ArticlePDF Available

Estrés en conejos domésticos. Una revisión

Authors:
ISSN: 1988-2688
http://www.ucm.es/BUCM/revistasBUC/portal/modulos.php?name=Revistas2&id=RCCV&col=1
http://dx.doi.org/10.5209/RCCV.55684
Revista Complutense de Ciencias Veterinarias 2017 11(especial):265-270
ESTRÉS EN CONEJOS DOMÉSTICOS. UNA REVISIÓN
STRESS IN DOMESTIC RABBITS. A REVIEW
Rodríguez Villamayor, P., López Echevarría M. y Nadal Grau, A.
Departamento de Patología Animal. Área de Medicina y Cirugía Animal. Facultad de
Veterinaria. USC, Lugo, España.
RESUMEN
Los conejos domésticos están adquiriendo cada vez mayor relevancia como animales
de compañía, debido a su pequeño tamaño o su suave pelaje. Su reciente aparición explica por
qué la mayoría de los veterinarios no saben mucho acerca de ellos. El propósito de este
trabajo es explicar diferentes situaciones que puedan causarles estrés y ofrecer una serie de
pautas y consejos a tener en cuenta a la hora de acogerlos en el hogar. Debemos entender que
son animales cariñosos, pero también muy asustadizos e independientes debido a su carácter
de presa (importancia de su hábitat natural). Sin embargo, a lo largo del trabajo se entiende
que no son la primera opción a escoger debido a todas sus particularidades, y que necesitan
unos propietarios dispuestos a ofrecerles todas sus necesidades.
Palabras clave: conejo, estrés, animal de compañía.
ABSTRACT
Domestic rabbits are becoming increasingly important as pets, because of their size or
soft fur. Their recent appearance as pets, explains why most vets don’t know much about
them. The aim of this paper is to explain different situations that may cause stress in rabbits,
and offer some guidelines and tips to keep in mind to have them at home. We should
understand that they are loving animals, but also very scary and independents because of they
have prey character (importance of their natural habitat). However, throughout this work we
266 Rodríguez Villamayor, P. et al. Revista Complutense de Ciencias Veterinarias 11 (especial) 2017: 265-270
can understand that rabbits aren’t the first choice to choose because all their peculiarities.
They need some owners willing to provide all their needs.
Key words: rabbit, stress, pet.
INTRODUCCIÓN
En los últimos años una variedad de mascota ha irrumpido en el mundo de los
animales de compañía: los conejos domésticos, en especial determinadas razas como Angora,
Belier, Canela Tostado, Habana, Holandés Enano, Rex o Mini-Rex debido a su tamaño o
suave pelaje. Son ideales para quien busque animales pequeños o poco ruidosos; además no
hay que sacarlos a pasear, lo que constituye un punto a tener en cuenta en familias con poco
tiempo libre (Chapel et al, 2015). Sin embargo, esta especie plantea un reto tanto para los
dueños como para los veterinarios, primero desde el punto de vista de sus necesidades
(alojamiento, alimentación y enfermedades que padecen) y también por entender su
perspectiva, es decir, cómo nos ven ellos a nosotros, nuestro entorno, otros animales de
compañía etc. (Meredith y Redrobe, 2007).
Los últimos datos publicados por la European Pet Food Industry Federation (FEDIAF)
en el año 2012 corroboran que, efectivamente, en Europa estos pequeños mamíferos son el
cuarto grupo de animales domésticos, detrás de perros, gatos y aves. Por ello no es de extrañar
que cada vez sea más frecuente su llegada a la consulta, siendo fundamental saber manejarlos
y controlarlos adecuadamente para cualquier tipo de examen clínico (Chapel et al, 2015).
1. PAUTAS A SEGUIR PARA CONSEGUIR UNA VIVIENDA ADECUADA.
1.1 JAULA. Podrá ser una jaula amplia o un recinto cerrado. El suelo deberá ser de un
material sólido y no de reja para que los animales no tengan problemas en las patas. Se puede
usar cartón para cubrir determinadas zonas que tengan rejilla Siempre que los dueños estén en
casa se podría dejar al conejo suelto; de este modo podría auto-ejercitarse, saltando por
ejemplo (Meredith y Redrobe, 2007).
1.2. JUGUETES. Muchos de ellos diseñados para contener sustratos apetecibles para
masticar. Sin embargo, a veces los dueños compran objetos con el fin de satisfacer a su
mascota sin saber que muchos contienen sustancias tóxicas. Ayudan a reducir el estrés y
prevenir problemas dentales, pero favorecen que muerdan otras estructuras como tolvas,
267 Rodríguez Villamayor, P. et al. Revista Complutense de Ciencias Veterinarias 11 (especial) 2017: 265-270
cables, etc. Para evitarlo, cuando el conejo es fuera de su jaula tendrá que estar vigilado, los
cables cubiertos con cinta adhesiva y los objetos de valor fuera de su alcance (Tynes, 2010).
1.3. CAJAS DE ARENA. Pueden aprender a usarlas para hacer sus necesidades de
forma sencilla, ya que en su ambiente natural utilizan letrinas. Pueden llegar a defecar fuera
de la caja o incluso cambiarla de sitio por miedo, por suciedad o por la introducción de
nuevos miembros o cambios en su entorno. Lo recomendable es moverla al sitio que desee el
animal. El material de la caja puede ser serrín, heno, paja, alfalfa y casi cualquier producto
derivado del papel y lo correcto es mezclarlos con precaución. Actualmente hay en el
mercado materiales específicos. Es importante saber que nunca se debe utilizar arena de gatos
(Meredith y Redrobe, 2007).
1.4. RECINTOS DE AIRE LIBRE. Su principal ventaja es la cantidad de espacio que
tienen para realizar distintas actividades como excavar o saltar. Sin embargo, hay que vigilar
que sea un espacio libre de depredadores para que el animal se encuentre relajado y no en
continua alerta; también es importante asegurarse de que estén caminando en suelos libres de
herbicidas y pesticidas. No debemos dejar salir a los conejos en casos de temperaturas
extremas, tanto frías como calurosas; además, siempre van a estar expuestos a ataques de
distintos insectos como mosquitos, moscas, pulgas... Ante una exposición a insectos (tanto en
el interior de la casa como en el exterior) deben someterse a revisiones periódicas (Meredith y
Redrobe, 2007).
1.5. VIAJES. Diremos que cualquier cambio del hábitat puede producirles estrés.
Como solución se recomienda llevarlos en la misma jaula que utilizan normalmente, y
ponerles comida y bebida (especial cuidado con los bebederos ya que pueden llegar a
empapar al animal). Aun así, lo más probable es que durante el trayecto no coman ni beban.
Durante el viaje hay que vigilar las corrientes de aire y la exposición directa al sol. Además,
debemos evitar que la jaula o trasportín vaya en una posición inclinada ya que puede producir
mareos y aumentar el estrés. Además, no deben ser demasiado grandes (facilitaría el
balanceo), y es importante que antes de un viaje el conejo se haya adaptado a él; de este modo
lo identificará como propio y no le producirá tanto estrés el cambio (Tynes, 2010).
268 Rodríguez Villamayor, P. et al. Revista Complutense de Ciencias Veterinarias 11 (especial) 2017: 265-270
2. LAS RELACIONES DEL CONEJO.
La postura que adoptan nos da una idea de su estado emocional. En caso de estar
relajados, suelen estar total o parcialmente estirados, con los ojos cerrados y con las orejas
hacia abajo (señal de que no hay peligro). En caso de sumisión hacia otros conejos o animales
se agachan y estiran las orejas hacia el cuello y el cuerpo, además de apartar la mirada
evitando el contacto visual. En caso de alerta levantarán las orejas y las rotarán para escuchar
los ruidos del ambiente (Tynes, 2010).
2.1 CON EL MEDIO. Los conejos perciben el mundo de una forma muy distinta a la
nuestra. Su finísimo olfato les permite identificar las marcas olorosas y emplearlas para
evaluar su entorno. Además, presentan un excelente sentido del oído (incluso mejor que el
nuestro). Sus orejas rotan independientemente, lo que facilita que detecten al depredador. En
cuanto a la vista, sus ojos están colocados a ambos lados de la cabeza, permitiendo un amplio
campo de visión, pero que se ve restringido hacia el frente: tocarles en la zona de la barbilla
crea en ellos un reflejo de amenaza, ya que es un punto ciego en su campo de visión; además
presentan una excelente visión en la oscuridad (Chapel et al., 2015).
2.2 CON LOS SERES HUMANOS. Pueden mostrarse agresivos en dos situaciones: 1)
Cuando estén lesionados tratarán de ocultarlo dado su carácter de presa. Por tanto, lo primero
que se debe hacer es una evaluación física, buscando dónde está el daño, y 2) Porque estén
estresados debido al contacto humano. Suele ocurrir por la asociación con experiencias
aterradoras o dolorosas.
Es de vital importancia destacar que estos animales son muy frágiles, no aptos para jugar
con ellos ni manejarlos como se hace con otras especies (cuidado con los niños). A pesar de
que no se requiere mucha fuerza física para contenerlos, las fracturas en extremidades son
frecuentes, y por ello siempre se deben coger en contadas ocasiones y desde muy poca altura
(sentados preferiblemente), ya que al ser una animal de presa reacciona ante una mínima
amenaza bajo cualquier situación de miedo (Tynes, 2010). Entre las diferentes formas que
existen de sujeción y contención, las patas traseras son un punto de apoyo importante para
evitar lesiones en diferentes órganos o en la columna vertebral; por ello nunca se deben coger
exclusivamente por las orejas o el pecho con el tercio posterior colgando, ni se deben agarrar
solo por las extremidades porque puede provocarles fracturas e incluso lesiones que requieran
cirugía (Chapel et al., 2015). Como solución a los problemas de conducta, muchos
269 Rodríguez Villamayor, P. et al. Revista Complutense de Ciencias Veterinarias 11 (especial) 2017: 265-270
veterinarios recomiendan la castración, pero con ella solo se eliminan las agresiones causadas
por hormonas sexuales. En caso de alteraciones de conducta por experiencias traumáticas, se
recomienda mantenerlos separados físicamente de los dueños durante un tiempo sin perder el
contacto visual y permitir que se adapte a la nueva situación. (Tynes, 2010).
2.3 CON ANIMALES DE SU MISMA ESPECIE. Los conejos son animales muy
inteligentes, capaces de reconocer a otros conejos y saber si pertenecen a su grupo social. Lo
ideal sería introducir a los nuevos inquilinos a edades tempranas; debería realizarse
gradualmente y siempre bajo supervisión veterinaria. En los primeros días los animales
tienden a orinar y defecar y dar golpes en el suelo en las zonas más cercanas al recinto del
otro conejo; y todo esto cómo signo de amenaza. Con el tiempo, las hostilidades irán
desapareciendo. Una manera de facilitar la integración es tener al nuevo conejo separado unos
días del resto mediante barreras, pero sin perder el contacto visual. Lo mejor es reunirlos en
lugares neutros, dónde no suelan pasar mucho tiempo o no hayan estado anteriormente. Se les
debe permitir acercarse y olerse, y acostumbrarlos mediante premios. En caso de que sean dos
machos y hayan sido castrados a tiempo, convivirán bien toda la vida; si son machos enteros
no podrán estar juntos nunca porque lucharán por cuestiones territoriales y jerárquicas. Si se
trata de dos hembras no esterilizadas, se recomienda separarlas durante el celo. Sin duda, lo
mejor es que sean de distinto sexo y preferiblemente ambos esterilizados (Tynes, 2010).
2.4 CON OTROS ANIMALES (PERRO-GATO). Ante la convivencia con perros se
pueden estresar, partiendo de la base de que el conejo es una presa y consideraría al perro
como su cazador. Lo ideal sería evitar el contacto directo entre ambos a su llegada. El primer
contacto debe hacerse en un lugar neutro y sin olores asociados. A raíz de esto debe intentarse
una interacción paulatina. Con los gatos se debe actuar de forma similar, pero se debe tener en
cuenta que pueden saltar encima de la jaula del conejo aumentando su estrés (Tynes, 2010).
CONCLUSIÓN
Debido a las características comportamentales de estos animales es evidente que
estamos ante una especie frágil y huidiza, sensible a ruidos y manipulaciones, por lo que su
estado fisiológico es fácilmente alterable. Por ello es imprescindible conocer las técnicas de
manipulación y tratarlos con mucho cuidado. Así mismo, también son animales cariñosos y
entrañables que merece la pena cuidar y proteger, eso sí, asumiendo sus necesidades y su
270 Rodríguez Villamayor, P. et al. Revista Complutense de Ciencias Veterinarias 11 (especial) 2017: 265-270
especial carácter y teniendo en cuenta que no deberían ser la primera opción a escoger sin
saber previamente todas sus necesidades.
BIBLIOGRAFÍA
Chapel J.M.; Benedito J.L.; Hernández J.; Pereira V.; Domínguez R.; Castillo C. 2015.
Técnicas de manejo y sujeción del conejo doméstico. Páginas 1-8.
Meredith A. y Redrobe S. 2007. Manual de animales exóticos. 4ª Edición. Páginas 105-111.
V. Tynes V. 2010. Behavior of Exotic Pets. 1ª Edición. Páginas 69-78.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Técnicas de manejo y sujeción del conejo doméstico
  • J M Chapel
  • J L Benedito
  • J Hernández
  • V Pereira
  • R Domínguez
  • C Castillo
Chapel J.M.; Benedito J.L.; Hernández J.; Pereira V.; Domínguez R.; Castillo C. 2015. Técnicas de manejo y sujeción del conejo doméstico. Páginas 1-8.
Manual de animales exóticos
  • A Meredith
  • S Redrobe
Meredith A. y Redrobe S. 2007. Manual de animales exóticos. 4ª Edición. Páginas 105-111.
Behavior of Exotic Pets. 1ª Edición
  • V Tynes
V. Tynes V. 2010. Behavior of Exotic Pets. 1ª Edición. Páginas 69-78.