ArticlePDF Available

Abstract

IIntroducción. La vida y obra de Santiago Ramón y Cajal ha sido recogida en artículos científicos, obras biográficas y autobiográficas,cómics, películas, series televisivas o documentales que han intentado reflexionar sobre su vida o sus aportaciones a la ciencia y acercarlo a la población general. Objetivo. Analizar cómo ha sido representada la figura de Santiago Ramón y Cajal en la literatura, el cine y la televisión, y conocer al científico a través de su obra de ficción. Desarrollo. Son múltiples las obras biográficas escritas sobre Santiago Ramón y Cajal, artículos científicos, cómics, libros para niños y jóvenes, sin olvidar las obras autobiográficas, ensayos, e incluso literatura de ciencia ficción, que permiten una buena aproximación a la vida del científico y a su obra. Su figura ha sido también llevada al cine (Salto a la gloria) o a la televisión (Ramón y Cajal, historia de una voluntad; Las mariposas del alma), que han acercado a Cajal, con mayor o menor acierto y exactitud, a la población general. Conclusiones. A través de los numerosos escritos biográficos, apuntes históricos, artículos, la propia obra científica, de ensayo y de ficción de Cajal, así como de las representaciones que el cine y la televisión han hecho del Nobel español, podemosrealizar una interesante aproximación al científico, al profesor, al divulgador, al médico humanista y, en suma, al hombre que realizó tan importantes aportaciones a la neurociencia.
469www.neurologia.com Rev Neurol 2016; 63 (10): 469-477
HISTORIA Y HUMANIDADES
Introducción
Santiago Felipe Ramón y Cajal (Figura) nació en Pe-
tilla de Aragón el 1 de mayo de 1852, y nadie podría
figurarse que llegaría a ser un gran científico, padre
de la neurociencia cuando era un chico travieso que
con sus amigos construía un cañón, fabricaba arcos
y flechas, escribía un manual sobre cómo utilizar
mejor la honda en las peleas con otros muchachos
(Estrategia lapidaria) o no era especialmente bri-
llante en sus estudios. Estudió medicina y desarro-
lló aficiones como la filosofía, la gimnasia, el dibujo
o la fotografía. Ejerció como médico militar en
Cuba, pero a su vuelta a España se dedicó a la do-
cencia y a la investigación, y dijo en más de una
ocasión que las razones de su vida fueron ser inves-
tigador, maestro y patriota. Con mucho trabajo, es-
fuerzo y dedicación, Cajal se convirtió, como diría
Gregorio Marañón, en ‘la máxima figura de la cien-
cia española de nuestro tiempo, y quizás de todos
los tiempos’. Y en palabras del premio nobel Hubel,
La textura del sistema nervioso del hombre y los
vertebrados es el más importante trabajo publicado
en todos los tiempos sobre neurobiología [1-4].
En 1906 se le concedió el Premio Nobel de Me-
dicina en Suecia por su teoría neuronal frente a la
teoría reticular, una aportación fundamental para
la comprensión del sistema nervioso, premio que
compartió con Camilo Golgi. Para Laín Entralgo,
‘la obra de Cajal constituye el definitivo remate de
la teoría celular’ [5-7]. Asimismo, Cajal realizó rele-
vantes aportaciones para el desarrollo de la teoría
de la neuroplasticidad [8].
La vida y la obra de Ramón y Cajal han sido re-
cogidas en artículos científicos, obras biográficas,
cómics, películas, series televisivas o documentales
que han intentado reflexionar sobre su vida o sus
aportaciones a la ciencia, y acercarlo a la población
general. En este trabajo se pretende mostrar la vi-
sión que se ha dado del científico aragonés en obras
biográficas, cine y televisión, y se hace referencia
también a la obra de Cajal, especialmente a sus tra-
bajos de ficción, que aportan una información muy
valiosa sobre la forma de ser del científico.
Santiago Ramón y Cajal en la literatura
Obras biográficas
Existen numerosas publicaciones centradas en la fi-
gura de Santiago Ramón y Cajal, tanto artículos en
Santiago Ramón y Cajal en la literatura, el cine y la televisión
Susana Collado-Vázquez, Jesús M. Carrillo
Introducción. La vida y obra de Santiago Ramón y Cajal ha sido recogida en artículos científicos, obras biográficas y auto-
biográficas, cómics, películas, series televisivas o documentales que han intentado reflexionar sobre su vida o sus aporta-
ciones a la ciencia y acercarlo a la población general.
Objetivo. Analizar cómo ha sido representada la figura de Santiago Ramón y Cajal en la literatura, el cine y la televisión, y
conocer al científico a través de su obra de ficción.
Desarrollo. Son múltiples las obras biográficas escritas sobre Santiago Ramón y Cajal, artículos científicos, cómics, libros
para niños y jóvenes, sin olvidar las obras autobiográficas, ensayos, e incluso literatura de ciencia ficción, que permiten
una buena aproximación a la vida del científico y a su obra. Su figura ha sido también llevada al cine (Salto a la gloria) o a
la televisión (Ramón y Cajal, historia de una voluntad; Las mariposas del alma), que han acercado a Cajal, con mayor o
menor acierto y exactitud, a la población general.
Conclusiones. A través de los numerosos escritos biográficos, apuntes históricos, artículos, la propia obra científica, de
ensayo y de ficción de Cajal, así como de las representaciones que el cine y la televisión han hecho del Nobel español, po-
demos realizar una interesante aproximación al científico, al profesor, al divulgador, al médico humanista y, en suma, al
hombre que realizó tan importantes aportaciones a la neurociencia.
Palabras clave. Cine. Historia. Literatura. Neurociencias. Neurología. Santiago Ramón y Cajal. Televisión.
Facultad de Ciencias de la Salud;
Universidad Rey Juan Carlos
(S. Collado-Vázquez). Facultad de
Psicología; Universidad Complutense
de Madrid (J.M. Carrillo). Madrid,
España.
Correspondencia:
Dra. Susana Collado Vázquez.
Departamento de Fisioterapia,
Terapia Ocupacional, Rehabilitación
y Medicina Física. Facultad de
Ciencias de la Salud. Universidad
Rey Juan Carlos. Avda. Atenas, s/n.
E-28922 Alcorcón (Madrid).
E-mail:
susana.collado@urjc.es
Aceptado tras revisión externa:
17.03.16.
Cómo citar este artículo:
Collado-Vázquez S, Carrillo JM.
Santiago Ramón y Cajal en la
literatura, el cine y la televisión.
Rev Neurol 2016; 63: 469-77
© 2016 Revista de Neurología
470 www.neurologia.com Rev Neurol 2016; 63 (10): 469-477
S. Collado-Vázquez, et al
revistas científicas como numerosos libros y cómics.
Se trata de obras de tipo biográfico que intentan mos-
trar diversos aspectos de su vida.
Enriqueta Lewy Rodríguez, la que fuera secreta-
ria de Cajal los últimos ocho años de la vida del cien-
tífico, publicó en 1987: Santiago Ramón y Cajal: el
hombre, el sabio y el pensador, con prólogo de Seve-
ro Ochoa [9]. Lewy ya había escrito en 1977 Así era
Cajal.
En la obra publicada en 1987, bajo el título de
‘Nota de la autora, Lewy realizó una introducción
en la que mencionaba libros y biografías de Cajal
que se publicaron en vida de D. Santiago y hasta
mediados de los años treinta, escritos por colegas,
discípulos, escritores amigos que le conocían bien e
hicieron un fiel retrato del sabio español. Carlos
María Cortezo, Federico Olóriz, César Juarros, Gó-
mez Ocaña, Pedro Ara, J.F. Tello, Lafora, Fernando
de Castro, Gustavo Pittaluga, Cristóbal de Castro o
Melchor Fernández Almagro son algunos ejemplos.
Tras la Guerra Civil española, diversos miembros
de la escuela neurológica española, desde distintos
países de Iberoamérica, conmemoraron su aniver-
sario con numerosos actos y publicaciones, y desta-
caron las plumas de Río-Hortega, Dionisio Nieto,
Germán Somolinos, Tomás Perrin, Isaac Costero,
Julio Bejarano o Jiménez de Asúa [9].
Son muchas las obras que se podrían citar cen-
tradas en la vida y obra de Cajal, algunas de ellas
escritas como homenaje al aniversario de su naci-
miento, su muerte o la concesión del Nobel. En unos
casos se centran más en aspectos relacionados con
su labor científica, en otros reúnen las cartas de Ca-
jal o sus sueños inéditos, o son recopilación de to-
dos los escritos de un autor sobre el científico de
Petilla de Aragón, como es el caso de Escritos sobre
Cajal, donde se recogen todos los artículos que Pe-
dro Laín Entralgo escribió sobre Ramón y Cajal.
Como curiosidad cabe mencionar la obra Valle
Inclán y el insólito caso del hombre con rayos X en
los ojos (varios autores, 2014), en la que se relata la
polémica que se desató en 1923 cuando Argamasi-
lla, un joven descendiente de aristócratas, afirmó
tener visión de rayos X que le permitía ver a través
de cuerpos opacos. Tuvo defensores como Valle In-
clán, y también detractores, y se llegó a nombrar
una comisión, por iniciativa de la reina María Cris-
tina, para estudiar el misterioso caso. La comisión
estaba integrada por oftalmólogos, neurólogos, psi-
quiatras y físicos, y presidida por Ramón y Cajal, pe-
ro la prueba de fuego de Argamasilla fue el enfren-
tamiento con el famoso ilusionista Harry Houdini.
Asimismo, contamos con una obra de teatro de
Alfonso Ayuso: Cajal, el rey de los nervios, dirigida
al público infantil y representada con títeres bajo la
dirección de Ignacio Fortún y Helena Millán, con
la finalidad de dar a conocer la figura del nobel a los
más pequeños.
Existen múltiples biografías sobre Cajal. En algu-
nas se exponen algunos episodios de su vida, anéc-
dotas más o menos curiosas, recopilación de cartas
o sueños, y en otras se hace mayor hincapié en su
labor docente y científica, resaltando la relevancia
de sus investigaciones y su papel como padre de las
neurociencias. También en algunas de estas obras
se ve reflejado su carácter polifacético y humanista,
su talla como científico, pero también como perso-
na, y se resalta su honestidad y su patriotismo.
Cajal dejó un importante legado compuesto por
múltiples obras científicas, como Textura del siste-
ma nervioso del hombre y de los vertebrados (1897-
1904), Manual de histología normal y técnica mi-
crográfica (1884-1889), Manual de anatomía pato-
lógica general (1890), Estudios sobre degeneración y
regeneración del sistema nervioso (1913-1914), Ele-
mentos de técnica micrográfica del sistema nervioso
(1933), Manual cnico de anatomía patológica
(1918), ¿Neuronismo o reticularismo? (1934), entre
otras publicaciones. Además, escribió ensayos y obras
autobiográficas: Recuerdos de mi vida (parte 1: Mi
infancia y juventud, 1901; parte 2: Historia de mi la-
bor científica, 1917), Los tónicos de la voluntad. Re-
glas y consejos sobre la investigación científica (1899),
Quijote y quijotismo, Charlas de café (1920), La psi-
Figura. Santiago Felipe Ramón y Cajal (1852-1934).
471www.neurologia.com Rev Neurol 2016; 63 (10): 469-477
Santiago Ramón y Cajal en la literatura, el cine y la televisión
cología de los artistas (1902) y El mundo visto a los
80 años (1934), un testimonio fundamental para
comprender al ilustre aragonés [10].
Como aproximación a la múltiple bibliografía de
Cajal o relacionada con él, Vázquez Tapioles publi-
có un artículo en el que hablaba de 391 obras cata-
logadas de Santiago Ramón y Cajal, 174 trabajos de
sus discípulos directos y miembros de su escuela, y
un total de 34 libros y 389 artículos relacionados
con el nobel español; y en 2004, Ubieto aportó 1.789
citas bibliográficas [11,12].
Cajal y la literatura de ficción
Además de su obra biográfica y científica, Cajal cul-
tivó la literatura de ficción, y gracias a estas obras
nos es posible conocer más aspectos sobre su ma-
nera de ser y de pensar, sus aficiones o su vocación
pedagógica.
Cajal creció en una época y un entorno que con-
sideraba que la lectura de obras de ficción era una
pérdida de tiempo, y hasta se pensaba que eran per-
niciosas para la salud mental, tal vez por influencia
de la obra de Cervantes en la que Don Quijote per-
día el juicio de tanto leer novelas de caballería [13].
Para el padre de Cajal era correcto que sus hijos
leyeran libros de texto o de divulgación científica,
pero no que perdieran el tiempo con novelas, poe-
sía u obras de teatro. Su madre le dejaba leer a es-
condidas algunas novelas románticas, pero para él,
ávido lector, esto era insuficiente. Un día, en Ayer-
be, cuando tenía 14 años, descubrió la nutrida bi-
blioteca de un vecino propietario de una confitería.
Allí empezó a leer a Dumas, Chateaubriand, Víctor
Hugo, Lamartine, Cervantes, Calderón o Quevedo.
Un libro que le impactó de manera especial fue Ro-
binson Crusoe, de Daniel Defoe, por el espíritu de
superación, el esfuerzo, la posibilidad de descubrir
un paisaje virgen y la lucha de un hombre por ven-
cer a la naturaleza [13,14].
Cajal escribió una novela robinsoniana sobre un
náufrago y sus aventuras, inspirado por Daniel De-
foe, y que recibía también la influencia de obras de
Emilio Salgari o Julio Verne, como Cinco semanas
en globo, De la tierra a la luna o La vuelta al mun-
do en 80 días. Siguiendo estos ejemplos, escribió
una voluminosa novela con fines didácticos, en la
que un hombre llegaba a Júpiter y allí se encontraba
con seres gigantescos, mientras que él era del tama-
ño de un microbio. Bien pertrechado con todo tipo
de aparatos, decidía explorar a estos seres colándo-
se en su interior a través de una glándula cutánea,
desplazándose por la sangre montado en un gló-
bulo rojo, y disfrutando al contemplar el enfrenta-
miento entre leucocitos y parásitos, o al descubrir
de cerca las funciones visual y auditiva, la contrac-
ción muscular, el secreto del pensamiento o el del
impulso voluntario. Estas obras de juventud iban
acompañadas también de múltiples ilustraciones
realizadas por Ramón y Cajal. En 1873, Amalio Gi-
meno, amigo de Cajal, publicó Un habitante de la
sangre, un relato de temática muy similar [13,15,16]
que narra las aventuras de un glóbulo rojo. Algo pa-
recido se mostró en la película Viaje alucinante
(1966), en la que varias personas son miniaturizadas
e introducidas en una persona para salvarle de un
hematoma cerebral; El chip prodigioso (1987), en la
que un piloto es miniaturizado e introducido en el
cuerpo de un hipocondríaco; o la serie divulgativa
de animación Érase una vez el cuerpo humano, que
realiza un interesante viaje por todos los órganos, de
forma sencilla y didáctica para facilitar a los más pe-
queños la comprensión del funcionamiento de los
diversos órganos y sistemas del cuerpo humano.
En el género de divulgación científica novelada
que cultivaron Cajal y Amalio Gimeno puede citarse
también al reputado psiquiatra catalán Juan Ginés
Partagás, traductor de La patología celular de Vir-
chow, el cual publicó Misterios de la locura, Un viaje
a Cerebrópolis y La familia de los Onkos, que adqui-
rieron cierta notoriedad incluso fuera de España.
Las novelas de juventud de Cajal no fueron pu-
blicadas y, tal como afirma el autor, debieron per-
derse en alguno de sus viajes como médico militar.
Cajal también escribió algunos poemas en su ju-
ventud, intentando imitar a Espronceda, Zorrilla o
Bécquer, u odas burlescas, como La commune estu-
diantil.
El famoso histólogo aragonés utilizaba el pseu-
dónimo de Doctor Bacteria para firmar unos artícu-
los que él denominaba ‘temeridades filosófico-cien-
tíficas’ o ‘críticas joco-serias’, y que nunca incluyó
en su currículo [16].
Cajal mostró interés por la ciencia ficción o la
ficción científica, y en 1905 publicó cinco relatos de
ficción que escribió entre 1885 y 1886: Cuentos de
vacaciones, con un subtítulo muy significativo: Na-
rraciones pseudocientíficas. Todos ellos hacen refe-
rencia a la ciencia y el progreso, y en sus páginas
está presente la bacteriología y el microscopio. Ca-
jal describió en estos cuentos al científico del si-
guiente modo: ‘¡Los que le conocen únicamente por
sus obras creen –inocentes– que trabaja para la hu-
manidad! ¡No tal: labora para su orgullo!’ Y refirién-
dose a la bacteriología afirma: ‘Ver lo grande en lo
pequeño’ [15,17].
En principio escribió 12 relatos, pero su autocrí-
tica le llevó a publicar únicamente cinco, aunque
472 www.neurologia.com Rev Neurol 2016; 63 (10): 469-477
S. Collado-Vázquez, et al
hace unos años García Durán y Nana Ramón y Ca-
jal rescataron uno de los cuentos que no llegó a pu-
blicarse, titulado La vida en el año 6000, en el que
el autor muestra cierto poder de predicción en rela-
ción con el progreso científico [15-19].
Son historias de ficción, pero con un carácter pe-
dagógico, mediante el cual intentó destruir falsas
creencias y absurdas supersticiones. En ellos se plan-
tean dilemas sociales o morales de compleja solu-
ción que suelen estar motivados por avances de la
ciencia o por una incorrecta educación científica.
Cajal utilizó estos cuentos como vehículo de trans-
misión de sus ideas políticas, religiosas, morales,
educativas o científicas [15,18,20]. Compartió con
Julio Verne el afán de cientificidad, intentando dotar
a sus relatos del mayor realismo, basándolos en he-
chos o hipótesis racionales relacionadas con la cien-
cia moderna o la psicología [15,21].
A secreto agravio, secreta venganza es un relato
sobre una venganza en el que la bacteriología está
muy presente. Cajal habla de la psicología del cien-
tífico, su soledad: ‘¡Al promediar de la vida se ponen
tan fríos los laboratorios y tan egoístas los amigos!’,
su orgullo, o del mal uso del producto de la ciencia.
En el relato, un investigador alemán, Max v. Fors-
chung, contagia el bacilo de Koch al amante de su
esposa y a ésta. El amante fallece, pero logra salvar a
su mujer. Se siente mayor y envejecido y busca el
suero de la eterna juventud, pero lo que descubre es
lo contrario, un suero que envejece prematuramen-
te, al que llama ‘senilina’. ¿Si se lo administra a su es-
posa y la envejece podrá retenerla a su lado para
siempre? Es, probablemente, la primera obra en la
que se hace mención al control de la población me-
diante sustancias químicas. Según el autor, si se en-
vejeciera a los delincuentes y a las personas violen-
tas, se podrían evitar muchos actos delictivos [22].
El título tiene su origen en la obra homónima de
Calderón de la Barca, en la que también se intenta
restituir el honor perdido, tema recurrente en otras
obras literarias, por ejemplo, en La más prudente
venganza, de Lope de Vega [18].
En El fabricante de honradez, el doctor Alejan-
dro Mirahonda, muy apreciado en su pueblo, Villa-
bronca, afirma haber descubierto un suero maravi-
lloso: ‘Este suero –decía el doctor–, o dígase anti-
toxina, goza de la singular propiedad de moderar la
actividad de los centros nerviosos donde residen las
pasiones antisociales: holganza, rebeldía, instintos
criminales, lascivia, etc. Al mismo tiempo, exalta y
vivifica notablemente las imágenes de la virtud y apa-
ga las tentadoras evocaciones del vicio…’ [17].
Son tan claras las pruebas presentadas que el
ayuntamiento decide establecer la vacunación obli-
gatoria, pero tanta tranquilidad en el pueblo se hace
insoportable y todos quieren volver a su vida ante-
rior. Sin embargo, el experimento había sido un
completo engaño, ya que la sustancia no tenía efec-
to alguno. El doctor había hipnotizado a todo el
pueblo, controlando así su voluntad, para demos-
trar los poderes de la hipnosis [15,18,22].
Otro de los relatos de Cajal es El pesimista corre-
gido, sobre un joven médico desilusionado con la
profesión al que se le aparecerá el numen de la cien-
cia para reconducirle por el buen camino. El joven
Juan Fernández es un doctor bastante pesimista
que, tras suspender unas oposiciones, se hunde en
una depresión y se dedica a criticar el mal del mun-
do, en particular los agentes patógenos, y se pre-
gunta por qué la gente no tendrá una vista más de-
sarrollada para ser consciente de todos esos agentes
nocivos. El numen de la ciencia le proporciona al
joven escéptico una vista prodigiosa de la que dis-
frutará durante un año. Cajal describe este particu-
lar don de la siguiente manera: ‘Sus ojos se habían
convertido en microscopios, y no en virtud de alte-
raciones en la dióptrica ocular (imposible, por otra
parte, sin cambiar la forma y dimensión del aparato
visual), sino a causa de la extremada finura de la or-
ganización retiniana y las vías ópticas, y de la ex-
quisita sensibilidad de las sustancias fotogénicas
residentes en los corpúsculos visuales. Cada cono o
célula impresionable de la fóvea centralis había sido
descompuesta en centenares de sutilísimos filamen-
tos individualmente excitables, y la misma multipli-
cidad de conductores había sobrevenido también
en los nervios ópticos y centros visuales del cere-
bro. En realidad, Juan no veía los objetos más gran-
des, sino más detallados: el ángulo visual seguía
siendo el ordinario; pero, en cambio, la membrana
sensible del globo ocular, de resultas de la susodi-
cha multiplicación de las unidades impresionables,
gozaba ahora de la preciosa virtud de discriminar y
diferenciar objetos y colores bajo fracciones angu-
lares casi infinitesimales. A consecuencia de tan es-
tupendo perfeccionamiento, percibía nuestro pro-
tagonista (situado a la distancia de la visión distin-
ta) las cosas como si estuvieran colocadas en la pla-
tina de potente microscopio’ [15].
Pero pronto se dará cuenta de que esta visión
microscópica no es un regalo cómodo, sino todo lo
contrario: la luz intensa le resulta sumamente mo-
lesta, y puede ver todos los defectos, hasta los más
nimios, así que la vida empieza a carecer de alicien-
tes y de belleza. Tras un año sufriendo con esta ex-
traordinaria capacidad visual recupera su vista nor-
mal, aprende la lección y se convierte en una perso-
na más tolerante con los demás [15,17,21].
473www.neurologia.com Rev Neurol 2016; 63 (10): 469-477
Santiago Ramón y Cajal en la literatura, el cine y la televisión
El diálogo entre ciencia y religión está presente
en El hombre natural y el hombre artificial, que se
representa mediante las conversaciones que man-
tienen dos hombres educados de forma muy distin-
ta [15,18,22].
Otro de los cuentos lleva por título La casa mal-
dita, y en él, un médico arruinado a consecuencia
de un naufragio compra una casa que todos dicen
que está embrujada, pero él descubre que lo que su-
cede no tiene nada que ver con una supuesta maldi-
ción, sino que se debe a causas naturales que pue-
den resolverse mediante la química. El problema de
la casa se debe a los mosquitos portadores del palu-
dismo, las esporas del carbunco y la Escherichia
coli. Tras su descubrimiento consigue hacer prós-
pera la hacienda y recuperar el dinero perdido. El
castillo de los Cárpatos, de Julio Verne (1828-1905),
es un relato publicado en la revista Magasin d’Edu-
cation et de Récréation en 1892. En el castillo de los
Cárpatos, propiedad del barón de Gortz, suceden
una serie de fenómenos paranormales, como luces
extrañas, misteriosos sonidos, voces y susurros, pe-
ro en realidad todo se puede explicar mediante la
física. Podemos comprobar un paralelismo entre
ambos relatos, pues en los dos, lo que se creía mis-
terioso y sobrenatural se acaba resolviendo median-
te explicaciones lógicas, muy alejadas de la supers-
tición [15,18,22].
En el cuento aparece, como detalle curioso, Allan
Kardec (1804-1869), el padre del espiritismo, cuya
obra conocía muy bien Santiago Ramón y Cajal.
De nuevo un cuento con su correspondiente mo-
raleja: Cajal quiere dejar como enseñanza que se
deben buscar las causas naturales de los problemas
en lugar de recurrir a creencias supersticiosas.
Como en los relatos anteriores, vemos la presen-
cia de aspectos científicos y el fin pedagógico y mo-
ralizante que el autor deseaba hacer patente en sus
cuentos, utilizando unas pinceladas satíricas para
conseguir sus fines. El autor deseaba ayudar al desa-
rrollo de una educación que fuera capaz de mejorar
la capacidad científico-técnica en España [18,22].
Cuando estos cuentos fueron publicados tuvie-
ron una repercusión mínima, a diferencia, por ejem-
plo, de las novelas del londinense H.G. Wells (1866-
1946), que también recurría a experimentos y avan-
ces científicos, mezclados con narraciones fantásti-
cas, por ejemplo, La máquina del tiempo (1895), La
isla del Dr. Moreau (1896), El hombre invisible
(1897) o La guerra de los mundos (1898), todas ellas
llevadas a la gran pantalla. Al igual que Cajal, Wells
no sólo presentaba una historia de ficción, sino que
hacía hincapié también en aspectos filosóficos, éti-
cos, sociales y científicos.
El motivo de la escasa repercusión de estos rela-
tos se debe a que la primera edición de Cuentos de
vacaciones no llegó a tener una distribución formal,
el autor imprimió algunos ejemplares que distribu-
yó entre amigos y familiares, así que su finalidad
pedagógica y su impacto fueron mínimos.
Obras dirigidas a niños y adolescentes
Con el objetivo de dar a conocer la vida y los logros
científicos del Nobel español al público más joven,
se han publicado diversas obras dirigidas a niños y
adolescentes.
De travieso a sabio es una obra ilustrada de Ma-
ría Dolores de Ygartua Landecho (1957), que narra
la vida de Cajal y se publicó dentro de la ‘Biblioteca
de lecturas ejemplares’.
En 1981, en la colección ‘Hombres famosos’ de
editorial Toray, se publicó Ramón y Cajal. Premio
Nobel de Medicina, con texto y dibujos de Sotillo y
Campillo, respectivamente. El texto recoge la vida
de Cajal desde su nacimiento hasta su muerte, y se
acompaña de viñetas. Finaliza la obra haciendo men-
ción al monumento esculpido por Victorio Macho
y que en el parque del Retiro de Madrid perpetúa la
imagen del científico.
Otro ejemplo es El pintor de las neuronas. Ra-
món y Cajal, científico (2006), de Vicente Muñoz
Puelles, con ilustraciones de Pablo Torrecilla, diri-
gido a un público de 10-14 años. En el último adiós
al sabio español alguien desliza un libro bajo un
ramo de flores. Se trata de un libro de fábulas con
dibujos en color que Cajal escribió en su infancia, y
aquí se cierra la historia de un compañero de cole-
gio de Ayerbe que robó el libro a Santiago. La obra
hace un bien documentado recorrido por los años
en que Cajal vivió en Aragón, y se acompaña de un
cuadernillo de actividades de 32 páginas.
Otra obra que repasa la vida de Cajal es Don San-
tiago Ramón y Cajal (2002), de José Luis Cano, diri-
gida a niños de 7-10 años. La obra, que recorre los
hitos fundamentales de la vida del científico, ofrece
34 ilustraciones. Y Cuando yo era niño. La infancia
de Cajal contada por él mismo, es una obra abrevia-
da del relato autobiográfico de la infancia y juventud
del Nobel y está dirigida a niños de 8-12 años, con
una bella presentación de José Luis López Amada y
37 magníficas ilustraciones de José Luis Cano.
La infancia de Cajal y sus travesuras, como las
batallas a pedradas o la fabricación de un cañón,
son narradas en Cajal el travieso (2010), de Esteban
Rodríguez Serrano. Y otra obra infantil es ¿Qué se
ve? En el laboratorio de Cajal (2007), con texto e
ilustraciones de Elena Fernández Ruiz.
474 www.neurologia.com Rev Neurol 2016; 63 (10): 469-477
S. Collado-Vázquez, et al
Santiago Ramón y Cajal en cómics
Santiago Ramón y Cajal también está presente en
cómics, por ejemplo, la colección ‘Vidas ilustres’ de
Editorial Novaro publicó en 1960 el cómic Ramón y
Cajal, el sabio. Además, la colección ‘Científicos’,
que ha publicado cómics de Marie Curie, Charles
Darwin, Isaac Newton y Galileo Galilei, ha elabora-
do una historia ilustrada basada en la vida de San-
tiago Ramón y Cajal, con Jordi Bayarri como autor:
Ramón y Cajal: una vida al microscopio.
Otro ejemplo es Neurocomic, de Matteo Farine-
lla y Hana Ros, escrito con el objetivo de desentra-
ñar los misterios del cerebro humano. Al inicio de
la historia el protagonista es lanzado hacia el cere-
bro y recorre un bosque de neuronas aprendiendo
sobre las sinapsis, los potenciales de acción, las on-
das cerebrales, los neurotransmisores o la memo-
ria. En esta obra también está presente la historia
de la neurociencia. El protagonista, en su viaje por
el cerebro, se encuentra con científicos relevantes,
por ejemplo, con Santiago Ramón y Cajal, que le
explica su trabajo con las neuronas, y el viaje con-
cluye con una entrevista con Hans Berger, que in-
ventó la electroencefalografía. Cuando Cajal está
dando sus explicaciones, es interrumpido por Gol-
gi, científico que compartió el Nobel con Cajal [23].
Santiago Ramón y Cajal en el cine
Existen numerosas películas biográficas o ‘biopics’
sobre médicos y científicos de diversas disciplinas,
las cuales no siempre se ajustan a la realidad. Albert
Schweitzer (1875-1965), Robert Koch (1843-1910),
Paracelso (1493-1541), Norman Bethune (1890-1939),
René Laennec (1781-1826), Louis Pasteur (1822-
1895), Ivan Pavlov (1849-1936) o Sigmund Freud
(1856-1939) son algunos ejemplos.
En España es preciso destacar la película Salto a
la gloria (1959), dirigida por León Klimovsky, cen-
trada en la vida del famoso histólogo español San-
tiago Ramón y Cajal (1852-1934), que fue estrenada
el 11 de febrero de 1960 en el cine Capitol de Ma-
drid. Adolfo Marsillach fue el actor elegido para dar
vida al premio nobel español por su parecido físico,
y en 1982 volvió a interpretar el mismo papel en
una serie televisiva.
La película arranca con la marcha de Cajal de
Cuba, donde se encontraba como médico militar.
Tras contraer malaria es trasladado a España en un
buque hospital donde el hacinamiento y la desper-
sonalización en el trato a los enfermos son las cons-
tantes que marcarán el penoso viaje. En este entor-
no, Cajal empezará a recordar su infancia y los epi-
sodios más felices de su vida. No faltarán escenas
familiares, sus travesuras infantiles o la enorme cu-
riosidad y el amor propio que le caracterizaron.
El actor José Marco Davó da vida al padre de
Santiago, el cual influiría mucho en su hijo, al que
trataba con severidad, aunque también con cariño.
Ese cariño no evitó, sin embargo, que le hiciera tra-
bajar de zapatero para castigar su bajo rendimiento
escolar. Cuando el joven de Petilla de Aragón co-
mienza a estudiar medicina, su padre siente un gran
orgullo e intenta apoyarle en lo que puede, e inclu-
so le regala un esqueleto que él mismo ha desente-
rrado y limpiado. Entre recuerdo y recuerdo el bu-
que llega a España y se puede ver la cariñosa acogi-
da familiar y la convalecencia del joven médico.
Salto a la gloria también refleja la relación de
Cajal con su primera novia, con la que rompe tras
volver de Cuba, su matrimonio con Silveria (Asun-
ción Sancho), su vida familiar, sus primeras investi-
gaciones con un microscopio regalo de su padre y
cómo, tras conseguir una cátedra en Valencia, reali-
za una investigación microbiológica con motivo de
una epidemia de cólera.
En su faceta de investigador, Cajal es mostrado
como un genio despistado, con algunas excentrici-
dades y entregado al 100% a sus investigaciones, que
realiza de forma precaria con escasísimos recursos
económicos, y con la incomprensión de algunos co-
legas, cuando no el enfrentamiento con otros. Aun-
que a veces es presentado como un hombre brusco,
también se ofrecen algunas escenas hogareñas. Es
entonces cuando sucede un hecho dramático, la
muerte de su hija, prácticamente al mismo tiempo
en que Cajal realiza su más importante descubri-
miento histológico, que expone en el Congreso de
Anatomía de Berlín en 1889, acto al que acude em-
pujado por su entorno, ya que no quería asistir ale-
gando falta de retórica y escasas capacidades para
realizar una exposición oral. En el congreso no le
hacen caso, pero él obliga a Kölliker a mirar por el
microscopio y el científico queda impresionado con
las imágenes neuronales que observa en las prepa-
raciones de Cajal. Le pregunta cuántos investigado-
res trabajan con él y Cajal le contesta que lo ha he-
cho todo solo en un arduo trabajo que le ha llevado
10 años. Mediante este trabajo en solitario y sopor-
tando muchas penurias consigue desarrollar su teo-
ría neuronal frente a la teoría reticular. Es en este
momento cuando el científico da el salto a la gloria,
cuando se le empieza a tomar en serio en el extran-
jero y de forma rápida, en un ascenso meteórico, se
ve su paso por París, Nueva York, Londres y, de nue-
vo Madrid, donde es recibido como un héroe nacio-
475www.neurologia.com Rev Neurol 2016; 63 (10): 469-477
Santiago Ramón y Cajal en la literatura, el cine y la televisión
nal. Como nota cómica, hay que mencionar que al
ser Cajal un ídolo, muchos productos reciben su nom-
bre: anís Cajal, jabón perfumado Cajal o caramelos
don Santiago, sin olvidar la taberna ‘El Microscopio’.
Es en este punto de la película cuando Cajal men-
ciona su famosa frase: ‘Este país no tiene arreglo’.
El filme muestra al sabio recibiendo con indife-
rencia el Premio Nobel en 1906, al que se referirá
como: el flotador que se echa al náufrago cuando
está llegando a la orilla’. En la película no se hace
mención al hecho de que Santiago Ramón y Cajal
recibió el Nobel compartido con Camilo Golgi, his-
tólogo de origen italiano, probablemente para re-
saltar más el mérito del científico español. Además,
en la entrega de tan distinguido galardón se realiza
una enumeración de los méritos de Cajal, para de-
jar constancia de la importancia del sabio. La pelí-
cula hace hincapié en la faceta de científico de Ca-
jal, pero no hay que olvidar que D. Santiago tenía
otros intereses, como la arqueología, la astronomía,
el ajedrez, la literatura, la filosofía o el hipnotismo;
sin embargo, su faceta humanista no es reflejada en
este filme [24-30].
Santiago Ramón y Cajal en la televisión
Como se ha mencionado, Adolfo Marsillach volvió
a dar vida a Cajal en la serie televisiva Ramón y Ca-
jal: historia de una voluntad, dirigida por José Ma-
ría Forqué en 1982, la cual repasó la vida del cientí-
fico desde su infancia hasta su fallecimiento, con las
relevantes intervenciones de actores como Fernan-
do Fernán Gómez en el papel del padre del protago-
nista, o Verónica Forqué como Silveria, la esposa de
Ramón y Cajal, así como Encarna Paso, Tito Valver-
de o Emilio Linder. La serie, que recoge aspectos
históricos, personales y sociales, se basa en la obra
Ramón y Cajal, de Santiago Lorén, libro que fue
adaptado por el guionista Hermógenes Sainz. Fue
rodada en escenarios naturales (Zaragoza, Huesca,
Alcalá de Henares, Barcelona, Valencia, Elche y Ma-
drid, donde se pudo contar con la vivienda en la que
transcurrieron los últimos años de D. Santiago), y
algunos de los objetos que pueden verse en pantalla,
como el microscopio, el telescopio, las medallas y
las condecoraciones, pertenecieron al nobel de Me-
dicina. La teleserie costó 150 millones de pesetas.
El último episodio de la serie concurrió al Emmy
de 1982 y Adolfo Marsillach ganó el ‘TP de Oro’ al
mejor actor y fue nominado al ‘Fotogramas de Pla-
ta’ como mejor intérprete televisivo en 1982.
Se inicia la serie con un Cajal octogenario que
rememora su vida, desde su nacimiento en Petilla
de Aragón, su paso por distintos pueblos, como Ayer-
be, sus relaciones familiares, sus travesuras, sus es-
tudios, sus aficiones, para continuar con su relación
con Silveria, su faceta como padre de familia y, fun-
damentalmente, su trayectoria profesional. De los
10 capítulos que la componen, uno es un documen-
tal con entrevistas a los descendientes del científico,
y el resto es una recreación dramática de los mo-
mentos más relevantes de su vida.
Marsillach valoró en la serie la falta de preten-
siones hagiográficas, alejándose de la tentación de
presentar al científico como a un santo, a diferencia
de la película Salto a la gloria. El actor manifestó
que se habían mostrado en la serie algunos peque-
ños egoísmos, su faceta más doméstica y familiar,
su vertiente humanística, sus inquietudes e interés
en los aspectos más dispares, como la telepatía, la
fonografía, la acupuntura o la astronomía. Y José
María Forqué puso de manifiesto su interés de re-
producir con la mayor fidelidad posible el mundo
de Cajal [31].
Además de esta teleserie biográfica, TVE realizó
un documental con motivo del centenario de la
concesión a Cajal del Premio Nobel de Fisiología o
Medicina. Santiago Ramón y Cajal: las mariposas
del alma, dirigido por Ana Martínez, fue una co-
producción de TVE y la Sociedad Estatal de Con-
memoraciones Culturales, que contó con la colabo-
ración de los herederos de Cajal, el CSIC, el Institu-
to Cajal, el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de
Madrid, la Universidad de Zaragoza, los museos
Cosmocaixa de Madrid y Barcelona, el Instituto
Karolinska de Estocolmo, el Instituto Cervantes
(Estocolmo), la Diputación de Huesca, el Gobierno
de Aragón y el Club Cajal, entre otros.
Siguiendo con los documentales, se pueden citar
también Santiago Ramón y Cajal. Arte y ciencia; o
Redes y neuronas. Homenaje a Santiago Ramón y
Cajal, emitido en el programa Redes.
Contamos también con la serie de animación
Historia de Aragón, en la que podemos ver a céle-
bres aragoneses, como Servet, Goya, Palafox o San-
tiago Ramón y Cajal, entre otros.
Master y Johnson fueron los primeros en descri-
bir científicamente entre 1959 y 1966 el ciclo de la
respuesta sexual humana (excitación, meseta, or-
gasmo y resolución), como se muestra en la serie de
televisión Master of sex, aunque lo cierto es que ya
Cajal en sus Cuentos de vacaciones había descrito
un imaginario artilugio para detectar la respuesta
sexual. ‘Bastaría para ello una chaise longue dotada
bajo sus patas de unos receptores de presión.’ Y si-
gue el autor anticipándose a Master y Johnson: ‘Co-
menzaba la gráfica con ligeras inflexiones; minutos
476 www.neurologia.com Rev Neurol 2016; 63 (10): 469-477
S. Collado-Vázquez, et al
después las curvas se accidentaban, mostrando
grandes valles y montañas; luego, el ritmo adquiría
desusada viveza, desarrollándose en paulatino cres-
cendo hasta que por fin, llegado el allegro, una me-
seta audaz, elevadísima y valientemente sostenida,
cual calderón formidable, cerraba la inscripción,
que retornaba lánguida y mansamente al reposo
inicial’ [32].
Recientemente, en la serie española Víctor Ros,
basada en las novelas de Jerónimo Tristante, se
menciona a D. Santiago. En uno de los episodios, el
hijo de un delincuente está gravemente enfermo y
piensan que morirá igual que su madre. Víctor Ros,
un antiguo ladronzuelo que se ha convertido en re-
putado policía, quiere ayudar al que fuera compa-
ñero de correrías en el pasado y le dice a otro poli-
cía que vaya a buscar al mejor médico de Madrid,
como si tiene que acudir Ramón y Cajal. La acción
de esta serie, emitida en 2015, se desarrolla en el
Madrid de 1895, fecha en la que el científico de Pe-
tilla de Aragón ya se encontraba ejerciendo en Ma-
drid. En 1890, tras la muerte de Aureliano Maestre
de San Juan, catedrático de Histología de la Facul-
tad de Medicina de Madrid, se convocaron unas
oposiciones para cubrir la vacante en la Universi-
dad Central. A estas oposiciones se presentó Cajal
y, tras muchas demoras, obtuvo la plaza y fue nom-
brado el 10 de febrero de 1892 [33,34].
Así pues, la serie está bien documentada, pues el
científico se encontraba en esas fechas en la capital,
pero lo que llama la atención es que un policía, por
muy instruido que sea, le conozca, ya que antes de
la concesión del Nobel, Cajal no era especialmente
conocido entre la población general, y hasta las cró-
nicas de los periódicos de la época acogieron con
asombro que un modesto profesor universitario,
casi desconocido fuera de su ámbito, hubiese logra-
do tan alto galardón. Y no sólo sorprende que un
policía hubiera oído hablar de Cajal, sino que le co-
nociera por su función asistencial y no por su labor
investigadora o docente [35].
Conclusión
A través de numerosos escritos biográficos, apuntes
históricos, artículos, la propia obra científica, de en-
sayo y de ficción de Cajal, así como las representa-
ciones que el cine y la televisión han hecho de él,
podemos realizar una interesante aproximación al
científico, al profesor, al divulgador, al médico hu-
manista y, en suma, al hombre que realizó tan im-
portantes aportaciones a la neurociencia.
Bibliografía
1. García-Albea E. Aniversario de Cajal. Rev Neurol 2002; 35:
601-2.
2. Andres-Barquin PJ. Ramón y Cajal: a century after the
publication of his masterpiece. Endeavour 2001; 25: 13-7.
3. Velayos-Jorge JL, Hernández-Roca JJ, Moleres-Echevarría F.
Neurobiología del sueño: Ramón y Cajal y la neurociencia
actual. Rev Neurol 2003; 37: 494-8.
4. Solsona F. Ayerbe en la creación de la mente de Cajal. Comarca
2002; 33: 5.
5. Escobar A. Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel 1906.
Rev Mex Neuroci 2006; 7: 414-7.
6. López-Muñoz F, Álamo C, García-García P, Boya J. Relevancia
histórica de la teoría neuronal un siglo después del Nobel
de Cajal: implicaciones psiquiátricas y psicofarmacológicas.
Psiq Biol 2006; 13: 167-82.
7. De Carlos JA, Borrell JA. Historical reflection of the contributions
of Cajal and Golgi to the foundations of neuroscience. Brain
Res Rev 2007; 55: 8-16.
8. Rozo JA, Rodríguez-Moreno A. Santiago Ramón y Cajal
e Ivan Petrovich Pavlov: ¿existe complementariedad entre
sus teorías? Rev Neurol 2015; 61: 125-36.
9. Laín Entralgo P, Albarracín A. Santiago Ramón y Cajal
o la Pasión de España. Barcelona: Labor; 1982.
10. Vázquez-Tapioles J. El legado de Cajal. Comarca 2005; 47: 1-6.
11. Ubieto-Auseré E. Santiago Ramón y Cajal. Altoaragonés
universal. Huesca: Ayuntamiento de Ayerbe; 2004.
12. Ubieto-Auseré E. Santiagué: el mejor niño lector. Comarca
2002; 33: 8-10.
13. Delgado-Bona G. Cajal, retazos (151 años). Rev Neurol 2003;
37: 89-91.
14. García-Rodríguez JA, González-Núñez J, Prieto-Prieto J.
Santiago Ramón y Cajal. Bacteriólogo. Barcelona: Ars XXI; 2006.
15. Aguilar-Alfaro L, Giménez-Mestre MJ. Doctor Bacteria:
Science fiction writer. Santiago Ramón y Cajal. Escritor
de ciencia ficción o cómo ‘ver lo grande en lo pequeño’.
En García-Rodríguez JA, González-Núñez J, Prieto-Prieto J,
coords. Santiago Ramón y Cajal. Bacteriólogo. Barcelona:
Ars Médica; 2006. p. 193-200.
16. Laín-Entralgo P. Escritos sobre Cajal. Madrid: Triacastela; 2008.
17. Ramón y Cajal S. Cuentos de vacaciones. Narraciones
seudocientíficas. Madrid: Espasa Libros; 1999.
18. Mata-Induráin C. Distracciones literarias de un médico
histólogo: los cuentos de vacaciones (1905) de Ramón y Cajal.
Pregón 2002; 20: 42-5.
19. Otis L. Ramón y Cajal, a pioneer in science fiction. Int Microbiol
2001; 4: 175-8.
20. Escobar A. La neurociencia mexicana y los bisnietos de Cajal.
Rev Neurol 2009; 48: 169-70.
21. González-Rodríguez MD. La ciencia en España en la
encrucijada finisecular (siglo ). Rev CTS 2003; 1: 85-108.
22. Iniesta I. Neurología y literatura 2. Neurologia 2014; 29: 242-8.
23. Cantor A. Learning about the brain with comics. Lancet Neurol
2014; 13: 764.
24. Carrascal-Marino E. De ‘este país no tiene arreglo’ a...
‘Salto a la gloria’ (1959). Rev Med Cine 2005; 1: 36-41.
25. García-Sánchez JE, García-Sánchez E. ‘Biopics’ de médicos:
de la realidad al celuloide. Rev Med Cine 2006; 2: 41-3.
26. Collado-Vázquez S, Vázquez-Vilà MA. ¿Los biopics pueden
ser útiles en docencia? En Collado-Vázquez S, Carrillo JM,
eds. Cine y ciencias de la salud. Aplicaciones docentes. Madrid:
Dykinson; 2013.
27. Serrano-Cueto JM. De lo fantástico a lo real: diccionario
de la ciencia en el cine. Madrid: Nivola; 2003.
28. Elena A. Ciencia, cine e historia. De Méliès a 2001. Madrid:
Alianza; 2002.
29. Pérez-Millán JA, Pérez-Morán E. Cien médicos en el cine de
ayer y de hoy. Salamanca: Universidad de Salamanca; 2008.
30. Herreros B. El médico en el cine. Anatomía de una profesión.
Madrid: T&B; 2011.
477www.neurologia.com Rev Neurol 2016; 63 (10): 469-477
Santiago Ramón y Cajal en la literatura, el cine y la televisión
31. Tena A. TVE comienza a emitir la serie ‘Ramón y Cajal’, con
Marsillach al frente del reparto. El País, 26 de enero de 1982.
URL: http: //elpais.com/diario/1982/01/26/radiotv/380847603
_850215.html.
32. Aleixandre-Blanquer F. La respuesta sexual humana
y don Santiago Ramón y Cajal. Rev Int Androl 2005; 3: 133.
Santiago Ramón y Cajal in literature, cinema and television
Introduction. The life and work of Santiago Ramón y Cajal has been portrayed in scientific papers, biographical and auto-
biographical works, comics, films, television series or documentaries that have attempted to reflect upon his life or his
contributions to science and to bring him closer to the general public.
Aims. To analyse the different ways Santiago Ramón y Cajal has been represented in literature, cinema and television,
and to become more closely acquainted with this scientist through his fictional writings.
Development. A number of biographical works have been written about Santiago Ramón y Cajal, including scientific papers,
comics, books for children and youngsters, as well as the autobiographical writings, essays and even science fiction stories,
which provide a good introduction to the life of the scientist and his work. His life has also been adapted to film (Leap to
fame) or television (Ramón y Cajal, historia de una voluntad; The butterflies of the soul), which have, with varying degrees
of success and accuracy, made him better known to the general population.
Conclusions. The numerous biographical writings, historical notes, articles, the scientific work itself, the essays and
fictional works by Cajal, as well as the portrayals of the Spanish Nobel Prize winner produced for films and television, can
be used to obtain some interesting insights into the scientist, teacher, science populariser, humanist physician and, in
short, the man who made such important contributions to neuroscience.
Key words. Cinema. History. Literature. Neurology. Neurosciences. Santiago Ramón y Cajal. Television.
33. Feliubadaló JD. Santiago Ramón y Cajal en Barcelona
(1887-1892). Comarca 2002; 33: 31-3.
34. Ramón y Cajal Junquera S. Contribución de Santiago Ramón
y Cajal a la patología. Rev Esp Patol 2002; 35: 77-88.
35. Fernández-Armayor V. Los 100 años del premio Nobel (Santiago
Felipe Ramón y Cajal, 1852-1934). Rev Neurol 2006; 43: 65-6.
... Santiago Ramón y Cajal , a great reader, was also interested in this emerging literary genre and even wrote some stories that interspersed fiction with scientific elements and aimed at popularisation and pedagogy (Collado-Vázquez & Carrillo, 2016 ...
... Santiago Ramón y Cajal was born in Petilla de Aragón in 1852 and was a doctor and humanist who won the Nobel Prize in Medicine in 1906. He was renowned worldwide for his histological work, and especially for developing neuron theory, as opposed to the classic reticular theory defended by authors such as Camillo Golgi, with whom Cajal shared the Nobel Prize ( Collado-Vázquez & Carrillo, 2016). ...
... Cajal is considered the father of neuroscience and is known throughout the world for his scientific work. Perhaps less well known are other aspects of his life such as his interest in philosophy, drawing, gymnastics, reading, photography, chess, astronomy, archaeology, and hypnotism (Collado-Vázquez & Carrillo, 2016). In addition to his scientific and biographical work, he also wrote and illustrated fictional stories. ...
Article
Santiago Ramón y Cajal, father of neuroscience, won the Nobel Prize in Medicine in 1906 for his neural theory. Besides being a great histologist, researcher, and teacher, he showed interest in photography, philosophy, astronomy, chess, and hypnosis. He wrote very relevant scientific and biographical works as well as his Vacation stories. Five science fiction tales, five short stories with an educational purpose that mix scientific concepts, fiction, and some irony, and where microscopy and microbiology are always present. These stories raise difficult social or moral dilemmas that are often motivated by advances in science or an incorrect scientific education of the population. Cajal sought to improve that education and banish false beliefs and superstitions.
... El nobel de Medicina y Fisiología escribió numerosos ensayos y obras autobiográficas: Recuerdos de mi vida (1901)(1902)(1903)(1904), Reglas y consejos sobre la investigación científica: los tónicos de la voluntad (1899), Charlas de café (1920), La psicología de los artistas (1902), El mundo visto a los 80 años (1934), y relatos de ficción que ayudan a comprender mejor al eminente histólogo [1][2][3][4] . ...
... Museo del Ejército de España a utilizar mejor la honda. Ese deseo de compartir con los demás sus conocimientos se mantiene en sus Cuentos de vacaciones1,14,15 . ...
Article
Neurosciences and History 2019;7(3):113-121 Introducción. Santiago Ramón y Cajal dejó una valiosa obra científica, pero también escribió obras biográficas, ensayos y relatos de ficción. El objetivo de este trabajo es analizar la obra de ficción del histólogo de Petilla de Aragón. Desarrollo. Cajal escribió en su juventud poemas, una novela robinsoniana y otra de aventuras inspirada en las obras de Julio Verne, que se perdieron en su época de médico militar. En 1905 publicó Cuentos de vacaciones con finalidad pedagógica, intentando dar explicaciones científicas frente a ideas supersticiosas. En 1973 una nieta de Cajal dio a conocer un relato inédito, La vida en el año 6000, en el que Cajal se anticipa y habla de la telemedicina o la clonación. Conclusiones. En sus obras de ficción, Cajal se centra en la ciencia, el método científico, el trabajo en el laboratorio, el uso del microscopio o el empleo de la hipnosis con una finalidad pedagógica, intentando desterrar creencias supersticiosas en favor de explicaciones científicas. Presenta modos de control social, como el uso de sustancias químicas, vacunas o hipnosis, y se anticipa a su tiempo, haciendo referencia a nuevas tecnologías, a la manipulación genética, la clonación o la telemedicina. PALABRAS CLAVE Cajal y ficción científica, Cuentos de vacaciones, literatura de ficción de Cajal, médicos escritores, narrativa en Cajal, relatos de Cajal
Article
Full-text available
El objetivo de este artículo de revisión es ofrecer una valoración de los estudios sobre series televisivas españolas de ficción. La unidad de análisis son los artículos académicos publicados en revistas científicas indexadas en las bases de datos multidisciplinares: Web of Science (WoS), Scopus, y Dialnet, entre 1998 y 2020. Para ello se utiliza una metodología mixta, cuantitativa y cualitativa, basada en el Framework SALSA, con el propósito de construir una revisión bibliográfica de tipo sistematizada. Los resultados muestran que el estudio más habitual es el de la representación que se propone en las series de ficción de determinados grupos o escenarios sociales. Otros acercamientos se refieren al desarrollo de los géneros de ficción televisiva, a las adaptaciones, así como a las audiencias y la recepción de los públicos. Como temas emergentes surgen investigaciones que apuntan a la transmedialidad, las audiencias participativas, los estudios híbridos que explican el contenido desde la producción y la autoría y los trabajos de corte feminista. Entre los vacíos se señalan como oportunidades de investigación enfoques que aborden el lenguaje audiovisual y las estéticas de la ficción televisiva.
Article
Full-text available
Resumen Introducción La literatura de ficción complementa a la literatura médica en la formación continuada del neurólogo. En el presente artículo se analiza la influencia de los escritores de ficción sobre la neurología. Fuentes Obras literarias de ficción relacionadas con la neurología. Desarrollo Escritores de ficción y médicos han mantenido una relación de simbiosis a lo largo del tiempo. Grandes literatos desde Shakespeare a Cervantes hasta Dickens o Cela y escritores-médicos como Anton Chéjov o António Lobo Antunes, han contribuido con su literatura al conocimiento de las enfermedades neurológicas. Otros como Dostoyevski, Machado de Assis o Margiad Evans han sabido utilizar su enfermedad inteligentemente enriqueciendo su obra literaria y transformando así la adversidad en oportunidad. Grandes neurólogos como Freud, Alajouanine o Gastaut se han inspirado en la epilepsia de Dostoyevski para desarrollar sus ideas. Waxman y Geschwind, por su parte, describieron cambios en el comportamiento característicos de la epilepsia del lóbulo temporal basándose en la enfermedad Dostoyevski, mientras Cirignotta y colaboradores utilizaron el epónimo del novelista ruso para definir un tipo infrecuente de epilepsia del lóbulo temporal. Asimismo Todd se inspiró en Lewis Carroll para denominar las metamorfopsias generalmente asociadas a la migraña Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas. Conclusiones La literatura de ficción ofrece una perspectiva humanizada del relato patográfico, aportando la vivencia de la enfermedad, informando sobre aspectos no atendidos por la ciencia y contribuyendo a erradicar el estigma social asociado al paciente neurológico.
Article
Correspondencia: Dr. F. López-Muñoz. Departamento de Farmacología. Facultad de Medicina. Universidad de Alcalá. Juan Ignacio Luca de Tena, 8. 28027 Madrid. España.