ArticlePDF Available

Abstract

Neste texto se aborda a questao do corpo enquanto campo de batalha entre a normalidade e a beleza de um lado, e a singularidade, a solidao e a fragilidade de outro lado. A questao reside em compreender qual e a diferenca entre aqueles corpos – e linguagens – que sao falados em relacao aqueles corpos – e linguagens – que falam. Talvez nao seja esta uma questao final, que finaliza, mas que nos apresenta uma complexidade de todas as questoes aqui parcialmente formuladas, e torna imprescindivel uma nocao de corpo completamente diferente. Uma nocao de corpos em relacao, onde nao exista nenhum vestigio acerca do que falta ou do que faz falta. O fim da ideia do corpo normal. Fugir da obrigacao de julgar. O encontro com o outro, sem condicoes. A transformacao do si mesmo em alteridade. A razao que nos assiste para definir ao outro sujeito se desvaneceu quase por completo, pulverizada em seus argumentos e despedacada em sua naturalizacao. Ja nao ha sujeito-uno ou, para melhor dizer, nunca houve um sujeito autocentrado, onisciente, capaz de encher-se e fazer-se absoluto, completo. E esta a razao a desmitificar. Ser capazes de uma teoria da debilidade, do fragmentario, da vulnerabilidade, do incompleto e nao ja como condicao precaria, de agonia, mas como aquele que nos faz humanos. Com essa intencao se aborda a questao da loucura, a debilidade mental e a barbarie, atraves de um percurso de textos filosoficos e literarios que, talvez, componham uma possivel teoria da fragilidade.
doi: 10.12957/childphilo.2016.22964
childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987
EL LENGUAJE DE LA NORMA Y LOS INDIVIDUOS FRÁGILES.
Carlos Skliar
1
Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales - FLACSO
Resumen
En este texto se aborda la cuestión del cuerpo en tanto campo de batalla entre la
normalidad y la belleza de un lado, y la singularidad, la soledad y la fragilidad de otro
lado. La cuestión reside en comprender cuál es la diferencia entre aquellos cuerpos y
lenguajes que son hablados en relación a aquellos cuerpos y lenguajes que hablan.
Quizá no sea ésta una cuestión final, que finaliza, pero nos presenta una complejidad de
todas las cuestiones aquí parcialmente formuladas, y vuelve imprescindible una noción
de cuerpo completamente distinta. Una noción de cuerpos en relación, donde no exista
ningún vestigio acerca de lo que falta o de lo que hace falta. El fin de la idea del cuerpo
normal. Huir de la obligación de juzgar. El encuentro con el otro, sin condiciones. La
transformación del uno mismo en alteridad. La razón que nos asiste para definir al otro
sujeto se ha desvanecido casi por completo, pulverizada en sus argumentos y hecha
jirones en su naturalización. Ya no hay sujeto-uno o, para mejor decir, nunca hubo un
sujeto auto-centrado, omnisciente, capaz de rellenarse y hacerse absoluto, completo. Es
esta la razón a desmitificar. Ser capaces de una teoría de la debilidad, de lo fragmentario,
de la vulnerabilidad, de lo incompleto y no ya como condición precaria, de agonía, sino
como aquello que nos hace humanos. Con esa intención se aborda la cuestión de la locura,
la debilidad mental y la barbarie, a través de un recorrido de textos filosóficos y literarios
que, quizá, compongan una posible teoría de la fragilidad.
Palabras claves: cuerpo; debilidad; fragilidad; normalidad.
THE LANGUAGE OF THE STANDARD AND FRAGIL INDIVIDUALS.
Abstract
This text addresses the question of the body as battleground between normality and
beauty, and, on the other hand, uniqueness, loneliness and fragility. The question is to
understand what is the difference between those bodies - and languages - that are spoken
about and those bodies - and languages - speaking. Maybe this is not a final question,
which ends, but one that presents a complexity of all the issues here partially formulated,
and is drives essential a completely different notion of body. A notion of bodies in
relation, where there is no trace about lacking or what is missing.The end of normal body
idea. Escape from the duty to prosecute. The encounter with the other, without
conditions. The transformation of the self in otherness.The reason which helps us to
define the other subject faded almost completely, sprayed in their arguments and
shattered in its naturalization. There is no longer a united subject or, better to say, there
has never been a subject self-centered, all-knowing, able to fill up and make itself
absolute, complete. This is the reason to demystify. Being capable of a theory of weakness,
the fragmentary, the vulnerability of incomplete and no longer as poor condition of
agony, but as one that makes us human. With this intention, it is discussed the issue of
1
E-mail: skliar@flacso.org.ar
el lenguaje de la norma y los individuos frágiles
372 childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987
insanity, mental weakness and barbarism, through a pathway of philosophical and
literary texts that, perhaps, compose a possible theory of fragility.
Key-words: body; weakness; fragility; normality.
A LINGUAGEM DA NORMA E OS INDIVÍDUOS FRÁGEIS.
Resumo
Neste texto se aborda a questão do corpo enquanto campo de batalha entre a normalidade
e a beleza de um lado, e a singularidade, a solidão e a fragilidade de outro lado. A questão
reside em compreender qual é a diferença entre aqueles corpos e linguagens que o
falados em relação àqueles corpos e linguagens que falam. Talvez não seja esta uma
questão final, que finaliza, mas que nos apresenta uma complexidade de todas as questões
aqui parcialmente formuladas, e torna imprescindível uma noção de corpo
completamente diferente. Uma noção de corpos em relação, onde não exista nenhum
vestígio acerca do que falta ou do que faz falta. O fim da ideia do corpo normal. Fugir da
obrigação de julgar. O encontro com o outro, sem condições. A transformação do si
mesmo em alteridade. A razão que nos assiste para definir ao outro sujeito se desvaneceu
quase por completo, pulverizada em seus argumentos e despedaçada em sua
naturalização. o sujeito-uno ou, para melhor dizer, nunca houve um sujeito
autocentrado, onisciente, capaz de encher-se e fazer-se absoluto, completo. É esta a razão
a desmitificar. Ser capazes de uma teoria da debilidade, do fragmentário, da
vulnerabilidade, do incompleto e não como condição precária, de agonia, mas como
aquele que nos faz humanos. Com essa intenção se aborda a questão da loucura, a
debilidade mental e a barbárie, através de um percurso de textos filosóficos e literários
que, talvez, componham uma possível teoria da fragilidade.
Palavras-chave: corpo; debilidade; fragilidade; normalidade.
carlos skliar
childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987 373
Introducción: Cuerpo, perfección y normalidad.
Sólo el cuerpo sabe o puede o intenta eludir el engorro y la prisión de la
normalidad, ese recipiente insulso que propaga su ley hacia las extremidades de la
apariencia, al insistir con su única potencia, su singularidad ejemplar: ese
emblema austero, reservado, propio- de una belleza imperfecta frente a la
obsesiva pretensión de la perfección impostada.
¿Qué hacer con el cuerpo?: dejarlo allí, donde está, o ir en otra dirección, o
darse cuenta que no hay otra cosa que el cuerpo: mirar, soñar, olfatear, acariciar,
pensar, amar, escribir, doler, tocar, huir, estar, soñar, leer, jugar, hablar, gesticular,
imaginar, narrar: ¿hay algo, por acaso, que se haga fuera del cuerpo, sin el cuerpo,
dejando a un lado el cuerpo, prescindiendo del cuerpo, ignorando el cuerpo?
La política, la rabia, la desazón, la tristeza, el olvido, la memoria, el amor, la
poesía, el prejuicio, la desnudez, el llanto, nuestra soledad: nada hay, nada es, que
no sea una percepción del cuerpo, quitar el cuerpo, poner el cuerpo, entremezclar
los cuerpos, mostrar el cuerpo, sentir el cuerpo, jugarse el pellejo, meter la pata,
andar con el pie torcido, levantarse con la pierna izquierda, no dar el brazo a
torcer, el corazón que se sale por la boca, el alma hecha pedazos, el pecho
inflamado, la cabeza erguida, los escalofríos, la cabeza en otra cosa, perder la
cabeza, nunca dar la espalda, dar siempre la espalda.
El cuerpo perfecto no sólo es inexistente, sino que además resulta ofensivo,
inmoral, impúdico, un híbrido entre las máquinas rectas y la sangre deshilvanada.
Como lo ha escrito Jean-Luc Nancy: Diferentes, los cuerpos son todos algo
deformes. Un cuerpo perfectamente formado es un cuerpo molesto, indiscreto en
el mundo de los cuerpos, inaceptable. Es un diseño, no un cuerpo" (NANCY, 2007,
p.16).
El cuerpo perfecto se mira a mismo y no tiene nada para decir a no ser:
mírenme. Pero es mejor mirar hacia los cuerpos desencajados, a los que no se
sostienen en pie, los que parecen incómodos, desatinados, desaliñados. Mirarlos
con buenos ojos, con mirada limpia -como lo expresaba Ángel González en su
poema Muerte en el olvido (2008)- o, como decía Nietzsche (1976), con una mirada
sin manchas, ni virtuosa ni perezosa, que no juzga sino que acompaña, habilita, da
el lenguaje de la norma y los individuos frágiles
374 childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987
paso, sin conmiseración ni simulada agonía.
Habría que apreciar una belleza distinta, diferente de los atributos
simétricos, geométricos, y no eludir la conversación con aquellos que más tarde se
conocerán con esos nombres que solo los adultos son capaces de inventar para,
enseguida, olvidar: los jorobados, los paralíticos, los quemados, los mutilados, los
leprosos, los ciegos, los tullidos, los cojos, los tuberculosos, los dementes, los
autistas, los deficientes, los incapaces, en fin, los débiles, los frágiles de cuerpo.
Duele la suposición de que un cuerpo pudiese ser abandonado o apartado o
removido de su espacio y su tiempo por causa de un equívoco absurdo y anti-ético
de la mirada; habría que escuchar las historias de hombres y mujeres y niños y
niñas cuya vida hubo de ser interrumpida por la torpeza infinita del recelo
ignorante de otros ojos que se pretendían astutos y a salvo.
Sin embargo, no se trata de la historia de los desparejos famosos, de la vida
entendida como la superación de una dificultad abismal, de la proeza por vencer
con enjundia todo límite, incluso más allá de las fuerzas de este mundo.
La belleza despareja habita en todos los cuerpos, sin privilegios. Es la
belleza de este mundo, una excepción sin excepciones, historias comunes donde lo
que ofende es, en verdad, el privilegio de lo normal, la extrañeza impúdica y el
aparente heroísmo, la sensación de que nadie los dejaría nunca en paz, la incógnita
irresoluble por vacía: ¿es posible una existencia sordo-ciega; es posible vivir entre
lobos y apartado de los hombres; es posible pasarse 18 años dentro de un pozo en
cautiverio; es posible andar en cuatro patas, sin lenguaje; es posible la joroba y las
matemáticas; es posible la sordera y la música; la sordera y la pintura; es posible la
filosofía, la poesía y la demencia; es posible la escritura y el no-ver; es posible la
escultura y la anomalía de las manos? ¿Es acaso posible la existencia de otras
vidas, de otros cuerpos, de otras soledades?
Locura, soledad y encierro.
Juana Castro escribió en el año 2005 un libro de poemas inquietante,
titulado Los cuerpos oscuros; por medio de una escritura que intenta nombrar quizá
carlos skliar
childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987 375
la más impronunciable de todas las cosas: la demencia y sus encierros, el encierro
y sus demencias.
Uno de los poemas que componen el libro conmueve especialmente, pues
deja al lector allí donde nunca quisiera estar: al borde mismo del abismo de lo
trágico. El poema se llama Los encerrados
2
y es en esa brevedad aguda, en esa
descripción acuciante y sin respiro, donde se puede leer lo que de otro modo sería
imposible siquiera imaginar: la voz del lenguaje de los encerrados, los
enclaustrados, los atrancados, los oscurecidos en medio de la luz del día; esos
seres a quienes nadie les habla, esos seres que parecen no hablar con nadie.
Las metáforas sobre las demencias y su encierro lo sombrío, lo infausto, las
tinieblas, el silencio, el peligro, el ahogo, el abandono, etcétera nunca alcanzan y
languidecen delante de tanto horror y tanta incapacidad para comprender la
radicalidad de lo singular. Y la duda sobreviene: ¿hay allí una voz? ¿Qué dice? ¿A
quién se lo dice? ¿Con cuáles palabras? ¿Para decirnos algo? ¿Nos lo dice a
nosotros?
Se trata de un lenguaje cuya realidad no puede pensarse apenas como
deterioro, pérdida, desvío, patología o desatino. Si así se hiciera, quedaría una
sensación apenas de lo literal, discreta y mezquina. Debería decirse: es un lenguaje
incomparable, como todo lenguaje.
La cuestión reside en comprender cuál es la diferencia entre aquellos
cuerpos y lenguajes que son hablados en relación a aquellos cuerpos y
lenguajes que hablan.
En efecto, hay cuerpos y lenguajes de los cuales se habla y cuerpos y
lenguajes que hablan, que toman la palabra, que se arrogan la virtud del decir.
Como si el mundo estuviese, en efecto, partido en dos: de un lado, los acallados,
los que no tienen nada para decir, ni a quién decirlo; los que no se dirigen a nadie;
2
Los atrancados. Los encerrados vivos. /Oscurecidos, aherrojados en el último cuerpo de la casa, se
consumen y hablan / Corre la muerte afuera / Hablan con el televisor y con sus muertos / Olvidan los plazos
del futuro igual que olvidan hoy / qué cosas les dolieron ayer tarde / No abren las ventanas porque no entren
el sol ni los ladrones / y el cielo está techado de uralita, y no quieren saber a cuántos años / se murieron su
madre ni su padre / Por olvidar, olvidan enfadarse, se tragan las horas, el caldo, las pastillas, y arrastran /
su nombre y sus dos pies como un misterio / Y leen y releen, una vez y otra vez, tercos como funambulistas /
la cuenta de la luz, el testamento / la invitación de boda de una sobrina nieta” (Juana Castro, Los cuerpos
oscuros. Poesía Hiperión, 2005: 47).
el lenguaje de la norma y los individuos frágiles
376 childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987
anónimos que sólo podrían llegar a tomar la palabra y usar su voz sólo para
justificar su presencia y para disculpar su existencia. Y luego están los que dicen
por y por otros, los que cubren el mundo de palabras, explicadores de ocasión
que justifican vidas propias y ajenas, que todo lo saben y ocultan con refinada
técnica y su lenguaje infecto sus proverbiales ignorancias.
Pero el mundo, a poco que lo escuchemos con atención, no es así.
De hecho acerca del lenguaje de las demencias se ha escrito mucho, pero a
partir de un lenguaje especializado con pretensiones de claridad, el lenguaje
arrogante que lo explica todo, ese lenguaje compuesto a propósito de la distinción
entre lo que debería ser lenguaje y lo que dejaría de serlo. ¿No sería acaso posible
que el lenguaje de las demencias pudiese hablar por sí mismo, en sí mismo, desde
sí mismo?
También sobre las experiencias de encierro se ha dicho demasiado. Sin
embargo, la distinción vuelve a ser necesaria: hay cuerpos encerrados de los que se
habla desde una posición de libertad y hay cuerpos encerrados de los que se
supone nada podrán pensar al respecto. ¿Acaso no se toma la palabra al interior
del propio encierro? ¿La única posibilidad de narrar el encierro es esperando la luz
de lo exterior? ¿Siempre la civilización procede de la oscuridad de la caverna y se
dirige hacia la claridad del llano?
Esbozo de una idea: se trata, quizá, de un lenguaje y de un cuerpo que no se
dirigen a nosotros sino a un vínculo esencial existente en el espacio tenue y lúcido
que permanece móvil y frágil entre la memoria y el olvido. Un fragmento del
poema Los encerrados dice: “Hablan con el televisor y con sus muertos”.
Hablan, tal vez, a partir del movimiento subrepticio de una luz que se
escapa, con el fragmento de un recuerdo a medias perdido o partido, con el
desplazamiento azaroso de las cosas, con el enigma del misterio, con personas
presentes a las que se les otorga otra edad, otros rostros y otros nombres, en
territorios de la infancia donde ya nada ni nadie permanece, con detalles bordados
en el ángulo más pequeño de la mirada.
carlos skliar
childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987 377
Hablan, quién lo sabe, con una voz cuya moral se ha abandonado o fatigado
o ya harta de sí misma, con palabras cuya resonancia no está en el lenguaje sino en
el oído, a través de un dolor antiguo que quedó pendiente, con los pies
arrastrándose por pasillos sin desembocadura.
Y cuando por acaso hablan con alguien, se dirigen a alguien en particular,
solo encuentran a cambio desconcierto, indiferencia, quizá la voluntad efímera de
la traducción imposible, el rápido resguardo en la lengua sana, el retiro hacia la
normalidad más banal de la que se dispone.
Una de las voces más limpias y testimoniales en este sentido es la de Alda
Merini, poeta italiana nacida en 1931, quien atravesó varios períodos de
internación, silencio y aislamiento. Uno de sus libros, Clínica del abandono (2008)
está compuesto, entre otros poemas, por aquellos que dictó telefónicamente a sus
amigos durante los tiempos de encierro en una suerte de manicomio carcelario. De
ese libro, este poema, La otra verdad:
En los tiempos de la prisión inútil / yo amé a un compañero mío / un
pobrecito sin santidad. / Y así de este amor infeliz / has nacido tú, / flor
de mi pensamiento. / Nadie en el manicomio ha dado jamás un beso / si
no es al muro que lo oprimía / y esto quiere decir que la santidad / es de
todos, / como de todos es el amor (MERINI, 2008, p. 143).
El lenguaje de la demencia dice: tiempos de la prisión inútil; dice: amar en
una prisión inútil; dice: amor infeliz que se ama en medio de una prisión inútil;
dice: de todos es el amor, es decir, de cualquiera y de cada uno.
¿Desear estar solos es ya un primer esbozo de la locura? Pirandello lo ha
escrito de este modo:
Yo quería estar solo de una manera completamente insólita, nueva. Todo
lo contrario de lo que pensáis: es decir, sin mí, y al mismo tiempo en un
entorno extraño. ¿Os parece ya esto un primer signo de locura? La locura
podía ya hablar en mí, no lo niego, pero os ruego que creáis que la única
manera de estar verdaderamente solo es esto que os digo (2010, p. 76).
El cuerpo de la poetisa Alda Merini según una fotografía de la época- está
mitad desnudo, mitad abierto; faldas sucias, zapatos raídos y calcinados por andar
a través de pasillos de descascaradas pinturas, el torso libre, blanco, como si sus
pechos enunciaran las cosas más graves y elementales de la vida: la leche, la nieve,
el papel aún sin encender del tabaco, las páginas donde se inscribirán poemas, los
el lenguaje de la norma y los individuos frágiles
378 childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987
ojos sin furia, el vestido de novia guardado en un almacén perdido de una remota
aldea.
Todo es blanco en Alda, salvo los hombres que se esconden de su mirada y
que temen ser despedazados. Sí, en su italiano: Appena mi guardi e temi di essere
sepezzato” (“Apenas me miras y temes ser despezado”).
Alda no siente el frío, es decir, no puede ser sino ardorosa la tertulia de sus
palabras y la vigilia de la partida. Sin embargo, su cuerpo está caduco de
antemano, como si la locura no tuviera contemplación con las mujeres, y azotara
con particular ensañamiento la desnudez de las poetisas.
Hacia donde Alda mira no hay otra cosa que el interior de un edificio
arrogante que, en su soberbia y sus canceles, pretende separar la verdad de la
vanidad, la sensatez de la abundancia, cada hoja sedienta de escritura de todas las
convenciones miserables.
La apartaron una y otra vez.
Apartar: ¿de quién es la parte, de quién es la partida? ¿Quién puede
excusarse de tanta veleidad absurda, de tanta normalidad que aprieta los dientes
hasta morder la lengua y decir lo incomprensible?
Alda se queja que nadie en el manicomio quiera besarla y aspira con avidez
la ausencia de vidas ajenas, como si se tragase la hoja del tabaco, lejos de Dios,
fuera de toda fácil cordura. El dolor la embiste y la retiene entre su furia. Agotada,
siente que se derrumba toda y que llora porque es de arcilla, porque es débil. Alda
habla con la desfiguración del tiempo y con el soplo de una vela apagada.
A través de una hendija prepara una fogata alta cada noche de luna para
recibir al mundo y transformarlo en lucidez, desnudez y poesía. La fogata, pues,
está encendida, aunque nadie viene a su encuentro, aunque nadie llega, aunque
nadie sabe de la encarnada y desencarnada sensatez de su espera, en una carretera
alejada, muda.
Nadie viene porque ninguno desea la cegadora claridad de una fogata.
Quizá porque el fuego en ascenso, durante las noches de luna clara, es el recuerdo
más sombrío de todas las cenizas reencendidas: ese recuerdo de locura que, en
cada uno, en cada una, no quisiera ser recordado por nadie.
carlos skliar
childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987 379
El cuerpo solitario, sin héroes ni víctimas.
No es por casualidad sino por padecimiento que Mary Shelley repite con
tanta insistencia la palabra “soledad” en su libro Frankestein, el moderno Prometeo. Y
tampoco es por acaso que Georg Lichtenberg atravesaba los metros que separaban
su casa de la Universidad de Gotinga, sintiendo sobre sus espaldas allí donde su
joroba parecía crecer día a día- la mirada sucia, impiadosa, de los habitantes de
Ober-Ramstadt y apuraba el paso, un paso corto, diminuto, hasta sentirse a salvo
en sus aulas de física y matemáticas, entre sus estudiantes, que le admiraban
incondicionalmente.
En no más de trescientos metros a través de un poblado lleno de
supersticiones, palacios de cristales rotos y el deambular de las ratas, Lichtenberg
recorría sin desearlo la esfera completa de la mirada humana: la burla, el
desprecio, el empequeñecimiento, la sorna, la humillación y la admiración, la
pleitesía, la honra, la ingratitud.
Era objeto de comentarios jocosos entre los vecinos debido a su apariencia
particular, y padecía el tormento de ser mal mirado, de ser mirado borrosamente,
por ojos que por mal ver, eran ojos asesinos. El matemático escribió en uno de sus
tantos cuadernos: “Allí donde el ojo ve borrosamente, ya hay una especie de muerte”
(LICHTENBERG, 1989, p.58).
¿Cuál era su pecado fisonómico, la culpa corporal con la que debía cargar y
soportar el escarnio de la gente? El de ser un hombre bajo, sin llegar al enanismo,
debido a una rara enfermedad durante su infancia que atrofió su desarrollo e hizo
que su cuerpo quedara reducido a un metro y medio de altura, dejando como
secuela una joroba prominente atrás de sí, como una sombra persecutoria, una
alteridad indiscreta, que siempre acechaba por encima de los hombros.
Lichtenberg era, al mismo tiempo, de forma indisociable, un hombre
enfermo, un brillante matemático y físico, y un escritor deslumbrante. Todo en él
podría reducirse a lo mínimo y sustancial: las fórmulas acotadas, sintéticas, de la
ciencia, su cuerpo abigarrado y estrecho, y sus aforismos, esa escritura reducida y
decisiva como un látigo, como un relámpago.
Pero la metáfora de lo pequeño resulta tan obvia como indignante.
el lenguaje de la norma y los individuos frágiles
380 childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987
Tampoco habrá de cometerse el equívoco de la grandeza, esa imagen igualmente
torpe del gran hombre aprisionado en un cuerpo pequeño, su enorme sapiencia
dentro de un envase reducido, su inmensa escritura de manos pequeñas: “Habría
que decir ‘soy esto’ escribió-. No se dice ‘la redondez está en la esfera’. Es la similitud lo
que nos seduce” (LICHTENBERG, 1989, p. 112).
En su rostro, de frente alta, nariz en punta y labios apretados, la expresión
satisfecha de una soledad voluntariamente elegida, el punto de la esfera donde
reside la patria de los gestos, la patria humana. Porque no es el tamaño de un
hombre el que explica su vida, ni es la joroba lo que la justifica, sino ese rostro que
guarda en su semblante todas las consecuencias de la existencia: sus
enfermedades, su amor por la filosofía y los números, su escritura breve e intensa:
“Un rostro no se deja analizar en un instante: necesita una consecuencia” (ibídem: 93).
La insana obsesión por los diferentes.
Nunca es suficiente el ensañamiento con los débiles, los tontos, los
imbéciles, los retrasados: arrojados desde los montes, desheredados,
desarropados, abandonados a su propia suerte y muerte, condenados a un
ostracismo, prohibidos del libre albedrío, excluidos e incluidos como si se tratase
de entidades autómatas, jamás absueltos de sospecha o mala intriga, despojados
de sí, angelizados y demonizados.
Nunca es demasiada la sospecha, la injuria, la tontería que impide ver lo
humano más allá de un espejo liso, sin marcas, sin dobleces.
A la desdicha generalizada de normalidad se les añade otra desdicha aún
mayor: no se les deja elegir su propia nostalgia, su propia melancolía, ni su propia
carcajada. Se los ve inútiles, incluso, para la recta esclavitud, la servidumbre dócil,
abandonándolos a la pala y el pico, a la fabricación de objetos repetidos, a la
alfabetización siempre inicial, a la insana postergación de la igualdad.
Los débiles, los tontos, los imbéciles, los retrasados si algo así existiera, si
algo así pudiera portar esos nombres son metáforas de un mundo estrecho,
absurdo y apurado. Muestran las brechas, los orificios, por donde el mundo de la
soberbia y la jactancia se derraman y se perforan de hipocresía y espanto.
carlos skliar
childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987 381
Metáforas erráticas de la vida falsa, imágenes despintadas de una vida
falseada: nuestra ignorancia es de tal magnitud que de verdad creemos verlos en
su oscura existencia; nuestra torpeza es de tal autoritarismo que de verdad
creemos vernos en nuestra limpia existencia.
“Ya no se nombra de este modo a esas personas”, se dice por ahí.
Y el lenguaje, exhausto, responde que es así como todavía se los siente y
piensa. Aún en aquellas historias donde la inteligencia no juega papel alguno, la
culpa de los débiles, los tontos, los imbéciles, los retrasados, es evidente o se hace
evidencia.
La culpa, sí, de la fragilidad, de los seres frágiles.
Por ejemplo la que es posible leer en la novela de Philip Roth Némesis (2010)
cuya historia transcurre en el verano de 1944, en la ciudad americana de Newark,
cuando una espantosa epidemia de poliomielitis va dejando su funesta huella
entre niños y jóvenes.
Lo que parece ser una enfermedad lejana y ajena, comienza a sentirse
próxima y propia. Nadie, ni siquiera los afamados médicos saben de dónde viene
o cómo se esparce: ¿será la comida, los escupitajos de los italianos, la inmundicia
de los basurales, el ardor inclemente del verano? ¿Vendrá de la ciudad más
cercana, o serán los judíos, o estará en medio del sudor de los juegos en los patios
de las escuelas?
Némesis es una novela de lenguaje seco y abatido, cuyo protagonista es un
maestro obligado a deambular entre las despedidas a los alumnos muertos, la
compasión infinita hacia sus padres, el cuidado de aquellos que aún no
enfermaron y la necesidad de sostener con su palabra ese tenue equilibrio entre las
sospechas generalizadas, la culpabilización a granel, y el derroche del egoísmo.
Durante ese verano asfixiante y sepulcral se tuerce el rumbo de la pregunta
que todos allí pronuncian sin tregua. Ya no se trata de: ¿qué causa la polio?, sino
más bien: ¿cómo es que se propaga?
En el pueblo vive Horace, un retrasado mental que suele vagar sin sentido
por las calles y que, en ocasiones, pasa por la escuela a ver a los niños jugar, sin
el lenguaje de la norma y los individuos frágiles
382 childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987
otra intención que la de quedarse quieto en un canto y, de ser posible, estrecharles
las manos. En apariencia Horace no comprende nada: no comprende qué es el
mediodía, qué es el calor, qué la sombra, qué la enfermedad. Así lo describe Roth:
Pasaba Horace de nuevo, sin duda en dirección al centro, sin comprender
que era sábado y que, en verano, las instalaciones cerraban el sábado a
mediodía. No estaba claro que comprendiera también lo que significaban
“verano”, “centro”, “cerrado”, o “mediodía”, de la misma manera que el
hecho de que no caminara por el lado en sombra de la calle
probablemente significaba que era incapaz de elaborar un pensamiento
rudimentario para conceptualizar “sombra” o siquiera buscarla por
instinto, como haría un perro en semejante día (ROTH, 2010, p. 50).
Todo el mundo allí está extenuado e histérico, agotado y en tensa vigilia por
la fiereza de la calamidad. El encierro se hace cada día más agobiante y sólo
algunos, los más pequeños, salen a las calles para asistir a la colonia de verano.
Todos están a flor de piel y con la sospecha en la punta de la lengua, como si se
tratara de un arma de fuego dispuesta al gatillo en el centro de la palabra.
En poco tiempo la pregunta vuelve a mutar. Ya no se trata de saber ni qué
causa la polio, ni cómo se propaga, sino quién tiene la culpa de la epidemia.
¿Cómo no acusar, entonces, a Horace, alguien que no conoce el sentido de
las palabras, que expone su cuerpo sin conciencia al calor demencial del mediodía
y que ni siquiera tiene los instintos de un perro? ¿Qué réprobo mejor que un débil
para atribuirle la culpa de haber transmitido la polio por el pueblo? ¿Quién sino
Horace, incapaz de defensa, incapaz de lenguaje, incapaz de todo, puede ser el
más perfecto de los culpables? Dice un joven estudiante:
Él la está extendiendo […] Estoy seguro. No debería haber perdido los
estribos, sé que ese hombre es un retrasado, pero no está limpio y
propaga la enfermedad. Va de un lado a otro, la baba le cae aquí y allá,
estrecha la mano de todo el mundo, y así es como dispersa los gérmenes
por todas partes (ROTH, 2010, p. 95).
Es Horace quien propaga la epidemia, dice un joven. Y está convencido de
ello: su debilidad y su suciedad son, a su entender, características comunes
presentes en los débiles; es el débil quien va de aquí para allá estrechando las
manos de la gente y dispersando los gérmenes por todas partes. El maestro intenta
desestimar esa acusación y convencer al joven de que nadie sabe cómo se propaga
la poliomielitis. Pero las cartas están echadas: nadie logrará quitar las sombras que
se yerguen sobre Horace, nadie quiere pensar mejor o de otro modo, todos desean
carlos skliar
childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987 383
que haya un culpable, todos buscan en el indefenso la razón del mal.
Éste es el culpable: el que no sabe, el que no se da cuenta, el que es
inconsciente de esos actos que provocan más y más tragedia, el sucio, el retrasado,
el imbécil, el incapaz. Y cuando la sospecha recae sobre el frágil, la culpa es aún
más perfecta, más incontrastable, más rotunda aún. Una culpa anudada a un
lenguaje falaz acusador, instigador, nervioso, deshonesto- que nadie contestará y
que, enseguida, se propagará junto a la epidemia de polio. Y más allá todavía. Más
lejos. Durante más tiempo. Sin cura. Sin remedio.
La aniquilación del nombre propio.
Los nombres que atribuimos a otros nunca se dirigen a los otros. Los
damos, pero no se los damos. No los ofrecemos: los instalamos como signos
debidos en una realidad indebida. Son nombres que nombran a los demás pero
que no los llaman. No los convocan a venir, sino a quedarse quietos, a permanecer
inertes. Ningún nombre ha cambiado radicalmente una relación. Son términos
para usar entre pares y para volver a separar, una y otra vez, a los supuestos
impares.
Esos nombres se usan con vehemencia pero nadie se ensucia las manos ni se
entierra los pies. Describen lo que sería el otro, si acaso el otro estuviese quieto,
aquietado, ajustado a unos ojos que se pertrechan detrás de la apariencia
civilizatoria de una idea: ¿Cómo nombrarlos sin sus nombres? ¿Qué nombres
darles si sus nombres ya le fueron dados y son ésos, ésos mismos, los suyos?
¿Cómo llamarlos si es que no están próximos y sin aproximarnos?
Vuelve a nosotros, a este tiempo, como una serpiente enroscada aquella
última imagen de esos cinco prisioneros de Auschwitz, en un blanco y negro
terroríficos, con unos atuendos harapientos que desbordan sus cuerpos
extenuados, casi exánimes.
Podría tratarse de cinco personas cualesquiera, pero no lo son. Hay
instantes de la vida humana, de la historia de la vida humana, en que ninguno,
nadie, merece ser cualquiera. Esas cinco personas, son cinco prisioneros con
alguna discapacidad, que están con el cuerpo inclinado hacia la última fragilidad,
el lenguaje de la norma y los individuos frágiles
384 childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987
desvencijados como trastos viejos, aturdidos por las medicinas y los experimentos,
que ven y no ven la cámara disparadora de imágenes.
La soledad como una cámara de gas.
Con sus pijamas rayados, mezcla de campo de concentración y de hospicio,
toman una pose desconcertante, inquieta, desesperada, apoyándose unos en otros,
como si ya nadie pudiese sostenerse en pie por sí mismo y dependiesen de un
único y último apoyo, de un sostén de jirones y fragmentos rotos.
Sus rostros están casi fuera del cuerpo, desorbitados, desencajados, y sus
ojos parecen descompuestos de tanto padecer.
La soledad como sucio experimento.
¿Por cuáles sucios laboratorios habrán pasado? ¿Qué nombres tenían, de
dónde eran, qué vida llevaban hasta el momento en que les fue tomada esta
imagen? ¿De qué se les acusaba? ¿Y cuánto tiempo, cuántos segundos faltarán
para que sean asesinados, enterrados, agolpados sobre otros deshechos?
Sabemos que antes de los campos de concentración miles de cuerpos
defectuosos fueron asesinados sin contemplación al interior de la soledad atroz de
los asilos. Hacia el año 1945, 750 mil individuos con algún defecto, visible o
invisible, ostensible o austero, en los pies o en el rostro, en los ojos o en los oídos,
fueron eliminaos por el régimen nazi.
La soledad que no deja en paz. La soledad como indefensión.
Y es que nunca se los ha dejado en paz, y habrá que sublevarse contra
aquellos que esgrimen la sencilla e imbécil razón según la cual hay quienes están
vivos pero no deberían haber nacido nunca, y hay quienes han nacido pero
deberían estar muertos.
¿Qué viene después de la aniquilación, qué hay después de identificar un
cierto tipo de cuerpos que enseguida, más tarde o más temprano, serán
condenados a distintas muertes la muerte común, la muerte del experimento, la
muerte del exterminio, la muerte de la disgregación, la muerte del exilio, la muerte
de su soledad-? ¿Cómo sería posible plantearse siquiera una conversación cuando
la soledad, así, es como un disparo en la nuca?
carlos skliar
childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987 385
Aquello que nos era dado a saber hace un tiempo era que la normalidad se
revestía con la imagen de un dios absoluto, incontestable, tiránico. Todas nuestras
miradas se concentraban en sospechar de los demás. Y nosotros, bien a salvo:
profesionales cuya tarea era la de corregir, identificar las ausencias, ser
impiadosos con los desvíos, perseguidores de deformidades, hablantes en oídos
sordos, inteligentes frente a los débiles, evaluadores eficaces. La deficiencia así
nombrada no era más que un dato periférico que confirmaba la norma. Y la
norma se erigía como centro de gravedad, como un imán hacia el cual tendían
todas nuestras buenas y nobles acciones.
Pero antes de ser profesionales algo nos tuvo que haber pasado. Fuimos
alumnos, en cierto sentido también nos miraron con sospecha y, a veces, con
desprecio, humillación. Hay otra historia aun: la del miedo o el recelo o la
ignorancia o el desprecio por aquellos seres extravagantes y ajenos que formaban
parte de nuestras aulas o de nuestras calles o de nuestras familias. Lo humano
como la supresión de lo humano, lo humano como una idea mezquina de lo
humano, lo humano como aquello que no admite excepcionalidad, singularidad,
irreverencia, desatino.
Hace falta volver a pensar nuestra relación con aquello que difiere de lo que
creemos ser nosotros mismos. Hace falta no solo el sinceramiento, la transparencia
o la constricción. Hace falta algo más. Un gesto tal vez desmesurado. No sólo un
cambio de narrativas o de biografías o una reescritura prolija que corrija el
sinsentido anterior. Una ética y una política de la debilidad. La vulnerabilidad
propia como el escenario de nuestra sensibilidad y nuestro pensamiento. La
autonomía que, también, quiere decir dejar en paz. No abandonar: dejar en paz.
Es una experiencia de la fragilidad porque se trata de un saber en el cuerpo.
La insurrección de los conceptos frente a la complacencia indiferente. No ser
impunes cuando hablamos del otro, no ser inmunes cuando el otro nos habla.
La ingenuidad es tan peligrosa como la obsesión. El territorio de la
diferencia se encuentra devastado por las sucesivas cruzadas que intentaron
acabar con la alteridad. Aún hoy la cultura, lo social y sus instituciones, atraviesan
el lenguaje de la norma y los individuos frágiles
386 childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987
por campos minados: recambios de nombres, cantos de sirena integracionistas, la
supremacía en extremo de un lenguaje jurídico, el reposicionamiento de la idea de
lo normal, la belleza anoréxica y digitalizada de los cuerpos contemporáneos, no
hacen más que ofrecernos un espejo deformado, un espejo que no devuelve la
imagen despareja de lo humano sino que produce otra imagen a semejanza de la
normalidad. ¿Es cuestión de un miedo milenario, de un misterioso y siempre
astuto concepto de belleza, de la incapacidad suprema por hacer más extenso,
siempre, el alcance de lo humano?
Lo que emerge hoy es, por lo menos, ambiguo. La travesía que consiste en
desandar las propias huellas, el arraigo de lo normal como lo natural, la confusión
entre exclusión e inclusión y la presión nefasta que ejercen los cuerpos
publicitarios, no nos dejan en paz. No los dejan en paz. Parece ser que la
civilización se tranquiliza al reconocer, a suficiente distancia, la existencia de la
diferencia. Pero lo hace de un modo agazapado, reticente, de forma jurídica
aunque no éticamente. El lenguaje de los derechos ha alcanzado su máxima
aspiración y expresión. Sin embargo, sabemos que un cierto tipo de subversión y
radicalidad se vuelven necesarios. Ya no se trata de un nuevo modelo de
discapacidad, ni de una nueva organización escolar, ni de novedosas
arquitecturas, ni de las conocidas políticas de identidad: la cuestión a indagar es el
mismo, el problema es el nosotros mismos, cada vez que lo igual, lo común, lo
normal son pronunciados como origen y centro del universo.
La razón que nos asiste para definir al otro sujeto se ha desvanecido casi
por completo, pulverizada en sus argumentos y hecha jirones en su naturalización.
Ya no hay sujeto-uno o, para mejor decir, nunca hubo un sujeto auto-centrado,
omnisciente, capaz de rellenarse y hacerse absoluto, completo. Es esta la razón a
desmitificar. Ser capaces de una teoría de la debilidad, de lo fragmentario, de la
vulnerabilidad, de lo incompleto y no ya como condición precaria, de agonía, sino
como aquello que nos hace humanos. No caer en la trampa que nos tienden las
angostas éticas hechas a medida del uno y que sólo nos proponen resguardarnos
de los demás apenas aceptándolos, respetándolos, tolerándolos.
carlos skliar
childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987 387
En esos espacios, en esos territorios y relaciones está el cuerpo, la
centralidad del cuerpo, el ser un cuerpo y no sólo tenerlo. La historia de la
discapacidad es, también, una historia de mutilaciones, cercenamientos, distancias
extremas y desapariciones de cuerpos: cuerpos cojos, cuerpos sordos, cuerpos
ciegos, cuerpos frágiles, cuerpos monstruosos, cuerpos femeninos, cuerpos pobres,
cuerpos niños, cuerpos dementes, etcétera.
En diferentes tiempos y espacios ciertos cuerpos y no otros fueron
sospechados de anomalía y juzgados y condenados sin más. Nadie los esperaba y
al tenerlos de frente no hubo más que la acostumbrada tensión de lo normal:
Tensión entre dos aguas, entre lo que está vivo y no debería haber
nacido, entre lo que ha nacido y debería haber muerto. En estas
circunstancias es fácil, pues, entender que no hay un lugar social
esperándolos. Terminan ocupando un no-lugar, exiliados en dicho
umbral. A menudo la muerte y la eliminación se personifican en la
misma gestación. Son objetos, que no sujetos, marcados por la muerte
(BALAGUER, 2004, p.73).
Los bárbaros y una débil teoría de la fragilidad de los cuerpos.
Quizá no sea ésta una única respuesta ante la complejidad de todas las
cuestiones aq parcialmente formuladas, pero se vuelve imprescindible una
noción de cuerpo completamente distinta. Una noción de cuerpos en relación,
donde no exista ningún vestigio acerca de lo que falta o de lo que hace falta. El fin
de la idea del cuerpo normal. Huir de la obligación de juzgar. El encuentro con el
otro, sin condiciones. La transformación del uno mismo en alteridad.
Por ejemplo en la novela Esperando a los bárbaros, Coetzee (2007) retrata un
período de la vida de un juez anciano que reside en el juzgado de una pequeña
ciudad amurallada. Más allá de los muros del poblado, hay un largo desierto
donde se dice que habitan los bárbaros. Todo en el pueblo está organizado y
previsto en relación con esa amenaza: las casas protegidas con rejas, la cárcel del
juzgado preparada para futuras y masivas reclusiones, los policías entrenados
para resistir la invasión, las salas de tortura limpias, todo en medio de una tensión
extrema y una constante militarización de la vida cotidiana.
el lenguaje de la norma y los individuos frágiles
388 childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987
Los bárbaros no han sido vistos jamás, pero se cuenta de ellos desde hace
siglos: se habla de su peligro, de su amenaza, de las barbaridades que cometen a
diario. El mito de la existencia de los bárbaros ha pasado de generación en
generación y el miedo es aquello que hace respirar a una ciudad que cierra su
alma cuando cae el sol. La idea de la presencia de los bárbaros impide, por un
lado, una vida normal pero, por otro lado, la habilita en la materialidad y
existencia del conjunto de instituciones de estado.
Por culpa de los bárbaros el día es sólo la planificación de la defensa de lo
propio, la tarde se asfixia demasiado temprano y la noche se vuelve un reino de
tinieblas, miedo y tensa espera, la inminencia de una invasión, la pesadilla
constante de los niños:
Los bárbaros salen de noche. Antes de que oscurezca hay que recoger la
última cabra, atrancar las puertas y apostar un centinela en cada atalaya
para dar las horas. Dicen que los bárbaros merodean por los alrededores
durante toda la noche, resueltos a asesinar y saquear. Los niños ven en
sueños cómo se abren las contraventanas y cómo los rostros feroces de
los bárbaros les dirigen miradas aviesas. “¡Han llegado los bárbaros!”,
gritan los niños, y no hay quien los tranquilice (COETZEE, 2007, p. 178).
Pero: ¿existirán los bárbaros, de verdad? Nadie osa preguntárselo en el
pueblo, nadie se atreve a semejante duda. Quizá de tanto repetir su existencia,
parece que sí, que están y que son. Que no solamente se trata de una apariencia
fantasmagórica, sino de una existencia cargada de relatos detallados y certeros: los
bárbaros son merodeadores, asesinos, violadores, saqueadores, feroces,
inhumanos de mirada aviesa y desencajada.
La novela de John Maxwell Coetzee deja abierta la sospecha, el misterio, la
tensión. Quizá los bárbaros no existan y no hayan existido nunca. Tal vez se trate
solo de un relato de exterioridad para justificar la propia interioridad. Pero el
mito, la ficción y, sobre todo, la ley, ya se han convertido en pura cotidianeidad. Y
habrá que sostener ese relato y esa vida desde las instituciones hasta las últimas
consecuencias.
Lo cierto es que la novela no trata sobre los bárbaros, sino sobre aquellos
que esperan a los bárbaros, lo que es muy diferente. Lo que se dice no es sobre los
bárbaros, sino sobre el creciente dolor de la existencia durante la interminable y
carlos skliar
childhood & philosophy, rio de janeiro, v. 12, n. 24, mai.-ago. 2016, pp. 371-389 issn 1984-5987 389
agónica espera del supuesto enemigo, como lo expresa el personaje del juez: “El
dolor es la verdad, todo lo demás está sujeto a duda” (COETZEE, 2007, p. 15).
Por ahora pareciera ser que la única solución que se plantea frente al dolor
es la exacerbación del lenguaje jurídico: la ley que nunca logra ordenar lo confuso,
lo ambiguo, la amenaza. Esa insistente jerga que deja aún más débiles a los
cuerpos frágiles, más frágiles a los cuerpos débiles.
Referencias bibliográficas
BALAGUER, A. (2014). Herencias y actualidad de la discapacidad. Una apertura
pedagógica a lo sensible. Barcelona: Editorial UOC.
CASTRO, J. (2005). Los cuerpos oscuros. Madrid: Hiperión.
COETZEE, J. M. (2007). Esperando a los bárbaros. México: Random House
Mondadori.
GONZÁLEZ, A. (2008). Nada grave. Madrid: Visor.
LICHTENBERG, G. (1989). Aforismos. México: Fondo de Cultura Económica.
MERINI, A. (2008). Clínica del abandono. Buenos Aires: Bajo la Luna.
NANCY, J-L. (2007). 58 indicios sobre el cuerpo. Buenos Aires: Ediciones La Cebra.
NIETZSCHE, F. (1976). Más allá del bien y del mal. Madrid: Alianza Editorial.
PIRANDELLO, L. (2010). Uno, ninguno y cien mil. Barcelona: Acantilado.
ROTH, P. (2010). Némesis. Barcelona: Literatura Mondadori.
SHELLEY, M. (2006). Frankestein o el moderno Prometeo. Barcelona: Mondadori.
Recibido en: 25.05.2016
Aprobado en: 31.05.2016
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
El dolor es la verdad, todo lo demás está sujeto a duda
espera del supuesto enemigo, como lo expresa el personaje del juez: " El dolor es la verdad, todo lo demás está sujeto a duda " (COETZEE, 2007, p. 15).
Herencias y actualidad de la discapacidad. Una apertura pedagógica a lo sensible
  • Balaguer Referencias Bibliográficas
Referencias bibliográficas BALAGUER, A. (2014). Herencias y actualidad de la discapacidad. Una apertura pedagógica a lo sensible. Barcelona: Editorial UOC.
Herencias y actualidad de la discapacidad
  • A Balaguer
BALAGUER, A. (2014). Herencias y actualidad de la discapacidad. Una apertura pedagógica a lo sensible. Barcelona: Editorial UOC.
Esperando a los bárbaros. México: Random House Mondadori
  • J M Coetzee
COETZEE, J. M. (2007). Esperando a los bárbaros. México: Random House Mondadori.
Nada grave. Madrid: Visor
  • A González
GONZÁLEZ, A. (2008). Nada grave. Madrid: Visor.
Aforismos. México: Fondo de Cultura Económica
  • G Lichtenberg
LICHTENBERG, G. (1989). Aforismos. México: Fondo de Cultura Económica.
Clínica del abandono
  • A Merini
MERINI, A. (2008). Clínica del abandono. Buenos Aires: Bajo la Luna.