ArticlePDF Available

Abstract and Figures

Book clubs are one of the most effective ways to get new readers and to keep them. This is true even for online ones as long as they are designed, organized, managed and dynamized in the right way. This article analyzes a selection of online book clubs offered by Spanish libraries in order to point out the main aspects in their management. Furthermore, they are classified according to the medium or forum of conversation in which they are made and the book club in Nubeteca, a project of Fundación Germán Sánchez Ruipérez and Diputación de Badajoz, is included as a model..
Content may be subject to copyright.
Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 177
ARTÍCULOS
Revista General de Información y Documentación
ISSN: 1132-1873
http://dx.doi.org/10.5209/RGID.56566
Conversando en la nube: cómo organizar un club de lectura
virtual
María Antonia Moreno Mulas1; Araceli García-Rodríguez2; Raquel Gómez-Díaz3
Recibido: 7 abril 2017 / Aceptado: 15 de junio de 2017
Resumen. Los clubs de lectura son una de las herramientas más eficaces para conseguir y fidelizar
lectores y esta afirmación se cumple también en los denominados virtuales, siempre y cuando, se
diseñen, organicen, gestionen y dinamicen de la manera adecuada. El presente artículo analiza una
selección de clubs de lectura virtuales puestos en marcha desde las bibliotecas españolas, con el fin de
señalar los aspectos esenciales a tener en cuenta a la hora de su organización. Además se realiza una
clasificación descriptiva atendiendo al medio o foro de conversación en el que se realizan y se incluye
el ejemplo de un club integrado en Nubeteca, proyecto de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y
la Diputación de Badajoz.
Palabras clave: Biblioteca Pública; Club de lectura virtual; Club de lectura en la nube; Promoción
lectora
[en] Talking in the cloud: How to organize a virtual book club
Abstract. Book clubs are one of the most effective ways to get new readers and to keep them. This is
true even for online ones as long as they are designed, organized, managed and dynamized in the right
way. This article analyzes a selection of online book clubs offered by Spanish libraries in order to
point out the main aspects in their management. Furthermore, they are classified according to the
medium or forum of conversation in which they are made and the book club in Nubeteca, a project of
Fundación Germán Sánchez Ruipérez and Diputación de Badajoz, is included as a model..
Keywords: Public Libraries; Virtual Book Club; Book Club in the cloud; Promoting Reading
Sumario. 1. Entornos propicios para la promoción lectora. 2. Objetivos. 3. Metodología. 4. ¿Qué es
un club de lectura virtual? 5. Propuesta de tipología de los clubs de lectura virtuales. 6. Paso a paso:
cómo organizar el club. 7. A modo de ejemplo. El balcón en invierno, de Luis Landero (Nubeteca). 8.
Conclusiones. 9. Referencias bibliográficas.
_____________
1 Fundación Alonso Quijano. Revista Mi Biblioteca.
E-mail: amoreno.cds@gmail.com
2 Grupo e-lectra. Universidad de Salamanca.
Facultad Traducción y Documentación.
Biblioteconomía y Documentación
E-mail: araceli@usal.es
3 Grupo e-lectra.
Universidad de Salamanca.
Facultad Traducción y Documentación.
Departamento Biblioteconomía y Documentación
E-mail: rgomez@usal.es
178 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
Cómo citar: Moreno Mulas M.A., García-Rodríguez, A., Gómez-Díaz, R. (2017) Conversando en la
nube: cómo organizar un club de lectura virtual, en Revista General de Información y Documentación
27 (1), 177-200.
1. Entornos propicios para la promoción lectora
La promoción de la lectura es una de las funciones clave de las bibliotecas
públicas. Conseguir y fidelizar lectores en entornos agradables e integradores, en
los que se propicie el crecimiento personal a través del aprendizaje continuo y el
enriquecimiento del tiempo de ocio, es una de las labores en las que se empeñan
estas instituciones abiertas y democráticas. En este empeño, una de las
herramientas más poderosas de promoción lectora con las que cuentan las
bibliotecas públicas son los clubs4 de lectura. Los clubs de lectura están formados
por grupos de personas que leen a la vez (de manera individual y sin un espacio
predeterminado), un libro pactado previamente y se reúnen, con cierta
periodicidad, para conversar sobre él. Los clubs, por tanto, son espacios
distendidos en los que acercarse al otro, a lo distinto, a través de la lectura y la
conversación. Son lugares donde aprender habilidades y destrezas, culturas ajenas.
Son medios de socialización, escuelas de ciudadanía activa.
Como señala Arana (2017) “En los últimos quince años los clubs de lectura se
han extendido en España formando una red que abarca todo el territorio.
Seguramente porque la mayoría de ellos han surgido al amparo de las bibliotecas
públicas (...)”. Existe una tipología de clubs muy variada; la clasificación se realiza
en función de las personas e instituciones que los impulsan (desde el ámbito
educativo, sanitario, museístico, ferias y eventos literarios, librerías,
ayuntamientos, particulares, bibliobuses, bibliotecas públicas); de lo que se lee
(poesía, ensayo, prensa, novela negra, novela histórica, novela medioambiental,
literatura feel good, romántica adulta, literatura infantil y juvenil y un largo
etcétera); del idioma en el que se lee, y la edad y circunstancias de los lectores que
los forman: niños, jóvenes, adultos, padres, intergeneracionales.
Pero en los últimos años, la virtualidad ha llegado también a estos espacios y se
han desarrollado clubs presenciales que en algunas sesiones utilizan aplicaciones
para encontrarse con otros clubs o con el autor5, y son multitud los que cuentan con
blogs para dar cuenta de las actividades y lecturas que realizan6. Junto a estos, que
podríamos llamar semi virtuales, se han creado los clubs de lectura virtuales en los
_____________
4 Como señala la Nueva Gramática de la Lengua Española en su apartado dedicado a los plurales de las voces
de origen no castellano, tanto clubs como clubes resultan adecuados para formular el plural de club. Por otro
lado, según explica el Diccionario Panhispánico de Dudas, club es un anglicismo asentado en el español
desde hace dos siglos y, desde el inicio, su plural ha vacilado entre las formas clubs, que coincide con el plural
inglés, y clubes, cuya terminación parece ajustarse más a la variante singular clube, mucho menos extendida.
Dado que las palabras terminadas en be forman el plural añadiendo ese, como pubs, snobs y webs,y no pubes,
snobes ni webes, y comoquiera que el singular más extendido es club, en el presente artículo se ha optado por
el plural clubs, aun siendo también adecuado el término clubes.
5 El Club de Lectura Interoceánico Salamanca- Medellín (Colombia) de la BPE Casa de las Conchas que
realiza encuentros anuales entre los clubs de lectura salmantinos con el club colombiano a través de
videoconferencia.
6 La mar de libros, el blog de los clubs de lectura de la BPE de Huelva https://lamardelibros.wordpress.com
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 179
que la mayoría de las sesiones y los encuentros se organizan a través de internet (en
una red social, en una plataforma, en un foro, en un blog...)7, y por último, los clubs
de lectura en la nube que suman, a la característica anterior, el acceso a la obra y la
interacción sobre ella, en línea8.
Las bibliotecas públicas han comenzado a desarrollar este tipo de clubs en los
que no es necesaria la cercanía geográfica, proporcionando así lugares de relación
atractivos y sin barreras entre lectores, autores y biblioteca. Su organización exige
de la biblioteca una planificación rigurosa, pero en este caso se suman además una
serie de condicionantes entre los que se encuentran la elección del medio donde se
ha de desarrollar, la formación previa de los profesionales, usuarios y autores o el
acceso a las obras. Tenerlos en cuenta desde las primeras fases de trabajo es
fundamental para asegurar su correcta implementación y posterior desarrollo.
2. Objetivos
Considerando que, al igual que en su modalidad presencial, los clubs de lectura
virtuales son herramientas eficaces de promoción lectora y revitalizadores de las
relaciones entre lectores, autores y biblioteca, el presente artículo tiene como
objetivo analizar una selección de experiencias con el fin de señalar los aspectos
principales a tener en cuenta cuando se trata de organizar uno de estas
características en una biblioteca pública.
Derivado del análisis de las experiencias, se pretende, además, establecer una
tipología de clubs virtuales atendiendo a los foros de conversación en los que se
implementan.
Así mismo, persigue demostrar cómo su implementación refuerza la idea y el
concepto del espacio físico de la biblioteca pública y lo dota de significado
conectándolo con el espacio virtual, gracias a las relaciones interpersonales que se
establecen, y a las funciones que se desarrollan, como la formación y el
acompañamiento al lector o la dinamización de la obra.
3. Metodología
Antes de hacer una búsqueda de prácticas concretas de clubs de lectura virtuales
impulsados desde las bibliotecas públicas, se realizó una revisión bibliográfica para
recopilar la literatura profesional esencial; abriendo la búsqueda a tesis doctorales,
artículos en revistas especializadas, libros y capítulos de monografías.
Se efectuaron consultas en Travesía (http://travesia.mcu.es), el sitio web
desarrollado y gestionado por el Ministerio de Cultura que ofrece recursos digitales
para la cooperación bibliotecaria; Gredos (http://gredos.usal.es), el repositorio
documental de la Universidad de Salamanca; Dialnet (https://dialnet.unirioja.es/),
_____________
7 Club de lectura virtual de Castilla y León https://clubdelecturavirtualcyl.wordpress.com/
8 Nubeteca. Los clubs de lectura de la Diputación de Badajoz y Fundación Germán Sánchez Ruipérez
http://nubeteca.odilotk.es/
180 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
el portal de la Universidad de La Rioja que recopila y proporciona acceso,
fundamentalmente, a documentos publicados en España; E-LIS (eprints.rclis.org/)
el repositorio internacional digital de Biblioteconomía y Ciencias de la
Información, en el Observatorio de la Lectura (http://www.mecd.gob.es/cultura-
mecd/areascultura/libro/mc/observatoriolect/redirige/inicio.html) y el Libro del
Ministerio de Cultura.
Entre toda la información encontrada ha sido especialmente útil para dibujar el
panorama actual de los clubs de lectura en nuestro país el trabajo de Arana (2017)
integrado en el último informe sobre Lectura en España de la Federación de
Gremios de Editores de España.
A continuación, a través de la guía del Directorio de Bibliotecas de España del
Ministerio de Cultura, Educación y Deporte (http://directoriobibliotecas.mcu.es/),
se rastrearon los clubs virtuales que se anuncian desde las 15 páginas web de las
Bibliotecas Nacionales y Centrales de las CCAA y se revisaron las 53 webs de las
Bibliotecas Públicas del Estado.
Por último, se analizaron los resultados de los clubs virtuales y en la nube
dirigidos a público adulto (2010-2015), enmarcados en el proyecto de
investigación/acción Territorio Ebook de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez
(FGSR) y en Nubeteca, iniciativa impulsada por la Diputación de Badajoz y la
FGSR, cuyos informes se encuentran publicados y en libre acceso9.
A partir de la información encontrada, se clasificaron los clubs de acuerdo con
la tecnología empleada en su desarrollo, pese a la existencia de otros aspectos
interesantes tales como el número de lectores o los proyectos de dinamización para
guiar la lectura, que, sin embargo, no se han podido determinar en todos los casos.
De este modo, se ha obtenido un listado de 11 clubs divididos en las 4 categorías
que se mencionarán en el apartado 5 de este artículo.10
4. ¿Qué es un club de lectura virtual?
Como se ha mencionado en la introducción del artículo, los clubs de lectura
virtuales y en la nube se basan en el principio universal de todo club de lectura: un
grupo de personas lee, conjuntamente, un libro pactado entre sus miembros o
designado por un coordinador, y se reúne periódicamente para conversar acerca de
_____________
9 Disponibles en libre acceso los siguientes informes:Ebook -18 Ebook -18. Los lectores niños y jóvenes y los
libros electrónicos < http://www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/menos18/informe_lectores_menos
_18.pdf >
Ebook+18-40.Los lectores y los libros electrónicos.< http://www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/
19_39/informe_lectores_menos_19_39.pdf>
Ebook 55 +: Los lectores mayores de 55 años y los libros electrónicos.
<http://www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/55/Informe_lectores_+55.pdf>
Nube de lágrimas. Club de lectura en la nube. Lectores digitales y lectura social. <
http://www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/nube_lagrimas/Informe_lectores_nube_lagrimas.pdf>
10 Algunos de las experiencias seleccionadas desarrollan varios clubs simultáneos, como en el caso de Castilla-
La Mancha con la puesta en marcha de tres: Letras rojas (fantasía, ciencia ficción), Alonso Quijano (clásicos)
y Leolo, el domador de palabras (juvenil).
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 181
lo leído. Lo que los distingue es que su desarrollo está íntimamente ligado a medios
virtuales: plataformas, redes sociales, blogs, etc.
A diferencia de los presenciales, mientras dura la experiencia lectora no existen
horarios ni días prefijados para su acceso, lo que abre oportunidades interesantes
para los profesionales que los coordinan (¿cómo dinamizar? ¿Cómo cohesionar al
grupo?). Del mismo modo, cuando se trata de lecturas contemporáneas, el club no
se prepara para recibir al autor una vez terminada la lectura, sino que el propio
autor puede participar del día a día del club y esta circunstancia incide en las
relaciones entre la biblioteca, los lectores y los autores. Otro aspecto que los
diferencia es la flexibilidad: cada lector lee y conversa cuanto y cuándo quiere y
por ello, en algunos de estos clubs, se organiza temporalmente la conversación en
torno a tramos/capítulos.
Es habitual señalar que estas actividades virtuales impulsadas desde las
bibliotecas públicas son una oportunidad de pertenecer a un club cuando, por
razones personales, geográficas o de otra índole, no puede accederse a uno
presencial. Sin embargo, los clubs de lectura virtuales pueden fortalecer el espacio
físico de la biblioteca pública. Las relaciones que se forjan en este tipo de foros
pueden ser iguales o más intensas que las que se establecen en uno presencial; lo
que se comparte en una conversación entre lectores y/o con el autor puede tener el
mismo o mayor grado de interés y profundidad. Por lo tanto, los clubs presenciales
no descartan a los virtuales, ni viceversa, sino que son experiencias de lectura que
tienden a retroalimentarse.
Los clubs de lectura virtuales empezaron a cobrar auge en España a raíz de la
irrupción de la web 2.0. En el III Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas, se
presentaron sendas comunicaciones en las que se señalaban las oportunidades que
estas herramientas podían ofrecer tanto a la biblioteca (Juárez, 2006), como a los
usuarios (Moreno, 2016). Las redes sociales incipientes se perfilaban entonces
como una cantera interesante para la difusión de servicios y contenidos de la propia
biblioteca y como potenciadoras de ciertas habilidades de los usuarios, tales como
la comunicación, la creatividad y el aprendizaje continuo. Como recoge Manso
Rodríguez (2012) y Celaya (2007) las redes sociales son herramientas que ayudan
a fomentar una conversación en red entre lectores de libros, actuando como un
punto de información y de encuentro participativos, donde se anima el intercambio
de opiniones sobre libros y autores.
Si bien existían precedentes de los clubs de lectura virtuales tal y como los
conocemos ahora, como el Taller de lectura en línea en torno a El Quijote
desarrollado en la Biblioteca Municipal de Peñaranda de Bracamonte en 2005
(Corrionero, 2006), o los virtuales de las Bibliotecas de Barcelona puestos en
marcha por las mismas fechas, no es hasta el big bang de las redes sociales cuando
experimentan un crecimiento exponencial.
Promovidos por comunidades de particulares, enmarcados en librerías y ferias
literarias, e incluso, desde ayuntamientos como el de la ciudad de Nueva York11,
_____________
11 Nueva York lanza el club de lectura más grande del mundo http://www.lecturalia.com/blog/2017/
02/13/nueva-york-lanza-el-club-de-lectura-mas-grande-del-mundo/
182 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
instituciones culturales y académicas como museos, bibliotecas escolares,
universitarias y públicas no han sido inmunes a este fenómeno y, así, encontramos
ejemplos de clubs de lectura puestos en marcha desde redes de bibliotecas
municipales y regionales.
En el año 2009, la FGSR pone en marcha el proyecto de investigación/acción
pionero en el marco de la Biblioteca Pública: Territorio Ebook. El proyecto indagó
sobre la lectura digital y sus soportes, la lectura social, la comprensión lectora y los
lugares de lectura de los lectores de biblioteca pública, tomando como hábitat
natural el club de lectura. Esta investigación, testada por dos equipos de
investigadores de la Universidad de Salamanca12, permitió profundizar en el
diseño, desarrollo y características de un club de lectura que fue mutando de
presencial a virtual en las primeras fases, hasta llegar a un modelo en la nube
(2014-2015) en el marco del proyecto Nubeteca mencionado, que supuso un hito
en la historia de los clubs virtuales impulsados desde las bibliotecas públicas y que
fue descrito por la Unión Europea como ejemplo de buena práctica de promoción
lectora en el entorno virtual en su último informe (Huysmans, F. y T. Vráblová,
(eds), 2016).
5. Propuesta de tipología de los clubs de lectura virtuales
Aunque los clubs de lectura se pueden clasificar atendiendo a distintos criterios,
teniendo en cuenta que este artículo se refiere al mundo virtual, la propuesta de
clasificación que aquí se presenta se realiza en función de las herramientas y medios
empleados para generar, gestionar y difundir la conversación entorno a la lectura.
a. A través de blogs
El Club Virtual de Lectura de las Bibliotecas Municipales de A Coruña
(https://ciberclublectura.wordpress.com/), se remonta al año 2012 en su nueva
dirección web, pues un problema con el proveedor hizo que se perdieran años de
libros compartidos. El club es único para la red de bibliotecas y está dirigido por una
coordinadora que elije las lecturas y las dinamiza. Para inscribirse se cumplimenta un
formulario en línea en el que no se pide, expresamente, ser socio de las bibliotecas
municipales, aunque sí estar convenientemente acreditada la identificación (Nombre
y apellidos/Correo electrónico/Documento de identidad). La inscripción es necesaria
para poder comentar los post del blog y establecer una conversación con los
responsables del club y el resto de los lectores; pero el contenido se puede
consultar/leer en abierto. La obra ha de conseguirla el propio lector: en las bibliotecas
(se indica la biblioteca física concreta) o adquiriéndola, y el plazo para leer y
conversar varía según la extensión y/o complejidad de la misma.
_____________
12 El equipo dirigido por el catedrático de Psicología Emilio Sánchez, y el Grupo de Investigación Reconocido
E-LECTRA, dirigido por el catedrático José Antonio Cordón.
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 183
El Club de Lectura Virtual de las Bibliotecas de Castilla y León
(https://clubdelecturavirtualcyl.wordpress.com/) es un blog colaborativo que, poco
a poco, va integrando a cada una de las bibliotecas de la red en su gestión. Iniciado
en octubre de 2014, desde la Biblioteca Pública del Estado de Valladolid, se invita
a cada biblioteca a participar y es la biblioteca invitada quien selecciona la obra a
dinamizar durante un mes. Para ello ha de elaborar cuatro post y un quinto en el
que se realiza una encuesta de satisfacción de la lectura. Los lectores, al igual que
en el Club de Lectura Virtual de las Bibliotecas Municipales de A Coruña, pueden
encontrar la obra en la propia red o adquirirla por su cuenta. Es necesaria la
inscripción para poder comentar los post y conversar, pero todo el contenido está
en abierto, si bien en este caso para participar hay que ser usuario de la red de
bibliotecas.
El Club de Lectura Virtual del Premio Mandarache (http://www.cartagena.es/
clubdelecturavirtual/) surge como alternativa a los clubs presenciales y, como
éstos, ligado al Premio Mandarache (http://www.premiomandarache.es/), una
iniciativa en la que colaboran activamente las Bibliotecas Municipales de
Cartagena. En él se comentan los libros finalistas de cada edición y su pertenencia
da derecho a participar en los encuentros presenciales con los autores de las obras
galardonadas. Es necesaria la inscripción pero no ser usuario de la red de
bibliotecas, quizás por el carácter plural del proyecto (UNED, asociaciones
culturales, etc.). Las lecturas ha de conseguirlas cada lector. Se trata casi de un blog
testimonial, a tenor del número de comentarios que atesora, sensiblemente inferior
a los analizados en esta categoría.
Los blogs De la piedra al ebook (2010) (http://www.territorioebook.net/
jambrina/) y Ebookeando en la nieve (2011) (http://www.territorioebook.com/
ebookeandoenlanieve/) dinamizaron sendas obras de Luis García Jambrina: El
manuscrito de piedra y El manuscrito de nieve (Alfaguara): dos novelas históricas
y de intriga ambientadas en la Salamanca del siglo XV. Los lectores que
participaron en estos blogs lo hacían en el contexto del proyecto de
investigación/acción Territorio Ebook de la FGSR, que pretendía realizar una
etnografía de la lectura digital de los lectores de Biblioteca Pública, y se
corresponden con dos fases del mismo: las realizadas con los lectores de más de 55
años y los lectores de edades entre 40 a 54 años. Todos eran usuarios de la
Biblioteca Municipal de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca). Sin inscripción
previa para comentar, todo el contenido de estos blogs está en abierto, tanto los
post como los muy numerosos comentarios. A diferencia de los otros blogs
analizados, son constantes los juegos literarios: personajes literarios que
dinamizan, la aparición de protagonistas misteriosos que relacionan ficción con la
realidad, etc. Además, en el blog Ebookeando en la nieve se siguió un proyecto de
dinamización basado en la deconstrucción de la novela que perseguía profundizar
en ciertos aspectos con los lectores. La gestión de estos blogs se realizó desde el
Centro de Desarrollo Sociocultural de la FGSR en Peñaranda de Bracamonte. Las
versiones electrónicas de las obras se cargaron en los dispositivos de lectura de los
participantes, previo acuerdo con la editorial.
184 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
b. A través de Twitter
En el año 2011, enmarcado en Territorio Ebook de la FGSR, se realizó un club de
lectura íntegramente en Twitter, con la obra Niños feroces (Destino) de Lorenzo
Silva, comentándola diariamente con la etiqueta #niñosferoces y realizando dos
encuentros en esta red social con el autor. La dinamización, asentada en la
deconstrucción de la obra, seguía un riguroso proyecto realizado por la biblioteca y
aprobado por el autor. Los lectores, de entre 18 a 39 años, pertenecían a la
Biblioteca Municipal de Peñaranda de Bracamonte, pero cualquiera podía
participar con el HT correspondiente. Uno de los objetivos era testar si esta red
social podía ser un lugar adecuado para practicar la lectura social, comparándolo
con otras fases del proyecto y con otras tecnologías empleadas en clubs de lectura
virtuales; además de profundizar en el significado del espacio físico de la biblioteca
en este tipo de clubs (Moreno y Valbuena. 2013). La lectura, por primera vez, se
enriqueció con enlaces insertados en el propio texto. Estos recursos fueron
aportados por el autor y la biblioteca y la versión extendida del texto se cargó en
los dispositivos de lectura, previo acuerdo con la editorial13.
c. A través de Facebook
Existen clubs de lectura organizados desde librerías, editoriales, ferias literarias,
por autores, editoriales, etc. realizados a través de una página o un grupo de
Facebook. Siguiendo la estela de Territorio Ebook, en 2013 el Centro de Desarrollo
Sociocultural de la FGSR se embarcó en un nuevo proyecto, junto con la
Diputación de Badajoz y la Universidad de Salamanca: Nube de Lágrimas. Los
lectores, de edades diversas y pertenecientes a cinco municipios de Badajoz
(Azuaga, Cabeza del Buey, Don Benito, Montijo y Siruela) y uno de la provincia
de Salamanca (Peñaranda de Bracamonte), leyeron una versión enriquecida con
enlaces y recursos de Lágrimas en la lluvia (Seix Barral) de Rosa Montero (previo
acuerdo con la editorial). Accedían a la lectura a través de la aplicación extinta
Readmill y la conversación, diseñada en un proyecto de dinamización, se llevó a
cabo en un grupo cerrado de Facebook en el que se inscribió a los lectores14.
d. A través de plataformas
Club de lectura virtual de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
(http://clubvirtualdelectura.cervantes.es/). Servicio implementado en 2016 y
lanzado por la biblioteca electrónica para el cual, además de una serie de requisitos
tecnológicos, es imprescindible no solo ser socio de la biblioteca, sino que el carné
_____________
13 Tanto el proyecto de dinamización, como la deconstrucción y los enlaces a Niños feroces (Destino) de
Lorenzo Silva, pueden consultarse en el informe Ebook +18 - 40. Los lectores y los libros electrónicos.<
http://www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/19_39/informe_lectores_menos_19_39.pdf>
14 Puede consultarse el informe en el que se incluye el proyecto de dinamización, la deconstrucción de la obra,
los enlaces con los que se enriqueció la obra, los aspectos formativos o cómo se sucedió la conversación, entre
otros muchos aspectos: Nube de lágrimas. Club de lectura en la nube. Lectores digitales y lectura social. <
http://www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/nube_lagrimas/Informe_lectores_nube_lagrimas.pdf>.
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 185
sea utilizado, esté activo. La obra, en formato electrónico, se presta a través de la
propia plataforma. La coordinación se lleva a cabo, en cada caso, por un
bibliotecario y un especialista, ambos perfectamente identificados y distintos en
cada experiencia. En abril de 2017 está previsto el lanzamiento de nuevas lecturas.
Nubeteca, los clubs de lectura en la nube de la FGSR y la Diputación de
Badajoz. Todas las experiencias previas de las diversas fases de Territorio Ebook y
Nube de Lágrimas han dado lugar a la creación de una plataforma para los clubs de
lectura en la nube, Nubeteca, implementada en su versión beta en 2015 (con
tecnología de Odilo, que es la misma que implementa la plataforma de clubs de la
Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes).
Lectores de cinco bibliotecas de otros tantos municipios de Badajoz (Don
Benito, Fuente del Maestre, Llerena, Montijo, Villanueva de la Serena) y de un
municipio salmantino (Peñaranda de Bracamonte), además de una selección de
lectores del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de Chile, participaron en dos
clubs con Carmen Posadas (El testigo invisible, Planeta) y Luis Landero (El balcón
en invierno, Tusquets). La principal diferencia es que la lectura se hacía desde la
propia plataforma, previo acuerdo con las editoriales. Algunas partes del club se
podían compartir en las redes sociales.
Los Clubs de lectura Virtuales de las Bibliotecas Públicas de Cataluña
(http://www.readgroups.com/gencat/) y el Club de lectura virtual de las
Bibliotecas de la Comunidad de Madrid (http://www.readgroups.com/bpmad/) se
realizan a través de Readgroups15, un servicio para crear y gestionar clubs de
lectura. Permite la integración de Twitter, Facebook y YouTube; realizar debates,
chats, encuestas... y diseñar la interface de la plataforma. Es precisa la inscripción
previa, en el caso catalán, queda pendiente de aprobación, en el caso madrileño, la
inscripción es automática.
En ambos, las lecturas han de conseguirlas los lectores; en el caso de Cataluña
el idioma es el catalán y en la actualidad, existen clubs activos; en el caso
madrileño, no existe hoy por hoy ninguna lectura activa.
Recientemente se ha puesto en marcha la Plataforma de los Clubs de Lectura
Virtuales de Castilla La-Mancha (http://clubesdelectura.castillalamancha.es/). Los
participantes han de registrarse previamente en el sistema y ser poseedores del
carnet único de la Red de Bibliotecas Públicas de la región. Cada participante tiene
que conseguir su ejemplar bien a través de una biblioteca, o a través del servicio
eBiblio. Está formada por tres clubs: Leolo, el domador de palabras (Literatura
juvenil); Alonso Quijano (Autores clásicos) y Letras rojas (Novelas de género
(novela negra, ciencia ficción, etc.), que son coordinados por tres profesionales
identificados (Pep Bruno, Alejandro López y Juan Prieto). Algunos de los
contenidos que se ofrecen en abierto (información, recursos generales, etc.) pueden
compartirse en redes sociales.
_____________
15 Readgroups es una tecnología para la implementación de clubs de lectura virtuales en las bibliotecas. Cada
biblioteca puede adaptarla a sus necesidades, utilizando aquello que le interese y diseñando el interfaz. Agrupa
chat, foros de conversación, conectividad con redes sociales, etc.
186 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
6. Paso a paso: cómo organizar el club
Las experiencias de los clubs de lectura citadas anteriormente presentan diferencias
sensibles en cuanto a su organización y, aunque en función de su categoría la
planificación puede y debe ser distinta, existen una serie de pautas generales
(figura 1) que se pueden aplicar a todos ellos y que se deben seguir si se quiere que
estos cumplan sus objetivos fundamentales: fomentar la lectura y fidelizar lectores.
Figura 1. Pautas para organizar un club de lectura virtual. Fuente: elaboración propia
6.1. Elección del foro de conversación
Determinar el medio en el que se realizará el club de lectura es el primer paso. Se
puede optar por:
Blogs: Aunque los blogs son relativamente fáciles de diseñar y de alimentar,
y funcionan muy bien para aportar recursos y elaborar recopilación de
conversaciones en redes sociales, tienen varios inconvenientes: la
conversación se desarrolla en los comentarios por lo que la lectura es lineal,
los lectores no pueden aportar archivos audiovisuales más allá de enlaces
HTML y por ello, la conversación no es dinámica.
Twitter: En Twitter las conversaciones se producen en torno a etiquetas que
más tarde pueden recopilarse con diferentes aplicaciones. Además, tanto los
lectores como los coordinadores de los clubs pueden adjuntar imágenes,
videos, podcast, etc. y el feedback es muy agradable (me gusta, retuit, citar
tuits…). Sin embargo, presenta la dificultad de que es muy complicado para
el coordinador establecer conversaciones con seguimiento de varios lectores,
a no ser que se fijen encuentros (lectores, autor y/o el propio coordinador),
en días y horarios determinados.
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 187
Facebook: En Facebook pueden realizarse clubs de lectura a través de un
grupo abierto, cerrado o secreto, dependiendo de las características y de la
publicidad/privacidad que se quiera ofrecer en el club; o a través de una
página. En las páginas, las contribuciones del coordinador se realizan en
forma de post y también pueden hacerse videos en directo para encuentros
puntuales con la aplicación Facebook Live16; videos que se guardan y
pueden verse en diferido. La conversación con los lectores, en todos los
casos, se realiza a través de los comentarios, en los que se adjuntan
diferentes tipos de archivos y a los que se puede reaccionar de varias
maneras prefijadas, creando así una cierta reafirmación en los lectores.
Plataformas: La elección de una plataforma propia viene dada por el deseo
de preservar el contenido de las conversaciones, de conseguir una mayor
privacidad y de asegurar estabilidad en la herramienta. Aunque el añadido de
archivos queda, en su mayoría, limitado al coordinador del club, es ya
habitual que exista integración entre las plataformas y las redes sociales más
comunes. Es deseable que, desde la propia plataforma se proporcione el
préstamo electrónico de la obra y, en algunos casos (obras libres de derechos
o con convenio con las editoriales y autores), el acceso a la misma a tras
de una aplicación que permita interactuar con el texto: subrayar, citar,
compartir.
6.2. Los lectores
La calidad de socios o no socios de la biblioteca da lugar a dos tipos de
clubs:
Club abierto a todas las personas interesadas, con o sin necesidad de
registro previo.
Club cerrado, dirigido a los socios de la biblioteca o red de bibliotecas, con
registro y requisito de número de carné.
En ambos casos es aconsejable establecer un cupo de participación máxima
para evitar que el porcentaje de lectores pasivos sea demasiado alto. Este
cupo vendrá dado tanto por el número de bibliotecas como por el
porcentaje de los usuarios potencialmente interesados, pero tomando nota
de la experiencia sería recomendable no superar el número de 80-100
participantes.
6.3. Formación de los bibliotecarios, los lectores y los autores
Como en cualquier actividad que se desarrolle desde la biblioteca, hay que
asegurarse de que los participantes en el club: mediadores, lectores y autor (en el
caso de su intervención), están en condiciones de hacerlo con todas las garantías.
Por lo tanto, es necesario realizar sesiones de formación, especialmente de
_____________
16 El Festival de Género Negro de Valencia utiliza Facebook Live para su club de lectura mensual previo al
desarrollo del festival: https://www.facebook.com/ValenciaNegra/ #LeeConVLCNegra
188 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
alfabetización digital17, que les permitan manejarse en la red social, plataforma, o
aplicación elegida. Estas sesiones pueden ser presenciales y/o virtuales, e incluso
combinar unas y otras: videos de demostración, chats con el bibliotecario,
secciones de preguntas frecuentes, etc. Tan importante como la formación previa es
el seguimiento, esto es, el acompañamiento de la biblioteca (presencial y digital) al
lector en el club, no solo en cuestiones de dinamización, sino también en posibles
dificultades o dudas relacionadas con la tecnología.
6.4. Selección de las obras
La elección de los títulos con los que se va a trabajar, viene dada por una serie de
criterios básicos de calidad y de interés para los lectores, una tarea que la biblioteca
pública viene desempeñando tanto para la formación de sus colecciones, como para
la adquisición de textos de los clubs de lectura presenciales. Dicha selección
variará en función de si se diseña un club generalista (en el que se realicen todo
tipo de lecturas) o temático: novela negra, histórica, clásicos, ensayo, poesía,
actualidad, literatura ecológica, autores locales y un largo etc., que será una de las
condiciones que empujen a los lectores a la inscripción, y algo que es muy
importante, el papel del autor en el club.
6.5. Lectura y análisis de las obras: deconstrucción
Una vez seleccionada la obra, es necesario realizar su deconstrucción18 en un
esquema que guíe al bibliotecario: identificar el contexto histórico, temporal,
socioeconómico; las tramas principales y secundarias; los personajes y sus
motivaciones, los temas que subyacen en el texto que son susceptibles de generar
debates y marcan las líneas de enriquecimiento de la obra. Estos elementos son los
que darán las pautas para elaborar un proyecto de dinamización en el que se consiga
que los lectores conversen acerca de los elementos más importantes de la obra.
6.6 El enriquecimiento de las obras
Pero no sólo tendremos que deconstruirlas, sino también enriquecerlas con recursos
audiovisuales y textuales (bandas sonoras, videos musicales, documentación
utilizada por el autor, etc.). Si la obra es electrónica, el enriquecimiento puede
hacerse en el propio epub, previo acuerdo de la editorial y los autores, o bien
pueden incluirse en el medio digital en el que se desarrolla el club.
_____________
17 La UNESCO define la alfabetización digital (UNESCO, 2012) como la adquisición de una serie de destrezas
básicas de manejo de equipos y programas. Señala los siguientes objetivos: proporcionar el conocimiento de
los lenguajes que conforman los documentos multimedia interactivos y el modo en que se integran;
proporcionar el conocimiento y uso de los dispositivos y técnicas más frecuentes de procesamiento de la
información; proporcionar el conocimiento y propiciar la valoración de las implicaciones sociales y culturales
de las nuevas tecnologías multimedia y favorecer la actitud de receptores críticos y emisores responsables en
contextos de comunicación democrática.
18 El método de deconstrucción, es una evolución y apropiación posteriores del método original empleado por
Emilio Sánchez, catedrático de Psicología de la Universidad de Salamanca (USAL) y su equipo.
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 189
Así, por ejemplo, en los clubs de lectura desarrollados en Twitter y en
Facebook, en torno a las obras de Lorenzo Silva y Rosa Montero, los lectores
accedieron a versiones inéditas de sus novelas. En el caso de Niños feroces
(Destino), de Silva, esta versión contenía un total de 84 enlaces19 que, incorporados
en el mismo texto, permitían consultar en internet distintos materiales relacionados
con la obra: artículos de Wikipedia, PDFs, blogs, webs, textos literarios, música,
vídeos, juegos y fotos. En Lágrimas en la lluvia (Seix-Barral) de Montero, en la
obra se añadieron más de 60 enlaces20 a otros tantos elementos relacionados:
videos, música, fotografías, textos literarios, webs. Hay que señalar que estos
enlaces fueron seleccionados entre los autores y la bibliotecaria que los dinamizó.
6.7 Acceso a las obras
Determinar cómo se va a facilitar la lectura de las obras a los lectores es otro aspecto
fundamental a la hora de organizar un club de lectura. En función de nuestras
posibilidades se puede optar por el préstamo en papel en las bibliotecas, el préstamo
a través de la plataforma de préstamo digital (ebiblio, Nubeteca, etc.), o el acceso en
la nube a través de una aplicación integrada o no en el medio virtual en el que se
realiza el club. Lo pertinente sería ofrecer los textos a los lectores en el entorno del
club virtual, a través de préstamo digital o acceso a la nube, incluso, combinando las
dos opciones para garantizar la lectura cuando no existe la conectividad.
6.8. Relación con el autor
Es habitual que al finalizar la lectura de sus obras, los autores se encuentren con los
lectores de los clubs. La ventaja de los virtuales es que si el autor es
contemporáneo, se puede establecer una relación cotidiana. Se trata de un opción
muy atractiva para autores locales pero también puede serlo para los autores
consagrados. Así, por ejemplo, en el club El balcón en invierno (Tusquets)
integrado en Nubeteca, Luis Landero participaba en la plataforma con mucha
asiduidad, conversando de manera natural con los lectores, y aportando sus
comentarios en las propuestas e hilos abiertos en el foro. Es evidente que contar
con el autor en el club es un aliciente para aumentar la participación de los lectores,
pero hay que tener cuidado en fijar su papel (de autor, no de dinamizador) e
intentar que los lectores superen la barrera de la admiración y conversen con
respeto pero sin reverencia.
_____________
19 Ebook + 18-40. Los lectores y los libros electrónicos. (http://www.territorioebook.com/recursos/vozelectores
/19_39/informe_lectores_menos_19_39.pdf)
20 Nube de Lágrimas. Club de lectura en la nube. Lectores digitales y Lectura social. Anexo III. Los enlaces de
Lágrimas en la lluvia. http://www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/nube_lagrimas/Informe_lectores
_nube_lagrimas.pdf
190 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
6.9. La dinamización
En un club de lectura virtual el lector decide cuánto y cuándo lee, pero también
cuándo participa, por eso es conveniente pautar la conversación e, intentar, dentro
de lo posible, que los lectores no comenten más allá del tramo/capítulo de la obra
prefijado. Todo ello, sin menoscabar la flexibilidad en la participación.
La dinamización, por tanto, se basa en la conversación y es muy útil fijarla de
antemano en un proyecto que se consensuará con el autor, si se da la circunstancia
afortunada de su participación activa en el club. Se ha de fijar por tanto papel del
autor (las quedadas con los lectores) y los temas importantes a debatir.
De forma complementaria, pero no menos importante a la hora de dinamizar el
club y conseguir romper el hielo, consiste en dejar un espacio al componente lúdico
partiendo, por ejemplo, de un juego literario (asignar colores, sabores, texturas a
los personajes de la historia, diseñar sus zapatos de acuerdo con sus caracteres o
imaginar qué guardan en sus armarios).
Esta manera de dinamizar, al hacerse casi íntegramente, por escrito, exige del
coordinador ciertas destrezas y habilidades en la expresión escrita; cuidado al
expresar opiniones, conclusiones o inferir presupuestos. El coordinador puede
opinar, pero no ha de imponer su criterio, sino propiciar el debate entre los lectores
y el autor. Por último, hay que tener en cuenta que el proyecto de dinamización
existe para guiar la dinamización, pero que el mediador del club ha de saber
saltárselo o modificarlo cuando las circunstancias así lo indican; la flexibilidad y la
espontaneidad no han de perderse en la mediación.
6.10 La evaluación
Todo bibliotecario es consciente de que diseñar una correcta evaluación de
cualquier experiencia o actividad es fundamental; también en los clubs de lectura
virtuales. Por lo tanto, se deben determinar y elaborar previamente las herramientas
de evaluación más adecuadas con una triple orientación: las dirigidas a los lectores,
a los autores y al coordinador del club. Combinar entrevistas personales y el rastreo
de actividad de los participantes en cada una de las secciones del club de lectura:
hilos de conversación, aportaciones y calidad de las mismas, clicks en enlaces,
visualizaciones, etc. Estas herramientas han de evaluar, como mínimo:
La formación previa y de seguimiento: utilización de la plataforma, la
aplicación, etc.
La participación en el club: número y tipo de participantes.
La profundidad de la conversación virtual: número y tipo de comentarios
(sociales, personales, en relación a la obra).
Autoría de los comentarios: coordinación, autores, lectores.
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 191
6.11. Automatización de procesos
Es necesaria la automatización de diferentes procesos integrados en el diseño,
gestión y coordinación de este tipo de clubs, que libere al bibliotecario de labores
rutinarias que consumen mucho tiempo. En especial, aquellos relacionados con:
La deconstrucción de las obras: plantillas en línea, manuales y videos
explicativos.
El etiquetado. Palabras clave en las conversaciones.
Las herramientas de evaluación estándar en línea: encuestas, test.
6.12. Trabajo colaborativo en red
Al igual que la selección de las obras realizadas en los diferentes clubs puede servir
de guía a una biblioteca para elegir las lecturas en sus propios clubs, la manera de
diseñar un club con las características que aquí se contemplan precisa de trabajo
colaborativo en red. Si una biblioteca o una red de bibliotecas, utiliza el método de
deconstrucción de las obras para diseñar proyectos de dinamización en clubs, sería
altamente provechoso y útil ponerlos a disposición de todas las bibliotecas públicas
a través de una base de datos de libre acceso.
7. A modo de ejemplo. El balcón en invierno, de Luis Landero (Nubeteca)
Del 11 de mayo al 9 de junio de 2015 se puso en marcha la segunda experiencia
lectora en Nubeteca (http://nubeteca.odilotk.es/), la plataforma de los clubs de lectura
impulsada desde la Diputación de Badajoz y la FGSR, con la obra El balcón en
invierno de Luis Landero (Tusquets). El club estaba formado por 86 lectores
pertenecientes a las bibliotecas de Don Benito, Fuente del Maestre, Llerena, Montijo
y Villafranca de los Barros (Badajoz), al Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de
Chile, y a la Biblioteca Municipal de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca),
ubicada en el Centro de Desarrollo Sociocultural de la FGSR.
La obra, en palabras de su autor, es una novela que trata de asuntos verídicos;
una novela biográfica. En ella se narran la emigración de una familia de labradores
extremeños a Madrid en los años sesenta; la infancia rural de Luis Landero, su
adolescencia y primera juventud en el barrio madrileño de La Prosperidad; las
inquietudes y anhelos de un joven que ya es escritor aunque aún no lo sabe.
Tras la selección, la lectura y el análisis de la obra, se realizó su deconstrucción
en la que se diferenciaron tramas principales y secundarias, personajes y
motivaciones, contextos y temas subyacentes. Sobre la base de este análisis, se
redactó el proyecto de dinamización que pautaba la conversación, así como los
roles de conversación de la coordinación y del autor: participación cotidiana y un
encuentro en la propia plataforma, tipo chat y con Skype. Hay que señalar que,
tanto la deconstrucción como el proyecto, son herramientas de trabajo del
bibliotecario por lo que, en ningún caso, se comparten con los lectores. Esta
192 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
decisión, tiene que ver con el aspecto lúdico y emocional de un club de lectura de
biblioteca pública, en el que se potencia la sorpresa.
Figura 2. Esquema general de los niveles de lectura. Fuente: elaboración propia.21
_____________
21 Aplicando el método original del equipo de Emilio Sánchez de la Facultad de Psicología de la USAL, a una
novela concreta.
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 193
Figura 3. Personajes. Antepasados paternos Fuente: elaboración propia
Figura 4. Personajes. Antepasados maternos. Fuente: elaboración propia
Figura 5. Temas. Fuente: elaboración propia
Los lectores se registraron mediante invitación tras mostrar su interés por
participar en cada una de las bibliotecas de origen; esto es, los lectores eran socios
activos de las bibliotecas. En cada una de ellas, se les proporcionó una formación
básica y un acompañamiento continuado. La coordinación corrió al cargo de la
bibliotecaria que había trabajado la obra, realizado la deconstrucción y diseñado el
proyecto de dinamización, por lo tanto, en el club de lectura coexistieron dos voces
194 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
que guiaron la conversación, la de la coordinación y la del autor (que podían abrir y
eliminar hilos). La formación del autor la realizó la coordinadora del club.
La plataforma ofrecía recursos sobre la obra y sobre el autor: entrevistas,
noticias, webs; desde ella se integró una aplicación para acceder a la lectura del
texto en streaming o descargar el epub y compartir anotaciones. La herramienta de
conversación elegida fue un foro en el que se iban abriendo hilos (por parte de la
coordinación y del autor) según el calendario incluido en el proyecto de
dinamización. Para ayudar a los lectores, se incluyó una barra de tiempo o de hitos,
en la que se avisaba de las fechas clave: inicio y fin de la lectura, quedadas con el
autor y pautas de los tiempos de conversación. En la propia plataforma se avisaba,
en el apartado de actualidad, de la existencia de nuevos comentarios que llevaban a
los hilos en concreto; también con notificaciones vía correo electrónico.
Asimismo, la plataforma permitía un elevado seguimiento y apoyo a los
lectores, si bien se testaron posibles mejoras para futuras experiencias, como son
una mayor interrelación con las redes sociales para desarrollar más el aspecto
social de la lectura (se compartían ciertas secciones, como los hitos, pero no
comentarios concretos, por ejemplo); mayores atribuciones de edición a la
coordinación (edición de comentarios, inclusión de imágenes, videos,
hiperenlaces), más apoyo a la coordinación (desarrollar el banco de recursos de
trabajo: deconstrucción, dinamización, calendarización) y más soporte a las
quedadas entre autores y lectores (integrar una aplicación de videoconferencia para
realizar conexiones en directo desde la propia plataforma). Esta plataforma resultó
intuitiva, sencilla y muy útil a la hora de implementar clubs de lectura de una
manera rápida y conectada con el catálogo colectivo de las bibliotecas que
formaron parte de Nubeteca.
Se abrieron 15 hilos para conversar en los que se realizaron un total de 1.548
comentarios. En los hilos se proponían de forma directa o tangencial los quince
temas destacados en la deconstrucción de la obra (figura 5), tratándose el resto
(hasta un total de 20) en los comentarios. Se observa una participación variable en
cada uno de los hilos, pero hay que destacar que los comentarios también solían
variar en cuanto a extensión, por lo que un hilo con pocos comentarios no significa,
a priori, poca intervención de los lectores.
Del total de los comentarios, 895 fueron realizados por los lectores, 560 por la
mediadora/coordinadora y 93 por el autor. En cuanto al número elevado de los
comentarios realizados por la coordinadora (560 frente a 895 de los lectores) tiene
su explicación en la manera de dinamizar un club de lectura virtual. En un club
presencial, el lenguaje gestual, una sonrisa, una mirada, la posición del cuerpo,
ofrecen muchas pistas a la mediación; lo mismo les ocurre a los lectores con las
intenciones de un mediador. Por tanto, es conveniente ser sutil, amable, cuidadoso
con las formas. Intentar atender personalmente a cada uno de los lectores
contestándole, animándole, proponiéndole otra mirada sobre el tema, e incitando a
los demás a intervenir. Se trata de una manera de dinamizar exigente que da buenos
resultados en el mundo virtual, porque todos precisamos de la debida atención, del
debido feedback. Cada mediador, con su estilo y personalidad determinados, ha de
sondear el grupo, cohesionándolo, proponiéndole juegos y dirigiendo
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 195
conversaciones, logrando así momentos divertidos y momentos de reflexión,
consiguiendo que todos se sientan integrados. El autor, con 93 comentarios muy
extensos, (en cada uno de ellos contestaba, preguntaba o comentaba, las
aportaciones de varios lectores), constituyó una presencia cotidiana y un estímulo
importante a la participación. Su intervención fue casi diaria, a lo que se sumó una
quedada final con chat y saludo de despedida vía Skype conectando con todas las
bibliotecas en las que se habían establecido micro quedadas entre los lectores y los
bibliotecarios (no recogida en los datos).
Gráfico 1. Hilos abiertos y número de comentarios por hilo. Fuente: elaboración propia.
Gráfico 2. Autoría de los comentarios realizados. Fuente: elaboración propia.
HILO O
HILO 1
HILO 2
HILO 3
HILO 4
HILO 5
HILO 6
HILO 7
HILO 8
HILO 9
HILO…
HILO…
HILO…
HILO…
HILO…
HILO…
HILO…
HILO…
HILO…
HILO…
103
129
77
92
128
68 74
50
76 71
44
58 61
117
56 53
63 72
59
97
LECTORES
58%
AUTOR
6%
MEDIADORA
36%
196 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
El desarrollo de la experiencia, así como la metodología empleada (deconstrucción,
proyecto de dinamización) y los resultados, pueden consultarse en el webinar El
club de lectura en la nube (Moreno, Valbuena, 2015), organizado por Odilo.22
8. Conclusiones
Los clubs de lectura virtuales pueden ser, además de herramientas eficaces para
la promoción de la lectura, una carta de presentación inmejorable de la biblioteca
para los usuarios, los autores, las editoriales y otros agentes relacionados con el
mundo del libro.
Como indica Arana (2017) “si la percepción que la población en general tiene
respecto a los clubs de lectura ha ido cambiando en los últimos años, esto es mucho
más acusado en el caso de los escritores y escritoras”. En el caso de los clubs
virtuales, además, pueden cumplir con el objetivo de unir el espacio físico y el
espacio virtual de la biblioteca, dotando a uno y otro de sentido; por ello, son tan
importantes las quedadas con aplicaciones de videoconferencia que conectan
lectores, bibliotecarios, bibliotecas y autores que se encuentran en puntos
geográficos distantes.
Tras analizar los clubs que se presentan en este artículo, se revela como una
oportunidad para las bibliotecas públicas el pedir a los participantes que sean
usuarios de las bibliotecas e instituciones que los impulsan. Para ello, han de
ofrecerse diferentes métodos y vías fáciles, rápidos y accesibles para que los
ciudadanos obtengan el carné.
En cuanto a los medios en los que tienen lugar los clubs de lectura, todo parece
indicar que la tendencia que predomina es la de diseñar una plataforma propia
desde la que se accede a los catálogos de las bibliotecas y se puede leer la obra,
bien en streaming, o en modo local, ambas opciones a través del préstamo. La
plataforma elegida debe tener una alta conectividad y adaptar algunas
potencialidades de las redes sociales, como son la facilidad de edición de
comentarios, la posibilidad de adjuntar archivos multimedia, subrayar frases o
compartir citas, entre otras funcionalidades.
A la hora de desarrollar un club de lectura virtual, tan importante es elegir el
medio en el que se va a realizar como analizar con cierta exhaustividad las obras
que se van a leer; esto es, deconstruir la obra; sobre ésta se asentará el proyecto de
dinamización. El objetivo es fijar, desde el principio, una serie de aspectos que
ayudarán a obtener de la experiencia el máximo provecho posible. Dichos aspectos
como son los tiempos de conversación, roles de conversación, temas que se van a
tratar y modos de tratarlos (juegos literarios, sensaciones, conocimientos, etc.),
deben quedar reflejados en el proyecto de dinamización.
La deconstrucción de la obra y el proyecto de dinamización se convierten así en
mapas para el coordinador. Si el autor participa en el club, ha de testar ambas
_____________
22 Webinar de Odilo El club de lectura en la nube. María Antonia Moreno y Javier Valbuena, 30 de junio de
2015 https://vimeo.com/132335896
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 197
herramientas de trabajo, pero los lectores de biblioteca pública no han de conocer
su existencia. Los lectores han de disfrutar, ante todo, con la lectura y la
conversación, por lo que el aprendizaje y la profundización de la conversación, han
de efectuarse sutilmente, sin que se sientan forzados en las propuestas.
Organizar clubs de lectura virtuales y en la nube no excluye el desarrollo de
clubs presenciales; ni la combinación de actividades virtuales y físicamente
presenciales. Todo ello puede dar lugar a una socialización virtual, pero también a
una socialización de piel, física, propiciada por las bibliotecas y los profesionales,
que consiguen así un cierto reconocimiento de los lectores y los autores.
De hecho, como sucedió en el Club de Lectura Virtual del Premio
Mandarache, intervenir en uno puede tener la recompensa de participar en
encuentros con autores de manera presencial o realizar quedadas con el autor tras
terminar la experiencia, como en Nube de Lágrimas con Rosa Montero o en el
Club Nubeteca con Carmen Posadas, cuando la escritora viajó a Peñaranda de
Bracamonte tras finalizar el club.
Sentir como propio este tipo de clubs y encontrar su interrelación con el resto de
actividades y con el resto del personal de la biblioteca, es también fundamental y
uno de los retos a los que debe de enfrentarse el bibliotecario coordinador, que ha
de estar apoyado por la dirección de la unidad en este empeño.
Los clubs de lectura virtuales impulsados desde la biblioteca pública no han de
perseguir un número ilimitado de participantes, sino una conversación de calidad,
una experiencia única en la que los lectores profundicen en la lectura, conversen
serenamente, ocupen su tiempo de ocio en juegos literarios y en encuentros con
otras personas que gustan, como ellos, de la alegría de leer y compartir.
9. Referencias bibliográficas
Agustín Lacruz, C.; Morera Gracia, E. (2016) Los clubes de lectura en Aragón: análisis
descriptivo de una práctica socio-cultural de animación y promoción lectora. Revista
General de Información y Documentación, 26 (2) <http://revistas.ucm.es/index.php/
RGID/article/view/54716/0> [Consulta: 20/02/2017]
Arana Palacios, J. (2017). Clubes de lectura, en La lectura en España. Federación de
Gremios de Editores de España. <http://www.fge.es/lalectura/2017/> [Consulta:
25/01/2017]
Arana Palacios, J.; Galindo Lizaldre, B. (2009). Leer y conversar: una introducción a los
clubes de lectura. Gijón, Trea.
Asociación El libro de los clubes (2013). Pautas de lectura compartida: planificación,
creación y desarrollo de un club de lectura. <http://hdl.handle.net/10421/6981>
[Consulta: 15/02/2017]
Calvo Alonso-Cortés, B.; Carlavilla, C.; Cortesini, M.; Ferrieri, L. (2008). Club de lectura
sin fronteras: Cologno Monzese (Italia), Guadalajara (España), en IV Congreso
Nacional de Bibliotecas Públicas. Madrid: Subdirección General de Información y
Publicaciones. <http://hdl.handle.net/10421/524> [Consulta: 08/01/2017]
Carreño, Ó. (2012). Clubes de lectura: obra en movimiento. Barcelona, UOC.
198 Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200
Casado, A. (2017). En marcha los clubes de lectura virtuales de Castilla La Mancha.
<http://www.biblogtecarios.es/antoniocasado/marcha-los-clubes-lectura-virtuales-
castilla-la-mancha/> [Consulta: 24/01/2017]
Celaya, J. (2010). Las bibliotecas en las redes sociales, más allá de los amiguitos, en V
Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Madrid: Subdirección General de
Coordinación Bibliotecaria. <http://hdl.handle.net/10421/4971> [Consulta: 25/01/2017]
Cordón García, J. A. (2016). La lectura digital y la formación del lector digital en España: la
actividad de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y el Proyecto Territorio Ebook. Álabe,
nº 13. < http://revistaalabe.com/index/alabe/article/view/350> [Consulta: 25/01/2017]
Corrionero Salinero, F. (2006). En un lugar de la red: la aventura de un taller de lectura en
línea. Mi biblioteca, nº 4, 78-84. <http://hdl.handle.net/10366/120031> [Consulta:
20/01/2017]
Corrionero Salinero, F.; Moreno Mulas, M. A. (2011). Blog entramado en un encuentro
guionizado, en Ebook 55 +: Los lectores mayores de 55 años y los libros electrónicos.
Centro de Desarrollo Sociocultural. Fundación Germán Sánchez Ruipérez.
<http://www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/55/Informe_lectores_+55.pdf>
[Consulta: 10/01/2017]
Corrionero Salinero, F.; Moreno Mulas, M. A. (2014). Verbalizando certezas, compartiendo
conclusiones, en Nube de lágrimas. Club de lectura en la nube. Lectores digitales y
lectura social. Centro de Desarrollo Sociocultural. Fundación Germán Sánchez
Ruipérez. <www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/nube_lagrimas/Informe_
lectores_nube_lagrimas.pdf> [Consulta: 10/01/2017]
Cruz González-Cutre, I. de la; Saurín Parra, J. (2012). Los clubes de lectura en la era
digital. Pasado, presente y futuro, en VI Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas.
Madrid: Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria.
<http://hdl.handle.net/10421/6746>[Consulta: 18/02/2017]
Ferrándiz Soriano, J. U. (2013). Clubes de lectura virtuales: el modelo por
videoconferencia. Revista de Anabad, 13, 26-35. <www.anabadmurcia.org/ojs/
index.php/tejuelo/article/view/81/83> [Consulta:16/02/2017]
Fundación Germán Sánchez Ruipérez. (2012) Ebook -18 Ebook -18. Los lectores niños y
jóvenes y los libros electrónicos < www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/
menos18/informe_lectores_menos_18.pdf > [Consulta: 10/01/2017]
Fundación Germán Sánchez Ruipérez (2013). Ebook +18 - 40. Los lectores y los libros
electrónicos.<www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/19_39/informe_lectores_
menos_19_39.pdf> [Consulta: 09/01/2017]
Fundación Germán Sánchez Ruipérez (2011).Ebook 55 +: Los lectores mayores de 55 años
y los libros electrónicos. <hwww.territorioebook.com/recursos/vozelectores/55/
Informe_lectores_+55.pdf> [Consulta: 10/01/2017]
Fundación Germán Sánchez Ruipérez (2014). Nube de lágrimas. Club de lectura en la
nube. Lectores digitales y lectura social. < www.territorioebook.com/recursos/
vozelectores/nube_lagrimas/Informe_lectores_nube_lagrimas.pdf> [Consulta:
10/01/2017]
Huysmans, F. and T. Vráblová (eds) (2016). Promoting reading in the digital environment:
report of the working group of EU state’s experts on promoting reading in the digital
environment under the open method of coordination. Luxembourg, Publications Office
of the European Union, 2016. <http://bit.ly/28Oxf1E>[Consulta: 20/03/2017]
Juárez Urquijo, F. (2006). La biblioteca pública: un usuario más de la web 2.0, en III
Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Madrid: Ministerio de Cultura,
Moreno Mulas M.A.; García-Rodríguez, A.; Gómez-Díaz, R. Rev. gen. inf. doc. 27(1) 2017: 177-200 199
Subdirección General de Información y Publicación. <http://hdl.handle.net/10421/698>
[Consulta: 25/02/2017]
Manso Rodríguez, R.A. (2012). Bibliotecas, fomento de la lectura y redes sociales:
convirtamos amigos en lectores. El profesional de la información, 21 (4), 401-405.
Manso Rodríguez, R. A. (2014). Los clubes de lectura y la promoción de la biblioteca
digital desde la biblioteca pública, en La lectura digital en las bibliotecas públicas:
promoción y gestión del cambio. Buenos Aires: Alfagrama, 246-273.
Moreno Mulas, M. A. (2006). Bibliotecas blogueras: creando espacios de diálogo, creación
y aprendizaje, en III Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Madrid: Ministerio de
Cultura, Subdirección General de Información y Publicación. <
http://hdl.handle.net/10421/583> [Consulta: 25/02/2017]
Moreno Mulas, M. A. (2015). Club de Lectura Virtual. Bibliotecas de Castilla y León.
<http://www.biblogtecarios.es/mariamoreno/clublecturavirtualcyl/>[Consulta:
20/01/2017]
Moreno Mulas, M. A. (2014). Conversación en Facebook: desenredando hilos en Nube de
lágrimas. Club de lectura en la nube. Lectores digitales y lectura social. Centro de
Desarrollo Sociocultural. Fundación Germán Sánchez Ruipérez. <
http://www.territorioebook.com/recursos/vozelectores/nube_lagrimas/Informe_lectores_
nube_lagrimas.pdf> [Consulta: 10/01/2017]
Moreno Mulas, M. A. (2017). Dinamizar clubs de lectura virtuales o en la nube.
<http://www.biblogtecarios.es/mariamoreno/diinamizar_clublectura_virtual>[Consulta:
21/02/2017]
Moreno Mulas, M. A. (2013). Nuevas tendencias en los clubs de lectura.
<http://www.biblogtecarios.es/mariamoreno/nuevas-tendencias-en-los-clubes-de-
lectura/ > [Consulta: 21/01/2017]
Moreno Mulas, M. A.; Valbuena Rodríguez, J. (2013). Twitter, ¿un lugar de lectura social?,
en Ebook +18 - 40. Los lectores y los libros electrónicos. Centro de Desarrollo
Sociocultural. Fundación Germán Sánchez Ruipérez. < http://www.territorioebook.com/
recursos/vozelectores/19_39/informe_lectores_menos_19_39.pdf> [Consulta: 09/01/2017]
Moreno Mulas, M. A.; Valbuena Rodríguez, J. (2015). Webinar El club de lectura en la
nube, Odilo. <https://vimeo.com/132335896> [Consulta: 29/02/2017]
Prieto García, J. A. (2010). Efectividad de las herramientas de la web social en un club de
lectura. El caso del Club de Lectura El Grito, en V Congreso Nacional de Bibliotecas
Públicas. Madrid: Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria. <
http://hdl.handle.net/10421/4943> [Consulta: 17/02/2017]
Seoane García, C. (2012). Reconquistar a usuarios, enamorar a ciudadanos y dialogar con
personas: Las Bibliotecas Municipales de A Coruña y las redes sociales, en VI
Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Madrid: Subdirección General de
Coordinación Bibliotecaria. <http://hdl.handle.net/10421/6623> [Consulta: 12/01/2017]
Seoane García, C.; Conchado Aradas, M. (2008) 10 años compartiendo lecturas. Los clubes
de lectura de la Biblioteca Forum Metropolitano y sus blogs.
<http://hdl.handle.net/10421/560>[Consulta: 12/01/2017]
... El programa diseñado por Barratt-Pugh y Haig (2020) en contextos comunitarios y bibliotecarios, resaltó que la participación de las familias en estas actividades ofrece la posibilidad de expresar sus opiniones y experiencias a través de los cuentos; también ayuda a las madres (en este caso, las participantes) a sentirse mucho más competentes en la puesta en práctica de actividades de alfabetización en el hogar. En este contexto, el papel de los bibliotecarios es fundamental como agentes culturales y dinamizadores, como fuente de conocimiento sobre materiales y como ejemplo de prácticas de lectura compartida (Barratt-Pugh y Rohl, 2016; Moreno et al., 2017). Actualmente, tanto la noción de alfabetización como las prácticas y contextos lectores y de formación con relación al fomento de la lectura, no están vinculados únicamente a contextos y soportes físicos/presenciales, ni a los formatos asumidos tradicionalmente como modos de leer/ escribir. ...
... Las prácticas lectoras y escritoras canónicas, antaño consideradas legítimas y correctas, han dado paso a formatos de comunicación escrita mucho más amplios, más personales, más extensos y mucho más variados (Aliagas, 2012;Aliagas et al., 2009). Por ello, cada vez más, los programas de biblioteca incluyen acciones en la web, en forma de clubes de lectura, conversaciones en directo o participaciones asíncronas en las que los usuarios pueden compartir sus intereses e impresiones sobre las lecturas o solicitar ayuda (Álvarez-Álvarez y Pascual-Díez, 2018; Moreno et al., 2017). Estos espacios virtuales, basados en la colaboración, permiten a los participantes pasar de meros consumidores a agentes activos en la creación de contenido (Coll y Monereo, 2008). ...
... Las moderadoras/bibliotecarias responden al papel de dinamizador del site (ofrecen feedback, responden a los participantes o proponen actividades), pero, sobre todo, realizan el papel de bibliotecaria: ofrecen información y asesoramiento sobre cómo afrontar las lecturas, recuerdan aspectos que ya han visto en las sesiones presenciales, recomiendan y sugieren material y cómo utilizarlo, recuerdan o anuncian cambios de espacios y tiempos en las acciones presenciales, etc. Lo sorprendente en este sentido es que las bibliotecarias ofrecen orientación y dudas, aunque solicitarlo sea una acción marginal en los participantes. Si en los clubes de lectura digitales los bibliotecarios asumen el papel de gestor de las conversaciones en torno a los libros (Moreno et al., 2017), en este caso añadiríamos la conservación del papel de bibliotecario. ...
Article
Full-text available
La implicación de las familias de forma activa en el proceso de alfabetización tiene importantes repercusiones en la formación lectora de los niños: generar contextos ricos en material impreso y en experiencias relacionadas con la lectura y la escritura favorece el aprendizaje de la lengua escrita y hace que la enseñanza formal sea más sencilla. En este proceso, las bibliotecas son un pilar fundamental puesto que ayudan a padres y a niños a acceder tanto a materiales como a situaciones de lectura. Por otro lado, todos los contextos de formación se abren cada vez más a la web y a entornos virtuales y las nociones de alfabetización, texto y prácticas lectoras se amplían. En esta línea, el presente trabajo muestra un estudio que analiza y evalúa a través de un sistema de categorías ad hoc, 753 interacciones realizadas en dos tertulias digitales dentro de un programa de biblioteca de fomento de la lectura con niños entre 2 y 7 años y sus familias. Los resultados sugieren que estas tertulias digitales ayudan en la génesis de comunidades lectoras que ofrecen un espacio en el que las familias pueden compartir experiencias, dudas, materiales y conversar sobre literatura infantil.
... Por otra parte, un Club de Lectura se plantea como un instrumento para fidelizar lectores apoyado en las herramientas digitales (Moreno et al. , 2017), siempre y cuando, se gestionen y dinamicen de la manera adecuada, para conseguir propuestas teóricas innovadoras en la generación del hábito lector, apoyándose en el concepto de "aprendizaje dialógico" (Valls et al., 2008). Los Clubes de Lectura se vienen trabajando a nivel mundial, consiste en conformar un grupo de personas que realizan actividades en torno a un libro o fragmento propuesto por el líder del club, desarrollando de manera lúdica y pedagógica habilidades de comunicación, escritura y lectura crítica (Aranda y Galindo, 2009). ...
... Los clubes de lectura se constituyen en una de las herramientas más poderosas de promoción lectora, estos se pueden realizar de manera individual y sin un espacio predeterminado, seleccionando un libro para su revisión. Por tanto, son espacios que, a través de la lectura y la conversación permiten la adquisición de diferentes habilidades (Moreno et al., 2017) ...
Article
Full-text available
La implementación de un club virtual de lectura como estrategia de enseñanza y aprendizaje surge con el propósito de fortalecer la lectura crítica. En este sentido, se fundamentó el marco teórico y conceptual para sustentar epistemológicamente la propuesta. Metodológicamente se plantea la investigación bajo el método cualitativo con diseño investigación-acción, en este sentido se diseña una propuesta de cambio para la comunidad educativa. La población estuvo conformada por cuarenta (40) estudiantes de básica primaria de la Institución Educativa Nuestra Señora de Fátima del Municipio de Espinal Tolima en Colombia. Los resultados de la investigación fueron positivos, observándose una mejoría en el desempeño de la lectura crítica. De igual forma, se evidenció como la mediación tecnológica en el proceso de enseñanza y aprendizaje contribuyó a la motivación de los estudiantes y al fortalecimiento del proceso de enseñanza y aprendizaje.
... El escenario es especial por cuanto la lectura digital parece progresar en actividades que requieren una lectura superficial, un estrategia lectora que se detiene en las noticias llamativas dentro del discurso (scanning), rápida (píldoras de conocimiento que no exijan más de 20 minutos), un método lector que se basa en la capacidad de discernir el contenido deseado y que tiene mucho que ver con la recuperación de información (y sus técnicas), más que con la descodificación de mensajes (García-Delgado 2015). Este factor ha comenzado a ser analizado desde la perspectiva de las estrategias que los lectores emplean para leer, deteniéndose en una lectura transmedia especialmente en los smartphones, que se desarrolla mediante una navegación eficiente por distintos medios y distintos contenidos (textual, multimedia, virtuales, etc.) (Albarello 2020), una lectura hipertextual, idónea en las lecturas en redes sociales (Fuster-Guillén et al. 2020) y una lectura virtual, para la que parece oportuna la organización de clubes de lectura en la nube, en los que las bibliotecas tienen, sin duda, un papel relevante y donde se proponen actividades realmente atractivas (Moreno Mulas, García-Rodríguez, Gómez-Díaz 2017). ...
Article
El estudio de análisis detiene su argumentación en tres factores que permiten reflexionar sobre el modo en que las bibliotecas escolares colaboran para el impulso de una sociedad lectora en el siglo XXI, a partir de la formulación de tres preguntas de investigación: qué lectura debemos considerar contando con los caracteres y propiedades de los contenidos para ser leídos, y que condicionan los hábitos del lector y los modos de seguir su comportamiento; qué tipo de biblioteca escolar, como espacio físico y digital apropiado para acoger y promocionar acciones, planes y actividades que sean eficaces en un nuevo tipo de lectura para la información y conocimiento; qué alfabetización o multialfabetizaciones son necesarias contemplar en las bibliotecas escolares para atender unas competencias lecto-escritoras que atiendan a los desafíos propios del Ciberespacio.
... Estos resultados están en línea con lo expresado por autores como Mulas, Antonia, García-Rodríguez, & Gómez-Díaz (2017), quienes indican que los clubs de lectura son una de las herramientas más ecaces para conseguir y delizar lectores. Adicionalmente, está en línea con los clubs de lectura que se han implementado exitosamente y que existen, como los de Barcelona, que si bien son desarrollados en las Bibliotecas tiene dentro de sus objetivos fomentar los hábitos de lectura (Domingo Espinet, 2007), y los diseñados en España (Mulas et al., 2017). Por su parte, en Colombia se encuentran los clubs de lectura desarrollados en la bibliotecas en Medellín (Toro-Tamayo, 2013); así como el club de lectura implementado en el Colegio Integrado Yarima, donde se destaca su relevancia de estos espacios para fomentar la lectura (Beltrán et al., 2015). ...
Article
Full-text available
El desarrollo de capacidades en el ser humano, es un tema relevante en el entorno en el que nos movemos actualmente. Por ello, desde las instituciones de educación se ha teniendo en cuenta la importancia de crear nuevos espacios de aprendizaje para superar las deficiencias en materia de generación de habilidades en los estudiantes. En el presente documento se presenta el proceso de creación e implementación de un Club de lectura liderado por los estudiantes del Laboratorio Galea de la Universidad Industrial de Santander, para potenciar el desarrollo de las habilidades de lectura en los estudiantes. El desarrollo de club de lectura está basado en la metodología del seminario alemán. En el documento se presentan los roles de los participantes y los objetivos a cumplir, las etapas de ejecución y sus respectivas acciones, así como el desarrollo de cuatro sesiones. Resumen Palabras claves: Capacidades; metodologías de enseñanza; lectura; Laboratorio Galea. The development of capabilities in the human being is a relevant issue in the environment in which we are currently moving. For this reason, educational institutions have taken into account the importance of creating new learning spaces to overcome the deficiencies in the generation of skills in students. This document presents the process of creation and implementation of a Reading Club led by students of the Galea Laboratory of the Industrial University of Santander, to promote the development of reading skills in students. The development of the reading club is based on the methodology of the German seminar. The document presents the roles of the participants and the objectives to be achieved, the stages of execution and their respective actions, as well as the development of four sessions.
... Su actividad ha sido analizada con cierta regularidad en la bibliografía especializada, y existen varias propuestas de buenas prácticas para su creación y desarrollo (Álvarez Álvarez, 2016;Carreño, 2014;Dantas et al., 2017;García Perea, 2016). En los últimos años, sin embargo, y como tantas otras actividades esencialmente presenciales, estos clubes han empezado a tener presencia en la red (AuYeung et al., 2007;Delmàs Ruiz et al., 2019;Moreno Mulas et al., 2017;Pallarés Espinosa y García Fernández, 2017;Torre, 2012). ...
Article
Full-text available
Este artículo analiza los clubes de lectura virtuales en funcionamiento en España en 2019. Se pretende obtener una imagen de estos clubes virtuales a través del estudio de su funcionamiento, plataformas tecnológicas utilizadas, normas de uso y, con mayor detalle, el examen de sus participantes: perfil sociodemográfico, motivaciones, experiencias y valoraciones. Para ello se estableció, previamente, un estado de la cuestión actualizado de estudios y experiencias de clubes de este tipo. Seguidamente, se contactaron las redes de bibliotecas públicas españolas, así como universitarias, hasta un total de 103 instituciones, para identificar las iniciativas existentes en el territorio español. Esto permitió identificar 24 clubes de lectura virtuales que fueron encuestados para alcanzar los objetivos planteados. Las conclusiones arrojan luz sobre estas actividades de animación lectora: normas de funcionamiento diversas, plataformas dispares, pero con un perfil de usuario homogéneo, y una valoración positiva de sus participantes. Estas conclusiones, bajo la forma de buenas prácticas, pueden ser de ayuda para las instituciones en el diseño y la reorientación de clubes de lectura virtuales, así como la necesidad puntual —o sostenida, con la llegada de la COVID-19, de transformar los clubes presenciales en virtuales.
... Un club de lectura está formado por grupos de personas que leen a la vez (de manera individual y sin un espacio predeterminado), un libro pactado previamente y se reúnen, con cierta periodicidad, para conversar sobre él. Los clubs en España han experimentado un crecimiento exponencial (Arana, 2017), amparados en muchos casos por la biblioteca pública que, en su labor de promoción de la lectura, ha apostado firmemente por la implementación de clubs presenciales, virtuales a través de redes sociales o plataformas específicas (García-Rodríguez, y Gómez Díaz, 2019 p. 176-178) y/o en la nube (Moreno-Mulas, García-Rodríguez, Gómez-Díaz, 2017). Estos clubs, además, se han revelado como herramientas eficaces para cohesionar a personas en grupos donde descubren al otro, lo diferente, a través de la socialización de la lectura. ...
Article
Full-text available
La biblioteca pública en España en su labor de promoción lectora ha apostado por los clubs de lectura, tanto en su modalidad presencial como, en los últimos años, virtual o en la nube. Los clubs se han revelado, además, herramientas eficaces para cohesionar a gruposde personas a través de la socializaciónde la lectura. ¿Se ha de mirar a la bibliotecapública y a sus clubs, para adaptarlos al ámbitouniversitario? A través del análisis de una selección de experiencias desarrolladas en bibliotecas públicas y universitarias españolas, entre las quese incluyen la puesta en marcha de dos clubsen el ámbito universitario enmarcados en el Proyecto de Investigación “Los clubs de lectura como herramienta para la promoción lectora en el ámbito académico y escolar” (Fundación Solórzano Barruso FS/S-2017) de la Universidad de Salamanca, se llega a la conclusión de que para que un club de lectura virtual funcione, es necesaria una planificación rigurosa, una adecuada elección de la red social que se vaya a utilizar, la formación previa del coordinador y loslectores, la dinamización de la conversación y la integración de experiencias presenciales en el club virtual.
Article
Full-text available
Hoy en día, un problema latente en el proceso de aprendizaje de una lengua extranjera es la comprensión lectora. Ante este panorama, es menester identificar estrategias o medios que permitan abatirlo. Los círculos literarios mejoran ampliamente las experiencias y conocimientos de lectura de los estudiantes, dado que permiten enriquecer su bagaje léxico con uso correcto de estructuras gramaticales. El objetivo del presente estudio fue identificar la influencia de los círculos literarios en el desarrollo de la lectura en extenso (LE) en ambientes virtuales, con la intención de contribuir al mejoramiento de la comprensión lectora del inglés de manera autónoma y fuera de las aulas ordinarias. Para analizar este fenómeno se realizó un estudio cuantitativo longitudinal con alcance correlacional que permitió a los investigadores identificar tres elementos principales en el proceso de aprendizaje con círculos literarios para la lectura extensiva: pedagógico, social, y técnico, así como cuatro formas de aproximación a la lectura: gráfica, oral, asociativa y analítica, donde subyacen recorridos cognitivos mediados por tecnología y procesos de internalización en un aprendizaje ubicuo que detona leer en grandes cantidades con placer, precisión, velocidad, motivación y confianza. Los hallazgos confirman la influencia de los círculos literarios en la LE aportando un modelo tecno-pedagógico para su implementación y una forma innovadora de desarrollar la LE en modalidades virtuales que contribuye a mejorar los niveles de proficiencia en la comprensión lectora.
Article
Full-text available
El presente trabajo reporta un proyecto de intervención de fomento de la lectura realizado con empleados de áreas administrativas de la Universidad Veracruzana (UV) en México, algunos con nivel licenciatura y otros con posgrado. La intervención se enmarca en la teoría sociocultural y el dialogismo, bajo la metodología de investigación-acción. Se analizan aspectos conceptuales sobre la lectura por placer, la lectura digital y la importancia de su promoción. Los empleados se encuentran familiarizados con las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), por ello la propuesta buscó aprovechar y ampliar estas experiencias. Se usó un blog para gestionar las lecturas, además del correo electrónico, y una red social para mantener un contacto cercano entre la coordinadora de la intervención y los asistentes. Para reforzar el diálogo y promoción de la lectura se realizaron 13 sesiones presenciales en las áreas de trabajo. Esto permitió eludir la limitación del tiempo disponible de los participantes. Se constató el impacto positivo en la percepción de la lectura digital por placer a partir del diálogo presencial y virtual. El grupo mejoró su cohesión y habilidades lectoras, aspectos benéficos para el desarrollo de sus actividades y por ende para la institución donde laboran.
Article
Full-text available
El siglo XXI trae consigo una serie de transformaciones que impactan todos los ámbitos de la sociedad. Los procesos discursivos han evolucionado a formas más complejas y leer adquiere una importancia mayor al integrar nuevas expresiones comunicativas, como la multimodal. La enseñanza de la lectura requiere un cambio de metodología y contenido, reto que la educación tiene que afrontar sin delación. Las bibliotecas, como medios insustituibles para proporcionar información, requieren ajustar sus objetivos para coadyuvar en la tarea de la multialfabetización. La promoción de la lectura es una actividad consustancial a las tareas bibliotecarias y la tecnología puede ser de gran valor para acercar a los usuarios a los textos. El presente trabajo presenta un proyecto de intervención de promoción de lectura utilizando las TIC, el cual fue realizado con un grupo de bibliotecarios de bibliotecas públicas. Se demuestra un impacto positivo del acompañamiento a las tareas de los bibliotecarios así como la necesidad de capacitación en promoción de la lectura utilizando las TIC.
Article
Full-text available
Los clubes de lectura constituyen un tipo de práctica cultural y recreativa bastante extendida. Desarrollan actividades que involucran a un número amplio de personas, que se reúnen frecuente y periódicamente, a lo largo de periodos de tiempo muy extensos. Los clubes de lectura producen un impacto considerable dentro de las prácticas de lectura de cada comunidad, reflejado en el uso de los servicios bibliotecarios, el impulso de actividades relacionadas con la cultura, el comercio del libro y la utilización de equipamientos públicos. No obstante, aunque son prácticas habituales y accesibles, conforman una realidad poco visible. El objetivo de este trabajo es estudiar los clubes de lectura en Aragón en la actualidad, contextualizando las actividades que desarrollan dentro de los servicios de promoción y animación de la lectura. Como objetivo específico se propone también caracterizar de forma detallada los rasgos, la tipología y las actividades de los clubes de lectura, en sus contextos y entornos, de manera que sea posible conocer y valorar la extensión de este fenómeno en la comunidad autónoma aragonesa. El estudio ha consistido en un análisis descriptivo, que incluye la identificación de las entidades promotoras y la elaboración de un cuestionario para recabar la información necesaria, lo que ha permitido obtener una visión de conjunto amplia y expresiva.
Article
Full-text available
Resumen Se analiza la incidencia de las redes sociales en el desarrollo de los clubs de lectura como servicio para el fomento de la lectura. Mediante un análisis documental se presentan los puntos de vista de varios autores y se examina la presencia de los clubs de lectura en la red social Facebook. Se mencionan sus características, se presentan algunos ejemplos de este tipo de grupos, y se enumeran algunas ideas y procedimientos para configurar esta modalidad de servicio por parte de la biblioteca.
Article
Resumen Internet se ha convertido en un instrumento de una utilidad y eficacia imprescindibles para los miembros de clubes de lectura habituados a utilizar las tecnologías de la información y de la co-municación. Además de las reuniones periódicas, verdadero centro de la actividad del club, Internet ofrece recursos que amplían el conocimiento y la interpretación de una obra literaria. Por otro lado han surgido herramientas que facilitan la difusión de la información y la comunicación, no sólo de forma unidireccional, de los coordinadores a los miembros participantes, sino de todos los miem-bros entre sí. La Web Social, la Web 2.0, ha añadido un elemento nuevo: la participación virtual. Palabras clave Clubes de lectura. Animación a la lectura. Club de Lectura El Grito. Blogs. Web 2.0 En octubre de 2003 inició su andadura el Club de Lectura El Grito con la intención de incorporar a lectores más jóvenes que los que integraban los otros clubes que ya estaban funcionando en la Bi-blioteca Pública de Albacete en aquella época. Para lograrlo decidimos no limitar la edad de sus integrantes sino programar lecturas que en principio pudiesen atraer la atención de jóvenes y adolescentes. Después de siete años de andadura el Club El Grito se ha convertido en un club de lectura especializado en novela «de género» (novela negra, terror, aventuras, policiaca, misterio, fantasía, ciencia ficción, etc.) en el que, desde hace ya varios años, ha aumentado la edad media de sus miem-bros, consolidándose también la cifra de sus integrantes en 15 personas, mayoritariamente hombres y con estudios superiores. Desde el primer momento intuimos la necesidad y las ventajas que suponían la utilización de las herramientas de la web social como sistemas de comunicación, de información y de participación entre los integrantes del club. Una de las claves de éxito de los clubes de lectura es que en ellos sus miembros aprenden unos de otros, es decir, facilitan la inteligencia colectiva y aumenta el capital simbólico 1 . Con Internet y las herramientas de la web social la educación y el fomento lector se producen dentro y fuera del espacio físico del club. La interacción en este caso puede tener lugar en diferentes momentos y lugares.
Clubes de lectura, en La lectura en España
  • Arana Palacios
Arana Palacios, J. (2017). Clubes de lectura, en La lectura en España. Federación de Gremios de Editores de España. <http://www.fge.es/lalectura/2017/> [Consulta: 25/01/2017]
Leer y conversar: una introducción a los clubes de lectura
  • Arana Palacios
  • J Galindo Lizaldre
Arana Palacios, J.; Galindo Lizaldre, B. (2009). Leer y conversar: una introducción a los clubes de lectura. Gijón, Trea.
Pautas de lectura compartida: planificación, creación y desarrollo de un club de lectura
  • Asociación El Libro De Los Clubes
Asociación El libro de los clubes (2013). Pautas de lectura compartida: planificación, creación y desarrollo de un club de lectura. <http://hdl.handle.net/10421/6981> [Consulta: 15/02/2017]
Clubes de lectura: obra en movimiento
  • Ó Carreño
Carreño, Ó. (2012). Clubes de lectura: obra en movimiento. Barcelona, UOC.
En marcha los clubes de lectura virtuales de Castilla La Mancha
  • A Casado
Casado, A. (2017). En marcha los clubes de lectura virtuales de Castilla La Mancha. <http://www.biblogtecarios.es/antoniocasado/marcha-los-clubes-lectura-virtualescastilla-la-mancha/> [Consulta: 24/01/2017]
Las bibliotecas en las redes sociales, más allá de los amiguitos, en V Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Madrid: Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria
  • J Celaya
Celaya, J. (2010). Las bibliotecas en las redes sociales, más allá de los amiguitos, en V Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Madrid: Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria. <http://hdl.handle.net/10421/4971> [Consulta: 25/01/2017]