Poster
To read the file of this research, you can request a copy directly from the authors.

Abstract

En Chile el cultivo de la quinua (Chenopodium quinoa Willd) se puede encontrar en el extremo norte y también en la zona centro y sur del territorio. Se estima que actualmente existe en Chile una producción de 620 toneladas de quinua, cultivadas en una superficie aproximada de 706 hectáreas. La mayor parte de las enfermedades que afectan al cultivo de la quinua son causadas por hongos y en menor medida por bacterias, nematodos y virus. Entre éstas, la principal enfermedad corresponde al mildiú, causado por el oomycete Peronospora variabilis. Este patógeno fue descrito por primera vez en Perú, en el año 1947. Desde entonces, se ha reportado en países como Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Canadá, Estados Unidos, Francia, Portugal, Reino Unido, Suecia, Italia, Dinamarca, India y Kenia. Esta enfermedad es endémica en el cono sur andino y existen publicaciones donde se describe su presencia en Chile, sin embargo no existen reportes científicos que avalen la descripción del patógeno o la enfermedad en el país. Debido a ello, el objetivo de este trabajo fue realizar la identificación morfológica y molecular de P. variabilis en el cultivo de la quinua en Chile. Para ello, se colectaron muestras de hojas sintomáticas en las localidades de Santiago y Pichilemu, en donde se efectuaron ensayos agronómicos de diferentes genotipos de quinua. En ambas localidades fue posible observar manchas cloróticas y necróticas irregulares en el follaje, a veces acompañado de una coloración rojiza y/o crecimiento del patógeno como una masa de color gris en el envés de la hoja. Observaciones microscópicas permitieron revelar esporangios, esporangioforos, oosporas e hifas cenocíticas. Los esporangios se presentaron de forma oval acompañados de una papila apical, midiendo en promedio 27 m de largo y 19 m de ancho. Los esporangioforos se visualizaron dicotómicamente ramificados, formando ángulos agudos y con las puntas levemente curvadas. También fue posible observar oosporas sobre el tejido foliar, en etapas avanzadas del cultivo, las que fueron de color marrón a anaranjado y con un diámetro promedio de 42 m. Se procedió a extraer DNA desde el tejido foliar infectado y se usaron los cebadores PV6F/PV6R (Testen et al., 2014) para amplificar un fragmento de 278 bp, los que después de secuenciados mostraron un 99% de similitud de los aislados chilenos con otros aislados de P. variabilis presente en la base de datos del NCBI. De esta forma, se entrega evidencia morfológica y de similitud de DNA para confirmar la presencia de este patógeno en Chile. Se requieren de nuevos estudios para aclarar el impacto de este patógeno en el cultivo, estudiar su variabilidad genética y verificar posibilidades de resistencia al patógeno en los genotipos locales de quinua.

No file available

Request Full-text Paper PDF

To read the file of this research,
you can request a copy directly from the authors.

ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.