ArticlePDF Available

Psychotherapy, meditation and cancer

Authors:

Abstract

Before the diagnosis of cancer, meditation is particularly useful to assimilate fright, help in choosing treatment and improve survival, regain control, know how to be about the future uncertain and the fear of recurrence, as well as improve a series of Physical and psychological symptoms such as depression, anxiety, insomnia and fatigue.
22
80
MEDICINA NATURISTA, 2017; Vol. 11 - N.º 2: 80-84
I.S.S.N.: 1576-3080
Psicoterapia, meditación
y cáncer
Pablo Saz-Peiró
Recibido: 3/2/2017 Aceptado: 5/5/2017
RESUMEN
Ante el diagnóstico de cáncer, la meditación es particularmente útil para asimilar el susto, ayudar en la elección del
tratamiento, mejorar la supervivencia, recuperar el control, saber estar ante la incertidumbre sobre el futuro y el temor
de recurrencia, así como mejorar una serie de síntomas físicos y psicológicos, como depresión, ansiedad, insomnio
y fatiga.
Palabras clave: Meditación, atención plena, cáncer.
Psychotherapy, meditation and cancer
ABSTRACT
Before the diagnosis of cancer, meditation is particularly useful to assimilate fright, help in choosing treatment and improve
survival, regain control, know how to be about the future uncertain and the fear of recurrence, as well as improve a series
of Physical and psychological symptoms such as depression, anxiety, insomnia and fatigue.
Keywords: Meditation, mindfulness, cancer.
El idioma Pali, en el que fueron escritos los textos
budistas originarios, tiene una palabra: sati, que deno-
ta conciencia, atención. Al inglés se ha traducido como
Mindfulness y al castellano como atención o concien-
cia plena (1).
Se relaciona con la meditación. Las diferentes es-
cuelas de budismo enseñan dos tipos de meditación
principales y complementarias, en cuyo origen está el
Mindfulness, la calma mental (Shamatha en sánscrito)
y la visión penetrante (Vipashyana en sánscrito). La
meditación Shamatha es un tipo de meditación en la
que se utiliza un objeto, ya sea interno o externo, como
centro de la atención, de tal forma que, cuando la men-
te se aleja del objeto de concentración, se la hace re-
gresar a este objeto. Como objeto se puede utilizar la
respiración (centrándote en el aire que entra y sale de
las fosas nasales, en el movimiento del estómago al
respirar, palabras o frases (contar, mantras), imágenes
una luz (la llama de una vela), etc.
En cambio, la meditación Vipashyana es una me-
ditación que analiza buscando la correcta compren-
sión del modo en que son las cosas (2).
Algunos plantean que el mindfulness no es una
técnica de meditación ni un entrenamiento. Es una
cualidad de la mente que todos poseemos y que con-
siste en estar atento al momento presente, tanto en
lo que acontece dentro de mí como en lo que ocurre
fuera de nosotros mismos.
Todo ser humano tiene la capacidad innata de
prestar atención a sus experiencias, sin juzgarlas y
con total aceptación. Pero ¿cómo desarrollar esa cua-
lidad? O, dicho de otro modo ¿cómo se adquiere min-
dfulness?, ¿es la meditación el método principal para
lograrlo? Quizás, pero no es la única vía. Cuando al-
guien atraviesa una grave enfermedad, es posible que
esa persona aprenda a asumir o aceptar la realidad tal
cual es en ese momento, es decir, que está poniendo
en práctica esta cualidad. Hoy sabemos también que
esta capacidad es observable, valorable y entrenable.
23
MEDICINA NATURISTA, 2017; Vol. 11 - N.º 2: 80-84
SAZ-PEIRÓ P, Psicoterapia, meditación y cáncer
81
La frase con la que Kabat-Zinn enseña lo que te-
nemos que hacer con nuestra atención para alcanzar
la plena consciencia es muy simple: jar la atención y
mantenerla. Fijar y mantener.
Lo más importante no es una técnica en particu-
lar ni una forma concreta de aplicarla, no existe una
palabra mágica ni una postura mágica, lo que parece
ser la clave es renovar cada día el contacto con la sin-
ceridad; con nuestro cuerpo; con la benevolencia y la
calma; con la fuerza vital que vibra constantemente en
nuestro cuerpo y saludarla con respeto (3).
Ya estemos sanos o suframos una enfermad ter-
minal, nadie sabe cuánto va a durar la vida, pues esta
se despliega instante tras instante y la salud consiste
en vivir plenamente cada uno de estos instantes acep-
tándolos tal y como se presentan y abriéndonos a lo
que viene ahora, formando parte de procesos (4).
Cuando nos duele algo, rápidamente tratamos de
averiguar por qué e intentamos solucionarlo. Mucho
antes de que nosotros lo pensemos, nuestro cuer-
po ya ha puesto en marcha el estímulo para que se
produzcan endornas que controlarán el dolor, pero
si este sigue, acabaremos en manos del médico o
de alguien que nos ayude con sus manos y con sus
aparatos a ver un poco mejor lo que pasa y tratar de
remediarlo. Pocas veces nos paramos a pensar que
somos nosotros mismos los que mejor podemos ex-
plorar nuestro propio cuerpo, conocer cada día cómo
funciona; cuál es nuestra postura en cada momento y
nuestra respuesta ante los estímulos que recibimos;
cómo se mueven nuestras articulaciones y cuál es su
límite; dónde chocamos con el dolor y cómo reaccio-
namos ante él; por qué reaccionamos con agrado o
disgusto ante lo que vemos, oímos, tocamos, olemos,
saboreamos.
La capacidad de aplicar y adquirir conocimiento
sobre nuestro propio cuerpo a través de nuestros sen-
tidos es admirable y lo mejor es que, no solo podemos
elaborar una gran prospección y un gran diagnóstico,
sino que a través de nuestra mente podemos com-
prender cómo nuestro cuerpo se adapta de la mejor
manera posible para sobrevivir en el mundo que nos
rodea en relación a los estímulos que recibimos de él.
Tomar conciencia de cómo está la situación y las posi-
bilidades de respuesta que tenemos, hace que las po-
sibilidades de supervivencia se ampliquen y además
mejoremos la calidad de esta supervivencia.
Para entrenar la capacidad de autodiagnóstico y
tratamiento es recomendable elegir pequeños momen-
tos durante el día para preguntarnos cómo nos esti-
mamos; cómo estamos en ese momento; qué postura
tenemos ante la vida; qué sentimos; cómo se mueven
nuestras articulaciones; cómo respiramos; cómo late
nuestro corazón: qué sentimientos tenemos en ese
momento; qué emociones nos invaden; cómo es nues-
tra respuesta a la adaptación; qué conanza tenemos
en nuestra propia capacidad.
Las ondas de los medios de comunicación y
nuestros propios pensamientos están llenas de crisis
y de problemas que se nos acumulan sobre nuestras
propias sensaciones dolorosas o placenteras. Es im-
portante recuperar el aliento y nuestra propia vivencia,
la sensibilidad, centrarnos solo en nuestro momento
y nuestras sensaciones, dejando de lado las ondas
mentales y la información que nos llega por los me-
dios. Kabat-Zin en su programa de meditación lo pres-
cribe como un ritual ideal para recuperar y armonizar
las fuerzas de curación interna.
En yoga, meditación, Qi Gong, la puerta a nues-
tro interior es la respiración. Tomar conciencia de ella
junto con mantener una espalda recta o una postura
digna, tomar conciencia de cómo entra o sale el aire,
nos ayudará a relajarnos y a sentir nuestro cuerpo e
incluso los latidos del corazón.
Richard Davidson estudió cambios que se pro-
ducen a nivel cerebral con la meditación, los cuales
actúan sincronizando varias partes del cerebro y que
perduran un tiempo después, mejorando no solo el op-
timismo sino también su sistema inmunitario (5).
Inda Carlson ha estudiado durante décadas los
efectos de la meditación en distintos pacientes de
cáncer. Es particularmente útil para asimilar el susto
del diagnóstico, ayudar en la elección del tratamiento
y mejorar la supervivencia, incluyendo la pérdida de
control, la incertidumbre sobre el futuro y el temor de
recurrencia (6), así como una serie de síntomas físicos
y psicológicos, como la depresión, la ansiedad, insom-
nio y fatiga (7). Hay mejoras en una serie de resultados
psicológicos y biológicos (8), incluyendo, la presión ar-
terial y la longitud de los telómeros (9) en varios grupos
de sobrevivientes de cáncer (10)
Cristina Torres-Pascual, en una revisión sobre la
bibliografía de la meditación y cáncer concluye que el
interés de la meditación en el campo de la oncología
ha crecido exponencialmente, pero es preciso ampliar
las líneas de investigación a distintos tipos de cáncer,
con estudios metodológicamente rigurosos y la impli-
cación continuada de las instituciones y autores (11).
Como dice Lanza del Vasto en su libro El umbral
de la vida interior (12), es bueno que sepamos qué
24
MEDICINA NATURISTA, 2017; Vol. 11 - N.º 2: 80-84
SAZ-PEIRÓ P, Psicoterapia, meditación y cáncer
82
hacer para cuidarnos a diario y de forma poética nos
explica que lo tenemos escrito en cada uno de los
dedos de nuestra mano. Nos habla de la atención y
el respeto, de la respiración y del ritmo, de la vertical
y la dignidad, de la relajación y el desasimiento, de
la meditación y la oración. La primera herramienta
para lograr el cometido de la conciencia interior es la
appel o llamada, sencilla práctica de autoconciencia
en orden a estar presente al presente. Pararse de
pie y en la vertical, estar atento al presente. Buscar
un momento para plantarnos, adquirir conciencia de
nuestra postura, concentrarnos en el centro de nues-
tro cuerpo (cuatro dedos por debajo del ombligo,
donde la cultura japonesa localizar el hara) y sentir la
respiración, sentir cómo nuestros pies contactan con
el suelo mientras nuestra postura está recta, rme y a
la vez relajada, con los hombros en su sitio, con ener-
gía para el movimiento y a la vez con la capacidad de
mover con facilidad todas y cada una de la articula-
ciones de nuestro cuerpo: el cuello, los hombros, la
columna, la cadera, las rodillas, los pies, ver cómo
todo se mueve con facilidad. Extendemos a la vez
nuestra vista intentando percibir todo lo que nos ro-
dea con una mirada panorámica y periférica amplia.
Esta sensación de control de nuestra postura, nues-
tro centro, nuestra energía y relajación, intentamos
integrarla en nuestros movimientos habituales diarios
y, si al hacerlo encontramos dolor o dicultad, exa-
minar de dónde procede, dónde está el límite. Este
hecho simple de toma de conciencia, de diagnóstico
de situación, nos hará poner en marcha los recursos
naturales para solucionar los problemas, será la base
del mejor tratamiento médico del que disponemos:
nuestra propia capacidad curativa.
En 1968 Stephanie y Carl Simonton (13) comen-
zaron a considerar las aptitudes que algunos pacien-
tes tenían hacia el cáncer y comenzaron a ver cómo
las creencias de los pacientes inuían sobre la en-
fermedad. Al preguntarse por qué ocurría la curación
espontánea, comenzaron a ver qué pautas de compor-
tamiento tenían estos pacientes, las cuales les ayuda-
ban a superar la enfermedad.
Se encontraron con lo siguiente:
Tenían vocación por su trabajo.
No es gente dócil, ellos mandan siempre.
Son inteligentes y autosucientes.
Son tolerantes.
Nunca tiene fallos, solo avisos para recticar.
Son optimistas.
Los Simonton trabajaron con el biofeedback, las
visualizaciones y la relajación y poco a poco fueron
poniendo a punto un método de trabajo para enfer-
mos de cáncer. Sus libros Recuperación de la salud
y Familia contra la enfermedad tratan de ello. También
otros autores como Andrew Well (14) nos hablan de
la curación espontánea y de la capacidad que tiene
el cuerpo para sanarse cuando el paciente tiene una
meta: estar sano. Otros autores como Norman Cusin
se interesan por una biología de la esperanza cuando,
a partir de su curación de una enfermedad incurable,
comienza a investigar la gran relación que existe entre
el sistema inmunológico y la psique. Bernie Siegel15 va
un poco más allá proponiendo que el amor y el perdón
son fuente de salud y resortes para que el propio cuer-
po ponga en marcha su capacidad curativa.
También los Simonton consideran que muchas
veces la enfermedad tiene un proceso psicológico.
Por ejemplo, experiencias en la infancia que suponen
la decisión de ser un cierto tipo de persona, aconte-
cimientos estresantes, problemas que no sabemos
manejar y se quedan estáticos, rígidos, incambiables,
ante esta situación que lleva a la enfermedad. Pode-
mos decir, pues, que cuando aparece la enfermedad
es como el punto que tiene el cuerpo para poner en
marcha su mecanismo de recuperación.
El diagnóstico de una enfermedad que amenaza
la vida proporciona al individuo una nueva perspectiva
sobre sus problemas señalando lo que es más impor-
tante. El individuo decide modicar su comportamien-
to, ser otro tipo de persona.
Los procesos físicos del cuerpo responden a los
sentimientos de esperanza y al renovado deseo de vi-
vir, creando un ciclo de refuerzo al nuevo estado men-
tal (a veces el proceso tiene altibajos pero la meta está
en la curación). El paciente recuperado está mejor que
antes, su recuperación ha ido más allá.
Es importante establecer un sistema de creencias
positivo. Las creencias no son realidades sino ideas,
e ideas y creencias podemos tener las que queramos.
Aconsejaría que nos quedásemos siempre con las
positivas pues en ellas está el camino de la curación
espontánea.
La primera creencia es que todo lo que nos pasa
tiene una nalidad positiva que es la de recuperar
nuestra salud y ser mejores. El cáncer no es solo una
enfermedad que lleva a la muerte, es una enfermedad
a través de la cual hay personas que llegan a estar y
vivir mejor. El cáncer no es algo que golpea desde el
exterior para lo que no hay esperanza ni medio para
25
MEDICINA NATURISTA, 2017; Vol. 11 - N.º 2: 80-84
SAZ-PEIRÓ P, Psicoterapia, meditación y cáncer
83
controlarlo. Es una lucha con el sistema inmunológico
de nuestro cuerpo que intenta restaurar el propio equi-
librio para sobrevivir el mayor tiempo posible.
El tratamiento del cáncer no siempre es drástico
y con efectos secundarios. A veces es simplemente
un aliado importante para ayudar a las defensas de
nuestro organismo. Y las creencias no son falsas es-
peranzas sino formas optimistas de aceptar la vida y
la propia salud.
La terapia que proponen los Simonton (16) se
basa en los siguientes pasos:
1. Participar en su propia salud. El paciente es in-
formado de todo su proceso y toma sus propias
decisiones. Sobre esas decisiones, siempre bien
tomadas, el terapeuta le ayuda. (Hace tiempo que
yo mismo llegué a la conclusión de que, cuando el
paciente tiene información, siempre toma la mejor
decisión para él mismo, aunque en algunos mo-
mentos no lo entendamos).
2. Aceptar que la enfermedad aporta benecios: po-
der expresar emociones, participar en el hecho de
elegir, cambiar a través de ella, descansar del tra-
bajo, etc.
3. Aprender a relajarse y a visualizar la recuperación
(como relajación podemos utilizar los métodos de
Jacopson o el entrenamiento autógeno de Schult,
ambos muy sencillos).
4. Valoras las imágenes mentales positivas.
5. Superar el resentimiento, perdonar a la persona
odiada y saber disfrutar del amor (15).
6. Crear el futuro, establecer metas.
7. Encontrar el propio guía interno de salud. En
ocasiones, a través de la visualización se en-
cuentra un animal y nos identicamos con él y
con su fuerza o una persona anciana que da
consejos. Estas técnicas han sido utilizadas
para la curación desde hace milenios y seguimos
redescubriendo su ecacia. La visualización de
tótems de animales sigue dándose hoy igual que
en otras épocas (17).
8. Controlar el dolor, sentir lo que nos quiera decir
el dolor a nivel físico y psicológico y cómo lo po-
demos controlar sobre todo con medios naturales,
desde plantas como la adormidera o morna has-
ta el estimulo de nuestras propias endornas que
han demostrado tener un efecto de producción de
apoptosis o muerte en las células cancerosas.
9. Ejercicio. El movimiento es una de las característi-
cas más importantes que se dan de forma regular
en la mayoría de los casos de curación espontá-
nea, al igual que las modicaciones en la dieta.
10. Enfrentarse a los miedos, a la recaída y a la muerte.
11. Hacer que la familia pueda expresar su cariño y
apoyo para mejorar la calidad de vida y potenciar
la recuperación de la salud.
12. Un punto excepcional en el tratamiento que señala
Norman Cusin (18) es la risa y su gran inuencia
en el sistema inmunológico. Hay que reír todos los
días y buscar el sentido del humor.
Siegel señala que ante esta enfermedad hay que
aprender a sobrevivir a toda costa y conar que todas
las células de nuestro cuerpo están en ello. No importa
lo que digan o hagan otros, si hemos de sobrevivir es
porque somos excepcionales.
BIBLIOGRAFÍA
1. Gálvez-Galve JJ. Atención Plena: revisión. Me-
dicina Naturista, 2013; Vol. 7, N.º 1: 3 6.
2. Ricard M. El arte de la meditación. Barcelona:
Urano, S.A. 2009.
3. Servan-Schreiber D. Anticáncer. Una nueva for-
ma de vida. Editorial Espasa Calpe. 2008.
4. Jon Kabat-Zinn. Vivir con plenitud las crisis. Ed
Kairos. 2016.
5. Davidson RJ, Kabat-Zinn J, Schumacher J,
Rosenkranz M, Muller D, Santorelli SF, Urbanowski F,
Harrington A, Bonus K, Sheridan JF. Alterations in bra-
in and immune function produced by mindfulness me-
ditation. Psychosom Med. 2003 Jul-Aug;65(4):564-70.
6. Reich RR, Lengacher CA, Alinat CB, Kip KE,
Paterson C, Ramesar S, Han HS, Ismail-Khan R,
Johnson-Mallard V, Moscoso M, Budhrani-Shani P,
Shivers S, Cox CE, Goodman M, Park J. Mindfulness-
Based Stress Reduction in Post-treatment Breast Can-
cer Patients: Immediate and Sustained Effects Across
Multiple Symptom Clusters. J Pain Symptom Manage.
2017 Jan;53(1):85-95
7. Eyles C, Leydon GM, Hoffman CJ, Copson ER,
Prescott P, Chorozoglou M, Lewith G. Mindfulness for
the self-management of fatigue, anxiety, and depres-
sion in women withmetastatic breast cancer: a mixed
methods feasibility study. Integr Cancer Ther. 2015
Jan;14(1):42-56.
8. Rouleau CR, Garland SN, Carlson LE. The im-
pact of mindfulness-based interventions on symptom
burden, positive psychological outcomes, and biomar-
26
MEDICINA NATURISTA, 2017; Vol. 11 - N.º 2: 80-84
SAZ-PEIRÓ P, Psicoterapia, meditación y cáncer
84
kers in cancer patients. Cancer Manag Res. 2015 Jun
1;7:121-31
9. Carlson LE, Beattie TL, Giese-Davis J, Fa-
ris P, Tamagawa R, Fick LJ, Degelman ES, Speca
M.Mindfulness-based cancer recovery and supportive
expressive therapy maintain telomere length relati-
ve tocontrols in distressed breast cancer survivors.
Cancer. 2015 Feb 1;121(3):476-84. doi: 10.1002/
cncr.29063. Epub 2014 Nov 3.
10. Carlson LE. Mindfulness-based interven-
tions for coping with cancer. Ann N Y Acad Sci. 2016
Jun;1373(1):5-12.
11. Torres-Pascual C. Análisis bibliométrico sobre
el estado de las investigaciones de meditación en on-
cología. Medicina naturista, 2015; Vol. 9-N.º 1: 2-8.
12. Lanza del Vasto. El umbral de la vida interior.
Ed. Sígueme.
13. Simonton, Stepphanie and Carrl. Recuperar la
salud. Editorial Raíces. 4ª Edición. Madrid. 1994.
14. Weil Andrew. La curación espontánea. Edito-
rial Urano. Barcelona 1995.
15. Siegel Bernie. Amor, medicina milagrosa. Edi-
torial Espasa y Calpe. Madrid. 1988.
16. Simonton S. Familia contra enfermedad. Edito-
rial Raíces. Madrid 1989.
17. Chernak S. Los animales maestros y sanado-
res. Editorial integral. Barcelona. 1998.
18. Cusins N. Principios de autocuración. Biología
de la esperanza. Editorial Urano. Barcelona. 1991.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
Context: Breast cancer survivors (BCS) face adverse physical and psychological symptoms, often co-occurring. Biological and psychological factors may link symptoms within clusters, distinguishable by prevalence and/or severity. Few studies have examined the effects of behavioral interventions or treatment of symptom clusters. Objectives: The aim of this study was to identify symptom clusters among post-treatment BCS and determine symptom cluster improvement following the Mindfulness-Based Stress Reduction for Breast Cancer (MBSR(BC)) program. Methods: 322 Stage 0-III post-treatment BCS were randomly assigned to either a six-week MBSR(BC) program or usual care. Psychological (depression, anxiety, stress and fear of recurrence), physical (fatigue, pain, sleep and drowsiness), and cognitive symptoms and quality of life (QOL) were assessed at baseline, six and 12 weeks, along with demographic and clinical history data at baseline. A three-step analytic process included the error-accounting models of factor analysis and structural equation modeling. Results: Four symptom clusters emerged at baseline: pain, psychological, fatigue, and cognitive. From baseline to six weeks the model demonstrated evidence of MBSR(BC) effectiveness in both the psychological (anxiety, depression, perceived stress and QOL, emotional well-being) (p=0.007) and fatigue (fatigue, sleep, and drowsiness) (p<0.001) clusters. Results between six and 12 weeks showed sustained effects, but further improvement was not observed. Conclusion: Our results provide clinical effectiveness evidence that MBSR(BC) works to improve symptom clusters, particularly for psychological and fatigue symptom clusters, with the greatest improvement occurring during the six-week program with sustained effects for several weeks after MBSR(BC) training.
Article
Full-text available
Research on the use of mindfulness-based stress reduction and related mindfulness-based interventions (MBIs) in cancer care has proliferated over the past decade. MBIs have aimed to facilitate physical and emotional adjustment to life with cancer through the cultivation and practice of mindfulness (ie, purposeful, nonjudgmental, moment-to-moment awareness). This descriptive review highlights three categories of outcomes that have been evaluated in MBI research with cancer patients – namely, symptom reduction, positive psychological growth, and biological outcomes. We also examine the clinical relevance of each targeted outcome, while describing recently published original studies to highlight novel applications of MBIs tailored to individuals with cancer. Accumulating evidence suggests that participation in a MBI contributes to reductions in psychological distress, sleep disturbance, and fatigue, and promotes personal growth in areas such as quality of life and spirituality. MBIs may also influence markers of immune function, hypothalamic–pituitary–adrenal axis regulation, and autonomic nervous system activity, though it remains unclear whether these biological changes translate to clinically important health benefits. We conclude by discussing methodological limitations of the extant literature, and implications of matching MBIs to the needs and preferences of cancer patients. Overall, the growing popularity of MBIs in cancer care must be balanced against scientific evidence for their impact on specific clinical outcomes.
Article
Full-text available
Background: Group psychosocial interventions including mindfulness-based cancer recovery (MBCR) and supportive-expressive group therapy (SET) can help breast cancer survivors decrease distress and influence cortisol levels. Although telomere length (TL) has been associated with breast cancer prognosis, the impact of these two interventions on TL has not been studied to date. Methods: The objective of the current study was to compare the effects of MBCR and SET with a minimal intervention control condition (a 1-day stress management seminar) on TL in distressed breast cancer survivors in a randomized controlled trial. MBCR focused on training in mindfulness meditation and gentle Hatha yoga whereas SET focused on emotional expression and group support. The primary outcome measure was relative TL, the telomere/single-copy gene ratio, assessed before and after each intervention. Secondary outcomes were self-reported mood and stress symptoms. Results: Eighty-eight distressed breast cancer survivors with a diagnosis of stage I to III cancer (using the American Joint Committee on Cancer (AJCC) TNM staging system) who had completed treatment at least 3 months prior participated. Using analyses of covariance on a per-protocol sample, there were no differences noted between the MBCR and SET groups with regard to the telomere/single-copy gene ratio, but a trend effect was observed between the combined intervention group and controls (F [1,84], 3.82; P = .054; η(2) = .043); TL in the intervention group was maintained whereas it was found to decrease for control participants. There were no associations noted between changes in TL and changes in mood or stress scores over time. Conclusions: Psychosocial interventions providing stress reduction and emotional support resulted in trends toward TL maintenance in distressed breast cancer survivors, compared with decreases in usual care.
Article
Full-text available
The Mindfulness could be understood as consciousness encompasses both attention and awareness; it is paying reflexive attention to the present moment. Originating in the Buddhist tradition, Mindfulness meditation has been applied as a preventative and therapeutic tool in hospitals and clinic. The literature on Mindfulness is constantly expanding requiring updated reviews regularly.
Article
Full-text available
The impact of living with metastatic breast cancer (MBC) is considerable and psychosocial support can be beneficial. Mindfulness-based stress reduction (MBSR) can help self-management of anxiety, depression, quality of life (QoL), and fatigue and has been evaluated in early-stage breast cancer but not MBC. This study investigated the acceptability and feasibility of providing MBSR for women with MBC and of introducing MBSR into a National Health Service (NHS) setting. A mixed methods convergent design was used. Eligible women with MBC, an Eastern Cooperative Oncology Group (ECOG) score of 0 to 2, stable disease, and life expectancy of at least 6 months were invited to attend (by their oncologist) an 8-week MBSR course. Qualitative interviews with patients, a focus group, and interview with NHS staff were held to explore acceptability and feasibility of MBSR. Questionnaires at baseline, during (weeks 4, 8), and after (weeks 16, 24) the course measured fatigue, anxiety and depression, mindfulness, disease-specific QoL, and generic preference based QoL. Of 100 women approached, 20 joined the study. One woman dropped out prior to the intervention due to illness progression. Nineteen women took part in 3 MBSR courses. Recruitment to 2 of the 3 courses was slow. Commitment to 8 weeks was a reason for non-participation, and proved challenging to participants during the course. Participants found the course acceptable and reported many cumulative and ongoing benefits. These included feeling less reactive to emotional distress and more accepting of the disruption to life that occurs with living with MBC. There was high attendance, completion of course sessions, adherence to home practice, excellent follow-up rates, and high questionnaire return rates. MBSR was acceptable to MBC patients, who perceived benefits such as improved anxiety and QoL; but the MBSR course requires a considerable time commitment. There is scope to tailor the intervention so that it is less intensive.
Article
Full-text available
The underlying changes in biological processes that are associated with reported changes in mental and physical health in response to meditation have not been systematically explored. We performed a randomized, controlled study on the effects on brain and immune function of a well-known and widely used 8-week clinical training program in mindfulness meditation applied in a work environment with healthy employees. We measured brain electrical activity before and immediately after, and then 4 months after an 8-week training program in mindfulness meditation. Twenty-five subjects were tested in the meditation group. A wait-list control group (N = 16) was tested at the same points in time as the meditators. At the end of the 8-week period, subjects in both groups were vaccinated with influenza vaccine. We report for the first time significant increases in left-sided anterior activation, a pattern previously associated with positive affect, in the meditators compared with the nonmeditators. We also found significant increases in antibody titers to influenza vaccine among subjects in the meditation compared with those in the wait-list control group. Finally, the magnitude of increase in left-sided activation predicted the magnitude of antibody titer rise to the vaccine. These findings demonstrate that a short program in mindfulness meditation produces demonstrable effects on brain and immune function. These findings suggest that meditation may change brain and immune function in positive ways and underscore the need for additional research.
Vivir con plenitud las crisis
  • Jon Kabat-Zinn
Jon Kabat-Zinn. Vivir con plenitud las crisis. Ed Kairos. 2016.
Torres-Pascual C. Análisis bibliométrico sobre el estado de las investigaciones de meditación en oncología
Jun;1373(1):5-12. 11. Torres-Pascual C. Análisis bibliométrico sobre el estado de las investigaciones de meditación en oncología. Medicina naturista, 2015; Vol. 9-N.º 1: 2-8. 12. Lanza del Vasto. El umbral de la vida interior.
Weil Andrew. La curación espontánea. Editorial Urano Siegel Bernie. Amor, medicina milagrosa. Editorial Espasa y Calpe
  • Ed
  • Sígueme
Ed. Sígueme. 13. Simonton, Stepphanie and Carrl. Recuperar la salud. Editorial Raíces. 4ª Edición. Madrid. 1994. 14. Weil Andrew. La curación espontánea. Editorial Urano. Barcelona 1995. 15. Siegel Bernie. Amor, medicina milagrosa. Editorial Espasa y Calpe. Madrid. 1988. 16. Simonton S. Familia contra enfermedad. Editorial Raíces. Madrid 1989. 17. Chernak S. Los animales maestros y sanadores. Editorial integral. Barcelona. 1998. 18. Cusins N. Principios de autocuración. Biología de la esperanza. Editorial Urano. Barcelona. 1991.
Una nueva forma de vida. Editorial Espasa Calpe
  • Ricard M El Arte De La Meditación
  • Barcelona
Ricard M. El arte de la meditación. Barcelona: Urano, S.A. 2009. 3. Servan-Schreiber D. Anticáncer. Una nueva forma de vida. Editorial Espasa Calpe. 2008.