ArticlePDF Available

Efectos de la homofobia internalizada en la salud mental y sexual de hombres gay de la Ciudad de México

Authors:

Figures

No caption available
… 
No caption available
… 
Content may be subject to copyright.
Efectos de la homofobia
internalizada en la salud mental
y sexual de hombres gay
de la Ciudad de México
Ignacio Lozano-Verduzco@
Profesor-investigador
Universidad Pedagógica Nacional
33
Estudiar a los hombres no necesariamente es
hablar desde la(s) masculinidad(es) y a la vez
sí implica hacerlo; signica referirse a una parte
importante de la población humana que tiene
ciertas características corporales, las cuales son
interpretadas, interpeladas, usadas y entendidas
desde una serie de estándares socioculturales
que construyen la imagen de lo “masculino”, lo
“varonil” y lo “machil”.i,1
Estas interpretaciones se hacen desde un
sistema de poder particular que se ha nombrado
cultura de género,2-5 que en México es binaria y
jerárquica, lo que se traduce en que los cuerpos
con características “machiles” son colocados por
encima de aquellos cuerpos “hembriles”, se les
otorga más poder y se les enseña a reproducirlo.6
Aun cuando ese poder implique privilegios y
dividendos,7 también deviene en malestares,8-10 que
se ubican en el campo de la salud física y mental.11
De tal manera, estudiar las masculinidades
signica colocar la mirada en las relaciones de
poder derivadas de una estructura sociocultural
patriarcal que afecta las relaciones ambos sexos
y entre hombres.
Los malestares masculinos están claramente
asociados a la pérdida de algún privilegio
patriarcal10 y se vinculan sobre todo con la salud
mental. En este sentido, los hombres que se
divorcian o pierden su trabajo suelen presentar
síntomas vinculados con la depresión y la
ansiedad.9 Asimismo, quienes “pierden” el privilegio
de la heterosexualidad, por estar asociada al
binario del género y a la masculinidad,11-14 tienen
malestares relacionados con la presencia de
cuatro emociones: miedo, vergüenza, culpa y
tristeza, que en conjunto se han denido como
“soledad gay”.
Lo anterior ocurre debido a que solo bajo un
sistema de género binario, que excluye la
posibilidad del deseo homoerótico, se producen
estas emociones y esto sucede entre aquellos
varones de cierto nivel social y económico que les
permite acercarse a la categoría “gay”.15,16 Aunado
a esto, en México, el modelo de masculinidad
hegemónica (MMH) sostiene que los hombres
deben ser fuertes y rudos, rasgos que afectan
su relación con la salud y la enfermedad, y se
presentan como obstáculos para acudir al servicio
médico ante síntomas de dolor y malestar.17
Existen solo dos estudios con población mexicana
que intentan describir la vida emocional y la salud
mental de los hombres gay, que se relacionan de
manera signicativa con la discriminación y la
homofobia internalizada (HI).18,19 En ambos casos
se señala que la homofobia cultural, producto
del sistema binario del género, se traduce en
formas de opresión internalizada que ponen a los
hombres gay y bisexuales en riesgo de vivir formas
de depresión, ansiedad, consumo de alcohol
y drogas, así como de llevar a cabo prácticas
sexuales de riesgo en contextos sexuales con la
misma característica.
La homofobia se ha entendido como expresión
del estigma,20-22 de alguna forma de prejuicio
sexual19, 23 y de violencia de género,24 lo que
se ha cuantificado a través de la medición de
actitudes negativas hacia la homosexualidad.25,26
De esta manera, tiene diferentes niveles de
expresión que abarcan desde lo individual hasta
lo cultural,27 e incluso la HI, que consiste en la
aceptación de premisas y creencias negativas
sobre la homosexualidad por la propia persona
homosexual.23,28
Como señala Luis Ortiz-Hernández, la homofobia
tiene sus raíces sociales en tres aspectos
del sistema de género actual.19 El primero es el
heterosexismo, sistema ideológico que supone
a la heterosexualidad como la única forma de
expresión válida y que promueve una sexualidad
penetrativa, reproduccionista y falocéntrica.29,30
El segundo aspecto es el cumplimiento de los
estereotipos de género, que se derivan de
una ideología binaria. En este sentido, Marina
Castañeda señala que la homofobia no es el
rechazo a prácticas sexuales entre personas
del mismo sexo, sino a la transgresión de los
estereotipos de género, en cuyo sentido se
percibe a los hombres gay como hombres
Hombres y
masculinidad
Discriminación,
homofobia y salud
@ Correo electrónico: ilozano@upn.mx
i Utilizo los conceptos “machil” y “hembril” para referirme a la composición biológica de los cuerpos, en un intento por comprender
que “hombre” y “mujer” son construcciones sociales que reeren a más elementos que los corporales.1
34
“afeminados”.31,32 Finalmente, el tercer aspecto
es el androcentrismo; es decir, la dominación de
los hombres y lo masculino sobre las mujeres
y lo femenino.
Como producto de estas premisas, se entiende
lo homosexual como inferior a lo heterosexual
y a los hombres gay como menores respecto
a los heterosexuales. Dicha propuesta ha sido
corroborada en diversos estudios empíricos,
que encuentran relaciones signicativas entre la
masculinidad hegemónica y la homofobia, mismas
que señalan a esta última como un conjunto de
formas de ejercicio de poder basadas en el sistema
de género actual.33
En México, la Encuesta Sobre uso de Drogas
en Población LGBT de 2015, muestra que en el
último año 88% de hombres gay y bisexuales
bebió alcohol y 49% de ellos lo hizo una vez a la
semana.34 Respecto a otras sustancias, se indica
que 74% utilizó cannabis, 46% ingirió poppers,ii 25%
usó cocaína y 24%, tachas/MDMA.iii Asimismo,
28% reconoció haber consumido estas drogas
cada dos o tres meses, o al menos una vez al año.
ii Poppers es el término coloquial para referirse a nitritos de alquilo, nitritos de amilo y nitrito de butilo, que funcionan como
vasodilatadores que relajan los músculos lisos. Entre los hombres gay se usan durante las prácticas sexuales, pues relajan los
músculos del recto y del ano para facilitar la penetración.
iii Las tachas o MDMA, conocidas como “éxtasis”, pertenecen a la familia de anfetaminas y se usan con nes recreativos y en
ocasiones psicoterapéuticos. Algunos de sus efectos son la euforia, la sensación de intimidad y la disminución de la ansiedad.
35
Además, un estudio a nivel nacional mostró
que 66.95% de la comunidad LGBTiv mexicana
reportó haber sido discriminada alguna vez
debido a su orientación sexual o a su identidad
de género, siendo la Ciudad de México la zona
geográca con los porcentajes más elevados.35
Otra investigación llevada a cabo en esa misma
urbe, con participantes de diferentes partes del
país, muestra que 83.6% reportó haber vivido
algún evento de discriminación y 83.8% alguna
situación de violencia.36 Así, entre las formas de
discriminación más comunes se mencionaron:
derivación para recibir atención psicológica,
exclusión de su ambiente religioso y de su círculo
de amistades. Mientras que las expresiones de
violencia más recurrentes fueron las burlas, los
insultos o amenazas y el acoso sexual.36
Por lo tanto, ante un contexto homofóbico,
existe evidencia de que la construcción de
relaciones sociales y de una red de apoyo a través
de una sensación de conexión comunitaria (CC)
puede reducir los daños producidos por la
discriminación homofóbica.37
De esta manera, la expresión de la homofobia en
sus distintos niveles forma parte de elementos
biopolíticos que producen una sindemiav,38
particular que incide en el desarrollo de
trastornos de salud mental como la depresión,
la ansiedad y el consumo de sustancias. Sin
embargo, los esfuerzos para estudiar, analizar y
cuanticar la homofobia y el estado sanitario de
la comunidad LGBT mexicana son mínimos: las
investigaciones se han centrado en comprender
las diferentes formas en que esta comunidad
es discriminada y violentada.
En un estado de respeto a los derechos humanos
esta cuantificación es necesaria, pero no se
visibiliza que la discriminación tiene efectos sobre
la subjetividad, incluidos aquellos que afectan la
salud mental, mismos que se deben evidenciar
para comprender la situación de la comunidad y
aportar en la generación de políticas públicas que
minimicen los impactos sanitarios, la desigualdad y
discriminación en el acceso a los servicios de salud.22
En este sentido, es necesario comprender que la
discriminación deriva y produce la HI; es decir, que
los problemas de salud mental de la comunidad
LGBT no se puedan localizar en la persona,
haciéndola responsable o culpable de la condición.
Más bien, la HI debe ser comprendida como efecto
de un sistema sociocultural de género y de la
sexualidad, que es jerárquico, que con frecuencia
margina a la comunidad LGBT y que se incorpora
a la sensación del yo a través de procesos de
endoculturaciónvi y socialización.25
Considerando que el sistema heteropatriarcal
excluye a los hombres debido a su deseo e
identidad homoerótica y a las dificultades
sanitarias que derivan del MMH en cualquier
cuerpo-hombre, en este artículo se presenta
un análisis de la manera en que la HI, la
discriminación y la CC afectan la depresión, el
consumo de alcohol y las prácticas sexuales de
riesgo de hombres gay de la Ciudad de México.
Para esta investigación se realizó un estudio
transversal correlacional, con el n de conocer las
diferencias y los efectos de la HI, la depresión, la
CC, el consumo de alcohol y las prácticas sexuales
de riesgo asociadas a este, entre hombres gay
residentes en la Ciudad de México.
De este modo, se utilizó la escala de HI adaptada
para la población mexicana por Ortiz-Hernández19
y validada por Ignacio Lozano-Verduzco y
Fernando Salinas-Quiroz.36 Respecto a la
identicación de trastornos depresivos, se usó el
Cuestionario General de Salud (CGS), validado en
estudiantes universitarios y población LGBT.19
En cuanto al consumo de alcohol, se evaluó a
partir de seis preguntas del Alcohol Use Disorder
Identication Test (AUDIT), con la recomendación
de Ortiz-Hernández.19 Asimismo, se acudió al
cuestionario de CC elaborado por D.M. Frost e
I.H. Meyer37 y validado en población mexicana
LGBT por Lozano-Verduzco y Salinas-Quiroz.36
Finalmente, el cuestionario sobre discriminación
fue tomado de la propuesta de Alejandro Brito,
Alfonso Jiménez, Horacio Sivori, Paula Lacerda,
Napoleón Glockner y Luis Alberto de la Garza.39
Material y métodos
iv Usaré LGBT para referirme a la comunidad compuesta por lesbianas, gays, bisexuales y trans. Utilizo este último término para
incluir a transexuales, transgénero y travestis. En los últimos años, el movimiento de diversidad sexual en México ha incluido a
intersexuales y personas “queer”, pero no me referiré a estas dos últimas categorías.
v “Sindemia” es una propuesta teórica de Merril Singer para referirse a la combinación de dos o más enfermedades en grupos
poblacionales, donde los efectos de esas enfermedades se pueden exacerbar debido a la situación de vulnerabilidad social en la
que se encuentran.38
vi Este concepto se reere a procesos de enseñanza-aprendizaje, a través de los cuales las generaciones de mayor edad transeren
conocimientos, ideas, valores y cosmovisiones a las y los más jóvenes.
36
Así, la escala de HI mostró una conabilidad de
0.87 y una varianza explicada de 57.85%, a
través de 13 reactivos en escala Likert de cinco
opciones que se acomodan en dos factores.36
Las seis preguntas del AUDIT también están en
dicha escala y con las mismas opciones, las cuales
fueron codicadas para que sumaran 15 puntos.
Además, el CGS constó de 12 preguntas, nueve
de las cuales se apegaron a la escala Likert de
cinco opciones, una en la misma escala con cuatro
opciones y dos de manera dicotómica.
Por su parte, el cuestionario de CC incluyó ocho
reactivos en escala Likert de cinco opciones y
agrupados en un solo factor, con una conabilidad
de 0.896 y que explica 58.7% de la varianza.36
El cuestionario sobre discriminación consistió
en 15 preguntas con respuestas dicotómicas
(sí o no), que exploran los espacios donde se ha
vivido discriminación y las personas que la han
perpetrado. Este instrumento suma 30 puntos,
alcanzar 15 puntos indica que nunca se ha vivido
discriminación y de 16 a 30, que esta se ha
experimentado en al menos un espacio.
El muestreo se realizó a partir de dos estrategias
y fue no probabilístico accidental. En primera
instancia, se capacitó a un grupo de 40 personas
voluntarias, estudiantes o egresadas de la
licenciatura en psicología, quienes aplicaron los
instrumentos durante la marcha del orgullo gay
y de la diversidad sexual celebrada el 27 de junio
de 2015, en la Ciudad de México. En esa misma
fecha se habilitaron los cuestionarios en línea,
en la plataforma SurveyMonkey, y se difundió a
través de diferentes redes sociales digitales, con el
apoyo de organizaciones de la sociedad civil que
se dedican al trabajo en derechos y salud de la
diversidad sexual y de instancias gubernamentales
como el Centro Nacional para la Prevención y el
Control del VIH y el sida (CENSIDA) y el Consejo
para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la
Ciudad de México (COPRED).
La muestra contó con 1 824 participantes, con
edad promedio de 26.75 años, con una desviación
estándar de 8.63 años, siendo la edad más baja 13
años y la mayor 70 años. Respecto a la edad en
que se asumieron como gay, el promedio fue 13.77
años, con una desviación estándar de 13.26 años.
En cuanto al primer encuentro sexual con alguien
del mismo sexo, la edad promedio fue 16.64 años,
con una desviación estándar de 5.85 años y la
edad del primer encuentro sexual con alguien de
otro sexo fue 16.65 años, con una desviación
estándar de 4.11 años. Además, 28 nunca habían
mantenido prácticas sexuales con alguien de otro
sexo y dos nunca lo habían hecho con alguien
de su mismo sexo. Finalmente, más de la mitad
contaba con estudios de licenciatura y esa misma
proporción pertenecía a la clase media.
De los 1 824 participantes, 11.76% (215) reportó
no haber vivido alguna forma de discriminación.
En las grácas 1 a 5 se muestran las frecuencias
con la que los participantes reportan haber sido
discriminados en diferentes espacios y ámbitos,
como la salud, el entorno social, la seguridad y la
impartición de justicia, los estudios y el laboral.
Resultados
10 30 50 6020 40 70 80
Haber sido derivado a recibir
atención psicológica
Haberle impedido donar sangre
Se les negó servicio de salud
67.4
Gráca 1. Discriminación relacionada con la salud
Fuente: elaboración propia.
90 100
31.7
0.8
8.8
70.6
20.5
95.1
3.4
1.5
1.9
11.7
86.4
Haber sido mal atendido en servicios
de salud o por profesionales de la salud
%0
Porcentaje no
discriminado Porcentaje
discriminado No sabía
37
10 30 50 6020 40 70 80
Haber sido marginado/excluído
de ambiente religioso
Haber sido marginado/excluído
de ambiente familiar
Haber sido discriminado
por vecinos/as
56.6
Gráca 2. Discriminación relacionada con su entorno social
Fuente: elaboración propia.
90 100
31.3
12.1
6
72.8
21.1
62.9
27.3
9.8
4.8
33.9
61.3
Haber sido discriminado
por amistades
1.4
86.5
12.1
Entrada o permanencia prohibida a algún
comercio o local de entretenimiento
%0
Porcentaje no
discriminado Porcentaje
discriminado No sabía
10 30 50 6020 40 70 80
Haber sido discriminado
por militares
Haber sido maltratado por policías o
mal atendido en ministerio público
92.6
Gráca 3. Discriminación relacionada seguridad e impartición de justicia
Fuente: elaboración propia.
90 100
4.1
3.3
2.3
91.3
6.3
80.1
18.5
1.4
2.3
13.3
84.3
Haber sido maltratado por
policías judiciales
Haber sido maltratado por
guardias de seguridad
%0
Porcentaje no
discriminado Porcentaje
discriminado No sabía
38
De acuerdo con los datos obtenidos, casi 90% de los hombres participantes han sido discriminados
en al menos un contexto a lo largo de su vida, aunque estos son diferenciados. Es decir, si un
hombre gay es discriminado en algún entorno, difícilmente lo será en otro, de tal manera que no
son acumulativos. No obstante, llama la atención la alta frecuencia de discriminación que vive esta
población. Asimismo, se evidencia que los contextos donde más se ejerce este tipo de prácticas
es en las escuelas, el entorno social (familias, amistades y personas vecinas) y en el ámbito religioso.
En menor medida, se observa en los contextos de salud y de justicia.
Respecto al consumo de alcohol, en el cuadro 1 se observa que los participantes tienen un consumo
moderado (mensual o semanal), pero un porcentaje importante de esta población tiene consumos
elevados por ocasión,vii que puede ser considerado como abuso de alcohol. También llama la atención
que la mayoría de los participantes considera que esta forma de beber les ocasiona malestar. En los
cuadros 1 y 2 se muestran las frecuencias de consumo de alcohol y su relación con las conductas
sexuales de riesgo.
vii Que en inglés se conoce como binge drinking.
Gráca 4. Discriminación relacionada con los estudios.
Haber sido discriminado en el lugar de estudio
No sabía
Porcentaje
discriminado
Porcentaje no
discriminado
Fuente: elaboración propia.
64.8%
32.2%
3%
Gráca 5. Discriminación relacionada con el ámbito laboral.
Fuente: elaboración propia.
No haber sido contratado o haber sido despedido
No sabía
Porcentaje
discriminado
Porcentaje no
discriminado
84.3%
8.3%
7.5%
39
Frecuencia de consumo de
bebidas alcohólicas Nunca Una vez al mes
o menos De 2 a 4 veces
al mes 2 o 3 veces a la
semana Cuatro o más veces
por semana
3.4 16.9 33 36.1 9.1
Cantidad de copas bebidas
por ocasión 1 o 2 3 o 4 5 o 6 7 o 9 10 o más
2.4 23 34.8 22.4 11.3
Frecuencia de consumo de
6 o más copas por ocasión Nunca Menos de una
vez al mes Mensualmente Semanalmente Diario o casi diario
3.2 29.3 35.8 19.3 12
Sí No
Sensación de que debería
beber menos 89.2 10.8
Sensación de culpa o remordimientos
por la forma de beber 84.5 15.5
Haber bebido como primera
opción para “curarse la cruda” 83.2 16.7
Cuadro 1. Consumo de alcohol. Porcentaje
Fuente: elaboración propia.
Cuadro 2. Prácticas sexuales de riesgo relacionadas
con el consumo de alcohol. Porcentaje
Fuente: elaboración propia.
Frecuencia con la que tomó alcohol antes o
durante relaciones sexuales con hombres Frecuencia con la que usó drogas antes o
durante relaciones sexuales con hombres
No tuvo relaciones
sexuales 3.1 7.1
Nunca 10.2 17
Casi nunca 29.7 61.1
Poco menos de la
mitad de las veces 34.4 8.6
La mitad de las veces 12.2 2.8
Poco más de la mitad
de las veces 3.8 1.1
La mayoría de
las veces 2 0.8
Siempre 3.9 1.1
40
En cuanto a las prácticas sexuales de riesgo
vinculadas al consumo de alcohol y drogas, se
observa un porcentaje bajo, pero relevante, de
hombres gay que siempre usan alguna sustancia
para mantener relaciones sexuales, aunque la
mayoría consume alcohol la mitad de las veces
y casi nunca utiliza drogas.
Con el n de conocer si existían diferencias en
las variables dependientes (CC, HI, alcoholismo,
depresión y conductas sexuales de riesgo) entre
personas que habían sido discriminadas y las que
no, se realizó una T de Student para muestras
independientes. A pesar de que las medias para
cada grupo se observaron dispares y diferentes,
ninguna T fue signicativa, quizá debido a que
la cantidad de personas en el grupo de hombres
discriminados era considerablemente mayor a
la cantidad de personas que no habían vivido
dicha experiencia.
En este sentido, los hombres gay llegan a
desarrollar creencias homofóbicas hacia su
persona, como parte de su identidad gay,16 lo
que se conoce como homofobia internalizada (HI)
y se vincula con aspectos de la salud mental de
esta población.19 Para identicar cómo afecta la
HI a la depresión, la CC y las prácticas sexuales
de riesgo y alcoholismo, se realizó el análisis de
la varianza (ANOVAviii) para comprender de qué
manera el grado de HI afecta a estas variables.
De esta forma, los grupos se dividieron en tres,
calculando los percentiles 33.3 y 66.6 en los
puntajes de HI.
viii ANOVA se reere al análisis de la varianza, que permite medir si existen diferencias entre tres o más grupos. La prueba ANOVA se
basa en las medias y varianzas de los puntajes totales de cada subgrupo para calcular las diferencias.
41
Los resultados de la ANOVA mostraron que existen diferencias signicativas en todas las variables
dependientes (CC, depresión, alcoholismo signicativas al 0.01 y conductas sexuales de riesgo
signicativa al 0.05), dependiendo del nivel de HI (bajo, medio, alto) que tienen los hombres gay.
En el cuadro 4 se muestran las medias y desviaciones estándar de cada variable dependiente, con
segregación por el nivel de HI.
En términos generales, estos resultados indican que a mayor nivel de HI hay menores niveles
de CC, mayores niveles de depresión, de alcoholismo y de conductas sexuales de riesgo. Así, se
puede armar que la HI, como resultado de procesos complejos de discriminación y marginación,
funciona como factor que impide el sano desarrollo de hombres gay, produciendo importantes
malestares emocionales y de salud.
En especíco, existen diferencias en el nivel de CC entre personas con HI baja y HI alta y entre personas
con HI media y HI alta [F(2,1158)=25,38, 0.042]. Respecto a la depresión, se observan disparidades
entre aquellas personas con HI baja y HI alta y aquellos con HI media y HI alta [F(2,1122)=6.41,
0.011]. También se reportan diferencias en el tema del alcoholismo entre personas con HI baja y
HI alta [F(2,1022)=6.6, 0.012]. En cuanto a las conductas sexuales de riesgo, se ubican entre el
grupo de HI baja y el de HI alta [F(2,970)=3.448, 0.007].
Finalmente, para conocer la manera en que la CC afecta a las demás variables (HI, discriminación,
alcoholismo, prácticas sexuales de riesgo y depresión), se llevó a cabo una ANOVA entre los grupos
que puntuaron bajo, alto y medio en esta categoría. En el cuadro 5 se muestran los resultados de
ese análisis.
Variable dependiente Gays
Media DE
HI baja
CC 27.06 6.51
Depresión 27.91 3.37
Alcoholismo 9.78 3.46
Conductas sexuales de riesgo 3.8 1.61
HI media
CC 26.33 5.95
Depresión 28.1 2.7
Alcoholismo 10.34 4.14
Conductas sexuales de riesgo 4.08 1.6
HI alta
CC 23.99 6.34
Depresión 28.68 3.06
Alcoholismo 10.78 3.1
Conductas sexuales de riesgo 4.11 1.78
Cuadro 4. ANOVA de un factor para conocer diferencias en CC,
depresión, alcoholismo y conductas sexuales de riesgo en tres niveles de HI
Fuente: elaboración propia.
42
Cuadro 5. ANOVA de un factor para conocer diferencias en HI,
depresión, alcoholismo y conductas sexuales de riesgo en tres niveles de CC
Variable dependiente Gays
Media DE
CC baja
HI 22.66 10.04
Depresión 28.14 2.84
Alcoholismo 10.17 3.53
Conductas sexuales de riesgo 4.04 1.79
CC media
HI 20.75 8.08
Depresión 28.14 2.84
Alcoholismo 10.3 3.25
Conductas sexuales de riesgo 3.94 1.56
CC alta
HI 17.74 6.23
Depresión 28.37 3.16
Alcoholismo 9.93 3.28
Conductas sexuales de riesgo 3.83 1.65
Fuente: elaboración propia.
La única diferencia significativa se encontró
en la
HI (p= 0.001), F(2,1158)33.86, 0.055 y
con diferencias entre los tres grupos, las cuales
indican que a menor CC, existe mayor HI. En
las variables de depresión y alcoholismo no se
evidencian patrones claros dependientes de
la CC y en las conductas sexuales, a pesar
de no existir diferencias estadísticamente
signicativas, se observa que a menor CC, hay
más prácticas de riesgo.
Con los datos obtenidos, se señala que la
discriminación por homofobia está muy presente
entre hombres gay de la Ciudad de México, pues
casi 90% de ellos ha sido víctima de alguna
práctica de este tipo. Esta discriminación
puede ser comprendida como un recordatorio
constante de la pérdida patriarcal que implica
romper con las normas heteronormativas y del
MMH. Debido a que la reproducción del poder es
solo posible a través de procesos pedagógicos
con nuevos cuerpos-hombres, el MMH también
exige la reproducción heterosexual. Entonces,
la identidad gay rompe con esta demanda e
implica la renuncia a la masculinidad hegemónica
y a la heternormatividad.
No solo eso, sino que este tipo de discriminación
está tan inmersa en la cotidianidad de
todos los hombres gay, que forma parte
de los procesos básicos de socialización y
enculturación, enseñando constantemente
que el deseo homoerótico y la identidad
sexual que se puede construir con ese deseo,
son inadecuados, marginados, indeseables y
discriminados.15,16,32,40,41 Estos procesos resultan
en lo que Meyer llama “estrés minoritario”,21,22
Ross y Rosser nombran “homofobia
internalizada28 y Ortiz-Hernández denomina
“opresión internalizada.19 Estas expresiones
señalan un mismo conjunto de creencias negativas
Discusión
43
que poseen los hombres gay (y otras
personas de
minorías sexuales) sobre su propia
persona y su
sexualidad. Como otros estudios han señalado,
este prejuicio, homofobia u opresión es una
variable que medía la discriminación externa
y los malestares de salud mental en hombres
gay,18,19 así como con emociones negativas y
prácticas sexuales inseguras.15,42
Los datos aquí presentados señalan que la HI está
afectando el bienestar de los hombres gay en
mayor medida que la discriminación, pues aqueja
de manera directa la depresión, el consumo de
alcohol y las conductas sexuales de riesgo. Lo
anterior debido a que cuando tienen mayores
niveles de opresión, presentan mayores niveles
en estas variables.
Asimismo, resalta el porcentaje de hombres que
siempre usan alcohol y drogas antes o durante las
relaciones sexuales con otros hombres, ya que
dicho consumo puede interferir en la negociación
del uso del condón y otras prácticas sexuales
seguras. De igual modo, algunas drogas generan
deshidratación en el cuerpo del usuario y secan
las mucosas (como ano y boca), cuestión que
puede favorecer heridas en ellas y propiciar algún
tipo de infección.
Un dato de suma relevancia, pues no ha sido
estudiado en población mexicana, es la manera en
que la HI impacta sobre la sensación de conexión
con la comunidad LGBT. Es evidente que los
hombres que sienten más opresión se vinculan
de manera más distante con otros hombres gay
y esta distancia simbólica impacta en su salud.
Si bien los hombres gay deben tener acceso a
servicios de salud mental y sexual de calidad que
les permita disminuir los malestares de tristeza,
depresión, consumo de alcohol y conductas
sexuales de riesgo, parece que estas afectaciones
tienen una raíz clara en la discriminación
homofóbica, que tiene un vínculo cercano con el
MMH y la cultural heteropatriarcal. De tal manera,
en la medida en que existan políticas públicas
que disminuyan la discriminación, la violencia de
género e incrementen la igualdad de género, se
podrán observar modicaciones positivas en la
manera en que hombres gay viven su salud y su
identidad sexual.
44
La política pública en materia de salud e igualdad
se puede beneciar de manera importante con los
datos aquí presentados. Como línea de trabajo se
propone la inclusión de servicios de salud mental
especícos para hombres gay y otras minorías
sexuales, los cuales tienen que estar insertos
en la perspectiva de género y deben considerar
la discriminación homofóbica y las emociones
producidas por dichas prácticas, como base
de problemáticas depresivas y de consumo de
alcohol.15 Esto implica la capacitación del personal
de salud en materia de género, sexualidad,
derechos humanos y no discriminación, con la
intención de que el trabajo terapéutico se oriente
a la resignicación de la HI.
Por otro lado, iniciativas como el matrimonio
y la adopción igualitaria, así como campañas
nacionales en contra de la homofobia, son
formas de sensibilizar a la población en general
en materia de discriminación y derechos
humanos, y pueden contribuir a la construcción
de dinámicas culturales basadas en el trato
equitativo e igualitario. Finalmente, se propone
la inclusión de temáticas LGBT en la currícula
de todos los niveles educativos, con contenido
sobre la lucha social y política de esta comunidad,
su historia y las diferentes expresiones de la
sexualidad humana, libres de estigma. Esto con
la intención de disminuir la clandestinidad con la
que se desarrollan las identidades gay, que con
mucha frecuencia conducen a prácticas sexuales
de riesgo.16,42
1. Coll-Planas G. La voluntad y el deseo: La construcción social
del género y la sexualidad, el caso de lesbianas, gays y trans.
Barcelona, Madrid: Egales; 2010.
2. Amuchástegui A. ¿Masculinidad(es)?: Los riesgos de una
categoría en construcción. En: Careaga G, Cruz S, coordinadores.
Debates sobre “masculinidad”es: poder, desarrollo, políticas
públicas y ciudadanía. Ciudad de México: UNAM-PUEG; 2006.
p. 121-140.
3. Muñiz E. Cuerpo, representación y poder. México en los albores
del siglo XX. Ciudad de México: Miguel Ángel Porrúa; 2002.
4. Núñez Noriega G. Diversidad sexual y afectiva, un nuevo
concepto para una nueva democracia. México; 2005.
5. Núñez Noriega G. Los estudios de género de los hombres y las
masculinidades: ¿qué son y qué estudian? Culturales ene-jun
2016;IV(1):9-32.
6. Amorós Puente C. Notas para una teoría nominalista del
patriarcado. Asparkia, Investigación Feminista 1992;1:41-58.
7. Connell RW, Messerschmidt JW. Hegemonic masculinity:
Rethinking the concept. Gender & Society 2005;19(6):829-59.
8. Burin M. Atendiendo el malestar de los varones. En: Burin M,
Meler I, compiladoras. Varones, género y subjetividad masculina.
Buenos Aires: Paidós Ibérica; 2000. p. 338-357.
9. Fleiz Bautista C, Ito Sugiyama ME, Medina-Mora Icaza ME,
Ramos Lira L. Los malestares masculinos: narraciones de un
grupo de varones adultos de la Ciudad de México. Salud Mental
2008;31(5):381-90.
10. Tena Guerrero O. Problemas afectivos relacionados con la
pérdida, disminución y riesgo de pérdida del empleo en varones.
En: Jiménez Guzmán ML, Tena Guerrero O, editores. Reexiones
sobre “masculinidad” y empleo. México: CRIM-UNAM; 2007.
p. 357-375.
11. de Keijzer B. La salud de los hombres: muchos problemas y
pocas políticas. En: Rocha TE, Lozano I, compiladores. Debates
y reexiones en torno a las masculinidades: analizando los
caminos hacia la igualdad de género. Ciudad de México: Facultad
de Psicología-UNAM; 2014.
12. Butler J. El género en disputa. México: Paidós; 1992.
13. Butler J. Cuerpos que importan. México: Paidós; 2001.
14. Butler J. Deshacer el género. México: Paidós; 2006.
15. Lozano-Verduzco I. Desire, emotions and identity of gay
men in Mexico City. Psychology of Men & Masculinity
2015:16(4):448-58.
16. Lozano-Verduzco I, Rosales AL. In/formal sex education:
learning gay identity in cultural and educational contexts in
Mexico. 2016;28(4):546-61.
17. Sabo D. The study of masculinities and Men’s Health: An
Overview. En: Kimmel MS, Hearn J, Connell RW, editores.
Handbook of studies on Men and Masculinities. Thousand
Oaks: Sage; 2005. p. 326-352.
18. Granados J, Delgado G. Salud mental y riesgo de VIH-SIDA
en jóvenes homosexuales. Aproximación cualitativa a la
experiencia de la homofobia. México: UAM-División de Ciencias
Biológicas y de la Salud; 2007.
19. Ortiz-Hernandez L. Inuencia de la opresión internalizada sobre
la salud mental de bisexuales, lesbianas y homosexuales de la
ciudad de México. Salud Mental 2005;28(4):49-65.
20. Goffman E. Stigma: notes on the management of spoiled
identity. Nueva York: Simon & Schuster; 1986.
21. Meyer IH. Minority stress and mental health in gay men. J
Health Soc Behav 1995;35:38-56.
22. Meyer IH. Prejudice, Social Stress, and Mental Health in Lesbian,
Gay, and Bisexual Populations: Conceptual Issues and Research
Evidence. Psychological Bulletin 2003;129:674-79.
23. Herek GM. Beyond “homophobia”: thinking about sexual stigma
and prejudice in the twenty-rst century. Sex Res Social Policy
2004;1:6-24.
24. Lagarde M. Identidad de género y derechos humanos. La
construcción de las humanas. En: Papadimitriou Cámara G,
coordinador. Educación para la paz y los derechos humanos.
Distintas miradas. Ciudad de México: Asociación Mexicana
para las Naciones Unidas. A.C./ Universidad Autónoma de
Aguascalientes y El Perro sin Mecate; 1997. p. 71-106.
Referencias bibliográcas
45
25. Lozano I, Díaz-Loving R. Factores asociados a la expresión de la
homofobia en la Ciudad de México. Archivos Hispanoamericanos
de Sexología 2009;15:45-66.
26. Lozano I, Díaz-Loving R. Medición de la homofobia: desarrollo y
validación. Revista Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación
Psicológica 2010;30:105-24.
27. Blumenfeld W. Introduction. En: Blumenfeld W, editor.
Homophobia, how we all pay the price. Boston: Beacon Press;
1992. p. 1-22.
28. Ross M, Rosser B. Measurement and correlates of internalised
homophobia: a factor analytic study. J Clin Psych 1996;52:15-21.
29. Rich A. Compulsory Sexuality and Lesbian Existence. En: Jackson
S., Scott S, editoras. Feminism and Sexuality: A reader. New
York: Columbia University Press; 1996. p. 130-134
30. Warner M. Introduction. En: Warner M, editor. Fear of a Queer
Planet: Queer politics and Social Theory. Minneapolis: University
of Minnesota Press: 1993. p. Vii-xxxi.
31. Castañeda M. La experiencia homosexual. México DF:
Paidós; 1999.
32. Castañeda M. La nueva homosexualidad. México DF:
Paidós; 2006.
33. Lozano I. La colusión entre masculinidad y homofobia. En:
Rocha TE, Lozano I, compiladores. Debates y reexiones en
torno a las masculinidades: analizando los caminos hacia la
igualdad de género. México DF: UNAM-Facultad de Psicología;
2014. p. 231-252.
34. Encuesta sobre Uso de Drogas en Población LGBT en México.
Marzo 2015. México: Espolea e INSADE A.C.; 2015.
35. Mendoza J.C., Ortiz-Hernández L, Román R, Rojas A. Principales
resultados del diagnóstico situacional de personas lesbianas,
gays, bisexuales, transgénero, travestis, transexuales,
intersexuales y queers (LGBTIQ) de México 2015. Ciudad de
México: UAM-Xochimilco, Inspira; 2015.
36. Lozano-Verduzco I, Salinas-Quiroz F. Conociendo Nuestra
Diversidad: Discriminación, sexualidad, derechos, salud, familia
y homofobia en la comunidad LGBTTTI. Ciudad de México:
ActúaDF; 2016.
37. Frost DM, Meyer IH. Measuring Community Connectedness
among Diverse Sexual Minority Populations. Journal of Sex
Research 2012;49(1):36-49.
38. Otrach B, Singer MC. At Special Risk: Biopolitical Vulnerability
and HIV Syndemics Among Women. Health Sociology Review
2012;21(3): 258-71.
39. Brito A, Jiménez A, Sívori H, Lacerda P, Glockner N, de la Garza
LA. Política, derechos, violencia y sexualidad. Encuesta Marcha
del Orgullo y la Diversidad Sexual Ciudad de México- 2008.
Ciudad de México: CLAM; 2012.
40. List M. Jóvenes corazones gay de la Ciudad de México. Puebla:
BUAP; 2005
41. List M. Hablo por mi diferencia, de la identidad gay al
reconocimiento de lo queer. México: Eón; 2009.
42. Lozano-Verduzco I. Barriers to sexual expression and safe-sex
among Mexican gay men: A qualitative approach. American
Journal of Men’s Health 2016;10(4):270-84.
... L a epidemia del VIH en México está concentrada en algunas poblaciones clave como hombres que tienen sexo con hombres (HSH), mujeres transgénero y personas que usan drogas inyectables. 1 En México, diferentes estudios sugieren que 20.7% de los HSH podrían estar viviendo con VIH. 2 Este grupo representa una población diversa que se ve afectada desproporcionalmente por otros indicadores negativos de salud sexual como el VPH y la sífilis, 3,4 problemas de salud mental 5,6 y la dependencia de sustancias. 5 Desafortunadamente, las relaciones sexuales entre hombres siguen siendo estigmatizadas en México y, como consecuencia, los participantes de encuestas de salud a nivel poblacional mediante entrevista directa pueden dar información equivocada sobre su comportamiento y orientación sexual, factores que limitan el uso de variables contextuales que permiten la identificación de este grupo. 7 Esto ha generado que no se cuente con información necesaria para entender y mitigar los riesgos e inequidades que enfrentan los HSH. ...
Article
Full-text available
Spanish: Objetivo. Describir el diseño, implementación y el perfil de los participantes de la Encuesta de Sexo Entre Hombres (ES Entre Hombres). Material y métodos. ES Entre Hombreses una encuesta en línea no probabilística aplicada a nivel nacional a hombres de 18 años o más, que tienen sexo con hombres (HSH) y que usan internet. La población de estudio se reclutó a través de publicidad en diversos sitios de encuentro en línea y los cuestionarios se autoaplicaron con SurveyGizmo. Resultados. Durante 11 semanas se registró un total de 15 875 autoaplicaciones elegibles y completas de las 32 entidades del país. La mayoría de los participantes fueron jóvenes (<29 años; 65.7%) y personas que acceden a internet diariamente (94.3%). Conclusión.Las encuestas realizadas por internet para poblaciones como los HSH representan un método costoefectivo de estudio poblacional, ya que tienen el potencial de ahorrar recursos y alcanzar muestras grandes, lo que a la vez facilita la cobertura geográfica a un bajo costo. English: Objective. To describe the design, implementation and profile of participants in the Sex Between Men Survey (ES entre Hombres). Materials and methods. ES entre Hom-bres is an online non-probabilistic survey applied at a national level to men 18 years of age or older, who have sex with men (MSM) and who use the internet. The target population was recruited through advertising on various online meeting sites and the questionnaires were self-administered using SurveyGizmo. Results. During 11 weeks a total of 15 875 eligible participants completed a self-applied questionnaire in 32 Mexican states. Most of the participants were young people (<29 years old; 65.7%) and people who access the internet daily (94.3%). Conclusion. Internet surveys for populations such as MSM represent a cost-effective method for population-based studies, since they have the potential to save resources and reach large samples sizes, providing geographic coverage at a low cost.
... El estigma por orientación sexual parece haber interactuado mayormente con el estigma por VIH internalizado, incrementando el sentimiento de culpa y merecimiento, lo que ya ha sido observado en estudios similares ( Jeffries et al., 2015). La internalización de ambos estigmas, por VIH y por orientación sexual, remite a otros conceptos como los de homofobia y opresión internalizada, que han demostrado tener un impacto negativo significativo sobre la salud mental y sexual de hombres gays (Lozano-Verduzco, 2017). ...
Article
Background: HIV-related stigma is associated with negative outcomes for the health and quality of life of people with HIV. It interacts with pre-existing stigmas, such as the one related to sexual orientation, which intensifies its harmful impact. Objectives: The objective was to describe how HIV-related stigma is expressed in Buenos Aires, Argentina, from the perspective of cisgender males with homosexual orientation, and how it is experienced by them. Methods: A qualitative study was conducted with interviews to 14 participants, analyzed using the stigma mechanisms framework: enactment, anticipation and internalization. Results: Enacted stigma was observed, mainly, as direct rejection in sexual-affective relations, disclosure of diagnosis without the person's consent and distance or avoidance of contact with him. Anticipated stigma was expressed as fear of being discriminated against, avoidance of disclosure of the diagnosis to others and self-exclusion. Internalized stigma was evidenced as negative self-concept, shame and guilt. Interactions between HIV and sexual orientation stigmas were observed. Conclusions: These results contribute to progress in the characterization of the experience of HIV-related stigma in Buenos Ares and to the design of interventions for its reduction, adapted to the culture and needs of this specific group.
Thesis
Full-text available
The present investigation aim to analyze how gay men construct their masculinities on Grindr, an app for sexual or romantic encounters between men. Also aims to understand the differences between their virtual and everyday masculinities and to explore the importance of the body in all this process. Masculinities are known as a diverse group of attributes, behaviors and roles that are socially constructed and differs according to context, while hegemonic masculinity is consider the “only good way” of being a men, it seeks to accumulate power and to dominate other subordinate bodies, independently of their sexual orientation. To seek this objectives nine semi-structured interviews were held on gay men who uses Grindr following the qualitative methodology. Each interview had three main areas a) Construction of gay masculinities on the day-to-day, b) Construction of gay virtual masculinities on Grindr and c) The body and gay virtual masculinities on Grindr. This research found that gay men experience different forms of violence through their lives, due to their non-normative masculinities. In order to protect themselves from the violence, they adapt the hegemonic heterosexual masculinity to their own experiences as gay men. As they grow up and get a better understanding of their masculinities, they step aside from the hegemony and build their own diverse and complex masculinities, these will adapt to where they are, what they want to show and what they want to achieve. In that regard, the body and their gender expressions are key to their masculinities, since it allows them to express their non-normative masculinities.
Article
Full-text available
En este artículo se presenta una visión comprensiva de los estudios de género de los varones y las masculinidades a partir de dos reflexiones relacionadas: a) el vínculo con el feminismo y los estudios lgbtti, y b) el objeto de estudio. La propuesta se realiza desde la epistemología constructivista realista y desde el planteo teórico posestructuralista. Se plantea que estos estudios son un subcampo de los estudios de género y que su objeto no son ni los hombres, ni las masculinidades por sí solos, sino los procesos socioculturales y de poder (androcéntrico y/o heterosexista), de inscripción/resistencia/transformación del género en los cuerpos/subjetividades de los humanos machos y/o socialmente “hombres”, y en el tejido social todo.
Article
Full-text available
Medición de la homofobia en México: Desarrollo y validación Assessing homophobia in Mexico: Development and validation iGnaCio lozano VErduzCo 1 y rolando díaz-loVinG RESUMEN Se afirma que en la sociedad mexicana prevalece la homofobia, ya que la ma-yoría de los jóvenes y adultos mayores no aceptan la homosexualidad. La homo-fobia es entendida como prejuicios sociales que se expresan en forma de actitudes negativas hacia la homosexualidad. Para aproximarse al constructo, se construyó una escala, a partir de reactivos de cuestionarios de varios países para su valida-ción. La primera versión, que constó de 48 reactivos en una escala tipo Likert de cinco opciones, se aplicó a 252 sujetos de la Ciudad de México de entre 14 y 77 años de edad, 123 hombres y 128 mujeres, con diferentes grados de escolaridad. Se llevaron a cabo pruebas para conocer el poder discriminativo de los reactivos; la confiabilidad y la validez de constructo. La escala final estuvo constituida por 27 reactivos en cuatro factores: discriminación a la expresión homosexual, recha-zo familiar, rechazo social y rechazo personal. Se agruparon, de manera teórica, los reactivos para conformar tres sub-escalas actitudinales hacia gays, hacia les-bianas y hacia la homosexualidad.
Article
Full-text available
In this article the author reviews research evidence on the prevalence of mental disorders in lesbians, gay men, and bisexuals (LGBs) and shows, using meta-analyses, that LGBs have a higher prevalence of mental disorders than heterosexuals. The author offers a conceptual framework for understanding this excess in prevalence of disorder in terms of minority stress— explaining that stigma, prejudice, and discrimination create a hostile and stressful social environment that causes mental health problems. The model describes stress processes, including the experience of prejudice events, expectations of rejection, hiding and concealing, internalized homophobia, and ameliorative coping processes. This conceptual framework is the basis for the review of research evidence, suggestions for future research directions, and exploration of public policy implications.
Article
This paper addresses how educational and cultural contexts incorporate lessons around sexuality, particularly sexual and gender identity, and how these contexts impact on identity construction of gay men in Mexico City. We analyse the experiences of 15 gay men reported through semi-structured in-depth interviews and how they incorporate sexuality through socialisation with primary social institutions in Mexico's contemporary educational political context. The sample was divided into three generations, and was selected through maximum variability. Results show that men incorporate negative meanings around same-sex sexuality, and themselves from institutions such as school and family. Men are able to deconstruct these meanings through interactions with educational tools such as the Internet and interactions with gay friends. These results are discussed using post-structuralist perspectives to understand how identity is fluid and changing constantly, as well as the need to incorporate stigma-free curricular content in educational contexts.