ArticlePDF Available

Conversando sobre educación

Authors:
Perspectivas 249
RESUMEN
Durante cerca de un año, los autores de este artículo –diseñadores y
profesores del curso Diseño y Gestión de Sí Mismo– han venido reflexionando
sobre la educación desde una perspectiva crítica a los enfoques tradicionales, que
focalizan el proceso educativo en la dimensión cognitiva. En esta conversación
editada los autores proponen una mirada sistémica de la educación, en la cual
esta es vista como un proceso de transformación en la convivencia entre padres e
hijos en el hogar y entre profesores y alumnos en la escuela. El foco de este
proceso debe ser, según los autores, la transformación gradual de los niños y
jovenes en adultos autónomos, democráticos, conscientes de sí mismos y de su
entorno, colaboradores, respetuosos, responsables, imaginativos, abiertos al cambio
y comprometidos con la preservación y ampliación de los espacios de convivencia.
Se argumenta que ello requiere dignificar y refundar la función educacional
instalando en el país un proceso de formación y reformación de profesores centrado
en el incremento de las capacidades necesarias para ser facilitadores de la dinámica
de transformación integral de los niños y jóvenes: capacidad de vivir en la aceptación,
capacidad de escuchar, confianza en sí mismos, dominio de los conocimientos y
prácticas de las disciplinas en que se desenvuelven y comprensión de los fenómenos
pedagógicos, entre otras. Se argumenta que la educación así entendida genera
también, en contra de lo que normalmente se piensa, las capacidades requeridas
por la empresa y las organizaciones modernas en el marco de la globalización y el
vértigo del cambio: trabajo en equipo, capacidad y espíritu para emprender e
innovar, búsqueda de la calidad y la productividad, entre otras.
Conversando sobre
educación*
Humberto Maturana y Carlos Vignolo
* Agradecemos la colaboración de Susana Cendoya en la transcripción y edición de
la primera versión de esta conversación y de Julia Pérez pora incorporar las múltiples
modificaciones sufridas por el texto entre esa versión y esta última.
HUMBERTO MATURANA, Instituto de Formación Matríztica, Calle Las
Urbinas 87, Of. 16, Santiago, Chile.
Fax: (56-2) 233 1168/232 3588
Correo electrónico: matrizbiologica@entelchile.net
CARLOS VIGNOLO, Centro de Gestión (CEGES), Departamento de Ingeniería
Industrial, Universidad de Chile, Avenida República 701, Santiago, Chile.
Fax: (56-2) 689 7895 Correo electrónico: cvignolo@dii.uchile.cl
Humberto Maturana es Ph.D. en
Biología de la Universidad de Harvard.
Actualmente es Profesor Titular de la
Universidad de Chile y desde 1986, en
paralelo con sus actividades de
investigación y docencia en la
Facultad de Ciencias, ha dictado
permanentemente cursos y
conferencias en el Departamento de
Ingeniería Industrial. Desde marzo
de2000 es investigador asociado del
Programa de Habilidades Directivas
de ese departamento. En 1994 le fue
otorgado el Premio Nacional de
Ciencias. Entre sus publicaciones más
recientes se cuentan: “Objetividad: Un
argumento para obligar”, Dolmen
Ediciones, Santiago de Chile, 1998;
“Transformación en la Convivencia”,
Dolmen Ediciones, Santiago de Chile
1999; “Origins of the species by means
of natural drift”. Revista Chilena de
Historia Natural, volumen 73, año
2000.
Carlos Vignolo es Ingeniero Civil
Industrial, Magister en Ingeniería
Económica de la Universidad de Chile
y Ph.D (c) en Economía de la
Universidad de Sussex. Actualmente se
desempeña como académico del
Departamento de Ingeniería Industrial
de la Universidad de Chile, donde
dirige el Programa de Habilidades
Directivas. Sus publicaciones más
recientes son: “Repensando el pensar:
Hacia un paradigma chileno para el
desarrollo chileno”; por aparecer. “La
Universidad de Chile piensa en Chile”,
Ediciones Lom, “Zen en el arte de
innovar: Hacia un nuevo paradigma
de la innovación empresarial”, Revista
Estudios Públicos, Vol. 70, otoño 1998,
y “Nuevos paradigmas en
management: Una aproximación
desde la experiencia de modernización
de los sistemas públicos en Chile”,
Reforma y Democracia, Nº 11, junio
1998, Caracas, Venezuela.
¿Por qué un biólogo y un ingeniero
llegan a afirmar que lo más
importante es la educación? ¿Desde
dónde formulan este juicio? Una serie
de preguntas planteadas por la revista
Perspectivas, en torno a algunos
temas que aparecen relevantes para
el diseño de políticas públicas sobre
educación, gatillan la conversación y
reflexión desde sus particulares
posiciones y experiencias.
Revista Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 4, Nº 2, 2001 (pp. 249-266)
Perspectivas 250
INTRODUCCIÓN A LA CONVERSACIÓN: SOBRE EL OBJETIVO Y EL MÉTODO
CV Para este número especial de la revista Perspectivas en Política, Economía y Gestión, nos han
invitado a reflexionar sobre educación, desde una perspectiva crítica de la visión tradicional de
la educación en nuestra cultura, a la que yo, siguiendo a otros autores, me refiero normalmente
como metafísica racionalista. Con esta calificación se da cuenta, en primer lugar, de la idea de
que los seres humanos tienen, y en buena medida nacen, con un ser que es predeterminado. Con
ella, en segundo lugar, se busca connotar la preeminencia de lo racional en la configuración de lo
humano, que determina, entre otras muchas cosas, que la educación sea vista como una cuestión
eminentemente centrada en la adquisición de conocimientos.
Nos piden, además, que hagamos un especial esfuerzo por hacer entendible nuestras posturas al
lector objetivo de la revista, que no es especialista en estas materias ni se desempeña en el mundo
de la academia.
¿Qué te parece esta invitación?
HM Me parece excelente. Me parece también necesario aclarar al lector y a los editores, desde el inicio,
que si bien compartimos una visión crítica de los enfoques educacionales convencionales, no
tenemos ni una postura ni una propuesta común a priori, ni pretendemos lograr esa meta en esta
conversación. Pienso que, por ello mismo, es una buena opción esta de simplemente editar nuestra
conversación, dejando en claro que es lo que cada uno de nosotros afirma y propone, y aceptar
que a veces seguimos caminos divergentes.
CV Totalmente de acuerdo. Agregaría que sí compartimos una visión epistemológica constructivista.
Es decir, ambos creemos que la realidad se construye al observarla y al nombrarla y que, por lo
tanto, no pretendemos a través de esta conversación develar verdades objetivas, sino tan sólo
contribuir a la generación de interpretaciones nuevas y útiles para lidiar con los desafíos
contemporáneos de este complejo y crucial fenómeno social que es la educación.
Algo más sobre nuestro método. Sueles hacer referencia al hablar desde uno mismo, al fluir en
la conversación con el otro o los otros develando al hacerlo la historia personal y la emoción
desde la que se conversa, despreocupándose de la referencia a las fuentes intelectuales de lo hablado,
siendo esto último elemento central del método científico convencional. Dado ello, ¿te parece
esta, la de hablar desde nosotros mismos, que a mí siempre me resulta muy atractiva, una
opción válida para responder a la invitación que nos hacen los editores de esta revista?
HM Pienso que sí, porque lo que revela el hablar desde uno mismo es que uno no está diciendo lo que
está diciendo con una fundamentación ajena a la aceptación que uno tenga de lo que dice. O sea,
puede ser que otra persona haya dicho una cosa parecida, pero cuando tú lo dices, eres tú el que
se ha hecho dueño de eso. Esto es, hablas desde ti y, por lo tanto, lo que tú dices te compromete,
y te revela, y eso es, creo yo, lo que da confianza a quien escucha.
Al mismo tiempo es posible que el que escucha se queje de que no hay muchas referencias a otros
autores, pero yo pienso que uno no tiene que hacer referencia a otro autor a menos que lo vaya a
-
Maturana y Vignolo: Conversando sobre educación
Perspectivas 251
traer a la palestra como un argumento, ya sea para apoyar lo que uno dice, ya sea para objetar lo
que otro dice, haciéndose uno en el acto responsable de lo que dice. Si ninguna de estas dos
condiciones se aplica, basta con hablar desde sí mismo.
CV Pienso que una última advertencia al lector es necesaria: ninguno de los dos se considera, según
lo hemos conversado previamente, experto en políticas educacionales, ni conocemos en detalle el
avance ni los proyectos en curso con relación al mejoramiento de la educación en Chile. Es posible,
por tanto, que algunas de nuestras críticas al sistema actual sean injustas y que algunas de nuestras
proposiciones de innovación estén ya siendo llevadas a cabo. Ciertamente, sería mejor que
conociéramos al detalle todo lo que se ha hecho y lo que está proyectado para hacerse, pero ello
escapa por lejos al alcande de lo que podemos hacer ahora para responder a la invitación que nos
han formulado. Y como nuestro único objetivo es ampliar el espacio de diálogo y no enjuiciar a
nadie entonces simplemente pedimos excusas anticipadas por los posibles errores de esta
naturaleza en que podamos incurrir en esta conversación.
El rol del ministerio y los profesores
CV Dicho ello, comencemos entonces abordando la primera pregunta de nuestro invitante. Si tú
fueras Ministro de Educación, ¿qué harías que, de acuerdo a tu conocimiento, no se esté haciendo
ahora?
HM En mi opinión lo que pasa con el Ministerio de Educación es que no tiene capacidad de acción
efectiva, porque ha entregado la tarea educacional al espacio privado, a las municipalidades y a la
libre empresa. Por esto el Ministerio de Educación, a lo más, puede plantear ciertas nociones
generales como, por ejemplo, la declaración de una reforma educacional que tiene que ser
interpretada y revisada fuera del Ministerio por los distintos colegios y centros educacionales que
existen como entes privados de intención comercial. Pero pienso también que el Ministerio de
Educación podría abrir un espacio donde él participase directamente a través de su preocupación
por la formación o la reformación de los profesores. Esto podría hacerse a través de un organismo
que aún existe y que es el Centro de Perfeccionamiento del Magisterio. Yo lo reactivaría y lo
transformaría en un centro de recepción de profesores para ponerlos al día en prácticas de las
distintas disciplinas que ellos enseñan, ya sea mediante laboratorios, talleres o seminarios de
acción y reflexión, según se trate de ciencia, de arte o de filosofía.
Además haría paralelamente un Centro de Formación Humana cuyo propósito sería generar
actividades que devolvieran a los profesores la confianza en sí mismos a través de una mejor
comprensión de su ser y su quehacer, como seres humanos y como profesores. Más aún, pienso
que ambos deberían idealmente ser centros a través de los cuales pasaran todos los maestros de
Chile, en un proceso continuo de recuperación espiritual y cognitiva a lo largo de sus años
profesionales. Así, el Ministerio podría dirigir no el detalle de la educación, sino la inspiración del
proceso educativo a través de la formación de los profesores.
CV Un argumento que varias veces he escuchado es aquel que sostiene que el principal obstáculo
al mejoramiento de la educación son los propios profesores, a los cuales tú sugieres invitar a
recapacitarse y a reformarse. Sostienen, los que así argumentan, que ellos serían reacios al
Revista Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 4, Nº 2, 2001 (pp. 249-266)
Perspectivas 252
cambio, a la transformación del sistema educacional. Mi experiencia con grupos de profesores
de enseñanza básica y media, en los cursos de Innovación y Gestión en Educación (que
durante varios años conduje como parte de los Programas de Actualización para Profesores
que imparte la Universidad de Chile en los períodos de vacaciones, de verano o invierno) me
lleva, sin embargo, a una conclusión totalmente diferente. Si bien al iniciar dichos cursos
normalmente de 2 a 5 días intensivos de duración observaba signos de oposición al cambio,
no recuerdo sino muy contados casos, de entre cerca de 250 participantes, de profesores que
no se entusiasmaran e involucraran completamente en el espacio de transformación que esos
programas ofrecían.
Esa misma actitud observé en un grupo de alrededor de 40 profesores y directivos del Colegio
Francisco de Miranda el colegio de mis 5 hijos a los cuales invité hace algunos años a una
experiencia similar. ¿Has tenido tú experiencias directas de trabajo con profesores? ¿Cuál es tu
visión acerca de la disposición de ellos a recapacitarse y reformarse?
HM Sí. He tenido algunas experiencias con profesores de un proyecto que con Sima Nisis hemos
hecho en algunos colegios de Huechuraba y Macul, partiendo del entendido que, para que los
estudiantes efectivamente se encuentren adecuadamente acogidos y guiados en su formación
como ciudadanos, es fundamental que los profesores recuperen su dignidad, volviendo a tener
respeto por sí mismos y por su profesión.
Lo que nosotros hemos hecho ha sido invitar a los docentes de esos colegios a actividades que
llevan a amarse a sí mismos como seres autónomos y responsables a través de entender mejor su
condición humana. Y por las cosas que ellos comentan los resultados son positivos. Al cambiar su
relación consigo mismos, cambia su relación con los estudiantes y sus colegas, y eso resulta en
que los conflictos que tenían entre sí o con los estudiantes se desvanecen. De hecho, los estudiantes
pasan a ser los mejores colaboradores de los profesores en la tarea docente.
La educación es una transformación en la convivencia
CV Podemos entonces pasar a otras de las preguntas del editor: ¿Qué es para ti educar? ¿Cuál es, en tu
opinión, el rol de los profesores en esto de educar?
HM Para mí el educar es en el presente un intento de hacer de manera artificial algo que debería
ocurrir de manera espontánea en la convivencia en familia o en comunidad, como los espacios de
convivencia donde se da todo el vivir que el niño vivirá como adulto. Los niños se transforman en
la convivencia según el convivir que ellos viven con los adultos con quienes conviven. Lo que
ocurre es que ahora la familia o la comunidad cercana no proporciona todo el espacio experiencial
que el niño debería vivir para ser un adulto capaz de sostenerse a sí mismo como miembro de la
gran comunidad que deberá integrar. Por esto los niños ya no se forman como adultos solamente
en el entorno familiar, ahora se requiere el espacio escolar.
El aprendizaje es una transformación en la convivencia. Y los niños se transforman en adultos de
una clase u otra según haya vivido esa transformación. No aprenden matemáticas o historia,
aprenden el vivir que conviven con su profesor o profesora de matemáticas o historia, y aprenden
-
Maturana y Vignolo: Conversando sobre educación
Perspectivas 253
el pensar, el reaccionar, el mirar, que viven con ellos. Ellos aprenden el espacio psíquico de sus
maestros y, a veces, lo hacen rechazando aquello que los profesores quieren que aprendan.
Es desde esta perspectiva que pienso que si uno quiere que la tarea de la educación sea crear un
espacio de convivencia donde los niños se transformen en adultos capaces de una convivencia
democrática, como seres que se respetan a sí mismos y no tienen miedo de desaparecer en la
colaboración, tienen que convivir con maestros que vivan ese vivir con ellos en un ámbito donde
las distintas temáticas sean meramente modos particulares de vivir en esa convivencia. Si un
niño convive con un profesor de matemáticas y este profesor de matemáticas disfruta su
matematizar, ese niño va a incorporar espontáneamente la mirada matemática, y la matemática
va a ser, por así decirlo, el instrumento de convivencia a través del cual este menor se va a
transformar en adulto socialmente integrado con confianza en sí mismo, con capacidad de colaborar
y aprender cualquier cosa sin perder su conciencia ética.
Pienso que lo que el colegio debe formar son adultos democráticos. Ahora, esto requerirá ciertas
habilidades especiales de los profesores. Por ejemplo, para poder hacer de las matemáticas un
espacio de convivencia en los términos anteriores, tengo que saber mucho más matemáticas que
aquellas que los niños deberían aprender en su formación escolar; lo mismo para física, o historia
o ciencias naturales o biología, etc. Para educar, el profesor o profesora debe tener recursos de
reflexión y de acción con los niños en una convivencia en la que no se vean atemorizados, y esto
es posible si los educadores se respetan a sí mismo y a sus alumnos.
CV Educar es entonces participar activamente en la especificación del tipo de seres humanos que los
alumnos llegarán a ser. Me parece muy importante poner de relieve este punto: los colegios son,
en conjunto con la familia y el barrio, verdaderas fábricas de seres humanos. Es en estos contextos
que los seres humanos se hacen humanos. No nacemos humanos, sino que nos hacemos humanos
en la interacción con otros seres humanos. Y no llegamos a ser seres humanos, sino vivimos entre
seres humanos desde los primeros momentos de nuestra existencia; como lo ilustra en todo su
dramatismo el caso de las niñas-lobas referido en el El Arbol del Conocimiento, tu conocido
libro escrito en colaboración con Francisco Varela.
Somos humanos cuando crecemos entre humanos y somos humanos de un tipo u otro dependiendo
de cómo se comportan los humanos entre los cuales crecemos. Ello me parece clave para repensar
la educación. Si yo fuera Ministro de Educación cambiaría radicalmente la mirada, desde la
comprensión actual, que pone el énfasis en la entrega de conocimientos y habilidades a un ser
humano que, en lo esencial, se supone es ya de una determinada manera, hacia una en la cual la
educación juega un rol central en la configuración del tipo de ser que el alumno llega a ser.
HM Precisamente. La educación es un fenómeno de transformación en la convivencia en la que uno
no aprende una temática, sino que aprende un vivir y un convivir. Es decir, aprende una forma de
ser humano. Esto no es exclusivo de los seres humanos, esto pasa con los mamíferos en general,
en grado mayor o menor, por supuesto, según la especie, pero en general todos sabemos ya que la
verdadera dificultad de recuperar a un animal que está en extinción y que ha quedado abandonado,
por ejemplo, un león, una chita, un gorila pequeño, está en reinsertarlo en su mundo de modo
que sean leones, chitas o gorilas capaces de vivir como leones, chitas o gorilas y no como animales
Revista Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 4, Nº 2, 2001 (pp. 249-266)
Perspectivas 254
medio humanizados. Porque se es león, chita o gorila no desde la genética, sino que desde la
convivencia.
La genética es la condición inicial, es un punto de partida. Desde ese punto de partida o condición
inicial se puede crecer de una manera o de otra, según el espacio de convivencia en que se viva. En
nosotros esto es particularmente visible en la tremenda diversidad de formas humanas que se
pueden adoptar. Es por esto que yo pienso que la educación es el aspecto más fundamental de la
convivencia humana actual, porque especifica el espacio de formación de los niños como adultos,
y el que a su vez ellos van a generar como convivencia con sus niños cuando lleguen a ser adultos.
De cómo convivan los niños dependerá la clase de adultos que lleguen a ser. Creo que precisamente
eso es lo más importante que hace la educación. Los niños no son el futuro de la comunidad
humana, nosotros los adultos lo somos. Los adultos somos el futuro de nuestros niños y niñas. El
futuro está en el presente.
Es por esto mismo que me parece que es importante decidir en estos momentos si queremos una
convivencia democrática en nuestro futuro, entendiendo que esta es una convivencia en la
colaboración y en el mutuo respeto, participando de proyectos comunes que tienen que ver con el
bienestar de la comunidad a la cual se pertenece. Es solamente viviendo de esa manera que los
niños van a crecer como seres capaces de generar ese tipo de mundo al hacer de nuestro futuro su
presente.
Autonomía en la convivencia democrática
CV La tercera pregunta que nos formulan invita a ahondar en este tema: ¿En qué nivel o niveles de la
educación invertirían más ustedes?
Mi posición al respecto, que viene tanto de mi experiencia como padre como de mi reflexión en
cuanto educador, es que el punto neurálgico de la educación es la fase inicial, digamos la fase
normalmente denominada preescolar, que hace tiempo ya y para un creciente porcentaje de la
población también es escolar, por cuanto incluye asistencia a espacios especialmente diseñados
para cuidar, socializar y educar niños de entre 0 y 5 años: sala-cuna a jardín infantil.
Definitivamente yo invertiría mucho más en esta fase. Ello se desprende naturalmente de nuestros
argumentos anteriores. Siguiendo con la incómoda pero didáctica metáfora de la producción de
seres humanos, es en esta fase donde se prepara la materia prima para todo el resto del proceso
educativo. Si esta fase es inadecuada, el resto será poco eficaz y eficiente o del todo improductiva.
A mi juicio, lo medular en la preparación del niño pequeño para lidiar luego con el resto del
proceso formativo es el desarrollo de la autoestima, que propongo es hoy en día el mejor predictor
del buen vivir y buen convivir de los seres humanos.
Estimo que esto fue siempre así, desde el punto del vista del bienestar. Pero creo que en un
mundo cambiante y apremiante como el actual ello es aún más necesario. Sólo desde una elevada
autoestima es posible lograr la autonomía y la capacidad de innovar que los nuevos tiempos
requieren.
-
Maturana y Vignolo: Conversando sobre educación
Perspectivas 255
HM Coincido contigo plenamente. Yo cambiaría la palabra autoestima por aceptación de sí mismo,
porque pienso que la estima es una opinión y no es la opinión sobre sí mismo lo central, sino que
el estar centrado en la aceptación de sí mismo, de modo que uno no tiene que preguntarse por su
propia legitimidad ni por la legitimidad de los otros. En la convivencia democrática se es legitimo
y los otros también lo son.
Lo que dices me parece que apunta justamente a lo que constituye la autonomía en una convivencia
democrática. En la democracia la autonomía no implica una negación del otro; en la democracia
el ser individuo no se realiza en la oposición a los demás; en la democracia no se es independiente,
se es autónomo. Uno no es autónomo con respecto a los padres a través de oponerse a ellos, sino
que uno es autónomo desde sí, en tanto está centrado en el respeto por sí mismo y puede opinar
y discrepar, sin que la discrepancia sea una ofensa, sino que, al contrario, sea una oportunidad
reflexiva.
Pienso que la autonomía entendida en estos términos es el fundamento de la convivencia
democrática, porque constituye el fundamento de la colaboración. Y pienso que la convivencia
democrática es justamente lo que queremos ahora, si entendemos a la democracia como un espacio
de convivencia en el cual es posible colaborar, porque los distintos participantes existen en esta
autonomía y en el respeto por sí mismo, de modo que no tienen que disculparse por ser. En la
democracia no se ve desde la negación del otro, sino que desde el escuchar y participar con el otro
en el gran proyecto común que es la convivencia democrática. La democracia es el único modo de
convivencia que efectivamente entrega la posibilidad de realización de lo humano como un ser
autónomo capaz de ser social en la colaboración en un proyecto común.
Si miras la historia humana verás que la democracia es el arte de la convivencia en la realización
de sí mismo en la comunidad con otros desde y en el respeto por sí mismo y por los otros. Ella
lleva a la realización de sí mismo, lo que no ocurre en ninguna otra forma de convivencia. La
democracia, más que un sistema político, es el espacio efectivo de realización de los seres
humanos como seres autónomos, colaboradores, respetuosos, responsables, imaginativos,
abiertos, con la posibilidad de estar continuamente generando un espacio de convivencia en el
mutuo respeto y la colaboración. Pero para que esa autonomía se dé en los términos en que
nosotros la hemos señalado, hay que empezar desde el útero. Es decir, el respeto y la aceptación
de sí mismo tienen que empezar desde la mamá y el papá o el compañero de la mamá, en una
mirada que acoge en el amor a este ser que viene, en la aceptación de su total legitimidad, no en
la negación; en el acoger, no en el criticar o exigir. Hay que poder recibir al niño o niña abriendo
un espacio de convivencia que no esté centrado en las expectativas de lo que va a ser después o en
los miedos de qué va a pasar con él o ella.
Y creo que ese convivir tienen que pasar no sólo en esos primeros 5 años de la infancia que tú
señalas, sino que toda la vida, si es que efectivamente queremos una convivencia democrática. La
convivencia democrática no asegura que no viviremos situaciones de dolor, de infelicidad o
circunstancias de lucha, u ocasiones de competencia, pero sí hace que la competencia no sea el
centro emocional de la convivencia. El amor es la emoción que constituye y hace posible la
convivencia democrática.
Revista Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 4, Nº 2, 2001 (pp. 249-266)
Perspectivas 256
Autoestima, autonomía, autoexigencia... y buen vivir
CV Me interesa relacionar autoestima, autonomía y autoexigencia. Durante no poco tiempo miré
estas tres dimensiones de la existencia humana como igualmente positivas. Hasta aquella
conversación contigo, creo yo, allá por 1985, cuando fui por primera vez a tu Laboratorio de
Epistemología Experimental a consultar tu visión como biólogo acerca del sufrimiento humano,
más específicamente sobre el fundamento biológico de la angustia. Recuerdo muy bien tu respuesta,
pues me impactó: Nunca sentí angustia, porque mi madre siempre me quiso. Desde entonces
empecé a mirar de una manera mucho más positiva lo que yo llamo autoestima y a observar con
suspicacia el fenómeno de la autoexigencia, hasta llegar hoy a poner la autoestima como la capacidad
humana central, antagónica a la autoexigencia, que considero a su vez como la patología humana
por excelencia.
Estoy, en efecto, usando la palabra autoestima en el sentido de aceptación de sí mismo, no como
un juicio que tenemos acerca de nosotros mismos, sino como una sensación interna, profunda,
que nos hace sentirnos bien, en paz con nosotros mismos, con independencia de las circunstancias
externas.
Veo la autoestima así entendida como la base del funcionamiento autónomo, que nos hace ser
capaces de vivir sin depender de otros seres humanos. No estoy hablando, por cierto, de vivir
aislado o alejado de otros seres humanos, sino de relacionarse con otros desde el querer hacerlo y
no desde el tener que hacerlo.
Distingo entonces autoestima de autoconfianza. Entiendo la autoconfianza como el juicio propio,
consciente y fundamentado acerca de la capacidad para operar en ciertos dominios constitutivos
de lo humano: trabajo, socialización, familia, dinero y educación, entre otros. Y aquí viene mi
tesis fundamental: creo que no existe una necesaria correlación entre autoestima y autoconfianza.
Pienso que una persona puede, a través de su operar en la vida, haber demostrado a otros y a sí
mismo tener capacidades para manejarse adecuadamente y eventualmente destacar en varios
dominios generando por esa vía autoconfianza y, sin embargo, mantener una sensación interna
de inseguridad. Esa brecha entre el juicio de ser capaz de actuar eficazmente y la sensación interna
de incapacidad, creo yo, es fuente de sufrimiento para muchos adultos exitosos que se sienten
empujados a esforzarse cada vez más en el terreno de la acción, ya sea empresarial, política,
académica u otra, como intento estéril de cerrar dicha brecha.
Pienso que la base de este drama es la baja autoestima, que surge de una educación no centrada
en la aceptación, sino en la exigencia; no centrada en el amor y en el juego en el presente, sino en
la preparación para el futuro. Allí surge la autoexigencia, como una inagotable y cansadora
competencia de por vida consigo mismo, en la cual el acento no está en lo que se ha logrado, sino
en lo que aún queda por lograr.
Este cuadro, que veo con mucha frecuencia en Chile, se agrava cuando la educación, como ocurría
en mis tiempos de niño en los 50 y en los 60, y sucede mucho todavía, busca una temprana
autorregulación de los niños en el proceso de prepararse para el futuro.
-
Maturana y Vignolo: Conversando sobre educación
Perspectivas 257
HM Concuerdo contigo plenamente. La autorregulación implica exigencia y expectativa, y la expectativa
es siempre una exigencia que viene de otro o de uno mismo. Cuando uno entrega al niño la
responsabilidad del control de sí mismo, le hace una exigencia terrible, porque le impone una
referencia externa para su conducta.
Lo que sí es importante es entregar a los niños autonomía, es decir, entregarles los medios y las
circunstancias como para que puedan actuar desde sí, viendo y entendiendo lo que quieren, no
controlando. Los niños aprenden a ver, oír, oler y tocar con su papá, con su mamá, con sus
hermanos, con sus profesores, y al ser autónomos ellos mismos son el referente para lo adecuado
y lo no adecuado de su conducta. Las exigencias y las expectativas son negadoras de la autonomía,
porque en ellas uno se hace dependiente del juicio del otro o de la otra sobre qué es lo que uno
tiene que hacer en la satisfacción de la expectativa del otro.
Quisiera insistir un poco en este tema de la estima. La estima es una valoración de algo con una
justificación externa a uno, esto es, la estima es un juicio. En estas circunstancias, la autoestima
es una valoración de sí mismo con un criterio externo a uno; es un juicio sobre sí mismo. El
respeto por sí mismo o el autorrespeto no es un juicio, sino que es la emoción desde la cual uno
se mueve sin cuestionar la propia legitimidad y sin sentir que debe justificarse en su conducta
frente a otros, porque no se objeta a sí mismo.
El bienestar es algo distinto. El bienestar es la sensación de estar en coherencia con las
circunstancias. El buen vivir no es otra cosa que el estar bien. El bienestar no tiene que ver con
que tengamos automóviles de último modelo, o que tengamos esto o aquello. El bien estar tiene
que ver con estar confortable con la circunstancia que se vive. Lo que no hay que olvidar es que ya
sea en el bien estar o en el mal estar, configuramos el mundo que vivimos con nuestras
conductas conscientes e inconscientes. El bienestar lo hacemos siguiendo el camino de la
conservación del estar bien y en el malestar seguimos un curso que cambia las circunstancias del
estar mal. En cualquier caso somos agentes de cambio consciente e inconsciente del mundo en
que vivimos.
En este generar mundos, los seres humanos hemos cambiado tanto el mundo natural que lo
estamos llevando a su destrucción. A veces digo que se acabó la biosfera, y que ahora vivimos en
una homósfera, y que en nuestra ceguera ante esto estamos destruyendo nuestro entorno y
transformándolo de una manera que va a hacer que nuestro vivir sea imposible. Si no cuidamos el
bosque, éste va a desaparecer cortado, porque cuidarlo consiste precisamente en no cortarlo.
Cuidar el entorno consiste precisamente en no contaminarlo. Ahora, el bosque, el agua limpia, el
aire limpio, los espacios ecológicos satisfactorios para el vivir humano y de otros seres vivos ya no
tienen la autonomía de la biosfera, pues ahora pertenecen a la homósfera. El buen vivir consiste
en estar en armonía con la circunstancia donde lo humano es posible, donde lo natural es parte
del buen vivir humano. Pero para conservar ese buen vivir tenemos que respetarnos a nosotros
mismos y respetar, por lo tanto, nuestra responsabilidad en la generación y conservación del buen
vivir, como un espacio de ecología humana en armonía con todos los otros seres vivos.
CV Qué te parece que, desde ahí, nos hagamos cargo de la pregunta sobre el aula ideal de enseñanza
básica. ¿Qué características, sugeriríamos nosotros, sería conveniente que tuviera? ¿Qué pensamos
Revista Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 4, Nº 2, 2001 (pp. 249-266)
Perspectivas 258
sobre la posibilidad de garantizar un conjunto de contextos, más allá del aula, que favorezcan la
configuración de este ser humano que por lo menos nosotros dos soñamos y que yo creo que
muchos sueñan? Un ser humano respetuoso de sí, de los otros y del entorno.
Quisiera traer a colación, para que las comentemos, algunas reflexiones reveladoras y preocupantes
de John Gatto, profesor de una modesta escuela en Manhattan que ganó el Premio al Mejor Profesor
del Año de Nueva York allá por 1995. Dice Gatto, entre otras muchas cosas interesantes:
La escolaridad es cada vez más irrelevante para los grandes proyectos del planeta.
Las escuelas sólo enseñan a obedecer instrucciones.
Aunque los maestros realmente se interesen, la institución es psicopática, no tiene conciencia.
Es contrario a la vida sentarnos con gente de la misma edad y clase social. Nos priva de la
diversidad.
Es contrario a la vida pasar de una celda a la otra al sonido de una campana, todos los días de
nuestra juventud, sin ninguna privacía.
Cabe señalar que estas impactante afirmaciones, que igualan la escuela a una cárcel y la educación
a la tortura, no vienen de un revolucionario, sino más bien de un conservador que fue candidato
a senador por el Partido Republicano en Estados Unidos.
HM Pienso que cualquier contexto educacional puede ser una cárcel. Puede ser la cárcel en la familia,
puede ser la cárcel en el aula y puede ser la cárcel en la universidad, si se vive en la exigencia, la
desconfianza y el control. Sólo si en la familia, el aula, o cualquier contexto educacional se vive en
el mutuo respeto, esos lugares no son una cárcel. En cualquier caso, el que la familia o el aula
sean o no una cárcel depende de la actitud de los adultos con los cuales los niños viven, no de
ellos. Los niños requieren la compañía de adultos para llegar a ser adultos; por ello buscan adultos
que los acojan, que les muestren las dimensiones de un mundo deseable, adultos que les abran un
espacio acogedor en donde ellos no desaparezcan en la relación, sino que surjan en la autonomía.
El hogar, si no hay conflictos o pobreza extrema, ofrece todas las dimensiones operacionales que
el niño o niña necesita para integrarse a una comunidad humana democrática. El colegio, la
escuela, el instituto o la universidad son lugares que debieran ofrecer esas mismas condiciones.
Si así fuese, los niños y niñas aprenderían los quehaceres fundamentales de su vida adulta en ese
espacio relacional también, en el respeto por sí mismos que les permitirá ser ciudadanos
democráticos, responsables y felices. Pero no basta aprender quehaceres para vivir en el mutuo
respeto. El mutuo respeto se aprende viviendo en el mutuo respeto, y esto se aprende viviendo así
en todas partes, pero primariamente en la infancia, en la casa, en la escuela y en la calle.
El colegio ofrece dimensiones relacionales que el hogar no tiene, pues actualmente es más mundo
que el hogar. Las dimensiones del mundo del hogar o de la casa están dadas desde luego por los
padres, pero también por los vecinos si están cercanos o son accesibles, y ahora por la televisión o
por la radio. Aun así, el colegio es más mundo. Hay más niños, adultos y espacios laboratorios y
-
Maturana y Vignolo: Conversando sobre educación
Perspectivas 259
bibliotecas incluidos y hay otros aspectos fundamentales de la vida ciudadana que sólo son
accesibles desde allí. Pero el que el colegio sea o no una cárcel para los niños dependerá de los
adultos que lo constituyan. La solución no está en reemplazar a los adultos por máquinas.
En estos momentos uno puede pensar que Internet puede reemplazar la biblioteca, los museos.
No sé si lo hace, pero la relación con adultos que los niños respetan no es reemplazable en la
formación humana, porque el contacto corporal humano multidimensional que constituye el
convivir humano no es reemplazable.
CV Mi propuesta es que la clave de cualquier contexto educacional, para pequeños, adolescentes o
mayores es que contenga aceptación del educando y que, simultáneamente, genere quiebres
gatillantes, perturbaciones, circunstancias, que amplíen el espacio, el mundo y, por lo tanto,
incrementen la capacidad de actuar en congruencia con distintos mundos, distintas circunstancias.
Y en ese contexto, condición sine qua non del profesor, educador, facilitador, entrenador o como
quiera que se llame, es estar él educado para la aceptación del otro, aun respetando la diferencia
que existe entre el que sabe de un cierto dominio y el que no. Esto es congruente con el
planteamiento que tú formulabas sobre este centro de formación de educadores o de reconversión
o transformación de educadores, para hacerlos más aceptativos en un proceso continuo de
transformación de sí mismos.
Eso nos lleva a la concepción del hombre que tú propones y que, a mi juicio, facilita la instalación
de la emoción de la aceptación en el centro del operar de los seres humanos. En la tradición
interpretativa a que me he referido aquí como metafísica racionalista, en la cual las cosas son de
una cierta manera, con independencia del observador, y donde los seres humanos son vistos siendo
de una cierta manera con independencia del observador, lo más lejos que podemos llegar, como tú
bien lo has señalado, es a la tolerancia. Para llegar a la aceptación hay que hacer un giro
epistemológico.
HM Ciertamente. Pero no propongo un ser humano nuevo, sino que quiero recuperar el que de hecho
somos en cuerpo y espíritu, para quienes el amor es el fundamento de la autonomía y la convivencia
social.
CV Para ello hay que renunciar, sin embargo, a la pretensión de que yo veo con mis ojos y escucho
con mis oídos.
HM Y hay que abandonar la creencia de que veo lo que está ahí con independencia de mí. Hay que
renunciar a eso.
Pero renunciar a eso, sin entender desde donde se lo hace, genera temor. Por eso, creo que ese
giro epistemológico es fundamental, pero hay que hacerlo con una mirada sobre los fundamentos
desde los cuales se hace. Es para hacerlo, o para recuperar esa mirada que necesitamos el Centro
de Formación Humana para profesores del que hemos hablado, de modo que ellos puedan hacer
o conservar ese giro epistemológico con plena comprensión de por qué es así y puedan conducirse
con sus alumnos de modo que la nueva mirada aparezca en ellos de un modo natural, porque
entienden sus fundamentos. Si eso pasa, la formación de estos niños y niñas como adultos con las
Revista Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 4, Nº 2, 2001 (pp. 249-266)
Perspectivas 260
características que implica ese giro va a ser la forma normal y natural de ser en la colaboración y
el mutuo respeto que es la necesaria para una convivencia democrática.
El gran enemigo de la convivencia democrática está en que algunos de nosotros piense que ve
más que el otro acerca de cómo son las cosas en sí y no esté dispuesto a la reflexión. Por eso es que
a veces digo que el enemigo de la reflexión es el saber. Si yo sé, no miro, porque ya sé. La convivencia
democrática exige que yo esté siempre dispuesto a mirar, a reflexionar y, por lo tanto, a no
apropiarme del saber. Al mismo tiempo, como en la democracia se está dispuesto en el mutuo
respeto, se está abierto a mirar los fundamentos desde donde se afirma lo que se afirma. El saber
en la democracia no es ver las cosas en sí, sino que conocer los fundamentos desde donde uno
afirma que algo es y estar dispuesto a mostrarlo. O sea, la reflexión. Y lo central de ella es soltar las
certidumbres para mirar y hacerse cargo de que uno ve lo que ve desde su hacer, sin pretender
que lo que uno ve es independiente de lo que uno hace; o, lo que es lo mismo, la democracia es
estar abierto a la reflexión que abre un espacio para ver los fundamentos desde donde uno afirma
lo que afirma.
La emoción que funda la democracia es el amor.
¿Emociones virtuales o vivir la reflexión en el aula?
CV Te propongo que ahora miremos hacia la pregunta sobre las tecnologías y los artefactos que
pueden ayudar o afectar el proceso educacional, aceptando, como lo hemos ido haciendo acá, que
la educación es, en su sentido integral, un proceso de transformación en congruencia con ese
contexto. Y una pregunta que a mucha gente hoy en día le importa y a no pocos asusta y agobia,
es la pregunta por el rol de la televisión, de Internet y de los computadores en la educación.
Si uno es estricto al aceptar la tesis que tú y otros proponen, en el sentido que la estructura del ser
humano se configura en la interacción con el medio y que, en particular, la configuración del
sistema nervioso es congruente a éste, una pregunta muy relevante es: ¿Cómo se configura el
sistema nervioso de niños que como, por ejemplo, ocurre en algunos sectores de Estados Unidos
y probablemente también en Chile, ven televisión seis o siete horas promedio al día?
Giovanni Sartori, profesor de las Universidades de Florencia y Columbia, en su libro Homo Videns:
La sociedad teledirigida, nos propone que los niños que ven mucha televisión están siendo
configurados no como homo sapiens, sino como homo videns, con un sistema cognoscitivo
empobrecido, incapaz de manejar abstracciones y conceptos. Mi experiencia como profesor
universitario me hace mirar con interés y con temor también estas proposiciones. Un 30% de
mis alumnos tiene dificultades que no las eran ni para mí ni mis compañeros hace 30 años,
cuando éramos alumnos. Para leer, por ejemplo. No es que no sepan hacerlo en el sentido técnico
de la palabra. Lo aprendieron en su momento. Y no es tampoco que no tengan ganas e interés,
sino que tienen problemas de relacionamiento con los textos escritos. Algunos profesores de la
Escuela de Ingeniería señalan que la retención de memoria es débil y que las asociaciones laterales
se les dificultan. Hay algunos hechos observables que a mí me llevan a pensar que en este argumento
de Sartori hay algo de suma relevancia para la educación.
-
Maturana y Vignolo: Conversando sobre educación
Perspectivas 261
HM Si aceptamos como válida la afirmación de que uno se transforma de una manera u otra según el
espacio relacional en el cual vive, quiere decir que uno aprende a hacer las distinciones y
correlaciones propias de ese espacio relacional. En este proceso es el cuerpo lo que se transforma
y en tanto las destrezas que uno adquiere, físicas o psíquicas, las adquiere en su corporalidad, se
transforma el vivir en todas sus dimensiones, incluyendo lo espiritual. Si uno salta y corre, adquiere
destrezas para el correr y el saltar; si uno toca el piano, adquiere destreza para tocar el piano; si
uno interacciona con el computador, adquiere esa destreza, y hay gente que maneja el computador
como quien toca piano. Pero eso modifica las distinciones que uno hace en otras dimensiones. El
sistema nervioso funciona distinguiendo configuraciones. ¿Y qué configuraciones distingue uno?
Las que se viven en el espacio relacional en que uno convive como ser humano. Más aún, son
configuraciones que tienen que ver con tres aspectos fundamentales del convivir: el emocionar, el
razonar y el hacer.
Actualmente vivimos un mundo que enfatiza el uso de la tecnología en la educación. Las
consecuencias de este énfasis no son triviales. Hay muchas habilidades sensomotoras que se pueden
aprender en espacios virtuales. Esto es posible, porque lo que uno aprende son precisamente
correlaciones sensoefectoras que pueden aplicarse en cualquier dominio que las requieren, pues
sus consecuencias pertenecen al dominio en que se aplican. Pero también sucede que hay muchos
ámbitos de aplicación tecnológica que modulan el emocionar de las personas, sean éstas niños o
adultos, pero las emociones nunca son virtuales y la mayor parte de nuestro vivir en ellas es
inconsciente. La televisión, el cine y los juegos de videos son de este tipo. Así, lo que uno aprende
a través de estos medios es, en el mejor de los casos, manipulación de realidades virtuales. Pero
también aprende un emocionar inconsciente que nunca es virtual y que, por lo tanto, sirve como
válido también en situaciones semejantes, pero donde no se aplica.
Uno puede hablar de realidades virtuales en términos de las manipulaciones del espacio, porque
lo que se manipula es la sensorialidad y el espacio ocurre en las correlaciones sensoefectoras
propias del encuentro organismo medio. Pero no hay emociones virtuales, porque las emociones
corresponden al ocurrir interno del organismo como fundamento relacional. Si uno ve agresión,
uno vive la agresión y aprende a vivir con agresión a menos que la deseche de manera explícita. La
emoción nunca es virtual, porque uno vive lo que ve como lo ve. No basta con que uno diga sólo
es una película. No, uno vive la agresión, el miedo, el enojo, participando en el acto agresivo de
enojo o de miedo como algo legítimo para su vivir a menos que, como acabo de decir, lo rechace
de manera explícita. Es precisamente por esto que la televisión es potente, y bajo el discurso de
entregar informaciones o de entretener, manipula el emocionar y con ello el vivir relacional de
los espectadores.
El mundo de las realidades virtuales no invita a hacer correlaciones reflexivas porque no invita a
mirar los fundamentos emocionales del quehacer que evocan. Las realidades virtuales lo son,
porque el sistema nervioso no distingue entre ilusión y percepción y lo que se distingue tiene
presencia en el espacio relacional que se vive aunque este sea virtual (para el ver de otro). Por
esto, lo que uno vive en televisión lo vive siempre como si no fuese virtual, y las emociones que
vive las asocia al vivir (hacer, convivir) que se vive, sea este virtual o no (ante otros). Las emociones
no pertenecen al espacio de las correlaciones sensoefectoras del organismo que el sistema nervioso
Revista Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 4, Nº 2, 2001 (pp. 249-266)
Perspectivas 262
genera. Las emociones, como fenómenos de la biología, pertenecen a la dinámica interna del
sistema nervioso que especifica la clase de conductas relacionales que un organismo (animal)
puede vivir en cada instante y son, se puede decir, ciegas al contexto relacional en que surgen. Por
esto las emociones no son modificables por la razón. Sólo la emoción cambia el emocionar y el
resultado es que uno aprende el emocionar que la televisión como espacio virtual evoca, como si
fuese el emocionar del vivir cotidiano propio del mundo relacional no virtual que uno vive.
Los programas de televisión manejan el fluir de las relaciones humanas en términos del emocionar.
Con la televisión, en general, lo que se tiene es un proceso que a uno lo entrena en el emocionar
en un espacio relacional virtual, de la misma manera que lo entrenaría, por ejemplo, para escribir
a máquina o para manejar un automóvil sin cometer errores. Es decir, va guiando a la persona en
un espacio en el cual no comete errores y no reflexiona sobre lo que hace, porque no tiene un
profesor o profesora que lo esté guiando en la reflexión, o que lo esté invitando a ella en el momento
oportuno a través de mostrar alternativas en el emocionar. Si hubiere un profesor ahí éste diría:
detengámonos un momento aquí a reflexionar sobre lo que ocurre (en las relaciones humanas),
y generaría un espacio relacional en el que se soltarían las certidumbres para mirar el fundamento
de lo que se vive. No se puede apretar un botón para ver cuál es la consecuencia de la reflexión a
la que el profesor invita sin hacer la reflexión. Hay que vivirla con el profesor y en ese sentido él es
irremplazable, porque actúa desde el emocionar y la temporalidad humanos. El maestro genera la
temporalidad que hace posible la operacionalidad de la reflexión, y el correlacionar cosas que
están separadas. El profesor, consciente de lo que hace, volverá una y otra vez a hacer estas
correlaciones reflexivas en la medida en que vea que sus alumnos no las hacen y no los abandonará.
Al contrario, sigue con ellos amorosamente en la práctica de la reflexión hasta que éstos aprendan
a hacerla.
Si se enseña por televisión, en cambio, no pasa eso. Por eso lo central en los cursos a distancia no
es meramente la manipulación particular de un instrumento o de un conjunto de ideas a través
de las sugerencias hechas en el programa televisado. Lo importante son las reuniones o
interacciones directas entre alumnos y profesores.
CV ¡De cuerpo presente!
HM De cuerpo presente. O sea el cuerpo presente no es meramente un cuerpo presente, es cuerpo,
alma y tiempo. Y estos son procesos: la temporalidad no es un reloj, es proceso; la corporalidad no
es una materia, es una dinámica relacional; el alma no una fantasía, es el fluir relacional reflexivo.
Esto es, cuerpo, tiempo y alma son en la reflexión, existen en el preguntarse, en el dar vueltas, en
proponer una mirada alternativa, en conectar, en preguntarse de nuevo, en volver a proponer una
nueva mirada, en volverse a conectar, etc. De este modo, hay un conjunto de procesos que toma
muchos minutos y que no se puede saltar. Pero hay que aprender a hacer la reflexión con otro,
porque ocurre en la relación. La reflexión no es meramente una destreza, es un convivir.
Globalización y destrezas
CV Otra pregunta que nos formulan los editores dice relación con el impacto de la globalización y las
exigencias del mundo de la producción sobre la educación. A estas alturas de nuestra conversación,
-
Maturana y Vignolo: Conversando sobre educación
Perspectivas 263
algunos lectores estarán probablemente pensando que con nuestras directrices educacionales
formaremos ciudadanos democráticos, respetuosos de otros, autónomos y libres, pero no
necesariamente competitivos. Es decir, incapaces de insertarse bien en el mundo de la empresa,
los negocios, las organizaciones, la política y otros ámbitos fundamentales de la vida
contemporánea.
Yo creo, cada vez con más sustento empírico y teórico y cada día con mayor convicción y
entusiasmo, que ello no es así. Muy por el contrario, creo que ambas dimensiones de la formación
humana, la productiva y la social, se requieren y potencian mutuamente. Mi argumento sigue el
siguiente cauce. Pienso que la globalización y el aceleramiento e impredictibilidad del cambio
sobre la faz de la tierra están haciendo de la capacidad de adaptarse rápido, de innovar, una de las
condiciones centrales de sobrevivencia y desarrollo de las organizaciones y de las personas. Pienso
también que la capacidad de adaptarse e innovar de las personas, sin perder su identidad, es
mayor cuando los individuos son más autónomos, es decir, depende menos de factores externos
para sentirse bien con la vida que llevan. Estas personas necesitan controlar menos sus
circunstancias y su futuro. Están menos apegadas a las circunstancias externas y tienen, por
tanto, menores dificultades para evolucionar junto con éstas. Por otra parte, el mundo competitivo
exige de escuchar cada vez más y mejor el entorno, para ser capaz de evolucionar armónicamente
con él, sin angustiarse por el cambio y la impredictibilidad. En la era del cliente, escuchar
bien es una competencia central. Más aún, saber cuidar de clientes es una competencia central.
Y todo ello lo hace mejor una persona formada para, como dirías tú, aceptar al otro como legítimo
otro en la convivencia que una persona formada para negar al otro en la relación. Ya sea para
liderar una empresa o equipo de trabajo, o para vender productos o servicios, una formación
centrada en hacerse cargo del otro genuina y no manipuladoramente significa una clara
ventaja competitiva respecto a la educación tradicional, aquella centrada en conocimientos.
Esto explica, a mi juicio, el boom de la inteligencia emocional, que ha llegado finalmente al
mundo de la empresa. Un estudio realizado por Daniel Goleman en 1998 concluye que el 90% de
las diferencias observadas entre las estrellas del management y los ejecutivos promedio se explica
por habilidades de relacionamiento. Una encuesta a ex alumnos realizada por nuestro Programa
de Habilidades Directivas, en el Departamento de Ingeniería Industrial, muestra que las destrezas
o habilidades directivas aparecen sistemática y marcadamente más valoradas que los conocimientos,
como componentes fundamentales del éxito laboral.
Es por ello que sostengo que la educación para la convivencia y la educación para la eficiencia
productiva están cada vez más hermanadas. Ambas dimensiones requieren, más que de la
adquisición de conocimientos, del desarrollo de destrezas y actitudes y de la formación valórica.
HM Lo que llamas destrezas relacionales son modos de convivencia, no conocimientos. Por lo tanto,
no son destrezas, sino que dimensiones de conciencia social que uno debe aprender en la
convivencia en su casa y en el colegio, con su mamá y con sus profesores. El escuchar, por ejemplo.
El escuchar consiste en oír y buscar o atender donde lo que el otro dice es válido. En mis clases
digo que hay dos modos de escuchar. Un escuchar en el cual uno atiende a oír en qué medida lo
que el otro dice coincide con lo que uno piensa y, en ese caso, uno sólo se escucha a sí mismo. El
otro escuchar es aquel en el que uno atiende a oír lo que el otro dice es válido. Si se hace esto se
Revista Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 4, Nº 2, 2001 (pp. 249-266)
Perspectivas 264
oye lo que el otro o la otra dice. Lo social, en general, y la democracia, en particular, se fundan en
este segundo escuchar.
Este último escuchar es el que uno normalmente debería aprender en su casa. Cuando el niño le
dice algo a la mamá, la mamá escucha no la forma de lo dicho sino dónde es válido lo que el niño
dice y desde allí, al oír aquello, actúa entendiendo lo que el niño está diciendo. A su vez el niño
escucha a la mamá atendiendo a donde es válido lo que ella dice. En este escuchar se atiende la
emoción, porque la emoción define el dominio de validez de lo que se dice. La forma particular de
lo que se dice define a lo que se dice como un suceder particular en el dominio de sucederes en
que la persona está hablando.
El escuchar atendiendo a dónde es válido lo que el otro dice requiere respeto. Sin respeto nunca
escuchamos al otro u otra, porque interponemos un juicio sobre lo que el otro dice antes de oírlo.
Escuchar al otro u otra requiere confianza en sí mismo, porque sólo en tanto se tiene confianza
en sí mismo no se tiene miedo a desaparecer en el oír lo que el otro u otra dice, y no hay riesgo en
oírlo. Escuchar a otros requiere aceptación de sí mismo, una apertura para saber dónde no se
sabe, de modo que lo que uno escucha del otro nos ofrezca una oportunidad para aprender y, por
lo tanto, para no estar en la competencia. Porque si se está en la competencia, el escuchar está
destinado a ver dónde puede uno ser mejor que el otro y no dónde lo que el otro dice es válido.
Sólo si se escucha atendiendo a oír donde lo que la otra o el otro dice es válido, lo que ellos dicen
puede ser una oportunidad de convivencia no competitiva en el mutuo respeto sin agresión.
Es interesante que la globalización implique una vuelta atrás, si es que ocurre como la recuperación
del mutuo respeto y la colaboración. Pero para que eso pase, uno tiene que ser autónomo. Así
volvemos al tema de la autonomía. El ser autónomo quiere decir, entre otras cosas, que uno
tampoco tiene conflicto con cuidar su espacio, el espacio donde uno tiene la existencia de bienestar.
Donde el respeto por sí mismo (la autonomía), el cuidar la pareja, la familia, los hijos, la amiga,
no es controlar y restringir, sino que es ser respetuoso de esos espacios y moverse en concordancia
con los otros, porque se quiere su compañía. Yo sé que la noción de globalización apunta en el
presente a la expansión del espacio mercantil desde la búsqueda de ganancias para uno sin que
importe mucho lo que pasa con los demás. En cualquier caso, el tema es la emoción desde donde
escucho, ya que es ella la que determinará el curso de mi relación con el otro o la otra.
Para que yo pueda oír el emocionar del otro o la otra, debo escuchar sin miedo a desaparecer, esto
es, desde el respeto por mí mismo. Por esto pienso que, para que la globalización no se constituya
en una fuente de abuso y dependencia, las personas y los países deben ser autónomos, de modo
que puedan decir no o si desde sí, no desde el temor a perder una oportunidad y quedarse atrás. La
colaboración sólo es posible desde el respeto y cuidado por el mundo propio y el del otro. Que los
chilenos seamos chilenos y podamos aceptar o rechazar desde el ser chileno, es decir, desde el
cuidado de nuestro mundo, lo que el otro propone desde afuera, desde la globalización. La
globalización no existe como colaboración cuando la emoción fundamental es la lucha competitiva.
Estados Unidos es un país muy interesante, porque surge en principio abierto a la globalización,
al formarse como un país de inmigrantes, y como un mundo en que todo es posible sin arraigo a
ningún lugar. Pero la expansión competitiva de ese modo de vivir llevó a la extinción de los
-
Maturana y Vignolo: Conversando sobre educación
Perspectivas 265
habitantes originales como modos de vida, porque la expansión competitiva de un modo de vida
implica la extinción de otros modos de vida. EE.UU. es una cultura de extensión globalizada y los
norteamericanos, en verdad, no se sienten de Minnesota, de Massachusetts o de California. Tal vez
ahora está recién apareciendo el aprecio por el sentir local. Los norteamericanos pertenecen a
una historia en la que da lo mismo nacer aquí o allá, trabajar aquí o allá, morir aquí o allá. Pero
ese dar lo mismo es posible sólo en tanto hay un estado federal que define una legalidad que
protege a todos los ciudadanos dondequiera que estén dentro de ese espacio globalizado. Pero,
¿pasa así con la globalización de la que se habla en el mundo ahora?
Si no es así, las emociones que primarán serán la codicia y la competencia, y la globalización
llevará inevitablemente al camino de la explotación de unos por otros, porque en la competencia
el otro o la otra no tiene presencia humana, y es sólo una amenaza o una incomodidad. La
globalización vista como un fenómeno de ampliación de las comunicaciones no es buena ni mala.
Lo importante es el emocionar desde donde se viva esa ampliación. Si vivimos la globalización
comunicacional desde la competencia, la ambición o la vanidad, esta será destructiva para lo
humano y la biosfera. Si la vivimos desde el mutuo respeto y la colaboración para generar bienestar
humano, es posible que la podamos vivir como la gran oportunidad de generar un mundo deseable.
En nuestro país, por ejemplo, la privatización de las compañías de electricidad y la
internacionalización de ellas a través de la venta de acciones a las empresas españolas, aceptado
desde el argumento de la globalización resulta en que lo que pasa con las empresas eléctricas no
tiene que ver con nosotros, sino que se relaciona con los intereses de las empresas españolas. Y
cuando decimos ahora estamos internacionalizados porque, nuestras empresas de electricidad
son españolas, no reconocemos que ahora estamos conquistados desde la electricidad, porque lo
que guía el quehacer de esas empresas no es el bienestar de Chile o de los chilenos que las sostiene,
sino que el interés de las empresas como ámbitos generadores de riquezas para un mundo ajeno
a nosotros.
Innovar para conservar: la innovación es tradición transformada.
HM Creo que pensar en lo que queremos conservar es absolutamente fundamental, porque tiene que
ver con las emociones que guían nuestro quehacer. Y el que esto es así tiene que ver con lo que yo
llamo leyes sistémicas. La primera de ellas, e insisto en decirlo, aunque en el momento que esté
dicha aparecerá obvia, es: cada vez que en un conjunto de elementos comienzan a conservarse
ciertas relaciones, se abre espacio para que todo lo demás cambie en torno a las relaciones que se
conservan. Lo que se conserva determina lo que pasa. Si creo una empresa para hacer tal cosa, es
el hacer tal cosa como lo que define a mi empresa, lo que conservaré mientras todo lo demás
puede cambiar.
La otra ley sistémica, que es un poco mas acotada, porque tiene que ver con el espacio de los seres
vivos, en general, y el de los seres humanos, en particular, dice así: el curso que sigue la historia
humana y de los seres vivos, en general, es generado continuamente por las emociones, en particular
por los deseos, no por los recursos u oportunidades, ya que algo es un recurso o una oportunidad
sólo si se lo desea.
Revista Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 4, Nº 2, 2001 (pp. 249-266)
Perspectivas 266
Es desde la conciencia y el entendimiento que el conocer estas dos leyes sistémicas trae consigo
que podemos ver lo que el concepto actual de globalización implica, y actuar aceptándolo o
rechazándolo, según sea lo que queremos vivir como seres humanos, en general, y chilenos, en
particular. Yo quiero sacar al competir del centro emocional de la convivencia y poner en vez el
amar, esto es, el respeto por sí mismo y por el otro en el deseo de colaborar para la generación
cotidiana de la convivencia democrática.
CV Quisiera retomar, a propósito de tu reflexión sobre la relación entre innovación y conservación, el
rol central de la autonomía y por lo tanto de la autoestima en el proceso de formación de seres
humanos, que es como yo estoy entendiendo la educación. Mi investigación sobre innovación
empresarial en Chile, entre 1992 y 1997, me ha llevado a proponer una diferenciación entre el
innovar por innovar y el innovar para conservar. Pienso que esta última, la innovación que se
hace en función de conservar algo que se desea perdure, es la innovación sana, que no degrada al
que innova y que garantiza la continuidad histórica, la identidad del que innova. Y pienso que esta
actitud es propia del que tiene autonomía y autoestima. Innova, porque quiere mantener algo que
le es propio y preciado y no desea por tanto perder. Innova en función de sí mismo, como una
forma de cuidarse a sí mismo. Diferente veo el caso de la innovación que se transforma en un fin
en sí. La innovación por la innovación. La innovación casi como obsesión. Y tiendo a pensar que
quienes funcionan de esta manera lo hacen desde una preocupación por el futuro y por el juicio
de otros, más que por una preocupación por el sí mismo, en el aquí y ahora. Quienes así actúan,
pienso yo, lo hacen desde una baja autoestima y autonomía y desde la creencia, a mi juicio errada
como ya lo mencioné antes, de que los “éxitos en el mundo de los hechos los harán sentirse
mejor y más seguros consigo mismos.
Llegamos así a un tema muy complejo, pero muy relevante para el caso chileno, cual es el de los
factores culturales que inciden sobre la educación, esta educación que a ambos nos interesa, la
educación que forma simultáneamente para la convivencia democrática y para la eficiencia. Es
sabido que Chile presenta algunos rasgos culturales muy negativos, entre los cuales destacan la
desconfianza, la soberbia y la envidia chaquetera. Es mi firme convicción que estas verdaderas
patologías sociales, por cuanto todas juegan en contra de la convivencia y la colaboración, se
nutren de una concepción educacional que no está centrada en la autoestima y la autonomía, sino,
por el contrario, en la autoexigencia. Todo ello agravado en los último tiempos por la incorporación
en nuestra cultura del principio de la competencia. Me cósto tiempo entender aquello que tú
sostienes con tanta fuerza y desde siempre: toda competencia es insana. He finalmente adoptado
totalmente esa postura, agregando: y la más insana es la competencia con uno mismo.
Quisiera terminar diciendo, porque el tiempo y el espacio regalado a nosotros por los editores de
la revista se nos acaba, que son el tipo de reflexiones que hemos estado aquí compartiendo la base
de nuestra creación, en el seno del Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de
Chile, del Programa de Habilidades Directivas y de la línea de investigación sobre Tecnologías de
Construcción Social.
Desde estas nuevas iniciativas queremos contribuir a la verdadera revolución educacional que los
nuevos tiempos requieren, que involucra dimensiones no sólo cognitivas, sino también referidas
a actitudes, destrezas, conciencia de sí y del entorno y, por sobre todo, de orden valórico y espiritual.
... En este sentido, es muy importante tener claro que el tema de la paz no se aborda a partir de una mirada externa y de actores ajenos a nosotros mismos; por el contrario, para abordar el tema de la paz es necesario implicarnos: reconocer las lecturas, las reflexiones y las experiencias compartidas en nuestras vidas cotidianas, pues como afirma Maturana (2003) "Si sólo hablamos de ello, hacemos literatura". De esta manera, la invitación a los maestros es a comprender que lo que acontece en el diario vivir hace parte de un entramado universal, del que ellos son protagonistas. ...
... A la par de que se argumenta la naturaleza de la vida, se presenta una teoría sistémica de la cognición (razón por la cual también es denominada como teoría biológica del conocimiento o teoría de Santiago sobre la cognición). Ambos postulados teóricos, por una parte, adquieren especial importancia para comprender la estructura, organización y dinámica operativa de los agentes participantes en el proceso educativo y, por otra, han dado pie significativas reflexiones en el orden pedagógico y de las ciencias de la educación en general (Maturana & Vignolo, 2009;Ruiz, 2008;Maturana, 1992 b). Las valoraciones que se realizan en el presente artículo, van dirigidas solo en la primera dirección, a pesar de que la segunda bien merece un análisis similar, pero las normas editoriales de la revista en que saldrán publicadas obligan a dejarlo para una segunda contribución. ...
Full-text available
Article
Objetivo: Los fundamentos biológicos de la educación no se discuten con la misma frecuencia y profundidad que otros de índole filosófica, psicológica o sociológica. Este artículo se propone valorar la significación epistemológica de la teoría de Santiago como fundamento biológico de la educación. Método: Se emplearon métodos teóricos como el analítico-sintético, inductivo-deductivo, histórico-lógico y ascensión de lo abstracto a lo concreto, para valorar información proveniente de las fuentes bibliográficas consultadas. En el orden empírico se utilizó el análisis documental, se registraron las mejores experiencias de los autores en más de 30 años, al dirigir el tratamiento de estos temas en actividades docentes universitarias. Resultados: Se significa la importancia del sistema categorial que maneja la teoría de Santiago (autopoiesis, acoplamiento estructural, cognición, conducta, sistema nervioso, coordinación conductual, comunicación, conductas culturales, lenguaje, autoconciencia y reflexión, entre otras), para develar la esencia biológica de los sujetos que intervienen en el proceso educativo y las cualidades que hacen posible su educabilidad. Conclusión: La teoría de Santiago aporta presupuestos teóricos que contribuyen a explicar una buena parte del basamento biológico que subyace en la educación. No tenerlos en cuenta significaría desconocer la esencia viviente de los participantes en el proceso y tendría implicaciones ontológicas, gnoseológicas y metodológicas.
... Para finalizar, desde una nueva iniciativa como la paleontología social, "queremos contribuir a la verdadera revolución educacional que los nuevos tiempos requieren, que involucra dimensiones no solo cognitivas, sino también referidas a actitudes, destrezas, conciencia de sí y del entorno y, por sobre todo, de orden valórico y espiritual" (Maturana y Vignolo, 2001). ...
Full-text available
Article
El presente trabajo tiene por objetivo dar a conocer una experiencia de extensión universitaria y educativa con niños/as y jóvenes del sur de Chile, en la cual ellos aprenden sobre patrimonio utilizando el método científico como vehículo de conocimiento y valoración. Nuestro quehacer está basado y se sustenta en las investigaciones de los hallazgos paleontológicos y arqueológicos realizados en Pilauco y Monte Verde. Ambas experiencias las hemos orientado hacia la llamada Paleontología Social, que entendemos integrada con la arqueología de los primeros pobladores y que se sustenta en los conceptos de patrimonio e identidad.
Article
Based on a strong community experience, the Nuestra Señora de La Victoria Kindergarten is developing an educational project that incorporates the political dimension of right-based approach since early childhood, as an educative focus. Through a qualitative research based on participant observation, interviews and focus group, it's possible observe how this project is contributing to strengthen the children's political agency, fundamental issue to co-create democratic societies.
Full-text available
Article
Este artículo presenta los resultados del análisis bibliográfico sobre la relación entre la red de conversaciones y las emociones en la obra de Humberto Maturana y el aporte que hace el pensamiento de este autor a la terapia familiar sistémica. El enfoque utilizado fue cualitativo. Su modelo metodológico hermenéutico; la estrategia fue documental y la técnica de generación de información fue la revisión bibliográfica y el análisis crítico de textos. Los textos analizados fueron cuarenta y dos. Los resultados exponen que Maturana y los autores que han comentado su obra han coincidido en que la red de conversaciones y las emociones se entrelazan conformando una interacción social. Se concluye que la terapia familiar apunta a la creación de escenarios en los que se identifiquen dichas nociones como parte fundamental de la generación del sistema terapéutico.
Full-text available
Research
A profissão docente vem sendo gradativamente marcada por reformas políticas que visam o atendimento das necessidades emergenciais que o sistema socioeconômico e cultural exige. Assim, a cada tentativa de adequação do ensino para atendimento das demandas do novo capitalismo, criam-se meios para alcançar modelos padronizados ou hegemônicos na formação docente. Essa tendência, de certo modo, como observam Sousa e Villas Bôas (2011), tem criado um momento de mal estar na área; um momento de incertezas que geram “respostas políticas genéricas”, sem contextualização da profissão do professor, em sua práxis. Procuramos aprofundar temas que articulam fatores da formação disciplinar acadêmica com a profissionalização docente. Focamos as especificidades da profissão a partir de aspectos da subjetividade social que perpassam à docência. Acreditamos poder assim compreender que, mesmo inseridos num ambiente de mal estar na carreira docente, ainda temos professores que se mantêm em seu ofício e, mesmo que paradoxalmente, se mostram satisfeitos em suas atividades. Questionamos se aspectos da subjetividade social permitem um entrecruzamento da teoria com a prática e, sobretudo, da formação acadêmica que perpetua os saberes teóricos e disciplinares com os saberes construídos a partir do contexto de pertença de sujeitos de uma profissão que entendemos ser relacional. Para tanto, seguimos na tentativa de traçar o perfil dos sujeitos participantes desta pesquisa (professores dos primeiros anos do Ensino Fundamental, da rede municipal de ensino de Nazaré Paulista/SP), a partir das particularidades de atuação desses profissionais na relação que é mantida com o outro em sala de aula, do que caracteriza esse grupo, suas expectativas em relação à docência e alguns dos motivos que os levam a permanecer no ofício. Abordamos nosso referencial teórico a partir da Subjetividade Docente e para tanto nos apoiamos no instrumento de medida intitulado técnica Q-sort – uma ferramenta direcionada para estudos do campo de investigações de aspectos da subjetividade. Além da técnica, nos apoiamos na aplicação de questionário de perfil e em relatos extraídos a partir da observação participante. Os resultados obtidos nos direcionaram para a questão principal do aspecto da afetividade na docência, no que tange justificativas para a permanência no magistério e competências comportamentais para a constituição da profissionalização docente em paralelo à formação disciplinar e teórica das licenciaturas.
Full-text available
Article
No hay cambios sin directivos: desarrollo de competencias de dirección para una nueva gestión publica
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.