ChapterPDF Available

Evaluación y acreditación de programas en México más allá de los juegos discursivos

Authors:

Abstract and Figures

En este trabajo presentamos algunos de los resultados derivados de una investigación reciente cuyo objetivo principal ha sido valorar los impactos de la evaluación y acreditación de programas académicos en México, a partir de un estudio de casos de cinco universidades públicas y una privada. Tres aspectos son relevantes en este sentido. En primer lugar, la simulación por parte de las IES en su afán por lograr resultados positivos en la evaluación y/o acreditación, pues saben que de ello depende tanto su acceso a recursos presupuestales extraordinarios, como su legitimidad en el campo organizacional de la educación superior. En segundo lugar, la credibilidad de los organismos evaluadores y acreditadores, ya que éstos han establecido una relación de mercado con las instituciones, por lo que se presume que los resultados podrían estar afectados por ciertas circunstancias. Finalmente, el incremento acelerado del aparato burocrático de las IES, pues estos procesos han dado lugar a la creación de unidades organizativas responsables de conducir las actividades para el aseguramiento de la calidad, a pesar de que se mantienen generalmente desvinculadas del quehacer cotidiano de los académicos y de los estudiantes.
Content may be subject to copyright.
!año!3!|!número!6!|!enero-junio!2012!|!ISSN!2007-2171!
Evaluación y acreditación de programas en
México
Más allá de los juegos discursivos1
––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Angélica!Buendía!Espinosa2!
!
!
!
Resumen.!En!este!trabajo!presentamos!algunos!de!los!resultados!derivados!de!una!investigación!reciente!cuyo!objetivo!principal!ha!sido!va-
lorar!los!impactos!de!la!evaluación!y!acreditación!de!programas!académicos!en!México,!a!partir!de!un!estudio!de!casos!de!cinco!universida-
des!públicas!y! una!privada.!Tres!aspectos!son! relevantes!en!este!sentido.!En!primer!lugar,!la!simulación!por!parte!de! las!IES!en!su!afán!por!
lograr!resultados!positivos!en!la!evaluación!y/o!acreditación,! pues!saben!que!de!ello! depende! tanto! su! acceso!a!recursos!presupuestales!
extraordinarios,!como!su! legitimidad!en! el!campo!organizacional!de!la!educación!superior.!En!segundo!lugar,! la!credibilidad!de!los!organis-
mos!evaluadores!y!acreditadores,!ya!que!éstos!han!establecido!una!relación!de!mercado!con!las!instituciones,!por!lo!que!se!presume!que!los!
resultados!podrían!estar!afectados!por!ciertas!circunstancias.!Finalmente,!el!incremento!acelerado!del!aparato!burocrático!de!las!IES,!pues!
estos!procesos!han!dado!lugar!a!la!creación!de!unidades!organizativas!responsables!de!conducir!las!actividades!para!el!aseguramiento!de!la!
calidad,!a!pesar!de!que!se!mantienen!generalmente!desvinculadas!del!quehacer!cotidiano!de!los!académicos!y!de!los!estudiantes.!Es!impor-
tante!señalar!que!en!esta!entrega!no!recuperamos!lo!que!podríamos!denominar!efectos!positivos!derivados!de!la!evaluación!y!acreditación!
de!programas,!que!por!supuesto! existen!y! han!sido!abordados!por!otras!investigaciones.!El! objetivo!principal!ha!sido!reflexionar!sobre!los!
efectos!no!previstos!por!uno!de!los!instrumentos!de!política!pública!que!se!han!implementado!en!México!con!el!propósito!de!mejorar!de!la!
calidad!de!la!educación!superior.!Palabras,clave:!evaluación,!acreditación,!educación!superior,!políticas!públicas.!
!
Abstract.!I!present!some!results!from!a!recent!research!project!whose!main!goal!was!to!assess!the!impact!of!evaluation!and!certification!of!
academic!programs!in!Mexico!on!the!basis!of!six!study!cases!covering!five!public!universities!and!a!private!one.!(1)!The!fact!that!good!scores!
open!the! door!for!money! from! the!government!and! ensure!prestige!in! the!organizational!field! of!higher!education! leads!to!lots!of! simul-
ation!on!the!part!of!universities.!(2)!The!market!relations!created!between!the!evaluated!universities!and!their!evaluators!affect!the!credi-
bility!of! the! latter,!so!that! the! outcomes!of!evaluation! might! be!compromised!under! certain! circumstances.!(3)!The! creation! of!a!big!and!
increasing!bureaucracy!within!universities!which!is!supposed!to!ensure!quality! in! higher!education!yet!is! generally! out! of!the!loop!of! the!
ordinary!activities!of!students!and!staff.!In!this!paper!we!do!not!cover!the!positive!effects!of!evaluation!which!are!real!yet!have!already!been!
studied!by!others.!My!main!concern!here!is!to!reflect!on!the!unintended!effects!of!one!important!policy!instrument!whose!explicit!goal!was!
the!improvement!of!Mexican!higher!education.!Key,words:!evaluation,!certification,!higher!education,!public!policies.!
!
!
!
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
1 Una versión de este trabajo se presentó en el Cuarto Coloquio LAEMOS, “Interweaving Organizations
and Institutions”, Ajijic, Jal., 27 a 30 de marzo de 2012.
2 Doctora en Ciencias Sociales, profesora investigadora de la Universidad Aunoma Metropolitana, Uni-
dad Cuajimalpa, Departamento de Estudios Institucionales y Coordinadora General del Laboratorio de Aná-
lisis Institucional del Sistema Universitario Mexicano (LAISUM). Correo electrónico: <abuendia7005@yahoo.
com.mx> y <abuendia@correo.cua.uam.mx>.
Angélica!Buendía!Espinosa!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
!
2!
!
1.!Algunos!antecedentes!del!proyecto!
El aseguramiento de la calidad ha sido una preocupación latente y legítima por diversos
actores en el campo de la educación superior. Desde principios de la década de los noventa,
la mayoría de los países han establecido mecanismos para velar por la calidad de ésta. En
Europa, el énfasis inicial se puso en el cumplimiento de la misión pública de las institucio-
nes de educación superior y en la evaluación del cumplimiento de los propósitos declarados
de las instituciones de educación superior (CNE en Francia, VSNU en Holanda, QAA en el
Reino Unido, AQU en Cataluña, España). Después del acuerdo de Bolonia se amplió este
enfoque a uno de aseguramiento externo de la calidad, encomendándose a ENQA (Asocia-
ción Europea para el Aseguramiento de la Calidad) que definiera estándares de calidad para
las agencias y las evaluara, con miras a establecer en el futuro un registro europeo de agen-
cias de aseguramiento externo de la calidad, garantizar que los mecanismos existentes fue-
ran confiables y, por tanto, constituyeran un elemento de apoyo y promoción a la movilidad
dentro de la región europea (Lemaitre, 2009).
En América Latina, los procesos de aseguramiento de la calidad han sido en general
promovidos por los gobiernos, y su propósito fundamental estuvo inicialmente en el
control de calidad, principalmente de la oferta privada de educación superior. En Chile este
proceso se inició en 1990, pero durante la década de los noventa se crearon y consolidaron
agencias de acreditación en México, Costa Rica, Colombia y Argentina. En 1998 se inició el
trabajo para desarrollar un mecanismo regional de reconocimiento de las decisiones de
acreditación para validar los títulos otorgados en los países miembros y asociados del
MERCOSUR, que fue ratificado por los Ministros de Educación en 2007. Desde 2003 existe
una Red Iberoamericana de Acreditación de la Calidad de la Educación Superior (RIACES),
con integrantes de dieciocho países en América Latina y el Caribe, además de España, y
desde 1991, una red internacional International Network Quality Assurence Agencies in
higher Education (INQAAHE) con miembros en más de cien países (Lemaitre, 2009).
Un rasgo interesante de estos procesos en América Latina es su diversidad. En efecto,
su creación y desarrollo se ha hecho en estrecha vinculación a las necesidades y caracte-
rísticas de los sistemas de educación superior, lo que ha generado respuestas muy diversas
en los distintos países. Si bien, se manifiesta un consenso por algunos sectores sociales, aca-
démicos y políticos, en cuanto a los beneficios asociados a la instalación e implementación
de estos mecanismos, y a pesar de que hay algunas investigaciones que se han propuesto va-
lorar sus efectos, no se han desarrollado investigaciones que contribuyan en la comprensión
de los impactos de los procesos de aseguramiento de la calidad en la calidad de la educación
superior.
Es en este contexto que se desarrolló durante el periodo 2009-2012, el proyecto ALFA
III, Aseguramiento de calidad: políticas públicas y gestión universitaria, con la colaboración
de un equipo de inv estigadores de distin tas universidades de América Latina y Europa.3 Su
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
3 El proyecto fue financiado por la Comisión Europea y por el Centro Interuniversitario CINDA.
Evaluación!y!acreditación!de!programas!en!México!
!
!
!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
3!
interés más específico se centró en el análisis del problema de la eficiencia y la pertinencia de
las políticas públicas basadas en la evaluación y la acreditación como procesos orientados a la
mejora de la calidad. Dado su alcance interinstitucional, el proyecto se propuso realizar
análisis de orden comparativo, tanto al nivel de los sistemas nacionales como de las institu-
ciones de educación superior.
Es importante señalar que se trató de un estudio de carácter exploratorio con énfasis en
la percepción de impactos, en virtud de las herramientas metodológicas utilizadas. En este
sentido, recoge la información de un conjunto de actores relevantes y directamente involu-
crados con el aseguramiento de la calidad en cada uno de los países y las universidades par-
ticipantes.
El desarrollo del proyecto consideró dos grandes etapas. La primera se orientó al
establecimiento de un marco teórico para dar sentido a la valoración de la percepción de los
impactos que los mecanismos de aseguramiento de la calidad, específicamente la evaluación
y acreditación, ha tenido en la mejora de la calidad de la educación superior. En esta etapa
resultó fun damental asumir un concepto de calidad y comprender los alcances que teórica-
mente se esperan del aseguramiento de la calidad y su asociación con el concepto de rendi-
ción de cuentas en el diseño e implementación de políticas públicas.
La segunda etapa del proyecto consideró la realización de estudios de caso en aquellos
países donde los mecanismos de aseguramiento de calidad se han institucionalizado, con el
fin de establecer una metodología que permitiera valorar su impacto en la mejora de la
calidad de la educación superior. En esta etapa se incluy eron siete países: Chile, Argentina,
Colombia, México, Costa Rica, Portugal y España. En cada uno de ellos eligieron, bajo crite-
rios previamen te establecidos, cuatro universidades para realizar la investigación. En este
trabajo abordamos algunos de los resultados que arrojó esta investigación solamente para el
caso mexicano.
Dada la diversidad y complejidad de sistema de educacn superior mexicano y la
metodología establecida por el proyecto general, la investigación consideró la realización de
seis estudios que incluyeron univ ersidades públicas y privadas.4 Estas fueron: Universidad
Autónoma de Sinaloa (UAS), Universidad de Guadalajara (UdeG), Universidad Autónoma
Chapingo (UACh), Universidad Veracruzana (UV), Universidad Autónoma Metropolitana
(UAM) y Universidad del Valle de México (UVM). Las universidades fueron elegidas en
razón de ciertos criterios previamente establecidos, principalmen te se consideró incluir en el
estudio universidades públicas y privadas, vigilando que hubiera cierto equilibrio en términos
de su presencia a nivel nacion al y regional. Por ello se eligió una universidad por cada una
de las regiones de la Asociación Nacional de Un iversidades e Instituciones de Educación
Superior (ANUIES). Específicamente, se eligió dentro del sector privado a la UVM por su
organización multicampi y por ser la universidad privada que alberga el mayor número de
estudiantes en este sector; así como por su presencia en varios estados de la República
Mexicana.
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
4 En los otros países sólo se consideraron cuatro universidades.
Angélica!Buendía!Espinosa!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
!
4!
Tambn se consideró incorporar en el estudio distintas áreas del conocimiento, con el
fin de lograr un mejor acercamiento a la diversidad que podría presentarse en este sentido.
El cuadro 1 resume la selección de los casos.
Cuadro,1.!Selección!de!universidades!
Región!ANUIES!
Estado!
Universidad!
Matrícula!sujeta!a!
procesos!AQ!
Área/Disciplina!
Noroeste!
Sinaloa!
Universidad!Autónoma!
de!Sinaloa!
77.99%!
Derecho!
Centro-
Occidente!
Jalisco!
Universidad!de!
Guadalajara!
99.9%!
Ingeniería!Electrónica!
Distrito!
Federal!
Universidad!Autónoma!
Metropolitana!
16!años!
99.32%!
Matemáticas!
Metropolitana!
!
Estado!de!
México!
Universidad!del!Valle!de!
México**!
7!años!
44.04%!
Mercadotecnia!
Centro-Sur!
Estado!de!
México!
Universidad!Autónoma!
Chapingo!
80.55%!
Agronomía!(Ingeniería!
en!Fitotecnia)!
Sur-Sureste!
Veracruz!
Universidad!
Veracruzana!
95.69%!
Medicina!
Fuente:!elaboración!propia!con!base!en!Buendía!(2010)!
*Matrícula!en!programas!acreditados!(1,106,676)!/!Matrícula!nacional!(2,!533,!845),!Anuario!ANUIES!(2008)!
Para llevar a cabo los estudios de caso se definieron actores clave que pudieran opinar
sobre los impactos de la evaluación y acreditación de programas (funcionarios, profesores y
estudiantes), a partir de la aplicación de entrevistas semiestructuradas, grupos focales y en-
cuestas, respectivamente. Los actores clave fueron: autoridades gubernamentales, como res-
ponsables de la política pública (director de la dirección general de educación superior),
responsables de los organismos de evaluación y/o acreditación (director general de los Co-
mités Interinstitucionales de Evaluación de la Educación Superior (CIEES) y director gene-
ral del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (COPAES), responsables de la
coordinación académica, de planeación, de aseguramiento de calidad y del programa aca-
démico correspondiente, de las universidades de acuerdo con su estructura organizacional,
docen tes, estudiantes y egresados.5
2.!La!orientación!de!las!políticas!públicas:!el!concepto!de!calidad,!la!
Rendición!de!Cuentas!(RC)!y!Aseguramiento!de!la!Calidad!(AC)!
Ya es un lugar común hablar de las transformaciones que a partir de la posguerra han
sufrido los sistemas de educación superior en el mundo. El proceso de expansión de la ma-
trícula vivido en prácticamente todas las regiones del planeta ha sido el parteaguas para que
diferentes actores y desde espacios distintos manifiesten su interés por el análisis, la com-
prensión y el buen funcionamiento de dichos sistemas. De igual forma, es incuestionable
que los sistemas educativos de varios países y, en particular los del nivel superior, se con-
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
5 En este trabajo se incorporan las apreciaciones de los estudiantes que se obtuvieron a partir de una en-
cuesta y que, por la amplitud de las mismas, difundiremos en otro momento.
Evaluación!y!acreditación!de!programas!en!México!
!
!
!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
5!
ciban como ampliamente diversos; no obstante también hay acuerdo en que su desarrollo
histórico en las últimas décadas se ha caract erizado por asumir un patrón de políticas públi-
cas que podríamos definir como convergente.
Por un lado, la diversidad se refleja entre los países, las regiones e incluso los espacios
supranacionales; ejemplo de ello es el espacio común de educación superior en Europa que
comienza a dar muestras de la complejidad que implica hacer operable un proyecto de tal
magnitud. Además, la diversidad alcanza también a las instituciones de un mismo país y se
evidencia al interior de cada una de ellas, entre las facultades y/o los departamentos (Meyer
y Schofer, 2010). Por el otro, la convergencia está relacionada con las transformaciones que
ha sufrido la educación superior en el mundo, y en particular la educación universitaria. Su
origen puede ubicarse en un paradigma de políticas públicas, entendidas como un conjunto
de acciones resultantes de un entramado institucional y de un grupo de actores, tanto públi-
cos como privados, que participan en la atención de un problema público, en este caso la
educación superior (Cabrero, 2006). El eje transversal de esas políticas ha sido fundamen-
talmente la rendición de cuentas, materializado en el Aseguramiento de la Calidad (AC),
propuesta que ha tomado como su arista principal la evaluación de diferentes actores y
procesos.
El resultado esperado sería un profundo cambio institucional y organizacional reflejado
en la solución de problemas relacionados con el aumento de la cobertura, la calidad de la
enseñanza y de la investigación, la diversificación institucional, el financiamiento y, en
general, la coordinación y regulación de la educación superior. De igual forma, los cambios
tendrían que reflejarse en una mayor relación entre los actores interesados en la educación
superior, en términos de los resultados ofrecidos por sus instituciones. Pero, además de los
constantes estudios sobre la variabilidad de los indicadores cuantitativos en que se susten-
tan la mayoría de los modelos de evaluación prevalecientes en la educación superior ¿a qué
otro tipo de resultados nos enfrentamos después de más de dos décadas de transformación
y cambio en la educación superior?
2.1!El!concepto!de!calidad!en!el!contexto!del!proyecto6!
La magnitud del proyecto de investigación, dada por el número de países y univer-
sidades participantes, representó un obstáculo importante para llegar a una definición de
calidad en educación superior. No obstante, se asumió la necesidad de considerarla como
un concepto global y multidimen sional, que se comprende a partir del análisis relacional
entre los distintos factores que componen una institución de educación superior, enten-
diendo por esto su ámbito de desarrollo, su cultura institucional, sus concepcion es internas,
las características particulares de sus actores (alumnosprofesores) y las relaciones que entre
éstos se establezcan, sus recursos y resultados. A esto también se añaden los factores de
carácter externo, como son los requerimientos y estándares específicos establecidos por el
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
6 Este apartado se ha recuperado íntegramente de uno de los documentos base generados en el desarrollo
del proyecto por el grupo de investigadores participantes, del cual la autora forma parte (CINDA 2009).
Angélica!Buendía!Espinosa!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
!
6!
medio social, disciplinario y profesional en la cual una determinada IES se encuentra inserta,
además de su rol social, las concepciones político-económicas subyacentes y otros elementos
similares.
Con el fin de acotar la complejidad de esta definición, se arriba a la siguiente: calidad en
la educación superior puede ser definida como el grado de ajuste entre las acciones que una
institución, programa académico o carrera pone en marcha para dar cumplimiento a las
orientaciones emanadas desde su misión y propósitos institucionales y los resultados que de
estas acciones obtiene.
La definicn de los propósitos instit ucionales consideran dos dimensiones: consistencia
externa, es decir, ajuste a las exigencias del medio externo (entendiendo por éste el grupo de
referencia institucion al, disciplinario, profesional o tecnogico correspon diente), que se
materializan en demandas provenientes del mercado laboral, la comunidad académica, o el
entorno socio económico particular de cada IES. La consistencia externa asegura la
pertinencia de los propósitos y permite la comparabilidad entre instituciones y programas; y
consistencia interna, es decir, la traducción de dichas exigencias en función de las prio-
ridades y principios propios de la in stitución . Esta dimensión permite desplegar la capacidad
propositiva de la universidad, y ampliar el rango de ofertas posibles en el sistema de
educación superior, asegurando así una oferta diversa, que busque dar un a respuest a amplia a
las necesidades sociales.
Una vez definidos los prositos y fines institucionales en esta forma amplia, se puede
entender la calidad como la coherencia entre dichos fines institucionales, los objetivos es-
tratégicos y las actividades que se realizan para cumplir con esos determinados objetivos,
considerando los medios que se emplean; finalmente, a través de una evaluación de estas
acciones, se determinará el grado de avance en el cumplimiento de los propósitos u objetivos
institucionales, y por ende, la calidad de una determinada institución.
No obstante lo anterior, ésta no es una relación lineal y unidireccional. Para poder defi-
nir calidad se debe caracterizar adecuadamente cada uno de los elementos que componen el
sistema universitario, es decir actores, procesos, recursos y resultados. Esto significa poder
describir estas componentes institucionales en términ os de factores que afectan o influyen
sobre la calidad global de los productos académicos de una determinada institución, carrera o
programa, y las relaciones que en un determinado contexto se establecen.
2.2!La!rendición!de!cuentas!y!su!institucionalización!en!la!educación!superior!
El concepto de rendición de cuentas, en inglés accountability, ha sido explicado en el
contexto de la educación superior, principalmente en la literatura estadounidense. De
acuerdo con Zumeta (2001) y Burke (2005), los colegios y universidades americanos se
enfrentaron a una nueva corriente de “presiones externas” después de la segunda guerra
mundial. Previo a este hecho podría afirmarse que las instituciones de educación superior
gozaban del reconocimiento y confianza plenas de quienes subsidiaban el desarrollo de sus
funciones, fuera el Estado o los particulares.
Evaluación!y!acreditación!de!programas!en!México!
!
!
!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
7!
El mismo autor señala que la rendición de cuentas significó, principalmente, un cambio
sustancial en los valores sociales con que se mira y comprende la forma en que funcionan
las universidades. Se trata del problema de la rendición de cuentas democrática, que enfren-
tan las instituciones de educación superior. Si bien se asume que este tipo de instituciones
difieren sustancialmente de otras que también son subsidiadas por el Estado a partir de la
recaudación de recursos vía la política fiscal; también ha habido un acuerdo explícito de que
ellas funcionan mejor cuando se les otorga un alto grado de autonomía del Estado en la
definición y desarrollo de sus funciones. Se trata de organizaciones que operan bajo una
estructura de tipo profesional, donde el grado de conocimiento de los colaboradores es un
elemento determinante en la forma en que logran sus objetivos. El debate, según Zumeta
(2001) se centra entonces en dar respuesta al cuestionamiento de cómo lograr un balance
apropiado entre autonomía y rendición de cuentas. El surgimiento y desarrollo de institu-
ciones que surgieron en Estados Unidos y, más recientemente en otros países, para avanzar
hacia la redición de cuentas democrática es sumamente importante, pues de ello depende la
posibilidad de, por una parte, preservar la autonomía como un elemento crucial para el de-
sarrollo de las universidades, y por la otra, recobrar el sentido democrático que debe preva-
lecer en la redición de cuentas, sin caer en posiciones extremas que no abonen a la genera-
ción, transmisión y aplicación del conocimiento en las sociedades actuales.
Las primeras exigencias para la redición de cuentas estuvieron relacionadas con
aspectos presupuestales y con indicadores de desempeño que permitieran medir la eficacia
y la eficiencia de las universidades en términos de la inversión realizada. Por ejemplo, eran
apreciables criterios que valoraran el gasto por alumno. Esta situación también se observó
en México, donde previo a la implementación de mecanismos de asignación de financia-
miento basados en programas gubernamentales específicos, la negociación por el presu-
puesto tenía, en general, dos fundamentos. Por un lado, una base clara de negociación
política entre cada una de las universidades y el Estado y, por el otro, una base técnica cuyo
fundamento era el número de estudiantes y la nómina del personal académico y admi-
nistrativo (Ibarra, 2001).
No obstante, con el tiempo la rendición de cuentas para la educación superior ha visto
surgir instituciones y actores y ha incorporado herramientas metodológicas y modelos de
gestión empresarial, por ejemplo, la planeación estratégica; que suponen una mayor trans-
parencia para los actores involucrados en este campo organizacional.7!En este sentido, es
que cobra relevancia el estudio del AC y uno de sus principales herramientas, la acredi-
tación vía la evaluación.
De acuerdo con Lemaitre (2010), el AC se usa como una denominación común para
una diversidad de mecanismos orientados a controlar, garantizar y promover la calidad de
las instituciones de educación superior, lo cual contribuye a una mejor comprensión de
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
7 El campo organizacional de la educación superior puede ser entendido como las organizaciones educati-
vas así como otros actores importantes que participan en el nivel superior y que en su conjunto constituyen
un área reconocida de la vida institucional, de acuerdo con DiMaggio y Powell (1999).
Angélica!Buendía!Espinosa!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
!
8!
estos procesos como un aspecto de desarrollo progresivo; al mismo tiempo, suele resultar
un tanto confuso, porque esconde las diversas opciones disponibles, y dificulta el análisis de
las consecuencias asociadas a las distintas alternativas.
El AC y la evaluación constituyen un enlace entre el “mundo interno” de la educación
superior y las fuerzas sociales, económicas y políticas que moldean la organización y la
estructura institucional (Brennan, 1998:15). El aseguramiento de la calidad implica respon-
sabilidad, entendida como la necesidad de demostrar acciones responsables ante uno o más
grupos de interés externo o stakeholders (los gobiernos que suministran fondos, los estu-
diantes que son “usuarios” de los programas e instituciones, las familias de los estudiantes,
los empleadores que ofrecen trabajo a los egresados y los organismos o individuos que se
vinculan con las instituciones a través de servicios de apoyo o proyectos de investigación)
(UNESCO, 1998). Según Williams y Loder (1990), citados por Vugth (1996), hay una
responsabilidad social, política y financiera que significa cumplir y demostrar las misiones y
funciones asignadas a cada institución. El problema es que cada grupo de interés ante el que
se debe rendir cuentas puede tener objetivos distintos, derivando en un ambiente complejo
que imprime un dinamismo diferente en la instituciones de educación superior (Buendía,
2007).
La acreditación surge como una figura utilizada para dar cuenta del proceso de
aseguramiento de calidad basado en la evaluación y del “valor” o calidad de una institución
o programa; considerándose la institucionalización más desarrollada de la idea de responsa-
bilidad en la educación superior. Se trata de un proceso en el cual un grupo externo juzga el
nivel de calidad de uno o más programas específicos de una IES, mediante el uso de están-
dares preestablecidos definidos. Supone un riguroso procedimiento de evaluación y revi-
sión por pares, se recopila la evidencia, se analiza un determinado programa de estudio o a
una institución (Vugth, 1996; El-Khawas, 1998; Woodhause, 2001). La acreditación además
busca comunicar al público de posibles ofertas fraudulentas, riesgosas o de mala calidad
(Buendía, 2011).8
Los modelos de evaluación y acreditación en diferentes países muestran características
similares. Las agencias encargadas de las evaluaciones o acreditaciones operan bajo un mar-
co legal diverso. En algunos casos dependen del Estado, mientras que en otros se trata de
organismos independientes que pueden programar su trabajo de manera autónoma. En
ambos casos, casi siempre surgen de la negociación y consenso entre distintos actores, don-
de la participación del Estado resulta fundamental. Se supone que tal independencia debe
garantizar a las instituciones la credibilidad de sus dictámenes, en especial por su confor-
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
8 La reciente aparición de proveedores alternativos de educación superior (universidades corporativas, em-
presariales, a distancia y virtuales) ha reanimado la discusión sobre el sistema de acreditación como el medio
apropiado para controlar la calidad de las entidades de educación superior emergentes. Asimismo, el recono-
cimiento de créditos entre programas amplía su significado en el escenario de los procesos de internaciona-
lización de la educación superior asociados a la globalización (Rodríguez Gómez, 2003).
Evaluación!y!acreditación!de!programas!en!México!
!
!
!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
9!
mación multi-institucional. El modelo que persiste está integrado por tres etapas, la auto-
evaluación, la visita de pares y el dictamen o resultado.
2.3!La!rendición!de!cuentas!y!su!institucionalización!!
Burke (2005), propone el modelo del triángulo de la rendición de cuentas, basado en la
propuesta de Burton Clark (1983), sobre las fuerzas que dominan la coordinación de los
sistemas de educación superior. Según el autor hay tres fuerzas traducidas en intereses y
presiones distintos a las que se someten las instituciones de educación superior en el ámbito
de la rendición de cuentas: prioridades estatales en el ámbito político (gobierno), las pre-
ocupaciones académicas en el ámbito profesional (profesores y funcionarios) y las fuerzas
de mercado en el ámbito del mercado (necesidades de estudiantes, padres de familia,
empleadores). Como señala Burke (2005) y Wolff (2005), las tres esferas de la rendición de
cuentas, también reflejan respectivamente la cultura y los intereses de los grupos asociados
a cada una de ellas y, por tanto, pueden mostrar dos caras de una misma moneda al reflejar
las necesidades e intereses de los grupos que representan.
En América Latina, con las reformas neoliberales implementadas desde finales de la dé-
cada de los ochentas, las prioridades estatales se han orientado a la exigencia de una forma-
ción de capital humano de alta calidad que responda con pertinencia a los llamados proble-
mas nacionales. El vínculo entre desarrollo económico y educación se ha hecho cada días
más latente, hasta llegar al límite de asumir que más allá del modelo económico prevale-
ciente, el empleo depende de las competencias y habilidades que la universidad logró
desarrollar en el profesionista, y no tanto de los problemas asociados a aquel.
El otro vértice del triángulo se refiere a las fuerzas del mercado que, precisamente
fortalecen las prioridades estatales y viceversa. Allí se ubica a las necesidades de los ciuda-
danos en proceso de formación y a la sociedad en la cual en algún momento ellos se inser-
tarán. ¿Qué reclama la sociedad de la educación superior? esa es la pregunta que subyace
aquí. Pero y, ¿a qué sociedad o actores sociales nos referimos? Otro debate. Podríamos ha-
blar de las necesidades reales de la sociedad latinoamericana, sin olvidar su diversidad.
También, habría que considerar a la economía y los intereses del Estado o, como ya ocurre,
ofrecer una formación que responda a esquemas de consumo de moda, macdonalizando la
educación superior, según Ritzer (1999).
Las preocupaciones académicas, por otra parte, asumen matices distintos en dos
actores fundamentales de las organizaciones universitarias. El primero de ellos son los
docentes, cuyo principal interés recae en el respeto por la autonomía como una condición
necesaria para el adecuado desarrollo de las funciones de investigación, docencia y difusión
de la cultura. El otro actor son los funcionarios y/o los gestores de las instituciones, quienes
son los responsables de promover que la organización académica y administrativa funcione
adecuadamente y contribuya al buen desempeño de la universidad. Desde hace al menos
dos décadas, los funcionarios han jugado un rol principal, sobre todo en el contexto de
rechazo a los modelos de rendición de cuentas implementados en diversos países. A ello les
Angélica!Buendía!Espinosa!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
!
10!
ha tocado la difícil tarea de encontrar el equilibrio, si es que lo hubiera, entre las demandas
del ámbito político y las preocupaciones académicas.
En general, los tres ámbitos obedecen a demandas que pueden resultar conflictivas en-
tre sí, pero lo que es una realidad es que la educación superior y sus instituciones, ambas
públicas y privadas, están inevitablemente sumergidas en la rendición de cuentas desde
estas esferas, y deben encontrar los mecanismos para no subordinarse a alguno de los
intereses que representan estos tres ámbitos.
3.!El!caso!de!México:!de!la!percepción!de!los!impactos!de!la!evaluación!y!
acreditación!desde!los!tres!ámbitos!de!la!rendición!de!cuentas!
A partir de finales de los ochenta en México se inició una transformación fundamental
de la educación superior, derivando en la modificación del perfil de la institución univer-
sitaria tradicional, al conformar un sistema complejo por sus funciones académicas, sociales
y políticas, y diversificado por la variedad de opciones institucionales y modalidades de for-
mación educativa.
Las últimas dos décadas de política pública en México, como en otros países, han
privilegiado la evaluación como su principal eje. En la actualidad México se caracteriza por
poseer un complejo diseño institucional para operar los procesos de evaluación y acredita-
ción en diferentes niveles y para diferentes actores de la educación superior. Hay evaluación
y acreditación para instituciones, programas académicos, profesores, investigadores y estu-
diantes. Además, puede agregarse la certificación de procesos de gestión que son una
variable más en la lógica de la evaluación. A pesar de que cada una de estas actividades
implica la inversión de una gran cantidad de recursos humanos y financieros, los actores
involucrados en el diseño e implementación de la política educativa no se han plateado la
urgente necesidad de hacer un alto y reflexionar sobre los logros y desaciertos del trabajo
hasta ahora realizado en materia de evaluación de la educación superior en el país.
Este trabajo parte del supuesto de que la inercia y la necesidad por legitimar este
sistema y hacerlo congruente y consistente con la lógica de los modelos de gestión que
promueven a nivel mundial el “mejoramiento continuo” y el “aseguramiento de la calidad
asociados a la rendición de cuentas”, se han constituido en un obstáculo para valorar en qué
medida se ha cumplido con el objetivo propuesto por estas políticas: mejorar la calidad de la
educación superior.
En el amplio espectro de la actividad evaluativa para la educación terciaria en México la
evaluación y acreditación de los programas académicos que ofrecen las Instituciones de
Educación Superior (IES), se han instituido como una de las actividades más dinámicas en
la compleja tarea de verificarlo todo. La evaluación y acreditación de los programas inició
con la creación, en 1991, de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educa-
ción Superior (CIEES). Más tarde, en el año 2000, se creó el Consejo para la Acreditación de
la Educación Superior (COPAES), instancia que otorga el reconocimiento a los organismos
Evaluación!y!acreditación!de!programas!en!México!
!
!
!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
11!
acreditadores. Dos décadas después se habla de miles de programas evaluados y/o acre-
ditados.
En el contexto de la relación entre evaluación, financiamiento y cambio institucional, la
resistencia que durante un buen tiempo mostraron las IES, principalmente el subsector de
las universidades públicas, hacia la evaluación y acreditación, poco a poco se ha disemi-
nado. Por el contrario, un acercamiento al análisis del discurso de los funcionarios de las
IES, permite apreciar el grado de aceptación que tienen y el valor que hoy se les otorga. En
tal marco, hablar de evaluación y acreditación pareciera ser equivalente inequívoco de ga-
rantía de calidad y excelencia (Buendía 2011b):
Lo otro tiene que ver con una situación que es la rendición de cuentas, entonces el marco de
la rendición de cuentas tiene que ver con no solamente con la rendición de cuentas del dinero
sino con la rendición de cuentas de los procesos y eso es lo que ha influido en una… en ir
aceptando este tipo de cosas de tener una rendición de cuentas de que públicos son los recur-
sos, públicos deben ser la rendición de cuentas y debe quedar perfectamente estipulado la vo-
cación de servicio de funcionarios universitarios. (UAM).
estamos en el camino correcto hacia el aseguramiento de la calidad…, la acreditación no hu-
biera sido posible sin el trabajo y el esfuerzo conjunto de la comunidad universitaria…, esta-
mos en el rumbo de la mejora continua y de la excelencia académica…
Es un hecho que la fuente de legitimación de las instituciones de educación superior en
México está cambiando. La dimensión del estatus de las IES comienza a relacionarse mucho
más con las distinciones en reputación y prestigio asociadas con los “éxitos o logros” basa-
dos en la calidad que grupos externos de expertos comprueban y avalan al menos en apa-
riencia.
Los recursos humanos y materiales invertidos en las tareas de evaluación y acreditación
han sido considerables. Sin duda, han imprimido una dinámica diferente a la educación su-
perior en México, como lo muestran algunas investigaciones recientes (Del Castillo, 2004;
Díaz Barriga et al., 2008) que han reportado cambios importantes en temas como la planea-
ción, el diseño de los planes y programas de estudio, la inversión en infraestructura, la
movilidad estudiantil y la gestión universitaria. No obstante, también podría suponerse que
a medida que el tiempo transcurre, estas prácticas se han constituido en importantes fuen-
tes de legitimación y prestigio para las universidades tanto públicas, como privadas. Por
tanto, se han generado cambios en las relaciones que establecen las universidades con su
entorno; específicamente con el Estado y con el mercado, respondiendo “positivamente” a
la demanda de la llamada accountability.
En qué medida los procesos de evaluación y acreditación han contribuido a la mejora
de la calidad de la educación superior en México? La figura 1 muestra el triángulo de rendi-
ción de cuentas para la educación superior en México. Enseguida presentaremos algunos de
los resultados obtenidos en la investigación a partir de un análisis principalmente cualita-
Angélica!Buendía!Espinosa!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
!
12!
tivo agrupando las universidades estudiadas, los ámbitos de la rendición de cuentas, espe-
cialmente a través de los mecanismos de evaluación y acreditación y tres aspectos que fue-
ron reiterativos en las opiniones de los entrevistados: la simulación, la burocratización y la
credibilidad.
3.1!De!simular!y!cumplir!
La investigación reveló que la evaluación y acreditación en México guardan una estre-
cha relación con el financiamiento y/o subsidio que reciben las instituciones de educación
superior del sector público y, al mismo tiempo representan una fuente de legitimación y
prestigio tanto paras instituciones públicas, como privadas en el campo organizacional de la
educación superior. En el caso de las últimas una posición de buen prestigio o alto recono-
cimiento en el mercado educativo de consumidores e instituciones, puede tener implica-
ciones en la economía matricular. De aquí que, la evaluación y acreditación como mecanis-
mos para el aseguramiento de la calidad y la rendición de cuentas, han empezado a mostrar
una tendencia que se orienta más hacia al vértice político y de mercado, reflejando la
necesidad de revalorar el funcionamiento de los modelos prevalecientes
En este sentido, responder positivamente a los requerimientos traducidos en criterios e
indicadores, que establecen los organismos evaluadores y acreditadores se ha convertido en
una tarea prioritaria para las instituciones, relegando la reflexión sobre cada uno de ellos y
sus implicaciones para la “garantía de calidad” y, promoviendo la simulación entendida
como la entendida como la necesidad de mostrar el cumplimiento de los indicadores, pero
sin que éste necesariamente ocurra o sin que signifique un proceso de reflexión que con-
tribuya a la mejora de las condiciones bajos las que operan los programas académicos. Otra
!
,
Figura,1.!Triángulo!de!rendición!de!cuentas!
Fuente:!Elaboración!propia!con!base!en!Burke!(2005).!
Evaluación!y!acreditación!de!programas!en!México!
!
!
!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
13!
vertiente de la simulación se refiere a que el otorgamiento de la acreditación implica social-
mente que los programas académicos se ubican en un mismo nivel de desarrollo frente a los
ojos de los actores de los tres vértices que implica la rendición de cuentas. Se percibe un
efecto de jerarquización o ranking, entendido como la posición o estatus de las universida-
des ante los “ojos” de otros actores de la sociedad. No obstante, las acreditaciones no con-
tribuyen en la diferenciación respecto del grado de consolidación que tienen los programas,
y en buena medida limitan el crecimiento de algunos de ellos al ser acreditados en condicio-
nes que no son las mejores.
Esta visión se acentúa mucho más en los profesores y, aunque en menor medida, tam-
bién se comparte por los funcionarios de las universidades. Algunas opiniones de los entre-
vistados evidencian lo anterior:
[…] pero creo que en cuanto a las acreditaciones, en algunos de los casos, este país no está
preparado para que todos sus programas tengan, por ejemplo, cinco estrellas, y en realidad se
hace mucho de simulación para creer que estamos en cinco estrellas, cuando falta también
componentes cualitativos, que finalmente permiten, a nivel educativo, apreciar si un progra-
ma es de buen calidad, o no (UAM).
Cabe mencionar que en el ámbito de la educación particular en México, dicha información se
utiliza como medio mercadológico para atraer a posibles aspirantes argumentando que es una
institución de calidad reconocida; en el caso de las IES públicas, lo publicitan también pero
sobre todo, para el reconocimiento de su calidad académica (UVM).
La mayoría de las recomendaciones que se hicieron fueron estructurales en cuanto a por
ejemplo, las aulas, los baños, los servicios y dejaron muy de lado la esencia de lo que es lo aca-
démico, como que dejaron de evaluar los avances académicos de la facultad (UAS).
[…] muchos compañeros manifiestan que el programa fulanito de tal ya se acreditó pero aca-
so por eso están formando mejor a sus egresados, no, están haciendo lo mismo que hacían
anteriormente, lo único diferente que se ve es que pusieron sillitas, mesitas, letreritos y párale
de contar (UACh).
!3.2!De!la!relación!entre!acreditación!y!mercado!
Como hemos señalado antes, el mercado representa uno de los vértices del triángulo de
la rendición de cuentas y asume distintas dimensiones. La investigación realizada dio cuen-
ta de que hay una preocupación constante de las universidades a construir vínculos sólidos
con el mercado laboral. Al respecto, por las opiniones de los entrevistados, hay coincidencia
en que a partir de la implementación de la evaluación y acreditación este asunto se ha enfa-
tizado en las instituciones, mismas que promueven estrategias y actividades encaminadas a
fortalecer este tipo de actividades. Uno de los efectos en este sentido, se observa en la nece-
sidad de que la vinculación universidad-mercado laboral se refleje desde el diseño de los
planes y programas de estudio y, por tanto, promueva una mayor empleabilidad de los egre-
Angélica!Buendía!Espinosa!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
!
14!
sados. También las universidades orientan sus esfuerzos a la búsqueda de convenios con
empresas y con otro tipo de organismos que se asumen como posibles receptores de los fu-
turos profesionistas.
Se trata de avanzar de la lógica tradicional del servicio social como el vínculo más fuer-
te entre las universidades y su entorno, principalmente laboral, a la construcción de mayo-
res espacios de influencia de la universidad en la sociedad. En esta lógica hay también
quienes señalan que puede resultar “peligroso” que la universidad en su afán por responder
a las señales del “mercado” pierda de vista el sentido crítico que debe prevalecer en la for-
mación universitaria y se transforme en una fábrica de empleados “muy bien capacitados”,
sin mayor trascendencia. Eso por supuesto depende de cada universidad, de su propia his-
toria y de su contexto local, nacional y regional.
Las necesidades de la sociedad no se vinculan forzosamente, nada más, a lo que el sector pro-
ductivo o el sector empleador está requiriendo, sino a una concepción de país, y que indica
hacia dónde vamos, y que una sociedad debe indicar, en un momento dado, cuál es la meta a
alcanzar. Le pongo un ejemplo, hay países donde han decidido que su sistema educativo se
dirija hacia obtener los mejores estándares de calidad, por ejemplo en algunos campos cien-
tíficos o tecnológicos, porque encontraron que sus fortalezas ahí están, y hacen todo lo posi-
ble por cumplir con los más altos estándares y, de alguna forma, alcanzar esas metas (UAM).
[…] en el área tenemos una vinculación muy cercana con el mercado laboral porque muchos
de los espacios donde nuestros egresados van a laborar, son espacios que hoy durante su pro-
ceso de formación realizaron prácticas (UV).
[…] quizá en este momento al mercado laboral no le interesa mucho que vengas acreditado o
no, pero si seguramente en los años venideros va a ocurrir. Nuestros egresados hoy por hoy,
no tienen ese problema de colocación, están muy bien ponderados, muy bien colocados, sin
embargo, si hay que estar teniendo en cuenta que para los años venideros esto va hacer un
plus que va a tenerse que manejar (UACh).
[…] pero resulta que con los mecanismos alternativos nosotros podemos manejarle a empre-
sas, si nosotros hacemos mediación empresarial, mediación laboral, mediación mercantil,
mediación civil y mediación bancaria, entonces podemos trabajarle a empresas profesional-
mente, podemos preparar cuadros (UAS).
Hay mucha vinculación con diversas empresas con la finalidad de tener una retroalimenta-
ción de ellas, de ver cómo están percibiendo a nuestros estudiantes. Con base en ello se van
haciendo algunas modificaciones a los programas de estudio, retroalimentándolos y enrique-
ciéndolos para poder cumplir con esos requisitos. Considero que debe de haber un diag-
nóstico institucional que nos proporcione más herramientas para saber exactamente el perfil
que requiere la empresa (UVM).
Evaluación!y!acreditación!de!programas!en!México!
!
!
!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
15!
En el mismo sentido, una segunda dimensión en el análisis del mercado se refiere a que
la implementación de la evaluación y acreditación de programas realizado por los CIEES y
por los organismos reconocidos por el COPAES, no ha logrado promover algún tipo de re-
lación con uno de los actores clave que consideró el estudio, los gremios de profesionales.
En buena medida, estos actores representarían una forma de vinculación entre la formación
de profesionales, responsabilidad de las universidades, y el mercado laboral, que hemos co-
mentado párrafos arriba. De hecho, en las entrevistas realizadas a los cuatro gremios inclui-
dos en el estudio se reitera el nulo desconocimiento sobre este tipo de mecanismos.
Sería recomendable que en el futuro se buscara un mecanismo formal para vincular lo que se
comenta en los congresos con la Universidad (Agrónomos).
Las universidades hacen muy poco para vincularse con el sector corporativo y productivo.
Eso es una falla porque la academia se queda en su nicho (Economistas).
La ingeniería civil ya no tiene tanta demanda como hace algunos años. Los Colegios son los
que deben saber sobre los empleadores; sobre los lugares que van a ocupar los egresados, pero
sucede que los Colegios piden la información a la Academia (Ingenieros).
Una tercera dimensión está relacionada con la generación de prácticas negativas que
promueven los organismos evaluadores y acreditadores, y que no contribuyen a cabalidad al
fortalecimiento de los criterios e indicadores de desempeño académico establecidos por
éstos en sus propios marcos de referencia. Nos referimos aquí a las relaciones de carácter
económico que necesariamente se establecen entre las universidades y los organismos y
que, en alguna medida, distorsionan el fin último de contribuir a la mejora de la calidad
educativa de las primeras.
Esta situación se recrudece sobretodo en el caso de algunos organismos acreditadores
reconocidos por el COAPES, aunque no es general, puesto que las universidades pagan por
los servicios de la acreditación. En este caso, los entrevistados observan que con el tiempo se
han promovido relaciones de costo/beneficio entre los organismos acreditadores y las
instituciones de educación superior, en virtud de que los primeros tiene su principal fuente
de financiamiento en las funciones de la acreditación, y las segundas requieren, a su vez de
acreditar los programas académicos pues la acreditación forma parte del marco institu-
cional para el aseguramiento de la calidad en México y, como hemos visto antes, tiene re-
percusiones económicas y simbólicas (prestigio y reputación). Bajo esta lógica se ha gene-
rando un circulo vicioso que no contribuye a la mejora de la calidad, fin último de la eva-
luación y acreditación.
Los organismos de COPAES, la verdad pienso que es más un trámite, un trámite. En algunos
casos son, conozco dos organismos, conozco dos organismos que los veo como un negocio
Angélica!Buendía!Espinosa!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
!
16!
familiar porque ya son un negocio. Porque ya son un negocio, ya perdieron el sentido real-
mente de ser un acreditador imparcial y que propaga propuestas de mejora (UdeG)
[…] el COPAES lo rigen también de alguna, están muy centralizados en el Distrito Federal.
Son pocas las instituciones que realmente están participando adentro de los grupos de desa-
rrollo, y esto para mi hace que los (…) se centran mucho y cuidan mucho sus políticas, a sus
instituciones. Luego ya todos los demás nos tenemos que hacer como a ellos están marcando
la pauta. Yo creo que debe ser un esquema, más nacional, tomando en cuenta todo tipo de
universidades, públicas y privadas, y dejar esta parte pues, que no haya negocio, que no haya
negocio (UAS).
Otras percepciones de los organismos evaluadores y acreditadores, sin embargo, reflejan un
adecuado trabajo de grupos de pares que operan de manear profesional y contribuyen con sus
observaciones a mejorar la calidad del programa educativo.
Bueno yo podría hablar en función prácticamente de la Universidad no puedo generali-
zar, particularmente soy evaluador a nivel nacional también y esto va a depender de cada uno
de los equipos fundamentalmente que muchas veces se integran estos comités de evaluación
(UACh).
3.3!De!la!burocratización!
A partir de la implementación de los mecanismos para el AC, se han creado en las
universidades unidades administrativas específicas para desarrollar y dar seguimiento de los
mismos. Sin embargo, principalmente desde la visión de los profesores, estas unidades casi
siempre están alejadas de las necesidades de carácter académico que tienen los planes y pro-
gramas de estudio. Además, estas unidades demandan gran cantidad de información de los
diferentes actores de la universidad, por tanto se han incrementado la cantidad de trámites
administrativos (llenado de cuestionarios, documentos y formularios diversos), que los or-
ganismos evaluadores y acreditadores demandan.
Esta burocratización de las instituciones afecta la gestión institucional, puesto que se
observa una marcada desarticulación entre los espacios académico y administrativo en las
universidades. Mientras que la mayoría de los funcionarios señalan que existe una estruc-
tura organizativa que contribuye al “logro” de las acreditaciones, los académicos señalan
que poco conocimiento tienen de ello. La conformación de equipos o áreas que apoyen el
diseño de criterios y procedimientos específicos para la autoevaluación de programas, no es
una constante en las universidades. Como tampoco lo es la formación de cuadros profe-
sionales que puedan desarrollar la labor. Los procesos de evaluación y acreditación se
asignan principalmente a los coordinadores de carrera y son estas instancias quienes deben
promoverlos.
Siento que podemos caer en el asunto de convertir ese proceso en un proceso formal, eso
quiere decir, vamos a llenar un montón de papeles, hay que llenar un montón de cosas, y a
veces el proceso es tan extraordinariamente penoso, que solamente, y el propio proceso
Evaluación!y!acreditación!de!programas!en!México!
!
!
!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
17!
inhibe la posibilidad de hacer una crítica real, o sea, yo tengo que llenar esos papeles, y me
propongo a llenarlos y los lleno, punto […] yo tengo que llenar esos papeles y yo los tengo
que entregar mañana, punto. Como los llene… entonces los lleno como pueda y a veces ese
no es la mejor manera de hacerlo, no le doy al proceso[…] (UAM).
[…] una mera recopilación documental que realizan los administrativos del departamento
académico y que no se enteran de los resultados finales (UVM).
A!manera!de!conclusiones9!
En México la rendición de cuentas asociada al aseguramiento de la calidad en la educa-
ción superior es un eje que ha permeado las políticas públicas en las últimas dos décadas. La
evaluación y acreditación de programas académicos es uno de los instrumentos que se ha
implementado, paralelamente con otros mecanismos de evaluación y acreditación de insti-
tuciones y de certificación de actores (profesores y estudiantes) y de procesos de gestión.
La investigación realizada se planteó de origen que sus resultados contribuyeran a me-
jorar los mecanismos de AC e incidieran en el diseño, implementación y evaluación de las
políticas públicas que en materia de educación superior se impulsan en los países partici-
pantes. Aunque el número de casos (seis) no es suficiente para realizar generalizaciones, los
resultados son relevantes porque las universidades fueron seleccionadas considerando dife-
rentes variables y porque la voz de los actores representa una forma de resignificar la
realidad tal como ellos la conciben.
En este contexto, el trabajo puso de manifiesto la necesidad de impulsar un análisis
profundo sobre los procesos de evaluación y acreditación que desarrollan los organismos
evaluadores y acreditadores, para evitar un ambiente caracterizado por la desconfianza y la
simulación que en nada benefician los esfuerzos realizados en materia de aseguramiento de
la calidad, hasta el momento (Buendía, 2011). Es necesario que se incorporen al análisis las
preocupaciones que manifiestan los involucrados en los vértices de la rendición de cuentas,
el político, el mercado, y el académico, este último principalmente a través de las percep-
ciones y opiniones de los académicos.
De estas preocupaciones, además de la simulación, destacan las relaciones que se esta-
blecen entre las instituciones de educación superior y la figura del mercado en, al menos,
dos imensiones generales: vinculación universidad-mercado laboral y lo que podríamos de-
nominar prácticas indeseables que privilegian la relación costo–beneficio, en la relación or-
ganismo evaluador y/o acreditador con las instituciones de educación superior. Finalmente,
un tercer efecto no deseado derivado de los procesos de evaluación y/o acreditación es la
alta burocratización en las universidades y su impacto negativo en la gestión institucional.
En el ámbito del desarrollo y aportes de la investigación, la disposición de las universi-
dades a participar en la investigación puede interpretarse como una señal de su preocupa-
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
9 Este apartado recupera parcialmente lo expuesto en Buendía (2011a).
Angélica!Buendía!Espinosa!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
!
18!
ción por el rumbo que están tomando los procesos evaluación y acreditación de programas
académicos en particular, y de los mecanismos orientados al AC, en general. Los resultados
de la presente investigación resultan relevantes también para los diferentes actores que par-
ticipan en el diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas. Contar con la
mirada de aquellos para quienes finalmente fueron creadas, es de vital importancia
(Buendía, 2011).
Referencias!
Brennan, J. (1998). Panorama general del aseguramiento de la calidad. En S. Malo y A. Velásquez
Jiménez (coords.), La calidad de la educación superior en México (13-30). México: Miguel Angel
Porrúa.
Buendía E., A. (2007). Evaluación, acreditación y calidad en la educación superior privada: Un
estudio de casos (1994-2004). Tesis para obtener el grado de Doctor en Ciencias Sociales, Univer-
sidad Autónoma Metropolitana, México, 250 págs.
Buendía, E.A. (2010) Selección de estudios de caso para México. Proyecto Aseguramiento de la Cali-
dad: Políticas Públicas y Gestión Universitaria, mimeo, México.
Buendía Espinosa, A. (2011a). Impacto de los procesos de Aseguramiento de la Calidad (AC) a partir
de información provista por actores relevantes: el caso de seis universidades en México. Disponible
en <www.cinda.cl/proyecto_alfa/download_finales/61re_mexico.pdf>, consultado en enero de
2012.
Buendía Espinosa, A. (2011b). Simulación, falta de credibilidad, burocratización: el lado oscuro de la
evaluación y la acreditación. Disponible en <www.laisumedu.org>.
Burke, J. C. (2005). The Many Faces of Accountability. En Burke, J. C. (coord.), Achieving Account-
ability in Higher Education: Balancing Public, Academic and Market Demands (1-25), San Fran-
cisco, California, Jossey-Bass.
Cabrero, E. (2006). El diseño institucional de la política de ciencia y tecnología en México, revisión y
propuestas para sus reformas, disponible en <www.bibliojuridica.org/libros/5/2148/6.pdf>.
Clark, B. (1983). El sistema de educación superior. Una visión comparativa de la organización
académica, México: Nueva Imagen.
CINDA (2009) Marco de referencia sobre el proyecto Aseguramiento de la Calidad, disponible en:
<www.cinda.cl/proyecto_alfa/downoad_finales/8MarcodereferenciaparaelProyectosobreAQ.pdf,
consultado el 25 de mayo de 2012.
Del Castillo, A. G. (2004). El impacto de la evaluación externa en dos instituciones de educación su-
perior en México: La Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco y la Universidad Ibe-
roamericana, Perfiles Latinoamericanos, 25 (diciembre), 115-148.
Díaz Barriga, A. C. Barrón T. y F. Díaz Barriga A. (coords.) (2008). Impacto de la evaluación en la
educación superior mexicana: un estudio en las universidades públicas estatales. México: IISUE-
UNAM/ANUIES.
El-Khawas, E. (1998). El sistema de aseguramiento de la calidad en Estados Unidos. En S. Malo y A.
Velásquez Jiménez (coords.), La calidad de la educación superior en México (31-50). México:
Miguel Angel Porrúa.
Evaluación!y!acreditación!de!programas!en!México!
!
!
!
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––!
19!
Ibarra C. E. (2001). La universidad en México hoy: gubernamentalidad y modernización. México:
UNAM, UAM, Unión de Universidades de América Latina.
Lemaitre, M. J. (2009). Aseguramiento de la calidad, políticas públicas y gestión universitaria,
documento marco para Proyecto ALFA Aseguramiento de la calidad, políticas públicas y gestión
universitaria. Chile: CINDA, mimeo.
Lemaitre, M. J. (2010). Aseguramiento de la calidad en América Latina, en <www. robertoreyna.
com/puertaES/CRES%20PDF/CONTRIBUCIONES%20A%20LOS%20DOCUMENTOS%20BAS
ICOS/TEMA%20VIII/Maria%20Jose%20Lemaitre.pdf>, consultado en junio 2011.
Meyer, J. y E. Schofer (2010). La universidad en Europa y en el mundo: expansión en el siglo XX. En
J. Meyer y F. Ramírez (coords.), La educación en la sociedad mundial (193-210). Barcelona y
Granada: Octaedro/ICE-UB.
Rodríguez Gómez, R. (2003). La educación superior en el mercado: configuraciones emergentes y
nuevos proveedores. En Mollis, M. (coord.) Las universidades en América Latina: ¿Reformadas o
alteradas? Buenos Aires: CLACSO.
Ritzer, Goerge (1999) La macdonalización de la sociedad. Un análisis de la racionalización de la vida
cotidiana. Barcelona: Ariel.
UNESCO (1998). Declaración mundial sobre la educación superior en el siglo XXI. Visión y acción.
Francia: UNESCO.
Vught, Frans A. Van (1996). Evaluación de la calidad de la educación superior: el primer paso. En
Evaluación Académica (CRE-UNESCO, París), 2, 65-89.
Wolff, R. A. (2005). Accountability and Accreditation: Can Reforms Match Increasing Demands?
En Burke, Joseph C. (coord.), Achieving Accountability in Higher Education. Balancing Public,
Academic and Market Demands (78-103). San Francisco, California: Jossey-Bass.
Woodhouse, D. (2001). Calidad e internacionalización en la educación superior. México: ANUIES,
Colección de la biblioteca de educación superior.
Zumeta, W. (2001). Public Policy and Accountability in Higher Education: Lessons from de Past
and Present for the New Millennium. En E. Donald (coords.), The States and Public Higher Edu-
cation Policy: Affordability, Access and Accountability (155-197). Baltimore y Londres: Johns
Hopkins University Press.
Artículo,recibido:,19!de!junio!de!2012!
Aceptado:,27!de!junio!de!2012!
... Para brindar garantía de los procesos educativos, las IES están recurriendo a la acreditación de la calidad ante organismos externos; sin embargo, aunque en determinados casos esto ha contribuido a mejorar la formación de los estudiantes y el desempeño en proyectos sociales y científicos, se tiende a abordar desde lo administrativo (Buendía, 2011b;Rangel, 2010), sin tocar la transformación de los procesos curriculares, las prácticas de aprendizaje, la evaluación, ni el emprendimiento de proyectos sociales. Además, se presentan problemas tales como: la simulación en los procesos de acreditación (Buendía, 2013;Ibarra, 2009;Rangel, 2010); el incremento del aparato burocrático dentro de las IES (Buendía, 2011b(Buendía, , 2013Rangel, 2010); la poca participación de los miembros de la comunidad educativa en los procesos de acreditación (Ovando, Elizondo y Grajales, 2015;Tobón et al., 2006;Urbano, 2007); la falta de credibilidad en los organismos externos (Buendía, 2011b;Galaz, 2014;Uribe, 2013); la falta de aplicación del currículo por competencias (Moreno, 2010); y la ausencia de impacto respecto a los fines de la universidad (Casillas, Ortega y Ortíz, 2015;Corona, 2014;Villavicencio, 2012). ...
... Para brindar garantía de los procesos educativos, las IES están recurriendo a la acreditación de la calidad ante organismos externos; sin embargo, aunque en determinados casos esto ha contribuido a mejorar la formación de los estudiantes y el desempeño en proyectos sociales y científicos, se tiende a abordar desde lo administrativo (Buendía, 2011b;Rangel, 2010), sin tocar la transformación de los procesos curriculares, las prácticas de aprendizaje, la evaluación, ni el emprendimiento de proyectos sociales. Además, se presentan problemas tales como: la simulación en los procesos de acreditación (Buendía, 2013;Ibarra, 2009;Rangel, 2010); el incremento del aparato burocrático dentro de las IES (Buendía, 2011b(Buendía, , 2013Rangel, 2010); la poca participación de los miembros de la comunidad educativa en los procesos de acreditación (Ovando, Elizondo y Grajales, 2015;Tobón et al., 2006;Urbano, 2007); la falta de credibilidad en los organismos externos (Buendía, 2011b;Galaz, 2014;Uribe, 2013); la falta de aplicación del currículo por competencias (Moreno, 2010); y la ausencia de impacto respecto a los fines de la universidad (Casillas, Ortega y Ortíz, 2015;Corona, 2014;Villavicencio, 2012). Por ende, es preciso estudiar estas problemáticas con el fin de implementar mejoras continuas en los procesos académicos que lleven a formar profesionales que estén en condiciones de afrontar los retos actuales y futuros de la sociedad, la ciencia, la tecnología y las organizaciones, algo que casi no está ocurriendo en las universidades acreditadas. ...
... Para brindar garantía de los procesos educativos, las IES están recurriendo a la acreditación de la calidad ante organismos externos; sin embargo, aunque en determinados casos esto ha contribuido a mejorar la formación de los estudiantes y el desempeño en proyectos sociales y científicos, se tiende a abordar desde lo administrativo (Buendía, 2011b;Rangel, 2010), sin tocar la transformación de los procesos curriculares, las prácticas de aprendizaje, la evaluación, ni el emprendimiento de proyectos sociales. Además, se presentan problemas tales como: la simulación en los procesos de acreditación (Buendía, 2013;Ibarra, 2009;Rangel, 2010); el incremento del aparato burocrático dentro de las IES (Buendía, 2011b(Buendía, , 2013Rangel, 2010); la poca participación de los miembros de la comunidad educativa en los procesos de acreditación (Ovando, Elizondo y Grajales, 2015;Tobón et al., 2006;Urbano, 2007); la falta de credibilidad en los organismos externos (Buendía, 2011b;Galaz, 2014;Uribe, 2013); la falta de aplicación del currículo por competencias (Moreno, 2010); y la ausencia de impacto respecto a los fines de la universidad (Casillas, Ortega y Ortíz, 2015;Corona, 2014;Villavicencio, 2012). Por ende, es preciso estudiar estas problemáticas con el fin de implementar mejoras continuas en los procesos académicos que lleven a formar profesionales que estén en condiciones de afrontar los retos actuales y futuros de la sociedad, la ciencia, la tecnología y las organizaciones, algo que casi no está ocurriendo en las universidades acreditadas. ...
Article
Full-text available
Resumen El propósito fue analizar algunas problemáticas que enfrenta la educación superior en América Latina al llevar a cabo procesos de acreditación de la calidad. Para ello, se realizó una investigación documental, en donde cada problemática se estableció como una categoría de análisis. Los principales resultados fueron: se tienen mo-delos de acreditación centrados en lo administrativo y no en el des-empeño; los procesos de acreditación tienden a ser una simulación; se incrementa el aparato burocrático con la acreditación; falta parti-cipación real de la comunidad educativa; falta mayor credibilidad en los organismos acreditadores; se plantea que se trabaja por compe-tencias pero las prácticas educativas son por contenidos; y falta una visión compartida en torno a la acreditación como proceso de innova-ción y de transformación de las personas y comunidades acorde con los retos de la sociedad del conocimiento. En conclusión, se sugieren nuevos estudios que profundicen el análisis de estas problemáticas y que ayuden a cambiar los actuales procesos de acreditación. Problems related with the quality accreditation of higher education in Latin America Abstract The objective of this paper is to analyze the problems faced by higher education in Latin America in terms of quality accreditation. To this end, documentary research was done, in which each difficulty was established as a category for analysis. The main results were the following: models of accreditation are centered on administrative processes and not on performance; the accreditation processes tend to be a simulation; the bureaucratic structure increases with ac-creditation; there is a lack of real participation from the educational community; there is a lack of greater credibility among the accredit-ing organizations; it is claimed that work is based on skills, but the educational practices are based on content; and there is a lack of a shared vision in terms of accreditation as a process for innovation and transformation of people and communities in accordance with Revista_Innovacion_73.indd 79 25/04/17 12:54 p.m.
... Para brindar garantía de los procesos educativos, las IES están recurriendo a la acreditación de la calidad ante organismos externos; sin embargo, aunque en determinados casos esto ha contribuido a mejorar la formación de los estudiantes y el desempeño en proyectos sociales y científicos, se tiende a abordar desde lo administrativo (Buendía, 2011b;Rangel, 2010), sin tocar la transformación de los procesos curriculares, las prácticas de aprendizaje, la evaluación, ni el emprendimiento de proyectos sociales. Además, se presentan problemas tales como: la simulación en los procesos de acreditación (Buendía, 2013;Ibarra, 2009;Rangel, 2010); el incremento del aparato burocrático dentro de las IES (Buendía, 2011b(Buendía, , 2013Rangel, 2010); la poca participación de los miembros de la comunidad educativa en los procesos de acreditación (Ovando, Elizondo y Grajales, 2015;Tobón et al., 2006;Urbano, 2007); la falta de credibilidad en los organismos externos (Buendía, 2011b;Galaz, 2014;Uribe, 2013); la falta de aplicación del currículo por competencias (Moreno, 2010); y la ausencia de impacto respecto a los fines de la universidad (Casillas, Ortega y Ortíz, 2015;Corona, 2014;Villavicencio, 2012). ...
... Para brindar garantía de los procesos educativos, las IES están recurriendo a la acreditación de la calidad ante organismos externos; sin embargo, aunque en determinados casos esto ha contribuido a mejorar la formación de los estudiantes y el desempeño en proyectos sociales y científicos, se tiende a abordar desde lo administrativo (Buendía, 2011b;Rangel, 2010), sin tocar la transformación de los procesos curriculares, las prácticas de aprendizaje, la evaluación, ni el emprendimiento de proyectos sociales. Además, se presentan problemas tales como: la simulación en los procesos de acreditación (Buendía, 2013;Ibarra, 2009;Rangel, 2010); el incremento del aparato burocrático dentro de las IES (Buendía, 2011b(Buendía, , 2013Rangel, 2010); la poca participación de los miembros de la comunidad educativa en los procesos de acreditación (Ovando, Elizondo y Grajales, 2015;Tobón et al., 2006;Urbano, 2007); la falta de credibilidad en los organismos externos (Buendía, 2011b;Galaz, 2014;Uribe, 2013); la falta de aplicación del currículo por competencias (Moreno, 2010); y la ausencia de impacto respecto a los fines de la universidad (Casillas, Ortega y Ortíz, 2015;Corona, 2014;Villavicencio, 2012). Por ende, es preciso estudiar estas problemáticas con el fin de implementar mejoras continuas en los procesos académicos que lleven a formar profesionales que estén en condiciones de afrontar los retos actuales y futuros de la sociedad, la ciencia, la tecnología y las organizaciones, algo que casi no está ocurriendo en las universidades acreditadas. ...
... Para brindar garantía de los procesos educativos, las IES están recurriendo a la acreditación de la calidad ante organismos externos; sin embargo, aunque en determinados casos esto ha contribuido a mejorar la formación de los estudiantes y el desempeño en proyectos sociales y científicos, se tiende a abordar desde lo administrativo (Buendía, 2011b;Rangel, 2010), sin tocar la transformación de los procesos curriculares, las prácticas de aprendizaje, la evaluación, ni el emprendimiento de proyectos sociales. Además, se presentan problemas tales como: la simulación en los procesos de acreditación (Buendía, 2013;Ibarra, 2009;Rangel, 2010); el incremento del aparato burocrático dentro de las IES (Buendía, 2011b(Buendía, , 2013Rangel, 2010); la poca participación de los miembros de la comunidad educativa en los procesos de acreditación (Ovando, Elizondo y Grajales, 2015;Tobón et al., 2006;Urbano, 2007); la falta de credibilidad en los organismos externos (Buendía, 2011b;Galaz, 2014;Uribe, 2013); la falta de aplicación del currículo por competencias (Moreno, 2010); y la ausencia de impacto respecto a los fines de la universidad (Casillas, Ortega y Ortíz, 2015;Corona, 2014;Villavicencio, 2012). Por ende, es preciso estudiar estas problemáticas con el fin de implementar mejoras continuas en los procesos académicos que lleven a formar profesionales que estén en condiciones de afrontar los retos actuales y futuros de la sociedad, la ciencia, la tecnología y las organizaciones, algo que casi no está ocurriendo en las universidades acreditadas. ...
Article
Full-text available
The objective of this paper is to analyze the problems faced by higher education in Latin America in terms of quality accreditation. To this end, documentary research was done, in which each difficulty was established as a category for analysis. The main results were the following: models of accreditation are centered on administrative processes and not on performance; the accreditation processes tend to be a simulation; the bureaucratic structure increases with accreditation; there is a lack of real participation from the educational community; there is a lack of greater credibility among the accrediting organizations; it is claimed that work is based on skills, but the educational practices are based on content; and there is a lack of a shared vision in terms of accreditation as a process for innovation and transformation of people and communities in accordance with the challenges of knowledge societies. In conclusion, new studies are recommended to analyze these problems more in depth and that could help change the current accreditation processes.
... Considerando lo anterior, hoy en día hay un incremento considerable del número de programas educativos que buscan obtener un reconocimiento de calidad a través de un organismo evaluador externo, por lo que al interior de las IES se incrementa su aparato burocrático al constituirse áreas o departamentos encargados de promover el aseguramiento de la calidad a nivel institucional (Buendía, 2011(Buendía, , 2013Martínez et al, 2017). Empero, cabe señalar que los procesos de evaluación y acreditación deben ser una actividad de reflexión que involucre a toda la comunidad educativa, y no solo la delegación de la actividad a unas cuantas persona o equipos de trabajo (Martínez et al, 2017). ...
... De acuerdo con Buendía (2011) y Rangel (2010, situaciones como la anterior obedecen a que las IES ven los procesos de evaluación y acreditación como parte de las funciones administrativas que hay que cumplir, sin que esto tenga repercusión en la mejora de la calidad. De igual forma, la percepción que tienen algunos profesores es que, con el fin de obtener reconocimientos y/o acreditaciones de calidad en los programas educativos, en algunos casos se puede presentar o se da la simulación de ciertas acciones con tal de cumplir con lo solicitado por un organismo evaluador. ...
Article
Full-text available
La evaluación por organismos externos se ha convertido en un mecanismo tendiente a promover la mejora continua en la educación superior. El objetivo de esta investigación fue describir las experiencias que guardan los profesores universitarios de una institución pública del noroeste de México, respecto a los procesos de evaluación y acreditación de programas educativos por parte de organismos externos. Se realizó un estudio de tipo cualitativo que empleó un diseño de estudio de caso, y entrevista como técnica para recolección de datos. Los principales hallazgos indican que el ejercicio de evaluación externa ha traído beneficios relacionados con la mejora de los programas educativos, pero también se han identificado consecuencias no deseadas ligadas a la dinámica de trabajo que en cierta forma inhibe la mejora continua institucional. También se observa que la falta de estudios empíricos respecto a las voces de los diferentes actores de las universidades, representa una importante limitación para la mejora de estos procesos. En conclusión, es importante tomar en cuenta las fortalezas y áreas de oportunidad que han traído los procesos de evaluación externa, así como desarrollar nuevos estudios que permitan argumentar estrategias que conlleven a la mejora continua de la institución
... Este hecho, sin embargo, es juzgado de manera controversial. Por un lado, se ve como algo positivo, al formalizar procedimientos e instalarlos en las universidades, pero, por otro, es considerado de forma negativa, producto de los crecientes y onerosos procesos de burocratización (Beerkens, 2018;Buendía, 2012, Martínez et al., 2017. ...
Article
Full-text available
Este artículo investiga la relación, en las universidades chilenas, entre los logros en los procesos de acreditación y el desarrollo de capacidades organizacionales. Se utilizaron dos procedimientos de análisis. Primero, una regresión, a partir de un conjunto de variables independientes (año de inicio de la actividad de acreditación a nivel de programas e institucional, y resultados obtenidos) y dependientes (logros vigentes en la acreditación institucional y de pregrado, y un índice agregado de desarrollo académico institucional). Este análisis fue complementado con otro estudio, que revisó la ubicación de las unidades de calidad en los organigramas, en dos sentidos: uno evolutivo, centrado en su variación entre 2008-2009 y 2019 (37 instituciones), y otro focalizado en el año 2019 (48 instituciones). Se aprecia que todas las universidades analizadas disponen de unidades de calidad y, algunas de ellas, especialmente del sector privado de reciente fundación, las sitúan en las jerarquías más altas. El desarrollo de capacidades organizacionales les ha permitido mejorar sus logros en los procesos de acreditación, generando un círculo virtuoso. Si ello tiene también efectos en la calidad de la enseñanza o en la eficiencia de la gestión, sigue siendo una pregunta abierta, como en la mayoría de la literatura.
... Parte de esta sección ha sido publicada enBuendía (2011). ...
Article
Full-text available
In this paper we analyze some of the relevant elements of transparency associated to the public policy in education in five Mexican public universities. For this, we use multidimensional indexes based on indicators related to the main public programs in higher education. The analysis incorporate aspects of institutional performance, teaching staff, students and funding. As principal finding, it was identified that Mexican Public Universities have incorporated into their institutional discourse elements derived from educational policy as part of their processes of legitimation, considering the obligatory legal frame. This implies the incrementally approaching the dynamics of transparency present in the Mexican public administration.
... La literatura especializada muestra que los académicos no comparten las mismas visiones en torno a la educación de los "no-académicos" y creen que su integración en las universidades le ha restado poder a los cuerpos colegiados (Biggs, 2001;Harvey, 2004;Newton, 2002;Parri, 2006). Además, la ideología que subyace a las funciones que realizan, vinculadas con la administración y burocratización de procesos, es percibida como contraria a la naturaleza académica de las universidades (Espinosa, 2015;Winter, 2009). ...
Article
Full-text available
En las últimas décadas, las universidades han enfrentado crecientes demandasadministrativas que han implicado la incorporación de profesionales para la gestión deprocesos académicos. Este artículo presenta los resultados de un estudio que exploralas percepciones que los profesionales del aseguramiento de la calidad tienen acerca desu propia identidad ocupacional. Para ello, se realizó un estudio cualitativo a partir deentrevistas a integrantes de unidades de aseguramiento de la calidad de universidadeschilenas. En los resultados se muestra el proceso de conformación de estas unidades yla manera en que ello contribuye a la configuración de un rol e identidad profesional.Posteriormente, se analiza cómo este grupo percibe su identidad profesional, la cual secaracterizaría por falta de reconocimiento y formas de invisibilización y exclusión en elespacio universitario. Asimismo, se describen las negociaciones que estos profesionalesrealizan para poder ajustar su identidad al ambiente académico y a las demandas delsistema de acreditación. El artículo concluye discutiendo la necesidad de una mayorintegración de las labores académicas y administrativas en las universidades.
Article
El objetivo principal de la presente investigación fue documentar el proceso seguido por la Universidad Politécnica del Valle del Évora (UPVE) para conseguir la acreditación de la licenciatura en Administración y Gestión de Pequeñas y Medianas Empresas. Para cumplir con dicho objetivo se empleó el método cualitativo, el cual permitió realizar descripciones detalladas de eventos. Luego de cumplir con el proceso indicado, se puede indicar que el Comité Interinstitucional para la Evaluación de Educación Superior (CIEES), a través de comité del área de ciencias administrativas, dictaminó la acreditación del referido programa, con algunas observaciones de mejora continua, las cuales se están solventando progresivamente para el beneficio de los aspirantes, estudiantes y egresados. En conclusión, se puede señalar que existe escasa literatura sobre el tema estudiado, en especial sobre los modelos o esquemas de evaluación empleados para la acreditación de un programa, de ahí que se considere que la información suministrada en este documento puede servir como apoyo para otras universidades que decidan evaluar y acreditar un programa educativo.
Chapter
Full-text available
La emergencia de nuevos actores y proveedores en el ámbito universitario es un proceso de gran interés para comprender la dirección de la educación superior en el futuro inmediato. El panorama es complejo y la dinámica es muy viva. A la par de procesos de cambio racionales y programados, están ocurriendo auténticas mutaciones en este campo. En esta presentación examinaremos algunas tendencias, como el modelo de educación superior empresarial y las universidades corporativas, la oferta de educación superior virtual, los consorcios y otras alianzas estratégicas, los nuevos flujos público-privado, y el mercado secundario de proveedores.
Article
Full-text available
En este ensayo revisamos datos empíricos sobre la expansión de la educación superior en todo el mundo durante el siglo XX. Primero, se produjo una expansión extraordinaria, de tal modo que cambió toda la escala de la educación superior a nivel mundial. Segundo, esta expansión se concentró en el período posterior a aproximadamente el año 1960. Tercero, la expansión se produjo en todo el mundo y afectó a todo tipo de países. Los índices de crecimiento tendieron a ser bastante similares en todo tipo de países. La expansión en Europa, caracterizada por largas tradiciones de crecimiento controlado y limitado, ha sido especialmente notable. La expansión europea es asombrosa porque aparece asociada con un espectacular cambio organizativo y supranacional conocido como "Proceso Bologna", que en otras regiones del mundo ocurre con una planificación, presión y propósito menos disciplinados. La pauta general de las observaciones plantea un rompecabezas explicativo. La mayoría de las explicaciones sobre la expansión de la educación superior, como las que resaltan las demandas o necesidades socioeconómicas, se centran en factores a nivel nacional. Evidentemente, no servirán bien para explicar el crecimiento endémico en todo el mundo. Este ensayo, que refleja teorías sociológicas institucionalitas, se centra en los cambios globales y en el desplazamiento de los modelos culturales, para ofrecer una explicación del espectacular cambio ocurrido a nivel mundo.
Article
Full-text available
The aim of this article is to look closely at the impact of external assessment in two higher education institutes with differing legal structures: the Universidad Autónoma Metropolitana–Unidad Azcapotzalco and the Universidad Iberoamericana. The article analyzes university institutional change since the Mexican higher education policy of quality and financing, with a view to verifying the role played by this policy as a key detonator of institutional change in the University sphere.The article comprises three main parts. The first looks at the government assessment strategy as instrumental in university change. The second analyses the cases of the UAM–A and the UIA, that is to say, the relationship between each university’s particular form of organization, as well as the relationship between this form and the change implemented. Finally, the third part offers, in the form of a conclusion, a balance of the impact.
El sistema de aseguramiento de la calidad en Estados Unidos. En S. Malo y A. Velásquez Jiménez (coords.), La calidad de la educación superior en México
  • E El-Khawas
El-Khawas, E. (1998). El sistema de aseguramiento de la calidad en Estados Unidos. En S. Malo y A. Velásquez Jiménez (coords.), La calidad de la educación superior en México (31-50). México: Miguel Angel Porrúa.
El diseño institucional de la política de ciencia y tecnología en México, revisión y propuestas para sus reformas
  • E Cabrero
Cabrero, E. (2006). El diseño institucional de la política de ciencia y tecnología en México, revisión y propuestas para sus reformas, disponible en <www.bibliojuridica.org/libros/5/2148/6.pdf>.
Panorama general del aseguramiento de la calidad. En S. Malo y A. Velásquez Jiménez (coords.), La calidad de la educación superior en México (13-30)
  • J Brennan
Brennan, J. (1998). Panorama general del aseguramiento de la calidad. En S. Malo y A. Velásquez Jiménez (coords.), La calidad de la educación superior en México (13-30). México: Miguel Angel Porrúa.