Los Hijos de La Piedrera: Accidente Nuclear con Cobalto 60 en Ciudad Juárez, Chihuahua en 1984

Article (PDF Available) · December 2015with 2,677 Reads 
How we measure 'reads'
A 'read' is counted each time someone views a publication summary (such as the title, abstract, and list of authors), clicks on a figure, or views or downloads the full-text. Learn more
Cite this publication
Abstract
Investigación Periodística sobre el Accidente Nuclear de Chihuahua con Varillas Radioactivas con Cobalto 60
Figures - uploaded by Sergio Omar Sánchez Alvarez
Author content
All content in this area was uploaded by Sergio Omar Sánchez Alvarez
Content may be subject to copyright.
No caption available
… 
Advertisement
Los Hijos de La Piedrera: Accidente Cobalto 60
Ciudad Juárez
Investigación Periodistica
Sergio Omar Sánchez Álvarez
Universidad Autónoma de Chihuahua
Licenciatura en Periodismo
Matería: Periodismo de Investigación Cientifica
Mtro. Andazola
El robo.
Era una noche fría y silenciosa de diciembre de 1983 en la Bodega de Materiales y
Maquinas del Centro Medico de Especialidades de Ciudad Juárez cuando Vicente Sotelo
Alardín quien en conjunto con Ricardo Hernández desvalijaron una máquina de rayos X
cuyo cabezal fue removido dejando escapar una fuerza invisible pero letal que hasta la
fecha sigue cobrando vidas.
Nadie sabía el fatídico destino del cabezal, sólo Sotelo quién lo vendió al Yonque Fénix por
unos cuantos pesos para sobrevivir, ya que el provenía de un barrio pobre llamado Colonia
AltaVista a unos metros de los E.E.U.U.- y quien llevo en su camioneta de marca Datsun
por media ciudad dispersando sus más de 6000 pellets radioactivos poniendo en peligro la
vida de los Juarenses.
Vicente Sotelo fue el encargado de desmantelar la máquina de cobalto para extirparle el
cabezal que pesaba un poco más de cien kilogramos y que tenía una fuerza radioactiva de
1003 Ci (Curies) aún en activo que logro vender al Yonque Fénix dónde 40 días después
un tráiler que contenía varillas radioactivas provenientes de dicho Yonque y que por error
cruzo un 17 de enero de 1984 por el Laboratorio de Los Álamos en Nuevo México pondría
en jaque a 2 países creando así la peor tragedia radioactiva de Latinoamérica, incluso
mayor a Chernóbil a sólo 2 años antes de que esta ocurriese.
Sotelo cargo con sus manos el cabezal de la máquina de rayos x siendo su cuerpo irradiado
al instante, como cualquier persona que recibe una dosis de tal magnitud se manifiesta al
instante quemaduras de segundo y tercer grado, además de vómito, nausea, diarrea y en
casos muy extremos la muerte instantánea como en el accidente de Chernóbil en Rusia,
pero además de todo esto la camioneta después de ser irradiada fue abandonada por 40
días en la Colonia AltaVista a unos cuantos metros del Rio Bravo en la Frontera con
Estados Unidos, en dónde muchos niños y adultos mayores pasaron sus días cercas de ella
incluso los niños jugaban arriba de la camioneta.
Los daños a corto plazo son visibles: quemaduras, lesión medular, vómitos, diarrea entre
otros, a mediano plazo son baja de células sanguíneas (glóbulos blancos y rojos)
esterilidad provisional y quemaduras de segundo y tercer grado y a largo plazo son
esterilidad permanente, daño medular severo, leucemia, cáncer de huesos, así como
desordenes genéticos e incluso la muerte, muchos de los cuales Sotelo Alardín
experimento de primera mano ya que hace 30 años no existía información al respecto de
los daños que causa la radiación.
La tragedia.
En un lapso de 40 días ocurrió la tragedia radioactiva más grande en la historia de
Latinoamérica, pero como no existía información en esos años los medios minimizaron el
hecho hasta prácticamente olvidarlo y dejando huella en solo un par de reportajes que
unos años después y debido al caso de Chernóbil fueron rescatados, dejando al
descubierto una serie de irregularidades y mal manejo de material peligroso logrando un
acto de negligencia que aún persiste.
Dentro de esos días el cabezal después de venderse como chatarra fue fundido en los
hornos del Yonque Fénix para así lograr fundirse con más escoria creando así una reacción
en cadena que contamino toneladas de chatarra y que a su vez fue vendida para hacer
varillas y bases para mesas a Aceros de Chihuahua S.A. en la capital del estado para así
después contaminar cientos de toneladas que seguirían en activo por mucho tiempo,
incluso se demostró que la varilla fue usada para construir lotes enteros de
fraccionamientos en Ciudad Juárez así como un CEFERESO que tuvo que ser demolido en
su totalidad y además existe el mito de que el primer centro comercial fue construido
con esas mismas varillas, hecho que no pudo ser comprobado debido a la cerrazón de la
administración de dicho inmueble comercial.
Miles de toneladas de varillas y bases para mesa fueron exportadas a 10 estados de la
republica entre ellos Durango, Hidalgo, Zacatecas y el Distrito Federal e incluso fueron
exportadas hacia los EEUU siendo en este último dónde fue descubierto el accidente 40
días después del robo, debido a que un camionero que traía varillas y bases para mesas se
desvió de su ruta y termino pasando por el Laboratorio de Los Álamos lugar el cual
detecto la radioactividad que irradiaba el camión que transportaba el material.
Debido a esto se pudo conocer el suceso y alcanzar a frenar un poco la diseminación de
material radioactivo contaminado para que no fuese un peligro a largo plazo y que debido
a la enorme cantidad de toneladas que fueron exportadas con varilla “sucia” se pudieran
recolectar y almacenar adecuadamente, cuestión que inicio de inmediato a finales de
enero de 1984 a lo largo y ancho de Ciudad Juárez y Chihuahua siendo en esta última
dónde fue fundida la mayor parte de la varilla y bases de mesa que más delante
provocaría una huelga de sus empleados que llevaría un litigio muy recordado en la
población de Chihuahua y que encabezo el Abogado Jaime García Chávez en los 80’s.
La Directora de la Escuela de Enfermería del Centro Médico, Hortensia Moreno aseveró lo
siguiente: “En aquellos años nosotros no sabíamos que era la radioactividad y mucho
menos la bomba de cobalto….creíamos que era chatarra ahí arrumbada en una bodega
sucia y sin luz...”
En el Informe que la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardia titulado:
“Accidente por contaminación con cobalto-60 México 1984” y con número de expediente:
CNSNS-IT-001 se detalla como realmente fue el accidente paso por paso derivado de
entrevistas posteriores y recopilando la información obtenida por el Centro Médico de
Especialidades en el cual recopilan que ellos sabían plenamente de la existencia de esa
bomba de cobalto y que no tenían ni el permiso para usarla y que la habían comprado de
manera ilegal de los E.E.U.U el 25 de Noviembre de 1977.
También en dicho informe relata cómo fue que un simple empleado sin conocimientos
médicos ni de rayos x abrió la unidad de tele terapia y quito el cabezal cuyo peso de 100
kg para venderlo como chatarra al Yonque Fénix el mismo día que la desvalijo por unos
cuantos pesos, además después de llevar la fuente el transporte en el que viajaba quedo
irradiado por 1001 Ci y permaneció por 40 días estacionada en la Colonia Altavista en el
centro de la ciudad a unos escasos metros del Rio Bravo y de El Paso, Texas, poniendo en
riesgo la vida de los pobladores de esa región.
El Gerente de Grupo KALISCH en Ciudad Juárez, lugar que anteriormente era el Yonque
Fénix, reconoció que no estaba al tanto de que las instalaciones de su planta es la misma
de dónde fue fundida parte de la bomba de cobalto y que mucho menos sabia del
problema actual a 30 años de ocurrido: “El caso de Cobalto 60 lo conocía de niño…más no
sabía si era verdad o mentira”, y que actualmente siguen laborando en el lugar del
siniestro sin protección
Andrea Domínguez, pobladora de la colonia Infonavit Casas Grandes, que esta colindante
a lo que era el Yonque Fénix comentó: “Hace 30 años no sabía que era eso del cobalto, ni
yo ni mis vecinos, sólo sé que las maquinas llegaron y destrozaron un fraccionamiento
entero” y desgraciadamente fue algo que en realidad ocurrió.
La varilla contaminada restante se usó para realizar un fraccionamiento entero, un
CEFERESO y un centro comercial el primero de Ciudad Juárez, este último no ha sido
comprobado al 100% pero las fechas concuerdan tanto de construcción como de
utilización de material quemado o contaminado, una práctica muy común que incluso se
ha comprobado que la varilla fue exportada al interior de la Republica con el mismo fin
que realizar edificios y casas.
La Piedrera.
Al más puro estilo bíblico este caso ocurrió en dos etapas de 40 días cada una, haciendo
remembranza de los 40 días que duro el exilio de Jesús en el Desierto y que irónicamente
tendría su fin en el desierto las varillas contaminadas al más puro estilo mexicano con
apoyo de su gobierno, quien en esa época negó toda la información y al contrario hubo
desinformación en torno al caso.
La recolección duro 40 días y se logró recuperar más del 40% de material contaminado
entre escombros, varillas, mesas y un sinfín de material entre ellos el cabezal original y la
camioneta dónde fue transportado el material y que aún contenía mucha contaminación,
el gobierno insto a que este material debía ser enterrado en un lugar neutral alejado de la
mancha urbana, al menos 80 km de la franja fronteriza, y pues lo más cercano era: Las
Dunas de Samalayuca.
La Piedrera es un predio ubicado en un ejido llamado: El Vergel y que expropio el
gobierno federal para que ahí se construyera el cementerio nuclear de Samalayuca y que
en un lapso record de unos cuantos días se acondiciono una fosa enorme que fue
recubierta con concreto, hormigón y plomo para que se resguardara el material
radioactivo que tendría como vida media unos 100 años, pero claro como en México no
sabían cómo hacerlo, lo construyeron rápidamente y sin un modelo a seguir, lo que
ocasionó otro problema mayor aún: robo de material y fuga de radioactividad, ya que La
Piedrera fue construida solo a unos cuantos metros del manto freático de Samalayuca lo
que hoy es conocido como Conejo-Médanos -propiedad de Carlos Slim- y que por 30 años
contaminaría el subsuelo y el agua que es usada tanto por las Ciudades de Juárez,
Samalayuca, Villa Ahumada y Chihuahua así como las Empresas establecidas en esa zona
como la Comisión Federal de Electricidad y Grupo Cementos Chihuahua.
Lo que ocasiono aún un problema aún mayor ya que recientemente salió un reportaje en
el cual decía que el agua del manto freático de Samalayuca ya estaba por agotarse y que
esta agua estaba contaminada lo que reavivo este episodio tan dramático en nuestra
entidad.
La Piedrera es un lugar grande de unos 150 a 200 metros cuadrados y que tiene una
profundidad aproximada de 30 metros el cual tiene una plancha de concreto y plomo,
además de estar cubierto de hormigón a los lados y de escombro radioactivo que incluye
miles de toneladas de varillas y cientos de tambos conteniendo material peligroso pero
esta todo esto al aire libre en una zona donde imperan los vientos, la rapiña y el poco
conocimiento sobre el tema, lo que lo convierte en el Chernóbil viviente de México.
La actualidad
Debido a la nota de reciente salida por la falta de agua en la zona de Samalayuca se ha
demostrado entre los pobladores y con base a estudios que el agua del Conejo-Médanos
ha sido contaminada por la radioactividad convirtiéndola en Agua Dura no tratable para el
ser humano sin embargo, un funcionario de la JCAS quien reservo su identidad comento:
“Sabemos que esta agua está contaminada y es de alto riesgo…pero nuestras plantas
tratadoras hacen el resto…”(sic) .
También los mismos pobladores de Samalayuca, entre ellos el responsable de cuidar La
Piedrera, Don Chuy comentaba: “Pos la verdad esta cabrón este asunto, pero de algo
tenemos que vivir, hay días en que la gente viene aquí y se lleva unas varillas para
venderlas, usarlas en sus casas y así sin control alguno pero pos ya paso mucho tiempo ya
no han de hacer daño” (sic).
La realidad es otra, la vida media del Cobalto 60 es de 5.25 años lo que se calcula entonces
que de 1977 al 2016 casi han pasado 40 años y que si la fuente inicial tenía 1001 Ci en
1977 en 1984 bajo a 500 Ci, en 1989 a 250 Ci, en 1995 a 125 Ci, en el 2000 a 65 Ci, en el
2005 a 30 Ci y actualmente está a una potencia de unos 10 Ci, sin embargo sigue siendo
mortal ya que se ha estado expuesto a toda esa radioactividad por 30 años y no es una
cuestión que se quite con un simple baño, la exposición prolongada puede causar
quemaduras, ceguera, esterilidad, mal formaciones genéticas, cáncer e incluso la muerte y
está última ya se cobró de manera inmediata la vida de Sotelo Alardín y de sus cómplices.
Sólo queda agregar que en México existe una Ley de Seguridad Nuclear y que la Comisión
de Seguridad Nuclear y Salvaguardia debería hacer cumplir, sin embargo los intereses
económicos, sociales y hasta políticos pesan más que las más de 1000 toneladas de
material radioactivo que están en la Piedrera y que seguirán causando terror entre los
pobladores de Samalayuca y Ciudad Juárez y que se impregno en nuestras vidas
apropiándose de nuestro ser en forma de canceres y mutaciones que no se conocen y que
están dejando una generación llamada: Los Hijos de La Piedrera.
La noche era fría pero un calor invadía el cuerpo de Sotelo mientras cargaba la bomba, un
sabor metálico impregnaba en sus papilas y un brillo azul sonreía ante sus ojos, el color de
la muerte invisible y lenta pero desgarradora y sin piedad entraba en la vida de un hombre
quien por unos cuantos pesos vendió su destino, su alma y su vida al demonio de la
radioactividad.
Alumno: Sergio Omar Sánchez Álvarez Matricula: 283901
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.