calculated on self-report measures. At post treatment, three of six participants showed a statistically significant reduction in bingeing, and one of five in purging. Clinically significant change in bulimic symptoms was found for three as measured by the Bulimic Investigatory Test, Edinburgh. There was a clinically significant reduction for five on the Beck Depression Inventory -II and for four on the Borderline Syndrome Index. Results of this pilot study suggest that video therapy may lead to clinically important changes for a number of clients with bulimic disorders. Copyright © 2006 John Wiley & Sons, Ltd and Eating Disorders Association.
Article
Sociocultural messages about the ideal body build have been studied predominantlyamong White adolescent girls. In the current study we examined the relationships between perceived sociocultural influences, body image concerns, and body change strategies among 47 (22 boys and 25 girls) Indigenous Australian adolescents. These relationships were compared to those from 47 non-Indigenous adolescents (predominantly from an Anglo-Saxon background), who were matched on gender, age, and school grade. Overall, the sociocultural influences were found to be associated with body image concerns and body change strategies among both cultural groups. The only exception was that the sociocultural influences were not associated with the Indigenous girls levels of body dissatisfaction or body image importance. These findings are discussed in relation to past studies of White and Black girls.
Article
As the costs of certain types of scientific research have escalated and as growth rates in overall national science budgets have declined, so the need for an explicit science policy has grown more urgent. In order to establish priorities between research groups competing for scarce funds, one of the most important pieces of information needed by science policy-makers is an assessment of those groups' recent scientific performance. This paper suggests a method for evaluating that performance.After reviewing the literature on scientific assessment, we argue that, while there are no simple measures of the contributions to scientific knowledge made by scientists, there are a number of ‘partial indicators’ — that is, variables determined partly by the magnitude of the particular contributions, and partly by ‘other factors’. If the partial indicators are to yield reliable results, then the influence of these ‘other factors’ must be minimised. This is the aim of the method of ‘converging partial indicators’ proposed in this paper. We argue that the method overcomes many of the problems encountered in previous work on scientific assessment by incorporating the following elements: (1) the indicators are applied to research groups rather than individual scientists; (2) the indicators based on citations are seen as reflecting the impact, rather than the quality or importance, of the research work; (3) a range of indicators are employed, each of which focusses on different aspects of a group's performance; (4) the indicators are applied to matched groups, comparing ‘like’ with ‘like’ as far as possible; (5) because of the imperfect or partial nature of the indicators, only in those cases where they yield convergent results can it be assumed that the influence of the ‘other factors’ has been kept relatively small (i.e. the matching of the groups has been largely successful), and that the indicators therefore provide a reasonably reliable estimate of the contribution to scientific progress made by different research groups.In an empirical study of four radio astronomy observatories, the method of converging partial indicators is tested, and several of the indicators (publications per researcher, citations per paper, numbers of highly cited papers, and peer evaluation) are found to give fairly consistent results. The results are of relevance to two questions: (a) can basic research be assessed? (b) more specifically, can significant differences in the research performance of radio astronomy centres be identified? We would maintain that the evidence presented in this paper is sufficient to justify a positive answer to both these questions, and hence to show that the method of converging partial indicators can yield information useful to science policy-makers.
Article
The prevailing aesthetic body shape model in our culture-that of slenderness-plays a leading role in eating disorders. A questionnaire (CIMEC) was prepared in an attempt to measure the influence of the agents and situations that transmit this model. The CIMEC questionnaire was applied to 59 anorectics and 59 normal girls matched by age and social class. Highly significant differences were found between the scores obtained from both groups, showing the patients to have a much greater involvement with the sociocultural agents encouraging weight loss. Factorial analysis of the discriminating items gave rise to 5 factors, each of which also significantly differentiated between anorectics and the normal group. The questionnaire, in two versions, showed satisfactory internal consistency and appropriate sensitivity and specificity and would serve as a sound instrument for screening. It calls into question the causal relationship between anorexia nervosa and sociocultural influences.