BookPDF Available

Rentabilidad del manejo de bosques naturales y su competitividad respecto a otros usos de la tierra en Costa Rica

Authors:
  • Food and Agriculture Organization of the United Nations, Panama City, Panamá

Abstract

Este trabajo tiene como objetivo realizar un análisis de inversiones con la finalidad de determinar el valor del bosque (VB) bajo MFS, en las condiciones actuales. De manera exploratoria, también se midió el peso de los factores endógenos sobre el VB, y de los factores exógenos que comparan el VB con el valor de otras inversiones alternativas del uso de la tierra. Con ello se busca explicar por qué los dueños de bosque prefieren aprovechar ilegalmente sus recursos. Como usos alternativos de la tierra se consideraron los cultivos de piña y banano, así como la ganadería. La rentabilidad se determinó mediante el cálculo de la voluntad máxima de pago por la tierra para ser dedicada a cada actividad, o el método del valor esperado por la tierra (VET); la rentabilidad se simuló a partir de la inversión en tierras limpias (pastos), o de la conversión de bosques para entender por qué es más atractivo convertir un bosque, que empezar una inversión agrícola en un potrero limpio. Con esto se pretende entender la razón por la cual los propietarios de bosque natural (BN), perciben el MFS como una actividad no rentable, lo cual conlleva muchas veces a la conversión de bosques a usos agropecuarios rentables. Para realizar este análisis económico se utilizaron dos estudios de casos de bosques naturales próximos a una segunda intervención y con censos pareados,3 correspondientes al primer y segundo aprovechamiento sobre la misma área de manejo, aprovechados bajo los estándares de MFS y otras condiciones de aprovechamiento forestal y acceso a la legalidad en Costa Rica.
1
Rentabilidad del manejo de bosques
naturales y su competitividad respecto
a otros usos de la tierra en Costa Rica
Guillermo A. Navarro
Gerardo Bermúdez
Rentabilidad del manejo de bosques
naturales y su competitividad respecto
a otros usos de la tierra en Costa Rica
Guillermo A. Navarro
Gerardo Bermúdez
Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza
División de Investigación y Desarrollo
Turrialba, Costa Rica
2006
3
CATIE no asume la responsabilidad por las opiniones y afirmaciones expresadas por los
autores en las páginas de este documento. Las ideas de los autores no reflejan
necesariamente el punto de vista de la institución. Se autoriza la reproducción parcial o total
de la información contenida en este documento, siempre y cuando se cite la fuente.
Serie de Cooperación Técnica
Economía y Gobernanza Forestal
Vol. 4
Créditos
Autores: Guillermo A. Navarro
Gerardo Bermúdez
Edición: Marianela Argüello L.
María José Esquivel
Diseño: Rocío Jiménez, OCI
Fotografía de portada: Marianela Argüello L.
Este documento se sugiere citar de la siguiente forma:
Navarro, G.; Bermúdez, G. 2006. Rentabilidad del manejo de bosques naturales y su
competitividad respecto a otros usos de la tierra en Costa Rica. Turrialba, Costa Rica,
CATIE. 51 p. (Serie de Cooperación Técnica Economía y Gobernanza Forestal, v. 4).
La presente publicación es producto de una consultoría realizada para el SINAC en el
contexto del proyecto Fortalecimiento a la Ejecución de la Estrategia Nacional para el
Control de la Tala Ilegal en Costa Rica, financiado por la FAO en el 2006 (SINAC-FAO-
TCP/COS/3003). Este documento es la versión editada del informe de consultoría bajo el
nombre Análisis económico del impacto de las restricciones técnicas y legales sobre la
rentabilidad del manejo bosques naturales y su competitividad respecto a otros usos de la
tierra en Costa Rica. El mismo puede ser consultado en el enlace:
www.fao.org/forestry/12924-05025d5e690b91036419c00100747b1cb.pdf.
4
Contenido
Acrónimos ........................................................................................................................................... 6
1. Introducción ................................................................................................................................ 7
1.1 Metodología empleada ........................................................................................................ 9
Análisis económico del bosque natural ....................................................................................... 9
1.1.1 Modelación del crecimiento de los bosques naturales ................................................ 9
1.1.2 Análisis de inversiones y valoración del activo tierra, bosque .................................. 10
1.1.3 Cálculo de la tasa mínima aceptable de descuento .................................................... 13
1.1.4 Análisis de factores que afectan la inversión ............................................................ 14
1.2 Análisis técnico y de inversiones en MFS de bosques naturales ....................................... 16
1.2.1 Premisas y limitaciones para el análisis de inversiones ............................................ 16
1.2.2 Precio de la tierra ....................................................................................................... 16
1.2.3 Costos de aprovechamiento forestal .......................................................................... 17
2. Rentabilidad del manejo del bosque .......................................................................................... 17
2.1.1 Análisis del crecimiento del bosque .......................................................................... 17
................................................................................................................................................... 18
2.1.2 Costos de acceso legal al recurso forestal ................................................................. 19
2.1.3 Rentabilidad del aprovechamiento forestal del bosque ............................................. 19
2.1.4 Determinación del valor del bosque .......................................................................... 20
2.1.5 Análisis de sensibilidad para bosque bajo MFSR ..................................................... 26
2.2 El bosque como actividad competitiva frente a otros usos del suelo ............................ 27
2.3 El bosque como actividad competitiva frente a otros usos del suelo ............................ 28
2.4 Análisis de los resultados .............................................................................................. 31
2.5 Conclusiones ................................................................................................................. 34
3. El bosque natural como un uso competitivo de la tierra en Costa Rica Instrumentos de política
económica ......................................................................................................................................... 34
Literatura citada ................................................................................................................................ 44
Anexos............................................................................................................................................... 45
5
Cuadros
Cuadro 1. Datos básicos de los estudios de caso evaluados en el análisis de
inversiones del bosque natural
10
Cuadro 2. Tasas de interés e inflación según datos de la banca de Costa Rica,
2005
14
Cuadro 3. Condiciones de los factores endógenos al MFS para el análisis de
sensibilidad del peso sobre la rentabilidad del BN como uso competitivo de la
tierra
15
Cuadro 4. Factores tomados en cuenta para el análisis de sensibilidad
“ceteris paribus” de la rentabilidad de los cultivos, ganadería y bosque natural
en Costa Rica
15
Cuadro 5. Rangos de precios de la tierra según capacidad de uso, 2005
17
Cuadro 6. Costos de aprovechamiento forestal para condiciones de bosque
natural húmedo, Sarapiquí, Costa Rica
17
Cuadro 7. Estructura de costos de acceso legal al recurso forestal en el
manejo sostenible de bosque natural, 2005
19
Cuadro 8. Rentabilidad del aprovechamiento de una Unidad de Manejo
(UM) de bosques con Intensidad de Aprovechamiento (AI) inicial alta, según
volumen recuperado en 15 años de crecimiento, Sarapiquí, Costa Rica, 2005
20
Cuadro 9. Efecto de la intermediación, costos de acceso a la legalidad y
regulaciones de manejo en la rentabilidad de un BN bajo MFSNR en cuanto al
precio de la madera y costos de aprovechamiento
22
Cuadro 10. Análisis de sensibilidad “celeris paribus” del VB bajo MFSR y
MFSNR en cuanto al precio de la madera y costos de aprovechamiento
26
Cuadro 11. Comparación entre el VET de los cultivos alternativos y el VET
del MFSNR y MFSR
29
Cuadro 12. Cálculo de un monto anual total considerando la pérdida de valor
del bosque bajo MFSR
30
Cuadro A1.1. Estructura de costos e ingresos y rentabilidad del cultivo de
piña para un ciclo de producción de dos cosechas (27 meses), 2005
45
Cuadro A1.2. Variación del VET del cultivo de piña para un CP
considerando cambios en el precio del producto y la TMA
46
Cuadro A2.1. Estructura de costos e ingresos y rentabilidad anual del cultivo
de banano, 2005
47
Cuadro A2.2. Variación del VET del cultivo de banano para un CP
considerando cambios en el precio del producto y la TMA
48
Cuadro A3.1. Estructura de costos e ingresos y rentabilidad del cultivo de
banano, 2005
49
Cuadro A3.2. Variación del VET de la actividad ganadera considerando
cambios en el precio del producto y TMA
50
6
Figuras
Figura 1. Incremento del volumen comercial recuperado con dos
intensidades de aprovechamiento en bosque tropical húmedo, Sarapiquí,
Costa Rica, 2005
18
Figura 2. Cálculo del CC óptimo según maximización del VB-MFSNR,
Sarapiquí, Costa Rica
21
Figura 3. Efecto de las regulaciones, costos de transacción e intermediación
sobre el valor del bosque, Sarapiquí, Costa Rica, 2005
25
Figura 4. Valores esperados por la tierra y precio de la tierra para cada una
de las actividades productivas evaluadas, 2005
27
6
Acrónimos
AFE
Administración Forestal del Estado
BN
Bosque natural
CC
Ciclo de corta
CAFMA
Certificado de Abono Forestal para Manejo del Bosque Natural
CDP
Certificado de depósito a plazo
CI
Costos de intermediación
CNF
Cámara Nacional Forestal
CP
Ciclo de producción
CT
Costos de transacción
dap
Diámetro a la altura del pecho
DMC
Diámetro mínimo de corta
ECTI
Estrategia para el control de la tala ilegal
EARTH
Escuela de Agricultura de la Región Tropical Húmeda
EV
Especies vedadas
FAO
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
Fonafifo
Fondo Nacional de Financiamiento Forestal
Fundecor
Fundación para el Desarrollo de la Cordillera Volcánica Central
GAMMA
Grupo de Ganadería y Manejo del Medio Ambiente, CATIE
IA
Intensidad de aprovechamiento
INS
Instituto Nacional de Seguros
ITCR
Instituto Tecnológico de Costa Rica
MA
Monto anual
MFSNR
Manejo de bosque natural no regulado
MFSR
Manejo de bosque natural regulado
MFS
Manejo forestal sostenible
Minae
Ministerio de Ambiente y Energía
ONF
Oficina Nacional Forestal
PB
Precio del bosque
PCI
Principios, criterios e indicadores
pmt
Pulgada maderera tica: pieza 1” x 1” x 4 varas (~ pie tablar) (1 m3 = 362
pmt)
POA
Plan operativo anual
PSA
Pago por servicios ambientales
PT
Precio de la tierra
Sinac
Sistema Nacional de Áreas de Conservación
TMA
Tasa mínima de descuento
UM
Unidad de manejo
VB
Valor del bosque
VC
Valor del cultivo
VET
Valor esperado por la tierra
VI
Valor de inversión en infraestructura
VLiq
Valor de liquidación del bosque
VP
Valor presente
VPT
Voluntad de pago por la tierra (VPT = VET)
ZP
Zonas de protección
7
1. Introducción
A partir del 2001 se empezó una serie de diagnósticos y estudios sobre la deforestación y la tala ilegal
en Costa Rica. Dichos estudios permitieron determinar que la deforestación en áreas de bosque natural
no se había detenido y que por lo menos una tercera parte de la madera consumida en el país provenía
de la tala ilegal. En respuesta, el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) declaró de prioridad la
lucha contra el flagelo y promovió la formulación de la Estrategia para el Control de la Tala Ilegal
2002-2007 (ECTI). La estrategia tenía como fin “emprender una acción decidida en contra de la
depredación de los recursos forestales que se hace ilegalmente, ya que no solo constituye una
degradación paulatina de nuestros bosques, sino que representa la principal fuente de competencia
desleal con los que hacen bien las cosas (Decreto n°. 30763 2002).
Para consolidar la ejecución de la ECTI, el Gobierno de Costa Rica, a través del Minae, solicitó
cooperación técnica a la FAO con el objetivo de fortalecer al Sistema Nacional de Áreas de
Conservación (Sinac) y otras instituciones claves para la implementación eficaz y participativa de las
propuestas establecidas en la ECTI. La FAO respondió favorablemente a la solicitud. Así, en octubre
del 2004 se inició el Proyecto Fortalecimiento a la Ejecución de la Estrategia Nacional para el
Control de la Tala Ilegal en Costa Rica (Sinac-FAO-TCP/COS/3003), por un monto de US$ 257 000.
Como estrategia de ejecución del proyecto, se planteó la elaboración de un conjunto de diagnósticos
y estudios específicos, con el fin de proponer soluciones institucionales, legales, técnicas y financieras
que permitan prevenir, mitigar y controlar el proceso de tala ilegal en forma integral.
En Costa Rica, el cambio de uso de la tierra de bosque a otros usos está prohibido por la Ley Forestal
n°.7575 (1996); no obstante, la percepción de escasa rentabilidad del manejo forestal sostenible del
bosque natural -por sus altos costos, limitados ingresos y usos alternativos muy rentables - ejerce una
gran presión sobre los bosques.
En muchos de estos bosques se observan procesos paulatinos de cambio de uso del suelo, que
generalmente comienzan con socolas
1
y terminan con el establecimiento de sistemas agrícolas y
ganaderos; la madera comercial es aprovechada de forma legal o clandestina - con costos de
transacción mucho más bajos que los del manejo del bosque natural. El cambio de uso del suelo, la
simulación de permisos para árboles fuera del bosque o la tala de árboles, son actividades ilegales
motivadas por una estrategia económica de sus dueños, que buscan a toda costa percibir un beneficio
o retorno a su inversión en tierras privadas.
Para poder entender este comportamiento de los inversionistas dueños de bosque, tenemos que
explicar las razones concretas de esa escasa rentabilidad. El manejo forestal sostenible del bosque
natural en Costa Rica presenta una serie de condiciones endógenas y exógenas que atentan contra su
competitividad como uso de la tierra. Algunos de los factores endógenos al Manejo Forestal
Sostenible (MFS) en bosque natural podrían ser la excesiva regulación al manejo y aprovechamiento,
los costos de acceso al uso legal de la madera y la presencia de intermediarios para acceder al
mercado
2
. Entre los factores exógenos que podrían afectar la actividad de mercado de la madera están
el costo de oportunidad de la tierra y la falta de reconocimiento del bosque como bien de capital por
parte de los bancos y aseguradoras; esto podría influir en la decisión de los dueños de la tierra de
1
Proceso paulatino de cambio de uso de la tierra de bosque a otro tipo de uso; primero se elimina el sotobosque, luego el estrato
medio y, finalmente, el estrato superior.
2
(Obando, G. 2005).
8
convertir el bosque a usos más rentables, como la ganadería o el cultivo de banano y piña. Es posible
que este sea uno de los factores que determinan la decisión de los propietarios de bosque a aprovechar
el recurso ilegalmente y, eventualmente, destruirlo.
Este trabajo tiene como objetivo realizar un análisis de inversiones con la finalidad de determinar el
valor del bosque (VB) bajo MFS, en las condiciones actuales. De manera exploratoria, también se
midió el peso de los factores endógenos sobre el VB, y de los factores exógenos que comparan el VB
con el valor de otras inversiones alternativas del uso de la tierra. Con ello se busca explicar por qué
los dueños de bosque prefieren aprovechar ilegalmente sus recursos.
Como usos alternativos de la tierra se consideraron los cultivos de piña y banano, así como la
ganadería. La rentabilidad se determinó mediante el cálculo de la voluntad máxima de pago por la
tierra para ser dedicada a cada actividad, o el método del valor esperado por la tierra (VET); la
rentabilidad se simuló a partir de la inversión en tierras limpias (pastos), o de la conversión de bosques
para entender por qué es más atractivo convertir un bosque, que empezar una inversión agrícola en
un potrero limpio. Con esto se pretende entender la razón por la cual los propietarios de bosque natural
(BN), perciben el MFS como una actividad no rentable, lo cual conlleva muchas veces a la conversión
de bosques a usos agropecuarios rentables.
Para realizar este análisis económico se utilizaron dos estudios de casos de bosques naturales
próximos a una segunda intervención y con censos pareados,
3
correspondientes al primer y segundo
aprovechamiento sobre la misma área de manejo, aprovechados bajo los estándares de MFS y otras
condiciones de aprovechamiento forestal y acceso a la legalidad en Costa Rica.
Se escogieron dos bosques con intensidades iniciales de aprovechamiento distintas: Ladrillera
Bloque 1, con una intensidad de aprovechamiento (IA) alta (75% del volumen comercial sobre 60 cm
diámetro a la altura del pecho (dap) (Fundecor 1995a) y Rojomaca, con la intensidad recomendada
por los estándares de MFS (60%) (Fundecor 1995b).
En Ladrillera Bloque 1 se calculó el VB en un escenario sin las regulaciones actuales de manejo y
aprovechamiento forestal, ni costos de transacción, ni efectos de intermediación de la madera
(MFSNR), con el fin de simular un manejo de bosque que fuera competitivo con otros usos de la tierra
que no tienen estos factores asociados a su producción. A este escenario inicial (MFSNR) se fueron
añadiendo, uno a uno, los factores endógenos
4
en el siguiente orden: intermediación de la madera,
costos de transacción, regulaciones de manejo (especies vedadas (EV), intensidad de
aprovechamiento (IA), ciclo de corta (CC) y zonas de protección (ZP). Así se calculó el peso, en
términos de valor presente (VP), que tiene cada uno de estos factores en el valor del bosque
(rentabilidad), hasta llegar a calcular el VB actual con MFS en Costa Rica para bosques naturales
regulados (MFSR).
Cada factor evaluado se representó como una porción del VB. A cada VP se le calculó un monto
anual (MA) que representa la pérdida anual, en términos de ingreso neto, que el inversionista tendría
3
Se cuenta con información dasométrica de un censo comercial para una primera cosecha y un segundo censo comercial (árboles
remanentes de la última intervención reportados en el censo 1, más árboles de nuevo ingreso a las clases diamétricas ≥60 cm dap).
4
Ver detalle en la sección Análisis de factores que afectan la inversión (p. 14).
9
con cada restricción (también se podría interpretar como el monto que se tendría que pagar
anualmente a los propietarios por manejar sus bosques apegados a la reglamentación vigente).
Además, se establecieron comparaciones entre el VB, con y sin restricciones, con el costo de
oportunidad de los posibles cultivos alternativos; igualmente, se calculó el MA del costo de
oportunidad de otros usos alternativos.
A los cálculos anteriores se agregó una diferencia más de rentabilidad respecto a las restricciones
endógenas y la competitividad en relación con otros usos de la tierra. La diferencia del valor del
bosque, con diferentes precios de la tierra, se calculó según factores de capacidad de uso y ubicación
con respecto al acceso a mercados.
1.1 Metodología empleada
Análisis económico del bosque natural
Debido a su complejidad, en el análisis de rentabilidad del MFS de bosque natural se utilizaron
estudios de casos de bosques naturales intervenidos, prontos a una segunda intervención. Se
emplearon dos planes de manejo con censos pareados y con diferentes intensidades de
aprovechamiento en el área de Sarapiquí, Heredia. Esta información fue facilitada por la Fundación
para el Desarrollo de la Cordillera Volcánica Central (Fundecor).
Para construir las estructuras de costos e ingresos del horizonte financiero dentro del ciclo de corta,
se realizaron entrevistas de campo y telefónicas a ingenieros forestales, regentes forestales, industrias,
transportistas y propietarios de bosques, para obtener información acerca de costos de insumos y
servicios y precios de productos asociados con el manejo forestal y el aprovechamiento de bosques
naturales. Se contactó a funcionarios de las Áreas de Conservación de Tortuguero y Huetar Norte
para desarrollar el listado de los requisitos de acceso a la legalidad y los tiempos promedio de revisión
y aprobación de tales requisitos. Finalmente, se hizo un análisis de inversiones para determinar la
rentabilidad del bosque en términos de la revalorización del activo tierra
5
.
En los cálculos de rentabilidad, solo se toma en cuenta el volumen neto que el bosque ha crecido,
compuesto por árboles de nuevo ingreso y el crecimiento de los árboles remanentes del primer
aprovechamiento según los datos de campo y las proyecciones de crecimiento realizadas.
1.1.1 Modelación del crecimiento de los bosques naturales
La base de datos suministrada por Fundecor cuenta con datos de los árboles censados en el primer
aprovechamiento (1995 y 1997) y datos actualizados con una segunda medición que se hizo en el
2004. Con ayuda de esa base de datos se calculó el crecimiento del bosque en términos de volumen
comercial. Al volumen actual (censo 2) se le restó el volumen remanente (censo 1), para calcular el
cambio en volumen comercial (∆VC). Este crecimiento de los árboles (volumen) se proyectó a 15 y
20 años para calcular el VC, con una regresión que permitió calcular el incremento del volumen
comercial permisible a aprovechar en diferentes ciclos de corta (CC), entre 1 y 20 años; así se logró
calcular el CC que maximiza el VB como parte de la situación del MFSNR.
5
Ver detalle en la sección Análisis de inversiones y valoración del activo (p. 14).
10
Adicionalmente, con base en el inventario preliminar que se realiza para determinar la composición
del bosque
6
, se modeló el crecimiento de los árboles comerciales de las categorías diamétricas de 40
a 60 cm de dap, para calcular el volumen por árboles de nuevo ingreso a lo largo de los años y así
obtener una curva de crecimiento mejor ajustada. El crecimiento diamétrico -tanto de las categorías
diamétricas de 40 a 60 cm de dap como del censo - fue modelado con Polifemo
7
para hacer
proyecciones a 15 años (ciclo de corta mínimo por ley) y 20 años, para obtener una curva de
producción forestal necesaria para el cálculo del CC óptimo donde se maximiza el VB. En el Cuadro
1 se presentan los datos básicos de los estudios de caso evaluados en el análisis de inversiones del
bosque natural.
La intensidad de aprovechamiento (IA) inicial en cada estudio de caso es diferente, por lo que el vuelo
forestal (bosque remanente) tendrá diferentes ritmos de crecimiento. Meza (2006) ha encontrado
evidencias de que en bosques con intensidades de aprovechamiento altas, el área basal remanente es
más baja y, en consecuencia, el crecimiento es mayor. Por eso se escogió Ladrillera 1 como un bosque
con una IA alta (se había aprovechado el 75% de los árboles comerciales sobre el diámetro mínimo
de corta); en Rojomaca, la IA estuvo acorde con los estándares de MFS (60% de los árboles
comerciales del censo por especie).
El crecimiento observado en Ladrillera 1 es mayor que en Rojomaca, si se asume que los árboles
remanentes crecen a mayor ritmo al tener más espacio. Como ya se mencionó previamente, debido a
su complejidad para realizar el análisis de rentabilidad del MFS de bosque natural se utilizaron
estudios de casos de bosques naturales intervenidos por segunda ocasión. De igual forma, las
entrevistas de campo presenciales y vía telefónica a los actores clave identificados, se utilizaron para
construir las estructuras de costos e ingresos del horizonte financiero dentro del ciclo de corta, entre
otros aspectos contemplados.
Cuadro 1. Datos básicos de los estudios de caso evaluados en el análisis de inversiones del bosque natural
Área
efectiva
(ha)
Porcentaje de
área efectiva con
respecto al área
total
Último
aprovechamiento
Actualización
del censo
comercial
Años transcurridos
desde el primer
aprovechamiento
28,66
70,4
1995
2004
9
76,59
65,5
1997
2004
7
Fuente: Base de datos Fundecor
1.1.2 Análisis de inversiones y valoración del activo tierra, bosque
Para determinar la eficiencia económica de las actividades productivas (piña, banano, ganadería y
manejo de bosque natural) se realizó un análisis de inversiones mediante el método del valor esperado
por la tierra (VET) para cada uso. Una variación de este método permitió calcular el valor del bosque
(VB) como uso competitivo de la tierra. El VET y el VB representan el valor presente de los ingresos
netos capitalizados (renta) durante los ciclos de producción
8
a futuro.
6
Con un error de estimación máximo de 20%.
7
Modelo de crecimiento del bosque natural elaborado por Juvenal Valerio, Escuela de Ingeniería Forestal, ITCR.
8
El término ‘ciclo de producción’ (CP) se aplica a cultivos agrícolas y ganadería, o ciclos de corta (CC) en el caso de bosques.
11
El valor esperado por la tierra y el valor del cultivo
La valoración es el procedimiento por el cual se calcula el valor que tiene un activo para un individuo.
La tierra entendida como un terreno limpio, sus mejoras, infraestructura y cultivos - es lo que se
considera como el activo de un sistema productivo porque es el bien de capital que permitirá el flujo
de caja a través de los ciclos productivos presentes y futuros.
La definición del valor de activo para un inversionista, según la teoría de inversiones, es el valor
presente del flujo de caja de la producción futura utilizando una tasa de descuento que representa las
preferencias específicas del inversionista. Es por eso que la fórmula de valor descontado a utilizar en
este estudio es una serie perpetua de valor presente, adaptada para calcular el valor del activo tierra
(VET), conocida también en la economía forestal como la fórmula de Faustmann. Esta fórmula
permite calcular el valor presente de un sistema productivo contra un criterio de evaluación de la
inversión que es el precio de la tierra limpia.
Klemperer (1996) interpreta el resultado del VET como la voluntad de pago máxima por la tierra
limpia (sin infraestructura, ni cultivos), para dedicarla al tipo de actividad que se estuvo evaluando
por medio del VP de un flujo de caja proyectado a lo largo de un ciclo productivo, menos el VP del
establecimiento del cultivo; esto nos dará el valor de la tierra limpia. La fórmula también se puede
ajustar para que calcule la voluntad máxima de pago que un inversionista podría ofrecer por el cultivo
(tierra limpia + infraestructura + cultivos), para ganar al menos el retorno sobre el capital invertido a
la tasa mínima aceptable de descuento (TMA) del inversionista -fórmula del valor esperado del
cultivo (VC).
El VET permite evaluar diferentes sistemas productivos relacionados con una misma condición de
tierra (pasturas), para ver cuál de los usos de la tierra la puede valorizar más. El VC, por su parte,
simplemente compara cuál uso de la tierra es más rentable independientemente del valor de la
infraestructura, mejoras y cultivos. De acuerdo con el criterio de aceptación de la fórmula del VET o
del VC se puede decidir qué sistema productivo es aceptable en un terreno, y si el VET o VC calculado
es mayor o igual al precio de la tierra limpia o del cultivo (si existe en el mercado para este tipo de
tierra). La fórmula No.1 es conocida como la fórmula del VET; si se prescinde del segundo
componente (los costos de establecimiento del cultivo), se conoce como la fórmula del VC.
 
 
   
Y
yy
E
T
T
t
tT
MrH
i
C
i
iDCD
VET tTT
1
1
1111
1
(1)
El VET está en función del ingreso (DHT-CrT) proveniente de la liquidación o último aprovechamiento
del sistema productivo neto de los costos de renovación del sistema y cosecha final, al cierre del ciclo
productivo o rotación (T). Seguidamente, se hace la suma de los ingresos anuales y periódicos de las
actividades de producción provenientes de las cosechas anuales, más los costos netos de
mantenimiento, manejo, cosecha y control de plagas y enfermedades ejecutados en cualquier año t
del ciclo productivo (DM). Todo este flujo de caja periódico entre el año 1 y el año T-1 se capitaliza
12
hasta la edad de renovación o de rotación (T) del sistema productivo, usando el factor de
capitalización del inversionista (1+i), donde i es la TMA del inversionista.
Este valor futuro calculado, considerado la renta neta del sistema productivo (en valor futuro), se
descuenta al presente usando el factor de descuento del inversionista, “menos 1” ((1+i)-1) para
obtener el valor presente de la renta neta de un sistema productivo en que se han proyectado a todos
sus ciclos productivos futuros. El 1 que se resta al factor de descuento representa el valor de mercado
del sistema productivo (en el caso del VC) o la tierra limpia (para el VET) en términos relativos; es
decir, cuando no se conoce el precio de mercado. En el caso del VET, como tenemos que calcular el
valor de la tierra limpia (pastos o rastrojo), la sumatoria del valor presente de los costos de
establecimiento de las mejoras, infraestructura y cultivo (CE) se restan a la renta neta calculada del
sistema productivo para poder calcular el valor de la tierra limpia o rastrojo. Sin este componente el
resultado es el VC.
Otra aplicación del VET (ya no como fórmula de valoración sino como modelo microeconómico) es
la definición de un ciclo productivo óptimo donde el inversionista maximiza su utilidad en términos
de valor monetario del activo. Esto se hace evaluando todas las posibles extensiones de los CP de un
cultivo; en el caso de los bosques naturales, se evalúan todos los posibles ciclos de corta (CC) para
determinar el CC óptimo en que el VET o que el VC sea máximo, considerando las preferencias
individuales del inversionista y representadas por la TMA.
El valor del bosque
El ecosistema boscoso y la tierra son activos o bienes de capital íntimamente ligados, donde es
imposible determinar qué proporción de la renta neta se puede asignar a cada componente del activo.
Para calcular el valor del bosque (VB) se debe adaptar el VET (parecido a como se adaptó para
calcular el VC). Primero se elimina el componente que corresponde al VP del establecimiento del
cultivo, ya que el ecosistema existe; igualmente, tampoco se consideran los costos de renovación del
cultivo al final del ciclo de corta, porque siempre queda una masa remanente. La fórmula No.2
muestra el VB:
 
 
 
11
1
1
CC
CCY
y
yCC
yyM
i
iCII
VB
(2)
El VB para CC futuros está en función del ingreso neto por venta de madera (IM) en el patio de
aserradero y de los costos netos de aprovechamiento y transporte, más la suma de los ingresos y costos
periódicos de las actividades de manejo provenientes de tratamientos, planificación, estudios de
monitoreo y otras actividades de mantenimiento y administración ejecutadas en cualquier año del CC
(Iy-Cy). Todo este flujo de caja periódico entre el año y = 1 y el año CC-1 se capitaliza hasta el año
final del CC usando la tasa de descuento del inversionista (1+i), donde i es la TMA del inversionista.
Esta renta neta futura se descuenta por los años del CC, menos 1.
13
Comparación del VB con otros usos de la tierra
La comparación del VB con otros usos de la tierra se da en tres contextos:
1. Comparación de diferentes actividades productivas -se compara el valor del cultivo (VC)
contra el valor del bosque (VB). Este análisis compara el valor de cada cultivo en
funcionamiento e independientemente de los costos de establecimiento de cada uno con el
MFS del bosque natural en su condición actual y desregulada.
2. Comparación del valor de los diferentes cultivos y el bosque en relación con la voluntad
máxima de pago por tierra limpia para ser usada en cada cultivo con la aplicación del VET.
Es claro que este análisis es hipotético para el bosque, ya que un ecosistema no se establece
de la noche a la mañana; teóricamente, podemos calcular un VET para el bosque si al VB se
le suma el valor de liquidación de la masa remanente menos los costos de establecimiento de
una pastura (asumiendo que el punto de partida de todos los cultivos son terrenos de pasturas).
Este ejercicio permite comparar los montos del VET de todos los usos agropecuarios y del
bosque a partir de un uso común como las pasturas, con la intención de evaluar los motivos
de los inversionistas para establecer un cultivo a partir de un potrero o de un bosque.
3. Comparación entre los diferentes usos de la tierra como si todos fueran producto de la
conversión de bosques; se calcula un VET a partir de la conversión de bosques donde al VC
se le suma la liquidación del valor de bosque y se le restan los costos de establecimiento del
cultivo. Este VET se compara con el VB para evaluar las motivaciones del inversionista para
establecer un cultivo a partir de un terreno limpio o de un bosque.
1.1.3 Cálculo de la tasa mínima aceptable de descuento
En un análisis de inversiones que considera un horizonte de producción a largo plazo, la tasa mínima
aceptable de descuento (TMA) representa las preferencias del inversionista sobre el capital invertido
a lo largo de este horizonte y representa el costo de oportunidad del capital utilizado en la inversión.
La TMA está en función del grado de percepción de riesgo de la actividad, nivel de liquidez del
inversionista y nivel de conocimiento de la actividad productiva. Actividades muy rentables, pero con
alto riesgo, son evaluadas con TMA mayores que las actividades menos riesgosas, como los
certificados a plazo en la banca nacional.
Para el cálculo de la TMA se utilizaron las tasas de interés del mercado de capitales para préstamo
del sector agropecuario y forestal de la banca nacional de Costa Rica. Además, se corrigieron las tasas
de interés nominales por inflación, por lo que en este estudio se utilizan tasas reales de interés y
descuento. En el Cuadro 2 se presentan las tasas nominales y reales calculadas con los datos
recopilados.
14
Cuadro 2. Tasas de interés e inflación según datos de la banca de Costa Rica, 2005
Datos económicos y financieros
Valores
Agricultura
Ganadería
Bosque
Tasa de inflación anual a diciembre de 2005
(%)
Tipo de cambio de referencia
14,07
¢486 / $
Tasa de interés nominal (%)
21,25*
21,25*
15,53**
Premium por riesgo biológico (%)
1
1
1
Premium por riesgo de inversión (%)
3
1
1
Tasa de interés real (%)
9,27
9,27
1,28
Tasa de interés real + Premiums (%)
13,27
11,27
3,28
*No se utilizaron las tasas de interés de los CDP porque en términos reales, son tasas negativas debido a que la tasa de
inflación anual es mayor que la tasa de interés de los CDP. Banco Nacional de Costa Rica, PROAGROIN.
**Tasa de interés para préstamo en el sector forestal (Fonafifo 2005).
Las tasas de interés para el sector agropecuario y forestal difieren: las primeras son mayores debido
a que son tasas de interés de mercado para actividades productivas agropecuarias en el sistema
bancario nacional; aun así son más bajas que las tasas de interés del sector comercial. La tasa de
interés forestal es menor porque son subsidiadas por el Fonafifo como incentivo a la producción
forestal.
Para obtener la TMA real de las actividades productivas se contempla no solo el nivel de liquidez del
inversionista, sino también la tasa de interés de préstamos para cada sector productivo. Además, esta
TMA se ajusta con otros factores por premium de riesgos ambientales y biológicos y un premium por
riesgo de la inversión (variación en los mercados de la madera y riesgo político sobre la legislación
forestal).
1.1.4 Análisis de factores que afectan la inversión
Uno de los objetivos de este trabajo fue analizar el efecto de los factores intrínsecos al MFS sobre la
rentabilidad del manejo de BN. Para ello se partió de un caso base que considera el MFS sin
regulaciones de manejo, ni costos de transacción, ni intermediación para acceder al mercado de la
madera (MFSNR). A partir de este caso base, se hizo un análisis de sensibilidad tomando en cuenta
los factores endógenos al MFS (Cuadro 3).
El efecto de cada factor endógeno sobre la rentabilidad del bosque se calcula de forma acumulativa.
Este ejercicio permite calcular el peso que tiene cada regulación de manejo, trámites o la
intermediación sobre el escenario anterior. Finalmente, con la suma de todos los factores evaluados
se llega al escenario actual, con el que se rige el MFS de bosques naturales en Costa Rica.
15
Adicionalmente, se hace un análisis de sensibilidad a la condición del VB bajo las restricciones y
limitaciones actuales de MFSR. Los factores variables son el precio de la madera (25% sobre el
precio base) y costos de intermediación (costos de aprovechamiento en ¢20/pmt). En el Cuadro 4 se
muestran los valores base y los cambios considerados.
Cuadro 3. Condiciones de los factores endógenos al MFS para el análisis de sensibilidad del peso sobre la
rentabilidad del BN como uso competitivo de la tierra
Condiciones del caso base
‘MFS desregulado’
Cambios analizados en la sensibilización
MFS actual o sobre-regulado
No existen costos de intermediación.
Se aumenta en ¢20/pmt el costo de aprovechamiento
y transporte de la madera por efecto de
intermediación.
No hay trámite de permisos ni costos
profesionales.
Se consideran los costos de elaboración del plan de
manejo, servicios del regente forestal en la ejecución
del plan de manejo y otros costos asociados al trámite
del permiso de aprovechamiento.
No hay regulación en cuanto a especies
vedadas, poco abundantes o
restringidas.
Se aplican las regulaciones vigentes relacionadas con
la veda y restricción de corta de especies poco
abundantes.
Se considera el CC económico, no el de
ley.
Se considera el CC de 15 años según la legislación.
La intensidad de aprovechamiento de la
última intervención al bosque fue del 75%
de los árboles de especies comerciales
con dap ›60 cm.
La intensidad de aprovechamiento de la última
intervención al bosque fue del 60% de los árboles de
especies comerciales con dap ›60 cm.
El área de protección por pendiente y
protección del recurso hídrico se limita al
10% del área del bosque.
Se considera un 40% del área de bosque como zona
de protección según el promedio calculado a partir de
un grupo de planes de manejo.
Cuadro 4. Factores tomados en cuenta para el análisis de sensibilidad “ceteris paribus” de la rentabilidad de
los cultivos, ganadería y bosque natural en Costa Rica
Cultivo/actividad
Factores
Base
Aumento
Disminución
Bosque natural
25% precio madera (¢/m3)
33 543
41 928
25 157
¢20/pmt costos
Aprovechamiento (¢/m3)
21 516
28 036
11 768
16
1.2 Análisis técnico y de inversiones en MFS de bosques naturales
1.2.1 Premisas y limitaciones para el análisis de inversiones
Para el análisis de inversiones de las actividades productivas se parte de cuatro premisas
fundamentales:
La tierra es un bien de mercado que puede ser vendida, comprada, rentada en un mercado
perfecto; por tanto, se usa como parámetro de aceptación de la inversión.
Todos los precios de los productos y los costos de insumos y mano de obra se asumen conocidos
y constantes durante el periodo de análisis.
Los rendimientos de producción son conocidos a lo largo del ciclo y se encuentran libres de
riesgos biológicos (enfermedades) y fenómenos naturales (sequía, inundación, huracanes, etc.).
En el mercado de capital, la tasa de interés es conocida y constante durante todo el análisis, y no
se contempla racionamiento de capital. Sin embargo, este mercado de capital es imperfecto en el
sentido que existen tasas de interés diferenciadas por prestamistas y arrendatarios de capital para
financiar cada actividad.
En este estudio se tomaron en cuenta otras consideraciones y supuestos planteados para el
tratamiento de los estudios de caso:
En el tratamiento de la información de los censos comerciales, los árboles que no aparecieron en
el segundo censo (que pudieron ser cortados ilegalmente o robados) fueron tomados en cuenta a
partir del primer censo y se proyectó su crecimiento. Se asume, entonces, que no hubo extracción
ilegal de árboles en el periodo comprendido entre ambas mediciones y proyecciones de
crecimiento.
Al aplicar la fórmula del VB, se asume que en CC futuros, el bosque crecerá al mismo ritmo de
crecimiento del primer CC.
Se considera que los bosques intervenidos con mayor intensidad presentarán un mayor ritmo de
crecimiento a lo largo del CC.
Como limitaciones de este estudio se identificaron las siguientes:
Los estudios de caso sobre bosques naturales se escogieron por tener censos pareados, pero no se
pueden considerar bosques representativos para todo el país; se debe tener cuidado a la hora de
hacer generalizaciones a partir de estos resultados.
Existen variaciones importantes en el precio de algunos productos agrícolas (principalmente la
piña), que pueden causar grandes diferencias en los cálculos de rentabilidad dependiendo del
precio que se utilice.
1.2.2 Precio de la tierra
El precio de la tierra (PT) en la zona Norte y Atlántica se determinó con ayuda de peritos evaluadores
de instituciones bancarias nacionales al 2005. Se encontró que existe un precio promedio para terrenos
de producción pecuaria de alrededor de ¢2 millones/ha; los terrenos con cobertura boscosa reciben
un precio cercano a ¢1,5 millones/ha. El rango de precios va de ¢600 mil a ¢3 millones/ha, según la
capacidad de uso y las condiciones de acceso a mercados. Los terrenos de mayor valor son aquellos
17
dedicados a actividades agrícolas de alta rentabilidad como el banano y la piña. En el Cuadro 5 se
presenta la lista completa de PT según el tipo de uso.
Cuadro 5. Rangos de precios de la tierra según capacidad de uso, 2005
Tipo de uso del suelo
Uso de la tierra
Rango de precio
(millones de ¢/ha)
Tierras aptas para banano ≤8º (Clase II)
Potrero
4,5-6,0
Tierras aptas para piña ≤15º (Clase III-IV)
Potrero
2,5-4,5
Tierras aptas para ganadería ≤30º pendiente (III y V)
Potrero
1,5-2,5
Tierras aptas para forestería ≤50º (Clase V y VI)
Potrero
0,6-1,5
Tierras aptas para forestería ≤75º (Clase IV y VIII)
Bosque
Natural
0,6-3,0
Fuente: Ing. Luis Guillermo Cedeño, perito evaluador de bienes raíces del Banco Crédito Agrícola de Cartago, sucursal
Turrialba.
1.2.3 Costos de aprovechamiento forestal
Los costos relacionados directamente con la extracción de la madera, incluyendo corta, arrastre,
troceo y transporte, se presentan en el Cuadro 6. Estos datos fueron obtenidos de entrevistas a dueños
de aserraderos, transportistas y otros actores de la cadena de comercio de la madera.
Cuadro 6. Costos de aprovechamiento forestal para condiciones de bosque natural húmedo, Sarapiquí, Costa
Rica, 2005
Actividad
Costo
Costo de intermediación de la madera calculado en
¢20/pmt
(¢/pmt)
¢/m3
%
Monto (¢/m3)
Corta y troceo
8
2608
30,3
3260
Arrastre
30
9780
Transporte a patio
8
2608
Transporte a industria
20
6520
Total
66
21 516
30,3
3260
2. Rentabilidad del manejo del bosque
2.1.1 Análisis del crecimiento del bosque
Los resultados del análisis de crecimiento del bosque natural se basan en dos estudios de casos facilitados
por Fundecor (1995a y b): Ladrillera Bloque 1 y Rojomaca. El crecimiento del bosque se estimó a partir
de los censos comerciales pareados, 7 y 9 años después de la primera intervención. Adicionalmente, se
18
proyectó el crecimiento observado para un periodo más largo de 15 a 20 años en términos de volumen
comercial permisible a aprovechar para cada año dentro de cada opción de ciclo de corta.
Los cálculos iniciales de rentabilidad se basan en el crecimiento neto de la masa forestal comercial a lo
largo del ciclo de corta. El aprovechamiento forestal se estima como la diferencia entre el volumen
comercial remanente en el aprovechamiento anterior y el volumen comercial actual; en otras palabras, el
aprovechamiento en una segunda cosecha es el volumen comercial del segundo censo menos el volumen
comercial remanente del censo 1.
En la Figura 1 se muestran las curvas de crecimiento desarrolladas para este análisis de inversiones en
MFS del bosque natural. Se evidencia que la intensidad de aprovechamiento inicial afecta de diferente
manera el crecimiento del bosque. En Ladrillera, la IA fue mayor que en Rojomaca (75% vrs. 60%); en
consecuencia, los árboles remanentes crecieron con mayor ritmo en Ladrillera (15 m3/ha vrs. 4 m3/ha 10
años después del aprovechamiento anterior). Esta situación permite plantear dos escenarios de análisis
para mostrar el efecto de diferentes IA iniciales sobre el crecimiento de la unidad de manejo y la
rentabilidad del MFS.
0
5
10
15
20
25
0 5 10 15 20
Volumen recuperado (m3/ha)
Años despúes del la última intervención
AI
BI
Obs. Ladrillera
Obs. Rojomaca
Proyec. Ladrillera
Proyec. Rojomaca
Figura 1. Incremento del volumen comercial recuperado con dos intensidades de aprovechamiento
en bosque tropical húmedo, Sarapiquí, Costa Rica, 2005
19
2.1.2 Costos de acceso legal al recurso forestal
Los costos de acceso a la legalidad están basados en Navarro et al. (2006). En el Cuadro 7 se presentan
los costos de acceso al recurso de forma legal, según la legislación vigente a diciembre 2005. El costo de
acceso a la legalidad es de ¢6 738 por metro cúbico
9
. El costo de oportunidad del capital por el efecto de
la burocracia de la Administración Forestal del Estado (AFE) es un rubro que generalmente no se toma en
cuenta en este tipo de análisis. Ese costo de oportunidad representa el costo que el propietario del bosque
tiene que asumir por el tiempo que se tarde en obtener los permisos para operar legalmente. Si se considera
un 4,17% mensual como tasa de descuento de los préstamos informales en el sector rural (alrededor del
50% anual) y un ingreso neto por aprovechamientos pequeños de 73,6/m3 (¢1 295 248), el costo de
oportunidad por el retraso en este ingreso neto sería de ¢50 995/mes. Si se considera que un permiso de
bosque natural tarda unos 4,2 meses en trámites
10
, el costo por metro cúbico sería de ¢2 960/m3.
Cuadro 7. Estructura de costos de acceso legal al recurso forestal en el manejo sostenible de bosque natural,
2005
Actividades
Costo de la actividad
(¢)
Costo por madera
en troza
(¢/m3)
Costo total por pmt en
troza
(¢/pmt)
Preparación del permiso de aprovechamiento
Plan de manejo forestal
1421
/m3 en pie
1651
4,97
Firma de contrato de regencia
7382
/ unidad
99
0,30
Certificado de propiedad
4921
/ unidad
66
0,20
Poder especial para intermediario
4921
/ unidad
66
0,20
Formalización del permiso
Costos de transacción (viajes, viáticos)
21 162*
/día
1420**
4,36
Costo de oportunidad por burocracia
(50% anual)
50 995
/mes
2960***
9,08
Aprovechamiento de la madera
Servicios de regencia forestal
475
/m3 troza
475
1,46
Total
6738
20,57
*Se asume un aprovechamiento de 73,48 m3 para el estudio de caso usado por Navarro et al. (2006).
**Se asume que el costo de transacción diario es de ¢284/m3/día; se asumen 5 días de trámites por parte del usuario
forestal (propietarios o intermediario).
***Se asume un costo de oportunidad por burocracia de ¢693/m3/mes; se asumen 4,27 meses para obtener un permiso de
aprovechamiento forestal en bosque natural.
2.1.3 Rentabilidad del aprovechamiento forestal del bosque
Para ilustrar la rentabilidad puntual del aprovechamiento de madera del bosque natural se utilizó el estudio
de caso de Ladrillera. Los costos e ingresos se calcularon con base en el volumen comercial de una unidad
de manejo de 28,6 ha de bosque, a lo largo de 15 años después del primer aprovechamiento (432,57 m3,
aproximadamente 15 m3/ha en la segunda cosecha). Los resultados se presentan en el Cuadro 8. En esta
9
Tipo de cambio ¢493,8 por USD.
10
Tiempo promedio para la tramitación de un permiso de aprovechamiento en bosque natural.
20
estructura de costos no se consideran los costos de manejo del bosque natural que ocurren a lo largo del
horizonte dentro del CC (tratamientos silviculturales, vigilancia, mantenimiento de linderos,
administración, etc.). Tales costos sí se toman en cuenta en el análisis de inversiones donde el bosque se
evalúa como inversión y uso competitivo de la tierra.
Cuadro 8. Rentabilidad del aprovechamiento de una Unidad de Manejo (UM) de bosque con Intensidad de
Aprovechamiento (IA) inicial alta, según volumen recuperado en 15 años de crecimiento, Sarapiquí, Costa Rica,
2005
Especies
Volumen
permisible
en la UM (m3)
Precio
en patio
(¢/m3)
Costo de
aprovechamiento
(¢/m3)
Ingreso venta
de madera
(¢/UM)
Costo total de
aprovechamiento
(¢/UM)
Ingreso neto
total (¢/UM)
Balizia elegans
9,04
29 340
21 516
265 484
194 689
70 796
Calophyllum
brasiliense
12,36
44 010
544 038
265 974
278 064
Carapa guianensis
53,24
37 490
1 996 279
1 145 690
850 588
Hyeronima
alchorneoides
19,02
29 340
558 070
409 252
148 819
Lecythis ampla
21,06
29 340
617 856
453 094
164 762
Pentaclethra
macroloba
119,49
29 340
3 505 894
2 570 989
934 905
Virola koschnyi
13,89
29 340
407 521
298 849
108 672
Vochysia allenii
21,78
35 860
781 107
468 664
312 443
Vochysia ferruginea
162,67
35 860
5 833 480
3 500 088
2 333 392
Total/UM (28,66ha)
432,58
14 509 730
9 307 289
5 202 441
Total/m3
15,09
33 543
21 516
12 027
Total/ha
506 271
324 748
181 523
2.1.4 Determinación del valor del bosque
Para analizar el bosque natural como inversión es preciso calcular el VB. Se parte de una estructura de
ingreso-costo que describe todas las actividades de manejo y aprovechamiento forestal durante un ciclo
de corta completo. Este análisis de inversiones se hará de forma comparativa con otros usos de la tierra
que no tienen costos de restricciones directas y obligatorias de manejo, ni costos de intermediación, ni de
transacción para operar legalmente. Por ello, se ha decidido partir de un escenario de MFS no regulado
(MFSNR); es decir, en igualdad de condiciones con los otros usos de la tierra que compiten con el bosque
natural. En ese escenario, se elimina la figura del maderero como intermediario, se asume que no hay
costos por trámites para el permisionario legal, y que no existen restricciones de manejo forestal
11
(especies vedadas, determinación del ciclo de corta que permite una IA mayor
12
, determinación de zonas
de protección por pendiente y riveras bajo conceptos geomorfológicos e hidrológicos más técnicos). Se
calculó el CC óptimo desde el punto de vista económico (el año en el que se obtiene el VB máximo, como
se muestra en la Figura 2).
11
Según decreto 30763-MINAE sobre PCI para el manejo de bosques naturales y su certificación en Costa Rica.
12
Se sube la IA de 60% a 75% porque fue la única evidencia empírica encontrada.
21
El VB-MFSNR alcanza un valor máximo de ¢783 015/ha con un CC de 10 años. Según el modelo de
crecimiento, para este CC óptimo se tendría un volumen de corta permisible de 9,26 m3/ha, 10 años
después de la primera intervención
13
.
Según datos del Cuadro 5, el precio del bosque oscila entre ¢0,6 y ¢3 millones, dependiendo del uso
potencial como terreno de uso agropecuario y ubicación respecto a mercados. Si en el gráfico se incluye
una serie de precios del bosque como criterio de evaluación del análisis de inversiones, se podría decir que
el MFSNR no es rentable para zonas donde los precios del bosque sean menores al VB. Partiendo de este
escenario base, se realiza un análisis para calcular el peso de cada uno de los factores endógenos al MFS
sobre el valor del bosque. Es decir, se van adicionando los diferentes factores evaluados paso a paso con
la idea de que la diferencia entre un paso y otro permita calcular el peso que cada factor tiene sobre la
devaluación del VB en valor presente (VP), en colones por hectárea (¢/ha). En cada escenario, se
adicionan, una a una, las condiciones actuales de intermediación, trámites y principales regulaciones de
manejo.
Debido a que el peso de cada factor es calculado en VP, se valoró, además, un monto anualizado (MA),
que puede interpretarse como un ingreso anual que se deja de percibir, o como un costo anual que se
adiciona a la estructura de costos, a causa de la aplicación de cada factor al MFS. Estos MA se pueden
interpretar también como los montos que la sociedad, a través del Estado, podrían pagar anualmente como
13
Se renuncia a los 15,09 m3/ha al año 15 del CC, ya que el VP del ingreso del incremento anual de la inversión es igual al VP del
incremento anual del costo, para una TMA de 3,28%.
¢783 015
750.000
760.000
770.000
780.000
790.000
800.000
810.000
610 14 18 22
VB (¢/ha)
Años después de la última intervención
VB sin regulación, costos de
transacción ni intermediación
Figura 2. Cálculo del CC óptimo según maximización del VB-MFSNR, Sarapiquí, Costa Rica, 2005
22
compensación para que el dueño del bosque acepte las restricciones impuestas, con el objetivo de mantener
la integridad y funcionalidad del bosque y como uso competitivo de la tierra.
El cuadro 9 detalla las condiciones de cada escenario de análisis y se presenta la pérdida de valor que sufre
el bosque. En cada paso, se resalta cada restricción considerada y su efecto en el VB.
Cuadro 9. Efecto de la intermediación, costos de acceso a la legalidad y regulaciones de manejo en la
rentabilidad de un BN bajo MFSNR, Sarapiquí, 2005
Descripción
Escenario
VB
(¢/ha)
Diferencia o
pérdida del
VB en VP
(¢/ha/%)
MA
(¢/ha/año)
Observaciones
Manejo de bosque
sin regulaciones
de manejo, ni
costos de
transacción, ni
intermediación
Condición 1 (C1)
(sin CI, sin CT, sin
restricción de EV, CC
de 10 años, IA inicial
75/25%, 10% ZP)
783
015
Escenario base sin
regulaciones.
Condición 2 (C2)
(+¢20/pmt de CI en
aprovechamiento, sin
CT, sin restricción de
EV, CC de 10 años, IA
inicial 75/25%, 10%
ZP)
-236 547
(30,2%)
7759
Se considera un costo
adicional de ¢20/pmt en el
aprovechamiento forestal y
transporte debido a la
actividad del maderero, un
factor endógeno tradicional
para el transporte del producto
al mercado.
Condición inicial
(C1)+ costo de la
intermediación
(C2)
546
468
Condición 3 (C3)
(+¢20/pmt de CI, con
CT, sin restricción de
EV, CC de 10 años, IA
inicial 75/25% y 10%
ZP)
-188 211
(24%)
6173
Incluye contratación de
ingeniero forestal, servicio de
regencia, servicios notariales y
costos de viajes a oficinas de
la AFE por parte del dueño del
bosque.
C2 + costos de
transacción (CT)
(C3)
358
258
Condición 4 (C4)
(+¢20/pmt de CI, con
CT, con restricción
de EV, CC de 10
años, y IA inicial
75/25%, 10% ZP)
-161 888
(20,7%)
5310
No se permite la extracción de
especies poco abundantes y
en peligro de extinción.
23
C3 + especies
vedadas (EV) (C4)
196
370
Condición 5 (C5)
(+¢20/pmt de CI, con
CT, con restricción de
EV, CC de 15 años,
75/25% IA anterior y
10% ZP)
-93 405
(11,9%)
3071
Definición de un CC mínimo
no menor a 15 años.
C4 + restricciones
en el ciclo de corta
(CC15) (C5)
102
965
Condición 6 (C6)
(+¢20/pmt de CI,
100% CT, con
restricción de EV, CC
de 15 años, 60/40%
IA anterior y 10% ZP)
-72 841
(9,3%)
2389
Establece el aprovechamiento
en una proporción de 60/40
del volumen comercial sobre
un diámetro mínimo de corta
de 60 cm.
C5 + disminución
de la intensidad de
corta inicial (IA75%)
(C6)
30 124
Condición 7 (C7)
(+¢20/pmt de CI,
100% CT, con
restricción de EV, CC
de 15 años, 60/40% IA
anterior y 40% ZP)
-131 109
(16,7%)
4300
Se excluye un 40% del área
del bosque por ser definidas
como zonas de protección
para protección de suelos y
aguas.
C6 + aumento en
el área de zonas
de protección
(ZP40%)
-100
985
Total
-884 000
28 994
CI = Costos de intermediación, CT = Costos de transacción, ZP = zonas de protección, CC = Ciclo de corta, EV = Especies
vedadas, IA = Intensidad de aprovechamiento, Tipo de cambio de referencia: ¢486/$ a noviembre de 2005.
El caso base (C1) representa el escenario de MFSNR donde se aplican con menor rigurosidad las
regulaciones de manejo de EV, ZP, CC e IA.
En el caso 2 (C2), se parte de la situación inicial, pero se considera el efecto de la intermediación
de los madereros. Para observar este efecto, se ha sumado un costo de ¢20/pmt distribuidos en las
actividades de aprovechamiento y transporte a la industria, las cuales son responsabilidad del
maderero. Con esto, el VB disminuye de ¢783 015/ha a ¢546 468/ha (¢-236 547/ha menos
respecto a C1). Este valor corresponde al 30,2% de devaluación entre el VB bajo MFSNR del
escenario 2. Bajo la condición C2, el bosque continuaría siendo marginalmente aceptable como
inversión en las clases de capacidad de uso del suelo VI a VIII, lugares de difícil acceso a los
24
mercados o, tal vez, en tierras sin título de propiedad que puedan tener precios inferiores a
¢500 000/ha.
El tercer caso (C3) se basa en el escenario anterior más el efecto de los costos de acceso a la
legalidad al momento del aprovechamiento (ver Cuadro 7). Este nuevo escenario C3 es
responsable del 24% de la pérdida en el VB que se reduce hasta ¢358 258/ha (¢-188 211/ha menos
respecto a C2). Esta condición lleva la rentabilidad del manejo del bosque a un punto por debajo
de cualquier precio de bosque en el país; la inversión sería inaceptable ya que devalúa el activo
bosque.
En el cuarto escenario (C4) se suma la regulación de restricción de especies vedadas; el VB baja
a ¢196 370/ha (¢-161 888/ha menos respecto a C3), lo que representa un 20,7% de la diferencia
de valores entre el VB de los escenarios C3 y C4.
El CC es una de las regulaciones que tienen un efecto considerable sobre el VB, ya que el extender
el tiempo entre una intervención y otra, se aumenta el costo de oportunidad sobre el capital
invertido incluyendo el mismo bosque como activo. Esta situación se refleja en C5, donde se
ajusta el CC económicamente óptimo de 10 años a un CC basado en criterios más ecológico-
silviculturales de 15 años, tal y como lo dictan los estándares de MFS amparados en la legislación
forestal vigente. Con la aplicación de cinco años en el CC para esta regulación que afecta las
decisiones intertemporales de acceso al recurso, el VB disminuye de ¢196 370/ha a ¢102 965/ha
(¢-96 405/ha menos respecto a C4); esto es, 11,9% de diferencia entre los VB de los escenarios
C4 y C5.
El sexto caso (C6) nos muestra la producción después de una IA de 60%, como lo exigen los
estándares de manejo; el bosque presentaría un ritmo menor de recuperación del vuelo forestal
comercial y, por consiguiente, volúmenes de corta permisibles mucho más bajos que en el caso
base. Para calcular el efecto del C6, se utilizó la curva de volumen de corta permisible generada
con los datos del estudio de Rojomaca. Se puede observar que el VB, bajo el efecto de una IA de
60%, disminuye hasta ¢30 124/ha (¢-72 841/ha menos respecto a C5); o sea que se da una pérdida
de rentabilidad importante con solo disminuir un 15% la IA (9,3% del total de pérdida de valor
del bosque).
En el sétimo caso (C7) se aplica la restricción actual en cuanto a la prohibición de corta en ZP.
Los análisis anteriores consideraban solo 10% de ZP, lo cual hace que la rentabilidad del bosque
bajo condición de MFS NR fuera aceptable, debido a que se trabaja con mayores áreas efectivas
de manejo y aprovechamiento. Sin embargo, en este último escenario (C7) se considera un 40%
de ZP, esto produce una pérdida del valor del VB a ¢-100 985/ha (¢-131 109/ha menos respecto
a C6); es decir, un 16,7% de pérdida de valor del VB por la reducción de las áreas de manejo
forestal.
Los VB calculados son rentas netas totales en VP. Es por eso que para una mejor interpretación se calculó
cuál sería el equivalente de un VP en términos de un valor anual. El Cuadro 8 muestra que el propietario
deja de percibir, por efecto de estas restricciones, el equivalente a un ingreso anual de ¢28 986/ha. Ese
monto podría interpretarse como un monto a compensar libre de costos de transacción - por la aceptación
de las condiciones endógenas al MFS-BN.
En la Figura 3 se puede observar gráficamente la manera en que el VB va disminuyendo conforme se
aplican las regulaciones de manejo, los costos de transacción y el efecto de la intermediación de la madera.
25
Las unidades del eje “y” corresponden a los VB y precios de los bosques en el mercado por tipo de
capacidad de uso de la tierra y acceso a mercados en ¢/ha; las unidades del eje “x” representan los casos
presentados en el cuadro 9 (C1, C2, consecutivamente hasta C7). Se puede observar cómo el VB va
disminuyendo de forma continua conforme se van adicionando restricciones al MFS, hasta el punto de
llegar a un VB que no solo está por debajo de los precios de mercado sino que llega a ser negativo. Ese
último valor en C7 representa la situación actual de rentabilidad del MFSR de bosque natural bajo las
condiciones actuales en Costa Rica.
Se muestran tres zonas horizontales sombreadas que representan los rangos de precios de bosques (PB),
según topografía o accesibilidad. La primera zona de arriba hacia abajo, representa el rango del PB para
las Clases III-IV (apta para ganadería), la segunda zona representa los PB para las Clases V a VI (aptas
para manejo forestal) y la última, el precio de terrenos de Clase VII y VIII (de aptitud forestal y
protección). Se observa en el gráfico que solo para las clases de capacidad de uso V a VII, el manejo de
bosques podría ser rentable bajo las condiciones asumidas de MFSNR.
Figura 3. Efecto de las regulaciones, costos de transacción e intermediación sobre el valor del
bosque, Sarapiquí, Costa Rica, 2005
26
2.1.5 Análisis de sensibilidad para bosque bajo MFSR
A continuación se presenta un análisis de sensibilidad del manejo de bosques bajo las condiciones actuales
de manejo forestal en Costa Rica (C7 según Cuadro 9). Se analiza el efecto de la variación del precio de
la madera y de los costos de aprovechamiento. Este análisis se hace con el fin de demostrar el efecto que
tienen estos factores sobre la rentabilidad del manejo y cómo aún bajo las condiciones más favorables de
inversión (mayor precio de la madera y menores costos de aprovechamiento), el manejo de bosque sigue
siendo una actividad no rentable como uso competitivo del suelo.
En el Cuadro 10 se presenta el cambio del VB según las variaciones de los factores mencionados
anteriormente. Las variaciones que benefician la rentabilidad son el aumento del precio de la madera y la
disminución de costos de aprovechamiento forestal. En el caso del MFSR, al aumentar el precio de la
madera, aumenta también el VB de ¢-100 985/ha a ¢8 545/ha (+¢109 530/ha respecto a C7), mientras que
en el MFSNR, el VB aumenta de ¢783 015/ha a ¢886 141 (+¢103 126 respecto al caso base).
En el segundo caso (disminución de costos de aprovechamiento), el VB aumenta a ¢26 060/ha
(+¢127 045/ha respecto a C7); es decir, que este factor es el que afecta de forma más positiva la
rentabilidad en el MFSR; igual sucede con el MFSNR, donde el VB aumenta a ¢941 524/ha (+¢158 508/ha).
Sin embargo, algunos de estos VB están lejos de los precios de mercado del bosque (entre ¢600 000/ha y
¢3 000 000/ha), que son la referencia para decidir si la inversión es aceptable o no.
Con este análisis se demuestra que la rentabilidad no mejora mucho después de aplicar todas las
regulaciones y restricciones al MFS de bosques naturales. Las condiciones del mercado de la madera
pudieran mejorarse si los costos de aprovechamiento forestal fueran más bajos -al menos en los rangos
evaluados anteriormente. Sin embargo, bajo las condiciones de MFSR, el aumento en la variación del
precio y los costos de aprovechamiento pueden duplicar el valor.
Cuadro 10. Análisis de sensibilidad ceteris paribus del VB bajo MFSR y MFSNR en cuanto al precio de la
madera y costos de aprovechamiento
Escenario de análisis
VB
(¢/ha)
Diferencia con
respecto al caso
base (¢/ha)
VB
(¢/ha)
Diferencia con
respecto al caso
base (¢/ha)
MFSR
MFSNR
Base* (C7 Cuadro 9)
-100 985
-
783 015
-
Precio de madera +25%
(¢41 928/m3)
8545
109 530
886 141
103 126
Precio de madera -25%
(¢25 157/m3)
-209 970
-109 257
356 103
-426 912
Costos de
aprovechamiento
+¢20/pmt (¢28 036)
-185 662
-84 950
624 507
-158 508
Costos de
aprovechamiento -
¢20/pmt (¢11 786)
26 060
127 045
941 524
158 508
*Precio de la madera base = ¢33 543/m3; Costos de intermediación base = ¢21 516/m3
27
2.2 El bosque como actividad competitiva frente a otros usos del suelo
Uno de los objetivos de este trabajo es evaluar la rentabilidad del MFS de bosques como uso competitivo
de la tierra con respecto a otras actividades agropecuarias comunes en las regiones Atlántica y Norte de
Costa Rica. Tales opciones representan un costo de oportunidad sobre el bosque; la actividad tradicional
por excelencia ha sido la ganadería y, más recientemente, los cultivos de banano y piña. En los Anexos 1,
2 y 3 se presentan las estructuras de costos e ingresos y el cálculo del VET para los cultivos de piña,
banano y ganadería. En esta sección se compara el VET de esos cultivos con el VB para determinar las
diferencias que existen entre ellos.
En la Figura 4 se muestra el valor del cultivo (barras oscuras) que representa el VP del flujo de caja de las
actividades productivas, sin tomar en cuenta los costos de infraestructura y otras mejoras al terreno. El
VET calculado cuando los cultivos provienen de la conversión de bosque (barras grises) toma en cuenta
los ingresos por liquidación del bosque como capital inicial de inversión; el VET de cada actividad
productiva asume que se parte de un potrero (barras blancas). Los diferentes rangos de precios de la tierra
(PT) y precios del bosque (PB), según la capacidad de uso de la tierra o accesibilidad a mercados (zonas
sombreadas) se usan como criterios de aceptación de las inversiones.
Para llegar a un punto de comparación válido, se asume que la venta de la tierra para establecer cualquiera
de estos usos se da en condiciones de pastos o potreros. De esta manera, se debe llevar el VB a un VET
del bosque (VETBN)” para poder compararlo con los otros VET de los cultivos; para esto, se suma al VB,
el valor de liquidación de la madera (VLiq), menos el costo de establecimiento de cercas y pastos (VET =
VB + (VLiq-costos de establecimiento de pastos y cercas). De esta manera, se obtiene un VET para el
bosque que se puede comparar con el VET de los cultivos alternativos, que también están referidos al
precio de la tierra limpia en condición de potrero.
o VB
o VB
o
Figura 4. Valores esperados por la tierra y precio de la tierra para cada una de las actividades
productivas evaluadas, 2005
28
Al analizar cada una de las actividades por separado, se observa que la piña es el cultivo más rentable
como uso competitivo de la tierra para todos los tipos de precios de la tierra; ese cultivo solo requiere
tierras con topografía de buen drenaje y ubicación adecuada respecto a mercados. Los VET de la piña son
mayores que el precio de la tierra más alto (¢7 860 979/ha > ¢6 000 000/ha). El VET del cultivo del banano
es menor al precio de la tierra en clase de capacidad de uso II, y solo es rentable en áreas de clase de
capacidad de uso mayores a III, donde se requiere un acondicionamiento del terreno (drenajes). El VC es
mayor en inversiones viejas de banano, donde la infraestructura ya está en el lugar.
En el caso de la ganadería, el VET está muy por debajo del precio de la tierra, lo cual hace que no se acepte
la inversión. Sin embargo, la ganadería a partir de la conversión de bosques resulta una actividad rentable
en tierras de capacidad de uso entre IV-VI; esto explica por qué la conversión de bosques puede hacer
posible una inversión que típicamente no es rentable sin el capital proveniente de la liquidación del BN.
En el caso del MFSNR podría ser una actividad rentable en bosques con terrenos de aptitud forestal y
alejados de los mercados; sin embargo, el bosque bajo MFSR actual presenta VB y VET inferiores al precio
del bosque y de la tierra y no es una actividad rentable; esto explica por qué sus propietarios están
convirtiendo estos bosques a otros usos de la tierra más rentables.
2.3 El bosque como actividad competitiva frente a otros usos del suelo
La rentabilidad de la inversión en cada cultivo con respecto a la revalorización o desvalorización del activo
tierra depende del uso productivo que se le dio a la tierra o el bosque (Figura 4). La evaluación económica
de cada cultivo y actividad productiva se evaluó con el precio de la tierra como criterio de eficiencia de la
inversión; sin embargo, este criterio no muestra diferencias de competitividad entre diferentes usos de la
tierra.
En el Cuadro 11 se presenta el cálculo de la diferencia de valor entre el bosque y otros usos competitivos
de la tierra. Igualmente se calculó el MA que puede interpretarse como los ingresos hundidos por no optar
por el uso de la tierra más rentable -o bien, los montos compensatorios para evitar que los propietarios
realicen una liquidación del bosque y cambien de uso de la tierra, aunque tal actividad esté prohibida por
la legislación forestal de Costa Rica. No obstante, el peso del MA puede perfectamente ilustrar la
motivación del dueño de tierras para hacer el cambio de uso de los bosques, aunque sea ilegal, dado el
bajo riesgo de ser sancionado especialmente si no solicita un permiso de aprovechamiento.
Se asume que el valor del cultivo (VC), el valor de liquidación del bosque, el valor de establecimiento del
cultivo y la infraestructura necesaria, así como el VET de cada cultivo, provienen de terrenos con bosque.
De esta manera, se calcula la diferencia de valor entre el VET cultivo proveniente del bosque vrs. VB.
También se calculó una renta anual con base en la TMA, con la que se evaluó la rentabilidad del bosque.
El monto resultante representa el MA de la diferencia de competitividad del bosque con respecto a los
otros usos de la tierra.
29
Cuadro 11. Comparación entre el VET de los cultivos alternativos y el VET del MFSNR y MFSR
Cultivo
VC
(¢/ha)
VLiq
(¢/ha)
VI
(¢/ha)
VET del
bosque
(¢/ha)
Valor del bosque no
regulado (VBNR)
Valor del bosque regulado
(VBR)
¢783 015/ha
¢-100 985/ha
Diferencia en
VP
(¢/ha)
MA*
(¢/ha/año)
Diferencia en
VP
(¢/ha)
MA*
(¢/ha/año)
B+C-D
E-VBNR
F*TMA
E-VBR
F*TMA
Piña
9 644 150
413 645
1 783 471
8 274 324
7 491 309
245 709
8 375 309
274 703
Banano
5 153 766
2 361 537
3 205 874
2 422 859
79 468
3 306 859
108 462
Ganadería
670 058
128 387
955 316
172 301
5651
1 056 301
34 646
*Cálculo del monto anual (MA) para que el manejo del bosque natural sea igualmente competitivo.
Los valores del MA total muestran la pérdida de competitividad producto de la suma de los MA por
competitividad con otros usos de la tierra (factor exógeno), más el MA por regulaciones de manejo y
costos de transacción e intermediación (factores endógenos). Estas diferencias de competitividad como
MA reflejan la problemática de la conversión de bosques a cultivos agrícolas en algunos tipos de suelo y
para algunas zonas del país; por otro lado, advierte los rangos de los montos compensatorios anuales
requeridos para mantener un MFSR de bosques naturales, dependiendo del tipo de tierras y ubicación
respecto a los mercados de la madera y productos agrícolas. Es decir, para lograr que el MFSR sea igual
de competitivo que el cultivo de la piña, el MA total a compensar sería de ¢274 703/ha/año,
¢108 462/ha/año para el cultivo de banano y ¢34 646/ha/año para la ganadería.
Todos estos valores están calculados asumiendo que los cultivos se han establecido en terrenos
provenientes de la conversión de bosques, donde se consideró dentro del valor de cultivo, el ingreso por
la liquidación del bosque para financiar el cambio de uso del suelo. Debido a que el precio de la tierra
depende de la capacidad de uso y de la ubicación del terreno con respecto a los mercados, también se
puede calcular un MA que compense por la diferencia entre el valor calculado del bosque, con el precio
de la tierra con bosques (PB).
Debido a que el PB máximo considerado es de ¢3 millones, solo se hace el análisis del MA para considerar
la diferencia entre el precio de la tierra con bosque y el valor calculado para la ganadería, ya que los
cultivos de la piña y el banano tienen VET provenientes de bosques muy superiores a los precios de la
tierra con bosques, ¢8 274 324/ha vrs. ¢3 205 874 /ha; el VET para ganadería proveniente de terrenos con
bosques es de ¢955 316/ha. En este caso, sí es posible calcular un MA que muestra la diferencia entre el
uso de la tierra inmediatamente más rentable al bosque (ganadería) y el precio del bosque de acuerdo a su
capacidad de uso y ubicación respecto a mercados.
En el Cuadro 12 se presenta el MA total calculado a partir de la diferencia con los precios de mercado de
los bosques (PB), el VET que refleja la rentabilidad de la ganadería a partir de la conversión de bosques y
los factores endógenos. Este MA representa la diferencia adicional del valor de la tierra más allá de la
30
rentabilidad del uso de la tierra alternativo; es decir, este valor adicional considera otros valores asociados
a la tierra (topografía) y/o su ubicación respecto del mercado. Puede observarse que la diferencia entre el
VET de la ganadería y el PB es mayor conforme las tierras tienen mejores condiciones productivas y/o
acceso, hasta llegar al precio máximo reportado de ¢3 mill/ha. Esto significa que los montos a compensar
por concepto de mercado de tierras con bosque se incrementan con el MA.
Cuadro 12. Cálculo de un monto anual total considerando la pérdida de valor del bosque bajo MFSR
Clase de
capacidad
de uso de
la tierra
Distancia
a mercado
(km)
Precio del
bosque (¢/ha)
Diferencia
entre VET de
ganadería y
precio de la
tierra (¢/ha)
MA por
diferencia de
productividad
/ acceso a
mercado
(¢/ha/año)
MA por
diferencia de
factores
endógenos*
(¢/ha/año)
MA por
diferencia entre
VB-MFSNR y uso
alternativo de la
tierra
(¢/ha/año)
MA total**
(¢/ha/año)
A
B
C=(B-¢955
316/ha)
D
E
F
G
IV-V
<30
3 000 000
2 044 684
67 064
28 994
5651
101 710
IV-V
<75
2 600 000
1 644 684
53 944
28 994
5651
88 590
VI
<30
2 200 000
1 244 684
40 825
28 994
5651
75 470
VI
<75
1 800 000
844 684
27 705
28 994
5651
62 351
VI-VII
<30
1 400 000
444 684
14 585
28 994
5651
49 231
VI-VII
<75
1 000 000
44 684
1466
28 994
N/A
30 460
VII-VIII
<100
600 000
N/A
N/A
28 994
N/A
-11 654
VIII
<75
400 000
N/A
N/A
N/A
N/A
0
*Regulaciones de manejo, costos de transacción e intermediación.
**Competitividad con ganadería, regulaciones y restricciones, uso alternativo de la tierra y ubicación/productividad.
Debido a que la ganadería es una de las principales actividades que se desarrolla en suelos de clase
IV hasta VII, se puede considerar que los propietarios de bosque en zonas ganaderas tienen un costo
de oportunidad, en donde el PB supera el VET de la ganadería proveniente de la conversión de
bosques (¢955 316/ha); este VET ya se contempla como un costo de oportunidad del uso alternativo
inmediato, representado por un MA de ¢5651/ha (columna F).
Por ubicación y topografía, los PB oscilan entre uno y tres millones, y permiten calcular los valores
diferenciales entre el VET de la ganadería y el precio de la tierra. A partir de estos MA, se calculan
los MA para cada PB (columna D). Si se toma en cuenta que esos bosques serán manejados bajo
condiciones de sobre-regulación y altos costos de transacción y con la intermediación de los
madereros, el MA por ese concepto es de ¢28 994/ha/año (columna E).
Finalmente, si se toman en cuenta los tres tipos de MA (1-diferencia de productividad/ ubicación; 2-
regulaciones de manejo, costos de transacción e intermediación y 3- valor anualizado por diferencia
31
entre el VB-MFSNR y el uso alternativo de la tierra), se obtienen MA totales por pérdida de
competitividad que varían entre ¢28 994/ha/año a ¢101 710/ha/año para bosques con precios
superiores al VET de la ganadería (¢955 316/ha).
En terrenos clase VIII donde el PB es menor al VET ganadero, el MA de productividad y ubicación
no se calcula porque el VB es mejor que el PB y porque son tierras de aptitud forestal de conservación;
además, no se tiene costo de oportunidad de un uso alternativo. Es por eso que solo se calcula un MA
por pérdida de competitividad por factores endógenos al MFS. En terrenos con bosques no
productores, con PB menor o igual a ¢400 000/ha de clase VII y sin costo de oportunidad, el MA es
igual a cero.
2.4 Análisis de los resultados
El manejo forestal sostenible implica una serie de regulaciones técnicas y normativas, que tienen como fin
mantener el funcionamiento del bosque a largo plazo como productor de bienes y servicios para la
sociedad. Tales regulaciones y normativas son consideradas como factores endógenos al MFS.
Actualmente, existe una gran cantidad de bosques que han sido manejados con base en esas regulaciones
técnicas y se encuentran próximos a cumplir el ciclo de corta mínimo establecido por ley. Debido a esta
problemática, en este estudio se analiza el VB del manejo policíclico de BN de bajura, considerando el
volumen que el bosque recupera entre una corta a otra.
Se pudo probar que el VB es afectado en gran medida por las regulaciones de MFS, costos de transacción
e intermediación de la madera. Por esa razón, es necesario analizar con detenimiento cada una de las
regulaciones que pesa sobre su valor, para así hacer propuestas de instrumentos de política que beneficien
a los bosques naturales como actividad económica, sin afectar la integridad ecológica funcional del bosque
en el tiempo.
Algunos análisis económicos de competitividad del manejo forestal con respecto a otros usos de la tierra
concluyen que el MFS no es financieramente competitivo con otros usos de la tierra (Kishor y Constantino
1993) y, por ello, los propietarios de bosques prefieren convertir sus bosques a potreros o plantaciones
forestales.
Nieuwenhuyse et al. (2000), en otro estudio sobre competitividad del manejo de bosque, señalan que las
plantaciones de teca y melina son inversiones atractivas, pero que el manejo del bosque natural no lo es.
Para alcanzar niveles atractivos de competitividad, el precio de la madera debiera subir en un 440%, sobre
el ¢ 32/m3 utilizados como precio de referencia de la madera en 1999.
La intermediación es un factor ajeno a la regulación, pero afecta la rentabilidad, aunque, en este estudio,
la consideramos como un factor endógeno, porque el dueño del bosque tiene la potestad de prescindir de
este ‘servicio’.
A diferencia de otras actividades productivas, en la cadena de comercialización de la madera existen
intermediarios que inician actividades desde antes de la cosecha, mediante el apoyo para conseguir los
permisos de corta y la elaboración de los estudios. Los intermediarios forestales acumulan gran
cantidad de la riqueza producida sin compromiso alguno con el recurso forestal. Esta situación no se
presenta en otras actividades productivas, donde el productor y el comercializador del producto
generalmente son una misma persona o empresa, por lo menos hasta el mercado de mayoreo.
32
En el caso del manejo del BN, el propietario generalmente es quien obtiene la menor ganancia, ya que en
la cadena de comercialización entran varios actores: el maderero, el intermediario y la industria, y cada
uno de ellos acumula una gran porción de la riqueza generada por la venta de la madera. Si los propietarios
de bosque lograsen comercializar la madera, se reducirían los efectos de intermediación y la rentabilidad
del manejo aumentaría considerablemente, como lo ha probado Fundecor con la implementación de las
subastas madereras que han aumentado el precio de la madera en pie entre 70-100%.
Los costos de transacción -o acceso legal al recurso - son un rubro que disminuye el VB (Cuadro 7). No
obstante, este es un medio de control con el cual las autoridades del Estado tratan de asegurar que el
manejo del recurso se realice bajo los criterios de sostenibilidad para mantener la integridad del bosque y
la producción de servicios ambientales, y garantizar la legalidad y gobernabilidad del sector forestal. Los
costos de transacción son muy altos -especialmente el costo de oportunidad de la burocracia lo cual
sugiere casi una veda administrativa que limita significativamente el acceso al uso legal del BN; además
de costosos, los trámites se extienden por muchos meses.
La restricción de corta de especies poco frecuentes o en peligro de extinción comercial también reduce en
gran medida el VB bajo MFS. Para compensar esta pérdida de rentabilidad, se deberían crear mecanismos
financieros de compensación para la protección de árboles en peligro de extinción a través del PSA
por protección a la biodiversidad. Por otro lado, la regulación de los CC mínimos afecta la rentabilidad
del manejo, debido a que el costo de oportunidad del capital invertido aumenta cuanto mayor es el tiempo
que se debe esperar para recuperar la inversión.
En la condición de MFSNR, el CC óptimo es de diez años, según los cálculos realizados con base en el
volumen de corta permisible; no obstante, la ley establece un CC no menor a 15 años (Ley Forestal
n°. 7575 1996). Para compensar la pérdida de rentabilidad causada por esta regulación, se podría ajustar
el PSA para compensar por el cambio del CC óptimo de 10 a 15 años.
Disminuir la IA es una regulación que causa un efecto negativo, no solo de la rentabilidad, sino de la
productividad del bosque. Los bosques intervenidos con mayor intensidad producen mayor volumen de
corta permisible al final del CC (Figura 1). Una menor cantidad de volumen de corta permisible en el
momento que se alcanza el CC genera un menor ingreso y, en consecuencia, una menor rentabilidad del
manejo. Ordoñez et al. (2006) sugieren que bosques intervenidos por debajo de 10 m3 no deben ser
monitoreados ecológicamente, pues esa intensidad no causa impactos que afecten la biodiversidad y las
funciones del bosque. Esto sugiere que el bosque podría ser intervenido con IA mayores a las sugeridas
por los estándares de MFS.
La conservación de las zonas con pendientes altas y zonas de protección por recarga acuífera y riveras de
los ríos son muy importantes para mantener la producción de servicios ambientales, como conservación
de suelos, aguas y protección de biodiversidad. Sin embargo, estos parámetros de protección no se
definieron con bases científicas; el porcentaje de área dedicada a estos fines limita el aprovechamiento de
árboles debido a la reducción de las áreas efectivas de manejo.
Según un muestreo de planes de manejo de bosque natural en la zona Norte-Atlántica de Costa Rica, las
ZP abarcan un rango de 35-40% del área de bosque. Esta situación genera otra fuente de pérdida del
VB; de nuevo, es necesario crear un medio de compensación para los propietarios de bosque que tienen
que cumplir con estas regulaciones para acceder de forma legal a su recurso. El PSA por conservación de
33
la biodiversidad y protección hídrica es un mecanismo que puede compensar la pérdida de rentabilidad
causada por la legislación.
Otra posibilidad es ajustar la definición de zonas de protección, o permitir el aprovechamiento en estas
zonas con base en un código de prácticas que minimice el impacto sobre zonas frágiles. A todo esto, el
conjunto de regulaciones de manejo parecen ser excesivas debido a que tienen un efecto negativo
sobre la sostenibilidad económica de la actividad. No hay evidencias de deterioro de los bosques por la
aplicación de los estándares de MFS, aunque sí por los abusos a estas normas, posiblemente motivados
por las escasas posibilidades de percibir un beneficio económico bajo el presente sistema de
administración y manejo. Es necesario buscar un punto de equilibrio entre los criterios ambientales y
económicos.
Al analizar los principales factores que afectan la rentabilidad (análisis de sensibilidad, Cuadro 10) se pudo
comprobar que aún bajo las condiciones más favorables de inversión (aumento de precio de la madera y
menor costo de intermediación), el manejo de bosques con las condiciones de restricción y limitación al
MFS no tiene ningún efecto significativo que mejore la rentabilidad en términos de valor del bosque. El
manejo de bosque natural representa una actividad poco competitiva, como alternativa de uso del
suelo, debido a las restricciones y regulaciones que sufre.
Este estudio también abordó la problemática de la competencia de otras opciones de uso de la tierra, que
crean presión sobre el bosque natural. Se percibe entre los propietarios de bosques, que el manejo de BN
no es rentable con respecto a otros usos competitivos de la tierra, como piña, banano y ganadería. Tanto
la piña como el banano presentan VET mayores que el VB del MFS, aun considerando un escenario
completamente libre de regulaciones que afectan la rentabilidad del bosque. Solo la ganadería es menos
rentable en ese escenario. Esta situación permite comprender por qué se está dando un proceso paulatino
de cambio de uso del suelo, muchas veces mediante tala ilegal.
Al comparar el VET de los cultivos con el VET del bosque, se encontraron grandes diferencias de falta de
competitividad del bosque frente a los cultivos alternativos. El monto anual (MA) derivado de la diferencia
del VB respecto al VET de los cultivos es muy alto, en especial en el caso de la piña: para igualarla en
competitividad, el manejo de bosque natural con regulación directa necesitaría un ingreso anual
equivalente a ¢274 703/ha/año. Este monto es nueve veces mayor que el PSA que se paga actualmente.
Situación similar ocurre con el cultivo de banano, donde el MA total es también muy alto
(¢108 462/ha/año); para la ganadería, la situación es diferente ya que el MA total alcanza un valor de
¢34 646/ha/año. Con estos resultados se podría decir que la estrategia de compensación al manejo de
bosque se debe centrar en suelos con capacidad de uso IV-VII usados principalmente para ganadería, ya
que en suelos con capacidad de uso apta para piña o banano se hace muy difícil obtener los fondos
necesarios para pagar el MA que permita preservar el bosque como uso competitivo de la tierra de forma
sostenible.
Una forma de hacer más competitivo el bosque ante esos cultivos es el establecimiento de regulaciones
que afecten la rentabilidad de esas actividades agrícolas en la misma medida que al bosque; es
decir, se debería imponer el respeto a las zonas de protección y exigir certificados de no cambio de uso
de la tierra para poder exportar los productos.
34
2.5 Conclusiones
El manejo del bosque natural no es rentable. Aún sin regulaciones directas, ni costos de
transacción e intermediación, su rentabilidad es marginal.
Las regulaciones y restricciones al manejo de bosque natural son excesivas y hacen que la
rentabilidad disminuya considerablemente. Como uso de la tierra, el bosque no es una actividad
competitiva; dicha percepción explica por qué los propietarios de bosques talan ilegalmente los
árboles y convierten sus bosques a actividades agropecuarias más rentables.
Los montos anuales por pérdida de competitividad del bosque con respecto al cultivo de la piña
y banano son muy altos. El pago compensatorio a bosques ubicados en suelos con aptitud para el
desarrollo de esos cultivos, con el objeto de protegerlos, es materialmente imposible.
El monto anual por pérdida de competitividad con la ganadería y regulaciones directas, costos de
transacción e intermediación del bosque pudiera ser manejable. Otra pérdida adicional del VB
respecto al precio del bosque, considerando su ubicación y capacidad de uso, es que pudiera
enfrentarse a terrenos de aptitud forestal, pero algo alejados de los mercados.
3. El bosque natural como un uso
competitivo de la tierra en Costa Rica
Instrumentos de política económica
Revisión de
estándares para
el MFS de bosque
natural
Lección aprendida
Las regulaciones del manejo forestal sostenible (Principios, criterios e indicadores
(PCI) para el manejo de bosques), cuando han sido bien aplicadas, no solo han
garantizado la integridad ecológica de los bosques naturales bajo manejo, sino que
los monitoreos ecológicos y las parcelas permanentes no han evidenciado signos de
alteración en estructura y composición florística para el nivel de aprovechamiento
que se practica en Costa Rica.
El uso de estos estándares, por otro lado, no permite que el MFS sea sostenible como
actividad económica, debido a que elevan los costos de manejo y aprovechamiento
y reducen el margen de ingresos al reducirse el área aprovechable.
Con el fin de mantener la integridad ecológica que beneficie a la sociedad, y que a
la vez se garantice una mayor rentabilidad como beneficio para el dueño del bosque
natural, se deben reducir los costos del MFS mediante la simplificación de los
trámites y mejorar la comercialización de los productos forestales, limitar el ámbito
de acción del intermediario y mejorar el ingreso con una mayor intensidad de
aprovechamiento, basada en las experiencias e investigaciones sobre recuperación
de los bosques según intensidad de corta.
35
Recomendaciones
Se recomienda una revisión de los estándares de manejo forestal sostenible a la luz
de las investigaciones, experiencias y tratamiento de los bosques, no solo con las
primeras cosechas, sino aquellos que están próximos a una segunda cosecha. Se
requiere de estándares que vayan más allá de la regulación del aprovechamiento
forestal, que permitan internalizar el concepto de MFS y la dinámica del bosque a
lo largo de un ciclo de corta.
Por otro lado, los estándares de manejo deben tener herramientas específicas para
cada actor responsable del MFS; es decir, una herramienta para el actor encargado
de medir la integridad ecológica de los bosques bajo manejo, desde la perspectiva
de la sociedad; otro instrumento que traduzca los estándares de MFS en un código
de prácticas silviculturales y manejo del bosque como uso competitivo de la tierra.
La idea es que este código de prácticas sea implementado por el ingeniero forestal,
el dueño del bosque y los responsables del aprovechamiento y tratamientos
forestales. Este código debe definir el campo de acción de los actores con intereses
privados de MFS, para que se garantice la integridad ecológica de los bosques y, a
la vez, se permita una actividad económica viable. El tercer instrumento es el manual
de procedimientos para los oficiales de la AFE, como un conjunto de verificadores
necesarios para aprobar un plan de manejo y otorgar un permiso de aprovechamiento
de un plan operativo de la forma más eficiente posible, tanto para la AFE como para
el administrado, dentro del contexto del catastro forestal.
Esta propuesta de estándares de MFS de bosque natural debe garantizar la
sostenibilidad ambiental y la integridad ecológica del ecosistema bajo manejo, debe
permitir una intervención que garantice que la actividad privada sea rentable, y debe
efectuarse dentro de un marco de legalidad y gobernanza. Además, debe basarse en
los conocimientos adquiridos con investigaciones recientes (los últimos 20 años) y
garantizar que su aplicación correcta minimice el impacto sobre el ecosistema
forestal.
En el contexto de aplicación de los estándares de MFS sería redundante realizar un
estudio de impacto ambiental ya que el plan general y el POA, así como las
recomendaciones del código de prácticas, regulan las actividades de manejo para
que sus impactos estén dentro de los parámetros aceptables, que garanticen la
sostenibilidad del bosque como ecosistema.
Otras regulaciones, como las vedas sobre especies, no deberían aplicarse en el
contexto del MFS de bosques naturales, porque los estándares consideran ya una
veda para cualquier especie poco abundante. La veda debería servir para proteger
árboles de estas especies fuera del bosque.
36
A continuación se describen los tres instrumentos que podrían formar parte del
estándar de MFS de bosque natural:
Estándar de sostenibilidad.- Con base en una serie de PCI, esta herramienta
define la condición mínima que debe tener un bosque natural bajo manejo
policíclico en cualquier momento del ciclo productivo, tanto pre- como
postcosecha. Los parámetros establecidos en el estándar de sostenibilidad
definen la condición mínima del vuelo forestal, de manera que se garantice el
crecimiento y mantenimiento de la dinámica del bosque a largo plazo.
Los estándares de sostenibilidad se utilizan para hacer una evaluación del
bosque y decidir si reúne las condiciones de sostenibilidad y si está en
condiciones de ser aprovechado.
Esta herramienta sirve no solo para diagnosticar y apoyar el manejo, sino
también para realizar los monitoreos y auditorías por parte de la AFE y la
sociedad. El estándar de sostenibilidad es una herramienta para evaluar el
bosque desde el punto de vista del interés de la sociedad, la cual
independientemente de que se haga manejo o no, requiere que el bosque
mantenga una condición mínima que le permita seguir brindando servicios
ecosistémicos (uso ambiental del bosque).
Para que la aplicación del estándar de sostenibilidad sea efectiva y cumpla
objetivamente con su rol de evaluar la condición del bosque (y también para
ver si ese bosque se puede intervenir o no), debe ser hecha por un auditor
forestal escogido y pagado directamente por la AFE y afiliado a un colegio de
auditores; dicho colegio debe estar adscrito al Minaet.
Cuando el interés es evaluar si el bosque puede ser sujeto de un nuevo
aprovechamiento, el auditor debe ser pagado por el usuario forestal mediante
un depósito a la cuenta del Colegio de Auditores, el cual asigna a un auditor
de forma aleatoria. Las auditorías forestales deben ser pagadas por el ente
interesado, ya sea el Estado o cualquier organización o persona. El auditor
forestal no puede, de manera alguna, ser el ingeniero o regente forestal del
bosque en cuestión.
Código de prácticas.- Una vez que el bosque ha sido evaluado con el estándar
de sostenibilidad y se ha determinado que es apto para aprovechamiento, se
aplica el código de prácticas para planificar y ejecutar el manejo y la cosecha.
Este código también responde a los lineamientos de los PCI de sostenibilidad,
pero enfocado en los temas de manejo, silvicultura y aprovechamiento forestal.
Esta organización permite que tanto los estándares de sostenibilidad, como el
código de prácticas, sean herramientas compatibles y complementarias.
El código de prácticas es un manual de manejo y aprovechamiento forestal
escrito bajo el marco de los PCI definidos en el estándar de sostenibilidad. Esta
herramienta conceptualiza el manejo forestal policíclico de bosques como
actividad productiva, que obedece a un interés privado del bosque como
inversión y uso competitivo de la tierra, pero que debe garantizar la integridad
del ecosistema (uso económico del bosque).
El código de prácticas define el campo de acción de los ingenieros y regentes
forestales, dueños de bosques y otros actores responsables del
37
aprovechamiento forestal (maderero, sierrero, tractorista, transportista, etc.).
La aplicación de las actividades definidas en el código de prácticas es
financiada por los usuarios forestales.
Manual de procedimientos.- El manual de procedimientos es una herramienta
administrativa construida con una serie de indicadores y verificadores que le
permiten a la AFE corroborar que el plan de manejo y el plan operativo del
aprovechamiento ha sido elaborado con base en los estándares de
sostenibilidad y los códigos de prácticas, para aprobar el plan de manejo y
otorgar el permiso de aprovechamiento forestal. Para que esta herramienta sea
eficiente, la AFE debe diferenciar las funciones administrativas y de control.
La aprobación administrativa de un plan de manejo debe evaluar si los
documentos cumplen con los requisitos de ley. La función de control debe ser
un departamento aparte, ya que tiene la potestad de controlar el plan de manejo
desde su presentación a la AFE para aprobación y en cualquier etapa del
aprovechamiento o momento del ciclo de corta. El control no es un obstáculo
para la aprobación de un permiso; es, más bien, una función del Estado que
tiene la potestad de frenar el trámite administrativo o el aprovechamiento en
cualquier momento de su ejecución.
El manual de procedimientos es una herramienta de interés institucional que
permite mantener un estado de legalidad y gobernabilidad dentro del sector
forestal; además, define claramente el campo de acción y los alcances de los
oficiales de la AFE, Policía, Auditoría y Poder Judicial. La idea es que se
minimice al máximo la discrecionalidad y las posibilidades de corrupción. La
aplicación de esta herramienta es financiada por el Estado.
Incentivos que
compensen las
restricciones
Lección aprendida
El PSA por el manejo de bosque natural es un mecanismo financiero
conceptualmente muy sólido. En teoría, con la aplicación de los estándares de MFS,
el dueño de bosque se ve afectado por un incremento en los costos de producción y
la reducción de sus ingresos por mantener la integridad ecológica del ecosistema,
para que este pueda brindar servicios ambientales a la sociedad; por eso, la sociedad
le hace un pago a cambio de esos servicios.
Actualmente, el monto está basado en cálculos sobre el costo de oportunidad del uso
alternativo. Sin embargo, la aplicación del PSA para manejo fue poco creativa y se
administró de la misma forma que el Certificado de Abono Forestal para Manejo
del Bosque Natural (CAFMA); los pagos se hacían en el año del aprovechamiento
forestal, el cual es un mal momento porque es allí cuando el propietario recibe un
ingreso fuerte por la venta de la madera y, simultáneamente, se hace visible el
impacto del aprovechamiento en el bosque. No era coherente recibir pagos por un
servicio ambiental precisamente en el momento en que el beneficio para la sociedad
era mínimo.
38
Recomendaciones
El PSA por manejo del bosque debiera asignarse de la misma forma que el PSA de
protección -solo durante los años en que el bosque natural brinda el servicio a la
sociedad (uno a dos años después del aprovechamiento y hasta un año antes del
aprovechamiento). Para bosques bajo manejo se deberían hacer contratos de PSA
que abarquen la totalidad del ciclo de corta y se especifiquen los años en que no se
hacen pagos por aprovechamientos o tratamientos silviculturales.
Sería ideal ajustar el PSA por tipo de bosque, ubicación y servicio, de tal manera
que los ecosistemas de alto valor para la conservación reciban un premium
adicional; igualmente, se puede pagar más por bosques ubicados en zonas de recarga
acuífera, corredores biológicos y zonas de belleza escénica o con especies forestales
comerciales escasas o en vías de extinción. Por el contrario, el pago debiera
reducirse en bosques no productivos, o sin posibilidades de cambio de uso por estar
en lugares distantes o terrenos muy quebrados o inundables.
Se deben considerar otros incentivos que compensen las restricciones de manejo y
los costos de acceso a la legalidad, entre ellos:
la exoneración del impuesto territorial y/o renta.
que la AFE asuma algunos costos, como la evaluación del bosque.
que el impuesto forestal no sea transferido al dueño de bosque. Esto se puede
lograr mediante el apoyo a la comercialización con mecanismos financieros
como subastas y compra de cosecha futura.
El financiamiento del plan de manejo.
Catastro forestal
Lección aprendida
La prohibición del cambio de uso de la tierra crea una afectación a los poseedores
de bosques. La legislación pretende definir el activo bosque como la unión
indivisible de la tierra y el ecosistema. Sin embargo, esta prohibición no contempla
la definición del bosque como capital a nivel del Registro de la Propiedad. No
existen beneficios reales para usar y mantener el bosque; es por eso que muchos
dueños lo eliminan de forma clandestina para dedicar la tierra a usos que prometen
mejores ingresos y flujos de caja y hacen que los terrenos sean más atractivos como
bienes de capital en el mercado de tierras y de capitales.
Recomendaciones
El bosque como ecosistema y como uso de la tierra requiere de un régimen de
protección al recurso y apoyo y promoción como inversión privada. Es necesario
implementar un catastro forestal, el cual fue creado por la Ley Forestal 7575
(1996), que funcione como un registro especial de control en el Sinac, que esté
reconocido por el registro público de la propiedad como un tipo de bienes
inmuebles, y que le permita gozar de un paquete de incentivos como bien de capital
39
(exoneración de impuestos, líneas de crédito con tasa de interés más reducida,
pignoración eficiente de bosques, seguros y priorización de los PSA, trámites
expeditos, apoyo a comercialización, control, etc.).
Cambios
estructurales en
la legislación
forestal
Especies vedadas
Lección aprendida
Para que las vedas de especies forestales sean aceptadas por la sociedad -y en
especial por los dueños de los bosques- deben basarse en un dictamen con
fundamento científico y objetivo que demuestre que una especie está amenazada;
además, debe darse un proceso participativo para considerar los impactos y costos
de esta medida. En respuesta, se deben establecer medidas de compensación para
los que tienen que asumir estos costos.
Este proceso debe enmarcarse dentro de un compromiso político serio para elaborar
políticas forestales que garanticen la sostenibilidad del manejo y una estabilidad a
largo plazo. La veda como mecanismo de política económica no es consistente con
el concepto de PSA.
La veda limita el uso de un recurso que a la sociedad le interesa conservar, pero no
reconoce al manejo como una herramienta de conservación. Si no se invierte en
medidas fuertes de control, la veda no llevaría a un control de lo que se está
protegiendo, aumenta los precios y el tráfico ilegal.
El PSA reconoce y paga por los servicios ambientales escasos que están bajo la
tutela de los propietarios de bosques. Para que este pago se efectúe, usualmente se
hace un inventario de los recursos que se están protegiendo y se compensa al dueño
por renunciar al uso alternativo que tenía el recurso si se hubiese aprovechado.
Recomendaciones
La veda de especies forestales podría tener una aplicación como instrumento para
desincentivar usos no sostenibles del recurso; es decir, que el decreto de especies
vedadas podría aplicarse exclusivamente a árboles fuera de bosques, con el fin de
desincentivar el cambio de uso y aumentar los costos de aprovechamiento de árboles
de fuentes no sostenibles. En bosques naturales bajo manejo no hace falta una veda
forestal porque los estándares de manejo ya consideran una veda relativa para todas
las especies escasas en el bosque.
Otra recomendación que podría servir de incentivo para el funcionamiento de un
catastro forestal es que las vedas forestales no apliquen a las fincas inscritas en ese
catastro.
40
La mejor forma de proteger una especie forestal comercial en vías de extinción es
crear un premium como parte del PSA de protección de bosques, con el objetivo de
tener a nivel nacional una base de árboles de cada una de las especies a proteger;
además, se debe financiar investigación para la comercialización de semillas,
protocolos de producción de plántulas y promover la reforestación o el
enriquecimiento de bosques con estas especies. De esta forma estaremos creando
una nueva demanda por este recurso, en términos de investigación y venta de
material genético y semillas.
Zonas de protección
Lección aprendida
La ley forestal define una zona de protección como un área donde no es permitido
cortar árboles. Esta norma solo afecta a la actividad forestal, ya que sí se permiten
actividades productivas y cosecha de productos con otros usos de la tierra.
Para el uso forestal, el área efectiva de manejo es de alrededor del 65%, mientras
que para la agricultura es de 85-90%, especialmente si en las zonas de protección ya
no existen árboles. De hecho, se le da mantenimiento a las zonas de protección para
evitar que crezcan árboles y no perder el uso productivo. El escaso control de la
AFE hace que se sigan cortando árboles en zonas agrícolas.
En la actividad forestal, la zona de protección no es un terreno útil para la inversión,
porque no se tiene la certeza de que se pueda aprovechar el producto en el futuro.
Recomendaciones
La regulación de zonas de protección debe aplicarse a todos los usos de la tierra
por igual.
La zona de protección debe definirse como un área donde se mantenga la
cobertura vegetal con el fin de conservar suelos y aguas. Con esta medida se
limitaría la producción agropecuaria u urbana en zonas de protección, pero se
fomentarían los usos forestales.
Una vez definida una zona de protección (como un área de cobertura obligada a
lo largo de los cauces), la ley forestal puede regular la forma en que se manejen
y aprovechen los recursos forestales. Se podría, entonces, definir un código de
prácticas para zonas ribereñas y de protección que incluya aspectos como el
manejo y aprovechamiento de recursos no maderables, la corta selectiva si la
zona de protección pertenece a un bosque más grande, la ubicación de áreas
donde no se debe permitir la corta de árboles. Este código de prácticas normaría
también la forma en que se hacen los cruces de caminos y se construye
infraestructura.
Esta medida traería un cambio fuerte de la calidad ambiental a nivel de paisaje
y sería un gran paso para el ordenamiento territorial del país.
41
Determinar criterios técnicos (geomorfológicos e hidrológicos) para definir una
zona de protección con base en las características del terreno, tipo y orden del
cauce, ubicación en la cuenca, caudal, etc.
Crear un sistema de penas y desincentivos (multa o tasa adicional al impuesto
territorial) para los propietarios de inmuebles que no respetan las zonas de
protección.
Sector financiero
Lección aprendida
El Plan Nacional de Desarrollo Forestal 2001-2010 establece que para los terrenos
con capacidad de uso forestal productivo, con o sin bosque, se debe promover el
manejo del bosque o de plantaciones forestales según sea el caso. La Ley Forestal
(arts. 25 y 32) define el bosque, las plantaciones forestales y el árbol como bien de
capital para respaldar préstamos hipotecarios y prendarios en el sistema bancario
nacional (Gobierno de Costa Rica 1996). Sin embargo, no se han creado los
incentivos a las instituciones financieras para que apalanquen sistemas de crédito,
no solo para el sector productivo forestal, sino para utilizar los activos forestales
como garantía para otro tipo de créditos.
Existe un desconocimiento generalizado para valorar y manejar el riesgo de las
inversiones forestales. Fundecor ha introducido un mecanismo financiero de compra
a futuro de madera proveniente de plantaciones forestales, el cual se apoya en esta
normativa. Ya ha logrado que el Registro Nacional permita anotaciones a los
inmuebles que han pignorado el vuelo forestal; sin embargo, el ejercicio, aunque
exitoso, ha quedado relegado a nivel de proyecto.
Recomendaciones
Normar el catastro forestal como un instrumento formal que permita, por un
lado, ubicar y evaluar los bosques y plantaciones forestales bajo manejo y, por
otro, respaldar los bosques como bienes de capital que forman parte de una base
forestal estable para respaldar una producción constante de madera, permitir a
los bancos contar con estos recursos como bienes de capital, y garantizar
créditos hipotecarios y prendarios.
Se debe crear un sistema de incentivos a los bancos y aseguradoras (o un mandato
claro que modifique la normativa en el caso de las instituciones estatales) para
que se desarrollen productos de crédito y seguro que apoyen a las inversiones
forestales como uso competitivo de la tierra.
Competencia leal
con otros usos de
la tierra
Lección aprendida
En Costa Rica, los usos agropecuarios tienen un respaldo institucional fuerte del
MAG y otras instituciones autónomas en sanidad, comercialización y acopio de
productos. La agricultura recibe un apoyo consolidado del sistema bancario nacional
y del Instituto Nacional de Seguros (INS) en seguros para cosechas; además, recibe
un apoyo organizativo que ha permitido el surgimiento de grandes compañías y
42
cooperativas productivas que han logrado dar valor agregado y comercializar
productos. Los sistemas productivos agropecuarios no tienen costos de transacción
para el aprovechamiento de sus productos, ni intermediarios, ni regulaciones para el
manejo, y muchos de ellos ni siquiera respetan las zonas de protección.
En el caso del sector forestal, el Sinac-Minaet tiene un rol mucho más regulador y
controlador que promotor y no brinda servicios de extensión. Entre los actores del
sector forestal con frecuencia hay conflictos por el uso del recurso; por un lado están
los industriales, madereros e intermediarios, y por el otro, los propietarios del
recurso. Unos buscan el abastecimiento con materia prima barata y sin tener que
pagar impuesto forestal; los dueños del recurso quieren incentivos para producir
madera y mejores condiciones de acceso a mercados. Asimismo, como se ha
expuesto en este trabajo, el productor forestal está sujeto a altos costos de
transacción y regulaciones de manejo.
Recomendaciones
Aplicación de restricciones ambientales a todos los usos de la tierra por igual,
para que todos cuenten con la misma área efectiva de producción.
Si se mantiene la prohibición de cambio de uso de la tierra, se debe crear una
sanción penal y civil (económica) por cambio de uso de la tierra. Este puede ser
un ‘certificado de reposición de recurso’ que Fonafifo cobre por disposición
judicial o administrativa. Se debe pensar en una compensación o incentivo para
los propietarios de bosques que tienen un alto costo de oportunidad en
actividades más productivas.
Aplicar el ‘certificado de origen’ para exportación de productos agropecuarios,
el cual certifique que estos no provienen de cambio de uso de la tierra. Todos
los productos agropecuarios y forestales provenientes del cambio de uso de la
tierra deben tener el mismo estado de ilegalidad14.
Mercados
competitivos
Lección aprendida
Los altos costos de acceso a la legalidad, una veda administrativa que reduce las
posibilidades de tener un plan de manejo aprobado y la reducción de los bosques
mantienen la oferta de madera proveniente del bosque en niveles bastante bajos;
esto hace que no se puedan crear mercados competitivos para la madera y que los
mecanismos financieros y de apoyo a la comercialización (como las subastas), no
alcancen escalas adecuadas de funcionamiento.
14
Las políticas FLEGT de la Comunidad Europea pretenden frenar la entrada en Europa de productos forestales ilegales. Para el
caso de Costa Rica, en esta categoría deben incluirse todos los productos agropecuarios que provengan de cambio de uso de la
tierra.
43
Recomendaciones
Reducción de los costos de acceso a la legalidad; creación de un manual de
procedimientos que evite la discrecionalidad y permita un manejo eficiente de
las solicitudes de aprobación de planes de manejo.
Creación de un mecanismo de financiamiento y apoyo a la comercialización de
madera (subastas, venta de madera por adelantado), a través del Fonafifo y la
Cámara de Comercialización Forestal (CNF).
Ofrecer a los dueños de bosques un sistema de información de mercados, a
través de la Oficina Nacional Forestal (ONF).
Crear programas que permitan la organización e integración de unidades de
manejo de bosques en sistemas de producción forestal a nivel regional y con la
participación de la industria. Esto permitirá a los dueños de parches de bosques
sentirse parte de una base forestal que les puede brindar beneficios constantes.
Se debe incentivar una industria forestal comprometida con el recurso forestal;
para esto se requiere de un plan de negocios que integre a los dueños de bosques
y les permita ser parte de una corporación o cooperativa de productores de
madera.
Disminuir el apoyo a las industrias forestales en zonas de frontera agrícola (sin
inversiones en bosques, ni plantaciones), e incentivarlos a entrar en un programa
de comercio justo y compra de madera por adelantado.
Crear un sistema de controles cruzados (mínimos) para la cadena de
comercialización de la madera, desde el bosque hasta la industria y los
depósitos.
44
Literatura citada
Decreto n.° 30763, 2002. Principios, criterios e indicadores (PCI) de manejo sostenible para bosque
natural. Diario Oficial La Gaceta. Costa Rica. 9 Oct.
Fonafifo (Fondo Nacional de Financiamiento Forestal). 2005. Monto 2005 (colones)/ modalidad y su
respectivo porcentaje de pago/año (en línea, sitio web). Consultado 5, Feb. 2005. Disponible
en http://www.fonafifo.com/paginas_espanol/servicios_ambientales/sa_estadisticas.htm
Fundecor (Fundación para el Desarrollo de la Cordillera Volcánica Central). 1995a. Plan de manejo
forestal Finca La Ladrillera S.A. Elaborado por Juan José Jiménez, Edwin Jenkins, Xiomara
Murillo, German Obando y Luis Ángel Aguilar.
Fundecor (Fundación para el Desarrollo de la Cordillera Volcánica Central). 1995b. Plan de manejo
Forestal Finca Rojomaca S.A. Elaborado por Juan José Jiménez, Cornelio Millar y Luis Ángel
Aguilar.
Kishor, NM; Constantino, LF. 1993. Forest Management and Competing Uses: An Economic
Analysis for Costa Rica. S.l. 30 p. The World Bank, Latin American Technical Department,
Environment Division. (LATEN Dissemination Note #7).
Klemperer, WD. 1996. Forest Resource Economics and Finance. Nueva York, Estados Unidos de
América. , McGraw-Hill Inc. 551 p. (Series in Forest Resources).
Ley Forestal n°. 7575. Diario Oficial La Gaceta. Costa Rica. 16 abr. 1996.
Meza, V. 2006. Resultados preliminares: Modelo para la evaluación de la sostenibilidad del manejo
de bosques intervenidos como uso competitivo de la tierra en el trópico húmedo de Costa
Rica. Tesis M.Sc. Turrialba, Costa Rica, CATIE.
Navarro, G; Vieto, R; Bermúdez, G. 2006. Costos de acceso a la legalidad, cadenas y actores de
mercado de la madera legal e ilegal en Costa Rica. Informe de consultoría, Proyecto de
Fortalecimiento Institucional para la Ejecución de la Estrategia Nacional de Control de la
Tala Ilegal de Recursos Forestales en Costa Rica.
Nieuwenhuyse, A; Hengsdijk, H.; Bouman, B.A.M; Schipper, R.A.; Jansen, H.G.P. 2000. Can
Forestry be a Competitive Land Use Option? Model Simulations from Humid Tropical Costa
Rica. Forest Ecology and Management 137:23-40.
Obando, G. día mes 2005. Factores endógenos para el Manejo Forestal Sostenible (entrevista). San
José, Costa Rica, Fundecor.
Ordoñez, Y; Delgado, D; Finegan, B. 2006. Monitoreo ecológico en bosques húmedos tropicales
certificados en la RAAN, Nicaragua; evaluación del impacto ecológico del manejo forestal.
Recursos Naturales y Ambiente 45-46: 66-78 p.
45
Anexos
Anexo 1
Análisis económico del cultivo de la piña
En la actualidad, la piña es uno de los cultivos agrícolas no tradicionales de mayor rentabilidad. El
área dedicada a este cultivo se ha incrementado notablemente en los últimos años, sobre todo en la
Zona Norte del país. En el Cuadro A1.1 se ofrece un análisis de las estructuras de costos e ingresos
del cultivo. El principal costo de la actividad es el establecimiento y mantenimiento del cultivo,
además de la depreciación de los activos de inversión. Por ser una actividad que demanda gran
cantidad de inversión y flujo de capital, son principalmente las empresas transnacionales las que se
dedican a este cultivo. El ciclo completo de producción tarda 27 meses. El ingreso neto del CP de la
piña asciende a ¢5 523 929/ha; sin embargo, es muy susceptible a las variaciones del precio
internacional del producto, el cual fluctúa según la calidad de la piña, que depende de las condiciones
meteorológicas.
Cuadro A1.1 Estructura de costos e ingresos y rentabilidad del cultivo de la piña para un ciclo de producción
de dos cosechas (27 meses), 2005
Concepto
Monto (¢/ha)
Costos
Establecimiento inicial y manejo general (2
cosechas)
11 996 352
Costos de cosecha (2 cosechas)
515 129
Depreciación de activos de inversión (2
cosechas)
518 450
Costos totales (2 cosechas)
13 029 930
Ingresos
Primera cosecha
10 841 036
Segunda cosecha
7 712 823
Ingresos totales (2 cosechas)
18 553 859
Rentabilidad del ciclo de productivo (2,25
años)
5 523 929
46
Valor esperado de la tierra para el cultivo
Con base en el anterior análisis económico del cultivo de la piña, se calculó el VET para esta actividad
productiva a partir de una TMA para la actividad de 13,27% y un ciclo de producción de 2,25 años
(27 meses). El VET fue de ¢7 860 679/ha. Este valor toma en cuenta los costos en mejoras al terreno;
por tanto, representa la VPT limpia para el cultivo de piña. Tomando en cuenta que el precio de la
tierra apta para este cultivo es de ¢6 000 000/ha (terrenos con capacidad de uso II y III), se evidencia
que el cultivo es rentable desde el punto de vista financiero, ya que revaloriza el activo tierra.
Análisis de sensibilidad del cultivo
En el Cuadro A1.2 se muestra la variación del VET según los cambios del precio ( 25%) del producto
y la TMA ( 2%). La piña es un cultivo que tiene gran sensibilidad a las variaciones en el precio de
venta y de la TMA con la que se evalúa. Las actividades de gran rentabilidad son las de mayor riesgo
y ello se refleja en los resultados presentados en el Cuadro. Con el aumento de la TMA o la
disminución del precio, el VET llega a valores donde no es aceptable la inversión, ya que no supera
el precio de la tierra.
Cuadro A1.2. Variación del VET del cultivo de la piña para un CP considerando cambios en el precio del
producto y la TMA
Base
TMA (13,27% 2%)
Precio ($0,45/kg 25%)
15,27%
11,27%
$0,56/kg
$0,33/kg
VET (¢/ha)
7 860 679
5 525 204
11 043 884
22 366 977
-6 645 619
47
Anexo 2
Análisis económico del cultivo del banano
El banano es uno de los cultivos tradicionales de mayor importancia en el país; de hecho, Costa Rica
es el segundo mayor exportador de la fruta. Las áreas dedicadas a este cultivo son muy extensas y la
producción intensiva. En el Cuadro A2.1 se presenta el resumen del análisis de las estructuras de
costos e ingresos del cultivo. Aunque las actividades de mejoras al área y el establecimiento del
cultivo son los principales costos en esta estructura, se presentan como una depreciación del cultivo
en un periodo de 10 años, el cual, coincide con su ciclo de producción a largo plazo. Las labores de
campo anuales incluyen el control de malezas, embolsado de racimos, apuntalado, fertilización,
control de nemátodos y otras actividades. Estas representan el mayor costo, junto con las labores de
cosecha, empaque y transporte a puerto.
Cuadro A2.1. Estructura de costos e ingresos y rentabilidad anual del cultivo de banano, 2005
Concepto
Monto (¢/ha)
Costos
Depreciación del cultivo a 10 años*
230 371
Operaciones de campo
2 305 635
Administración
537 900
Cosecha y proceso industrial de
empaque
2 579 475
Mejoras al terreno, instalaciones,
infraestructura (¢/ha/año)
313 447
Total de costos
5 966 828
Ingreso por venta de cajas de
exportación
6 337 440
Total de ingresos/año
6 337 440
Ingreso neto anual
370 612
* Este rubro representa los costos de establecimiento del cultivo, el cual solo se hace una vez, ya que
posteriormente se maneja el brote de hijos.
Valor esperado por la tierra
Con base en el ingreso neto anual que se obtiene del cultivo del banano, y considerando una TMA de
13,27%, el VET del cultivo es de ¢2 792 229/ha. Este valor toma en cuenta los costos de construcción
de instalaciones y mejoras al terreno para ser dedicado a este cultivo; por tanto, es el valor que
representa la VPT para ser dedicada a esa actividad. El precio de la tierra apta para el cultivo del
48
banano es de ¢3 000 000/ha; entonces, desde el punto de vista de la teoría de inversiones, el cultivo
no es rentable.
Análisis de sensibilidad
El banano, al igual que el cultivo de la piña, es muy susceptible a los cambios en los precios del
mercado internacional y a las variaciones en la tasa de descuento, debido a que se requiere de gran
cantidad de flujo constante de efectivo. En el Cuadro A2.2 se presenta la variación del VET causada
por el aumento o disminución de la TMA y el precio de la fruta. El VET del cultivo de banano es
bastante sensible a la variación de la TMA, pero es aún más sensible a la variación de los precios
del mercado internacional. La disminución del precio en un 15% hace que no sea rentable como uso
competitivo de la tierra.
Cuadro A2.2. Variación del VET del cultivo del banano para un CP considerando cambios en el
precio del producto y la TMA
Base
TMA (13,27% 2%)
Precio ($5,4/caja 15%)
15,27%
11,27%
$6,21/caja
$4,59/caja
VET (¢/ha)
2 792 229
2 246 586
3 287 613
9 954 260
-4 369 802
49
Anexo 3
Análisis económico de la ganadería
Para el análisis de la eficiencia económica de la actividad ganadera se ha tomado como base un estudio de
caso que presenta condiciones generales de producción de baja tecnología de manejo, con utilización de
pastos sin mejorar. El estudio corresponde a un grupo de propietarios de pequeñas parcelas en la zona de
Sarapiquí de Heredia, quienes han sido sujetos de monitoreo socioeconómico durante un año por parte del
Programa de Ganadería y Manejo del Medio Ambiente (Programa GAMMA) de CATIE.
El caso particular es de un propietario con una parcela de 7,4 ha, de las cuales 5,18 ha se dedican a pasturas,
1,91 ha a bosques ribereños y 0,29 ha a instalaciones varias. Tiene un hato compuesto por dos vacas paridas,
una vaca seca, dos novillos, siete novillas, seis terneros, tres terneras y un toro. En el Cuadro A3.1 se muestra
el resumen de la estructura de costos e ingresos de la actividad ganadera en este estudio de caso.
Cuadro A3.1. Estructura de costos e ingresos y rentabilidad del cultivo de banano. 2005
Costo/ingreso
Total (¢/ha/año)
Costos de mantenimiento de finca
-82 371
Costos de sanidad y nutrición
-6602
Costos de venta de animales
-2027
Ingresos totales/ha
156 409
Ingreso neto
65 410
La rentabilidad de la actividad ganadera de cría y engorde, en este estudio de caso, es
marginalmente positiva debido posiblemente a la economía de escala, baja tecnología de producción
con ganado sin mejoramiento genético, pastos sin mejorar y poco cuidado sanitario.
Valor esperado por la tierra
Con base en el ingreso neto anual que se obtiene y considerando una TMA de 11,27%, el VET
15
de
la actividad ganadera es de ¢580 232/ha. El precio de la tierra apta para ganadería en la zona es de
¢2 000 000/ha; por ello, se puede afirmar que la actividad no es rentable como uso competitivo de
la tierra.
Análisis de sensibilidad
En el Cuadro A3.2 se presenta el análisis de sensibilidad de la actividad ganadera considerando
cambios en la TMA y precio de los productos de venta. Se puede observar que las variaciones que
benefician la rentabilidad de la inversión (TMA menor y mayor precio de los productos) no hace que
la inversión sea aceptada, ya que su valor no logra superar el precio de la tierra.
15
Valor de uso de la ganadería sin descontar el costo de establecimiento de pastos y cercas.
50
Cuadro A3.2. Variación del VET de la actividad ganadera considerando cambios en el precio del producto y
TMA
Base
TMA (13,27% 2%)
Precio de productos (25%)
15,27%
11,27%
-25%
+25%
VET (¢/ha)
580 232
492 801
705 376
233 365
927 099
51
Glosario
Concepto de comunidad: Noción que va más allá de lo puramente geográfico-territorial y estático,
para asumirla dinámica y socialmente como construcción de redes vecinales, de pobladores y
pobladoras y comunidades que, en forma deliberada y organizada, comparten el acceso a recursos,
bienes y servicios y generan más oportunidades de usufructo colectivo tendentes a producir el
bienestar colectivo.
Mundo rural: Incluyen conjuntos de comunidades que se interrelacionan y realizan intercambios,
que pueden entrar en conflictos y contradicciones, así como también van haciéndoles tener comunes
denominadores y pautas culturales comunes, que las hacen configurar una identidad propia y
diferente del mundo urbano.
Capital natural: Conjunto de bienes y servicios propios de los ecosistemas y a los cuales se les ha
venido asignando un valor económico, ya sea un valor de uso, o un valor de cambio en el mercado
(ej. venta de madera, agua y pago de servicios ambientales).
Reproducción: Uso de bienes y servicios generados en la propia comunidad, o externamente, con
fines de atender a la subsistencia y preservación de las personas, unidades familiares y los recursos
naturales que utilizan en su vida cotidiana.
Producción: Cuando obtienen bienes y servicios susceptibles de ser intercambiados y colocados
en los mercados locales, regionales, nacionales e internacionales, y de lo cual se espera obtener
beneficios que compensan los costos y generan excedentes que tienden a posibilitar un ahorro y/o
ganancia.
Recreación: Conjunto de bienes y servicios requeridos para obtener diversión, entretenimiento,
disfrute y relajamiento en las personas de esa comunidad.
... As in other countries, the framework of forest governance is complex in Costa Rica since it involves a diversity of laws, regulations, plans, programs and strategies. Moreover, the implementation corresponds to different and decentralized units, both governmental and executive and legislative power, but other relevant actors such as forest owners, local communities, civil society organizations, NGOs, the private sector, and academia, among others, also play a key role (Ávila-governance related to the forestry sector and low economic remuneration that somehow induces some people to carry out unsustainable practices in their forests (Abarca-Valverde et al., 2020;Navarro and Bermúdez, 2006). Strengthening forest governance could change the landscape not only of the ecosystem but of the society and economy around forests. ...
... C. Salas-Garita and M. Soliño Ecological Indicators 121 (2021) 106979 evident repercussion is the lack of profitability of the SFM (Navarro and Bermúdez, 2006). An imbalance in the actions that allow economic and social sustainability can result in fragile sustainability, since in the long term the resource that does not generate profit is not really sustainable. ...
Article
Full-text available
Based on a set of reference indicators, a tool was designed for the evaluation “ex post” of sustainability of units of managed natural forests in Costa Rica. This set was developed using a hierarchical structure of principles, criteria and indicators of sustainability. The resulting reference list consists of 5 principles, 12 criteria and 30 indicators, classified as essential by a group of experts in forest management in Costa Rica. The set of indicators allows studying the dimensions and attributes that delimit the sustainability of the ecosystems. The selection procedure and the likely contribution of this set to forest management addresses, firstly, the economic, social, ecosystemic and institutional conditions of Costa Rica. However, the set of indicators is useful for other regions of the world, previous adaptation of the threshold values to the local conditions of the ecosystem. Additionally, the ecosystemic dimension (productivity, stability, adaptability) is ratified as a condition of first order for the sustainability, but the experts reinforce the idea that the institutional dimension (equity and governance) is a challenge for the evaluation of sustainability.
... El año con la distribución media de dividendos más alta correspondió a la anualidad 2019, ya que el volumen medio de los fletes aumentó y se incrementó el salario de extracción y abastecimiento a $ 504.27 m -3 r. Los egresos coinciden con lo indicado porRascón-Solano et al. (2020), quienes estiman un precio medio de $ 482.27 m -3 r; sin embargo, son inferiores en comparación con otros estudios desarrollados en la región(Rascón-Solano et al., 2019a;Rascón-Solano et al., 2019b) en los que se documentan costos de extracción y abasto de $ 889.83 m -3 r y $ 1 101.69 m -3 r, respectivamente; por otra parte, los egresos son superiores, con respecto a la inversión involucrada en la extracción en bosques naturales de Costa Rica por $ 115.44 m -3 r(Navarro y Bermúdez, 2006). ...
Article
Full-text available
El objetivo de esta investigación fue evaluar la evolución productiva de una década de abastecimiento, industrialización y comercialización maderable en el ejido Aboreachi, Guachochi, Chihuahua. Se consideraron 10 anualidades de aprovechamiento forestal maderable; de enero del año 2010 a diciembre de 2019 se analizaron 9 327 remisiones de madera en rollo y 2 040 reembarques de madera aserrada. La prueba de Shapiro-Wilksse usó para determinar la normalidad de las observaciones; la homogeneidad de las varianzas se determinó con la prueba de Levene; para evaluar la productividad de las anualidades se realizaron pruebas de Kruskal-Wallis, así como un análisis de correlación de Pearson para evaluar el incremento de los fletes en función del volumen autorizado. En todos los estadísticos se consideró un α=0.05. La extracción forestal con animales de tiro permite aumentar los puestos de trabajo, pero limita la productividad de abastecimiento en conjunto con la calidad de los vehículos. Se obtuvo un incremento en los fletes de madera en rollo y aserrada en relación con el aumento de volumen autorizado (r=0.775 y 0.495, respectivamente). El análisis de Kruskal-Wallis mostró que las diferencias en los flujos de abastecimiento de madera en rollo y egresos de abastecimiento resultaron significativas (α<0.05). Por su parte, el transporte de madera aserrada, egresos de transformación e ingresos por venta presentaron diferencias significativas (α<0.05) entre anualidades. La renovación tecnológica industrial aumentó el rendimiento volumétrico de madera aserrada (9.45 %) y, por consiguiente, la productividad del ejido Aboreachi.
... First, conservation PES contracts have been considered by the productive forestry interests as a compensation for the prohibition of land use change laid down in the forestry law, and are thus not opposed to this modality (Le Coq et al., 2012). Second, demand for reforestation (as well as for forest management) PES is limited due to technical and economic constraints (Locatelli et al., 2008 ;Navarro and Bermúdez, 2013). Third, the demand for conservation PES is higheven higher than the funds available (Pagiola, 2008;Matulis, 2013), as it calls for limited investment. ...
Article
Full-text available
Costa Rica was a pioneer in implementing the concept of ecosystem services through a dedicated policy instrument: the Payment for Environmental Services programme (PESP) formalised in February 1996 in the 4th forestry law. However, the policy process that led to the design of the PESP and its consequences for its subsequent governance have never been fully analysed. Our paper aims at answering three questions: why PESP was adopted, what are the factors which enabled the speedy adoption of PESP, and how does the policy process affect the governance of the programme. Between 2008 and 2012, we interviewed 42 key representatives and stakeholders involved in the policy process. We also reviewed laws, decrees, and academic and grey literature. We combined the sequential policy cycle model to identify the sequences of the genesis of the PESP from the problem setting to the decision sequence, and a cognitive approach to the policy process to identify the internal and external factors that led to its genesis. We show that the PESP was rapidly adopted because of the particular domestic context, plus several internal and exogenous factors. First, deforestation was widely acknowledged and forestry incentive instruments already existed as did consolidated forestry organisations and institutions. Second, compromises were reached between leading actors in a context in which the forestry sector interest group was the most powerful. Third, public subsidies were banned in the framework of an international agreement on trade while the international carbon market offered new opportunities. The key elements of the governance of the Costa Rican PESP, such as its scope, nature and decision structure, reflect the existing balance of power between interest groups from different sectors (forestry, conservation, agriculture) involved in the management of forested areas. We conclude that analysing the policy process is important to understand PES governance and to promote sound PES development.
Book
Full-text available
Esta publicación se enmarca en el estudio “Estimando y mejorando la legalidad de la madera en el Perú”, y tiene por objetivo determinar el costo del acceso legal para los planes opera- tivos (PO) de las principales modalidades de acceso legal para el aprovechamiento forestal de madera. El presente estudio se desarrolló en los puntos representativos de la Amazonía1 peruana para el año 2017, donde se otorgó la mayor cantidad de títulos habilitantes (TH) las diferentes modalidades de acceso legal al bosque: Loreto (y su capital, Iquitos), Ucayali (Pucallpa) y Madre de Dios (Puerto Maldonado). Estos departamentos, por excelencia, representan al sec- tor forestal en el Perú. La metodología aplicada se basó en estudios similares desarrollados en Centroamérica y en el Caribe2. El Sistema de Información Forestal - Aplicativo Local (SIF-AL)3 brindó la información de los TH movilizados y aprobados en el año 2017 en los tres departamentos. Además, mediante entrevistas, se actualizaron las actividades, procesos y procedimientos administrativos, así como los costos directos e indirectos4 y el tiempo asociado para aprovechar legalmente el bosque, tanto en volumen (m3) como en valor S/ y US$). En el estudio se consideraron los costos generados desde que el título habilitante está adjudi- cado y cuenta con un plan general de manejo forestal (PGMF) aprobado5. El proceso mapeado, de 5 etapas y 16 subetapas, cada una de ellas con sus características particulares (como el involucra- miento del regente y el tipo de transporte menor y mayor) es: 1. Preevaluación del aprovechamiento forestal 2. Elaboración del plan operativo (PO) 3. Aprobación del plan operativo (PO). Costos de la madera en pie con acceso legal al bosque. Acumula los costos de las etapas 1 a la 3 4. Aprovechamiento forestal y cierre de actividades forestales. Costo de la madera en bahía. Acumula los costos de las etapas 1 a la 4 5. Transporte de madera en trozas a la planta de transformación. Costo de madera en patio de aserradero. Acumula los costos de las etapas 1 a la 5
Preprint
Full-text available
Background: Part of the success of forest conservation programs is due to the economic sustainability they can provide to owners of forest resources, and how these management mechanisms can be used within an increasingly aggressive productive landscape matrix. However, there are currently no precise or up-to-date data on the economic relationships between land uses and their respective productive activities. This study designed a model to evaluate the opportunity cost of natural forest management, taking as a reference the primary productive activities that take place within the Arenal-Huetar Norte Conservation Area, in Costa Rica. Methods: Profitability data from 24 sites in natural forests with a forest management plan approved by the State Forest Administration was used, as well as geographic and productive information on alternative land uses. Results: Based on these data, an opportunity cost map was generated which shows a marked segregation of the forests into two main areas: a) a high-opportunity cost area, located south of the study area; and b) a medium-low opportunity cost area, to the center-north of the study area. Conclusions: It is concluded that ideal areas for timber harvesting are currently restricted to places far from the market, and with low opportunity costs (ranging between ≤ $0 ha -1 year -1 and $500 ha -1 year -1 ).
Book
Full-text available
El presente documento muestra los resultados del análisis sobre el estado de conservación de cuatro especies forestales vedadas por la Ley No. 585 de Nicaragua: caoba (Swietenia macrophylla King y Swietenia humilis), cedro (Cedrela odorata Linnaeus) y pochote (Pachira quinata) en todos los paisajes de distribución natural de las mismas. En los diferentes paisajes de distribución natural se identificaron los niveles de vulnerabilidad de conservación. Además, se determinaron los impactos de la veda en la dinámica de distribución, regeneración y cultivo en bosques naturales, bosques bajo Manejo Forestal Sostenible (MFS) y sistemas agroforestales (SAF). A partir de los resultados del estado de conservación, se formularon las recomendaciones para revisar y ajustar los lineamientos, estrategias y prácticas de manejo y conservación contempladas en la Ley de Veda en Nicaragua. El análisis del estado de conservación de las cuatro especies forestales se realizó utilizando las variables obtenidas en inventarios forestales nacionales del Instituto Nacional Forestal (INAFOR). En este sentido, el inventario forestal nacional constituyó el insumo principal del análisis, teniendo para el efecto dos periodos de comparación (2008 y 2015). Adicionalmente se analizaron las bases de datos disponibles en las diferentes unidades del INAFOR (plantaciones forestales establecidas durante el periodo de veda y planes de aprovechamiento forestal en fincas forestales). El estudio estableció un total de 11 hallazgos que resumen los principales resultados, y las conclusiones del mismo. Estos se detallan a continuación: Hallazgo 1: Las cuatro especies evaluadas a través del muestreo del Informe Nacional Forestal 2015 (IFN) se encontraron presentes y distribuidas de acuerdo a las regiones de distribución natural en el país. No obstante, para todas las especies se encontraron parcelas dentro de las Unidades de Medición (UM), con registros de pérdidas de árboles de las cuatro especies vedadas respecto a la línea base del IFN 2008. Esto implica que en los sitios estudiados en 2015 registraron el proceso de tala de dichas especies durante el periodo 2008-2015, cuando ya estaba en vigencia la veda forestal (2006). La evidencia de tala de estas especies durante este periodo muestra la poca efectividad de la veda forestal como instrumento de política para garantizar la protección de estas especies. Hallazgo 2: En términos comparativos con las otras especies estudiadas, la caoba del atlántico (Swietenia macrophylla) y el cedro real (Cedrela odorata) fueron las más afectadas por eliminación de individuos en las parcelas evaluadas, 44,44% y 41,54%, respectivamente, seguidas por el pochote (Pachira quinata) con 27,59%. En contraste, la caoba del pacífico (Swietenia humilis) presentó el porcentaje más bajo de parcelas con registro de pérdidas de árboles (16,67%). Se evidencia que las pérdidas a nivel de las cuatro especies son importantes, lo que sugiere la existencia y consolidación de mercados ilegales para estas especies valiosas durante el periodo 2008-2015, dado que la veda forestal elimina el mercado legal para las mismas. Hallazgo 3: Del 2008 al 2015, para cedro real (Cedrela odorata), pochote (Pachira quinata) y caoba del pacífico (Swietenia humilis), se identificaron disminuciones en la cantidad de individuos para las clases diamétricas menores a 20 cm. La pérdida de regeneración natural (reclutamiento para clases <20 cm) puede estar asociada a varios factores: sistemas silviculturales no adecuados, procesos de cambio de uso o modificación del bosque con la eliminación del sotobosque (eliminación de brinzales y latizales) para establecer sistemas mixtos con cultivos SAF, o bien con la veda forestal se da una pérdida de derechos de propiedad y uso de las especies vedadas para los propietarios de finca, ocasionando eliminación de los individuos que se están regenerando en las fincas, con la consiguiente pérdida de la especie en el largo plazo. Hallazgo 4: Contar con la estructura diamétrica típica (J invertida) es un buen indicador de estabilidad y permanencia de las especies en el largo plazo; sin embargo, la estructura del número de individuos por clase diamétrica encontrada al 2015 respecto a la del 2008, muestra alteraciones en la distribución de las clases diamétricas, diferenciándola de la J invertida. La pérdida de la distribución de la J invertida no es un buen indicador de sostenibilidad para la conservación de las poblaciones de las cuatro especies vedadas. La distribución diamétrica de las poblaciones de las cuatro especies vedadas no muestra signos de recuperación del 2008 al 2015, dadas las alteraciones antropogénicas a las que han estado sometidas las poblaciones de estas especies durante este período. En tal sentido, se percibe poca efectividad de la veda forestal como instrumento de política para recuperar y conservar las poblaciones de las cuatro especies vedadas. Hallazgo 5: Se espera que entre el 2008 y 2015 exista una diferencia significativa en el número de árboles por clase diamétrica (sobre todo en las clases diamétricas inferiores), como un signo de recuperación de las poblaciones de las especies vedadas y como muestra de la efectividad de la veda forestal. Sin embargo, el análisis estadístico para las parcelas evaluadas entre 2008 y 2015, indica que para ninguna especie existen diferencias estadísticas significativas en el número de árboles por clase diamétrica (p > 0,05). Es decir, en términos estadísticos para los sitios evaluados, las poblaciones se mantienen en condiciones similares en cuanto a abundancia respecto a la línea base del 2008. Lo que sugiere que no existió recuperación significativa de las poblaciones de las especies vedadas, en términos de abundancia, desde que se estableció la prohibición de corta y aprovechamiento de las mismas. Hallazgo 6: De acuerdo a Hartshorn (1980) se espera que en un periodo de 8–9 años, todas las especies vedadas, del grupo ecológico de heliófilas durables, muestren una recuperación adecuada después de la declaratoria de veda forestal. No obstante, el submuestreo de regeneración no evidenció un proceso de recuperación de las poblaciones. La regeneración natural fue inexistente al nivel de paisaje para todas las especies bajo la regulación de veda. Aunque en unos pocos departamentos se registró regeneración natural, aun cuando estos niveles de regeneración son muy bajos en relación con los umbrales que podrían garantizar la recuperación de las poblaciones. Hallazgo 7: La evaluación de los planes de aprovechamiento forestal (PAF) del periodo 2013-2015 mostró que existen algunos PAF que omiten las especies vedadas, sin tener el INAFOR alguna forma de controlarlas. Esta inconsistencia normativa para elaborar y aprobar los diferentes PAF para los distintos sistemas productivos forestales, y en los distintos departamentos del país, no permite definir la obligatoriedad de identificar las especies vedadas, lo que tendría como finalidad el contar con los medios para un control efectivo y un monitoreo consistente de la protección de estas especies protegidas cuando se realizan los aprovechamientos forestales en Nicaragua. Esta situación limita al país para contar con un sistema de verificación de la legalidad forestal creíble y que garantice la protección de especies vedadas en los PAF. Hallazgo 8: La omisión de especies vedadas en los PAF tiene una gran variabilidad entre los distintos departamentos. Por ejemplo, en Masaya solo un 4,76% de los PAF no reportan la presencia de las especies en veda; no obstante, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS) estas omisiones llegan a ser hasta unos 78,79% del total de PAF analizados. Entre el 2013 y 2015, este distrito forestal contó con la mayor cantidad de PAF en el país (19%), y considerando que esta región tiene una extensión del 21% del territorio nacional, la RACCS, conjuntamente con otros departamentos, contribuye significativamente a la incertidumbre del estado de protección de las especies vedadas en el contexto de los aprovechamientos forestales. Hallazgo 9: Los PAF de mayor extensión en área (promedio 126 ha) y en bosques naturales son los que en su mayoría no presentan información de dichas especies. Se puede inferir que los PAF en áreas más grandes y en bosques naturales son los más costosos, y la veda forestal, al no permitir el aprovechamiento de estas cuatro especies, podría estar ocasionando que los propietarios de bosques no las cuantifiquen en los inventarios forestales, para no asumir altos costos, midiendo árboles que ya no son parte del negocio forestal. Hallazgo 10: De acuerdo a las estadísticas oficiales del INAFOR (2008-2014) sobre áreas reforestadas con las especies en veda, estas representan un 4,56% de la extensión total de plantaciones registradas para el país. Adicionalmente, la información que describe cada especie vedada se encuentra dispersa en diferentes bases de datos y fuentes de información. La calidad y cantidad de esta información limita la identificación consistente de áreas plantadas, ubicación, año de establecimiento y otras características de distribución para las especies en veda. Esto, aunado a la carencia de protocolos estandarizados para recolectar información de campo, hace difícil evaluar la evolución en la recuperación, el estado de conservación y distribución de las plantaciones de las cuatro especies en veda. A nivel de registros oficiales, no se han establecido de forma sistemática los mecanismos de seguimiento para monitorear el comportamiento de los propietarios de tierras para reforestar las cuatro especies vedadas, limitando el control sobre las áreas reforestadas durante el periodo de veda. Hallazgo 11: De acuerdo a las experiencias de Guatemala, República Dominicana, Costa Rica, Honduras, Bolivia y Venezuela (MAG 1996; Navarro y Bermúdez 2006; Guzman s.f.), se pudo constatar que la veda forestal como instrumento de política ha tenido grandes costos en destrucción de bosques, pérdida de biodiversidad, y aumento de la pobreza de las personas que dependen de los bosques. Además, ha resultado difícil la conservación de especies valiosas debido a la falta de fuertes medidas de control, que en consecuencia han aumentado los precios de la madera y el tráfico ilegal. Especialmente en terrenos privados donde los propietarios de bosque experimentan la eliminación de derechos de propiedad.
Article
Full-text available
The goal of this study is to estimate the economic efficiency of the investment associated with forest restoration processes through the establishment of forest plantations (Vochysia guatemalensis and Hieronyma alchorneoides) and natural regeneration (secondary forest with and without management). Different economic scenarios were considered with variations from revenues coming from timber sales, payment of environmental services (PES) by the Costa Rican government, and sales of emission reduction certificates. Forestry activities were analyzed in the context of other alternative uses such as cattle, bananas and pineapple plantations. The investment analysis was performed taking into account the land expectation value (VET) with annual minimum acceptable discount rates in real terms (TMA) of 9%, 6% and 3%, which reflected different investor preferences and conditions. For plantation forestry and secondary forest with and without intensive management, estimated average investment were US$5200, US$1730 y US$1373 ha-1 , respectively. Timber revenues were above US$21142 ha-1 for both species under plantation forestry. Secondary forest revenues were US$1250 and US$13408 ha-1 for secondary forest with low and intensive management, respectively. CER and PSA represented marginal quantities compared with timber revenues. Pineapple and banana plantations are land uses with the highest economic efficiency, followed by forest plantations. Cattle-raising and secondary forest with and without management are not only the least profitable land uses but also their calculated values are below the land price. Forest restoration will not become an acceptable economic activity for a landowner that relies on income generated from environmental services and carbon credits at current prices. High timber prices and low discount rates (desirable macroeconomic conditions) are determining factors in achieving efficient and sustainable investments in forestry activities in the Caribbean region of Costa Rica.
Book
Full-text available
Resumen ejecutivo: Con la finalidad de asistir la toma de decisiones de la Estrategia para el Control de la Tala Ilegal (ECTI) del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), se evaluaron los costos de acceso a la legalidad como posibles incentivos para la ilegalidad. Se identificaron las cadenas de mercado de la madera legales e ilegales vigentes en Costa Rica, se determinaron los patrones de concentración de la riqueza entre los actores de éstas; los cuales se magnificaron a nivel nacional para brindar orientación sobre posibles movimientos de capitales entre las cadenas de mercado estudiadas. Entre los resultados obtenidos se observa que entre los costos de acceso a la legalidad para aprovechamientos de árboles, los costos de oportunidad burocráticos son los más altos, especialmente cuando se atrasan los trámites de permisos, siguiéndole los costos de transacción; de los cuales, en los casos en que se requieren sus servicios, el actor secundario que concentra la mayor proporción es el (la) ingeniero(a) forestal. Se observaron, además, barreras importantes para el acceso a la legalidad que resultan del diseño de los procesos vigentes de obtención de permisos de aprovechamiento (número de pasos y días de duración). Se identificaron diez cadenas de mercado de la madera, las cuales se esquematizan según las actividades, así como la legalidad o ilegalidad que involucran. De esta manera se identificaron solamente dos cadenas completamente legales y ocho ilegales. Entre las ilegales dos se consideran completamente clandestinas, mientras que en las seis restantes se recurre al lavado (“legalización”) de permisos (lavado de procesos) o al “lavado de productos” obtenidos ilegalmente. La distribución de la riqueza proveniente del bosque entre los actores involucrados en las cadenas de mercado de la madera se evaluó para cinco de las cadenas de mercado de la madera identificadas, entre las que se incluyeron las dos cadenas legales (testigo) sus contrapartes clandestinas y un caso madereo lavado. Los resultados obtenidos muestran que el estatus de legalidad en las cadenas de mercado fomenta la equidad en la distribución de la riqueza proveniente del bosque entre los actores de las cadenas de mercado. Por el contrario, el estatus de ilegalidad favorece la concentración de ésta en los últimos eslabones de las cadenas de mercado, por lo que el actor más beneficiado en la mayoría de las cadenas evaluadas parece ser el depósito. A pasar de que los mayores rendimientos de aserrío obtenibles en la industria favorecen la generación o conservación de la riqueza proveniente del bosque, las cadenas de madereo hormiga sacan a la industria tradicional del escenario y garantizan mayores posibilidades de obtener ganancias simultáneamente para el intermediario y el depósito. Se considera lamentable que no se cuente con datos sobre los volúmenes de madera que fluyen por las distintas cadenas de mercado, y que su determinación o aproximación, idealmente por región, permitiría una proyección más realista de estos resultados, y brindaría información de alto valor para el monitoreo y ajuste de políticas de control. Finalmente, se concluye el informe con una serie de lecciones aprendidas respecto al sistema de administración y control del aprovechamiento forestal de Costa Rica; además se sugieren una serie de instrumentos de política económica que ayuden a reducir las barreras de acceso a la legalidad, mejorar la independencia, funcionamiento y efectividad de los sistema de control forestal.
Article
Full-text available
Model simulations are carried out to study options for managed natural forest and melina (Gmelina arborea) and teak (Tectona grandis) plantations on land suited for agriculture in the humid tropical Atlantic lowlands of Costa Rica. Tools used are a linear programming model that maximizes regional economic surplus, and the so-called technical coef®cient generators that quantify input and outputs of forestry and competing crop and pasture-based beef cattle production systems. Model scenarios are carried out for varying prices of wood, beef and labor, under conditions of unlimited and restricted wood markets. Results indicate that teak and melina plantations are attractive land use options while managed natural forest is not. With unlimited wood demand, teak occupies 70% of the study area and total yearly teak production exceeds current Costa Rican wood consumption, indicating the need to include market mechanisms in the study. The area under teak is relatively insensitive to price changes between ±40 and ‡60% of the base value of $95 m À3 (1996 stumpage price). The area under melina changes considerably with price changes of AE20% of the base value of US$16 m À3. Natural forest revenues must rise by 440% of the current $32 m À3 to make it economically more attractive than other land use options, especially pasture for beef production and melina plantations. Increasing labor costs are likely to favor tree plantations. Increasing beef prices considerably reduce the competitiveness of melina, though not that of teak.
Factores endógenos para el Manejo Forestal Sostenible (entrevista)
  • G Obando
  • Mes
Obando, G. día mes 2005. Factores endógenos para el Manejo Forestal Sostenible (entrevista). San José, Costa Rica, Fundecor.
Monto 2005 (colones)/ modalidad y su respectivo porcentaje de pago/año (en línea, sitio web) Consultado 5, Feb Disponible en http://www.fonafifo.com/paginas_espanol/servicios_ambientales/sa_estadisticas.htm Fundecor (Fundación para el Desarrollo de la Cordillera Volcánica Central)
  • Fonafifo
Fonafifo (Fondo Nacional de Financiamiento Forestal). 2005. Monto 2005 (colones)/ modalidad y su respectivo porcentaje de pago/año (en línea, sitio web). Consultado 5, Feb. 2005. Disponible en http://www.fonafifo.com/paginas_espanol/servicios_ambientales/sa_estadisticas.htm Fundecor (Fundación para el Desarrollo de la Cordillera Volcánica Central). 1995a. Plan de manejo forestal Finca La Ladrillera S.A. Elaborado por Juan José Jiménez, Edwin Jenkins, Xiomara Murillo, German Obando y Luis Ángel Aguilar.
Monitoreo ecológico en bosques húmedos tropicales certificados en la RAAN, Nicaragua; evaluación del impacto ecológico del manejo forestal