PosterPDF Available

¿Qué haces cuándo no estás conmigo? Consumos fuera de la sala de consumo / What do you do when you're not with me? Consumption outside the consumption room

Authors:
  • SAPS Creu Roja Barcelona

Abstract and Figures

In 2011, 8 years after the start of the drug consumption room, 60 users who visited the consumption room (20% of the total number of different users who attended that year) were interviewed. 85% were still consuming outside. 15% did it only in the consumption room. The street or a house (own or known people) were the places that more frequently used those who consumed outside the room. 78.3% injected at least one occasion alone, with no one to help him in the event of an adverse reaction. 40% did not share injection material. Of the remaining 60%, they shared cups and filters more frequently. Only 1.7% (1 user) shared syringes. 60% continued to share material in spite of the recommendations received, while the 25.8% who shared material, had stopped doing it. 12.9% had never shared material of any kind. A minority group (3.1%) prior to using the room did not share material and subsequently did so. 80% are self-injectors and only 10% (6 individuals) require other people to inject themselves.
No caption available
… 
Content may be subject to copyright.
Prevenir más. Diagnosticar más. Tratar mejor el VIH.
Papel de las salas de consumo de drogas no legales
por vía intravenosa.
.
NTRODUCCION
Las salas de inyección supervisadas, garantizan que las personas que
viven y consumen habitualmente en la calle, lo hagan en condiciones
sanitarias más dignas y estén acompañados en caso de reacción
adversa .
OBJETIVOS
Conocer cómo es el consumo de drogas por vía intravenosa cuando no
tiene lugar en la sala de venopunción: dónde, cómo, con quién y de
forma añadida cuál es la opinión de los usuarios de las salas de
venopunción.
MATERIAL Y MÉTODOS
Hemos encuestado a 60 personas que acudieron a nuestra sala de
consumo entre los meses de noviembre 2011 a febrero 2012 y que
supone el 20%del total de los usuarios diferentes al año. Se inyectan
heroína, cocaína o speed-ball (heroína y cocaína mezcladas).No
hemos incluido criterios de exclusión a excepción de no aceptar
responder a las preguntas. Las entrevistas no fueron remuneradas y
fueron realizadas por personal interno del propio servicio y estudiantes
de medicina de la Universidad de Barcelona.
La información socio-sanitaria fue recogida e introducida semanalmente
en una base de datos, realizándose la detección de inconsistencias y
valores fuera de rango y procedimiento a las correcciones oportunas. Se
realizó un análisis descriptivo para sintetizar y organizar los datos
obtenidos: en el caso de variables cualitativas a través de frecuencias
absolutas (n) o relativas (%) y en el caso de variables cuantitativas (como
la edad) a través de medidas de posición (media y mediana) y de
dispersión (desviación estándar).
RESULTADOS
Del total de personas (60)que han sido encuestadas durante el periodo
analizado, 46 (76.7%) fueron hombres y 14 (23.3%) fueron mujeres.
El perfil de edad se situó entre los 22 y60 años, siendo la edad media de
37.3 años. En el caso de los hombres la edad media fue de 37.39 años y
en el caso de las mujeres fue de 37.14 años. Así pues se observa una
distribución bastante similar entre los dos sexos. El grupo de edad más
numeroso fue el de 40-44 años (consumidores de largo recorrido),
seguido de cerca del 25-29 años.
En lo referente a la zona geográfica de procedencias, las personas que
visitaron la sala de consumo supervisado durante el periodo analizado
provenían fundamentalmente del extranjero (63.3%), siendo el estado
español el origen del 36.67%de los usuarios.
Del 63.3% restante de sujetos extranjeros, el país predominante es
Rumanía (11.7%) seguido de Marruecos (10%). Macedonia con un
6.67% ocuparía el tercer puesto con una ligera diferencia sobre Italia
(6.6%). Otros países de procedencia referidos, en menor porcentaje,
serían la República de Sudáfrica, Portugal, Ucrania, Colombia, Argelia,
Armenia, Macedonia y Georgia. Así pues, un 60.5% de las personas
extranjeras son europeas (de las cuales 60.8% proceden de la Europa
Comunitaria), el 29% son originarias de África y el 10% restante se
encuentran repartido entre Asia y América del Sur.
El mayor número de personas que acuden a nuestra sala y han
participado en el estudio consumen heroína mayoritariamente (41,7%)
seguido de cocaína y speedball (33,3% y 25%de los consumos
respectivamente).
El 85%de los encuestados sigue consumiendo fuera de las sala frente al
15% que lo hace sólo en la sala. De los que consumen fuera, la calle o la
casa (propia o de conocidos) son los lugares donde más inyecciones
ocurren.
El 78,3% se inyecta al menos una ocasión sin un acompañante que le
pueda ayudar en caso de reacción adversa.
El 40%de los encuestados afirma no compartir material de inyección. Del
60% restante, cazuelitas y filtros son los elementos que comparten con
más frecuencia.
Pero únicamente el 1,7% (1 usuario de 60 encuestados) comparte
jeringuillas.
En cuanto a la comparación con las actitudes previas a la asistencia al
SAPS, vemos que el 60% sigue compartiendo material a pesar de las
medidas educacionales, mientras que el 25,8% antes lo hacía y
actualmente ha abandonado la práctica. El 12,9% nunca ha llegado a
compartir material. Un grupo minoritario (3,1%) previamente no compartía
material y ahora lo hace.
El 80% son independientes para la punción y sólo el 10% (6 individuos)
requieren de otras personas para ello. Cabe destacar que el 10%
generalmente pueden hacerlo por ellos mismos pero que en alguna
ocasión necesitan de otra persona para que los pinche.
ENCUESTA
Nº Historia:
Datos personales
Edad
Sexo
País
Sustancia consumida
Heroína
Cocaína
SB
25 (41.7%)
20 (33.3%)
15 (25%)
¿Dónde consume?
Sólo sala
Calle
Casa
9 (15%)
32 (53.3%)
43 (71.7%)
Bar
Lavabo de un bar
Otros
20 (33.3%)
21 (35%)
30 (50%)
¿Con quién?
Sólo
Acompañado
Ambos
16 (26.7%)
13 (21.7%)
31 (51.6%)
¿Comparte?
No comparte
Cazuelitas
Pipas
24 (40%)
25 (41.7%)
6 (10%)
Filtros
Chutas
Carga otra jeringa
17 (28.3%)
1 (1.7%)
7 (11.7%)
Hábitos anteriores*
Sigue compart.
Solía compartir**
Nunca
Antes no ahora sí
18 (30%)
8 (13.3%)
4 (6.7%)
1 (1.7%)
¿Quién le pincha?
Yo mismo
Otros
Ambos
48 (80%)
6 (10%)
6 (10%)
Lorena Andreo, Jessica Camí, Patricia Díaz, Carla Nasarre, Igor Bacovich, Rosa Kistmacher, Montse GrÍfols, Jordi Delás, Margarita
Aguas SAPS. CREU ROJA : infsaps@creuroja.org Avenida Drassanes 13-15 08001 BARCELONA,
CONCLUSIONES
Como datos positivos y de adecuación a la instrucción realizada tenemos que el 40%de los usuarios afirma no compartir material de venopunción en
ninguna ocasión. El 25,8% de los casos que previamente compartían material de inyección, tras la asistencia al SAPS han comenzado a llevar a cabo una
práctica más segura. Además, el 80%de los usuarios son independientes para la venopunción. Solo el 17% comparte jeringuillas contrastando con un
estudio de la sala de venopunción de Vancouver de 2001,en el que el 276% continúa compartiendo jeringuillas.
El consumo sigue dándose básicamente fuera de las salas de venopunción, situación que seguramente mejoraría en el caso que se ampliara el horario de
apertura y la disponibilidad de dichos centros. Sin embargo, aunque consiguiéramos una oferta que cubriera toda la zona de consumo las 24 horas del día
consideramos que probablemente habría una tanto por ciento de la población usuaria de drogas por vía parenteral que seguiría sin utilizarla.
El 78,3% de los usuarios se inyecta sin estar acompañado en alguna ocasión.Éste dato es equiparable a estudios de años anteriores en otras salas,
donde se ve que esta cifra es de 749%. Nuestras medidas educativas sólo son aplicadas por el 21,7%. Dicha situación es potencialmente peligrosa para
el usuario y debería ser una de las funciones principales educativas .
Asu vez, debería insistirse en el peligro de compartir cualquier tipo de material; ya que aunque el porcentaje de personas que comparten jeringuillas es
mínimo, aún se dan bastantes casos de compartir cazuelitas y filtros; mediante los que también se pueden transmitir otras enfermedades como las
hepatitis.
Presentation
Full-text available
Within the harm reduction programs, the role of the dealer or even better the street dealer is very important. In fact the competent dealer must act in the same line of harm reduction. The drug market often acts with the same rules as other legal markets. In this regard, competent distributors should displace incompetent distributors. It may seem surprising, in an illegal market such as that of heroin or cocaine to raise that there are skills that would be desirable for a distributor. But it is what has long been known as a good dealer against bad substance.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.