Technical ReportPDF Available

Manual sobre Rehabilitación de Fauna

Authors:
  • Fundación de Historia Natural Félix de Azara
  • Asociación para la Conservación y el Estudio de la Naturaleza, Argentina.

Abstract

Se presentan las causas que demandan la rehabilitación de fauna, como así las técnicas para rescatar e intentar rehabilitar algunas especies de aves rapaces, reptiles, primates y otros mamíferos pequeños y medianos.
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc.FVSA, Buenos Aires.
Boletín Técnico Nº 31
Manual sobre Rehabilitación de Fauna
Proyecto Rehabilitación de Fauna del Programa Control del Comercio de Vida Silvestre
Gustavo Aprile y Claudio Bertonatti
1996
FUNDACIÓN VIDA SILVESTRE ARGENTINA
Defensa 251 Piso 6 "K" (1065) Buenos Aires
Argentina. Tel/Fax: (54 11) 4 331-3631
Correo electrónico: informa@vidasilvestre.org.ar
www.vidasilvestre.org.ar
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 2
MANUAL SOBRE REHABILITACION DE FAUNA
I n d i c e
Agradecimientos (pág. 5)
Prólogo (pág. 6)
Antecedentes (pág. 7)
Capítulo 1: Rehabilitación de fauna silvestre (pág. 9)
Causas que originan la rehabilitación de fauna
Introducción
Reintroducción
Reconstitución
Traslocalización o Relocalización
Liberación in situ
Repatriación
Repoblación
Objetivos de la rehabilitación
Los beneficios de la rehabilitación
El éxito y el fracaso de una liberación
Riesgos que deben evitarse
Errores más frecuentes
¿Qué hacer con una mascota si es un animal silvestre?
Legislación a tener en cuenta
Capítulo 2: Recursos y requisitos para rehabilitar (pág. 17)
Tabla 1: elementos recomendados para rehabilitar animales silvestres
Capítulo 3: La recepción de animales (pág. 20)
¿Qué hacer cuando se encuentra un animal silvestre en la naturaleza?
¿Cómo capturar a un animal silvestre?
El uso de anestésicos
Agentes anestésicos
Uso de Ketamina en algunos animales silvestres
Otros tranquilizantes
¿Cómo alojar a más de un animal en un mismo recinto?
Recomendaciones para el transporte
Prevención en la recepción
Anexo 1: Acta de Donación
Anexo 2: Ficha individual
La cuarentena
Tabla 3: Elementos necesarios en un botiquín de enfermería
Saturación de la capacidad receptiva de animales
Capítulo 4: Primeros auxilios para primates (pág. 31)
Pautas sanitarias
2
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 3
Alimentación inicial
Patologías más comunes
Otras enfermedades
Manejo
Capítulo 5: Primeros auxilios para carnívoros medianos y pequeños (pág. 34)
Pautas sanitarias
Alimentación inicial
Patologías más comunes
Tabla 4: Enfermedades más frecuentes en carnívoros
Tabla 5: Vacunas preventivas para carnívoros silvestres
Manejo
Capítulo 6: Primeros auxilios para aves rapaces (pág. 38)
Pautas sanitarias
Alimentación inicial
Patologías más comunes
Manejo
Anestésicos empleados en aves
Tabla 6: Dosis recomendadas de anestesia para aves rapaces con Ketamina/Rompún
Capítulo 7: Primeros auxilios para tortugas (pág. 43)
Pautas sanitarias
Alimentación inicial
Patologías más comunes
Tabla 7: Enfermedades más frecuentes en Tortugas
Capítulo 8: Pautas generales para la rehabilitación (pág. 47)
Etapas de la rehabilitación
Gráfico 1: Las etapas del rescate de animales silvestres
Anexo 3: Diploma de Agradecimiento
Anexo 4: Planilla de Especie
Anexo 5: Evaluación rápida de las condiciones de los animales y recintos en proceso de rehabilitación
Capítulo 9: La rehabilitación de primates (pág. 58)
Tratamiento inicial
Rehabilitación grupal
Breves sugerencias y aspectos generales a tener en cuenta
Capítulo 10: La rehabilitación de carnívoros medianos y pequeños (pág. 63)
Alimentación
La ambientación en la evaluación psíquica y conductal
Ejercicios prácticos
Breves sugerencias y aspectos generales a tener en cuenta
Capítulo 11: La rehabilitación de aves rapaces (pág. 68)
Pichones
Alimentación de pichones
Crianza
3
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 4
Proceso de Hacking o Sistema de Hack
Adultos
Alimentación de los adultos
Trabajo de campo
La importancia del agua
Trabajo de campo
Breves sugerencias y aspectos generales a tener en cuenta
Capítulo 12: La rehabilitación de tortugas (pág. 75)
Experiencias en rehabilitación de tortugas terrestres (género Chelonoidis)
Breves sugerencias y aspectos generales a tener en cuenta
Capítulo 13: La liberación en la naturaleza (pág. 79)
Tabla 8: Algunas liberaciones realizadas en la Argentina
Capítulo 14: El seguimiento de los animales liberados (pág. 86)
Recursos necesarios para realizar monitoreos
Tabla 9: equipo básico de radio-telemetría
En traslocaciones
Seguimiento durante la liberación
Anexo 7: Ejemplo de planilla para tomar datos durante la liberación de carnívoros
Metodología
Tabla 10: Empresas e instituciones que venden o facilitan equipos de marcado e identificación
Anexo 8: Ejemplo de proyecto de monitoreo de animales rescatados
Capítulo 15: Rehabilitación y limpieza de aves empetroladas (pág. 95)
Manejo
Cuidados iniciales
Limpieza
Dieta
Intoxicaciones
Marcado y Liberación
Gráfico 2: Esquema de las acciones durante el rescate
Bibliografía específica
Capítulo 16: La coordinación del trabajo de voluntarios (pág. 100)
Pautas, Reglas y Procedimientos del personal y asistentes
Anexo 9: Instituciones interesadas en la rehabilitación de animales silvestres
Bibliografía (pág. 106)
4
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 5
AGRADECIMIENTOS
Muchas personas e instituciones cooperaron con la FVSA en su trabajo sobre rehabilitación de fauna. Algunos, ofreciendo
"ad honorem" sus servicios profesionales, como veterinarios y biólogos. Otros buscando bibliografía, atendiendo y
tomando datos de nuestros pacientes. No podemos dejar de mencionar en un primer lugar a los miembros de ACEN, ECAS
y del Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires (Distrito 1), al igual que los voluntarios del Grupo de
Colaboradores de la FVSA: Valeria Isola, Anne Blanchard, Gabriela Ackermann, Pablo Rambozzi, Virginia y Roxana
Bonifacio, Christian Eiffel y Silvia Garbarino. Todos ellos han sido los co-protagonistas de los posibles aciertos. Además,
los colaboradores mencionados realizaron entrevistas y obtuvieron valiosa información para este trabajo.
A los Lic. Bruno Carpinetti y Gustavo Tito, de la Estación de Cría de Animales Silvestres (ECAS), por la lectura
crítica de los primeros borradores, por sus acertadas sugerencias y correcciones, y, en particular, por los años de trabajo
conjunto en el Centro de Rehabilitación junto con la FVSA.
A la Dirección de Fauna y Flora Silvestres de la Nación y a la Lic. Victoria Lichtschein.
A los cientos de donantes que delegaron en nosotros la responsabilidad de dar el mejor destino a sus mascotas.
A la Lic.Nora Lockemeyer y al Sr. Carlos Fermani (Capítulo FVSA Tierra del Fuego), los Dres. José A. Speroni
(Centro de Estudios e Investigaciones Herpetológicas), Fidel Baschetto (Contralor Municipal del Zoológico de Córdoba),
Guillermo Pérez Jimeno (Zoológico de Rosario), Liliana Monsalve Torraca y Antonio L. García del Campo (España), por
sus valiosos aportes sobre sanidad y manejo de animales silvestres. También a María Alejandra Juárez (Guardazoo de
Córdoba), por discutir varios aspectos de esta materia.
A los médicos veterinarios Marcelo Imposti (ACEN), Manuel Barrionuevo (Colegio de Veterinarios de la
Provincia de Buenos Aires, Distrito 1), Alejandro Gonzalo y Sandra Ierino (Universidad de Buenos Aires, Facultad de
Agronomía y Veterinaria), por el constante y eficiente asesoramiento que brindan a la FVSA.
Al Dr. José M. Cei (Portugal), Lic. Ricardo Banchs, Lic. Alejandro Vila, Ing. Agr. Alejandro Serret, Dra. Liliana
Cerutti y Lic. Aníbal Parera (FVSA) y al Lic. Aldo Giúdice (Museo Argentino de Ciencias Naturales "B.Rivadavia") por
sus valiosos juicios críticos y apoyo permanente.
A José Pereiro, Bernardo Lartigau, Carolina Mónaco, Jorge López, Denise Chicco, Pablo Novas, Adrián y Martín
Pomponio, por cooperar con tanto entusiasmo en las tareas de rehabilitación de muchos animales.
5
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 6
PRÓLOGO
Este trabajo surgió de la necesidad de cubrir, aunque parcialmente, un importante vacío informativo para los interesados en
la rehabilitación de animales silvestres.
La mayoría de las personas que se acercan a este tema lo hacen con el anhelo de "liberar" animales, pero, por lo
general desconocen las precauciones a tomar y los posibles impactos de esa acción. En este sentido, el nivel de las buenas
intenciones no es el mismo que el de los conocimientos técnicos.
La rehabilitación de fauna silvestre es compleja. Requiere de importantes conocimientos y criterios sanitarios,
biológicos y sobre técnicas de manejo de fauna para que tenga trascendencia en la conservación o en la educación
ambiental. Caso contrario, se correrá el riesgo de rehabilitar sólo por rehabilitar y no para conservar mejor nuestros
recursos naturales.
Este material está dirigido principalmente a quienes rehabilitan o tienen pensado rehabilitar animales silvestres,
pero aspiramos a que también favorezca la reflexión sobre los riesgos de las liberaciones despreocupadas por parte del
resto de la comunidad, en especial de los administradores de fauna silvestre y los medios de comunicación.
Desde el comienzo de su trabajo en este tema en 1987, la FVSA fue confirmando esa complejidad y algunos de
los posibles impactos, desencadenando en aciertos y desaciertos. Desde el primer gato montés que rehabilitó, la FVSA se
ha enfrentado con pobres antecedentes locales y a la necesidad de importar y adaptar experiencias de otros países y sobre
otras especies. En definitiva, en muchas ocasiones, aunque evitando improvisar, se tuvo que experimentar sobre el mismo
transcurso de los acontecimientos. Ello permitió ganar experiencia rehabilitando -a un nivel casi "artesanal"- aves rapaces
(águilas, halcones, lechuzas), carnívoros (zorros, ositos lavadores), marsupiales (comadrejas) y primates (monos carayá) y
reptiles (tortugas terrestres y acuáticas, culebras e iguanas), entre otros animales. Considerando las posibilidades reales de
rehabilitación de los individuos de cada especie, la importancia de su comercio clandestino y su estatus de conservación, la
FVSA, por ejemplo, decidió focalizar su trabajo sólo en cuatro grupos de animales: aves rapaces (órdenes Falconiformes y
Strigiformes), carnívoros (órden Carnivora), monos (órden Primates) y reptiles (especialmente el órden Testudines).
En este trabajo presentamos un extracto acerca de los principales aspectos que refieren a la rehabilitación de fauna
y su posterior liberación, pero focalizando la información en los cuatro grupos zoológicos mencionados. Este informe se
inició con una búsqueda bibliográfica, tanto de nuestro país como del extranjero. Un grupo de voluntarios entrevisó a
especialistas en medicina veterinaria y biología, facilitándonos generosas y abultadas notas. Reuniendo toda la
información, se procedió a ordenarla, compararla, discutirla y complementarla con nuestra experiencia. Luego se elaboró
un primer documento que fue circulado y corregido por varios especialistas. En definitiva, se trató de sintetizar y unificar
definiciones tradicionales (muchas veces utilizadas en forma confusa o imprecisa), una metodología propuesta y el objetivo
general con el que consideramos habría que rehabilitar animales silvestres.
Debido a lo importante que esta actividad puede resultar para la conservación -por su impacto positivo o negativo-
y a la creciente demanda de información en torno a ella, se decidió describir métodos de rehabilitación, advertencias sobre
los riesgos que se corren y consejos de quienes han trabajado en este campo.
Es nuestro deseo contribuir a la difusión de los trabajos en rehabilitación de fauna, especialmente, entre aquellos
que manejan animales silvestres (zoológicos, estaciones de cría y centros de rescate o rehabilitación). También aspiramos a
reflexionar sobre la necesidad (o no) de rehabilitar animales silvestres, en qué especies volcar esfuerzos, bajo qué
condiciones y requisitos, en qué tipo de lugares y con qué fin. No pretendemos que se tome este trabajo como definitivo y
exhaustivo, dado que es mejorable y ampliable en muchos aspectos. Pero sí esperamos que sea aceptado, analizado,
discutido y mejorado por sus propios usuarios, para que juntos podamos disponer de nuevas y mejores herramientas.
6
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 7
ANTECEDENTES
En Argentina, el comercio legal e ilegal de fauna silvestre es importante por la cantidad de individuos y la
diversidad de especies afectadas. Durante muchos años, el país fue uno de los principales provedores de cueros,
pieles y animales silvestres vivos del mundo (GRUSS & WALLER, 1988; BERTONATTI, 1992). Pero el
comercio interno también es de gran magnitud y una gran parte del mismo es ilegal. Esto se hace evidente en la
cantidad de personas que tienen animales silvestres como mascotas, adquiridas en pajarerías, ferias de pájaros,
puestos ambulantes, "bicherías", viveros e incluso veterinarias. Por ello, la FVSA vuelca sus esfuerzos en:
a) Desalentar la demanda de especies silvestres protegidas.
b) Atacar la oferta ilegal, mediante la realización de operativos de control y sanciones para los infractores.
c) Alentar el aprovechamiento sustentable de las especies que están fuera de peligro.
d) Promover un comercio legal bajo normas científicas y técnicas sustentables (definiendo planes de
manejo,
con cupos de caza o captura, épocas de veda, lugares de extracción, controles serios, etc.).
Como consecuencia de ello, se promueven denuncias, operativos de control del comercio, decomiso de
animales ilegales, sanciones a los responsables de los ilícitos y donaciones voluntarias de mascotas por parte de
sus dueños. Aquí surge un problema común con otros países: ¿dónde se ubican esos animales?. Por lo general,
son derivados a zoológicos, pero rápidamente se satura la capacidad de carga de sus recintos y se aumentan los
riesgos sanitarios, deteriorando progresivamente la calidad de vida de los animales. Es común observar recintos
superpoblados, donde incluso se ubican especies incompatibles y en diferentes estados de salud. Sumado a ésto
el hecho de que la mayoría de los ejemplares sufrieron o sufren estrés, malos tratos o cuidados ineficientes, la
mortandad sueler ser alta en un lapso breve de tiempo y, de hecho, más de un 50% de los individuos derivados a
los zoológicos argentinos mueren a las pocas semanas. Entre esos animales se encuentran especies de distinto
origen geográfico y estado de conservación, y, por falta de información o presupuesto, no se tiene en cuenta éso
para priorizar la recuperación de, por lo menos, las que se encuentran amenazadas de extinción.
En este sentido, la rehabilitación puede cumplir un papel clave para rescatar animales silvestres,
darles un destino útil para la conservación, favorecer los controles del comercio de fauna y, en especial,
para concientizar a la comunidad que -con su demanda indiscriminada- estimula la venta ilegal de
mascotas. En muchos países -incluso, avanzados como los Estados Unidos- es frecuente la práctica de la
eutanasia para resolver el problema de los animales decomisados. En tal sentido, los trabajos de rehabilitación
permiten rescatar a los que tienen certeras posibilidades de retornar a la naturaleza. Sin embargo, en la
Argentina la mayoría de los organismos oficiales encargados de controlar y fiscalizar estos recursos no cuentan
con un lugar adecuado donde puedan retenerlos y tratarlos convenientemente. Por esta razón, las tareas de
control y decomiso no se llevan a cabo en la magnitud deseable (SILVA CROOME, com.pers.;
L.COLANTONI, com.pers.). Al mismo tiempo, los organismos que hasta ahora los han recibido (básicamente,
los zoológicos) tienen recursos limitados y no cuentan con recintos preparados para albergar a la totalidad de
animales y especies que las autoridades decomisan. Ello impide mantenerlos en un cautiverio adecuado y menos
aún rehabilitarlos para liberarlos en sus ambientes naturales.
Aunque generalmente subvaloradas, las donaciones de particulares poseedores de mascotas silvestres
pueden ser importantes aportes para la conservación, además de la demostración de un cambio positivo de
actitud individual. Especies raras en la naturaleza y en circuitos comerciales (como águilas coronadas,
Harpyaliaetus coronatus; tortugas yabotí, Chelonoidis carbonaria; gatos tigrillos, Felis tigrina; aguará-guazú,
Chrysocyon brachyurus, venados de las pampas, Ozotocerus bezoarticus, etc.) han sido recepcionados por la
FVSA de manos de particulares "arrepentidos" de su adquisición o captura ilegal.
7
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 8
En algunos países, desde los años '50 aproximadamente (RAFFIN & VOURCH, 1991), se vienen
desarrollando tareas de reintroducción de especies animales o vegetales a su medio natural.
A nivel internacional existen numerosas instituciones que se han especializado en la rehabilitación de
especies silvestres (ver Directorio).
Existen valiosos aportes sobre la rehabilitación de la fauna silvestre. A modo de ejemplo, pueden
mencionarse los de EVANS (1985), O'BRYAN & McCULLOUGH (1985), ODELL (1985), DUKE (1987),
UICN (1987), FOOSE (1989), HAUFLER (1989), PAWLICK (1989), STANLEY PRICE (1989), STRANG
(1989), ZBINDEN (1989), CHAPLIN (1990), IAAWS (1990), KLEIMAN (1990), SIMMONS-CHRISTIE
(1990), WHITE (1990), BURKE (1991), DOOD & SEIGEL (1991), RAFFIN & VOURC'H (1991), REINERT
(1991), APRILE & SANTILLAN OKAWA (1992), DUTCHER (1992), NAVARRETE ESTRADA (1992),
ROGGE (1992), VARLAND (1992), BELTRAN (1993), CAYOT & MORILLO (1993), APRILE &
BERTONATTI (1994) y PFEFFER (1994), que esclarecen muchos de los puntos más complejos de la
rehabilitación, liberación y seguimiento de fauna silvestre. Otro antecedente valioso lo constituye el esfuerzo de
GARCIA BORBOROGLU (1992), ya que elaboró una "Guía de rehabilitación de aves empetroladas" para hacer
frente a un problema recurrente en nuestro país.
En la Argentina, el número de personas e instituciones dedicadas a la rehabilitación de fauna es
reducido. En 1984 existió una iniciativa a nivel nacional para resolver el problema de los animales decomisados
por las autoridades, derivándolos a centros de rehabilitación. Esta propuesta, gestada por el Jardín Zoológico de
Buenos Aires (en ocasión de las IV Jornadas de Directivos de Jardines Zoológicos de la República Argentina)
no llegó a concretarse. Desde entonces, recién a partir de 1993, la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente
Humano decidió retomar la idea para firmar convenios con instituciones zoológicas que pudieran realizar dicha
tarea. Este conjunto de hechos motivó a distintas organismos -como la Estación de Cría de Animales Silvestres
(ECAS), el Ente Coordinador de Zoológicos y Reservas de Fauna de la República Argentina
(ECOZOOFAURA)- y ONGs nacionales -como la Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturaleza
(ACEN), la Asociación Ornitológica del Plata (AOP), el Cuerpo de Guardazoos de Córdoba y la Fundación
Vida Silvestre Argentina (FVSA), a planificar el desarrollo de actividades relacionadas a la rehabilitación o
reubicación de animales. En la práctica, pocas instituciones locales han desarrollado con relativo éxito proyectos
abocados a la rehabilitación. En este sentido pueden destacarse ACEN, ECAS y FVSA. También han realizado
aportes en casos más puntuales la Fundación Cóndor, el CADACE, la Fundación Mundo Marino y el Zoológico
de Buenos Aires (Grupo de Trabajo para la Conservación del Cóndor en Argentina). Otras, en cambio, han
trabajado -incluso con entusiasmo, pero sin considerar seriamente criterios biológicos, sanitarios o legales.
En 1986, miembros de ACEN comenzaron a desarrollar prácticas piloto relacionadas directamente con
la rehabilitación y posterior liberación de algunas especies autóctonas (lechuzas de campanario, Tyto alba;
halcones del género Falco; águilas, Geranoetus melanoleucus; lagartos overos, Tupinambis teguixin;
comadrejas de los géneros Didelphis y Lutreolina; gatos monteses, Felis geoffroyi; y zorros pampeanos,
Dusicyon gimnocercus). Si bien algunas de estas prácticas -por su pequeña escala- no fueron trascendentales
para sus poblaciones y biomas, sirvieron para ganar experiencia.
La cooperación entre ACEN, FVSA y luego la Estación de Cría de Animales Silvestres (ECAS),
permitió acordar criterios respecto a este trabajo, lo que en nuestro país no deja de ser un avance relevante.
En marzo de 1994, por ejemplo, ECAS y la Fundación Ecosur organizaron el "Primer Taller Nacional
sobre Reintroducción y Traslocación de Fauna Silvestre", que reunió a un importante número de instituciones
interesadas en el tema. Ese taller permitió conocer el desarrollo de las actuales experciencias (algunas
alentadoras y otras preocupantes) y demostró la urgente necesidad de discutir criterios y aunar esfuerzos,
muchos de los cuales se intentan transmitir en este informe.
8
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 9
Capítulo 1
Rehabilitación de fauna silvestre
Desde el punto de vista etimológico, "rehabilitar" (re = volver; habilitar = condicionar o capacitar) puede
interpretarse como "volver a condicionar a una cosa o algo". Por ello, entendemos por rehabilitación de fauna a
"la acción de recuperar sanitaria, física, psíquica y conductalmente a un animal silvestre que padeció algún
tipo de patología o bien que fue sustraído de su hábitat" (basada en EVANS, 1985). Esta rehabilitación tiene
como objetivo "capacitar integralmente a los ejemplares, de manera tal que les permita desenvolverse en su
ambiente de forma independiente y acorde a las caracteristicas biológicas de su especie" (APRILE &
SANTILLÁN OKAWA, 1992). Pero esta "capacitación" puede variar mucho de un individuo a otro (incluso
dentro de una misma especie), ya que el "trauma" o grado de alteración padecido varía en cada caso.
La rehabilitación de fauna silvestre requiere ineludiblemente de conocimientos de biología y medicina
veterinaria. En general, no existe un único método para rehabilitar una especie, puede haber más de una forma
de hacerlo, pero aun cuando una metodología funciona bien es difícil demostrarlo o aplicarlo como regla
"universal". En realidad, tal como lo afirma el especialista Jan White (op.cit.), "mientras más se va aprendiendo,
más se da cuenta uno de lo poco que sabe".
Causas que originan la rehabilitación de fauna
* Colecta y trampeo ilegal y legal
* Accidentes de caza, prácticas de tiro o maniobras militares
* Vandalismo
* Enfermedades
* Inclemencias climáticas (tormentas, sequías persistentes, inundaciones, etc.)
* Liberaciones inadecuadas de animales silvestres
* Ataques de animales domésticos
* Ataques de predadores naturales
* Accidentes viales
* Intoxicaciones
* Quemaduras o shocks eléctricos
* Donaciones de mascotas
* Animales nacidos en cautiverio
* Horfandad
A fines de clarificar los términos utilizados en este trabajo, convenimos en definir los distintos tipos de
liberación de fauna silvestre, tomando como base los conceptos de EVANS (1985), UICN (1987), KLEIMAN
(1989), BURKE (1991) y DODD & SEIGEL (1991):
Introducción: un animal es liberado en un lugar donde la especie a la que pertenece no es autóctona. Hay varios
casos:
1) donde hubo especies similares en la zona y se extinguieron, quedando el nicho ecológico vacío. Podría ser, el
hipotético caso de introducir Zorros Colorados Fueguinos (Dusicyon culpaeus lycoides) en las islas Malvinas,
donde fue extinguido el Zorro Lobo Malvinero (Dusicyon australis).
2) donde se persigue salvar a una especie cuyo hábitat desapareció. Se trata de casos extremos, como tres
especies de caracoles de las correderas (Aylacostoma guaranítica, A.chlorotica y A.sigmatica) del río Paraná
9
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 10
actualmente inundadas por la represa Yacyretá que podrían ser liberados en otras correderas del mismo río, pero
donde nunca habrían habitado.
3) donde no hubo especies similares. Es el caso del Castor Canadiense (Castor canadensis) y la Rata Almizclera
(Ziberia ondrata) introducidos en Tierra del Fuego con la intención de fomentar la industria peletera. Cuando la
especie introducida se adapta y reproduce, se la denomina naturalizada. Por el contrario, si sobrevive pero no
logra dejar descendencia, se la llama aclimatada.
4) donde hay especies autóctonas de la misma familia. Es el caso de la introducción de Ciervos Colorados
Europeos (Cervus elaphus) en los bosques andino-patagónicos, donde habitan el Huemul (Hippocamelus
bisulcus) y el Pudú (Pudu puda).
Las decisiones respecto a la realización de alguna de las dos primeras modalidades de introducción (puntos 1 y
2), deben quedar restringidas totalmente a la decisiones científicas de los organismos oficiales competentes, para
evitar nuevos disturbios potenciales al ecosistema local (desplazamiento de organismos vivos, competencia,
introducción de enfermedades, etc.). En cuanto a las últimas modalidades (puntos 3 y 4), también puede
producirse accidentalmente (ej: fugas de criaderos o zoológicos) y no sólo se la desaconseja, debido a que
ocasiona probados perjuicios ambientales sino que también es necesario impedirla.
Reintroducción: es la liberación intencional de un animal rehabilitado o traslocado en un área natural donde la
especie era autóctona, pero desapareció. Puede desarrollarse tanto en una como en varias etapas, presentándose
dos situaciones:
1) donde también hayan desaparecido las causantes de su desaparición. Por ejemplo, en mayo de 1993, ECAS y
la FVSA liberaron 3 monos Carayá (Alouatta caraya) en Colonia Pellegrini -Parque Provincial Iberá (Prov. de
Corrientes)- donde la especie se extinguió localmente en los años '40 por caza, captura furtiva y actividades
degradantes de su hábitat, hoy inexistentes.
En Francia (Lozere), por ejemplo, se reintrodujeron 12 Caballos de Prjevalski (Equus prjevalski), donde la
especie se extinguió hace centurias. Curiosamente, la única documentación sobre su existencia son las pinturas
rupestres de Lascaux (PFEFFER, 1994).
2) donde perduren las causantes de dicha desaparición. Es el caso, por ejemplo, de la siembra de Pejerreyes
(Odontesthes bonariensis) en algunas lagunas de la Provincia de Buenos Aires, sujetas a pesca deportiva y
comercial.
Si se trata de especies amenazadas, se aconseja siempre el primer caso. No obstante, en el segundo, una
reintroducción puede aliviar parcialmente la presión negativa sobre la especie, e incluso favorecer el
intercambio genético.
Reconstitución: es la liberación intencional de un animal rehabilitado a su mismo lugar de origen, donde la
especie a la que pertenece continua existiendo. Por ejemplo, la suelta, en los Esteros del Iberá, de un Ciervo de
los Pantanos (Blastocerus dichotomus) hallado huérfano o herido en la misma zona tiempo atrás. En el
archipiélago de Galápagos ocurrió una reconstitución muy singular. Dado que la población de Tortugas gigantes
(Geochelone elephantopus) de la Isla Española estaban al borde de la extinción todos los ejemplares fueron
capturados y llevados a la Estación de Cría Charles Darwin. Dado que la recuperación fue exitosa, en 1975 se
realizó la primer reconstitución de ejemplares a la isla Española (CAYOT & MORILLO, 1993).
Traslocalización o Relocalización: un animal es trasladado desde su hábitat natural hacia otro diferente pero
apropiado y donde la especie es autóctona (como sucede con los rescates de fauna), sin necesidad de haber sido
rehabilitado, pero luego de realizarle una revisión clínica. Por ejemplo: en 1993, la Entidad Binacional Yacyretá
(EBY) rescataron 1.272 monos Carayá (Alouatta caraya) en islas del Alto Paraná y los liberó en zonas cercanas,
10
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 11
fuera del área de impacto de la represa Yacyretá. Sin embargo, la EBY no consideró los recaudos recomendados
por los especialistas (NERIS DE COLMAN et al. 1994), por lo cual este emprendimiento no fue hecho con
seriedad y sus resultados bien pueden ser negativos para los ecosistemas donde fueron liberados. En Brasil, por
ejemplo, en un operativo provocado por otra represa -"Agua Vermelha"- han rescatado 830 Titíes (Callithrix
jacchus), 197 Capuchinos (Cebus sp.), 186 Coendúes (Coendu prehensilis), 132 Carayás (A.caraya), 9 Ositos
Meleros (Tamandua tetradactyla), 2 Osos Hormigueros (Myrmecophaga tridactyla) y 1 Venado de las Pampas
(Ozotoceros bezoarticus), entre otros (BELLUOMINI & AUTUORI, 1982). Otro ejemplo se suscitó en 1989
ante el hundimiento del Exxon Valdez, donde se montó un operativo para rescatar Nutrias (Enhydra lutris)
empetroladas (SIMMONS-CHRISTIE, 1990). En Estados Unidos (Angel Island, California) se relocalizaron
215 Ciervos de Cola Negra (Odocoileus hemionus columbianus) que superpoblaban un parque público sin
enemigos naturales hacia otra zona cercana con predadores (O'BRYAN & McCULLOUGH, 1985).
Liberación in situ: Se aplica cuando se procede a liberar espontáneamente un animal en el mismo lugar y
momento de su captura. Por lo general, no requieren de rehabilitación alguna. Por ejemplo, la liberación de un
Gato Montés (Felis sp.) caído en una trampa o bien la apertura de una trampera en la que se capturó un Cardenal
Amarillo (Gubernatrix cristata).
En todos los casos, aunque los ejemplares afectados no requieran de un período de rehabilitación, es
imprescindible realizarles los chequeos sanitarios correspondientes (de esta manera se previenen posibles
zoonosis derivadas de la manipulación o de las condiciones de alojo).
Las formas de aplicar estos métodos pueden implicar, al menos, dos variantes. Es decir que se puede
reintroducir, reconstituir, relocalizar o liberar in situ repatriando o repoblando.
* Repatriación: Es el retorno o devolución de individuos hacia su país de origen, luego de haber sido extraídos
del mismo. Es el caso del cumplimiento de lo estipulado por la convención CITES, donde se acuerda reintegrar
al país de origen todos los individuos que se decomisaren en otro. Por ejemplo, en 1989, la FVSA junto con
TRAFFIC Sudamérica y la Embajada del Brasil repatriaron una hembra de Tití León de Cara Dorada
(Leonthopithecus chrysomelas) a la Estación de Cría de Primates de Sao Paulo (Brasil), tras haber sido
decomisada a un traficante ilegal en Buenos Aires.
* Repoblación: Es el aporte adicional de ejemplares a una población amenazada, reducida o en disminución de
una determinada especie autóctona, con el fin de mejorar su situación poblacional. Por ejemplo, durante la
década del '60 se repoblaron áreas de Suiza, Alemania y Francia traslocando especímenes de Linces (Lynx lynx)
desde Checoslovaquia (PFEFFER, 1994).
Objetivos de la rehabilitación
Seguramente, la primer pregunta que se debe responder es qué se pretende lograr con la rehabilitación de
animales silvestres, analizando la relación costo-beneficio y evaluando si es realmente la mejor forma de
ayudar a la conservación.
La rehabilitación y manipulación de fauna puede tener distintas finalidades. En el caso de la FVSA, su
principal objetivo es brindar a los animales rehabilitados el mejor destino a los fines de la conservación, los que
pueden resumirse en:
a) liberación en la naturaleza (únicamente animales rehabilitados, traslocados o relocalizados)
b) derivación a instituciones zoológicas (animales rehabilitados, inhabilitados o discapacitados)
c) adopción por parte de instituciones particulares (animales rehabilitados, inhabilitados o discapacitados)
11
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 12
Con regularidad se toma conocimiento de liberaciones indiscriminadas de animales, muchas veces,
respaldadas o justificadas con argumentos técnicamente incosistentes. A pesar de ello, la gran mayoría de las
personas que toman conocimiento de las mismas creen que se trata de todo un logro conservacionista. En otras
palabras, dar libertad a un animal en la naturaleza suele ser bien visto por la mayoría de gente, sin importar si ha
realizado bien o mal. Esta concepción debe desterrarse urgentemente. En caso contrario, seguramente deberá
evaluarse la necesidad de desalentar todo tipo de liberación, para evitar que cualquier persona se vea motivada a
hacer sueltas de animales por su propia cuenta. Este es un problema ya constatado en otros países. En Estados
Unidos, por ejemplo, el principal problema de conservación de las tortugas terrestres desérticas (Geophorus
agazzizi) es la liberación, por parte de particulares, de individuos mantenidos como mascotas sin tratamientos
previos (BERRY, 1993a & 1993b).
Los beneficios de la rehabilitación
Los beneficios que presenta trabajar en rehabilitación y liberación de animales silvestres trascienden a lo que
significa el rescate de un individuo de una especie determinada. Estos beneficios pueden resumirse en que:
1. Facilita la difusión y educación sobre la necesidad de interrumpir la demanda ilegal de especies silvestres
protegidas, a través de una acción que capta fácilmente la atención de la comunidad. ODENS (1985) sostiene
que "rehabilitando animales silvestres, la gente fortalece sus actitudes de atención y, consecuentemente,
permite extender su inmediata preocupación y conocimiento por una criatura particular hacia el mundo
natural". Es conveniente ser preciso en los mensajes a transmitir para evitar que las personas piensen
(erróneamente) que cualquier animal se puede adquirir y mantener como mascota, dado que si "molesta" o ya no
puede ser cuidado, podrá, entonces, derivarse a un centro de rehabilitación o directamente ser liberado en la
naturaleza.
2. Fortalece la situación de algunas especies que puedan estar en retroceso numérico o amenazadas de
extinción, repoblando zonas donde han desaparecido o disminuído, y favoreciendo su intercambio genético.
3. Permite cooperar con las autoridades, que normalmente no disponen de un lugar adecuado donde los
animales que decomisan. Es decir, que indirectamente contribuye a atacar la oferta ilegal de fauna.
4. Amplía los conocimientos sobre sanidad, recuperación y biología de animales silvestres, permitiendo que
sean aprovechados o extrapolables a los centros de cría y zoológicos, lo que se traduce en un potencial
mejoramiento de la calidad de vida de los animales cautivos, lo que ello implica (mayores posibilidades de
recría, incremento en la tasa de longevidad, perfeccionamiento de la ambientación, etc.). Por otra parte, si se
trabaja con especies fuera de peligro, seguramente se adquirirá experiencia valiosa para futuros trabajos con
especies amenazadas.
Secundariamente, este tipo de trabajo da la posibilidad de aprovechar los ejemplares inhabilitados
para su liberación, ya que un animal con cierto tipo de discapacidad puede ser derivado para formar o reforzar
planteles de cría o exhibición en zoológicos. En este último caso, incluso podrá aliviar la presión de captura de
animales sanos de la naturaleza y permite -mediante cartelería o visitas guiadas- ejemplificar al público las
consecuencias posibles del tráfico ilegal de fauna o el maltrato de las mascotas.
El éxito y el fracaso de una rehabilitación
La rehabilitación de animales silvestres conlleva una serie de riesgos que es necesario analizar a la hora de
evaluar la capacidad de trabajar en este campo.
Una rehabilitación será realmente exitosa cuando el animal liberado no impacte negativamente sobre
la naturaleza, sobreviva en su hábitat (por haber superado incapacidades, la dependencia antrópica y sus
eventuales patologías) y tenga éxito reproductivo.
12
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 13
La escasa información puede resultar un obstáculo serio, pero es en esos casos donde debe pensarse en
la participación de especialistas y técnicos, como los que poseen muchos de los organismos oficiales (museos de
ciencias naturales, centros de investigación, universidades, delegaciones técnicas de la Administración de
Parques Nacionales, Direcciones de Fauna y Flora, delegaciones del INTA, colegios de veterinarios, etc.).
Es importante considerar que no todos los animales pueden ser rehabilitados y que la liberación
de esos ejemplares "inhabilitados" es súmamente peligrosa para la naturaleza, por lo que deberá ser
desaconsejada e impedida.
Un animal puede estar inhabilitado para ser liberado por presentar enfermedades crónicas o congénitas,
discapacidades físicas o psíquicas, por pertenecer a una especie que no habita en el área de trabajo
(Departamento, Provincia, País o Región) o bien por desconocer con certeza su identidad taxonómica (especie y,
en ocasiones, raza o subespecie).
La liberación de un individuo enfermo, por ejemplo, puede provocar una epidemia mortal para los
demás animales silvestres que tomen contacto con él, y es fácil imaginar que esa no es la intención de quien fue
el responsable de la suelta. Sin embargo, es común que se liberen animales luego de los operativos de control de
comercio de fauna sin mayores recaudos.
La liberación de individuos de una especie exótica (es decir que no es autóctona del área de
liberación) puede provocar que se adapte y propague sin control. Esos individuos exóticos si se adaptan lo
harán a expensas de las especies autóctonas, compitiendo o desplazándolas. Incluso, pueden convertirse en una
de sus principales amenazas de supervivencia. Este tipo de impacto está muy bien documentado, incluso en
nuestro país, donde se han liberado Truchas y Salmones del Hemisferio Norte, Ardillas y Carpas de Asia,
Ciervos Axis, Dama y Colorado de Eurasia, Castores del Canadá, Visones norteamericanos, Gorriones,
Palomas, Conejos y Liebres de Europa, etc.. En fín, ejemplos, desgraciadamente, sobran.
La liberación de un animal cuya especie se desconoce o es dudosa puede contaminar
genéticamente a poblaciones naturales, con consecuencias difíciles de evaluar, pero seguramente indeseables.
Por lo expuesto, la FVSA sostiene que nunca debe liberarse un animal "inhabilitado" como los de los
tres casos descriptos. Por lo tanto, para tomar la decisión final rigurosamente deberá adoptarse un criterio
conservador que tienda a proteger a la especie por sobre todas las cosas y, por ende, a las poblaciones por
sobre los individuos, más aún cuando se trate de casos que involucran a áreas protegidas, como parques
nacionales o reservas provinciales.
Un proyecto de rehabilitación deberá contar con la asistencia de veterinarios, biólogos, naturalistas y
conservacionistas, que brindarán su asesoramiento en dos grandes campos: el sanitario y el biológico/ecológico.
Este asesoramiento podrá formalizarse a través de comisiones, comités o consejeros, integrando especialistas de
reconocida trayectoria en manejo, estudio y conservación de los grupos zoológicos con los que se pretende
trabajar. Esto permitirá analizar y tomar decisiones que contarán con el respaldo de especialistas, minimizando
así la posibilidad de cometer errores. En definitiva, podrán brindar un asesoramiento vital para garantizar que el
trabajo se realice con la mayor seriedad y eficiencia posibles.
Muchas veces, la liberación de un individuo desata arduas discusiones sobre si cualquier
liberación debe o no realizarse, no si ese individuo debe o no liberarse. Esto refleja la generalizada y
justificada desconfianza que aún sufre este tipo de trabajos, debido a que muchas liberaciones se han
efectivizado sin tomar recaudo alguno. Por ello, existen opiniones divididas y entendiblemente desfavorables -
en general- sobre la rehabilitación de fauna silvestre, en especial, dentro de algunos ámbitos académicos. Con
más razón todavía, los controles sanitarios y biológicos deben ser estrictos, para impedir un impacto negativo
sobre las poblaciones silvestres, y demostrar que es posible desarrollar con eficacia un proyecto de este tipo.
13
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 14
También es justo considerar que puede haber cierto grado de exageración en muchos de los temores
sanitarios inherentes a una liberación. Más todavía si consideramos la gran cantidad de animales asilvestrados o
cimarrones que observamos en cualquier salida de campo, como perros, gatos, caballos, vacunos, insectos, ratas,
visones, y tantas otras especies que, sin chequeos de ningún tipo, han sido introducidas en forma voluntaria o
accidental. De ninguna manera ésto significa que no sea necesario tomar tantos recaudos sanitarios, por el
contrario, debemos mantener la política de controles estrictos, para no agravar esa situación semicaótica, pero
tampoco debemos perder de vista el contexto de las áreas naturales.
Riesgos que deben evitarse y errores más frecuentes
Lo que NO debe hacerse
* Liberar animales sin previo chequeo sanitario.
* Liberar animales sin certeza de su identidad taxonómica (especie y, de ser posible su raza o subespecie).
* Liberar y trasladar animales sin documentación o autorización de la autoridad gubernamental
competente.
* Liberar animales enfermos o de estado sanitario desconocido (físico o psíquico).
* Liberar especies o subespecies (razas) en lugares que no coinciden con su área de distribución
geográfica.
* Liberar animales sin marcas identificatorias.
* Hacer liberaciones masivas sin estudios de impacto ambiental previo (capacidad de carga animal por
supericie de área, enfermedades locales, uso de hábitat, etc.).
Errores más frecuentes
- Liberaciones de varios o muchos individuos de muchas especies en un mismo lugar, sin chequeos
sanitarios ni evaluaciones previas de su posible impacto.
- Traslado de los animales sin documentación oficial y liberación sin autorización de la autoridad
gubernamental competente.
- Realización de "introducciones" (recordar la definición dada).
- Difusión basada en el acto mismo de la liberación más que en los objetivos de la rehabilitación de fauna
(desalentar el comercio ilegal, excepcionalmente fortalecer las poblaciones de especies amenazadas,
etc.).
NOTA: La Fundación Vida Silvestre Argentina ha promovido la modificación del Código Penal de la Nación, sosteniendo
la necesidad de incorporar la figura de "Delito Ecológico". En tal sentido, cree que podría ser valioso analizar algunas de
estas acciones desaconsejadas para tipificar las que puedan ser consideradas "delitos ecológicos".
¿Qué hacer con una mascota si es un animal silvestre?
1. No liberarla en la naturaleza.
Porque puede transmitir enfermedades infecciosas a otros animales de la misma o de otra especie (SEIJO &
CERNIGOI, 1994), a pesar que pueda creerse que el animal está sano. Ello podría llegar a ocasionar una
epidemia y matar o perjudicar a poblaciones enteras. Justamente, una de las amenazas más graves que provocan
la declinación de algunas poblaciones silvestres es la liberación espontánea de mascotas (BERRY, 1993a).
2. Contactarse con la Dirección de Fauna local y/o con la institución conservacionista más cercana a su
domicilio para expresar su intención de donar al animal (consulte el Directorio). Trate de precisar la procedencia
geográfica del mismo, el tiempo que lleva como mascota, la dieta brindada, el lugar donde se la mantiene, etc..
14
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 15
Estos datos pueden ser valiosos para determinar las posibilidades de rehabilitarlo y liberarlo en la naturaleza. Si
el animal no puede ser rehabilitado, favorezca que sea derivado a una estación de recría o un jardín zoológico.
De esta forma, estará contribuyendo a desalentar la demanda de especies protegidas y a que dichos
establecimientos recurran a capturar animales de la naturaleza.
3. Mantenga al animal en buenas condiciones. Consulte a especialistas (ver Directorio) o bibliografía. A
través de ella, podrá brindarle una dieta adecuada (similar a la natural) y ubicarlo en un lugar o recinto que no le
provoque trastornos mientras esté bajo su cuidado. En todos los casos, evite contactarlo con animales
domésticos.
Legislación a tener en cuenta
El trabajar en el manejo de recursos naturales implica conocer y cumplir con la legislación establecidas por el
Estado (en particular, las leyes de fauna provinciales y nacional). La Ley Nacional 22.421/81 de la fauna
silvestre, por ejemplo, es bastante clara y precisa en muchos aspectos vinculados al transporte y liberación de
animales. Entendemos que toda persona que trabaje en conservación tiene una responsabilidad mayor que la de
cualquier otro ciudadano en cumplir con estas normas. A continuación se mencionan algunos artículos de tres
leyes importantes a tener en cuenta:
* Ley Nacional 22.421/81 de Conservación de la Fauna Silvestre:
- Art. 1º: "Todos los habitantes de la Nación tienen el deber de proteger la fauna silvestre..."
- Art. 6º: "Queda prohibido dar libertad a animales silvestres en cautiverio, cualquiera fuese la especie o los
fines perseguidos, sin la previa conformidad de la autoridad de aplicación..."
- Arts. 9º al 12º: Para transportar fauna silvestre se deberá poseer un "documento oficial" (Guía de Tránsito),
extendido por la autoridad competente (Dirección de Fauna y Flora Silvestres), que acredita la legalidad de la
acción.
- Arts. 24º al 28º: Delitos, penas, sanciones y multas (desde un mes hasta 10 años de prisión).
- Decreto Reglamentario 691/81 de la Ley anterior:
- Art. 4º: Clasifica a las especies de la fauna silvestre en categorías (amenazadas de extinción, vulnerables, raras,
indeterminadas y no amenazadas). La lista completa figura en un anexo (Resolución SAGyP 144/83).
- Art. 45º: Sobre los destinos de los animales vivos decomisados.
- Art. 46º: Destino de los animales muertos que fueron decomisados.
* Resolución 157/91 de la Administración de Parques Nacionales: Reglamento para la Protección y Manejo
de la Fauna Silvestre en Jurisdicción de la Administración de Parques Nacionales.
- Capítulo I, Art. 6°, inciso b: "prohibe expresamente la introducción, suelta, transplante o reintroducción de
ejemplares silvestres, o sus huevos, larvas o embriones, quedando exceptuados aquellos casos que con el
debido respaldo de sus cuerpos técnicos la APN decida realizar".
* Ley Nacional 14.346/54 de Protección a los animales:
- Arts. 1º: "Será reprimido con prisión de 15 días a un año el que infligiere malos tratos o hiciere víctima de
actos de crueldad a los animales".
- Arts. 2º y 3º: Enumera los actos de maltrato (no alimentarlos adecuadamente, castigarlos, drogarlos sin fines
terapéuticos, etc.) y crueldad (intervenir quirúrgicamente animales sin título habilitante, abandonar los
ejemplares utilizados en experimentos, lastimarlos y arrollarlos intencionalmente, torturarlos, matarlos por
perversidad, etc.).
15
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 16
Paralelamente, al estar informado sobre estas disposiciones se podrá notificar o denunciar ante las
autoridades para prevenir o sancionar sus transgresiones.
Además, deben considerarse las disposiciones sanitarias, como la Ley Nacional 3.959 de Policía
Sanitaria Animal y la legislación provincial, en especial, las leyes de fauna. Es importante señalar que existen
algunos "vacíos" legales o aspectos que las leyes no contemplan. En este sentido, podemos señalar algunos de
los más importantes:
a) al momento de inscribirse en la Dirección de Fauna, es probable que no exista una categoría donde encasillar
el trabajo de un centro de rehabilitación.
b) usualmente no está previsto que una entidad conservacionista -no gubernamental- pueda recibir animales
silvestres provenientes de decomisos o donaciones. Una solución a ésto puede ser la aprobación de una
Disposición, Resolución o la firma de un Convenio con el gobierno.
c) si se piensa en establecer un sistema de adopciones de animales inhabilitados o discapacitados, es conveniente
discutirlo previamente con las autoridades provinciales y nacionales para enmarcarlo legalmente.
d) suele estar prohibida la venta de animales silvestres, pero no la compra ni su tenencia.
Es importante llevar orden administrativo y transparencia legal en el trabajo. Esto implica que toda
persona o institución que rehabilite animales silvestres deba:
1. Inscribirse formalmente en la Dirección de Fauna y Flora Silvestres Nacional (y Provincial si el lugar de
trabajo se encuentra fuera de la jurisdicción federal). Esto permitirá trabajar legalmente con animales silvestres.
2. Solicitar autorización explícita de la Dirección de Fauna y Flora competente para poder recibir
animales silvestres donados por particulares o decomisados por las autoridades.
3. Gestionar el permiso oficial o Guía de Tránsito para trasladar a cada animal legalmente desde o hasta el
lugar de rehabilitación, derivación o área de liberación.
4. Solicitar autorización para liberar a cada animal rehabilitado, portando el permiso correspondiente.
5. Informar con regularidad los ingresos, egresos y defunciones de los animales bajo rehabilitación a la
Dirección de Fauna y Flora competente. Se aconseja elevar los informes de los monitoreos post-liberación.
16
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 17
Capítulo 2
Recursos y requisitos para rehabilitar
El proceso por el cual un animal es extraído de la naturaleza, pasa a un estado de cautiverio o semicautiverio, es
trasladado a un centro especializado (por donación o decomiso), se rehabilita, es liberado y posteriormente
monitoreado, demanda meses y en algunos casos años. Consecuentemente, un emprendimiento de este tipo
implica una fuerte inversion de dinero, tiempo, constancia y capacidad muchas veces dificiles de reunir. Es
común que estos proyectos arranquen con gran entusiasmo, pero sin evaluaciones de viabilidad
económica para cumplir con todas sus etapas, las que muchas veces son abortadas o desestimadas, como
sucede frecuentemente con los monitoreos posteriores a las liberaciones.
Es importante considerar varios aspectos antes de comenzar a rehabilitar animales por cuenta propia,
porque un proyecto débil puede generar resultados negativos. Como mínimo, creemos que es aconsejable
analizar los siguientes puntos:
1. Antes de emprender un proyecto de rehabilitación es importante contar con experiencia previa. Para ello,
sugerimos trabajar como voluntario o becario en alguno de los centros existentes y preferentemente en la región
y con las especies que finalmente ocuparán su trabajo futuro. Los zoológicos y estaciones de cría pueden
resultar muy valiosos en ese sentido. Conviene comenzar a trabajar con una o dos especies pequeñas o
medianas, de biología y tratamientos sanitarios conocidos. De esa forma, progresivamente (pero en no menos de
un par de años) se aprenderá a manipulear animales, detectar conductas anormales, tratar enfermedades, etc..
Aunque el ingreso de voluntarios suele estar restringido, se tendrá mayor oportunidad de ser aceptado si el
ofrecimiento es acompañado por un plan de trabajo que especifique objetivos, métodos y beneficios esperados
en el tiempo.
2. Elaborar un proyecto por escrito, detallando metas y objetivos, antecedentes, metodología, resultados
esperados, posibles dificultades, formas de superarlas, presupuesto (considerar el costo de los cuidados, si es
necesario, por ejemplar y por día), personal y plazos. Esto permitirá reunir información de base, aclarar ideas,
desarrollar conceptos, evacuar dudas, anticiparse a los resultados buenos y malos, ordenar el trabajo por medio
de un plan transparente y buscar fondos para financiarlo.
3. Detectar las potenciales fuentes de financiación que puedan solventar el proyecto o algunas de sus estapas.
4. Contar con el personal adecuado (rehabilitadores, veterinarios, biólogos, administradores, asesores, etc.).
5. Contar con los alimentos y medicamentos necesarios.
6. Presentar el proyecto ante las autoridades gubernamentales competentes (Dirección de Fauna local), de
modo tal que se trabaje cumpliendo con lo estipulado por la ley.
7. Gestionar la adquisición, préstamo o cesión de un predio para rehabilitar, evaluando los gastos que
implicará mantenerlo (seguridad, impuestos, limpieza, accesibilidad, etc.).
8. Disponer de recursos para montar las instalaciones necesarias (recintos de recepcion, cuarentena y
rehabilitación, depósito de alimentos, medicinas y materiales, centro de información, etc.).
9. Disponer de un vehículo de transporte adecuado para trasladar a los animales.
10. Elaborar un plan de educación y difusión.
Como se ve, la rehabilitación de fauna silvestre requiere de un conjunto de recursos materiales y
humanos de importancia. Un proyecto de mediana envergadura, necesitará de:
- un predio con condiciones de seguridad (para evitar robos, agresiones a los animales, accidentes, etc.).
- recintos adecuados para cada especie y etapa del trabajo (cuarentena, rehabilitación, semilibertad, etc.).
- un plan de manejo y una clara línea metodológica.
17
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 18
- jaulas de transporte y elementos de captura.
- un vehículo (idealmente todo terreno) para trasladar a los animales hasta el predio y desde allí hasta el lugar
de liberación o destino final.
- uno o más técnicos especializados en rehabilitación de fauna silvestre.
- uno o más veterinarios clínicos.
- un grupo de asesores veterinarios que brinden sus servicios sanitarios especializados para cada grupo
zoológico (monos, psitácidos, cánidos, etc.) o tipo de patología (oftalmólogos, gastroenterólogos, etc.). Este
asesoramiento indispensable podrá ser canalizado a través de un convenio con el Colegio de Veterinarios local,
que al mismo tiempo tendrá la oportunidad de fortalecer la capacitación sanitaria en fauna silvestre.
- un grupo de asesores biológicos para cada uno de los grupos zoológicos a rehabilitar. Este asesoramiento
podrá canalizarse, compartirse o delegarse a la Universidad o Museo de Ciencias Naturales más cercano, por
ejemplo, mediante la firma de convenios.
- un equipo de colaboradores o asistentes, que cooperen en las tareas de limpieza, alimentación,
observaciones y movilización de cada animal.
- uno o más investigadores que realicen los monitoreos de los animales liberados.
- materiales de marcado y seguimiento, como collares, anillos, caravanas, equipo de telemetría, etc..
- un directorio de instituciones y especialistas para mantener contacto y derivar los animales inhabilitados.
- folletería, cartelería, posters, materiales y planes educativos.
- un educador ambiental que coordine -con asistentes o colaboradores- las actividades planificadas.
- fondos económicos para solventar los recursos mencionados anteriormente además de los impuestos,
combustible, alimentos, medicamentos, gastos administrativos, reparaciones, eventualidades, etc..
Durante el desarrollo de los próximos capítulos se mencionarán distintos tipos de elementos útiles para
rehabilitar que figuran en la Tabla 1, aclarando su principal utilidad. Queda claro que un proyecto para
rehabilitar animales con relativa comodidad requiere de una significativa inversión de tiempo, dinero y recursos
humanos.
El último aspecto a considerar, pero uno de los mas importantes, consiste en la distribución de las tareas
entre los asistentes de un centro de rehabilitación de fauna. A grandes rasgos, podemos distinguir las que se
desarrollarán dentro de un centro de aquellas otras que se harán fuera de él (por ejemplo, en el área a realizar la
suelta de ejemplares).
Entre las primeras, se deben considerar la participación de un número de personas adecuado para:
* Atender a los potenciales donantes de animales, contacto con las autoridades que puedan derivarlos, registro
de datos, correspondencia general.
* Buscar y mantener los recursos económicos.
* Difundir y educar.
* Chequear o retirar los animales previamente a la aceptación de la donación.
* Dirigir las tareas.
* Atender sanitariamente a los animales.
* Controlar y mantener el vehículo.
* Adquirir los alimentos y medicamentos.
* Limpiar, higienizar, alimentar, suministrar agua y medicación, mantenimiento general de los recintos y
aplicación de los métodos de rehabilitación.
* Control administrativo.
Tabla 1: elementos recomendados la rehabilitación animales silvestres
Función Elemento Utilidad
18
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 19
Alimentación Títere evita imprimir los pichones de rapaces
Sonda alimentación forzada
Bateas disponer agua y comida
Señuelos entrena predadores
Transporte Jaulas varias transporte general
Jaulas-caja transporte de reptiles y otros (evita stress)
Recintos Cajas Estantes durante la crianza de rapaces
Jaulas Individuales cuarentena y aislamiento
Jaulón rehabilitación rehabilitación psico-física
Corral semi-libertad chequeo previo a la suelta
Cajas de "hacking" liberar aves jóvenes
Bancos y perchas posaderos de rapaces
Seguridad Guantes manipuleo de ejemplares
Pihuelas manipuleo de rapaces en tratamiento
Captura Lonja, soguín impedir escapes o fugas
y Caperuzas y capuchas evitar estrés
Retención Inmovilizador, lazos y redes retención o captura
Rifle hipodérmico anestesiar animales estresables o peligrosos a
mediana o larga distancia
Servatanas lanza-
tranquilizantes
anestesiar animales a media corta distancia
Durante la campaña de liberación, se recomienda considerar las tareas inherentes a:
* Armado del campamento y cocina
* Atenciones pre-liberación
* Ordenamiento del campamento
* Transporte de las jaulas
* Apertura de las jaulas
* Registro fotográfico
* Toma de imágenes con videograbadora
* Notas de campo y seguimiento inmediato
El desarrollo de todas estas actividades supone un mínimo de cinco personas con dedicación total, más
los asesores, estableciéndose el máximo de acuerdo a la cantidad de animales que halla que atender, a la
presencia de veterinarios, al peso de las jaulas de transporte, etc.. El rol de los asistentes y del voluntariado se
enumera en el Capítulo 15.
19
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 20
Capítulo 3
La recepción de animales
Ante todo, un centro de rehabilitación debe tener amparo legal para trabajar, aceptando donaciones, recibiendo
animales decomisados, transportarlos, derivarlos, liberarlos y monitorearlos. Los animales que se recepcionan
puede tener su origen en rescates, operativos de control del tráfico de fauna o donaciones. En este último caso
será conveniente verificar que el donante no sea depositario legal de un procedimiento de incautación.
¿Qué hacer cuando se encuentra un animal silvestre?
Si aparentemente está sano: lo mejor es no interferir ni intentar capturarlo. Si se trata de un reptil o de un
mamífero mediano o grande, obsérvelo desde la mayor distancia posible, trate de identificar la especie, registre
la localidad, fecha, hora y actitud, aclarando cuántos ejemplares había y envíela al museo de ciencias naturales
más cercano y a la FVSA. Su información será valiosa, en particular, si se trata de una especie amenazada. En
estos casos, una de las pocas excepciones que pueden darse es cuando encuentre un animal descansando o
cruzando lentamente una ruta (tortugas, por ejemplo). Si se trata de una especie cuya manipulación no implica
riesgos, tómela con cuidado y crúcela a unas pocas decenas de metros del camino, en la dirección que
naturalmente iba el animal. En caso contrario, limítese a "ahuyentarlo". Suelen encontrarse pichones o jóvenes
no voladores de aves acuáticas, en los cuerpos de agua lindantes con las rutas. Muchos de ellos mueren
atropellados. Usted puede ayudarlos "arriándolos" fuera del borde del camino, hacia la banquina o el cuerpo de
agua. Si alguien ya capturó un animal sano recientemente (no más de cinco días), y lo mantuvo aislado de otros
cautivos, trate de liberarlo en el mismo lugar y hora en que fue hecha su captura. Previamente, haga chequear al
ejemplar y el lugar de cautiverio por un veterinario. Informe a la Dirección de Fauna local.
Si aparentemente está enfermo o lastimado: Podrá notar que está algo sucio, con ojos opacos, decaído,
pasivo, rodeado de insectos o flaco. Si en la zona hay un guardaparque, lo primero será notificarlo.
1. Sólo conviene capturarlo, para atenderlo si no encuentra guardaparques y si:
-se encuentra con serias dificultades locomotrices o con heridas de gravedad.
- se dispone de elementos de captura o contención con no impliquen riesgos para las personas y el animal. Es
muy importante tomar nota del lugar exacto donde lo encontró (localidad, paraje, mojón de ruta, etc.) y de la
causa aparente de trastorno (atropello por vehículos, ataque de perros, herida de bala o trampa, enfermedad,
etc.).
- es posible contar con asistencia veterinaria.
- se trata de una cría poco desarrollada y observa que su madre está muerta.
2. Captúrelo (vea cómo más adelante).
3. Ubíquelo preferentemente en una caja de madera agujereada, bien aireada. Las jaulas pueden provocar
fracturas de patas, alas o picos. Si no tiene más remedio que usar una, trate de cubrirla con una tela ajustada y
agujereada, que lo aisle visualmente del exterior. Evitará que el animal se lastime y disminuirá su estrés.
4. Si puede, llame por teléfono al lugar donde lo trasladará para que tomen recaudos.
5. Transpórtelo lo más rápido posible.
6. Colóquelo en un lugar tranquilo, oscuro y preferentemente cálido. Si no sabe qué alimento darle, no se lo dé,
pero ofrézcale agua fresca.
7. No lo ponga en contacto con animales domésticos (perros, gatos, aves de corral, ganado, etc.), ya que pueden
contagiarse enfermedades recíprocamente.
8. Contáctese con la Dirección de Fauna local, un centro de rehabilitación y, si lo cree conveniente, con la
FVSA.
9. No libere al animal sin autorización de esa Dirección ni sin el visto bueno de un veterinario.
20
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 21
¿Cómo capturar a un animal silvestre?
Cuando uno ha decidido capturar un animal silvestre, debe ser consciente de los riesgos que corre y que hace
correr. Si puede trabajar asistido por otra persona, mejor.
Existen cuatro consideraciones básicas en la selección de técnicas de confinamiento (WHITE, op.cit.):
a) ¿Será seguro para la persona que se encargue de hacerlo?
b) ¿Le proporcionará una seguirdad máxima al animal?
c) ¿Podrá llevarse a cabo con éxito la utilización de esta técnica?
d) ¿Se le podrá dar al animal una observación y atención adecuada?
Considerando ésto, primero deberá analizarse cómo capturarlo. Es fundamental en esta acción, al
margen de un temor razonable, que la persona se sienta segura de hacer bien el trabajo. Entonces, cuando esté
seguro de qué hacer, concéntrese y actúe rápido. Tómese su tiempo y recuerde que la improvisación
puede ser peligrosa para usted y para el animal. Observe los materiales de captura de la Tabla 1 en el Capítulo
2.
No siempre es necesario capturar al animal persiguiéndolo. Piense si puede engañarlo,
incentivando a que se introduzca en un recinto, una caja o una habitación donde luego le resulte más fácil
tomarlo o enjaularlo.
Trate de recurrir a una red, un lazo o en su defecto, una frazada o una tela grande. Con frecuencia, es
muy útil cubrirle la cabeza con una bolsa de alpillera para impedirle ver y evitar un estrés innecesario. Si lo
hace, asegúrese de no obstaculizar su respiración. Resulta recomendable el uso de guantes de cuero, pero
recuerde que algunos animales carnívoros pueden dañarlo aún con ellos.
Manipulée con cuidado y recuerde que los animales jóvenes tienen huesos frágiles. También considere
la existencia de heridas o golpes, evitando agravarlas, incrementar el dolor o contagios.
Si se trata de ofidios, no los tome directamente con la mano y cuando no tiene certeza de su especie
mantenga una distancia mayor a los 2 metros. Esté atento, no se distraiga ni se comporte de forma agresiva.
Hay especies con venenos muy peligrosos. Ofidios no venenosos pueden ser muy agresivos y mordedores. Las
ponzoñas de estos últimos aunque débiles pueden ser peligrosas si se es alérgico. Quienes manipulan estos
reptiles, los capturan enlazándolos por detrás de la cabeza y utilizando elementos "de ahorque" especialmente
diseñados para evitar dañarlos. Sólo si fuera necesario que usted capture un ofidio, y no dispone de los
elementos adecuados, una soga a través de un tubo o caño delgado, una varilla o caña de pescar, o la horqueta de
una rama, podrían reemplazar a algunos de esos elementos. Sujételo con firmeza pero no lo estrangule.
Colóquelo en un recipiente seguro y cerrado, donde no pueda escapar, pero sí respirar (baldes plásticos con tapa,
bolsas de alpillera debidamente cerradas). Si no cuenta con los elementos adecuados o no se siente seguro, no
se arriesgue a capturarlo. En todo caso, controle sus movimientos y solicite cooperación.
Es importante conocer las limitaciones del equipo que se dispone. Para ello, puede ensayarse sin
animales vivos antes de usarlo. Familiarícese con el material y su resistencia. Reconozca los lugares que
frecuenta el animal en los recintos cuando se asusta o busca refugio al momento de la captura. Le permitirá sabe
dónde ubicarse mejor. En el caso de las aves, recuerde las distancias de fuga o la altura en que pueden volar. Si
utiliza redes, asegúrese que su trama no permita ser atravesada por las alas (evitará fracturas o dañar sus
plumas). La fractura de alas es poco común, pero posible. Mantenga a mano una sábana limpia para cubrir a los
animales al momento de capturarlos. Con ella, reduzca o elimine su visualidad, dado que evitará estresarlos.
21
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 22
Si el animal se encuentra herido procure que sea atendido por un veterinario. Las heridas que
sangran, regularmente son dolorosas, pero no implica que el ejemplar esté siempre sufriendo. El dolor es
relativo, dado que una misma herida en dos animales de la misma especie puede producir reacciones distintas.
Tal como lo menciona WHITE (op.cit.) los animales silvestres no suelen lamentarse tanto como los
domésticos, ya que si en la naturaleza emitieran quejidos por cualquier motivo, rápidamente serían presa de sus
predadores. Es tan importante no minimizar los dolores del animal como tampoco sobreestimarlos.
Recuerde que una captura suele traducirse en una gran actividad muscular del animal, que genera calor
corporal. Éste podrá aumentar y más aún si el clima es cálido. Por consiguiente, en lo posible, el recinto debe
brindar un espacio fresco, aireado y seco. Otras veces se deberá refrescar al individuo con agua. Por el contrario,
si se toma un animal y se lo ubica sobre una mesa metálica, se podrá enfriar excesivamente su temperatura
corporal. Ambas situaciones pueden producir, respectivamente, Hipertermia, es decir una elevación excesiva
de la temperatura corporal manifestada en un aumento de la velocidad del ritmo cardíaco y respiración (WHITE,
op.cit.) o Hipotermia, la pérdida excesiva del calor corporal que puede paralizar el ritmo cardíaco.
El uso de anestésicos
El manejo de la anestesia no es sencillo y tiene riesgos importantes. Una sobredosis puede ser fatal. En
consecuencia, debe ser aplicada con moderación y precisión, en las proporciones necesarias (no mayores y, ante
dudas, en la cantidad menor). En animales silvestres la dosis óptima es muy variable, aún con ejemplares de una
misma especie (LERMAN, 1982). Básicamente, la anestesia cumple dos funciones:
a) eliminar el dolor
b) inmovilizar al animal para poder transportarlo o someterlo a tratamientos
El principal factor determinante de la dosis adecuada es el peso del paciente. Por lo tanto, debe
conocerse ese valor antes de aplicarla. El estrés, la humedad y el frío influyen negativamente en la respuesta del
ejemplar tranquilizado. El segundo factor es la aplicación exacta de una escala de las unidades de peso (en
gramos) del animal y el volumen de la dosis. La condición de vitalidad del animal (física y anímica) es otro
factor a considerar. A mayor debilidad, mayores riesgos de muerte. Esto es tan importante como la edad.
Jóvenes y viejos son más vulnerables. Como regla general, los animales jóvenes requieren menor proporción de
dosis por gramo que los adultos. En general, cuando mayor es el tamaño de la especie, la proporción de dosis es
menor (IMPOSTI, com.pers.). También deberá tenerse en cuenta el tiempo que insumirá el manipuleo o la
intensidad del dolor que busca aliviarse. Para exámenes breves (como rayos X) deben usarse dosis mínimas.
Recuerde que siempre puede agregar más anestesia, pero una vez aplicada no podrá extraerla (LERMAN,
op.cit.).
Agentes anestésicos (siguiendo a LERMAN, op.cit.):
1. Ketamina HCI (100 mg/ml): es un anestésico disociativo que puede utilizarse con muchas especies. Su
ventaja es que puede ser aplicado intramuscularmente. Tiene un amplio margen de seguridad y es fácilmente
disponible. La principal desventaja es que no relaja los músculos durante las cirugías. En aves y mamíferos
suele convenir una dosis mixta de Ketamina con Xylazine (20 mg/ml Haver-Lockhart "Rompún"), que es un
sedativo profundo. Esta mezcla de Ketamina y Rompún suele ser el anestésico más utilizado. Por ejemplo, en
monos con colas prehensiles, como los Carayás o Aulladores (Alouatta spp.) esta combinación es frecuente,
dado que si se aplicara sólo Ketamina, lo usual es que los animales queden anestesiados, pero sujetos con sus
colas sobre los árboles o plataformas. El Rompún, al relajar sus músculos facilita que desciendan antes de
adormecerse (ZUNINO, com.pers.). Para realizar este tipo de aplicaciones conviene utilizar jeringas para
insulina, de la menor medida posible. Para la captura de individuos heridos o agrsesivos de cébidos se les ha
22
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 23
suministrado Clorhidrato de Ketamina (1,0 mg/kg. o 15 mgrs. totales para procedimientos breves) inyectable,
para estresarlos lo menos posible (IMPOSTI, com. pers.; PEREZ JIMENO, com. epist.). La Ketamina suele
utilizarse de dos formas:
a) ketamina sóla con una concentración normal de 100 mg/ml (unidad = 1 mg/0,01 ml).
b) Ketamina mezclada con Xylazine (Rompún) de dos formas, según el tipo de animales:
- Grandes: relación 1:1 de ketamina y xylazine (50 mg de ketamina por ml; unidad = 0,5 mg/0,01 l).
- Muy pequeños: 8:1:1 de agua, ketamina y xylazine (10 mg de ketamina por ml; unidad = 1mg/0,01 ml).
Tabla 2: Uso de ketamina en algunos animales silvestres
(según LERMAN, op.cit..)
Especies Ketamina
(mg/kg)
Mexcla 1:1
(Unidad/100mg)
Mezcla 8:1:1
(unidad/10mg)
aves menores de 100 g 20-40 2-4
palomas 30-60 6-12
rapaces 5-10 1-2
patos, gansos, cisnes 60 (a)
gaviotas 10-20 2-4
osito lavador 11-33 1-3 (b)
comadrejas 5-15 1-3
ardillas 10-20 2-4
roedores menores de 100 g 5-20 - 0,5-2
roedores mayores de 100 g 5-20 1-4
a) En las citadas aves, el éxito utilizando ketamina es variable. Puede resultar más aconsejable el uso de
máscaras con un 4% de fluothane para luego entubar y mantener con 1-3% de fluothane y oxígeno. Para
anestesia local se ha reportado como muy seguro y efectivo el uso de xylocaína (injectable) al 2%.
b) Para provocar una relajación muscular, conviene utilizar 1-3 mg (dosis total) de acetylpromazine o bien
altropine al 0,04mg/kg
NOTA: LERMAN (op.cit.) aconseja usar dosis bajas, salvo para anestesias moderadamente profundas.
2. Halothane (ej: Fluothane-Ayerst): es un potente anestésico inhalante, usado normalmente mediante máscaras
o tubos endotraqueales. Ver "Anestésicos empleados en aves rapaces" (Capítulo 6).
3. Barbitúricos: son utilizados, especialmente en Estados Unidos. La principal desventaja es que deben ser
usados por vía intravenosa, lo que implica controlar la movilidad del animal y tener experiencia en aplicaciones
de este tipo.
Otros tranquilizantes:
En algunos casos, también puede resultar conveniente la aplicación de tranquilizantes, dado que permiten
reducir el estrés durante el manipuleo del animal anestesiado. Por ejemplo, en monos Carayá se ha aplicado
Clorpromacina (en dosis de 1,3 mg por kg) más Ketamina (1,0 mg/kg) , dado que se trata de un tranquilizante
profundo o mayor. En carnívoros pequeños y medianos, en cambio, se han aplicado dosis de 0,1 cm3 de
Ketamina y 0,05 cm3 de Acepromacina por kg de peso (IMPOSTI, com.pers.).
¿Cómo alojar a más de un animal en un mismo recinto?
23
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 24
En general, no es aconsejable ubicar a un animal directamente con otro. Si el tratamiento lo requiere, es
conveniente alojar a los animales que se pretenden reunir en recintos o jaulas contiguas, donde puedan mantener
contacto visual, pero no físico. La observación de sus reacciones por unos días le permitirá anticipar (o no) el
resultado de la futura reunión de ambos. No se apresure ni presione a los animales. Si no hay demostraciones de
violencia o marcada territorialidad, introduzca uno de los ejemplares enjaulados dentro del recinto habitado por
el otro animal y vuelva a observar el comportamiento. Es recomendable que los machos o hembras muy
territoriales sean alojados después de los menos territoriales. Es importante que el recinto sea lo suficientemente
espacioso como para permitirles que puedan convivir respetando las distancias mínimas de tolerancia entre
ellos. En otras palabras, deberán respetarse las jerarquías sociales. Esto evitará o minimizará conflictos.
Tanto para la captura como para el alojamiento, respete las pautas de conducta de la especie. Si es
diurna, trabaje con ella de día, a la inversa de las nocturnas.
Recomendaciones para el transporte
1. Los ejemplares deben transportarse por separado (aun los de especies gregarias), cada uno en una jaula.
La tensión del viaje puede provocar peleas entre ellos, por lo que esta medida anula toda posibilidad de que se
hieran.
2. Es aconsejable suministrar tranquilizantes a los animales antes de transportarlos. El movimiento del
vehículo, la manipulación y la ansiedad, suelen ser causa de estrés.
3. Las jaulas de transporte deben ser cerradas (para algunas especies es recomendable que posean una
ventana hecha con malla metálica), con sistema de aireación, provistas de patas o un pié en su base, puerta (las
corredizas son más seguras que las que tienen bisagras) con seguro, y manijas para su traslado.
4. Las medidas de las jaulas deben permitir ingresar y permanecer cómodamente a los animales que se
desean trasladar (ver modelos, en este mismo capítulo), como tambien su fácil manipulacion.
5. Cuando se transporten varias jaulas, debemos acolchar las superficies para evitar que se golpeen.
6. Analizar la necesidad de mantener un promedio dado de temperatura.
7. Evaluar la conveniencia de vendar los ojos, especialmente cuando se trate de herbívoros. Para los grupos
tratados en este manual no suele ser necesario ni conveniente.
Prevención en la recepción
La llegada de ejemplares a un centro de rehabilitación en forma imprevista puede ocasionar desórdenes, por lo
que es conveniente disponer deun sistema de recepción planificado que considere algunas pautas, como:
a) Recepción, exclusivamente, de individuos de las especies que son rehabilitadas en el lugar, rechazando los de
cualquier otra, pero orientando acerca de otros posibles destinos.
b) Recepción de individuos con posibilidades reales de ser rehabilitados.
c) Recepción de especies amenazadas.
d) Disponibilidad de recintos.
e) Orden de ofrecimiento de donación.
f) Derivación inmediata de aquellos ejemplares inhabilitados, o los pertenecientes a especies con las que no se
trabaje, a otros destinos alternativos (como los contemplados en el Capítulo 8).
Siempre se deben tomar la mayor cantidad de datos posibles, en particular sobre el origen
geográfico del animal. En el caso de las donaciones, la tarea es relativamente más sencilla, y puede elaborarse
una planilla especial como la propuesta en el Anexo 1, que facilite el trabajo.
24
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 25
Muchos de los donantes, sino la mayoría, se comunican telefónicamente cuando desean donar un animal
silvestre. Por esta razón es de vital importancia que la persona encargada de la atención telefónica tenga en claro
qué preguntas debe hacer, como por ejemplo:
1. ¿De qué especie se trata?
(es conveniente pedirle una descripción general, para tratar de confirmarla).
2. ¿Cuántos animales son?
3. ¿Cuál es su origen geográfico?
(fundamental para evaluar posibles destinos)
4. ¿Cómo y dónde lo adquirió? ¿Hace mucho?
(ésto permite saber cuanto tiempo de cautiverio lleva y qué posibilidades tiene de ser rehabilitado)
5. ¿Cuál es la edad y cómo se encuentra de salud?
(permite dar asesoramiento inmediato sobre cuidados alimenticios o saniarios, aún no recibiéndolos)
6. ¿Por qué desea donarlo?
(es frecuente que sea porque el animal está muy grave o porque "ya es molesto")
7. ¿Por qué llamó a esta institución?
(se puede evaluar si es el resultado de una campaña educativa o publicitaria)
8. ¿Nombre, dirección y teléfono?
(para poder confirmarle si se recibirá o sugerirá derivar a otro lugar el animal)
Estas preguntas permiten tener una idea general de cada donación, permitiendo que se evalue si es
conveniente aceptarla o priorizar su recepción por sobre otra.
Cuando se decide aceptar el ingreso de nuevos animales, puede suceder que los mismos sean
trasladados por personas ajenas al proyecto o bien retirados por sus miembros. En cualquiera de los dos casos,
es conveniente que un asistente se traslade al lugar donde se encuentra el animal con la misión de:
- confirmar la especie.
- tomar datos sobre su estado general, para ver si tiene posibilidades reales de ser rehabilitado.
- asesorar in situ sobre los cuidados adecuados.
- evaluar los materiales necesarios para su captura y traslado.
En el momento de recibir animales, el primer paso a seguir consiste en la toma de datos referentes a la
historia clínica y requerimientos de cada ejemplar. Una "Ficha Individual" debe asentar datos referentes a la
especie, procedencia y forma de adquisición, fecha, edad aproximada, sexo, alimentación recibida, lugar en el
que fue mantenido, enfermedades que padeció, tratamiento aplicado, estado general al ser recibido,
observaciones generales, etc.. La mayor cantidad de datos recogidos es súmamente importante, ya que permitirá
dar un tratamiento adecuado, partiendo de lo que podamos reconstruir de su "historia clínica". Es en este
momento cuando debe identificarse el ejemplar a través de un código, que constará en un registro, en su Ficha
Individual y en el recinto que ocupa. Los siguientes anexos son ejemplos de un Acta de Donación y de una
Ficha Individual clínica, para tales efectos:
25
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 26
ANEXO 1
Acta de Donación
Mediante el presente documento, se certifica que el/la Sr/a ..................................................................
ha donado al Centro de Rehabilitación de Fauna .................. ejemplar de .......................................,
perteneciente a la especie ...........................................................
Esta donación se realiza para intentar rehabilitarlo/s y liberarlo/s en la naturaleza. De no ser posible ésto, se
autoriza su derivación a otro destino.
Firma del donante:
Aclaración: ........................................
Domicilio: calle ........................................................ N° ................ Piso ................ Dpto. ..........
Código Postal: ............. Localidad: ............................................... Provincia: ..................................................
Firma del receptor por parte del centro de rehabilitación:
Aclaración:...........................................
Hora: ......... : ......... hs.
Lugar y fecha: ................................................................., ........... de ...................................... de 1996.
26
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 27
ANEXO 2
Ficha individual
Especie: Forma: Nombre Vulgar:
Código identificatorio del individuo: Sexo: Recinto Nº
1. INGRESO
Fecha ingreso: Edad: Peso:
2. ORIGEN/ANAMNESIS
Forma en que fue obtenido el animal Marcar con una "X"
Capturado en el campo
Comprado
Decomisado
Encontrado en la vía público
Nacido en cautiverio
Otro (aclare):
3. MEDIDAS
Longitud total (cabeza-cuerpo-cola): ........ cm Longitud patas delanteras (o envergadura alar): ....... cm
Longitud de patas traseras: ........ cm
4. BREVE HISTORIA CLÍNICA
Edad cuando fue recibido:
Tipo de lugar donde vivía:
Enfermedades o accidentes que tuvo:
Traumatismos:
Cirugías:
Vacunas:
Alimentación recibida antes de la donación:
5. OBSERVACIONES CLINICAS
Exámenes Normal Anormal No examinado Observaciones
Edad actual
Estado de conciencia
Piel y faneras
Cabeza y cuello:
- Pupilas
- Conjuntivas
- Cavidad bucal
- Piezas dentarias
- Oídos
27
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 28
continuación de las observaciones clínicas
Aparato respiratorio:
- Inspección
- Percusión
- Auscultación
- Frecuencia respiratoria
Aparato cardiovascular:
- Frecuencia cardíaca
- Pulso
- Soplos
- Adenomegalías
Abdomen:
- Inspección
- Palpación
- Percusión
- Auscultación
Temperatura rectal:
Grados Centígrados: .................... Hora ...........:............ hs.
Medicación y dosis:
Requerimientos alimenticios:
6. EXAMENES COMPLEMENTARIOS
Exámenes Normal Anormal No examinado Observaciones
Análisis de materia fecal:
- Macroscópico
- Microscópico
Análisis de orina:
- Físico
- Químico
- Sedimento
Análisis de sangre:
- Hemograma
- Fleucocitaria
- Química sanguínea
- Hepatograma
Radiología:
- Cabeza
- Tórax
- Abdómen
- Miembros
Electrocardiograma
Otros estudios:
7. EVOLUCIÓN:
28
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 29
La cuarentena
Inicialmente, cada animal que ingresa a un centro de rehabilitación debe ser aislado y mantenido en
cuarentena. Si se produce el ingreso de un plantel de animales (por ejemplo, 50 tortugas terrestres) con el
mismo cuadro, ésta se hará en forma grupal. En caso contrario, deberán aislarse de acuertdo a su patología. Esta
medida es esencial para evitar el contagio y propagación de enfermedades al resto de los ejemplares del plantel
de ingreso y de aquellos alojados en el centro de rehabilitación. La duración de la cuarentena dependerá
fundamentalmente del cuadro patológico, de la especie, del tiempo que demanden los análisis preventivos y de
la capacidad de recuperación de cada individuo. La cuarentena se realizará en un lugar aislado, instaurado con
medidas de desinfección para ingresar y egresar, con manejo de la circulación del aire y con otras restriccionnes
que los profesionales consideren (ingreso con barbijo, número limitado de personas que puedan acceder, etc.).
El exámen físico no requiere de mayores condiciones para su realización, pudiendo llevarse a cabo en
las instalaciones del centro de reahabilitación como en el lugar de recepción, el domicilio del donante o en un
consultorio. En cambio, el exámen clínico puede requerir de métodos complementarios y éste necesitará de
instalaciones y materiales más complejos (laboratorio, radiología, etc.). Los métodos dependerán de:
a) resultado de la evaluación del paciente, a través del cuestionario y del exámen físico.
b) la especie considerada y sus enfermedades específicas.
c) las zoonosis a considerar, según la región comprendida.
Un aspecto importante es el tratamiento de los animales enfermos. Los requerimientos para ellos
serán:
a) Recintos separados de los animales sanos (recintos de internación o lazaretos).
b) Elementos de manejo y contención (guantes reforzados, lazos, bozales, varas para contención de reptiles,
etc.).
c) Materiales para tratamiento (jeringas, agujas, butterfly, algodón, gasa y desinfectantes).
d) Instrumental y elementos de sutura: tijeras, pinzas y bisturí.
e) Medicamentos.
f) Un espacio físico provisto de una mesa o camilla, agua, corriente y luz adecuada (enfermería).
Es importante dejar constancia del chequeo y de los tratamientos, junto con la historia clínica de cada
animal. Para ello resulta valioso cotejar la información reunida en la ficha individual con la planilla de la
especie, para no confundir determinadas actitudes propias del animal con síntomas de alguna enfermedad.
Tabla 3: Elementos necesarios en un botiquín de enfermería
Herramientas cepillo de cirugía, tijeras, material de sutura, lupa binocular, sondas para
entubaciones, abrebocas, balanza, alicates y limas, termocauterizadores.
Material descartable jeringas, agujas, abocatt, buter, sondas.
Estériles algodon, vendas de 5 y 10 cm de ancho, vendas para yeso de 10 cm, tela adhesiva
de 5 cm ancho, alcohol.
Ampollas y
soluciones
ampollas de agua destilada de 5 y 10 cm3, sales de rehidratación, solución
fisiológica, solución Dextrosa al 5% en agua, agua oxigenada al 10%, Pervinox
(solucion), DG 6 (solución).
Antimicrobianos amicacina, ampicilina, cloranfenicol, eritromicina, griseofulvina, sulfas.
Antiparasitarios abendazol, fenbendazole, ivermectina, levamizol, mebendazole.
Sedantes acepromazina, ketamina, clorpromacina, diazepam.
Otras monodrogas
29
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 30
Sueros y Vacunas
Saturación de la capacidad de recepción de animales
Debe considerarse que en algún momento puede saturarse la capacidad física para recepcionar animales.
Puede darse tanto en forma paulatina como repentina, cuando, por ejemplo, se produce un decomiso de
envergadura. También puede suceder que las donaciones de particulares se incrementen por campañas de
difusión, provocando una entrega masiva de animales. En estos casos, es útil llevar un registro de potenciales
donantes (anotando nombre y apellido, teléfono, especie, cantidad de ejemplares, estado de los mismos, edad,
razón por la que desea donarlo, origen geográfico del animal, por qué medio tomó conocimiento de la labor que
realiza el centro de rehabilitación, etc.). Esto permitirá establecer prioridades en la recepción, seleccionando
aquellas especies de mayor interés conservacionista y a aquellos individuos con mayores posibilidades de
rehabilitación. También facilitará el suministro de datos sobre las necesidades "sociales" de algunas especies,
favoreciendo la formación futura de grupos -de acuerdo a su origen, edad y sexos. Por ejemplo, si se dispone de
varias hembras de monos Carayá, habrá que priorizar la recepción de un macho para formar un grupo familiar.
Cuando la capacidad receptiva esté colmada, es necesario suspender la recepción de otros
individuos, aunque se aconseja continuar atendiendo al público. Por medio del registro de potenciales
donantes se podrá mantener contacto con ellos para asesorarlos sobre el cuidado de sus animales (tipo de dieta,
recinto, tratamiento de primeros auxilios, etc.) o bien para sugerirle otros lugares donde podrían derivarlos. En
el peor de los casos, se contribuirá a que el animal continue donde está, pero mejor atendido.
En los siguientes capítulos se tratarán las medidas preventivas frente a distintas patologías, para cada
uno de los siguientes grupos zoológicos: Primates, Carnívoros Medianos y Pequeños, Aves Rapaces y Reptiles.
30
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 31
Capítulo 4
Primeros auxilios para primates
Actualmente, cuatro especies de monos habitan en la Argentina: el Mono de Noche o Mirikiná (Aotus azarae),
el Aullador Alazán o Rojo (Alouatta fusca), el Aullador Negro o carayá (A.caraya) y el Caí o Capuchino (Cebus
apella). La sintomatología es similar en todas, con algunas variantes. No obstante, en este trabajo tomamos
como eje al Carayá o Aullador Negro (Alouatta caraya).
Pautas sanitarias:
(basadas en AGUADO et al., 1994; AVELLANEDA, com.pers.; IMPOSTI, com.pers.; RUIZ, com. pers.)
Recomendaciones
Realizar análisis coproparasitológicos, de sangre, tuberculinizaciones y desparasitarlos.
Las enfermedades de los monos suelen ser comunes a las del ser humano (ej. las eruptivas y la tuberculosis). Las
tuberculinizaciones son periódicas (al menos una al año). Se recomienda tomar radiografías del tórax u otras que
complementen el chequeo general.
Alimentación inicial:
El continuar con la alimentación que cada ejemplar recibió durante su cautiverio (anotada en la Ficha
Individual), garantiza la ingesta de comida durante los primeros días en el CRF. Si la misma se modificara
inmediatamente después de recepcionado el ejemplar, es muy probable que sea rechazada -con el consecuente
riesgo de desnutrición y decaimiento-. Sin embargo, se hace necesario retirar elementos nocivos de la dieta
tales como caramelos, chocolates, carne (en el caso de los carayá, no en los Cebus), bebidas artificiales y
manufacturados (embutidos, frituras, etc.). Los capuchinos (Cebus) bajo tratamiento sanitario pueden
reemplazar la carne roja por tenebrios y carne de pollo. Resumiendo, lo ideal es ofrecerles la misma comida que
ya consumía y, luego de cierto tiempo, cambiarla progresivamente por una mas adecuada.
Patologías más comunes:
(basadas en AGUADO et al., op.cit.; RUIZ, 1994; AVELLANEDA, com.pers.; IMPOSTI, com.pers.)
Como se mencionó con anterioridad, los animales silvestres están condicionados a ocultar el dolor de sus
enfermedades, ya que -si la manifiestaran- serían fácilmente indentificados por sus predadores. Cuando ésta se
manifiesta, el animal está grave o la enfermedad muy avanzada. Existe una alta probabilidad de mortandad de
no mediar un rápido tratamiento.
Algunas enfermedades se producen por bajas en las defensas, por ejemplo estafiloconcias (problemas de
la piel), diarreas y cuadros pulmonares. Preventivamente, es importante mantenerlos libres de parásitos porque
estas bajas defensivas permiten que todos los protozooarios proliferen, produciendo colitis o enteritis que
pueden terminar con la vida del animal.
A continuación, se comentan algunas patologías frecuentes y sus tratamientos.
31
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 32
1) Enteritis: Las diarreas los deshidrata rápidamente y el aumento del tránsito intestinal les produce
"intusucepciones" (una porción de intestino se introduce dentro de otra) al aumentar el peristaltismo, con lo cual
el mono puede morir. Los carayáes padecen de estas intusucepciones con mayor frecuencia que otros
primates.
Tratamiento: con crema de bismuto, pero teniendo en cuenta que con este medicamento la materia fecal
cambia de consistencia y color (se torna gris), por lo que es conveniente que antes lo vea un veterinario (ya que
podría tratarse de colitis o úlceras cólicas). En general, el bismuto es lo indicado para evitar los inyectables (que
producen mayor estrés). Además hay que hidratarlo, con sales de rehidratación oral y ofreciéndole azúcar
permanentemente. Por último, hay que tratar de que consuma alimentos adecuados y que no genere
hipoglucemia (un carayá tarda 24 hs.en presentar este cuadro). Esta le puede provocar el deceso. La
alimentación, especialmente si son ejemplares jóvenes, debe ser modificada. Hay que hacer una papilla con dos
cucharadas soperas de leche sin lactosa y dos cucharadas soperas de cereal en polvo más una cucharadita de
complemento protéico Cecalbum. Mezclar ésto con una cucharada de miel y un huevo crudo. Se ofrece con
cuchara, o se suministra -vía oral- con ayuda de una jeringa o sonda. Si se resiste a comer, alimentarlo con
Ensure Plus (0,5 ml/kg cada 6 horas), de laboratorios Abbot.
2) Tuberculosis
Síntomas: pueden presentar tos o diarrea, dependiendo si el germen penetró el organismo por inhalación o por
ingestión. Puede resultar en muerte fulminante, diagnosticándose la TBC durante la necropsia.
Prevención y Tratamiento: las medidas preventivas incluyen la vacunación con BCG, RX de tórax y
tuberculinizaciones. Estas deben realizarce preferentemente cada 6 meses. Cualquier cambio en la zona de
inyección se considerará sospechoso, repitiéndose la prueba para su confirmación.
La desinfección de los habitáculos es otra medida a tomar.
3) Herpesvirus
Síntomas: se pueden observar numerosas placas blancas en labios, encías y, a veces, lengua. En ocasiones, y
por la imposibilidad de ingestión de alimentos, los ejemplares demuestran inapetencia y decaimiento.
Prevención y Tratamiento: Cuando los monos cambien los dientes, debemos prestar particular atención a la
higiene de los recintos y a la calidad de los alimentos. En primates americanos son frecuentes las infecciones por
Herpesvirus simiae y H. tamarinus, por lo que resulta de suma importancia realizar los chequeos con guantes de
látex. Se les debe administrar suplementos vitamínicos, hidratarlos frecuentemente y alimentar -forzadamente o
con sonda- con Ensure Plus. Ocasionalmente, se recomienda el uso de drogas antiherpéticas para humanos,
como el Acyclovir (PEREZ JIMENO, com.pers.).
Otras enfermedades:
HTVL Fiebre Amarilla Dengue Leptospirosis Toxoplasmosis
Mal de Chagas-Mazza Paludismo Tétanos Hepatitis Infecciosa Patógenos intestinales
(Salmonella y Shigella)*
* A veces causantes de diarrea.
Los primates neotropicales son proclives a contraer estas patologías, por lo que se recomienda realizar
análisis preventivos, especialmente si las condiciones higiénicas del lugar donde se los mantuvieron alojados
32
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 33
fueron inadecuadas o si la región geográfica de origen coincide coinciden con los focos de propagación o
contagio naturales de las esas enfermedades.
Manejo
Para la captura de ejemplares silvestres heridos o individuos agrsesivos hay que darles Clorhidrato de Ketamina
inyectable. En la Tabla 2 se describen las distintas dosis de tranquilizantes y sedantes adecuados para la
captura.
Si estuvieran trepados a una rama, debe amortiguarse la caída con mantas sujetas, redes o colchonetas.
En cambio, si están encerrados, se deben cerrar las puertas o las ventanas de las habitaciones y sustraer los
objetos que en ella se encuentren, para evitar que los monos escapen o rompan elementos valiosos.
Los carayáes dóciles pueden trasladarse suavemente de la cola al ser tomados para su traslado. Si la
intención es chequearlos externamente, se debe, además, sujetarlos por las axilas. Los caíes, en cambio, deben
capturarse con redes o "cazamonos" y luego sujetarlos por el cuello con sumo cuidado, para evitar el daño
mutuo (se defienden con peligrosos mordiscos). Si la manipulación se extiende por algunos minutos -en
chequeos sanitarios, por ejemplo- es necesario sedarlos para evitar una elevada carga de estrés. Nunca hay que
guiarse de los comentarios que realicen los "dueños" del animal, sobre la supuesta mansedumbre del mismo, ya
que ante esta situación cualquier ejemplar puede reaccionar agresivamente.
En todos los casos se recomienda utilizar guantes de cuero y trasladar a los ejemplares dentro de jaulas
individuales.
33
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 34
Capítulo 5
Primeros auxilios para carnívoros medianos y pequeños
Con excepción de cuatro especies, todos los mamíferos argentinos pertenecientes al orden de los carnívoros,
pueden ser incluídos en estas categorías de tamaño. Su manejo es relativamente sencillo y sus conductas, en
general, temerosas frente al humano. Incluyen a los zorros (Dusicyon y Cerdocyon), los gatos monteses (Felis
spp.), ocelote (Felis pardalis), osito lavador (Procyon cancrivorus), coatí (Nasua nasua), hurones (Galictis spp.,
Eira barbara y Lincodon patagonicus) y a las nutrias "verdaderas" (Lutra spp.). Los carnívoros de tamaño
grande (Aguará-Guazú, Puma, Yaguareté, Lobo Gargantilla) difieren radicalmente en cuanto al manipuleo,
manejo sanitario y a las medidas de seguridad, motivo por el cual no son tratados en este trabajo.
La susceptibilidad a las enfermedades varía entre las familias de carnívoros (DINNES, 1984). Sin
embargo, los cuadros observados en los pequeños y medianos carnívoros guardan relación entre sí, por lo que
han podido agruaparse.
Pautas sanitarias:
(basadas en BARRIONUEVO e IMPOSTI, com.pers)
Recomendaciones
Revisar los ejemplares siguiendo una línea desde la cabeza hacia la cola. Además de los datos anotados en la
ficha individual, la observación directa del paciente permitirá aproximarnos al conocimiento de su estado
clínico y evaluar las posibles urgencias que presente.
La observación de cada ejemplar permitirá encuadrarlo como:
1) Animal aparentemente sano, sin signos ni síntomas de enfermedad:
No estresar al animal; ubicarlo rápidamente en un lugar cómodo para la especie, acorde con su edad y
comportamiento social. En principio, se recomienda continuar con la dieta que se le suministró hasta ese
momento. Se la cambiará paulatinamente si es causa potencial de enfermedad o trastornos digestivos. Recoger
materia fecal durante tres días seguidos, en frasco con formol al 5 %, y remitirla al laboratorio. La consulta al
médico veterinario no es urgente, pero sí conveniente dentro de las 48 hs.
2) Animal aparentemente sano, con dudosos síntomas de enfermedad:
Se trata de animales en buen estado general, pero con secreciones oculares, nasales, vaginales y/o tos. Tener en
cuenta que puede ser el inicio de alguna enfermedad que lo agrave. De realizar la manipulación del ejemplar,
utilizar guantes de látex. Consultar al profesional veterinario en el transcurso del día.
3) Animal con síntomas específicos:
Los síntomas más frecuentes son: falta de apetito (anorexia), decaimiento, vómitos, diarreas, deshidratación o
dolencia de algún miembro. Hay que llamar con URGENCIA al médico veterinario, ya que la deshidratación
producida por vómitos y diarreas -por ejemplo- puede desencadenar la muerte del animal transcurridas pocas
horas. No es conveniente suministrar medicamentos pero sí tratar de recabar la mayor cantidad de datos que
puedan orientar al profesional (por ejemplo, tiempo transcurrido desde que comenzaron los síntomas, medidas
tomadas, si mantuvo contacto con animales enfermos, condiciones higiénicas del sitio donde se lo mantuvo,
etc.).
Alimentación inicial
34
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 35
Todos los carnívoros pueden recibir tejido muscular (pulpa) durante la cuarentena, salvo que el médico
veterinario considere imperiosa la necesidad de suspender su suministro. Inicial y preventivamente, no ofrecer
vísceras (aunque se las utilice durante otras estapas de la rehabilitación), especialmente si no se conoce el origen
o la calidad de las mismas. A las nutrias (gén. Lutra) se les debe ofrecer pescado fresco y crustáceos.
Según el tiempo de duración de la cuarentena, deberá suministrarse carbonato de calcio y/o complejos
vitamínicos (A, B, D, E). En forma preventiva, se pueden incorporar antiparasitarios en el agua o en la comida
(utilizando carne picada).
Patologías más comunes:
(basadas en BARRIONUEVO & IMPOSTI, com.pers)
Síntomas y tratamientos:
En los ojos: la mirada debe ser atenta y vivaz, sin congestión en conjuntivas (ojo rojo) ni secreciones de
ningun tipo. Por el tipo de captura o por las características del lugar donde se lo mantuvo cautivo, puede
presentar irritaciones debido a la entrada de agentes externos (arena, polvo, tierra, pasto, etc.). En este caso, es
muy importante no colocar gotas oftalmológicas, ya que pueden agravar el cuadro. Si fuera posible, irrigar con
solución fisiológica estéril, para producir la limpieza. De ser necesario, repetir cada cuatro horas y secar con
gasa estéril. Informar lo antes posible al veterinario.
En los oídos: el animal que manifiesta dolor en el conducto auditivo, intentará rascarse el oído con la pata o con
cualquier objeto, sacudirá la cabeza o la inclinará hacia el lado afectado. Resulta importante prestar atención a
estas actitudes, ya que una otitis tratada a tiempo puede resolverse, mientras que una otitis crónica es
"rebelde" a tratamientos (debiendo requerir de cirugía para solucionarla). Si se lastima por esta acción, colocarle
un collar isabelino o "balde". El tratamiento para cada caso será sugerido por el veterinario.
En la boca (zonas dentales y periodontales): por el tipo de captura a la que se ven somentidos o por una
manipulación inadecuada, es frecuente encontrar lesiones en labios, encias y dientes. Informar de inmediato al
veterinario, los animales con este cuadro pueden dejar de alimentarse.
En el sistema digestivo: si se percibe la retención o irregularidad en la evacuación de materia fecal o de la orina
se puede estar presenciando cuadros de estreñimiento, de oliguria o anuria. En todos los casos, se requiere en
forma urgente de la asistencia veterinaria.
Heridas:
a) Hemorragia (reciente sangrante): cohibir la hemorragia. Hacerlo con gasa estéril embebida en agua
oxigenada (de 10 volúmenes). Si es necesario, tranquilizar al animal con sedantes. Luego, tratar con
cicatrizantes adecuados.
b) Herida de mas de 6 horas: suele estar contaminada. Deberá limpiarse en profundidad (en los bordes y
centro de la misma) con solución fisiológica tibia. Colocar una gasa con solución fisiológica, cortando los pelos
circundantes (para evitar su caída dentro de la herida) en un radio no mayor de 3-4 cm. . Al retirar la gasa se
desinfecta con Pervinox diluído en agua. En estas condiciones se informa al profesional quien continuará con el
tratamiento conveniente.
c) Miasis (herida con gusanos): También en este caso se recortan los pelos circundantes a los bordes de la
herida. Colocar curabichera en pasta o en aerosol, teniendo en cuenta que no está recomendado su uso en
35
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 36
felinos (se lamen y pueden intoxicarse). La Ivermectina, que combate la endo y ecto parasitosis, puede
utilizarse. Informe al veterinario.
Otros transtornos: Modificaciones en el ritmo cardíaco, en la frecuencia y el tipo de respiración, los temblores
o la dificultad de mantener una posición erecta, pueden terminar en la muerte súbita de los ejemplares. En estos
casos, conviene aislarlos de perturbaciones: cubra parcialmente la jaula, oscureciéndola, y deposítela en un lugar
tranquilo y silencioso. Aisle el ejemplar de otros y avise inmediatamente al vetrinario. Es importante tomar nota
del número de deposiciones, de su consistencia y de la frecuencia de las mismas. La tos se puede presentar como
un síntoma de enfermedad o, en el caso de los felinos, de parasitosis.
La tabla indica las enfermedades mas frecuentes que pueden contaer los carnívoros silvestres (basado en
DINNES, op.cit.; BARRIONUEVO, com.pers.; IMPOSTI, com.pers.; WITTER & O'MEARA en DAVIS, J.N.
et. al. s/f.).
Tabla 4: Enfermedades más frecuentes en carnívoros
Familia 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14
Cánidos (zorros) + + + + - - - + - - + - - +
Felinos (gatos silvestres) - - - + + + + + - - + + + -
Prociónidos (coatí, osito lavador) - + - - -
Mustélidos (hurones, lobitos de río) + + + - - -
Referencias: 1) Moquillo; 2) Hepatitis; 3) Virus y Brondetella bronchiseptica parainfluenza; 4) Leptospirosis;
5) Moquillo felino; 6) Rinotraquetis viral; 7) Pneumonitis/Clamidiasis; 8) Rabia; 9) Botulismo; 10) Enteritis
viral; 11) Toxoplasmosis; 12) Peritonitis infecciosa; 13) Leucemia; 14) Brucelosis; +) se saben susceptibles; -)
no se sabe si es susceptible.
Otras enfermedades de las que resultan susceptibles son la Salmonelosis, la Micosis y la Coccidiosis.
La siguiente tabla, en cambio, enumera las vacunas existentes. Existen controversias sobre su aplicación
preventiva (N.LOEKEMEYER & C.FERMANI, in litt.), o sobre la conveniencia de utilizar virus muerto o virus
vivo modificado (DINNES, op.cit.). Por ejemplo, existen reportes de rabia inducida por vacunas MLV en
carnívoros medianos y pequeños (CARPENTER et. al., 1976). Por lo tanto sólo se utilizarán cuando el
profesional veterinario lo considere necesario.
Tabla 5: Vacunas preventivas para carnívoros silvestres
Familia 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Canidae (zorros) + + + + - - - + - -
Felidae (gatos monteses) + + + + - -
Procyonidae (coatí, osito lavador) + + + + - -
Mustelidae (hurones, lobitos de río, zorrinos) + + + + + +
Referencias: 1) Moquillo; 2) Hepatitis; 3) Virus y Brondetella bronchiseptica parainfluenza; 4) Leptospirosis;
5) Moquillo felino; 6) Rinotraquetis viral; 7) Pneumonitis/Clamidiasis; 8) Rabia; 9) Botulismo; 10) Enteritis
viral; +) pueden resultar convenientes; -) no siempre es aconsejable su aplicación.
Manejo
36
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 37
En el caso de cánidos y mustélidos (zorrinos, lobitos de río, hurones) resultan útiles el uso de contenedores. Se
los inmoviliza con éstos, y luego son sostenidos mediante la presión del cuello y muslos sobre el suelo o mesa.
La mayoría de los mustélidos pierden casi toda posibilidad de reacción al ser suspendidos por el pliegue dorsal
del cuello. En los cánidos, el hocico vendado o bozales anula toda posibilidad de mordiscos, lo que permite
mayor movilidad del ejemplar no sedado.
Los felinos (gatos monteses, ocelotes, etc.) y prociónidos (coatíes y ositos lavadores) conviene
capturarlos con redes y luego sedarlos ya que, aun los ejemplares dóciles, pueden resultar peligrosos (los
primeros por los zarpazos y los segundos por los mordiscos). Por otra parte -especialmente los felinos- sufren de
estrés cuando el manejo no realiza con el individuo tranquilizado.
En todos los casos, se aconseja usar guantes.
NOTA: Recuerde "El uso de anestésicos" (Capítulo 3).
37
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 38
Capítulo 6
Primeros auxilios para aves rapaces
Por regla general, se denominan aves rapaces, aquellas caracterizadas por su visión estereoscópica (binocular) y
con picos y patas adaptados para la captura, contención y muerte de sus presas, aunque algunas son carroñeras.
Pertenecen a los órdenes Falconiformes y Strigiformes, y vulgarmente son conocidos como halcones (géneros
Falco, Herpetotheres, Micrastur, Spiziapteryx), caranchos, matamicos y chimangos (géneros Polyborus y
Milvago), águilas (géneros Geranoetus, Oraetus, Spizaetus, Spizastur, Buteogallus, Morphnus, Harpia,
Harpyhaliaetus, Pandion), Aguiluchos (géneros Buteo, Busarellus, Heterospizias, Leucopternis), Gavilanes,
Esparveros o Milanos (géneros Circus, Geranospiza, Parabuteo, Ictinia, Elanus, Elanoides, Rostrhamus,
Chondrohierax, Leptodon, Accipiter, Gampsonyx, Harpagus), Cóndor (género Vultur) y Jotes (géneros
Cathartes, Coragyps, Sarcoramphus), Búhos, Caburés, Lechucitas, Lechuzones (géneros Bubo, Pulsatrix,
Ciccaba, Aegolius, Athene, Otus, Glaucidium, Strix, Asio, Rhynoptynx) y Lechuza (género Tyto).
Pautas sanitarias:
(basadas en COOPER, 1985; DE LA PEÑA, 1980; IERINO, com.pers.; STAUBER, com.pers.; REDIG, 1993)
Recomendaciones:
Exámen físico completo, chequeando plumas, alas (extensión y reflejo de retracción), mucosas, ojos y palpando
la quilla. Chequeo de tarsos, falanges y comisuras de la boca. Pesarlas. Efectuar el análisis coproparasitólogico
(con microscopio y con tiras de ph.) y de sangre. Encapuchar o "encaperuzar" al ave cada vez que deba
manipularse, para evitar el estrés. Preventivamente, Test de Chlamydia y Radiografías dorso-ventral y lateral.
También observar las vías aéreas y respiratorias.
Considere también:
1. Disponer de habitaciones separadas entre ejemplares hasta realizar chequeos y comprobar su buen estado
sanitario.
2. Duplicar el espacio para aves sanas.
3. Mantener una temperatura ambiente aproximada a los 25ºC.
4. Asistir a los pichones con incubadoras (o en su defecto con lámparas eléctricas).
Alimentación inicial:
A través de la rehidratación muchas rapaces han recuperado progresivamente su estado físico; por ello el agua
fresca nunca debe faltar. Si la rehidratación tiene carácter de URGENTE, el veterinario puede suministrar -
oralmente y por sonda- agua, Gatorade o solución fisiológica, en dosis de 3 mml./100 grs. de peso; nunca en
forma intramuscular (STAUBER, com.pers.).
La carne de pollo (especialmente menudos y cabezas) resulta apropiada para casi todas las rapaces, pero
hay que tener en cuenta ciertos detalles. Se descomponen rápido -la renovación debe ser diaria-, no todas los
ejemplares la aceptan por igual, y algunas vísceras (el hígado, por ejemplo) pueden ser nocivas si se las
suministra en abundancia. Las excepciones están dadas para las especies de hábitos especialistas (como los
38
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 39
caracoleros), quienes pueden rechazarla. En estos casos habría que proveerse de sus presas (caracoles, insectos),
por lo que sugiere contar con un pequeño bioterio.
Si trata de capturar a un ave rapaz y ésta vomita o regurgita comida, no se atemorice, es normal que lo
hagan, especialmente antes de intentar volar. Para más detalles, consulte el Capítulo 11.
Patologías más comunes:
(basadas en COOPER, op.cit.; DE LA PEÑA, 1980; S.IERINO, com.pers.; STAUBER, com.pers..; REDIG,
op.cit.)
La lista de enfermedades es larga, aunque la mayoría no son frecuentes. En el momento de exámen, se debe
considerar si el cuadro es el correspondiente a alguna de las siguientes:
Enfermedades súbitas: se observa la erección de las plumas (ave "envolada"). El animal siente frío: su
temperatura corporal se encuentra entre 40º- 42ºC. En esta situación puede dormir más de lo normal. En el caso
de los búhos y lechuzas, el sueño se prolonga durante la noche. Pueden, además, presentar alteraciones
digestivas (diarrea) o problemas de tipo respiratorio o ambas en forma simultánea.
Enfermedades crónicas: El plumaje de los individuos (que refleja el atractivo sexual), se opaca o ensucia.
Observar algunas plumas bajo el microscopio para detectar la presencia de parásitos masticadores-chupadores
(en estos casos, las plumas se muestran degradadas en distintas zonas). Las aves afectadas por estrés presentan
síntomas similares pero la degradación en las plumas es menor y no en todas las plumas que cubren el cuerpo
necesariamente. El aislamiento y la imperturbabilidad pueden lograr la recuperación del estado
Enumeración de enfermedades frecuentes de los mencionados cuadros:
a) Parasitarias:
I) Nematodes:
Síntomas: alteraciones digestivas.
Tratamiento: combatible con lebamisol.
II) Capilaria:
Síntomas: alteracions digestivas. Se detecta en la orina.
Tratamiento: se trata con Ivermectina.
b) Micóticas:
III) Candida albicans (Moniliasis):
Síntomas: se observan focos blancos en la boca del ave.
Diagnóstico: por cultivo de materia fecal.
Transmisión: de tipo oportunista.
Tratamiento: aplicación de antimicóticos (micostatina, quetoconasol, grisiofulbina) en forma inmediata, ya que
los hongos se reproducen muy rápido.
c) Bacterianas:
IV) Chlamydia psittaci o riquetsia:
Transmisión: materia fecal, estornudos, polvo de plumas.
Síntomas: alteraciones digestivas, respiratorias (ronquidos o secreción pegajosa en narinas) o ambos. Se
presenta de manera aguda o crónica.
Tratamiento: Hacer un "Test de Ellisa" para detectar la presencia de la enfermedad. El ave queda como
portadora. Suministrar drogas por vía oral o inyectables: normalmente se calcula 1mg/kg de tetraciclina (ya sea
de manera constante o c/6 hs.). La dosis puede ser agregada al agua, cuidando que el ave no deguste el remedio;
39
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 40
si esto ocurre deja de beber. La aplicación de tetraciclina también ha sido recomendada, 1 dosis c/7 dias (3
aplicaciones).
V) Staphylococcus sp.:
Transmisión: a través de la materia fecal por vía oral (el animal come materia fecal de otra ave enferma) o por
heridas en las patas (pisando la excreción de otro ejemplar enfermo). Son curables cuando el orígen es digestivo;
si se origina en heridas, por lo general, mueren.
Tratamiento: inyecciones de penicilina en distintos puntos del cuerpo para distribuir la droga ampliamente. El
volúmen de ésta debe ser calculado en relación a la superficie de tejido corporal.
VI) Pasteurella sp. (Cólera):
Síntomas: alteraciones del sistema digestivo.
Tratamiento: se cura con cualquier antibiótico de amplio espectro (gram+): Cloranfenicol, Sulfametazina,
Sulfamerazina, Tetraciclina, Estreptomicina o Furazolidona. Se puede aplicar bacterinas
VII) Campilobacter jejuni:
Síntomas: digestivos.
Tratamiento: con antibiótico de amplio espectro.
VIII) Escherichia coli (Colibacilosis):
Síntomas: digestivos.
Tratamiento: con antibióticos; Estreptomicina, Tetraciclina, Cloranfenicol, Furazolidona, Furaltadona,
Eritromicina, Neomicina, Colimicina, Polimixina, Kanamicina, Espectinomicina o Framicetina (DE LA PEÑA,
op.cit.).
IX) Listeria monocytogenes:
Síntomas: de tipo oportunista, ataca a las aves bajas de defensas. Presentan signos nerviosos (meningo
encefalitis). Puede ser transferido al ser humano.
Tratamiento: con dosis de tetraciclina.
d) Virósicas:
X) Paramixovirus (enfermedad de Newcasttle):
Síntomas: el órden Falconiformes es poco susceptible, los signos predominantes afectan el sistema nervioso (el
ave carece de coordinación cuando se mueve).
XI) Herpesvirus:
Síntomas: los mas suceptibles son los halcones y esparveros (Falco sparverius, Falco peregrinus y Accipiter
sp.). Puede aparecer en formas cutáneas (callos, etc), habiendo rapaces que permanecen portadoras de esta
enfermedad, ya que afecta el material genético.
Tratamiento: Si no resulta congénito, pueden curarse por sí solas a los 4 o 5 días.
XII) Avipox virus (viruela):
Síntomas: registrado en halcones, aguiluchos y esparveros de los géneros Falco, Buteo y Accipiter,
respectivamente. Presentan los ojos cerrados (en "compota") y con secreciones. Se contagia a través del
mosquito, manifestándose temporariamente como una membrana en la zona infectada. Chequear la existencia de
fasciolas en la base de la lengua.
Diagnóstico: se realiza un raspaje en el tegumento; luego es coloreado para detectar los cuerpos de "bollinger".
Tratamiento: existen antibióticos preventivos. Es aconsejable la administración de Cloranfenicol y Vitaminas A
y C (DE LA PEÑA, op.cit.).
Patologías de tipo ocular: Enfermedades que regularmente afectan la visión de las rapaces: hipema (presencia
de sangre en la cámara anterior), conjuntivitis infecciosa, blefaritis, queratitis, catarata senil y traumática, corio-
retinitis. Menos frecuentes resultan la úlcera corneal, la luxación del cristalino, las alteraciones pigmentarias de
la retina, y la rotura del pécten.
Diagnóstico: con Fluroesceinas para detectar úlceras corneales; con oftalmoscopio para detectar lesiones, rotura
del pécten, cataratas, etc..Para detectar un glaucoma el profesional veterinario debe realizar una tonometría
ocular.
40
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 41
Tratamiento: de tipo quirúrgico (a veces debe extirparse el ojo), aunque pueden tratarse enfermedades como la
conjuntivitis con colirios o pomadas oftalmológicas antibiótico-inflamatorias.
Las alteraciones oftalmológicas de naturaleza traumática -choques con automóviles, golpes,
disparos, trampeo, cuerpos extraños- y las quemaduras e infecciones se presentan con cortes, ruptura o
exposición del globo ocular o de la órbita ósea. En ocasiones, se ven afectados los parietales.
Diagnóstico: con RX se pueden observar fracturas en las órbitas oculares, en los parietales o en la calota
cranena.
Tratamiento: cuando los huesos estén ilesos, las heridas se tratan con cicatrizantes y antibióticos. Si no fuera así,
lo primero que se debe hacer es restaurar, quirúrgica o externamente, los huesos fracturados intentando que
suelden bien. Esto conlleva enormes riesgos y, muchas veces, el ave muere. Si está afectado el globo ocular
suele extirparse el ojo. La ceguera total se detecta ante la falta de reacción frente al movimiento brusco de las
manos cerca de la cabeza y si, por el contrario, reaccionaran frente a aplausos o ruidos.
Observaciones: Las rapaces pertenecientes al orden Strigiformes que han perdido un solo ojo (tuertos) pueden
sobrevivir en la naturaleza (STAUBER, com.pers.). Esto es posible, gracias al gran desarrollo del sentido
auditivo y a la estereoscopía del sentido de la visión.
Otros trastornos sanitarios:
I) Botulismo: se genera al suministrar alimentos -ratones o pájaros, por ejemplo- que estuvieron embolsados
y congelados. Tratamiento: por fluidoterapia.
II) Disneas y emaciamiento: por desnutrición. Tratamiento: en estos casos hay que alimentar forzadamente y
aplicar tricomicidas.
III) Porodermatitis: denominados "clavos", se producen cuando se apoyan únicamente sobre el eje central de
los tarsos, por lo general, cuando no disponen de lugares adecuados donde posarse. Tratamiento: es quirúrgico,
aplicándose un torniquete, limpiando y desinfectando el pie y. luego, realizando el corte en la zona hematizada
circundante a la planta (STAUBER, op.cit.), teniendo cuidado de no cortar los tendones. Se debe lavar el área
afectada, suturar, vendar y dejar en reposo por una o dos semanas. Modificar las condiciones del cautiverio,
disponiendo de ramas cilíndricas y plataformas planas donde pueda posarse.
IV) Heridas o cortes: se limpian, se desinfectan y se vendan.
V) Fracturas en miembros: si están unidos en correcta posición, los huesos pueden soldar en dos semanas. Si
es en las alas deben ser plegadas e inmovilizadas con vendaje "en ocho". El vendaje nunca debe superar los 8-10
días, ya que -en caso sontrario- se entumecería el miembro permanentemente. En fracturas de cúbito o en tarsos,
éstos se sujetan externamente con bastones, sin inmovilizar la articulación.
VI) Pérdida o ruptura de plumaje: por excesos de grasas. Ofrecer una dieta adecuada.
Manejo
La captura de los individuos se realiza preferencialmente con redes fuertes pero livianas (de nylon, o las
llamadas "de neblina") y con un tramado que no permita el paso de las alas o tarsos. En su defecto, una bolsa
aireada (de arpillera) puede reemplazar a las redes cuando se manipulen rapaces medianas o grandes. De no
disponerse de ninguno de esos elementos, se las puede cubrir con mantas o abrigos y luego presionar
cuidadosamente sobre el piso. Las patas serán tomadas por los tarsos y plegados suavemente. A las de tamaño
pequeño se las puede levantar plegándoles las alas y -con ayuda de los dedos- retirándole los tarsos hacia el
exterior.
Debe tenerse cuidado en no ser agredido por las garras. Durante la captura, utilice guantes, aunque una
vez sujetas conviene prescindir de ellos para realizar el chequeo, dado que restan "sensibilidad fina". Para
41
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 42
realizar inspecciones, la boca se abre con lazos de gasa, presionando por debajo de la mandíbula y hacia atrás de
la cabeza.
Apenas capturada un ave, debe colocarse una "caperuza" sobre la cabeza del ejemplar, ya que al
anularles la visión se tranquilizan rápidamente (evitando el aumento significativo de pulsaciones, que puede
provocar "estallidos" cardíacos).
Los recintos de cuarentena y para aves enfermas deben tener posaderos y perchas cubiertos con material
aséptico (pasto artificial, caucho).
Para medicarla o intervenirla quirúrgicamente, no bastará el uso de la "caperuza" para contener al
animal. En esas situaciones será necesario sedarlas y/o anestesiarlas.
Anestésicos empleados en aves rapaces
REDIG (op.cit.) ha descripto dos métodos principales para anestesiar aves de presa. Las mismas consisten en la
aplicación de Isoflurina (agente inhalante aplicablre con vaporizador) o bien Ketamina (inyección intramuscular
o endovenosa) en combinación con agentes tranquilizantes. Otros anestésicos no son satisfactorios en aves de
presa y los sedantes inhalables fuera de la Isoflurina no son recomendados.
Tabla 6: Dosis recomendadas de anestesia para aves rapaces con Ketamina/Rompún
(en base a S.IERINO, com.pers. y REDIG, op.cit.)
Especie Nombre científico Peso (en g) Dosis (c.c.)
Aguilucho Langostero Buteo swainsonii 750-950 0.08-0.10
Aguila Mora Geranoaetus melanoleucus 3000-4000 0.10-0.15
Halconcito Colorado Falco sparverius 90-125 0.03-0.04
Halcón Peregrino chico Falco peregrinus 500-700 0.07
Halcón Peregrino grande F. peregrinus 800-1050 0.12
Aguila Pescadora Pandion haliaetus 1200-1500 0.12
Jote Cabeza roja Cathartes aura 1200 0.15
Nacurutú Bubo virginianus 950-1700 0.10-0.25
Lechuzón Campestre Asio flammeus 350 0.06
Lechucita Común Otus choliba 150-250 0.05
Lechuzas Barradas género Strix 700-1000 0.10
42
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 43
Capítulo 7
Primeros auxilios para Tortugas
La Clase reptiles cuenta con más de 5.000 especies distribuídas en todo el mundo, presentando una gran
variedad de formas, subespecies o razas que tornan complicado el tratamiento uniforme de este grupo. A ésto
hay que agregarle que la ciencia veterinaria herpetológica, se halla aún en sus comienzos y los métodos de
análisis y estudio resultan, a veces, caros y complicados de realizar. Por este motivo, nos limitaremos a
considerar sólo un órden: Testudines (tortugas), por incluir las especies más comercializadas y frecuentes de
ingresar a un Centro de Rehabilitación.
Las tortugas -terrestres y acuáticas- más comercializadas (ilegalmente) en la Argentina son las
pertenecientes a los géneros Chelonoidis (cuatro especies), Chrysemys (una especie) y Phrynops (una especie).
El resto de las especies argentinas están repartidas en los géneros Hydromedusa, Kinosternon, Achantochelys.
No se incluyen las especies marinas.
Pautas sanitarias:
(basadas en GONZALO, com.pers.; TROIANO, 1991)
Recomendaciones:
Al transportar animales evitar los bruscos cambios de temperatura. Si el transporte se realiza en invierno, o en
zonas frías, templar paulatinamente el cuerpo del animal para evitar shocks térmicos. Las especies
dulceacuícolas o de pantano pueden ser transportadas en bandejas o cajas plásticas, convenientemente aireadas,
que incluyan paños hidratados.
Alimentación inicial
La incorrecta alimentación, de modo particular en estos animales, es causante de enfermedad.
La falta de nutrientes los predispone a enfermedades posteriores, mientras que una alimentación
exagerada puede aparejar, fundamentalmente, problemas de fertilidad.
La dieta de las tortugas terrestres (APRILE, 1996) debe incluir frutos varios (manzanas, peras, uvas,
cítricos, sandía, etc.), verduras de hojas (repollo, acelga, lechuga, radicheta, etc.), verduras hortalizas (papas,
zanahorias, batatas, zapallito, zapallo, etc.), flores, leguminosas, brotes de soja, gusanos, babosas o caracoles;
la falta de estos últimos debe reemplazarce con carne picada. La carne se ofrece en pequeñas porciones durante,
al menos, cuatro semanas del período estival.
Las tortugas de agua dulce y las de pantano son, básicamente, carnívoras aunque todas consumen,
eventualmente, alimento de orígen vegetal. Carne desgrasada de vaca o pescado ofrecen buenos resultados
cuando son complementadas con flores, trocitos de lechuga o acelga e insectos. La carne de pollo contien mucha
grasa y hormonas, además enturbia rápidamente el agua. Lo más adecuado es suministrar pequeños peces e
insectos, plantas acuáticas (repollitos de agua, camalotes) y, en el caso de tortugas adultas o de mediano tamaño,
pequeños anfibios.
En todos los casos, mas importante que la cantidad es la calidad de los alimentos.
43
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 44
Patologías más comunes
TROIANO (1991) describió las enfermedades según su etiología, agrupándolas de la siguiente manera:
a) Enfermedades Nutricionales, Metabólicas e Idiopáticas
b) Patologías Quirúrgicas
c) Enfermedades Parasitarias
d) Enfermedades Infecciosas
Extractamos las más frecuentes o aquellas relativamente fáciles de identificar por el médico veterinario.
1. Hipovitaminosis A:
Transmisión: cuando los juveniles son insuficientemente alimentados.
Síntomas: aumento del volumen de los párpados, falta de visión, y a veces secreción por los mismos.
Tratamiento: la prevención es el mejor remedio, en base a una buena y adecuada alimentación (ver
Alimentación Inicial, en este mismo capítulo); una vez declarada, se trata con vitamina A por vía parental.
2. Raquitismo y Descalcificación:
Transmisión: alimentación pobre o desproporcionada en calcio-fósforo, desmineralización general.
Síntomas: fracturas espontáneas, deformación del caparazón, deformación de la columna vertebral, retención de
huevos.
Tratamiento: complemento inmediato de calcio (piedras de calcio, cáscaras de huevo) en la dieta o inyecciones
con sales de calcio vía parental. Nuevamente la prevención, con una dieta correcta y una adecuada exposición al
sol o luz UV es el mejor tratamiento. Los huevos retenidos deben ser extraídos mediante su ruptura o
quirúrgicamente.
3. Hipotiroidismo en tortugas:
Transmisión: cuando la alimentación se basa exclusivamente de lechuga, repollo o legumbres.
Síntomas: bocio, anorexia, agrandamiento del cuello, letargo.
Tratamiento: sales de iodo (0,5 % de la dieta).
4. Retención de Huevos
Síntomas: marcha arrastrando los miembros posteriores y manifiesta dolor al tacto.
Tratamiento: quirúrgico, pero en algunos casos, se puede aplicar una inyección que provoca la ruptura y
expulsión del huevo en el transcurso de unas pocas horas.
Además, fuera de las de origen nutricional, son comunes las siguientes patologías:
5. Fracturas de Caparazón
6. Fracturas de Miembros
7. Fracturas de Columna
En las patologías traumáticas 5, 6 y 7 el tratamiento es exclusivamente quirúrgico, casi todos por medio de la
celiotomía (TROIANO, 1986).
Tabla 7: Enfermedades más frecuentes en Tortugas
(según TRACCHIA, 1993)
44
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 45
Enfermedad metabólica causa determinante o
predisponente
signos y síntomas
Hipovitaminosis A Exceso de proteínas de orígen
animal, no incorporación de
vegetales con vitamina A. Período
de inanición en animales jóvenes (al
agotarse las reservas hepáticas de
vitamina A)
Metaplasia escamosa y queratinización
de conductos y epitelios.
Glomerolunefritis.
Edema palpebral.
Trastorno del árbol respiratorio.
Hipovitaminosis B Exceso de pescado crudo (en
tortugas acuáticas).
Escamación progresiva.Edema
pulmonar. Paresias. Trastornos de
coordinación.
Hipotiroidismo Ingestión abundante de
bociogénicos (repollo, repollito,
espinaca, espárragos, brotes de soja)
Mixederma en la base del cuello y
debilidad muscular.
Hiperparatiroidismo
secundario y
osteodistrofia fibrosa
Ausencia de luz adecuada o
suministro de luz a través de
vidrios. Dieta reducida en calcio
(carne o lechuga como alimentos
únicos).
Fracturas espontáneas.
Reblandecimiento del caparazón.
Deformaciones óseas. Retención de
huevos. Adinamia. Parálisis o paresias.
Gota Dieta con excesiva proteína animal,
deshidratación, lugares con excesiva
luz y calor.
Depósitos de cristales de uratos en
articulaciones, cavidades corporales,
hígado y riñones. Aumento del tamaño
de articulaciones.
8. Heridas externas:
Síntomas: cortes de piel, sangre, levantamiento de escamas.
Tratamiento: depende del tipo de herida; si es incisa debe limpiarse para luego suturar la misma, mientras que si
se trata de cortes o arranques de grandes superficies de piel, se debe evitar la contaminación de la misma en base
a pomadas antibióticas (ROSSKOPF & WOERPEL, 1981). El uso del sumo de limón puede reemplazar
temporalmente el uso de antibióticos y el azúcar puede, en casos de emergencia, suplantar los cicatrizantes.
9. Quemaduras:
Síntomas: la exposición a temperaturas elevadas puede aparejar la pérdida o levantamiento de escamas, con
acúmulo de líquido (ampollas).
Tratamiento: lavado con soluciones desinfectantes, cepillado suave de la zona afectada, y aplicación de pomadas
cicatrizantes y antibióticas.
10. Enfermedades parasitarias:
Síntomas: por lo general, se determinan a partir del análisis de materia fecal, pero este método resulta
insuficiente e inadecuado en el caso de los reptiles, ya que "rara vez indica el grado real de parasitosis del
animal" (TROIANO, 1991). Muchos de ellos, especialmente los que afectan o se hospedan en los pulmones,
sólo son determinables postmortem, realizando la necropsia.
Tratamiento: presenta dificultades aún no resueltas. En el caso de los parásitos intestinales, el único tratamiento
aplicado y que puede resolverse positivamente, se realiza a través del sondaje bucogástrico. Los parásitos más
comunes en tortugas, lagartos y serpientes son los conocidos como hemoparásitos, protozoos intestinales,
trematodes, acantocéfalos, cestodes, nematodes, pentastómidos y distintos ectoparásitos.
11. Enfermedades infecciosas:
Resultan la mayor causa de enfermedad y muerte de reptiles cautivos, teniendo su origen en mala nutrición, falta
de higiene y pobre o excesivo manejo de los animales.
45
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 46
12. Enfermedades virósicas:
Tratamiento: por ahora no existen tratamientos seguros, por lo que todo ejemplar registrado con alguna
patología de este tipo debe ser aislado del resto del plantel, para evitar posibles contagios. Esto reafirma la pauta
inicial acerca de revisar sanitariamente en profundidad a cada ejemplar que ingresa al plantel.
13. Micosis (hongos):
Síntomas: manchas blancuzcas o blancas en los flancos del cuerpo o en la zona ventral. En ocasiones, las
tortugas presentan un deterioro del caparazón, como si estuviera carcomido. Predisponen la existencia de
hongos (tanto internos, como de piel o placas) la excesiva humedad (especialmente en la Pcia. de Buenos Aires
y en la Mesopotamia), la mala nutrición, el hacinamiento y la falta de higiene.
Tratamiento: las micosis externas son relativamente sencillas de curar si hay constancia y dedicación. Se aplican
pomadas antimicóticas y antibióticas, unguento a base de iodo, aumento de la exposición a la luz solar (luz UV),
para los hongos externos. En el caso de micosis internas, el tratamiento se realiza con Griseofulvina inyectable.
También se pueden intentar nebulizaciones del saco pulmonar con Anfotericina B al 5% en solucion fisiológica
(MARCUS, 1982).
14. Enfermedades bacterianas (neumonía, septicemia, abscesos, tuberculosis, salmonella, estomatitis y
micobacterias):
Síntomas: a veces, fáciles de determinar: mucosidades en fosas nasales y boca, inflamación de encías,
supuración en ojos, decaimiento, etc.. Otras veces, no tanto. Pueden ser transmisibles al ser humano
(especialmente la Salmonella).
Tratamiento: son la mayor causa de bajas en las colecciones vivas y, si la prevención e higiene sanitaria no
bastan para evitarlas, el único tratamiento posible se basa en el suministro de drogas luego de la medicación
dada por el veterinario para cada caso en particular. Para algunas de ellas no se conoce un efectivo y real
tratamiento que las reduzca totalmente, motivo que complica o imposibilita la rehabilitación de muchos
ejemplares de distintas especies -especialmente de aquellas tortugas afectadas por micobacterias- (BERRY,
1993a).
Para resumir el aspecto sanitario de los reptiles, podríamos decir que las enfermedades más importantes
-según TROIANO (1991)- son las de origen alimenticio (en especial, la carencia de Vitamina A), ya que
predisponen a todas las otras etiologías. Entre las enfermedades quirúrgicas, la retención de huevos. La
amebiasis, entre las parasitarias, mientras que la estomatitis ulcerativa con sus complicaciones se revela como la
enfermedad infecciosa más importante.
46
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 47
Capítulo 8
Pautas generales sobre la rehabilitación
Esta segunda etapa, que se realiza preferentemente luego de superar la cuarentena, consiste en recuperar física,
psíquica y conductalmente a los animales. Por esta razón, podríamos llamarla rehabilitación propiamente dicha.
Para maximizar las posibilidades de éxito, es importante que la rehabilitación se realice atendiendo a
cada ejemplar en forma individual. Ésto es aplicable tanto para animales de hábitos solitarios como gregarios.
En todos los casos, se deberán atender los requerimientos propios de cada individuo (máxime si parte de su
existencia se desarrolló en cautiverio) y considerando las costumbres de la especie en estado silvestre.
Comparando los gráficos conductales o etogramas de ambas situaciones (vida natural/cautiverio) podremos
orientar nuestro trabajo para recuperar, paulatinamente, los hábitos propios de la especie. En tal sentido, una
planilla con las características de la especie (Anexo 4) permitirá tener a mano del personal afectado al proyecto
una pequeña guía informativa que podrá consultarse fácilmente. Además, los datos que se vuelquen en ella
podrán orientar o mejorar las técnicas de manejo conocidas hasta ahora.
Etapas de la rehabilitación
Un proceso de rehabilitación "tipo" implica conocer la especie y subespecie del ejemplar bajo tratamiento, su
lugar de origen (geográfico y reciente), cumplir con una cuarentena, y superar las pruebas físicas, "psíquicas" y
conductales que se consideren necesarias.
Dado que la rehabilitación busca erradicar o revertir los factores que influyeron negativamente en el
desarrollo natural de un animal es importante obtener la mayor información sobre cada paciente, para adaptar la
metodología de trabajo general al ejemplar bajo tratamiento.
En el Gráfico 1 se resumen las distintas etapas que componen la rehabilitación de un animal.
Etapa 1: "Recepción y Cuarentena"
El animales es retirado por personal del proyecto o bien acercado por el donante al centro de rehabilitación, en
cumplimiento con las disposiciones legales vigentes (notificando a las autoridades, solicitándole autorización
para transportarlo, etc.). En ese momento se labra una "Acta de Donación" (ver Anexo 1 del Capítulo 3), en la
cual figuran los datos del donante. Esto permitirá mantener contacto con él y poder consultarlo cuando surjan
inquietudes sobre el trato que recibió el animal. En forma paralela, se recopilará toda la información posible
sobre el individuo: su procedencia y origen geográfico, edad en la que fue obtenido o hallado, método de
captura, condiciones en las que fue mantenido, alimentación brindada, enfermedades padecidas, conducta, etc.
Estos datos se volcarán en una "Ficha Individual" (ver Anexo 2 del Capítulo 3). Sugerimos entregar a cada
donante un "Diploma de agradecimiento" (ver Anexo 3) como reconocimiento. Es estimulante.
Una vez que el animal ingresa a un centro de rehabilitación, debe ser chequeado por un veterinario, ubicado en
un recinto de "Cuarentena" y fichado, de forma tal que pueda ser individualizado durante el seguimiento de su
rehabilitación (recordar La Cuarentena, en el Capítulo 3). La información de ese chequeo alimentará la "Ficha
Individual" y se irá volcando en una base de datos, de modo que la historia clínica de cada animal pueda ser
consultada y ampliada con facilidad. Sugerimos que no se "bautice" o llame al ejemplar con un nombre de pila,
para evitar la creación de lazos afectivos con los participantes del proyecto y generar dependencia antrópica.
47
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 48
Gráfico 1: Las etapas del rescate de animales silvestres
A n i m a l e s s i l v e s t r e s
|
Rescates Decomisos Donaciones
|
estrés-hacinamiento-aislamiento-otros trastornos
|
Etapa 1: RECEPCIÓN Y CUARENTENA
|
Chequeo sanitario Identificación taxonómica
|
Etapa 2: REHABILITACIÓN
| |
HAY NO
HAY
| |
1) Certeza de su determinación taxonómica
2) Estado sanitario adecuado
3) Conocimiento de su lugar de origen
4) Seguridad que habite el lugar a liberar (salvo en reintroducciones)
5) Recuperación psíquica, física y conductal
6) Marcado para realizar un monitoreo luego de la liberación
| |
Animales rehabilitados Animales inhabilitados
| |
Selección y evaluación de un
lugar de liberación
Selección y evaluación de un
lugar de derivación
| |
Etapa 3: TRANSPORTE
(con autorización de la autoridad gubernamental)
| |
Liberación Derivación
| Zoológicos
| Centros de cría
| Adopciones
|
|
Otros: exhibiciones vivas en museos,
universidades, institutos biológicos, etc.
| |
Etapa 4: SEGUIMIENTO y EVALUACIÓN
| |
Etapa 5: DIFUSIÓN y EDUCACIÓN AMBIENTAL
48
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 49
ANEXO 3
________________________________________________________________________________
Diploma
¡Gracias!
La Fundación Vida Silvestre Argentina expresa su reconocimiento y
gratitud a
Virginia Bonifacio
por haber permitido que un Mono Carayá (Alouatta caraya) pueda
ingresar a un plan de rehabilitación, que intentará hacer lo posible para que en el futuro este animal
pueda vivir en la naturaleza. De esta forma, se abrirán nuevas esperanzas para aquellas especies que se
encuentran amenazadas de extinción y para otras que, en el futuro, podrían estarlo. Actitudes como ésta
ayudan a cambiar el mundo.
En el nombre de la institución y de todos sus miembros reciba este pequeño símbolo de gratitud.
Buenos Aires, 22 de mayo de 1993
FUNDACION VIDA SILVESTRE ARGENTINA
Defensa 245, CP: 1065, Buenos Aires, Argentina
________________________________________________________________________________
49
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 50
Etapa 2: "Rehabilitación"
El ingreso de un individuo a esta etapa debe realizarse sólo cuando se conozca su identidad taxonómica y
cuando haya cumplido una cuarentena y superado sus eventuales patologías. En caso contrario, estaríamos
utilizando recursos y volcando esfuerzos en ejemplares que, probablemente, nunca podrán retornar a la
naturaleza. La identidad taxonómica deberá ser confirmada y si el caso es complejo se aconseja consultar a
especialistas de museos de ciencias naturales, delegaciones técnicas de la Administración de Parques
Nacionales, Direcciones de Fauna, Universidades o institutos de investigación.
Luego de un diagnóstico individual, el ejemplar recibirá alimentación y medicación (si fuera necesaria) y será
ubicado en un recinto ambientado con suelo, rocas, troncos o vegetación, según lo requiera la especie.
El primer cambio importante, que indica el comienzo de la rehabilitación propiamente dicha, estará dado por
el reemplazo de la dieta. Para conseguir la aceptación de la nueva comida, resultará súmamente importante
considerar la información disponible sobre los hábitos alimenticios de la especie. Será tan útil saber qué
consumía el animal durante su cautiverio como durante su medicación clínica, para compararla con la dieta de
los ejemplares de esa especie en su hábitat natural. Para lograr el reemplazo de la dieta será decisivo consultar a
veterinarios y biólogos, para trazar un puente "gastronómico" que una las dos variables. Para ello, se requerirá
conseguir los elementos que conforman la dieta natural o sus equivalentes. Por otra parte, el cambio debe ser
paulatino, agregando elementos y quitando otros a la dieta habitual, en la medida en que el animal responda
positivamente y no le produzca trastornos (úlceras, diarreas, inapetencia, intoxicaciones, etc.). Es factible notar
cierto "decaimiento" durante los primeros días del cambio aunque, posteriormente, termine recuperando las
características propias de un animal sano (aumento del brillo del pelo, complemento en la recuperación sanitaria,
etc.). A medida que los ejemplares acepten la nueva comida, se puede avanzar en su rehabilitación.
El segundo paso consiste en trasladar el ejemplar a un nuevo recinto, mayor y ambientado. A éste lo
hemos llamado "jaulón o recinto de rehabilitación". Este recinto estará ambientado con vegetación, refugios y
suelo acordes con el sitio de origen geográfico de la especie. Allí se ingresará el animal que ha modificado su
dieta por una más adecuada a sus requerimientos naturales. Las dimensiones del recinto son mayores que el
lugar donde se lo mantuvo hasta el momento para favorecer el desarrollo de actividades que recuperen
conductalmente a los individuos. En otras palabras, deberán posibilitar la obtención de alimento por medios
propios, su descanso y locomoción, en las distancias, estratos o jerarquías sociales propias de la especie, etc..
Las rutinas difieren según se trate de especies solitarias o de hábitos grupales o gregarios. En caso de
ejemplares de especies solitarias, debemos considerar:
1. Horario de alimentación, ajustando el mismo al que utilizarían en vida silvestre.
2. Ubicación u obtención de los alimentos. A veces, será necesario esconderlo, en ocasiones sujetarlo a ramas,
etc., de forma tal que el animal se vaya entrenando para obtener su sustento.
3. Ejercicios complementarios de rechazo al ser humano, que motiven la huida del animal ante la presencia del
hombre. Debe practicarse a través de gritos, persecuciones, uso de elementos inocuos o animales auxiliares
(perros, por ejemplo). Muchos animales rechazan la presencia humana naturalmente e incluso evitan la cercanía
de personas, pero muchos otros no (los "impresos"). Algunos animales están tan habituados al humano o fueron
tan manipulados que hasta buscan su companía. Ésto deberá modificarse progresivamente con estos ejercicios.
Es probable que animales muy "familiarizados" nunca recuperen el temor hacia las personas. Es importante
considerar que un excesivo rechazo puede hacer perder el miedo, estresar o crear actitudes de juego en el
animal, frustrando así el trabajo. Se debe ser cauto en la aplicación e intensidad de estas técnicas, aprovechando
momentos oportunos para realizarlas (por ejemplo, cuando se acerca como muestra de confianza, busca comida
en sectores no deseados o en el momento mismo de entregársela).
En el caso de especies con hábitos gregarios debemos conseguir, además, la aceptación entre sí de los
miembros del grupo a formar. Para ello debe tenerse en cuenta:
50
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 51
1. Ingresar al jaulón cada ejemplar por separado. Mejor si se lo hace colocando al animal dentro de otra jaula,
hasta comprobar la aceptación por parte de los otros individuos.
2. Atender que todos se alimenten bien, sin que se agredan o compitan excesivamente. Para ello se debe ofrecer
una buena ración de comida y debe ser ubicada en distintos sectores o estratos.
3. Un recinto de rehabilitación tiene su propia "capacidad de carga". Se debe cuidar de no saturarla con el
número de ejemplares que el recinto pueda albergar (se evitarán agresiones y situaciones de estrés permanentes).
4. Respetar el tipo de estructura social y jerárquica, según la edad, sexo y número de ejemplares.
Como puede verse, la rehabilitación es psico-física y se basa en una constante evaluación del desenvolvimiento
del ejemplar, tomando como guía la conducta conocida para la especie. Para ello, necesariamente se debe contar
con información para elaborar un etograma general de la especie. Eso permitirá ir ajustando el trabajo para
modificar la conducta del ejemplar rescatado hasta que su etograma sea lo más semejante al natural en el lugar
de liberación elegido. En muchas oportunidades, ésto implica la aplicación de técnicas de aprendizaje para
reintegrarlo a la naturaleza, de forma que pueda desenvolverse independientemente y con patrones de conducta
normales. Este proceso es dinámico y de acuerdo a la evolución del animal se determinará si está o no
rehabilitado. En ese sentido, podemos considerar "rehabilitado" al animal que se le reconozca, haya corregido o
verificado determinadas conductas que hagan que se comporte como un individuo normal para su especie. Pero,
¿cómo es posible identificar estos cambios conductales? Como se mencionó, para evaluar esos cambios de
comportamiento es imprescindible llevar un registro con observaciones periódicas sobre la conducta de los
animales en rehabilitación. La elaboración de planillas que tipifiquen las conductas esperables facilitará la toma
de datos y se aconseja realizar las observaciones desde un lugar donde no se interfiera con el desenvolvimiento
de los ejemplares (puede pensarse en un lugar donde no haya contacto visual). La toma de datos deberá ser
planificada en días, horarios, cantidad y frecuencia de los muestreos, número de observadores, etc.. Un grupo de
voluntarios o asistentes podrán ser los encargados de su ejecución, previo taller de discusión sobre el método de
muestreo, incluyendo sus dificultades u obstáculos y la definición técnica de cada conducta esperada). Una
forma complementaria de la anterior para realizar una evaluación rápida y sencilla puede tomarse del Anexo 5.
Con el conjunto de planillas donde se han volcado las observaciones las pautas conductales de los ejemplares en
rehabilitación se pueden confeccionar etogramas (gráficos conductales) para compararlos o relacionarlos con el
comportamiento propio de los ejemplares silvestres. El análisis de los datos recogidos permitirá determinar si se
presentan o no determinadas actitudes o conductas deseables, producto del trabajo en rehabilitación o bien ver si
se están cometiendo errores por manejo inadecuado.
Algunas recomendaciones:
Durante la primer etapa de trabajo puede ser necesario mantener vínculos directos con los ejemplares (en
especial si éstos existían antes del ingreso al centro de rehabilitación). Su brusca interrupción podría resultar
perjudicial, provocando pérdida del estado de ánimo o de la disminución de las defensas contra enfermedades.
Esto es particularmente delicado en ejemplares jóvenes de primates.
Las "jaulas individuales" deben poseer las medidas mínimas aconsejables para cada especie. Su uso durante la
primer estapa de rehabilitación otorga algunas ventajas:
a) el mayor tamaño, respecto a su anterior habitáculo, permite a los animales distenderse y relajarse,
recuperando parte de su estado físico, más cuando llegan entumecidos o acalambrados ante la falta de
movilidad.
b) permite verificar si el animal come, está activo, si se recupera físicamente, y si su estado general (anímico,
psíquico, físico y patológico) permite continuar con la rehabilitación.
c) las medidas de estas jaulas permiten la captura, contención y manejo para su medicación o control sanitario
(análisis de sangre, de saliva, observaciones clínicas en oídos, ojos, miembros, control de ectoparásitos, etc.).
Eutanasia: Una parte del trabajo puede resultar muy dura. Algunos rehabilitadores han aceptado la eutanasia
como un medio para poner punto final al sufrimiento de algunos animales que agonizan irreversiblemente
(EVANS, 1985). Una de las preguntas que los rehabilitadores suelen formularse ante casos graves es "¿sufrirá
51
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 52
mucho o es preferible aplicar la eutanasia?". Debería preguntarse, en cambio, "¿tendrá mañana tanto dolor
como hoy?", ¿existe la posibilidad de que se alivie?.". Esta pregunta deberá ser contestada por los veterinarios.
La FVSA descarta la aplicación de la eutanasia, salvo para aquellos casos extraordinarios en los que el personal
veterinario lo considere absolutamente necesario para evitar la agonía irreversible de un animal.
Afortunadamente, hasta el presente, la FVSA no ha tenido que recurrir a esta práctica. En algunos casos donde
se llegó a dudar en aplicarla, siempre se optó por extremar esfuerzos y dedicar más tiempo para rescatar al
animal, con resultados que aún hoy nos sorprenden. En tal sentido, podemos sugerir que no hay que subestimar
la capacidad de recuperación de cualquier individuo. Consideramos oportuno citar a un reconocido
rehabilitador: "la rehabilitación es posible en un elevado número de situaciones, aún en casos muy
complicados, pero demanda mucho tiempo, esfuerzo humano y dinero" (STAUBER, com.pers.). Por ejemplo,
en 1991, la FVSA recibió una hembra de Tortuga Terrestre (Chelonoidis chilensis) anémica,
hiperdescalicificada, semi-paralítica por debilitamiento y obstrucción del oviducto, avanzado estado de micosis
y con placas dorsales ausentes. Después de casi un año de trabajo, empezó a caminar y la micosis comenzó a
desaparecer, revirtiendose paulatinamente su deterioro físico. Aunque resulte obvio, debemos considerar que la
eutanasia es irreversible, por lo que sugerimos insistir en favor de la vida de cada individuo, máxime cuando el
diagnóstico no sea un 100% certero.
Animales muertos: En cualquier proyecto de rehabilitación de fauna, y durante el transcurso de cualquiera de
sus etapas, la muerte de un paciente es una situación esperable. La misma puede ser producto del mal estado en
que fue recibido el animal, del agravamiento de una enfermedad, de una muerte súbita o de un accidente. Lo
importante es prevenir o minimizar los errores humanos por medio de la capacitación del personal, del
cumplimiento de las normas operativas y de la realización de mejoras en la infraestructura (ver Capítulo 15,
"Reglas, regulaciones y procedimientos del personal y asistentes"). Todo accidente debe merecer un análisis de
las causantes y debe provocar -de ser posible- medidas curativas para prevenir casos futuros.
Necropsias o autopsias: Más allá de poder constituir un requisito legal o formal, las necropsias deben verse
como una necesidad ante la muerte de cada animal (salvo que se trate de "lotes" muy numerosos donde deberán
seleccionarse algunos individuos para realizar muestreos representativos). Una necropsia puede determinar la
causa de muerte y, por consiguiente, confirmar la exactitud del diagnóstico, del tratamiento aplicado o de las
condiciones de cautiverio. Entre otras cosas, estos informes pueden resultar de gran valor para analizar las
causas de mortalidad de una especie, la efectividad de cada tratamiento ante una enfermedad determinada o bien
para detectar aquellos cuadros sanitarios que deban fortalecerse. Cuando el origen del animal muerto fue el
decomiso o la incautación, la necropsia sirve como documento para anexar a la causa judicial en trámite, dado
que podrá ser un elemento probatorio de malos tratos.
Destino de los restos: Lo ideal es tratar de derivar los restos de cada animal muerto a un lugar donde puedan ser
aprovechados educativamente o científicamente. Los museos de ciencias naturales en la Argentina poseen
colecciones incompletas o no representativas y ésta puede ser una buena forma de contribuir con ellos. Los
restos de interés suelen ser pieles, cueros, cráneos y, en menor medida, órganos. Éstos pueden ser derivados a
los Colegios de Veterinarios o Facultades de Veterinaria, donde muchas veces, este tipo de material no abunda.
Sugerimos tomar contacto previamente con estas instituciones para acordar la forma en que deben ser
conservados o trasladados estos restos. Los restos que no puedan ser derivados deberán ser incinerados. Aunque
resulte una obviedad, es conveniente recomendar no utilizar los restos de los animales como alimento de otros.
Etapa 3: "Transporte para liberar o derivar al animal"
Dados los grandes riesgos que puede acarrear una liberación incorrecta (las que se encuentran muy bien
documentadas en muchos países), se hace necesario un sincero análisis de los datos de cada animal. Por ello,
sólo se podrá liberar un animal cuando:
52
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 53
a) Se conozca su lugar de procedencia geográfica.
b) Haya sido determinada y confirmada su identidad taxonómica (incluyendo subespecies o razas).
c) Se haya onsiderado su distribución geográfica (histórica y actual).
d) Se tenga certeza de que se encuentra sano.
e) Haya superado la rehabilitación propiamente dicha (pautas conductales).
f) Esté señalizado con una identificación (marca, seña, anillo, caravana, tatuaje, etc.).
g) Se haya seleccionado y evaluado el área de liberación.
h) Se haga un monitoreo de su evolución y adaptación al medio ambiente.
i) Se cuente con la autorización gubernamental correspondiente.
El punto "g" es el que centrará mayor discusión. Se considerarán diversos factores para elegir el área adecuada,
basándose en:
- La situación poblacional de la especie en dicha zona (si está presente o ausente y por qué)
- Los problemas de conservación que la hayan afectado y que podrían afectarla en dicho lugar
- El grado de protección efectiva del área
- La posible capacidad de carga de animales por superficie, de modo tal que no sea saturada
En principio, y como línea general, se tratará de liberar especies en sitios donde éstas hayan desaparecido, e
idealmente, también las causantes de su desaparición (en ese caso hablaríamos de una "reintroducción"). La
ventaja de esta alternativa es que se estará dando una posibilidad concreta de recuperación poblacional para la
especie. En tanto que si los factores de desaparición siguen presentes, deberá evaluarse si una introducción
puede contribuir a aligerar la presión (de caza o colecta viva) sobre otros individuos de la misma especie.
Tal como se mencionó en el Capítulo 1 (en el punto El éxito y el fracaso de una rehabilitación), la liberación
será exitosa cuando el animal sobreviva en su hábitat por haber recibido una rehabilitación adecuada
(superación de incapacidades, patologías y, especialmente, de la dependencia antrópica.), se reproduzca bajo
esas condiciones y no impacte negativamente en la naturaleza. Para más datos, ver el Capítulo 13.
Lamentablemente, por razones patológicas, por discapacidades terminales (mutilaciones, enfermedades crónicas
o congénitas, incapacidades irreversibles, etc.) o por falta de identificación taxonómica, algunos animales no
pueden ser liberados. Se tratará de animales "discapacitados" o "inhabilitados". En estos casos, el destino de
cada uno de ellos dependerá del tipo de discapacidad. Ésta puede ser básicamente de dos clases: congénita y no
hereditaria.
Los ejemplares "inhabilitados" pueden ser derivados a:
1. Estaciones de recría.
2. Jardines zoológicos.
3. Conservacionistas que los adopten bajo un control gubernamental.
4. Otros posibles destinos no comerciales (universidades, museos, etc.).
En los dos primeros casos, se logrará disminuir la demanda de ejemplares sanos de la naturaleza y fortalecer los
planteles cautivos, y , en todos los casos, se permitirá aprovechar educativamente a cada ejemplar, informando
al público el destino y las causas por las cuales se debió derivarlo allí y no pudo ser introducido en la
naturaleza.
Aquellos individuos con trastornos congénitos deben ser derivados a los destinos más humanitarios posibles,
entre los cuales la adopción parecer ser el más adecuado. Para ello, se sugiere elaborar:
a) un plan de adopciones con la participación de la Dirección de Fauna local,
b) un reglamento para que el adoptante pueda conocer sus derechos y obligaciones,
c) un registro con los datos de los adoptantes y de los animales en adopción, y
53
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 54
d) una guía informativa sobre el cuidado del animal y un cronograma de chequeos sanitarios (semestral o anual).
Esto permitirá ofrecer un mínimo de garantías que el animal recibirá un buen cuidado o bien que en caso de no
recibirlo la autoridad pueda secuestrarlo y darlo en adopción a otra persona. De todos modos, se sugiere
contactar a miembros de instituciones proteccionistas o conservacionistas reconocidas para detectar a los
potenciales adoptantes. Es aconsejable que estas instituciones aprovechen educativamente a estos animales, es
decir, que realicen algún tipo de actividades que permita informar a la población sobre los trastornos que pueden
sufrir los animales silvestres cuando son maltratados o cuando son sustraídos de la naturaleza ilegalmente. Por
otra parte, los animales con problemas no hereditarios deberían ser donados, prioritariamente, a estaciones de
cría. De ese modo se contribuye a consolidar planteles existentes o a formar nuevos. Otra alternativa es
derivarlos a jardines zoológicos, con el propósito de desalentar la demanda de animales provenientes de
ambientes naturales y fomentar la realización de actividades educativas con los mismos, a través de cartelería o
visitas guiadas que expliquen su origen y situación actual.
Etapa 4: "Seguimiento y evaluación"
Inmediatamente luego de la liberación es necesario realizar observaciones para conocer la evolución del animal.
Es aquí cuando los materiales de marcado (anillos, caravanas, tatuajes, etc.) y el equipo de radio-telemetría
(collares radiotransmisores, receptores de señal, antenas, etc.) cobran vital importancia. Para desarrollar esta
etapa, lo más recomendable es lograr la participación de especialistas que puedan comprometerse en monitorear
al animal durante un tiempo tal que permita evaluar si sobrevivió, de qué manera impactó (positivamente o
negativamente) el lugar de liberación, si logró reproducirse y si su conducta es normal. Ver el Capítulo 14.
Etapa 5: "Difusión y educación ambiental"
La educación y difusión deben ser parte de los principales objetivos de un centro de rehabilitación,
sencillamente, porque el trabajo en rehabilitación tiene una naturaleza curativa, mientras que por medio de la
difusión y de la educación se podrá prevenir.
El desarrollo de tareas de educación ambiental es importante que focalice tanto en los animales liberados como
en los derivados (inhabilitados o discapacitados). Es más, en este último caso es la herramienta que dará sentido
y utilidad a esos ejemplares que estarán "ecológicamente muertos", pero educativamente muy vivos. Como se
mencionó recientemente, animales con discapacidades podrán ser eficientes recursos educativos para
sensibilizar a muchas personas sobre los problemas que origina el tráfico de fauna, por ejemplo. Por medio de
carteles ubicados en sus recintos, podrían explicitarse las causas que provocaron que ese ejemplar esté en ese
destino (por ej.: "Debido a que muchas tortugas son capturadas furtivamente para ser vendidas en el mercado
ilegal de mascotas, hay gran cantidad de ellas que -por el maltrato o cuidados inadecuados recibidos- deben
terminar sus días sin poder volver a la naturaleza. Por ello, le sugerimos que no compre tortugas terrestres y
así evitará cosas tristes como ésta". Este tipo de información contribuye, sin duda, a modificar actitudes
desatinadas por parte de personas desinformadas. Entre los elementos de trabajo para educar (audiovisuales,
videos, paneles, entrevistas con periodistas, visitas guiadas en sectores donde no se interfiera negativamente con
los animales en rehabilitación, elaboración de artículos, etc.), como se dijo, puede pensarse en el apoyo de
animales inhabilitados. Estos permitirán hacer demostraciones de manipuleo (ejemplo, un Halcón Plomizo, de
origen geográfico incierto, con el que se pueden mostrar algunas técnicas de rehabilitación asociadas con la
cetrería).
La difusión y educación podrán esclarecer muchos de los aspectos "oscuros" sobre la rehabilitación y liberación
de animales, pero para ello, se requerirá hacer un plan de trabajo, con mensajes claros. Por ejemplo, se podrá
insistir en que no todos los animales se pueden rehabilitar y en que la mayoría de ellos no reune condiciones
54
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 55
para ser liberados. A través de esos mensajes, la comunidad debería asumir que cuando un animal silvestre es
extraído de la naturaleza su reinserción en su hábitat natural es un desafío técnicamente complejo,
económicamente costoso y ecológicamente riesgoso. También se hace necesario transmitir al público que las
tareas de manipulación, rehabilitación, traslado y suelta de animales forman parte de trabajos planificados,
elaborados con suficiente anticipación y con metas y objetivos mucho más amplios que la simple liberación de
un animal.
Las tareas educativas que acompañen los trabajos de rehabilitación o liberación de animales deberían encontrar
un equilibrio entre la sensibilidad que suelen provocar y la información técnica que debería acompañar esas
emociones (C.FERNÁNDEZ BALBOA, com.pers.).
________________________________________________________________________________
ANEXO 4
PLANILLA DE ESPECIE
NOMBRE VULGAR:
GENERO Y ESPECIE:
RAZAS O SUBESPECIES CONOCIDAS:
Requerimientos:
Climáticos:
Ambientación:
Alimentación (variedad, cantidad y suministro):
Reproducción:
El celo ocurre en (señalar): Feb/Mar/Abr/May/Jun/Jul/Ago/Sep/Oct/Nov/Dic
Características: Monógama/ Bígama / Políghama / Otra: ....................................................
Transferencia (macho con hembra, o viceversa):
Cantidad de hembras por macho (o viceversa):
Períodos juntos:
Crías (cantidad, permanencia con padres, alimentación, etc.):
Actividades planificadas:
Observaciones:
55
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 56
ANEXO 5
Evaluación rápida de las condiciones de los animales y recintos en proceso de rehabilitación
Objetivo: determinar un cuadro de situación general para poder determinar las condiciones de los animales en
rehabilitación.
Método:
1. Se formará uno o más grupos de trabajo de 3 personas, cada uno. De ser más de un grupo, se deberá organizar
un cronograma de trabajo en distintas horas (por ejemplo: tres grupos que cubran uno o más muestreos durante
la mañana, la tarde y la noche). Ésto debería realizarse al menos una vez por semana durante un mes.
2. Se designará a un responsable para tomar nota de las observaciones y dos observadores.
3. Los dos observadores evaluarán las condiciones generales del recinto de rehabilitación (infraestructura,
tamaño, ambientación, antigüedad), en relación con su función operativa (que sea apto para rehabilitar).
4. También observarán a los animales en rehabilitación, pero desde una distancia donde no puedan ser vistos por
los animales o bien desde donde no se observe interferencia por la cercanía de la presencia humana.
5. Realizarán observaciones por espacio de 30 minutos. Las observaciones estarán dirigidas a evaluar la
situación general de los animales en rehabilitación, las características del recinto y a su conducta en relación con
el personal que lo maneja.
6. En 20 minutos anotarán sus conclusiones en relación con la funcionalidad o eficiencia del recinto para
mantener en buenas condiciones sanitarias y conductales de los animales, como así también el tipo de conductas
observadas.
7. Entregarán la información al coordinador del trabajo para que reuna todas las observaciones del grupo o de
los grupos observadores.
8. El coordinador analizará la información, sacará sus conclusiones y las dará a conocer a todos los
participantes.
9. Se tomarán medidas para corregir o ratificar la metodología o elementos utilizados para rehabilitar a los
animales observados.
Fecha
Hora de inicio del muestreo hs.
Hora de finalización del muestreo hs.
Notas sobre las especies y los ejemplares
1 Nombre de la especie alojada
2 N° de ejemplares adultos (señale: ..... machos; ..... hembras) y ..... crías o jóvenes
3 ¿Hay compatibilidad entre los ejemplares? (sí/no)
4 ¿Evidencia trastornos físicos? (sí, ¿cuál?/ no)
5 ¿Evidencia trastornos conductales o conductas estereotipadas? (sí, ¿cuál?/ no)
6 ¿Evidencia conductas o aptitudes propias de la especie
(si la respuesta es afirmativa, señale cuál o cuáles)
7 ¿Nota interferencia positiva entre el animal y el personal?
(si la respuesta es afirmativa, señale cuál o cuales)
8 ¿Nota interferencia negativa entre el animal y el personal?
(si la respuesta es afirmativa, señale cuál o cuáles)
9 ¿Nota interferencias entre el animal con otros de recintos vecinos?
(si la respuesta es afirmativa, señale cuál o cuáles)
56
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 57
Otras observaciones sobre los animales:
Notas sobre el recinto
Medidas: excesivo adecuado regular insuficiente
largo
alto
ancho
Ambientación: excesiva adecuada escasa nula
cobertura del suelo
refugios para dormir
niveles/desniveles
comederos
elementos recreativos para el animal
Otras observaciones sobre el recinto:
Conclusiones:
57
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 58
Capítulo 9
La rehabilitación de primates
Los antecedentes de manejo que contribuyen con la rehabilitación de primates son, salvo pocas excepciones,
recientes (STRIER, 1993; CHIARELLO y PASSAMANI, 1993; GRAMS & ZIEGLER, 1993; GRAMS y
ZIEGLER, 1995; KIERULFF & OLIVEIRA, 1994; NOGUEIRA, 1994). Además, existen aportes específicos
sobre monos aulladores, género Alouatta, (NEVILLE et al., 1989; GIÚDICE, 1993; RODRIGUEZ-LUNA &
CORTÉS-ORTIZ, 1994; APRILE, 1994; APRILE et al., 1995; AGORAMOORTHY, 1995; ZUNINO &
RUMIZ, 1986; ZUNINO, 1987) y capuchinos, género Cebus, (FREESE & OPPENHEIMER, 1989; SANZ,
1994; ZUNINO & MUDRY, 1993) que deben ser considerados en toda planificación de esta naturaleza. No
conocemos aportes de este tipo para los monos miriquiná o de noche (género Aotus).
Tratamiento inicial
Con monos que han sido mantenidos como mascotas se debe tener la precaución de ubicarlos en recintos
individuales para conocer mejor su conducta y temperamento. La "personalidad" -junto a su edad y sexo- lo
tornarán compatible o no con otros ejemplares en tratamiento. Una primer aproximación a este resultado se
obtiene observando a cada ejemplar en forma previa a la formación de "clanes" o tropas. Esto puede aplicarse,
también, cuando se proceda al traslado de tropas durante los rescates de fauna. En estos casos, se recomienda
realizar el manejo en el menor tiempo posible, respetando la composición de los grupos familiares (EBY, 1994).
Probablemente, muchos monos deban recibir un manejo directo intenso (demostración de afecto,
grooming, juegos) de parte del rehabilitador. Los monos que han vivido relacionados con humanos encuentran,
en parte, satisfechas sus necesidades emocionales a través del trato que el hombre les brindó. El corte abrupto de
ese lazo afectivo puede provocar inapetencia, estrés y decaimiento general, con riesgo de muerte.
Tanto las jaulas individuales como los recintos de rehabilitación deben estar ambientados y
"enriquecidos" para posiblitar la recuperación psíquica o el cuidado del sistema de locomoción. Esto es
particularmente importante para recuperar ejemplares con alta dosis de conductas estereotipadas (ver "Breves
Sugerencias..." en este mismo capítulo). Los elementos a utilizar en la ambientación y enriquecimiento, en
general, no son muy costosos y requieren más del ingenio que de los recursos económicos.
Alimentación y atención de las crías: cuando se recepcionan crías no destetadas se las puede alimentar con
papilla de leche y cereales en polvo, manzana rallada y banana aplastada con miel. Dos mamaderas diarias de
leche tibia con los aportes nutricionales que el veterinario recete (calcio, vitaminas) pueden cubrir los
requerimientos mínimos. A medida que crezcan, deberá suministrárseles alimentos más sólidos -frutas, algunas
verduras (ej.:radicheta) y ciertas hortalizas. En el caso de los aulladores (género Alouatta) resulta oportuno
aprovechar ese momento (aprox. 7 meses de vida) para inclinarlo a aceptar hojas y brotes de distintas especies
arbóreas. Los capuchinos (Cebus), en cambio, pueden comenzar a comer insectos, larvas, cereales, carne y
huevos. También es importante considerar que las crías pueden necesitar abrigo durante los primeros 6-8 meses
de vida. Durante ese período, suelen buscar el refugio y calor de la madre. En estos casos, muñecos de peluche,
mantas o montículos de lana pueden ser útiles. En algunos casos, se han utilizado con excelentes resultados
otros primates mansos, como en ECAS, donde un ejemplar manco de mono ardilla (Saimiri sp.) "asistía" a crías
de carayá. En localidades frías o templadas -especialmente durante el invierno- se deberá contar con un sector
calefaccionado hasta que los jóvenes puedan reunirse con adultos y/o madres adoptivas.
Alimentación para los adultos: la alimentación integral de un ejemplar de carayá (Alouatta caraya) cautivo
puede ser elaborada teniendo en cuenta la siguiente dieta: bananas (5 unidades semanales), manzanas (1 unidad
58
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 59
diaria), naranjas (1 unidad, 3 veces por semana), zanahorias y zapallos (hervidos, 3 veces por semana), lechugas
(1/2 planta diaria), radicheta, arroz hervido y polenta (3 veces por semana), papas (hervidas, 1 unidad diaria),
pan integral (1 unidad diaria), huevos (3 veces por semana). Se puede complementar con la papilla para crías
lactantes -mencionada arriba- (1 cucharada sopera por comida). No debe incluir carne (provoca trastornos
digestivos, parásitos y problemas bucales). El cambio en la dieta se inicia durante esta etapa, aportando, como
suplemento, hojas y ramas que se consideren adecuadas (en proporciones que no resulten tóxicas). El mono
capuchino o caí (Cebus apella), en cambio presenta una dieta más variada y omnívora aceptando, en cautiverio,
huevos crudos o hervidos (3 unidades semanales), carne (sin grasa y nunca en forma exclusiva, 50 grs. diarios),
semillas (maiz, choclo, girasol, oleaginosas, nueces, pistacchio) y frutas varias (bananas, peras, uvas, manzanas,
cítricos, etc.). Cada adulto consume, entre 700 (hembras) y 1000 (machos) gramos diarios de alimento. Los
juveniles deben consumir los mismos alimentos que los adultos.
Rehabilitación grupal
Un recinto de rehabilitación para primates debe ser amplio y sus dimensiones deben incluir una gran altura
(nunca menor a 4-5 metros), resultando más importante esta medida que el ancho. Por ejemplo, para un grupo de
tres carayáes será adecuado un recinto de 5 x 5 x 5, en tanto que para caíes será conveniente un largo mayor.
Tiene que estar ambientado con troncos y ramas, palos, sogas y, en zonas frías, refugios para todos los
ejemplares. Idealmente, debe incluir árboles y arbustos vivos con follaje, preferentemente de aquellas especies
que componen su dieta en su hábitat natural. Las ramas y palos deben recorrer distintos sectores del jaulón,
incluso cubriendo los estratos más elevados y dispuestas de tal manera que parte de ellas o sus extremos, se
comuniquen entre sí. Así se formarán corredores por donde pueden transitar los ejemplares. Todo ésto permitirá:
a) reducirá notablemente el estrés, ya que los animales treparán y ganarán altura cuando estén asustados o
cuando se sienten molestos por la presencia humana (ésto no sucede en recintos cuyos techos son bajos o
cuando no disponen de corredores);
b) mejorará o conservará las cualidades del sistema de locomoción, a través de la utilización integral y
coordinada de brazos, piernas y cola. Alentará el desarrollo de saltos; y
c) posibilitará el traslado dentro de todo el recinto, sin necesidad de bajar al suelo.
De la misma manera, los cubiles deben estar elevados (preferentemente sobre troncos o árboles), a una
altura que ofrezca "seguridad" para los monos. Psíquicamente, las consideraciones relacionadas con la altura
revisten mucha importancia, ya que los monos platirrinos silvestres nunca se refugian en el suelo (a pesar de
que, algunas especies -como los capuchinos y carayás bajen a tierra-, estrato que les resulta particularmente
peligroso. En el caso de los "monos de noche" o miriquiná (Aotus azarae) estos cubiles son indispensables ya
que los utilizan durante el día para descansar.
Algunos ejemplares que acceden a centros de rehabilitación lo hacen con una importante carga de
estrés, debido a que fueron obligados a caminar por el suelo (es el caso de aquellos mantenidos encadenados a
postes o encerrados en pequeñas jaulas sobre el piso). Esto se evidenciará en el temor manifiesto a trepar por
troncos o lugares elevados o en vértigo o mareo. Sin embargo, en poco tiempo, ésto es reversible y más aún
cuando los animales son reunidos en un grupo social.
Los clanes o grupos sociales tendrán que formarse respetando las estructuras de los grupos silvestres.
Según las investigaciones realizadas (ZUNINO, 1987) los grupos tipo de carayá (Alouatta caraya) son
multimachos o unimachos según la disponibilidad de recursos. En cautiverio, la conformación de estos grupos
debe considerar edades, sexos y compatibilidad de caracter entre los individuos -además de la capacidad de
carga animal del recinto, ya que "con sus límites físicos estrictos, espacios reducidos y pérdida de motivaciones
naturales, se puede afectar las ventajas adaptativas de la vida grupal, acentuando sus desventajas a través de
la competencia intragrupal" (GIÚDICE, op.cit.). En general, se han formado -con éxito- clanes con uno o dos
59
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 60
machos adultos, una a tres hembras adultas, algún ejemplar subadulto, el mismo número de juveniles de ambos
sexos y alguna cría no lactante (APRILE, op.cit.; APRILE et al., op.cit.; JUÁREZ, com. pers.).
Las hembras de carayá forman jerarquías muy estables en el tiempo (A.GIÚDICE, com.pers.), a
diferencia de los machos. Una vez que éstas se aceptan dificilmente entren en conflicto. Por el contrario, los
machos pueden competir y desplazarse. Mientras transitan la etapa de rehabilitación éstos deberán vigilarse
diariamente para evitar posibles agresiones. Hay que evitar reunir machos adultos entre sí o machos adultos con
varios machos subadultos, máxime si no se cuenta con recintos espaciosos y una abundante oferta de alimentos.
Los capuchinos o caíes (Cebus apella) forman, generalmente, grupos compuestos por 6 a 13 individuos,
que incluyen 1-2 machos adultos, 2-4 hembras adultas, 2-3 juveniles y 1-2 infantes o lactantes (FREESE y
OPPENHEIMER). Durante la rehabilitación, para conformar tropas deben tenerse los mismos recaudos que con
los carayáes.
Al reunir los animales en un mismo recinto sugerimos tener la precaución de hacerlo con cada ejemplar
dentro de una jaula. La liberación inmediata puede ocasionar peleas, por lo que recomendamos dejar que se
observen por algunas horas sin la posibilidad de tocarse. En el momento de soltarlos, debemos hacerlo de a uno
por vez y observando las reacciones. Si existe algun tipo de agresión es conveniente intervenir para que no se
lastimen y vigilar si gradualmente aparecen signos de aceptacion. Si las agresiones resultan violentas hay que
separar inmediatamente a los animales. En estos casos se debe intentar reubicar al animal agredido para
intentarlo con otros monos que, de resultar la unión compatible, permitan formar un nuevo clan
Las crías lactantes huérfanas deben entrar en contacto con los adultos recién cuando empiecen a comer
sólidos y/o cuando, cronológicamente, corresponda el paso del vientre al lomo de la madre. En caso contrario, la
"adopción" por parte de una hembra adulta dificultará el contacto con el lactante en los momentos de
alimentarlo (las hembras o todo el grupo pueden responder agresivamente). Por otra parte, realizar esta unión
requiere de mucha paciencia y delicadeza, ya que el rechazo puede resultar peligroso para la cría. Como en otros
casos, este acercamiento e inclusión al clan debe ser paulatino y dirigido, idealmente, hacia una hembra madura
(considerando su jerarquía dentro de la tropa).
Aunque parezca extraño, al trabajar con primates se debe evitar mirarlos a los ojos durante largos
períodos ya que esta actitud puede ser tomada como una amenaza o es causa de estrés. La comunicación a
través de la expresión de la cara y sonidos está particularmente desarrollada en los Cebus; conocer y emular los
códigos de comunicación contribuye notablemente a recuperar pautas conductales necesarias para la
supervivencia de los ejemplares. Los Alouatta poseen una pobre expresión facial, siendo a través de las
vocalizaciones y de los gestos corporales como se pueden estimular determinadas conductas o actitudes.
Consolidado el grupo, nuestra interacción debe reducirse, paulatinamente, a lo mínimo indispensable.
La interrelación generada por la convivencia conlleva la unión como grupo. En ocasiones, se observa que los
individuos adultos reaccionan agresiva o temerosamente hacia los humanos (a veces defendiendo a las crías o,
en el caso de los machos, a las hembras). Ésto puede indicar la recuperación de actitudes de rechazo hacia la
presencia humana, actitud que se busca en este tipo de rehabilitación. Las crías no suelen reaccionar de esta
manera, excepto, en ocasiones, hasta pasadas algunas semanas de su vida en libertad.
Como con otros grupos, se hace necesario el cambio de dieta. En libertad, los carayáes consumen hojas,
brotes y frutos de árboles de los géneros Ficus, Nectandra, Phytolacca, Forsteronia, Melia, Banara, Celtis, y
enredaderas varias (ZUNINO & RUMIZ, 1986; A.GIÚDICE, com.pers.). Algunas de ellas resultan accesibles
fuera de las áreas donde estos primates se distribuyen. En trabajos de rehabilitación con carayáes en Buenos
Aires fueron utilizadas con éxito Salix, Celtis, Phytolacca, Passiflora, Ficus y otras de orígen exótico como
60
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 61
Populus (APRILE, op.cit.; APRILE et.al., op.cit.). De todos modos, nunca se llegó a alimentarlos
exclusivamente con hojas (a pesar de suministrarle también brotes, flores y renuevos), principalmente por
desconocimiento del real aporte energético que la misma representa y para evitar posibles intoxicaciones.
Cuando la vegetación es exitosamente aceptada, se procede a realizar evaluaciones en semi-libertad (JUÁREZ,
com.pers.). Los caíes, en cambio, poseen una dieta omnívora, compuesta por frutos, algunas plantas como
Bromelia sp. y Aechmea sp. o "chacra de mono", larvas y adultos de insectos y, eventualmente, pequeños
vertebrados y sus huevos (FREESE y OPPENHEIMER, op.cit.; BROWN, 1986). Para rehabilitar ejemplares
dóciles o jóvenes, se ha inducido a los mismos al consumo de larvas, frutos y huevos a través de la imitación de
conductas y sonidos. En este sentido, el ofrecimiento de troncos en putrefacción o cortezas han resultado
adecuados, del mismo modo que la confección y suministro de elementos de enriquecimiento ambiental
(descriptos por GRAMS & ZIEGLER, op.cits.; MASON, 1993; FORD, 1994). En todos estos casos, la
ubicación estratégica de los alimentos contribuye con la recuperación psíquica y conductal. Se sugiere
disponerlos en distintos sectores y estratos, utilizando varias bateas -según el número de ejemplares-,
suspendidos desde ramas, en el techo o utilizando elementos de enriquecimiento ambiental (sogas, cajas
agujereadas con insectos, etc.).
Los ejercicios de rechazo implican la expulsión directa (a través de persecución), el hostigamiento con
perros u otros carnívoros manipulables (sin que resulte excesivo), o la utilización de suaves golpes o de
vocalizaciones agresivas (gritos). Otras pautas se describen en Consideraciones generales para la
rehabilitación en el Capítulo 8.
Desconocemos experiencias de este tipo con monos nocturnos o miriquiná (Aotus azarae). Sin embargo,
y debido a sus hábitos (ver DE BITETTI, 1993; ARDITTI & PLACCI, 1993), se sugiere formar planteles por
parejas o grupos reducidos (3 a 6 ejemplares) con la misma proporción de machos y hembras. La ambientación
debe incorporar cubiles con troncos ahuecados, ramas delgadas y flexibles. La alimentación es frugívora-
insectívora, incluyendo también hojas. En cautiverio aceptan isocas, moscas, langostas, frutas trozadas y miel
(JUAREZ, com. pers.).
Breves sugerencias y aspectos generales a tener en cuenta
Etapa 1 (Recepción y Cuarentena): si el contacto con personas fue importante, brindar similares cuidados a
los recibidos recientemente para ir suspendiéndolos gradualmente. Revisión sanitaria y marcado. Estar atentos a
posibles comportamientos aberrantes: coprofagia, auto-mutilaciones y auto-agresiones. Posibles conductas
estereotipadas: cabeceo, giros, hamacarse, exceso de tiempo en el suelo.
Etapa 2 (Rehabilitación): formar clanes con ejemplares compatibles entre sí (según edad y sexo) y sin un
elevado número de ejemplares (según la especie). Generar rechazo cuando manifiesten actitudes confiadas.
Etapa 3 (Transporte - liberación): nuevos chequeos sanitarios. Liberación de un ejemplar por vez, cerca de
árboles cuyas ramas sean alcanzadas sin grandes esfuerzos. Insistir con los ejercicios de rechazo al hombre.
Etapa 4 (Seguimiento): elaboración previa de fichas de identidad, según rasgos corporales, edad y sexo.
Observación a distancia de los ejemplares y de sus marcas. Seguimiento sin incidir en sus conductas.
En particular, con los monos carayá, se recomienda:
1. Observar que los ejemplares estén bien integrados socialmente, demostrando compatibilidad entre los
componenentes del grupo (cosa que se manifiesta, por ejemplo, cuando duermen grupalmente en posición de
"bolita").
2. Que los monos interactúen entre sí (por ejemplo, a través de la práctica del grooming).
61
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 62
3. Mantener ejercicios de rechazo que generen "desconfianza" o actitudes agresivas ante la presencia humana,
evitando, por ejemplo, que respondan positivamente a un nombre de pila.
4. Estimular una locomoción arbórea correcta (manifestada, por ejemplo, a través del uso de su cola).
5. Incorporar hojas y brotes en la dieta, pero variando las especies.
6. Estimular la vocalización en adultos, con la ayuda de grabaciones.
7. Desarrollar juegos de persecución y forcejeo en juveniles.
8. Estimular la "adopción" de infantes, especialmente por parte de las hembras adultas.
9. Evitar el descenso al suelo (por ejemplo, para trasladarse o recoger comida), con ejercicios de rechazo.
62
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 63
Capítulo 10
La rehabilitación de carnívoros pequeños y medianos
Los zorros (géneros Dusicyon y Cerdocyon), gatos silvestres (género Felis), zorrinos (género Conepatus),
hurones (géneros Lyncodon, Galictis y Eira), nutrias (género Lutra), aguará-popé (Procyon cancrivorus) y
coatí (Nasua nasua) son especies de distintas familias pero con varias similitudes en cuanto a su
comportamiento. Suelen ser animales de hábitos solitarios, aunque algunas puedan agruparse ocasionalmente
(coatíes, lobitos de río). Otras especies, en apariencia, estrictamente solitarias (hurones, zorros) pueden
agruparse durante el período de celo y cuando abundan los recursos alimenticios. Si bien existen especies
omnívoras -con un amplio espectro alimentario- y otras muy especializadas, todas consumen algún tipo de
carne. La agresividad y predisposición al ataque es otro recurso que posiblita su supervivencia. Importantes
diferencias a considerar se encuentran en la cantidad y variedad de nichos ecológicos que cada especie ocupa.
Alimentación
El conocimiento de la alimentación natural de la especie a rehabilitar permite asignarla dentro de los siguientes
patrones:
a) omnívoros (coatíes, mayuatos)
b) omnívoros ocasionales (zorros, zorrinos)
c) carniceros (gatos silvestres, hurones)
d) especialistas (lobitos de río)
En el primer caso (a), la dieta en cautiverio contempla alta proporción (60%) de frutos, insectos y otros
invertebrados (lombrices, isocas). Los incluídos en b), se alimentan básicamente de carne o larvas (70%), dieta
que se puede complementar con los mismos recursos que en el caso anterior. Los carniceros (c) son
eminentemente carnívoros (95%), aceptando escasamente algun otro tipo de alimento (suelen hacerlo para
purgarse) y los aportes nutricionales los adquieren de la variedad de órganos y otros tejidos que consumen de
sus presas, aunque también pueden ingerir insectos. Por último (d), los especialistas consumen tipos definidos
de animales o partes determinadas de sus presas. Su fisiología y/o morfología les permite aprovechar
potencialmente todo el recurso.
A partir de estos patrones, mencionamos la lista de alimentos que se han utilizado para el
mantenimiento de los carnívoros durante su estadía en cautiverio:
a) Frutas: manzanas, peras, uvas, bananas, cítricos, melón, tomate.
Carnes: variedad de carnes rojas y blancas.
Otros: huevos, panes integrales.
b) Frutas y Carnes: ídem, modificando la proporción. Para los animales de menor tamaño, la carne puede
picarse y mezclar con lo mencionado en "Otros".
Otros: huevos, lombrices, gusanos, isocas e insectos, alimento balanceado.
c) Carnes: tejido muscular de carnes rojas (en general, los cortes denominados espinazo, quijada o carnaza).
En carnes blancas: alas, patas, muslos, cogote y carcaza. También hígado, corazón, pulmón, intestinos, cesos y
otras vísceras, pero sólo en forma complementaria, de cualquier tipo de carne.
Otros: alimentos balanceados.
63
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 64
d) Los de régimen especialista pueden consumir peces, inséctos o crustáceos. La adquisición de los
insectos puede realizarse en acuarios, piletas o criarse artificialmente en terrarios (son fáciles de criar los
gorgojos, gusanos de la harina, cucarachas, ciertas langostas y coleópteros acuáticos). Sin embargo, en la
Argentina no existen carnívoros exclusivamente insectívoros. Los crustáceos se crían en acuarios, y
complementan la dieta de los piscívoros.
Detalles de la alimentación de carnívoros medianos y pequeños relacionadas al cautiverio han sido
enunciadas por LOEKEMEYER, FERMANI & FABBRO (in litt.), SAUSMAN (1991), MANSARD (1991) &
PARERA (1993). En términos generales, las carcasas de aves o mamíferos y el ofrecimiento de ratas, ratones,
cobayos, conejos y liebres, palomas, pollos , gallinas, codornices y faisanes vivos o muertos, han sido ofertados
con excelente aceptación en la mayoría de los casos.
La cantidad de alimento varía según el peso de los animales y el valor nutricional de su comida:
animales de unos 3.000 grs. (gato montés, zorro pampeano) consumen 250-350 grs. diarios de carne, aunque la
cifra debe elevarse a unos 500-800 grs. para animales del mismo peso pero omnívoros (osito lavador o
mayuato). Un hurón (1000 grs.) consume un 15-18% de su peso (160-180 grs.) en carne, mientras que un
zorrino (2200 grs.) se conforma con la misma cantidad (180 grs.) de carne picada y huevo. De todas maneras,
estas cantidades son relativas y dependen del grado de actividad que tengan, del estado sanitario de cada
ejemplar (especialmente en cuanto a la presencia de parásitos) y del clima local (el gasto energético que tiene un
ejemplar en climas fríos es mayor que en los cálidos).
La dieta para coatíes (Nasua nasua) y mayuatos (Procyon cancrivorus) en cautiverio incluye:
a) 500 grs. de frutas enteras, especialmente bananas, manzanas y peras + 200 grs. de carnes rojas;
b) 300 grs. de carcasas y menudos de pollo + 1 huevo + 1 fruta;
c) 100 grs. de alimento balanceado + 200 grs. de fruta + 1 huevo. En todos los casos, de ser posible, suministrar
invertrebrados (adultos o larvas).
En programas de rehabilitación de zorros colorados fueguinos (Dusicyon culpaeus lycoides)
LOEKEMEYER, FERMANI & FABBRO (in litt.) utilizaron exitosamente las dietas mencionadas a
continuación:
- fórmula para lactantes: leche entera 200 ml. + 7 grs. de yema de huevo + 40 ml. de crema + 7 grs. de
Secalbun + 2,5 grs. de Milcamat polvo.
- cachorros: a) de unos 3 kgs. de peso, 150 grs de aliimento balanceado + 200 grs. de carne vacuna,
adicionando 1 gr. de carbonato de calcio. b) de unos 5 kgs. de peso, 250 grs. de alimento balanceado + 300 grs.
de carne vacuna y 1 gr. de carbonato de calcio.
- adultos: a) 300 grs. de carne vacuna + 200 grs. de alimento balanceado para perros. b) 250 grs. de carne
vacuna + 250 grs. de menudos de pollo + 250 grs. de alas y cogotes. c) 500 grs. de carne vacuna + adiciones de
calcio.
En el caso de los hurones (Galictis cuja), hemos observado una elevada aceptación por parte de
ejemplares adultos en cautiverio de:
a) 160 a 180 grs. de cabezas de gallina y/o paloma.
b) 100 grs. de carne vacuna + 2 cucharadas soperas de miel + 50 grs.de zapallo.
c) 100 grs. de carne vacuna + 100 grs. de menudos de pollo + 1 fruta (manzana, pera).
Los felinos resultan los más carniceros, por lo que la dieta debe contemplar carne vacuna, roedores, aves
(si es posible cuerpos enteros), pescado y, esporádicamente, alguna fruta y huevos. Las sobredosis de vitaminas
64
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 65
son peligrosas (MANSARD, op.cit.), por lo que se recomienda no agregarlas al alimento excepto bajo
prescripción veterinaria.
Se han elaborado dietas para nutrias (gen. Lutra) en cautiverio, utilizando como ingredientes carne
vacuna o de caballo, alimento balanceado para perros, huesos molidos, complejos vitamínicos solubles, calcio,
huevos y aceite vegetal (DUPLAIX, 1970), los que pueden mezclarse formando una pasta. Bajo estas mismas
condiciones, lobitos de río (Lutra longicudis) consumieron peces, como mojarras (Astyanax fasciatum),
mojarrón (Astyanax sp.), bagrecitos (Parapimelodus valenciennesi), moncholos (Pimelodus albicans), mandubé
(Angeneiosus sp.) y bagre amarillo (Pimelodius clarias), boga (Leporinus obtusidens), además de culebras
verdes y negras, Leimadophis poecilogyrus, (PARERA, 1993). También aceptaron carne vacuna, roedores y
carcasas de aves (JÁCOME, com. pers., CIOCCI, com.pers.). Al parecer, se resisten a consumir pescado que no
sea fresco (ROSENZVAIG, 1975).
Es importante resaltar que las carnes utilizadas en la alimentación de carnívoros no deben incluir una
alta proporción de grasas. Esto se debe a que las mismas afectan directamente la producción de esperma o la
calidad del esperma producido (JÁCOME, com.pers.; IMPOSTI, com.pers.), reduciendo las posibilidades de
reproducción de estos animales. Los félidos son particularmente sensibles.
Por otra parte, para balancear el aporte de calcio y fósforo, a la dieta de los omnívoros ocasionales y
carniceros (grupos "b" y "c", respectivamente) debe incorporarase carbonato de calcio cuando es suministrada
por períodos largos (LOEKEMEYER, FERMANI & FABBRO, in litt.).
El cambio paulatino en la dieta de los ejemplares en recintos de rehabilitación (recintos ambientados,
ver Capítulo 8) supone ubicar estratégicamente los alimentos patrones, además de estimular la captura de presas
mediante el uso de señuelos, animales muertos, de bioterio o elementos de juego (ver LAW, 1991; MASON,
1993). En modo especial en los carnívoros, estos estímulos junto a la ambientación del recinto (a través de la
ornamentación y la aplicación de elementos de enriquecimiento) resultan importantes modificadores del
comportamiento de animales cautivos: reducen su estrés, regularizan sus horarios de actividad (normalmente,
nocturnos), permite el desarrollo de sus aptitudes físicas y revierten conductas estereotipadas (FERRARI, 1993).
Nunca debe faltar agua fresca, la que debe renovarse a diario.
NOTA: En los bioterios o criaderos de pollos, codornices, palomas, cobayos, ratas y ratones pueden obtenerse gratis o a
bajo costo animales muertos por hacinamiento o malformaciones (teniendo la precaución de no adquirir animales muertos
por enfermedad). Las formas y colores selectos no se deben a un capricho sino a la búsqueda de similitudes con las que
hemos considerado sus presas naturales tipo (copetonas, coloradas, perdices, torcazas, cuises y roedores varios,
respectivamente). Respecto a los frutos, se pueden cultivar (para carnívoros omínvoros) y utilizar el mburucuyá o
pasionaria, algunos dátiles, mango, nísperos, caqui, plátanos y quinotos (incluso, pueden cultivarse como parte ornamental
de la ambientación).
La ambientación en la evaluación psíquica y conductal
La conveniencia de una adecuada ambientación de los recintos de rehabilitación se observa al comparar la
conducta de los animales hospedados en éstos con los que viven en habitáculos individuales desprovistos de
elementos de enriquecimiento. Las dimensiones de un recinto para carnívoros pequeños y medianos pueden ser
de unos 10 m de largo, por 5 de ancho y 4 de alto, aunque estas medidas pueden variar, por ejemplo, si se trata
de zorros (no requieren tanta altura) o hurones mayores (Eira barbara) que necesitarían más altura.
Troncos ahuecados o no, ramas, plantas, arena, piedras, piletas, caños y otros elementos que permitan
recrear el ambiente natural del ejemplar en tratamiento o bien su estructura funcional, contribuyen con la
rehabilitación integral (física, psíquica y patológica) de cualquier animal. Una batea o pileta con agua siempre es
65
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 66
necesaria, y en algunas especies imprescindible. Los cubiles para refugio deberán, asimismo, ser ambientados.
Cajas, cajones y troncos huecos pueden servir a este propósito y su estratégica ubicación dentro del recinto
ofrece seguridad y reparo (ver HEDIGER, 1942; RICHARDSON, 1991). En varias especies se debe considerar
la altitud del sector de instalación: los zorros y algunos gatos silvestres necesitan de cubiles al nivel del suelo.
Otros felinos silvestres y los coatíes, por ejemplo, requieren de cubiles ubicados en sitios elevados. Los hurones
y zorrinos, en cambio, necesitan refugiarse al nivel o por debajo del suelo (en cámaras). Para otras especies -
como el osito lavador o el gato montés- la ubicación puede resultar indistinta. Una regla elemental rige el tipo,
la ubicación y la ambientación de los cubiles y del recinto en general: deben ser útiles a los animales bajo
tratamiento, sin necesidad de satisfacer los gustos estéticos del lugar.
Ejercicios prácticos
Estos tienden -fundamentalmente- a dos objetivos: recuperar las condiciones (psíquicas y físicas) necesarias
para obtener el sustento y rechazar la presencia humana.
Para el primer objetivo (recuperación psico-física) se debe considerar:
a) ubicación del alimento en sitios estratégicos, que demanden la astucia y esfuerzo del animal (ej.: en ramas y
huecos de los árboles, arrojándolo al agua, suspendiéndolo del techo.
b) utilización de señuelos atados (ver Capitulo 11). Estos deben ser arrojados o escondidos para luego
arrastrarlos velozmente tirando del hilo. Dentro de lo posible, el rehabilitador deberá pasar inadvertido.
c) ofrecimiento de "presas" muertas enteras (con pelos o plumas y cuero). También se las pueden incorporar
como señuelos.
Respecto al segundo objetivo (rechazo humano), recomendamos:
a) aplicar ejercicios de rechazo y persecución (mediante la utilización de gritos, elementos no punzantes o que
no puedan provocar heridas, perros entrenados a tal efecto, cepos que asusten sin dañar a los ejemplares, etc.).
Es muy importante no excederse con estos ejercicios, dado que se puede estresar o malacostrumbrar al ejemplar
en rehabilitación.
b) no ofrecer directamente la comida a los ejemplares.
c) no hablarle a los animales (menos aún, deben ser llamados por un nombre).
d) movilizarse dentro de los recintos respetando sectores "intangibles" (por ejemplo, los alrededores del refugio
del animal).
A medida que transcurra el tiempo de rehabilitación es probable observar modificaciones positivas en la
conducta de los animales: regularidad en los horarios de actividad (nocturna o crepuscular en la mayoría de los
casos), práctica de juegos o actividades relacionadas a la búsqueda de presas, aplicación de técnicas de caza,
señalización de territorios (con orina o montículos de excrementos), temerosidad ante nuestra presencia (huida
y/o agresión al acercarnos), utilización de refugios, variedad de desplazamientos (terrestres, arborícolas o
acuáticos). También físicamente debe haber logros: desarrollo de sentidos, de los reflejos, brillo en el pelo, en
los ojos, recuperación de la destreza, etc. En el caso de los felinos en particular es importante conocer
previamente el lugar de liberación para saber qué tipo de recursos alimenticios ofertará al animal en
rehabilitación, y así poder incorporar durante el aprendizaje de persecusión y caza especies similares a las de su
futuro hábitat natural.
La ultima etapa de la rehabilitación, realizada en un recinto ambientado, para alcanzar su máximo
potencial debería culminarse en un corral de semi-libertad, reune las mismas consideraciones que con esta etapa
descripta (excepto por las dimensiones del corral y las exigencias de la ambientación), pero resulta conveniente,
si las posiblidades lo permiten, ponerla en práctica en el sitio de liberación.
66
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 67
Breves sugerencias y aspectos generales a tener en cuenta
Etapa 1 (Recepción y Cuarentena):
- Análisis coproparasitológicos y de sangre.
- Chequeo físico general (incisivos, patas y garras, caderas).
- Mantener los ejemplares aislados entre sí (salvo cachorros).
- Tapar las jaulas con mantas para reducir el estrés.
- Posibles conductas estereotipadas: vaivén en la locomoción, repetición excesiva de saltos, circuitos definidos
durante la marcha.
Etapa 2 (Rehabilitación):
- Ambientar acorde a la especie y subespecie tratada.
- Modificar la dieta, aplicando paulatinamente los ejercicios señalados y/u ofreciendo "presas".
- Para optimizar los resultados del uso de los señuelos recomendamos ocultarse de la
vista de los animales.
- Revisión sanitaria incluyendo el marcado de los animales.
- Confirmar la ausencia de conductas estereotipadas.
- Asegurar el rechazo, "desconfianza" o actitudes agresivas ante la presencia humana. Resulta óptimo verificar,
en los recintos ambientados, que los animales se ocultan entre la vegetación o que corren dentro del mismo ante
nuestra presencia.
- Favorecer que los horarios pico de actividad sean similares a las conocidos para la especie.
- Desarrollar su destreza física.
- Promover que persigan y capturen a sus presas o señuelos.
- Asegurarse que las relaciones con otros miembros de su especie respeten las estructuras sociales conocidas
para la misma.
Etapa 3 (Liberación):
- Alimentar a los animales una vez en la localidad de liberación.
- Depositarlos cerca del sector elegido para liberarlo por algunas horas.
- El horario de liberación debe ser previsto con anticipación -considerando a la especie y los aspectos
sociobiológicos locales del terreno.
- Posiblemente demoren en salir una vez que la jaula esté abierta. En las especies sociables, la liberación de
ejemplares puede realizarse simultáneamente.
Etapa 4 (Seguimiento):
- Es muy dificultoso si no se emplean equipos de radio-telemetría. En su defecto, algunas especies -como zorros,
gatos monteses, aguará-popé- pueden llevar collares de identificación a distancia. El seguimiento no debe
implicar acoso.
67
Aprile, G. & C.Bertonatti. 1996. Manual sobre rehabilitación de fauna. Bol.Téc. N° 31, FVSA, Buenos Aires, Argentina. 68
Capítulo 11
La rehabilitación de aves rapaces
Las técnicas de rehabilitación en aves rapaces dependen según se traten de pichones o de ejemplares voladores
(adultos, subadultos o juveniles).
Pichones
Para la crianza de pichones de rapaces (crías o no voladores), se ha aplicado con bastante éxito el método
"hacking" (STEWART, 1987; VARLAND, 1992). Este método apunta a:
a) criar rapaces huérfanas, preservando su estado salvaje
b) alimentar a cada animal con la comida apropiada
c) liberar a las aves en su epoca "nidífuga" natural
d) ofrecerles un apoyo alimentario post-suelta
El lugar de alojo
Para criar aves rapaces de 2 a 5 semanas de edad se debe construír un galpón cuyas paredes deben sostener