ChapterPDF Available

La "rhetórica grossera": Palmireno y los caminos entre latín y vernáculo para formar "rheóricos caudalosos"

Authors:

Abstract

This paper deals with the paedagogic strategies used by humanist Juan Lorenzo Palmireno to improve in his students the capacity for improvising in Latin and vernacular language correctly and fluently. This bilingual training programm is directly related to the rhetorical exercises included in the Segunda parte del Latino de repente, where this humanist enlightens theoretical advice with a vaste range of examples composed by himself, in order to show how to amplify a simple text through the extensive vocabulary learned in the available repertories.
MISCELLANEA LATINA
EDITORAS
Mª TERESA MUÑOZ GARCÍA DE ITURROSPE
LETICIA CARRASCO REIJA
Sociedad de Estudios Latinos
Universidad Complutense de Madrid
Diseño de cubierta: Arturo Pérez Velázquez
Diseño de ilustración: Carolina Viñé Lombilla
© Sociedad de Estudios Latinos
ISBN: 978-84-606-6631-8
Depósito Legal: M-10859-2015
5
Índice
PRESENTACIÓN
Tomás GONZÁLEZ ROLÁN (Presidente de la SELat) .................................................. 13-14
I. LATÍN Y LENGUAS ROMANCES
Raquel CAMPO LASTRA: En la frontera meridional de los cántabros:
¿errores ortográficos o evolución al romance? ...................................................... 17-25
Marta CRUZ TRUJILLO: Textos latinos y catalanes en el manuscrito 981 de
la Abadía de Montserrat ............................................................................................. 27-34
Rosa Mª DÍAZ BURILLO: Pervivencia y cambio del léxico básico latino en
las lenguas romances: perspectivas del latinista y del romanista .......................... 35-41
Josep M. ESCOLÀ TUSET: Latín y romance en Cataluña en el siglo IX ................ 43-47
Emma FALQUE REY: El latín de la Colección diplomática del Monasterio de
Sahagún (siglos IX-XIII): cuestiones fonéticas ........................................................ 49-76
Paraskevi GATSIOUFA: Observaciones críticas sobre las traducciones
latinas de Parva Naturalia ............................................................................................. 77-84
Juan GIL FERNÁNDEZ: La acentuación oxítona en castellano medieval .............. 85-99
Ferran GRAU CODINA: Latín y romance en Pedro Juan Núñez: su uso en
la enseñanza del arte epistolar ............................................................................... 101-108
Jesús LUQUE MORENO: Del latín al español: tribulaciones de un traductor
de Horacio lírico....................................................................................................... 109-115
José MARTÍNEZ GÁZQUEZ: Toledo, ciudad del saber en la Edad Media ......... 117-131
Cristina MARTÍNEZ GÓMEZ: Del Memoriale Virtutum al Memorial de Virtudes ... 133-136
Juan Francisco MESA SANZ: Eneida en Curial e Güelfa: comentarios latinos a
Dante como intermediarios .................................................................................... 137-144
6
Noemí MONCUNILL MARTÍ: Las Metamorfosis de Ovidio traducidas por
Francesc Alegre (1494): algunas observaciones sobre la problemática de
las fuentes ................................................................................................................. 145-151
Enrique MONTERO CARTELLE: Gerardo de Cremona y la llamada Escuela
de Toledo .................................................................................................................. 153-166
José Antonio PASCUAL: La historia como coartada del deseo. A propósito
de los orígenes del castellano ................................................................................. 167-185
María Jesús PÉREZ IBÁÑEZ: Fray Bernardino de Laredo, ¿traductor de
Hipócrates? (una aproximación) ............................................................................ 187-194
Katarzyna Krystyna STARCZEWSKA: Ex translatione satis cognoui quicumque is
fuerat: fuisse natione Hispanum uel Hispano-Italum. Algunos rasgos de la
traducción latina del Corán de 1518 ..................................................................... 195-200
Cláudia TEIXEIRA: A tradução portuguesa de Cândido Lusitano de Sátiras e
Epístolas de Horácio: a rubrica Ao Leitor (ms. CXIII/2-3 da BPE) .................. 201-207
Juan J. VALVERDE ABRIL: Traduttore traditore: Las tergiversaciones de Juan
Ginés de Sepúlveda en su traducción de la Política de Aristóteles ................... 209-215
II. LENGUA LATINA E HISTORIA DE LOS TEXTOS, DE
ROMA AL SIGLO XXI
Zoa ALONSO FERNÁNDEZ: La expresión latina motus dare. ¿Una
Construcción con Verbo Soporte? ....................................................................... 219-225
José Miguel BAÑOS BAÑOS: Bellum gerere y proelium facere: sobre las
construcciones con verbo soporte en latín (y en griego) ................................... 227-234
Carmen BARRIO DE LA FUENTE: La palabra terapéutica en Plinio el Viejo
NH, XXVII: entre la religión y la superstición .................................................. 235-243
Gemma BERNADÓ FERRER: Accipio: un ejemplo de crítica textual en
escolios y comentarios............................................................................................. 245-251
Rocío CARANDE HERRERO: La peripecia del esdrújulo ..................................... 253-260
Olivia C. COCKBURN: Los verbos latinos en -icare y su desarrollo en
español ....................................................................................................................... 261-271
Florencia CUADRA GARCÍA: Agroecii De Orthographia: ‘no digáis…, sino
decid’ ......................................................................................................................... 273-280
José-Ignacio GARCÍA ARMENDÁRIZ: Persica poma. Columela 10, 405-412 ....... 281-286
7
Benjamín GARCÍA-HERNÁNDEZ: El latín que se esconde tras presuntas
voces prerromanas ................................................................................................... 287-304
Jonathan GÓMEZ NARROS: Aportación de un glosario visigodo a la
lexicografía. El Vitr. 14-5, un repertorio Abstrusa en una copia de la Lex
Wisigothorum ............................................................................................................... 305-311
Gerard GONZÁLEZ GERMAIN: Ille Romanae linguae candor odorque uetustatis.
La recreación del latín arcaico en la falsificación epigráfica del
Renacimiento ........................................................................................................... 313-320
Antonello V. GRECO: A cavallo tra lessico e tecnologia: da calx harenatus a
c(a)ementum. L’evoluzione terminologica delle malte nelle fonti letterarie
latine .......................................................................................................................... 321-327
Luisa HARTO TRUJILLO: La ratio en Gramática: de Linacro a la
gramática actual ...................................................................................................................329-349
Dániel KISS: Dos problemas en el texto de Catulo .............................................. 351-357
Ana Isabel MAGALLÓN GARCÍA: La influencia de Guarino de Verona en la
obra gramatical de Bartolomeo Facio ................................................................... 359-366
Rubén J. MONTAÑÉS: Latinismos en las llamadas «novelas bizantina........... 367-371
Ahmed-Salem OULD MOHAMED BABA: Los préstamos latinos en Andalusí .. 373-377
Carmen Teresa PABÓN DE ACUÑA: Dos ediciones postincunables de la
traducción al latín de Erasmo de Rotterdam de Hécuba e Ifigenia en Áulide:
la de la Biblioteca del Cabildo Catedralicio de Sigüenza y la del Seminario
Conciliar de Cuenca ................................................................................................ 379-385
Joaquín PASCUAL BAREA: El topónimo Carchite derivado del latín *caricetu,
‘carrizal’ ..................................................................................................................... 387-396
Mª Ángeles ROBLES SÁNCHEZ: Los Epodos de Horacio y el lenguaje
familiar latino........................................................................................................................ 397-403
Miguel RODRÍGUEZ-PANTOJA: Preposiciones en latín vulgar y su
evolución: cuestiones unde y quo ........................................................................... 405-411
8
III. LITERATURA LATINA, DE ROMA AL SIGLO XXI
III. I. Antigüedad
Juan Francisco FRAILE VICENTE: La lengua judicial en la poesía latina:
Horacio ................................................................................................................................ 417-422
Nicolás GIMÉNEZ DOBLAS: Horacio, Sátira II, 3: análisis de su estructura
literaria .....................................................................................................................................423-428
Gregorio HINOJO ANDRÉS: Dramatismo y suspense en la muerte
voluntaria de Séneca: Tacit. Ann. 15, 61-63 ......................................................... 429-435
Vanessa PUYADAS RUPÉREZ: Estereotipos sobre los orientales en la
Farsalia de Lucano: el caso de Cleopatra VII....................................................... 437-444
III. II. Edad Media
José Javier ÁLVAREZ GONZÁLEZ: Lírica latina hacia 1200: el renacimiento
del siglo XII en los reinos hispano-cristianos occidentales ............................... 447-452
Nuria DEL CASTILLO LEBOURGEOIS: Griegos y troyanos en la General
Estoria alfonsí: caps. 560-561 .................................................................................. 453-459
Arsenio FERRACES RODRÍGUEZ: Restauración del texto y eliminación de
repintes: una enmienda injustificada en Isidoro de Sevilla (Etym. 17, 9, 41) .. 461-467
Luis POMER MONFERRER: Algunos episodios de la vida de Alejandro en la
literatura medieval latina y romance ...................................................................... 469-475
Antonia RÍSQUEZ MADRID: Divina Commedia y Liber de proprietatibus rerum:
Dante y el enciclopedismo medieval ..................................................................... 477-483
III. III. Renacimiento
Juan Luis ARCAZ POZO: La elegía II 3 de Tibulo en las versiones de fray
Luis de León y Esteban Manuel de Villegas ........................................................ 487-496
Matilde CONDE SALAZAR: Las versiones francesas e italianas de las Vitae
duodecim Caesarum realizadas en el s. XVI. Ejemplares en Bibliotecas
españolas ................................................................................................................... 497-502
Vicente CRISTÓBAL LÓPEZ: Ovidio, fábulas mitológicas y problemas
editoriales ................................................................................................................. 503-508
Antonio DÁVILA PÉREZ: Crítica textual en los borradores latinos
conservados en el Museo Plantin-Moretus de Amberes .................................. 509-520
9
Marina DEL CASTILLO HERRERA: Quintiliano en el De liberorum educatione
de Eneas Silvio Piccolomini .................................................................................. 521-527
Jorge FERNÁNDEZ LÓPEZ: Retórica y derecho: Séneca el Viejo y ‘fazañas’
en la ‘Copilación’ de Alonso de Cartagena ............................................................ 529-535
Cándida FERRERO HERNÁNDEZ: De la Improbatio Alcorani a la Reprobacion
del Alcoran de Riccoldo da Montecroce, o la fortuna hispana de un texto
apologético ............................................................................................................... 537-543
Cruz GARCÍA FUENTES: El manuscrito 101-30 de la Biblioteca
Capitular de Toledo (Séneca, Tragedias) ............................................................... 545-554
Felipe GONZÁLEZ VEGA: Conocimiento y dignidad de estilo: la noción de
humanismo inherente a la Oratio paraenetica de Juan de Brocar (1521) ........... 555-563
Alejandra GUZMÁN ALMAGRO: Historias de fantasmas y lugares
encantados: pervivencia de un género en los
exempla de Petrus Thyraeus .... 565-569
Manuel LÓPEZ-MUÑOZ: Una propuesta de metodología de análisis de los
intertextos en la Rhetorica Ecclesiastica (1574-1583) de Agostino Valier ............ 571-580
Sandra I. RAMOS MALDONADO: De hominibus uitreis (I): de Erasmo a El
Licenciado Vidriera cervantino y el Phantasiocratumenos siue homo uitreus de
Gaspar Ens .............................................................................................................. 581-588
María RUIZ SÁNCHEZ - Marcos RUIZ SÁNCHEZ: Seducción y reciprocidad:
la Historia de duobus amantibus de Eneas Silvio Piccolomini ................................ 589-597
Marcos RUIZ SÁNCHEZ - María RUIZ SÁNCHEZ: Apuleyo y Boccaccio en
las Novellae de Girolamo Morlini .......................................................................... 599-608
María Asunción SÁNCHEZ MANZANO: La persuasión en la retórica de
Jorge de Trebisonda ............................................................................................... 609-616
Teresa SANTAMARÍA HERNÁNDEZ: Los Fundamenta medicorum de
Álvaro de Castro: léxico y fuentes ........................................................................ 617-622
Irene VILLARROEL FERNÁNDEZ: Textos latinos y castellanos sobre vicios
y virtudes en la Biblioteca del Conde de Haro ................................................... 623-629
III. IV. Pervivencia y recepción de las artes clásicas (siglos
XVII-XXI)
José Ignacio ANDÚJAR CANTÓN: Pervivencia del mundo clásico en El
carnaval de Francisco García Pavón ....................................................................... 633-640
10
Eulogio BAEZA ANGULO - Valentina BUONO: La figura della meretrix nella
letteratura latina e quella della prostituta nella canzone d’autore italiana ....... 641-649
Jesús BERMÚDEZ RAMIRO: El mito en la poesía de Juan Gil-Albert ............... 651-656
Sandra CAMACHO CUENCA: Fuentes clásicas en las Lágrimas de Dido de
Francisco Manuel de Melo (1608-1666) ............................................................... 657-663
Irene GARCÍA-OCHOA ROJAS: Las fuentes de Vicente Kadlubek sobre
Alejandro Magno .................................................................................................... 665-670
Ramiro GONZÁLEZ DELGADO: La Colección de autores selectos latinos y
castellanos (1849) ....................................................................................................... 671-677
Juan Antonio GONZÁLEZ IGLESIAS: La felicidad y los poetas. Palabras de
Lucrecio en Juan Gil-Albert .................................................................................. 679-684
Inmaculada LÓPEZ CALAHORRO: Francisco Ayala editor: la Ilíada de
Homero y las Leyes de Cicerón ............................................................................. 685-690
Raúl MANCHÓN GÓMEZ: El Latín en los Diarios de los Fernández de
Moratín ...................................................................................................................... 691-696
Cristina MARTÍN PUENTE: La representación de los autores latinos en el
arte. Aproximación programática ......................................................................... 697-702
Catalina MONSERRAT ROIG: Insultarse en Roma y en Madrid: los
vocativos despectivos en Plauto y en Alonso de Santos .................................. 703-710
Teresa MUÑOZ GARCÍA DE ITURROSPE: La cultura latina en el
Humanismo florentino en Romola de George Eliot .......................................... 711-719
Andrés ORTEGA GARRIDO: La mitología de los objetos en la poesía de
Pedro Salinas ............................................................................................................ 721-726
Francisco SALAS SALGADO - PILAR LOJENDIO QUINTERO: Ovidio en
Madrid por dentro de Cristóbal del Hoyo ............................................................... 727-732
Pablo TORIBIO PÉREZ: El idioma de la “revolución científica”: sobre el
uso del latín y de las lenguas vernáculas en la literatura intelectual de los
siglos XVI-XVIII ........................................................................................................ 733-737
José Manuel VÉLEZ LATORRE: Jean Cocteau, “poeta doctus”. El
tratamiento del mito en el filme “Orphée” (1950) ............................................ 739-744
11
IV. DIDÁCTICA DEL LATÍN: HISTORIA Y NUEVAS
PERSPECTIVAS
Alfonso ALCALDE-DIOSDADO GÓMEZ: La escritura como proceso en
latín y en las lenguas romances .............................................................................. 747-753
Trinidad ARCOS PEREIRA María Elisa CUYÁS DE TORRES: Ideas sobre la
enseñanza en Juan de Mal Lara.............................................................................. 755-762
José Antonio BELTRÁN CEBOLLADA: El paso del latín al castellano en la
enseñanza de la gramática latina: el testimonio de Pedro Simón Abril
(1561-1583) ............................................................................................................... 763-770
Milagros DEL AMO LOZANO: La traducción en el aula, vehículo
enriquecedor y ejemplar ......................................................................................... 771-776
Mª Antonia FORNÉS PALLICER: El otro latín: lenguaje no verbal en la
Antigüedad romana y en la actualidad. Investigación y aplicación didáctica .. 777-786
Carmen GUZMÁN ARIAS - Ana Mª JIMÉNEZ SÁNCHEZ: “InterClassica”.
“Bibliosurfing” ......................................................................................................... 787-792
Mª Violeta PÉREZ CUSTODIO: La “rhetórica grossera”: Palmireno y los
caminos entre latín y vernáculo para formar “rhetóricos caudalosos”............ 793-814
793
La “rhetórica grossera”: Palmireno y los caminos entre latín y
vernáculo para formar “rhetóricos caudalosos”
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
Universidad de Cádiz
violeta.perez@uca.es
Resumen: El presente trabajo trata sobre las estrategias docentes utilizadas por el
humanista Juan Lorenzo Palmireno para mejorar en sus estudiantes la capacidad de
improvisar en latín y vernáculo con corrección y fluidez. Este programa de
entrenamiento bilingüe guarda relación directa con los ejercicios retóricos incluidos en la
Segunda parte del Latino de repente, donde el citado humanista ilustra los consejos teóricos
con un amplio conjunto de ejemplos compuestos por él mismo con la intención de
mostrar cómo amplificar un texto simple mediante el caudal léxico aprendido en los
repertorios disponibles.
Palabras clave: Juan Lorenzo Palmireno; progymnasmata: Pedagogía.
THE “RHETORICA GROSSERA”: PALMIRENO AND THE WAYS OF LATIN
AND VERNACULAR LANGUAGES TO TRAIN THE RHETORS
(“RHETÓRICOS CAUDALOSOS”)
Summary: This paper deals with the paedagogic strategies used by humanist Juan
Lorenzo Palmireno to improve in his students the capacity for improvising in Latin and
vernacular language correctly and fluently. This bilingual training programm is directly
related to the rhetorical exercises included in the Segunda parte del Latino de repente, where
this humanist enlightens theoretical advice with a vaste range of examples composed by
himself, in order to show how to amplify a simple text through the extensive vocabulary
learned in the available repertories.
Keywords: Juan Lorenzo Palmireno; progymnasmata; Pedagogy.
Las páginas que siguen recogen mi intervención en la Mesa Redonda “El latín y las
lenguas romances: líneas de investigación y aplicación didáctica compartidas”, con la que
pretendí contribuir al conocimiento de las estrategias pedagógicas de las que Juan
Lorenzo Palmireno (1524-1579) se sirvió para entrenar en los estudiantes la capacidad de
expresión improvisada en latín y romance con fluidez y corrección lingüística,
convencido como estaba del poder de la sinergia entre los dos vehículos comunicativos y
de que la mejora de las competencias en uno de ellos implicaba el progreso en el dominio
del otro1.
1 Gallego Barnés lo describe con estas palabras: “[...] consideró que la abundancia en latín presuponía la
abundancia en lengua vulgar. Palmireno insistió en esta complementariedad, incitando a los alumnos a que
procedieran con los mismos recursos a la explicación de textos en castellano, y recopilaran las composiciones
más brillantes en lengua vulgar” (GALLEGO BARNÉS 1998: 180).
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
794
El tema de la modernidad y eficacia del método docente de Palmireno, sin embargo,
no es nuevo. Los estudios publicados desde hace años en torno al humanista han hecho
cada vez más visible la importancia del conjunto de su obra pedagógica2, una particular
apuesta docente enfocada al desarrollo integral del estudiante y a la educación del
talento3, y de la que nos ha quedado como testimonio una extensa bibliografía escolar4
donde latín y vernáculo van de la mano.
La acomodación de la docencia a la realidad lingüística de los discentes, llegados a las
aulas pertrechados de una lengua natural que podía rentabilizarse en la adquisición y
dominio de la lengua aprendida, era una práctica ya ensayada en Europa y respaldada por
la opinión de Rodolfo Agrícola, quien en la carta a Barbireau titulada De formando studio
reconocía el potencial de la lengua dominante en la organización mental del mensaje que
quisiera expresarse en latín:
2 Los trabajos sobre la obra de Juan Lorenzo Palmireno, que ha interesado tanto a latinistas como a hispa-
nistas, no han dejado de aumentar en los últimos treinta años. Prueba de ello es el listado bibliográfico (que
se queda en lo anterior al año 2000) elaborado por M. VILALLONGA y alojado en
http://www3.udg.edu/ilcc/Eiximenis/html_eiximenis/portal_SH/bibliografies/bibliografia_juan_lorenzo_
palmireno.htm, donde se recogen las principales aportaciones, entre las que destacan las de J. A. Gallego
Barnés y C. L. Vega y Luque, que en buena medida abrieron el camino, seguidas de las de J. Mª. Maestre
Maestre, Mª. J. Cea Galán, L. Gil Fernández, A. L. Luján Atienza, M. Artigas, J. R. Carriazo, B. Lepinette, J.
L. Lynn y E. Sánchez Salor (remito al lector al citado listado para evitar un alargamiento innecesario de la
bibliografía final). Del 2000 en adelante numerosos trabajos sobre el humanista han ido viendo la luz princi-
pal, pero no exclusivamente, en los volúmenes de Humanismo y pervivencia del mundo clásico y en la colección
Palmyrenus del Instituto de Estudios Humanísticos (como, por ejemplo, los de GIL (2002 y 2003), GALLEGO
BARNÉS (2002 y 2008), LORENZO (2002), PÉREZ I DURÀ (2002), CARRIAZO (2002), CEA (2002 y 2009) y
PÉREZ CUSTODIO (2002)), así como en publicaciones vinculadas a la investigación de la historia del español,
que pueden localizarse en la Bibliografía temática de historiografía lingüística española (2008). Como muestra de lo
producido en torno al tema de la modernidad pedagógica de Palmireno, cf. LYNN (1929: 243-248), ESTEBAN
(1976: 73-108), GALLEGO BARNÉS (1982), PRETO (1985: 230-235), SCHAEFFER (1988: 15-42), BARTOLOMÉ
(1993: 118-121), y principalmente MAESTRE (2002: 157-174), que ha señalado como novedades pedagógicas
la oposición al principio de “la letra con sangre entra”, el uso del juego, y de estrategias mnemotécnicas, la
facilitación de recursos a través de las recopilaciones léxicas y de modelos, y la composición de comedias con
mezcla de latín y romance para que los alumnos desarrollaran destrezas lingüísticas y sociales. De todo lo
expuesto sobre las ideas pedagógicas de Palmireno en los citados trabajos se declara deudora la presente
contribución a la Mesa redonda.
3 Recojo esta expresión del título de un conocido libro de José Antonio MARINA, La educación del talento
(2010), que reflexiona sobre la necesidad de “educar la inteligencia”, potenciando la eficacia de las capacida-
des innatas intelectuales y emocionales a fin de formar individuos hábiles en la gestión de situaciones de
forma positiva y equilibrada. Siglos antes Palmireno ya pretendía no sólo formar intelectualmente a los niños,
sino educarles para la convivencia y desarrollar en ellos “el hábito del talento”, trabajando su inteligencia,
emotividad y voluntad para convertirlas en eficaces instrumentos de la vida cotidiana: un conjunto de destre-
zas personales y sociales que en El estudioso cortesano (f. A 7) Palmireno llama agibilia y describe como “la
desemboltura que tiene hombre en ganar un real, en saberlo conseruar y multiplicar, en saberse bien asentar
sobre su cuerpo la ropa, tratarse límpio, buscar su descanso, ganar las voluntades y fauores, conseruar su
salud, no dejarse engañar cuando algo compra, y regirse de modo que no puedan decir: Este hombre sacado
del libro es un gran asno” (cf. MAESTRE, 1990: LXXIII).
4 El listado de la bibliografía de Palmireno, que abarcaba materias muy diversas, como la gramática latina y
griega, la retórica, la lexicografía y la paremiología, la religiosidad y la moral, las buenas maneras, etc., está
recogido en MAESTRE (1990: 141-147).
LA RHETÓRICA GROSSERA”: PALMIRENO Y LOS CAMINOS ENTRE LATÍN Y VERNÁCULO
795
Ad haec quoque si quid scribere uoles, optimum erit id ipsum quam plenissime rectissimeque patrio
sermone intra animum tuum formare, deinde Latinis pure proprieque significantibus uerbis explicare.
Sic fiet ut omnia aperte et quam maxime plene dicantur. Omnes enim, si quid in dicendo est uitii, facil-
lime in eo perspicimus sermone ad quem sumus nati, et si quid uel dilucide parum, uel breuius quam
conueniat, uel contorte nimium, nec satis cum re proposita cohaerens dictum fuerit, in eo sermone expe-
ditius annotabit quisque quem notissimum habebit5.
La recepción de esta misma idea está atestiguada en diferentes lugares de la obra de
Palmireno, que la verbalizó tanto en latín (así, por ejemplo, nisi prius in natiua lingua copio-
sus orator fueris, numquam in Latina aut aliena quod exposcis efficies)6, como en romance (sirva
de ejemplo, entre otros pasajes, el siguiente: “Has de trabajar primeramente en que ten-
gas caudal en el lenguaje de tu patria, si no, es por demás quien en su lengua es mudo, ser
caudaloso en la latina, que es estrangera”)7.
La meta última de la pedagogía del humanista era eminentemente práctica, ya que pre-
tendía dotar a sus estudiantes de un bagaje de recursos comunicativos bilingües que les
proporcionaran la desenvoltura expresiva necesaria para progresar en la vida tanto dentro
como fuera del mundo académico (“Hay muchos que en latín son copiosos y en roman-
ce no saben hablar, y si traduzen, fáltanles uocablos. Mira que el latín solo sirue a las
escuelas; si en romance uas corto, no te cumple tratar con cortesanos”)8, consciente de
que, aunque hablar buen latín añadía un plus de prestigio profesional (“al que mejor
habla latín, aunque no tenga habilidad ni experiencia, tienes por más buen médico”)9, el
hombre bien formado debía ser capaz de expresarse con corrección también en su len-
gua materna (“Parésceme que es bien que el hombre docto se exercite en aquello que
más necesario le fuere (…) Procuro algunos ratos traten conmigo lo que han leydo en
conversación castellana, para que se desembueluan y exerciten, teniendo en cuenta,
quando traen algún uocablo que no deuen, emendarlo al mismo modo que quando
hablan latín”)10. A nadie escapa que, al buscar el desarrollo de una capacidad expresiva
suficiente escrita y oral en latín y vernáculo, y de aplicación a distintos ámbitos de la acti-
vidad (“buena lengua para predicador, o para alegrar a los enfermos, si eres médico”)11,
Palmireno estaba potenciando en sus estudiantes lo que nuestro actual léxico pedagógico
5 El texto aparece en una carta dirigida por Rodolfo Agrícola a Jacques Barbireau, datada en Heidelberg a
7 de junio de 1484. Sobre las tres cartas conservadas de Agrícola a Barbireau, cf. KOOIMAN (1988: 136-146).
Esta carta de 1484 es un documento de contenido pedagógico que fue impreso en numerosas ocasiones,
tanto de forma individual como colectiva con otros textos de la materia. Cito aquí por la edición parisina de
1550, p. 5r. Palmireno recomendó la lectura de esta epístola en la Segunda parte del latino de repente, p. 75, a
propósito del uso de los lugares comunes en la amplificación, y citó expresamente el pasaje de Agrícola en el
libro segundo de su Secunda pars rhetoricae (1567: 64) (cf. CEA, 2000-2002: 216).
6 PALMIRENO (1567), Secunda pars rhetoricae, 64 (cf. CEA, 2000-2002: 216).
7 PALMIRENO (1573), Segunda aparte, 18.
8 GIL, Formas y tendencias, 124.
9 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 14.
10 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 196-974. El texto citado está incluido con el nº 36 en las “Las reglas
que Lorenço Palmyreno puso a la puerta de su auditorio”. Sobre esta normativa, cf. GALLEGO BARNÉS
(1981), “Un plan de estudios”.
11 PALMIRENO (1568), El estudioso de la aldea, 141.
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
796
designa como una competencia general, la de la comunicación eficiente, así considerada
por ser de utilidad en cualquier contexto en que el acto locutivo se produzca y con inde-
pendencia de la lengua (natural o aprendida) en que la comunicación se vehicule12.
Palmireno llamó “hablar bien de repente” a esa habilidad de expresarse con pulcritud
de forma espontánea, algo poco común incluso en la lengua materna, pese a la ventaja
del uso del vernáculo: “porque aún en lengua castellana un buen cortesano, aunque
ponga todas sus fuerças, no hablará una hora de repente, y, si tiene gente auisada que le
oye, no hablará media, pues ¿qué hará en lengua latina y estranjera?”13. En latín la
adquisición de esta competencia implicaba una dificultad aún mayor, que algunos
intentaban sortear, señala el humanista, con ágiles improvisaciones lingüísticamente
deficientes que permitían aparentar un falso dominio expresivo tras cinco o seis meses de
estudio (“y, como ueya a algunos hablar tan prompto latín, teníalos en mucho, después,
como me pedían que les reconociesse sus compositiones, espantáuame de tantos solecismos,
y, como hablauan tan bien y componían tan mal, respondíanme: no ha sino cinco o seys
meses que estudio”)14. Pero eso no era hablar un “latín floreado”15, pues no suponía una
maestría real en la lengua, ardua de adquirir y fácil de quebrar: “Pero, créeme, que,
quanto más docto es, se guardará de hablar latín sin necesidad, por no echar un uocablo
donde ponga en peligro su fama”16.
Ser capaz, pues, improvisar en un buen latín requería un entrenamiento específico
que, en la estrategia docente de Palmireno principiaba por la lengua natural y tenía como
meta formar interlocutores eficaces para hablar “en una necesidad, de modo que con
elegancia y caudal crean los que te oyeren que, aunque te tomaron de súbito, no te halla-
ron desapercebido, y que en casa llena, presto se guisa la cena”17. Ello suponía el desarro-
llo de una destreza diferente a la de “orar”, es decir, componer y trasladar al auditorio un
texto complejo siguiendo la técnica retórica, algo en que ya los antiguos más afamados,
que se servían de su lengua madre, evitaron la improvisación (“Pues si éste18 y el gran
Demósthenes no orauan de repente en su lengua materna, ¿cómo creerás tú que lo hará
ninguno en la estranjera?”)19.
A fin de ejercitar a los estudiantes en el dominio de la comunicación espontánea en
un latín correcto y hermoseado aprovechando al tiempo para formar hablantes compe-
tentes de vernáculo, Palmireno planeó El latino de repente, una obra escrita en romance y
dividida en tres partes: “caudal, pláticas y uso”20. La primera, titulada El latino de repente y
correspondiente al “caudal”, incluía entre otros materiales una versión arromanzada de
12 MULDER et alii (2007), “The concept of competence”.
13 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 15.
14 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 16.
15 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 16.
16 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 16.
17 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 14.
18 Se refiere a Cicerón, al que menciona en la frase precedente, y del que dice “Cicerón en su misma lengua
quería tiempo” (PALMIRENO [1573], Segunda parte, 15).
19 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 15.
20 Sobre esta obra, cf. RIVAS (1999).
LA RHETÓRICA GROSSERA”: PALMIRENO Y LOS CAMINOS ENTRE LATÍN Y VERNÁCULO
797
las Elegancias de Manucio21, el texto con el que habitualmente trabajaban los alumnos
para conseguir la necesaria abundancia de recursos lingüísticos latinos; la segunda, titula-
da Segunda parte del latino de repente, aportaba en una serie de capítulos sucesivos las ins-
trucciones sobre “cómo se aprouechará el estudioso de las Elegancias de Manucio”22 en
las clases sobre sintaxis, prosodia y de conscribendis epistolis, seguidas de nueve consejos
(cada uno de ellos es, en realidad, un corto capítulo) “para hablar buen latín de repente,
pero no para orar”23, y estaba dedicada a las “pláticas”, es decir, a cómo desenvolverse de
modo airoso en una conversación; la tercera consistía en un tratado sobre los exordios
titulado Eloquentia iuuenilis, que no sabemos si llegó a ver la luz. Las dos primeras partes
salieron en el mismo lugar y año, Valencia, en la imprenta de Pedro de Huete, 1573, la
primera con numerosas reediciones posteriores.
La Segunda parte del latino de repente era, pues, la aplicación práctica al aula del material
teórico del volumen precedente, pero, además, incluía una serie de “reglas generales o
consejos” para conseguir la fluidez elocutiva. Los siete primeros recomendaban, entre
otros, el dominio de las adjetivaciones, el aprendizaje del uso elegante de la lengua latina
a partir de un corpus cerrado de autores antiguos, y la memorización de recursos amplifi-
catorios, como adagios, símiles, anécdotas y lugares comunes, mientras que el octavo
aconsejaba el desarrollo de la capacidad inventiva mediante los progymnasmata de Aftonio
una serie de estructuras compositivas prefijadas cuyo entrenamiento permitía ganar
agilidad en la repentización en latín y/o en romance, y el noveno, la ejercitación de la
memoria a base de aprender pasajes escogidos de los mejores autores. Con este progra-
ma el humanista pretendía formar “rhetóricos caudalosos”24, antítesis del “rhetórico
tartajoso”25, sirviéndose de la “rhetórica grossera”26, es decir, de los ejercicios compositi-
21 Cf. CAÑIGRAL (1988).
22 PALMIRENO (1573), Segunda parte, A2.
23 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 17.
24 Palmireno gustaba de esta imagen hidráulica, que repite en numerosos lugares con ligeras variantes: así,
por ejemplo, “alcançará su estylo con caudal copioso” y “tener caudal para de repente ualerse” (PALMIRENO,
1573, Segunda parte, 4 y 14). El Tesoro de Covarrubias (1611) registra el uso del adjetivo “caudaloso” para
calificar a los ríos por su abundancia de aguas (174v, 212v, 434v, 492r, 550r, letras a-q), o a los hombres por
su abundancia de recursos económicos (493r, 174v, letras a-q). No aparece aplicado, sin embargo, a la copio-
sidad de recursos elocutivos.
25 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 75. El Tesoro de Covarrubias (1611) registra el uso del adjetivo “tartajo-
so” en alusión a un defecto de dicción: “el que habla estropajosamente, que no pronuncia bien las palabras;
díxose de tar tar, como la palabra bárabaro de bar bar, por usar mucho de la letra T. Estos vicios son muy
ordinarios en los niños a causa del abundancia de la pituita o flema. Lo mesmo es tartamudo” (40r, letras r-
z). Palmireno utiliza, en cambio, este adjetivo con un sentido extenso: “retórico tartajoso” es el que, pese al
adiestramiento, se atasca en la construcción de lo que quiere expresar.
26 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 38. El Tesoro de Covarrubias registra una acepción de “grosero” rela-
cionada con la forma de expresión: “vale tanto como rústico, poco cortesano. Quando se dize del hombre, o
de su razonar y conuersar” (COVARRUBIAS, 1611, 450v, letras a-q).
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
798
vos elementales. La retórica de nivel (la que servía para “orar” y no para “hablar de re-
pente”27) era otra cosa y se encontraban en otro lugar: “No entiendas que trato aquí la
Rhetórica, porque essa ya en el libro que se dize Laurentii Palmyreni De arte dicendi libri
quinque ad Petrum Peraltam, la he tratado con sus exemplos.”28
Palmireno incluyó en la Segunda parte del latino de repente este entrenamiento en la
“rhetórica grossera” pensando en el contexto docente autónomo29, pues sabía por expe-
riencia propia30 que la ejercitación con los progymnasmata31, además de ser viable en clase,
era también una práctica factible y provechosa en ausencia del profesor:
Conoscía mi ingenio tan atapado que pensaua nunca salir con disciplina alguna. Tanto
que siendo moçuelo mi maestro dixo a mi padre: Este mochacho nunca habla, sacadlo
del estudio. No quise yo salir y estuue siempre mudo en gramática. Alcancé un librico
De ratione studii de Erasmo, alabáuame allí Aphthonii progymnasmata. Busquélo,
estúueme con él quatro meses exercitando solo en Cañada Vellida, aldea tan sola que en
toda la semana hauía con quien hablar, pero mi necesidad me hizo despertar, que
después que me huue exercitado en chrías, narrationes, locos communes y theses, los
que me conoscían poco antes tan mudo, creían que todo lo que hablaua dezía
decorado.32
La diferencia de contexto docente implicaba, sin embargo, ajustes en la estrategia: en
el aula, donde el alumno no estaba desasistido, el humanista entrenaba a los alumnos con
ejemplos en latín (“[…] en el siguiente tratado. El qual cada año dicto a mis discípulos
27 Para referirse a la capacidad de hablar improvisadamente con locuacidad, Palmireno usó también la ex-
presión “garrular de repente” (PALMIRENO, Segunda parte, 159). COVARRUBIAS (1611) no recoge el verbo
“garrular”, pero sí se documenta con el sentido de “hablar locuazmente” en textos de la segunda mitad del
XVI (por ejemplo, SUÁREZ DE GODOY, 1598: 12).
28 PALMIRENO, Segunda parte, 14. En ese mismo año y lugar Palmireno publica también sus De arte dicendi
libri tres, una versión abreviada de la voluminosa retórica en cinco libros, los De arte dicendi libri quinque, tam-
bién editada como conjunto en ese año, aunque los diferentes libros habían ido saliendo exentos en sucesivas
oleadas editoriales desde 1564. Mientras que en la retórica en tres libros domina mayoritariamente el latín,
pero en ciertos momentos el autor hace concesiones al vernáculo, en la retórica en cinco libros todo es
lengua latina. Palmireno encargó, además, a su discípulo Vicente Blas García un resumen de su Retórica, que
se publicó con el título de Brevis epitome in qua praecipua Rhetoricae capita tanquam flosculi quidam sedula manu collecti
continentur en Valencia, Viuda de Pedro de Huete, 1581. Cf. LUJÁN (1999: 22-27) y GRAU (2008: 928-932).
29 El recurso al trabajo autónomo, sea individual o colaborativo, es una constante en la estrategia docente
de Palmireno. Sirva de ejemplo el siguiente texto: “Prueua tú por espacio de un mes, o sólo con tu pluma, o
con un compañero, cómo uariarás en castellano todo lo que se te antojare, y uerás lo que te digo quan bien te
sale” (PALMIRENO, Segunda parte, 18).
30 “Lo que a me ualió mucho para no estar mudo, hallarás a la hoja 30 de mi Estudioso cortesano, y así
querría lo tomasses muy de ueras, que es exercitarte muchos días en los progymnasmas de Aphthonio”
(PALMIRENO, 1573, Segunda parte, 38).
31 La importancia de la práctica de los progymnasmata en la pedagogía de Palmireno ya fue puesta de relieve
hace años por GALLEGO BARNÉS (así, por ejemplo, en 1992: 49), que se refiere a las clases del humanistas
como “talleres de escritura” (1998: 35).
32 PALMIRENO (1573), El estudioso cortesano, 30. La expresión “dezía decorado” significa “decía de memoria”
(cf. COVARRUBIAS (1611), 300r (letras a-q): “tomar de coro o de cabeça alguna cosa preuenida de antes, dicha
o escrita”.
LA RHETÓRICA GROSSERA”: PALMIRENO Y LOS CAMINOS ENTRE LATÍN Y VERNÁCULO
799
con diuersos exemplos en latín”)33; en el estudio autodidacta, en cambio, la práctica se
hacía en la lengua natural, primero enfocada a la composición escrita y luego a la impro-
visación oral (“Llámoles yo Rhetórica grossera, y no tengas cuenta con latín, sino en tu
lengua natural harás una destas obrezillas, después en conuersación procura lo que has
exercitado con pluma, uaya de lengua, dilatando como uerás en el siguiente tratado”)34.
Se trataba, pues, de eliminar cualquier obstáculo a la comprensión y al progreso que pu-
diera desmotivar al estudiante de nivel elemental que se ejercitaba a solas. Por eso Palmi-
reno le recomienda que, antes de practicar con su método, traduzca al romance incluso
los pocos textos de referencia latinos que contiene el consejo octavo (“Tú tórnale en
romance, porque más familiarmente le exercites”)35. De lo fácil a lo complejo; del verná-
culo al latín: un método facilitado y expuesto con la mayor claridad posible (“agora diré
en romance, lo más claro que pudiere, cómo se tratarán estas menuderías que están en el
zaguán de la Rhetórica”)36, donde se buscaba rentabilizar el trabajo compartido entre
latín y romance, tal como hacía el humanista dentro del aula (“y yo passeando por el
auditorio, sin pena, dicto a mis discípulos el latín de qualquier thesis y declamación en
romance que les he dado”)37 y fuera de ella:
Procura de construyrla muy a espacio quatro ueces, dando a cada uocablo el romance
que el maestro te dio (…) Si después te parece traduzirla en castellano y aquel romance
que sacas, cerrando el libro, componerlo en latín, sé que te hará muy gran provecho. Si
entonces querrás decorar, sin trabajo te entrará en la memoria”.38
Ahora bien, buena parte de los materiales que Palmireno usó para construir este capí-
tulo sobre la “rhetórica grossera” no eran originales, pues el humanista, que reutilizó en
33 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 38.
34 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 38.
35 Aunque la Segunda parte del latino de repente tiene como destinatario real al público escolar, el destinatario
específico es Arsenio, el hijo de Palmireno, cuya identidad, encubierta bajo el uso de la segunda persona o
bajo expresiones como “hijo mío” (Segunda parte (1573), 14), se hace explícita en las partes dialogadas (por
ejemplo, cuando, tras el ejemplo de alabanza de la higuera, se incluye un corto diálogo entre dos personajes
cuyo nombre aparece abreviado: P. (es decir, Palmireno) y Ar. (es decir, Arsenio), Segunda parte (1573), 58-
59). También Arsenio protagoniza junto al propio Palmireno el diálogo De imitatione Ciceronis (Diálogo de cómo
han de imitar a Cicerón, componer con facilidad, para después hablar latín de repente) que sigue tras los citados ejercicios
compositivos y a cuyo inicio el humanista se presenta como un nuevo Catón, empeñado personalmente en la
educación de sus hijos (así, por ejemplo, “para mí no hay estudios más graues que entender en tu prouecho y
de todos tus hermanos” y “Catón Mayor teniendo en casa un esclauo habilísimo, que hauía enseñado a
muchos, no quiso encomendarle a su hijo diziendo (…) Si esto hazía un gentil, ¿qué no haremos los christia-
nos? Digo que huelgo mucho en enseñar a mis hijos”. Cito por PALMIRENO (1573), Segunda parte, 102; la
edición príncipe del De imitatione Ciceronis había salido en Zaragoza en 1570).
36 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 39.
37 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 13.
38 PALMIRENO (1571), El estudioso de la aldea, 130. El texto aparece dentro del epígrafe “El modo de repetir
la lición en casa, quando ya sabes la Syntaxi”. Un ejercicio, el de la traducción de latín a romance y de roman-
ce a latín, recomendado muchas veces por el humanista en su dilatada obra, como los estudiosos han docu-
mentado sobradamente. Cf. GALLEGO BARNÉS (1982: 126-130 y 2008: 2176-2210).
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
800
sus obras la que consideró la mejor bibliografía disponible de cada materia,39 también
aquí se sirvió de la producción ajena: el volumen que incluía la traducción latina del texto
de Aftonio, fruto de la mezcla entre la de Agrícola y la de Cataneo, ilustrada con profu-
sos escolios y un nutrido corpus de modelos a cargo de Reinhard Lorich, e impresa Mar-
burgo en 1542, con muchísimas reediciones posteriores por toda Europa40.
Palmireno, pues, dio a la imprenta un resumen romanceado del volumen de Lorich41
para que los estudiantes tuviesen una guía de práctica autónoma dentro de su estrategia
docente escalonada de la retórica, de la que informa en la Ratio declamandi (segunda parte
del libro segundo de la retórica, publicado en Valencia en 1565)42 al especificar que
primero ejercitaba a sus estudiantes en la invención, explicada en el primer libro de su
retórica, y en los catorce ejercicios elementales, y que luego los iba llevando de la mano a
la composición de declamaciones enteras:
Ego meos eloquentiae candidatos in primis exerceo in his quae libro primo de inuentione tradidi, potis-
simum uero in illis quae pag. 43 et 45 a nobis explicantur. Deinde ubi probe isthaec omnia et 14 ope-
ra minora feliciter tractare didicerunt, ad declamationes integras eos manu ducimus, ut sequentibus inte-
lliges43
La lectura del largo listado de temas de declamaciones que proponía como ejercita-
ción a sus alumnos permite comprobar que este nivel tenía, en efecto, como base el do-
minio previo de la invención, conseguido, como decimos, a través de la práctica conjunta
del latín y el romance. Así, en el largo listado de declamaciones aparecen numerosas con-
troversias de carácter legal y suasorias (Vlysses suadeat Troianis, ut Helenam reddant, potius
39 De hecho, la Segunda parte del latino de repente comienza con la aplicación a la práctica de las Elegancias de
Manucio, cuya versión romance el humanista había incluido en El latino de repente (sobre esta cuestión, cf.
CAÑIGRAL (1988: 59-93). En otras ocasiones, sin embargo, Palmireno reutilizó materiales cuyo origen no
declaró, como sucedió con la gramática de Sempere, según ha demostrado SÁNCHEZ SALOR (1997). La re-
comendación de la bibliografía que pudiera resultar útil al alumno es una constante en la pedagogía del
humanista, como puede verse en El estudioso cortesano y en El Estudioso de la aldea, o en los catálogos de sus De
arte dicendi libri quinque (por ejemplo, el Catalogus eorum qui orationes reliquerunt, quas tuto eloquentiar candidatus
imitabitur, 36-48).
40 PÉREZ CUSTODIO (2002: 245-259). La traducción casi literal al romance de muchos pasajes hace visible
la fuente citada. Sirva de ejemplo el texto “Themístocles con la uulpeja llena de moscas mouió a los Atenien-
ses, que no mudassen corregidores” (PALMIRENO, 1573, Segunda parte, 39), correspondiente a “Item Themis-
tocles, qui admoniturus Athenienses ne magistratus innouarent, fabulam de uulpe muscis obsita denarrauit.”
(LORICH, 1598: 4-5).
41 La necesidad de resumir hizo que de algunos de los textos de referencia se dieran sólo las primeras pala-
bras. Tal sucede, por ejemplo, en el pasaje donde se alude a la célebre fábula del conflicto entre los miembros
del cuerpo y el estómago: “Hanse valido con esta muchos sabios, como Menenio Agrippa, qui plebem cum
patribus, etc. con los miembros rebellados al estómago” (PALMIRENO, 1573: Segunda parte, 39), donde se presu-
pone al lector el conocimiento del texto del que sólo se dan las primeras palabras (QVINT., inst. 5, 11: “Siqui-
dem et Menenius Agrippa plebem cum patribus in gratiam traditur reduxisse nota illa de membris humanis
aduersus uentrem discordantibus fabula”).
42 Esta segunda parte del libro segundo se titulaba en la portada: Liber secundus qui elocutionis et inuentionis
exercitationem et exempla complectitur y en el interior Liber secundus de ratione declamandi. Tras la princeps hubo reim-
presiones en 1567, 1573, 1576 y 1578.
43 PALMIRENO (1567), Rhetoricae secunda pars, 107.
LA RHETÓRICA GROSSERA”: PALMIRENO Y LOS CAMINOS ENTRE LATÍN Y VERNÁCULO
801
quam bellum experiantur, y Tu suade Ciceronis ut conditionem ab Antonio oblatam accipiat)44, pero
también otras declamaciones que podríamos llamar “de refuerzo”, porque se correspon-
den con un progymnasma al que ahora había que dotar de mayor complejidad, como la
conocida tesis de si es conveniente casarse (Tu confirma uxorem esse dicendam, ille non ducen-
dam esse ostendet)45, y la composición enfrentada de la alabanza y el vituperio de lo mismo
(Lauda tu mercaturam, uituperet ille, de sententia Tiraquelli aut Caelii secundi)46. El listado incluye,
en fin, entre otras actividades, la redacción de topotesias, cronografías y etopeyas, todo
ello mayoritaria pero no exclusivamente en latín, como es el caso de la composición de
una narración o un exordio Hispanico sermone por parte de los alumnos que en la clase
eran capaces de hablar, pero que fuera se quedaban “sin caudal”47, y la traducción de una
carta de Cicerón a la lengua hispánica48. La práctica beneficiosa del versionado de cartas
en latín o en vernáculo es un elemento recurrente en la pedagogía del humanista49, que la
recomienda, por ejemplo, dentro del listado de aforismos del buen profesor (Officium boni
praeceptoris sequentes aphorismi utcunque declarabunt), donde se propone como tarea el dictado
de una carta en vernáculo, que los alumnos deberán volcar al latín, y de la que el profesor
debería dar también su propia versión latina50.
Hasta tal punto, en fin, están vinculados los progymnasmata en vernáculo de Palmireno
con los capítulos latinos correspondientes de la retórica que el humanista se excusa de
desarrollar alguno de los ejercicios con la oportuna receta, porque esa información ya
estaba disponible en la retórica en latín. Es lo que ocurre con la descriptio, o hypotiposis,
donde Palmireno opta, llevado de su experiencia docente, por no dar una información
teórica que consideraba inútil, y que advierte ya estaba desarrollada en el capítulo de
egressione, ubicado en la segunda parte del libro primero de su retórica, dedicado a la
invención y donde explicaba la forma de hacer descripciones:
llámase Hypotyposis, de la qual tengo esta experiencia: que ningunos praeceptos ualen
nada, porque, aunque mis discípulos seguían las reglas de retratar, jamás davan aquella
vivez y lustre que yo deseava. En fin, aunque en mi Rhetorica, en el libro 2 de inuentione
les doy un capítulo de egressione (cómo retratarán casa, nave, río, ciudad, monte), yo hallo
más provecho en hazerles decorar seys, hasta ocho Hypotyposes de excellentes autores,
44 PALMIRENO (1567), Rhetoricae secunda pars, 107.
45 PALMIRENO (1567), Rhetoricae secunda pars, 107.
46 PALMIRENO (1567), Rhetoricae secunda pars, 109. En los Prolegomena (publicados de forma exenta en 1564,
1567, 1573 y 1578, e incluidos en los De arte dicendi libri quinque, salidos en 1573 y 1577-1578) Palmireno da la
fuente para desarrollar este tema dentro del catálogo bibliográfico de modelos: Mercaturam et laudant et uitupe-
rant. Caelii Secundi litterarum et mercaturae comparatio. Andreae Tiraquelli contra mercatores, et pro mercatoribus fragmenta
in libris de Nobilitate (PALMIRENO [1573], De arte dicendi, 44).
47 PALMIRENO (1567), Rhetoricae secunda pars, 113.
48 PALMIRENO (1567), Rhetoricae secunda pars, 110.
49 Los ejemplos son numerosísimos. Sirva como botón de muestra, El Latino de repente (1573: 5 y ss.).
50 Cum epistolas sermone uernaculo dictauerit atque eas discipuli latinas fecerint, non solum eas emendabit, uerum etiam
quemadmodum id quod erat dictatum, recte conuerti potuerit, ostendet, et suam deinde conuersionem profert. (PALMIRENO,
1573, El estudioso cortesano, 37). Sobre el uso de la traducción, cf. nota 36.
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
802
porque parece que aquel gusto les queda en las venas y, a imitación dellas, hazen otras y
nunca les agrada cosa que no llegue a aquella excellencia.51
En efecto, el capítulo de egressione contenía en latín toda esa casuística52. En paralelo,
sin embargo, con estos modelos latinos, en el siguiente libro de la retórica (Rhetoricae
secunda pars in duos libros distributa, quorum prior elocutionis praecepta; alter exercitationem et exem-
pla complectitur) el humanista ilustró con un grupo de modelos en romance (algunos de los
cuales van precedidos de un lemma en latín)53 un apartado sobre ejercitación54. Estamos,
pues, ante modelos que no eran sino el reflejo de la misma destreza: por eso, al final de
los ejemplos en romance Palmireno advirtió de que todos esos ejercicios y otros del
mismo tipo en latín los había ya incluido en los preliminares de la retórica, de modo que
repetirlos ahí de nuevo no sería sino una pesadez para el lector (Haec omnia et alia id genus
Latina fecimus in nostro uestibulo Eloquentiae. Hic repetere molestum esse lectori)55. El texto aludía a
los citados ejemplos en latín que están en el libro primero de la retórica, dedicado a la
invención, una facultad que, como ya se ha visto, el humanista llama en latín vestibulo
eloquentiae” y que en los progymnasmata arromanzaba como “zaguán de la elocuencia”.
Aprender la técnica de la expresión eficaz en latín y en vernáculo era, pues, un camino
de ida y vuelta jalonado de estrategias compartidas y donde el progreso del trabajo en
una lengua redundaba en el progreso del trabajo en la otra. La factura arromanzada de
los progymnasmata, pero con el mantenimiento de tecnicismos y textos de referencia en
latín, no es, en definitiva, más que la aplicación a la etapa primeriza de la invención de
unas determinadas coordenadas pedagógicas que vemos repetirse en el resto de la obra
del humanista. Esas estrategias docentes compartidas por el latín y el vernáculo son las
siguientes:
1.- La presentación de unas explicaciones bilingües muy claras y sucintas sobre
cómo amplificar cada tipo de texto. Esas explicaciones se ofrecen mayoritariamente en
romance, reservándose el latín casi siempre para las definiciones, los tecnicismos y el
listado de capítulos amplificatorios (a veces se incluye algún tecnicismo en griego):
51 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 95.
52 El capítulo De egressione es el cuarto del libro segundo sobre la invención (De inuentione liber II) incluido en
los Rhetoricae prolegomena una cum eiusdem parte prima, obra de la que manejo la edición valentina de 1567. El
capítulo de egressione ocupa las pp. 89r-90r. El libro segundo de la invención estaba repleto de modelos latinos
con los que practicar la invención, entre ellos fragmentos de las comedias Trebiana y Sigonia del humanista.
53 Así, por ejemplo, la Descriptio senis argumento ab adiunctis illustrata (p. 68), o el testamento de un borracho a
diuisione totius in partes (p. 70).
54 Esos modelos, como señala CEA (2000-2002: 218), fueron suprimidos de ese lugar en la tercera edición
e integrados en la antología de ejemplos titulada Campi eloquentiae (Valencia, 1574). La obra de Palmireno
abunda en colecciones de hypotiposes, entre las que se encuentran las Hypotiposes clarissimorum uirorum ad extempo-
ralem dicendi facultatem utilissimae, impresas en Valencia, en 1572 y 1574, precedidas de las Phrases Ciceronis
obscuriores y seguidas de la Oratio post reditum in Academia Valentina. Como el propio título de la colección
indica, el manejo de este conjunto de hypotiposes era especialmente útil para “hablar de repente” (ad extempora-
lem dicendi facultatem). Sobre la funcionalidad de una de estas piezas en una necesidad de improvisación (la
Oratio post reditum), cf. MAESTRE (1990: 191-202). Sobre la influencia de las hypotiposes en los discursos latinos
de Palmireno, cf. CEA (2009), Palmireno. Discursos latinos, especialmente las pp. CLXIII-CLXXVI.
55 PALMIRENO (1567), Rhetoricae secunda pars, 73.
LA RHETÓRICA GROSSERA”: PALMIRENO Y LOS CAMINOS ENTRE LATÍN Y VERNÁCULO
803
Comparatio uel σύγκρισις. Est oratio ex collatione aliquid disquirens, quo id quod comparatur in
maius extollat, aut ostendas aequale. No te fatigues en preceptos sobre esto, que si tú
quieres hazer comparationes, basta leer a Plutarcho cómo compara a Cicerón con
Demósthenes y a otros muchos: y acuérdate que toda comparación es odiosa.56
Las escasas instrucciones en latín en ocasiones también se repiten o parafrasean en
romance:
Quando alguna cosa quieres narrar, acuérdate de dilatarla con sus circunstancias que
son Quis, quid, ubi, quibus auxiliis, cur, quomodo, quando, porque si amplificas en qué
tiempo, lugar, modo, instrumento y causa se hizo lo que cuentas, terná más energía tu
narración y mouerá más el auditorio57
y se insiste reiteradamente en la necesidad de abreviar la explicación teórica: “Ya uees
que en cada capítulo del locus communis podía ser más largo, pero por no confundir tu
memoria, he sido tan breue. Quando ya gustarás dello, alárgate floreándolo (…)”58.
La razón, sin embargo, no era la falta de potencial memorístico en los estudiantes,
puesto que el humanista les requería importantes esfuerzos de memoria (“que se decoren
los buenos passos de los autores, porque a un menester nos aprovechemos de ellos, para
lo qual he escogido las hypotyposes que hallarás a la fin de mi libro de las Phrases. Y es
cierto que ninguno puede ualerse de repente, si no tiene la memoria exercitada”)59. Por el
contrario, el objetivo era minimizar la memorización inútil de preceptos tediosos (lo que
en otro lugar llama “carretones de preceptos”)60 y dedicar el trabajo memorístico a crear
en la mente del estudiante un repositorio de textos modelos cuyo atractivo estimulara la
56 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 87. Hay otros ejemplos en la fábula (“Erasmo en el adagio Scarabeus
aquilam quaerit, los capítulos son: a laude autoris uel apologi; a promythio; a natura animantis; a dialogo per prosopopeiam;
a acollatione seu comparatione; a contrario (PALMIRENO, Segunda parte, 41)), la chreia (Hay tres modos de Chria,
como uerás en Aphthonio; dilátase con estos capítulos: laus autoris, expositio rei, causa, contrarium, parabola,
exemplum, testimonium uetus, breuis epilogus (PALMIRENO, Segunda parte, 56)), la refutación (“Los capítulos son
reprehender al que lo dixo, contar lo que dixo y confutar ab obscuro, incredibili, impossibili, non cohaerente, indecoro,
inutili”(PALMIRENO, Segunda parte, 55), la alabanza (“Para alabar tomamos: personam, ut Caesarem, Pompeium.
Rem, ut iustitiam, temperantiam. Tempora, ut uer, aestatem. Locum, ut portum, hortos. Animal, ut equum, bouem. Plantam,
ut uitem, oliuam” (PALMIRENO, Segunda parte, 80)) y el vituperio (Vituperatio. Constat contrariis capitibus, tu uitupera-
turus Philippum Macedoniae regem, post exordium uituperabis a genere uel natione, patria, a maioribus, educatione, rebus per
tyrannidem gestis, mortis genere, comparatione, epilogo (PALMIRENO, Segunda parte, 87).
57 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 55. Puede verse otro ejemplo en el lugar común (“Los capítulos con
que se trata son: 1) a contrario, 2) ab expositione, 3) a comparatione, 4) a sententia, 5) a coniecturali digressione, 6) ab
exclusione misericordiae, 7) a legitimo, 8) a iusto, 9) ab utili, 10) a possibili, 11) ab honesto, 12) ab euenturo […] Comen-
çamos por lo contrario y síguese la exposición, no para enseñar al auditorio, que ya está dello informado,
sino para más mouerle. Después ponemos una comparación, con que encarecemos el crimen, como si com-
parasses el sacrilegio con el público robador (…). A sentencia se entiende declarando, con qué ánimo, zelo o
mouimiento se llegó el malhechor a acometer tal delicto, reprehendiendo o encaresciendole. Pero dexemos
esto, pues mejor lo entenderás con el siguiente exemplo. (PALMIRENO, Segunda parte, 76-77).
58 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 79. Otros ejemplos son: “En esta seré breue” (PALMIRENO, Segunda
parte, 80) y “No te fatigues en preceptos sobre esto.” (PALMIRENO, Segunda parte, 87).
59 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 95.
60 Cf. PALMIRENO (1573), Segunda parte, 13, y PALMIRENO (1568), El estudioso de la aldea, 95 y ss. Cf. et.
GALLEGO BARNÉS (1982: 22 y ss.).
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
804
imitación: “Yo hallo más prouecho en hazerles decorar seys, hasta ocho hypotyposes de
excelentes autores, porque parece que aquel gusto les queda en las uenas y a imitación
dellas hazen otras, y nunca les agrada cosa que no llegue a aquella excellencia”61. Y esos
textos, como se muestra a continuación, estaban indistintamente en latín y en romance.
2.- El uso de la traducción del latín al romance como paso previo a la amplifi-
cación en romance. Se trata de una estrategia que permitía practicar la capacidad de
expresión correcta en las dos lenguas y facilitar con ese paso intermedio la práctica de la
dilatación en la lengua natural:
Exemplos de narración: Ouidius lib. 4 Metamorph. Pyramus et Thysbe. Orosius libr. 2, cap. 8
Cyrus Persarco hasta donde dize Satia te sanguine, quem sitisti. En la oración Pro Milone:
P. Clodius hasta donde dize seruos tale in re facere uoluisset. Si esse no quieres, toma de la
Pro lege Manilia: atque ut inde hasta donde dize Praeterea neminem. La que te pareciere destas
traduzirás en castellano y a exemplo dellas harás otras.62
De hecho algunos de los modelos con que Palmireno ilustra sus ejercicios son la tra-
ducción al vernáculo del modelo que aparece en latín en el manual de Lorich. Así ocurre,
por ejemplo, en la confirmación y refutación, y en la propuesta de ley, donde los dos
textos se pueden cotejar línea a línea63.
3.- La ilustración de los ejercicios con modelos desarrollados siempre en ro-
mance, aunque el humanista recomienda la lectura de modelos complementarios en
lengua latina (“Y si mis exemplos no te bastan, leerás el Aphthonio de Escobar, impresso
en Barcelona. El Theón, traduzido por un alemán. Exercitationes Rhetoricae Alfonsi Turritani,
impresso en Alcalá”)64 y los lemmata que preceden a los modelos aparecen unas veces en
latín y otras en vernáculo. Los ejemplos, además, van jalonados en los márgenes con
indicaciones en latín sobre la estructura del texto, de modo que el alumno podía así en-
tender fácilmente los pasos por los que avanzaba la composición y aprender los tecni-
cismos: “Mira cómo ua mi exemplo en esta margen, y de ahí sacarás cómo te has de
exercitar”65 y “Pero dexemos esto, pues mejor lo entenderás con el siguiente exemplo.”66
El estudiante, pues, se familiarizaba con unas estructuras compositivas comunes que veía
desarrolladas indistintamente en ambas lenguas.
4.- La recomendación de una bibliografía diversificada en varias lenguas. En lo
que se refiere a la preceptiva, la bibliografía es sucinta, porque el humanista confiaba muy
61 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 95.
62 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 55. Puede leerse otro caso similar en la fábula (“Para aumentar la elo-
quencia, toma el librico de las fábulas de Aesopo y escoje de allí la que más gusto te diere, trasládala en caste-
llano y después procura con gracioso estylo dilatarla, según lo haze Gellio libr. 2, cap. 29” (PALMIRENO,
1573: Segunda parte, 41).
63 PÉREZ CUSTODIO (2002: 258-259).
64 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 41. Sobre las citas relativas a los progymnasta de Teón en los ejercicios
de Palmireno, cf. PÉREZ CUSTODIO (2013: 150-171).
65 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 41.
66 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 77.
LA RHETÓRICA GROSSERA”: PALMIRENO Y LOS CAMINOS ENTRE LATÍN Y VERNÁCULO
805
poco en el aprendizaje teórico y mucho en los beneficios de la práctica. La bibliografía
está, además, en latín, sea de antiguos o de modernos. Las referencias incluyen, entre
otros, a Quintiliano, el Ad Herennium67 y el Orator ciceroniano68, adaptaciones o traduc-
ciones latinas modernas de los ejercicios de Aftonio y Teón69 y obras de tema retórico
también modernas (como distintos títulos de Rodolfo Agrícola y Erasmo70, los libros de
inuentione de Bucoldianus71 y la Retórica72 y el Supellex oratoria73 del propio humanista). En
cambio, la fuente principal de donde extracta una buena parte de los contenidos y ejem-
plos (como ya hemos dicho, el volumen de Lorich), que no se cita aquí, pero en la
bibliografía preliminar de su retórica en cinco libros74.
El listado de lecturas variadas75 de donde poder extraer modelos, en cambio, es mix-
to: así, por ejemplo, en la anécdota el humanista remite al estudiante que busca materia a
dos libros en latín: “leerás Viues De Foemina Christiana, Tiraquellus De legibus connubialibus,
lege 9, num. 229” y a dos obras en romance: una es la versión arromanzada del Cortesano
de Castiglione76, y la otra es la de Fernández de Heredia contra los torrellistas77. Y es que
las lecturas complementarias no se recomendaban por la lengua en que estuviesen escri-
tas, sino por su calidad y capacidad para entusiasmar y hacer disfrutar al alumno. Por
ello, las páginas del Estudioso cortesano rebosan de sugerencias de libros en diferentes len-
guas de donde sacar materia para la conversación (es decir, para hablar de repente)78. Así,
para hablar de condimentos, se recomiendan al estudioso los Comentarios de sale de
Gómez Miedes, en latín79, si se trata de saber de enfermedades, el Banquete de Caballeros
del Doctor Lobera, en castellano80, y, si de amenizar con relatos, Les hystoires tragiques81, en
67 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 75.
68 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 88.
69 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 59 y 63.
70 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 75-76.
71 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 80.
72 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 80.
73 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 81.
74 PALMIRENO (1573) Segunda parte, 80.
75 Cf. KOSSOF (1977: 542-547).
76 Existía la de J. BOSCÁN (Barcelona, Pedro Monpezat, 1534).
77 No dexes de leer también en romance, que te abrirán el ingenio, el Cortesano del conde Balthasar Cas-
tellón libr. 3, y la hoja 21 de las obras de don Ioan Fernández de Eredia, en el capítulo que trata contra los
torrellistas; en esto puedes atreuerte”(PALMIRENO, Segunda parte, 59). Pere Torroella compuso a mediados del
s. XV un Maldecir de mujeres que dio lugar a la polémica entre misóginos (torrellistas) y defensores de las
mujeres (antitorrellistas). Juan Fernández de Heredia, poeta de la corte de Germana de Foix, se posicionó a
favor de la dignidad femenina en su “Obra contra los torrellistas”. Sobre el debate en torno a la cuestión
femenina en el Renacimiento, cf. BERGER (1998: 383-399).
78 PALMIRENO (1573), El estudioso cortesano, 79-83.
79 PALMIRENO (1573), El estudioso cortesano, 79.
80 PALMIRENO (1573), El estudioso cortesano, 80.
81 PALMIRENO (1573), El estudioso cortesano, 81.
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
806
francés. Palmireno recomienda libros que él mismo dice haber leído, como el Carlo famoso
de Luis Zapata, la Historia de las Indias de López de Gomara y La Celestina82.
5.- El aprendizaje de vocabulario y frases, símiles, adagios y ejemplos plurilin-
gües. Es una estrategia constante en la pedagogía del humanista (“Para que no te faltasse
caudal de repente, querría tuuiesses unos diez pares de adagios per locos communes, porque
con ellos podrías encarecer y apocar lo que se te antojasse”)83, que en el Estudioso de la
aldea recomienda un trabajo personal de recolección, teniendo siempre a mano su carta-
pacio o codex excerptorius para anotar pasajes logrados y vocabulario de interés, a ser posi-
ble con sus correspondencias en latín y vernáculo, así como para compilar aforismos,
anécdotas y símiles con los que poder rellenar y dilatar la estructura de un texto, o defen-
derse en cualquier tipo de conversación, sin importar si el material extractado estaba en
vernáculo o en lengua latina, aprovechando así cualquier ocasión de despertar la curiosi-
dad lingüística: “No te olvides de tener diez y ocho hojas assignadas para escreuir apodos
o símiles, que ualen mucho para persuadir quando seas predicador, y alegrar al doliente,
si eres médico, y dar a entender un precepto, si eres maestro. No tengas en cuenta si son
en romance, o latín”84, “Lo que te queda es mirar cómo los sabrás traduzir de romance
en latín, o de latín en romance, y tener dedicadas ocho hojas de tu cartapacio para esto”85
y “(…) basta ver que si no hallo vocablo con que arromançar una cosa en castellano,
póngola en valenciano, italiano, o francés, o lengua portuguesa, para que el niño, con la
buena ocasión que a la corte de España vienen de todas las naciones, pueda de algún
soldado o peregrino saber aquel vocablo en su patria cómo se dice.”86
Dado que el humanista sabía bien que esa tarea recolectora podía ser muy tediosa pa-
ra los estudiantes (“Paréceme que con esse exercicio cobraré caudal para hablar de repen-
te, pero buscar símiles y exemplos me espanta”)87, les aliviaba el trabajo mediante compi-
laciones tanto ajenas (como la de sentencias y ejemplos de Andrés de Évora, las Sententiae
et exempla ex probatissimis quibusque scriptoribus collecta et per locos digesta, y la de Baptista Ful-
goso, los De dictis factisque memorabilibus collectanea)88 como propias (el Vocabulario del huma-
nista, que contiene largas listas de paralelos en latín y en distintas lenguas, los Adagiorum
centuriae quinque y los Refranes de mesa, salud y buena crianza, que ofrecen una amplia colec-
ción de adagios en latín y vernáculo)89.
82 PALMIRENO (1573), El estudioso cortesano, 83.
83 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 22.
84 PALMIRENO (1568), El estudioso de la aldea, 174.
85 PALMIRENO (1568), El estudioso de la aldea, 178.
86 PALMIRENO (1569), Vocabulario del humanista, Bii v.
87 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 58.
88 “Si buscas símiles o apodos, ya en el Estudioso te he advertido cómo y de qué autores los sacarás. Si
exemplos, tienes Andreas Eborensis y Fulgosus; si uetus testimonium, allí te digo qué autores han escrito sen-
tencias” (PALMIRENO, 1573: Segunda parte, 58).
89 Sobre la labor lexicográfica de Palmireno, cf. BLAS (2002: 211-219); CARRIAZO (2002: 221-233), COLÓN
DOMÉNECH (2002-2004), LEE (2006: 447- 469) y GARCÍA ARANDA (2006: 1371-1384). Existe edición mo-
derna del Lexicon nauticum et aquatile a cargo de J. R. CARRIAZO (2010).
LA RHETÓRICA GROSSERA”: PALMIRENO Y LOS CAMINOS ENTRE LATÍN Y VERNÁCULO
807
La aplicación práctica del fruto de esta reserva léxica se pone a la vista en los modelos
de ejercicios compuestos en romance por Palmireno para el consejo octavo de la Segunda
parte del Latino de repente, donde el análisis de los ejemplos hace aflorar la astucia del
humanista para enseñar al estudiante cómo rentabilizar los recursos lexicográficos para
extender un texto. Como muestra aduzco algunos casos sacados de los modelos ilustrati-
vos de la fábula, al final de los cuales ya se advierte al estudiante que el material necesa-
rio para amplificar se encuentra en el Vocabulario del Humanista y en la bibliografía allí
recogida: “Creo bastarán estos quatro exemplos. Ya tienes mi Vocabulario del humanista, de
allí puedes sacar propriedades de aues, peces, quadrúpedos, o de los libros que allí alle-
go”90.
Así, en un simpático pasaje de la fábula del gato y el gallo, en el que el felino dispone
el testamento de su rival en una clara imitación del Testamentum Porcelli91:
Todas las aves que tienen buena música callan de noche, uso de día soys pesado y de
noche nos quitays el sueño, por lo que deuo al vezindado, me ha parecido dar remedio
a esta confusión y tabahola: aparejad vuestro testamento y, si no os atreueis, yo lo orde-
naré. Dexad las uñas a los mesoneros, la cresta a los moçuelos que con poco latín se
passan al curso de las artes, la pluma a los gramáticos, los huesos a los que leen conduc-
ta, el papo a los malos pagadores. De la carne y molleja ordenaré yo como más conuie-
ne a esta república.92
aparece el léxico descriptor de la anatomía del ave incluido en latín y romance en el Vo-
cabulario del Humanista: Ingluuies el papo, uentriculus la molleja (…). Paleae, dos como bol-
sas que lleua el gallo colgando debaxo la barba. Iubae las plumas que ciñen el cuello y
pescuezo del gallo, que las alça derechas quando quiere reñir”93. Más adelante en la mis-
ma fábula el pasaje en que el gallo enumera en su descargo los beneficios médicos que se
derivan de su cuerpo y entre ellos menciona la piedra alectoria94: (“[…] con mi molleja se
adoban los estómagos débiles para digestión, y en un desafío los cobardes vencen, te-
niendo mi piedra alectorio bajo la lengua”)95, también citada en la misma obra96, sirve al
90 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 54.
91 El texto del Testamentum Porcelli estaba disponible en impreso desde comienzos del XVI gracias a su in-
clusión en el volumen que contenía la colección de fábulas de Lorenzo Abstemio (1505).
92 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 43.
93 PALMIRENO (1573), Vocabulario del humanista, 44-45.
94 Las propiedades de la piedra alectoria se encuentran recogidas por Dioscórides (Sobre los remedios medicina-
les, 2, 49,1) y Plinio (Nat. 37, 54, 144: “Alectorias uocant in uentriculis gallinaeceorum inuentas crystallina
specie, magnitudine fabae, quibus Milonem crotoniensem usum in certaminibus inuictum fuisse uieri uo-
lunt”). Su poder fortificante aparece mencionado, entre otros, por FERNÁNDEZ DE OVIEDO (Batallas y Quin-
quagenas, 331) y COVARRUBIAS (Tesoro, 425v): “Escriue Plinio libro veintisiete, capítulo décimo, que en el
ventrículo del gallo se suele hallar una piedra dicha alectoria (…), que da ánimo y esfuerço para vencer su
enemigo al que la truxere, de la qual dizen auerse ualido Milón Crotoniense en las contiendas que tuuo en
Olimpia.” El erudito benedictino MARTÍN SARMIENTO dio cuenta en el s. XVIII de la información conocida
sobre este cuerpo (Obra de 660 pliegos, 204).
95 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 44.
96 PALMIRENO (1569), Vocabulario del Humanista, fol. D. La digresión sobre el huevo del gallo forma parte
del “Primer descanso de la escalera philosophica, que tracta de los hueuos”.
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
808
humanista para mostrar al lector cómo sacar partido a las dos lecturas enumeradas en la
bibliografía acerca de este fenómeno, el Dioscórides comentado por el Doctor Laguna97
y los Occulta naturae miracula del médico holandés Liévin Lemmens, que contienen infor-
mación sobre el poder revitalizante de la gemma alectoria: “siquidem hoc gestamen uirile
robur adauget, ac cum fortitudinem, tum in rebus aggrediendis confidentiam adfert
[…]”98.
Otro interesante ejemplo de esta misma estrategia pedagógica se encuentra en el se-
gundo modelo de fábula, la del ratón de campo y el ratón de ciudad (Mus rusticus urbanum
hospitio accepit), donde no sólo se aplica el léxico contenido en el Vocabulario del Humanista
(por ejemplo, “Mus agrestis de la huerta o campo”)99, sino que la descripción de las carac-
terísticas del roedor (“Todos sabemos que el ratón es un animalico de muy fértil, tal
que con solo comer tal se empreña; con su carne sana a los del seso turbado; tiene los
huessos tan tiernos que para passar un agujero estrecho los dobla como la misma carne, y
tiene tanta virtud en sus dientes que de çapatos viejos saca çumo”)100, suponen la trasla-
ción a la fábula de las noticias sobre el animalillo insertas también en el citado Vocabula-
rio: su fertilidad (“Son los ratones muy luxuriosos y fértiles y créese que solamente lamer
la sal conciben. Y se ha visto partir uno preñado y de los chiquitos que le sacaban de la
barriga, los que eran hembras estaban preñadas. Hase visto parir de un parto 120 rato-
nes”)101, el poder curativo de su carne (“La sangre fresca del ratón o el mismo ratón
hecho pedazos y puesto sobre las berrugas, qualesquiera que sean, las cura, por cierta
experiencia de Plinio, Marcelo y Avicena”)102, la flexibilidad para colarse por en los aguje-
ros (“Moran en sus agujeros retraídos de día, saliendo a buscar de comer de noche”)103, y
la mordacidad de sus dientes (“Son tan valerosos en sus dientes que todo lo roen, como
Varrón cuenta de la Puerca de Arcadia, que estaba tan gruesa que no podía menearse y
un ratón en los costados le hizo nido y parió dentro de ella ratoncillos. Pero no solamen-
te roe cosas blandas, mas el hierro, como Aristótles y Theofrasto lo prueban. Los que
tratan las minas de oro y les faltan algunos pedacillos, matan los ratones vecinos y les
hallan el hurto en el estómago. Hallarás desto un epigrama griego del ratón que despeda-
zaron por limadura del oro que se había comido”)104.
Otros modelos contenidos en el consejo octavo ofrecen, además, ejemplos de cómo
servirse de refranes cuyas versiones latinas y romances el estudiante ya tenía recogidas en
dos repertorios del propio humanista, los Adagiorum centuriae quinque (1560) y los Adagia
97 Las Annotationnes in Dioscoridem Anarzabeum (Lyon, 1554).
98 Cf. Leuinii Lemnii Medici Zirizaei Occulta naturae miracula (1567), Amberes, G. Simon, 433-435. La referen-
cia a la piedra alectoria aparece dentro del libro 4, capítulo 12, cuyo título (428) reza: “De ouo a gallo edito,
et qua aetate atque annorum decursu id proferat, denique quid ex eo progeneretur, tum de lapide gallinaceo
et aëtite gemma.”
99 PALMIRENO (1573), Vocabulario del Humanista (1569: fol. I 8).
100 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 46.
101 PALMIRENO (1573), Vocabulario del Humanista (1569: fol. K).
102 PALMIRENO (1573), Vocabulario del Humanista (1569: fol. K 1-2).
103 PALMIRENO (1573), Vocabulario del Humanista (1569: fol. I 12).
104 PALMIRENO (1573), Vocabulario del Humanista (1569: fol. I 12).
LA RHETÓRICA GROSSERA”: PALMIRENO Y LOS CAMINOS ENTRE LATÍN Y VERNÁCULO
809
Hispanica in Romanum Sermonem conuersa (1584)105. Así, el cuarto modelo de fábula, la del
raposo y el gallo, contiene el refrán “a un traydor dos aleuosos106, que el alumno podía
encontrar allí tanto en la versión romance como en la correspondiente latina, Cretisandum
contra Cretensem107. El segundo ejemplo de chria incorpora el dicho “afición ciega razón”,
presente en los Adagia Hispanica in Romanum Sermonem conuersa con su traducción al latín:
Animo dolenti nihil oportet credere108. En uno de los modelos de confimación se inserta el
adagio “la vieja experimentada arremangada passa el agua”, listado también por Palmire-
no en las citadas compilaciones junto a su formulación latina, Mus picem gustans109. Está
también atestiguada la presencia de refranes incluidos en colecciones de otros autores.
Así, “el higo que roda, para mi señora; el que está quedo, para mí lo quiero”, inserto en el
modelo de laudatio de la higuera, se encuentra recogido en el refranero de Hernán
Núñez110.
6.- El desarrollo de la oralidad como clave de la repentización y de la agilidad
expresiva. Como ya se ha indicado, el trabajo con los progymnasmata tenía como objetivo
último el dominio de la oralidad, para lo cual la práctica escrita era solo una fase previa
del entrenamiento. De hecho Palmireno cierra sus ejercicios con un anecdotario de situa-
ciones vividas por él mismo donde hubo de enfrentar con rivales su capacidad de repen-
105 La inserción de refranes incluye incluso algunos en otras lenguas romances, como el portugués: “Con
estos aliuió su trabajo el portugués, que en la gran tormenta a un cabo del nauío, hartándose dellos, dixo:
morra Martha y morra farta.” (PALMIRENO, Segunda parte, 86). Este mismo refrán aparece en sus versiones
romance “¡Muerta Marta y muera harta!”) y latina (Asinus esuriens fustem negligit) en los Adagiorum Centuriae
quinque (GALLEGO BARNÉS, 2004: 107).
106 “Contentarme he con aquel cuento que trae del raposo y del gallo, en el qual agudamente nos enseña
que estemos apercebidos para con la gente de tal modo que acudamos (como dizen, a un traydor dos aleuo-
sos) porque assí sin que la hazienda nos coma bandolero (…)”. (PALMIRENO, Segunda parte, 52). El refrán
aparece también en las Reglas que Lorenzo Palmyreno puso a la puerta de su auditorio, insertas dentro de El latino de
repente (1573: 192).
107 La versión romance se encuentra en los Adagia Hispanica in Romanum Sermonem conuersa (GALLEGO
BARNÉS, 2004: 171) y la latina en los Adagiorum centuriae quinque de Palmireno (GALLEGO BARNÉS, 2004: 85).
Los Adagiorum centuriae quinque se publicaron en 1560, con anterioridad, por tanto, a la Segunda parte del latino de
repente; en cambio, de los Adagia Hispanica no hubo edición hasta 1584. La princeps de esta obra no ha llegado
hasta nosotros; sí lo ha hecho la reedición de 1591. El hecho de que los Adagia Hispanica no estuvieran im-
presos cuando vio la luz la Segunda parte del latino de repente, no implica que los estudiantes de Palmireno no
conocieran las versiones latinas de los refranes romances allí contenidos gracias a su difusión en las propias
clases del humanista. Sobre la difusión de las compilaciones de refranes de Palmireno resulta un testimonio
de valor su cita por parte de Gracián, que se refería a ellos como “los gustosos Palmirenos” (cf. CUARTERO,
2008: 245 y 254).
108 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 60, y GALLEGO BARNÉS (2004: 141).
109 PALMIRENO (1573), Segunda parte, 73, y GALLEGO BARNÉS (2004: 105).
110 PALMIRENO (1573) Segunda parte, 84, y NÚÑEZ, Refranes (Salamanca, 1555; cito por la edición de Lérida,
1621: 39).
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
810
tización verbal tanto en la calle111 como en el ambiente académico112, usando unas veces
el latín y otras el romance. El propio consejo octavo está, en fin, sembrado de recursos
conducentes a la consecución del caudal oral, entre los que se encuentra el uso del diálo-
go y de la segunda persona para dirigirse al lector113, sino en la factura de los ejemplos. El
caso más evidente es el de la fábula, donde el papel del diálogo en la confección de los
modelos es tan importante que casi podría pensarse que se escribieron para ser puestos
en boca de los alumnos. Es inevitable vincular este hecho con el papel del teatro escolar
en la pedagogía del humanista, donde, como los estudios en torno al tema han mostrado,
el romance se cuela entre las frases latinas114.
El entrenamiento, en fin, en la “rhetórica grossera” con el fin de crear “rhetóricos
caudalosos”, diestros comunicadores en la lengua natural (vernácula) o aprendida (latín),
constituye la aplicación en la escuela del s. XVI de principios docentes reivindicados por
la pedagogía actual, donde nadie duda de que el aprendizaje de recursos comunicativos es
un proceso transversal que afecta a la destreza expresiva en cualquier lengua que se ma-
neje, y que las habilidades discursivas no sólo se transfieren sino que se potencian cuan-
do se coloca a los discentes en situaciones comunicacionales que supongan familiaridad y
distensión emocional115. Cuanto más vamos sabiendo, pues, del talento pedagógico de
Juan Lorenzo Palmireno, más razones tenemos para admirarnos de la modernidad de su
pedagogía.
BIBLIOGRAFÍA
AGRICOLA, R. (1550), De formando studio Epistola ad Iacobum Barbirianum, Paris, Prigentius
Caluarinus.
ALONSO ASENJO, J. (1992), “Los elementos mágicos del teatro de J. Lorenzo Palmireno” en
Blasco, F. J. et al., La comedia de magia y de santos, Júcar, 33-50.
BARTOLOMÉ MARTÍNEZ, B. (1993), La educación en la España Moderna (siglos XVI-XVIII),
Madrid, Fundación Santamaría.
BERGER, Ph. (1998), “Las lecturas femeninas en la Valencia del Renacimiento”, Bulletin
Hispanique 100.2, 83-399.
BLAS NISTAL, C. (2002), “Juan Lorenzo Palmireno y Juan de Jarava: dos modelos de creación
de léxico botánico”, en Maestre, J. Mª. - Pascual, J. - Charlo, L., Humanismo y pervivencia del
111 “Si es en conuersación, como en una calle, que te quieren o examinar o auergonzar delante la gente que
poco entiende, has menester tener no solo fuerças de tus buenas letras, mas aun maña [...]”, PALMIRENO
(1573), Segunda parte, 96.
112 Cuando la conversación es en escuela, si tú eres estudioso, ningún temor tienes, antes huelgas de la
buena occasión que te uiene para mostrar tu diligencia”, PALMIRENO (1573: Segunda parte, 97).
113 Hay ejemplos por doquier. Sirvan de muestra los siguientes: “Acuérdate, que ya las Elegancias son poca
cosa para ti”, “toma el librico de las fábulas de Aesopo”, “hay tres modos de chria, como uerás en
Aphthonio”, PALMIRENO (1573: Segunda parte, 5, 41 y 56). Sobre este tema, cf. nota 34.
114 Cf. ALONSO (1992), MAESTRE (1988) y GIL (2003: 133-147).
115 Véanse, como ejemplo, VILA (2006) e IDIAZÁBAL (2004).
LA RHETÓRICA GROSSERA”: PALMIRENO Y LOS CAMINOS ENTRE LATÍN Y VERNÁCULO
811
mundo clásico. III. Homenaje al Profesor Antonio Fontán, Alcañiz - Madrid, Instituto de Estu-
dios Humanísticos - Laberinto - C.S.I.C., I, 211-219.
CAÑIGRAL CORTÉS, L. DE (1988), “Las Elegancias de P. Manucio y J. L. Palmireno” en Pérez
i Durá, J. - Estellés, J. Mª (eds.), Los humanistas valencianos y sus relaciones con Europa,
Valencia, Ayuntamiento de Valencia, 59-93.
CARRIAZO RUIZ, J. R. (2002), “Recepción de Palmireno en la Valencia del quinientos”, en
Maestre, J. Mª. - Pascual, J. - Charlo, L., Humanismo y pervivencia del mundo clásico. III.
Homenaje al Profesor Antonio Fontán, Alcañiz - Madrid, Instituto de Estudios Humanísticos -
Laberinto - C.S.I.C., I, 221-233.
ID. (2010), Lexicon nauticum et aquatile: estudio lexicográfico y edición anotada, Fundación San
Millán de la Cogolla.
ID. (2001), “La pedagogía y el Ars memoriae en los inicios lexicográficos de Juan Lorenzo
Palmireno”, en Maquieira, M. - Martínez, M.D. - Villayandre, M. (eds.), Actas del II Congre-
so Internacional de la Sociedad Española de Historiografía Lingüística, Madrid, Arco/Libros.
CEA GALÁN, Mª. J. (2000-2002), “El negro dançar perdió a mi tía: ejercicios en vernáculo en
la clase de retórica del humanista Juan Lorenzo Palmireno”, Excerpta Philologica 10-12,
215-230.
EAD. (2002), “Ciceronianismo, colecciones de hypotyposes y creación literaria: huellas de
Marco Antonio Mureto en una pro domo de Juan Lorenzo Palmireno”, en Maestre, J. Mª. -
Pascual, J. - Charlo, L., Humanismo y pervivencia del mundo clásico. III. Homenaje al Profesor An-
tonio Fontán, Alcañiz - Madrid, Instituto de Estudios Humanísticos - Laberinto - C.S.I.C.,
I, 235-243.
EAD. (2009), Palmireno. Discursos latinos, Alcañiz-Madrid, I.E.H. - C.S.I.C.
COLÓN DOMÉNECH, G. (2002-2004), “Dobletes sinonímicos en Palmireno (1560)”, Archivo
de Filología Aragonesa 59-60, 1175-1202.
COVARRUBIAS, S. DE (1611), Tesoro de la lengua castellana o española, Madrid, Luis Sánchez.
CUARTERO SANCHO, Mª P. (2008), “Los humanistas latinos en El Criticón de Gracián”, en
Maestre, J. Mª. - Pascual, J. - Charlo, L., Humanismo y pervivencia del mundo clásico. IV. Home-
naje al Profesor Antonio Prieto, Alcañiz - Madrid, Instituto de Estudios Humanísticos -
C.S.I.C., I, 239-268.
ESPARZA TORRES, M. A. et al. (2008), Bibliografía temática de historiografía lingüística española:
fuentes secundarias, I, Hamburg, Helmut Buske Verlag.
ESTEBAN, L. (1976), “Juan Lorenzo Palmireno: humanista y pedagogo”, Perficit 7, 73-108.
FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G. (2000), Batallas y Quinquagenas, II. Edición de J. Pérez de
Tudela y Bueso, Madrid, Real Academia de la Historia.
GALLEGO BARNÉS, J. A. (1981), “Un plan de estudios para las escuelas de Alcañiz en la
segunda mitad del XVI: el razonamiento que hizo Palmyreno a los regidores de su patria
de la orden de enseñar y las reglas que Lorenzo Palmyreno puso a las puertas de su
auditorio”, Boletín del Centro de Estudios Bajoaragoneses 1, 69-90.
ID. (1982), Juan Lorenzo Palmireno (1524-1579): un humanista aragonés en el Studi General de
Valencia, Zaragoza.
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
812
ID. (1998), “La écfrasis en las clases de retórica de Juan Lorenzo Palmireno: Modalidades y
objetivos” en Ruiz Torres, P. et alii (eds.), Doctores y escolares. II Congreso Internacional de His-
toria de las Universidades hispánicas (Valencia, 1995), Valencia, Universidad de Valencia, II,
169-182.
ID. (2002), “Discípulos aventajados de Juan Lorenzo Palmireno”, en Maestre, J. Mª. -
Pascual, J. - Charlo, L., Humanismo y pervivencia del mundo clásico. III. Homenaje al Profesor
Antonio Fontán, Alcañiz - Madrid, Instituto de Estudios Humanísticos - Laberinto -
C.S.I.C., I, 161-175.
ID. (2004), Los “Refraneros” de Juan Lorenzo Palmireno, Alcañiz Madrid, I.E.H. - Laberinto
C.S.I.C.
ID. (2008), “Papel y modalidades de la traducción en la obra del humanista Juan Lorenzo
Palmireno”, en Maestre, J. Mª. - Pascual, J. - Charlo, L., Humanismo y pervivencia del mundo
clásico. IV. Homenaje al Profesor Antonio Prieto, Alcañiz - Madrid, Instituto de Estudios
Humanísticos - C.S.I.C., IV, 2167-2210.
GARCÍA ARANDA, M. A. (2006), “El Vocabulario del humanista (1569) de Juan Lorenço
Palmireno: ¿una nomenclatura? ¿un diccionario ideológico?”, en Girón, J. L. De Bustos,
J. J. (coord.), Actas del VI Congreso Internacional de Historia de la lengua española, Madrid,
Arco/Libros, II, 1371-1384.
GIL FERNÁNDEZ, L. (2003), Formas y tendencias del humanismo valenciano quiñentista,
Madrid, I.E.H. Laberinto C.S.I.C. (versión ampliada de “El humanismo valenciano del
siglo XVI” (2002), en Maestre, J. Mª. - Pascual, J. - Charlo, L., Humanismo y pervivencia del
mundo clásico. III. Homenaje al Profesor Antonio Fontán, Alcañiz - Madrid, Instituto de
Estudios Humanísticos Laberinto - C.S.I.C., I, 57-159.
GRAU CODINA, F. (2008), “Retóricas del siglo XVII en la Universidad de València”, en
Maestre, J. Mª. - Pascual, J. - Charlo, L., Humanismo y pervivencia del mundo clásico. IV.
Homenaje al Profesor Antonio Prieto, Alcañiz - Madrid, Instituto de Estudios Humanísticos -
C.S.I.C., II, 927-939.
IDIAZÁBAL GORROTXATEGI, I. (2004), “La competencia discursiva en la didáctica de las
lenguas y del plurilingüismo I”, BilingLatAm 2004. Symposium Proceedings, ESSARP,
143-151.
KOOIMAN, E. (1988), “The Letters of Rodolphus Agricola to Jacobus Barbirianus”, en
Akkerman, P. - Vanderjagt, A. J. (eds.), Rodolphus Agricola Phrisius (1444-1485). Proceedings of
the International Conference at the University of Groningen 28-30 October 1985, Leiden, Brill, 136-
146.
KOSSOF, R. (1977), “Lorenzo Palmireno, crítico literario”, en López, F. - Pérez, J. et alii, Actas
del V Congreso Internacional de Hispanistas, Université de Bordeaux, II, 542-547.
LEE, L. (2006), “Las Silvas de Juan Lorenzo Palmireno”, Revista de Literatura 68, nº 136, 447-
469.
LORENZO, J. (2002), “Juan Lorenzo Palmireno: un rétor “ciceroniano” inmerso en las
corrientes literarias de la época”, en Maestre, J. Mª. - Pascual, J. - Charlo, L., Humanismo y
pervivencia del mundo clásico. III. Homenaje al Profesor Antonio Fontán, Alcañiz - Madrid,
Instituto de Estudios Humanísticos Laberinto - C.S.I.C., I, 177-193.
LEVINIVS LEMNIVS (1567), Occulta naturae miracula, Antwerpen, G. Simon.
LA RHETÓRICA GROSSERA”: PALMIRENO Y LOS CAMINOS ENTRE LATÍN Y VERNÁCULO
813
LUJÁN ATIENZA, A. L. (1999), Retóricas españolas del s. XVI. El foco de Valencia, Salamanca,
C.S.I.C.
MAESTRE MAESTRE, J. Mª. (1989), El papel del teatro escolar en la enseñanza de la retórica y
del latín durante el Renacimiento: en torno a la Fabella Aenaria de Juan Lorenzo Palmire-
no”, en Pérez Durá, J. - Estellés, J. Mª. (eds.), Los humanistas valencianos y sus relaciones con
Europa: de Vives a Mayans, València, Ajuntament de València, 95-114.
ID. (1990), Formación humanista y literatura latino-renacentista: a propósito de Juan
Lorenzo Palmireno”, en Los humanistas españoles y el humanismo europeo, Murcia.
ID. (1990), El humanismo alcañizano del siglo XVI. Textos y estudios de latín renacentista, Cádiz,
Instituto de Estudios Turolenses Universidad de Cádiz Ayto. de Alcañiz.
ID. (2002), Los humanistas como precursores de las actuales corrientes pedagógicas: en
torno a Juan Lorenzo Palmireno”, Alazet 14, 157-174.
MARINA, J. A. (2010), La educación del talento, Madrid, Ariel.
MONTEAGUDO, H. (2008), Martín Sarmiento, De Historia Natural y de todo género de erudición.
Obra de 660 pliegos, Santiago de Compostela - Madrid, Consello da Cultura Galega
C.S.I.C.
MULDER, M. - WEIGEL, T. - COLLINS, K. (2007), “The Concept of Competence in the
development of vocational education and training in selected EU member status: a critical
analysis”, Journal of Vocational Education & Training 59 (1), 67-88.
NÚÑEZ, H. (1621), Refranes o proverbios en romance, Lérida, Luis Manescal.
PALMIRENO, J. L. (1560), Adagiorum centuriae quinque, en De uera et facili imitatione Ciceronis,
Zaragoza, Pedro Bernuz.
ID. (1567), Secunda pars rhetoricae in duos libellos distributa, quorum prior elocutionis praecepta, alter
exercitationem et exempla completitur, Valencia, Juan de Mey.
ID. (1568), El estudioso de la aldea, Valencia, Juan Mey.
ID. (1569), Vocabulario del humanista, Valencia, Pedro de Huete.
ID. (1573), Segunda parte del latino de repente, donde están las pláticas, exercicios y comento sobre las
Elegancias de Paulo Manucio, Valencia, Pedro de Huete.
ID. (1573), El estudioso cortesano, Valencia, Pedro de Huete.
ID. (1584), Adagia Hispanica in Romanum sermonem conuersa, Valencia.
ID. (1591), Adagia Hispanica in Romanum sermonem conuersa, en Prosodia, adagia Hispanica in
Romanum sermonem conuersa, Valencia, Gabriel Ribas.
PÉREZ CUSTODIO, Mª V. (2002), “Sobre el origen de los materiales contenidos en los
progymnasmata de Palmireno”, en Maestre Maestre, J. Mª. - Pascual Barea, J. - Charlo
Brea, L. (eds.), Humanismo y pervivencia del mundo clásico.III. Homenaje al profesor Antonio
Fontán, Alcañiz Madrid, I.E.H. - Laberinto C.S.I.C., 245-259.
EAD. (2013), “Los progymnasmata de Teón en la España del XVI”, Rhetorica 31.2, 150-171.
PÉREZ I DURÀ, J. (2002), “Juan Lorenzo Palmireno en la Viuis Vita de Gregorio Mayans”, en
Maestre Maestre, J. Mª. - Pascual Barea, J. - Charlo Brea, L. (eds.), Humanismo y pervivencia
del mundo clásico. Homenaje al profesor A. Fontán, Alcañiz Madrid, I.E.H. - Laberinto
C.S.I.C., 245-259.
Mª VIOLETA PÉREZ CUSTODIO
814
PRETO RODAS, R. (1985), “The Works of Juan Lorenzo Palmireno: popular selfhelp for the
young social climber in Renaissance Spain”, Hispania 68, 230-235.
RIVAS YANES, A. (1999), El latino de repente de Juan Lorenzo Palmireno”, Boletín del Centro
de Estudios Bajoaragoneses 8, 91-105.
SCHAEFER, A. E. (1988), “Two early Spanish students guidebooks: J. L. Palmireno's, El
estudioso de la aldea and El estudioso cortesano”, Ibero-Romania 29, 15-42.
SIMÓN DÍAZ, J. (1993), Bibliografía de la Literatura Hispánica. XVI, Madrid, C.S.I.C.
SÁNCHEZ SALOR, E. (1997), “Tradición y originalidad en la teoría gramatical de Palmireno y
Sempere”, en Maestre Maestre, J. M. - Pascual Barea, J. - Charlo Brea, L. (eds.),
Humanismo y pervivencia del mundo clásico. Homenaje al Profesor Luis Gil, Cádiz, Ayuntamiento
de Alcañiz-Universidad de Cádiz, II.2, 563-589.
SUÁREZ DE GODOY, J. (1598), Thesoro de varias consideraciones sobre el psalmo de misericordias
Domini in aeternum cantabo, Barcelona, Sebastián de Cormellas.
VILA, I. (2006), “Adquisición de lenguas extranjeras y competencia multilingüe”, Conferencia
pronunciada en las Jornadas Pedagógicas del Programa de Lengua y Cultura Portuguesa (Mérida,
15-17 de noviembre de 2006), texto accesible en:
iesvaldeleganes.juntaextremadura.net/descargas/4vilaponencia.pdf
... La fuerte competencia de las lenguas modernas a la que los alumnos en general, y los de Filología Clásica en particular, no pueden sustraerse, el freno de unos planes de estudio universitarios demasiado rígidos, 79 77 Maestre (2002, 172). 78 Pérez Custodio (2015). 79 El enfoque de los estudios de Filología Clásica es fundamentalmente gramaticalista y orientado casi de forma exclusiva a la traducción y comentario de textos. ...
Article
Full-text available
Recepción: 15/1/2014 Resumen Sal Musarum es un proyecto de innovación y mejora docente desarrollado en el seno del Dpto. de Filología Clásica de la Universidad de Cádiz, cuyo objetivo fundamental es desarrollar actividades que fomenten el uso de las lenguas clásicas, especialmente de la lengua latina, y las cuatro destrezas lingüísticas básicas para mejorar el aprendizaje de nuestros alumnos. Entre las diferentes iniciativas están: a) impartir clases de acuerdo con la línea de investigación de los profesores, que enlaza con la llamada «vía de los humanistas»; b) redactar y editar textos en latín de diversa índole; c) promocionar la lengua latina y la cultura clásica en internet; d) celebrar reuniones en grupos de prácticas; y e) fomentar en el estudiante el uso de entornos personales de aprendizaje que le ayuden a tomar el control y gestión de su propio aprendizaje y a comunicarse con otros estudiantes, españoles y extranjeros. Palabras clave: latín, vía de los humanistas, proyecto, innovación, didáctica.
Chapter
Full-text available
En este trabajo estudiamos las ideas de Juan de Mal Lara sobre la enseñanza incluidas en su In Syntaxin Scholia (Hispali, 1567), manual publicado para su escuela sevillana. En él, Mal Lara recomienda como bases pedagógicas de su enseñanza la elección de un buen manual y el aprendizaje inicial del mejor autor (Cicerón) para luego pasar a los otros. Considera que el profesor debe ser como un médico para sus alumnos, porque ve la ignorancia como una enfermedad. Para ello, este ha de tener en cuenta el nivel de los alumnos, pasar de la teoría a la práctica y partir del latín para aplicar los preceptos al romance, porque su objetivo es que los alumnos aprendan a escribir y a hablar bien en las dos lenguas. Incluye en su manual un Phraseon Thesaurus y un breve tratado de prosodia. Este Thesaurus contiene una serie de locuciones latinas, ordenadas alfabéticamente, con su traducción castellana, que el alumno aprenderá al pie de la letra y que completará elaborando su propio Thesaurus con locuciones castellanas extraídas de las que se aprenden en el aula o en los libros. De esta manera configura un método innovador, ya que, como afirma el mismo Mal Lara, no hay otro manual fuera del suyo que enseñe, a la vez, a hablar y a escribir en latín y en lengua vernácula. IDEAS ON EDUCATION IN JUAN DE MAL LARA In this work we study the ideas on teaching conveyed by Juan de Mal Lara in his In Syntaxin Scholia (Hispali, 1567), a handbook intended to be used in his school in Seville. In this volume, Mal Lara establishes as basic teaching tenets the selection of a good manual and the initial learning of the best author (Cicero) to proceed with other ones later on. He thinks that a teacher must be like a doctor for his students since ignorance can be considered a disease. In order to make the cure effective, the teacher must take into account the level of students, move from theory to practice and depart from Latin to apply classical precepts to Romance languages, as his main purpose is that students can write and speak properly in both languages. His schoolbook also includes a Phraseon Thesaurus and a brief treatise on prosody. This Thesaurus contains a collection of Latin phrases, alphabetically ordered and accompanied by their Spanish translation, which students must learn by heart and will complete making their own Thesaurus with Spanish phrases taken from class or from books. In this way, Mal Lara conceives an innovative method because, as he states, there is no other handbook that teaches writing and speaking at the same time in both Latin and the vernacular language.
Book
Full-text available
La "Bibliografía temática de historiografía lingüística española" (BiTe) es un repertorio de fuentes secundarias que ofrece al investigador información bibliográfica organizada temáticamente sobre historia de la lingüística española. BiTe consta de 4004 entradas, distribuidas en 15 capítulos, que aportan información sobre 4150 publicaciones. De ellas se han extraído los datos más relevantes: resumen, tabla de contenidos, temas, materias y lingüistas tratados. De esta manera, BiTe pretende aportar una imagen nítida de la investigación en historiografía lingüística española y un caudal de datos lo bastante amplio como para delimitar el campo, establecer la trayectoria de los estudios historiográficos, permitir una aproximación a la historia de las distintas disciplinas lingüísticas y señalar los problemas hasta ahora planteados así como las zonas aún oscuras. Para garantizar el acceso a la información, se han diseñado cuatro índices específicos: un Índice histórico de lingüistas del español, un Índice de los autores de los trabajos recogidos en BiTe, un Índice de materias – orientado a facilitar información de carácter historiográfico al lingüista de hoy – y, finalmente, un Índice de lenguas y tradiciones lingüísticas.
Chapter
Full-text available
Este trabajo propone un acercamiento metodológico al análisis de los intertextos en la Rhetorica Ecclesiastica de Agostino Valier. Al objeto de validar la precisión del modelo, se han obtenido del libro primero todos los datos y se han clasificado en las siguientes categorías: intertextos de localización (explícitos o implícitos), tipológicos (citas textuales, citas ad sensum, referencias y alusiones) e intertextos de finalidad (fuentes de la argumentación, ejemplos, constituyentes de discurso y definiciones). Tras el análisis del corpus completo, se ofrecen unas cuantas conclusiones sobre los autores y modelos que deberíamos considerar más importantes en el libro primero.
Chapter
Full-text available
Relación y descripción de los ejemplares que se conservan en españa de las primeras traducciones de las 'Vidas de los doce Césares' de Suetonio a las lenguas francesa e italiana, traducciones a las que apenas prestan atención los editores y traductores modernos.
Article
Full-text available
Jornadas Pedagógicas del Programa de Lengua y Cultura Portuguesa Mérida, 15-17 de noviembre de 2006 INTRODUCCIÓN La sociedad de la información con sus fenómenos asociados, globalización, movilidad, primacía del conocimiento, etc. ha modificado de manera importante los objetivos lingüísticos para el Siglo XXI. Así, el Consejo de Europa ha formulado, en los últimos años, dos objetivos generales para las próximas décadas: formación plurilingüe y educación para el plurilingüismo. En el ámbito de la formación plurilingüe se trata de desarrollar diferentes repertorios lingüísticos y se afirma que, en un futuro próximo, las personas europeas deberán de conocer tres, cuatro o más lenguas y, en el ámbito de la educación para el plurilingüismo, se propone una modificación de las actitudes lingüísticas en el sentido de hacer a las personas europeas más tolerantes ante la diversidad lingüística. Varias son las razones para suscribir estas propuestas, si bien en esta conferencia me interesa resaltar fundamentalmente dos. Primero, la globalización no significa únicamente la movilidad sin ningún tipo de trabas del capital a lo largo del planeta, sino también la movilidad de las personas 1 . Un buen ejemplo es el fenómeno migratorio que sacude a los países occidentales en los últimos años. A veces, cuesta entender que las características de este fenómeno son muy distintas de las características del mismo fenómeno a lo largo de de la sociedad industrial. Entonces era una inmigración con una motivación claramente económica y que sabía que acudía a un país para integrarse en su clase obrera. Además, las corrientes migratorias se establecían claramente dentro del fenómeno sociológicamente conocido como "del campo a la ciudad". Hoy día ya no es de la misma manera. Así, sin negar la motivación económica en algunos casos, las actuales corrientes migratorias tienen un importante componente de "proyecto de vida" y, por tanto, atraviesan de arriba abajo a todas las sociedades. Ciertamente, no de la misma manera. Es evidente que, de modo general, un médico o una arquitecta en Senegal tiene menos probabilidades de desarrollar un proyecto de vida en su país que un médico o una arquitecta española. Y, por eso, vienen aquí. Este no es el lugar para discutir las corrientes demográficas Norte-Sur pero el ejemplo me sirve para sostener la afirmación de que el fenómeno migratorio afecta también a las personas nacionales de nuestras sociedades. Así, no es casual que ya, en 2010, los títulos universitarios serán intercambiables entre los distintos países de la Unión Europea o que, en el mismo sentido, los mercados laborales serán completamente permeables. Y, evidentemente, ello significa que el mercado laboral de nuestra juventud (no digamos el de la infancia y la adolescencia) ya no es España, sino la Unión Europea y, por tanto, para poder aprovecharlo ello significa repertorios lingüísticos notables.
Article
The statistic study of a sample of ladies' librairies in Valencia between 1470 and 1559 does not allow for reliable conclusions concerning a possible progression of the percentage of lady readers during the aforesaid period. However several clues mostly collected from literary works enable to support the hypothesis of a feminine cultured life which developed in a profeministic or anti-feministic atmosphère which could be quite tense.
Article
This paper examines the works titled Silva by Juan Lorenzo Palmireno. The analysis of these texts sheds light on Palmireno’s understanding of the word and its possible implications in the sixteenth century. The study identifies an interpretation of silva as a way of writing different from his predecessor, Pedro Mexía, who first used it to title his work Silva de varia lección twenty years ago. The lack of any intention to arrange its structure gives these silvas the characteristic of a literary draft, a feature derived from one of the meanings of silva inherited from the Classical Age. Moreover, Palmireno’s works reveal an encyclopedic project of which the miscellany (represented by silva) forms a part. Furthermore, the silvas of Palmireno act as a transition to the later development of silva as a genre, which finds its educational objective being taken over gradually by the anxiety to provide entertainment.El artículo examina las obras tituladas Silva de Juan Lorenzo Palmireno. El análisis de estos textos deja constancia de cómo el humanista entiende la palabra y sus implicaciones en el siglo XVI. El estudio identifica una interpretación de silva como una manera de escribir distinta de su predecesor, Pedro Mexía, quien veinte años antes la utilizó para nombrar a su obra Silva de varia lección. La falta de la intención en ordenar los textos les otorga a las silvas palmirenianas la característica de un borrador literario, uno de los significados de la silva desde la Edad Clásica. Además, las obras del humanista aragonés muestra su proyecto enciclopédico del autor que integra la miscelánea (representada por la silva) como una parte. Estas silvas también actúan como la transición para el desarrollo de la silva como género que encuentra su objetivo educacional sustituido gradualmente por la finalidad de ofrecer entretenimiento.
Article
This paper deals with the interest in the progymnasmata by Theon in Spain during the sixteenth century. Although this rhetorical work was not printed there either in Greek or in translation, it is possible to gather some information about the subject from the following four sources: themanuscript transmission of the text, the bibliographic information about the lost material, the references to Theon in the printed production about Aphthonius and, finally, the presence of the work by Theon in the inventories of books of the time.