ArticlePDF Available

Nuevas investigaciones sobre la cerámica de Uruk en el Medio Éufrates sirio: los cuencos con borde biselado o bevelled rim bowls. Resultados preliminares

Authors:

Abstract and Figures

The study of the material culture defined as “Southern Mesopotamian-style” Uruk in the Syrian Euphrates valley has helped to define that there were different types of urban settlements in Syria within a hierarchical process characterized by mass production. This is the case of the bevelled rim bowls (or BRB), a Uruk-type pottery of unknown function, which has served to the archaeologists to try to draw the connections and disconnections of the Uruk geography in the Middle and Late Uruk period (Late Chalcolithic 4-5) in this region of Ancient Near East. Our working hypothesis is that these bowls are the material evidence of a new and common food culture: the leavened bread.
Content may be subject to copyright.
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730) Recibido/Received: 07/06/2016
Aceptado/Accepted: 07/07/2016
293
Nuevas investigaciones sobre la cerámica de Uruk en el Medio Éufrates sirio:
los cuencos con borde biselado o bevelled rim bowls.
Resultados preliminares
New research on Uruk pottery in the Middle Syrian Euphrates: the bevelled rim
bowls. Preliminary results
Juan-Luis Montero Fenollós - Universidade da Coruña, Departamento de Humanidades
Jorge Sanjurjo Sánchez - Universidade da Coruña, Instituto Universitario de Xeoloxía
[El estudio de la cultura material definida como “Uruk estilo mesopotámico meridional” en el valle del Éufrates
sirio ha ayudado a definir como fueron los diferentes tipos de asentamientos urbanos en Siria dentro de un proceso
jerárquico caracterizado por la producción en masa. Este es el caso de los cuencos con borde biselado, una cerámica
urukea de función desconocida, que ha servido a los arqueólogos para intentar dibujar las conexiones y
desconexiones de la geografía de Uruk durante el período de Uruk Medio y Reciente (Calcolítico Reciente 4-5) en
esta región del Oriente Próximo antiguo. Nuestra hipótesis de trabajo es que estos cuencos son la prueba material de
una nueva cultura alimentaria: el pan con levadura.]
Palabras clave: Uruk, cuencos con borde biselado, Siria, pan.
[The study of the material culture defined as “Southern Mesopotamian-style” Uruk in the Syrian Euphrates valley
has helped to define that there were different types of urban settlements in Syria within a hierarchical process
characterized by mass production. This is the case of the bevelled rim bowls (or BRB), a Uruk-type pottery of
unknown function, which has served to the archaeologists to try to draw the connections and disconnections of the
Uruk geography in the Middle and Late Uruk period (Late Chalcolithic 4-5) in this region of Ancient Near East. Our
working hypothesis is that these bowls are the material evidence of a new and common food culture: the leavened
bread.]
Keywords: Uruk, bevelled rim bowls (BRB), Syria, bread.
1. Introdución
El período Uruk Medio y Reciente, también conocido como Calcolítico Reciente 4-5, constituye una
de las etapas más fascinantes de la Historia Antigua. Uruk representa el nacimiento de la civilización
urbana, una experiencia única que va a transformar las sociedades prehistóricas en otra realidad más
JUAN-LUIS MONTERO FENOLLÓS - JORGE SANJURJO SÁNCHEZ
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
294
compleja1. Es el comienzo de la Historia, un período marcado por grandes innovaciones como: la
fundación de las primeras ciudades y la invención del primer sistema de escritura.
La actividad arqueológica en Oriente Próximo ha demostrado que la cultura de Uruk conoció entre
3600 y 3100 a.C. un proceso de expansión geográfica desde el sur de Mesopotamia hacia el norte (Siria y
Turquía) y el oeste (Irán). Como consecuencia de esta difusión, se habla tradicionalmente de la aparición
de una vasta base territorial unificada bajo el mismo horizonte cultural, aunque con ciertas discontinui-
dades y diferencias. Por ejemplo, en el valle del Éufrates turco, la cultura Uruk coexistió con una
desarrollada cultura local calcolítica2.
La contribución del período de Uruk al origen y la difusión del fenómeno urbano a lo largo de la
segunda mitad del IV milenio a.C. en la cuenca sirio-mesopotámica fue fundamental3. La excavación del
asentamiento de Habuba Kabira en el Medio Éufrates septentrional4, reveló los elementos esenciales de
una ciudad en los albores de la civilización urbana en Oriente Próximo: una implantación geométrica ex
novo (planta rectangular), una organización jerárquica de la red viaria (calles que se cruzan
perpendicularmente), un polo central (centro político-religioso) y un complejo sistema de defensa (muralla
con torres).
A la luz de estos datos, ¿Cómo podemos definir hoy el sitio de Habuba Kabira? ¿Era una “colonia”
de la ciudad de Uruk? Responder a esta cuestión no es una tarea fácil en el estado actual de la
documentación. No se trata de una cuestión menor, que afecte solo a la definición precisa de un tipo o
modelo de hábitat. Esta indefinición del registro arqueológico nos impide saber con certeza si este primer
urbanismo se forjó exclusivamente en la Mesopotamia meridional o, de forma más general, en el conjunto
del Oriente Próximo antiguo. ¿Era el resultado de un modelo importado o la expresión de un saber
colectivo? La mayor parte de las tesis abogan hoy por la defensa de un modelo colonial urukeo,
fundamentado en el comercio de larga distancia (la llamada “diáspora comercial”) como medio de acceso
a los recursos naturales de la periferia de Mesopotamia5.
2. Estado de la cuestión
Desde el año 2010, el “Proyecto Arqueológico Medio Éufrates Sirio” (PAMES) de la Universidade
da Coruña está desarrollando un estudio cuyo objetivo es definir la naturaleza de la ocupación del
territorio durante el periodo Uruk (la tipología de los asentamientos, el patrón de ocupación y la cultura
material, especialmente la cerámica) en la sección meridional del Éufrates Medio6.
El río Eufrates a su paso por Siria está marcado por la presencia de tres accidentes geográficos
naturales, que dieron origen a tres secciones o unidades individualizadas7, a saber:
- Yerablus-Tabqa, con el río Sayur como afluente en la ribera occidental.
- Tabqa-Khanuqa, con el río Balikh como afluente en la ribera oriental.
- Khanuqa-Baghuz, con el río Khabur como afluente en la ribera oriental.
1. Butterlin 2003; Rothman ed. 2001.
2. Pollock y Coursey 1995.
3. Margueron 2013, p. 243.
4. Strommenger 1980.
5. Algaze 1993.
6. Esta investigación ha sido financiada por los siguientes proyectos: “Investigaciones Arqueológicas en el Medio Éufrates”
(HAR2010-15866, Ministerio de Economía y Competitividad) y “Expedición arqueolóxica da Universidade da Coruña no Medio
Éufrates Sirio” (10PXIB 167197PR, Xunta de Galicia).
7. Margueron 1999.
NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LA CERÁMICA DE URUK EN EL MEDIO ÉUFRATES SIRIO
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
295
Nuestro nivel de conocimiento sobre el periodo Uruk a lo largo de estas tres unidades geográficas es
desigual, debido a los diferentes grados de desarrollo de la investigación arqueológica en cada una de estas
áreas. La unidad de Yerablus-Tabqa fue bien estudiada con motivo de la construcción de las presas de
Tabqa y Tishrin8. Varios yacimientos de Uruk fueron localizados en esta sección: Yerablus Takhtani, Hajj,
Yebel Aruda, Habuba Kabira, Qannas y Hadidi, en la ribera derecha; y ‘Abr, Kosak Shamali y Sheikh
Hassan, en la ribera izquierda9.
En la sección situada entre las gargantas de Tabqa y Khanuqa se identificaron al menos cinco sitios
de Uruk. Con la excepción de Tell Bi’a, en Raqqa, donde fue documentada cerámica urukea, no se han
excavado yacimientos con ocupación del período Uruk Medio o Reciente en este sector10. Una
prospección realizada por un equipo alemán identificó tres sitios urukeos, entre los que destaca Tell
Bleibis11.
Por último, las prospecciones y excavaciones realizadas por varios equipos internacionales, entre
ellos nuestro proyecto, en la sección meridional del Éufrates Medio, entre las gargantas de Khanuqa y
Baghuz (180 km de longitud), permitieron localizar vestigios de diversa importancia sobre la ocupación de
Uruk en esta región. Un total de nueve yacimientos con cerámica urukea fueron identificados. Entre estos,
cabe destacar los de Ramadi, Qraya y Humeida12.
En resumen, en el estado actual de la investigación, este es el contexto arqueológico del período Uruk
en el valle del Medio Éufrates sirio:
-Yerablus-Tabqa: 10 sitios excavados.
-Tabqa-Khanuqa: 1 sitio excavado y 3 prospectados.
-Khanuqa-Baghuz: 3 sitios excavados parcialmente y 6 sitios prospectados.
Estos 23 asentamientos de Uruk no son todos de la misma importancia y naturaleza. A juzgar por su
cultura material, estos pueden ser organizados en tres tipos diferentes, a saber: colonias fundadas ex novo
por población llegada desde el sur de Mesopotamia (con una cultura intrusiva); enclaves comerciales
fundados sobre asentamientos indígenas preexistentes (con una cultura híbrida); y puntos de intercambio
frecuentados por comerciantes de Uruk (con predominio de la cultura local)13.
El estudio de la cultura material definida por los arqueólogos como “Uruk estilo mesopotámico
meridional” o “Uruk genuino” en el valle del Éufrates sirio14, nos ha llevado a la conclusión de que hubo
diferentes tipos de asentamientos urbanos en Siria dentro de un sistema organizativo jerárquico
caracterizado por la producción en masa. Tal es el caso de los cuencos con borde biselado, que son el
mejor indicativo material de la cultura de Uruk (fig. 1). Este tipo de vasos, conocidos en la bibliografía
anglosajona como “bevelled rim bowls” (en adelante BRB), han sido el centro de una discusión científica
que aún sigue abierta. A pesar de los miles de BRB que han sido encontrados en los asentamientos
vinculados con la expansión de Uruk, en la actualidad no estamos seguros para qué sirvieron. Las
principales hipótesis explicativas pueden reunirse en dos grupos: el primero hace referencia a su uso en la
8. Margueron ed. 1980; Del Olmo y Montero Fenollós eds.1999.
9. Anastasio et al. 2004.
10. Anastasio et al. 2004, p. 93.
11. Kholmeyer 1984; Finkbeiner 1995.
12. Montero Fenollós 2012a.
13. Montero Fenollós 2012b.
14. Sürenhagen 1986.
JUAN-LUIS MONTERO FENOLLÓS - JORGE SANJURJO SÁNCHEZ
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
296
preparación y el consumo de alimentos tales como el pan, el yogur, la cerveza o la sal; el segundo grupo
defiende el papel social de estos cuencos, que habrían sido empleados para realizar ofrendas votivas o para
medir las raciones de cereales de los trabajadores estatales15.
La función de los BRB no es una cuestión sin interés, sino todo lo contrario, ya que nos ilustra sobre
las dificultades encontradas por los investigadores a la hora de evaluar lo que pudo representar la
introducción de esta cerámica producida en masa a nivel social, económico y también cultural en las
regiones periféricas del sur de Mesopotamia.
3. Nueva investigación: métodos y resultados
Con el fin de aportar nuevos datos acerca del verdadero significado y la importancia real que los BRB
tuvieron en el proceso de expansión territorial de Uruk durante el IV milenio a.C., la Universidade da
Coruña está desarrollando una investigación arqueológica que se centra en el estudio de tres aspectos de
este tipo de vasos: la composición química de la cerámica (identificación y caracterización de los posibles
centros de producción); el proceso de producción (método de moldeado y tecnología de cocción), y su
función (posibles moldes para cocción de pan con levadura).
3.1. La composición geoquímica de los BRB
La aplicación de diversas técnicas analíticas puede ser de gran utilidad para arrojar nueva luz sobre
aspectos tecnológicos y culturales relacionados con los BRB. En este estudio, se realizó un análisis
geoquímico de muestras de cuencos procedentes de varios yacimientos ubicados en el Medio Éufrates
sirio. Dichos análisis permitieron obtener un espectro cuantitativo de elementos principales y minoritarios
presentes en la pasta con la que fueron elaborados estos vasos. El estudio de la mineralogía de la cerámica
resulta, además, útil para establecer diferencias entre muestras o grupos de muestras debido a la presencia
o ausencia de algunos minerales, que proporcionan información sobre el origen de la materia prima
utilizada para su producción. Para ello, se han aplicado las técnicas de Espectrometría de Fluorescencia de
Rayos X (FRX) y de Difracción de Rayos X (DRX) para obtener la composición elemental y mineral,
respectivamente.
Previamente, se realizó un primer estudio exploratorio a partir de BRB procedentes de tres
yacimientos del período Uruk del área del Medio Éufrates meridional, situada entre las gargantas de
Khanuqa y Baghuz (Tell Humeida, Qraya y Tell Ramadi)16. Los resultados mostraron una gran
uniformidad en la composición elemental de las muestras, tanto entre como entre los tres yacimientos.
De estos resultados se puede deducir que los cuencos de Humeida, Qraya y Ramadi (yacimientos
separados entre por una distancia de 180 km aprox.) procedían de un mismo centro de producción. Sin
embargo, para llegar a una conclusión definitiva al respecto era necesario ampliar el número de
yacimientos urukeos a estudiar. En el presente estudio, se han analizado nuevas muestras de BRB que
provienen de cinco yacimientos de la región de Yerablus-Tabqa, en el Medio Éufrates septentrional, a
saber: Yerablus Takhtani, Tell Kosak Shamali, Tell Sheikh Hassan, Habuba Kabira y Yebel Aruda17
(fig. 2).
15. Le Brun 1980.
16. Sanjurjo Sánchez y Montero Fenollós 2012.
17. Deseamos agradecer a L. Minc, E. Peltenburg, F. Bachmann, D. Sürenhagen, E. Strommenger, Y. Nishiaki y M.E.
Masetti-Rouault las muestras de BRB facilitadas para la realización de este estudio. Para la cronología de los yacimientos urukeos
estudiados véase: Wright y Rupley 2001; Nishiaki y Matsutani 2001, Peltenburg 1999 y Montero Fenollós 2011 y 2012a.
NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LA CERÁMICA DE URUK EN EL MEDIO ÉUFRATES SIRIO
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
297
Los resultados de los análisis realizados por medio de FRX permitieron observar el patrón de
composición en elementos mayoritarios y minoritarios de las nuevas muestras. Este patrón permite
comparar diferentes relaciones de elementos, como la relación Si/Al o el contenido en Fe, Ca, K y otros
elementos habituales en cerámicas. Las figuras 3 y 4 muestran el patrón de elementos mayoritarios y
minoritarios. Éstos nos permiten llegar a dos conclusiones:
-existe una gran uniformidad entre la composición química de los BRB procedentes de un mismo
yacimiento (escasa variabilidad intra-yacimiento), con la excepción de algunas muestras de Tell Ramadi;
-hay una gran similitud entre la composición de los BRB de los diferentes sitios estudiados en el valle
del Medio Éufrates sirio.
La causa de esta gran homogeneidad de los resultados está aún en discusión18. Hay tres posibles
hipótesis explicativas a este hecho:
-existe un único centro de producción regional de cuencos para el valle del Medio Éufrates sirio;
-las materias primas utilizadas para la producción de los BRB se tomaron de una zona
geológicamente homogénea y los procesos de selección granulométrica y mezcla son muy similares;
-hay una gran uniformidad en la composición química de los sedimentos aluviales de la zona, que se
utilizan para obtener la materia prima.
En la actualidad, no disponemos todavía de suficientes datos para evaluar qué hipótesis puede ser la
más probable. Para ello, es necesario un estudio más amplio, que tenga en cuenta muestras de más
yacimientos (de la misma zona y de otras) y tome en consideración los datos de composición geoquímica
de otros estudios previos.
3.2. El proceso de producción de los BRB
Dos son las hipótesis explicativas tradicionales sobre la técnica de fabricación de los BRB, a saber:
fueron hechos íntegramente a mano o con la ayuda de un molde. La primera hipótesis se basa en la
interpretación de las características tecnológicas y de las huellas observadas en la cerámica hallada en el
sitio de Yebel Aruda, en el norte de Siria. A partir de este análisis, se propone que los BRB eran
modelados a mano a partir de un cono de arcilla19. La segunda tesis, aquella que es seguida por la mayor
parte de los autores, defiende la utilización de moldes excavados directamente en el suelo20. Según esta
hipótesis, el cuenco era fabricado a partir de una bola de arcilla introducida en el molde, que era
transformada mediante la presión ejercida con la mano. Las marcas de dedos y nudillos observables en el
interior de los BRB serían la prueba del uso de esta técnica. Frente a esta teoría, se ha propuesto la
utilización de moldes de madera, cerámica o arcilla, más fáciles de manipular y de trabajar que los moldes
excavados en el suelo21.
Recientemente, nuestro equipo ha desarrollado un proyecto de arqueología experimental en el taller
de una ceramista de A Coruña con el objetivo de estudiar de forma práctica los resultados derivados de las
diferentes hipótesis propuestas para la fabricación de los BRB. El principal objetivo era poder comparar
las características tecnológicas de los cuencos elaborados por nosotros mismos (con un molde en el suelo,
un molde de cerámica y yeso, y finalmente a mano) con los BRB hallados en las excavaciones
18. Sanjurjo Sánchez et al. 2016; Emberling y Minc, 2016.
19. Kalsbeek 1980.
20. Nissen 1970; Johnson 1973; Strommenger 1980.
21. Balfet 1980; Jamieson 1989-1990.
JUAN-LUIS MONTERO FENOLLÓS - JORGE SANJURJO SÁNCHEZ
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
298
arqueológicas. La conclusión a la que se llegó con este experimento es que los BRB no pudieron ser
fabricados ni en moldes excavados en el suelo ni tampoco a mano. Los BRB fueron realizados a partir de
una bola de arcilla, de aproximadamente 800 g de peso, en un molde que se pudiera hacer girar sobre
mismo, ya que en el interior de los BRB arqueológicos se observaron huellas propias del uso de un torno
lento (fig. 5). Desconocemos, en principio, la existencia en el registro arqueológico de este tipo de moldes,
bien por la ausencia de hallazgos o porque no hemos sido capaces hasta la fecha de identificarlos. Sin
embargo, procedente de Tell Qannas, en el norte de Siria, se conserva un ejemplar de BRB encajado en un
cuenco de arcilla cruda mezclada con paja picada (adobe) de 2,5 cm de grosor, que podríamos interpretar
como un molde22.
Por otro lado, nuestro estudio sobre la tecnología de fabricación de los BRB incluyó una evaluación
sobre las condiciones de cocción. Para este estudio se estimó la temperatura máxima alcanzada durante el
proceso de cocción a través de la combinación de varias técnicas analíticas, que permiten la identificación
de fases minerales cuya presencia en materiales cerámicos se produce en ciertos rangos de temperatura.
Estas técnicas son la DRX y espectroscopia infrarroja transformada de Fourier (FTIR), por una parte, y el
análisis térmico (análisis termogravimétrico acoplado a análisis térmico diferencial o ATG-ATD), por
otra.
La presencia de calcita identificada en la DRX y la FTIR indica temperaturas de cocción menores de
650-700ºC, ya que este mineral se descompone a partir de esa temperatura, al menos tras un período breve
de exposición23. Además, la presencia de clorita, observada a través de la DRX y el ATG-ATD, que se
destruye a temperaturas cercanas a los 600ºC, indica también que esta temperatura no se llegó a alcanzar.
Para la elaboración de la pasta de los BRB el artesano añadió a la arcilla abundante paja triturada como
desgrasante vegetal. La ausencia de materia orgánica observada en los análisis FTIR y ATG-ATD indica
que la temperatura alcanzada superó los 450ºC durante un tiempo significativo en el proceso de cocción en
el horno. En resumen, los datos indican claramente que la temperatura de cocción de los BRB se sitúa en
los 500-600ºC (fig. 6). Los resultados son idénticos para las muestras analizadas de Ramadi y Humeida.
3.3. La función de los BRB
Se han propuesto diversas interpretaciones sobre la función de los BRB. A continuación,
enumeramos de forma resumida las hipótesis más importantes:
-Religiosa: como vasos votivos para ofrendas alimentarias en templos y tumbas24.
-Utilitaria: como vajilla de cocina para la elaboración de alimentos, como yogur o pan con levadura, o
como contenedor de productos como lentejas, garbanzos, sal, etc.25.
-Socio-económica: para medir y distribuir raciones de cereal como sistema de pago de salarios a los
obreros de grandes explotaciones26. Recientemente, se ha propuesto que los BRB servían para
aprovisionar a los trabajadores vinculados a instituciones con un alimento líquido o semilíquido, que no
precisaba ser cocinado para su consumo, tal vez cerveza27.
-Social: como vajilla para banquetes comunitarios28.
22. Finet 1982.
23. Moropoulou et al. 1995.
24. Beale 1978; Campbell-Thomson y Hutchison 1931; Mecquenem 1943; Buchanan 1967.
25. Ellison 1984a; Delougaz 1952; Millard 1988; Buccellati 1990 ; Hopkinson 2007.
26. Nissen 1970.
27. Bernbeck 2009; Pollock 2012.
28. Forest 1987.
NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LA CERÁMICA DE URUK EN EL MEDIO ÉUFRATES SIRIO
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
299
Las evidencias arqueológicas procedentes de sitios urukeos de la región del Medio Éufrates sirio
parecen sostener nuestra tesis, que se basa en la interpretación de los BRB como moldes de cerámica
usados para la fabricación de pan con levadura29. La presencia masiva de BRB mezclados con restos
vegetales (de hordeum vulgare y triticum dicoccum) y con fragmentos de huesos de animales domésticos
y salvajes en Tell Humeida, nos hace pensar que estamos ante un basurero donde los habitantes de este
sitio tiraron restos de alimentos (y los objetos relacionados con su transformación) después de haber sido
consumidos. En diversos casos, los ejemplares de BRB hallados estaban completos. Este hecho indica que
lo realmente importante no eran los vasos de cerámica (elaborados de forma masiva y con muy poco
cuidado) sino el producto que contenían. En otras palabras, podemos definir el BRB como un recipiente
que contenía un alimento, cuya naturaleza desconocemos. Una vez consumido el contenido, el BRB era
desechado por su nulo valor. El yacimiento de Yerablus Takhtani, cerca de la frontera sirio-turca, es otro
ejemplo de un basurero con BRB, que en la mayoría de los casos se hallaron completos30.
La incógnita a resolver es, por tanto, saber qué alimento era elaborado en los BRB. En Qraya, se
encontraron cuarenta instalaciones de fuego vinculadas a la transformación de alimentos. Uno de estos
dispositivos era un gran horno, que ha sido definido de manera imprecisa por sus descubridores como un
“large oven”, “kiln” o “ceramic grill”31. Este mismo tipo de instalación, así como otras más pequeñas y
menos elaboradas, han sido identificadas en las tres fases del período Uruk de este yacimiento
arqueológico del Medio Éufrates sirio. Estos dispositivos han sido interpretados como instalaciones de
fuego usadas en la producción de “panes de sal” mediante un proceso de purificación y secado que incluía
el uso de BRB calentados en los hornos32. A partir de esta hipótesis, se ha concluido que Qraya era un
centro especializado en la explotación y el comercio de la sal extraída en al-Buara, un lugar situado a 40
km.
Creemos, sin embargo, que otra explicación para estas instalaciones con fuego de Qraya es posible.
En la descripción publicada sobre los hornos de este yacimiento no hay referencias a la presencia de
vestigios o instrumentos característicos de la actividad generada por un horno de producción cerámica33.
Según Reimer (1984) estos dispositivos con fuego y los objetos asociados (en particular cientos de BRB)
se emplearon en la producción de un alimento que precisaba ser cocinado o calentado. Este autor
identifica este sector como un “outdoor cooking area for food”. La elaboración de pan con levadura es,
como veremos, una posibilidad seductora por diversas razones.
La similitud tipológica entre los BRB de Uruk y el molde para pan llamado bedja en Egipto
34 ha
servido para justificar la función de estos vasos cerámicos como moldes para elaborar pan con levadura35.
En los textos arcaicos de Uruk, el pictograma utilizado para referirse al concepto “pan” (signo GAR, leído
ninda en sumerio; akalum es su equivalente en acadio) es un signo gráficamente similar a la forma
troncocónica de un BRB36. Es interesante destacar que a la palabra sumeria ninda, además del sentido de
29. Esta tesis, que fue propuesta inicialmente por Baumgärtel (1947), ha sido defendida, entre otros autores, por Schmidt
(1982), Millard (1988), Chazan y Lehner (1990), Potts (2009) y Goulder (2010).
30. Peltenburg et al. 2000.
31. Reimer 1984; Reimer 1989; Buccellati y Kelly-Buccellati 2007.
32. Buccellati 1990.
33. Reimer 1984.
34. Jacquet-Gordon 1981.
35. Chazan y Lehner 1990.
36. Englund 1998.
JUAN-LUIS MONTERO FENOLLÓS - JORGE SANJURJO SÁNCHEZ
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
300
pan, se le atribuye también el de “alimento”. Esto indica que en Mesopotamia alimentarse era ante todo
comer pan37.
En el nuevo contexto tecnológico urbano, podemos interpretar el BRB como el testigo material de
una nueva identidad culinaria y cultural, representada por el pan con levadura y la cerveza, que estaría
vinculada a la expansión de Uruk en la segunda mitad del IV milenio a.C. La levadura era probablemente
obtenida por dos vías: por medio de la obtención de masa fermentada o a partir de fermento de cerveza. En
el actual Iraq, aún se sigue realizando la fermentación de la masa para hacer pan38.
Análisis de restos de pan y de cerveza muestran que una levadura conocida como saccharomyces
winlockii era usada hacia 1500 a.C. en Egipto39. No se puede descartar el uso de otros cultivos de
levaduras o de bacterias del ácido láctico en el país del Nilo40. Harinas de leguminosas, como por ejemplo
de yero o lenteja bastarda (vicia ervilia) o de garbanzo (cicer arientinum), dos especies bien conocidas en
el Oriente Próximo antiguo, pudieron ser usadas también como levadura41.
A partir de los datos arqueológicos aportados por las excavaciones en Qraya, podemos proponer una
nueva hipótesis sobre las instalaciones de fuego halladas. Serían antiguas “panaderías” del período Uruk,
donde destaca la presencia de hornos usados para la cocción de pan con levadura al que se le daba forma
con el empleo de moldes de cerámica. Estos moldes eran los BRB, de los que se encontraron 160
ejemplares completos en este sector artesanal de Qraya. Es interesante señalar, que instalaciones y moldes
de cerámica muy similares han sido hallados en una panadería del Reino Antiguo de al-Sheikh Sa’id, en
Egipto42. Así mismo, en la ciudad de Uruk, se han encontrado BRB en fosas con fuego43, lo que demuestra
la relación de estos vasos con la preparación de alimentos. En Tell Sheikh Hassan, en el Medio Éufrates
septentrional, se halló un sello cilíndrico con decoración figurada, que ha sido interpretado como una
escena donde se representa a mujeres triturando cereal para hacer harina44.
Sin embargo, para poder avanzar en la defensa de nuestra tesis es preciso obtener nuevos datos sobre
el uso de los BRB. Para ello, estamos llevando a cabo una investigación de los residuos orgánicos
conservados en las paredes interiores de los BRB de Tell Humeida, que están siendo analizados por
diferentes métodos, cada uno con sus ventajas y limitaciones. Por un lado, se realizó un estudio por parte
de Richard Evershed, investigador de la Universidad de Bristol pionero en el análisis de lípidos por
cromatografía de gases combinada con espectrometría de masas. Este método constituye una referencia
mundial y es especialmente adecuado para detectar la presencia de grasas fijadas en el interior de la pasta
de cerámicas, si estas fueron utilizadas para contener líquidos o para cocer alimentos en presencia de
aceites y grasas. Se estudiaron un total 20 muestras de BRB de Humeida, previo análisis por pirólisis
acoplada a cromatografía de gases y espectrometría de masas (Py-GC/MS) para evaluar el contenido de
materia orgánica en las cerámicas. A pesar de la ausencia de materia orgánica en proporciones
significativas se procedió al análisis de lípidos por cromatografía tras un proceso de derivatización45. Los
resultados fueron negativos, concluyéndose que los BRB no se utilizaron para contener alimentos con
aceites, grasas o líquidos en cantidades significativas, como leche o derivados, o productos cocinados a
37. Limet 2002, p. 37.
38. Ellison 1984b, p. 90.
39. Renfrew 1995.
40. Samuel 2000, p. 558.
41. Renfrew 1985.
42. Vereecken 2013.
43. Barrelet 1974.
44. Sutter y Civil 2001, p. 54.
45. Evershed et al. 1999.
NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LA CERÁMICA DE URUK EN EL MEDIO ÉUFRATES SIRIO
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
301
partir de grasa animal o vegetal. Esto refuerza la hipótesis sobre el uso de los BRB para cocer pan con
levadura, ya que se trata de alimento muy bajo en grasas.
De forma complementaria, se analizaron por Py-GC/MS las mismas muestras de BRB en los
laboratorios de la Universidad de Santiago de Compostela por parte del especialista Joeri Kaal. Para ello,
se realizó un tratamiento continuado de eliminación de la materia mineral por medio de tratamientos
sucesivos de ácido fluorhídrico, reduciendo así la interferencia de los silicatos en los análisis. Con este
método, se detectó de forma sistemática en las muestras materia orgánica originada por la presencia de
azúcares y ligninas. Estos resultados indican la presencia de un producto de origen vegetal en las
cerámicas. Para completar este estudio, se realizó un experimento de cocción de pan de centeno en dos
réplicas de BRB (fig. 7) con el objetivo de analizar tanto la cerámica como una muestra de la costra de pan
formada sobre la pared interior de los cuencos. El resultado obtenido coincidió plenamente con el análisis
de los BRB arqueológicos. Los azúcares y la lignina están presentes en grandes cantidades en la harina de
cereales, lo que es un nuevo indicio de que los BRB contuvieron harinas ricas en cáscara del cereal o
incluso masa de pan.
Con el objetivo de contrastar estos resultados, se realizó un estudio de extracción de ADN en varias
muestras de BRB del Medio Éufrates y de las réplicas usadas para cocer pan en nuestro experimento. Para
la extracción y análisis de ADN se utilizó la técnica de “DNA metabarcoding”. Esta técnica se utiliza para
identificar especies en ecosistemas y mezclas, gracias a la utilización de una región del genoma
mitocondrial de la citocromo oxidasa subunidad I, mediante secuenciación y la comparación
bioinformática de la secuencia obtenida46. Esta metodología permite detectar especies vegetales, animales
y bacterianas en una misma muestra. Se analizaron 16 muestras, a saber: dos de costra del pan elaborado
en nuestro experimento, dos de réplicas de BRB donde se coció el pan y doce de BRB arqueológicos. Los
análisis fueron realizados por la empresa “spin-off” All-Genetics de la Universidad de A Coruña. De cada
muestra, y en condiciones de máxima esterilidad, se obtuvo una submuestra de la parte interna del BRB y
otra del interior de la matriz de la pasta cerámica, usando para eso un bisturí con hojas estériles
desechables. Se realizó una extracción de ADN utilizando el kit PowerSoil DNA isolation (MoBio), y se
incluyó un control negativo de extracción que no contenía muestra.
Se llevó a cabo una primera reacción en cadena de la polimerasa (PCR) con varios ciclos de
desnaturalización e hibridación y una segunda PCR variando las condiciones de incubación, en la que se
añadieron dos muestras de ADN de los géneros Anacyclus y Stevia (especies vegetales) como controles
positivos. Los productos de PCR obtenidos fueron cargados en un gel de agarosa al 1% (p/V) teñido con
REALSafe (Durviz), y visualizados bajo una fuente de luz ultravioleta. Algunas de las muestras se
corrieron también en un chip de ADN en el bioanalizador Agilent 2100.
El resultado de la primera PCR fue negativo para la mayor parte de las muestras, al igual que el
resultado de la segunda PCR, excepto para los dos controles positivos, las costras de pan del experimento,
una de las cerámicas usadas para cocer pan y al menos tres muestras de BRB arqueológicos (en los que se
había detectado materia orgánica previamente). De acuerdo con Taberlet et al. (2007), el tamaño esperado
de las bandas formadas como resultado de un test positivo debería estar entre los 78 y 104 pares de bases.
Esto es lo que se observa en las muestras que dieron resultado positivo, siendo muy probable que se trate
de una banda de ADN vegetal originada por un cereal (usado quizás para hacer pan). No obstante, para
demostrar definitivamente el uso de los BRB para cocción de pan sería necesario hacer aún una
secuenciación completa de los positivos y realizar el mismo trabajo por duplicado en un laboratorio
independiente.
46. Herbert et al. 2003.
JUAN-LUIS MONTERO FENOLLÓS - JORGE SANJURJO SÁNCHEZ
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
302
Recientes estudios sobre la función del BRB han profundizado en la tesis de que se trata de moldes
para elaborar pan con levadura
47. Goulder ha demostrado de forma experimental, que es posible la
fabricación de panes con harina de cebada y de farro en réplicas de BRB, mediante la obtención de
creciente en un proceso de precalentamiento realizado en los propios vasos. Por tanto, el BRB debe ser
visto como un utensilio activo y no como un contenedor pasivo en la fabricación de un alimento como el
pan.
Por último, tenemos que hacer referencia al reciclado de BRB para otros usos no culinarios, que
debió ser frecuente. He aquí algunos ejemplos. Un fragmento de BRB de Tepe Sofalin, en Irán, ha sido
analizado recientemente por GC-MS en un laboratorio británico48. En el interior del cuenco fueron
caracterizados lípidos procedentes de la cera de abeja. Otros lípidos y azúcares fueron también
identificados. La impermeabilización con cera de este BRB parece deberse a un uso secundario de este
vaso. Una explicación similar podría ser argumentada para los BRB recubiertos de betún, como los
hallados en Hacinebi Tepe, en Turquía, y en Yerablus Takhtani, en Siria49.
4. Conclusión
La expansión de Uruk desde el sur de Mesopotamia durante la segunda mitad del IV milenio a.C.
implicó la fundación de asentamientos de diferente tipo. Los cuencos con borde biselado o BRB se han
utilizan como un fósil indicativo para la identificación de asentamientos de la cultura de Uruk. Son, por
tanto, de extremo interés para estudiar el intercambio comercial y la expansión territorial en este período
clave de la historia de Mesopotamia. En este sentido, los análisis geoquímicos presentados aquí
constituyen una interesante vía de exploración sobre este proceso de difusión geográfica de una nueva
cultura material en la periferia mesopotámica.
Con los primeros datos obtenidos en este estudio sobre los BRB urukeos del Medio Éufrates podemos
alcanzar las siguientes conclusiones:
- La gran uniformidad en la composición en elementos químicos mayoritarios y minoritarios
observada sugiere la existencia de un gran centro regional de la producción en el valle del Medio Éufrates
sirio; pero no podemos descartar que la uniformidad en los sedimentos aluviales de la zona sea la causa de
tal resultado. Sin embargo, que es probable que la producción de los cuencos no sea una cuestión de
carácter local. El estudio geoquímico de los BRB nos proporciona la “huella dactilar geoquímica”
correspondiente a cada posible centro de producción (local, regional o suprarregional), permitiendo
identificar las conexiones y las desconexiones del proceso de expansión de Uruk en la periferia
mesopotámica durante el IV milenio a.C.
- El proceso de modelado de los BRB se realizaba a mano con el uso de un molde móvil, que se podía
girar sobre mismo y no en hoyos excavados en el suelo; la cocción de los vasos se realizaba en hornos
de alfarero a baja temperatura (de 500 a 600ºC).
- Los análisis de residuos orgánicos de los BRB indican que no contenían grasas. Por el contrario, sí
se observan evidencias de la presencia de azúcares y ligninas. Este resultado concuerda con la hipótesis
propuesta sobre su uso para la cocción de pan con levadura.
En resumen, los BRB son la evidencia material de una nueva identidad culinaria y cultural. Los
mesopotámicos habían desarrollado una cultura culinaria, que tenía los cereales como alimento principal.
47. Potts 2009, p. 13-14; Goulder 2010 y 2016 (en prensa).
48. Mayyas et al. 2012.
49. Schwartz y Hollander 2008; Peltenburg et al. 1996, p. 3.
NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LA CERÁMICA DE URUK EN EL MEDIO ÉUFRATES SIRIO
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
303
El pan y la cerveza eran alimentos básicos estrechamente relacionados. En sumerio el logograma de
“banquete” era “lugar+cerveza+pan”. Comer pan (leudado probablemente) y beber cerveza eran
sinónimos de vida civilizada en Mesopotamia.
En la Epopeya de Gilgamesh, se señala que Enkidu, personaje salvaje que desconocía las prácticas de
la civilización urbana, ignoraba por completo cuáles eran el alimento y la bebida propios del país del
Tigris y el Éufrates: “Estaba acostumbrado a mamar tan solo la leche de las bestias salvajes. El pan que
ellos le ofrecían lo contemplaba y lo examinaba con desconfianza. Porque Enkidu no conocía el pan para
alimentarse ni la cerveza para beber. No le habían acostumbrado. La cortesana abrió pues la boca y le
habló: ‘come pan, Enkidu. Es necesario para vivir. Bebe cerveza es la costumbre del país (…)’ ”50.
5. Bibliografía
Algaze, G., The Uruk world system, Chicago 1993.
Anastasio, S. et al., Atlas of Preclassical Upper Mesopotamia, Turnhout 2004.
Balfet, H., “À propos du métier de l’argile: exemple de dialogue entre ethnologie et archéologie”, en
M.T. Barrelet ed. L’archéologie de l’Iraq, Paris 1980, 71-82.
Barrelet, M.T., “Dispositifs à feu et cuisson des aliments à Ur, Nippur, Uruk”, Paléorient 2, 1974,
243-281.
Baumgärtel, E.J., The cultures of prehistoric Egypt, volume I, London 1947.
Beale, T.W., “Bevelled-rim bowls and their implications for change and economic organization in the
later fourth millennium”, JNES 37, 1978, 289-313.
Bernbeck, R., “Class conflict in ancient Mesopotamia”, Anthropology of the Middle East 4, 2009,
33-64.
Buccellati, G.,“Salt at the Dawn of History: the Case of the Bevelled-Rim Bowls”, en P. Matthiae et
al. eds. Resurrecting the Past, Istanbul 1990, 17-40.
Buccellati, G. y Kelly-Buccellati, M., “Qurayya, Tell”. RlA 11, 2007, 207.
Buchanan, B., “The prehistoric stamp seal. A reconsideration of some old excavations”, JAOS 87,
1967, 525-540.
Butterlin, P., Les temps proto-urbains de Mésopotamie, Paris 2003.
Campbell-Thomson, R. y Hutchison, R., “The site of the palace of Ashurbanipal at Niniveh,
Excavations in 1929-30 on behalf of British Museum”, Annals of Archaeology and Anthropology 18,
1931, 104.
Chazan, M. y Lehner, M., “An Ancient Analogy: Pot Baked Bread in Ancient Egypt and
Mesopotamia”, Paléorient 16, 1990, 21-35.
Del Olmo, G. y Montero Fenollós, J.L. eds., Archaeology of the Upper Syrian Euphrates. The Tishrin
Dam area. Sabadell 1999.
Delougaz, P., Pottery from the Diyala region, Chicago 1952.
Ellison, R., “The use of pottery”, Iraq 46, 1984a, 63-68.
Ellison, R. “Methods of food in Mesopotamia (c.3000-600 BC)”, JESHO 27, 1984b, 89-98.
Emberling, G., Minc, L., “Ceramics and long-distance trade in Early Mesopotamian sites”, Journal of
Archaeological Science Reports 7, 2016, 819-834.
Englund, R. “Texts from the Late Uruk period”, en P. Attinger y M. Wäfler M. eds., Mesopotamien.
Späturuk-Zeit und Frühdynastiche Zeit, Göttingen 1998, 15-233.
50. Bottéro 1992, p. 262; tablilla Filadelfia (P).
JUAN-LUIS MONTERO FENOLLÓS - JORGE SANJURJO SÁNCHEZ
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
304
Evershed, R. P. et al., “Lipids as carriers of anthropogenic signals from prehistory”, Philosophical
Transactions of the Royal Society of London Series B-Biological Sciences 354, 1999, 19-31.
Finet, A. ed., Lorsque la royauté descendit du ciel… Les fouilles belges du Tell Kannas sur
l’Euphrate en Syrie, Morlanwelz 1982.
Finkbeiner, U., “Tell Bleibis: Eine Burg der Urukzeit am Mittlerem Euphrat”, in U. Finkbeiner et al.,
eds., Beiträge zur Kulturgeschichte Vorderasiens. Fests. für Reiner M. Boehmer, Mainz, 1995, 139-145.
Forest, J.D., “Les bevelled rim bowls : nouvelle tentative d’interprétation”, Akkadica 53, 1987, 1-24.
Goulder, J., “Administrator’s bread: an experiment-based re-assessment of the functional and cultural
role of the Uruk bevel-rim bowl”, Antiquity 84, 2010, 351-362.
Goulder, J., “The Uruk Bevel-Rim Bowl: Production-line technology in design and function”, Res
Antiquitatis 5 (en prensa, 2016).
Goksu, H.Y., Wieser, A. y Regulla, D.F., “110ºC TL peak records the ancient heat treatment of flint”,
Ancient TL 7/1, 1989, 15-17.
Herbert, P. et al., “Biological identifications through DNA barcodes”, Proc. Royal Society 270, 2003,
313-321.
Hopkinson, B., “The bevelled rim bowls of Mesopotamia 4000-3000 B.C. and briquetage as molds
for draining and drying salt”, in A. Figuis y O. Weller eds., 1ª trobada internacional d’arqueologia envers
l’explotació de la sal a la prehistòria i protohistoria, Cardona 2007, 47-51.
Jacquet-Gordon, H., “A tentative typology of Egyptian bread moulds”, en D. Arnold ed., Studien zur
Altagyptischen Keramik, Mainz, 1981, 11-24.
Jamieson, A.S., “Experiments in the manufacture of ancient Near Eastern pottery”, The Artefact 13,
1989-1990, 12-27.
Johnson, G.A., Local exchange and early state development in Southwestern Iran. Ann Arbor 1973.
Kalsbeek, J.,“La céramique de série du Djebel Aruda (à l’époque d’Uruk)”, Akkadica 20, 1980, 1-11.
Kohlmeyer, K., “Euphrat-Survey. Die mit Mitteln der Gerda Henkel Stiftung durchgeführte
archäologische Geländebegehung im syrischen Euphrattal”, MDOG 116, 1984, 95-118.
Le Brun, A., “Les écuelles grossières. État de la question”, en M.T. Barrelet ed. L’archéologie de
l’Iraq, Paris 1980, 59-70.
Limet, H., “Pains et fours dans le Proche-Orient ancien”, Civilisations 49, 2002, 37-48.
Margueron, J.C. ed., Le Moyen Euphrate. Zone de contacts et d’échanges, Leiden 1980.
Margueron, J.C., “L’Euphrate, force structurante de la Syrie intérieure”, en G. Del Olmo y J.L.
Montero Fenollós eds., Archaeology of the Upper Syrian Euphrates. The Tishrin Dam area, Sabadell
1999, 481-496.
Margueron, J.C., Cités invisibles. La naissance de l’urbanisme au Proche-Orient ancien, Paris 2013.
Mayyas, A. et al., “Beewax preserved in a Late Chalcolithic bevelled-rim bowls from the Tehran
plain, Iran”, Iran 50, 2012, 13-25.
Mecquenem, R. de, “Fouilles de Suse, 1933-1939”, Mémoires de la Délégation en Perse 29, 1943,
3-161.
Millard, A.R., “The bevelled-rim bowls: their purpose and significance”, Iraq 50, 1988, 49-58.
Montero Fenollós, J.L. “Le site urukéen de Tell Humeida au Moyen Euphrate syrien. Premières
recherches archéologiques”, Res Antiquitatis 2, 2011, 205-216.
Montero Fenollós, J.L., “Le Moyen Euphrate Syrien avant Mari. L’expansion urukéenne entre les
verrous de Khanuqa et Baghuz”, Bibliotheca Euphratica 1, 2012a, 177-194.
NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LA CERÁMICA DE URUK EN EL MEDIO ÉUFRATES SIRIO
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
305
Montero Fenollós, J.L., “La expansión de la cultura de Uruk en el Medio Éufrates Sirio. Reflexiones
sobre un modelo colonial arcaico”, en J.R. Muñiz ed., Ad Orientem. Estudios en Homenaje al profesor
Juan Antonio Fernández-Tresguerres Velasco, Oviedo, 2012b, 447-461.
Moropoulou, A., Bakolas, A., Bisbikou, K., “Thermal-analysis as a method of characterizing ancient
ceramic technologies”, Thermochimica Acta 260, 1995, 743-753.
Nishiaki, Y. y Matsutani, T. eds., Tell Kosak Shamali vol. I. Tokyo 2001.
Nissen, H.J., “Grabung in Quadraten K/L XII in Uruk-Warka”, Baghdader Mitteilungen 5, 1970,
101-191.
Peltenburg, E., “Jerablus Tahtani 1992-1996: A summary”, en G. Del Olmo y J.L. Montero Fenollós
eds., Archaeology of the Upper Syrian Euphrates. The Tishrin Dam area, Sabadell 1999, 97-105.
Peltenburg, E. et al., “Jerablus Tahtani, Syria, 1995: Preliminary Report”, Levant 28, 1996, 1-26.
Peltenburg, E. et al., “Jerablus Tahtani, Syria, 1998-9: Preliminary Report”, Levant 32, 2000, 53-75.
Pollock, S., “Politics of food in early Mesopotamia centralized societies”, Origini 34, 2012, 153-168.
Pollock, S. y Coursey Ch., “Ceramics from Hacinebi Tepe: chronology and connections”, Anatolica
21, 1995, 101-141.
Polymeris, G. S. et al., “The Firing Temperature of Pottery from Ancient Mesopotamia, Turkey,
Using Luminescence Methods: A Case Study for Different Grain-Size Fractions”, Archaeometry 56,
2014, 805-817.
Potts, D., “Bevel-Rim Bowls and Bakeries: Evidence and explanations from Iran and the Indo-Iranian
Borderlands”, JCS 61, 2009, 1-23.
Reimer, S., “Tell Qraya. A Summary of the 1984 Season”, en http://128.97.6.202/TQ/EL-
TQ/Reimer_1984_Tell_Qraya.pdf (consulta 01-06-2016), 1984.
Reimer, S., “Tell Qraya on the Middle Euphrates”, Paléorient 15, 1989, 284.
Renfrew, J.M., “Pulses Recorded from Ancient Iraq”, BSA 2, 1985, 67-71.
Renfrew, J.M., “Vegetables in the Ancient Near East Diet “, en J. Sasson ed., Civilizations of the
Ancient Near East, New York 1995, 191-202.
Rothman, M.S. ed., Uruk Mesopotamia and its neighbors, Santa Fe 2001.
Samuel, D., “Brewing and baking”, in P.T. Nicholson y I. Shaw eds., Ancient Egyptian materials and
technology, Cambridge 2000, 537-576.
Sanjurjo Sánchez, J. y Montero Fenollós, J.L., “Restudying the Beveled Rim Bowls: new preliminary
data from two Uruk sites in the Syrian Middle Euphrates”, Res Antiquitatis 3, 2012, 263-277.
Sanjurjo Sánchez, J. et al., “Geochemical study of beveled rim bowls from the Middle Syrian
Euphrates sites”, Journal of Archaeological Science Reports 7, 2016, 808-818.
Schmidt, K., “Zur verwendung der Mesopotamischen ‘Glockentöpfe’Archäologisches Korrespon-
denzblatt 12, 1982, 317-319.
Schwartz, M. y Hollander, D., “Annealing, distilling, reheating and recycling: bitumen processing in
the ancient Near East”, Paléorient 26, 2008, 83-91.
Strommenger, E., Habuba Kabira. Eine Stadt vor 5000 Jahren, Mainz am Rhein 1980.
Sürenhagen, D., “The Dry-Farming Belt: the Uruk Period and Subsequent Developments”, en H.
Weiss ed., The Origins of Cities in Dry-Farming Syria and Mesopotamia in the Third Millennium B.C.,
New York 1986, 7-45.
Sutter, C. y Civil, M. “Bread and beer in Mesopotamia and Egypt”, in A. Nicolau y S. Zimmermann
dir., Sacred foods. Bread, wine and oil in the ancient Mediterranean, Barcelona 2001, 46-61.
Taberlet, P. et al., “Power and limitations of the chloroplast trnL (UAA) intron for plant DNA
barcoding”, Nucleic Research 35/3, 2007, 1-8.
JUAN-LUIS MONTERO FENOLLÓS - JORGE SANJURJO SÁNCHEZ
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
306
Vereecken, S., “About bread moulds and bread trays: evidence for an Old Kingdom bakery at al-
Shaykh Sa’id”, en B. Bettina y M.F. Ownby eds., Functional aspects of Egyptian ceramics in their
archaeological context, Leuven-Paris 2013, 53-71.
Wright H.T. y Rupley E.S.A., “Calibrated radiocarbon determinations of Uruk-related assemblages”,
en M.S. Rothman ed., Uruk Mesopotamia and its neighbors, Santa Fe 2001, 85-122.
Fig. 1. BRB de Tell Humeida (Siria).
NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LA CERÁMICA DE URUK EN EL MEDIO ÉUFRATES SIRIO
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
307
Fig. 2. Yacimientos estudiados en el Medio Éufrates sirio: (1) Yerablus Takhtani; (2) Kosak Shamali; (3) Seikh
Hassan; (4) Yebel Aruda; (5) Habuba Kabira.
Fig. 3. Gráfico de los elementos mayores obtenidos en los BRB de los yacimientos del Medio Éufrates sirio
analizados (TH = Humeida, TR = Ramadi, JT = Yerablus Takhtani, TKS = Kosak Shamali, JEB = Yebel Aruda,
THS = Sheikh Hassan, HK = Habuba Kabira y Q = Qraya).
JUAN-LUIS MONTERO FENOLLÓS - JORGE SANJURJO SÁNCHEZ
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
308
Fig. 4. Gráfico de los elementos menores obtenidos en los BRB de los yacimientos del Medio Éufrates sirio
analizados. (TH = Humeida, TR = Ramadi, JT = Yerablus Takhtani, TKS = Kosak Shamali, JEB = Yebel Aruda,
THS = Sheikh Hassan, HK = Habuba Kabira y QR = Qraya).
NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LA CERÁMICA DE URUK EN EL MEDIO ÉUFRATES SIRIO
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
309
Fig. 5. Experimento para estudiar la técnica de fabricación de los BRB.
JUAN-LUIS MONTERO FENOLLÓS - JORGE SANJURJO SÁNCHEZ
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
310
Fig. 6. Resultado de los análisis de termoluminiscencia (TL) realizados en granos de cuarzo extraídos
de muestras de BRB de Tell Humeida; (a) curvas del pico 110ºC de TL tras calentamiento del cuarzo a
diferentes temperaturas en una mufla; (b) resultado de la normalización de los picos 110ºC de TL frente a
la temperatura de calentamiento del cuarzo en mufla mostrando la sensibilización térmica producida en el
cuarzo tras alcanzarse la temperatura de calcinación de 450ºC.
NUEVAS INVESTIGACIONES SOBRE LA CERÁMICA DE URUK EN EL MEDIO ÉUFRATES SIRIO
Aula Orientalis 34/2 (2016) 293-311 (ISSN: 0212-5730)
311
Fig. 7. Pan con levadura cocido en una reproducción de BRB.
... BRBs comprise up to 80% of all Uruk recovered pottery, but their production process and function are still matters of debate [3,4], al though BRBs are found by thousands, complete and mixed with bones and vegetal remains [4][5][6][7][8][9]. Despite the importance of BRB in the Uruk culture, shaping techniques have been suggested for BRBs, although their reproducibility has not been demonstrated experimentally [10][11][12][13][14][15]. ...
... BRBs comprise up to 80% of all Uruk recovered pottery, but their production process and function are still matters of debate [3,4], al though BRBs are found by thousands, complete and mixed with bones and vegetal remains [4][5][6][7][8][9]. Despite the importance of BRB in the Uruk culture, shaping techniques have been suggested for BRBs, although their reproducibility has not been demonstrated experimentally [10][11][12][13][14][15]. ...
... Despite the importance of BRB in the Uruk culture, shaping techniques have been suggested for BRBs, although their reproducibility has not been demonstrated experimentally [10][11][12][13][14][15]. It is generally accepted that the pottery paste of BRBs is made of a clay-rich binder and an aggregate of sand and straw [4]. The firing conditions have recently been studied from experimental and analytical approaches showing that the firing process occurred below 600°C at least in the Syrian Middle Euphrates [16][17][18]. ...
Article
The Middle and Late Uruk period (3600-3100 BC) is characterised by the diffusion of the Uruk culture in Mesopotamia and surroundings. Uruk sites are recognised by a special kind of pottery called bevelled rim bowls (BRBs), which comprise up to 80% of all recovered Uruk pottery. BRBs are very basic, handmade bowls produced in large quantities but their function is still under debate. Several uses have been proposed, including cooking, measurement of cereal rations, bread preparation, salt making or as votive bowls. Searching for evidence that supports the proposed hypotheses we studied BRB samples from several archaeological sites in the Middle Euphrates (Syria). We analysed fragments of pottery by pyrolysis coupled to gas chromatography and mass spectrometry (Py-GC-MS) to identify organic molecules that could be related to past BRB contents. Additionally, we cooked bread in experimentally produced BRBs to compare results. Up to 93 organic compounds could be identified, including polysaccharides, lignin products and fatty acids. The unequivocal presence of lignocellulose residues (especially 4-vinylguaiacol and other guaiacols, which were also found in experimentally charred bread heated below 450 ºC), is compatible with the proposed hypothesis of leavened bread cooking, but a source of incomplete burn off of organic temper cannot be discarded.
... They are massively produced hand-made bowls, with a similar shape and volume throughout the whole of Mesopotamia. The manufacturing processes and possible trade and function of the BRB are unknown, with several hypotheses being suggested for all these questions, although there is no evidence to support them all [24][25][26][27][28][29][30][31][32][33][34]. Among these open questions, a key point on the manufacture is the temperature attained during firing of the BRB, several hypotheses being proposed and several studies have been published [7,30,34,35]. ...
... The firing conditions have briefly been studied from experimental and analytical studies. A simple observation of the pottery paste indicates that they are made of a rich-clay binder and an aggregate (temper or skeleton) of sand and straw [32]. During firing, the straw is lost, the sand aggregate remaining as the skeleton of the paste. ...
... In this work, we attempt to assess the firing temperature of BRB, at least, in the Middle Euphrates, as a part of a more complete study of the production technology, trade and possible uses of BRB (PAMES project). As they are highly similar in shape and volume, as well as in composition [31][32][33] in that area, we intend to find evidence of similar production procedures. Thus, up to 63 BRB samples from eight archaeological sites of the Middle Euphrates Valley (Syria) were studied ( and Tell Kosak Shamali (BD7.18.n18, 1 sample). ...
Article
In geochemical studies on ancient pottery, different methods have been attempted to assess the firing temperature. One of the most successful methods has involved studying mineral phase transformation sequences produced during firing despite the imprecise results usually obtained. The most commonly used methods assess the mineral composition of samples and thermal analysis. In this work, we used optical microscopy, X-Ray Diffraction, Fourier Transform Infrared Spectroscopy and thermal analyses to assess the firing temperature of a particular type of pottery from Mesopotamia. The Middle Uruk phase in Mesopotamia (3600–3500 BCE) has been characterised by the massive production of the so-called bevelled rim bowls (BRB). They are very similar in shape in Mesopotamia and surrounding areas but their production method is unknown, including the little knowledge about their firing temperature although short recent studies have shown that they were probably fired at mild temperatures. We have studied samples from archaeological sites of this period in the Middle Euphrates Valley in Syria. Results indicate very similar mineral composition, probably due to the use of the same raw materials and very similar mineral sequences that can be attributed to the same firing temperature probably below 500–650 °C and below 900 °C for some isolated samples.
Article
Full-text available
n Los cuencos con borde biselado constituyen un signo de identidad de la cultura de Uruk en Mesopotamia y de su expansión territorial en otras regiones limítrofes de Oriente Próximo, durante la segunda mitad del IV milenio a.C. Sin embargo, en la actualidad conocemos mal tanto la función de este tipo de vasos de cerámica como el método con el que fueron elaborados por los artesanos de la época. A partir del análisis morfológico, geoquímico y de la temperatura de cocción, así como de la observación por Tomografía Axial Computarizada (TAC) y de la ayuda de la arqueología experimental, se hace una nueva propuesta sobre el proceso de elaboración de los cuencos con borde biselados urukeos, fundamentada en el uso de un molde portátil.
Article
Full-text available
Tell Humeida est un site archéologique situé sur la rive gauche de la vallée moyenne de l'Euphrate syrien, à 75 km au nord de Deir ez-Zor et près de la limite administrative avec le mohafazat de Raqqa (fi g. 1). Le site a pris son nom d'une plante typique de la région appelée Hummed en arabe. De même, le tell est connu par les paysans de la région sous le nom de Tell Fuhhar («colline de la céramique»), à cause de la grande quantité de tessons qui existent encore dispersés sur la surface. L'accès est assuré par la petite route qui relie par le nord les villages de Jazeret Abu Humeida et Matab. Les dimensions actuelles du site sont de 400 m d'ouest en est et de 180/140 m du nord au sud, c'est-à-dire qu'il occupe une surface de plus de 6 hectares. Il est formé de deux parties bien différenciées : une colline principale de forme à peu près circulaire (140 m de diamètre), haute de 11 m (fi g. 2), et une zone ou « ville basse » qui s'étend sur 260 m vers l'est. La butte est utilisée en grande partie par un cimetière islamique créé en 1954, qui en 2007 était encore en usage. Dans le secteur septentrional de la colline, trois maisons en brique on été bâties. La pente occidentale du tell a été exposée à une forte érosion, peut-être due à la proximité de l'Euphrate, qui est à l'origine d'une grande paroi verticale de plus de 3 m de hauteur et 17,30 m de longueur. Cette paroi a mis au jour différentes couches archéologiques. Un chemin Le site urukéen de Tell Humeida au Moyen Euphrate syrien. Premières recherches archéologiques
Article
This study evaluates the extent of trade in ceramic vessels (and their contents) throughout Mesopotamia during the later Uruk period of the 4th millennium BCE using instrumental neutron activation analysis. The emergence of the first cities and states in Mesopotamia during the 4th millennium BCE is now well documented, both in the Uruk culture of southern Iraq and the more recently recognized Late Chalcolithic culture of northeastern Syria and southeastern Turkey. During the second half of the 4th millennium BCE, people moved out of southern Iraq and into surrounding areas in what Guillermo Algaze (1993) has termed the Uruk expansion. Algaze explained this expansion as a quest for raw materials and proposed a relatively centralized model in which settlements were organized to facilitate trade back to the urban centers of southern Mesopotamia. This explanation has not found universal support. To evaluate the extent of trade in ceramic vessels throughout Uruk Mesopotamia, we sampled and analyzed 385 samples of ceramics and clays from Jebel Aruda and Tell Hadidi in the Euphrates Valley of Syria; Tell Brak in northeastern Syria; Nineveh on the Tigris River; sites in the Susiana Plain of southwestern Iran; and sites surveyed on the Mesopotamian plain. The study showed that it is possible to identify distinct chemical signatures of clays from different parts of Mesopotamia. It also showed that there was virtually no trade in ceramic vessels (large or small) among sites in the vast network of the Uruk expansion, indicating that we need to examine other explanations to account for the near uniformity of Uruk ceramics. While ceramics are not a proxy for all types of exchange, this result suggests that settlements in the Uruk expansion may not have been closely connected by regular exchange.
Article
Among the pottery of the Middle Uruk period (or Late Chalcolithic 4) in Syria-Mesopotamia (3800–3450 BCE), it is perhaps the beveled rim bowls (BRBs) which are the most usually interpreted as a “reference pottery” of this period. The BRB is a type of very basic, hand and mass-made bowl characterised by the standardisation of its shape. Despite the thousands of BRBs found in the sites linked to the expansion of Southern Uruk culture, their function continues to be debated. It is also unclear if the production and distribution of BRBs was performed by the large centres controlled by an institution (regional or state) or not. We have studied BRBs from two nearby sites of the Southern Middle Euphrates in Syria (Tell Humeida and Tell Ramadi) using mineralogical (petrographic observations and X-ray diffraction) and chemical analyses combining X-ray Fluorescence, Inductively Coupled Plasma-Mass Spectrometry and Instrumental Neutron Activation Analysis to assess if BRBs were produced in a single centre in the Syrian Euphrates. We have compared results considering major, minor and trace elements, analytical methods and sites as a first step for full comparison of BRBs from sites of the whole of Mesopotamia. Results show a very good fit among samples from the Syrian Southern Middle Euphrates, and some points are considered on the use of specific elements to assess provenance and monitor trade.