ArticlePDF Available

¿Qué es lo arrebatado en el arrebato de Lol V. Stein?

Authors:

Abstract

Resumen ¿Qué es lo arrebatado en el arrebato de Lol V. Stein? Tal vez, podríamos responder rápidamente " el alma " , si ello fuera posible. Claro que entonces, el problema que tendríamos sería el de dilucidar qué cosa es el alma, para poder decidir si acaso de ese arrebato se trata. Lol V. Stein se realiza en su ser-de-a-tres, y de ese modo, precariamente puede mantener su estabilización, si nos atenemos a la lectura que Jacques Lacan propone en su homenaje a Marguerite Duras. Que precariamente puede Lol mantener su estabilización es justamente lo que podemos notar cuando ese ser-de-a-tres se rompe, y ella enloquece. Por lo tanto, es del amor (es Jacques Hold quien se enamora) y de la locura que nos ocuparemos aquí, sin poder pasar por alto el problema de la mirada como objeto, ya que este es uno de los temas principales que se juegan en Lol V. Stein. Pero nuestra pregunta inaugural es sólo un modo de introducirnos en el trabajo, que nos permite llegar a montarnos sobre el eje principal. Este se ubica en relación a la pregunta por el ser-de-a-tres: ¿qué cosa es eso? Encontramos algunas respuestas a este interrogante, en una articulación posible de Lacan con Heidegger. Palabras clave: Lol V. Stein – Lacan – Heidegger – ser-de-a-tres – psicosis. Summary What is snatched in the flare of Lol V. Stein? Perhaps, we could answer " the soul " , if it was posible. But, what kind of thing is the soul? This is our new 1 El presente trabajo se enmarca en el Proyecto UBACyT P039: " Momentos electivos en los tratamientos psicoanalíticos de las neurosis – En el Servicio de Clínica de Adultos de la Facultad de Psicología, UBA " , dirigido por Gabriel Lombardi, proyecto del cual el autor es becario.
1
¿Qué es lo arrebatado en el arrebato de Lol V. Stein?
What is snatched in the flare of Lol V. Stein?1
Martín Alomo*
Publicado en la Revista Universitaria de Psicoanálisis, Vol 9, Secretería e Instituto de
Investigaciones, Facultad de Psicología, UBA, 2009, pp. 229-244.
Resumen
¿Qué es lo arrebatado en el arrebato de Lol V. Stein? Tal vez,
podríamos responder rápidamente “el alma”, si ello fuera posible. Claro que
entonces, el problema que tendríamos sería el de dilucidar qué cosa es el
alma, para poder decidir si acaso de ese arrebato se trata. Lol V. Stein se
realiza en su ser-de-a-tres, y de ese modo, precariamente puede mantener su
estabilización, si nos atenemos a la lectura que Jacques Lacan propone en su
homenaje a Marguerite Duras. Que precariamente puede Lol mantener su
estabilización es justamente lo que podemos notar cuando ese ser-de-a-tres se
rompe, y ella enloquece. Por lo tanto, es del amor (es Jacques Hold quien se
enamora) y de la locura que nos ocuparemos aquí, sin poder pasar por alto el
problema de la mirada como objeto, ya que este es uno de los temas
principales que se juegan en Lol V. Stein. Pero nuestra pregunta inaugural es
sólo un modo de introducirnos en el trabajo, que nos permite llegar a
montarnos sobre el eje principal. Este se ubica en relación a la pregunta por el
ser-de-a-tres: ¿qué cosa es eso? Encontramos algunas respuestas a este
interrogante, en una articulación posible de Lacan con Heidegger.
Palabras clave: Lol V. Stein – Lacan – Heidegger – ser-de-a-tres –
psicosis.
Summary
What is snatched in the flare of Lol V. Stein? Perhaps, we could answer
“the soul”, if it was posible. But, what kind of thing is the soul? This is our new
1 El presente trabajo se enmarca en el Proyecto UBACyT P039: “Momentos electivos en los tratamientos
psicoanalíticos de las neurosis – En el Servicio de Clínica de Adultos de la Facultad de Psicología, UBA”,
dirigido por Gabriel Lombardi, proyecto del cual el autor es becario.
2
problem in attempt to decide what kind of flare it is. Lol V. Stein realizes herself
in her into-three-being (être-à-trois), and in this way, poorly, she can support
your stabilization. This is the reading that Jacques Lacan proposes in his
Homage to Marguerite Duras. And this is a precarious stabilization, because
when the into-three-being (être-à-trois) breaks down, she goes mad. Therefore,
in this article we will attend the love (Jacques Hold falls in love) and madness.
We will pay atention to the problem of regarding as object too, since this is one
of the main topics that are played in Lol V. Stein. But our first query is only a
way of introducing us in the work, and of allowing us to the main point. This
subject is related to the question for the into-three-being (être-à-trois): what is
this? We find some answers to this question in a possible intersection of Lacan
with Heidegger.
Key words: Lol V. Stein – Lacan – Heidegger – into-three-being (être-à-
trois) – psychosis.
Introducción
¿Qué es lo arrebatado en el arrebato de Lol V. Steini? Tal vez,
podríamos responder rápidamente “el alma”, si ello fuera posible. Claro que
entonces, el problema que tendríamos sería el de dilucidar qué cosa es el
alma, para poder decidir si acaso de ese arrebato se trata. Lol V. Stein se
realiza en su ser-de-a-tres, y de ese modo, precariamente puede mantener su
estabilización, si nos atenemos a la lectura que Jacques Lacan propone en su
homenaje a Marguerite Durasii. Que precariamente puede Lol mantener su
estabilización es justamente lo que podemos notar cuando ese ser-de-a-tres se
rompe, y ella enloquece. Por lo tanto, es del amor (es Jacques Hold quien se
enamora) y de la locura que nos ocuparemos aquí, sin poder pasar por alto el
problema de la mirada como objeto, ya que este es uno de los temas
principales que se juegan en Lol V. Stein. Comenzaremos por situar algunas
cuestiones relativas al amor en la vida de Lol, para entrar en nuestro desarrollo
guiados por la pregunta de qué es aquello arrebatado en su arrebato (lo
primero que plantea Lacan en su texto es la ambigüedad entre los genitivos
objetivo y subjetivo). Pero este primer interrogante es sólo un modo de
3
introducirnos en el trabajo, que nos permite llegar a montarnos sobre el eje
principal. Este se ubica en relación a la pregunta por el ser-de-a-tres: ¿qué
cosa es eso? He aquí las condiciones de este pequeño escrito.
I. Para comenzar
I. i- La sorpresa del lector
“En efecto, con particular nitidez se evidencia que el narcisismo de una persona despliega gran
atracción sobre aquellas otras que han desistido de la dimensión plena de su narcisismo propio
y andan en requerimiento del amor de objeto; el atractivo del niño reside en buena parte en su
narcisismo, en su complacencia consigo mismo y en su inaccesibilidad, lo mismo que el de
ciertos animales que no parecen hacer caso de nosotros, como los gatos y algunos grandes
carniceros; y aun el criminal célebre y el humorista subyugan nuestro interés, en la figuración
literaria, por la congruencia narcisista con que saben alejar de sí todo cuanto pueda
empequeñecer su yo. Es como si les envidiásemos por conservar un estado psíquico beatífico,
una posición libidinal inexpugnable que nosotros resignamos hace ya tiempo. Pero al gran
atractivo de la mujer narcisista no le falta su reverso; buena parte de la insatisfacción del
hombre enamorado, la duda sobre el amor de la mujer, el lamentarse por los enigmas de su
naturaleza, tienen su raíz en esta incongruencia [entre los dos tipos] de la elección de objeto”
(Sigmund Freud, “Introducción del narcisismo”iii)
Hay una sorpresa en la lectura del texto de Duras, y es que esa mujer,
Lol, pueda ser mirada, pero más allá del sentido de ser ella misma la
consistencia de una mirada que es en el mundo. Lol, además, puede ser
mirada por otro como objeto de deseo, incluso permanentemente, y aun
amada. La sorpresa se produce en el punto en que la voz del narrador, difusa,
ubicua al principio, finalmente se corporiza inequívoca en un cuerpo, que es el
de Jacques Hold. Y he aquí Lol mirada en tanto objeto de la mirada de otro. El
deseo del Otro se presenta en Lol objeto de ese deseo. Ocurre, además, que la
particularidad que ese Otro tenga para Lol (ya no desde Jacques Hold, sino en
la misma Lol) nos habla de una experiencia diferente a lo que podríamos llamar
amor. Por lo tanto, en los vericuetos del deseo, que Lol pueda ser vestida por la
mirada deseante de Otro, e incluso de otro no implica que además ello
resulte en la estructura del amor, por lo menos en lo que a ella atañe (otra
cuestión es Jacques Hold devenido un hombre enamorado). Justamente, la
vertiente que prevalece es la de un pequeño otro que, cuando no es funcional
al fantasma que Lol organiza, deviene un semejante molesto y perturbador. El
caballero no parece revestir en ningún momento un punto de mira importante
4
en los términos del amor; no se trata allí de un Otro desde el cual amarse
viéndose amada en la mirada de él, y en ese mismo movimiento, devenir
amante.
El desencuentro amoroso de Jacques Hold se encuentra con el vacío
existencial de Lol, y allí es donde Lacan ubica ese “”yo (je) pienso” de sueño
desagradable que constituye la materia del libro” (Lacan 1965b, 69). Luego,
aquel desencuentro se constituye contra (en contraste con) el enloquecer de
Lol. En este punto, podemos observar como la estructura del amor se muestra
absolutamente incompatible con la constitución del ser-de-a-tres.
I. ii- La no-mirada
“(…) el objeto a puede ser idéntico a la mirada. Pues bien, Freud señala precisamente el nudo
de la hipnosis al formular que en ella el objeto es un elemento seguramente difícil de captar,
pero indiscutible: la mirada del hipnotizador. Recuerden lo que ya formulé sobre la función de la
mirada, sobre sus relaciones fundamentales con la mancha, sobre el hecho de que ya hay algo
en el mundo que mira antes de que haya una vista para verlo, y que el ocelo del mimetismo es
un presupuesto indispensable del hecho de que un sujeto pueda ver y quedar fascinado, que la
fascinación de la mancha es anterior a la vista que la descubre. Discernirán con ello la función
de la mirada en la hipnosis, que puede ser desempeñada hasta por un tapón de cristal o por
cualquier otra cosa, con tal de que sea brillante” (Jacques Lacan, “En ti más que tú”iv).
Por un lado, tenemos a aquella que “barre el salón con su no-mirada”,
Anne Marie Stretter; propiciando de este modo un punto en que, como un
agujero negro, el campo de fuerzas que sostiene el mundo (el orden en que
habita Lol) se toca con otro registro, el punto de pasaje de un mundo hecho de
mirada a la oferta en holocausto de un cuerpo, el de Anne Marie, que se ofrece
en el altar de la vida de Lol, para que su mundo se sostenga. Pero,
curiosamente, la víctima propiciatioria no es la mujer alta vestida de negro, sino
la propia Lol. ¿Cómo se entiende esto? Si la mujer que arrebata al novio de Lol
es la que pone el cuerpo en el holocausto, ¿cómo es posible que Lol sea la
víctima? Esto puede ser, únicamente, en un contexto en que el tal cuerpo es
ofrecido en holocausto, pero como el cuerpo de Lol. En cuanto a Anne Marie,
las cosas son diferentes. En definitiva, ella se va; se va y se lleva consigo la
mirada de Michael Richardson y a Michael Richardson, y en ese mismo
5
movimiento, a la propia Lol, prendida a – y prendada de su propio cuerpo.
Aunque mejor sería decir Lol, prendida en su propio cuerpo el de Stretter –,
nombre aquel (Lol) de lo ubicuo mismo. La ubicuidad misma que encuentra
automáticamente una solución posible, un apoyo terrenal, en la consistencia de
un ser-de-a-tres. Sencillamente, no podemos decir que el cuerpo de Lol sea el
entregado en holocausto, ya que tal apropiación (la de Lol respecto de un
cuerpo que pudiéramos nombrar como propio de ella) no se ha consumado.
es el cuerpo de Lol, pero el de Anne Marie Stretter. Y no es que sea tal porque
pertenece a la mujer alta. La clave está dada por el sostenimiento en ese lugar
brindado por la mirada del novio, Michael Richardson, en el momento del
arrebato, en T. Beach. Estructura de-a-tres que se repite, diez años después,
con la mirada de Jacques Hold sosteniendo a Lol en el cuerpo de Tatiana Karl,
en S. Tahla. Pero, ¿qué queremos decir con “cuerpo entregado en
holocausto”? Nos referimos a un punto en un espacio no euclidiano, diríamos el
cuerpo de Anne Marie que, en tanto no-mirada, funciona como punto de
reversión de lo que mira (donde lo que es mirado se revela mirando), y en ese
cono de sombra Lol es tragada. Holocausto ofrecido a los dioses de la
desarticulación entre imagen corporal y subjetividad, a los dioses de “lo fuera
de tiempo” y “lo fuera de espacio”; aquellos que tienen en su poder la facultad
para diluir la realidad tal como la conocemos, y hacer que se derrita, se esfume
o se pierda, trémula. El cuerpo delgado y alto vestido de negro, el de Anne
Marie, es sacrificado como tal, y desde la mancha que mira al sujeto, sirve
ahora en su función de sede óntica de Lol. No leemos esto sino como un
tratamiento específico, un movimiento restitutivo, que aquella de quien se decía
“nunca parecía estar del todo allí”, utilizav ahora para tratar el retorno en lo real
de la ubicuidad que persevera en su erranciavi. Dicho de otro modo, un tipo de
auto-tratamiento de la vivencia de despersonalizaciónvii.
I. iii- Entonces, ¿qué es lo arrebatado allí?
En la pregunta ¿qué es lo arrebatado allí? aparecen algunas
posibilidades que están aludidas en el epígrafe freudiano. Acaso, en ese
narcisismo que se autocomplace y que, como efecto, da a ver la esfinge
6
fascinante a los ojos de aquellos que la admiran, de pura “congruencia”,
¿podemos encontrar algo así como el traslado del narcisismo, y con él, de toda
la libido del yo, o mejor dicho, en este caso, del narcisismo primario que no ha
llegado a constituir un yo, que se ve arrebatado con el consecuente efecto de
desposesión del cuerpo? En tal caso, desposesión del cuerpo que, solucionada
en el mismo acto, sería ocupación de un cuerpo otro que en la no-mirada es
habitado por tal narcisismo errante. Es decir que, intentando formular mejor la
pregunta, ¿estaríamos en condiciones de pensar en un desarreglo narcisista,
en el que la congruencia de la que Freud habla (una burbuja, una cápsula
cerrada) podría mostrarse, sin embargo, incongruente con la articulación
imaginaria al propio cuerpo (en términos freudianos, sería el “sentimiento de
realidad” el que estaría no disponible en su función de cohesión entre el sujeto
y el mundo exterior, entre la realidad psíquica y la realidad externa (Freud
1924))? Si ello fuera así, en la incongruencia de la supuesta congruencia
narcisística autocomplaciente, de la que decimos que lo que falla es la
articulación imaginaria al propio cuerpo, entonces lo que está allí en cuestión
son dos cosas: el cuerpo, y lo propio.
Si lo que hay es no tener un cuerpo, y si Lol falla, entonces, en la
apropiación, en lo que hace a la propiedad de un cuerpo que sea suyo, no falla,
sin embargo, en el entregarse a la aspiración de su serviii por la apropiación que
de este hace un cuerpo que es el de Anne-Marie Stretter, primero, y el de
Tatiana Karl, luego. Lo propio de Lol en lo atinente (lo que toca) al cuerpo atañe
a la verdad del sujeto en un ser-de-a-tres en el que mirada, cuerpos y escena
permiten la realización (en lo real) de una subjetividad distribuida en la
combinación de esos tres elementos.
II. Pero… ¿qué es ese ser-de-a-tres?
Dice Jacques-Alain Miller:
“Lacan reconoce en la pareja hombre / mujer, considerada por la tercera,
reconoce allí la estructura del fantasma ($<> a), y a partir de allí, define lo que
él llama en este escrito un ser-de-a-tres, con esos guiones” (Miller 2005, 397).
7
Luego, Éric Laurent, en el mismo encuentro, dice:
“Entonces, ese sujeto de a dos, es preciso dejarlo de lado por la forma
de a tres, por el ser-de-a-tres, contarse como tres, que aparece en el texto de
diferentes maneras” (ibíd, 399).
Más adelante, prosiguiendo Laurent con el desarrollo a propósito del
tiempo lógico, que había iniciado Miller en los encuentros previos, relaciona el
ser-de-a-tres con el tercer tiempo lógico, y hace referencia a la precipitación en
la locura, a partir de los movimientos comprensivos de Jacques Hold, que
quiere poner conciencia allí, en Lol:
“Entonces ahí, el tercer tiempo implica una báscula del tiempo no
porque el tercero sea eso –. Diría más bien cuatro, estamos en esto donde es
visto por la mirada. Estamos en el punto donde el emplazamiento de ese ser-
de-a-tres que nos presenta un equilibrio precario, puesto que va a romperse
cuando en lugar de pasar su tiempo haciendo lo que debe hacer, es decir,
mostrarle con la mirada, dar a ver y presentar la mirada, en lugar de ocuparse
del objeto, Hold se ocupa de Lol como tal e intenta comprenderla” (ibíd, 406).
Luego, más adelante, el mismo Laurent comenta, a propósito de los
avatares del ser-de-a-tres que vuelve a encontrar en la literatura del amor
cortés:
“La técnica erótica del amor cortés, lo que ella tenía de serio, es que
aquellos que escribían estaban ellos mismos tomados, las obras que escribían
formaban parte de la técnica erótica, que es una manera de presentar el ser-
de-a-tres, puesto que en el amor cortés existe la dama sin piedad, lo cual no
impide tener relaciones con partenaires diversos y existe el sujeto. Esto se
presenta desde el comienzo en una dimensión de ser-de-a-tres…” (ibíd, 410).
8
Siguiendo con el interés planteado aquí por el alcance de ese ser-de-a-
tres, nos interesa transcribir a continuación algunas oraciones de Lacan, del
Homenaje a M. Duras, en las que hace referencia al asunto.
Respecto de la identificación del lector con el personaje, y quién pasa a
través de quién, entonces “¿quién se dejó atravesar, ella o nosotros?” pregunta
Lacan; a propósito de este punto, es que refiere al “contarse de a tres”:
“Por lo que se ve hay que anudar de otra manera la cifra: para asirla hay
que contarse de a tres” (Lacan 1965b, 64).
Luego, a propósito del tres y la terceridad, nos comenta Lacan que Lol
es “una tercera que dista mucho sin duda de ser la tercera excluida” (ibíd, 71).
Señalamiento muy importante, ya que no se trata de un fantasma edípico, de
una típica escena que tal vez pueda resurgir en la rememoración, o en alguna
formación del inconsciente, o en un retorno de algún tipo teñido de celos por
tratarse del término excluido allí; no, lo que Lacan señala es que no se trata de
ello, de la contemplación de la escena primaria; no, por lo menos, como
fantasía neurótica constitutiva (una de las tres referidas por Freud en su
metáfora de los “parques de reservas naturales” (Freud 1917)).
Pero, específicamente, el término ser-de-a-tres aparece en el texto de
Lacan sólo dos veces. Para su mejor comprensión, transcribimos el párrafo
entero. Observemos los matices:
“No es su división de sujeto, manifiesta en Jacques Hold, lo que nos
retendrá ya más tiempo, es más bien lo que él es en ese ser de a tres en el que
Lol se suspende, plantando sobre su vacío el “yo (je) pienso” de sueño
desagradable que constituye la materia del libro. Pero, al hacerlo, Jacques Hold
se contenta con darle una conciencia de ser que se sostiene fuera de ella, en
Tatiana” (Lacan 1965b, 69).
Luego, en la misma página, en el párrafo siguiente, vuelve a aparecer el
sintagma. Copio también el párrafo completo:
9
“Pero es verdaderamente Lol quien organiza este ser de a tres. Y porque
el “yo (je) pienso” de Jacques Hold llega a obsesionarla con un cuidado
demasiado cercano, al final de la novela, por el camino por donde él la
acompaña en un peregrinaje al lugar del acontecimiento, Lol se vuelve loca”.
Pero, ¿cuál es la pregunta que se nos ocurre plantear respecto de este
ser de a tres? Supongo que a esta altura ya habremos notado un detalle que
salta a la vista: “Lacan reconoce en la pareja hombre / mujer, considerada por
la tercera, reconoce allí la estructura del fantasma ($<> a), y a partir de allí,
define lo que él llama en este escrito un ser-de-a-tres, con esos guiones”, dice
Miller. Pero en el escrito de Lacan, “esos guiones” no están. He aquí un punto
acerca del cual deberíamos poder decir algo.
III. El problema de los guiones
En principio, nos parece que este punto reviste su importancia, y que
podría tratarse de que allí hay algo más que una mera diferencia en las
impresiones tipográficas. Es más, una pregunta, tal vez la primera a la mano,
sería aquella que interrogue por la diferencia entre ambos textos: ¿por qué uno
con guiones, y otro sin ellos? Pero también hay otra pregunta posible, y es la
siguiente: ¿Por qué, en cualquiera de los dos textos (en este caso en el de
Miller), aparecen allí unos guiones? O más simplemente: ¿por qué los guiones?
De estas dos preguntas que formulamos (la segunda con dos variantes) nos
referiremos a la última.
Una primera posibilidad que se nos ocurre es el hecho de que los
guiones de Miller, al decir “un ser-de-a-tres, con esos guiones”, no sean otra
cosa que un recurso expresivo, casi como una tipografía diversa (itálicas,
negritas o cursivas), o tal vez como un subrayado: ser-de-a-tres, como para
que quede claro, y no se lea al pasar ser de a tres, sin más. El problema con
esta idea es que Miller allí no estaba escribiendo, sino hablando. Se trata de
uno de sus seminarios, y se refiere a los guiones puestos allí por Lacan en su
10
escrito. Por lo tanto, nuestra primera hipótesis respecto de por qué los guiones,
es una tontería. No están allí como mero recurso expresivo.
Por otra parte, nos consta que en la edición original en francés, no están
escritos los guiones. Como veíamos más arriba, en las citas de la versión en
español editada por Manantial, “ser de a tres” en el texto del Homenaje a
Marguerite Duras aparece sólo en dos oportunidades, en rrafos seguidos.
Trasncribimos a continuación esos mismos párrafos del texto de Lacan, pero
ahora de la edición francesa, publicada en 1965 en el número 52 de los
Cuadernos Renaud-Barrault:
“Ce n’est pas, manifeste dan Jacques Hold, sa division de sujet qui nous
retriendra plus longtemps, c’est ce qu’il est dans l’être à trois Lol se
suspend, plaquant sue son vide le “je pense” de mauvais rêve qui fait la matière
du livre. Mais, ce faisant, il se contente de lui donner une conscience d’être qui
se soutient en dehors d’elle, en Tatiana.
“Cet être à trois pourtant, c’est bien Lol qui l’arrange. (…)” (Lacan 1965a,
12)ix (cursivas nuestras).
Pero, en este punto, es en el que señalamos la que es nuestra posición
al respecto. Preferimos pensar los guiones, aun cuando no están presentes en
el texto de Lacan. Elegimos pensar esos guiones, señalados por Miller y
atribuidos a su maestro. Entonces, demarcamos nuestra posición en los
siguientes tres puntos, de los cuales uno es pregunta:
1) Los guiones están allí (atribuidos por Miller a Lacan).
2) No se trata de un recurso expresivo.
3) ¿Cuál será la razón de la introducción de los guiones en el texto de
Lacan, a instancias de Miller? O ¿Por qué los guiones?
Entonces, con estos dos presupuestos, la pregunta a la cual
intentaremos responder, ¿por qué los guiones?, ya va incorporándose a un
camino posible. Se trata de guiones no ingenuos, no tontos, y presentes allí.
11
Esto es suficiente para que la simple pregunta ¿por qué los guiones?
constituya un problema. Aquí lo hacemos nuestro.
Entonces, si los guiones tienen una razón más allá de un simple modo
de poner las cosas, eso quiere decir que se trata de algo que bien leído,
debería tener consecuencias en nuestra comprensión de lo que allí está en
juego.
Retomemos ahora la cuestión del ser-de-a-tres tal como es referido
textualmente:
1) Ser-de-a-tres es aquello que Lol organiza: “Pero es verdaderamente Lol
quien organiza este ser de a tres” (Lacan 1965, 71).
2) Está vinculado con la estructura del fantasma: “Lacan reconoce en la
pareja hombre / mujer, considerada por la tercera, reconoce allí la
estructura del fantasma” (Miller 2005, 397).
3) Es lo que estabiliza una posición subjetiva: porque es aquello que al
romperse, al desarmarse, precipita a Lol en la locura.
4) Y es lo que se rompe cuando uno de los elementos, Hold (en el lugar del
yo pienso, y del sujeto) comienza a ocuparse de Lol como objeto (se
enamora) e intenta comprenderla.
Pero, ¿se ha aclarado algún camino más que otros para ensayar alguna
respuesta a propósito de nuestra pregunta por los guiones? Creemos que sí.
Notemos lo que aparece si continuamos poniendo la lupa sobre un campo cada
vez más restringido, ahora sobre los fragmentos recientemente referidos:
1) Dice Laurent que Lol se vuelve loca cuando “…en lugar de
ocuparse del objeto, Hold se ocupa de Lol como tal e intenta
comprenderla” (Laurent 2005, 406) (cursivas nuestras).
2) “…es una manera de presentar el ser-de-a-tres, puesto que en
el amor cortés existe la dama sin piedad, lo cual no impide
tener relaciones con partenaires diversos y existe el sujetox
(ibíd., 410).
12
3) Dice Lacan: “…Jacques Hold se contenta con darle una
conciencia de ser que se sostiene fuera de ella, en Tatiana”
(Lacan 1965, 69) (cursivas nuestras).
En nuestro propósito de encaminarnos hacia alguna respuesta posible,
continuamos ahora con nuestro ejercicio de producir recortes
(presuntamentamente cada vez más específicos). De los párrafos citados más
arriba, hemos recortado a su vez otros fragmentos más pequeños. Y notemos
que en estos, a su vez, pondremos ahora nuestra atención en los términos que
habíamos resaltado en cursivas:
a) Lol como tal;
b) existe el sujeto;
c) conciencia de ser ; y
d) se sostiene fuera.
La pregunta que corresponde hacer ahora es la siguiente: ¿Por qué
decimos que en estos puntos señalados podemos leer algunos indicios que nos
muestren un camino para pensar la razón de los guiones del ser-de-a-tres?
Intentaremos continuar el ensayo de un esbozo de respuesta posible,
trabajando ahora con estos átomos extraídos de los párrafos citados.
a) Lol como tal: con esta expresión, Laurent se refiere al tratamiento
que comienza a hacer Hold sobre Lol, ocupándose de ella como
objeto, y en este caso, como objeto de amor. Ocurre que en este
“como tal”, está la cuestión de tomar a Lol como objeto amoroso,
y a la vez, en ese mismo movimiento, tratar a Lol – es Hold quien
lo hace como suponiéndole una subjetividad localizable en un
cuerpo. Hold ama a Lol, ha quedado prendado de ella; la
“congruencia narcisística”xi que ella muestra ha dejado fascinado
a este hombre; y reclama a Lol no sólo en calidad de punto de
mira para sí mismo, en términos netamente freudianos (Freud
1921), para hallarse amado en la mirada de ella ubicada en su
ideal del yo (el de Hold); sino además, para amarla a ella
13
corporalmente, en la flagrancia de su desnudez. El punto es que
para una cosa y la otra juntas, para un punto de mira requerido, y
para la disponibilidad de un cuerpo dispuesto y desnudo en el
acto sexual propiciando la escena del amor, la escenificación de
que la cópula copula (con todo lo ilusorio que ello conlleva) es
condición de posibilidad la subjetividad anudada a un cuerpo,
cohesionada por aquello que Freud nombrara como “sentimiento
de realidad” (Freud 1924); un cuerpo que, “sentimiento de
realidad” mediante (con la mediación de este) pueda brindar la
vivencia subjetiva de “eficacia sobre el mundo” (ibíd.). Pero
resulta que estas no son las coordenadas de Lol. Ella no está allí,
“ella daba siempre la sensación de estar en otra parte”, “…ya de
niña nunca parecía estar del todo allí”, dice su amiga Tatiana.
Hold no hace sino requerir a Lol, convocarla al lugar de lo
imposible, y en términos de lo referente al cuerpo, al no-lugar.
Hold convoca a Lol a la vivencia inefable de la ubicuidad. Pone el
dedo en el síntoma que ella misma había localizado, y que auto-
trataba con la configuración fantasmática del ser-de-a-tres. Ella
enloquece.
b) Existe el sujeto: aquí no hay mucho que explicar, salvo recordar
todos los desarrollos lacanianos respecto de la existencia de lo
simbólico y del sujeto del inconsciente (en varios lugares de su
enseñanza; aunque abundan en los seminarios 9, 13, 14 y 18). La
idea fuerza aquí es que el sujeto se mantiene fuera, se sostiene
fuera. En este caso, en relación al ser-de-a-tres encontrado en los
relatos del amor cortés, se trata de un sostenerse fuera uno de
los personajes, respecto de lo que juegan los otros dos (en el
caso de Lol, Lacan ubica a Jacques Hold en el lugar del sujeto en
el fantasma que ella organiza; en el lugar del objeto, podemos
ubicar a Tatiana, prestando su cuerpo y su desnudez para vestir
el vacío del cuerpo inexistente de Lol; el tercer elemento de este
ser-de-a-tres, no es sino la mirada de Lol).
c) Conciencia de ser: eso es lo que Jacques Hold le proporciona a
Lol en Tatiana, al darle a ver la escena a través de la ventana. La
14
conciencia de ser de Lol, consistente en la desnudez de Tatiana
amada por Hold. Justamente, cuando este deja de hacerlo, de dar
a ver el fantasma (ser-de-a-tres) que mantiene a Lol estabilizada,
para intentar inocular la auto-conciencia de ser en la propia Lol,
ya no a través del cuerpo de Tatiana, es allí cuando ello se vuelve
inadmisible e intolerable para Lol, y es rechazada tal posibilidad
por ella; y la locura.
d) Se sostiene fuera: la conciencia de ser se sostiene fuera de Lol,
en Tatiana. Pero esto es así debido a la actividad propiciatoria de
Jaques Hold. De todos modos, decir “fuera de ella” es
problemático; habría que cuestionar el estatuto del “fuera” y el de
“ella”. Para los fines de este trabajo, diremos que se trata de una
conciencia de ser en, inmanente a la facticidad de este ser-de-a-
tres. Pensar cualquier otra posibilidad, como “fuera” o “dentro”
respecto de Lol, es salirse de la que es su condición. De todas
maneras, lo que se sostiene fuera (además de la conciencia de
ser) y en esa ex-sistencia permite la conciencia de ser de Lol en
el cuerpo de Tatiana, es el sujeto, posicionado en Hold.
Entonces, ¿qué avance hemos hecho ahora sobre nuestro interrogante?
En este punto, creemos que ya no hay dudas respecto de dónde pueden
provenir esos guiones no ingenuos, no tontos, no sin razón puestos allí por
Miller (y por muchos otros que han escrito sobre “Lol con Lacan”). En todos los
lugares de su enseñanza en que Lacan refiere al concepto de existencia como
un sostenerse fuera, mantenerse fuera de, como es el caso de lo simbólico y
del sujeto del inconsciente, lo que escribe allí no es existencia sino ex-
sistencia, tal como lo hace Heideggerxii. Por supuesto, de ello se trata: de un
mantenerse fuera que respeta la distancia ontológica, una representación de lo
abierto, de la apertura del ente reconocida y respetada por la cualidad
ontológica del mismo. Por lo tanto, estamos en condiciones de pensar que esos
guiones del ser-de-a-tres (¡además se trata del ser!) no tienen una referencia
más adecuada que la del guión ontológico heideggeriano. El mismo que el
maestro de Friburgo escribe en su ex-sistencia, en su de-strucción, en su ser-
ya-en…, en su pre-ser-se…, en su e-lección, en su dejar-junto-puesto-delante,
15
etcxiii. Por otra parte, en lo que llega hasta nosotros de la enseñanza de Lacan,
en múltiples lugares aparece la traducción al francés del Dasein heideggeriano
con el guión ontológico: être-là. Del mismo modo, en las traducciones de Lacan
al español, podemos leer aquello que el Profesor José Gaos escribe “ser ahí”,
transcripto como “ser-ahí”xiv.
IV. Lacan con Heidegger
Bien. Y sostener esta hipótesis, ¿qué consecuencias traería para
nuestra comprensión del ser-de-a-tres leído por Lacan en Lol V. Stein?
Pensemos lo siguiente, ahora con Heidegger. El ser del ente del ser ahí,
del Dasein heideggeriano, no es sólo óntico – dice el filósofo – sino, además,
ontológico por definición. Pero, agrega, no se trata en este caso de un estatuto
ontológico teórico, académico, sino de una ontología relativa a la propia
comprensión que de su ser ahí el propio ser ahí tenga. Y de hecho, de esta
conciencia de sí, de este saberse, es de donde proviene la particularidad del
Dasein, distinto de todos los demás seres intramundanos. Por otra parte, esta
vuelta comprensiva sobre sí mismo del ser ahí, no es sin un pasaje por la
comprensión del mundo circundante. Lo que nos interesa dejar señalado es
que el Dasein, en su existencia, es ontológico por definición. Veamos como lo
dice Heidegger, en la traducción al español de José Gaos:
“El “ser ahí” tiene más bien, con arreglo a una forma de ser que le es
inherente, la tendencia a comprender su ser peculiar partiendo de aquel ente
relativamente al cual se conduce, por esencia, inmediata y constantemente, el
“mundo”. En el “ser ahí” mismo, y por ello en su peculiar comprensión del ser,
radica aquello en que señalaremos la retroactiva irradiación ontológica de la
comprensión del mundo sobre la interpretación del “ser ahí”” (Heidegger 1927,
25).
Por lo tanto, en la comprensión que del ser pueda hacer el ser ahí, en lo
que respecta a su propio ser, que decíamos es ontológico por definición,
16
hay una vuelta a través de la inmediatez del mundo circundante que irradia
retroactivamante sus emanaciones al propio ser ahí en su particular
interpretación. Sin embargo, esta ontología propia del ser ahí, tiene sus
particularidades:
“La preeminencia óntico-ontológica del “ser ahí” es, por ende, la razón
de que al “ser ahí” le permanezca encubierta la específica constitución de su
ser comprendida en el sentido de la estructura “categorial” inherente a él, el
“ser ahí”. El “ser ahí” es ónticamente “lo más cercano” a él mismo,
ontológicamente lo más lejano, pero, sin embargo, preontológicamente no
extraño” (ibíd., 26).
Entonces, ¿qué aporta esto a nuestra pregunta por el ser-de-a-tres?
En primer lugar, los guiones ontológicos del ser-de-a-tres resaltan el
carácter de ontológico de este ser que, en una modalidad “a-tres”, reúne las
condiciones de un ser ahí. Este ser-de-a-tres en su Dasein cuenta con una
conciencia de sí y conciencia de mundo que, imbricadas en un circuito retro – y
auto interpretativo, reúnen las condiciones de ser de todo Dasein: “El “ser
ahí” es ónticamente “lo más cercano” a él mismo, ontológicamente lo más
lejano, pero, sin embargo, preontológicamente no extraño”. Sólo que esta
facticidad de este quien, la propiedad o impropiedad de este ser ahí no se
juega en el anudamiento de la ex-sistencia del ser a un cuerpo, sino en el
anudamiento de tresxv. Incluso, podríamos pensar en distribuir los elementos
característicos del Dasein propuestos por Heidegger, en el ser-de-a-tres
propuesto por Lacan:
1) Onticamente, lo más cercano a él mismo: la mirada de Lol.
2) Ontológicamente, lo más lejano: Jacques Hold, que en su angustia da el
signo del sujeto, barrado y ex-sistente, que “se sostiene fuera”.
3) Preontológicamente no extraño: en Tatiana, Lol no es extraña; ella
habita allí, en aquella; se reconoce en ella y allí vive, mucho más
cercana que en lo que de Hold puede haber de existencial; pero no tan
cercana como para no reconocerse por la inmediatez insalvable (la mera
17
confusión con las cosas del mundo) que se juega en el objeto mirada, en
el plano óntico. Lol, en Tatiana, es. Y es, incluso, en un sentido óntico-
ontológico, propio del Dasein.
Teniendo en cuenta estas condiciones, intentemos pensar ahora en la
realidad de Lol como una vivencia difícil de ubicar en su precaria estabilización,
“colgada” de este ser-de-a-tres. Escribíamos más arriba, comentando a
Heidegger, que “…en la comprensión que del ser pueda hacer el ser ahí, en lo
que respecta a su propio ser, que decíamos es ontológico por definición,
hay una vuelta a través de la inmediatez del mundo circundante que irradia
retroactivamante sus emanaciones al propio ser ahí en su particular
interpretación”. Pensemos en Lol. Ella, que en el no-lugar, en el no-cuerpo del
campo de centeno, allí donde no es nosotros imaginamos su cuerpo y su
subjetividad. Sin embargo, como allí ella no es, encuentra su ser en Tatiana, a
quien siente no sólo “no extraña” o más bien “cercana”, sino que en esa
experiencia se juega lo fundamental, lo que del arrebato producido en T. Beach
diez años atrás perdura: la desnudez suspendida, el vestido negro con un
bretel caído, el destino de aquel cuerpo que barría el salón con su no-miradaxvi,
y Lol enganchada, prendida, llevada por la fuerza de un arrebato hacia ese
punto, hacia ese agujero negro centrípeto y absorbente, pasaje hacia una
realidad otra, en la que de lo simbólico va ha haber sólo testimonio de un daño
irreversible: la palabra que falta, imposible de encontrar. Puro suspenso y
agujero en la vivencia de lo inefable. Pero mientras el marco de la ventana dé a
ver la mostración del amante que sucumbe a la pasión por esa mujer que
ofrece su desnudez bajo su cabellera, y Lol espíe ya no tras las plantas verdes
del casino de T. Beach, sino tras las plantas verdes de centeno, ese suspenso
puede, en su realización fantasmática, realizar allí a Lol en su ser, que no es
sino lo que venimos señalando repetidamente, con Lacan, ser-de-a-tres.
Entonces, en su vuelta retroactiva de la interpretación que la
interpretación del mundo propicia sobre el propio ser en su retorno, es lo que
del ser-de-a-tres sostiene a Lol en su precaria estabilización. Lo que de Lol se
realiza en el fantasma de la pareja de un hombre y una mujer que es
observada desde el campo de centeno, es ni más ni menos que su posibilidad
18
de ser, la cual busca incesantemente, compulsivamente, podríamos decirxvii.
Hay allí, en su búsqueda, algo del orden de la adicción, del mismo modo que el
adicto busca la calma tóxica a su dolorxviii; e incluso, del mismo modo que un
neurótico puede recurrir a refugiarse tras las murallas de su yo fuerte, viejo
conocido, para atrincherarse en las delicias del goce que ese yo neurótico
conoce, busca y propicia, en su movimiento (acting out del neurótico) de
autoconfirmación y perpetuación de lo mismoxix. Pero la posibilidad de ser para
Lol no se realiza en la atenuación tóxica del dolor, ni en una elección de
neurosis. Lol encuentra la satisfacción para aquello que la inquieta en la
realización del fantasma que la realiza, allí, en la inmanencia de la escena que
se perpetra, en ese ser-de-a-tres que, óntico y ontológico, precisa de su
mirada, como de los cuerpos de Hold y de Tatiana que animen la escena
erótica a través de la ventana. Justamente, cuando lo que vuelve del mundo
circundante es otra cosa, cuando el retorno interpretativo propiciado por la
realidad no responde a las coordenadas del fantasma ortopédico de Lol,
justamente allí es que Lol enloquece. Lo que no vuelve igual, del mismo modo,
es el rol de Jacques Hold. Si él abandona el guión óntico-existencial que
manteniendo la apertura – cuida el ser de Lol, lo que la realizaba ahora la des-
realiza, precipitándola en el abismo de la locura. Esto es lo que ocurre cuando
Hold deja de “sostenerse fuera”, en la ex-sistencia propia del sujeto del
inconsciente, para introducir una fuerza extraña a ese ser-de-a-tres,
desarticulándolo. En el mismo movimiento, insiste en ubicar a Lol allí donde ella
no se encuentra, ni puede llegar a ser.
A modo de conclusión
Creemos haber andado un camino problemático y lleno de dificultades.
Las dificultades que una subjetividad particular, como la reflejada por
Marguerite Duras en su Lol V. Stein, y captada maravillosamente por Lacan
para aprovechar lo que en sus propios términos – de lo que él enseña, la
19
artista “evidencia saber sin mí”, dice. Y son tres los ejes que hemos trabajado
respecto de esta particular subjetividad. En primer lugar, la cuestión del amor,
que como hemos dicho, es el de Hold; él deviene enamorado, y sigue de cerca
los pasos de Lol (¡demasiado cerca!). En segundo lugar, avanzamos algo a
propósito de la cuestión del objeto mirada, y su relación con la mancha, y de
cómo Lol es tragada por esa función. Por último, a través del problema de los
guiones, y del guión ontológico de Heidegger, y de cómo se corre del guión
existencial Jacques Hold, es que hemos concentrado nuestros principales
esfuerzos en el ser-de-a-tres. Una lectura de Lol, desde un Lacan con
Heidegger, es lo que – creemos – nos ha permitido arribar a un punto: el ser-
de-a-tres es un modo del fantasma de Lol (vg. Lacan, Miller y Laurent) que da
cuenta del auto-tratamiento llevado a cabo por ella sobre un punto específico y
problemático que no es cualquiera: la ubicuidad, la ausencia de anclaje en el
mundo; y en un cuerpo.
Bibliografía
-DURAS, M. (1963), El arrebato de Lol V. Stein, Gallimard, Barcelona, 1993.
-FREUD, S. (1914), “Introducción del narcisismo”, en Obras Completas, Amorrortu,
tomo XIV, Buenos Aires, 1998.
-FREUD, S. (1917), “Los caminos de la formación de síntoma”, en Obras Completas,
op. cit., Vol. XVI.
-FREUD, S. (1921), “Psicología de las masas y análisis del yo”, en Obras Completas,
op. cit., tomo XVIII.
-FREUD, S. (1924), “Pérdida de la realidad en las neurosis y las psicosis”, en Obras
Completas, op. cit., tomo XIX.
-HEIDEGGER, M. (1927), El ser y el tiempo, Fondo de Cultura Económica, México,
2003.
20
-HEIDEGGER, M. (1950), Conferencias y artículos, Ediciones del Serbal, Barcelona,
1994.
-LAURENT, É. (2000), “El sofisma de Lol V. Stein”, en J-A. Miller, Los usos del lapso,
Paidós, Buenos Aires, 2005, 397-420.
-LACAN, J. (1965a), “Hommage fait à Marguerite Duras, du Ravissement de Lol V.
Stein”, dans les Cahiers Renaud-Barrault, nº 52, Gallimard, Paris, 1965, 7-15.
-LACAN, J. (1965b), “Homenaje a Marguerite Duras, del rapto de Lol V. Stein”, en
Intervenciones y Textos 2, Manantial, Buenos Aires, 1988, 63-72.
-LACAN, J. (1964), Los cuatro principios fundamentales del psicoanálisis, El
Seminario: Libro 11, Paidós, Bs. As., 2001.
-LÓPEZ, H. (2004), Lo fundamental de Heidegger en Lacan, Letra Viva, Bs. As., 2004.
-LÓPEZ, H. (2007), Las Adicciones. Sus fundamentos clínicos, Lazos, Bs. As., 2007.
-MILLER, J. A. (2000), Los usos del lapso, Paidós, Buenos Aires, 2005.
-NAPOLITANO, G. et al (2008), “Psicoanálisis y literatura: la despersonalización y el
fenómeno del doble en la ficción literaria”, en Memorias de las XV Jornadas de
Investigación, Secretaría de Investigaciones, Facultad de Psicología, UBA, 2008, tomo
III, 198-201.
-SOLER, C. (1988), “El trabajo de la psicosis”, en Estudios sobre las psicosis,
Manantial, Bs. As., 1991, 15-20.
Notas
i M. Duras (1963). El arrebato de Lol V. Stein, Gallimard, Barcelona, 1993.
ii J. Lacan (1969). “Homenaje a Marguerite Duras, del rapto de Lol V. Stein”, en
Intervenciones y Textos 2, Manantial, Buenos Aires, 63-72.
iii Vg. S. Freud (1914). “Introducción del narcisismo”, en Obras Completas, Amorrortu,
tomo XIV, Buenos Aires, 1998, 86.
21
iv Vg. J. Lacan (1967). Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. El
seminario: Libro 11, Paidós, Bs. As., 1996, 280.
v Al decir que Lol “utiliza” este recurso, no nos referimos a una voluntad kantiana, a
una voluntad consciente en juego allí, sino a un “utilizar” determinado por lo
inconsciente. No lo inconsciente reprimido, sino lo inconsciente desnudo
(desanudado), “a cielo abierto”.
vi Si planteamos esta actividad de Lol, “colgada” de la escena, consistiendo en ese ser-
de-a-tres introducido por Lacan, como un intento restitutivo, al modo de un auto-
tratamiento de los retornos en lo real, y si el retorno en lo real aquí queda del lado de
la vivencia de despersonalización, nos parece interesante plantear la siguiente
pregunta: ¿cómo podemos ubicar esto que planteamos como un auto-tratamiento de lo
real, en relación a lo planteado por Colette Soler respecto de tres tipos de auto-
tratamientos de lo real: por lo simbólico, por lo real de la obra, o por lo real del acto
auto o hétero mutilador (Soler 1988, 15-20)? En principio, notamos que el planteo
desarrollado aquí, no se adecúa a ninguno de los propuestos por C. Soler, al menos
en relación al artículo al que hacemos referencia.
vii Graziela Napolitano se ocupa de Lol a propósito de la experiencia de
despersonalización (Napolitano et al 2008, 198-201).
viii Su ser es aspirado por el cuerpo de turno (Anne-Marie Stretter / Tatiana Karl),
sostenido en la mirada de un varón enamorado (Michael Richardson / Jacques Hold).
ix Hemos citado ya estos mismos párrafos en castellano. Se encuentran en la página
69 del texto editado por Manantial.
x Estas últimas cursivas son nuestras.
xi Tal vez, en este caso, debamos ubicar en este punto la “congruencia narcisística” del
propio Jacques Hold, reflejada en el vacío que Lol le presenta.
xii Cf. preferentemente los seminarios 9, 13, 14 y 18, y el texto “Radiofonía”. En ellos
abundan las referencias al concepto heideggeriano.
xiii Pueden encontrarse estas referencias en distintas obras de Martin Heidegger. Cf., p.
ej., (1927): El ser y el tiempo, México, Fondo de Cultura Económica, 2003; y (1950)
Conferencias y artículos, Barcelona, Ediciones del Serbal, 1994.
xiv Cf. p. ej. las siguientes clases, en las traducciones producidas para circulación
interna de la Escuela Freudiana de Buenos Aires: Seminario 2, clase del 12-1-55;
Seminario 9, clase del 6-6-62; Seminario 18, clase del 10-3-71.
xv Por esta misma particularidad, entonces, no se corresponde con un Dasein tal como
lo caracteriza Heidegger. Sí, tal vez, podríamos referirnos al problema de la
impropiedad y de la existencia inauténtica del “se dice”, el Das Man, lo uno, lo que se
22
dice (on dit, en francés), lo impersonal, lo colectivo, una especie de Dasein
comunitario. En esa lógica, Heidegger escribe: “El “ser relativamente a otros” se torna
entonces “proyección” del peculiar “ser relativamente a mismo” en otro. El otro es
una doublette del “sí mismo”” (Heidegger 1927, 141).
xvi No es Marguerite Duras sino Lacan quien pone el guión en no-mirada. Cf. M. Duras,
op. cit., p. 127; y J. Lacan, op. cit., p. 67.
xvii Aunque esta posibilidad de ser, para ella, al ser la única, pasa a habitar el campo de
lo necesario. De este modo, cualquier otra posibilidad, la apertura misma del campo de
lo posible, queda subsumida en el terreno de la pura contingencia. Por ejemplo, el
azaroso enamoramiento de aquel que en su amor abandona su función de Hold(ing),
precipitándola así en la locura.
xviii “En la intoxicación con sustancias, se trata de una urgencia por cancelar el dolor del
trauma pulsional. “Dolor” y “cancelación química” son términos complementarios que
se reclaman uno al otro, a tal punto que podemos deducir que el problema del adicto
es el dolor, por el mecanismo que emplea como defensa: la cancelación” (López 2007,
146).
xix “La falta es, o en términos freudianos: la represión es primaria, antecede de tal
modo a la experiencia del sujeto, que lo constituye en falta, en falta de ser (manque à
être). Lo reprimido (olvidado) por tanto no es la presencia del ser, sino la falta radical
de ser que el sujeto remedia con un farmakon al que se apega: la sustancia de su yo
(López 2004, 71).
*Breve reseña curricular:
Psicoanalista, Miembro del Foro Analítico del Río de la Plata (FARP), y de la Escuela
Internacional de Psicoanálisis del Campo Lacaniano (EPCL); Licenciado en Psicología (UBA);
Docente de “Psicología Clínica de Adultos”, Cátedra I, Facultad de Psicología (UBA); Director
de cursos de posgrado, Dirección de Capacitación y Desarrollo, Ministerio de Salud (GCBA);
Psicólogo Becario Honorario, Servicio de Consultorios Externos, Hospital Moyano (GCBA);
Supervisor del Servicio “Terapia a Corto Plazo 1”, Hospital Borda (GCBA); Becario UBACyT,
Proyecto P039. martinalomo@hotmail.com
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Terapia a Corto Plazo 1
  • Servicio Supervisor Del
Supervisor del Servicio " Terapia a Corto Plazo 1 ", Hospital Borda (GCBA);
Homenaje a Marguerite Duras, del rapto de Lol V
  • J Lacan
ii J. Lacan (1969). " Homenaje a Marguerite Duras, del rapto de Lol V. Stein ", en Intervenciones y Textos 2, Manantial, Buenos Aires, 63-72.
El arrebato de Lol V
  • M Notas I
  • Duras
Notas i M. Duras (1963). El arrebato de Lol V. Stein, Gallimard, Barcelona, 1993.
El trabajo de la psicosis
  • C -Soler
-SOLER, C. (1988), "El trabajo de la psicosis", en Estudios sobre las psicosis, Manantial, Bs. As., 1991, 15-20.
Homenaje a Marguerite Duras
  • J -Lacan
  • V Del Rapto De Lol
  • Stein
-LACAN, J. (1965b), "Homenaje a Marguerite Duras, del rapto de Lol V. Stein", en Intervenciones y Textos 2, Manantial, Buenos Aires, 1988, 63-72.
Miembro del Foro Analítico del Río de la Plata (FARP), y de la Escuela Internacional de Psicoanálisis del Campo Lacaniano (EPCL)
  • Psicoanalista
Psicoanalista, Miembro del Foro Analítico del Río de la Plata (FARP), y de la Escuela Internacional de Psicoanálisis del Campo Lacaniano (EPCL);