ArticlePDF Available

Influencia de las Nuevas Tecnologías en el Desarrollo Adolescente y Posibles Desajustes

Authors:

Abstract

RESUMEN En la presente revisión nos abocaremos a la aparición de las nuevas tecnologías, pero principalmente a las repercusiones en la y el adolescente, dentro de su contexto socio cultural, además de la asociación del uso inadecuado de las mismas con algunas alteraciones psicoemocionales en las y los adolescentes; también se mencionan algunos riesgos a los que se encuentran expuestos, cuando hay fallas en los controles parentales. Por otra parte, plataformas como el internet, redes sociales y sistemas operativos de dispositivos móviles, dan paso a diversas formas de violencia y agresividad como el cyberbulling, exponiendo a esta población a riesgos mayormente ignorados por ellos y sus padres. En el análisis se integran aspectos relacionados con estas variables y se ofrecen algunas recomendaciones para mejorar su uso.
11
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
1 Médico Especialista en Psiquiatría, CAPEMCOL - Hospital Nacional Psiquiátrico. Dr. Roberto Chacón Paut. Email: barquero.ale@gmail.com
2 Psicóloga Especialista en Psicología Clínica, UCR-CENDEISSS, Programa Nuevos Horizontes, Hospital Nacional Psiquiátrico. Manuel A. Chapuí.
Email: fanc.contreras@gmail.com
INFLUENCIA DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN EL DESARROLLO
ADOLESCENTE Y POSIBLES DESAJUSTES
Alejandro Barquero Madrigal 1
Fanny Calderón Contreras 2
RESUMEN
En la presente revisión nos abocaremos
a la aparición de las nuevas tecnologías,
pero principalmente a las repercusiones en
la y el adolescente, dentro de su contexto
socio cultural, además de la asociación del
uso inadecuado de las mismas con algunas
alteraciones psicoemocionales en las y los
adolescentes; también se mencionan algunos
riesgos a los que se encuentran expuestos,
cuando hay fallas en los controles parentales.
Por otra parte, plataformas como el internet,
redes sociales y sistemas operativos de
dispositivos móviles, dan paso a diversas
formas de violencia y agresividad como el
cyberbulling, exponiendo a esta población a
riesgos mayormente ignorados por ellos y sus
padres. En el análisis se integran aspectos
relacionados con estas variables y se ofrecen
algunas recomendaciones para mejorar su
uso.
ABSTRACT
In the present review we will focus on the
emergence of new technologies, but mainly
on the repercussions on adolescents and
adolescents, within their socio-cultural context,
as well as the association of their inappropriate
use with some psychoemotional alterations in
the teenagers; there are also some risks to
which they are exposed when there are failures
in parental controls.
On the other hand, platforms such as the
internet, social networks and operating
systems of mobile devices, give way to various
forms of violence and aggressiveness such as
cyberbulling, exposing this population to risks
mostly ignored by them and their parents. The
analysis integrates aspects related to these
variables and offers some recommendations
to improve their use.
REVISIÓN
BIBLIOGRÁFICA
12
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
I. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
Con la llegada de la modernidad, los sistemas
tecnológicos, constituyen un pilar fundamental
para la consolidación de la globalización.
Este proceso trae consigo cambios sociales,
políticos y económicos que se producen de
forma rápida y que tienen una inuencia directa
en la forma en la que los seres humanos
se desarrollan. Las y los adolescentes
actualmente han nacido en medio de estas
transformaciones e incorporan cualquier forma
o artefacto que se cree a través de nuevas
tecnologías.
Estas experiencias están talladas, con
profundas modicaciones a los esquemas
culturales, sociales y familiares. Tomando en
cuenta el acceso y la capacidad de adquisición
a tecnología de punta que tiene esta población,
es que consideramos importante conocer sobre
las repercusiones de este tipo de prácticas.
II. PREGUNTA DE INVESTIGACIÓN
¿Cómo repercuten las nuevas tecnologías
en el desarrollo y las conductas de las y los
adolescentes?
III. JUSTIFICACIÓN
Primeramente, partimos de que la adolescen-
cia es un período de adquisición y/o perla-
miento de tareas psicológicas fundamentales
para el desarrollo de la personalidad (identidad,
autoestima, sentido de pertenencia, intimidad).
Si bien, muchas de las etapas previas
tendrán eco en la adolescencia, ésta última
constituye, el proceso donde se dinamizarán
las experiencias previas.
Con el planteamiento de un proyecto de
vida, es particularmente fecundo el cambio
(abandonar conductas pasadas, replantear
puntos de vista, rearmar actitudes, buscar
modelos comportamentales, elegir priorida-
des, etc.), desde lo biológico, hasta lo espiritual.
El contexto diario de las y los adolescentes, se
convierte en un conjunto de inuencias vitales
que favorecerán u obstaculizarán el desarrollo
de salud y bienestar (Thiede C, y otros, 2002).
Este, no solo es un periodo de constantes
cambios, sino también, una etapa en la
que los riesgos y la vulnerabilidad, se
maniestan en la mayoría de actividades que
realizan. Hay que monitorizar, que las tareas
psicológicas fundamentales se desarrollen
satisfactoriamente, sino también que la
sensación de omnipotencia, no devenga
en la exposición obstinada a conductas
potencialmente dañinas.
Por otra parte, la mediación de los círculos
sociales más cercanos al adolescente, son
un factor determinante; el mercadeo tiene
bien denida su población meta, (artículos,
conductas, estilos de vida, personas,
personajes, sistemas de pensamiento,
manifestaciones de arte); pero la población
adolescente es especialmente bombardeada
con la publicidad menos saludable. Así como
una enfermedad infecciosa epidémica, los
medios de comunicación masiva, pueden
actuar como un vector de actitudes y productos
a un número creciente de hospederos
(Sawyer, y otros, 2012). En el extremo
13
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
opuesto, existe evidencia de que tecnologías
como Internet, pueden proveer una plataforma
de herramientas para la promoción de la salud
adolescente.
De modo que, sea para un n o para el otro,
tecnologías como la señalada son apetecidas
por las y los adolescentes, pues les brinda:
fácil acceso, privacidad, carácter interactivo
de muchas páginas web, etc. (Borzekowski &
Rickert, 2001). Y no sólo la cuestión cualitativa
es importante, así como el internet, hay
muchas otros elementos tecnológicos que
ofrecen esas y muchas otras características
apetecidas por los adolescentes; se reporta
desde hace varios años, un aumento en el uso
de dichas tecnologías (Mortimer & Larson,
2002).
Si tomamos en cuenta todas las particularida-
des de un proceso como la adolescencia, y le
sumamos el desde tecnologías cada vez más
desarrolladas; no es difícil ver la importancia
de estudiar, cómo éstas afectan el desarrollo
de las y los jóvenes.
IV. OBJETIVOS
OBJETIVO GENERAL
Analizar la inuencia de nuevas tecnologías
tales como el internet, telefonía móvil y video
juegos, en el desarrollo adolescente.
Objetivos Especícos
Identicar las principales motivaciones
que se asocian al uso de nuevas
tecnologías en adolescentes.
Conocer las actividades que realizan las
y los adolescentes a través de las nuevas
tecnologías.
Determinar las repercusiones en el
desarrollo, debido al uso prolongado de
nuevas tecnologías por parte de las y los
adolescentes.
V. INTRODUCCIÓN GENERAL
El auge de la globalización, trae consigo
la modernización de todos los esquemas y
sistemas de funcionamiento global. En la era
tecno-cientíca, se da un salto a la invención
de nuevas tecnologías mecánicas, cientícas,
de información y de la comunicación.
Cuando se trata este tema, es necesario cen-
trar la atención particularmente en el internet
junto con las redes sociales, dispositivo móvil y
los videojuegos. Por ejemplo la importancia del
internet, radica, principalmente en la facilidad
para tener acceso a ellas, la rapidez para el
envío y recepción de información, el tipo de
imágenes y el lenguaje utilizado, la accesibili-
dad a contactos e información ilimitada. Ade-
más muestra una forma alternativa de establecer
contactos y vincularse o desapegarse de ellas
con un click. (Fernández, 2013)
Estos avances alcanzan a todas las personas
y las y los adolescentes no escapan de esta
realidad, saturados por la publicidad y arrojados
al consumismo, e impactados por la novedad
de fenómenos, son población meta para la
comercialización de nuevas tecnologías.
Aportando un extra importante al progreso
14
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
de las sociedades, en aspectos relacionados
con la ciencia, comunicación, aprendizaje y
avances médicos. Sin embargo, se registran
riesgos, amenazas y efectos negativos sobre
niños, niñas y adolescentes especialmente.
VI. DESARROLLO
El término “adolescencia” ha sido denido
por muchos. Con la intención de estandarizar
(pero con el riesgo de minimizar la amplia
conceptualización de este término) se
considera en esta revisión, la denición
de la Organización Mundial de la Salud:
“jóvenes de 10 a 19 años” (Organización
Mundial de la Salud, 2014). Se puede hablar
de “adolescencia temprana” (10-14 años) y
“adolescencia tardía” (15-19 años). Posterior
a eso, se encuentra la “adultez joven” (20 a 24
años). Las deniciones y los límites de edad
variarán de acuerdo a la fuente que se revise
(Sawyer, y otros, 2012).
Más allá de delimitar un grupo etario, es de
mayor utilidad rescatar las características
predominantes en las y los adolescentes,
sobre todo aquellas que tienen relación
con las repercusiones de las Tecnologías
de Información y Comunicación (TIC) en
sus vidas. Así, en la adolescencia temprana
(conocida también como “pubertad”)
sobrevienen marcados cambios físicos,
desarrollo de capacidad de abstracción, y
una alta importancia del grupo de pares.
Mientras que en la adolescencia tardía, los
cambios físicos son menores, predomina la
preocupación por el establecimiento de metas
y aspectos de carácter moral; dando se da
paso, a una intensa introspección.
Otro aspecto de relevancia para el posterior
análisis, es la neuroanatomía funcional de las
y los adolescentes, cuyos cerebros muestran
tensión y/o desbalance entre las zonas de
control inhibitorio (corteza prefrontal, sobre
todo, zonas de detección y aprendizaje de
estímulos novedosos y reforzadores (como el
estriado). Esto les conere una vulnerabilidad
particular en torno a varios temas (Casey
& Jones, 2010), y el uso de las TIC no es la
excepción.
APARICIÓN DE LAS NUEVAS
TECNOLOGÍAS
Es innegable el papel que tiene la tecnología,
como fuerza impulsora del cambio social. El
proceso histórico de la tecnología, engranan
procesos no solo de información, sino también
de la comunicación humana, mostrando
efectos tanto positivos como negativos. (David
Buckingham, 2002).
Para las recientes generaciones, los juegos en
el ordenador, navegar por Internet, el uso de
la telefonía móvil, enviar un email o mensajes
SMS, es un elemento intrínseco de sus vidas,
dando por momentos la impresión de venir
previamente entrenados para su manejo,
no en vano se les ha llamado la “generación
interactiva” (Sádaba y Bringué 2010).
Recientemente, se ha incrementado el
interés por el estudio del impacto social
de las tecnologías de la información y la
comunicación y, en concreto, de la relación
que jóvenes y adolescentes mantienen con las
mismas. (Martínez y Espinar, 2012).
15
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
Durante las últimas décadas, se ha
experimentado un incremento en las
tecnologías de la información y la
comunicación; las sociedades en general, se
ven directa o indirectamente inuenciado su
estilo de socialización e interrelación humana.
(Fernández, 2013).
Al referirnos a redes sociales, es necesario
comprender su signicado y su función
social, en ese caso hacemos mención a una
estructura compuesta por individuos, grupos
u organizaciones que se ligan por intereses
interpersonales. Freeman (1977) sostiene
que las personas y organizaciones forman
comunidades llamadas redes sociales (cf. San
Martín y Mujica, 2010)
USO RECREATIVO DE LA TECNOLOGÍA
(INTERNET, VIDEOJUEGOS Y TELEFONÍA
MÓVIL)
Algunos autores han reportado el cambio, en la
cantidad de minutos que las y los adolescentes
invierten en su tiempo libre. Así por ejemplo,
según algunas encuestas realizadas en
Rusia, al inicio de la década de los 90, la
mayoría invertía su tiempo en asociarse con
sus amigos, y casi nadie interactuando con la
computadora.
Para el año 2000, eso cambió radicalmente, y
el porcentaje de adolescentes que consideraba
la interacción con la computadora como una
actividad favorita, pasó de menos de 2% a 25%
(Sobkin & Evstigneeva, 2004). En países como
España, hay datos de que entre los menores
de 10 a 15 años el 87.1% utiliza Internet y el
65.8% dispone de teléfono móvil; mientras
que entre los jóvenes entre 16 y 24 años, el
92.1% son usuarios frecuentes de Internet
(a diario o al menos una vez por semana) y
el 98% hacen uso regular del teléfono móvil
(Jiménez, y otros, 2012).
Dentro de la gama de actividades que las y
los adolescentes preeren hacer en su tiempo
libre, el uso de tecnologías en información
va ganando terreno y compitiendo con otras
como, practicar deporte, ir a conciertos, leer
libros o compartir con amigos. Se puede
pensar que es desventajoso, pero no lo es
del todo, si tomamos en cuenta que Sobkin
y Evstigneeva (2004) también señalaron
un aspecto interesante: los adolescentes
que regularmente utilizan la computadora,
comparados con aquellos usuarios no
regulares, tienen mayor participación en
artes y denen mejor sus orientaciones
artísticas. Internet sigue ocupando uno de
los puestos más altos dentro de las fuentes
que los adolescentes accesan para buscar
información que les resulta inhteresante (para
muchos, por encima de los libros de texto, y
cada vez con más fuerza, por encima de la
televisión convencional).
Independientemente del objetivo de uso de
las TIC (académico o recreativo), hay algunas
diferencias de las características demográcas
de quienes las utilizan. Por ejemplo, estudios
con jóvenes españoles muestran cómo, tanto
en hombres como en mujeres, el número
de minutos invertido en internet (tanto entre
semana, como nes de semana) es similar;
pero no así con el tiempo invertido en el uso
de video juegos: más del doble en hombres
que en mujeres, y mucho mayor los nes de
16
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
semana. Interesantemente, y aunque sin
diferencia estadísticamente signicativa, las
mujeres tienen mayor gasto en telefonía móvil
(Jiménez, y otros, 2012).
Ya sea como medio recreativo o educativo,
las TIC tienen benecios como: ser fuente de
conocimiento cientíco, permitir nuevos tipos
de relación y comunicación, facilitar un material
para la diversión y un potente instrumento
para el aprendizaje y la información intelectual
(Castellana y otros, 2006, citados en (Jiménez,
y otros, 2012). No obstante, aunque represente
una gran herramienta de información,
socialización y entretenimiento; Internet pue-
de convertirse en un problema para aquellos
que no logran controlar el tiempo que invierten
en ello.
Sinkkonen (Sinkkonen, Puhakka, & Meriläinen,
2014) resalta el hecho de cómo la adicción
a Internet conlleva a dicultades sociales,
laborales y hasta nancieras. En todo caso,
este aspecto se abordará con mayor detalle
en el siguiente apartado.
PRINCIPALES RIESGOS DEL USO DE LAS
NUEVAS TECNOLOGÍAS
La adolescencia es una etapa en la que los
jóvenes tienden a buscar sensaciones nuevas,
por otro lado están familiarizados con las
nuevas tecnologías y cuentan con los recursos
tecnológicos necesarios para este n. El uso
del internet, videojuegos y telefonía móvil es
una constante entre esta población, y una
cantidad considerable de sujetos muestran
problemas. (Echeburúa y Corral, 2010).
En el 2009, la Universidad Autónoma de
Barcelona, realizó un estudio con 100
estudiantes de entre 12 y 18 años, para
determinar la percepción de riesgos que
los jóvenes tuvieran sobre el uso de nuevas
tecnologías. Según las investigadoras Espina
y López (2009), los adolescentes no parecen
identicar problemas graves relacionados
con la utilización de las nuevas tecnologías.
Expresan tener el suciente conocimiento
sobre su empleo, funcionamiento y usos,
sintiendo conanza en utilizarlas, de hecho lo
describen como algo que incluso les identica
como grupo social.
Gutiérrez, Vega & Rendón, publican en el
año 2013, una compilación de resultados
de distintas investigaciones realizadas para
conocer los usos de la red de Internet y de la
telefonía celular. En Europa y Estados Unidos,
la niñez se encuentra expuesta a las siguien-
tes situaciones de riesgo, especícamente
de explotación sexual, utilizando variadas
estrategias como el establecimiento de
relaciones de conanza con los menores, para
obtener desde información condencial hasta
encuentros. Una vez logrado en enganche,
dentro de la táctica está el chantaje y el daño
psicológico a la víctima.
La población infanto-juvenil, es la principal
víctima del uso indebido del internet, la falta
de control parental, la prolongación del
tiempo de exposición y la falta de regulación
de las autoridades, pone en peligro a los
infantes y jóvenes. Los principales riesgos
están asociados al acceso a pornografía,
imágenes, videos y juegos sexualizados
y violentos, generándoles determinadas
17
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
condiciones de vulnerabilidad social,
resultando una combinación de efectos en
quien la ve: dependencia/adicción, escalada,
desensibilización e imitación. (Gutiérrez, Vega
& Rendón, 2013)
La exposición de la vida privada de las perso-
nas es cada vez más común, y los jóvenes no se
quedan atrás, y convierten las redes sociales y
los dispositivos móviles en herramientas para
la socialización de imágenes y videos sin el
consentimientos de los demás y pero aun sin
medir las repercusiones de ese acto.
El cyberbullying ha tomado cada vez más
fuerza entre los acionados a las redes socia-
les, es junto a otras formas tradicionales de
acoso entre iguales, es una nueva modalidad
de maltrato e intimidación entre adolescentes,
gracias a la creciente disponibilidad de internet
y de teléfonos móviles, es una conducta
intencionada, repetitiva, hostil y dirigida a
causar daño (García-Pérez, 2011; Keith y
Martin, 2005).
Las formas de maltratar a través de las nuevas
tecnologías (principalmente, con internet y
el teléfono móvil) son múltiples y pueden
clasicarse en varios tipos. Al respecto,
Willard en el 2006, propone una clasicación
refriéndose a formas de maltrato, a traes de
las nuevas tecnologías, este tipo de conductas
son consideradas acosos, entre ellas
podemos encontrar: “a) envío de mensajes
ofensivos, increpaciones, ridiculizaciones o
material pornográco no deseado; b) envío
de mensajes amenazantes y coacciones; c)
difusión entre terceros de rumores difamatorios
sobre la víctima; d) difusión entre terceros de
información condencial sobre la víctima o de
imágenes degradantes; e) sonsacamiento de
información condencial de la víctima, haciendo
que la difunda entre terceros; f) exclusión
deliberada de la víctima en redes sociales; g)
comunicación con terceros haciéndose pasar
por la víctima para dejarla en evidencia; h)
discusión airada en conversadores online, con
descalicativos y agresividad verbal” (citado
por Fernández, 2013).
Otra señal de alerta, debido a las repercusiones
del uso inadecuado de nuevas tecnologías
es, la dependencia tanto a las redes sociales,
telefonía móvil y video juegos. La gran mayoría
de jóvenes invierte una cantidad signicativa de
su tiempo al uso de dispositivos y/o espacios
cibernéticos.
Desde 1998, Young apuntaba a las principales
señales de un patrón de adicción no química,
observando la aparición de los siguientes
indicadores: a. Privarse de sueño (<5
horas) para estar conectado a la red, a la
que se dedica unos tiempos de conexión
anormalmente altos. b. Descuidar otras
actividades importantes, como el contacto con
la familia, las relaciones sociales, el estudio
o el cuidado de la salud. c. Recibir quejas
en relación con el uso de la red de alguien
cercano, como los padres o los hermanos.
d. Pensar en la red constantemente, incluso
cuando no se está conectado a ella y sentirse
irritado excesivamente cuando la conexión
falla o resulta muy lenta. e. Intentar limitar el
tiempo de conexión, pero sin conseguirlo, y
perder la noción del tiempo. f. Mentir sobre el
tiempo real que se está conectado o jugando
a un videojuego. g. Aislarse socialmente,
18
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
mostrarse irritable y bajar el rendimiento en
los estudios. h. Sentir una euforia y activación
anómalas cuando se está delante del
ordenador” (Tomado de Echeburúa, E.; Corral,
P. 2010).
El riesgo de desarrollar una adicción no
química, es importante señalar que se
presenta un cuadro clínico, tal cual otro tipo de
adicciones (uso compulsivo, aprehensividad,
supresión, abstinencia, craving, recaída). Un
indicador destacable es que la intensidad
de los síntomas aumenta gradualmente. Se
permanece muchas horas conectado y/o
se pierde la noción del tiempo, si bien no es
posible establecer un límite temporal que
diferencie el uso seguro del uso adictivo.
El adolescente es incapaz de interrumpir la
conexión y se conecta, pese a no pretenderlo,
argumentándose diferentes excusas o se
conecta antes de lo habitual y durante más
tiempo.
REPERCUSIONES DE LAS NUEVAS
TECNOLOGÍAS EN LA COMUNICACIÓN Y
PROCESOS VINCULARES
Ciertamente, hay características de
personalidad en las y los adolescentes, que
se perlaran, independientemente del uso de
TIC. Pero no se puede negar que la utilización
de dichas tecnologías contribuye para la
personalidad en gestación de los adolescentes.
Y en este tiempo de construcción de identidad,
de modelamiento de la personalidad y de
elecciones; son de vital importancia los
procesos de comunicación y los procesos
vinculares.
Varios autores coinciden en el impacto que
las TIC han tenido en estos rubros. Lo que
hace algunos años parecía inadecuado, ahora
pareciera ir convirtiéndose en la norma: los
chicos tienen más “amigos” virtuales que
reales. Al punto que autores como Moral
y Ovejero arman: “En esta subcultura
juvenil contemporánea, ocio y tecnología se
confunden en un ocio electrónico en el que se
aúnan necesidades de contacto virtual de los
jóvenes digitales con necesidades de disfrute
compartido (en vivo y en directo) de los
jóvenes ludentes.” (Moral & Ovejero, 2005).
El peligro de esta tendencia, es lo que ha ido
sucediendo a muchos jóvenes: hacer equivaler
los conceptos de “contactos” y “vínculos”,
lo cual no es posible. Lo que se hace en los
grupos de chat no son vínculos, La gente, en
realidad, no llega a vincularse.
Aunque estos contactos no son en sí mismos
vínculos, tendrán un impacto en los
verdaderos vínculos de los adolescentes.
Es interesante el modo en que estas nuevas
maneras de contacto, hacen replantearse
incluso cuestiones como la riqueza y la
pobreza. Dado que el acceso a las TIC no
es igual en toda la población, algunos hablan
de que se irán desarrollando “tecnorricos”
y “tecnopobres” (Borgaminck & Baquerin,
2003); y ahora sí: lo que originalmente no es
un vínculo, repercute fuertemente en los lazos
sociales que los jóvenes van haciendo.
Encuestas de más de mil entrevistados han
permitido estudiar cómo los adolescentes
ven a las TIC como instrumento de estatus.
Vanden et al diferencian tres estilos de vida
en los adolescentes, basados en la actitud
19
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
de ellos hacia el teléfono móvil: los que lo
ven como un artículo de moda, los que lo ven
como una muestra de popularidad, y los que
lo ven como una muestra de su vida ocupada
y su escasez de tiempo (Vanden, Antheunis, &
Schouten, 2014).
Dentro de los diferentes tipos de TIC, hay
algunas que ayudan al fortalecimiento de
vínculos, y otras que más bien van en su
detrimento. En una encuesta realizada por
Gentzler et al, los estudiantes universitarios
que reportaron conversaciones telefónicas
con sus padres más frecuentes, también
reportaron relaciones con ellos más
satisfactorias, íntimas y de apoyo; mientras
que los que se comunicaban con sus padres
mayormente a través de Internet, reportaron
mayores niveles de soledad y vínculo ansioso
(Gentzler, Oberhauser, Westerman, & Nadorff,
2011). Estudios más recientes apuntan a que
la asociación entre comunicación por Internet
y sensación de soledad, no se debe a la TIC
como tal, sino a calidad percibida por los
adolescentes de este estilo comunicación
(Appel, Holtz, Stiglbauer, & Batinic, 2012).
VII. ANÁLISIS DE LA INVESTIGACIÓN
La adolescencia es, un proceso complicado;
autores suramericanos proponen el concepto
de “síndrome de adolescencia normal”, para
explicar que hay características que podrían
ser poco adaptativas, pero esperables
dentro de esta etapa de la vida (Aberastury
& Knobel, 2004). En este contexto, es que
analizamos el efecto de las nuevas TIC en
los adolescentes. El bombardeo masivo de
juegos video, aplicaciones para telefonía
móvil y herramientas de Internet; impacta
una población particularmente vulnerable,
pero también particularmente fecunda. El
adolescente experimenta dos mundos que
bullen constantemente, mutando entre avan-
ces y retrocesos, cada día con algo nuevo para
él: la tormenta de emociones y pensamientos
en su interior, y las TIC en su exterior. Crece
llevando consigo el punto de intersección
entre ambos mundos, que se inuencian
mutuamente. Dividiremos la discusión en tres
secciones: por qué los adolescentes buscan
nuevas TIC; cómo potenciar los efectos
benécos que pueden derivar de usarlas; y
nalmente, cómo prevenir los peligros que
corren al hacerlo.
Una estrategia sencilla nos puede ayudar a
ver la velocidad estrepitosa con que las TIC
han avanzado a la vuelta de diez años. Basta
con preguntar a un adolescente temprano
(entre más joven, mejor) si conoce algunos
objetos que, no hace más de una década, eran
la punta de lanza en tecnología de diversión
para adolescentes. Probablemente muchos ni
siquiera sepan qué es un Nintendo; algunos
dirán que un disquete de 8 pulgadas, es un
estuche para tableta (varios no aceptarán no
decir “tablet”); y quizás ninguno sepa qué es
un rollo de película para cámara fotográca.
Ya ningún adolescente buscará esos artículos;
pero hace unos años hubieran peleado por
alcanzarlos si se los ofrecieran gratis. Hoy
más bien sucedería con cosas como un
Smartphone de última generación, o Internet
de alta velocidad. Esto pone de maniesto,
no sólo que la carrera por mejorar las TIC nos
va dejando atrás; sino que en el fondo deja
20
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
ver algo aún más importante, en el contexto
de este análisis: que debe haber algo en la
tecnología que atrae a los adolescentes, y
hace que éstos cambien actitudes, modiquen
conductas, corrijan errores y adquieran otros
tantos, con tal de tener en sus manos las
TIC más novedosas. Cuando se plantea la
pregunta de qué será tan atractivo para ellos,
se encuentran varias características que
responden la interrogante, y son precisamente
el motivo de esta discusión en su primera
parte.
En primer lugar, ya se ha expuesto que
existe un sustrato neurobiológico especial
en los adolescentes (Casey & Jones, 2010).
Esto los convierte en blancos perfectos de
las nuevas TIC. O dicho de otra forma: las
TIC se convierten en el medio perfecto para
que los adolescentes satisfagan sus jóvenes
cerebros, sedientos de estímulos para un
sistema de recompensa hiperfuncionante, y un
escaso control inhibitorio; pues siempre tienen
estímulos nuevos y frescos, cargados de
mensajes halagadores. Siguiendo este mismo
argumento, las TIC poseen una característica
magnética para el cerebro adolescente: el fácil
acceso.
Este aspecto cobra relevancia en los
adolescentes ya desde el simple asunto
pecuniario. Con excepciones en algunos
sustratos socioeconómicos, la mayoría
de adolescentes busca las opciones de
entretenimiento más baratas. Cuando se
compara, por ejemplo, cuánto cuesta ir al
cine (lo cual, por cierto, va mucho más allá
de los tiquetes; pues el fenómeno completo
incluye invertir en: transporte, comida, quizás
invitar a alguien, sin contar la parafernalia
que precede la salida) y cuánto cuesta ver
una película en casa por Internet, el balance
favorece casi siempre la última opción. Pero
tratando de evitar el simplismo, el fácil acceso
a las TIC no tiene que ver sólo con ahorrarse
unas monedas. Se relaciona con procesos
más profundos que ocurren en la vida de los
jóvenes, tales como el estilo de vida ocupado,
la urbanización (con los que cada vez viven
más personas y menos espacios “verdes”),
el frecuente ausentismo de los padres, el
consumo de drogas de abuso.
Todos los anteriores son aspectos que empujan
a buscar métodos de diversión (o de refugio,
distracción, solicitud de ayuda, búsqueda de
amigos) que no requieran un gran esfuerzo,
a los cuales se pueda llegar con facilidad.
Por último, pensando en qué características
del cerebro adolescente hacen que busquen
las TIC, no se puede dejar de mencionar la
inmediatez. El hecho de que las TIC sean de
fácil acceso, no garantiza que la respuesta
buscada sea rápida.
Basta con recordar cómo eran al inicio
la velocidad de Internet, los diseños y
movimientos en los juegos de video, o las
pantallas en los teléfonos celulares. Aunque
un adolescente podía tener a mano la fuente
de sus estímulos, estos no siempre fueron tan
veloces y ecaces. Hoy día, en cambio, hay
una competencia entre compañías de telefonía
móvil por ver quien ofrece “más megas” de
velocidad. Los estímulos llegan en segundos,
y las respuestas… quizás en menos. Mientras
que para encontrar respuestas en un libro,
se requiere el esfuerzo combinado de la
21
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
lectura, el tiempo adecuado, la disposición,
la ausencia de distractores; para hallar esas
mismas respuestas en un video del teléfono
móvil no se requiere más que un par de clics.
El joven no quiere esperar días para leer el
nal de la novela, si puede verlo en unos
minutos. El joven no quiere ir a hurtadillas a
las tiendas, sonrojándose al buscar una revista
pornográca; si puede hallarla online. Pero no
todo se trata de un asunto neurobioquímico
primitivo. Hay muchos procesos mentales
superiores involucrados, como se verá a
continuación.
Un aspecto de las TIC modernas, gustado
y buscado por los adolescentes, es la
privacidad. Esta es, quizás, de las cualidades
que más contribuyen (junto a la constante
novedad de las TIC como “nutriente” para los
jóvenes cerebros, ya expuesto anteriormente)
como imán hacia los adolescentes. La razón
es sencilla: esta población se encuentra en
una edad de “ensayo y error”.
Varias tareas de la adolescencia se van juntan-
do (denición de la propia identidad, importan-
cia de la intimidad, trazo de un proyecto de vida),
pero para ellos son un terreno aún explorado.
De esta guisa, la adolescencia es un tiempo
ideal para ir aprendiendo a equivocarse,
mientras se alcanza estas metas; un tiempo
para renar los propios métodos y dinámicas.
Con o sin proponérselo, las TIC caen en un
terreno fértil; y ofrecen a los adolescentes una
vía llamativa para ir haciendo estos ensayos:
de amor, de odio, de “ser adultos”, de encontrar
a otros y encontrarse a ellos mismos, de
explorar ambientes.
Queda claro, entonces, que lo que los
adolescentes buscan, y lo que las TIC ofrecen,
se encuentran como una llave y su cerradura.
Ahora es tiempo de ver cómo todo este torrente
de información al que se expone, coopera para
el crecimiento sano del adolescente.
Si, como ya hemos visto, de todos modos
los adolescentes usan cada vez con mayor
frecuencia las TIC, sería un error luchar
contra eso. Así como los antipsicóticos tienen
posibles efectos adversos, y no por ello
vamos a privar de su posible benecio a las
personas; así tampoco desterraremos las
TIC sólo por sus eventuales consecuencias
negativas. Siguiendo la misma analogía
de los psicofármacos, hay que señalar, en
primer lugar, que las reacciones adversas
son paciente-dependiente, idiosincrásicas.
No toda persona que tome antipsicóticos
presentará, por ejemplo, extrapiramidalismo, o
galactorrea, o alteraciones en el hemograma.
Por el contrario, son muchos quienes obtienen
un benecio sin mostrar eventos adversos al
medicamento.
En segundo lugar, aunque presentara dichas
consecuencias, no siempre se suspende
el fármaco, pues a veces el resultado del
balance riesgo-benecio se inclina hacia
mantenerlo. De la misma manera, aunque
los reportes de trastornos conductuales,
vinculares y de aprendizaje en torno al uso
de TIC son crecientes; eso no signica que
todos los adolescentes que las usen tendrán
psicopatología. Y aunque, en el peor de los
casos, tuvieran algún problema derivado de
su uso; esto no las contraindica. Igualmente,
habrá que sopesar ventajas y desventajas, y
tomar una decisión.
22
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
Dentro de los posibles efectos benécos,
encontramos uno de los más importantes
para los especialistas en salud mental: la
posibilidad de usar las TIC como herramienta
en la atención al adolescente. Son muchas
las formas en que esto se puede hacer.
Dentro de las comunes, y de un impacto real,
están las citas médicas con recordatorios en
el teléfono móvil. El manejo de la angustia
familiar, la psicoeducación y el cumplimiento
de tratamiento; son factores que se ha logrado
mejorar con programas que utilizan Internet
(Jacobs & Popick, 2012). Otra manera, son
los software y espacios virtuales de educación
sexual.
Aunque, ciertamente, Internet se puede
convertir en una amenaza en el tema de la
sexualidad, y colocar a los adolescentes en un
plano de vulnerabilidad como posibles víctimas
de los ofensores sexuales (Dowdell, Burgess,
& Flores, 2011), preferimos el enfoque de
autores como Allison et al (2012). Aunque los
primeros terminan haciendo recomendaciones
para vigilar y proteger a los adolescentes en
el uso de Internet, nos inclinamos más por
el enfoque de los segundos autores. Unos
(aunque busquen cuidar al adolescente),
acaban dando un tinte “de peligro” a Internet.
Allison et al, por su parte, realzan esta tecnolo-
gía como una manera de ofrecer educación
sexual saludable, con resultados prometedores
en cuanto a enfermedades de transmisión
sexual y embarazos no deseados. Finalmente,
queda por discutir el impacto dañino que las
TIC (de acuerdo al uso que se haga de ellas),
eventualmente, pueda ejercer sobre las y los
adolescentes, efectos que muestren impacto
en su desarrollo social, emocional, aparición
de problemas conductuales y adicción al uso
del internet y los videojuegos.
VIII. CONCLUSIONES
Posterior a la revisión del material bibliográco
y al análisis de los resultados, se concluye
que las y los adolescentes acceden en un
alto porcentaje, al uso de nuevas tecnologías
con nes informáticos, de comunicación y
entretenimiento principalmente. Algunas gene-
raciones han experimentado un cambio en las
costumbres, hábitos y actitudes.
Es importante señalar, que la participación
en múltiples redes sociales, reenmarca
la dinámica vincular y de establecimiento
de relaciones interpersonales, éstas son
utilizadas para cubrir necesidades, tanto de
índole psicológica como social. En casos de
mayor frecuencia en el uso, personas con
características extrovertidas e introvertidas,
ven este espacio apto para la interacción
y la comunicación debido al anonimato,
la exibilidad y la facilitación de múltiples
interacciones, así como de lenguajes y medios
de expresión.
El uso de tecnologías, está motivado en
muchas ocasiones al intercambio social, la
expresión libre de pensamientos y emociones
y la relación entre iguales. Pero también
provoca en quienes le utilizan sensación de
no saciedad, poca tolerancia a la frustración,
incapacidad de postergación, pérdida del
control de los impulsos, bajo rendimiento
escolar, tensiones familiares, además de un
alto nivel de competitividad en videojuegos y
juego en línea, por ejemplo.
23
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
Además de que su uso sea con nes educativos
o de ocio, estos jóvenes se encuentran en
una etapa de su desarrollo vital en la cual no
perciben con facilidad los riesgos, y el uso de
internet es una vía de exposición a peligros
potenciales que no son detectadas por las y los
adolescentes. Sin embargo, la responsabilidad
ante la negligencia recae directamente sobre
los padres de familia, quienes no cumplen
su función protectora y scalizadora de las
actividades en las que participan sus hijos e
hijas.
La navegación segura por el internet, el uso
de redes sociales minimizando los riesgo y la
posibilidad de entretenerse con videojuegos,
sin que esto represente peligro; se ha
convertido en todo un reto para las autoridades
y padres de familia, quienes ven perdida la
lucha contra el bombardeo del mercado libre,
cambiante e innovador, que ofrece diariamente
alternativas variadas de nuevas tecnologías,
creando necesidades y no soluciones.
IX. RECOMENDACIONES
Principalmente se debe trabajar en un proceso
psicoeducativo a la población en general,
padres, adolescentes, educadores, entre otros;
para dar a conocer el fenómeno de las nuevas
tecnologías, su uso y riesgos potenciales para
población infanto-juvenil.
Establecer políticas interinstitucionales
con autoridades estatales, servicios de
salud, centros educativos, para la detección
temprana de riesgos en el uso del internet y
las redes sociales, además de fomentar el
control parental en la compra y adquisición de
video juegos.
Determinar espacio de uso compartido, con
el n prevenir futuros problemas relacionados
con la utilización de estas tecnologías y
promocionar hábitos saludables para que
el menor se relacione con ellas de forma
adecuada.
Trabajar con las y los adolescentes y sus
familias en prácticas de estilos de vida
saludables, en los cuales se mantenga un
sano equilibrio entre las horas de sueño,
alimentación, actividad física, estudio y uso de
las tecnologías de manera complementaria y
no única.
X. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Aberastury, A., & Knobel, M. (2004).
La adolescencia normal: Un enfoque
psicoanalítico. Buenos Aires - Barcelona:
Paidós.
2. Aggleton, P. (2001). Working with young
people. Implications for research and
programming. Int J Adolesc Med Health,
13-24.
3. Allison, S., Bauermeister, J., Bull, S.,
Lightfoot, M., Mustanski, B., Shegog, R.,
& Levine, D. (2012). The Intersection of
Youth, Technology, and New Media with
Sexual Health: Moving the Research
Agenda Forward. Journal of Adolescent
Health, 207–212.
4. Appel, M., Holtz, P., Stiglbauer, B.,
& Batinic, B. (2012). Parents as a
resource: Communication quality affects
24
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
the relationship between adolescents’
internet use and loneliness. Journal of
Adolescence, 1641–1648.
5. Borgaminck, L., & Baquerin, M. (2003).
¿Internet: un medio de sociabilidad o de
exclusión? Comunicación y Sociedad,
95-118.
6. Borzekowski, D., & Rickert, V. (2001).
Adolescent Cybersurng for Health
Information, A New Resource That
Crosses Barriers. Arch Pediatr Adolesc
Med, 813-817.
7. Buelga, S., Pons, J. (2012). Agresiones
entre Adolescentes a través del Teléfono
Móvil y de Internet. Colegio Ocial
de Psicólogos de Madrid, España.
Psychosocial Intervention, vol. 21, núm.
1, abril, 2012, pp. 91-101
8. Casey, B., & Jones, R. (2010).
Neurobiology of the Adolescent Brain
and Behavior: Implications for Substance
Use Disorders. Journal of the American
Academy of Child and Adolescent
Psychiatry, 1189-1201.
9. Chahín-Pinzón, N., Briñez, B. (2011).
Actividad física en adolescentes y su
relación con agresividad, impulsividad,
Internet y videojuegos. España.
Psychologia: avances de la disciplina.
Vol. 5. N.° 1.: 9-23
10. Dowdell, E., Burgess, A., & Flores, R.
(2011). Online Social Networking Patterns
Among adolescents, Young Adults, and
Sexual Offenders. American Journal of
Nursing, 28-36.
11. Echeburúa, E.; Corral, P. (2010).
Factores de riesgo: Adicción a las nuevas
tecnologías y a las redes sociales en
jóvenes: un nuevo reto. ADICCIONES,
Vol. 22 N. 2, pp 91-96.
12. Espinar, E.; López, C. (2009) Jóvenes y
adolescentes ante las nuevas tecnologías:
percepción de riesgos Athenea Digital,
núm. 16, pp. 1-20
13. Fernández, N. (2013). Trastornos de
conducta y redes sociales en Internet.
Salud Mental, 36 (6), 521-527.
14. Flores DJ. 2010. La comunicación
humana. Recuperado el 16 de enero
de 2013, de Universidad Autónoma
de San Luís Potosí, Facultad de
Ingeniería: http://ingenieria.uaslp.
mx/web2010/Estudiantes/apuntes/
HUMANIDADES%20B.pdf
15. Gentzler, A., Oberhauser, A., Westerman,
D., & Nadorff, D. (2011). College Students’
Use of Electronic Communication
with Parents: Links to Loneliness,
Attachment, and Relationship Quality.
Cyberpsychology, Behavior, and Social
Networking, 71-74.
16. Gutiérrez, R.; Vega, L.; Rendón, E.
(2013) Usos de la Internet y teléfono
celular asociados a situaciones de riesgo
de explotación sexual de adolescentes.
Salud Mental 2013; 36: 41-48.
25
Revista Cúpula 2016; 30 (2): 11-25
17. Jacobs, H., & Popick, R. (2012). Utilization
of Internet Resources For Adolescents
Coping with Chronic Conditions. Pediatric
Nursing, 228-235.
18. Jiménez, M., Piqueras, J., Mateu, O.,
Carballo, J., Orgilés, M., & Espada, J.
(2012). Diferencias de sexo, características
de personalidad y afrontamiento en el uso
de Internet, el móvil y los videojuegos en
la adolescencia. Health and Addictions,
57-78.
19. Larson, R. (2002). Globalization, Societal
Change, and New Technologies: What
They Mean for the Future of Adolescence.
Journal of Research on Adolescence,
1-30.
20. Martínez R., Espinar E. (2012).
Adolescentes y tecnologías de la
información y la comunicación en España.
OBETS. Revista de Ciencias Sociales.
Vol. 7, n. 1; pp. 109-122.
21. Moral, M., & Ovejero, A. (2005).
Iuventus digitalis y Iuventus ludens
como tipologías psicosociológicas de
jóven@s contemporáne@s. Intervención
Psicosocial, 161-175.
22. Mortimer, J., & Larson, R. (2002). The
changing adolescent experience: Societal
trends and the transition to adulthood.
New York: Cambridge University Press.
23. Organización Mundial de la Salud. (03
de Junio de 2014). http://www.who.int.
Obtenido de http://www.who.int/maternal_
child_adolescent/topics/adolescence/es/
24. Sawyer, S., A , R., Bearinger, L.,
Blakemore, S., Dick, B., Ezeh, A., & Patton,
G. (2012). Adolescence: a foundation for
future health. Lancet, 1630–1640.
25. Sinkkonen, H., Puhakka, H., & Meriläinen,
H. (2014). Internet use and addiction
among Finnish Adolescents (15–19
years). Journal of Adolescence, 123–131.
26. Sobkin, V., & Evstigneeva, I. (2004). The
Place of the New Information Technologies
in the Life of Today’s Adolescent. Russian
Education and Society, 10-38.
27. Thiede C, K., Altan R, A., Hein, K.,
McLoyd, V., Petersen, A., & M., K. (2002).
Adolescent Health and Well-Being
in the Twenty-First Century: A Global
Perspective. Journal of Research on
Adolescence, 69–98.
28. Vanden, M., Antheunis, A., & Schouten,
A. (2014). Me, myself and my mobile: A
segmentation of youths based on their
attitudes towards the mobile phone as
a status instrument. Telematics and
Informatics, 194-208.
... En una revisión documental del análisis del cerebro desde la vida embrionaria hasta la juventud, se menciona que los adolescentes al ser nativos digitales tienen la red de circuitos neuronales diferentes, la zona de la corteza prefrontal se encuentra sobre estimulada, por cada hora en el computador o en algún aparato electrónico, la interacción con otras personas disminuye en 30 minutos, por tanto, la tendencia para los adolescentes es tener menos habilidades sociales y lenguaje no verbal, incidiendo en el aumento del aislamiento social y disminución de la espontaneidad de las relaciones interpersonales y creando nuevas conductas como el uso patológico de la tecnología (6) . ...
... Asimismo, este sobre estímulo frontal hace que se genere exceso de dopamina hormona encargada del movimiento, memoria, recompensa de placer, comportamiento, atención, inhibición de la producción de prolactina, sueño, estado anímico, aprendizaje cuya deficiencia o exceso son la causa de trastornos como: el párkinson, tics repetitivos, aumento en la búsqueda estímulos placenteros: comida, sexo, drogas de abuso, disminución de la prolactina, déficit de atención y memoria a corto plazo alterada, fobias sociales, características negativas como: esquizofrenia, trastorno bipolar. Algunas investigaciones muestran que la cantidad de dopamina que se encuentra en la amígdala cerebral podría ser el indicador incluso del grado de nerviosismo y búsqueda de emociones fuertes incidiendo en la personalidad del adolescente (6) . ¿Está el personal de salud preparado para realizar promoción y prevención? ...
... A su vez, la prolongación del tiempo de exposición y la falta de reglamentación del poder y la carencia de dominio de las familias pone en peligro tanto a los menores como a los adolescentes, pudiendo generar poca tolerancia a la frustración (Casey, et al., 2021), incapacidad de postergación (Rosewell, et al., 2021), sensación de no saciedad, pérdida del control de impulsos (Forzano, et al., 2021), reducido rendimiento escolar (Quintas, et al., 2020), un alto nivel de competitividad en videojuegos y juego en línea (El Mawas, et al., 2020), así como tensiones entre familias (Barquero y Calderón, 2016). ...
Article
Full-text available
El uso de las Nuevas Tecnologías se ha incrementado por parte de los jóvenes, esto está condicionado por la forma de interaccionar de la sociedad y su utilización para realizar diferentes actividades. El objetivo principal de esta investigación es estudiar y analizar la relación que se produce entre internet, videojuegos, televisión y teléfono móvil y la percepción que los menores tienen sobre los posibles problemas que el uso de las Nuevas Tecnologías conlleva. Se contó una muestra de 59 alumnos (35.6% chicos y 64.4% chicas), con edades entre 10, 11 y 12 años (Media 11.36 años y DT = .804) distribuidos en centros escolares de la provincia de Córdoba (España), cuyos datos son recogidos mediante el cuestionario detección de nuevas adicciones (DENA). En el análisis de los resultados muestra que existe relación significativa entre la frecuencia y el uso con los distintos dispositivos estudiados, así como entre las variables de cada uno de los bloques. Además, se predicen las variables que tienen relación significativa y las que permitirán corroborar los estudios examinados y buscar una proyección de futuro. Se comentan las implicaciones de estos hallazgos para la investigación y la práctica psicoeducativa.
... El mundo está en constante desarrollo y en la actualidad se ha visto influenciado por diversas tecnologías de la información que tienen como objetivo principal hacer que la vida humana sea más fácil y llevadera, un claro ejemplo es el uso del internet, siendo el instrumento más usado a nivel mundial para diversos fines, especialmente por los más jóvenes [20]. Sin embargo, a pesar de los varios aspectos positivos y utilidades que presenta, también puede conllevar riesgos si su uso se vuelve patológico o adictivo, lo cual en muchas ocasiones se subestima [21]. ...
Article
Full-text available
Se analizó la relación entre el uso problemático de internet y la calidad de sueño. La metodología fue no experimental, transversal y correlacional. La muestra fue no probabilística por conveniencia. Participaron 118 estudiantes de pregrado y postgrado de universidades e institutos superiores de la ciudad de Quito en Ecuador. Los instrumentos fueron el Cuestionario de Experiencias Relacionadas con Internet (CERI) y el Cuestionario de Pittsburg de Calidad de Sueño (PSQI). Se evaluó la asociación entre las variables mediante el coeficiente de correlación de Pearson y un valor p < 0,05 durante la emergencia sanitaria por COVID-19. Los resultados muestran que los participantes en 51 % tienen problemas ocasionales con el uso de internet y el 47 % tienen problemas de sueño que además merecen atención y tratamiento médico. La asociación entre la variable independiente y la variable dependiente fue r = 0,195 y p = 0,034. En conclusión, existe una relación significativa moderada entre el uso problemático de internet y la calidad de sueño. Palabras Clave: Calidad de sueño, estudiantes universitarios, salud mental, uso de internet. [1]D. J. Kuss y O. López-Fernández, “Internet addiction and problematic Internet use: A systematic review of clinical research,” World journal of psychiatry vol. 6, n° 1, pp. 143-76, Marzo 2016. [2]M. Vázquez-Chacón, S. Cabrejos-Llontop, Y. Yrigoin-Pérez, R. Robles-Alfaro y C. Toro-Huamanchumo, “Adicción a internet y calidad de sueño en estudiantes de medicina de una Universidad peruana, 2016,” Revista Habanera de Ciencias Médicas, vol. 18, n° 5, pp. 817-830, Octubre 2019. [3]P. Carrillo-Mora, K. Barajas-Martínez, I. Sánchez-Vázquez y M. Rangel-Caballero, “Trastornos del sueño: ¿qué son y cuáles son sus consecuencias?,” Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM, vol. 61, n° 1, pp. 6-20, Enero-febrero 2018. [4]S. J. Kim, J. W. Kim, Y. S. Cho, K. J. Chung, H. Yoon y K. H. Kim, “Influence of Circadian Disruption Associated With Artificial Light at Night on Micturition Patterns in Shift Workers,” International neurourology journal, vol. 23, n° 4, pp. 258-264, Diciembre 2019. [5]J. Arendt y B. Middleton, “Human seasonal and circadian studies in Antarctica (Halley, 75°S),” General and Comparative Endocrinology, vol. 258, n° 1, pp. 250-258, Marzo 2018. [6]P. Botero, P. Camargo, Y. Riaño y N. Velásquez, “Calidad del sueño en adultos según el grado de exposición a campos electromagnéticos en Bogotá y Duitama en 2017,” Tesis de pregrado, Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales, Bogotá, COL., 2017. [7]H. Y. Wong, H. Y. Mo, M. N. Potenza, M. Chan, W. M. Lau, T. K. Chui, A. H. Pakpour y C. Y. Lin, “Relationships between Severity of Internet Gaming Disorder, Severity of Problematic Social Media Use, Sleep Quality and Psychological Distress,” International journal of environmental research and public health, vol. 17, n° 6, 1879, Marzo 2020. [8]V. Parra, J. Vargas, B. Zamorano, F. Peña, Y. Velázquez, L. Ruiz y O. Monreal, “Adicción y factores determinantes en el uso problemático del Internet, en una muestra de jóvenes universitarios,” Edutec-e, n° 56, p. a337, Junio 2016. [9]M. Laguna, “Estudio sobre el uso de internet y sus aplicaciones en el alumnado de último año de carrera de la Universidad de Alicante,” Tesis Doctoral, Universidad de Alicante, Alicante, ESP., 2013. [10]A. Rial, P. Gómez, M. Isorna, M. Araujo y J. Varela, “EUPI-a: Escala de Uso Problemático de Internet en adolescentes. Desarrollo y validación psicométrica,” Adicciones, vol. 27, n° 1, pp. 47-63, 2015. [11]T. Fernández-Villa, J. Alguacil, A. Almaraz, J. Cancela, M. Delgado-Rodríguez, M. García-Martín, E. Jiménez-Mejías, J. Llorca, A. Molina, R. Ortíz, L. Félix y V. Martín, “Uso problemático de internet en estudiantes universitarios: factores asociados y diferencias de género,” Adicciones, vol. 27, n° 4, pp. 265-275, 2015. [12]S. Cañón, J. Castaño, D. Hoyos, J. Jaramillo, D. Leal, R. Rincón, E. Sánchez y L. Urueña, “Uso problemático de internet en estudiantes universitarios: factores asociados y diferencias de género,” Adicciones, vol. 27, n° 4, pp. 265-275, Julio-diciembre 2016. [13]Z. Granados-Carrasco, A. Bartra-Aguinaga, D. Bendezú-Barnuevo, J. Huamanchumo-Merino, E. Hurtado-Noblecilla, J. Jiménez-Flores, F. León-Jiménez y D. Chang-Dávila, “Calidad del sueño en una facultad de medicina de Lambayeque,” Anales de la Facultad de Medicina, vol. 74, n°4, pp. 311-314, Octubre-Diciembre 2013. [14]Q. Wang, K. Mati y Y. Cai, “The link between problematic internet use, problematic gaming, and psychological distress: does sleep quality matter?,” BMC psychiatry, vol. 21, n° 1, 103, Febrero 2021. [15]M. Bautista y I. Taipe, “Calidad de sueño y factores asociados en internos rotativos de la carrera de Medicina de la Universidad de Cuenca 2019,” Tesis de pregrado Médico Cirujano, Universidad de Cuenca, Cuenca, ECU., 2019. [16]El Universo. (2020, Junio 26). El tráfico de internet en los hogares creció hasta 63 % en medio de la pandemia del COVID-19. Diario El Universo [Internet]. Disponible en: https://www.eluniverso.com/noticias/2020/06/23/nota/7881924/internet-fijo-servicio-operadoras-demanda-cuarentena-covid-19. [17]B. Fernandes, U. Nanda, R. Tan-Mansukhani, A. Vallejo y C. Essau, “The impact of COVID-19 lockdown on internet use and escapism in adolescents,” Revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes, vol. 7, n° 3, pp. 59-65, Septiembre 2020. [18]J. A. Casas, R. Ruiz-Olivares y R. Ortega-Ruiz, “Validation of the Internet and Social Networking Experiences Questionnaire in Spanish adolescents,” International Journal of Clinical and Health Psychology, vol. 13, n° 1, pp. 40-48, Enero 2013. [19]Y. Tan, Y. Chen, Y. Lu y L. Li, “Exploring Associations between Problematic Internet Use, Depressive Symptoms and Sleep Disturbance among Southern Chinese Adolescents,”International journal of environmental research and public health, vol. 13, n° 3, 313, Marzo 2016. [20]A. Barquero y F. Calderón, “Influencia de las nuevas tecnologías en el desarrollo adolescente y posibles desajustes,” Revista Cúpula, vol. 30, n° 2, pp. 11-25, 2016. [21]J. P. C. Chang y C. C. Hung. Uso problemático de internet. Libro electrónico de IACAPAP de Salud Mental en Niños y Adolescentes. Geneva: Asociación Internacional de Psiquiatría y Profesiones Aliadas de Niños y Adolescentes. [Internet]. 2016. Disponible en: https://iacapap.org/content/uploads/H.6-Uso-problem%C3%A1tico-de-Internet-SPANISH-2017.pdf [22]S. García y G. Zurita, “Estudio estadístico de internet y su incidencia en la educación universitaria fiscal de la provincia del Guayas,” Tesis de pregrado Ingeniera en Estadística Informática, Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL), Guayaquil, ECU., 2017. [23]J. Redondo, K. Rangel, M. Luzardo y C. Inglés, “Experiencias relacionadas con el uso de internet y celular en una muestra de estudiantes universitarios colombianos,” Revista Virtual Universidad Católica del Norte, vol. 49, pp. 7-22, Septiembre-diciembre 2016. [24]S. Cruces, R. Guil, N. Sánchez y J. Pereira, “Consumo de nuevas tecnologías y factores de personalidad en estudiantes universitarios,” Commons, vol. 5, n° 2, pp. 203-228, Diciembre 2016. [25]X. Carbonell, A. Chamarro, M. Griffiths, U. Oberst, R. Cladellas y A. Talam, “Problematic Internet and cell phone use in Spanish teenagers and young students,” Anales de psicología, vol. 8, n° 3, pp. 789-796, Octubre 2012. [26]S. Iñiguez-Jiménez, S. Cruz-Pierard y S. Vaca-Córdova, “Uso problemático de tecnologías de la información y comunicación, consumo de sustancias y su impacto en la salud mental de estudiantes de bachillerato,” PAIDEIA XXI, vol. 10, n° 2, pp. 471-489, Julio-diciembre 2020. [27]M. Machado-Duque, J. Echeverri y J. Machado-Alba,"Somnolencia diurna excesiva, mala calidad del sueño y bajo rendimiento académico en estudiantes de Medicina,” Revista Colombiana de Psiquiatría, vol. 44, n° 3, pp. 137-142, Julio-septiembre 2015. [28]S. de la Portilla, C. Dussán, D. Montoya, J. Taborda y L. Nieto, “Calidad de sueño y somnolencia diurna excesiva en estudiantes universitarios de diferentes dominios,” Hacia Promoc. Salud, vol. 24, n° 1, pp. 84-96, Enero – junio 2019. [29]F. Wang y É. Bíró, “Determinants of sleep quality in college students: A literature review,” Explore, vol. 17, n° 2, pp. 170-177, Marzo-abril 2021. [30]M. Puerto, D. Rivero, L. Sansores, L. Gamboa y L. Sarabia, “Somnolencia, hábitos de sueño y uso de redes sociales en estudiantes universitarios,” Enseñanza e Investigación en Psicología, vol. 20, n° 2, pp. 189-195, Mayo-agosto 2015. [31]Ministerio de Sanidad. “COVID-19, consumo de sustancias psicoactivas y adicción”. Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones, España. Informe Impacto COVID. [Internet]. Julio 2020. Disponible en: https://pnsd.sanidad.gob.es/noticiasEventos/actualidad/2020_Coronavirus/pdf/20200715_Informe_IMPACTO_COVID-19_OEDA_final.pdf
... El surgimiento de los medios tecnológicos y redes sociales han traído consigo importantes ventajas que han facilitado el desarrollo del ser humano en la mayoría de sus ámbitos (Flach y Deslandes, 2017). Sin embargo, en contraparte, el uso inadecuado de estas herramientas por las generaciones actuales ha propiciado la aparición de nuevas problemáticas (Barquero y Calderón, 2016;Draucker y Martsolf, 2010;Machimbarrena et al., 2018). Dentro de ellas, se encuentran, por ejemplo, el ciberbullying: un fenómeno que se define como el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (redes sociales, blogs, teléfono móvil o cámaras) para el ejercicio de comportamientos de acoso (Beale y Hall, 2007) y cuya prevalencia suele afectar al ámbito educativo (Cerezo-Ramírez, 2012). ...
Article
Full-text available
Dating violence through technological media and social networks has been shown to have a high frequency in the youth and adolescent population. It is a relatively new phenomenon whose existence has been classified as an extension of violence exercised face to face. Despite this, there is little research aimed at studying the relationship between the two phenomena. Therefore, this study aimed to analyze the prevalence and association between cyber dating violence (online) and dating violence (offline). It involved 443 adolescents (231 women and 212 men), who answered the Conflict in Adolescent Dating Relationship Inventory and the Cyber Dating Abuse Questionnaire. The results showed the two-way nature of cyber dating violence and dating violence, which could indicate their normalization. Among other data, it is highlighted that the greatest perpetration of emotional and physical violence is exercised by women, which would go against the conventional profiles of female victims and male offenders. However, it should be noted that sexual violence was mostly perpetrated by men, which is consistent with what has been found in various studies. Finally, a positive association was found between offline and online perpetration of violence in dating, which suggests that violent behaviors that are exercised face to face could be transferred to technological media and social networks.
... Por otra parte, en lo que respecta a los días de la semana, se presentó mayor prevalencia de uso controlado en quienes lo usaron los días miércoles; no obstante, se dio un aumento del uso problemático en el grupo que refirió utilizar el internet los días viernes. Al respecto, hubo resultados semejantes en el estudio de García-Oliva, Piqueras y Marzo (2017), quienes hallaron un aumento del uso de internet los fines de semana, refiriendo la presencia de asociación entre el uso de videojuegos, el pertenecer al género masculino y el uso problemático de internet.En lo que se refiere a la edad de inicio en el uso de internet, se presentó un promedio ubicado entre los once y los trece años, situándose en la etapa de la adolescencia, según la Organización Mundial de la Salud (citada por Barquero y Calderón, 2016), en la cual se da un desbalance en algunas zonas de la corteza prefrontal, la cual tiene relación con el control inhibitorio, particularmente en aspectos asociados a la búsqueda de reforzadores y estímulos novedosos, siendo el internet el medio(Barquero y Calderón, 2016).En este orden de ideas, se evidenció que una edad de inicio temprana puede predisponer el uso problemático del mismo; lo anterior se reflejó en el hecho de que el 71,42 % de los estudiantes que empezaron a utilizar el internet antes de los cinco años, tuvieron problemas frecuentes en el uso; por el contrario, todos aquellos que comenzaron a utilizar el internet entre los 17 y 19 años presentaron un uso controlado del mismo, evidenciando que el uso problemático del internet disminuye en población de adultos jóvenes y adolescentes, conforme avanza la edad, por aspectos como la mayor identificación de efectos negativos(Moral y Suárez, 2016).En cuanto al lugar de acceso a internet, el hogar y la universidad fueron los lugares preferidos por los estudiantes, lo cual se evidencia también en el trabajo de Puerta-Cortés y Carbonell, (2013). Al respecto, se menciona que la presencia del internet en lugares significativos como el hogar, el lugar de estudio o sitios de ocio, genera una difusión más generalizada, aumentando la capacidad adictiva del mismo(Echeburúa, 2009).Lo anterior se refleja en los resultados del presente estudio, pues se dio mayor prevalencia de problemas ...
Article
El presente estudio descriptivo, transversal no experimental, tuvo como objetivo, caracterizar el grado de uso de internet en los estudiantes del programa de Ingeniería de Sistemas de una universidad privada del suroccidente colombiano, tomando como muestra 129 estudiantes, a quienes se les aplicó el Internet Addiction Test y un cuestionario de hábitos de uso de internet. Los estudiantes accedieron a diario, por más de nueve horas, los sábados, durante la noche, en el hogar, por medio de los teléfonos inteligentes; el uso se orientó principalmente a las redes sociales; un 75 % presentó control en el uso de internet y el 25 % problemas frecuentes por su uso. En conclusión, se presentó mayor prevalencia de uso controlado; sin embargo, un mayor índice de uso problemático, en comparación con otros estudios realizados con estudiantes universitarios colombianos, lo cual amerita el diseño de una estrategia de prevención primaria que implique la articulación de diferentes servicios.
... El surgimiento de los medios tecnológicos y redes sociales han traído consigo importantes ventajas que han facilitado el desarrollo del ser humano en la mayoría de sus ámbitos (Flach y Deslandes, 2017). Sin embargo, en contraparte, el uso inadecuado de estas herramientas por las generaciones actuales ha propiciado la aparición de nuevas problemáticas (Barquero y Calderón, 2016;Draucker y Martsolf, 2010;Machimbarrena et al., 2018). Dentro de ellas, se encuentran, por ejemplo, el ciberbullying: un fenómeno que se define como el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (redes sociales, blogs, teléfono móvil o cámaras) para el ejercicio de comportamientos de acoso (Beale y Hall, 2007) y cuya prevalencia suele afectar al ámbito educativo (Cerezo-Ramírez, 2012). ...
Article
Full-text available
González-Ortega, J. L., Romero-Méndez, C. A., Rojas-Solís, J. L., & López, V. A. (2020). Violencia off line y on line en la pareja de adolescentes mexicanos. Civilizar: Ciencias Sociales y Humanas, 20(38), 65-80. Disponible en: https://revistas.usergioarboleda.edu.co/index.php/ccsh/article/view/1553/1271 Resumen La violencia en el noviazgo que se ejerce a través de los medios tecnológicos y redes sociales (on line) ha mostrado tener una alta frecuencia en la población de jóvenes y adolescentes, se trata de un fenómeno relativamente nuevo cuya existencia ha sido catalogada como una extensión de la violencia que se ejerce cara a cara u off line, pese a esto son pocas las investigaciones encaminados en estudiar la relación entre ambos fenómenos. Por ello se realizó el presente estudio cuyo objetivo fue analizar la prevalencia y asociación entre la violencia off line y on line en el noviazgo. Participaron 443 adolescentes (231 mujeres y 212 varones) quienes respondieron el Conflict in Adolescent Dating Relationship Inventory y el Cyber Dating Abuse Questionaire. Los resultados muestran la naturaleza bidireccional de las conductas violentas off line y on line, lo que podría indicar su normalización; entre otros datos, se resalta la mayor perpetración de violencia emocional y física por parte de las mujeres lo que sugiere el análisis de la violencia fuera de los perfiles convencionales de mujeres víctimas y hombres victimarios. No obstante, es preciso señalar que la violencia sexual fue mayormente ejercida por varones, lo cual es congruente a lo hallado en diversos estudios. Por último, se halló una asociación positiva entre la perpetración de la violencia off line y on line en el noviazgo, lo que comprueba que las conductas violentas que se ejercen cara a cara se podrían trasladar a los medios tecnológicos y redes sociales. Palabras clave: Violencia en el noviazgo, ciberviolencia, pareja, adolescentes, mexicanos Abstract Dating violence that is perpetrated through technological media and social networks has shown high frequency in the population of young people and adolescents, it is a relatively new phenomenon whose existence has been classified as a extension of the violence that is perpetrated face to face, despite of this there are few investigations aimed at studying the relationship between both phenomena. Thus the present study was carried out to analyze the prevalence and association between cyber dating violence and dating violence. 443 adolescents participated (231 women and 212 men) who answered the Conflict in Adolescent Dating Relationship Inventory and the Cyber Dating Abuse Questionaire. The results showed the bidirectional nature of cyber dating violence and dating violence, which could indicate their normalization. Among other data, the greater perpetration of emotional and physical violence by women is highlighted, results that suggest the analysis of dating violence outside the conventional profiles of female victims and male offenders. Finally, a positive association was found between the perpetration of cyber dating violence and dating violence, which suggest that violent behaviors that are exercised face to face could be transferred to technological media and social networks. Keywords: dating violence, cyber dating violence, couple, adolescent, Mexican
Article
El estudio busco expresar un caso práctico sobre la frecuencia de los dispositivos tecnológicos, con el objetivo de conocer brevemente el uso de dispositivos tecnológicos según las carreras de educación básica y educación inicial según el género. El estudio fue descriptivo con un enfoque cualitativo y con un corte transversal, además, por medio de un muestreo no probabilístico por conveniencia se selecciono a 227 estudiantes universitarios y se aplicó un cuestionario para conocer la frecuencia del uso de dispositivos tecnológicos según la carrera. Respecto al uso de dispositivos digitales entre las carreras de educación básica (EB) y educación inicial (EI), se puedo ver que hay mayor frecuencia en la respuesta de “la mayoría de las veces” en EB en hombres (26) seguido del mismo grupo en mujeres (34) ante la misma respuesta. Se concluyó que la tecnología está transformando la educación, cambiando la forma, el momento y el lugar dónde aprenden los estudiantes, se ha convertido en una parte integral de la sociedad, el uso de los dispositivos tecnológicos puede marcar una gran diferencia en la educación.
Article
Full-text available
The aim of this study was to analyze the prevalence of adolescent aggressors (cyberbullies) through modern information and communication technologies (the internet and cellular phones). The differences in gender and academic year according to the type of technological aggression were also examined. The participants were 1390 adolescents aged 12-17 years old. The results indicated that almost one third of adolescents have made an attack on their peers through new technologies in the last year. Regarding the duration and intensity of cybernetic harassment, it was observed that cyberbullying mainly occurs for less than a month and with moderate intensity -no more than once a week. For the majority of technological aggressions, boys and students in the last grade of highschool bullied more than their counterparts.
Article
Full-text available
1. Macrostructural trends and the reshaping of adolescence Jeylan T. Mortimer and Reed Larson 2. Youth in aging societies Elizabeth Fussell 3. The transition from school to work Alan C. Kerckhoff 4. Criminal justice in the lives of American adolescents: choosing the future Frank T. Cullen and John P. Wright 5. Adolescent health care in the US: implications and projections for the new millennium Elizabeth M. Ozer, Tracy MacDonald and Charles E. Irwin, Jr. 6. Youth and information technology Ronald E. Anderson 7. Social space, the final frontier: adolescents on the Internet Kate Hellenga 8. Approaching policy for adolescent development in the twenty-first century James Youniss and Allison J. Ruth.
Article
Full-text available
The main objective of this article is to analyze the relationship between Information and Communication Technologies and Spanish adolescents. Specifically, we have studied, through qualitative methodology, the characteristics of teenagers’ access and uses of technological devices. We have also analyzed the purposes that motivate the utilization of Information and Communication Technologies, highlighting a close relationship between technologies and peer communication and entertainment. On the contrary, there is an under-utilization of all these devices for teaching and learning purposes.
Article
Full-text available
Se reporta una investigación que tuvo por objetivo identificar los usos de la Internet y la telefonía celular que podrían poner a niñas y niños en riesgo de contacto con situaciones asociadas a la explotación sexual: enganchamiento en línea, consumo de pornografía y producción de imágenes sexualizadas y humillantes. Se aplicaron cuestionarios a 147 adolescentes de 13 años y tres meses de edad en promedio. Resultados: El 66.2% de los hombres y el 71.4% de las mujeres reporta tener Facebook, seguido de Hi5 (69%) y My Space (43.3%). Se observa que los adolescentes de ambos sexos proporcionan su nombre (64.7% de los hombres y 78% de las mujeres) y edades reales en las redes sociales. El 79.6% de las y los encuestados reportan que les agrada platicar en el Chat o el Messenger. Un porcentaje importante (el 64.1%) lo ha llevado a cabo con personas desconocidas. El 53.1% de la población reporto conocer a algún amigo con una imagen sexualizada de su persona a través de un celular (28.6% hombres y 11.6% mujeres). Estas imágenes fueron compartidas con los amigos (reportado por el 77.1% de los hombres y el 62.8% de las mujeres), pero otras fueron subidas a la Internet (34.3% hombres y 37.2% mujeres) y una minoría se vendió (8.6% hombres y 2.3% mujeres). El trabajo señala que la información verídica de la persona proporcionada sin restricción alguna por los adolescentes en las redes sociales y su interacción con desconocidos en chats, son indicadores de navegación insegura en la Internet. La investigación cualitativa indica que dichos actos ocurren cuando las adolescentes buscan popularidad. Además, el documento discute el consumo de pornografía de los adolescentes como reproducción de un tipo de hombría “caliente por naturaleza” y señala que la producción de imágenes sexualizadas ocurre en contextos donde se combina la diversión con la transgresión sexual.
Article
Full-text available
Se describen y analizan los conceptos relacionados con las redes sociales en Internet, la adicción psicológica y los trastornos de conducta desde una perspectiva psicológica con el fin de comprender el fenómeno de la persistencia de uso de las RSI y sus posibles implicaciones. Derivado de lo anterior se exponen algunas recomendaciones que apoyarán a los profesionales en el estudio del comportamiento humano para identificar y evitar o minimizar un potencial problema por el abuso de la actividad que implica pertenecer a dichas redes
Article
El presente estudio aborda la relación existente entre la frecuencia de actividad física con las variables agresividad, impulsividad, internet y videojuegos. En la investigación participaron 254 adolescentes colombianos en edades comprendidas entre los 12 y 17 años (Md=14.18; Dt = 1.47). Se aplicaron tres instrumentos a saber, la Escala de Impulsividad Barratt para Niños (Bis 11-c), el Cuestionario de Agresividad de Buss & Perry (AQ) y el Cuestionario CAGE para Detección de Problemas de Internet y Videojuegos en Adolescentes. Los resultados señalan que existe una relación significativa entre la actividad física con el componente cognitivo de la impulsividad (rs=1.92, p<.001) y el uso de internet y videojuegos (rs =.142, p<.05). Asimismo se confirma una vez más las diferencias de género a favor de los hombres en la realización de actividad física en adolescentes (U=5555.0, p=.000). No se encontraron diferencias significativas en los grupos de edad (χ² (5) =7.42, p = .191), tampoco se hallaron correlaciones significativas con la agresividad, ni con los demás componentes de la impulsividad.
Article
This study investigates Internet use among Finnish adolescents (n = 475) combining qualitative and quantitative research. Internet use was evaluated using the Internet Addiction Test (Young, 1998a, 1998b). The data was divided into three parts according to the test scores: normal users (14.3%), mild over-users (61.5%), and moderate or serious over-users (24.2%). The most common reason for use was having fun. While half the students reported disadvantages associated with their use, further qualitative analysis revealed that students with serious overuse did not report any harm caused by using the Internet. As disadvantages of using the Internet, students reported that it is time-consuming and causes mental, social, and physical harm and poor school attendance. Four factors of Internet addiction were found, and for two of them, a statistical difference between females and males was found.