ArticlePDF Available

La ley y la sangre. La "guerra de razas" y la constitución en la América Bolivariana

Authors:

Abstract

This article tries to describe the kind of war that experienced Venezuela and New Granada during their emancipation, arguing that it can be qualified as a "race war" by using Michel Foucault's concept of historicism. The "war to the death" that Bolivar declared to the Spaniards in 1813 confronted two races in a cruel fight that was supposed to give way to a new temporality for the patriots. This work tries to link the emergence of new historicist discourses on colonialism and freedom and the dynamics of war that characterized Tierra Firme during its independence.
5
La ley y la sangre. La “guerra de
razas” y la constitución en la América
Bolivariana
A Lei e o Sangue. A “guerra de rase
a constituição na América bolivariana
The Law and the Blood. Theracial
war” and the Bolivarian America’s
Constitution
Clément Thibaud
Professor titular na Universidade
de Nantes (Nantes/França) e
investigador do “Centro de
Pesquisas em História Internacional
e Atlântica” (CRHIA) e do
“Mundos Americanos, Sociedades,
Circulações, Poderes - séculos XV-
XXI” (MASCIPO/EHESS)
e-mail:
clement.thibaud@univ-nantes.fr
Resumen
El artículo intenta calificar el tipo de guerra que se libró en Venezuela y en
la Nueva Granada durante el proceso de emancipación. Defiende la tesis
de que se desarrolló una “guerra de razas” cuyo ámbito de emergencia
fue lo que Michel Foucault llamó el “historicismo”. La guerra a muerte que
declaró Bolívar a los españoles en 1813 confrontaba razas distintas en una
lucha sin cuartel que debía abrir una nueva temporalidad histórica para los
patriotas. Se trata entonces de articular la emergencia de nuevos discursos
historicistas sobre el colonialismo y la libertad y la dinámica guerrera que
caracterizó la Tierra Firme durante su independencia.
Resumo
O artigo procura qualificar o tipo de guerra pela qual Venezuela e Nova
Granada passaram durante o processo de emancipação. Defende a idéia de
que ocorreu uma “guerra de raças”, cuja emergência pode ser qualificada
pelo que Michel Foucault chama “historicismo”. A guerra à morte que
Bolívar declarou aos espanhóis em 1813 confrontava raças distintas em
uma luta sem trégua, que deveria abrir uma nova temporalidade histórica
para os patriotas. Trata-se, então, de articular o aparecimento de novos
discursos historicistas sobre o colonialismo e a liberdade com a dinâmica
guerreira que caracterizou a Terra Firme durante sua independência.
Abstract
This article tries to describe the kind of war that experienced Venezuela and
New Granada during their emancipation, arguing that it can be qualified as
a “race war” by using Michel Foucault’s concept of historicism. The “war to
the death” that Bolivar declared to the Spaniards in 1813 confronted two
races in a cruel fight that was supposed to give way to a new temporality
for the patriots. This work tries to link the emergence of new historicist
discourses on colonialism and freedom and the dynamics of war that
characterized Tierra Firme during its independence.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
DOI - http://dx.doi.org/10.1590/2236-463320110101
6
Palabras-chave
revolución, guerra, etnicidad, Hispanoamerica, Independencia, historia
política
Palavras-chave
revolução, guerra, etnicidade, América espanhola, Independência, história
política
Keywords
revolution, war, ethnicity, Spanish America, Independence, political history
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
7
Los relatos de construcción nacional habitualmente insisten en el papel de
las guerras en la fundación de una identidad colectiva. Esta anotación es
aplicable en mayor medida a los Estados creados al terminar el proceso de
independencia que los enfrentó a un imperio colonial. Esta conflictividad
permite en efecto construir un “nosotros” basado en la representación de
un destino compartido frente al enemigo. Es la experiencia de un sacrificio
que sanciona la existencia de una causa común, y deja a las generaciones
futuras un conjunto de fechas — y de deudas —, de hechos y de héroes ca-
paces de construir una historia unificadora. En 1870, Bismarck, al presionar
a Francia para que le declarara la guerra a Prusia, designa el adversario de
los alemanes. El segundo Reich alemán nace en Versalles al año siguiente
sobre los escombros del Segundo Imperio de Napoleón III.
Sin embargo, la historiografía actual sobre las independencias hispa-
noamericanas persiste en presentar la guerra como un factor secun-dario
— pasivo — en la fundación de las nuevas repúblicas. No forma, con más
frecuencia, sino un telón de fondo para los hechos más importantes de ca-
rácter jurídico-político: la proclamación de las juntas en 1810, o bien la de
las constituciones. Esta descalificación de los combates y de su dinámica
explica en buena parte el desequilibrio cronológico que caracteriza hoy en
día a muchos de los trabajos sobre las independencias hispanoamericanas.
Desde la obra seminal de François-Xavier Guerra, el período inmediata-
mente posterior a la deposición de Carlos IV y de Fernando VII cautiva a los
historiadores mientras que los años posteriores, como la década de 1820,
quedan relativamente de lado.1 Esta exclusión se explica por el peso de
una historia muy tradicional que se apasionó por las batallas y los héroes.
Bibliotecas enteras se formaron a lo largo de los años celebrando la gesta
de los soldados de la Independencia, y profesando el culto a Bolívar.2 Este
auge desalentó los trabajos más científicos. Pero debemos invocar otras
razones más profundas. Como anotaban los contemporáneos en su co-
rrespondencia, e incluso los prime-ros historiadores de la emancipación,3
las guerras de independencia fueron ante todo conflictos civiles. Lejos de
enfrentar el pueblo americano al opresor español, estos combates enfren-
taron a poblaciones criollas, a favor de diversos objetivos. La complejidad
de la guerra, la diseminación de los conflictos, las causas variables de su
iniciación, los diferentes ritmos de su despliegue, todo esto desanimó los
análisis que rechazaban las viñetas de la memoria nacional.4
Ciertamente hay que reconocer que la violencia contribuyó a fundar
las nuevas repúblicas al darles una identidad, así como pasiones y una
historia. Los combates causaron desplazamientos de población; provocaron
a veces profundas reestructuraciones sociales en algunas regiones. La
cuestión de la violencia también afecta la constitución de la política en el
período fundacional, si se entiende este tema según Carl Schmitt, como un
proceso de identificación del enemigo y, como efecto adicional, del amigo,
y por lo tanto del pueblo.5 Pero sigue siendo fundamental si se comprende
la política como la modalidad de construcción de lo social a través de su
institucionalización política y jurídica. Las instituciones públicas deben
conjurar la guerra para edificar un orden estable por medio de los procesos
de estatización y representación a la vez. Por un lado, entonces, la decisión,
la violencia, el combate, la construcción polémica del ser; por el otro, el
derecho, la representación, la reflexibilidad social, el orden apaciguado por
mediación de la ley.
1
En este balance crítico, existen, por supuesto,
muchas excepciones. Véase por ejemplo MC
FARLANE, Anthony. La caída de la Monarquía
española y la independencia hispanoamericana.
In: PALACIOS, Marco (coord.). Las independencias
hispanoamericanas. Interpretaciones 200 años
después. Bogotá: Norma. p.31-59.
2
CARRERA DAMAS, Germán. El culto a Bolívar.
Caracas: Universidad Central de Venezuela, 1970;
CASTRO LEIVA, Luis. El historicismo político
bolivariano. Revista de estudios políticos, Madrid,
n.42, p.71-100, 1984.
3
AUSTRIA, José de. Bosquejo de Historia militar de
Venezuela en su guerra de independencia. Tomo
I. Caracas: 1855. p.378, passim, RESTREPO, José
Manuel. Historia de la Revolución de la República
de Colombia. Vol. 1. Medellín: Bedout, [1858]
1969. p.45, p.244, passim, BARALT, Rafael María y
DÍAZ, Ramón. Resumen de la historia de Venezuela
desde el año de 1797 hasta el de 1830. París:
Imprenta de H. Fournier y Compia, 1841. p.54,
p.550, etc.
4
Existen, por supuesto excepciones, entre las
cuales es necesario destacar la obra seminal de
HALPERÍN DONGHI, Tulio. Revolución y guerra.
Formación de una élite dirigente en la Argentina
criolla. Buenos Aires: Siglo XXI, 2005 [1972].
5
SCHMITT, Carl. La notion de politique. París:
Calmann Lévy, 1994 [1932].
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
8
De hecho, este contraste bipolar describe una concepción del poder
en un horizonte jurídico y político bastante tradicional. Si la antinomia
entre la fuerza y el derecho estructura la mayor parte del discurso sobre
la guerra, el análisis debe desprenderse de este marco conceptual para
comprender en toda su complejidad las dinámicas de recomposición iden-
tificadora y de creación institucional. En el contexto hispánico, es sin duda
la América bolivariana la que ofrece el punto de vista más interesan-te
sobre este problema. El doble tema de la fundación republicana es bien
reconocible allí. Por un lado, guerras sangrientas, marcadas por enfrenta-
mientos raciales, donde el papel de los ejércitos fue decisivo; por el otro,
un conjunto de discursos y de prácticas modernas que rechazaban el
dominio del hombre por el hombre, e insistían en su exclusiva sumisión a la
ley. Es sin duda en la articulación de los dos discursos, el de la guerra y el
del derecho, que se encuentra uno de los puntos de vista más interesantes
para comprender el papel de la violencia en las transformaciones de toda
clase que produjeron los procesos de independencia.
Michel Foucault, el elogio de Roma y el nacimiento del historicismo
La idea de raza es una construcción social que puede ser comprendida
en tres sentidos diferentes, como lo recuerda Nancy Appelbaum.6 En
cuanto clasificación jurídica, fue un elemento importante que estructuró
la jerarquías estatutarias del Antiguo Régimen colonial. Como factor de
clasificación social, la idea de raza legitima también la infravaloración y
la exclusión de las poblaciones de color (o de religión, o de una cultura
diferente de la del grupo dominante). En fin — y este punto es el que nos
interesa en particular —, la raza forma un relato global al organizar la
legitimación y la percepción del espacio social. En cuanto meta narración
permite estructurar un discurso sobre la sociedad que sirvió, por regla
general, para legitimar la discriminación de las minorías basándose en
jerarquías genealógicas, de civilización, históricas o biológicas.
Es bajo esta perspectiva que conviene evocar el curso que dio
Foucault en el Collège de France en 1976 y que apareció bajo el título de
“Il faut défendre la société”. 7 Como muestra este libro, los grandes relatos
basados en la idea de “razas” no siempre sirvieron para justificar el do-
minio de las elites de origen europeo. Michel Foulcault tuvo el mérito de
llamar la atención sobre el hecho de que la “raza” nunca fue una categoría
eternamente dedicada al mantenimiento de un orden injusto. La idea fue
primero utilizada, según él, para desestabilizar los dispositivos simbólicos
de legitimación de los poderes monárquicos. Era una arma de guerra contra
las teorías jurídico-políticas del poder y, más específicamente, contra la
tesis del consentimiento. Ciertamente Foucault propuso una reconstrucción
histórico-filosófica de la idea de raza que sigue siendo materia de cautela
en el plano del carácter positivo de los hechos. Sin embargo, por lo menos
tuvo el mérito incomparable, en el plano conceptual, de haber desnatu-
ralizado nuestra mirada sobre las dinámicas de discriminación racial para
mostrar toda su ambigüedad.
“Il faut défendre la société” vuelve a trazar en esta forma la genea-
logía de la emergencia de un tipo de discurso inédito sobre el poder en la
edad clásica. Foucault comienza recordando la retórica de la aclamación
y de la fascinación monárquica que desarrollaron las crónicas y los anales
medievales. Este discurso de la soberanía, de naturaleza religiosa y jurídica,
hacía, como escribió Petrarca, “el elogio de Roma”. Exaltaba la continuidad
6
APPELBAUM, Nancy. Introduction. In:
APPELBAUM, Nancy P.; ROSEMBLATT, Karin A.;
MACPHERSON, Anne S. (ed.). Race and Nation in
Modern Latin America. Chapel Hill: The University
of North Carolina Press, 2003. p.1-3.
7
FOUCAULT, Michel. ‘Il faut défendre la société’.
Cours au Collège de France, 1975-1976. París:
Gallimard-Le Seuil, 1997. Existe una traducción
española bajo el título de Defender la sociedad.
Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica,
2001 y una traducción portuguesa, Em defesa da
sociedade: Curso no Collège de France (1975-
1976). Trad. de Maria Ermantina Galvão. São
Paulo: Martins Fontes, 2000.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
9
del poder y su capacidad de mantener un orden pacífico gracias a la bon-
dad de las leyes y de la inscripción del cuerpo político en el diseño sobre-
natural de la Providencia. Pero en el siglo XVII se produjo una gran ruptura.
Las dos revoluciones inglesas vieron nacer otro tipo de discurso. Éste
estaba organizado en torno a nuevos hechos y nuevos actores; defendía
un concepto alternativo de la sociedad y del orden. Con el fin de criticar la
monarquía, o sus excesos, los levellers, los diggers, y después el aristócrata
francés Henry de Boulainvilliers, denunciaron en efecto el engaño de las
justificaciones jurídico-religiosas de la soberanía.
El orden real no era a sus ojos de naturaleza jurídico-religiosa, sino
un estado de hecho que resultaba de una violencia original. El derecho del
rey, en lugar de fundar la legitimidad y de justificar el consentimiento de
sus súbditos, escondía en realidad el dominio de la fuerza. En el origen de
la monarquía, la conquista de un pueblo por otro — la de los sajones por los
normandos, la de los galo-romanos por los francos — representaba el hecho
decisivo sobre el cual se basaba en realidad la sociedad. Despojado de su
posición de vicario de Dios, el rey ya no era sino el representante de los
conquistadores. Los verdaderos sujetos de la historia ya no eran las leyes o
la gracia, la soberanía o la majestad, el rey y la monarquía, sino las “razas”,
las “naciones”, los “pueblos”, los cuales se libraban subterráneamente, bajo
la apariencia de una concordia pública, a una lucha sin cuartel. Aparecía
entonces un régimen de historicidad inédito poblado por personajes singu-
lares — sajones, normandos, francos, galeses, celtas, pueblos y naciones
originarios. Se organizaba en torno a cronologías inusitadas que se desplie-
gan a partir de un comienzo sangriento – en general una conquista – y se
cerraba con el anuncio de una emancipación posible.
Porque el reconocimiento de una violencia fundadora, que continu-
aba bajo una apariencia de justicia, le asignaba a la historia la tarea de
una redención final. Al fin de la historia, los pueblos, las naciones o las
razas vencidas debían vengar con la sangre a quien había derramado la
suya originalmente. El tiempo pasaba a la espera de una emancipación
determinada por el destino. La historia ya no se había petrificado en la glo-
rificación de los derechos del soberano, sino que se organizaba según una
temporalidad abierta que permitiría el establecimiento de una verda-dera
paz. Foucault contrasta así el discurso romano de la gloria con el discur-
so judío de la profecía y de la promesa.8 En este sentido, el relato de la
“guerra de razas” nació como un arma crítica, utilizada por ciertos grupos
minoritarios para desnaturalizar el orden que los oprimía. Permitía pensar
la sociedad no según una relación de armonía sino según una de guerra,
de división, de conflicto. De esta manera, surgía un historicismo que debía
llevar, en el curso del siglo XIX, a la escritura de una historia centrada en
el pueblo y los pueblos – diferente de la corriente alemana del historismus.
Foucault nota la ambigüedad y la neutralidad axiológica de esta concep-
ción del mundo. Si legitimaban las revoluciones modernas, si sostuvieron
el concepto marxista de la lucha de clases, las tesis historicistas también
justificaron el dominio de los pueblos colonizados por los europeos y po-
pularizaron la idea de la pureza racial al que los nazis atribuyeron un valor
absoluto en el siglo XX.
¿En qué nos ayudan las tesis de Michel Foucault a reflexionar sobre
las guerras de independencia de la Tierra Firme? Su principal interés
en este campo es enfocar una posible articulación entre el discurso del
derecho y el de la guerra, entre la violencia y la constitucionalización del
8
FOUCAULT, Michel. Op. Cit., p.63.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
10
poder. “Il faut défendre la société” describe la emergencia de nuevos sujetos
históricos — razas, naciones, pueblos — borrados por las concepciones
jurídicas o filosóficas de la soberanía. Señala en esta forma el surgimiento
de una nueva concepción de la temporalidad profana como advenimiento
revolucionario. Advierte por fin que el discurso de guerra de las razas
fue un mecanismo argumentativo positivo, destinado originalmente no
a legitimar el orden existente sino a criticarlo. En su célebre panfleto
¿Qué es el tercer estado? (1789), el abate Sieyès pretendió demostrar la
necesidad de una constitución para Francia como la revancha del tercer
estado contra la nobleza. Volvió a la historia de los francos y los galo-
romanos y reclamó que los primeros, cuyos descendientes eran los nobles,
retornaran a los “bosques de Franconia”.9 En la era de las revoluciones, la
reflexión constitucional se inscribió así con pleno derecho en el registro del
historicismo. Sabemos hasta qué punto los insurgentes norteamericanos
se compararon con los sajones y los hebreos.10 Como bien se sabe, esta
clase de comparaciones también fue frecuente entre los patriotas hispano-
americanos.11
El historicismo hispanoamericano, particularmente fuerte durante
los hechos revolucionarios, debe sin duda ser reemplazado bajo la
perspectiva abierta por la controversia del Nuevo Mundo que se desarrolló
en la segunda mitad del Siglo de las Luces en las dos riberas del océano
Atlántico. Antonello Gerbi y más recientemente Jorge Cañizares-Esguerra
señalaron la importancia en el proceso de historicización de la experiencia
americana.12 A las Luces franco-escocesas que aseguraban que el hemis-
ferio no era comprensible sino bajo la perspectiva de una historia natural,
tanto los intelectuales españoles como los hispanoamericanos recordaron
que América — y los indígenas — tenían una historia. Esta sensibilidad
histórica se afirma en la segunda mitad del siglo XVIII, gracias en particular
a la Academia Real de Historia de Madrid fundada en 1738. Fue sobre todo
llevada a América por los jesuitas expulsados de la Monarquía católica en
1767, como lo atestigua la Historia antigua de México, de Francisco Javier
Clavijero (1780), quien compara los imperios precolombinos con Roma
y Atenas. El recuerdo de la antigüedad americana constituye a partir de
entonces uno de los pilares del patriotismo hispánico.13
A finales del siglo XVIII, el discurso historicista de las razas, los
pueblos y las naciones impregna la reflexión política en los dominios
españoles. Lorenzo de Villanueva, por ejemplo, en su Catecismo de Estado,
publicado en Madrid en 1793, se inscribe en este registro cuando vuelve a
considerar los diferentes gobiernos de la península Ibérica:
Los pueblos de España no fueron obligados a obedecer a los Romanos y después a los
Godos y Visigodos que se apoderaron de ellos y los avasallaron sin consentimiento
suyo, y mucho menos a los Moros, que con resistencia pública de toda la Nación
se hicieron señores de ella. Eso se seguiría si no pudiera el Príncipe mandar a los
súbditos sin preceder para ello este contrato del pueblo.14
Varios autores españoles han desarrollado un tipo de razonamiento
político que adopta así esta forma: una violencia original de la que se
deriva un orden ilegítimo, requiere el momento regenerador de la constitu-
cionalización del orden político. La adopción de un conjunto de derechos
escritos debía redimir la comunidad de la sangre derramada al principio.
Después de 1808, esta clase de argumentación resurgió con fuerza porque
9
SIEYÈS, Emmanuel Joseph. Qu’est-ce que le
tiers-état? París: [1789] 1822. p.70-71: “Mais
le Tiers ne doit pas craindre de remonter dans
les temps passés ; il se reportera à l’année
qui a précédé la conquête ; et puisqu’il est
aujourd’hui assez fort pour ne pas se laisser
conquérir, sa résistance sans doute sera plus
efficace. Pourquoi ne renverrait-il pas dans les
forêts de la Franconie toutes ces familles qui
conservent la folle prétention d’être issue de la
race des conquérants, et d’avoir succédé à des
droits de conquête ? La nation, alors épurée,
pourra se consoler, je pense, d’être réduite à ne
se plus croire composée que des descendants des
Gaulois et des Romains. En vérité, si l’on tient
à vouloir distinguer naissance et naissance, ne
pourrait-on pas révéler à nos pauvres concitoyens
que celle qu’on tire des Gaulois et des Romains
vaut au moins autant que celle qui viendrait des
Sicambres, des Welches et autres sauvages sortis
des bois et des marais de l’ancienne Germanie ?”
10
MARIENTRAS, Elise. Nous, le Peuple. Les origines
du nationalisme américain. París: Gallimard,
1988. p.197-217.
11
ROSCIO, Juan Germán. El triunfo de la libertad
sobre el despotismo. Caracas: Biblioteca
Ayacucho, 1996 [1817], compara los patriotas
con los hebreos del Pentateuco, etc. Ver: GUERRA,
François-Xavier. Políticas sacadas de las sagradas
escrituras. In: MAURIÑO, Mónica Quijada y
GARCÍA, Jesús Bustamante. Elites intelectuales
y modelos colectivos. Mundo ibérico (siglos XVI-
XIX). Madrid: CSIC, 2002. p.155-198.
12
GERBI, Antonello. La disputa del Nuevo Mundo:
historia de una polémica, 1750-1900. México:
Fondo de Cultura Económica, 1982 [1960];
HÉBRARD Véronique y VERDO, Geneviève.
L’imaginaire patriotique au miroir de la Conquête
espagnole. Histoire et societés de l’Amérique
latine. Paris: n.15-1, p.65-68, 2002; CAÑIZARES-
ESGUERRA, Jorge. Cómo escribir la historia
del nuevo mundo. Mexico: Fondo de Cultura
Económica, 2008. p.223-357.
13
CAÑIZARES-ESGUERRA, Jorge. Cómo escribir la
historia..., Op. Cit.
14
VILLANUEVA, Joaquín Lorenzo. Catecismo del
Estado, según los principios de la religión. Madrid:
En la Imprenta Real, 1793. p.103.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
11
había sido adaptada a la situación de la conquista napoleónica de España.
El orden sangriento de los Bonaparte, y su carta impuesta por los armas,
exigía una defensa de la constitución legítima de la Monarquía católica, ya
sea histórica o liberal.
Se comprende así que, a pesar de su absurdo aparente, la referencia
a la Conquista jugara un papel fundamental para justificar las autonomías
americanas después de 1810. La condena de la conquista francesa hizo
revivir con intensidad los interrogantes historicistas del siglo XVIII y remitir
con intensidad al momento fundador de la llegada de los conquistadores
que la leyenda negra había pintado con los rasgos más aterradores. El
debate del siglo XVI en torno a los títulos justos de la Conquista parecía
renacer. La Conquista había engendrado una constitución colonial marcada
por un vicio originario. La crisis de la monarquía abrió la posibilidad de
un retorno a un orden justo y consentido por el conjunto de los españoles
de los dos mundos. Tanto en la Nueva Granada como en Venezuela, las
constituciones escritas fueron no solamente pensadas como la defensa
de las provincias ultramarinas contra los tejemanejes napoleónicos sino
que también debían redimir a América de los “tres siglos de despotismo”
español. En 1811, el acta de independencia de las Provincias Unidas de
Venezuela evocaba así “los derechos de que nos tuvo privada la fuerza,
por más de tres siglos”. Miguel de Pombo realizaba la misma operación
intelectual al asociar la independencia de la Nueva Granada en nombre de
los jefes indígenas depuestos en el momento de la Conquista:
[…] en este momento se hace oír por todos los ángulos del Nuevo Continente, las
sombras de Motesuma, de Guattimozin, del Zipa salen triunfantes de la noche del
sepulcro, y sus huesos resaltan de alegría. Quito, Caracas, Santafé, Buenos Aires,
Chile han dado el primer ejemplo, y ya la fermentación es general en todos los
espíritus, el fuego sagrado arde en todos los corazones, y la voz de la razón ha
recobrado toda su fuerza. En vano grita el despotismo; su voz se pierde en el seno de
un inmenso desierto, sus rayos caen y se apagan, y la independencia de la América a
principios del siglo diez y nueve, será en los anales de la historia un acontecimiento
más memorable, que lo fue el de su descubrimiento a fines del siglo quince.15
Los nombres indígenas no eran solamente la ocasión de una
evocación romántica: simbolizaban el nacimiento de un estado de justicia
que no era en realidad sino un estado de hecho sin ninguna legitimidad.
En España, la configuración intelectual no era muy diferente. Las
usurpaciones de Bayona fueron interpretadas como la conquista violenta
de un pueblo por otro. El debate se desplazó naturalmente hacia la cues-
tión del orden legítimo en una perspectiva historicista y, de esta manera,
el reino de Carlos Quinto representó para muchos el principio de un poder
injusto y sangriento. No es sin duda un azar que algunos liberales, como
Álvaro Flórez Estrada o José María Blanco, desarrollaron desde 1808
un tipo de argumentación que los patriotas de Tierra Firme retomaron
algunos años después. A sus ojos, los tres siglos de despotismo designaban
el gobierno absoluto de los monarcas después del aplastamiento de
la revuelta de los comuneros de Castilla.16 La represión simbolizaba la
pérdida de los derechos del común frente a una monarquía liberticida.
Es así como Flórez Estrada estimaba que la constitución histórica y las
leyes españolas no habían podido evitar el desarrollo del despotismo,
es decir el gobierno por el miedo y la violencia, “vicio muy esencial en
nuestro Govierno”.17 Convenía adoptar, en consecuencia, una carta real-
15
Constitución de los Estados Unidos de America
según se propuso por la convención tenida en
Filadelfia el 17 de septiembre de 1787… Bogotá:
en la Imprenta Patriótica de D. Nicolás Calvo,
1811, precedida de un Discurso preliminar sobre
los principios y ventajas del sistema federativo,
por Miguel de Pombo, 1811, sin paginación.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
16
Ver por ejemplo El Español. Londres, n.7, p.32,
30.X.1810.
17
Constitución para la Nación española,
Presentada a S.M. la Junta Suprema Gubernativa
de España e Indias, en 1° de noviembre de 1809.
Su autor Don Alvaro Florez Estrada, Procurador
General del Principado de Asturias, In: El Español,
n.7, p.133, 30.XI.1810.
12
mente liberal para asegurar los derechos de los pueblos. De manera
que los argumentos que justificaban la recuperación de la soberanía
por el pueblo con ocasión de la vacatio regis no fueron solamente de
naturaleza filosófica (como el argumento pactista de la reversión) sino
también históricos, o más bien historicistas. La regeneración del orden
pasaba necesariamente por la pacificación de la sociedad, es decir por
un proceso de constitucionalización del poder. El análisis histórico de la
sociedad española de los dos mundos desembocaba en la necesidad de una
redención de la violencia por el derecho.
La guerra de razas, la otra razón de las constituciones
El proceso de constitucionalización del poder, activo en las dos riberas
del Atlántico en el curso de la crisis monárquica, remite así a una lectura
historicista que condena, al igual que las usurpaciones de Bayona, toda
clase de orden basado en un acto brutal. La dinastía de los Borbones era
ciertamente reconocida como la única legítima, pero tras el fervor realista,
se adivinaban las cargas y condiciones de tal reconocimiento: el rey no
era el rey sino con la condición de que encarnara el estado de justicia.
Por lo demás, la única garantía de un orden verdaderamente justo era la
existencia de una constitución consentida, ya fuera histórica o escrita.
En Cádiz, la idea de una guerra silenciosa del déspota contra los pueblos
españoles justificó la redacción de una carta. En la Nueva Granada y
Venezuela, un conjunto impresionante y abigarrado de constituciones
provinciales y confederales salió a luz entre 1811 y 181518. Incluso antes
de la proclamación de la constitución de Cádiz en marzo de 1812 —,
estos textos se proponían reconocer un conjunto de derechos naturales
que debían limitar las prerrogativas de la soberanía. En muchas partes
declararon los Derechos del Hombre y del Ciudadano y adoptaron la
forma republicana de gobierno.19 Esta situación era excepcional en el
área hispanoamericana por su radicalismo. Fuera de la Nueva Granada y
de Venezuela, solo Quito, que hacía parte del espacio jurisdiccional del
antiguo virreinato de Nueva Granada, había adoptado una carta particular
antes del fin de la década de 1810.20
Estas particularidades son difíciles de explicar, pero se deben asociar
a la amplia difusión de una concepción historicista de la sociedad. Desde
fines del siglo XVIII, muchos documentos afirmaban que las sociedades
de Tierra Firme se basaban en la violencia. Ahora bien, esta carencia de
derecho no era sistemáticamente atribuida a la figura del despotismo
ministerial. Era causado por la división de la sociedad en “clases” enemi-
gas. La idea de “clase”, fruto del pensamiento fisiocrático, designaba a
los grupos inorgánicos que no tenían, obligadamente, representación
corporativa. El término se refería prioritariamente a los pardos, y a todos
los mestizos en general. De este modo, la sociedad monárquica no era una,
porque estaba profundamente disociada en “clases” rivales susceptibles de
enfrentarse entre sí. En 1808, cuando el fiscal de la Audiencia de Caracas
evocaba el peligro de disolución social con ocasión de una conspiración
destinada a erigir una junta autónoma, no hacía sino expresar una opinión
ampliamente difundida desde muchos años antes:
La multitud de clases que constituyen los pueblos de esta parte de la América,
produce entre los mismos por su representación y existencia política obstáculos
insuperables para su reunión en cuerpo. Emulas las unas de las otras jamás querría
18
Según ISAZA, Rodrigo Llano. Centralismo y
federalismo. Bogotá: Banco de la República,
1999. p.35. Este autor contabiliza 17 cartas,
reformas constitucionales y leyes y tratados
con carácter constitucional (como el Acta de
Federación de las Provincias Unidas de la Nueva
Granada en 1811).
19
Las compilaciones más importantes son las
de POMBO, Manuel Antonio y GUERRA, José
Joaquín. Constituciones de Colombia. Bogotá:
Banco Popular, 1986, 4 vols.; VARGAS, Diego
Uribe. Las constituciones de Colombia. Madrid:
Ediciones Cultura Hispánica, 1977; PIEDRAHITA,
Carlos Restrepo. Constituciones de la primera
república liberal. Bogotá: Universidad Externado
de Colombia, 1979, 4 vols. Derechos del hombre
y del ciudadano, primeras versiones colombianas.
Bogotá: Instituto Caro y Cuervo, 1990. THIBAUD,
Clément. Les déclarations des Droits de l’Homme
dans le premier constitutionnalisme néo-grenadin
et hispano-américain (1808-1825). Secrétariat
international permanent Droits de l’Homme et
gouvernements locaux, 2010, www.spidh.org/
uploads/media/Clement_Thibaud.pdf
20
MORELLI, Federica. Territoire ou nation?
Equateur 1760-1830. Réforme et dissolution de
l’espace imperial. Paris: L’Harmattan. cap.1.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
13
la de los nobles admitir en su concurrencia a los del estado llano, ni éstos a la
clase de pardos ni ninguno de ellos a las otras castas y menos a la de los esclavos.
Esta diferencia de colores y condiciones produciría un choque violento con que se
destruirían las partes entre sí […]. Todo esto presentaba y presentará en todo tiempo
insuperables dificultades para reunirse en cuerpo y conciliar sus voluntades, tan
opuestas parcialidades.21
En este contexto, la desaparición de la persona real, fiadora del
orden y de la unidad, debía resultar fatalmente en una guerra civil. Si el
momento de vacatio regis describía un momento catastrófico, era porque
abandonaba la sociedad colonial a la verdad de sus divisiones sociales y
raciales producto de una historia marcada por la sangre y la violencia.
La ausencia del rey conducía a la pérdida de sustancia de la Monarquía,
a su espantosa desincorporación.22 Constituía el momento de la verdad
de la sociedad colonial que, bajo una apariencia de tranquilidad, estaba
en realidad atravesada por antagonismos insuperables. El temor que
resultaba de ello determinó la creación precoz de una Junta Suprema en
Caracas desde el 19 de abril de 1810. Frente al vacío de poder, el gobierno
autónomo debía desechar el espectro de la anarquía y del desorden. Para
hacerlo, acordó significativamente una representación a las “clases” que
poblaban la capitanía general. El objetivo era entonces construir una
“representación” eficaz, es decir orgánica, de la sociedad venezolana.
Fueron designados diputados por el “Pueblo” y otros por los “Pardos”23 y
ocuparon su lugar como tales en el seno de la junta.
Este temor general de dislocación se explica por los vínculos de
Tierra Firme con el Caribe francés. Los efectos de la Revolución francesa
de las Antillas, junto con la independencia de Haití, encarnaron, a ojos de
las elites criollas, una irreparable guerra de razas y una forma monstruosa
de inversión social. Santo Domingo era un espejo para la Tierra Firme, un
punto de identificación inquietante que permitía una lectura lúcida de las
divisiones sociales en el Caribe hispánico.24 En efecto, como consecuencia
del levantamiento de los negros y de los esclavos en agosto de 1791, la
asamblea legislativa había acordado la ciudadanía a las gentes de color en
marzo de 1792.25 La Convención abolió la esclavitud dos años después. A
ojos de las autoridades españolas, estas decisiones constituían un peligroso
precedente para las poblaciones de origen africano, libres y esclavas,
del continente. Ciertamente el primer cónsul Bonaparte había anulado
estas disposiciones desde 1802, pero el cuerpo expedicionario encargado
de reducir Santo Domingo a la obediencia había perecido de fiebre
amarilla o se había hecho masacrar, permitiendo así la proclamación de la
independencia haitiana el 1° de enero de 1804.
Estos hechos tuvieron profundas repercusiones en la Monarquía
católica. Desde el año de 1790, los acontecimientos de Santo Domingo
eran comentados y vivamente condenados. Representaban una grave
amenaza para el orden social, sobre todo en las regiones esclavistas como
lo eran la Nueva Granada y la Venezuela costeras. Más que otras partes
del imperio, el Caribe suramericano fue una caja de resonancia de las ideas
revolucionarias francesas.26 Algunas revueltas de esclavos, levantamientos
de pardos o conspiraciones republicanas reivindicaron la “libertad de los
franceses”.27 Ya en 1793, cerca de quinientos franco-antillanos, la mitad de
ellos negros, eran prisioneros en La Guaira. La población local conversaba
con ellos y sabía sobre los desórdenes en las Antillas francesas.28 Después
de la firma del tratado de Basilea en 1795, los barcos corsarios de la
21
BERRÍO y ESPEJO. Representación fiscal,
20.IV.1809. In: Conjuración de 1808 en Caracas
para la formación de una Junta Suprema
Gubernativa. Caracas: Instituto Panamericano
de Geografía e Historia, 1949. p.231. Subrayados
nuestros.
22
Retomamos el concepto acuñado por LEFORT,
Claude. Essais sur le politique. Paris: Le Seuil,
1986. p.26-30, passim.
23
Acta del Ayuntamiento de Caracas organizando
el nuevo gobierno de Caracas el nuevo gobierno
de Venezuela, 25.IV.1810. BLANCO, José Félix
y AZPURUA, Ramón (eds.). Documentos para la
historia de la vida pública del Libertador. Tomo II.
Caracas: (en adelante BA), 1875-1877. p.407.
24
GONZÁLEZ RIPOLL, María Dolores, CONSUELO
NARANJO, Ada Ferrer et al. El rumor de Haití en
Cuba: temor, raza y rebeldía, 1789-1844. Madrid:
CSIC, 2004; GRAFENSTEIN GAREIS, J. von et
MATA, L. Muñoz (dir.). El Caribe: región, frontera
y relaciones internacionales. México: Instituto
Mora, 2000.
25
DUBOIS, Laurent. ‘Citoyens et amis !’ Esclavage,
citoyenneté et République dans les Antilles
françaises à l’époque révolutionnaire. Annales
HSS, París, n.58-2, p.281-304, 2003, e Idem.
Les vengeurs du Nouveau Monde. Histoire de
la Révolution haïtienne. Rennes: Les Perséides,
2005. p.401-403. THIBAUD, Clément. ‘Coupés
têtes, brûlé cazes’: peurs et désirs d’Haïti dans
l’Amérique de Bolivar. Annales HSS, París, n.58-2,
p.305-331, 2003.
26
Ver nota 23. Véase también GÓMEZ, Alejandro
E. El Síndrome de Saint-Domingue: Percepciones
y sensibilidades de la Revolución Haitiana en
el Gran Caribe (1791-1814). Caravelle, Tolosa,
n.86, p.125-156, 2006; LANGUE, Frédérique. Les
Français en Nouvelle-Espagne à la fin du XVIIIe
siècle: médiateurs de la révolution ou nouveaux
créoles? Caravelle, Tolosa, n.54, p.37-60, 1990;
PÉROTIN-DUMON, Anne. Révolutionnaires
français et royalistes espagnols. TARRADE, Jean
(dir.). La Révolution française et les colonies.
Paris: Société Française d’Histoire d’Outre-Mer,
1989. p.125-158 et Idem. Révolutionnaires
français et royalistes espagnols dans les Antilles.
Caravelle, Tolosa, n.54, p.223-246, 1990.
CALLAHAN, William J. La propaganda, la sedición
y la Revolución francesa en la capitanía general
de Venezuela, 1789-1796. Boletín Histórico,
Caracas, n.14, p.2-31, 1967; SANZ TAPIA,
Ángel. Refugiados de la Revolución Francesa
en Venezuela (1793-1795). Revista de Indias,
Madrid, n.181, p.833-867, 1987; VIDALES, Carlos.
Corsarios y piratas de la Revolución francesa en
las aguas de la emancipación hispanoamericana.
Caravelle, n.54, p.247-262, 1990.
27
PARRA-PÉREZ, Carracciolo. Historia de la
Primera República de Venezuela. Vol.1. Caracas:
Biblioteca Ayacucho, 1992, p.130ss.; AIZPURÚA,
Ramón. La insurrección de los Negros de la
Serranía de Coro de 1795; una revisión necesaria.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
14
república termidoriana fondeaban en los puertos españoles. Incitaron una
serie de levantamientos entre las poblaciones libres de color de Cartagena,
Maracaibo, La Guaira, etc. La masacre de los blancos por Dessalines, en
el momento de la declaración de independencia en 1804, encarnaba la
revancha de la “raza” dominada. Al año siguiente, la constitución de la
república haitiana precisaba incluso que cualquiera que fuera su color
verdadero, todos los ciudadanos eran negros.29 La guerra de las razas había
engendrado un nuevo orden político en el que la violencia de la situación
colonial era invertida, y por lo tanto vengada.30
Con ocasión del interrogatorio sobre la conjura de los mantuanos,
Mariano Montilla, futuro general republicano, aseguró que nadie soñaría
con hacer una revolución en Venezuela en razón del mal ejemplo que la
revolución haitiana podría tener en los pardos:
[…] todos los que sepan como el confesante la constitución colonial de las partes de
América, cuyas tierras se cultivan y benefician con negros esclavos, saben también
que aun cuando por medio de ellos se llegara a hacer cualquier establecimiento,
después serían los mismos dueños de las víctimas de la empresa, como se sabe
exprecimentalmente [sic] con lo ocurrido en la Isla de Santo Domingo, de lo que se
debe inferir que ni el confesante ni ninguno de los que pretendían la Junta [o sea
la elite caraqueña] hayan pensado en lo que se les atribuye y mucho menos los que
tienen esclavos como los tiene el confesante.31
El pronóstico de Montilla resultó ser erróneo. El precedente haitia-
no no jugó a favor del statu quo para las poblaciones afro descendientes.
Después de 1810, en lugar de endurecer las jerarquías raciales, la experien-
cia de Santo Domingo justificó la integración política de los mulatos en la
ciudadanía. Desde el origen, el temor ante la guerra de razas sostuvo en
esta forma, por lo menos en Venezuela y en la Nueva Granada, la voluntad
de asociar al régimen autónomo a las minorías susceptibles de cambiar de
bando en una revuelta. Esto explica por qué la Junta Suprema de Caracas
quiso la representación de los pardos en el momento de su creación. Lejos
de excluir a priori a las poblaciones mulatas, se trataba de abrirles un sitio
en el gobierno representativo con el fin de neutralizar su supuesto deseo
de rebelión contra los blancos. Esta voluntad de control social no debe
ocultar la notable ruptura con el pasado que supone esta decisión. Unos
años antes, ciertos notables que compondrían la Junta Suprema habían
protestado violentamente contra la posibilidad de acordar la dispensa de
pureza de sangre a algunos pardos, lo que significaba su integración de
facto a la República de los españoles. En noviembre de 1796, el cabildo
de Caracas denunciaba las cédulas de “Gracias al sacar” con argumentos
racistas, rechazando absolutamente cualquier forma de igualdad entre los
blancos y los mulatos.32
Así, a pesar de lo profundo de estos prejuicios, la primera carta
venezolana acordó la ciudadanía a los pardos en 1811. Esta decisión
se oponía a la de los constituyentes de Cádiz quienes excluían a los
afrodescendientes de la ciudadanía. Como ha anotado Marixa Lasso, el
patriotismo americano se forjó en reacción ante las decisiones peninsulares
sobre las poblaciones libres de origen africano.33 Sin embargo, la
generosidad del congreso venezolano no se debió solamente a su espíritu
de justicia. Se explicó en gran parte por la acción de los mismos pardos.
Unos días después de la declaración de independencia, el 12 de julio de
1811, éstos se habían levantado en la ciudad de Valencia, donde se había
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
Boletín de la Academia de la Historia, n.283,
p.705-723, 1988; BRITO FIGUEROA, Federico.
Venezuela colonial: las rebeliones de esclavos y la
Revolución francesa. Caravelle, n.54, p.263-289,
1990; RÖHRING ASSUNÇAO, Matthias. L’adhésion
populaire aux projets révolutionnaires dans les
societés esclavagistes: le cas de Venezuela et
du Brasil (1780-1840). Caravelle, Tolosa, n.54,
p.291-313, 1990.
28
GÓMEZ, Alejandro E. La Revolución de Caracas
desde abajo. Nuevo Mundo Mundos Nuevos, n.8,
http://nuevomundo.revues.org/document13303.
html, 2008 e Idem. The ‘Pardo Question’. Nuevo
Mundo Mundos Nuevos, Materiales de seminarios,
2008. URL: http://nuevomundo.revues.org/34503.
29
Constitución haitiana de 1805, artículo 14:
“Toda acepción de color entre los hijos de una
sola y misma familia cuyo jefe de Estado es
el padre, debiendo necesariamente cesar, los
haitianos serán conocidos en adelante bajo el
nombre genérico de Negros”.
30
DUBOIS, Laurent. Les vengeurs du Nouveau
Monde…, Op. Cit., passim.
31
“Confesión de Mariano Montilla”, 1.III.1808. In:
Conjuración de 1808 en Caracas…Op. Cit., p.206.
32
“Este tránsito considerado en la Real Cedula tan
fácil, que se concede por una cantidad pequeña
de dinero, es espantoso a los Vecinos y Naturales
de América, porque sólo ellos conocen […] la
inmensa distancia que separa a los Blancos y
Pardos: la ventaja y superioridad de aquellos, y
la bajeza y subordinación de estos; como nunca
se atreverían a creer como posible la igualdad
que les pronostica la Real Cédula si hubiera
quien, protegiéndolos para depresión y ultrage
de los vecinos y Naturales blancos, los animase
y fervorizase con la esperanza de una igualdad
absoluta, con opción a los honores y empleos que
hasta ahora han sido exclusivamente de Blancos”.
“Acta”, Ayuntamiento de la Ciudad de Caracas,
Caracas, 28.XI.1796. In: MAGO DE CHÓPITE Lila
y PALOMO, José Hernández (eds.). El Cabildo de
Caracas (1750-1821). Sevilla: CSIC, 2002. p.373.
33
LASSO, Marixa. Race, War and Nation in
Carribean Gran Colombia, Cartagena, 1810-1832.
The American Historical Review, vol.111-2, p.336-
361, 2006.
15
reunido el Congreso venezolano, para protestar contra la separación de
España. Daba la impresión de que se iba a repetir un nuevo Haití34. Había
que conjurar este espectro, y el 13 de julio de 1811, en un debate sobre los
mulatos en el Congreso, el presidente Francisco Javier Yanes abogó por la
igualdad de derechos con el fin de evitar el desastre:
Cuando debe temerse conmociones, es en el caso de tratarles [los pardos] con
desprecio o indiferencia, pues entonces la justicia dará un impulso irresistible a
esta clase — que es mucho mayor que la nuestra. […] Los pardos están instruidos,
conocen sus derechos, saben que por el nacimiento, la propiedad, el matrimonio […]
son hijos del país; que tienen una Patria a quién están obligados a defender, y de
quien deben esperar el premio cuando sus obras lo merecen.35
En la provincia de Caracas, cerca de la mitad de la población estaba
clasificada en la categoría de los pardos (el 44%) y era difícil negarles
su participación política. Ciertamente, el grupo de los mulatos era en
extremo diverso en el plano social como lo demostró Alejandro E. Gómez
y Frédérique Langue36, y era improbable que algún día se reunieran para
defender sus intereses comunes, de los cuales tal vez ni siquiera tenían una
conciencia de grupo. Los “pardos beneméritos” de Caracas, a menudo ricos y
con frecuencia “blanqueados” por dispensa real, casi no se identificaban con
otras castas de baja condición: le prohibían a sus hijos casarse con ellos.37
Pero Haití como Valencia había marcado los espíritus, de suerte que la carta
de las Provincias Unidas, promulgada en diciembre de 1811, estipulaba:
Del mismo modo quedan revocadas y anuladas todas sus partes, las leyes antiguas
que imponían la degradación civil á una parte de la poblacion libre de Venezuela,
conocida hasta ahora baxo la denominacion de pardos: estos quedan en posesión
de su estimacion natural y civil, y restituidos à los imprescriptibles derechos que le
corresponden como a los demas ciudadanos.38
La amenaza de los pardos debía ser neutralizada con su inclusión
en el pacto civil. La lectura historicista de la sociedad colonial requería
la redención de la “raza” vencida mediante su acceso a la ley común. La
ciudadanía, al eliminar a los pardos como “clase” separada, estaba destina-
da a regenerar este grupo, asimilándolo al resto de la sociedad. La desar-
ticulación social y racial no podía ser evitada sino mediante la extensión
de los derechos — y los deberes — a todos los habitantes. Esta era la única
solución para disolver las clases, y los cuerpos, sumándolos a la categoría
general de la ciudadanía. En un sentido, el acceso a lo político significa-
ba para los libres de color una salida de la “raza”, una especie de nuevo
bautismo. Pero esta desincorporación significaba también la adopción de
los modelos de comportamiento de las poblaciones blancas y urbanas bajo
la forma de un mimetismo social con el modelo de vecino que era, en esta
época, la prueba necesaria de la moralidad y del honor. Si el cuerpo social
debía adoptar nuevas bases con el fin de purgar la violencia colonial y de
superar la constitución viciada del Antiguo Régimen, no era accediendo
a la abstracción universal de la condición ciudadana, sino invitando las
minorías a ponerse la máscara de las elites republicanas.
Esas esperanzas de regeneración por el acceso del común fueron
desmentidas en dos ocasiones. En junio de 1812, la caída de la república
ante la acción combinada de Monteverde y los levantamientos de esclavos
y de pardos en los valles del Tuy confirmó la predicción de los más
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
34
GÓMEZ, Alejandro E. La Revolución de
Caracas ‘desde abajo’. Impensando la primera
independencia de Venezuela desde la perspectiva
de los Libres de Color, y de las pugnas político-
bélicas que se dieran en torno a su acceso a la
ciudadanía, 1793-1815. Nuevo Mundo-Mundos
Nuevos, n.8, 2008, http://nuevomundo.revues.org/
index32982.html.
35
Libro de actas del Supremo Congreso de
Venezuela. Caracas, Academia Nacional de la
Historia, 1959, III, 140 (sesión del 31.VII.1811).
La concretización constitucional en la carta de
1811 es la siguiente (art. 203): “Del mismo modo
quedan revocadas y anuladas en todas sus partes,
las leyes antiguas que imponían degradación civil
á una parte de la población libre de Venezuela,
conocida hasta ahora bajo la denominación
de pardos: estos quedan en posesión de su
estimación natural y civil, y restituidos à los
imprescriptibles derechos que le corresponden
como a los demás ciudadanos.”
36
GÓMEZ, Alejandro E. Las revoluciones
blanqueadoras: elites mulatas haitianas y ‘pardos
beneméritos’ venezolanos, y su aspiración a la
igualdad, 1789-1812. Nuevo Mundo Mundos
Nuevos, Coloquios, 2005, http://nuevomundo.
revues.org/868 y LANGUE, Frédérique. Les pardos
vénézuéliens, hétérodoxes ou défenseurs de
l’ordre social?, Nuevo Mundo Mundos Nuevos,
Coloquios, 2009, en Internet desde el 29 de
junio de 2009: http://nuevomundorevues.org/
index56302.html.
37
LANGUE, Frédérique. Les pardos vénézuéliens...
Op. Cit. Véase también THIBAUD, Clément.
‘Coupés têtes, brûlé cazes’, Op. Cit., y la
interesante carta del capitan general Ceballos
al secretario del despacho universal de Indias,
Caracas, 22.VII.1815, reproducida en KING, James
F. A Royalist View of the Colored Castes in the
Venezuelan War of Independence. Hispanic
American Historical Review, n.33-34, p.526-537,
1953.
38
Constitución Federal para los Estados de
Venezuela, 1811, artículo 203. Dicho artículo
sigue la abolición del comercio de esclavos (art.
202).
16
pesimistas: la ciudadanía no había desactivado la guerra de colores. Dos
años más tarde, la destrucción de la “segunda república” por los jinetes
mestizos y mulatos de los llanos del Orinoco probaba que Haití ya no era
Haití sino en la riberas de Tierra Firme. El arzobispo de Caracas, Narciso
Coll y Prat, describió la sublevación de los pardos en unos memoriales
dirigidos al rey en términos espeluznantes:
Los negros esclavos y libres, que después de la Ley Marcial tomaron las armas,
levantaron el grito, como expuse en mi informe por la causa justa de la Nación;
pero aquella nube de cuervos no pensó luego sino en cebarse en los cadáveres de
los Blancos. Ellos suponían en su natural ferocidad, que yo estaba preso en el sitio
de Ñaraulí y al paso que sentían altamente las victorias del General Monteverde,
aspiraban, a pretexto de que seguían el partido de V. M. llevarlo todo a sangre y
fuego, continuar sus robos, saquear la Ciudad […] y ejecutar en ella los asesinatos,
que sin distinción de sexos ni edades, habían cometido en los valles de Caucagua y
otros de su procedencia.39
El desencadenamiento de estas guerras raciales no hizo sino reforzar
las dos opciones originales de los patriotas. Para evitar el derramamiento
de sangre, había que integrar a la ciudadanía a los pardos, mayoritarios en
la población. Pero lo que demostraba el comportamiento de los mulatos
en el curso de la primera fase de la independencia, es que este necesario
programa no era suficiente. Había que encarnar este acceso a la ley
común. El servicio en los ejércitos republicanos representaba, a ojos de las
elites patriotas, la prueba indiscutible de la conversión de las minorías a
la causa de la libertad. De esta manera, los esclavos que no habían servido
bajo las banderas de la primera independencia, fueron reclutados después
de 1818 — voluntariamente pero con más frecuencia por la fuerza — para
liberar a la república.40 Unos años después, Bolívar explicaba esta decisión
invocando, de nuevo y como siempre, el espectro de la guerra de razas y de
Haití, que eran una misma:
Las razones militares, y políticas, que he tenido para ordenar la leva de los esclavos
son obvias. […] Es pues demostrado por las maximas de la política, sacadas de
ejemplos de la historia, que todo gobierno libre que comete el absurdo de mantener
la esclavitud es castigado por la rebelión, y algunas veces por el exterminio, como
en Haytí. […] Hemos visto en Venezuela morir la populación [sic] libre y quedar la
cautiva: no sé si esto es politico; pero se que si en Cundinamarca no empleamos los
esclavos encendería otro tanto.41
La guerra de razas en el sentido positivo: los americanos contra la “raza
maldita de los españoles”
Sin embargo debemos afirmar que aunque la guerra de razas fue un
espantajo también fue, a ojos de los actores, una de los factores decisivos
de la emancipación. Encontramos en este punto el sentido original del
historicismo, que era originalmente un discurso de crítica de la soberanía
y un programa de liberación de los pueblos, de las naciones, de las
“razas”. El contexto de este retorno es la caída de las Provincias Unidas
de Venezuela en 1812. El ataque conjunto de los tropas del peninsular
Monteverde, apoyadas por las ciudades regentistas de Coro y Maracaibo,
y de los esclavos y pardos sublevados en los valles orientales de Caracas,
venció a la primera república independiente de la América española. Las
elites patriotas se exiliaron en las Antillas o en la Nueva Granada. Fue en
este momento que las prioridades del campo patriota cambiaron: la fiebre
39
COLL Y PRAT, Narciso. Memoriales sobre la
independencia de Venezuela. Caracas: Academia
Nacional de la Historia, 1960, “Exposición de
1818”. p.225-226.
40
THIBAUD, Clément. Repúblicas en armas.
Los ejércitos bolivarianos en la guerra de
independencia en Venezuela y Colombia. Bogotá:
Planeta-IFEA, 2003, cap.V-VII; BLANCHARD,
Peter. Under the Flags of Freedom: Slave Soldiers
and the Wars of Independence in Spanish South
America. Pittsburgh: Pittsburgh University Press,
2008. cap. III.
41
Archivo General de la Nación (Colombia, en
adelante AGN-C), Sección República, Guerra y
marina, Tomo 325, fol.387.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
17
constitucional cedió su lugar a las armas. Frente a la lealtad monárquica
de amplios sectores de la sociedad venezolana, los republicanos pusieron
sus esperanzas en la lucha militar. Al hacerlo, no se trataba solamente
de batirse en los campos de batalla. La guerra no era solo un medio, sino
una experiencia fundadora de la cual surgirían una nación y un pueblo.
Presentada por las proclamas militares como una cruzada, la guerra de
reconquista se volvía venganza liberadora para librar a América del reino
de la fuerza42. Este combate asumió, como sabemos, la forma de una
“guerra a muerte” en Venezuela, y, en menor medida, en la Nueva Granada.
Ésta fue declarada por Bolívar en junio de 1813 en el curso de la Campaña
Admirable que permitió la reconquista de Caracas un año después de la
derrota de Francisco de Miranda. La lucha sin cuartel recordó las formas
de “guerra total” de los conflictos revolucionarios de Europa.43 Como
guerra justa a carácter discriminatorio, abandonaba cualquier forma de
reglamentación jurídica y ponía los combates fuera del derecho de gentes.
La guerra a muerte duró hasta 1820, causó decenas de miles de víctimas y
justificó algunas masacres de prisioneros como en La Guaira en 1814.
La tesis defendida aquí es el hecho de que la “guerra a muerte” fue
concebida por sus promotores como una “guerra de razas”, es decir como
una lucha justa y discriminatoria44 a enfrentar a dos grupos que comparten
originalmente una identidad común. Para decirlo de otro modo, la “guerra
a muerte” era una guerra civil entre dos pueblos. Esta forma de combate
perdía, a ojos de los estados mayores patriotas, el carácter negativo
que tenían los acontecimientos haitianos, porque era, en el sentido más
positivo de la palabra, una violencia necesaria para invertir el dominio
de los españoles sobre los americanos. Era una guerra justa contra un
enemigo injusto.45
Véronique Hébrard ha mostrado bien el papel de los exiliados
venezolanos de la Primera República en la génesis de este viraje.46 Con
ocasión de su exilio en Cartagena, el diputado de Mérida en el Congreso
constituyente de 1811, Antonio Nicolás Briceño, concibe un “Plan para
libertar a Venezuela” en enero de 1813.47 Se puede interpretar este texto
como una patente de corso terrestre para los soldados voluntarios y
mercenarios. Este texto revela cambios fundamentales en relación con
la guerra tal como se practicaba desde 1810. Al romper con el carácter
procesual, limitado y legalista de los conflictos anteriores, el diputado
de Mérida pretende que se debe practicar, como en Haití, una guerra
de guerrillas sin cuartel. Ésta no opondría a dos partidos, en conflicto a
propósito del curso a seguir en el marco de la crisis de la monarquía, sino
que enfrentaría a dos pueblos, o más bien a dos razas comprometidas en
una guerra de guerrillas sin cuartel por la justicia. Por lo tanto, los ejércitos
patriotas ya no podían reclutar soldados españoles europeos porque el
objetivo de los combates ya no consistía en presionar, mediante las armas,
al otro bando.48 Gracias a un giro inusitado, la guerra en sí misma se
convertía en su propia finalidad. Se trataba de exterminar a un enemigo
injusto con el fin de borrar tres siglos de opresión y de ignominia. La
masacre del pueblo hostil constituía la condición necesaria de la liberación
de los americanos, como le pedía Briceño a su jefe Castillo:
Yo he dicho á V mil veces que creo indispensable matar todos los Españoles que
encontremos en nuestro territorio, por todas las razones que V. me ha oido, y por
que creo que de otro modo jamas seremos libres.49
42
Véase la proclama siguiente de Bolívar en 1813:
“Vosotros fieles republicanos marcharéis a redimir
la cuna de la independencia colombiana como
las cruzadas libertaron a Jerusalén cuna del
cristianismo”. “Simón Bolívar, Comandante en
Jefe del Ejército Combinado de Cartagena y de la
Unión, a los soldados del Ejército de Cartagena
y de la Unión”, San Antonio [del Táchira],
1.III.1813, reproducido en La forja de un ejército.
Documentos de Historia militar 1810-1814.
Caracas: Instituto Nacional de Hipódromos, 1967.
p.133.
43
Véase, para la Revolución francesa, GUIOMAR,
Jean-Yves. L’invention de la guerre totale: XVIIIe-
XXe siècle. París: Editions du Félin, 2004 y, con
un enfoque más narrativo, BELL, David A. The
first total war: Napoleon’s Europe and the birth
of warfare as we know it. New York: Houghton
Mifflin Harcourt, 2007.
44
La guerra discriminatoria se basa en tener
como criminal al enemigo. Es característica en
particular de las guerras civiles o religiosas.
45
Véase SCHMITT, Carl. Le Nomos de la terre dans
le droit des gens du jus publicum europaeum.
París: PUF, 2001 [1950]. cap. III: “Le Jus publicum
Europaeum”. p.141-212.
46
HÉBRARD, Véronique. Le Venezuela indépendant.
Une nation par le discours 1808-1830. París:
L’Harmattan, 1996. p.153-160.
47
El texto es reproducido en AUSTRIA, José de.
Bosquejo de la historia miliar de Venezuela en la
guerra de su independencia. Caracas: Imprenta y
Librería de Carreño Hermanos, 1857, I. p.177-178.
48
“1°. serán admitidos en la expedición todos
los criollos y los Extrangeros que quieren unirse
conservandoles los grados que hoy tengan
dandolos corespondientes á los que no hayase
tomado servisio, y aumentandoseles á todos en el
Discurso de la Campaña a proporción del merito
que contraygan por su valor y perisia militar”.
“Causa de infidencia de Antonio Nicolás Briceño
(1813)”. Archivo General de la Nación, Venezuela
(en adelante AGNV), Causas de infidencia, Tomo
37, fol.57.
49
Carta de Antonio Nicolás Briceño a Manuel
Castillo, sobre sus ejecuciones. Ibidem. s.f., fol.45.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
18
La correspondencia del diputado de Mérida con los jefes del estado
mayor patriota manifiesta en varias ocasiones su admiración por el modelo
haitiano, tanto más fuerte como que unos cuantos aventureros extranjeros
que habían combatido en los conflictos del Caribe revolucionario rodeaban
a Briceño.50 El paso de la guerra regular a la guerra justa invirtió así
el signo del precedente haitiano, que se convirtió en un modelo digno
de elogios.51 Esta inversión extraordinaria se explica por el cambio del
registro en el que se despliega el conflicto con la guerra sin cuartel:
las finalidades jurídico-políticas del primer período ceden su lugar a un
objetivo historicista en el cual la masacre del enemigo cierra el tiempo de
la esclavitud y abre el de la libertad. La “guerra de razas”, como lo señala
el ejemplo haitiano, muestra el camino de la liberación, abriendo una
nueva era en la historia de la humanidad. El Plan de Briceño fue avalado
por Bolívar en marzo de 1813, con algunas correcciones para suavizar
las medidas más crueles.52 Para los republicanos, los combates asumían
oficialmente el carácter de una lucha a muerte contra “la raza maldita de
los españoles”:
2° Como esta guerra se dirije en su primer y principal fin á destruir en Venezuela la
rasa maldita de los Españoles Europeos, en que ban inclusos los Isleños, quedan para
consiguiente excluidos de ser admitidos en la expedición para patriotas y buenos
que parescan, puesto que no debe quedar uno solo vivo, que asi por ningun motivo
y sin ecepcion alguna seran rechazados. Tampoco se admitiran oficiales ingleses,
sino á consentimiento de la mayor parte de la oficialidad por ser aliados de los
Españoles.53
Algunos meses después, el “decreto” — que en realidad era una
proclama — le declaraba a los españoles una guerra a muerte basada en
la pertenencia, más imaginaria que real, a una comunidad de sangre. Al
término de un proceso iniciado por la caída de las Provincias Unidas se
afirmaba una forma de conflicto civil que oponía sin embargo pueblos
diferentes.
Las justificaciones de la guerra a muerte recurrían habitualmente
a la metáfora de la sangre. Era primero que todo aquella que había sido
derramada injustamente por los españoles. La sangre representaba lo
arbitrario, la violación de los pactos y de los derechos más fundamentales.
El español Monteverde había violado entonces las capitulaciones firmados
en julio de 1812, no respetando, en una ciega represión, ni a la viuda, ni al
inocente, ni al padre de familia o al prisionero.54 La sangre derramada de
los inocentes era una metáfora del estado de esclavitud en el que había
estado hundida América por tres siglos. La conducta sanguinaria de los
ejércitos del rey no era sino el símbolo de un mal mucho más antiguo.
Manifestaba el dominio de un pueblo, de una nación, de una raza por
otra. Simbolizaba sobre todo la continuidad de la injusticia, transmitida
por la sangre peninsular a través de las generaciones. En su carta a un
habitante de Jamaica, Bolívar comparó a los españoles de Venezuela
“con los primeros monstruos que hicieron desaparecer de la América a
su raza primitiva”.55 La Conquista del siglo XVI y la reconquista de 1812
remitían a un mismo tipo de racionalidad histórica, a una temporalidad
común. Los acontecimientos de Bayona habían representado en su tiempo
la usurpación, pero la sangre del peninsular, y su raza la encarnaban en
adelante. Se comprende bien que, en estas condiciones, el acceso a la
libertad exigía la destrucción de los españoles:
50
Su plan de enero de 1813 lleva la firma de
Antoine Rodrigo, Debraine (masón), Louis
Marquis, teniente de caballería, Georges H.
Deleon, Simon Lastrade, Louis Blanc, Jean
Baptiste Coullaud. La causa de infidencia de
Briceño (1813) indica además que fue juzgado
con Pierre Baconet, del Valais, suizo, Nicolas
Leroux de Nueva Orleáns, Antonio Pareto de
Ginebra, Bernardo Paner, de Alessandria en Italia,
entre otros (Ibidem. fol.72-99).
51
Cf. la Carta de Antonio Nicolás Briceño a Manuel
del Castillo. Ibidem. fol.45: “Mire V á los Negros
de Sto. Domingo mas ignorantes que nosotros,
con menos auxilios, con un pais mas cor[?] y
menos provehido, como han sostenido una guerra
contra la gran Nacion que da hoy la ley á toda la
Europa, y nosotros caemos al imperio de 4 tristes
Españoles que ni saben escribir, ni pelear, ni tiene
pais ni gobierno ni son otra cosa que la escoria
y el desprecio de todas las Naciones, y digame
qual es el motibo, la causa de esta diferencia,
y de que la Francia haya perdido mas de 4000
brabos soldados que habian vencido en el Egipto
en Gena, Austerlis &ª y que no piense ya en
conquistar á Sto Domingo apesar de haber habido
algunas divisiones entre los mismos Negros
pues amigo mío no ha sido otra la causa sido
la guerra de muerte que los naturales del pais
han declarado á todo Frances, estar ellos solos,
poderse esconder en sus montes, mantenerse
con sus raíces y no dejar dentro un solo hombre
sospechoso.”
52
Causa de infidencia de Antonio Nicolás Briceño
(1813). AGNV, Causas de infidencia, Tomo 37,
fol.65v. Se encuentra el Plan para liberar a
Venezuela firmado por el Libertador y el general
Castillo.
53
Ibidem. fol.57. El articulo 9 de Briceño, criticado
por Bolívar, estipulaba que “para tener derecho á
una recompensa, ó á un grado, bastará presentar
cierto número de cabezas de españoles, ó de
isleños canarios. El soldado que presente veinte,
será hecho abanderado en actividad: treinta
valdrán el grado de Teniente: cincuenta, el de
Capitan, &c”. Texto reproducido por AUSTRIA, José
de. Bosquejo de la historia miliar de Venezuela en
la guerra de su independencia. Tomo I. Caracas:
Imprenta y Librería de Carreño Hermanos, 1857.
p.178.
54
“El Brigadier Simon de Bolivar. A las Naciones
del Mundo”. Valencia: Imprenta de Juan Baillio,
20.IX.1813. p.3-6.
55
“Contestación de un Americano meridional a un
caballero de esta Isla [Henry Cullen]”, Kingston,
6.IX.1819. Simón Bolívar, Doctrina del Libertador.
Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1976. p.49.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
19
Nosotros somos embiados a destruir a los Españoles, á proteger á los Americanos, y á
restablecer los Gobiernos que formaban la Confederación de Venezuela.56
El “decreto” de guerra a muerte perdonaba sin embargo al español
que renunciara a lo arbitrario y sostuviera la causa de la libertad. En este
caso, sería considerado americano. Era una manera de decir que la sangre
no tenía un significado biológico, o incluso genealógico propiamente ha-
blando, sino histórico. Designaba solamente la continuidad de un dominio
despótico, ejercido por un pueblo que era susceptible de ser regenerado
individual o colectivamente mediante el retorno a los derechos naturales.
Es interesante anotar que Bolívar no pensaba reivindicar los derechos
que sus campañas militares le proporcionarían en caso de victoria. La
guerra a muerte era, para él, un combate de liberación. No podía formar la
base de la nueva república, porque en este caso habría definido la fuente
de un derecho basado en la fuerza y no en el consentimiento.
[…] nuestra mision, anota, solo se dirige á romper las cadenas de la servidumbre, que
agovian todavía a algunos de nuestros Pueblos, sin pretender dar leyes, no ejercer
actos de dominio, á que el derecho de guerra podría autorizarnos.57
Dicho de otro modo, Bolívar no era un nuevo conquistador, sino un
libertador, título que le fue concedido después del triunfo de la campaña
admirable. La guerra no debía sancionar un nuevo pacto social. Su función
se limitaba a borrar, mediante la venganza, la violencia colonial. Consistía
en salvar a la comunidad de una forma de opresión histórica. La sangre
llamaba a la sangre, pero la ley libertadora pertenecía, por su lado, a otro
registro, al de la naturaleza, de los derechos intemporales, imprescriptibles,
inalienables. En otras palabras, si la “guerra a muerte” se encontraba al
margen del derecho de gentes, era porque no era su vocación ser la fuente
de una ley nueva. Ramón García de Sena, después del terremoto de abril de
1812, había señalado que solo la naturaleza — y no la guerra — podía pro-
porcionar la base metajurídica de la nueva constitución de las Américas:
Recobrar la libertad en que este mismo ser nos crió, no es delito, no: Es acto de la
virtud, de justicia y de heroísmo, y es la mayor blasfemia creer que podemos irritarle
por habernos restituido á los derechos que él mismo nos concedió al nacer, y de que
injustamente fuimos despojados pro la ambición de los reyes españoles.58
Queda por saber cuál era, a ojos de las elites patriotas de la campaña
admirable, la naturaleza de la identidad de estos americanos que preten-
dían exterminar a los españoles. No es seguro que formaran una “raza”.59
Su existencia se derivaba más bien de una misión histórica, la de liberar
a una población, y mediante este mismo acto, crear un pueblo. En este
sentido, representaban la simetría inversa de la raza española: los ameri-
canos figuraban la libertad, los peninsulares la servidumbre. Lo americano
se volvía consistente en el marco de una temporalidad que tendía hacia
un objetivo supremo: el restablecimiento de los derechos naturales en el
estado civil después de “los tres siglos de ilexitima usurpación, en que el
Gobierno Español deramo el oprobio y la calamidad sobre los numerosos
Pueblos de la pacífica América”.60
Para hacerlo, había que levantar la hipoteca que las costumbres
serviles hacían recaer sobre el acceso a la libertad. En otras palabras, la
finalidad de la guerra no se limitaba a vencer y exterminar61 al enemigo,
56
“A sus Conciudadanos”, 15.VI.1813. BOLÍVAR,
Simón. Brigadier de la Union, General en Xefe del
Norte, Libertador de Venezuela., s. l., Imprenta de
Juan Baillio, 1813.
57
Ibidem.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
58
GARCÍA DE SENA, Ramón. “A los Militares del
Estado de Caracas”, 13.IV.1812. reproducido en
La forja de un ejército. Documentos de Historia
militar 1810-1814. Op. Cit., p.71.
59
Véase los argumentos opuestos de HÉBRARD,
Véronique. Véronique. Le Venezuela indépendant…
Op. Cit., p.153 sq.
60
Manifiesto que hace el Secretario de Estado
C. Antonio Muños Tébar por órden de S.E. el
Libertador de Venezuela, s. l., 1814 [24.II.1814],
p.1-2.
61
Esta palabra aparece en el folleto: “El Brigadier
Simon de Bolivar. A las Naciones del Mundo”. Va-
lencia: Imprenta de Juan Baillio¸ 20.IX.1813. p.6:
“Era imposible resistir el choque de unos hombres
libres y generosos, determinados y valientes, que
habían jurado exterminar á los enemigos de la
libertad, á que con tantas razones aspiran los
pueblos de América”. Subrayado nuestro.
20
sino a emancipar al pueblo americano de sus costumbres sumisas. No
se trataba solamente de construir la línea de repartición con “ellos”, los
españoles, sino de purgar el “nosotros” de todo aquello que caracterizaba
al enemigo: la esclavitud, la arbitrariedad. Esta experiencia existencial
representaba para los americanos el paso de un estado pasivo, característico
de la situación colonial, a la condición activa de pueblo libre. La Carta de
Jamaica piensa así la independencia como la inauguración de una nueva
economía temporal, que sucedía a la parálisis del dominio imperial:
La posición de los moradores del hemisferio americano, ha sido por siglos puramente
pasiva; su existencia política era nula. Nosotros estábamos en un grado todavía
debajo de la servidumbre y, por lo mismo, con más dificultad para elevarnos al goce
de la libertad. […] Se nos vejaba con una conducta que, además de privarnos de los
derechos que nos correspondían, nos dejaba en una especie de infancia permanente,
con respecto a las transacciones públicas. […] Los americanos en el sistema español
que está en vigor, y quizá con mayor fuerza que nunca, no ocupan otro lugar en
la sociedad que el de siervos propios para el trabajo y, cuando más, el de simples
consumidores […].62
Se puede considerar la guerra a muerte como el medio de alcanzar
la existencia histórica activa. No fueron entonces los pardos, o únicamente
los realistas, quien desencadenaron la “guerra de razas” en Venezuela.
Ésta no se definía como una especie de guerra civil padecida, causada por
divisiones de clases, razas y colores. Se inscribía en realidad en el marco
de una reflexión compleja sobre la colonización española, los empleos
legítimos de la violencia y el sentido de la historia como advenimiento
de la libertad. La “guerra de razas” de Briceño y Bolívar se proponía
neutralizar la “división de las castas”63 que se derivaba de la estructura
colonial y que había sido un exitoso medio del bando español al levantar
dos veces a los pardos contra las Provincias Unidas, para abrir así una era
inédita en la historia de los hombres.
La “pardocracia”, la sangre de los soldados y la República
La victoria de Boyacá, en agosto de 1819, marcó el fin del gobierno real
en la Nueva Granada. Dos años después, fue el turno de Caracas para unir
a todo el campo patriota. Con la derrota de los ejércitos del rey renacían
las instituciones representativas. El congreso de Cúcuta promulgó una
nueva constitución en 1821 para Colombia. Este feliz contexto parecía
materializar el triunfo de la ley sobre la tiranía, de la libertad sobre el
despotismo, como lo había esperado Juan Germán Roscio en el curso de
su exilio en Filadelfia.64 Colombia se convertía así en un Estado entre
las naciones, pronto reconocido por los Estados Unidos (1822) y la Gran
Bretaña (1825).
El reconocimiento de la república en el espacio internacional
implicaba la regularización de los combates según el derecho de gentes.
El paradigma de la guerra justa, de carácter discriminatorio, exigía, en el
campo republicano, un cierto número de cambios. Convenía, en primer
lugar, poner fin a la dinámica de discriminación racial que había agudiza-
do la guerra a muerte. La raza enemiga era la española, pero se podía
entender la palabra según su acepción colonial, referida a la población
de origen europeo — es decir, a los blancos. Los rumores del asesinato
de todos los blancos recorrían las filas del ejército desde que Boves y sus
llaneros mestizos habían sembrado el terror desde 1813. Muy pronto, se
62
Contestación de un Americano meridional a un
caballero de esta Isla [Henry Cullen], Kingston,
6.IX.1819. BOLÍVAR, Simón. Doctrina del
Libertador. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1976.
p.53.
63
“Un gobierno opresor cuya fuerza negativa
estaba en la debilidad de los gobernados vió en
esta division de castas uno de los principales
baluartes de su poder, y su siniestra política
no perdonó medio alguno para sostenerla,
multiplicando las clases, designando á cada
uno con denominaciones particulares á veces
ridiculas, y produciendo entre todas una rivalidad
que aseguraba su dominacion”. Noticia sobre la
Geografía política de Colombia proporcionada
para la primera enseñanza de los niños en este
importante ramo de su educación. Bogotá:
Imprenta de la República por Nicomedes Lora,
1825. p.2-3.
64
ROSCIO, Juan Germán. El triunfo de la libertad
sobre el despotismo. Filadelfia: En la imprenta de
Thomas H. Palmer, 1817.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
21
tomaron medidas para limitar la influencia cada vez mayor de los par-
dos en el ejército republicano, tal como la ejecución de varios generales
mulatos. Era urgente también restringir la violencia de los enfrentam-
ientos; para lograrlo, había que transformar la lucha a muerte en una
simple guerra regular, de carácter no discriminatorio y reglamentada por
el derecho de gentes. Esto se hizo en 1820 con el tratado firmado entre
los generales Morillo y Bolívar.65 El retorno a la paz había sido finalmente
fruto del sacrificio de los soldados, y convenía reconocer como base
fundamental de la República la sangre derramada de la cual brotaría la
ley constitucional. Nos detendremos en el primero y tercer puntos: el
sofocamiento de la guerra de razas, en un sentido negativo, y el signifi-
cado que tuvo la experiencia de los combates en la constitucionalización
definitiva de la nación colombiana.
El temor y el rumor de la masacre de todos los blancos corrían desde
el principio de la revolución. Estaban asociados en el ánimo de los acto-
res, fueran patriotas o realistas, a la independencia haitiana. En 1804, el
presidente Dessalines había ordenado la masacre de los blancos el día de
la independencia. Quizás había aconsejado en este sentido a Francisco de
Miranda cuando éste estaba en Haití organizando su expedición a Coro en
1806.66 Esta inquietud estuvo en el origen directo o indirecto de la ejecución
de por lo menos tres oficiales negros o mulatos en el curso de la guerra.
Acusado de haber querido levantar a los pardos contra los blancos,
el general Manuel Piar fue fusilado en 1817. El coronel llanero Leonardo
Infante fue ejecutado en 1826 por haber asesinado al teniente Francisco
Perdomo.67 Sospechoso de haber fomentado disturbios entre los pardos de
Cartagena, el almirante José Padilla subió al cadalso en octubre de 1828.68
Cada vez, estas sentencias capitales tuvieron grandes efectos políticos. El
caso de Infante está incluso en el origen del levantamiento de José Antonio
Páez en 1826 que llevó indirectamente a la fragmentación de Colombia y a
la creación de la república de Venezuela.
La opinión pública — sobre todo popular — consideró que estas
ejecuciones tenían motivos bien alejados de una justicia igual para todos.
En una carta a José Antonio Páez, Bolívar lamenta haber ordenado la
ejecución de Piar y de Padilla mientras que le había perdonado la vida a
su segundo Santander con ocasión de su conspiración que casi le cuesta
la vida. Reconocía implícitamente que el color de los primeros jugó un
papel en su decisión.69 En cada ocasión, la justificación pública de estas
ejecuciones subrayaba que la revolución había terminado con la derrota
de los españoles y el proceso de constitucionalización. El acceso de
todos a la ciudadanía hacía nulas e ilegítimas las reivindicaciones de las
poblaciones no-blancas. El discurso oficial recordaba que la república
ignoraba cualquier otra calificación de sus miembros que la de ciudadano.
Las ejecuciones de los militares de color debían recordarle a todo el mundo
que Colombia había superado la “guerra de razas” gracias al reino de la
ley. El día de la ejecución del coronel Infante, el vicepresidente Santander
señalaba que el castigo demostraba el fin del reino de la fuerza y el
imperio de las leyes. En un análisis muy republicano, aseguraba que los
ciudadanos no estaban sometidos a los hombres, sino a las leyes. Es en su
nombre, y solo en su nombre, que Leonardo Infante había sido condenado:
¡Soldados de la República! Ved este cadaver, las leyes han ejecutado este acto de
justicia. Pero la ley descargó sobre él todo su rigór el dia en que, olvidando sus
65
Tratado de regularización de la guerra, Trujillo,
26.XI.1820. In: Documentos importantes de Nueva
Granada, Venezuela y Colombia. Tomo I. Bogotá:
Imprenta Nacional, Universidad Nacional de
Colombia, 1969. p.447-451.
66
ARDOUIN, Beaubrun. Études sur l’histoire d’Haïti.
Tomo VI. París: Chez B. Ardouin, 1856. p.241-242.
67
OOSTINDIE, Pert. Ethnicity in the Caribbean:
Essays in Honor of Harry Hoetink. Ámsterdam:
Amsterdam University Press, 2006. p.63-64.
68
Para un análisis detallado, ver HELG, Aline.
Liberty & Equality in Caribbean Colombia
1770-1835. Chapel Hill: The University of North
Carolina Press, 2004. p.195-222.
69
Bolívar a Páez, 16.XI.1828, citado por HELG,
Aline. Op. Cit., p.209.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
22
deberes, sacrificó alevosamente un ciudadano, oficial también de la República.
Este es el bien que ha conseguido Colombia después de sus gloriosos sacrificios. Mi
corazón está partido de dolor con la vista de semejante espectáculo, y necesito toda
la fuerza de mis principios para hablaros delante de este cadáver.70
También, después de la ejecución del general Piar, Bolívar trató de
convencer a sus tropas — de color — que la revolución de los derechos había
realizado todas las aspiraciones de felicidad de las “clases” antes humilladas:
Vosotros lo sabeis: la igualdad, la libertad y la independencia son nuestra divisa. ¿La
humanidad, no ha recobrado sus derechos por nuestras leyes? ¿Nuestras armas, no
han roto las cadenas de los esclavos? ¿La odiosa diferencia de clases y colores, no
ha sido abolida para siempre? ¿Los bienes nacionales no se han mandado repartir
entre vosotros? ¿No sois iguales, libres, independientes, felices y honrados? ¿Podía
Piar procuraros mayores bienes? ¡No, no, no! El sepulcro de la República lo abria
Piar con sus propias manos, para enterrar en él, la vida, los bienes y los honores de
la inocencia, del bienestar y de la gloria de los bravos defensores de la libertad de
Venezuela; de sus hijos, esposas y padres.71
Las elites militares de los dos bandos no dudaban que Manuel Piar
quería matar a todos los blancos. El jefe del cuerpo expedicionario español,
Pablo Morillo, se imaginaba incluso unas relaciones estrechas entre Piar
y el presidente haitiano Pétion.72 El análisis de los documentos de su
proceso, transcritas en el volumen XV de la recopilación de O’Leary, revela
sin embargo que el general mulato criticaba a los mantuanos — la élite
económica y política de la Capitanía General — más que a los blancos en
general. Objetaba su representación excesiva en los estados mayores y
señalaba la supervivencia de discriminaciones contra los pardos.73 Pero
nada prueba su deseo de exterminar a la población de origen europeo. Lo
cual demuestra a contrario que el sacrificio de estos chivos expiatorios,
es el fracaso de la “guerra a muerte” en cuanto empresa redentora. La
venganza contra los españoles no había conjurado las divisiones heredadas
de la sociedad colonial. El temor de la “pardocracia”74 remitía al fracaso de
la historia iniciada por la Conquista y el acceso a una nueva era. Acababa
con una liberación que no solo consistía en vencer y matar a los españoles,
sino en liberar a la sociedad de todo dominio escondido.
Felizmente, estaba el ejército de héroes que triunfó en el Perú. Las
divisiones sociales y raciales, en un sentido, habían sido superadas por el
sacrificio glorioso de los soldados en el campo de batalla. Ciertamente,
el cesarismo apuntaba a la exaltación del papel de los ejércitos en el
advenimiento republicano. La sangre derramada formaba en adelante el
símbolo de la igualdad, el sacrificio sobre el cual se había edificado un
orden legítimo. Desde 1825, los niños de Colombia aprendían en su manual
de geografía que la ley republicana se basaba en la sangre de los héroes, y
que ambas habían eliminado las jerarquías sociales:
Principios é intereses diametralmente opuestos han traído hoy resultados igualmente
diversos: no hay en Colombia castas, no hay colores, no hay sangre menos noble
que otra sangre; toda fue de héroes al correr mesclada en la defensa de la patria
inundando campos de batalla, y toda igual para recibir las recompensas de la virtud,
de la ilustración y del valor.75
La guerra ya no enfrentaba a las razas. Se había transformado en una
forma de sacrificio eucarístico en el que comulgaban los ciudadanos. La
70
Ejecución militar. Gaceta de Colombia, n. 181,
p.2, 3.IV.1825.
71
“¡Soldados!”, Angostura, 17.X.17, In: Memorias
del general O’Leary, publicadas por su hijo Simon
O’Leary [en adelante OL]. Tomo XV. Caracas:
1881. p.368.
72
“La mortandad y la desolación que una guerra
tan cruel ha ocasionado, van disminuyendo de
un modo conocido la raza de los blancos, y casi
no se ven más que gentes de color, enemigos
de aquéllos, quienes ya han intentado acabar
con todos. Piar, que es mulato, y el de más
importancia entre las castas, tiene relaciones muy
estrechas con Alejandro Petión, mulato rebelde
que se titula Presidente de Haití, y ambos se
proponen formar un establecimiento en Guayana,
que asegure su dominación en América, donde
es de presumir quieran renovar las escenas
del Guárico y demás posesiones francesas de
Santo Domingo”. RODRÍGUEZ VILLA, Antonio. El
teniente general don Pablo Morillo primer conde
de Cartagena. Tomo I. Madrid: Editorial América,
1912. p.218.
73
Carta de Manuel Piar a J.F. Sánchez, Guayana,
26.VII.1817: “Yo he sido elevado a General en
Jefe por mi espada y por mi fortuna, pero soy
mulato y no debo gobernar en la República; no
obstante, yo he penetrado el gran misterio de la
administración actual, y he jurado á mi honor
restituirle la libertad á tanto inocente que esta
derramando su sangre por encadenarse más y
más en una esclavitud vergonzosa; me voy á
Maturín, y al fin del mundo si es necesario, á
ponerme a la cabeza de los que no tienen otro
apoyo que sus propias fuerzas, estos seguro que
haciendo resonar por todas partes la justicia
de mis sentimientos y la necesidad en que nos
ponen de tomar las armas los mantuanos, por la
ambición de mandarlo todo, y de privarnos de los
derechos más santos y naturales, no quedará un
solo hombre que no se presente á defender tan
digan causa”. OL, XV, p. 364.
74
Véase las obras citadas arriba de Alejandro E.
Gómez, Frédérique langue y Marixa Lasso sobre la
cuestión de la pardocracia.
75
Noticia sobre la Geografía política de Colombia
proporcionada para primera enseñanza de los
niños en este importante ramo de su educación.
Bogotá: Imprenta de la República por Nicomedes
Lora, 1825. p.2-3.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
23
revolución liberó el tiempo al inscribir las repúblicas en una historia de la
emancipación humana. Había redimido a América de la división de clases y
de razas y librado al continente del pecado de la Conquista. Se mide la ex-
tensión de las desilusiones posteriores con el rasero de las esperanzas religio-
sas que la guerra de independencia había despertado. Pero, al terminar, cabe
subrayar la centralidad del paradigma historicista en las representaciones del
proceso independentista por parte de los actores. Una nueva temporalidad
histórica se desplegaba para dar un sentido a la obra republicana.
Almanack. Guarulhos, n. 01, p.5-23, 1º semestre 2011 fórum
Recebido para publicação em setembro de 2010
Aprovado em outubro de 2010
... La guerra, como forma de violencia colectiva pero también como instrumento político, ha merecido nuevamente la atención de los historiadores. 4 En algunos casos es analizada como instancia fundacional de la república y de generación de nuevos sistemas identitarios (Adelman 2011;thibaud 2011;Hébrard 2002). A la luz de estas conclusiones la noción de patria ha sido revisitada teniéndose en cuenta la asociación de este concepto con referentes personales (comandantes, jefes militares) locales o grupales vinculados con las experiencias bélicas. ...
Article
Full-text available
En el marco de la conmemoración del Bicentenario de la Independencia de las naciones hispanoamericanas y, a través del método de análisis cualitativo y de la corriente de los estudios de paz, el propósito de este artículo consiste en analizar, desde una óptica comparativa, la situación vivida en Venezuela a partir de 1813, cuando se promulgó el decreto de guerra a muerte y la posterior etapa en la cual estuvieron en vigencia los acuerdos humanitarios firmados en Trujillo en noviembre de 1820 entre el gobierno español y el gobierno republicano, en especial, haciendo énfasis en la aplicación del tratado de regularización de la guerra. Esta dinámica de la guerra con sus diferentes niveles de intensidad muestra la complejidad del conflicto, en medio de un ambiente de alta polarización social y étnica. Sin duda, aquellas normas humanitarias marcaron un punto de inflexión al salvar o aliviar la vida de cientos de combatientes, aunque debe reconocerse también que hubo muchas infracciones e interferencias por parte de algunos sectores radicales.
Article
Full-text available
This article aims to understand the connections that were forged between the processes of the revolution and abolition in New Granada, through the analysis of the slave issue in the middle of war and the strategies used by slaves to resist their condition and search for freedom. From diverse archival sources we have identified that (A) the independence war and (B) the slave resistances were determining elements of the process of abolition in New Granada; giving rise to a series of anti-slavery initiatives that accelerated the dismantling of slavery and that preceded the development of the republican project of abolition, initiated in 1821 with the issuance of the Law of Free Wombs in the republic of Gran Colombia.
Article
Full-text available
After the analysis of the Pacification policy promoted by General Domingo de Monteverde in the Captaincy of Venezuela, between 1812 and 1814, this paper aims to study the mechanisms by which a justice that could be described as “exceptional” was implemented, as well as its violent effects within the framework of a society marked by civil war. Based on the privileged examination of judicial sources, the objective is to reconstruct the organization of that “pacification” justice during that time and approach its dysfunction based on arbitrary practices linked to the abuse of power in a historical time of regime change and civil war. Lastly, this will allow for the reconsideration of the acceleration process of civil unrest and the violence this policy generated.Tras el análisis de la política de Pacificación impulsada por el general Domingo de Monteverde en la Capitanía de Venezuela, entre 1812 y 1814, este articulo se propone estudiar los mecanismos a través de los cuales fue implantada una justicia que se puede considerar como «excepcional», así como sus violentos efectos en el marco de una sociedad signada por la guerra civil. A partir del examen privilegiado de fuentes judiciales el objetivo consiste en reconstruir la organización de esa justicia de «pacificación» durante esos años y abordar su disfunción a partir de prácticas arbitrarias ligadas al abuso de poder en un periodo histórico de cambio de régimen y de guerra civil. Lo que permitirá, por último, repensar el proceso de aceleración de las tensiones civiles y de las violencias que esta política judicial generó.
Article
Full-text available
This article studies from a longue durée perspective the articulation of anti-slavery sentiments and other socio-racial sensibilities within the Spanish Atlantic, from the first theological criticisms of the 16th century to the efforts to abolish slavery in Cuba, Puerto Rico and Spain, in the second half of the 19th century. We focus on the most significant cases of individuals who shared a white identity and who advocated against slavery, slave trade and socio-racial discrimination of Free Coloureds. We argue that the many egalitarian proposals made during the Spanish American revolutions and at the Cortes of Cádiz represent a second golden moment (after the ‘Mulatto Affaire’ during the French Revolution) in the struggle for the granting of political equality to subaltern sectors the Atlantic World. In the end, we expect to provide a clearer picture of how the socio-racial sensibilities contributed to accelerate, or to postpone, the introduction of abolitionist or equalitarian measures vis-à-vis the coloured subaltern sectors in the Spanish Atlantic in the Late Modern Age.Este artículo estudia desde una perspectiva de longue durée la articulación de los sentimientos anti-esclavistas con otras sensibilidades socio-raciales en el Atlántico español, desde las primeras críticas teológicas del siglo xvi hasta los esfuerzos para abolir la esclavitud en Cuba, Puerto Rico y España, en la segunda mitad del siglo XIX. El estudio se centra en los casos más significativos de individuos que compartían una identidad blanca y que abogaron contra la esclavitud, la trata de esclavos y la discriminación socio-racial de los libres de color. El mismo sostiene que las muchas propuestas igualitarias hechas durante las revoluciones hispanoamericanas y en las Cortes de Cádiz representan un segundo momento dorado (después del llamado ‘Asunto de los mulatos’ durante la Revolución Francesa) en la lucha por el otorgamiento de igualdad política a los sectores subalternos en el Mundo Atlántico. Al final, se aspira proporcionar una imagen más clara de cómo las sensibilidades socio-raciales contribuyeron a acelerar, o posponer, la introducción de medidas abolicionistas e igualitarias para los sectores subalternos de color en el Atlántico español a fines de la Edad Moderna.
Article
The article analyzes the trajectories of individuals and groups of people of African descent and of their institutions during the 18th and early 19th centuries, in two social configurations of the Ibero-American world: Cartagena, in the Colombian Caribbean, and Pernambuco, in Portuguese America. The study proposes the design of a verifiable theoretical model in orde to analyze these two social configurations in an interconnected, interdependent manner, despite their specific developments. It studies the relations between them the two configurations and their relations with the larger and moiré inclusive social configuration of the Atlantic world they belong to. The article emphasizes the importance of connections plans, common patterns, structural regularities, and recurrences that make it possible to analyze different social developments by posing common theoretical problems. Furthermore, it highlights the features shared by the social and demographic structures of their institutions, such as the black militias, as well as the shared Iberian political culture.
Liberty & Equality in Caribbean Colombia 1770-1835. Chapel Hill: The University of
  • Helg Para
Para un análisis detallado, ver HELG, Aline. Liberty & Equality in Caribbean Colombia 1770-1835. Chapel Hill: The University of North Carolina Press, 2004. p.195-222.