ArticlePDF Available

La predisposición al afecto positivo y su relación con el bienestar: un estudio ex post facto prospectivo en población española

Authors:

Abstract and Figures

The actions that facilitate positive affect encompass all forms of thinking, behaviors and activities that allow to maintain a high level of positive affect in their daily lives. This research aims to provide data on the psychometric functioning of the SANA scale. The sample consists of 383 Spanish people. Psychometric properties of the questionnaire are analyzed. Moreover, the relationship between scores on this scale with well-being indicators and personality are studied. The results show that: (1) The scale has an internal consistency around .86. (2) The factorization of the questionnaire showed a unidimensional structure (different from the structure of the questionnaire in its original version) that explains 46% of total variance allowing to remove an item due to its low factor loading. (3) There is a relationship between the scores of the scale, life satisfaction, well-being, some personality traits, and positive affect.
Content may be subject to copyright.
Vol. 9, número 1, 2017 15
La predisposición al afecto positivo y su
relación con el bienestar: un estudio ex post
facto prospectivo en población española
MerceDes ovejero Bruna y Marta veLázquez giL
Universidad Complutense de Madrid, España
Agradecimientos: Las autoras agradecen a Laura Köppl y a María Sánchez (estudiantes de
postgrado de la Universidad Complutense de Madrid) por su colaboración en la tarea de recopilar
los datos de los participantes de este estudio.
Dirigir toda correspondencia sobre este artículo a: Mercedes Ovejero Bruna: Universidad
Complutense de Madrid. Facultad de Psicología. Campus de Somosaguas.
CP. 28223. Pozuelo de Alarcón. Madrid. España. Teléfono +34 657368135
Correo electrónico: mercheovejero@psi.ucm.es
RMIP 2017, Vol. 9, No. 1, pp. 15-30.
ISSN-impresa: 2007-0926; ISSN-digital: 2007-3240
www.revistamexicanadeinestigacionenpsicologia.com
Derechos reservados ®RMIP
Resumen
Las acciones que facilitan el afecto positivo engloban aque-
llas formas de pensar, comportamientos y actividades que
permiten mantener un elevado nivel de dicho afecto en
la vida diaria. La presente investigación tiene como objetivo
ofrecer datos sobre el funcionamiento psicométrico de la es-
cala SANA, con el ánimo de entender el funcionamiento de
las emociones positivas y la predisposición al afecto positivo.
La muestra está compuesta por 383 residentes en España. Se
analiza la relación entre las puntuaciones de la escala SANA
con indicadores de bienestar y personalidad. Los resultados
demuestran lo siguiente: (1) La escala tiene una consistencia
interna en torno a .86. (2) La factorización del cuestionario
arroja una estructura unidimensional (diferente a la estructu-
ra del cuestionario en su versión original) que permite expli-
car un 46% de varianza total permitiendo eliminar un ítem
por baja carga factorial. (3) Existe relación entre las puntua-
ciones de la escala, la satisfacción vital, el bienestar, algunos
rasgos de personalidad, y el afecto positivo. Los resultados se
discuten organizados de acuerdo a esto y se exponen las limi-
taciones e implicaciones del presente estudio.
Palabras clave: afecto positivo, bienestar, emociones positivas,
engagement, Big Five, Escala SANA
The predisposition to positive aection and its
relationship to well-being: A prospective ex post facto
study in Spanish population
Abstract
The actions that assist positive aection encompass all forms
of thinking, behaviors and activities that allow for the mainte-
nance of a high level of positive aection in daily life. This re-
search aims to provide data on the psychometric functioning
of the SANA scale. The sample consists of 383 Spanish people.
Psychometric properties of the questionnaire are analyzed.
Moreover, the relationship between scores on this scale with
well-being indicators and personality are studied. The results
show that: (1) The scale has an internal consistency around
.86. (2) The factorization of the questionnaire showed a uni-
dimensional structure (dierent from the structure of the
questionnaire in its original version) that explains 46% of to-
tal variance allowing to remove an item due to its low factor
loading. (3) There is a relationship between the scores of the
scale, life satisfaction, well-being, some personality traits, and
positive aection.
Keywords: Positive affection, well-being, positive emotions, en-
gagement, Big Five, SANA scale
INTRODUCCIÓN
El afecto positivo es un constructo multi-com-
ponente que emerge cuando el sentimiento pro-
vocado por la emoción se percibe como positivo,
cuando el estímulo que lo evoca es “bueno” o
OvejerO Bruna y velázquez Gil
16 Revista Mexicana de Investigación en Psicología
“positivo”, cuando cualquier comportamien-
to que tiene una persona en el momento en el
que experimenta una emoción es categorizado
de forma favorable, y cuando las consecuencias
de esa emoción son beneciosas (Averill, 1980;
Avia & Vázquez, 2011; Cohn & Fredrickson,
2009). Las emociones positivas pueden ser
englobadas en emociones placenteras, como la
diversión, el asombro, la alegría, la gratitud, el
interés, el amor y el orgullo (Carl, Soskin, Ker-
ns, & Barlow, 2013). Estas emociones compar-
ten una cualidad que es la alta valencia positiva,
pero las diferencian los patrones de puesta en
marcha (Campos, Shiota, Keltner, Gonzaga, &
Goetz, 2013). Fernández-Abascal (2009) de-
ne las emociones positivas desde un enfoque
práctico, considerando que las emociones posi-
tivas hacen que las personas sean más felices y
puedan percibir que se satisfacen sus expecta-
tivas personales y sociales. El afecto positivo es
denido como el grado en el cual las personas
“reconocen e identican la alegría y el placer de
vivir” o “se involucran de una manera placentera
con su entorno” (Avia & Vázquez, 2011, p. 27).
Teniendo en cuenta este punto de partida, una
cuestión interesante por plantear es si es posible
que existan personas que puedan tener mayor
predisposición a experimentar afecto positivo
en el día a día, y cuál es la relación con variables
de personalidad y bienestar.
La predisposición para el afecto positivo
como característica individual
La emocionalidad positiva es una dimensión de
tipo temperamental que representa la tendencia
de un individuo a experimentar emociones po-
sitivas (Soskin, Carl, Alpert, & Fava, 2012). La
predisposición para el afecto positivo se dene
como una serie de comportamientos y conoci-
mientos que permiten a los individuos mantener
un estado de ánimo positivo (Schutte & Malou,
2015). Hay razones para pensar que esta predis-
posición podría ser una característica individual,
es decir, un rasgo estable (Diener & Chan, 2011;
Diener, Lucas, & Scollon, 2006; Diener & Selig-
man, 2002; Larsen & Diener, 1987; Lyubomirs-
ky, King, & Diener, 2005; Watson, Clark, & Te-
llegen, 1988). Lyubomirsky et al. (2005) arman
que una gran parte de esta característica indivi-
dual puede estar asociada a factores biológicos,
otra más a circunstancias contextuales y una úl-
tima porción de varianza puede ser explicada por
las actividades del individuo.
Los resultados de los estudios empíricos,
así como de las aproximaciones teóricas que
trataron la naturaleza del desarrollo y mante-
nimiento del afecto positivo, proporcionan in-
formación acerca de qué comportamientos y
cogniciones pueden ser beneciosos a la hora de
mantener el afecto positivo. Cualidades como
el compromiso con la vida (Livingstone & Sri-
vastava, 2012) y la regulación emocional (Gross
& John, 2003) están correlacionados con mayor
afecto positivo. Algunos estudios empíricos in-
dican que el afecto positivo, tras cierto tiempo,
retrocede a una línea base, es decir, a un set-point
(Fredrickson, 2003; Fredrickson, Cohn, Coey,
Pek, & Finkel, 2008). Lyubomirsky et al. (2005)
encontraron que ciertos aspectos de las activi-
dades que llevan a cabo las personas pueden in-
crementar el afecto positivo y este afecto puede
permanecer después de meses de seguimiento.
El proceso de ampliación y construcción que se
activa por altos niveles de afecto positivo (Fre-
drickson, 2000; 2003; 2006) puede contrarrestar
el efecto de adaptación hedónica y contribuir a
aumentar el afecto positivo. La teoría de am-
pliación y construcción de las emociones positi-
vas propone que los altos niveles de afecto posi-
tivo conducen a una ampliación de la cognición
y comportamiento, dando lugar a pensamientos
divergentes y creativos, así como a mayor explo-
ración. Esta ampliación conduce a más opor-
tunidades para construir recursos, tales como
la resiliencia personal o las habilidades sociales
(Fredrickson, 2003). Estos recursos, a su vez,
llevan a mejores resultados en la vida: mejor sa-
lud mental o mejores relaciones interpersonales
(Fredrickson & Kurtz, 2011). Tanto la variedad
de actividad cognitiva y comportamental aso-
Vol. 9, número 1, 2017 17
afecto positivo y su reLación con eL Bienestar
ciada con la ampliación y creación de recursos,
como los resultados de vida positivos resultantes
pueden conducir al afecto positivo sostenido y,
por tanto, contribuir a mantener mayores nive-
les de bienestar (Fredrickson, 2003).
Predisposición al afecto positivo y
bienestar biopsicosocial
Las personas que típicamente experimentan
altos niveles de afecto positivo tienden a tener
mejor salud mental y física, mejor calidad en las
relaciones interpersonales (Fredrickson et al.,
2008; Lyubomirsky et al., 2005; Pressman &
Cohen, 2005; Seligman, Steen, Park, & Peter-
son, 2005; Steptoe, Dockray, & Wardle, 2009;
Wood & Tarrier, 2010) y viven más tiempo
(Diener & Chan, 2011). Las emociones posi-
tivas sirven como señal de aviso para la persona
—le indican que va por buen camino— y tam-
bién desempeñan un papel importante a la hora
de ayudar a la gente a conseguir resultados posi-
tivos (Lucas, Diener, & Larsen, 2003).
Además, el afecto positivo tiene un papel
mediador en la relación entre el optimismo y
la satisfacción con la vida (Chico Librán & Fe-
rrando Piera, 2008) y en la felicidad. La resilien-
cia puede actuar como mediador de esta rela-
ción entre el afecto positivo y la felicidad (Cohn,
Fredrickson, Brown, Mikels, & Conway 2009).
El afecto positivo puede ayudar a mantener y
aumentar la salud mental (Fredrickson et al.,
2008; Lyubomirsky et al., 2005; Seligman et al.,
2005). El estado de ánimo positivo se relaciona
con una mayor tendencia a ayudar a los demás,
así como a mostrar apoyo, compasión, bondad y
tener comportamientos altruistas (Avia & Váz-
quez, 2011; Isen, 1987; Isen & Levin, 1972).
En relación con la personalidad, la emocio-
nalidad positiva constituye el núcleo del rasgo
extraversión (Lucas, Diener, Grob, Suh, & Shao,
2000; Tellegen, 1985; Watson & Clark, 1997).
Según Fernández-Abascal (2009), el afecto po-
sitivo se relaciona moderadamente con la extra-
versión, mientras que el afecto negativo lo hace
con el neuroticismo. El equilibrio hedónico me-
dia las relaciones entre el cambio en neuroticis-
mo y la extraversión con la satisfacción con la
vida (Magee, Miller, & Heaven, 2013). El afecto
positivo puede aumentar y mejorar las habilida-
des personales para hacer frente a la adversidad
(Meneghini & Delai, 2011).
El presente estudio
Con el ánimo de entender el funcionamiento
de las emociones positivas y la predisposición al
afecto positivo, es esencial que las evaluaciones
y medidas de las emociones positivas sean ade-
cuadas en términos psicométricos. En la actuali-
dad, no hay una evaluación de la predisposición
a expresar y sentir las emociones positivas como
un rasgo. Si las personas varían en relación con
el grado en el que muestran los comportamien-
tos y pensamientos que ayudan a mantener el
afecto positivo, puede ser posible evaluar estas
acciones como una característica individual di-
ferenciadora. El presente estudio se basa en los
resultados de investigaciones previas (Schutte
& Malou, 2015), así como en las perspectivas
teóricas expuestas anteriormente, para explorar
si (a) esta característica puede ser evaluada con
precisión y validez entre la población en general
española y si (b) las acciones que conducen al
afecto positivo sostenido comprenden una ca-
racterística individual diferenciadora. Para tal
n, se plantearon los siguientes objetivos espe-
cícos: (1) estudiar si la predisposición al afecto
positivo consta de los mismos componentes en
una muestra de población general española, me-
diante el estudio detallado de las propiedades
psicométricas de la escala SANA; (2) analizar la
relación de la predisposición al afecto positivo
y diferentes indicadores de bienestar; (3) cono-
cer si existe relación entre los grandes rasgos de
personalidad y la predisposición al afecto posi-
tivo; (4) estudiar el rol de la predisposición al
afecto positivo y de las emociones positivas a la
hora de predecir el bienestar, el engagement (en-
tendido como el compromiso con el trabajo y/o
los estudios) y la resiliencia.
OvejerO Bruna y velázquez Gil
18 Revista Mexicana de Investigación en Psicología
Las principales contribuciones del presente
trabajo son, por una parte, el estudio de la pre-
disposición al afecto positivo como rasgo esta-
ble que contribuye a mejorar el bienestar de las
personas, y, por otra, ofrecer un análisis psico-
métrico de una escala que permite cuanticar
el grado en el que esta característica está pre-
sente en los individuos. El instrumento servirá
para obtener puntuaciones ables y válidas de
la predisposición al afecto positivo. Se plantean
como hipótesis de partida que la predisposición
al afecto positivo estará vinculada con mayores
niveles de bienestar, y que este rasgo constará de
los mismos componentes propuestos por Schu-
tte y Malou (2015).
MÉTODO
En este estudio se aplicó un diseño de valida-
ción psicométrica, siguiendo los pasos recomen-
dados por Wilkinson y APA task force (1999).
A continuación, se llevó a cabo un diseño ex
post facto para estudiar la relación y la capacidad
predictiva de la predisposición al afecto positivo
con los niveles de bienestar. Este tipo de dise-
ños no requieren manipulación de las variables
independientes puesto que los resultados, tanto
de las variables independientes como de las de-
pendientes, han ocurrido cuando se produce la
recogida de datos (León & Montero, 2003). Se
añade el carácter prospectivo al diseño ya que se
incorpora un estudio predictivo, el cual obliga a
denir el rol de las variables (independientes/
dependientes).
Participantes
La muestra de conveniencia estuvo formada por
130 hombres y 253 mujeres (n = 383) de na-
cionalidad española. La edad media fue de 34.7
años (DE = 13.9, rango: 17-67). De los parti-
cipantes, 53.0% estaban casados, 35.8% solte-
ros, 8.6% divorciados o en proceso de separa-
ción, .5% viudos y 2.1% se encontraba en otra
situación no recogida en las demás categorías.
Con respecto al nivel de estudios, 74.7% tenía
estudios universitarios, 21.1% estudios secun-
darios, y 4.2% estudios primarios. Con respecto
a la situación laboral, 41.3% estaba trabajando,
30.5% estudiando, 5.2% en situación de desem-
pleo, 3.4% jubilado, siendo el restante porcen-
taje personas que se encontraban en otro tipo
de situación (estudiando y trabajando, de baja
laboral, etcétera).
Instrumentos
Cuestionario sociodemográco. Incluía preguntas
sobre el sexo, la edad, el estado civil y el nivel
de estudios.
Self-congruent and New Activities scale
(SANA, Schutte & Malou, 2015). La Escala
de Congruencia y Nuevas Actividades (SANA,
por sus siglas en inglés) evalúa comportamientos
y cogniciones que permiten a las personas man-
tener un alto nivel de afecto positivo (Schutte &
Malou, 2015). Esta escala en su formato origi-
nal contiene dos dimensiones: Comprometerse
en Actividades Congruentes con Uno Mismo y
Comprometerse en Nuevas Actividades. Para la
versión original de la escala SANA se crearon
27 ítems. Este grupo de ítems se construyó con
base en posibles componentes de acción com-
portamentales y cognitivos que pueden condu-
cir al afecto positivo sostenido, siguiendo: (1)
los resultados de estudios sobre intervenciones
para fomentar el afecto positivo, en los que se
ha encontrado que las actividades congruentes
con los objetivos personales, capacidades e in-
tereses y diversidad de actividades, pueden pro-
mover el afecto positivo a largo plazo (Lyubo-
mirsky et al., 2005) y (2) los enfoques teóricos
para comprender el desarrollo y mantenimien-
to del afecto positivo, tales como la valoración
positiva de los acontecimientos (Folkman &
Moskowitz, 2000), acciones relacionadas con la
motivación intrínseca —como describen Deci y
Ryan (1985; 2008)—, y las acciones relaciona-
das con el proceso de ampliación y construcción
(Fredrickson, 2003). La abilidad de las pun-
tuaciones para la escala de 11 ítems fue de α =
.80. La estructura factorial se analizó mediante
procedimientos de análisis factorial exploratorio
Afecto positivo y su relAción con el bienestAr
Vol. 9, número 1, 2017 19
con el software SPSS (IBM corporation, 2012)
utilizando la rotación Equamax. Posteriormente
se llevó a cabo un análisis factorial conrmato-
rio en una muestra más amplia y se estableció
la bi-dimensionalidad de esta escala. La escala
SANA, en su versión española, evalúa la predis-
posición al afecto positivo, consta de 11 ítems
en escala Likert de 5 puntos. Este cuestionario
ha sido traducido al español por dos traducto-
res independientes y re-traducido al inglés por
otros dos revisores bilingües. Las propiedades
en esta muestra se describen en la sección de
resultados. En el Anexo 1 se encuentra la escala
original y su traducción al español.
NEO-Five Factor Inventory (NEO-FFI;
Costa & McCrae, 1992; versión española de
Cordero, Pamos, & Seisdedos, 1999). Es un
inventario que mide los cinco grandes factores
de la personalidad: neuroticismo, extraversión,
apertura a la experiencia, amabilidad y respon-
sabilidad. Esta escala tiene 60 ítems (12 ítems
por dominio) en escala Likert de 5 puntos. La
consistencia interna reportada en el manual es:
α = .79 (neuroticismo), α = .79 (extraversión), α
= .80 (apertura a la experiencia), α = .75 (ama-
bilidad), α = .83 (responsabilidad).
Positive and Negative Schedule (PANAS).
La escala PANAS de afecto positivo y nega-
tivo (Watson et al., 1988; versión española de
Sandín et al., 1999) ha demostrado ser una me-
dida able y válida para evaluar los niveles de
afecto positivo y negativo tanto en población
clínica como en población normal. Esta escala
está compuesta por 20 ítems, 10 de los cuales
se reeren al afecto positivo y 10 al afecto ne-
gativo, todo ellos construidos en escala Likert
de 5 puntos. El PANAS se caracteriza por una
consistencia interna cuyos valores oscilan entre
.86 y .90 para el afecto positivo y entre .84 y .87
para el afecto negativo.
Cuestionario de Ansiedad Estado-Rasgo. Ver-
sión en español del original (State-Trait Anxie-
ty Inventory, STAI; Spielberger, Gorsuch, &
Lushene, 1970; 2008). Evalúa dos conceptos
independientes de la ansiedad: ansiedad estado
(estado emocional transitorio, caracterizado por
sentimientos subjetivos, conscientemente perci-
bidos, de atención y aprensión) y ansiedad ras-
go (propensión ansiosa, relativamente estable,
que caracteriza a los individuos con tendencia
a percibir las situaciones como amenazadoras).
Cada sub-escala está compuesta por un total de
20 ítems en un sistema de respuesta Likert de
4 puntos según la intensidad (0 = casi nunca/
nada; 1 = algo/a veces; 2 = bastante/a menudo; 3
= mucho/casi siempre). La puntuación total en
cada una de las sub-escalas oscila entre 0 y 60
puntos. En muestras españolas se han hallado
niveles de consistencia interna que oscilan entre
.84 y .93 (Fonseca-Pedrero, Paino, Lemos-Gi-
ráldez, & Muñiz, 2012). Además, se han obte-
nido diferentes pruebas de validez respecto a la
estructura interna (solución tetra-dimensional:
ansiedad estado armativo, ansiedad estado ne-
gativo, ansiedad rasgo armativo y ansiedad ras-
go negativo) (Guillén-Riquelme & Buela-Ca-
sal, 2011; Spielberger et al., 2008). En este es-
tudio sólo fue considerada la escala de ansiedad
rasgo, dado que la afectividad negativa estado
queda recogida en la aplicación de la escala de
afecto negativo de la PANAS.
Temporal-Satisfaction with Life Scale.
(T-SWLS, Pavot, Diener, & Suh, 1998). La
T-SWLS evalúa la satisfacción pasada, presente
y futura de un individuo. Esta escala fue tradu-
cida y validada en España con el nombre de Es-
cala de Satisfacción General con la Vida (Váz-
quez, Duque, & Hervás, 2013), instrumento de
evaluación muy similar al T-SWLS. La escala
consta de 15 ítems usando una escala Likert de
7 puntos. La abilidad alfa para la versión origi-
nal de la T-SWLS fue .91. En este estudio sólo
se han administrado las escalas de satisfacción
presente y futura, dado que la nalidad es em-
plearlas como variables dependientes del análi-
sis de regresión, y la satisfacción con el pasado
implica un balance sobre situaciones ocurridas
con anterioridad en la vida de la persona.
Escala de Ry de Bienestar Psicológico, versión
reducida (Ry, 1989a, 1989b; versión española
OvejerO Bruna y velázquez Gil
20 Revista Mexicana de Investigación en Psicología
de Díaz et al., 2006). Consta de 29 ítems basa-
dos en seis facetas del bienestar: auto-acepta-
ción, relaciones positivas, una vida con propó-
sito, independencia, control del entorno y cre-
cimiento personal. Los ítems están formulados
en una escala Likert de 6 puntos. Los autores de
la adaptación al español encontraron que la a-
bilidad de la consistencia interna obtenida por
el instrumento era: α = .83 (auto-aceptación),
α = .81 (relaciones positivas), α = .73 (indepen-
dencia), α = .71 (dominio del entorno), α = .83
(vida con propósito) y α = .68 (crecimiento per-
sonal) (Díaz et al., 2006).
Brief Resilience Scale (BRS, Smith et al.,
2008). La Escala Breve de Resiliencia, traducida
y adaptada al español (Ovejero, Velázquez, Ko-
ppl, Cardenal, & García-Moltó, 2015), se creó
con el objetivo de evaluar el aspecto de la resi-
liencia relacionado con la capacidad de las per-
sonas para recuperarse tras un evento denido
como estresante, como puede ser un problema
familiar, de salud, laboral, etc.; es decir, sucesos de
carga emocional media-alta (Smith et al., 2008).
Consta de 6 ítems en escala tipo Likert de 5 pun-
tos. Los ítems 1, 3 y 5 están formulados arma-
tivamente, y los ítems 2, 4 y 6 negativamente. La
puntuación total supone la media de los 6 ítems.
Los análisis psicométricos revelan una estructu-
ra unifactorial, así como una consistencia interna
que oscila entre .80 y .91. La abilidad test-retest
es .69 al mes de administrar el test y .62 a los tres
meses (Smith et al., 2008).
Utrecht Work Engagement Scale (UWES-9,
Schaufeli & Bakker, 2003). UWES-9 fue tra-
ducida al español y nombrada Escala de Com-
promiso de Utrecht Reducida. La escala eva-
lúa el grado de engagement, entendido como el
compromiso, implicación, energía y dedicación
de los estudiantes universitarios y los trabaja-
dores a sus respectivas actividades académicas
y profesionales. Consta de 9 ítems, en los que
se analizan tres componentes de compromiso:
la determinación, la dedicación y la absorción.
Todos los elementos siguen el modelo de Li-
kert de 7 puntos, que va desde 0 (nunca) hasta
6 (siempre). Esta escala tiene una consistencia
interna de .93. Los datos de consistencia inter-
na de cada sub-escala es la siguiente: vigor (α =
.77), dedicación (α = .79) y absorción (α = .75).
Procedimiento y consideraciones éticas
La muestra fue reclutada a través de anuncios
en páginas web y redes sociales, así como en lis-
tados de correos electrónicos del grupo inves-
tigador. El cuestionario se administró a través
de la plataforma Google Docs® respetando en
todo momento el anonimato, condencialidad y
normativa ética vigente aplicable a este tipo de
diseños, concretamente al de las normas éticas
de investigación de la American Psychological
Association (2016).
Análisis de datos
El análisis de datos conllevó, en primer lugar,
un análisis descriptivo de los ítems y de la escala
SANA. Este análisis permitió detectar que los
ítems de la escala presentan asimetría negativa
y un incumplimiento del supuesto de norma-
lidad, lo cual implica que el modelo clásico de
análisis factorial —y el empleado por Schutte
y Malou (2015)— no sea el más preciso des-
de el punto de vista matemático en los datos de
este estudio. A continuación, se llevó a cabo el
análisis psicométrico para estudiar el compor-
tamiento y propiedades de la escala SANA en
la población española. Por una parte, se aplicó
un análisis basado en la Teoría Clásica de los
Tests, realizándose un estudio de abilidad con
el alpha ordinal (Gadermann, Guhn, & Zum-
bo, 2012) y el omega de McDonald (1985). A
continuación, se seleccionó de manera aleato-
ria un 50% de los participantes para aplicar el
Análisis Factorial Exploratorio, el cual se llevó
a cabo sobre la matriz de correlaciones policó-
ricas (matriz disponible mediante solicitud a la
autora principal), la cual es adecuada cuando los
ítems no cumplen el supuesto de normalidad,
utilizando el procedimiento ULS y el Análisis
Paralelo para retener el número de factores. La
rotación prevista fue la Promin (un tipo de ro-
Afecto positivo y su relAción con el bienestAr
Vol. 9, número 1, 2017 21
tación oblicua para situaciones de no normali-
dad). En la sección de resultados se expone que
la solución es unidimensional y por ello no se
requiere de rotación, ya que para rotar los facto-
res en un análisis factorial tiene que haber, como
mínimo, dos factores (Darton, 1980) (la infor-
mación completa sobre el AFE está disponible
mediante solicitud). A continuación, en el 50%
de participantes restantes, se aplicaron técnicas
del Análisis Factorial Conrmatorio (AFC),
aplicando una estimación DWLS (Diagona-
lly Weighted Least Squares, Li, 2016; Mîndrilă,
2010) y la corrección Satorra-Bentler (Satorra
& Bentler, 2010) para el estadístico Chi2. Se
evaluó el modelo considerando varios índices:
la prueba Chi2 de Satorra-Bentler, y los índices
SRMR (Standardized Root Mean Square Re-
sidual), RMSEA (Root Mean Square Error of
Approximation) y CFI (Comparative Fit Index).
Se emplearon los siguientes criterios como in-
dicadores de buen ajuste: CFI > 0.90; SRMR
< 0.09; RMSEA < 0.06 (Browne & Cudeck,
1993; Hu & Bentler, 1999).
Posteriormente, se calcularon las correla-
ciones lineales de Pearson para establecer la red
de validez nomológica de las puntuaciones de
este test en población general española. Para
establecer la capacidad predictiva de la escala
SANA, se llevó a cabo un análisis de regresión
jerárquica utilizando como primer bloque la
puntuación de la escala SANA y como segun-
do bloque la puntuación en afecto positivo de
la escala PANAS. Los análisis de datos se han
llevado a cabo utilizando R (R Core Develop-
ment Team, 2013), y los paquetes rbase y psych
(Revelle, 2016). El AFC se ha efectuado con R
y el paquete lavaan (Rosseel, 2012). El nivel de
signicación utilizado para el estudio inferen-
cial fue alfa = .05.
RESULTADOS
Estadísticos descriptivos
En la Tabla 1 se presentan los estadísticos des-
criptivos y las abilidades de todos los instru-
mentos del estudio; con excepción de la escala
SANA, que será descrita en detalle más adelan-
te. Se observa que la precisión de la medida en
todos los casos es adecuada.
Tabla 1. Estadísticos descriptivos
y abilidad de las escalas aplicadas
MDT α
Resiliencia (BRS) 20.50 4.56 .82
Engagement estudiantes
Vigor
Dedicación
Absorción
36.77
10.92
13.49
12.38
8.90
3.62
3.35
3.12
.88
.83
.75
.66
Engagement trabajadores
Vigor
Dedicación
Absorción
36.38
11.58
12.18
12.56
9.63
3.62
3.72
3.39
.92
.88
.86
.72
Bienestar psicológico
Autoaceptación
Relaciones positivas
Dominio del entorno
Autonomía
Propósito en la vida
Crecimiento personal
127.80
18.35
22.29
22.62
26.87
22.73
19.85
19.95
3.79
4.63
4.05
4.62
4.99
3.39
.92
.70
.72
.69
.82
.70
.71
Personalidad
Neuroticismo
Extraversión
Apertura a la experiencia
Amabilidad
Responsabilidad
35.20
38.18
38.03
36.83
41.39
5.40
3.44
4.02
4.02
4.33
.82
.86
.81
.76
.84
Afectividad
Afecto positivo
Afecto negativo
37.44
20.56
7.03
7.96
.90
.91
Ansiedad rasgo 41.15 9.32 .81
Satisfacción vital
Presente
Futura
24.13
23.80
5.99
4.61
.87
.74
Nota. α: Alfa de Cronbach.
En la Tabla 2 se presentan los estadísti-
cos descriptivos para los ítems y la escala to-
tal SANA. En la Figura 1 se ofrecen los his-
togramas de cada ítem y de la escala total. Se
observa que los ítems se caracterizan por una
fuerte asimetría negativa, lo que implica que los
participantes tienden a situarse en los valores
altos de la distribución (esto también se com-
OvejerO Bruna y velázquez Gil
22 Revista Mexicana de Investigación en Psicología
prueba cuando se consideran las medianas de
cada ítem), es decir, a mostrar niveles elevados
de predisposición al afecto positivo.
Tabla 2. Estadísticos descriptivos de los ítems
y de la puntuación total de la escala SANA
M Mediana DE RIQ Asimetría Kurtosis
1 4.26 4.00 .939 1 -1.544 2.464
2 4.11 4.00 .884 1 -1.360 2.341
3 3.73 4.00 1.013 1 -.728 .103
4* 4.11 4.00 1.061 1 -1.239 .985
5 3.33 3.00 1.128 1 -.351 -.617
6 3.39 4.00 .891 1 -.454 -.413
7 3.93 4.00 .985 2 -1.021 .901
8 3.60 4.00 .968 1 -.683 .292
9 3.64 4.00 1.030 1 -.629 -.079
10 3.81 4.00 1.045 2 -.855 .361
11 4.05 4.00 .925 1 -1.028 1.099
Total 42.4 43.0 6.76 7 -1.458 3.799
Nota. *Ítem inverso. RIQ: Rango inter-cuartil.
Fiabilidad y estructura factorial
Las pruebas de idoneidad del análisis factorial
para las versiones de 10 ítems
Tabla 3. Análisis factorial exploratorio
de ambas versiones de la escala SANA
Ítems Versión 11 ítems Versión 10 ítems
1 .65 .69
2 .67 .69
3 .64 .63
4* .49 .58
5 .69 .65
6 .29 -
7 .60 .62
8 .64 .63
9 .57 .59
10 .50 .55
11 .69 .72
% varianza 37 46
αord .85 .86
ω .85 .86
Nota. αord: alpha ordinal de Zumbo. ω = omega de Macdonald
Figura 1. Histogramas de los ítems y la puntuación total de la escala SANA.
Afecto positivo y su relAción con el bienestAr
Vol. 9, número 1, 2017 23
(Determinante = .0367; Prueba de Bartle-
tt: χ2 = 841.9; gl = 45, p < .0001, KMO = .88)
y 11 ítems (Determinante = .0544; Prueba de
Bartlett: χ2 = 740.5; gl = 55, p < .001, KMO =
.85) indican la factibilidad de esos análisis. Con
respecto a dicha estructura factorial, los pesos
factoriales se presentan en la Tabla 3. Se puede
concluir que el peso del ítem 6 está por debajo
del mínimo aceptable, con lo que se procede a su
eliminación y se repite el análisis factorial.
Para el cálculo de la abilidad se han utili-
zado dos coecientes, el alpha ordinal de Zum-
bo y el coeciente omega de McDonald. En la
Tabla 3 se ofrece la información sobre la abili-
dad de las puntuaciones de la escala SANA. En
cualquiera de los casos, la precisión de la medi-
da es adecuada, aumentando en la versión de 10
ítems.
Los indicadores del AFC permiten com-
probar que esta estructura de 10 ítems unidi-
mensional ofrece un buen ajuste (véase Tabla 4).
Tabla 4. Análisis Factorial Conrmatorio de la
versión de 10 ítems de la escala SANA
p CFI RMSEA IC 95% RMSEA SRMR
93.001 .316 .98 .051 .039 - .064 .059
Nota. p: nivel crítico tras la aplicación de la corrección de
Satorra-Bentler.
Predisposición al afecto positivo
y bienestar
El estudio de la relación entre la predisposición
al afecto positivo y el bienestar se realizó calcu-
lando las correlaciones de Pearson con diferen-
tes indicadores, a saber: personalidad, bienestar
psicológico, afectividad, resiliencia, satisfacción
vital, engagement y ansiedad rasgo. Todas las
variables, siguiendo la clasicación de Stevens
(1946), están evaluadas en una escala de inter-
valos. El resultado de estas correlaciones se ex-
pone en la Tabla 5 (Las matrices de diagramas
de dispersión se pueden solicitar a las autoras).
Tabla 5. Predisposición
al afecto positivo y bienestar
r p
Personalidad (NEO-FFI)
Neuroticismo
Extraversión
Apertura
Amabilidad
Responsabilidad
.189
.248
.105
.114
.364
.002
<.001
.092
.067
<.001
Bienestar psicológico (Ry)
Auto-aceptación
Relaciones positivas
Autonomía
Propósito en la vida
Dominio del entorno
Crecimiento positivo
Bienestar
.619
.511
.396
.475
.591
.524
.525
.619
<.001
<.001
<.001
<.001
<.001
<.001
<.001
<.001
Afecto (PANAS)
Afecto positivo
Afecto negativo
.541
.224
<.001
<.001
Resiliencia (BRS) .292 <.001
Satisfacción vital (SWLS-T)
Presente
Futuro
.357
.296
<.001
<.001
Engagement Estudiantes
Vigor
Dedicación
Absorción
.457
.437
.368
.380
<.001
<.001
<.001
<.001
Engagement Trabajadores
Vigor
Dedicación
Absorción
.380
.374
.356
.301
<.001
<.001
<.001
<.001
Ansiedad rasgo (STAI) .294 <.001
Nota: engagement valorado con el UWES-9.
Predisposición a las emociones positivas,
afecto positivo estado y bienestar
En la Tabla 6 se recogen los resultados del aná-
lisis de regresión por bloques, usando el afecto
positivo estado como segundo bloque y la pre-
disposición al afecto positivo como primer blo-
que de variables predictoras de la satisfacción
vital, la resiliencia, el engagement y el bienestar
psicológico.
OvejerO Bruna y velázquez Gil
24 Revista Mexicana de Investigación en Psicología
DISCUSIÓN
El presente estudio planteó como objetivo es-
tudiar si la predisposición al afecto positivo
evaluado a través de la escala SANA tiene un
funcionamiento psicométrico similar en una
muestra de población general española median-
te el estudio detallado de sus propiedades psico-
métricas. A continuación, se analizó la relación
de la predisposición al afecto positivo con di-
ferentes indicadores de bienestar y los grandes
rasgos de personalidad. Finalmente, se estudió
el rol de la predisposición al afecto positivo y
de las emociones positivas a la hora de predecir
el bienestar, el engagement y la resiliencia. Los
resultados se discuten organizados por estos in-
tereses y, nalmente, se exponen las limitaciones
e implicaciones del presente estudio.
Propiedades psicométricas de la Escala de
Congruencia y Nuevas Actividades (Escala
SANA)
El análisis de las propiedades psicométricas de
esta escala permite concluir que, en esta mues-
tra española, la escala facilita ofrecer puntuacio-
nes con buenos datos de abilidad obtenidos
mediante procedimientos para ítems ordinales
y con asimetrías. Al eliminar un ítem, la pre-
cisión de estas puntuaciones aumentó. Estos
datos apoyan parcialmente los resultados obte-
nidos por Schutte & Malou (2015) en cuanto
a la precisión de la medida, pero no ocurre así
al analizar la estructura factorial del instrumen-
to. Es posible que estas discrepancias se deban
a que los autores utilizaron un software que no
permite elegir la matriz de correlaciones sobre
la que se realiza el análisis factorial, y el uso
de reglas de selección de factores que tienden
a sobre-factorizar la solución (Izquierdo, Olea,
& Abad, 2014). También es posible que exis-
tan diferencias entre culturas que debieran ser
exploradas a la hora de no sólo traducir, sino de
adaptar un instrumento a una cultura determi-
nada (Hambleton & Bollwark, 1991).
En el presente estudio se partió de un es-
tudio descriptivo del estado de la cuestión que
permitió conocer las características de los ítems
y de las puntuaciones del test, para poder llegar
a una solución factorial que explica un porcen-
taje de varianza importante del constructo, lo
que permitió elaborar los estudios de relación y
predicción de las variables de bienestar en fun-
ción de las puntuaciones en la escala SANA. Sin
Tabla 6. Regresión por bloques:
predisposición al afecto positivo y diferentes indicadores de bienestar
R R2
adj ΔR2
adj β
Satisfacción vital
SANA
Afecto positivo
.357**/.296**(1)
.577**/.468**(1)
.126/.085(1)
.330/.215(1) .21**/.13**(1)
.066**/.063**(1)
.539**/.431**(1)
Engagement
SANA
Afecto positivo
.144**/.457**(2)
.320**/.560**(2)
.137/.204(2)
.309/.306(2) .176**/.106**(2)
.143**/.230**(2)
.482**/.396*(2)
Bienestar psic.
SANA
Afecto positivo
.619**
.792**
.381
.625 .244**
.295**
.591**
Resiliencia
SANA
Afecto positivo
.292**
.402**
.085
.162 .077**
.114**
.329**
Nota: β: Peso estandarizado de la variable en el modelo. (1): Satisfacción vital en el futuro (2): Engagement en los estudiantes.
*p < .01; **p < .001
Afecto positivo y su relAción con el bienestAr
Vol. 9, número 1, 2017 25
este paso previo, los resultados de la investiga-
ción hubieran estado sesgados.
Predisposición al afecto positivo
y bienestar
La predisposición al afecto positivo evaluada
con la escala SANA mostró relación estadísti-
camente signicativa con diferentes indicado-
res de bienestar, tal y como estaba previsto. Se
encontró relación positiva y estadísticamente
signicativa con: (1) bienestar psicológico y sus
componentes, (2) afecto positivo, (3) resiliencia,
(4) satisfacción vital presente y futura, (5) en-
gagement en los estudiantes y trabajadores. Se
encontró relación inversa entre las puntuaciones
de la escala SANA y el afecto negativo y la an-
siedad rasgo. Estos resultados son similares a los
encontrados por Schutte y Malou (2015) en la
población australiana.
Por otra parte, el modelo de regresión por
bloques permitió establecer la capacidad predic-
tiva de la predisposición al afecto positivo con
dichos indicadores de bienestar, mostrando que
el afecto positivo es un marcador del funciona-
miento psicológico óptimo (Chico Librán &
Ferrando Pierra, 2008; Lyubomirsky & Layous,
2013), y que es necesario manifestarlo en el día
a día para que el bienestar sea mayor. Además,
las emociones positivas tienen un papel impor-
tante como mediadoras entre la predisposición
al afecto positivo y la satisfacción vital en el pre-
sente, en comparación con la satisfacción con la
vida futura. Esto puede deberse a que la percep-
ción de la satisfacción con la vida presente es
más precisa, al valorarse a partir de los hechos
que están ocurriendo. En cambio, la satisfacción
vital en el futuro se basa en las ideas o proyec-
ciones que no han sucedido y que, por tanto,
generan incertidumbre y afectan la capacidad
predictiva del modelo.
Personalidad y afecto positivo
En esta sección se analizó la relación entre las
puntuaciones de la escala SANA y los cinco
grandes rasgos de personalidad. La evidencia
encontrada permite concluir que una mayor
predisposición al afecto positivo está relacio-
nada con mayores niveles de extraversión y
responsabilidad, así como con menores niveles
de neuroticismo. Sin embargo, no se halló evi-
dencia de relación con la apertura y la amabili-
dad; contrario a lo que encontraron Schutte y
Malou (2015), ya que ellos concluyeron que el
rasgo más relacionado con la predisposición es
la apertura a la experiencia. Es decir, en la mues-
tra analizada es posible que la predisposición al
afecto positivo esté más relacionada con facetas
vinculadas a las emociones positivas que com-
ponen la interacción social, en confrontación
con las experimentadas por la apertura a nuevas
experiencias y posibilidades (Rusting & Larsen,
1997). Además, estos resultados son congruen-
tes con lo encontrado por autores que conciben
la extraversión como un constructo compuesto
de alta activación y elementos de valencia posi-
tiva (Smillie, DeYoung, & Hall, 2015). Por otra
parte, los hallazgos relacionados con este obje-
tivo apoyan la necesidad de diferenciar entre la
predisposición al afecto positivo y las variables
de personalidad (Shiota, Keltner, & John, 2006).
Limitaciones e implicaciones para futuras
investigaciones
Las investigaciones futuras deberían explorar de
manera más detenida y profunda la naturaleza
y origen de la predisposición al afecto positi-
vo, incorporando variables relacionadas con el
temperamento (siguiendo la teoría de tempera-
mentos de Cloninger, 1987; Cloninger, Svrakic,
& Przybeck, 1993) y las facetas de los rasgos
de personalidad, variables que, por limitación
del protocolo de cuestionarios administrado, no
han podido ser incluidas. El estudio más deta-
llado de variables temperamentales y de perso-
nalidad permitirá establecer un buen mapeado
de relaciones entre estas variables y analizar su
rol en un modelo mediador del bienestar. La
aplicación de diseños de curvas de crecimiento
permitiría estudiar si existen cambios asociados
al paso del tiempo en estas variables. Relaciona-
OvejerO Bruna y velázquez Gil
26 Revista Mexicana de Investigación en Psicología
do con los rasgos de personalidad, dado que es-
tán vinculados con comportamientos que tienen
signicación social (Paunonen, 2003), se reco-
mienda estudiar la relación entre la predisposi-
ción al afecto positivo y esa signicación. Desde
esta perspectiva, puede resultar de interés incor-
porar variables como las fortalezas personales
(Peterson & Seligman, 2004) y estudiar compa-
rativamente los rasgos de personalidad y las for-
talezas personales y el rol que ejerce la predis-
posición al afecto positivo en la relación entre
personalidad, fortalezas psicológicas y bienestar
(Ovejero, Cardenal, & Ortiz-Tallo, 2016).
Por otra parte, dada la discrepancia entre las
estructuras factoriales entre la versión original y
la traducida al español, se recomienda examinar
esta cuestión en futuras investigaciones, debién-
dose utilizar procedimientos metodológica y
psicométricamente adecuados (Izquierdo et al.,
2014).
Además, el uso de una muestra recogida a
través de cuestionarios en línea, podría generar
una fuente de sesgo adicional, lo que sugiere
aplicar también dichos instrumentos en otras
versiones (por ejemplo, en lápiz y papel) y com-
probar, mediante análisis factoriales conrma-
torios multigrupo (MG-CFA), si la estructura
factorial es invariante en esta situación. Este
procedimiento factorial y los análisis hechos en
el presente trabajo serían objeto de interesan-
te investigación también en otras poblaciones,
como pueden ser poblaciones clínicas.
Otras fuentes de variación que pudieran ser
objeto de control son el efecto de determina-
dos sesgos que afectan a variables vinculadas
con el bienestar, como, por ejemplo, la desea-
bilidad social. En futuras investigaciones debe
analizarse el efecto de este tipo de sesgos para
garantizar una generalización de resultados li-
bre del efecto de variables perniciosas. De cara
a aspectos prácticos, se recomienda explorar si
la predisposición al afecto positivo se ve au-
mentada tras intervenciones diseñadas para fo-
mentarlo o intervenciones clínicas destinadas a
gestionar el afecto negativo. En conclusión, los
resultados de esta investigación aportan eviden-
cia empírica inicial acerca de la importancia de
la predisposición al afecto positivo como rasgo
diferencial individual a la hora de aumentar el
bienestar. Supone un marco de trabajo para la
personalidad y el bienestar que debe ser anali-
zado con detenimiento, dadas las implicaciones
encontradas en el presente estudio.
REFERENCIAS
American Psychological Association (2016). Ethical principles of
psychologists and code of conduct. Recuperado de http://www.
apa.org/ethics/code/.
Averill, J. R. (1980). On the paucity of positive emotions. En K.
R. Blankstein, P. Pliner & J. Polivy (eds.), Assessment and
Modication of Emotional Behaviour (pp. 7-45). Londres:
Plenum Press. doi: http://dx.doi.org/10.1007/978-1-4684-
3782-9_2.
Avia, M. D., & Vázquez, C. (2011). Optimismo inteligente. Ma-
drid: Alianza Editorial.
Browne, M. W., & Cudeck, R. (1992). Alternative ways of asses-
sing model t.Sociological Methods & Research,21, 230-258.
doi: https://doi.org/10.1177/0049124192021002005.
Campos, B., Shiota, M. N., Keltner, D., Gonzaga, G. C., &
Goetz, J. L. (2013). What is shared, what is dierent? Core
relational themes and expressive displays of eight positive
emotions. Cognition & Emotion, 21, 37.52. doi: http://dx.
doi.org/10.1080/02699931.2012.683852.
Carl, J. R., Soskin, D. P., Kerns, C., & Barlow, D. H. (2013).
Positive emotion regulation in emotional disorders: a theo-
retical review. Clinical psychology review, 33, 343-360. doi:
http://dx.doi.org/10.1016/j.cpr.2013.01.003.
Chico Librán, E., & Ferrando Pierra, P. J. (2008). Variables cog-
nitivas y afectivas como predictoras de satisfacción en la
vida. Psicothema, 20, 408-412.
Cloninger, C. R. (1987). A systematic method for clinical des-
cription and classication of personality variants. Archi-
ves of General Psychiatry, 44, 573–588. doi: http://dx.doi.
org/10.1001/archpsyc.1987.01800180093014.
Cloninger, C. R., Svrakic, D. M., & Przybeck, T. R. (1993). A
psychobiological model of temperament and character.Ar-
chives of General Psychiatry,50, 975–990. doi: http://dx.doi.
org/10.1001/archpsyc.1993.01820240059008.
Cohn, M. A., & Fredrickson, B. L. (2009). Positive Emotions.
En S. J. Lopez & C. R. Snyder (Eds), Oxford handbook of
positive psychology (2nd Edition) (pp. 13-24). Nueva York,
NY: Oxford University Press.
Cohn, M. A., Fredrickson, B. L., Brown, S. L., Mikels, J. A., &
Conway, A. M. (2009). Happiness unpacked: positive emo-
Afecto positivo y su relAción con el bienestAr
Vol. 9, número 1, 2017 27
tions increase life satisfaction by building resilience. Emo-
tion, 9, 361-368. doi: http://dx.doi.org/10.1037/a0015952.
Cordero, A., Pamos, A., & Seisdedos, N. (1999). NEO PI-R Ma-
nual. Adaptación Española. Madrid: TEA Ediciones.
Costa, P. T., & McCrae, R. R. (1992). Revised NEO Personali-
ty Inventory (NEO-PI-R) and NEO Five-Factor Inventory
(NEO-FFI) professional manual. Odessa, FL: Psychologi-
cal Assessment Resources.
Darton, R. A. (1980). Rotation in factor analysis.e Statistician,
29, 167-194.
Deci, E. L., & Ryan, R. M. (2008). Facilitating optimal mo-
tivation and psychological well-being across life’s do-
mains, Canadian Psychology, 49, 14–23. doi: http://dx.doi.
org/10.1037/0708-5591.49.1.14.
Deci, E. L., & Ryan, R. M. (1985). Intrinsic motivation and
self-determination in human behavior. Nueva York, NY:
Plenum.
Díaz, D., Rodríguez-Carvajal, R., Blanco, A., Moreno-Jiménez,
B., Gallardo, I, Valle, C., & van Dierendonck, D. (2006).
Adaptación española de las escalas de bienestar psicológico
de Ry. Psicothema, 18, 572-577.
Diener, E., & M. Y. Chan (2011). Happy people live longer:
Subjective well-being contributes to health and longevi-
ty. Applied Psychology: Health and Well-Being, 3, 1-43. doi:
http://dx.doi.org/10.1111/j.1758-0854.2010.01045.x.
Diener, E., Lucas, R. E., & Scollon, C. N. (2006). Beyond the he-
donic treadmill: Revising the adaptation theory of well-be-
ing. American Psychologist, 61, 305-314. doi: http://dx.doi.
org/10.1037/0003-066X.61.4.305.
Diener, E., & Seligman, M. E. P. (2002). Very happy peo-
ple. Psychological Science, 13, 80-83. doi: http://dx.doi.
org/10.1111/1467-9280.0041.
Fernández-Abascal, E. (2009). Emociones positivas. Madrid: Edi-
torial Pirámide.
Folkman, S., & Moskowitz, J. T. (2000) Positive aect and the
other side of coping. American Psychologist, 55, 647–654.
doi: http://dx.doi.org/10.1037//0003-066X.55.6.647.
Fonseca-Pedrero, E., Paino, M., Lemos-Giráldez, S., & Muñiz,
J. (2012). Propiedades psicométricas del Cuestionario de
Ansiedad Estado Rasgo en universitarios. Psicología Con-
ductual, 20, 547- 561.
Fredrickson, B. L. (2000). Cultivating positive emotions to
optimize health and well-being. Prevention & treat-
ment, 31, No pagination specied. doi: http://dx.doi.or-
g/10.1037/1522-3736.3.1.31a.
Fredrickson, B. L. (2003). e value of positive emotions: the
emerging science of positive psychology is coming to un-
derstand why it’s good to feel good. American scientist, 91,
330-335. doi: http://www.jstor.org/stable/27858244.
Fredrickson, B. L. (2006). Positive emotions. En C. R. Snyder
and S. J. Lopez (Eds.), Handbook of positive psychology (pp.
120-134). Nueva York, NY: Oxford University Press.
Fredrickson B. L., Cohn, M. A., Coey, K. A., Pek, J., & Finkel,
S.M. (2008). Open hearts build lives: Positive emotions,
induced through loving-kindness meditation, build conse-
quential personal resources. Journal of Personality and Social
Psychology, 95, 1045-1062. doi: http://dx.doi.org/10.1037/
a0013262.
Fredrickson, B. L., & Kurtz, L. E. (2011). Cultivating positive
emotions to enhance human ourishing. En S. I. Donald-
son, M. Csikszentmihalyi and J. Nakamura (eds.), Applied
positive psychology. Improving everyday life, health, schools,
work and society (pp. 35-47). Nueva York, NY: Routledge.
Gadermann, A. M., Guhn, M. G., & Zumbo, B. D. (2012). Esti-
mating ordinal reliability for Likert-type and ordinal item
response data: A conceptual, empirical and practical guide.
Practical Assessment, Research & Evaluation, 17. Disponible
online: http://pareonline.net/getvn.asp?v=17&n=3.
Gross, J. J., & John, O. P. (2003). Individual dierences in
two emotion regulation processes: Implications for
aect, relationships, and well-being. Journal of Personali-
ty and Social Psychology, 85, 348-362. doi: http://dx.doi.
org/10.1037/0022-3514.85.2.348.
Guillén-Riquelme, A., & Buela-Casal, G. (2011). Actualización
psicométrica y funcionamiento diferencial de los ítems en
el State Trait Anxiety Inventory (STAI). Psicothema, 23,
510-515.
Hambleton, R. K., & Bollwark, J. (1991). Adapting tests for use
in dierent cultures: Technical issues and methods. Bulletin
of the International Testing Commission, 18, 3-32.
Hu, L., & Bentler, P. M. (1999). Cuto criteria for t indexes
in covariance structure analysis: Conventional crite-
ria versus new alternatives. Structural Equation Mode-
ling: A Multidisciplinary Journal, 6, 1–55. doi: https://doi.
org/10.1080/10705519909540118.
IBM Corporation (2012). Statistical Package for the Social
Sciences (Versión 21.0) [Programa informático]. Nueva
York, NY: IBM Corporation.
Isen, A. M. (1987). Positive aect, cognitive processes, and social
behaviour. In L. Berkowitz (ed.), Advances in experimental
social psychology (vol. 20, pp. 203-253). Nueva York, NY:
Academic Press.
Isen, A. M., & Levin, P. F. (1972). Eects of feeling good on hel-
ping: Cookies and kindness. Journal of Personality and Social
Psychology, 21, 384-388. doi: http://dx.doi.org/10.1037/
h0032317.
Izquierdo, I., Olea, J., & Abad, F. J. (2014). Exploratory factor
analysis in validation studies: Uses and recommendations.
Psicothema, 26, 395-400. doi: 10.7334/psicothema2013.349.
Larsen, R. J., & Diener, E. (1987). Aect intensity as an indivi-
dual dierence characteristic. A review. Journal of Research in
Personality, 21, 1-39. doi: http://dx.doi.org/10.1016/0092-
6566(87)90023-7.
OvejerO Bruna y velázquez Gil
28 Revista Mexicana de Investigación en Psicología
León, O., & Montero, I. (2003). Diseños de investigación en psico-
logía y educación. Madrid: Mc Graw Hill.
Li, C. H. (2016). Conrmatory factor analysis with ordinal data:
Comparing robust maximum likelihood and diagonally
weighted least squares. Behavior Research Methods, 48, 936–
949. doi: https://doi.org/10.3758/s13428-015-0619-7.
Livingstone, K. M., & Srivastava, S. (2012). Up-regulating po-
sitive emotions in everyday life: Strategies, individual di-
erences, and associations with positive emotion and we-
ll-being. Journal of Research in Personality, 46, 504-516. doi:
http://dx.doi.org/10.1016/j.jrp.2012.05.009.
Lucas, R. E., Diener, E., Grob, A., Suh, E., & Shao, L. (2000).
Cross-cultural evidence for the fundamental features of
extraversion. Journal of Personality and Social Psycholo-
gy, 79, 452-468. doi: http://dx.doi.org/10.1037//0022-
3514.79.3.452.
Lucas, R. E., Diener, E., & Larsen, R. J. (2003). Measuring posi-
tive emotions. En S. J. Lopez y C.R. Snyder (Eds.), Positive
psychological assessment. A handbook of models and measures
(pp. 201-218). Washington: APA.
Lyubomirsky, S., King, L., & Diener, E. (2005). e benets of
frequent positive aect: Does happiness lead to success?
Psychological Bulletin, 131, 803-855. doi: http://dx.doi.
org/10.1037/0033-2909.131.6.803.
Lyubomirsky, S., & Layous, K. (2013). How do simple po-
sitive activities increase well-being? Current directions
in psychological science, 22, 57-62. doi: http://dx.doi.
org/10.1177/0963721412469809.
Magee, C. A., Miller, L. M., & Heaven, P. C. L. (2013). Perso-
nality trait change and life satisfaction in adults: e ro-
les of age and hedonic balance. Personality and individual
dierences, 55, 694-698. doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.
paid.2013.05.022.
McDonald, R. P. (1985). Factor analysis and related methods. Hill-
sdale, NJ: Erlbaum.
Meneghini, A. M., & Delai, V. (2011). Emozioni positive, reper-
tori pensiero-azione e focus attenzionale. Ricerche di psico-
logia, 4, 519-538. doi: http://dx.doi.org/10.3280/RIP2011-
004005.
Mîndrilă, D. (2010). Maximum likelihood (ML) and diago-
nally weighted least squares (DWLS) estimation proce-
dures: A comparison of estimation bias with ordinal and
multivariate non-normal data. International Journal for
Digital Society, 1, 60–66. doi: https://doi.org/10.20533/
ijds.2040.2570.2010.0010.
Ovejero, M., Cardenal, V., & Ortiz-Tallo, M. (2016). Fortalezas
humanas y bienestar biopsicosocial: Revisión Sistemática.
Escritos de Psicología (monográco Construir ante la Ad-
versidad), 9, 4-14.
Ovejero, M., Velázquez, M., Köppl, L., Cardenal, V., & Gar-
cía-Moltó, A. (2015, junio). Psychometric properties of the
Spanish adaptation of the Brief Resilience Scale. Cuarto Con-
greso Mundial de Psicología Positiva. Orlando, Florida.
Paunonen, S. V. (2003). Big Five factors of personality and
replicated predictions of behavior. Journal of Personali-
ty and Social Psychology, 84, 411-424. doi: http://dx.doi.
org/10.1037/0022-3514.84.2.411.
Pavot, W., Diener, E., & Suh, E. (1998). e Temporal Sa-
tisfaction with Life Scale. Journal of Personality As-
sessment, 70, 340-354. doi: http://dx.doi.org/10.1207/
s15327752jpa7002_11.
Peterson, C., & Seligman, M. E. P. (2004). Character strengths
and virtues. A handbook and classication. Nueva York, NY:
Oxford.
Pressman, S. D., & Cohen, S. (2005). Does positive aect in-
uence health? Psychological Bulletin, 131, 925-971. doi:
http://dx.doi.org/10.1037/0033-2909.131.6.925.
R Core Development Team. (2013). R: A language and environ-
ment for statistical computing. Viena: R Foundation for Sta-
tistical Computing.
Revelle, W. (2016). Psych: Procedures for Personality and Psycho-
logical Research. Northwestern University, Evanston, Il,
USA. Disponible en: https://CRAN.R-project.org/packa-
ge=psych.
Rosseel, Y. (2012). lavaan: An R Package for Structural Equation
Modeling. Journal of Statistical Software, 48, 1-36. URL
Disponible en: http://www.jstatsoft.org/v48/i02/.
Ry, C. D. (1989a). Beyond Ponce De Leon and Life Satisfac-
tion: New Directions in the Quest of Successful Aging. In-
ternational Journal of Development, 12, 35–55. doi: http://
dx.doi.org/10.1037/0882-7974.21.2.253.
Ry, C. D. (1989b). Happiness Is everything, or is it? Explora-
tions on the meaning of psychological well-being. Journal of
Personality and Social Psychology, 57, 1069–1081. doi: http://
dx.doi.org/10.1037/0022-3514.57.6.1069.
Rusting, C. L., & Larsen, R. J. (1997). Extraversion, neuroticism,
and susceptibility to positive and negative aect: A test of
two theoretical models. Personality and Individual Die-
rences, 22, 607-612. doi: http://dx.doi.org/10.1016/s0191-
8869(96)00246-2.
Sandín, B., Chorot, P., Lostao, L., Joiner, T., Santed, M. A., &
Valiente, R. M. (1999). Escalas PANAS de afecto positivo
y negativo: validación factorial y convergencia transcultural.
Psicothema, 11, 37-51.
Seligman, M. E. P., Steen, T. A., Park, N., & Peterson, C. P.
(2005). Positive psychology: Empirical validation of inter-
ventions. American Psychologist, 60, 410-421. doi: http://
dx.doi.org/10.1037/0003-066X.60.5.410.
Satorra, A., & Bentler, P.M. (2010). Ensuring positiveness of the
scaled dierence chi-square test statistic. Psychometrika, 75,
243-248. doi: https://doi.org/10.1007/s11336-009-9135-y.
Schaufeli, W., & Bakker, A. (2003). Utrecht Work Engagement
Scale. Holanda: Utrecht University.
Afecto positivo y su relAción con el bienestAr
Vol. 9, número 1, 2017 29
Schutte, N. S., & Malou, J. M. (2015). Facility for sustained
positive aect as an individual-dierence characteristic.
Cogent Psychology. 2, 1-20. doi: http://dx.doi.org/10.1080/
23311908.2014.997422.
Shiota, M. N., Keltner, D., & John, O. P. (2006). Positive emotion
dispositions dierentially associated with Big Five persona-
lity and attachment style. Journal of Positive Psychology, 1, 61-
71. doi: http://dx.doi.org/10.1080/17439760500510833.
Smillie, L. D., DeYoung, C. G., & Hall, P. J. (2015). Clarifying
the relation between extraversion and positive aect. Journal
of Personality, 83, 564-574. doi: http://dx.doi.org/10.1111/
jopy.12138.
Smith, B. W., Dalen, J., Wiggins, K., Tooley, E., Christopher,
P., & Bernard, J. (2008). e brief resilience scale: as-
sessing the ability to bounce back. International Journal
of Behavioral Medicine, 15, 194-200. doi: http://dx.doi.
org/10.1080/10705500802222972.
Soskin, D. P., Carl, J. R., Alpert, J., & Fava, M. (2012). Antide-
pressant eects on emotional temperament: toward a bio-
behavioral research paradigm for mayor depressive disorder.
CNS Neuroscience and therapeutics, 18, 441-451. doi: http://
dx.doi.org/10.1111/j.1755-5949.2012.00318.x.
Spielberger, C. D., Gorsuch, R., & Lushene, R. (1970). Manual
for the State Trait Anxiety Inventory. Palo Alto, CA: Consul-
ting Psychologist Press.
Spielberger, C. D., Gorsuch, R. L., & Lushene, R. E. (2008).
STAI. Cuestionario de ansiedad estado-rasgo (7ª ed. rev.). Ma-
drid: TEA Ediciones.
Steptoe, A., Dockray, S., & Wardle, J. (2009). Positive aect and
psychobiological processes relevant to health. Journal of
Personality, 77, 1747–1776. doi: http://dx.doi.org/10.1111/
j.1467-6494.2009.00599.x.
Stevens, S. S. (1946). On the theory of scales measurement.Scien-
ce, 103, 677-680.
Tellegen, A. (1985). Structures of mood and personality and
their relevance to assessing anxiety with an emphasis on
self-report. En A. H. Tuma & J. D. Maser (Eds.), Anxiety
and the anxiety disorders (pp. 681-706). Nueva Jersey, NJ:
Erlbaum.
Vázquez, C., Duque, A., & Hervás, G. (2013). Escala de satis-
facción con la vida (SWLS) en una muestra representati-
va de españoles adultos. Validación y datos normativos.
e Spanish Journal of Psychology, 16. doi: http://dx.doi.
org/10.1017/sjp.2013.82
Watson, D., & Clark, L. A. (1997). Extraversion and its positive
emotional core. En R. Hogan, J. Johnson y S. Briggs (Eds.),
Handbook of personality psychology (pp. 767-793). San Diego,
CA: Academic Press. doi: http://dx.doi.org/10.1016/B978-
012134645-4/50030-5.
Watson, D., Clark, L. A., & Tellegen, A. (1988). Develop-
ment and validation of brief measures of positive and
negative aect: e PANAS scales. Journal of Personality
and Social Psychology, 54, 1063-1070. doi: http://dx.doi.
org/10.1037//0022-3514.54.6.1063.
Wilkinson, L. & APA Task Force on Statistical Inference
(1999). Statistical methods in psychology journals: Guide-
lines and explanations. American Psychologist, 54, 594-604.
doi: http://dx.doi.org/10.1037/0003-066X.54.8.594.
Wood, A. M., & Tarrier, N. (2010). Positive clinical psychology:
A new vision and strategy for integrated research and prac-
tice. Clinical Psychology Review, 30, 819–829. doi: http://
dx.doi.org/10.1016/j.cpr.2010.06.003.
Recibido el 20 de mayo de 2016
Revisión nal 8 de diciembre de 2016
Aceptado el 19 de diciembre de 2016
OvejerO Bruna y velázquez Gil
30 Revista Mexicana de Investigación en Psicología
ANEXO 1
SANA Scale
Please rate how much you agree with each of the following items
Strongly
Disagree
Disagree Neither Agree
nor Disagree
Agree Strongly
Disagree
1. I like to explore. 1 2 3 4 5
2. I do things that are important to me. 1 2 3 4 5
3. I try to vary how I do things to keep activities interesting. 1 2 3 4 5
4. I think about how pointless it is to try to reach my goals. 1 2 3 4 5
5. To keep life interesting I make changes in my daily activities. 1 2 3 4 5
6. Many of my activities draw on my talents. 1 2 3 4 5
7. I try out new activities. 1 2 3 4 5
8. Many of my activities have provided me with a sense of
fulllment year after year.
1 2 3 4 5
9. I think about how my activities bring me closer to my goals. 1 2 3 4 5
10. Most of what I do is determined by me rather than by other
people.
1 2 3 4 5
11. By being open to what is happening around me I keep life
interesting.
1 2 3 4 5
Scoring. Total scale: all item ratings summed with item 4 reverse coded, then divided by 11; Engaging in Self-Congruent Activities
Subscale: ítems 2, 4 (reverse coded), 6, 8, 9, 10 summed, then divided by 6; Engaging in New Activities Subscale: items 1, 3, 5, 7, 11
summed, then divided by 5.
Escala de Congruencia y Nuevas Actividades (Escala SANA)
Por favor, valore su grado de acuerdo con cada uno de los siguientes ítems
Nada de
acuerdo
En
desacuerdo
Ni de
acuerdo ni en
desacuerdo
De
acuerdo
Totalmente
de acuerdo
1. Soy una persona a la que le gusta explorar el mundo. 1 2 3 4 5
2. Hago aquellas actividades y tareas que considero que son
importantes para mí.
1 2 3 4 5
3. Intento variar la forma de hacer las cosas para hacer que sigan
siendo interesantes.
1 2 3 4 5
4. Pienso en lo inútil que es intentar alcanzar mis objetivos. 1 2 3 4 5
5. Hago cambios en mis actividades diarias para que mi vida siga
siendo interesante.
1 2 3 4 5
6. La mayoría de mis actividades están basadas en aquello que se
me da bien.
1 2 3 4 5
7. Soy una persona a la que le gusta probar actividades nuevas. 1 2 3 4 5
8. A lo largo de los años, la mayoría de las cosas que he hecho me
han aportado una sensación de plenitud.
1 2 3 4 5
9. Tiendo a pensar en cómo las actividades que hago me
aproximan a los objetivos que me planteo.
1 2 3 4 5
10. La mayoría de las cosas que hago están condicionadas
principalmente por lo que yo pienso más que por lo que opinen
los demás.
1 2 3 4 5
11. Estar abierto a lo que sucede a mi alrededor hace que mi vida
sea interesante.
1 2 3 4 5
Puntuaciones. Escala total: todas las puntuaciones de todos los ítems sumadas con el ítem 4 codicado a la inversa, y divididos por 11;
Conductual: ítems 3 y 5 sumados, y divididos por 2; Emocional: ítems 1, 2, 7, y 6 sumados, y divididos por 4; Cognitivo: ítems 4 (código
invertido), 8, 9, 10 y 11 sumados, y divididos por 5.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
Este trabajo presenta una revisión sistemática sobre las fortalezas psicológicas propuestas por el modelo Values in Action (VIA) y su relación con el bienestar, la satisfacción vital, la felicidad, la resiliencia y la salud en diferentes poblaciones. Los resultados de la revisión de 47 estudios permiten concluir que las fortalezas psicológicas están relacionadas positivamente con la satisfacción vital, el bienestar, la felicidad, la resiliencia y la salud, y en menor medida con indicadores de afecto negativo. Estos resultados son similares en distintos contextos y en diversos grupos de edad. Se discuten los hallazgos de los diversos estudios y se proponen implicaciones y perspectivas futuras del estudio y del desarrollo de las fortalezas psicológicas en los individuos, en los grupos y en la sociedad en general.
Article
Full-text available
This paper aims to identify the effect of using the maximum likelihood (ML) parameter estimation method when data do not meet the assumption of multivariate normality and are not continuous. Both ML and the diagonally weighted least squares (DWLS) procedure were applied to simulated sets of data, which have different distributions and include variables that can take different numbers of possible values. Results were also compared to the ideal situation of a data set consisting of continuous, normally distributed variables. Outcomes indicate that ML provides accurate results when data are continuous and uniformly distributed, but is not as precise with ordinal data that is not treated as continuous, especially when variables have a small number of categories and data do not meet the assumption of multivariate normality. In contrast, DWLS provides more accurate parameter estimates, and a model fit that is more robust to variable type and non-normality.
Article
Secondo la broad-and-build theory di Fredrickson, le emozioni positive, se esperite frequentemente nel quotidiano, possono ampliare il repertorio momentaneo di pensieri-azioni delle persone che le sperimentano (broaden) e indurre un allargamento dell'attenzione in modo che l'elaborazione dell'informazione/stimolo sia indirizzata sull'insieme piuttosto che sui particolari della situazione. Questo allargamento cognitivo favorirebbe poi la costruzione di risorse personali durature (build) nel tempo. Obiettivo della ricerca qui presentata e stato testare se l'induzione di intense emozioni positive (come la serenita e la gioia) porta le persone ad un allargamento dei repertori pensiero-azione e del focus attenzionale nell'immediato. Le performance di un gruppo di meditatori, scelti per la loro abilita nell'attivare emozioni positive intense, sono state confrontate con quelle di due gruppi, uno composto di partecipanti in stato emotivo neutro e un altro in cui ai partecipanti si e indotta l'emozione rabbia. I confronti tra i gruppi indicano maggiore apertura cognitiva nei meditatori, subito dopo la meditazione, rispetto al "gruppo Neutro" e al "gruppo Rabbia", ma anche che la rabbia non induce un restringimento attenzionale e non riduce il repertorio momentaneo pensieri-azioni rispetto allo stato neutro. Essa, piuttosto guida pensieri e intenzioni comportamentali in maniera consona all'attivazione emotiva, come suggerito dalle teorie classiche sulle emozioni.
Book
I: Background.- 1. An Introduction.- 2. Conceptualizations of Intrinsic Motivation and Self-Determination.- II: Self-Determination Theory.- 3. Cognitive Evaluation Theory: Perceived Causality and Perceived Competence.- 4. Cognitive Evaluation Theory: Interpersonal Communication and Intrapersonal Regulation.- 5. Toward an Organismic Integration Theory: Motivation and Development.- 6. Causality Orientations Theory: Personality Influences on Motivation.- III: Alternative Approaches.- 7. Operant and Attributional Theories.- 8. Information-Processing Theories.- IV: Applications and Implications.- 9. Education.- 10. Psychotherapy.- 11. Work.- 12. Sports.- References.- Author Index.
Article
The positive emotions have proved to be a source of embarrassment to psychologists. Discussions of fear, anxiety, depression, anger, grief, etc., are plentiful in the psychological literature. But when it comes to emotions such as joy, mirth, love, mystical experiences, and the like, psychologists are often at a loss for words. Thus, in a content analysis of psychological textbooks, Carlson (1967) found that approximately twice as much space was devoted to negative as to positive emotions. Although Carlson’s analysis is now somewhat out of date, I doubt that a survey of current textbooks would reveal a major change in emphasis (except perhaps for a recent upsurge of interest in issues related to sexual behavior, including romantic love).
Article
Positive emotions include pleasant or desirable situational responses, ranging from interest and contentment to love and joy, but are distinct from pleasurable sensation and undifferentiated positive affect. These emotions are markers of people's overall well-being or happiness, but they also enhance future growth and success. This has been demonstrated in work, school, relationships, mental and physical health, and longevity. The broaden-and-build theory of positive emotions suggests that all positive emotions lead to broadened repertoires of thoughts and actions and that broadening helps build resources that contribute to future success. Unlike negative emotions, which are adapted to provide a rapid response to a focal threat, positive emotions occur in safe or controllable situations and lead more diffusely to seeking new resources or consolidating gains. These resources outlast the temporary emotional state and contribute to later success and survival. This chapter discusses the nature of positive emotions both as evolutionary adaptations to build resources and as appraisals of a situation as desirable or rich in resources. We discuss the methodological challenges of evoking positive emotions for study both in the lab and in the field and issues in observing both short-term (“broaden”) and long-term (“build”) effects. We then review the evidence that positive emotions broaden perception, attention, motivation, reasoning, and social cognition and ways in which these may be linked to positive emotions' effects on important life outcomes. We also discuss and contextualize evidence that positive emotions may be detrimental at very high levels or in certain situations. We close by discussing ways in which positive emotions theory can be harnessed by both basic and applied positive psychology research.
Article
In confirmatory factor analysis (CFA), the use of maximum likelihood (ML) assumes that the observed indicators follow a continuous and multivariate normal distribution, which is not appropriate for ordinal observed variables. Robust ML (MLR) has been introduced into CFA models when this normality assumption is slightly or moderately violated. Diagonally weighted least squares (WLSMV), on the other hand, is specifically designed for ordinal data. Although WLSMV makes no distributional assumptions about the observed variables, a normal latent distribution underlying each observed categorical variable is instead assumed. A Monte Carlo simulation was carried out to compare the effects of different configurations of latent response distributions, numbers of categories, and sample sizes on model parameter estimates, standard errors, and chi-square test statistics in a correlated two-factor model. The results showed that WLSMV was less biased and more accurate than MLR in estimating the factor loadings across nearly every condition. However, WLSMV yielded moderate overestimation of the interfactor correlations when the sample size was small or/and when the latent distributions were moderately nonnormal. With respect to standard error estimates of the factor loadings and the interfactor correlations, MLR outperformed WLSMV when the latent distributions were nonnormal with a small sample size of N = 200. Finally, the proposed model tended to be over-rejected by chi-square test statistics under both MLR and WLSMV in the condition of small sample size N = 200.
Chapter
This chapter examines some of the literature demonstrating an impact of affect on social behavior. It will consider the influence of affect on cognition in an attempt to further understand on the way cognitive processes may mediate the effect of feelings on social behavior. The chapter describes the recent works suggesting an influence of positive affect on flexibility in cognitive organization (that is, in the perceived relatedness of ideas) and the implications of this effect for social interaction. The goal of this research is to expand the understanding of social behavior and the factors, such as affect, that influence interaction among people. Another has been to extend the knowledge of affect, both as one of these determinants of social behavior and in its own right. And a third has been to increase the understanding of cognitive processes, especially as they play a role in social interaction. Most recently, cognitive and social psychologists have investigated ways in which affective factors may participate in cognitive processes (not just interrupt them) and have begun to include affect as a factor in more comprehensive models of cognition. The research described in the chapter has focused primarily on feelings rather than intense emotion, because feelings are probably the most frequent affective experiences. The chapter focuses primarily on positive affect.