ArticlePDF Available

RACISMO ENTRE MEXICANOS Y LUCHA ENTRE IMAGINARIOS. CONSECUENCIAS DEL MERCADO LABORAL OLIGOPSÓNICO EN LAS MAQUILAS

Authors:

Abstract

Resumen El objetivo del siguiente artículo es, por una parte explicar las razones económicas por la que el mercado laboral maquilador, promueve en época de crecimiento la contratación de inmigrantes nacionales, por otra parte profundizar en el racismo entre mexicanos como efecto de esta inmigración y finalmente exponer como en las ciudades maquiladoras coexisten dos imaginarios urbanos, uno desde la cosmovisión de los residentes locales y otro desde la cosmovisión de los inmigrantes, que divide a la ciudad por medio de una frontera étnica cultural. Palabras clave: Racismo, maquila, oligopsonio, migración nacional, imaginarios urbanos, frontera norte de México. Abstract The main aim of this article is, on one hand, to explain the economic reasons for which the labor market within the Mexican maquila industry promotes the recruitment of national immigrants in highly demanding seasons. On the other hand, it provides an in-depth analysis of the existence of racism among Mexicans as a side effect of this immigration movement. Finally, the article exposes the way in which two urban imaginaries coexist in assembly plant cities, one from the worldview of local residents and another from the worldview of immigrants, which divide the city by an ethnic cultural border. Keywords: Racism, maquila, oligopsony, national migration, urban imaginaries, North Mexican border Résumé L’objectif de l’article suivant est, d’une part expliquer les raisons économiques pour lesquelles le marché du travail des usines favorise en époque de croissance l’embauche d’immigrants nationaux, d’autre part, approfondir le racisme entre mexicains comme effet de cette immigration et finalement, exposer comment dans les villes usines coexistent deux imaginaires urbains, l’ un depuis la cosmovisiondes résidents locaux et l’autre depuis la cosmovision des immigrants qui divise la ville par le biais d’une frontière ethnique culturelle. Mots-clefs: Racisme, usine, oligopsone, migration nationale, imaginaires urbains, frontièrenord du Mexico.
Aldea Mundo
ISSN: 1316-6727
aldeamun@ula.ve
Universidad de los Andes
Venezuela
Herrera Ledesma, Pedro Alberto; Sánchez Limón, Mónica Lorena; Martínez Rocha, Víctor
Manuel
RACISMO ENTRE MEXICANOS Y LUCHA ENTRE IMAGINARIOS. CONSECUENCIAS
DEL MERCADO LABORAL OLIGOPSÓNICO EN LAS MAQUILAS
Aldea Mundo, vol. 21, núm. 41, enero-junio, 2016, pp. 7-17
Universidad de los Andes
San Cristobal, Venezuela
Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=54349914002
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Resumen
Aldea Mundo Año 21 41/ Enero-Junio 2016 (1)
7
Aldea Mundo Revista sobre Fronteras e Integración Año 21, No. 41 / Enero-Junio 2016 (1) ISNN 1316-6727/ ISSN 2443-4515
(Versión Electrónica) / Depósito Legal 1996 - 02TA-3 Depósito Legal Electrónico ppi201402TA4545
RACISMO ENTRE MEXICANOS Y LUCHA ENTRE
IMAGINARIOS. CONSECUENCIAS DEL MERCADO
LABORAL OLIGOPSÓNICO EN LAS MAQUILAS
RACISM AMONG MEXICANS AND THE STRUGGLE AMONG IMAGINARY. CONSEQUENCES
IN THE MAQUILA OLIGOPSONY LABOR MARKET
Abstract
The main aim of this article is, on one hand, to explain the economic reasons for which the labor market within the
Mexican maquila industry promotes the recruitment of national immigrants in highly demanding seasons. On the other
hand, it provides an in-depth analysis of the existence of racism among Mexicans as a side effect of this immigration
movement. Finally, the article exposes the way in which two urban imaginaries coexist in assembly plant cities, one
from the worldview of local residents and another from the worldview of immigrants, which divide the city by an ethnic
cultural border.
Keywords: Racism, maquila, oligopsony, national migration, urban imaginaries, North Mexican border
Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismo entre ... / 7-17
RACISME ENTRE LES MEXICAINS ET LUTTE ENTRE IMAGINAIRES. CONSÉQUENCES
DU MARCHÉ DU TRAVAIL OLIGOPSONISTIQUES DANS LES USINES
Résumé
L’objectif de l’article suivant est, d’une part expliquer les raisons économiques pour lesquelles le marché du travail
des usines favorise en époque de croissance l’embauche d’immigrants nationaux, d’autre part, approfondir le racisme
entre mexicains comme effet de cette immigration et  nalement, exposer comment dans les villes usines coexistent
deux imaginaires urbains, l’ un depuis la cosmovisiondes résidents locaux et l’autre depuis la cosmovision des
immigrants qui divise la ville par le biais d’une frontière ethnique culturelle.
Mots-clefs: Racisme, usine, oligopsone, migration nationale, imaginaires urbains, frontièrenord du Mexico.
PEDRO ALBERTO HERRERA LEDESMA*
MÓNICA LORENA SÁNCHEZ LIMÓN**
VÍCTOR MANUEL MARTÍNEZ ROCHA***
El objetivo del siguiente artículo es, por una parte explicar las razones económicas por la que el mercado laboral
maquilador, promueve en época de crecimiento la contratación de inmigrantes nacionales, por otra parte profundizar
en el racismo entre mexicanos como efecto de esta inmigración y  nalmente exponer como en las ciudades
maquiladoras coexisten dos imaginarios urbanos, uno desde la cosmovisión de los residentes locales y otro desde
la cosmovisión de los inmigrantes, que divide a la ciudad por medio de una frontera étnica cultural.
Palabras clave: Racismo, maquila, oligopsonio, migración nacional, imaginarios urbanos, frontera norte de México.
Aldea Mundo o 21 Nº 41/ Enero-Junio 2016 (1)
8
Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismo entre ... / 7-17
1. Introducción
Las ciudades maquiladores de la frontera norte
de México son dos veces fronterizas: poseen
una frontera geográ ca política con otras
ciudades de USA y también, al interior de
las mismas ciudades, están divididas por una
frontera étnica cultural, que superpone dos imaginarios
urbanos de la ciudad en un mismo espacio geográ co.
Para esta investigación, se recopiló información
que demuestra y explica estos fenómenos, por medio
de revisión documental y a través de entrevistas en
profundidad y focusgroups a trabajadores, adminis-
tradores de recursos humanos y alumnos universitarios;
en diferentes ciudades del país y en diferentes épocas
tanto de crisis como de expansión de la industria.
En los párrafos siguientes se expondrá una
explicación general del mercado laboral oligopsónico
maquilador; la descripción breve de cuatro síntomas de
este mercado; estos son: remuneraciones controladas por
la demanda, “escasez de mano de obra”, contratación de
inmigrantes nacionales. Además se explicará como la
presencia de los inmigrantes nacionales es rechazada por
parte de la población local, que ve en ellos, injustamente
diferentes males sociales como: el desempleo, las bajas
remuneraciones y el incremento de la delincuencia;
generando con ictos sociales como el racismo, el
clasismo y la lucha entre dos imaginarios urbanos que se
rechazan, se integran y se compatibilizan con di cultad.
2. La industria maquiladora1 como
mercado oligopsónico. Una descripción
general
La economía reconoce cuatro tipos de mercados
imperfectos, estos son: El monopolio, el oligopolio,
el monopsonio y el oligopsonio; los dos primeros,
es decir el monopolio y el oligopolio se vinculan a la
oferta (vendedor), mientras que los dos últimos, es
decir el monopsonio y el oligopsonio a la demanda
(comprador); a su vez el monopolio y el monopsonio
se re eren a la presencia de un solo agente vendedor
en el primer caso y comprador en el segundo caso;
mientras que el oligopolio y el monopsonio se re eren a
la presencia concertada de varios agentes en el mercado,
como vendedores en el caso del oligopolio o como
compradores en el caso del oligopsonio.
Un elemento común existe en estos cuatro casos
de economía imperfecta, y es que todos ellos poseen
poder de mercado, es decir el poder de  jar el precio
en el que se establece la transacción de un producto o
servicio. Al respecto Pindyck y Rubinfeld al referirse
al monopsonio y oligopolio señalan:“Cuando solo hay
uno o unos pocos compradores, algunos pueden tener
poder de monopsonio: tienen capacidad para in uir en
el precio del bien. El poder de monopsonio permite al
comprador adquirir el bien a un precio inferior al que
estaría vigente en un mercado competitivo”(Pindyck &
Rubinfeld, 2009).
Posiblemente cuando pensamos en un monopsonio
o en un oligopsonio, no estamos pensando en un
mercado laboral intangible, sino en algún ejemplo
clásico de bienes materiales tangibles como suele
presentarse en el mercado agropecuario en donde un
grupo de intermediarios jan el precio en el cual será
comprado algún recurso natural, como el café o la caña
de azúcar; sin embargo la literatura que evidencia la
práctica monopsónica u oligopsónica en el mercado
laboral es abundante, al respecto se puede consultar
a (Bhaskar, Manning, & To, 2002),(Card & Dinardo,
2002), (Manning , 2003), (Mitchell & Erickson, 2005),
(Erickson & Mitchell, 2007), (Naghavi, 2007), (Ransom
& Sims, 2010) y (Montes, 2012).
3. Remuneraciones controladas por la
demanda
El poder oligopsónico del mercado laboral de
la maquila, se re eja en su poder de mercado, que
le permite unilateralmente  jar el precio en el cual
será comprada la mano de obra, de modo que si el
oligopsonio lo estima puede bajar el precio pagado, sin
tener el consentimiento de los oferentes, atendiendo
exclusivamente a sus necesidades o requerimientos. Al
respecto se analizan dos malas prácticas que re ejan el
carácter oligopsónico del mercado laboral maquilador,
estas son: el paro técnico y el salario variable por medio
de las prestaciones no obligatorias.
El paro técnico, conocido por los trabajadores
como “pago al 50”, se re ere a la práctica en donde
la maquiladora, deja al trabajador en la casa, sin
trabajar y sólo paga el 50% de su salario, sin ninguna
prestación y que ocurre cuando no hay requerimiento de
producción, al respecto un operario de maquiladora de
Ciudad Victoria, Tamaulipas nos relata: “yo me quedé
en la maquiladora porque ya yo sólo con los dos niños
no podía estar un día si un día no, y en la maquiladora
siempre te pagan, aunque sea un 50»(Fernando, 2014).
La legalidad del “paro técnico” se sostendría en
el artículo 427 de la Ley Federal del Trabajo (Lobato,
2014), bajo la gura legal de la “suspensión colectiva
de la relación de trabajo”; no obstante se ha criticado
su aplicación como una práctica ilegal, al respecto
los abogados Manuel Fuentes y Joaquín Ortega del
Equipo Nacional de la Pastoral Laboral señalaron en
el 2009, que la forma en que se aplica es totalmente
ilegal, desventajosa e inconstitucional, porque actúa en
perjuicio de los trabajadores” (Gomez, 2009).
Con respecto al salario variable por medio de las
prestaciones no obligatorias, se debe explicar que las
remuneraciones de los trabajadores están compuestos
por el salario y por los “bene cios adicionales” que
no son exigidos por la ley, por ejemplo: bonos de
puntualidad, asistencia, antigüedad, transporte, cafetería,
Aldea Mundo o 21 Nº 41/ Enero-Junio 2016 (1)
9
Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismos entre ... / 7-17
por nombrar algunos; bene cios que ante el aumento de
la demanda de mano de obra se incrementan, pero que
ante una disminución de la demanda se reducen.
En una economía competitiva toda mercancía o
servicio responde a la ley de oferta y demanda, de
modo que existe una relación directamente proporcional
entre la demanda y el precio dispuesto a pagar, es
así que a «mayor demanda mayor precio y a menor
demanda menor precio» (Samuelson & Nordhaus,
1996, pág. 39); en este tipo de economía los ingresos
aumentan o disminuyen por las fuerzas de la oferta y
la demanda, mientras que en una economía imperfecta,
y especí camente en un oligopolio, es la demanda
la que establece el precio al que se comprará ese
bien o producto, para ello el oligopsonio recurre a
los “bene cios adicionales” que no son regulados
legalmente, por medio de ellos se aumenta o disminuye
el ingreso de los obreros, controlando unilateralmente el
precio pagado por la mano de obra demandada.
A continuación, en los cuadros 1 y 2 se analizan un
par de casos por medio de los recibos de pago de dos
obreros operarios. En ambos cuadros se aprecia que el
sueldo diario está relacionado al salario mínimo o cial2
más bonos de asistencia, puntualidad, antigüedad
y compensación lo que da un total de 517.21 pesos3
(2003) en el cuadro 1 y de 973.3 pesos (2014) en el
cuadro 2, a estas percepciones totales semanales se les
deduce lo legalmente establecido, como la contribución
al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), además
de otros descuentos; lo que en el cuadro 1 da un total
de ingreso en efectivo 637.35 pesos semanales (2003),
y en el cuadro 2 da un total de 720.53 pesos semanales
(2014). A pesar de la distancia geográ ca y de más
de una década de diferencia en el tiempo, los salarios
Sobre este mismo tema consideremos que un
operario en Ciudad Juárez, Chihuahua, en el 2003,
recibía a la semana 637.35 pesos, según el cuadro 1 y
que un operario en Ciudad Victoria, Tamaulipas, en el
2002 recibía a la semana 650 pesos; al respecto una
operaria de una maquiladora en Ciudad Victoria de esa
época relata: me acuerdo que eran como 650 pesos a la
semana (2002)” (Doris, 2014).
En un mercado oligopsónico, no importa si existe
una demanda importante de mano de obra, aun así el
oligopsonio, en este caso las maquiladoras, tratarán de
pagar apenas por sobre el sueldo mínimo legal, en caso
de un aumento de la demanda, los gerentes de recursos
humanos tratarán de captar y retener al personal, por
medio de incrementos salariales no obligatorios o por
medio de prestaciones que se transformarán en el mejor
de los casos en incrementos indirectos.
Del mismo modo, ante una reducción de la
demanda, por ejemplo ante una crisis económica, será
el oligopsonio quien reducirá el precio dispuesto a
pagar por la mano de obra demandada, en el caso de la
industria maquiladora esto se produjo en las dos últimas
crisis económicas que afecto al sector; los ingresos de
los operarios se vieron fuertemente afectados, pues
muchas maquiladoras eliminaron casi la totalidad de sus
prestaciones. (Cortes Castillo, 2012)
Finalmente en una economía imperfecta, y
especí camente en un oligopolio, parte del servicio o
producto demandado no será adquirido, pues no todos
los oferentes estarán dispuestos a vender por el precio
que la demanda ha establecido, en este caso por el precio
que el oligopsonio ha jado, lo que en un mercado de
mano de obra signi ca que se producirán cupos vacantes
que no serán cubiertos.
Aldea Mundo o 21 Nº 41/ Enero-Junio 2016 (1)
10
Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismo entre ... / 7-17
4. Presencia de cupos vacantes
En el caso de un monopsonio-oligopolio en un
mercado laboral Erickson y Mitchell señalan que
una característica típica será la presencia de cupos
vacantes, al respecto indican que en condiciones de
monopsonismo… parte del ingreso pasa del factor
trabajo al factor capital, lo cual redunda en una
tendencia a que la mano de obra escasee en los «buenos
tiempos»” (Erickson y Mitchell, 2007), es decir en el
momento en que las empresas están en crecimiento
y demandando mano de obra, ésta tiende a escasear
generando cupos vacantes que son difíciles de llenar.
Lo anterior se puede entender mejor si comparamos
el monopsonio-oligopsonio al monopolio-oligopolio,
en estos dos últimos lo que ocurrirá cuando se dan
condiciones de monopolio es que se generará la
tendencia a que una parte de ciertos bienes o servicios
no puedan ser vendidos incluso en los buenos tiempos.
Esto ocurre porque al jar el precio de venta de estos
bienes o servicios alguna parte del mercado no podrá
pagar el producto o servicio al precio que se está
ofertando, simplemente una parte de los consumidores
no pueden pagar el precio  jado por el monopolio y
deben abstenerse de participar del mercado pues no son
capaces de pagar el precio.
De forma similar al caso del monopolio-oligopolio
actúa el monopsonio-oligopsonio, al darse condiciones
de monopsonio se genera la tendencia a que una parte
de los bienes o servicios no puedan ser adquiridos.
Esto ocurre porque al jar el precio de compra, alguna
parte del mercado vendedor no podrá participar de
la transacción al precio que se está demandando,
simplemente una parte de los productores no pueden
vender al precio jado por el monopsonio y se ven
privados de participar del mercado pues no es rentable
vender a ese precio.
En base a lo anterior es que podemos señalar que
estamos en la presencia de un mercado laboral dominado
por un oligopsonio cuando en época de aumento de
la demanda de mano de obra se generan vacantes no
cubiertas. Este fenómeno se presenta en el mercado
maquilador, en este sentido González Aréchiga y
Ramírez, ambos investigadores del COLEF (Colegio de
la Frontera Norte), señalan que en 1989, cuando algunas
maquiladoras superaban el 15% mensual de rotación,
presentaban a veces 20% de vacantes (González
Aréchiga y Ramírez, 1989).
Para entender lo anterior supongamos lo siguiente,
en una ciudad existe un momento en el cual las
maquiladoras contratan en promedio la mano de obra
a unos 110 pesos mexicanos diarios, a este precio sus
vacantes están cubiertas, la rotación laboral es pequeña
y existe un excedente de mano de obra desocupada en la
ciudad que desea trabajar por ese precio. Luego en un
segundo momento las maquiladoras se expanden o se
abren más maquiladoras en la ciudad, la mano de obra
demandada se paga al mismo precio promedio de 110
pesos, pero se aumenta la cantidad demandada de mano
de obra, esto reducirá el excedente de mano de obra
desocupada, supongamos que el aumento de la demanda
es tal que cubre por completo el excedente de mano de
obra que desea trabajar por ese precio, justamente en
ese momento se producirá el empleo óptimo o pleno
empleo del oligopolio, que en todo caso es diferente a la
idea de pleno empleo del mercado laboral.
Pero supongamos que en el ejemplo anterior, la
demanda de mano de obra continua aún más allá de ese
punto, pagando aún los mismos 110 pesos, se llegará
a un tercer momento en el cual se generarán vacantes
que no se podrán llenar, pues aunque existan personas
desocupadas, estas no estarán dispuestas a trabajar
por los 110 pesos diarios ofrecidos. En este punto las
gerencias de recursos humanos de las maquiladoras
llegaran a la conclusión “errada” de falta mano de
obra en la ciudad. Al respecto el periódico Frontera
en la ciudad de Tijuana, B.C., México informaba en
junio del 2004 la conclusión a la que había llegado el
empresariado local de la siguiente forma A julio del
2004, la industria maquiladora requiere contratar 16
mil obreros directos, sin embargo, no hay su ciente
oferta de mano de obra para cubrir esta demanda,
aseguran dirigentes de organismos empresariales del
ramo” (Gutiérrez, 2004).
En el ejemplo anterior, el análisis del empresariado
de que no hay mano de obra para cubrir la demanda, se
basa en el reconocimiento implícito de la existencia de
una práctica monopsónica, lo concreto no es que falta
mano de obra dispuesta a trabajar, sino lo que “falta” es
mano de obra dispuesta a trabajar por el precio en el cual
se ha  jado el valor de esa mano de obra. En el ejemplo
que hemos dado, se alcanzará ese punto en el cual las
personas dispuestas a trabajar por 110 pesos diarios ya
estarán contratadas y las únicas personas desocupadas
serán aquellas que no están dispuestas a trabajar por los
110 pesos diarios ofrecidos.
Sobre este último punto leamos lo que Carrillo
escribe en la introducción de uno de sus libros “la oferta
de trabajo disponible para la industria maquiladora
aún es abundante y no ha llegado a su límite. Pero, por
el contrario, hay una escasez de oferta real de trabajo,
esto es, personas que busquen empleo en las plantas
(Carrillo & Santibáñez, 2001, pág. 17).
Finalmente cuando el oligopsonio ha asumido que
falta mano de obra en la ciudad o en el estado, dispuesta
a trabajar por el salario que el mismo oligopsonio ha
jado unilateralmente, buscará los medios para traer
esa mano de obra desde otros estados, promoviendo
Aldea Mundo o 21 Nº 41/ Enero-Junio 2016 (1)
11
Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismo entre ... / 7-17
la inmigración; de inmigrantes nacionales si están
disponibles o extranjeros si la legislación local lo
permite.
5. Contratación de inmigrantes nacionales
Erickson y Mitchell han señalado que existe una
directa relación entre un mercado laboral oligopsonico
y la contratación de inmigrates, al respecto estos autores
señalan que cuando “los empleadores se quejen de que
falta mano de obra...Lo más frecuente es que traten
de conseguir… más inmigrantes procedentes de zonas
en las que los salarios son más bajos. Si lo consiguen,
estos nuevos inmigrantes cubrirán las contrataciones
adicionales sujetas al salario monopsonista en vigor
(Erickson & Mitchell, 2007, págs. 199-200); por
supuesto, los autores hablan de inmigrantes extranjeros,
lo que no obstante no es signi cativo si el mercado
monopsónico analizado puede obtener inmigrantes
dispuestos a trabajar en el mismo país y de la misma
nacionalidad.
Aquellos que han estudiado la industria maquiladora
mexicana, saben que el crecimiento de este mercado está
asociado a la inmigración nacional, al respecto podemos
leer a (Anguiano, 1998, 2005), (Cervera, 2005), (Ravelo
& Sánchez, 2006), (Vallentin, 2007, 2009), (Sánchez &
Ravelo, 2010), (Herrera & Rocha, 2013) por nombrar
algunos. Esta estrategia de promover la inmigración
nacional en las ciudades maquiladoras ha provocado
con ictos sociales de diferente naturaleza, que van
desde los con ictos por el tema de la infraestructura
urbana hasta con ictos regionalistas, clasistas, sexistas
y hasta racistas.
Con respecto a la infraestructura urbana Vallentin
nos relata los con ictos que se generaron en Ciudad
Juárez debido a la llegada masiva de inmigrantes de
Veracruz, al respecto señala: “La discusión enfrentó
a los intereses de la administración municipal por un
lado, y por el otro, los intereses de la industria. Mientras
que la industria maquiladora favorecía activamente la
llegada de la fuerza de trabajo migratoria para sostener
el elevado ritmo de crecimiento, las autoridades
municipales de la ciudad temieron una excesiva presión
sobre la infraestructura urbana como resultado del
incremento en la migración” (Vallentin, 2009, pág. 7).
Sobre los con ictos de tipo regionalista, clasista y
sexista; podemos leer lo que señalaron Ravelo y Sánchez
sobre los prejuicios que algunos de los habitantes de
Ciudad Juárez y del estado de Chihuahua, tuvieron
hacia los inmigrantes originarios de estados mexicanos
sureños “puede observarse un conjunto de prejuicios por
parte de los originarios de la entidad hacia los que llegan
a este lugar efectivamente en busca de trabajo…Son
prejuicios hacia los migrantes que, sin duda, contienen
una fuerte connotación regionalista, clasista y hasta
sexista, pues se centra hacia las obreras que trabajan en
las maquiladoras”(Ravelo & Sánchez, 2006).
En una investigación realizada por Herrera y Rocha,
en la ciudad fronteriza de Reynosa en Tamaulipas,
México, los autores denunciaron incluso la presencia de
conductas racistas entre algunos de los habitantes de la
ciudad, originarios de la ciudad y del estado, hacia los
inmigrantes originarios del sureño estado de Veracruz,
al respecto leamos un fragmento de una entrevista
realizada por los autores a una joven universitaria
reynosense, identi cada como Francisca: “Los puestos
bajos son para los veracruzanos, por supuesto y los
puestos altos son (para) los reynosenses o norteños…
es la gente de Veracruz de la que nos reímos … o sea yo
también me considero racista(Francisca, en: Herrera
& Rocha, 2013).
En un mercado laboral oligopsónico, el empresariado
ligado al oligopsonio sostendrá que los trabajadores
inmigrantes son necesarios porque ocupan los puestos
que los habitantes de la ciudad o estado no quieren
ocupar, lo que es parcialmente cierto o inexacto pues
lo real es que los habitantes de la ciudad que están
desempleados buscan trabajos mejor remunerados que
los ofrecidos por el oligopsonio; la presencia de los
inmigrantes por lo mismo suele ser rechazada por parte
de la población local, que ve en los inmigrantes la causa
del desempleo y de las bajas remuneraciones, generando
diferentes con ictos sociales como los ya citados, que se
pueden agravar si además existen diferencias culturales
y étnicas entre los inmigrantes y la población local.
Cabe destacar que los inmigrantes no son la causa
del desempleo o los bajos salarios de la población local
en una ciudad en donde existe un mercado laboral
oligopsónico dominante; las causas reales se deben
buscar sobre el oligopsonio mismo; que como hemos
señalado, está dispuesto a mantener cupos vacantes
que no serán llenados por la población local; el rechazo
injusto hacia los inmigrantes no modi cará la conducta
del oligopsonio, si éste no encuentra mano de obra
barata local su ciente o ira a buscarla en donde ella esté
o trasladará la industria a las regiones en donde esté
esta mano de obra. En este último caso el traslado de la
industria puede ser nacional, hacia otros estados de la
república, o internacional, fuera del país.
Vallentin nos describe los esfuerzos que la industria
maquiladora realizó para traer mano de obra inmigrante
hacia Ciudad Juárez en los siguientes términos: La
inserción de los veracruzanos en la IME4 resultó tan
provechosa para la industria maquiladora, que entre
1998 y principios del 2001, momento de un crecimiento
importante de la IME, la industria comenzó a reclutar
mano de obra directamente en el istmo veracruzano”
posteriormente agrega “Las maquiladoras contrataban
Aldea Mundo o 21 Nº 41/ Enero-Junio 2016 (1)
12
Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismo entre ... / 7-17
a la gente en el sur de Veracruz y la llevaban a la frontera
en autobuses. Esta práctica fue muy extendida en los
años de crecimiento ininterrumpido de la industria
maquiladora” (Vallentin, 2009, pág. 22).
Sobre este tema podemos decir que la práctica de
promover la inmigración para abastecer de mano de
obra barata está plenamente vigente en la industria
maquiladora, al respecto un artículo publicado a
mediados del 2014 señala que algunas agencias de
empleos ubicadas en Ciudad Juárez habían reiniciado
la contratación directa en el estado de Veracruz por
medio de reclutadores. Al respecto se lee: La mejora
del mercado laboral en la ciudad motivó a agencias de
empleos a que reactivaran la búsqueda en otros estados
del país de trabajadores para la industria maquiladora.
Es el caso de la Agencia Ely, que desde la semana
pasada envió reclutadores a ciudades como Acayucan
y Coatzacoalcos, en el estado de Veracruz, para cubrir
las vacantes que día a día abren las plantas de Ciudad
Juárez” (Gaytán, 2014).
6. Racismo entre mexicanos
Para que las personas se perciban a sí mismos
como miembros de una raza diferente, en un contexto
racista, es necesario que como cuerpo colectivo, en
sus mentes, generen un estereotipo de sí mismo y
uno o varios estereotipos de los otros grupos. Los
estereotipos, constituyen formas particulares de
percepción y categorización de la realidad (en este
caso de grupos sociales e individuos). Son una forma
de conceptualización, donde se incluye en una clase,
elementos que se supone poseen ciertas características
o atributos.
El proceso de clasi cación cumple la función
de economía intelectual que facilita la percepción
de la realidad, es decir es una forma de simpli car
la percepción real (Teruel Rodríguez & Fernández
Cabello-Delgado, 2005). Por supuesto esto exige que el
estereotipo sea un sistema conceptual rígido, el cual será
positivo o negativo en cuanto a evaluación, en donde
necesariamente habrá una generalización respecto a los
individuos que se incluyen en el estereotipo.
Se debe tener en cuenta que detrás de todo estereotipo
existe siempre un grado de verdad, pero a pesar de ello el
estereotipo será siempre una representación rígida, falsa
e imaginaria de la realidad, producto de un pensamiento
colectivo (Lippmann, 1946; Franco, 2012). Al respecto
Lippmann (1946) señala que los estereotipos no son
objetivos, están cargados de sentimientos, y que
cualquier perturbación del mismo es percibido incluso
como un ataque a los cimientos del universo de aquel
que lo ha asumido.
7. La migración en Reynosa
Hacia mediados de la década de 1930, Reynosa
era un pequeño poblado sin atractivo económico o
poblacional alguno. El censo de 1930 señala que en esa
población radicaban 4,800 habitantes (Secretaria de la
Economía Nacional, 1930), pero se inició un despegue
económico con la construcción de los distritos de riego
tanto en Tamaulipas como en Texas; estimulando las
actividades agrícolas en la región. Posteriormente,
en la década de los cincuenta se instaló un complejo
petroquímico de Petróleos Mexicanos que contribuyó
al desarrollo regional sustentable (Ateneo de Reynosa,
1990).
Fuente: Elaboración propia.
Grá co 2: Grá co de Crecimiento de la Población de Reynosa. Creación
propia a partir de los Censos
Aldea Mundo o 21 Nº 41/ Enero-Junio 2016 (1)
13
Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismo entre ... / 7-17
Es recién a  nales de los sesenta cuando se instalan
las primeras maquiladoras, impulsando una importante
corriente migratoria, provocando una desordenada
apertura de asentamientos urbanos en los que existe un
evidente rezago de servicios como electricidad, agua,
drenaje y pavimentación. En 1950 en Reynosa vivía
un total de 34 mil 76 personas, diez años después la
población había crecido en más de 100 mil habitantes.
Para 1995, la población ascendía a 337 mil 53 residentes
y en el 2010, la población casi se duplicó y llegó a los
608 mil 891 personas, según los diferentes censos.
(Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía, 2013).
7.1. Los reynosenses una minoría en la ciudad
Por datos obtenidos del Instituto Nacional de
Estadística y Geografía (INEGI), el porcentaje de
Tamaulipecos que vivían en la Reynosa en el 2010 era
del 61% y los mexicanos nacidos en otras entidades
que vivían en la ciudad era del 38%, el 1% restante
eran aproximadamente 5 mil 641 personas, lo lógico
es suponer se trataba de extranjeros, la mayoría niños
hijos de mexicanos. En todo caso esta última cantidad,
resultaba irrelevante; lo destacable de ese año era que
los reynosenses se aproximaban a ser una minoría en
su propia ciudad o ya lo eran, pues es fácil asumir que
por lo menos un 11% de la población que declaró ser
tamaulipeco, seguramente no era reynosense sino de
otras ciudades del estado. Asimismo si se recuerda el
crecimiento explosivo de la ciudad en los últimos 100
años, es lógico entender que muchos reynosenses lo son
sólo en primera generación.
7.2. Los veracruzanos otra minoría importante
La inmensa mayoría de ellos arribó a la ciudad con
la nalidad de emplearse en la industria maquiladora,
como producto de la elevada desocupación en su
estado de origen. Su inmigración a Reynosa en
muchos aspectos ha sido dramática, tanto para ellos
mismos como para los reynosenses; ante la llegada de
nuevos migrantes, la ciudad aumenta en promedio una
manzana por día, los que se asientan mayoritariamente
en colonias de reciente creación. Carentes de los más
elementales servicios públicos. Algunas de estas
colonias se ubican cerca de los parques industriales,
construyendo parte de sus viviendas con desechos de las
propias plantas, y almacenando el agua para su casa en
barriles industriales, de hecho muchos de esos barriles,
anteriormente sirvieron para trasladar algún líquido a las
maquiladoras.
Desprovistos de los servicios básicos y víctimas
de la burocracia in exible que les di culta el obtener
actas de nacimientos, certi cados de estudios y otros
documentos, cuando han cometido el error de no venirse
como ellos; muchos de ellos, además deben soportar el
estigma de la discriminación; discriminación por ser
pobres, por tener baja escolaridad, por ser de origen
indígena o por ser de Veracruz.
7.3. El reynosense percibido como de raza o
etnia blanca
A partir del grupo de discusión realizado con
alumnos reynosenses, se logró reconstruir el estereotipo
imaginario, que ellos tienen de mismos, es decir del
“estereotipo del nosotros”, y se pudo reconstruir el
estereotipo imaginario que tienen de los otros, es decir
del “estereotipo de ellos” los no reynosenses, los no
norteños.
Los participantes del grupo focal, se perciben como
blancos. La percepción racial del propio grupo incluso
proclama una supuesta superioridad racial. Ellos no sólo
señalan ser: blancos, altos, robustos, de rostros redondos
tipo español, etc. además señalan: Somos Jefes, para
los puestos altos, de clase media o alta, productivos y
fuertes; somos malos obreros, cuestionadores y de poca
capacidad física.
Este pensamiento es coincidente con las teorías de
king (2011) y de Isassi Cantú (2000), quienes señalan
que el mexicano norteño y el reynosense en particular
es un sujeto de raza o etnia blanca, para el primero el
norteño es español de “pureza étnica” (King, 2011,
pág. 6), para el segundo el norteño y el reynosense es
el fruto de la unión de dos pueblos igualmente blancos:
los europeos-ibéricos y los judíos-sefarditas (Isassi
Cantú, 2000). Estas ideas racistas quedan plasmadas en
las creencias tanto de los autores, como de los jóvenes
participantes del grupo focal, del rechazo al posible
mestizaje con otras etnias, como son los indígenasy los
afrodescendientes (Sheridan Prieto, 2001).
No se puede olvidar que la percepción que el grupo
tiene de ser blancos, es errada y forma parte del mito
racial del norteño, pues se aleja de la realidad histórica,
ampliamente probada, del origen multirracial de los
norteños; para una mayor profundización de estos temas
se puede consultar a Cecilia Sheridan (2001) y a Héctor
Maza (2002).
8. Los imaginarios urbanos
En la ciudad de Reynosa donde conviven personas
originarias de la ciudad e inmigrantes originarios de
otros estados como: Veracruz, Michoacán, Puebla
por mencionar algunos estados de origen, convergen
o de plano chocan dos imaginarios urbanos; el de
los norteños-blanco o blanqueados de los habitantes
originarios y el mexicano-indígena-mestizo de los
inmigrantes. Al respecto Silva explica que el imaginario
urbano como técnica de análisis es heredera de la
hermenéutica psicoanalítica (Silva, 2006).
En este sentido Daniel Hiernaux explica que el
imaginario funciona sobre la base de representaciones
Aldea Mundo o 21 Nº 41/ Enero-Junio 2016 (1)
14 Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismo entre ... / 7-17
que son una forma de traducir en una imagen mental,
una realidad material o bien una concepción. En otros
términos, en la formación del imaginario se ubica
nuestra percepción transformada en representaciones
a través de la imaginación, proceso por el cual la
representación sufre una transformación simbólica. El
imaginario es justamente la capacidad que tenemos, de
llevar esta transformación a buen término (Hiernaux,
2007).
8.1. El imaginario Veracruzano-indígena-
mestizo
En Reynosa se puede observar, en el caso de los
veracruzanos, que existen partes de la ciudad, calles o
barrios completos, donde se respira un ambiente de su
lugar de origen, se lee en los nombres de los negocios
como: tortillería Veracruz, panadería Poza Rica, molino
Papantla, carnicería el jarocho5, abarrotes la veracruzana,
minisúper Tihuatlán, por nombrar algunos; en los tipos
de productos que se ofrecen como: tamales de hoja de
plátano6, pan de levadura, queso fresco, carne enchilada,
chile seco7, chorizo, frijoles de bola8, entre otros; y hasta
en el tipo de edi caciones en que viven: tinglados9 de
madera, con animales domésticos, tendederos de ropa
en el patio. Se observa que se celebran festividades
como el día de muertos10, hacen novenas para la Virgen
de Guadalupe11, adornan sus casas en navidad con papel
china12y árboles arti ciales, queman el año viejo13.
8.2. El imaginario Reynosense-texano-blanco o
blanqueado.
Por otro lado, en las calles o barrios donde habitan
los originarios de Reynosa, se puede observar que el
ambiente es similar al de McAllen14, por los nombres
de los negocios como: la texanita, el texano, minisúper
six, Texano salón, Bar el gringo, boutique McAllen;
entre muchos otros. Asimismo los tipos de comida
que se ofrecen para su venta son propios del norte de
México y sur de Texas, como: burritos15, hamburguesas,
autas16, gringas17, nachos18, por nombrar algunos; sus
casas se caracterizan por una arquitectura denominada
vernácula19 donde no se ve movimiento y tienen todo el
perímetro cerrado con murallas, con aire acondicionado,
sin animales domésticos. En estos barrios se festeja
Halloween20 y el día del pavo21; en navidad adornan sus
casas al estilo de USA y cada vecino compite por poner
más luces y adornos navideños exteriores, en algunos
casos de dimensiones gigantescas; dentro de sus casas
usan árbol natural y arreglos so sticados.
8.3 La lucha entre los dos imaginarios sociales
La mezcla de racismo y clasismo exacerba la lucha
de los dos imaginarios urbanos en Reynosa; se observa
en el caso de algunos reynosenses, el total rechazo a
los barrios de mayoría veracruzana, para quienes no es
bueno ni ir ni ser visto en los mismos, mucho menos
consumir los alimentos de Veracruz, ni comprar en las
tiendas atendidas por los veracruzanos; al respecto un
entrevistado comentó “pre ero ir hasta el súper que
comprar en esas tiendas, no vaya ser que me peguen
alguna enfermedad” (Nereyda, 2014, entrevistado por
Martinez).
Para muchos reynosenses no es aceptable pensar en
relacionarse sentimentalmente con personas de origen
veracruzano, ya que aspiran a tener parejas de su mismo
origen norteño incluso aspiran a tener parejas texanas
o mexicoamericanas. La descripción que suelen hacer
los reynosenses de sí mismos es la de: «Norteños,
americanos, texanos, reynosenses, los que somos de
aquí. Tenemos nuestra propia lengua, hablamos usando
palabras en inglés, acento agresivo, fuerte y golpeado.
Tenemos nuestra propia vestimenta y música, costumbres
y cultura americanas, celebramos “Halloween”.
Comida americana, extranjera y norteña; comida
sana. Somos malos obreros, cuestionadores y de poca
capacidad física. Somos Jefes, para los puestos altos, de
clase media o alta, productivos y fuertes. Somos racistas
y bromistas» (Extractos de focusgroup a alumnos
universitarios reynosense, realizado por Herrera).
El centro de la ciudad de Reynosa es una mezcla del
Reynosa norteño y del Reynosa veracruzano, junto a
una tienda de ropa vaquera tipo texana, en donde se
suele adquirir botas de pieles exóticas como de avestruz
o serpiente, hay una farmacia o una óptica llamada La
Veracruzana; junto a una estética o peluquería en donde
todos los estilistas son veracruzanos, hay una tienda
de música en donde se escuchan rancheras y música
de cantantes norteños. Algunos reynosenses se quejan
increpando a los veracruzanos en sentido de que el
centro de la ciudad ha perdido su “encanto y su magia”,
que ya no parece una ciudad norteña, sino un pedazo
de Veracruz; por otra parte algunos veracruzanos siguen
extrañando su tierra, no sólo están conscientes de que
Reynosa no es Veracruz sino que están conscientes de
ser un grupo carente de poder político y social, relegados
en muchos casos a tener que vivir en condiciones de
pobreza y discriminación. No existen condiciones u
oportunidades para que el malestar de los veracruzanos
se transforme en un movimiento social capaz de generar
justicia y equidad (Rodriguez, 2009), la inmigración
aumenta y no por ello los veracruzanos tienen acceso a
cargos políticos, todo lo contrario la minoría reynosense
y norteña ostenta la totalidad o casi totalidad de los
mismos. No existen movimientos sociales, ni siquiera
líderes de opinión o líderes comunitarios; incluso el
liderazgo sindical o vecinal no incluye en su discurso
el tema étnico (Valderrama Rentería, 2008), los
veracruzanos aunque provengan de diferentes grupos
étnicos lingüísticos indígenas no poseen identidad
étnica como ocurre con sus pares en Chiapas.
Aldea Mundo o 21 Nº 41/ Enero-Junio 2016 (1)
15
Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismo entre ... / 7-17
8.3.1. Auto etnocidio
Entre los veracruzanos, se puede observar una
división, aquellos que se sienten orgullosos de ser
veracruzanos o mexicanos y los que tienen aspiraciones
de ser como los reynosenses. La asimilación implica
en algunos casos, no solo negar su origen étnico, no
reconocer la existencia de padres o abuelos de origen
indígena, sino que se llega a presumir de abuelos de
origen inglés, francés o español, avergonzándose de sus
verdaderos antepasados, lo que implica en algunos de
ellos un auto etnocidio y una auto aculturación (Jaulin,
1970; Bon l Batalla, 1990; Aguirre, 1992).
9. Conclusiones
La inmigración es un efecto causado por la demanda
de mano de obra barata que realiza el mercado laboral
oligopsónico de la industria maquiladora. Este efecto
se produce en el norte de México y se produce y
producirá en todas aquellas regiones o países en donde
la industria maquiladora se instale y expanda; una vez
agotada la mano de obra local dispuesta a trabajar por
los pobres salarios, la industria maquiladora sólo tiene
dos opciones desde su lógica oligopsónica, o trans ere
sus plantas hasta donde viven los pobres o los trae hasta
ellos fomentando la inmigración nacional local o incluso
internacional si la legislación del país lo permite.
Si los obreros atraídos o traídos por la industria
maquiladora son de otra etnia diferente a la de los
residentes locales, no sólo se generará clasismo sino
también racismo. Si el número de inmigrantes llega a
ser muy elevado al punto de competir con los residentes
originarios, varios imaginarios urbanos se disputarán la
ciudad, aumentando con ello las fricciones entre ambos
grupos. Lamentablemente esta lucha de los imaginarios
urbanos y sociales no se transforma necesariamente en
un movimiento social capaz de generar identidad étnica
y justicia social entre los inmigrantes, por el contrario la
asimetría en el poder promueve la identidad étnica del
grupo dominante la que se ha fortalecido agravando las
condiciones sociales de los recién llegados.
Notas
1 En este artículo las expresiones “industria maquiladora”,
“industria maquiladora de exportación”, “IME”, “maquila”
y “maquiladora” son tomadas como sinónimos a pesar de
sus leves diferencias conceptuales.
2 El salario mínimo en el 2003 para la zona fronteriza
era de 43.65 pesos, mientras que en el 2014 es de 67.29
pesos. Fuente:Conasami(2015).
3 Pesos, es decir pesos mexicanos.
4 IME ( Industria Maquiladora de Exportación)
5 Jarocho es el gentilicio informal de los veracruzanos.
6 En hoja de plátano, es decir envuelto en hoja del árbol
de plátano o banana, a diferencia del tamal norteño que
se envuelve en hoja de maíz u hoja de la mazorca de
maíz.
7 Chile seco, se trata de ají o pimiento seco.
8 De bola, es decir enteros, no molidos o en puré a la
usanza del norte mexicano.
9 Tinglado, se re ere a una construcción rustica o sin
terminar.
10 Día de muertos, en México se celebra el primero y dos
de noviembre; en Veracruz esta festividad puede durar
toda la primera semana de noviembre, en este caso se
le rinde culto a los difuntos a través de altares, donde
se colocan los platillos y bebidas preferidas del difunto,
adornado con  ores y velas.
11 Rezos donde honran a la Virgen de Guadalupe
normalmente son doce, desde el primero de diciembre
hasta el día doce del mismo mes, día que se festeja el
día de la Virgen de Guadalupe.
12 Adornos de papel china, son adornos de papel crepe,
muy usados para adornar las casas mexicanas en  estas
patrias, en época de navidad se modi can los motivos y
colores; son de tipo artesanal y simulan guirnaldas de
papel con caracteres religiosos.
13 Se denomina así a la tradición de hacer un mono
de trapo, relleno de juegos arti ciales y al entrar el
nuevo año se le prende fuego, como señal de que ya
ha culminado ese año y darle la bienvenida al otro. Esta
costumbre no es propia del norte de México en donde al
estilo texano rural se suele disparar tiros de revolver al
aire para conmemorar el año nuevo.
14 Ciudad del estado de Texas en USA, fronteriza con
Reynosa.
15 El burrito, es un platillo de la cocina texano-mexicana
que consiste en una tortilla de harina de trigo enrollada
en forma cilíndrica en la que se rellena de carne asada
y frijoles refritos, suele tener además ambos extremos
cerrados. En contraste, un taco es generalmente formado
al doblar una tortilla a la mitad, dejando el perímetro
semicircular abierto.
16 La  auta, es similar al burrito, también es un platillo de
la cocina texano-mexicana que consiste en una tortilla
de harina de trigo enrollada en forma cilíndrica, en este
caso sus extremos siempre están abiertos, se diferencia
además del burrito en que su relleno es diferente, pues
suele ser un guiso de carne o guiso de frijoles refritos.
Aldea Mundo o 21 Nº 41/ Enero-Junio 2016 (1)
16 Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismo entre ... / 7-17
17 La gringa, es un platillo del norte de México, consiste
en un guiso de carne y queso, en tortilla de trigo; las
tortillas de trigo están extendidas y son asadas sobre
un tipo de plancha denominado comal, el queso fundido
permite unir ambas tortillas.
18 Los nachos son pequeñas tortillas de trigo, o trozos
de tortillas de trigo, cubiertos por queso derretido. Su
origen se atribuye a la ciudad de Reynosa en Tamaulipas
México. También es considero un platillo texano-
mexicano o texmex.
19 La arquitectura vernácula es una estilización de las
iglesias de origen mexicano que suelen encontrarse en
el sur de Texas, Arizona y California.
20 Halloween, es una festividad de origen europeo, pero
que en el norte de México se celebra al estilo tradicional
de USA, los vecinos adornan sus casas con calabazas
de color naranja y los niños de disfrazan y salen a pedir
dulces por las casas; además se decora el comercio,
las tiendas y los colegios; en el caso de los colegios la
decoración es más común en los privados de tipo laico.
21 Día del pavo, es la forma de denominar en el norte
de México a Thanksgiving, o día de acción de gracias;
se trata de una tradición absolutamente estadounidense,
originalmente era una celebración de origen religioso
protestante; no obstante en el norte de México se celebra
igualmente en familias de origen católico o laicas y sin
ningún parentesco con familias de origen de USA.
Referencias bibliográ cas
AGUIRRE, B. (1992). El proceso de aculturación y el cambio
sociocultural en México. México: Universidad Veracruzana,
Obra Antropológica VI. Instituto Nacional Indigenista,
Gobierno del Estado de Veracruz, Fondo de Cultura
Económica.
ATENEO DE REYNOSA. (1990). Reynosa, Nuestra Ciudad.
Reynosa.
BHASKAR, V., MANNING, A., & TO, T. (2002). “Oligopsony and
monopsonistic competition in labor markets”. Journal of
Economic Perspectives, vol. 16 (núm. 2), pp. 155-174.
BONFIL BATALLA, G. (1990). Aculturación e indigenismo: la
respuesta india. En Indianismo e indigenismo en América.
Madrid: Alianza.
CARD, D., & DINARDO, J. (2002). “Skill-biased technological
change and rising wage inequality: Some problems and
puzzles”. Documento de trabajo de la National Bureau of
Economic Research (NBER).(núm. 8769).
CARRILLO, J., & SANTIBÁÑEZ, J. (2001). Rotación de Personal
en las Maquiladoras (Segunda ed.). Estado de México:
Plaza у Valdés, S.A. de C.V.
CERVERA, L. (2005). Diagnóstico geo-socioeconómico de
Ciudad Juárez y su sociedad. Ciudad Juárez: Colegio de
la Frontera Norte.
CONASAMI. (25 de noviembre de 2015). CONSAMI. Obtenido
de http://www.conasami.gob.mx/: http://www.conasami.gob.
mx/pdf/salario_minimo/sal_min_gral_area_geo.pdf
CORTES CASTILLO, Y. S. (2012). La Situación Laboral y de
Vida de los(as) Obreros(as) de la Maquila en Ciudad Juárez
En un Contexto de Crisis de 2000-2003. Ciudad Juárez:
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez e Instituto de
Ciencias Sociales y Administración. Tesis de Maestria.
DORIS. (17 de Septiembre de 2014). Entrevista a Doris. (L.
P. Herrera, Entrevistador) Ciudad Victoria, Tamaulipas,
México.
ERICKSON, C., & MITCHELL, D. (2007). “El monopsonismo,
metáfora del nuevo mercado de trabajo postsindica”.
Revista Internacional del Trabajo, vol. 126(Núm. 3-4), 185
- 212.
FERNANDO. (13 de Septiembre de 2014). Entrevista a
Fernando. (P. A. Herrera Ledesma, Entrevistador) Ciudad
Victoria, Tamaulipas, México.
FRANCO, T. (2012). ¿Qué papel desempeñan los estereotipos
en el aprendizaje del español como lengua y cultura
extranjera? Université Stendhal Grenoble III. UFR de
Langues, Département d’études ibériques et ibéro
américaines.
GAYTÁN, B. (Lunes 2 de Junio de 2014). “Van otra vez a Veracruz
por empleados para maquiladoras”. El Diario.
GOMEZ, C. (1° de marzo de 2009). “Los Paros Técnicos,
"Trampa" para los obreros, alertan abogados laborales”. La
Jornada.
GUTIÉRREZ, K. (4 de junio de 2004). “Frontera. Urge a la
maquila emplear a 16 mil”, En portada.
HERRERA LEDESMA, P. A. (2004). Racismo y Xenofobia en
México. Reynosa: UMAN.
HIERNAUX, D. (agosto de 2007). “Los imaginarios urbanos: de
la teoría y los aterrizajes en los estudios urbanos”. Revista
eure, Vol. XXXIII(Nº 99)), pp. 17-30.
INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICAS Y GEOGRAFÍA.
(Octubre de 2013). INEGI. Recuperado el 20 de Octubre de
2013, de http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/Proyectos/
ccpv/default.aspx
ISASSI CANTÚ, C. (2000). Reynosa: Una historia que se escribe.
Reynosa: Ayuntamiento de Reynosa.
JAULIN, R. (1970). La paix blanche: introduction à l’ethnocide.
Vol. 2. Éditions du Seuil.
KING, J. (14 de Septiembre de 2011). La Arquitectura Vernácula
del Noreste de México. Recuperado el 2012 de Octubre de
20, de Equipo Bonsai.
LIPPMANN, W. (1946). Public opinion. Transaction Publishers.
LOBATO, J. (2014). Ley Federal del Trabajo 2014. México, D.F.,
ISBN: 9789707830660: Berbera Editores (Me).
MANNING , A. (2003). Monopsony in motion: Imperfect
competition in labor markets.
Aldea Mundo o 21 Nº 41/ Enero-Junio 2016 (1)
17
Pedro A. Herrera Ledesma; Mónica L. Sánchez Limón y Víctor M. Martínez Rocha / Racismo entre ... / 7-17
MAZA, H. (19 de Agosto de 2002). Estirpe de Ébano: La Etnia
olvidada en el Noreste Mexicano. Recuperado el Junio de
20 de 2013, de Consejo Nacional para la Cultura y las Artes:
http://archive.is/YgOJw.
MITCHELL, D., & ERICKSON, C. (December de 2005).
“Monopsony: Today’s New Labor-Market Reality. Working
USA”. The Journal of Labor and Society, Volume 8, págs.
671 - 682.
MONTES, G. (2012). “Evaluating the Social Justice Implications
of the New Theory of Dynamic Monopsony”. Catholic Social
Science Review, vol. 17, pág. 161 – 177.
NAGHAVI, A. (2007). “Asymmetric Labor Markets, Southern
Wages and the Location of Firms”. Review of Development
Economics, vol. 11(núm. 3), 463 - 481.
PINDYCK, R., & RUBINFELD, D. (2009). Microeconomia
(Séptima ed.). (E. Rabasco, & L. Toharia, Trads.) Madrid,
España: PEARSON EDUCACIÓN, S. A.
RANSOM, M., & SIMS, D. (2010). “Estimating the Firm’s
Labor Supply Curve in a “New Monopsony” Framework:
Schoolteachers in Missouri.” Journal of Labor Economics,
vol. 28(núm. 2).
RAVELO, P., & SÁNCHEZ, S. (enero-febrero de 2006). Retroceso
laboral, discriminación y riesgo en las maquiladoras: el caso
de Ciudad Juárez, Chihuahua”. El Cotidiano, vol. 21(núm.
135), pág. 71-77.
RODRIGUEZ, A. (2009). Panorama teorico: acción colectiva,
movimientos sociales e interseccionalidad con la perspectiva
de geénero. En Sujeto sociales, acciones colectivas y
trabajo social (pp. 25 - 62 ). Santiago de Cali, Colombia:
Universidad del Valle.
SAMUELSON, P., & NORDHAUS, W. (1996). Economía (Vol. I).
México: Mc Graw Hil.
SÁNCHEZ, S., & RAVELO, P. (noviembre-diciembre de 2010).
“Cultura obrera en las maquiladoras de Ciudad Juárez en
tiempos catastró cos”. El Cotidiano 164, pág. 19 -25.
SECRETARIA DE LA ECONOMÍA NACIONAL. (1930). Quinto
Censo de Población. México: Dirección General de
Estadísticas.
SHERIDAN PRIETO, C. (2001). “Indios madrineros”
Colonizadores tlaxcaltecas en el noreste novohispano.
Estudios de Historia Novohispana.
SIAGO W., D. (1947). “Stereotypes: Before Pearl Harbor and
After.” The Journal of Psychology: Interdisciplinary and
Applied, 55 - 63.
SILVA, A. (2006). Imaginarios Urbanos. Bogota Colombia: Arango
Editores Ltda.
TERUEL RODRÍGUEZ, L., & FERNÁNDEZ CABELLO-
DELGADO, F. (2005). “Andaluces en la telerrealidad: la
audiencia a través del estereotipo del andaluz anónimo en
televisión”. Comunicar (25).
VALDERRAMA RENTERÍA, C. (2008). “Construyendo
identidad étnica afro-urbana: Etnografía de las dinámicas
organizativas en los procesos de construcción de identidad
étnica afrocolombianas en Cali”. Prospectiva. No. 13.
VALLENTIN, S. (2009). “La industria maquiladora y la migración
interna en México”. Gaceta Laboral, vol. 15. No. 1, pp. 5-28.
*Pedro Alberto Herrera Ledesma
Maestro en Ciencias de la Administración, Uni-
versidad Autónoma de Tamaulipas (UAT),
Alumno del Doctorado en Ciencias Administrati-
vas de la UAT-PNPC-002333.
E-mail: pedroherreraledesma@gmail.com
**Mónica Lorena Sánchez Limón
Doctora en Ciencias de la Administración por la
UNAM, Universidad Autónoma de Tamaulipas
(UAT), Profesora investigadora del Doctorado
en Ciencias Administrativas de la UAT- PNPC-
002333.
E-mail:msanchel@uat.edu.mx
***Víctor Manuel Martínez Rocha
Maestro en Ciencias de la Administración,
Universidad Politécnica de Victoria (UPV),
Profesor investigador de Licenciatura en
Gestión y Administración de Pymes de la UPV
E-mail: vmartinezr@upv.edu.mx
Fecha de Recibido: Octubre 2015
Fecha aprobación: Febrero 2016
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Book
Full-text available
El presente trabajo de investigación está enfocado en generar un diagnóstico Geosocio-económico de Ciudad Juárez. Por lo que se ha integrando un documento que describe las principales problemáticas actuales tales como seguridad pública, demografía y migración, mercados de trabajo, los aspectos económicos más relevantes, salud, educación y desarrollo urbano de Ciudad Juárez. Uno de los productos de este trabajo es la generación de un atlas de la ciudad, donde se dan a conocer los principales aspectos geográficos de la región; incluyendo el clima, geología y geomorfología, fisiografía e hidrología, así como la conformación urbana de la ciudad. Así mismo, dada la naturaleza multidisciplinaria requerida para abordar este diagnóstico, éste se manejó a través de nueve componentes que a su vez conforman los capítulos II al X del reporte final los cuales estuvieron a cargo de un experto en la materia. Cada componente/capítulo está estructurado en guión y en los términos de referencia del programa de trabajo con la variable sexo: mujeres y hombres. Al final, cada apartado cuenta con líneas de acción o recomendaciones que puedan derivar en la implementación ó en la toma de decisiones sobre políticas públicas
Article
Full-text available
From a starting point of the need to return to the concept of maginaries, this paper first reviews the various contributions to the genealogy of this concept that can he extractedfrom the social sciences and humanities. The paper then questions the relationship between imaginaries and space, revealing the close articulation between them from the very same conceptualization of imaginaries. Finally, the paper offers a brief review of the various studies of urban imaginaries, providing evidence of the differences between three approaches: the first dedicated to practices, the second representations and the third on the search for the articulation between practices and spatial experiences and lived spaces. Important themes that arise from these three approaches are the loss of the city, the impact of modernity on urban life, the new lifestyles linked to postmodernity and, finally, fear and the lack of security. The conclusions relate to perspectives from multiple disciplinary references, without underestimating the material dimensions of the city.
Article
What happens if an employer cuts wages by one cent? Much of labor economics is built on the assumption that all the workers will quit immediately. Here, Alan Manning mounts a systematic challenge to the standard model of perfect competition. Monopsony in Motion stands apart by analyzing labor markets from the real-world perspective that employers have significant market (or monopsony) power over their workers. Arguing that this power derives from frictions in the labor market that make it time-consuming and costly for workers to change jobs, Manning re-examines much of labor economics based on this alternative and equally plausible assumption. The book addresses the theoretical implications of monopsony and presents a wealth of empirical evidence. Our understanding of the distribution of wages, unemployment, and human capital can all be improved by recognizing that employers have some monopsony power over their workers. Also considered are policy issues including the minimum wage, equal pay legislation, and caps on working hours. In a monopsonistic labor market, concludes Manning, the "free" market can no longer be sustained as an ideal and labor economists need to be more open-minded in their evaluation of labor market policies. Monopsony in Motion will represent for some a new fundamental text in the advanced study of labor economics, and for others, an invaluable alternative perspective that henceforth must be taken into account in any serious consideration of the subject.
Article
En el presente artículo se pretende exponer la manera como organizaciones sociales afrocolombianas construyen identidad étnica urbana en Cali, las cuales involucran un conjunto de referentes que devienen de la pluralidad de lo social y más allá de los esencialismos tan cuestionados y criticados en las ciencias sociales de Colombia. Como se verá en el desarrollo del texto, los procesos de construcción de identidad étnica afro-urbana involucran referentes culturales y problemáticas sociales del ámbito local, regional, nacional e internacional.
Article
This paper describes current theoretical developments in labor economics that are likely to change how we understand the compensation of employees in a wage economy. The new theory of dynamic monopsony theorizes that imperfect labor markets where employees do not get paid their full marginal revenue product are the norm, rather than the exception. Recent empirical work published in a highly ranked, peer-reviewed labor-economics journal provided empirical support for the model. I discuss the implications of these developments in labor economics on the justice of wages within the framework provided by Catholic Social Teaching.
Article
In today's largely nonunion labor market, the default model used by many economists and policy makers is that of textbook competition. The textbook model suggests a mutual balancing of worker and employer interests and implies that laissez-faire and deregulation is the appropriate policy norm, but in the 1930s and before, the default model for a nonunion labor market was employer monopsony. There are many reasons to suppose that monopsony should be the default model again. A monopsonistic labor market—one where employers have market power—has a stabilizing effect at the macrolevel. Failure to recognize monopsony thus left macro policy makers surprised by the economic outcomes of the 1980s and 1990s. Yet, monopsony has a dark side in terms of income distribution and the provision by employers of wages and conditions at the microlevel. Laissez-faire and labor-market deregulation therefore cannot be the policy norm under monopsony.
Article
Resumen. ¿Cómo es posible que, en todas las partes del mundo, en plena globalización, los empleadores sufran problemas cada vez más graves de escasez de mano de obra?¿Por qué no suben los salarios en las economías en expansión? La tesis que se defiende en este artículo es que, debido a la pérdida de fuerza de los sindicatos, los empleadores han tomado la delantera y establecen los salarios y otras condiciones de trabajo conforme a las reglas de un mercado laboral monopsonista. Los autores refutan el modelo de competencia perfecta, con su equilibrio entre oferta y demanda, y sostienen que, lejos de ser una curiosidad pedagógica, el monopsonismo y su desequilibrio en cuanto a la capacidad de negociación son una realidad muy extendida. Es necesario devolver la palabra a los trabajadores para subsanar consecuencias tan indeseables de los éxitos macroeconómicos como la desigualdad de ingresos y la pérdida de derechos laborales.