DataPDF Available

2001 30 Voces Mes de las Humanidades 2001

Authors:
  • Enfasis Puerto rico

Abstract

Serie Treinta voces, treinta visiones. Durante el mes de octubre de 2001 en conmemoración del Mes de las Humanidades, El Nuevo Día abrió sus páginas para presentar las soluciones que proponían treinta humanistas a los retos sociales que enfrentaba y enfrenta Puerto Rico. Autora: Myrna Rivas
30 Voces
Mes de las Humanidades 2001
La ciudad como espacio ideal
martes, 9 de octubre de 2001
Por Myrna Rivas Nina
Especial El Nuevo Día
Nota del Director:
Treinta voces, treinta visiones. Durante el mes de octubre en conmemoración del Mes de las
Humanidades, El Nuevo Día abre sus páginas para presentar las soluciones que proponen estos
treinta puertorriqueños a los retos sociales que enfrentamos.
NO GUIA, no tiene carro y lo más sorprendente de todo es que no busca cambiar esta situación,
que ella misma ha escogido. El año pasado la invitaron a hacer la presentación de dos libros
sobre la ciudad de San Juan, uno desde la arquitectura y otro desde las artes. Es que la
historiadora, periodista y escritora Magali García Ramis se conoce bien la ciudad, la siente como
propia y la disfruta mientras camina, coge pon o sube a la guagua.
Pero no todo es luna de miel en su relación con la ciudad. García Ramis lamenta entre otros
aspectos lo limitados que son los servicios de transportación pública, el estado de las aceras y las
impertinencias tanto de los conductores como de los peatones. Sería partidaria de las multas a los
peatones porque "existen unos acuerdos básicos de convivencia urbana que deberíamos cumplir
todos para no caer en el caos".
Ha visto sucumbir el Paseo de Covandonga frente al Capitolio bajo las gomas de los carros de
muchos empleados, precisamente de la casa de las leyes o de otras agencias cercanas. También
fue testigo de la construcción del estacionamiento del Parque del Tercer Milenio en El
Escambrón, al que le dedicó una columna en septiembre de 1999 en El Nuevo Día. Le molestan
las cosas feas que se pueden llegar a hacer en la ciudad.
"Hay que hacer ciudades, la estética es parte importantísima de la capacidad creadora del ser
humano".
Le preocupa también la especulación con el terreno y el desarrollo de proyectos pocos
respetuosos con los espacios urbanos y los recursos naturales. Ve con esperanzas los grupos de la
sociedad civil que han ido surgiendo como resistencia. Pero pese a todos sus problemas, le gusta
la ciudad y se identifica totalmente como citadina. No escapa de la ciudad para escribir, en su
caso emigra temporeramente a otras ciudades como Ponce o Mayagüez.
Actualmente se encuentra trabajando en varios proyectos, incluyendo la novela "Las horas del
Sur" y otra novela contemporánea que tendrá como protagonistas a Puerto Nuevo y el camino al
matadero. También ha iniciado una biografía que ha pensado en llamar "El libro de las tías", que
presentará precisamente eso, la vida de las siete hermanas Ramis, incluida su madre. De la
ciudad y de su familia ha sacado muchos de sus personajes. "Felices días tío Sergio", novela de
corte autobiográfico publicada en 1986, es su obra más conocida. En ella se presenta y cuestiona
al Puerto Rico con todos los prejuicios sociales, culturales y raciales de los años cincuenta desde
el punto de vista de una adolescente.
García Ramis percibe las Humanidades como "una manera de ver el mundo, de confiar en la raza
humana, de celebrar el ser humano, pero también de tomar decisiones e involucrarse en esta
vida". Será humanista todo aquel que se identifique como tal, así las Humanidades no quedan
limitadas a unas profesiones u oficios. Muestra cierta preocupación con algunas corrientes
contemporáneas dentro del llamado "New Age" que invitan a los individuos a vivir su vida
tranquilamente sin pensar en los demás. Para ella es importante que lo que vemos alrededor que
no nos gusta, nos indigne y nos motive al cambio.
Al preguntarle lo que más le preocupa de Puerto Rico, fue muy enfática con la educación.
Considera que la escuela está obligada llenar a muchos espacios que las familias y las
comunidades no están llenando en la formación de los niños.
"De prekinder a sexto grado son los años más importantes de los niños. Yo le subiría el sueldo a
los maestros al menos a $2,500 como mínimo, ¡mañana mismo!, en los años formadores es que
aprendes a decir desde buenos días y a compartir con los demás hasta a pensar que la vida no es
sólo tener cosas, que hay algo más".
Junto a la educación, a García Ramis le conmueve el tema de la salud. Sus experiencias directas
con el cuidado de sus padres y tías le ha hecho conocer de cerca la difícil situación de la
medicina en el país. A través de las enfermeras, que no duda en llamar "heroínas anónimas", se
ha ido empapando de relatos sobre vicisitudes que pasan diariamente las personas médico
indigentes ante lo que ella llama "la indiferencia general" de los líderes.
"Tenemos una tolerancia gigantesca frente a muchos problemas, no estamos como pueblo
educados para demandar un mejor sistema de salud, donde la gente no se tenga que morir por
falta de servicios, de sangre o de un plan médico."
Finalmente, volviendo al tema de la ciudad, exhorta a los líderes a escuchar arquitectos, y otros
profesionales al igual que a los grupos comunitarios. Como buena observadora de la ciudad,
García Ramis está segura de la conveniencia de hacer de los cascos urbanos un espacio ideal para
las personas de mayor edad.
"Ellos ahí pueden vivir, compartir, caminar o ir a comprar a la tiendita de la esquina, ellos tienen
el gusto por la ciudad, no se les puede seguir mandando a torres espantosas".
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.

Linked Research