ArticlePDF Available

Propuesta metodológica para el establecimiento de una red experimental de estructuras irregulares por bosquetes en masas de pino silvestre de Cataluña

Authors:
  • Agresta S. Coop.

Abstract and Figures

La Administración forestal catalana ha impulsado el establecimiento de una red demostrativa y experimental, integrada por rodales de pino silvestre del ámbito pirenaico y prepirenaico, donde se han ejecutado cortas de entresaca por bosquetes con el objeto de evaluar sus efectos sobre la regeneración. En cada rodal de la red se han implementado dos tipos de bosquetes: (i) bosquetes de 0,20 ha de superficie donde se apean todos los árboles de una vez (emulación de una corta a hecho), y (ii) bosquetes de 0,40 ha donde la corta de los pies se produce en dos fases (emulación de una corta por aclareo sucesivo compuesto por la diseminatoria y la final). En esta aportación se exponen los fundamentos adoptados y se discuten los aspectos selvícolas más destacables que se han tenido en consideración en la planificación y ejecución de esos tratamientos de regeneración.
Content may be subject to copyright.
1. Introducción
La formalización de las cortas en las estructuras irregulares se ha traducido tra-
dicionalmente en una gestión pie a pie. Frente a las limitaciones de ésta, la entresa-
ca por bosquetes presenta ciertas ventajas, tales como causar un menor daño en el
apeo y desembosque, reducir la dispersión de los productos maderables, inducir ma-
Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 40: 59-66 (2014)
Doi.: xx.xxxx/XXXX.2014.xx-x.xx
Acceso abierto disponible en http://secforestales.org/publicaciones/index.php/cuadernossecf/index
Cuadernos de la Sociedad Española de Ciencias Forestales
V Reunión del Grupo de Trabajo de Selvicultura: Regeneración natural y cambio global
Propuesta metodológica para el establecimiento
de una red experimental de estructuras irregulares por
bosquetes en masas de pino silvestre de Cataluña
Martín, S.1, Montero, R.2, Coll, L.1, Aunós, A.3
1Centre Tecnològic Forestal de Catalunya - Ctra. de Sant Llorenç, Km 2 - 25280 Solsona.
2Centre de la Propietat Forestal - Finca Torreferrussa. Ctra. Sabadell a Santa Perpètua, km. 4,5
08130 Santa Perpètua de Mogoda.
3Universitat de Lleida – ETSEA – Avda. Rovira Roure 191 – 25198 Lleida.
e-mail: (para correspondencia): aaunos@pvcf.udl.es
Resumen
La Administración forestal catalana ha impulsado el establecimiento de una red demostrativa y experimen-
tal, integrada por rodales de pino silvestre del ámbito pirenaico y prepirenaico, donde se han ejecutado cor-
tas de entresaca por bosquetes con el objeto de evaluar sus efectos sobre la regeneración. En cada rodal de la
red se han implementado dos tipos de bosquetes: (i) bosquetes de 0,20 ha de superficie donde se apean todos
los árboles de una vez (emulación de una corta a hecho), y (ii) bosquetes de 0,40 ha donde la corta de los pies
se produce en dos fases (emulación de una corta por aclareo sucesivo compuesto por la diseminatoria y la
final). En esta aportación se exponen los fundamentos adoptados y se discuten los aspectos selvícolas más
destacables que se han tenido en consideración en la planificación y ejecución de esos tratamientos de rege-
neración.
Palabras clave:entresaca por bosquetes, dimensión del hueco, corta en dos fases, regeneración, matorral.
yores niveles de insolación disponible para el regenerado lo que permite ampliar la
aplicación de la entresaca a las especies de media luz y media sombra, facilitar la apa-
rición de especies heliófilas y completar así con ello la diversidad biológica y la re-
siliencia del sistema frente a perturbaciones naturales y a los posibles efectos deriva-
dos del cambio climático, etc.
El proceso de regeneración que se desencadena tras una perturbación, bien sea
ésta natural o antrópica, sobre el vuelo de una masa arbolada viene condicionado por
la compleja interacción de factores lumínicos, térmicos, hídricos, edáficos y micro-
Martín, S. et al | Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 40 (2014) 59-66
60
Figura 1. Plano de ubicación de los seis primeros bosquetes en el monte La Collada (Barcelona).
bióticos. La resultante de esa interacción conduce a la preeminencia de una u otra es-
pecie en función de su temperamento y sus requerimientos ecológicos. A excepción
de los componentes edáficos y microbióticos concurrentes, los restantes factores se
hallan estrechamente relacionados con la geometría del hueco originado por la per-
turbación. De ahí que esta variable se haya convertido, a causa de su sencillez con-
ceptual y operativa, en la piedra angular sobre la que gira la eventual emulación y con-
trol del proceso por parte del selvicultor (Aunós, 2005).
En la aplicación práctica de la entresaca por bosquetes sobre masas mesofíticas
e hidrofíticas suele aconsejarse que la dimensión del hueco creado no sobrepase, por
razones de prudencia, las 0,05-0,10 hectáreas, o que su diámetro sea inferior a la al-
tura de los mayores árboles del contorno. De lo contrario, se pierden las ventajas
asociadas a la protección de la regeneración y del suelo. De acuerdo a este segundo
criterio, expresado como la relación entre el diámetro del hueco y la altura de los ár-
boles del entorno del bosquete (D/H), Coates & Buton (1997) señalan que la mayor
variabilidad de la luz incidente se da en bosquetes de 0,05 a 0,4 ha, que correspon-
den a valores de D/H comprendidos entre 1 y 2,5, y Malcolm et al., (2001) sugieren
para esta ratio y en especies exigentes en luz valores superiores a 2.
A medida que aumenta la dimensión del hueco creado, queda menos garantiza-
da la fuente de semilla procedente de los árboles del contorno y se acentúa el gradien-
te de luz, y consecuente desprotección del regenerado, desde la periferia del bosque-
te hasta el centro. A fin de subsanarlo, el tratamiento selvícola de regeneración de-
bería entonces descomponerse en dos fases. En la primera intervención se respetarían,
sin ser cortados, algunos pies del interior del bosquete, lo cual emularía a la corta di-
seminatoria del aclareo sucesivo, y ya más adelante, cuando el regenerado no preci-
sara esa protección, se completaría en la segunda fase la eliminación de esos árboles
residuales, lo que equivaldría a la corta final.
El pino silvestre o albar (Pinus sylvestris L.) es la conífera de mayor extensión en
Cataluña (235.000 ha), presentándose bajo las formas de pinares eurosiberianos, sub-
mediterráneos y mediterráneos (Costa et al., 1997). La mitad de la producción de se-
milla, de dispersión anemócora, se instala bajo la copa del árbol madre y un 40% en
Martín, S. et al | Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 40 (2014) 59-66 61
Figura 2. Panorámica de los seis bosquetes ejecutados en el monte Vilanova d’Isanta (Lérida).
Bosquetes de 0,40 ha
Bosquetes de 0,20 ha
un radio de 2 a 4 veces su altura, alcanzando en ocasiones distancias de 50 m (Burs-
chel y Huss, 1987; en Montero et al., 2008). Aunque en España se la califica como
especie de temperamento de media luz, en latitudes superiores se comporta de modo
más heliófilo y así Boudru (1989) señala, para las llanuras belgas, una apertura mí-
nima de 20-40 áreas en el dosel arbóreo para provocar la consecuente regeneración.
Los atributos expuestos, referidos al patrón de dispersión de la semilla y temperamen-
to, sugieren que el pino silvestre es una especie adecuada y potencialmente apta para
que sus masas se configuren como irregulares por bosquetes.
No obstante, las ventajas teóricas que supuestamente ofrece ese tipo de estructu-
ra han sido escasamente contrastadas en la práctica en la selvicultura española. Por
ese motivo, la Administración forestal catalana ha impulsado el establecimiento de
una red demostrativa y experimental, integrada por rodales de pino silvestre del ám-
bito pirenaico y prepirenaico (pinares eurosiberianos y submediterráneos), donde se
evalúan la ejecución de cortas de entresaca por bosquetes y sus efectos sobre la re-
generación.
2. Diseño de la red experimental
2.1 Los factores de contraste elegidos
La red se concibió bajo un carácter demostrativo orientado sobre todo a los
propietarios particulares. Ese enfoque obligó a omitir ya de entrada el estudio de
aquellas variables que, a pesar de su relevancia en el proceso de regeneración, re-
sultaban de difícil evaluación por parte del gestor. De otra parte, las limitaciones
presupuestarias relacionadas con el coste de los ensayos (cerramientos) y las limi-
taciones logísticas vinculadas a la disponibilidad de montes donde establecerlos
aconsejaron también prescindir de otros factores relevantes relacionados con el ta-
maño del hueco, como por ejemplo el estudio de la vulnerabilidad de la masa fren-
te a perturbaciones abióticas (viento y nieve) después de las intervenciones. Tras
esas consideraciones previas, las variables que en un principio se pretendieron ana-
lizar fueron las siguientes:
a) El gradiente altitudinal, que vendría expresado por la localización de los roda-
les a diferentes cotas en toda el área de estudio.
b) La exposición del terreno (solana y umbría).
c) La forma del hueco creado (elíptica y circular).
d) La dimensión del bosquete, clasificada en dos categorías y asociada cada una
de ellas a un tratamiento diferente; así se proyectó cortar en una fase (a hecho)
en los bosquetes más pequeños y en dos fases en los mayores.
e) La mezcla de especies arbóreas, tomando en consideración, además de las
masas mixtas, la presencia escasa de otras especies que interesara potenciar
(esencialmente frondosas).
f) La competencia que ciertas especies de matorral (principalmente Buxus sem-
pervirens L.) establecen sobre el regenerado.
Martín, S. et al | Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 40 (2014) 59-66
62
La escasez de rodales que ofrecieron las condiciones deseables, detectada tras
una exhaustiva prospección sobre el terreno, forzó a restringir severamente las pre-
tensiones iniciales, limitándolas a los factores a) y d). Así, en lo concerniente a la
exposición se exceptuó la solana y respecto a la forma del bosquete se adoptó sólo
la circular. Los rodales se ubicaron en masas monoespecíficas de pino albar, respe-
tándose durante la intervención las frondosas presentes, siempre y cuando su núme-
ro fuere reducido, no entorpecieran de manera notable los trabajos de elaboración y
desembosque de la madera y ofrecieran cierto interés en otros ámbitos (aportación
a la biodiversidad, cromatismo, singularidad, aumento de la resiliencia por la capa-
cidad de rebrote, etc.). Finalmente, aún descartando analizar el papel del boj como
condicionante del éxito de la regeneración, se creyó conveniente conocer su res-
puesta a la brusca puesta en luz derivada de la corta y el rol que en tales condicio-
nes puede desempeñar como obstáculo para la instalación y supervivencia de la re-
generación de pino; para ello, se programó un desbroce extensivo del boj, realizado
de forma simultánea al apeo del arbolado, en uno de los tres bosquetes grandes de
cada rodal.
A fin de dotar del debido rigor científico a la evaluación que se realizara poste-
riormente sobre la respuesta de la regeneración a los tratamientos, se establecieron
tres réplicas de cada tamaño de bosquete en cada rodal (6 bosquetes/rodal).
2.2 Estructura del rodal y criterios de ubicación de los bosquetes
En masas cuyo estado se corresponde a la irregularidad pie a pie y donde el equi-
librio esté ya alcanzado y funcione adecuadamente, no se justifica aplicar la irregu-
laridad por bosquetes. Tampoco parece lógica la transformación de estructuras regu-
lares, debido al importante sacrificio de cortabilidad que comporta tener que cortar-
se árboles a edades muy alejadas de su turno.
La prospección sobre el terreno para configurar la red se centró por tanto en en-
contrar rodales irregularizados y desestructurados. En este contexto, la desestructu-
ración aludida respondió a dos situaciones diferentes. Una primera a que la distribu-
ción del número de pies entre las respectivas clases de edad estuviera notablemente
descompensada (alejada de la curva de Jota invertida). Y la otra causa porque se iden-
tificara la presencia de agregaciones de árboles, de edad semejante entre ellos, pero
repartidos de forma heterogénea y desequilibrada en cuanto a su tamaño, edad, con-
formación y representación en el rodal.
Martín, S. et al | Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 40 (2014) 59-66 63
Tabla 1. Valores medios, acompañados de las desviaciones típicas, de algunas variables dasomé-
tricas descriptivas de los rodales
Rodal
La Collada
Vilanova d’Isanta
La Salada
Área basimétrica (m2/ha)
21,8±8,1
25,3±5,6
24,5±7,2
Densidad (pies/ha)
842±536
979±416
681±242
Altura media (m)
13,3±4,6
12,3±3,7
16,2±2,8
D/H
3,8
4,1
3,1
Los valores de D/H hacen sólo referencia a los bosquetes de 0,2 ha.
Una vez seleccionados los rodales de acuerdo a esas pautas, la ubicación concre-
ta de cada bosquete en su interior se decidió en base a los criterios expuestos a con-
tinuación y bajo el orden de prioridad siguiente:
1º) Existencia de focos de arbolado ralo o con problemas sanitarios, frecuentemen-
te causados por perforadores.
2º) Lugares donde apareciera regeneración anticipada de características aceptables
en cuanto a espesura y vitalidad.
3º) Presencia de golpes o grupos de pies de edad próxima a su turno de corta, lo
que permite reducir el sacrifico de cortabilidad.
4º) Distribución homogénea de los bosquetes sobre toda la superficie de la unidad
de actuación, permitiendo que entre dos bosquetes próximos siempre existie-
ra la dimensión suficiente para que en el futuro quepa otro nuevo.
2.3 Formalización de la entresaca por bosquetes: dimensión del bosquete,
rotación, turno de transformación y secuencia de las fases de actuación
A causa de la sencillez impuesta por el objetivo pedagógico y experimental de la
red, se optó por prescindir de la ratio D/H para el dimensionamiento del bosquete y
otorgar un mismo tamaño a cada tipo, con independencia de la altura que pudieran
presentar los pies de su contorno. Así, los factores de análisis se limitaron a los si-
guientes:
a) Dos categorías de estación ecológica diferenciadas sólo por la altitud media del
rodal y que se identifican como:
– cota alta (alrededor de 1.300 m).
– cota baja (alrededor de 1.000 m).
b) Dos categorías de dimensión del bosquete:
– bosquetes de 20 áreas de superficie, donde se cortan todos los pies de una
vez (emulación de una corta a hecho).
– bosquetes de 40 áreas de superficie, donde la corta de los pies se produce
en dos fases (emulación de un aclareo sucesivo).
En cada rodal, identificado por su altitud media, se implementaron tres réplicas
de bosquetes de 0,20 ha y otros tres de 0,40 ha, lo que representa una superficie de
1,80 ha que debía ser ocupada por bosquetes en cada intervención o rotación.
Se adoptó el rango de 20 años para la amplitud de la clase de edad y se decidió
que la estructura definitiva del rodal contuviera cuatro clases de edad diferentes, con
lo cual el turno de transformación resultó fijado en 80 años y la rotación de las inter-
venciones en 20 años. Esos condicionantes impusieron que la superficie del rodal tu-
viera que ser superior a 7,20 ha (1,8 ha x 4 intervenciones) para que así quedara or-
ganizado en el futuro, de modo equilibrado y definitivo, como “irregular por bosque-
tes”.
Para la selección de los árboles remanentes de las cortas en dos fases (solamen-
te en los bosquetes de 0,40 ha), se tuvieron en consideración, por este orden, los si-
guientes aspectos:
Martín, S. et al | Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 40 (2014) 59-66
64
1º) Presentar una esbeltez baja.
2º) Conformar una copa equilibrada y suficientemente desarrollada.
3º) Lograr una distribución homogénea en el seno del bosquete.
4º) Mantener un cierto número, aunque reducido, de otras especies arbóreas dis-
tintas al pino silvestre (principalmente frondosas).
5º) Evitar la disminución de ingresos para el propietario. Los pies reservados, al
quedar aislados tras la intervención, presentan un mayor riesgo de sufrir algún
percance (rotura, caída, etc.) y que en tal caso su madera no sea aprovechada.
En consecuencia, un árbol de buenas características comerciales resulta, en
términos económicos, más costoso mantenerlo como progenitor.
6º) Ofrecer una guía terminal todavía con capacidad de crecimiento, evitando ár-
boles puntisecos y/o coronados.
El cálculo del número de árboles a respetar, en consonancia con la capacidad de
dispersión de la semilla del pino albar (Burschel y Huss, 1987; en Montero et al.,
2008), se fundamentó en reducir la fracción de cabida cubierta residual al 10%, lo que
representa una superficie, en cada bosquete, de 400 m2cubierta por el dosel de copas
de los pies remanentes. Puesto que, por término medio, la proyección de copa de los
futuros árboles residuales ocupaba unos 35 m2/pie, se convino en respetar 11-12
pies/bosquete (28-30 pies/ha) cuando se corta en dos fases.
Hasta el momento se han ejecutado los tratamientos en tres rodales de estructu-
ra irregularizada y cuyas características dasométricas de partida se indican en la tabla
1. Debe advertirse que la localización de los bosquetes correspondió, de acuerdo a los
criterios ya expuestos, en puntos donde la espesura de la masa era inferior a los va-
lores medios presentados.
Destaca el elevado valor que alcanza la ratio D/H, sobre todo en los dos prime-
ros rodales debido a que en ellos predomina el arbolado en edad de latizal y fustal
joven. Este resultado cuestiona la oportunidad de adoptar valores estrictos de esta va-
riable para fijar la dimensión de la apertura del hueco en situaciones análogas a las
del estudio (masas irregularizadas y desestructuradas).
3. Referencias
Aunós, A., 2005. Configuración y potencialidades de los bosquetes en las estructuras irregu-
lares. A: IV Congreso Forestal Español. Sociedad Española de Ciencias Forestales,
Zaragoza (Mesa 3).
Boudru, M., 1989. Forêt et sylviculture: traitement des forêts. Les Presses Agronomiques de
Gembloux, Gembloux, 356 p.
Coates, K.D. and Burton, P.J., 1997. A gap-based approach for development of silvicultural
systems to address ecosystem management objectives. For est Ecology and Management
99, 337-354.
Costa, M., Morla, C., Sainz, H. (Eds)., 1997. Los bosques ibéricos: una interpretación
geobotánica. Ed. Planeta, Madrid. 572 pp.
Martín, S. et al | Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 40 (2014) 59-66 65
Malcolm, D.C., Mason, W.L., Clarke, G.C., 2001. The transformation of conifer forests in
Britain, regeneration, gap size and silvicultural systems. Forest Ecology and Management
151, 7-23.
Montero, G., Río, M., Roig, S., Rojo, A., 2008. Selvicultura de Pinus sylvestris L. En: Serra-
da, R., Montero, G., Reque, J.A., (Eds), Compendio de Selvicultura Aplicada en Es-
paña. INIA, 503-534.
Martín, S. et al | Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 40 (2014) 59-66
66
... The basic tool for promoting the diversity of species, ages and structures are interventions regulating competition (thinning, sucker cutback and undergrowth clearing), which must be applied in a clearly selective manner, in addition to interventions aimed at inducing natural regeneration (Martín-Alcón et al., 2014). In extremely simplified woods, it may be necessary to rely on enrichment plantations and/or assisted migration. ...
Full-text available
Book
Disponible en Español, Catalán e inglés. Esta publicación se basa en la experiencia y conocimientos adquiridos en el marco del proyecto LIFE MixForChange, que tiene como objetivo aumentar la capacidad adaptativa al cambio climático de los bosques mixtos mediterráneos subhúmedos, a través del diseño, implementación y transferencia de una selvicultura innovadora, que mantenga y promueva las funciones ecológicas y socioeconómicas de estos bosques. El proyecto se ha implementado en formaciones mixtas dominadas por encina, castaño, roble y pino, distribuidas en cuatro ámbitos geográficos de Cataluña: macizo del Montnegre i el Corredor, macizo del Montseny, sierra de Bellmunt-Collsacabra y valles del Ripollès, en un total de 39 rodales demostrativos con un total de 197 ha. La selvicultura aplicada se basa en la reducción de la competencia y promoción de los pies más vitales, el aumento de la complejidad del bosque (tanto a nivel de especies como de estructura), la conservación de la biodiversidad y la promoción del valor productivo de los bosques, diversificando productos. Además, la aplicación de esta selvicultura integra principios de gestión naturalística y orientada al árbol individual, promoviendo estructuras multiestratificadas, un alto nivel de detalle en las intervenciones y el aumento de la presencia de frondosas esporádicas, como cerezo, fresno, arce, serbal, etc., y otras especies que puedan tener interés para la producción de madera de calidad o bien desde el punto de vista de la biodiversidad (pies semilleros de especies escasas, pies con microhábitats de interés, etc.).
... En masas regulares, ello puede conseguirse, en parte, alargando los períodos de regeneración (Cano, 2003). Los tratamientos de transformación de masa regular a masa irregular pueden asimismo contemplarse si la estructura inicial del bosque y el temperamento de las especies comprometidas lo permite y se justifica desde el punto de vista social y económico (Martín et al., 2014). La heterogeneidad estructural debe en cualquier caso considerarse a distintas escalas (a nivel de monte y paisaje resulta tanto o más clave mantenerla como a nivel del rodal), por lo que debería evitarse la única presencia de una u otra forma principal de la masa en vastas extensiones del territorio. ...
Full-text available
Article
Desde hace algunas décadas los bosques ibéricos están sujetos a un importante proceso de cambio, motivado por un conjunto de razones de índole ambiental y socio-económico. Ante este contexto de creciente incertidumbre se plantea la necesidad de ejercer una selvicultura que refuerce el objetivo de promover masas resistentes, resilientes y con capacidad de adaptación al cambio. El artículo muestra cómo los bosques exhiben la mayor parte de características de los sistemas adaptativos complejos. En base a ello, sugiere potenciar desde la gestión forestal la heterogeneidad del ecosistema forestal a distintas escalas organizativas para favorecer la emergencia de respuestas adaptativas efectivas ante potenciales escenarios de cambio. Asimismo repasa el concepto de resiliencia y propone algunos principios básicos, cuya consideración en los tratamientos de regeneración natural, podría contribuir a promover la resiliencia y adaptabilidad del futuro bosque.
Full-text available
Article
Foresters have traditionally managed forests with silvicultural systems that prescribe stand homogeneity for optimized tree growth. The primacy of timber as the dominant objective is giving way to broader objectives such as sustaining the function and dynamics of ecosystems, maintaining ecosystem diversity and resilience or protecting sensitive species, while providing for a variety of ecosystem services of value to humanity. Protection and production of more diverse forest values demands consideration of the fine-scale variability found within forest stands and an understanding of the spatial and temporal response of forest ecosystems to manipulation. Studies of gap dynamics have contributed significantly to our understanding of the role of small-scale disturbance in forest ecosystems, but have been used little by foresters for predicting ecosystem response to partial cutting. We review the gap dynamics literature paying special attention to papers that use gap size or position as predictive variables for responses indicative of silvicultural success or maintenance of ecosystem function. Like canopy gaps created by natural tree death or windthrow, gaps are also generated by silvicultural systems which remove dominant trees. Results from the Date Creek silvicultural systems study in northwestern British Columbia presented here demonstrate the utility of a gap-based approach for understanding ecosystem responses to tree cutting. We propose a gap-based approach for study response to silvicultural manipulation that: (1) aids development of cutting prescriptions that maintain functional mature or old-growth conditions; (2) refines and extends our understanding of how biological structures, organisms and ecosystem processes are affected by fine-scale variation within stands; and (3) leads to development of novel silvicultural systems that meet timber production objectives, without compromising ecosystem management principles.
  • A Aunós
Aunós, A., 2005. Configuración y potencialidades de los bosquetes en las estructuras irregulares. A: IV Congreso Forestal Español. Sociedad Española de Ciencias Forestales, Zaragoza (Mesa 3).