Technical ReportPDF Available

Mirada colectiva a indicadores y estrategias exitosas: Guía de consulta para organizaciones sin fines de lucro que trabajan temas de educación y desarrollo económico (A Collective Outlook on Successful Indicators and Strategies: A Guide for Non-Profit Organizations that Work on Education and Economic Development)

Authors:
  • Enfasis Puerto rico

Abstract and Figures

Rivas, M. (2014). Mirada colectiva a indicadores y estrategias exitosas: Guía de consulta para organizaciones sin fines de lucro que trabajan temas de educación y desarrollo económico. San Juan: FBP. "A Collective Outlook on Successful Indicators and Strategies: A Guide for Non-Profit Organizations that Work on Education and Economic Development" is a reference guide that summarizes the characteristics and positive results of successful projects in education and economic development. With a clear and simple language, this guide promotes that non-profit organizations ponder, discuss and critically comprehend the so-called best practices, scientifically-based, research-based or evidence-based projects. Community based organizations will find a guide that goes beyond fashions or proposal requirements, designed not to copy what others do, but to contribute to their creativity and excellence. "Mirada colectiva a indicadores y estrategias exitosas" es una guía de consulta que tiene el objetivo de resumir de manera práctica y en un lenguaje sencillo las principales características y resultados positivos que utilizan proyectos exitosos dentro de las categorías de temas que apoya la Fundación Banco Popular: educación y desarrollo económico. Se busca que lejos de las modas, los requisitos o la perspectiva de expertos y científicos las organizaciones sin fines de lucro en Puerto Rico y otros países reflexionen, comprendan y desarrollen más curiosidad por los llamados proyectos exitosos, mejores prácticas, prácticas apropiadas, ejemplares, efectivas, modelos, con base científica, basadas en investigación o basadas en evidencia. No se pretende que copien lo que hacen otros, sino seguir aportando a su creatividad y excelencia.
No caption available
… 
No caption available
… 
No caption available
… 
No caption available
… 
No caption available
… 
Content may be subject to copyright.
MIRADA
COLECTIVA
a indicadores y estrategias exitosas
Guía de consulta para organizaciones sin fines de lucro que trabajan temas
de educación y desarrollo económico.
tabla de contenido
MIRADA COLECTIVA
A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS
Guía de consulta para organizaciones sin fines de lucro
que trabajan temas de educación y desarrollo económico
Por Myrna Rivas
©Fundación Banco Popular
Enero, 2014
La excelencia con propósito ...............................................................................................................................3
Un proceso innovador de intercambio de conocimiento .......................................................................4
Abriendo la reflexión sobre indicadores y estrategias exitosas ..........................................................5
Las fundaciones y la medición de resultados: retos y puentes hacia el futuro .............................6
Espacio de reflexión ......................................................................................................................................9
Compartiendo indicadores y estrategias exitosas .................................................................................10
Programas de horario escolar extendido y tutorías ................................................................................ 11
Espacio de reflexión .................................................................................................................................... 13
Programas de educación en las artes .......................................................................................................... 14
Espacio de reflexión .................................................................................................................................... 16
Programas de mentoría ..................................................................................................................................... 17
Espacio de reflexión .................................................................................................................................... 19
Programas de educación alternativa ...........................................................................................................20
Espacio de reflexión ................................................................................................................................... 22
Programas de educación especial ............................................................................................................... 23
Espacio de reflexión ................................................................................................................................... 26
Programas de desarrollo económico ........................................................................................................... 27
Espacio de reflexión ...................................................................................................................................30
Notas y referencias ............................................................................................................................................... 31
Sobre la autora MYRNA RIVAS, PH.D. ......................................................................................................... 36
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
3
En Fundación Banco Popular, trabajamos
como socios de las organizaciones que
apoyamos para que fortalezcan su capacidad
organizacional, sus recursos, sus resultados,
sus estrategias y sus servicios, que tanto
valoramos. Confiamos que esta guía de
consulta rápida Mirada colectiva a indicadores
y estrategias exitosas se convierta en una
herramienta útil para las organizaciones al
momento de preparar sus propuestas para
distintas fuentes de fondos o revisar el diseño
de sus proyectos.
La Fundación Banco Popular busca mediante
la publicación de documentos como este
que su práctica y la de las organizaciones
que apoya estén guiadas por estándares de
excelencia para poder hacer realidad nuestra
misión de que los niños y jóvenes de Puerto
Rico reciban servicios educativos de alta
calidad que los conviertan en ciudadanos
responsables que puedan aportar al desarrollo
social, cultural y económico de Puerto Rico;
y que comunidades en desventaja logren
el desarrollo integral y socioeconómico de
todos sus integrantes.
la excelencia
con propósito
Estamos comprometidos con
la creación de nuevos espacios
que permitan el intercambio
de conocimiento en nuestro
país y que abonen al diálogo
responsable y respetuoso con
las organizaciones sin fines
de lucro.
Sr. Richard L. Carrión
Presidente
Fundación Banco Popular
4
La Fundación Banco Popular reconoce la
importancia del trabajo que realizan cada
día muchas organizaciones sin fines de
lucro con los niños, los jóvenes, las familias
y las comunidades en Puerto Rico. Por eso,
más allá de otorgar el donativo queremos
seguir aumentando el potencial de acción de
estas entidades y apoyar el desarrollo de su
capacidad organizacional.
Nuestra iniciativa Fomentando las Alianzas,
que lanzamos en octubre de 2012, busca
crear mayores vínculos e intercambios entre
los proyectos que apoyamos.
La Fundación solicitó a la Dra. Myrna Rivas
y su equipo de trabajo que realizaran una
extensa revisión de investigaciones, informes,
evaluaciones, repositorios o archivos y bases
de datos a nivel internacional, a través de
la cual analizaron las características y los
resultados de mejores prácticas dentro
de varios de los temas que apoya nuestra
Fundación (programas de horario escolar
extendido, educación en las artes, mentoría,
educación alternativa, educación especial y
desarrollo económico). Un resumen de los
hallazgos se presentó durante el Segundo
Encuentro Fomentado las Alianzas, celebrado
en junio pasado, y su discusión continuó a lo
largo del mes de agosto cuando se reunieron
las organizaciones en grupos por tipo de
proyecto.
Conscientes de que este proceso de trabajo
colectivo ha sido innovador y su producto
valioso quisimos plasmarlo en este documento
para el beneficio de todas las organizaciones
sin fines de lucro.
un proceso
innovador
de intercambio de conocimiento
A través de Fomentando Alianzas
identificamos el interés de las
organizaciones de reflexionar
colectivamente sobre indicadores
y estrategias exitosas y mejorar
en la medición resultados.
Reconocemos el valor de estos
temas, por eso la Fundación
se encuentra en un proceso de
auto-análisis y viene fortaleciendo
su propio sistema de evaluación.
Sra. Beatriz Polhamus
Directora Ejecutiva
Fundación Banco Popular
Los esfuerzos que viene impulsando la
Fundación Banco Popular están en sintonía
con las tendencias dentro de la filantropía
a nivel internacional que apuntan a que las
fundaciones deben ir más allá del donativo y
profundizar en su vínculo con las entidades
que apoyan. Se aconseja a las fundaciones
expresar con claridad sus áreas de interés y
los resultados que esperan alcanzar, a la vez
que ponen el oído en tierra y escuchan de
primera mano a las organizaciones sin fines
de lucro hablar de los retos que enfrentan y
de los logros que alcanzan sus participantes
y comunidades.
Por su parte, los desafíos del momento
histórico en que vivimos requieren que las
organizaciones tomen decisiones y diseñen
proyectos revisando de manera consciente y
explícita la mejor evidencia disponible sobre
lo que funciona y no funciona dentro de su
tipo de proyecto.
Se busca que lejos de las modas, los requisitos
o la perspectiva de expertos y científicos las
organizaciones en Puerto Rico reflexionen,
comprendan y desarrollen más curiosidad
por los llamados proyectos exitosos, mejores
prácticas, prácticas apropiadas, ejemplares,
efectivas, modelos, con base científica,
basadas en investigación o basadas en
evidencia. No se pretende que copien lo
que hacen otros, sino seguir aportando a su
creatividad y excelencia.
Agradecemos la oportunidad que nos ha dado
la Fundación de ser parte de esta iniciativa.
abriendo
la reflexión
sobre indicadores y estrategias exitosas
Mirada colectiva a indicadores
y estrategias exitosas es una
guía de consulta que tiene el
objetivo de resumir de manera
práctica y en un lenguaje sencillo
las principales características y
resultados positivos que utilizan
proyectos exitosos dentro de las
categorías de temas que apoya
la Fundación. También presenta
los indicadores de resultados y
las estrategias que la Fundación
Banco Popular tiene interés en
promover entre las organizaciones
a las que otorga donativos.
Dra. Myrna Rivas
Consultora
San Juan, Puerto Rico
enero de 2014
6
las fundaciones
y la medición de resultados:
retos y puentes hacia el futuro
La literatura dentro del campo de la filantropía
ha estado recomendando reiteradamente
a las fundaciones que para aumentar su
efectividad deben: asumir una presencia más
proactiva en la sociedad por la complejidad
de los problemas que buscan atender; poner
sus redes en acción a beneficio de los temas
que apoyan; e integrar a múltiples niveles
la medición de resultados1. El sector ha
acogido más esta última sugerencia que las
primeras. Y es que aunque las fundaciones
(ya sean corporativas, comunitarias, etc.)
están comprometidas con hacer del mundo
un lugar mejor, guiadas por valores como la
solidaridad y la generosidad, no es menos
cierto que estas entidades deben mostrar
resultados a sus propias Juntas de Directores
y contribuyentes. Una parte esencial de sus
resultados es la suma de los productos de los
proyectos que apoyan. Cada donativo es una
inversión.
¿Son efectivos los proyectos que
apoyamos? ¿Están transformando
las vidas de sus participantes y
sus comunidades? ¿Utilizan las
mejores estrategias posibles?
¿Documentan sus logros?
¿Estamos apoyando los
mejores proyectos?
Diversas entidades que realizan estudios o
proveen asistencia técnica a fundaciones
advierten que el escenario de la medición
de resultados está provocando ya debate
en Estados Unidos2. Las fundaciones y otras
fuentes de fondos están requiriendo a sus
solicitantes más informes, indicadores de
resultados, instrumentos de recopilación de
información y datos diferentes, según sus
intereses y áreas de prioridad3.
¿Tienen capacidad las organizaciones sin
fines de lucro para todas estas exigencias
diferentes?
Se observa ya un enfrentamiento entre:
cómo los donantes perciben lo que hacen
las organizaciones (no están midiendo o
miden poco; damos el apoyo y no vemos
todos los resultados que quisiéramos); y
lo que las organizaciones perciben de las
exigencias de los donantes (sí medimos,
pero nos dicen que eso no es o que no es
suficiente; se nos exigen resultados, pero
no se nos da asistencia técnica ni fondos
adicionales para evaluación; no se aclara
qué dato es importante recopilar y cómo).
Para salvar estas diferencias las fundaciones
deben elaborar guías donde expongan su
punto de vista; ofrecer más adiestramientos,
asistencia técnica y recursos para aumentar
la capacidad de las organizaciones; abrir la
conversación con otras fundaciones para
alinear la demanda de información; y dejar
espacio para experiencias innovadoras
y proyectos piloto que no disponen de
resultados probados. En resumen, no olvidar
su esencia filantrópica4.
Las organizaciones ante el modelo
lógico y los indicadores: ¿Moda,
requisito o instrumento útil?
Por su parte, se aconseja a las organizaciones
sin fines de lucro que tengan clara su misión
con independencia de las fuentes de fondos a
las que soliciten donativos, para no sucumbir
en una marea de requisitos y datos diversos.
En lugar de tratar de adaptarse a cada
donante deben tener claro para ellas mismas
cómo aportan a la vida de sus participantes
y comunidades: su teoría de cambio. Porque
detrás de todos los proyectos (educativos,
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
7
sociales, comunitarios, de salud, etc.) hay
una realidad que se quiere transformar, o sea,
una teoría de cambio subyacente. Es en este
contexto que surge la recomendación de que
desarrollen un modelo lógico de su trabajo,
una herramienta que nace de los campos de
la planificación estratégica y la evaluación de
programas.
El modelo lógico es una matriz, gráfica o
diagrama que resume de forma esquemática
y breve lo que se espera de una organización
o programa: lo que se quiere lograr (metas,
objetivos); los principios o supuestos
teóricos que subyacen; cómo se espera
alcanzarlo (método, estrategias, actividades,
procesos); cómo se reflejará el cumplimiento
de los objetivos y metas (selección de los
indicadores iniciales, de proceso, intermedios
y de resultados, recopilación de información,
etc.); y cómo se reflejará la aportación positiva
en los participantes (impacto, cambios y
transformaciones).
Algunas fundaciones y agencias de gobierno
ya están requiriendo a las entidades
solicitantes de fondos que incluyan un
modelo lógico. Este instrumento tiene un gran
potencial porque ayuda a integrar de manera
sencilla y global la esencia de un programa y
lo que se espera alcanzar con el mismo. Sin
embargo, si no surge de las organizaciones, si
no se utiliza como una herramienta dinámica
ni se revisa periódicamente corre el peligro
de convertirse en un requisito más que se
prepara para los donantes, sin conexión con
la realidad organizacional5.
Un puente hacia la colaboración
El enfoque de medición de resultados y la
búsqueda de la excelencia, máxima efectividad
y eficiencia dentro de la filantropía llegó para
quedarse. Las fundaciones deben comprender
que los problemas educativos, sociales y
comunitarios son complejos y requieren
cambios en múltiples factores y tiempo para
madurar. Al igual que en otros sectores como
el científico o el empresarial, los proyectos
innovadores de las organizaciones sin fines
de lucro requieren también revisión, paciencia
y flexibilidad. Todavía se necesitan fortalecer
los puentes de comunicación y colaboración
con las organizaciones y otros sectores.
También es indispensable promover nuevas
políticas públicas y sensibilizar a la sociedad
sobre los temas que se auspician.
¿Qué estrategias exitosas siguen las
fundaciones que van a la vanguardia de la
medición de resultados?
1. cuentan con una base de datos actualizada
para el análisis de resultados (cuantitativos
y cualitativos);
2. comparan los hallazgos de los diversos
proyectos e identifican las estrategias
más efectivas;
3. comparten el análisis de los resultados y
de las estrategias más efectivas con las
propias organizaciones y otros sectores
(crean conocimiento);
4. promueven que las agendas de
organizaciones diferentes que trabajan
con un mismo tema se alineen hacia
resultados comunes, ayudando a que
reflexionen juntas sobre su teoría de
cambio (qué hacen, por qué y qué se está
tratando de alcanzar); y
5. centran sus donativos en las experiencias
más exitosas en compañía de otros
aliados.
¿Cómo está el escenario en Puerto Rico? Las fundaciones han creado diversos espacios de
intercambio como la Red de Fundaciones o el Puerto Rico Donors’ Education Collaborative a
través de los cuales están alineando sus esfuerzos. También están destinando más fondos para
el desarrollo de la capacidad organizacional de las organizaciones que apoyan.
8
Interés por los indicadores de
resultados y las estrategias exitosas
La Fundación Banco Popular por medio
de esta guía quiere promover la discusión
de temas que considera de interés para las
organizaciones sin fines de lucro que apoya,
la medición de su propio desempeño como
Fundación y la conversación con otros aliados.
Por un lado, se busca que las
organizaciones se apropien de la
discusión sobre sus indicadores de
resultados o de impacto (outcomes), o
sea las medidas que seleccionan como
criterios del éxito de sus participantes:
¿Qué cambio positivo queremos ver en
el participante? ¿Estamos utilizando los
criterios de medición más adecuados?
¿Los participantes alcanzan los resultados
que prometemos? El objetivo es que las
organizaciones escojan los indicadores
de resultados más adecuados de acuerdo
a sus objetivos, participantes, el diseño y
tamaño de su proyecto, el presupuesto, las
fuentes de fondos y el tiempo disponible6.
[El formato actual de propuesta de la
Fundación Banco Popular da espacio
para que se propongan tres indicadores
principales.
Por otro lado, se busca que las
organizaciones reflexionen sobre los
métodos y estrategias que utilizan en
sus proyectos: ¿Está alineado lo que
hacemos con los cambios que queremos
lograr en los participantes? ¿Estamos
integrando elementos que nos garantizan
los mejores resultados? ¿Estamos al día
de lo que funciona mejor en nuestro tipo
de proyecto?
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
9
¿QUÉ HACE A SU ORGANIZACIÓN ÚNICA Y DIFERENTE A OTRAS?
¿POR QUÉ SON BUENOS?
¿Con cuál de estos testimonios te identificas más?
Estas respuestas representan dos paradigmas o visiones organizacionales*
espacio
de reflexión
ORGANIZACIÓN 1
“Hacemos muchas cosas, no descansamos.
Amamos nuestro proyecto. Llevamos tiempo
haciendo esto con amor y pasión, todo el
mundo lo sabe. Nuestro equipo tiene mucho
compromiso y muy buenas intenciones, dan
el todo por el todo. Los participantes están
bien contentos y vemos los cambios. A la
verdad que no tenemos tiempo para recopilar
datos, documentar o revisar qué otros están
haciendo, pero sabemos que somos los
mejores.”
ORGANIZACIÓN 2
“Nuestro proyecto aporta de manera clara y
directa en la vida de nuestros participantes
en esto, en esto y en esto (incluso después
de varios años). Nuestro equipo está bien
capacitado y trata con respeto a todo el
mundo. Utilizamos indicadores, estrategias
y actividades bien pensadas, además nos
mantenemos al día sobre qué hacen otros
proyectos exitosos como nosotros. Contamos
con distintos datos que prueban los logros
que van alcanzando nuestros participantes, y
si vemos que algo no marcha bien lo revisamos
y lo mejoramos”.
ORGANIZACIÓN 3:
ELABORA TU PROPIA RESPUESTA
*Resumen de dos testimonios recopilados por la Dra. Myrna Rivas en visitas a organizaciones
sin fines de lucro en Puerto Rico.
compartiendo
indicadores y
estrategias exitosas
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
11
programas de horario
escolar extendido y tutorías
La Fundación Banco Popular apoya la
educación y la supervisión de los niños y
jóvenes en Puerto Rico fuera del horario
escolar. Las estadísticas de agencias de
seguridad y de protección a los menores en
Estados Unidos apuntan que el horario de
mayor vulnerabilidad de los menores y de más
crímenes juveniles es de 3:00 pm a 6:00 pm.7
Los programas apoyados por la Fundación
buscan incidir en áreas académicas como
lograr que los estudiantes obtengan mejores
notas y pasen de grado, pero también intentan
que los niños y jóvenes mejoren su actitud
hacia la escuela, disminuyan sus problemas
de conducta y fortalezcan su autoestima.
Cerca de un 20% de los donativos que otorga
la Fundación Banco Popular anualmente
se dirigen a programas de horario escolar
extendido y tutorías.
La revisión de evaluaciones y estudios sobre
prácticas basadas en evidencia reflejó que
los programas de horario escolar extendido y
tutorías que han sido más exitosos comparten
características como las siguientes:
establecen con claridad el trabajo que
quieren lograr con los participantes (paso
a paso)
utilizan estrategias de aprendizaje activo
integran de forma explícita el desarrollo
de determinadas destrezas o habilidades8.
Los programas de horario escolar extendido
y tutorías bien implementados y exitosos
pueden lograr cambios positivos y probados
en los niños y jóvenes sobre varios de los
siguientes indicadores de resultados:
las notas escolares (mejoran su desempeño
académico)
completan el grado (son promovidos
exitosamente)
las conductas sociales positivas
el refuerzo de la autoestima y la
auto-percepción
el desarrollo de destrezas de lectura,
escritura, comprensión de lectura,
redacción o expresión oral
el desarrollo de destrezas en materias
específicas (español, inglés, matemáticas,
ciencias, estudios sociales, etc.)
el desarrollo de destrezas deportivas,
artísticas o tecnológicas
los resultados en pruebas estandarizadas
el sentido de pertenencia hacia la escuela
la asistencia a la escuela
La Fundación Banco Popular busca apoyar
programas de horario escolar extendido y
tutorías que integren estrategias exitosas
como las siguientes:
1. Tienen una visión clara de lo que se quiere
lograr con el participante.
12
2. Cuentan con personal bien capacitado
(al menos anualmente) y con una buena
supervisión y dirección con liderazgo; que
además:
- conoce el trabajo que debe realizar
(paso a paso);
- tiene altas expectativas de su trabajo y
de los participantes; y
- sirve de modelo de comportamiento
respetuoso y asertivo para los
participantes.
3. Logran una participación de estudiantes
frecuente y sostenida en el tiempo, por
eso dan seguimiento rápido y sistemático
a las ausencias de los participantes.
4. Proveen a los participantes una rutina clara
y estructurada dentro de un ambiente
seguro. Además proveen algún tiempo
para el descanso e intercambio libre.
5. Organizan a los participantes en grupos
pequeños o medianos adaptados a la
edad y a sus necesidades académicas y
socio-emocionales.
6. Cuentan con espacio, equipo y materiales
adecuados (luz, ventilación, mesas, sillas,
computadoras, etc.).
7. Brindan experiencias de aprendizaje
activo diversas (por ejemplo: lectura,
escritura, discusión, elaboración de
repasos, resolución de problemas, trabajo
individual y en equipo, análisis, búsquedas
de información, uso de tecnología,
integración de las artes, etc.)
8. Exponen a los participantes a nuevos retos,
personas e ideas (por ejemplo: realizan
excursiones, día de juegos, actividades
especiales, artísticas, deportivas, reciben
invitados, asisten a ferias de salud o
agrícolas, etc. en algún momento del
semestre o del año).
9. Mantienen buenos vínculos con la familia,
la escuela y la comunidad. El personal del
programa visita la escuela, a los maestros
y se vela por la asistencia del estudiante a
la escuela.
10. Conocen el trabajo de otras entidades de
la comunidad con las cuales establecen
colaboraciones y alianzas diversas que
pueden ir desde visitas organizadas a
lugares de interés hasta referidos para
servicios.
11. Están accesibles a la población que
atienden o proveen transportación.
12. Recopilan datos de cada participante (al inicio,
de progreso y al final), los analizan y hacen
ajustes de manera sistemática. Por ejemplo:
llevan un registro de las notas, el progreso
académico, la conducta, el desarrollo de
destrezas y otros posibles resultados.
13. Realizan evaluaciones de sus programas
y de su organización. Hacen uso de la
información para la planificación y la toma
de decisiones.
14. Cuentan con una buena base organizacional
y de sustentabilidad.
Vínculo del programa con los padres o personas encargadas
a. Reúnen a los padres y encargados para explicarles las características del servicio, lo que se
quiere lograr con el niño o joven y la importancia de un trabajo en colaboración.
b. Van comunicando el progreso del niño o joven con frecuencia (¡no sólo quejas!), por
ejemplo: hablan a la salida, envían mensajes de texto, hacen actividades de logros, etc.
c. Piden opinión del servicio e ideas para mejorarlo.
d. Si observan algún cambio abrupto en las notas o conducta del participante visitan el hogar
y refieren a las agencias pertinentes, de ser necesario.
e. Solicitan la cooperación de algún padre/madre/abuelo voluntario para dar apoyo al proyecto.
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
13
Si su organización ofrece servicios de horario escolar extendido y tutorías,
¿Considera que sus participantes logran cambios positivos en varios de estos indicadores de
resultados? ¿Los están documentando? ¿Su programa propone otros indicadores? ¿Cuáles?
espacio
de reflexión
¿Con cuáles de estas estrategias cuenta su organización o programa?
¿Cuáles podrían fortalecerse?
14
programas de
educación en las artes
La Fundación Banco Popular
reconoce el poder de las artes
como vía para reforzar la
creatividad y la cultura de los
niños y jóvenes en Puerto Rico
por eso ha apoyado desde sus
inicios proyectos que promueven
las artes visuales, la música y el
baile, entre otras manifestaciones
artísticas...
Aunque el principal objetivo de estos
programas es que los niños y jóvenes se
familiaricen y conozcan las artes por el
valor que tienen en mismas, ha habido un
importante avance en las investigaciones
y evaluaciones que constatan que estos
programas están aportando a múltiples
aspectos de la vida de los niños. A lo largo
de la última década, entidades públicas
o privadas como The College Board, Art
Education Partnership, los Departamentos
de Educación y Justicia Federal, entre otras,
han creado comisiones especiales de trabajo
para promover las artes dentro del currículo
reconociendo el impacto en el éxito escolar
y sus interacciones sociales ya que se facilita
la relación con personas de diversas edades,
habilidades y trasfondos familiares. También
se ha desarrollado una línea de publicaciones
para divulgar de forma sencilla los hallazgos
de estudios científicos al público en general,
como por ejemplo estudios que correlacionan
la formación musical con el desempeño
académico en las matemáticas9.
Los programas de arte exitosos cuentan
con una estructura y rutina clara de trabajo y
recursos especializados en sus áreas, capacitadas
para la interacción efectiva con personas de
diversas edades.
Los programas de educación en las artes
bien implementados y exitosos pueden
lograr cambios positivos y probados en los
niños y jóvenes sobre varios de los siguientes
indicadores de resultados:
el desarrollo de una destreza artística (o
más de una destreza)
el desarrollo del lenguaje, expresión verbal
y no verbal, vocabulario y otras destrezas
de comunicación
el desarrollo de destrezas cognitivas
(percepción, imaginación, pensamiento
crítico, motivación a aprender, memoria,
resolución de problemas, análisis y síntesis
de información, toma de decisiones y
terminación de tareas)
las conductas sociales positivas
la calidad de las interacciones sociales
con pares y adultos
la capacidad de trabajo en equipo con
pares y adultos
el refuerzo de la autoestima y
la auto-percepción
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
15
el sentido de pertenencia hacia un grupo
positivo
el desarrollo de liderazgo
las notas escolares
(mejoran su desempeño académico)
La Fundación Banco Popular busca apoyar
programas de educación en las artes que integren
estrategias exitosas como las siguientes:
1. Tienen una visión clara de lo que se quiere
lograr con el participante.
2. Cuentan con personal capacitado, que
domina su especialidad, sabe trabajar
con niños y jóvenes y deja espacio para
la creatividad de éstos. Además trabajan
con una buena supervisión y dirección
con liderazgo.
3. Dan seguimiento a la asistencia de los
participantes.
4. Velan que todos los participantes, a
su propio ritmo, se involucren física y
mentalmente en las actividades [hands-
on, minds-on].
5. Tienen una estructura o rutina clara de
trabajo. También proveen algún tiempo
para el descanso e intercambio libre.
6. Valoran el proceso artístico, además dan
seguimiento a los temas o materiales
nuevos para profundizar las experiencias.
7. Cuentan con espacio, equipo y
materiales adecuados (luz, ventilación,
mesas, sillas, etc.).
8. Mantienen buenos vínculos con la familia
y la comunidad (por ejemplo: mediante
actividades de logros, excusiones,
invitados especiales, intercambios,
referidos, etc.). Les explican a los padres
o encargados las características del
servicio, lo que se quiere lograr con el niño
o joven y la importancia de un trabajo en
colaboración, además van comunicando
el progreso del participante.
9. Conocen el trabajo de otras entidades de
la comunidad con las cuales establecen
colaboraciones y alianzas diversas.
10. Si observan algún cambio abrupto en la
conducta de un participante refieren a las
agencias pertinentes, de ser necesario.
11. Documentan y evalúan el progreso de
cada participante (con respecto a cómo
él/ella inició) en diversos momentos.
12. Realizan evaluaciones de sus programas
y de su organización. Hacen uso de la
información para la planificación y la toma
de decisiones.
13. Cuentan con una buena base
organizacional y de sustentabilidad.
16
Si su organización ofrece servicios de educación en las artes, ¿considera que sus
participantes logran cambios positivos en varios de estos indicadores de resultados? ¿Los están
documentando? ¿Su programa propone otros indicadores? ¿Cuáles?
espacio
de reflexión
¿Con cuáles de estas estrategias cuenta su organización o programa?
¿Cuáles podrían fortalecerse?
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
17
programas
de mentoría
La Fundación Banco Popular ha
apoyado programas de mentoría
reconociendo la importancia
de diversificar y fortalecer los
vínculos positivos entre los niños
y jóvenes con adultos, en especial
procedentes de comunidades de
alto riesgo.
Estas experiencias buscan proveerles un
modelaje que les ayude a trazar expectativas
altas en su escuela, en su comunidad y en
su futuro. Aunque todavía son contadas las
experiencias de este tipo que se desarrollan
en Puerto Rico, la Fundación ha estado a la
vanguardia apoyando estas iniciativas en un
país donde más de un 50% de los menores se
crían en hogares monoparentales10.
Aunque se reconoce su relevancia, la revisión
de literatura reflejó que no existe consenso
sobre el impacto a medio y largo plazo de
los programas de mentoría. Varias de las
principales organizaciones que promueven
la mentoría en Estados Unidos como Mentor/
National Mentoring Partnership y Big Brother
Big Sister o fundaciones como la Bill y Melinda
Gates, entre otras, han comenzando a apoyar
el desarrollo de estudios longitudinales,
evaluaciones, encuestas y observatorios
que permitirán medir con mayor exactitud
las repercusiones en los niños y jóvenes.
Algunos de estos estudios buscan incluso
medir el impacto sobre indicadores más
macro-sociales como el índice de graduación,
la delincuencia juvenil y la preparación para
los estudios post-secundarios y el trabajo. El
análisis de las mejores prácticas ya sugiere
que son más efectivos aquellos programas
de mentoría con base en la comunidad, que
tienen una duración mayor de un año y los
que son más meticulosos en el proceso de
selección y formación de sus mentores11.
Los programas de mentoría bien
implementados y exitosos pueden lograr
cambios positivos y probados en los niños
y jóvenes sobre varios de los siguientes
indicadores de resultados:
la relación significativa con adultos
el refuerzo de la autoestima
el sentido de pertenencia hacia la escuela
las notas escolares (mejoran su desempeño
académico)
la calidad de las interacciones sociales
con sus pares
la confianza en los padres
las conductas sociales positivas
la definición de metas futuras (en especial,
las expectativas educativas)
la prevención en el uso de sustancias
controladas, así como prevención de
conductas violentas y conductas de alto
riesgo
La Fundación Banco Popular busca apoyar
programas de mentoría que integren
estrategias exitosas como las siguientes:
1. Tienen una visión clara de lo que se
quiere lograr con el participante y buscan
incidir en diversos ámbitos de su vida:
lo académico, las destrezas sociales, las
relaciones con sus padres, familiares,
pares, etc.
18
2. Orientan a las partes (participante-
mentor) sobre los objetivos del programa
y aclaran las expectativas de la relación
(frecuencia, tipo de contacto, etc.).
3. Cuidan el proceso de reclutamiento,
pareo, capacitación, apoyo y supervisión
de sus mentores. Además les orientan
sobre el perfil del niño o joven con el que
compartirán.
4. Tienen una estructura clara de actividades
que se desarrollan entre el mentor y el
participante.
5. Duran al menos doce meses y promueven
varios contactos mensuales entre las
partes, incluso durante períodos de
vacaciones.
6. Promueven la interacción y comunicación
entre los mentores.
7. Están abiertos a incorporar innovaciones
para promover y facilitar la relación
mentor-participante y entre mentores
(uso de redes sociales, mensajes de texto,
reuniones grupales, etc.).
8. Mantienen buenos vínculos con la familia
y la comunidad. Les explican a los padres
o personas encargadas las características
del servicio y lo que se quiere lograr con la
relación entre el mentor y el participante.
9. Conocen el trabajo de otras entidades de
la comunidad con las cuales establecen
colaboraciones y alianzas diversas.
10. Si observan algún cambio abrupto en la
conducta de un participante visitan el
hogar o refieren a las agencias pertinentes,
de ser necesario.
11. Monitorean de cerca el progreso de la
relación mentor-participante. Recopilan
datos de cada participante (al inicio, de
progreso y al final), los analizan y evalúan
el progreso.
12. Realizan evaluaciones de sus programas
y de su organización. Hacen uso de la
información para la planificación y la toma
de decisiones.
13. Cuentan con una buena base organizacional
y de sustentabilidad.
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
19
Si su organización ofrece servicios de mentoría, ¿considera que sus participantes logran
cambios positivos en varios de estos indicadores de resultados? ¿Los están documentando?
¿Su programa propone otros indicadores? ¿Cuáles?
espacio
de reflexión
¿Con cuáles de estas estrategias cuenta su organización o programa? ¿Cuáles
podrían fortalecerse?
20
programas
de educación
alternativa
Cerca del 15% de los donativos que otorga
la Fundación Banco Popular cada año se
dirigen a programas de educación alternativa
dirigidos a la población de jóvenes que han
abandonado la escuela antes de graduarse
de cuarto año (los llamados desertores
escolares). La Fundación ha sido pionera en
dar apoyo a programas comunitarios que
brindan servicios educativos no tradicionales
a estos jóvenes, especialmente procedentes
de familias y comunidades pobres, consciente
de que el abandono escolar está asociado
en la vida adulta con indicadores como un
mayor índice de desempleo, menos ingresos
y pobreza. Afortunadamente las estadísticas
más recientes en Estados Unidos arrojan datos
positivos que confirman una disminución en
la tasa de abandono escolar y un aumento
en los jóvenes que completan la escuela
superior por graduación o por exámenes de
equivalencia. En Puerto Rico parece estarse
registrando una tendencia similar, según
los datos que provee la Oficina del Censo
(American Community Survey)12.
En la revisión de estudios a nivel internacional
y el análisis de bases de datos como la
del National Dropout Prevention Center
se observó que el concepto educación
alternativa abarca a una amplísima tipología
de programas públicos y privados. De
hecho, la evidencia sobre los resultados de
estos servicios es todavia escasa. Los datos
disponibles sugieren que los programas más
exitosos son los que inciden en múltiples
aspectos de la vida del joven:
su aprovechamiento académico
su desarrollo cognitivo social y emocional
su salud
seguridad
su autosuficiencia13.
Los programas de educación alternativa bien
implementados y exitosos pueden lograr
cambios positivos en los jóvenes sobre varios
de los siguientes indicadores de resultados:
completan créditos, exámenes de
equivalencia o grados (son promovidos
exitosamente)
la graduación de la escuela superior
el desarrollo de destrezas en materias
específicas (español, inglés, matemáticas,
ciencias, estudios sociales, etc.)
el desarrollo de destrezas de lectura,
escritura, comprensión de lectura,
redacción o expresión oral
Logros colectivos desde Puerto Rico
En 2006 comenzó a gestarse una colaboración entre organizaciones sin fines de lucro de base
comunitaria que ofrecen educación alternativa en Puerto Rico, que culminó en la incorporación
de la Alianza para la Educación Alternativa (AEA) en 2009 en la que participan cinco
organizaciones. Cabe destacar que este grupo, junto con el apoyo de otros sectores, logró la
firma de la Ley 213 de 26 de agosto de 2012, Ley Habilitadora para el Desarrollo de la Educación
Alternativa de Puerto Rico. Aunque parten de una diversidad de modelos y servicios, están
comenzando a diseñar un modelo lógico único y una base de datos en común. La Fundación
Banco Popular ha apoyado activamente a la AEA, así como a otras organizaciones comunitarias
que ofrecen estos servicios y que no forman parte de esta Alianza.
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
21
el desarrollo de destrezas deportivas,
artísticas, tecnológicas o vocacionales
el sentido de pertenencia hacia la escuela
o centro educativo (donde reciben los
servicios)
la calidad de las interacciones sociales
con pares y adultos
las conductas sociales positivas
el refuerzo de la autoestima y la auto-
confianza
la definición de intereses vocacionales
y de metas futuras (hacia la educación
post-secundaria o al mundo laboral)
La Fundación Banco Popular busca apoyar
programas de educación alternativa que
integren estrategias exitosas como las
siguientes:
1. Tienen una visión clara de lo que se quiere
lograr con cada joven participante.
2. Cuentan con maestros y personal de apoyo
bien capacitados (al menos anualmente)
y con una buena supervisión y dirección
con liderazgo; que además:
conocen el trabajo que debe realizar;
tienen altas expectativas de su trabajo
y de los jóvenes; y
establecen una relación de respeto y
de confianza con el joven, a la vez que
sirven de modelo de comportamiento
respetuoso y asertivo para los
participantes.
3. Están adaptados a las necesidades
académicas, socio-emocionales y sociales
de cada joven. Además cuentan con
servicios de apoyo (como trabajadores
sociales, psicólogos, consejeros, de
prevención, etc.) o con las alianzas
necesarias para referir de manera efectiva
hacia otras entidades.
4. Logran una participación de los jóvenes
frecuente y sostenida en el tiempo, por
eso dan seguimiento rápido y sistemático
a las ausencias de los participantes.
5. Cuentan con un horario de servicio,
espacio, equipos y materiales adecuados.
6. Cuentan con una planificación curricular y
de servicios para cada joven que ofrece
experiencias de aprendizaje activo
diversas (por ejemplo: lectura, escritura,
discusión, análisis crítico, resolución de
problemas, trabajo individual y en equipo,
búsquedas de información, experiencias
vocacionales, uso de tecnología,
integración de las artes, etc.).
7. Exponen a los participantes a nuevos
retos, personas e ideas (por ejemplo:
realizan excursiones, actividades artísticas,
deportivas, reciben invitados, asisten a
ferias de salud o agrícolas, etc. en algún
momento del semestre o del año).
8. Proveen apoyo a los jóvenes en la
definición de sus intereses vocacionales; y
los orientan sobre el proceso de transición
a los estudios post-secundarios o el
mundo laboral.
9. Dan seguimiento a sus egresados por al
menos un año.
10. Mantienen buenos vínculos con la familia
(si son recursos positivos para el joven) y
la comunidad. Les explican a los padres
o encargados las características del
servicio, lo que se quiere lograr con el
joven y la importancia de un trabajo en
colaboración, además van comunicando
el progreso del participante.
11. Conocen el trabajo de otras entidades de
la comunidad con las cuales establecen
colaboraciones diversas.
12. Recopilan datos del progreso académico,
conductas, desarrollo socio-emocional
y de destrezas de cada joven (plan de
avalúo: línea base inicial, de progreso y
resultados), los analizan y hacen ajustes
de manera sistemática.
13. Realizan evaluaciones de sus programas
y de su organización. Hacen uso de la
información para la planificación y la toma
de decisiones.
14. Cuentan con una buena base
organizacional y de sustentabilidad.
22
Si su organización ofrece servicios de educación alternativa, ¿considera que sus participantes
logran cambios positivos en varios de estos indicadores de resultados? ¿Los están
documentando? ¿Su programa propone otros indicadores? ¿Cuáles?
espacio
de reflexión
¿Con cuáles de estas estrategias cuenta su organización o programa?
¿Cuáles podrían fortalecerse?
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
23
programas de
educación especial
La educación especial ha
estado entre las principales
áreas de interés de la
Fundación Banco Popular.
Los proyectos que se apoyan sirven a
una población muy diversa en edades,
condiciones o discapacidades, grados de
severidad y áreas geográficas en Puerto Rico.
Estos se desarrollan desde organizaciones sin
fines de lucro que comparten el compromiso
de desarrollar al máximo las posibilidades y
las expectativas de sus participantes desde
una perspectiva de igualdad y respeto. En las
pasadas décadas, las estadísticas muestran
una tendencia positiva en el número de
jóvenes con discapacidades o impedimentos
que se están graduando de escuela superior y
que entran a estudios postsecundarios, pero
todavía continua siendo una población de
alto riesgo de abandono escolar, en especial
los jóvenes con múltiples impedimentos,
trastornos mentales, retraso mental o autismo
y tampoco se observan avances en el acceso al
empleo de las personas con discapacidades14.
La revisión de literatura sobre las mejores
prácticas en educación especial reflejó
múltiples líneas de trabajo donde se destacan
los servicios de intervención temprana (para la
población de 0 a 36 meses)15. Otras áreas son la
transición postsecundaria, las intervenciones
con estudiantes con determinadas
condiciones (autismo, déficit de atención,
con sordera, etc.), la integración o inclusión
dentro del ambiente educativo de estudiantes
con y sin discapacidades y el impacto de la
asistencia tecnológica16. El análisis sugiere
que los programas más exitosos tienen como
principales características que:
inciden en múltiples aspectos de la vida del
estudiante su desarrollo cognitivo, motor-
físico, socio-emocional, de lenguaje, de
adaptación al entorno, etc.
cuentan con un equipo de trabajo
transdisciplinario con una alta expectativa
de los estudiantes con discapacidades
están adaptados a las etapas del desarrollo
del niño o joven y le preparan para las
transiciones
integran a la familia y a la comunidad
como recursos activos de apoyo17.
Los programas de educación especial bien
implementados y exitosos pueden lograr
Los estudios longitudinales han establecido una correlación entre los resultados académicos
de los estudiantes con discapacidades y el sentido de pertenencia de éstos a su escuela o su
comunidad. Estos trabajos concluyen que es muy favorable la participación de los estudiantes
con discapacidades en actividades extracurriculares como clubes deportivos, recreativos, de
arte, tutorías, de lectura, etc. junto a otros niños y jóvenes con y sin discapacidades.
24
cambios positivos y probados en los niños y
jóvenes con discapacidades sobre varios de
los siguientes indicadores de resultados:
la calidad de las interacciones sociales
que establecen con sus pares, padres y
otros adultos
el desarrollo del lenguaje, expresión verbal
y no verbal, vocabulario y otras destrezas
de comunicación
el desarrollo de destrezas cognitivas
(pensamiento, percepción, asociación,
memoria, imaginación, resolución de
problemas, terminación de tareas, etc.)
el desarrollo de destrezas físicas, motoras
y de atención a las necesidades personales
(higiene, vestirse, comer, seguir reglas de
seguridad, etc.)
el desarrollo de destrezas de vida
independiente (como cuidado del
hogar, preparación de alimentos, vida en
comunidad, transportación, consumo,
finanzas, etc.)
el desarrollo de destrezas de lectura,
comprensión de lectura, escritura,
redacción y matemáticas
el desarrollo de destrezas deportivas,
artísticas, tecnológicas o vocacionales
completan el grado (son promovidos
exitosamente)
la graduación de la escuela superior
las conductas sociales positivas
el sentido de pertenencia hacia un grupo
positivo, su escuela o su comunidad
el refuerzo de la autoestima y la
auto-confianza
el desarrollo de liderazgo
la definición de intereses vocacionales
y de metas futuras (hacia la educación
post-secundaria o al mundo laboral)
la preparación para el empleo
la participación activa y el apoyo de los
padres (o personas encargadas) en el
proceso de desarrollo y aprendizaje;
también aumentan las expectativas de
éstos sobre el estudiante
Los hallazgos de los programas de intervención
temprana para infantes con deficiencias en
el desarrollo u otros impedimentos (de 0 a
36 meses), arrojaron resultados sumamente
positivos. Estos servicios se proveen en
el momento de mayor plasticidad de los
circuitos neuronales del cerebro del niño y
ayudan a que la adquisición posterior de
nuevas destrezas sea más rápida, disminuyen
la cantidad de servicios especializados que
necesitan los niños al llegar a Kinder y reducen
significativamente el impacto de algunas
condiciones (por ejemplo sordera y autismo),
entre otros resultados18.
La Fundación Banco Popular busca apoyar
programas de educación especial que integren
estrategias exitosas como las siguientes:
1. Establecen metas, objetivos y expectativas
altas de lo que quieren lograr con cada uno
de los niños o jóvenes con discapacidades
a los que sirven.
2. Identifican las fortalezas y necesidades de
cada participante; y diseñan los servicios
adaptados a su etapa del desarrollo,
condición, necesidades de salud, físicas,
socio-emocionales y académicas (plan
individualizado).
3. Cuentan con maestros y personal de apoyo
bien capacitados (al menos anualmente) y
con una buena supervisión y dirección con
liderazgo; que además se comunican bien
entre ellos y saben trabajar en equipo.
4. Desglosan paso a paso qué harán con los
participantes (análisis de tareas); cuentan
con una rutina clara y estructurada; y
dan seguimiento a los temas nuevos para
profundizar experiencias.
5. Brindan experiencias de aprendizaje
diversas: sensoriales, perceptuales,
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
25
conductuales, manipulativas, secuencias
didácticas, dramatizaciones, dibujos,
asociaciones, textos, movimientos,
trabajo en equipo e individual, videos, etc.
Trabajan en grupos pequeños o medianos.
6. Exponen a los participantes a nuevos retos,
personas e ideas (por ejemplo: realizan
excursiones, día de juegos, actividades
especiales, artísticas, deportivas, reciben
invitados, asisten a ferias de salud o
agrícolas, etc. en algún momento del
semestre o del año).
7. Integran activamente a la familia (padres,
personas encargadas y hasta hermanos)
al proceso; les piden apoyo para refuerzos
en el hogar; comunican progresos y retos;
y les piden su opinión sobre los servicios.
8. Conocen el trabajo que realizan otras
entidades de la comunidad con las
cuales establecen colaboraciones y las
alianzas necesarias para referir de manera
efectiva. Facilitan que los padres estén
informados de los servicios de terapia
-física, ocupacional, del habla y lenguaje,
psicológica-, consejería en rehabilitación
y otros servicios de apoyo a los que tienen
derecho.
9. Conectan al participante con equipo y
asistencia tecnológica.
10. Proveen los acomodos, las modificaciones
y las adaptaciones académicas necesarias.
11. Dan apoyo especial a las transiciones; las
inician con tiempo suficiente y planifican
adiestramientos periódicamente.
12. Dan apoyo para la vida independiente
(cuidado personal y del hogar, uso
del dinero, preparación de alimentos,
nutrición, medicamentos, pasatiempos,
seguridad, vida en comunidad,
participación voluntaria, etc.)
13. Realizan prácticas en diversos lugares
reales de empleo como parte de la
transición a la vida laboral.
14. Promueven el voluntariado y solicitan
la cooperación de algún padre/madre/
abuelo voluntario para dar apoyo en los
servicios.
15. Cuentan con espacio, equipo y materiales
adecuados (luz, ventilación, mesas, sillas,
computadoras, etc.).
16. Dan seguimiento a sus egresados por al
menos un año.
17. Monitorean constantemente al
participante; evalúan su progreso con
respecto a cómo él/ella inició; y utilizan
sistemas de avalúo alternos y rúbricas de
progreso (plan de avalúo: línea base inicial,
de progreso y resultados). Recopilan
datos del progreso académico, conductas,
desarrollo socio-emocional y de destrezas
de cada estudiante, los analizan y hacen
ajustes de manera sistemática.
18. Realizan evaluaciones de sus programas
y de su organización. Hacen uso de la
información para la planificación y la toma
de decisiones.
19. Cuentan con una buena base
organizacional y de sustentabilidad.
26
Si su organización ofrece servicios de educación especial, ¿considera que sus participantes
logran cambios positivos en varios de estos indicadores de resultados? ¿Los están
documentando? ¿Su programa propone otros indicadores? ¿Cuáles?
espacio
de reflexión
¿Con cuáles de estas estrategias cuenta su organización o programa?
¿Cuáles podrían fortalecerse?
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
27
programas
de desarrollo económico
Cada vez más fundaciones en
todo el mundo están apoyando
proyectos que atienden la
pobreza, la desigualdad
y vulnerabilidad de las
comunidades y las familias,
en especial a raíz de la
reciente crisis económica19.
En la actualidad, el 20% de los donativos
de la Fundación Banco Popular están
destinados a promover experiencias de
desarrollo económico en Puerto Rico
desde organizaciones sin fines de lucro,
conscientes de que una parte de su misión
es que comunidades en desventaja logren
el desarrollo integral y socioeconómico
de todos sus integrantes. Dentro de la
categoría de desarrollo económico se apoyan
principalmente proyectos de capacitación
empresarial y empleo, pero también de
autogestión comunitaria e individual.
La revisión de literatura sobre programas
de desarrollo económico exitosos a nivel
internacional reflejó que han cobrado más
fuerza conceptos como: desarrollo de
empresas sociales, empresarismo social,
empresas innovadoras en la comunidad,
emprendimiento social, inversión social,
empresariado social, innovación social,
incubadoras de microempresas, incubadoras
de negocios e incubadoras de innovación
social, entre otros20. Los resultados de las
iniciativas de desarrollo económico han sido
mixtos en los pasados años ya que han sido
impactados por la crisis económica21. Los
principales obstáculos han sido el acceso
a capital y los niveles de morosidad que
han confrontado programas que facilitan
préstamos a iniciativas de autoempleo,
microempresas y empresas en general.
En Puerto Rico urge promover experiencias
diversas de desarrollo económico, empresarial
y empleo. Cabe recordar que la tasa de
participación laboral es de sólo 41% (32% en
mujeres y 40% en jóvenes de 20 a 24 años)
mientras que en los países pertenecientes
a la Organización para la Cooperación y
el Desarrollo Económicos (OCDE) es en
promedio 73%. También en la Isla ha ido
en aumento la población cuyos ingresos
proceden de transferencias de gobierno: en
2006 el 29% de los ingresos de la población
eran de transferencias de gobierno y
actualmente representan el 38%22.
A pesar de la amplia diversidad dentro
del desarrollo económico, algunas de las
características comunes de programas
exitosos dirigidos a promover la creación
de empresas, auto-empleo y empleo en
comunidades pobres son las siguientes:
la calidad de la capacitación que ofrecen
el alto conocimiento de la población a la
que sirven de las necesidades del mercado
empresarial y laboral
cuentan con redes empresariales y
laborales efectivas (networking) que
viabilizan el acceso a capital, mercados y
otros recursos
ofrecen acompañamiento, mentoría
o asistencia técnica con recursos con
experiencia real y directa23
impulsan el desarrollo de empresas
o empleos en áreas diversas como:
tecnología y energía verde, cultivos
y comida saludable, mercados de
productos locales (buy local), protección
de la tierra, revitalización de espacios
urbanos, investigación y desarrollo (R&D)
y negocios en el área de turismo local,
entre otros.
28
Los programas de desarrollo económico bien
implementados y exitosos pueden lograr
cambios positivos y probados en las personas
y comunidades de ingresos bajos sobre varios
de los siguientes indicadores de resultados:
se adquiere información técnica y
asesoría sobre requisitos, certificaciones,
financiamiento y aspectos de la
producción para el desarrollo de una
empresa o proyecto de autoempleo
el desarrollo de destrezas de administración,
de finanzas, organizacionales, de planificación
y mercadeo (empresa o autoempleo)
el desarrollo de destrezas vocacionales y
de preparación para el empleo
el desarrollo de destrezas de liderazgo
el refuerzo de la autoestima y la auto-
confianza
más contactos, colaboraciones, alianzas
y participación en redes (desarrollo de
capital social)
el desarrollo de destrezas de uso de
tecnología
se pone en marcha una nueva empresa o
se fortalece una empresa existente
se pone en marcha una nueva iniciativa de
autoempleo o se fortalece una existente
se adquiere y mantiene un empleo estable
se allegan, aumentan y sostienen fondos
e ingresos para empresas (desarrollo de
capital financiero)
se aumenta el número de empleados o
se les brinda capacitación (desarrollo de
capital humano)
se aumenta o mejora el espacio disponible
para la empresa o iniciativa de autoempleo
(desarrollo de capital físico)
mejora la calidad y seguridad del entorno
comunitario; y se conservan y expanden
los recursos naturales de la comunidad
(desarrollo de capital ambiental)
La Fundación Banco Popular busca apoyar
programas de desarrollo económico que
integren estrategias exitosas como las
siguientes:
1. Tienen una visión clara de lo que quieren
lograr con cada participante. Establecen
metas que permitan a las personas vivir
con dignidad y mejorar su calidad de vida.
2. Tienen un personal bien capacitado con
experiencia real y directa en el desarrollo
de empresas o en los empleos que se
promueven; que conoce paso a paso el
trabajo que debe realizar y tiene altas
expectativas de los participantes; y
cuentan con una buena supervisión y
dirección con liderazgo.
3. Buscan formar a empresarios y
empleados: motivados, con compromiso y
persistentes; creativos e innovadores; que
afronten y manejen los retos con madurez;
que tomen decisiones responsables;
colaborativos y que busquen alianzas
efectivas; líderes responsables y
disciplinados; con capacidad de trabajar
en equipo; que conocen y utilizan datos
e información de su sector; y que aporten
a la creación o desarrollo de capital
comunitario.
4. Integran a la formación (empresarial y de
empleo) áreas como: desarrollo personal,
asistencia técnica, acompañamiento o
mentoría (coaching), intercambios o
visitas a experiencias reales y seguimiento
a los egresados o participantes (por al
menos un año). Algunos de los temas que
abordan son: permisos y certificaciones,
análisis del contexto empresarial y laboral,
administración, finanzas, contabilidad,
desarrollo del plan de negocio, análisis
de viabilidad, desarrollo de productos,
marca/logo, mercadeo y promoción, entre
otros. Se aseguran de que la persona
en formación y el acompañante/mentor
están listos para entrar en una relación de
intercambio y confianza mutua.
5. Integran las nuevas tecnologías como
apoyo a la formación, al desarrollo del
negocio y a la inserción en el empleo.
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
29
6. Fomentan la creación de redes
empresariales a través de las cuales
promueven las iniciativas empresariales
de sus participantes; ubican participantes
en un empleo; y obtienen capital, clientes
y otros recursos.
7. Proveen fuentes de capital de préstamos
o identifican formas innovadoras para
obtener capital como las inversiones de
riesgo, entre pares y colectivas. Mantienen
buena relación con diversas fuentes
de capital como bancos, cooperativas,
empresas, fundaciones y corporaciones
comunitarias.
8. Crean espacios físicos (y virtuales)
donde puedan establecerse las nuevas
iniciativas empresariales o dan apoyo en
la identificación de estos espacios.
9. Promueven la implementación de políticas
públicas que impulsen el desarrollo de
microempresarios, negocios comunitarios,
iniciativas de autoempleo o de empleo
para comunidades de bajos ingresos y
poblaciones en riesgo o desventaja social.
10. Recopilan datos sobre el progreso de
cada participante con respecto a cómo
él/ella inició, así como de su iniciativa
empresarial, de autoempleo o empleo, y
los analizan y hacen ajustes de manera
sistemática. Cuentan con indicadores y
parámetros de rentabilidad, efectividad
y eficiencia, que convergen con valores
como la solidaridad y la equidad.
11. Realizan evaluaciones de sus programas
y de su organización. Hacen uso de la
información para la planificación y la toma
de decisiones.
12. Cuentan con una buena base
organizacional y de sustentabilidad.
30
Si su organización ofrece programas de desarrollo económico, ¿considera que sus
participantes logran cambios positivos en varios de estos indicadores de resultados? ¿Los están
documentando? ¿Su programa propone otros indicadores? ¿Cuáles?
espacio
de reflexión
¿Con cuáles de estas estrategias cuenta su organización o programa?
¿Cuáles podrían fortalecerse?
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
31
notas y referencias
1. Brock, A., Buteau, E. y Gopal, R. (2013). Foundation Transparency: What Nonprofits Want, Center for Effective Philanthropy.
Carter, J. (2011). Some Trends in Results Based Philanthropy, Shepparton Philanthropy Forum, The Fairley Foundation.
Council on Foundations (2012). Increasing Impact, Enhancing Value: A Practitioner’s Guide to Leading Corporate Philanthropy.
Dobkin Hall, P. (2010). Historical Perspectives on Nonprofit Organizations in the United States. En D. Renz (Ed.), The Jossey-Bass
Handbook of Nonprofit Management and Leadership. San Francisco: Jossey-Bass.
Dobkin Hall, P. (2013). Philanthropy, the Nonprofit Sector, and the Democratic Dilemma. Daedalus the Journal of the American
Academy of Arts & Sciences, 1-20.
Fisher, M. J. y Starr, K. (2009). A Brief Guide to High-Impact Philanthropy. Innovation, 6 (3), 179-184.
FSG Social Impact Advisors (2009). What’s the Difference? How Foundation Trustees View Evaluation, The James Irvine
Foundation.
Grantmakers for Effective Organizations (2011). Is Grantmaking Getting Smarter? A National Study of Philanthropic Practice.
Jagpal, N. (2009). Criteria for Philanthropy at its Best: Benchmarks to Assess and Enhance Grantmaker Impact, National
Committee for Responsive Philanthropy.
Kramer, M. (2009). Catalytic Philanthropy. Stanford Social Innovation Review, 7 (4), 30-35.
Patrizi, P. y Thompson, E.H. (2011). Beyond the Veneer of Strategic Philanthropy. The Foundation Review, 2 (3), 52-60.
Robert Wood Johnson Foundation (2013). Improving Evaluation at Foundations: The Evaluation Roundtable gathers foundations
together and reports on foundation practices, RWJF Program Results 2013.
Thompson, E. H. y Patrizi, P. (2011). Necessary and Not Sufficient: The State of Evaluation Use in Foundations, Evaluation
Roundtable.
2 Como Center for Effective Philanthropy, GrantCraft, Grantmakers for Effective Organizations, Center for High Impact Philanthropy,
National Committee for Responsive Philanthropy y Hauser Center for Nonprofit Organizations (Harvard University) o grupos creados
por las propias fundaciones como el Evaluation Roundtable creado en el 1988 y que reúne a las principales fundaciones de Estados
Unidos (W.K. Kellogg, Bill and Melinda Gates Foundation, Robert Wood Johnson Foundation y Ford Foundation, entre otras).
3 Aunque no existen datos empíricos sobre este tema en Puerto Rico, en una encuesta llevada a cabo en 2012 por la Dra. Myrna
Rivas a una muestra de organizaciones que reciben donativos de la Fundación Banco Popular se encontró que éstas están
haciendo ajustes para adaptarse a las múltiples exigencias que están haciendo las diferentes fuentes de fondos sobre resultados,
en especial las agencias del gobierno federal. Las organizaciones recomendaron a las fundaciones más capacitación y asistencia
técnica en el área de evaluación y medición.
4 A pesar de los éxitos cosechados, una de las fundaciones más críticas con su propia trayectoria dentro de la medición de
resultados ha sido la Robert Wood Johnson Foundation. Luego de múltiples procesos internos han concluido que las evaluaciones
no deben ser procesos extremadamente complejos, pero sí deben responder a las preguntas básicas que consistentemente se ha
hecho su Junta de Directores: a fin de cuentas, ¿qué se está tratando de alcanzar?; ¿cuáles son los resultados/logros?; y ¿cómo
podemos ajustar la propia fundación para mejorar ese impacto?
Colby, D. C., Isaacs, S. L. y Pickell, S. G. (2012). The Robert Wood Johnson Foundation at Forty. En D.C. Colby y S.L. Issac (Eds.),
To Improve Health and Health Care. Volume XV: The Robert Wood Johnson Foundation Anthology. San Francisco, Calif.: Jossey-
Bass Public Health.
Colby, D. C., Fishman, N. W. y Pickell, S. G. (2011). Achieving Foundation Accountability and Transparency: Lessons from the
Robert Wood Johnson Foundation’s Scorecard. The Foundation Review, 3 (1-2), 70-80.
Minhas, S. y Parker. S. (2011). Robert Wood Johnson Foundation: Frequent Check-Ups Make for Healthier Funding Relationships,
Center for Effective Philanthropy.
5 Brest, P. (2010). The Power of Theories of Change. Stanford Social Innovation Review, 8 (2), 46-51.
Brock, A., Buteau, E. y Herring, A.L. (2012). Room for Improvement: Foundations’ Support of Nonprofit Performance Assessment,
Center for Effective Philanthropy.
Buteau, E., Brock, A. y Chaffin, M. (2013). Nonprofit Challenges: What Foundations Can Do, Center for Effective Philanthropy.
Fulton, K. et al. (2010). What’s Next for Philanthropy: Acting Bigger and Adapting Better in a Networked World, Monitor Institute.
Fujita, N. (Ed.) (2010). Beyond Logframe: Using System Concepts in Evaluation. Tokyo: Foundation for Advanced Studies on
International Development.
Kania, J. y Mark, K. (2011). Collective Impact. Stanford Social Innovation Review, Winter, 36-41.
Milway, K. S. y Saxton, A. (2011). The Challenge of Organizational Learning. Stanford Social Innovation Review, Summer, 44-49.
Ordóñez, L. D., Schweitzer, M. E., Galinsky, A. D. y Bazerman, M. (2009). Goals Gone Wild: The Systematic Side Effects of Over-
Prescribing Goal Setting. Boston: Harvard Business School.
Picher, H. D. y Adams, S. Y. (2011). Evaluative Tools for Articulating and Monitoring Foundation Strategy. The Foundation Review,
2 (3), 36-51.
6 Aunque no existe un número de indicadores ideal para un determinado tipo de proyecto, varias fuentes recomiendan que los
proyectos sociales y educativos utilicen entre tres y siete indicadores de resultados.
7 Afterschool Alliance (2013). Afterschool Essentials: Research and Polling.
Finkelhor, D., Turner, H., Ormrod, R. y Hamby, S. (2010). Trends in Childhood Violence and Abuse Exposure: Evidence from Two
National Surveys. Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, 164 (3), 238–242.
Hamby, S. et al. (2011). Children’s Exposure to Intimate Partner Violence and Other Family Violence, OJJDP National Survey of Children’s
Exposure to Violence Series, Office of Juvenile Justice and Delinquency Prevention.
National Forum on Education Statistics. (2009). Every School Day Counts: The Forum Guide to Collecting and Using Attendance Data.
Office of Juvenile Justice and Delinquency Prevention (2010). OJJDP Statistical Briefing Book.
Puzzanchera, C., Adams, B. y Hockenberry, S. (2012). Juvenile Court Statistics 2009, National Center for Juvenile Justice.
Redd, Z. et al. (2012). Expanding Time for Learning both Inside and Outside the Classroom: A Review of the Evidence Base, Child Trends.
U.S. Department of Justice (2012). Report of the Attorney General’s National Task Force on Children Exposed to Violence.
Vuong, L., Silva, F. y Marchionna, S. (2009). Children Exposed to Violence (FOCUS), National Council on Crime and Delinquency.
32
8 American Psychological Association Task Force on Evidence-Based Practice for Children and Adolescents. (2008). Disseminating
Evidence-based Practice for Children and Adolescents: A Systems Approach to Enhancing Care.
Durlak, J. A. y Weissberg, R. P. (2012). After School Programs that Follow Evidence-Based Practices to Promote Social and
Emotional Development are Effective, Expanded Learning and Afterschool Project.
Durlak, J. A., Weissberg, R. P. y Pachan, M. (2010). A Meta-analysis of After-School Programs that Seek to Promote Personal and
Social Skills in Children and Adolescents. American Journal of Community Psychology, 45, 294–309.
Granger, R. C. (2010). Understanding and Improving the Effectiveness of Afterschool Practice. American Journal of Community
Psychology, 45, 441–446.
Gardner, M., Roth, J. L. y Brooks-Gunn, J. (2009). Can After-School Programs Help Level the Academic Playing Field for
Disadvantaged Youth?, Campaign for Educational Equity, Teachers College, Columbia University.
Hirsch, B.J. et al. (2011). After-School Programs for High School Students: An Evaluation of After School Matters, Northwestern
University.
Hirsch, B. J., Mekinda, M. A. y Stawicki, J. A. (2010). More than Attendance: The Importance of After-School Program Quality.
American Journal of Community Psychology, 45, 447–452.
Huang, D. y CRESST (2012). ASSETs Policy Brief An Invitation: A Call for Day School and After School Programs to Join Forces
for Student Success. Los Angeles: University of California, National Center for Research on Evaluations, Standards, and Student
Testing (CRESST).
9 Arts Education Partnership (2011). Music Matters: How Music Education Helps Students Learn, Achieve, and Succeed.
Arts Education Partnership (2013). Preparing Students for the Next America: The Benefits of an Arts Education.
Artswork (2011). Youth Arts Transforms Lives. U.K.: Artswork National Campaign.
Bellisario, K. y Donovan, L. (2012). Voices from the field: Teachers’ views on the relevance of arts integration. Cambridge, MA:
Lesley University.
Catterall, J. (2009). Doing Well and Doing Good by Doing Art: The Effects of Education in the Visual and Performing Arts on the
Achievements and Values of Young Adults. Los Angeles/London: Imagination Group/I-Group Books.
Catterall, J. et al. (2012). The Arts and Achievement in At-Risk Youth: Findings from Four Longitudinal Studies (Research Report
55), National Endowment for the Arts.
College Board (2010). Voices in the Arts, National Task Force on the Arts in Education.
College Board (2012). College-Bound Seniors: Total Group Profile Report.
Courey, S. J., Balogh, E., Siker, J.R. y Paik, J. (2012). Academic Music: Music Instruction to Engage Third-Grade Students in Learning
Basic Fraction Concepts. Educational Studies in Mathematics, 81 (2), 251-278.
Huang, D. y Dietel, R. (2011). Making Afterschool Programs Better. (CRESST Policy Brief). Los Angeles, CA: University of California.
Malin, H. (2012). Creating a Children’s Art World: Negotiating Participation, Identity, and Meaning in the Elementary School Art
Room. International Journal of Education & the Arts, 13 (6), 1-22.
Rabkin, N. (2011). Arts Education in America: What the Declines Mean for Arts Participation (Research Report 52), National
Endowment for the Arts.
Vaughan, T., Harris, J. y Cadwell, B. (2011). Bridging the Gap in School Achievement through the Arts, The Song Room.
10 U.S. Census, American Community Survey (2011).
11 Big Brothers Big Sisters (2013). 2013 Big Brothers Big Sisters Youth Outcomes Survey.
Cavell T., DuBois D., Karcher, M., Keller, T. y Rhodes J. (2009). Policy Brief: Strengthening Mentoring Opportunities for At-Risk
Youth, Northwest Regional Education Laboratory, National Mentoring Center.
Deutsch, N. L. y Spencer, R. (2009). Capturing the Magic: Assessing the Quality of Youth Mentoring Relationships. New Directions
in Youth Development, 121, 47-70.
DuBois, D. L. et al. (2011). How Effective Are Mentoring Programs for Youth? A Systematic Assessment of the Evidence.
Psychological Science in the Public Interest, 12 (2), 57–91.
Hamilton, S. F. y Hamilton, M. A. (2010). Building Mentoring Relationships. New Directions from Youth Development, 126, 141–144.
Herrera, C., DuBois D.L. y Baldwin-Grossman, J. (2013). The Role of Risk: Mentoring Experiences and Outcomes for Youth with
Varying Risk Profiles. New York, NY: A Public/Private Ventures project, MDRC.
Lawner, E., Beltz, M. y Moore, K. A. (2013). What works for Mentoring Programs: Lessons from Experimental Evaluations of
Programmes and Evidence: Research Brief, Child Trends.
MENTOR/National Mentoring Partnership (2009). Elements of Effective Practice for Mentoring.
12 El análisis de las estadísticas más recientes disponibles publicadas Estados Unidos arrojó datos positivos que confirman una
disminución en la tasa de abandono escolar entre jóvenes de 16 a 24 años (pasó de 12% en 1995 a 7.4% en 2010) y un aumento en
los que completan la escuela superior, ya sea por graduación o por exámenes de equivalencia (pasó de 83.9% en 1980 a 89.8%
en 2009). También aumentó la tasa de graduaciones pasando de 71.7% en 2001 a 78.2% en 2010. Datos provisionales del 2013
sobre el abandono escolar entre estudiantes de escuela pública (entre los grados 9 y 12) apuntan que la tendencia se mantiene.
En Puerto Rico parece estarse registrando una tendencia similar según los datos que provee el American Community Survey (U.S.
Census): la proporción de población con diploma de cuarto año ha aumentado de 78.9% en 2006 a 85% en 2011 entre el grupo de
18 a 24 años (15% no tiene diploma); no obstante, cabe aclarar que esta cifra incluye a jóvenes que completan la escuela superior
por vía de graduación o por exámenes de equivalencia. Todo parece indicar que las estadísticas de Puerto Rico son más parecidas
a las registradas por el grupo de hispanos en Estados Unidos donde la tasa de abandono escolar entre 16 y 24 años en el 2010
fue de 15.1% frente a 5.1% en jóvenes blancos y 8% en afroamericanos.
National High School Center (2012). High Schools in the United States, Quick Stats Fact Sheet, American Institutes for Research.
U.S. Department of Education, National Center for Education Statistics (2011). Trends in High School Dropout and Completion
Rates in the United States: 1972–2009, Compendium Report.
U.S. Department of Education, National Center for Education Statistics. (2012). The Condition of Education 2012, Table A-33-1.
U.S. Department of Education, National Center for Education Statistics (2013). The Condition of Education 2013.
U.S. Department of Education, National Center for Education Statistics (2013). Public School Graduates and Dropouts from the
Common Core of Data: School Year 2009–10: First Look (Provisional Data).
U.S. Census, American Community Survey (2011).
13 American Psychological Association. (2012). Facing the School Dropout Dilemma.
Balfanz, R. y Byrnes, V., (2012). The Importance of Being in School: A Report on Absenteeism in the Nation’s Public Schools.
Baltimore: Johns Hopkins University Center for Social Organization of Schools.
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
33
Gutherson, P., Davies, H. y Daszkiewicz, T. (2011). Achieving Successful Outcomes through Alternative Education Provision: An
International Literature Review, CFBT.
Hammond, C., Linton, D., Smink, J. y Drew, S. (2007). Dropout Risk Factors and Exemplary Programs. National Dropout Prevention
Center, Communities In Schools, Inc., Clemson, SC.
Kerka, S. (Ed.) (2006). Strategies for Serving Out-of-School Youth, Evidence-based Strategies for Youth Practitioners, Learning
Work Connection/Ohio State University.
National Alternative Education Association (2009). Exemplary Practices in Alternative Education: Indicators of Quality
Programming.
Quinn, M. M. y Poirier, J. M. (2007). Study of Effective Alternative Education Programs: Final grant report. Washington, DC:
American Institutes for Research
U.S. Department of Education, National Center for Education Statistics (2011). America’s Youth: Transitions to Adulthood.
14 La tasa de abandono escolar entre la población con discapacidades ha ido bajando significativamente de 45.9% en 1996-97 a
15.5% en 2011 (dato más reciente disponible), pero el abandono entre jóvenes con discapacidad sigue siendo el doble que el
de los jóvenes sin discapacidad (7.8%). También existe una diferencia entre los jóvenes con discapacidad entre 16 y 24 años
que completan la escuela superior, ya sea por graduación, certificados o exámenes de equivalencia (80%) y los que no tienen
discapacidad (90.1%). El riesgo de abandono escolar sigue siendo especialmente alto entre jóvenes con trastornos mentales y
autismo, las estadísticas indican que más de un 50% no completan la escuela superior. Por su parte, entre 1990 y el 2010 se duplicó
el número de los jóvenes con discapacidad que entran a estudios post-secundarios, en especial jóvenes con impedimentos
físicos y sensoriales. Pero a pesar de los avances en términos educativos el acceso al empleo por parte de esta población no ha
aumentado del 1990 al presente. Según los datos que provee el American Community Survey (U.S. Census), se estima que en
Estados Unidos (2011) el 22% de las personas con impedimentos entre 18 y 34 años tienen empleo y 74% están fuera de la fuerza
laboral, mientras que en Puerto Rico, el 15% tiene empleo y el 81% están fuera de la fuerza laboral.
American Institutes for Research (2012). Students with Disabilities: A Pocket Guide. Reauthorizing ESEA: Making Research Relevant.
Blackorby, J. et al. (2010). Patterns in the Identification of and Outcomes for Children and Youth with Disabilities, U.S. Department
of Education, National Center for Education Evaluation and Regional Assistance.
Bureau of Labor Statistics. (2013). Persons with a Disability: Labor Force Characteristics – 2012.
Family Empowerment and Disability Council (2011). Evidence-Based Practices to Support Effective Transition for Young Adults
with Disabilities Leaving High School.
National High School Center (2007). Dropout Prevention for Students with Disabilities: A Critical Issue for State Education
Agencies, American Institutes for Research.
National High School Center (2011). Special Education in High School Redesign, American Institutes for Research.
U.S. Department of Education (2013). Special Education Fiscal Year 2013 Budget Request.
U.S. Department of Education, National Center for Education Statistics (2011). Trends in High School Dropout and Completion
Rates in the United States: 1972–2009. Compendium Report.
U.S. Department of Education, National Center for Education Statistics (2012). Digest of Education Statistics, 2011, Table 46 y Chapter 2.
U.S. Department of Education, Office of Special Education and Rehabilitative Services, Office of Special Education Programs
(2011). 30th Annual Report to Congress on the Implementation of the Individuals with Disabilities Education Act, 2008.
U.S. Census, American Community Survey (2011).
15 Center on the Developing Child at Harvard University (2010). The Foundations of Lifelong Health Are Built in Early Childhood.
Chambers, B. et al. (2010). Effective Early Childhood Education Programs: A Systematic Review, Best Evidence Encyclopedia,
Johns Hopkins University, Baltimore.
Dunst, C. J., Meter, D. y Hamby, D.W. (2012). Influences of Sign and Oral Language Interventions on the Speech and Oral Language
Production of Young Children with Disabilities. CELLreviews, 4 (4), 1-20.
Early Childhood Outcomes Center (2011). Summary of 2011 child outcomes data.
Grisham-Brown, J., Cox, M., Gravil, M. y Missall, K. (2010). Differences in Child Care Quality for Children with and without Disabilities.
Early Education and Development, 21 (1), 21-37.
McCormick, K., Nowak, T., Cox, M., Stricklin, S., Rosenkoetter, S., Hallam, R., Rous, B., y Gooden, C. (2011). Multi-State Studies of
Transition during the Early Childhood Years for Young Children with Disabilities and their Families. Technical Report 7. Lexington:
University of Kentucky, Human Development Institute, National Early Childhood Transition Center.
National Early Childhood Technical Assistance Center (2011). The Outcomes of Early Intervention for Infants and Toddlers with
Disabilities and their Families.
U.S. Department of Education, Institute of Education Sciences, What Works Clearinghouse. (2013). Early Childhood Education
Interventions for Children with Disabilities Intervention Report: Social Skills Training.
16 Antosh, A.A. et al. (2013). A Collaborative Interagency, Interdisciplinary Approach to Transition from Adolescence to Adulthood,
Association of University Centers on Disabilities.
Berry, H.G., Ward, M. y Caplan, L. (2012). Self-Determination and Access to Postsecondary Education in Transitioning Youths
Receiving Supplemental Security Income Benefits. Career Development and Transition for Exceptional Individuals, 35, 68-75.
Carlson, E., Jenkins, F., Bitterman, A. y Keller, B. (2011). A Longitudinal View of Receptive Vocabulary and Math Achievement of
Young Children with Disabilities, U.S. Department of Education, National Center for Special Education Research.
Cobb, R. B., Lipscomb, S., Wolgemuth, J. y Schulte, T. (2013). Improving Post-High School Outcomes for Transition - Age Students
with Disabilities: An Evidence Review, U.S. Department of Education, National Center for Education Evaluation and Regional
Assistance.
Cobb, R. B. y Alwell, M. (2009). Transition Planning/Coordinating Interventions for Youth with Disabilities: A systematic review.
Career Development for Exceptional Individuals, 32, 70-81.
Dunst, C. J., Trivette, C. M. y Hamby, D. W. (2012). Assistive Technology and the Communication and Literacy Development of
Young Children with Disabilities. CELLreviews, 5 (7), 1-13.
Dunst, C. J., Trivette, C. M., Hamby, D. W., y Simkus, A. (2013). Systematic Review of Studies Promoting the Use of Assistive
Technology Devices by Young Children with Disabilities, Research Brief, 8 (1). Tots-n Tech Research Institute.
Grigal, M., Hart, D. y Migliore, A. (2011). Comparing the Transition Planning, Postsecondary Education, and Employment Outcomes
of Students with Intellectual and Other Disabilities. Career Development for Exceptional Individuals, 34, 4-17.
Joshi, G.S., Bouck, E.C. y Maeda, Y. (2012). Exploring Employment Preparation and Postschool Outcomes for Students With Mild
Intellectual Disability. Career Development and Transition for Exceptional Individuals, 35, 97-107.
Kellems, R. y Morningstar, M. E. (2009). Tips for Transition, Transition Coalition.
Landmark, L. J., Ju, S., y Zhang, D. (2010). Substantiated Best practices in Transition: Fifteen-plus Years Later. Career Development
for Exceptional Individuals, 33, 165-176.
34
McDonnall, M. C. (2011). Predictors of Employment for Youths with Visual Impairments: Findings from the Second National
Longitudinal Transition Study. Journal of Visual Impairment & Blindness, 105 (8), 453-466.
Morningstar, M.E. et al. (2010). A Preliminary Investigation of Transition Preparation and Self-Determination for Students with
Disabilities in Postsecondary Education Settings. Career Development for Exceptional Individuals, 33 (2), 80-94.
National Professional Development Center on Inclusion (2011). Research Synthesis Points on Practices that Support Inclusion.
Chapel Hill: The University of North Carolina, FPG Child Development Institute.
National Secondary Transition Technical Assistance Center (2013). Age Appropriate Transition Assessment Toolkit, University of
North Carolina, Charlotte.
Newman et al. (2010). Comparisons Across Time of the Outcomes of Youth with Disabilities up to 4 Years After High School.
A Report of Findings from the National Longitudinal Transition Study and the National Longitudinal Transition Study-2, U.S,
Department of Education, National Center for Special Education Research.
Raue, K. y Lewis, L. (2011). Students with Disabilities at Degree Granting Postsecondary Institutions, U.S. Department of Education,
National Center for Education Statistics.
Reichow, B. et al. (2010). Effects of Weighted Vests on the Engagement of Children with Developmental Delays and Autism. Focus
on Autism and other Developmental Disabilities, 25, 3-11.
Rusch, F.R. et al. (2009). Toward Self-Directed Learning, Post-High School Placement, and Coordinated Support Constructing
New Transition Bridges to Adult Life. Career Development for Exceptional Individuals, 32, 53-59.
Scruggs, T. E., Mastropieri, M. A., Berkeley, S., y Graetz, J. E. (2009). Do Special Education Interventions Improve Learning of
Secondary Content? A Meta-analysis. Remedial & Special Education, 31 (6), 437-449.
Shaver, D. et al. (2011). Secondary School Experiences and Academic Performance of Students with Hearing Impairments, U.S.
Department of Education, National Center for Special Education Research.
Stodden, R.A. y Mruzek, D.W. (2010). An Introduction to Postsecondary Education and Employment of Persons With Autism and
Developmental Disabilities. Focus and Autism and Other Developmental Disabilities, 25 (3), 131-133.
Wolffe, K. y Kelly, S. M. (2011). Instruction in Areas of the Expanded Core Curriculum Linked to Transition Outcomes for Students
with Visual Impairments. Journal of Visual Impairment & Blindness, 105, 340-349.
17 Buysse, V. (2011). Access, participation, and supports: The defining features of high-quality inclusion. Zero to Three, 31 (4), 24-31.
Cook, B.G., Tankersley, M., y Landrum, T.J. (2009).Determining Evidence-based Practices in Special Education. Exceptional
Children, 75 (3), 365-383.
Dunst, C. J. y Trivette, C. M. (2011). Evidence-based strategies for training adults to use assistive technology and adaptations.
Research Brief, 5 (1). Tots-n-Tech Research Institute.
Dunst, C. J.,Trivette, C. M., Meter, D. y Hamby, D. H. (2012). Influences of Contrasting Types of Training on Practitioners’ and
Parents’ Use of Assistive technology and Adaptations with Infants, Toddlers, and Preschoolers with Disabilities. Research Brief, 6
(2). Tots-n-Tech Institute Research Institute.
Lane, K.L., Kalberg, J.R. y Shepcaro, J.C. (2009). An Examination of the Evidence Base For Function-based Interventions for
Students with Emotional and/or Behavioral Disorders Attending Middle and High Schools. Exceptional Children, 75 (3), 321-340.
Shaw, S. F. y Dukes, L.L. (2013). Transition to Postsecondary Education: A Call for Evidence-Based Practice. Career Development
and Transition for Exceptional Individuals, 36, 51-57.
Stewart. D. et al. (2013). Transition to Adulthood for Youth with Disabilities: Evidence from the Literature. En J.H. Stone y M. Blouin
(Eds.) International Encyclopedia of Rehabilitation. Buffalo, NY: Center for International Rehabilitation Research Information and
Exchange.
Test, D.W., Fowler, C.H., Richter, S.M., White, J., Mazzotti, V., Walker, A.R., y Kortering, L. (2009). Evidence-based Practices in
Secondary Transition. Career Development for Exceptional Individuals, 32 (2), 115-128.
Test, D.W. et al. (2009). Evidence-based Secondary Transition Predictors for Improving Postschool Outcomes for Students with
Disabilities. Career Development for Exceptional Individuals, 32 (3), 160-181.
Wang, P y Spillane, A. (2009). Evidence-Based Social Skills Interventions for Children with Autism: A Meta-analysis. Education
and Training in Developmental Disabilities, 44 (3), 318-342.
18 Están generando investigación y datos sobre estos temas el National Center for Special Education Research, el Research and
Training Center on Early Childhood Development, el National Early Childhood Technical Assistance Center, el Center on the
Developing Child at Harvard University, Early Childhood Outcomes Center y el Institute of Education Sciences, entre otros.
Dunst, C. J.,Trivette, C. M., Hamby, D. H. y Meter, D. (2012). Relationship Between Early Childhood Practitioner Beliefs and the
Adoption of Innovative and Recommended Practices. Research Brief, 6 (1). Tots-n-Tech Institute Research Institute.
Early Childhood Outcomes Center (2012). Outcomes for Children Served through IDEA’s Early Childhood Programs, National Early
Childhood Technical Assistance Center.
Mulligan, G.M., Hastedt, S. y McCarroll, J.C. (2012). First-Time Kindergartners in 2010-11: First Findings From the Kindergarten
Rounds of the Early Childhood Longitudinal Study, Kindergarten Class of 2010-11, U.S. Department of Education, National Center
for Education Statistics.
National Early Childhood Technical Assistance Center (2011). The Importance of Early Intervention for Infants and Toddlers with
Disabilities and their Families.
National Scientific Council on the Developing Child (2012). Establishing a Level Foundation for Life: Mental Health Begins in Early
Childhood: Working Paper 6.
Rosenkoetter, S. et al. (2009). A Review of Research in Early Childhood Transition: Child and Family Studies. Technical Report #5.
Lexington: University of Kentucky, Human Development Institute, National Early Childhood Transition Center.
Trivette, C.M., Dunst, C.J., Hamby, D.W. y O’Herin, C.E. (2010). Effects of Different Types of Adaptations on the Behavior of Young
Children with Disabilities. Research Brief, 4 (1). Tots-n Tech Research Institute.
U.S. Department of Education, Institute of Education Sciences, What Works Clearinghouse (2012). Early Childhood Education
Interventions for Children with Disabilities Intervention Report: Play-based interventions.
U.S. Department of Education, Institute of Education Sciences, WhatWorksClearinghouse. (2012). Early Childhood Education
Interventions for Children with Disabilities Intervention Report: Phonological awareness training.
19 Algunas entidades analizadas fueron: Council on Foundations, The Foundation Center, The Forum of Regional Associations of
Grantmakers, The Future of Philanthropy, The Chronicle of Philanthropy, The Giving USA Foundation, The Hauser Center for
Nonprofit Organizations de la Universidad de Harvard, Community Foundation Insights, Grantmakers for Effective Organizations
y The Center on Philanthropy, entre otras.
20 Algunas fuentes: National Business Incubation Association, The Reinvestment Fund, Association for Enterprise Opportunity, The
©FUNDACIÓN BANCO POPULAR | MIRADA COLECTIVA A INDICADORES Y ESTRATEGIAS EXITOSAS | 2013
35
Aspen Institute’s Microenterprise Fund for Innovation, Effectiveness, Learning and Dissemination (FIELD), The Foundation for
Enterprise Development, The Community Tool Box, National Center on Nonprofit Enterprise, Social Enterprise Alliance, Social
Returns, Enterprise Community Partners, Corporation for Enterprise Development, SCORE Counselors to America’s Small Business,
Center for the Advancement of Social Entrepreneurship, Center for Community Innovation, Insight Center for Community and
Economic Development, Community Action Partnership (Community Economic Development Division) y Community Investment
Network, entre otras.
21 Baron, R.A. (2012). Entrepreneurship: An Evidence-based Guide. U.K.: Edward Elgar Publishing.
Baum, J. y Bird, B. (2010). The Successful Intelligence of High Growth Entrepreneurs: Links to New Venture Growth. Organization
Science, 21 (2), 397–412.
Bloom, P. N. y Dees, G. (2011). Cultivate Your Ecosystem. Stanford Social Innovation Review, 47-53.
Botsaris, C.A. y Vamvaka, V. (2012). Models of the Determinants of Entrepreneurial Behaviour: A Literature Review. Regional
Science Inquiry. IV (3), 155-172.
Brinckmann, J., Grichnik, D. y Kapsa, D. (2010). Should Entrepreneurs Plan or Just Storm the Castle? A Meta-Analysis on Contextual
Factors Impacting the Business Planning–Performance Relationship in Small Firms. Journal of Business Venturing, 25, 24-40.
Burkett, I. (2010). Sustainable Social Enterprise -What does it really mean?, Foresters Community Finance.
Community Wealth Ventures, Inc. (2010). Social Enterprise: A Portrait of the Field.
Duening, T.N. (2010). Five Minds for the Entrepreneurial Future: Cognitive Skills as the Intellectual Foundation for Next Generation
Entrepreneurship Curricula. Journal of Entrepreneurship, 19, 1-22.
Glover, Y. (2012). Organization Development and Social Entrepreneurship: Do Well By Doing Good. American Journal of
Management, 12 (2/3), 117-122.
Henrekson, M. y Johansson, D. (2010). Gazelles as Job Creators: A Survey and Interpretation of the Evidence. Small Business
Economics, 35 (2), 227-244.
Hmieleski, K. M., Cole, M. S. y Baron, R. A. (2012). Shared Authentic Leadership and New Venture Performance. Journal of
Management, 38 (5), 1476-1499.
Lehner, O.M. y Kansikas, J. (2012). Opportunity Recognition in Social Entrepreneurship: A Thematic Meta Analysis. Journal of
Entrepreneurship, 21 (1), 25-58.
Mitchelmore, S. y Rowley, J. (2010). Entrepreneurial Competencies: A Literature Review and Developmental Agenda. International
Journal of Entrepreneurial Behaviour & Research, 16 (2), 92-111.
Mwasalwiba, E. S. (2010). Entrepreneurship Education: A Review of its Objectives, Teaching Methods, and Impact Indicators.
Education & Training, 52, 20-47.
Nicholls, A. (2011). Editorial: Social Enterprise –At the Forefront of Rethinking Business? Journal of Social Entrepreneurship, 2,
(1), 1–5.
Rosenbusch, N., Brinckmann, J., y Bausch, A. (2011). Is Innovation Always Beneficial? A Meta-Analysis of the Relationship between
Innovation and Performance in SMEs. Journal of Business Venturing, 26, 441-457.
Unger, J. M., Rauch, A., Frese, M. y Rosenbusch, N. (2011). Human Capital and Entrepreneurial Success: A Meta-Analytic Review.
Journal of Business Venturing, 26, 341–358.
Westlund, H. y Adam, F. (2010). Social Capital and Economic Performance: A Meta-analysis of 65 Studies. European Planning
Studies, 18 (6), 893-919.
Zhao, H., Seibert, S. E., y Lumpkin, G. T. (2010). The Relationship of Personality to Entrepreneurial Intentions and Performance: A
Meta-Analytic Review. Journal of Management, 36 (2), 381-404.
22 Según estimados por el economista Manuel Lobato usando utilizando como fuentes el Departamento del Trabajo y Recursos
Humanos de Puerto Rico (abril de 2013), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Junta de
Planificación, Gobierno de Puerto Rico.
23 Abu-Saifan, S. (2012). Social Entrepreneurship: Definition and Boundaries. Technology Innovation Management Review, 22-27.
Bhattacharyya, A. (2010). The Networking Entrepreneur. Journal of Entrepreneurship, 19, 209-221.
Bloom. P. N. y Smith, B. R. (2010). Indentifying the Drivers of Social Entrepreneurship Impact: Theoretical Development and an
Exploratory Empirical Test of SCALERS. Journal of Social Entrepreneurship, 1 (1), 126–145.
Campbell, N., Mitchell. D.T. y Rogers, T.M. (2013). Multiple Measures of U.S. Entrepreneurial Activity and Classical Liberal Institutions.
Journal of Entrepreneurship and Public Policy, 2 (1), 4-20.
Chell, E., Nicolopoulou, K. y Karatas-Özkan, M. (2010). Social Entrepreneurship and Enterprise: International and Innovation
Perspectives. Entrepreneurship and Regional Development, 22 (6), 485–493.
Dash, M. y Kaur, K. (2012). Youth Entrepreneurship as a Way of Boosting Indian Economic Competitiveness: A Study of Orissa.
International Review of Management and Marketing, 2 (1), 10-21.
Fong, C. Y., Ng, Y. K., Sin Howe Tan, P. y Seow, A N. (2012). Does Leadership and HRM Matter on Corporate Entrepreneurship?
Human Resource Management Research, 3 (1), 7-10.
Hansen, D.J., Monilor, J. y McMurchie, L. (2012). Opportunity Development: An Exploratory Study of Ecopreneurs using a Creativity
Perspective. Journal of Research in Marketing and Entrepreneurship, 14 (1), 27-39.
Hmieleski, K. M., Corbett, A. C. y Baron, R. A. (2013). Entrepreneurs’ Improvisational Behavior and Firm Performance: A Study of
Dispositional and Environmental Moderators. Strategic Entrepreneurship Journal, 7 (2), 138-150.
International Bank for Reconstruction and Development/The World Bank (2010). Global Good Practice in Incubation Policy
Development and Implementation.
Lerner, J. y Schaar, A. (2010). International Differences in Entrepreneurship. Chicago: University of Chicago Press.
Rahman, M. y Fatima, N. (2011). Entrepreneurship and Urban Growth: Dimensions and Empirical Models, Journal of Small Business
and Enterprise Development, 18 (3), 608-626.
Sheth, N.R. (2010). The Social Context of Entrepreneurship. Journal of Entrepreneurship, 19, 99-108.
Simpeh , K.N. (2011). Entrepreneurship Theories and Empirical Research: A Summary Review of the Literature. European Journal
of Business and Management, 3 (6), 2222-2839.
Smith, R., McElwee, G. y Drakopoulou-Dodd, S. y McDonald, S. (2013). Qualitative Entrepreneurship Authorship: Antecedents,
Processes and Consequences. Emerald Group Publishing Limited.
Terjesen, S. y Sullivan, S.E. (2011). The Role of Developmental Relationships in the Transition to Entrepreneurship: A Qualitative
Study and Agenda for Future Research. Career Development International, 16 (5), 482-506.
Vega, J. (2005). Desarrollo económico comunitario: ¿Qué es?, Centro De Desarrollo Económico, Recinto Universitario de
Mayagüez, Universidad de Puerto Rico.
Williams, C. (2010). Entrepreneurship and the Informal Economy: An Overview. Journal of Developmental Entrepreneurship, 15
(4), 361-378.
Tiene un Doctorado en Psicología Social
de la Universidad Complutense de Madrid
(1997), España, donde estudió con la Beca
Presidencial de la Universidad de Puerto Rico
y en 1992 se inició como evaluadora externa
para el entonces Centro de Investigación,
Documentación y Evaluación, Ministerio de
Educación de Ciencias, España.
Desde 1999 preside la firma de consultoría
Énfasis, que desarrolla estudios y evaluaciones
en las áreas de educación, prevención y
desarrollo económico. Fue co-fundadora
del proyecto Tendenciaspr (2002) junto al
economista Manuel Lobato.
En 2003 evaluó el Programa para Fortalecer las
Alianzas entre la Sociedad Civil y el Estado para
el Gobierno de Chile y el Banco Interamericano
del Desarrollo y realizó Tendiendo Puentes,
un estudio para la Corporación de Puerto
Rico para la Difusión Pública sobre la relación
comunidades-medios de comunicación. Fue
asesora de la Alianza Metropolitana para la
Educación y del Instituto de Política Educativa
para el Desarrollo Comunitario, ambos de la
Universidad del Sagrado Corazón (2002-05);
y se integró en un equipo del Centro de
Cooperación Regional para la Educación de
sobre
la autora
MYRNA RIVAS, PH.D.
Adultos en América Latina y el Caribe con
sede en México que estudió la educación en
21 países (2006-08) y donde se incluyó por
primera vez a Puerto Rico.
Ha evaluado diversos programas de la Rama
Judicial de Puerto Rico como la atención a
casos de maltrato y de mediación de conflictos,
entre otros, para la Oficina de Administración
de Tribunales; proyectos de prevención con
jóvenes (Alianza para un Puerto Rico Sin
Drogas); la Iniciativa de Educación Preescolar
(Fundación Ángel Ramos); y la Alianza para la
Educación Alternativa, entre otros.
Ha combinado su práctica profesional con la
docencia ofreciendo, entre otros, el curso de
Evaluación para la Maestría en Administración
de Organizaciones Sin Fines de Lucro (USC)
y para la Academia de Capacitación Ejecutiva
para Oficiales de Empresas Sociales (UPR,
Mayagüez).
Actualmente investiga sobre la educación
vocacional y la transición de los jóvenes al
trabajo, forma parte de la Junta de Prácticas
Basadas en Evidencia para Puerto Rico
y es miembro de la American Evaluation
Association.
... En las últimas décadas se ha impulsado una cultura de medición de resultados dentro de la filantropía y de las organizaciones sin fines de lucro, y Puerto Rico no ha sido la excepción (Rivas, 2014;Flamboyán Foundation y Énfasis, 2014). Las principales fundaciones locales y el propio Gobierno de Puerto Rico han invertido recursos financieros y humanos en la capacitación de este sector en temas de evaluación, indicadores y capacidad del desarrollo organizacional ("capacity building"). ...
Article
Full-text available
La crisis que provocaron los huracanes Irma y María en la isla obliga a que se redefina el manejo de los desastres naturales desde el gobierno y otros sectores. La proximidad a las comunidades más pobres y aisladas y la capacidad para entablar alianzas rápidas situó a las organizaciones sin fines de lucro en la primera línea de la emergencia con una respuesta efectiva. Pero más allá de la atención a lo inmediato, desde estas organizaciones no gubernamentales se están escuchando también resultados e iniciativas innovadoras. Esta reflexión busca llamar la atención sobre la necesidad de crear más conocimiento sobre estos fenómenos y desarrollar una respuesta a las emergencias más coordinada, colectiva y comunitaria. Además, busca que las políticas públicas dirigidas a la recuperación y reconstrucción del Puerto Rico post María se nutran de las propuestas desarrolladas desde estas organizaciones. --- Rivas, M. (2018). La respuesta al desastre y las organizaciones sin fines de lucro en Puerto Rico. Revista de Administración Pública, 49, 39-65.
Technical Report
Full-text available
Rivas, M., Cordero, Y., Segarra, E. (2016). Guía práctica para la evaluación del desempeño gubernamental. San Juan: Centro de Estudios Multidisciplinarios sobre el Gobierno y Asuntos Públicos (CEMGAP), UPR, y Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP). La Guía tiene el objetivo principal de servir de herramienta práctica a las agencias y corporaciones públicas de Puerto Rico en la evaluación de su desempeño anual mediante la incorporación de un modelo de autoanálisis a través del cual puedan registrar y presentar la información de su entidad y del trabajo que realizan de una manera comprensiva, integrada y visual. Otro objetivo de la Guía es propiciar la reflexión y la discusión entre los servidores/as públicos sobre la importancia de la recopilación sistemática de información, de la medición de indicadores y el análisis y uso de los datos en los procesos de toma de decisiones.
Article
Full-text available
Despite the efforts of policymakers and practitioners, a gap remains between post-high school outcomes of students with disabilities and outcomes for other students. To help close that gap, this report reviews the research literature on programs (strategies, interventions, or sets of services) designed to help students with disabilities make transitions.
Chapter
Although charitable, educational, and religious organizations are thousands of years old and some in the United States were founded in colonial times, the concept of &;#x00022;nonprofit organizations&;#x00022; as a unified and coherent &;#x00022;sector&;#x00022; dates back only to the 1970s. They vary enormously in scope and scale, ranging from informal grassroots organizations with no assets and no employees to multi&;#x02010;billion&;#x02010;dollar foundations, universities, religious bodies, and health care complexes with thousands of employees or members. Although some provide traditional charitable, educational, and religious services, the laws in many countries, including the United States, permit them to provide almost any kind of good or service on a not&;#x02010;for&;#x02010;profit basis. The colonial institutions were self&;#x02010;governing, with decisions made by members who often delegated power to governing boards. Government spending and growing demand from an increasingly urbanized population fueled the increases in the scope and scale of manufacturing and commercial enterprises that sought national and international markets.
Article
A secondary analysis of pertinent measures from the National Longitudinal Transition Study 2 found numerous significant relationships between instruction in the content areas of the expanded core curriculum and positive outcomes for students.
Article
Entrepreneurship has become a growing trend with growing importance within the global marketplace, seen as providing a satisfying and rewarding working life at the level of the individual, and as contributing to prosperity and economic growth at a national level. Thus, answering the questions of why people demonstrate entrepreneurial behaviour and what factors affect their decision to become entrepreneurs has been and still remains a topic of intense research interest. Towards identifying the factors that shape the entrepreneurial decision several explanatory models of entrepreneurship determinants have been developed. The aim of this study was to provide a review of extant literature related to models of the determinants of entrepreneurial intention and behaviour. The models reviewed were of three types: traits models, situational models and intention-based models of entrepreneurship.
Article
Employment is an important postschool goal for students with mild intellectual disability; yet, results for this particular population are often not disaggregated from other disability categories. In this study, data from the National Longitudinal Transition Study-2 (NLTS2) were used to explore the extent to which students with mild intellectual disability participated in employment-related transition activities, the relationship between participation in these activities and school demographic variables, and the relationship between these activities and postschool employment outcomes. The results revealed three main findings: (a) the majority of students with mild intellectual disability participated in employment-related transition activities, (b) participation in employment-related transition activities differed by school demographics, and (c) postschool employment status was related to participation in employment-related transition activities while in school.