Prevalencia de la depresión en España: Análisis de los últimos 15 años

Article (PDF Available) · August 2015with 6,710 Reads 
How we measure 'reads'
A 'read' is counted each time someone views a publication summary (such as the title, abstract, and list of authors), clicks on a figure, or views or downloads the full-text. Learn more
DOI: 10.1989/ejihpe.v5i2.118
Cite this publication
Abstract
La depresión en España se ha convertido en los últimos años en un importante problema de salud pública que supone al Estado una alta inversión en sanidad. Los distintos trastornos depresivos han sido comúnmente asociados con otros trastornos psicopatológicos, en especial con la ansiedad, y con enfermedades físicas. Su prevalencia varía en función de las investigaciones consultadas debido a las características de las muestras, los instrumentos utilizados o el tipo de trastorno estudiado. Se realiza una revisión sistemática en distintas bases de datos nacionales e internacionales, obteniendo un total de 63 publicaciones que se ve reducido a 9 tras la aplicación de los criterios de inclusión y exclusión. Se analizan los datos concernientes a las 9 publicaciones que utilizan muestras de diversa índole: pacientes con diagnóstico de esquizofrenia, estudiantes universitarios, población clínica infantil, niños en edad preescolar, población mayor, población general, pacientes hospitalizados y fumadores. Los datos de prevalencia oscilan en los trabajos examinados desde el 1,12% en preescolares, 8,56% en población general y hasta 55,6% en estudiantes universitarios. Tras el análisis de los resultados, se observa un patrón en el género constante (con una proporción superior de mujeres que sufren depresión), aunque los datos de prevalencia varían de un trabajo a otro y su comparación resulta compleja.
European Journal of Investigation in Health,
Psychology and Education
2015, Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279)
© European j investiga
e-ISSN 2254-9625 // www.ejihpe.es
doi: 10.1989/ejihpe.v5i2.118
Prevalencia de la depresión en España: Análisis de
los últimos 15 años
Fernando Cardila, África Martos, Ana B. Barragán, Mª del Carmen
Pérez-Fuentes, Mª del Mar Molero y José J. Gázquez
Universidad de Almería (España)
La depresión en España se ha convertido en los últimos años en un importante problema
de salud pública que supone al Estado una alta inversión en sanidad. Los distintos
trastornos depresivos han sido comúnmente asociados con otros trastornos
psicopatológicos, en especial con la ansiedad, y con enfermedades físicas. Su prevalencia
varía en función de las investigaciones consultadas debido a las características de las
muestras, los instrumentos utilizados o el tipo de trastorno estudiado. Se realiza una
revisión sistemática en distintas bases de datos nacionales e internacionales, obteniendo un
total de 63 publicaciones que se ve reducido a 9 tras la aplicación de los criterios de
inclusión y exclusión. Se analizan los datos concernientes a las 9 publicaciones que
utilizan muestras de diversa índole: pacientes con diagnóstico de esquizofrenia,
estudiantes universitarios, población clínica infantil, niños en edad preescolar, población
mayor, población general, pacientes hospitalizados y fumadores. Los datos de prevalencia
oscilan en los trabajos examinados desde el 1.12% en preescolares, 8.56% en población
general y hasta 55.6% en estudiantes universitarios. Tras el análisis de los resultados, se
observa un patrón en el género constante (con una proporción superior de mujeres que
sufren depresión), aunque los datos de prevalencia varían de un trabajo a otro y su
comparación resulta compleja.
Palabras clave: Revisión, prevalencia, depresión, epidemiología, trastornos mentales.
Prevalence of depression in Spain: Analysis of the last 15 years. Depression in Spain in
recent years has become an important problem of public health which is the cause of
heavy government healthcare spending. The various depressive disorders have commonly
been associated with other psychopathological disorders, especially anxiety, and with
physical diseases. Its prevalence varied depending on the study because of the
characteristics of the samples, the instruments used or the type of disorder studied. A
systematic review was done in several national and international databases, in which a
total of 63 publications were found, with only nine remaining after applying the inclusion
and exclusion criteria. The data analyzed concerning the nine publications use a diversity
of samples: patients diagnosed with schizophrenia, university students, children clinical
population, preschool children, elderly population, general population, hospitalized
patients and smokers. The data on prevalence varied in the studies examined from 1.12%
in preschool children, 8.56% in the general population and up to 55.6% in university
students. After analysis of results, a constant pattern was observed in gender with a higher
proportion of women who suffer from depression), although the data on prevalence varied
from one study to another and their comparison was complicated.
Keywords: Review, prevalence, depression, epidemiology, mental disorders.
Correspondencia: Mª del Carmen Pérez Fuentes. Departamento de Psicología. Universidad de
Almería. Ctra. de Sacramento s/n. C.P.: 04120. Almería (España). E-mail: mpf421@ual.es
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
268 European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279)
En algún momento de su vida, casi un 20% de las personas residentes en
España ha presentado algún trastorno mental según los criterios del DSM-IV, y un 8.4%
lo hizo en el último año. El episodio depresivo mayor es el más usual, con una
prevalencia de 3.9%, siendo para las mujeres más del doble que para los hombres, 5.62%
frente a un 2.15% (Haro et al., 2006). Por tanto, la probabilidad de que una persona sufra
depresión a lo largo de su vida es superior a la de otros trastornos mentales como los de
ansiedad o consumo de sustancias (Vindel, Salguero, West, Dongil, y Latorre, 2012).
Una realidad que debe ser tenida en cuenta para evitar que las personas que padecen
depresión en alguna de sus formas puedan no ser reconocidas o recibir un tratamiento
inadecuado (Simon, Fleck, Lucas, y Bushnell, 2004). Además, los trastornos de tipo
depresivo usualmente se dan en adición a otros tipos de desórdenes mentales (Aragonès,
Piñol, y Labad, 2009) y conductas que ponen en peligro la vida del paciente, como el
intento de suicidio, cuyo riesgo es tres veces superior en pacientes diagnosticados de
depresión mayor en comparación con la población general (Baca y Aroca, 2014).
Estas cifras de prevalencia, sumado a las consecuencias que la depresión
origina en la sociedad, ha supuesto que la depresión sea objetivo trascendental en las
políticas de salud pública (Valladares, Dilla, y Sacristán, 2009), con un coste total a nivel
europeo estimado en 118 billones de euros y un gasto anual de 5005 millones en el caso
de España (Sobocki, Jonsson, Angst, y Rehnberg, 2006).
Existen distintos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de una
persona para presentar depresión (Frías, Carrasco, Fernández, García, y García, 2009),
estos pueden ser: a) biológicos, como la predisposición genética investigada en estudios
familiares (Nurnberger y Gershon, 1992), pero que cuentan con el inconveniente de no
controlar los factores ambientales (Mitjans y Arias, 2012); b) cognitivo-emocionales,
como el estilo atribucional depresógeno (Hankin y Abramson, 2002) o c) socio-
culturales, como una historia materna de depresión (Tully, Iacono, y McGue, 2008).
Por otro lado, la depresión ha sido asociada como factor de riesgo en
enfermedades físicas, en especial, con enfermedades de tipo cardiovascular (Giner et al.,
2014) o trastornos de tipo metabólico como la diabetes (Yu, Zhang, Lu, y Fang, 2015).
La relación inversa ha sido también investigada, encontrando que pacientes
hospitalizados pueden presentar sintomatología depresiva en un 21.5% (16.3% en
hombres y 31.8% en mujeres), observándose mayores niveles de depresión y/o ansiedad
en aquellos que sentían que su dolencia era de mayor gravedad (Grau, Suñer, Abulí, y
Comas, 2003).
Atendiendo a distintos grupos poblacionales, se observa una prevalencia de
trastornos depresivos de un 8.2% para menores entre 8 y 12 años (del Barrio, Frías, y
Mestre, 1994) o de 14.6% en muestra clínica infantil menor de 19 años (Aláez,
Martínez-Arias y Rodríguez, 2000). En estudiantes universitarios, los datos de
prevalencia oscilan entre 37.4% para síntomas depresivos (Arrieta, Díaz y González,
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279) 269
2013), 29.9% para depresión leve, 14.2% para depresión moderada y 3.2% para
depresión severa (Gutiérrez et al, 2010). En población mayor, la prevalencia en
trastornos del humor (afectivos) supone un 30.1% del total de los trastornos mentales de
los pacientes derivados a salud mental (Gázquez, Pérez, Lucas, y Yuste, 2008). En
población mayor general, la prevalencia oscila en cifras entre el 16% (García y Tobías,
2001), el 19.7% (Urbina, Flores, García, Torres, y Torrubias, 2007) o el 34.5%
(Sarró-Maluquer, Ferrer-Feliu, Rando-Matos, Formiga, y Rojas-Farreras, 2013), entre
otras. METODOLOGÍA
Unidad de análisis y búsqueda bibliográfica
Se realizó una revisión sistemática de los estudios cuya temática se centrase
en la prevalencia de la depresión en España, independientemente de cualquier otra
variable. Se usaron las bases de datos ProQuest, PsycINFO, Psychology Journals,
Dialnet Plus y Psicodoc. Para la búsqueda en español se usaron los descriptores
“prevalencia” y “depresión” en el apartado título, y el descriptor “España” en todo el
documento. Para la búsqueda de publicaciones en inglés, se usaron los descriptores
“prevalence”, “depression” y “Spain” siguiendo la misma fórmula. Para la búsqueda en
Psicodoc se eliminó el descriptor España con el objetivo de recuperar más resultados,
excluyéndose aquellas publicaciones sin participación de muestra española. El periodo
se estableció desde el año 2000 hasta el año 2015. Se realizó en español y en inglés,
restringiendo la búsqueda a artículos de revista. Los resultados encontrados a través de
esta búsqueda quedan reflejados en la tabla 1.
Tabla 1. Bases de datos, descriptivos, fórmulas y referencias
Base de datos
Descriptores
Fórmulas de búsqueda
Nº de
referencias
PsycINFO
“Prevalence”, “Depression”,
“Spain”
ti(prevalence) AND
ti(depression) AND Spain
24
PsycINFO
“Prevalencia”, “Depresión”,
“España”
ti(prevalencia) AND
ti(depresión) AND España
2
Dialnet Plus
“Prevalence”, “Depression”,
“Spain”
ti(prevalence) AND
ti(depression) AND Spain
0
Dialnet Plus
“Prevalencia”, “Depresión”,
“España”
ti(prevalencia) AND
ti(depresión) AND España
2
Psychology
Journals
“Prevalence”, “Depression”,
“Spain”
ti(prevalence) AND
ti(depression) AND Spain
13
Psychology
Journals
“Prevalencia”, “Depresión”,
“España”
ti(prevalencia) AND
ti(depresión) AND España
0
PsicoDoc
“Prevalence”, “Depression”
ti(prevalence) AND
ti(depression)
2
PsicoDoc
“Prevalencia”, “Depresión”
ti(prevalencia) AND
ti(depresión)
20
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
270 European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279)
Majadas, Olivares, Galan y Diez (2012)
España
Pacientes diagnosticados de esquizofrenia, trastorno
esquizoafectivo y trastorno esquizofreniforme sin
diagnóstico de depresión.
N=90
Edad: 18-50
años
CDSS (Addington, Addington y Schissel, 1990)
PANSS (Kay, Fiszbein y Opler, 1987; Kay, Opler y Lindenmayer, 1988)
Scale for the Assessment of Negative Symptoms (SANS; Andreasen, 1987)
Scale to Assess Unawareness of Mental Disorder (SUMD; Amador, Flaum,
Andreasen, Strauss, Yale, Clark y Gorman, 1994)
Simpson Angus Scale (SAS; Simpson y Angus, 1970)
Barnes Akathisia Rating Scale (BARS; Barnes,1989)
Balanza, Morales y Guerrero (2009)
España
Estudiantes universitarios matriculados en
titulaciones oficiales excluyendo postgrado y
máster de la Universidad Católica San Antonio de
Murcia.
N=700
Edad: 18-36
años
Escala de Ansiedad y Depresión de Goldberg (EADG; Goldberg, Bridges,
Duncan-Jones y Grayson., 1988, 1989)
López, Alcántara, Fernández, Castro y
López (2010)
España
Pacientes derivados a una Unidad de Psicología
Clínica Infantil en los que se excluyeron a menores
con deficiencia mental, alteraciones de tipo
psicótico o interconsultas oncológicas pediátricas.
N=300
Edad: 8-12
años
Escala abreviada del CBCL (Inventario Clínico Infantil; López-Soler, 1987)
Vazquez y Blanco (2008)
España
Estudiantes universitarios
N=554
Edad: 18−34
años
Muñoz’s Mood Screener (Muñoz, 1998)
Domènech-Llaberia, Viñas, Pla, Jané,
Mitjavila, Corbella y Canals (2009)
España
Niños preescolares
N=1427
Edad: 3-6
años
Escala de depresión preescolar para maestros: ESDM 3-6 (Domènech-
Llaberia, 1996)
The Early Childhood Inventory-4: The ECI-4 (Gadow y Sprafkin, 2000)
Gómez (2007)
España
Pacientes nonagenarios institucionalizados con y
sin deterioro cognoscitivo.
N=15
Edad: 90-
101 años
Escala de Depresión Geriátrica (Yesavage, Brink, Rose, Lum, Huang, Adey y
Leirer, 1983)
Escala Cornell de Depresión en la Demencia (Versión en castellano; Pujol,
Azpiazu, Salamero, y Cuevas, 2001)
Ayuso-Mateos, Vazquez-Barbero,
Dowrick , Lehtinen, Dalgard, Casey,
Wilkinson, Lasa, Page, Dunn, Wilkinson
y the Odin Group (2001)
Inglaterra,
Irlanda, España,
Noruega y
Finlandia
Población general
N=8764
Edad: 18-64
años
Beck Depression Inventory (BDI; Beck, Ward, Mendelson, Mock, y Erbaugh,
1961)
List of Threatening Experiences (Brugha et al., 1985)
Guallar-Castillón, Magariños-Losada,
Montoto-Otero, Tabuenca, Rodríguez-
Pascual, Olcoz-Chiva, Conde-Herrera,
Carreño, Conthe, Martínez-Morentín,
Banegas y Rodríguez-Artalejo (2006)
España
Ancianos hospitalizados con insuficiencia cardiaca
N=433
Edad: 65
años
Escala de Depresión Geriátrica (Yesavage, Brink, Rose, Lum, Huang, Adey y
Leirer, 1983)
Shahab, Andrew y West (2014)
EEUU, Canadá,
Reino Unido,
Francia y
España
Fumadores y ex fumadores
N=1640
Edad: 35-65
años
Escala de elaboración propia sobre la motivación para dejar de fumar
Fagerstrom Test of Nicotine Dependence (Heatherton et al., 1991)
EuroQol (EQ-5D; Rabin y de Charro, 2001)
Ítems de respuesta sí/no con buena congruencia con entrevistas clínicas
estructuradas (McChargue y Werth, 2007)
Tabla 2. Descripción de los artículos seleccionados (N=9)
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279) 271
Tabla 3. Prevalencia, nosología y conclusiones
Autor/es (año)
País
Prevalencia
Nosología
Conclusiones
Majadas, Olivares,
Galan, y Diez (2012)
España
31%
DSM-IV-TR
Asociada a mayor grado de severidad de la
enfermedad.
Balanza, Morales, y
Guerrero (2009)
España
55.6%
DSM-IV-TR
Algunos de los factores de riesgo para padecer
depresión son los largos desplazamientos diarios a la
universidad y las obligaciones extra-académicas de
tipo laboral o familiar. La aparición de los trastornos
suele además, ir acompañada de procesos de
desadaptación al entorno cercano.
López, Alcántara,
Fernández, Castro, y
López (2010)
España
32%
Factores
CBCL-DSM
Más de la mitad de los menores derivados a consulta
presentan problemas de ansiedad, y un tercio,
problemas afectivos y quejas somáticas. El número
de niños con problemas clínicos en edad escolar es
mayor que de niñas.
Vázquez y Blanco
(2008)
España
8.7%
DSM-IV
(Episodio
Depresivo
Mayor)
Necesidad de desarrollo de programas específicos
para estudiantes universitarios con el propósito de
prevenir la depresión y mejorar la adaptación a la
vida universitaria.
Domènech-Llaberia et
al. (2009)
España
1.12%
DSM-IV
(Trastorno
Depresivo
Mayor)
La mayoría de los niños en edad preescolar no son
derivados para su diagnóstico y tratamiento. La
detección y el tratamiento de síntomas depresivos
pueden evitar la continuidad y recaídas comunes en
los desórdenes emocionales.
Gómez (2007)
España
60%
DSM-IV-TR
Se observa comorbilidad entre depresión y deterioro
funcional, lo que hace necesario un plan integral de
cuidados que atienda a todos los déficits del anciano.
Ayuso-Mateos et al.
(2001)
Inglaterra,
Irlanda, España,
Noruega y
Finlandia
8.56%
CIE-10
Una substancial proporción de población en edad
laboral tiene un trastorno depresivo que podría verse
mejorado si se realizase una intervención en el corto
plazo.
Las zonas rurales muestran menos prevalencia de
depresión que las zonas urbanas.
Guallar-Castillón et al.
(2006)
España
48.5%
CIE-10/DSM
La depresión y la insuficiencia cardíaca tienen dos
mecanismos de asociación:biológicos (activación
neurohormonal entre otros) y psicosociales (la
depresión aumenta el incumplimiento en el
tratamiento y el apoyo social).
La depresión es más frecuente en pacientes con
grado funcional bajo.
Shahab, Andrew, y
West (2014)
EEUU, Canadá,
Reino Unido,
Francia y
España
22.3%
-
Dejar de fumar mejora la salud mental en población
general y no exacerba síntomas depresivos en
personas con historia de depresión.
Proceso de selección de las publicaciones
Se encontraron un total de 63 publicaciones. En primer lugar, se procedió a la
eliminación de los trabajos duplicados, descartando 10 de ellos. Se establecieron unos
criterios de inclusión y exclusión de aplicación en los abstracts y en el texto completo.
Los criterios de inclusión fueron: a) Estudios que establezcan la prevalencia de la
depresión en distintas poblaciones; b) Con cualquier metodología; c) Sin limitaciones de
edad o sexo; d) Con acceso al texto completo; e) Escritos en español e inglés. Los
criterios de exclusión fueron los siguientes: a) Trabajos teóricos, notas editoriales o
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
272 European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279)
estudios de caso único; b) Trabajos que no aporten datos de prevalencia de la depresión;
c) Trabajos cuya muestra o parte de ella no se tome en territorio español.
Tras la aplicación de los criterios de inclusión/exclusión, se eliminaron 22
referencias por no tener acceso al texto completo, 5 por tratarse de trabajos de tipo
teórico, 1 por no ofrecer datos de prevalencia de depresión, 16 por no incluir una
muestra de residentes en España. Se eliminó además, el estudio de Casey et al. (2008),
ya que los datos presentados se referían a la prevalencia de ideación suicida en lugar de a
la prevalencia de la depresión, que se recogían en un artículo relacionado que utiliza
los mismos datos referentes a la muestra y que fue incluido en su lugar. Finalmente, los
trabajos incluidos en la revisión son 9. Estos se muestran en la tabla 2, completando la
información relativa a la nosología, prevalencia y conclusiones aportada por los mismos
en la tabla 3.
RESULTADOS
Tras el análisis de las publicaciones seleccionadas, se observa una gran
diversidad en la población objetivo sobre la que se pretende estudiar la prevalencia de la
depresión. Los trabajos contemplan edades que van desde la edad preescolar (de tres a
seis años) hasta la vejez. Y se incluyen muestras con características muy específicas,
como estudiantes universitarios o pacientes esquizofrénicos.
Esto dificulta la comparación de los datos que arrojan los estudios acerca de la
prevalencia de la depresión, pues las distintas muestras son muy heterogéneas y la
variabilidad en los resultados es esperable. No obstante, esta circunstancia cuenta con el
beneficio de conseguir una imagen global, variada y compleja de la depresión y su
prevalencia en distintos segmentos de la sociedad.
Prevalencia de depresión en pacientes con problemas psicopatológicos
previos La depresión a menudo se da junto con otros tipos de trastornos mentales,
Majadas, Olivares, Galán, y Diez (2012) encontraron una prevalencia de un 31% en una
muestra de pacientes con diagnóstico de esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo o
trastorno esquizofreniforme de acuerdo al Manual Diagnóstico y Estadístico de los
Trastornos Mentales (DSM IV-TR).
En pacientes con dependencia tabáquica, Shahab, Andrew, y West (2014)
hallaron una prevalencia del 22.3%. Cifra por debajo de otros trastornos como la
ansiedad, en la que se obtuvo una prevalencia de 27.4%, pero que es consistente con los
datos que se han obtenido en estudios similares (McClave et al., 2009).
La prevalencia de problemas afectivos en una muestra clínica de 300 menores
resultó del 32% (López, Alcántara, Fernández, Castro, y López, 2010). Dicha muestra se
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279) 273
conformó de pacientes derivados de distintas unidades y de interconsultas de atención
primaria. Es importante detenerse en esta cuestión, pues las características de esta
muestra difieren de las de la población general, razón por la que la prevalencia de
trastornos afectivos puede ser tan alta.
Prevalencia de depresión en función de la edad
Todos los trabajos consultados hacen, en mayor o menor medida, referencia a
la edad, siendo algunos de ellos específicos de un segmento en concreto. En edad
preescolar (entre 3 y 6 años), la prevalencia de depresión mayor es de 1.12%, con un
promedio entre niños y niñas similar y que aumenta según avanza la edad
(Domènech-Llaberia et al., 2009), incrementándose la cifra hasta el 4.2% en
adolescentes de 13 a 15 años (Domènech-Llaberia, Subirà, y Cuxart, 1996).
Anteriormente se ha comentado la prevalencia del 32% en menores de entre 8
y 12 años que conformaron una muestra clínica (López et al., 2010) y que, por tanto, no
se puede comparar con la población general. Los autores examinaron esta cuestión y
calcularon cual sería la prevalencia teniendo en consideración las diferencias entre
muestra y población general, obteniendo unas cifras entre el 13.5% y el 17.9%.
Resultados similares a los obtenidos en otros estudios en los que se encontró que niños y
niñas que sufrían depresión eran de 17.21% y 15% respectivamente (López-Soler y
López-Pina, 1998) pero que distan del 3.8% encontrado por Jaureguizar, Bernaras,
Soroa, Sarasa, y Garaigordobil (2015) y del 4% que la OMS (2005) informó en menores
de entre 12 y 17 años.
En estudiantes universitarios, se ha establecido una prevalencia del 55.6%
para trastornos depresivos (Balanza, Morales, y Guerrero, 2009), y del 8.7% para el
episodio depresivo mayor, siendo en el 43.8% de los afectados su primer episodio
depresivo a los 18 años o más (Vázquez y Blanco, 2008).
Ayuso et al. (2001) hallaron una prevalencia de un 8.56% en una muestra
(N=8764) internacional, con una prevalencia específica para la muestra española
(N=1250) de un 2.6% (la más baja de todas las zonas estudiadas). Aunque los autores no
incluyeron los resultados por grupos de edad, la distribución de la muestra española fue
la siguiente: grupo de 18-25 años (20.4%), grupo de 26-45 años (42.9%) y grupo de
46-65 años (36.6%).
A medida que aumenta la edad, se produce un incremento de las
enfermedades ligadas a ésta (Rodríguez y Sánchez, 2004), entre las que se encuentran las
insuficiencias cardiacas. Guallar-Castillón et al. (2006) incluyeron esta característica
para estudiar la prevalencia de la depresión en pacientes hospitalizados de más de 65
años, obteniendo que el 48.5% de ellos manifestaba depresión.
En pacientes nonagenarios institucionalizados, se ha encontrado una
prevalencia de un 60%, una cifra muy alta pero que debe ser tomada con prudencia, ya
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
274 European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279)
que la muestra del estudio es pequeña y la mayoría de los pacientes padecían deterioro
cognitivo con diagnósticos de demencias, enfermedad de Alzheimer, demencia mixta,
demencia vascular y demencia no clasificable (Gómez, 2007).
Prevalencia de depresión en función del sexo
En edad preescolar, la prevalencia de depresión es la misma en el género
masculino y femenino (Domènech-Llaberia et al., 2009). Para menores de entre 8 y 12
años en atención psicológica, la distribución por sexo resultó en un mayor número de
niños con problemas afectivos, pero esto pudo ser debido a que la muestra estuvo
compuesta por más del doble de niños que de niñas (López et al., 2010). Para estudiantes
universitarios, se encontró una prevalencia en mujeres del 10.4% para el Episodio
Depresivo Mayor, mientras que en hombres descendía al 5.3% (Vázquez y Blanco,
2008). En otro estudio también con estudiantes universitarios, la prevalencia de
trastornos depresivos difiere entre hombres y mujeres, obteniendo un 51.4% y un 60.5%
respectivamente (Balanza, Morales, y Guerrero, 2009).
Ayuso-Mateos et al. (2001) obtuvieron una prevalencia del 8.56% con una
distribución entre sexos de 10.05% para las mujeres y 6.61% para los hombres en la
muestra total, y de 2.6% para las mujeres y 2.5% para los hombres en la muestra
española. En pacientes hospitalizados con insuficiencia cardiaca de más de 65 años, se
encontró que un 57% de las mujeres y un 37.6% de los hombres presentaba depresión
(Guallar-Castillón et al., 2006).
CONCLUSIÓN
La comparación a lo largo del presente trabajo de las cifras obtenidas en los
distintos estudios resulta complicada por distintos motivos. Por lo general, no se
encuentran dos estudios en los que se mida la depresión con el mismo instrumento, de
hecho, se han encontrado distintas formas de definir y tratar el constructo, ya sea como
problema, trastorno, desorden o distintas entidades nosológicas del Manual Diagnóstico
y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) o de la Clasificación Internacional de
Enfermedades (CIE).
En la Unión Europea, el diagnóstico de depresión mayor se ha visto
mantenido en el tiempo en los últimos años, la estimación de prevalencia de dicho
trastorno en 2005 fue idéntica en 2011, del 6.9% (Wittchen, 2011). Una cifra inferior a
todos los resultados encontrados en las publicaciones analizadas, incluyendo aquellas
que tienen muestra de diversos países. En ocasiones, las personas cercanas creen que una
persona puede estar deprimida sin estarlo realmente, en el estudio de Domènech-Llaberia
et al. (2009) se encontró que la prevalencia de depresión en niños preescolares era de un
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279) 275
15% con las respuestas que daban sus docentes, mientras que los diagnosticados
suponían el 1.12% del total. Cabe preguntarse si existía un infradiagnóstico en la
muestra debido a que, tal y como indican los autores del estudio, la mayoría de niños y
niñas preescolares con depresión no son remitidos a los servicios de salud mental para su
evaluación y tratamiento. Se debe destacar también, la posibilidad de que existiese una
tendencia en los maestros de ver sintomatología fantasma, algo que no contemplan los
autores en su estudio. En su lugar, se centran en resaltar la utilidad de un buen
instrumento de screening para menores de 6 años que detecte a aquellos en riesgo de
sufrir depresión.
La prevalencia en población clínica infantil encontrada por
Domènech-Llaberia et al. (2009) coincide con la de otros estudios similares (Aláez,
Martínez-Arias, y Rodríguez, 2000). En estudiantes universitarios, los resultados de las
publicaciones analizadas muestran cifras de prevalencia muy altas en comparación con
otros estudios (Arrieta, Díaz, y González, 2013; Gutiérrez et al, 2010) que, aun
mostrando cifras que llegan hasta el 37.4%, difiere del 55.6% aportada por Balanza,
Morales, y Guerrero (2009). Para población general, Ayuso-Mateos et al. (2001)
hallaron una prevalencia del 8.56%, coherente con el 8.4% de Haro et al. (2006).
En población anciana, la prevalencia de la depresión y trastornos relacionados
(como la distimia) supone un porcentaje elevado de los trastornos mentales que, además,
es mayor para el género femenino en comparación con los hombres (Gázquez et al.,
2008). Tendencia que se repite en todos los estudios analizados para todos los grupos de
edad a excepción del estudio de Domènech-Llaberia et al. (2009), en los que la
prevalencia para niños fue mayor que para las niñas. No obstante, se debe destacar que la
muestra estaba formada por 207 niños y 93 niñas que eran derivados a la Unidad de
Psicología Clínica del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca.
La prevalencia que se desprende de los resultados del estudio seleccionado de
Guallar-Castillón et al. (2006) en población de más de 65 años es del 48.5%, unos
números bastante altos si se comparan con otros estudios al respecto: 16% (García,
Tobías, 2001), 19.7% (Urbina et al., 2007) o 34.5% (Sarró-Maluquer et al., 2013). Se
debe añadir no obstante, que la muestra del estudio de Guallar-Castillón poseía la
particularidad de estar hospitalizada, lo que puede afectar al incremento de
sintomatología depresiva (Grau et al., 2003).
Los datos revisados llevan a destacar la dispersión en las cifras de prevalencia.
Como se ha expuesto anteriormente, las diferentes tipologías de muestras, los
instrumentos que varían según el estudio, el tratamiento que se hace del término
depresión o el tipo de diseño del estudio pueden ser causas de la alta variabilidad de los
resultados. Cabría preguntarse, como propósito para futuras investigaciones, si existen
causas distintas a las ya propuestas por las que la prevalencia de la depresión fluctúa de
forma tan acentuada, como el momento temporal de realización del estudio y si coincidía
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
276 European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279)
o no con algún evento destacable (desastres naturales) o estación del año. Las diferencias
socio-culturales entre distintas regiones geográficas, incluso del mismo país, podrían
provocar también variabilidad en los resultados que, de obviarlas, podrían llevar a
conclusiones erróneas.
REFERENCIAS
Addington, D., Addington, J., y Schissel B. (1990). A depression rating scale for schizophrenics.
Schizophrenia Research, 3(4), 247-251.
Aláez, M., Martínez-Arias, R., y Rodríguez, C. (2000). La prevalencia de trastornos psicológicos
en niños y adolescentes, su relación con la edad y el género. Psicothema, 12(4), 525-532.
Amador, X.F., Flaum, M., Andreasen, N.C., Strauss, D.H., Yale, S.A., Clark, S.C., y Gorman, J.M.
(1994). Awareness of illness in schizophrenia and schizoaffective and mood disorders.
Archives of General Psychiatry, 51(10), 826-836.
Andreasen, N.C. (1989). The Scale for the Assessment of Negative Symptoms (SANS):
conceptual and theoretical foundations. The British Journal of Psychiatry, 1(7), 49-58.
Aragonès, E., Piñol, J.L., y Labad, A. (2009). Comorbilidad de la depresión mayor con otros
trastornos mentales comunes en pacientes de atención primaria. Atención primaria,
41(10), 545-551.
Arrieta, K., Díaz, S., y González, F. (2013). Síntomas de depresión, ansiedad y estrés en
estudiantes de odontología: prevalencia y factores relacionados. Revista Colombiana de
Psiquiatría, 42(2), 173-181.
Ayuso-Mateos, J.L., Vazquez-Barbero, J.L., Dowrick, C., Lehtinen, V., Dalgard, O.S., Casey, C.,
Wilkinson, C., Lasa, L., Page, H., Dunn, G., Wilkinson, G., y the Odin Group (2001).
Depressive disorders in Europe: prevalence figures from the ODIN study. British
Journal of Psychiatry, 179(4), 308-316.
Baca, E., y Aroca, F. (2014). Factores de riesgo de la conducta suicida asociados a trastornos
depresivos y ansiedad. Salud Mental, 37(5), 373-380.
Balanza, S., Morales, I., y Guerrero, J. (2009). Prevalencia de ansiedad y depresión en una
población de estudiantes universitarios: factores académicos y sociofamiliares asociados.
Clínica y Salud, 20(2), 177-187.
Barnes, T.R. (1989). A rating scale for drug-induced akathisia. The British Journal of Psychiatry,
154(5), 672-676.
Beck, A.T., Ward, C. H., Mendelson, M., Mock, J., y Erbaugh, J. (1961). An inventory for
measuring depression. Archives of General Psychiatry, 4(6), 561-571.
Brugha, T., Bebbington, P., Tennant, C., y Hurry, J. (1985). The List of Threatening Experiences:
a subset of 12 life event categories with considerable long-term contextual threat.
Psychological Medicine, 15(1), 189-194.
Casey, P., Dunn, G., Kelly, B.D, Lehtinen, V., Dalgard, O.S., Dowrick, C., y Ayuso-Mateos, J.L.
(2008). The prevalence of suicidal ideation in the general population: results from the
Outcome of Depression International Network (ODIN) study. Social Psychiatry and
Psychiatric Epidemiology, 43(4), 299-304.
Del Barrio, V., Frías, D., y Mestre, V. (1994). Autoestima y depresión en niños. Revista de
Psicología General y Aplicada, 47(4), 471-476.
Domènech-Llaberia, E., Subirà, S., y Cuxart, F. (1996). Trastornos del estado de ánimo en la
adolescencia temprana. En: J. Buendía (Ed.) Psicopatología en niños y adolescentes,
desarrollos actuales (pp. 265277). Madrid: Pirámide.
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279) 277
Domènech-Llaberia, E. (1996). Escala de depresión infantil para maestros de preescolar: ESDM-
3-6. Manuscrito no publicado. Universidad Autónoma de Barcelona. Unidad de
Psicopatología Infantil.
Domènech-Llaberia, E., Viñas, F., Pla, E., Jané, M.C., Mitjavila, M., Corbella, T., y Canals, J.
(2009). Prevalence of major depression in preschool children. European Child &
Adolescent Psychiatry, 18, 597-604.
Frías, A., Carrasco, A., Fernández, M.J., García, A., y García, B. (2009). Comorbilidad entre
trastornos de conducta y depresión mayor en la adolescencia: prevalencia, teorías
explicativas y estatus nosológico. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, 14(1),
1-16.
Gadow, K.D., y Sprafkin, J. (2000). Early Childhood Inventory-4 screening manual. New York:
Checkmate Plus, Stony Brook.
García, M.J., y Tobías, J. (2001). Prevalencia de depresión en mayores de 65 años. Perfil del
anciano de riesgo. Atención Primaria, 27(7), 484-488.
Gázquez, J.J., Pérez-Fuentes, M.C., Lucas, F., y Yuste, N. (2008). Prevalencia de los trastornos
mentales en la población mayor. Anales de Psicología, 24(2), 327-333.
Giner, J., Saiz, J., Bobes, J., Zamorano, E., López, F., Hernando, T., Rico-Villademoros, F.,
Álamo, C., Cervilla, J.A., Ibáñez, A., Ibáñez, E., López, S., Morán, P., Palao, D.J., y
Romacho, M. (2014). Consenso español de salud física del paciente con depresión.
Revista de Psiquiatría y Salud Mental, 7(4), 195-207.
Goldberg, D., Bridges, K., Duncan-Jones, P., y Grayson, D. (1988). Detecting anxiety and
depression in general medical settings. British Medical Journal, 97, 897-899.
Goldberg, D., Bridges, K., Duncan-Jones, P., y Grayson, D. (1989). Detección de la ansiedad y la
depresión en el marco de la medicina general. British Medical Journal, 4(2), 49-53.
Gómez, P.S. (2007). Prevalencia de depresión en pacientes nonagenarios institucionalizados.
Informaciones psiquiátricas: publicación científica de los Centros de la Congregación
de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, 188, 189-196.
Grau, A., Suñer, R., Abulí, P., y Comas, P. (2003). Niveles de ansiedad y depresión en enfermos
hospitalizados y su relación con la gravedad de la enfermedad. Medicina Clínica,
120(10), 370-375.
Guallar-Castillón, P., Magariños-Losada, M.M., Montoto-Otero, C., Tabuenca, A.I., Rodríguez-
Pascual, C., Olcoz-Chiva, M., Conde-Herrera, M., Carreño, C., Conthe, P., Martínez-
Morentín, E., Banegas, J.R., y Rodríguez-Artalejo, F. (2006). Prevalencia de depresión,
y factores biomédicos y psicosociales asociados, en ancianos hospitalizados con
insuficiencia cardiaca en España. Revista Española de Cardiología, 59(8), 770-778.
Gutiérrez, J.A., Montoya, L.P., Toro, B.E., Briñón, M.A., Rosas, E., y Salazar, L. (2010).
Depresión en estudiantes universitarios y su asociación con el estrés académico. Revista
CES Medicina, 24(1), 7-17.
Hankin, B.L., y Abramson, L.Y. (2002). Measuring cognitive vulnerability to depression in
adolescents: Reliability, validity, and gender differences. Journal of Clinical Child and
Adolescent Psychology, 31(4), 491-504.
Haro, J.M., Palacín, C., Vilagut, G., Martínez, M., Bernal, M., Luque, I., Codony, M., Dolz, M.,
Alonso, J., y el Grupo ESEMeD-España (2006). Prevalencia de los trastornos mentales y
factores asociados: resultados del estudio ESEMeD-España. Medicina Clínica, 126(12),
445-451.
Heatherton, T.F., Kozlowski, L.T., Frecker, R.C., y Fagerström, K.O. (1991). The Fagerström Test
for Nicotine Dependence: a revision of the Fagerström Tolerance Questionnaire. British
Journal of Addiction, 86(9), 1119-1127.
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
278 European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279)
Jaureguizar, J., Bernaras, E., Soroa, M., Sarasa, M., y Garaigordobil, M. (2015). Sintomatología
depresiva en adolescentes y variables asociadas al contexto escolar y clínico. Psicología
Conductual, 23(2), 245-264.
Kay, S.R., Fiszbein, A., y Opler, L.A. (1987). The positive and negative syndrome scale (PANSS)
for schizophrenia. Schizophrenia Bulletin, 13(2), 261-276.
Kay, S.R., Opler, L.A., y Lindenmayer, J.P. (1988). Reliability and validity of the positive and
negative syndrome scale for schizophrenics. Psychiatry Research, 23(1), 99-110.
López, C., Alcántara, M.V., Fernández, V., Castro, M., y López, J.A. (2010). Características y
prevalencia de los problemas de ansiedad, depresión y quejas somáticas en una muestra
clínica infantil de 8 a 12 años, mediante el CBCL (Child Behavior Checklist). Anales de
Psicología, 26(2), 325-334.
López-Soler, C. (1987). Inventario de Conductas Infantiles. Manuscrito no publicado.
Majadas, S., Olivares, J., Galán, J., y Díez, T. (2012). Prevalence of depression and its relationship
with other clinical characteristics in a sample of patients with stable schizophrenia.
Comprehensive Psychiatry, 53(2), 145-151.
McChargue, D.E., y Werth, C.J. (2007). Depression vulnerability within smoking research: how
accurate are one-item screening items? Addictive Behaviors, 32(2), 404409.
McClave, A.K., Dube, S.R., Strine, T.W., Kroenke, K., Caraballo, R.S., y Mokdad, A.H. (2009).
Associations between smoking cessation and anxiety and depression among U.S. adults.
Addictive Behaviors, 34, 491-497.
Mitjans, M., y Arias, B. (2012). La genética de la depresión: ¿qué información aportan las nuevas
aproximaciones metodológicas? Actas Españolas de Psiquiatría, 40(2), 70-83.
Muñoz, RF. (1998). Preventing major depression by promoting emotion regulation: a conceptual
framework and some practical tools. International Journal of Mental Health Promotion,
1(1), 23-40.
Nurnberger, J.I., y Gershon, E.S. (1992). Genetics. En: E.S. Paykel (Ed.), Handbook of Affective
Disorders, 2ª Edición (pp. 219-253). London: Guilford Press.
Pujol, J., Azpiazu, P., Salamero, M., y Cuevas, R. (2001). Sintomatología depresiva en la
demencia. Escala de Cornell: validación de la versión en castellano. Revista de
Neurología, 33(4), 397-398.
Rabin, R., y de Charro, F. (2001). EQ-5D: a measure of health status from the EuroQol Group.
Annals of Medicine, 33(5), 337343.
Rodríguez, M., y Sánchez, J.L. (2004). Reserva cognitiva y demencia. Anales de Psicología, 20(2),
175-186.
Sarró-Maluquer, M., Ferrer-Feliu, A., Rando-Matos, Y., Formiga, F., y Rojas-Farreras, S. (2013).
Depresión en ancianos: prevalencia y factores asociados. Semergen, 39(7), 354-360.
Shahab, L., Andrew, S., y West, R. (2014). Changes in prevalence of depression and anxiety
following smoking cessation: results from an international cohort study (ATTEMPT).
Psychological Medicine, 44(1), 127-141.
Simon, G.E., Fleck, M., Lucas, R., y Bushnell, D.M. (2004). Prevalence and Predictors of
Depression Treatment in an International Primary Care Study. The American Journal of
Psichiatry, 161(9), 1626-1634.
Simpson, G.M., y Angus, J.W. (1970). A rating scale for extrapyramidal side effects. Acta
Psychiatrica Scandinavica, 45(212), 11-19.
Sobocki, P., Jonsson, B., Angst, J., y Rehnberg, C. (2006). Cost of depression in Europe. The
Journal of Mental Health Policy and Economics, 9(2), 87-98.
Tully, E.C., Iacono, W.G., y McGue, M. (2008). An adoption study of parental depression as an
environmental liability for adolescent depression and childhood disruptive disorders.
American Journal of Psychiatry, 165(9), 1148-1154.
CARDILA et al. Prevalencia de la depresión en España
European j investiga Vol. 5, Nº 2 (Págs. 267-279) 279
Urbina, J.R., Flores, J.M., García, M.P., Torres, L., y Torrubias, R.M. (2007). Síntomas depresivos
en personas mayores. Prevalencia y factores asociados. Gaceta Sanitaria, 21(1), 37-42.
Valladares, A., Dilla, T., y Sacristán, J.A. (2009). La depresión: una hipoteca social. Últimos
avances en el conocimiento del coste de la enfermedad. Actas Españolas de Psiquiatría,
37(1), 49-53.
Vázquez, F.L., y Blanco, V. (2008). Prevalence of DSM-IV Major Depression Among Spanish
University Students. Journal of American College Health, 57(2), 165-171.
Vindel, A.C., Salguero, J.M., West, C.M., Dongil, E., y Latorre, J.M. (2012). La depresión en
atención primaria: prevalencia, diagnóstico y tratamiento. Papeles del Psicólogo, 33(1),
2-11.
Wittchen, H.U., Jacobi, F., Rehm, J., Gustavsson, A., Svensson, M., Jönsson, B., Olesen, J.,
Allgulander, C., Alonso, J., Faravelli, C., Fratiglioni, L., Jennum, P., Lieb, R., Maercker,
A., van Os, J., Preisig, M., Salvador-Carulla, L., Simon, R., y Steinhausen, H.-C. (2011).
The size and burden of mental disorders and other disorders of the brain in Europe 2010.
European Neuropsychopharmacology, 21(9), 655-679.
Yesavage, J.A., Brink, T.L., Rose, T.L., Lum, O., Huang, V., Adey, M., y Leirer, V.O. (1983).
Development and validation of a geriatric depression rating scale: a preliminary report.
Journal of Psychiatry Research, 17(1), 37-49.
Yu, M., Zhang, X., Lu, F., y Fang, L. (2015). Depression and risk for diabetes: a meta-analysis.
Canadian Journal of Diabetes, 39(4), 266-272.
Recibido: 10 de mayo de 2015
Recepción Modificaciones: 1 de junio de 2015
Aceptado: 15 de junio de 2015
  • ... Gender differences are likewise a common theme in the study of mental health. It is well established that gender differences exist in rates of depression and anxiety disorders, with women more likely to experience these disorders than men [33][34][35][36]. Women are more likely than men to experience emotional problems and to report a history of non-suicidal self-injury [37]. ...
    Article
    Full-text available
    The role of sexual satisfaction in adolescents and young adults’ mental health has not been thoroughly investigated. The aim of this work is to study differences in sexual satisfaction and mental health (anxiety and depression) based on romantic relationship status (having a partner vs. not having one) and gender. Likewise, the association between sexual satisfaction and mental health and the moderating effect of romantic relationship status and gender was addressed in this research. A total of 1682 Spanish adolescents (14–17) and young adults (18–29) agreed to participate in this cross-sectional investigation. Two-factor ANOVA and MANOVA, and hierarchical regression models were utilized in this study. In general, results showed more difficulties in sexual satisfaction and mental health for those not in a current relationship and for women. Additionally, higher levels of sexual satisfaction was associated with lower levels of anxiety for adolescents and lower levels of depression for young adults. These associations were stronger for those in a current relationship. This study highlights the importance of sexual satisfaction as a modifying factor against mental health problems, especially in the context of a current romantic relationship.
  • Article
    Full-text available
    Objective: to study the psychometric properties of an adaptive disease response questionnaire for use with Spanish children with type 1 diabetes; to analyse this response in this sample and to observe the relationship between adaptive response and levels of anxiety-depression. Method: a total of 100 patients with type 1 diabetes aged between nine and 16 years (M=12.28, SD=1.78) participated in the study, of which 59% were children. Data was collected in public hospitals via interviews using the Adaptive Disease Response Questionnaire and Anxiety and Depression Scale. The data was analysed using Pearson correlations, multiple hierarchical linear regressions, Student's t Test for independent samples, and Cohen's d effect size to determine reliability and validity. Result: the instrument was shown to have adequate psychometric properties. Adaptive response was generally high. Adaptive response is negatively related to emotional distress, being a better predictor of depression than of anxiety. There was no association betwee adaptation and sex and age. Conclusion: promoting a better adaptive response appears to reduce emotional distress, especially in the case of depression, regardless of the age or gender of the patients.
  • Article
    Full-text available
    This study aimed to analyze the effects of a mindfulness training program on anxiety, worry, and geriatric depression in a sample of older adults. A randomized controlled trial with pretest-posttest measurements was used on an experimental group (n = 42) and a control group (waiting list; n = 45). Participants in the experimental group completed the Short Cognitive Examination, the Penn State Worry Questionnaire (PSWQ), and the Geriatric Depression Scale. Analyses showed significantly stronger reductions in geriatric depression, anxiety and worry in the experimental group than in the control group, confirming the effectiveness of mindfulness techniques in reducing these conditions and, especially, for the trait-worry variable, followed by important changes in anxiety, depression and meta-worry. This is one of the few studies examining the effects of mindfulness training in the elderly. Results are especially noteworthy because traits are quite resistant to change. Implications for future research and intervention are underlined.
  • Article
    Full-text available
    El entrenamiento de la inteligencia emocional en personas mayores, ha demostrado su efectividad en la mejora de la calidad de vida. El objetivo es analizar los beneficios en salud, de un programa de estimulación cognitiva e inteligencia emocional para personas mayores (PECI-PM). La muestra estuvo formada por 28 alumnos de la Universidad de Mayores de Almería, que completaron la primera fase del PECI-PM. Para la evaluación (pre-post) de la salud, se aplicó la versión española del SF-36. Los resultados mostraron puntuaciones significativamente más elevadas, tras la intervención, en las dimensiones de salud: Función Social, Dolor Corporal, Vitalidad y Función Social. La primera implementación del PECI-PM, revela efectos positivos del entrenamiento emocional sobre la percepción de la salud, en personas mayores. El entrenamiento de la inteligencia emocional en personas mayores, ha demostrado su efectividad en la mejora de la calidad de vida. El objetivo es analizar los beneficios en salud, de un programa de estimulación cognitiva e inteligencia emocional para personas mayores (PECI-PM). La muestra estuvo formada por 28 alumnos de la Universidad de Mayores de Almería, que completaron la primera fase del PECI-PM. Para la evaluación (pre-post) de la salud, se aplicó la versión española del SF-36. Los resultados mostraron puntuaciones significativamente más elevadas, tras la intervención, en las dimensiones de salud: Función Social, Dolor Corporal, Vitalidad y Función Social. La primera implementación del PECI-PM, revela efectos positivos del entrenamiento emocional sobre la percepción de la salud, en personas mayores.
  • Article
    Full-text available
    Introducción. El suicidio es una de las 10 principales causas de muerte a nivel mundial. La conducta suicida es resultado de la interrelación de factores psicopatológicos (depresión, psicosis, drogas), sociales (aislamiento, situación laboral), biólogicos (heredabilidad del 50%, hipofunción serotoninérgica) y ambientales (sucesos estresantes, situaciones de maltrato). El objetivo de este trabajo es valorar el riesgo de intentos de suicidio con presencia de trastornos de ansiedad, depresión mayor y depresión comórbida con ansiedad. Método. Se reclutaron 505 pacientes con historia de intentos de suicidio y 277 pacientes sin ella, como controles, en tres hospitales generales de Madrid, España. Se realizó una regresión logística utilizando como variable dependiente la existencia o no de historia de intentos de suicidio, como variables independientes el diagnóstico y los factores de riesgo vinculados a los intentos de suicidio según la literatura médica. Resultado. El modelo clasificó correctamente el 80% de los pacientes. El riesgo de suicido fue mayor en pacientes con depresión (OR=3.4; IC 95%=1.8-4.8) y con comorbilidad ansiedad-depresión (OR=4.3; IC 95%=2.4-7.8) a diferencia de los pacientes no diagnosticados con éstos. Los pacientes que no tenían hijos presentaron un riesgo de intentos de suicidio mayor respecto a quienes sí los tenían (OR=3.8; IC 95%=2.3-6.2). La edad del paciente menor de 35 años y la historia familiar de conducta suicida incrementó el riesgo de intento de suicidio (OR=2.2; IC 95%=1.1-4.5). Conclusiones. La comorbilidad depresión-ansiedad es un factor de riesgo para la conducta suicida más importante que estas condiciones por separado u otros diagnósticos, esta asociación confiere mayor riesgo que otros factores como la historia familiar de conducta suicida, el no tener hijos o la edad menor a 35 años. Los clínicos deben prestar atención a pacientes con depresión y ansiedad comórbidas en presencia de factores de riesgo para la conducta suicida.
  • Article
    Full-text available
    The present study analyzes the prevalence of depressive symptomatology in a sample of adolescent school students and how it is related to other factors in the school and clinical environments, with the ultimate aim of obtaining a predictive model for depressive symptomatology in the school environment. The sample was made up of 1285 students aged 12 to 16. Participants filled out the Children’s Depression Scale (CDS) and the Behavior Assessment System for Children (BASC S3), while their class teachers provided information on the academic performance of each student. The study found a prevalence of 3.8% of participants with severe depressive symptomatology, with significantly higher scores in girls, though there were no differences by age. The most prominent predictors in both sexes were: social stress, atypicality, anxiety, feelings of incompetence and somatization. For boys, external locus of control was also a predictor, and in the case of girls, self-esteem. We discuss the implications of these findings and proposals for future research. © 2015, Fundacion para el Avance de la Psicologia Clinica Conductual. All rights reserved.
  • Article
    Many studies have reported the relationship between depression and diabetes, but the results have been inconsistent. Our aim was to conduct a systematic review through meta-analysis to assess the association of depression with the risk for developing diabetes. We retrieved the studies concerning depression and the risk for diabetes. Meta-analysis was applied to calculate the combined effect values and their 95% confidence intervals. The risk for publication bias was assessed by the Egger regression asymmetry test. As many as 33 articles were included in the meta-analysis, for a total of 2 411 641 participants. The pooled relative risk for diabetes was 1.41 (95% CI, 1.25-1.59) for depression, and the combined relative risk for type 2 diabetes mellitus was 1.32 (95% CI, 1.18-1.47). Depressed people have a 41% increased risk for developing diabetes mellitus and a 32% increased risk for developing type 2 diabetes. The mechanisms underlying this relationship are still unclear and need further research. Copyright © 2015 Canadian Diabetes Association. Published by Elsevier Inc. All rights reserved.
  • Article
    Full-text available
    Comorbidity between depression and physical illnesses is very common and has a significant impact on the health and management of the patient. With the support of the Sociedades Españolas de Psiquiatría y Psiquiatría Biológica, and Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) a consensus was prepared on physical health in patients with depression and is summarized in the present work. The literature review highlighted the high frequency of cardiovascular and endocrine-metabolic disorders in patients with depression such as diabetes and obesity, thus making the primary and secondary prevention recommendations for patients with cardiovascular or metabolic risk applicable to patients with depression. Comorbidity between depression and chronic pain is also frequent, and requires an integrated therapeutic approach. The presence of physical illness in patients with depression may condition, but not preclude, the pharmacological treatment; drug selection should take into account potential side-effect and drug-drug interactions. On the other hand, psychotherapy may contribute to the patient's recovery. Overall, coordination between the primary care physician, the psychiatrist and other health professionals involved is essential for the management of patients with depression and concomitant physical illness.
  • Article
    Full-text available
    Objectives To estimate the relationship between depressive symptoms, anxiety and stress and socio-demographic, academic and social factors among dental students. Methods A cross-sectional study was carried out on dental students from a university in Cartagena, selected by simple random sampling. Students answered a self-report anonymous questionnaire of 20 questions that included demographic characteristics, depression, anxiety and stress symptoms (DASS scale 21), family function (APGAR family) and other factors associated with the academic, economic and social context. Data were analyzed computing odds ratios by binomial logistic regression. Results The prevalence of symptoms of anxiety, depression and stress were 37.4%, 56.6% and 45.4%, respectively. Factors associated with depressive symptoms were lack of support from friends (OR=6.2; 95%CI, 2.6–14.5), family dysfunction (OR=3.6; 95%CI, 1.9–6.6) and economic hardship (OR=2.2; 95%CI, 1.2–3.9). The anxiety symptoms were associated with family dysfunction (OR=3.1; 95%CI, 1.8–5.3) and lack of support from friends (OR=2.1; 95%CI, 1.1–5.8). Also for symptoms of stress factors family dysfunction (OR=2.3; 95%CI, 1.4–4.1), income (OR=2.4; 95%CI, 1.2–4.9) and time to rest (OR=2.3; 95%CI, 1.4–4.0). Conclusions Dental students report a high prevalence of symptoms of anxiety, depression and stress. Associated factors are economic resources, family function, lack of time for rest, and social support.
  • Article
    Full-text available
    The high frequency of anxiety and depression in university students is related to social and family factors, as well as academic stress. The goal of this paper is to analyze the prevalence of anxiety and depressive disorders and associated academic and social-family factors. A research was carried out on 700 students who were administered the Goldberg’s Anxiety and Depression Scale. Variables assessing a myriad of stressful situations related to socio-family and academic factors were used. Results, 47.1% of the students suffered from anxiety disorders and 55.6% suffered from depressive anxiety. In the multivariate analysis, females showed a higher level of anxiety (OR: 2.30 IC 955 1.65-3.19) and depression (OR: 1.98 IC 95% 1.43-2.76) –they are students who commute on a daily basis and have other extra-academic duties, resulting in higher risk in law and business students.