ChapterPDF Available

Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías e impulsión automotriz: Desafíos tecnoproductivos para Suramérica. (pp 73-103)

Abstract

Introducción El aumento de la frecuencia y la intensidad de fenómenos climáticos —correlato del calentamiento global y en parte producto de los centenares de miles de toneladas de gases invernadero (GEI) arrojados diariamente a la atmósfera—, constituye una de las consecuencias más negativas de la matriz energética prevaleciente en el nivel global, fuertemente basada en combustibles fósiles. La cantidad actual de emisiones se aproxima al nivel establecido, de modo tal que dicho fenómeno no supere los dos grados centígrados, nivel considerado límite para hacer manejable el clima del planeta,El transporte automotor aporta una fracción importante de las emisiones de CO2 —alrededor de un 14 %— (Herzog, 2009). Posee una importante responsabilidad en el calentamiento global. Ello acarrea severos cuestionamientos al paradigma tecnológico de la locomoción basado en la combustión interna. Por lo tanto, induciendo el desarrollo de sistemas alternativos de generación, almacenamiento y uso de la energía. El acelerado desarrollo en tecnologías de baterías, en especial de litio, de nuevos materiales como el grafeno y de la impulsión eléctrica, están transformando varios sistemas tecnológicos vinculados a este sector. Emergen nuevas industrias que tendrán impactos socioeconómicos considerables que podrán modificar la matriz energética. Estas tecnologías presentan algunas ventajas importantes respecto a las existentes. Entre ellas, se destaca ser más eficientes en el uso de la energía y menos contaminantes.
ABC DEL LITIO
SUDAMERICANO
Soberanía, ambiente, tecnología
e industria
Libro 1.indb 1 30/11/2015 15:19:30
Colección Economía y Sociedad, dirigida por la Lic. María
Elisa Couste, directora del Departamento Economía y
Administración de la Universidad Nacional de Quilmes,
y Juan Carlos Junio, director del Centro Cultural de la
Cooperación Floreal Gorini.
Libro 1.indb 2 30/11/2015 15:19:30
ABC DEL LITIO
SUDAMERICANO
Soberanía, ambiente, tecnología
e industria
Federico Nacif - Miguel Lacabana
(coordinadores)
Libro 1.indb 3 30/11/2015 15:19:30
© Universidad Nacional de Quilmes
Roque Sáenz Peña 352 - Bernal (B1876BXD) - Buenos Aires - Argentina
Tel: 4365-7100
www.unq.edu.ar
Rector: Dr. Mario Lozano
Vicerrector: Dr. Alejandro Villar
© Ediciones CCC, Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini.
Ediciones del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos C.L.
Avda. Corrientes 1543 (C1042AAB) Tel: 5077-8080 - Buenos Aires - Argentina
www.centrocultural.coop
Director: Juan Carlos Junio
© Federico Nacif ; Miguel Lacabana
Composición y armado: Mari Suárez
Diseño de tapa: Raúl Pollini
Fotografía de tapa: Raúl Pollini
Corrección: Carmen De Luca
Coordinación editorial: Javier Marín
Distribuye Editorial Atuel y Cara o Ceca. Dirección Julián Álvarez 813.
Buenos Aires. CP C1414DRQ - teléfono (5411) 20649005
e-mail: info@editorialatuel.com.ar
Todos los derechos reservados.
Esta publicación puede ser reproducida gráficamente hasta 1000 palabras, citando
la fuente. No puede ser reproducida, ni en todo, ni en parte, registrada en, o
transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma
ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, por fotocopia
o cualquier otro, sin permiso previo escrito de la editorial y/o autor, autores,
derechohabientes, según el caso.
Hecho el depósito Ley 11.723
Impreso en la Argentina - Printed in Argentina.
Queda hecho el depósito que previene la ley 11.723
Nacif, Federico ; Lacabana, Miguel
ABC del litio sudamericano / Federico Nacif ; Miguel Lacabana ; coordinadores :
Federico Nacif ; Miguel Lacabana. - 1a ed . - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
: Ediciones del CCC Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini ; Quilmes
: Universidad Nacional de Quilmes, 2015.
464 p. ; 23 x 15 cm. - (Economía y sociedad / Jorge Testero, ; 8)
ISBN 978-987-3920-14-1
1. Ciencias Sociales. I. Nacif, Federico, comp. II. Lacabana, Miguel, comp.
CDD 301
Libro 1.indb 4 30/11/2015 15:19:30
La Universidad Nacional de Quilmes y el Centro Cultural de la
Cooperación Floreal Gorini presentan este nuevo emprendimiento
editorial conjunto. En el área de Economía hemos desarrollado dos
colecciones: “Economía y Sociedad” y “Economía y Gestión”, que se
conforman con materiales de investigación de ambas instituciones, en
un esfuerzo por poner a disposición de la ciudadanía los trabajos que
hemos realizado, con el objeto de contribuir al debate en torno a la
economía entendida como una ciencia social.
El Centro Cultural de la Cooperación y la Universidad Nacional
de Quilmes incluyen hoy en esta colección un nuevo título referido a
una temática fundamental: la industria electrónica, las energías reno-
vables y las nuevas tecnologías. El presente libro contiene las ponen-
cias del Seminario ABC del Litio Sudamericano ¿nuevo commodity
o recurso estratégico? que se llevara a cabo en común en el mes de
noviembre de 2013 en el C.C.C., junto a nuevos aportes de expertos
convocados por el debate allí inaugurado, en el marco del Programa
Institucional Interdisciplinario de Intervención Socio Ambiental de
la UNQ.
Consideramos que con su publicación realizamos un aporte
sustantivo para la instalación de ideas y valores que permitan leer los
procesos económicos, sin escindir de ellos la equidad social, en estos
tiempos en los que las ideas únicas y las recetas infalibles sólo han
demostrado fracasos y limitaciones.
Juan Carlos Junio
Director del Centro Cultural
de la Cooperación Floreal Gorini
liC. María Elisa CoustE
Directora del Departamento de Economía
y Administración de la Universidad
Nacional de Quilmes
Libro 1.indb 5 30/11/2015 15:19:30
Libro 1.indb 6 30/11/2015 15:19:30
7
INTRODUCCIÓN
Desde hace algunos años, la prensa masiva señala con creciente
interés que los salares de Argentina, Bolivia y Chile contienen más de
dos tercios de las reservas mundiales de litio, “el metal más liviano de
la tabla periódica”. Gracias a sus especiales propiedades físico-químicas
—nos explican con variable precisión—, el litio permite la producción
de modernas baterías recargables, utilizadas por casi toda la electrónica
portátil y, lo más importante, por los nuevos vehículos eléctricos en pleno
desarrollo tecnológico. De esta forma, la creciente y sostenida demanda
mundial de baterías eléctricas habría otorgado al litio la categoría de
“nuevo recurso estratégico”, convirtiendo a los salares de la puna andina-
sudamericana en una “importante y atractiva fuente de commodities”.
Sin embargo, el verdadero carácter estratégico de estas reservas
no radica en el elevado precio internacional actual, ni se limita a las
aplicaciones tecnológicas de vanguardia en la propulsión de vehículos
eléctricos de alta gama. Guiados por la tendencia actual de las grandes
empresas automotrices y presionados por la urgente necesidad de
reducir el acelerado calentamiento del sistema climático, los países
industriales consideran el litio un factor clave para la emergencia futura
de un nuevo paradigma tecno-económico basado en la generación, el
almacenamiento, la distribución y el consumo eficiente y sustentable
de energías renovables. En cualquier caso y más allá de la competencia
mundial por el desarrollo de los futuros vehículos eléctricos de punta,
que eventualmente podrían utilizar otras formas de acumulación y
conversión energética, los sistemas de almacenamiento electroquímico
basados en el litio alcanzaron en la actualidad un grado de madurez tal
que permiten satisfacer un amplio rango de aplicaciones demandadas
por toda la sociedad: tanto dispositivos electrónicos y herramientas
como el almacenamiento estático de energías renovables para el consu-
Libro 1.indb 7 30/11/2015 15:19:30
8
ABC del litio sudAmeriCAno
mo doméstico o semi-industrial y la propulsión eléctrica de vehículos
diseñados para el transporte público masivo.
No es novedad la importancia de nuestra región en lo que al litio
respecta. Sólo dos operaciones de extracción radicadas en el salar de
Atacama de Chile y una en el salar del Hombre Muerto en Argentina,
controlan desde hace más de 15 años alrededor del 50% de la pro-
ducción global total. A diferencia de los minerales de litio (pegmatita,
espodumeno), las salmueras contenidas en los salares sudamericanos
permiten obtener carbonato de litio (Li2CO3) con el grado de pureza
que demanda la industria de baterías eléctricas y bajo costos productivos
y ambientales mucho menores a los asociados con los métodos mineros
convencionales. Este oligopolio del litio, mayoritariamente norteame-
ricano, representó en 2012 el 85% de la producción mundial obtenida a
partir de salmueras (casi 90.000 toneladas de CLE)1.Tanto los proyectos
ubicados en Chile a cargo de la SQM (42%) y la SCL-Rockwood (25
%), como la explotación argentina de la FMC Lithium (18%), fueron
desarrollados originalmente con participación de empresas estatales y
luego privatizados durante las décadas de 1980 y 1990.
A pesar de esta extensa trayectoria, las reservas de litio sudameri-
canas no protagonizaron aún ningún debate político ni académico de
verdadero alcance continental. En el comienzo del nuevo milenio, sin
embargo, el fuerte impulso dado a la demanda de litio por la naciente
industria de vehículos eléctricos, renovó el interés de las inversiones
mineras en los yacimientos aún sin explotar, reviviendo a su vez el
viejo dilema del desarrollo dependiente:
¿Debe la región limitarse una vez más al papel de proveedora de bienes na-
turales estratégicos para la gran industria transnacional? ¿O, por el contrario,
debería impulsar un proceso de industrialización orientado principalmente
hacia el desarrollo de tecnologías de almacenamiento energético?
1 COCHILCO (diciembre de 2013). La unidad de medida utilizada es carbo-
nato de litio equivalente (CLE), según la cual 1 tn de litio metálico equivale a 5,32 tn
de CLE. En cuanto al 15% restante de la producción mundial, el 12% corresponde
a China y el 3% a los Estados Unidos, cuya producción de Silver Peak(Nevada), es
controlada por Rockwood, poseedora de la explotación de SCL en Chile, además del
49% de Talison, principal productora de minerales de litio del mundo (Australia). En
enero de 2015, por otra parte, Rockwood fue absorbida por la también norteamericana
Albermale, líder mundial en productos químicos.
Libro 1.indb 8 30/11/2015 15:19:30
Introducción
9
Originalmente enmarcado en la sustitución de importaciones y la
Guerra Fría, el tradicional dilema del desarrollo puede hoy reformu-
larse en torno al caso específico del litio, aunque en el actual contexto
de globalización y crisis climática, se ve agravada su contradicción
interna y aparentemente insalvable. Desde mediados del siglo XX,
las múltiples teorías sociales que buscan medir, analizar, fomentar o
cuestionar las causas y consecuencias del desarrollo económico, comparten
un mismo presupuesto teórico: en todo tiempo y lugar, las necesidades
de la prosperidad material (eficiencia, acumulación, productividad),
tarde o temprano, entran en contradicción con la satisfacción de los
objetivos socialmente virtuosos (participación, distribución, cuidado
ambiental) y viceversa. Dicha contradicción, inherente a todo dile-
ma del desarrollo, pareciera haber encontrado en la mega minería
relocalizada en América Latina durante la década de 1990, una de sus
expresiones más dramáticas.
Por ello, en 1999, las principales empresas mineras del mundo
encargaron al Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo
(en inglés, IIED), el proyecto “Minería, Minerales y Desarrollo Sus-
tentable” (en inglés, MMSD), para adaptar las estrategias empresariales
a los postulados de la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992
(II Conferencia de la ONU sobre Medioambiente y Desarrollo). El
proyecto se propuso así identificar las distintas dificultades del sector en
torno al acceso a los recursos, la producción, el consumo, los mercados
y la estructura interna de la gran industria minera. Organizado en cuatro
equipos regionales (Sur de África, América del Sur, Australia y América
del Norte), produjo en 2002 un informe final denominado “Abriendo
Brechas”, que junto a los respectivos informes regionales, estableció
los temas prioritarios que necesariamente debía enfrentar el sector. En
términos generales, el informe reconoce la necesidad de impulsar un
“cambio cultural” para revertir la tradicional “desconfianza” por parte
de las “personas con las que [el sector] trata a diario”, a partir de una
serie de dispositivos de intervención sobre la sociedad civil (comuni-
dades, pueblos indígenas, productores locales).Según esta visión, los
estados nacionales y provinciales deben garantizar la infraestructura
y la seguridad jurídica necesarias para la explotación y comercialización
de los recursos mineros, de manera tal que el desarrollo de los nuevos
proyectos extractivos pueda sostenerse a lo largo del tiempo. Para ello,
sin embargo, era necesario invertir los términos de la relación: según
Libro 1.indb 9 30/11/2015 15:19:30
ABC del litio sudAmeriCAno
10
el informe, la sustentabilidad no es más un límite ambiental a la pro-
ducción minera, sino que ésta es ahora una condición económica
para el desarrollo de la región. En palabras del informe MMSD para
América del Sur: “Este proyecto no se pregunta por la sustentabilidad
de la industria [minera], sino por cómo la industria puede contribuir
al desarrollo sustentable de regiones y países mineros” (MMSD
América del Sur, 2002)2.
En los hechos, este intento por transfigurar la contradicción
inherente a todo dilema del desarrollo, no hizo más que condicionar
y limitar los debates del presente en torno al extractivismo depen-
diente de América Latina. El nivel de abstracción o, mejor dicho, de
generalidad en el que las diversas organizaciones sociales y políticas se
ven obligadas a discutir sobre los beneficios y perjuicios de una mega
minería instalada a la sombra de las reformas neoliberales, impide la
participación activa del amplio público que se niega a tener que optar
por uno de los términos del dilema. En otras palabras, para el sentido
común de las mayorías latinoamericanas, tanto el desarrollo económico
como el cuidado ambiental parecen igualmente razonables y necesarios.
La necesidad de superación de este punto ciego del dilema
(sintetizado por la filosofía política clásica como la oposición entre
necesidad y virtud) es la que otorga el verdadero y novedoso carácter
estratégico a las enormes reservas de litio contenido en los salares
andinos sudamericanos. Existen dos razones: a) en oposición a la
mega minería metalífera, la extracción y el tratamiento de las salmue-
ras líquidas de los salares no produce el nivel de impacto ambiental
asociado a la voladura de montañas, el manejo de grandes cantidades
de efluentes tóxicos y la implantación de diques de cola. Aun el
extraordinario consumo de agua dulce utilizado para la obtención
del carbonato de litio, no supone ni los volúmenes3 ni los peligros
2 El Proyecto MMSD para América del Sur fue dirigido por la Iniciativa de In-
vestigación sobre Políticas Mineras (IIPM) del Centro Internacional de Investigación
para el Desarrollo (IDRC) del gobierno de Canadá, sede Montevideo. http://idl-bnc.
idrc.ca/dspace/bitstream/10625/26837/25/117618.pdf.
3 En la provincia argentina de Catamarca, mientras la FMC Lithium, cuarta
productora mundial de litio, declara un consumo promedio cercano a los 80 l/s de
agua dulce, el consumo de Bajo de la Alumbrera para la producción de cobre y oro a
cielo abierto asciende a un promedio de 1000 l/s.
Libro 1.indb 10 30/11/2015 15:19:31
Introducción
11
del drenaje ácido relacionados con las operaciones a cielo abierto; b)
la eventual industrialización de las reservas de litio, no sólo tendría
los impactos socio-económicos de toda industria intensiva en ciencia
y tecnología, sino que además —y sobre todo— podría destinarse
a la emergencia de un nuevo esquema energético ambientalmente
sustentable. De esta manera, la reformulación del clásico dilema
del desarrollo en torno al caso de las reservas de litio en salmue-
ras, da lugar a una necesaria profundización de los debates sobre
la soberanía de los bienes naturales comunes y la superación de la
dependencia extractivista en América Latina: ¿Es deseable iniciar un
proceso de industrialización del litio en los países de la región? ¿Es posible?
¿Bajo qué condiciones sociales y económicas, políticas y geopolíticas, tecnoló-
gicas y ambientales?
En noviembre de 2013, el Programa Institucional Interdiscipli-
nario de Intervención Socio ambiental (PIIdISA) de la Universidad
Nacional de Quilmes (PIIdISA) junto con el Centro Cultural de la
Cooperación “Floreal Gorini”, realizaron el primer seminario “ABC
del Litio Sudamericano: ¿nuevo commodity o recurso estratégico?”
Académicos, profesionales y actores sociales de numerosas disciplinas,
instituciones y nacionalidades, analizaron las dimensiones implícitas
en la cadena productiva del litio en general y particularmente en
los modelos de explotación vigentes en Argentina, Bolivia y Chile.
Tanto la profundidad de las exposiciones como la complejidad de
los interrogantes allí planteados, gestaron la publicación del presente
libro, que reúne las principales exposiciones del seminario e incor-
pora nuevos aportes de expertos en el tema, interesados en el debate
acerca de la explotación del litio (sus formas y consecuencias). Una
polémica central, demandada por los urgentes problemas ambienta-
les de largo alcance, asociados al modo de producción y a la matriz
energética dominantes.
Inspirado en la necesidad de un enfoque multidisciplinario,
el presente libro se organiza en dos grandes secciones. La primera,
aborda los aspectos temáticos relacionados con la cadena productiva
del litio sudamericano (soberanía, energía, tecnología, industria,
ambiente y filosofía política), mientras que la segunda, se centra en
el análisis de los modelos productivos vigentes en Argentina, Bolivia
y Chile.
Libro 1.indb 11 30/11/2015 15:19:31
ABC del litio sudAmeriCAno
12
La primera sección comienza con el análisis de la Dra. Mónica Bruc-
kmann4, quien parte de la “Estrategia de gestión soberana de los recursos
naturales para el desarrollo integral de América Latina” (UNASUR,
2012), y advierte sobre la dependencia de los Estados Unidos respecto de
la provisión de minerales estratégicos, en general, y del litio, en particular.
El desafío, sostiene, consiste en pensar las transformaciones sociales en
relación con la apropiación de los recursos naturales, para superar una
actividad extractiva irracional. A continuación, el Dr. Roberto Kozulj5
reflexiona a partir de una sólida documentación, en torno a los efectos
de la acelerada urbanización asiática en el actual esquema energético
mundial basado en combustibles fósiles. Se trata, según el autor, de
establecer las condiciones estructurales que limitarán la penetración de
las energías renovables en el mediano y largo plazo. Por su parte, el Dr.
Alexis Mercado6 aborda la hipótesis de la revolución tecnológica en torno
a las baterías de litio y la impulsión eléctrica. Según el autor, los países
de América Latina deben considerar el impulso innovador dado por las
principales instituciones científicas del mundo para modificar la matriz
energética. A pesar de los condicionantes estructurales, el desarrollo de
nuevos sectores de producción y servicios, podría desplazar finalmente
a los combustibles fósiles tradicionales.
Establecido así el contexto geopolítico, energético y científico-
tecnológico que dio lugar a la emergencia del litio como potencial factor
clave de un nuevo paradigma tecno-económico, el Ing. Iván Aranda
propone analizar los múltiples aspectos que deberán ser considerados
para diseñar una alternativa productiva en los países de América del Sur.
A partir de su intervención en el proyecto de industrialización del litio
propulsado por el gobierno boliviano mediante una empresa estatal,
Aranda enfatiza el concepto de soberanía energética, vinculada en su
dimensión material tanto al régimen de propiedad sobre los recursos
como a las capacidades científico-tecnológicas para transformarlos en
los dispositivos de almacenamiento requeridos por las energías reno-
4 Profesora perteneciente al Departamento de Ciencia Política de la Universidad
Federal de Río de Janeiro y ex asesora de la Secretaría General de UNASUR.
5 Economista especializado en temas energéticos y actual vicerrector de la
Universidad Nacional de Río Negro (Sede Andina).
6 Investigador perteneciente al Centro de Estudios del Desarrollo (CENDES)
de la Universidad Central de Venezuela.
Libro 1.indb 12 30/11/2015 15:19:31
Introducción
13
vables. Respecto de los impactos socio-ambientales de los principales
proyectos de litio de la región, el Mg. Axel Anlauf7analiza críticamente
las consecuencias relacionadas con los procesos de extracción, a partir
de las dinámicas hidrológicas y los niveles de extracción de salmueras,
por un lado, y la dinámica de los conflictos asociados y las percepcio-
nes locales, por otro. Finalmente, el Dr. Nathaniel Freiburger8 indaga
desde la Filosofía política las modalidades existenciales del objeto litio
(“formas, prácticas, materialidades y significados”). La heterogeneidad
de las visiones sobre lo que el litio significa, no sólo deriva en desacuer-
dos y conflictos, sino que también determina el modo particular de
su existencia, transformándolo en un objeto constitutivo de lo político.
En la segunda sección, dedicada a las particularidades nacionales,
la diversidad de enfoques disciplinarios, lejos de ser fortuita o neutral,
respondió a los rasgos sectoriales más destacables de cada país. Cohe-
rente con ello, las exposiciones sobre los modelos productivos vigentes
en Argentina, Bolivia y Chile, son acompañadas por breves documentos
elaborados por profesionales referentes de las instituciones que prota-
gonizan los debates públicos de mayor trascendencia en torno al litio.
En primer lugar, el caso argentino, de acelerada concesión directa
de todos sus yacimientos como resultado de un extenso proceso de pro-
vincialización y transformación del recurso en un commodity minero, es
abordado por el sociólogo Federico Nacif, integrante del Programa PII-
dISA de la Universidad Nacional de Quilmes. A pesar de que Argentina
se encuentra entre los principales exportadores mundiales de litio desde
1998, existe un generalizado desconocimiento sobre la importancia del
recurso y las reservas nacionales. Recién en 2011 comenzó a ser leve-
mente revertido por la emergencia de una serie de proyectos, convenios
y eventos de Ciencia, Tecnología e Innovación. En este sentido, se in-
corpora como insumo para el análisis del caso nacional, un documento
elaborado por el economista Lizardo González, director del Centro de
Estudios en Comercio Internacional de la Universidad Nacional de Jujuy
e integrante de la Comisión Asesora del Rectorado sobre Investigación
Científica y Desarrollo Tecnológico relativos al Litio.
7 Sociólogo alemán (Universidad de Leipzig).
8 PHd en Sociología por la Universidad de California (EEUU) con el tema:
“Lithium: Object, Concept, Event” Sociólogo perteneciente a la Universidad de
Kansas (EEUU).
Libro 1.indb 13 30/11/2015 15:19:31
ABC del litio sudAmeriCAno
14
Por su parte, el análisis del proyecto de industrialización del litio
impulsado por el gobierno boliviano desde 2008, es desarrollado por
el Gerente Nacional de Recursos Evaporíticos, Ing. Luis Alberto Echa-
zú. Esta estrategia, que forma parte del proyecto nacional más amplio
enmarcado en la Constitución Política del Estado Plurinacional de
Bolivia, fue posible gracias a la participación de actores locales que,
durante la década de 1990, impulsaron la anulación de las concesiones
a las empresas transnacionales. La creación de una gerencia específica
dentro de la histórica Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL),
se expresa hoy en un elevado nivel de seguimiento crítico por parte de
intelectuales y periodistas que fiscalizan el proyecto productivo en el
marco de los debates sobre la política general del gobierno nacional.
Como expresión de esta abierta polémica nacional y en respuesta directa
a diversos cuestionamientos por presunta contaminación ambiental, los
ingenieros Juan Carlos Montenegro y Edwin Limbert Bustillos (per-
tenecientes al Instituto de Investigaciones en Metalurgia y Materiales
de la Universidad Mayor de San Andrés), elaboraron un documento
técnico acerca del reciclado de residuos generados en la obtención de
carbonato de litio en la Planta Piloto.
Por último, el caso chileno, de temprano y sostenido desarrollo
de profesionales expertos en la industria del litio, fue abordado por los
ingenieros Mario Grágeda, Pedro Vargas y Svetlana Ushak del Centro
de Investigación Avanzada del Litio y Minerales Industriales de la Uni-
versidad de Antofagasta (CELIMIN). Este recorrido por las diversas
dimensiones del modelo productivo chileno, incluye una síntesis sobre
las conclusiones de la Comisión Nacional del Litio creada en junio de
2014, elaborado por el Ing. Pedro Pavlovic, especialista en proyectos
de litio e integrante de la Comisión.
La diversidad de disciplinas, nacionalidades, instituciones, enfo-
ques y opiniones que recorren los trabajos presentados en la presente
publicación, se enmarca en un objetivo común y una convicción com-
partida: la convocatoria al debate público, abierto y franco, sobre un
tema tan relevante como poco divulgado, se propone como lugar de
encuentro y consolidación de una amplia red académica comprometida
con la producción y circulación de conocimiento en torno a los salares
de la puna sudamericana. Sólo la transformación democrática de la
producción científica y tecnológica posibilitará en nuestro continente
la emergencia de una alternativa real al extractivismo dependiente.
Libro 1.indb 14 30/11/2015 15:19:31
CONTEXTO, CONDICIONES,
POTENCIALIDADES
Libro 1.indb 15 30/11/2015 15:19:31
Libro 1.indb 16 30/11/2015 15:19:31
17
EL LITIO Y LA GEOPOLÍTICA DE LA
INTEGRACIÓN SUDAMERICANA
Mónica Bruckmann1
Durante los últimos años viene desarrollándose un amplio debate
en el ámbito de la Unión de Naciones Suramericanas sobre la nece-
sidad de construir una visión estratégica sobre los recursos naturales
que la región posee, como eje para una política de desarrollo integral
de la región. Este debate se inicia en la VI Cumbre de Jefas y Jefes de
Estado y de Gobierno de UNASUR (Lima, noviembre de 2012) con
la aprobación de una un documento de lineamientos para elaboración
de una estrategia regional de gestión soberana de los recursos naturales
y su aprovechamiento para el desarrollo integral de América del Sur,
a partir de la propuesta del Secretario General en aquel momento, Alí
Rodríguez Araque. En pocos meses, este debate adquiere organicidad
y se instaura en los Consejos Ministeriales de la Unión, en los Grupos
Técnicos de Trabajo, al interior los gobiernos de cada país y a través de
diversos espacios de debate y reflexión colectiva que buscaron convocar a
la academia, a la sociedad civil y a los gestores públicos de los doce países.
De este modo, se inaugura un amplio y denso debate a partir del cual
se esbozaron un conjunto de propuestas y proyectos que se encuentran
en pleno desarrollo.
Esta ponencia se propone contribuir a la construcción de una
visión estratégica de los recursos naturales en la geopolítica de la in-
1 Doctora en ciencia política; investigadora de la Cátedra y Red UNESCO sobre
Economía Global y Desarrollo Sustentable – REGGEN; profesora del Departamento
de Ciencia Política de la Universidad Federal de Río de Janeiro, Brasil.
Libro 1.indb 17 30/11/2015 15:19:31
18
ABC del litio sudAmeriCAno
tegración latinoamericana y suramericana. Incorpora en el análisis los
intereses en disputa en el continente y al mismo tiempo, las enormes
posibilidades que tiene la región para apropiarse de la gestión econó-
mica, científica, política, social de estos recursos desde una perspec-
tiva de preservación de la vida y el medioambiente, orientada hacia el
desarrollo de sus pueblos y sus naciones.
Se resumen los ejes centrales de este debate en el ámbito de
UNASUR:
Una estrategia sudamericana para la gestión soberana
de sus recursos naturales
Los datos muestran que América del Sur posee importantes reservas
de recursos naturales considerados estratégicos: minerales fósiles (repre-
senta la segunda mayor reserva de petróleo a nivel mundial); minerales
no fósiles (posee 96% de las reservas mundiales de litio, 98% de niobio,
44% de cobre, etc.); importantes fuentes de agua dulce (aproximada-
mente 30% de las reservas mundiales); gran concentración de diversidad
biológica, ecosistemas y bosques, así como todas las fuentes primarias de
energía. Una estrategia para el aprovechamiento de los recursos naturales
para el desarrollo pleno de la región significa la apropiación de la gestión
económica, científica, social y ambiental de los mismos.
a. La gestión económica: la creciente demanda de la economía
mundial en relación a recursos naturales cuyas principales
reservas están en América del Sur indica que la región posee
condiciones de mejorar enormemente los términos de inter-
cambio y negociación de las materias primas que produce y al
mismo tiempo desarrollar políticas de industrialización de las
mismas. La región tiene la oportunidad histórica de dejar de
ser exportadora de materias primas de bajo, o ningún, valor
agregado y avanzar hacia el desarrollo de políticas regionales
de industrialización que busquen aprovechar las complemen-
tariedades económicas existentes para atender las demandas
del mercado interno, de promover el comercio intrarregional
y agregar valor a las exportaciones extra regionales. Esto signi-
fica desarrollar matrices industriales de gran envergadura que
Libro 1.indb 18 30/11/2015 15:19:31
19
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
necesitarán instrumentos capaces de llevarlas a cabo, como el
Banco del Sur para garantizar la base financiera; la elaboración
de instrumentos de planificación y gestión de estos recursos
(dos propuestas importantes se plantearon para atender este
objetivo: la creación de un Servicio Geológico Suramericano
y la formación de un Instituto de Altos Estudios de UNASUR
dedicado al estudio e investigación sobre temas estratégicos
para la región); la construcción de infraestructura vial y de
comunicaciones adecuada para integrar los centros de extrac-
ción, producción, industrialización y consumo; el desarrollo de
proyectos energéticos articulados a los proyectos industriales,
etc. La gestión económica soberana de los recursos naturales
significa priorizar el desarrollo regional, aprovechando las
reservas y excedentes financieros para agregar valor a las ma-
terias primas que la región produce y atender la expansión del
mercado interno sudamericano. Significa también identificar
matrices industriales a partir de la posición estratégica que la
región tiene en relación a reservas importantes de un conjunto
de recursos naturales fundamentales para la economía mundial
y sus ciclos de innovación tecnológica.
b. La gestión científica: como consecuencia de lo anterior y
como sustento de cualquier política industrial es indispensable
que la región avance hacia una política de apropiación de la ges-
tión científica de sus recursos naturales, que significa no solo la
capacidad de establecer alianzas estratégicas que permitan trans-
ferencia tecnológica sino también desarrollar ciencia, tecnologíae
innovación en sectores considerados estratégicos, orientadas al
proceso de industrialización, indispensable para transitar hacia
nuevas visiones y modelos de desarrollo. Al mismo tiempo, es
necesario elaborar instrumentos teórico-metodológicos capaces
de estudiar los ciclos de innovación tecnológica de la economía
mundial a partir del uso intensivo de recursos naturales, que
permitan un análisis prospectivo, instrumento indispensable de
planificación y de gestión de estos recursos.
c. La gestión social: gran parte de los conflictos sociales y
medioambientales en la región están relacionados a la actividad
Libro 1.indb 19 30/11/2015 15:19:31
20
ABC del litio sudAmeriCAno
extractiva y a la minería. Según datos de la CEPAL2, el 35% de
los conflictos registrados en América Latina y el Caribe de 2007
a 2012 están relacionados con la minería de oro, 23% con mi-
nería de cobre y 15% con la de plata. Esto muestra que resulta
indispensable una política regional para disminuir las tensiones
sociales generadas por una actividad extractiva irracional que,
además del impacto devastador al medioambiente, tiene la
capacidad de expulsar poblaciones locales de los territorios
donde estas viven, que son los mismos territorios que deten-
tan reservas importantes de recursos naturales estratégicos.
Estas poblaciones, en su mayoría indígenas y campesinas son,
además, privadas de los medios de subsistencia económica.
Es necesario crear y perfeccionar mecanismos de consulta a
las poblaciones locales en relación a la gestión de los recursos
naturales localizados en sus territorios.
d. La gestión ambiental: tiene como objetivo disminuir, al
nivel mínimo posible, el impacto ambiental causado por la
minería y la actividad extractiva, así como crear mecanismos
de compensación y recuperación del impacto ambiental histó-
rico acumulado. Si bien es cierto que toda intervención en la
naturaleza produce, inevitablemente, un impacto ambiental,
está claro que una gestión adecuada, basada en una visión de
preservación del medio ambiente, respeto a las poblaciones
locales y en el desarrollo de nuevas tecnologías, permite dis-
minuir considerablemente el impacto medio ambiental y social
de la actividad extractiva.
Estos cuatro ejes sintetizan a grandes rasgos la estrategia planteada
en la Conferencia de la UNASUR sobre Recursos Naturales y De-
sarrollo Integral de la Región, realizada en Caracas, en mayo de 2013.
Sin duda, esta reunión permitió identificar los elementos centrales
de un debate que fue tomando cuerpo y ganando terreno específico
en los varios niveles de discusión y decisión de la Unión. Si América
del Sur consigue avanzar en la elaboración y materialización de una
2 BARCENA, Alicia. 2012. Gobernanza de los recursos naturales en América
Latina y El Caribe.
Libro 1.indb 20 30/11/2015 15:19:31
21
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
estrategia conjunta para la gestión soberana de sus recursos naturales
orientada al pleno desarrollo de sus pueblos sin duda estaremos frente
a uno de los hechos históricos más importantes de la región a lo largo
de los últimos siglos.
Recursos naturales y desarrollo científico-tecnológico
Una de las características más nítidas de nuestro tiempo es la cre-
ciente importancia de los recursos naturales en función de su utilización,
a partir de los avances científicos y tecnológicos producto de un conoci-
miento cada vez más profundo de la materia, la naturaleza y la vida. Al
mismo tiempo, estos avances científicos convierten a la naturaleza en
un campo de su propia aplicación. La relación entre recursos naturales
y desarrollo científico adquiere una articulación cada vez mayor.
La apropiación de la naturaleza no está referida únicamente a la
apropiación de materias primas, commodities, minerales estratégicos, agua
dulce, etc., sino también a la capacidad de producir conocimiento y de-
sarrollo científico y tecnológico a partir de una mayor comprensión de
la materia, de la vida, de los ecosistemas y de la bio-genética. Las nuevas
ciencias, que han alcanzado enormes avances durante las últimas déca-
das, son producto de este conocimiento creciente de la naturaleza y del
cosmos. Sin embargo, muchas de ellas están aún en sus inicios. Se espera
que, durante los próximos años, las investigaciones en marcha produzcan
resultados científicos de gran envergadura, capaces, inclusive, de cambiar
radicalmente la sociedad humana y su civilización. Estamos frente a la
perspectiva no solo de transformaciones profundas de la naturaleza, sino
de la inminente creación de nuevas formas de vida en el planeta3.
Este proceso no puede ser entendido, en su dinámica más compleja,
fuera de las estructuras de poder económico y político a nivel mundial,
regional y local. El desarrollo tecnológico está condicionado y manipula-
do por estas estructuras de poder, que politizan la naturaleza en función
3 La creación de una nueva bacteria sintética anunciada en mayo de 2010 por el
científico Craig Venter, abre una nueva era en la investigación científica sobre genoma
y la capacidad de la ciencia de crear artificialmente nuevos micro organismos para los
fines más diversos.
Libro 1.indb 21 30/11/2015 15:19:31
22
ABC del litio sudAmeriCAno
de sus objetivos. La enorme acumulación histórica de conocimiento se
convierte en un instrumento de dominación extremadamente poderoso.
El sistema mundial basado en la división internacional del trabajo
entre las zonas industriales y manufactureras y los países productores de
materias primas, minerales estratégicos y productos agrícolas, consolidó
el poder hegemónico de los países centrales y su dominio en relación
a las zonas periféricas o dependientes y los espacios económicos que
ocuparon una posición de semi-periferia. Así, la elaboración industrial
de las materias primas que exportaban los países periféricos tendió a ser
la menor posible, consolidando y ampliando la dependencia económica,
pero también la dependencia científica y tecnológica de estas regiones4.
La elevación drástica de la productividad del trabajo producto de
la revolución científico-tecnológica, y una creciente capacidad de acu-
mulación de capital (concentración, centralización y estatización) nos
instala frente a un problema esencialmente político: la sustentabilidad
del planeta frente a la in-sustentabilidad del capitalismo contemporáneo,
a sus formas de acumulación y sus límites para superar la anarquía del
mercado y para gestionar el desarrollo de las fuerzas productivas a nivel
planetario.
La expansión de las multinacionales, transnacionales y empresas
globales conducen a desequilibrios crecientes que desarticulan la eco-
nomía mundial. El mismo capitalismo que es capaz de producir fuerzas
colosales de creación e innovación, necesita destruir dramáticamente
aquello que produce y la propia base natural en que produce para ga-
rantizar el proceso de acumulación. Esta cuestión nos coloca frente a
otro dilema, la necesidad de pensar los ciclos de innovación científico-
tecnológica y los ciclos económicos en relación al uso, transformación,
apropiación y consumo de los recursos naturales. La forma en que esta
relación se encamine, representa una cuestión estratégica para la civili-
zación humana planetaria y para las naciones que la conforman. Cier-
tamente, se trata de una confrontación entre dos modelos de desarrollo,
uno basado en la planificación y uso sustentable de los recursos naturales
orientado a atender las necesidades de la mayoría de los actores sociales
y el otro basado en la explotación y expropiación violenta y militarizada
de estos recursos y de las fuerzas sociales y los pueblos que los detentan.
4 Ver: SANTOS, Theotonio dos. A politização da natureza e o imperativo
tecnológico. GREMIMT, Serie 1, N° 7, 2002, 7 p.
Libro 1.indb 22 30/11/2015 15:19:31
23
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
Esta situación nos conduce a una necesaria redefinición de la
relación hombre-naturaleza, que se expresa en una nueva visión del
mundo y del uso y gestión de sus recursos naturales, al mismo tiempo
que recupera una visión humanista que coloca como principal objetivo
económico y social el pleno desarrollo del ser humano.
En América Latina este proceso está en marcha, a partir de fuerzas
sociales y políticas profundamente comprometidas con la preservación de
la naturaleza y el uso de sus recursos en función de los intereses y nece-
sidades de los pueblos, postura que corresponde a una visión civilizatoria
de los pueblos originarios del continente. Como ejemplos, podemos citar
el movimiento indígena que ha demostrado una gran capacidad de movi-
lización y articulación política, las fuerzas progresistas y de izquierda, los
ambientalistas y eco-socialistas empeñados en vincular el desarrollo del
socialismo a una nueva visión ecológica y de sustentabilidad.
La cuestión ecológica y soberana sobre los recursos naturales asu-
men así, un carácter radical y crean condiciones para una reapropiación
social de la naturaleza, dentro del contexto de un proceso civilizatorio
que aproxima los pueblos originarios de América Latina a los demás
pueblos del mundo. Conforman una civilización planetaria que ten-
drá que fundarse en una política de desarrollo global y sustentado de
la humanidad, incorporando el conocimiento de los varios pueblos
y regiones para producir un verdadero conocimiento universal. La
gestión social, económica y científica de los recursos naturales asume
un rol fundamental en el proceso civilizatorio de la humanidad y en
la restructuración del capitalismo mundial, que desarrolla diferentes
estrategias desde el centro, desde las potencias emergentes y desde los
países productores de materias primas.
La disputa global por recursos naturales de cara a las nuevas
ciencias, se desdobla en múltiples dimensiones políticas, económicas
y militares. Sin el desarrollo de un pensamiento estratégico que se
afirme en el principio de la soberanía y en una visión de futuro de largo
plazo, los países latinoamericanos tienen menos condiciones de hacer
frente a las enormes presiones generadas por esta situación de disputa,
donde está en juego, en última instancia, capacidad de re-organización
de proyectos hegemónicos y la emergencia de proyectos contra-hege-
mónicos. Está claro que este conflicto de intereses tiene como telón de
fondo visiones societarias y proyectos civilizatorios en choque.
Libro 1.indb 23 30/11/2015 15:19:31
24
ABC del litio sudAmeriCAno
Pensamiento estratégico de Estados Unidos
La visión estratégica de desarrollo científico de los Estados Unidos
para la década en curso, sintetizada en el informe Facing Tomorrow’s
Challenges: U. S. Geological Survey Science in the decade 2007-2017, plan-
tea que la dirección central de la estrategia de ciencia de este país “está
basada en la visión de que la complejidad de medición, mapeamiento,
comprensión y predicción de la situación y tendencias de los recursos
naturales gestionados en los Estados Unidos requieren desarrollar
ampliamente un pensamiento y una acción interdisciplinaria, defi-
niendo áreas prioritarias y oportunidades para servir a las necesidades
más urgentes de la Nación de cara a los desafíos del siglo XXI”. De
esta manera, la estrategia científica se colocada en su exacta dimensión
política, orgánicamente articulada a los objetivos estratégicos más gene-
rales de este país, orientados a atender sus “necesidades vitales”, como
muestra el siguiente trecho del Plan de Ciencia 2017-2017:
“Para responder a la evolución de las prioridades nacionales, el
USGS debe reflexionar y perfeccionar periódicamente su orientación
estratégica (…) El surgimiento de una economía mundial afecta la
demanda de todos los recursos (…) El uso y la competencia por los
recursos naturales en escala global y las amenazas naturales a estos
recursos, tiene el potencial de impactar la capacidad de la nación para
sustentar su economía, la seguridad nacional, la calidad de vida y el
ambiente natural” (Facing Tomorrow Challenges” U.S. Geological Survey
Sciencien decades 2007-2017 – Prólogo).
Al igual que el documento en su conjunto, el trecho arriba citado
muestra que la estrategia científica se articula al objetivo de garantizar el
acceso y el dominio de los Estados Unidos sobre los recursos naturales
considerados vitales.Esta estrategia científica articulada a la política ex-
terna de Estados Unidos, incorpora los ámbitos político, económico y
militar con el objetivo de derribar las “amenazas” que pongan en riesgo
la “seguridad nacional”. No solo orienta el desarrollo de la ciencia y
su permanente innovación, sino que busca producir conocimiento e
información para la administración y la gestión del territorio nacional,
continental y de ultramar y la política de seguridad nacional de Estados
Unidos, estableciendo como uno de los objetivos científicos “asegurar
el acceso a suministros apropiados” que, como hemos mostrado en
Libro 1.indb 24 30/11/2015 15:19:31
25
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
otros trabajos, se encuentran fundamentalmente fuera del territorio
Federal, continental o de ultramar de este país5. Veamos:
“Durante la próxima década, el Gobierno Federal, la industria y
otros sectores necesitarán una mejor comprensión de la distribución
nacional y global, origen, uso y consecuencias del uso de estos recursos
para dirigir asuntos relacionados a la seguridad nacional, la gestión de
los suministros internos de la nación, la predicción de necesidades
futuras así como anticipar y guiar cambios en los patrones en uso, faci-
litar la creación de nuevas industrias y asegurar el acceso a suministros
apropiados” (Ibid, p. 21).
Se trata de un proceso complejo que justifica las estrategias orien-
tadas a garantizar el acceso global a recursos naturales estratégicos y a
derribar las amenazas para la obtención de los mismos, como muestra
de manera más explícita las Estrategias de Seguridad Nacional de 2006
y 2010. La Estrategia de Seguridad Nacional 2010, aprobada por el
gobierno Obama, reconoce que “América (es decir, Estados Unidos),
como otras naciones, depende de los mercados extranjeros para vender
sus exportaciones y mantener el acceso a las materias primas y recursos
escasos”. En el mismo documento, justifica el uso unilateral de la fuerza
militar para defender los intereses nacionales. Veamos:
“Estados Unidos debe reservarse el derecho de actuar unilate-
ralmente, si fuera necesario, para defender nuestra nación y nuestros
intereses, pero también vamos a tratar de cumplir con las normas que
rigen el uso de la fuerza. Al hacerlo, fortalece a aquellos que actúan
en consonancia con las normas internacionales, mientras que aísla y
debilita a aquellos que no lo hacen (…) Estados Unidos tendrá cuidado
al enviar a los hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas hacia
situaciones de peligro, para asegurar que tengan el liderazgo, capaci-
tación y equipos necesarios para el cumplimiento de su misión” (U.S.
National Security Strategy 2010, p. 22).
La articulación de los varios documentos que expresan el pensa-
miento y los intereses estratégicos de Estados Unidos muestran que,
para este país, el acceso y el dominio de los recursos naturales a nivel
global constituyen una cuestión de interés y de seguridad nacional,
5 Ver: BRUCKMANN, Mónica. Recursos naturales y la geopolítica de la
integración sudamericana. Disponible en http://www.rebelion.org/admin/editor2.
php?ID=127270
Libro 1.indb 25 30/11/2015 15:19:31
26
ABC del litio sudAmeriCAno
garantizados por un derecho unilateral para usar la fuerza militar en su
consecución. Esta política forma parte de una estrategia multidimen-
sional de dominación, que integra “todas las herramientas del poder
estadounidense” para conseguir el fortalecimiento de la capacidad
nacional como un todo, como muestra la siguiente cita:
Fortalecimiento de la Capacidad Nacional -
un enfoque global de gobierno
“Para tener éxito, debemos actualizar, equilibrar, e integrar todas
las herramientas del poder estadounidense y trabajar con nuestros
aliados y socios para que hagan lo mismo. Nuestras fuerzas armadas
deben mantener su superioridad convencional y, siempre y cuando
existan armas nucleares, nuestra capacidad de disuasión nuclear, sin
dejar de mejorar su capacidad para derrotar las amenazas asimétricas,
preservar el acceso a los bienes comunes, y fortalecer los socios
(…) debemos integrar nuestro enfoque de la seguridad de la patria con
nuestro enfoque más amplio de la seguridad nacional” (U.S. National
Security Strategy 2010, p. 14).
Esta estrategia global que pone en tensión todas las herramientas
de poder estadounidense se sustenta en una política hegemónica que
incluye “aliados” y “socios” y que va a orientar la política de seguridad
nacional, la estrategia científica, la política comercial, las acciones
“humanitarias”, la política de propaganda y, ciertamente, la estrategia
militar. Analizar la cuestión militar, per se, significa perder de vista
la complejidad de intereses geopolíticos que están en juego en cada
coyuntura.
Una de las principales amenazas para este proyecto hegemónico en
la región es la capacidad creciente de América Latina para recuperar la
soberanía sobre sus recursos naturales, minerales estratégicos, petróleo
y gas, reservas de agua dulce, bio-diversidad, ecosistemas y florestas.
Esta soberanía asume un sentido más profundo cuando se desdobla
en soberanía política, económica e inclusive en relación a sus visiones
de futuro y modelos de desarrollo, basados en la recuperación de un
legado histórico y civilizatorio, como en el caso de los países andinos,
donde el movimiento indígena ha desarrollado una alta capacidad de
movilización y presión política. Los proyectos de integración regional
Libro 1.indb 26 30/11/2015 15:19:31
27
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
en América Latina están marcados, en mayor o menor medida, por
un espíritu anti-colonial y por una afirmación de des-colonialidad del
poder, de la cultura, de la ciencia, de la tecnología y del saber.
A cada pensamiento hegemónico se le opone un pensamiento
contra-hegemónico. Frente al pensamiento estratégico analizado líneas
arriba, América Latina necesita también desarrollar un pensamiento
estratégico que sea capaz de articular una política científica y tecno-
lógica como base, no para la apropiación de los recursos naturales de
otras regiones, sino para defender la soberanía de sus propias riquezas
naturales. Tal vez sea éste uno de los principales desafíos de los pro-
yectos de integración regional en curso.
Minerales estratégicos y vulnerabilidad
de Estados Unidos
El informe Mineral Commodity Summaries 2014 (USGS, 2014)
muestra que el impacto de los minerales no combustibles en la eco-
nomíaestadounidense equivale US$ 2,230 mil millones de dólares
estadounidenses, es decir, el 14,5% de su Producto Interno Bruto. Esta
cifra corresponde apenas al valor agregado al PBI de las principales
industrias que consumen minerales procesados. Si calculamos el im-
pacto indirecto de los minerales procesados domésticamente y de las
importaciones netas de minerales procesados, seguramente llegaremos
a cifras bastante mayores. Sobre todo si tenemos en cuenta la relación
entre minerales estratégicos y el desarrollo de industrias de tecnología
de punta, como la industria aeroespacial, satelital, producción de nuevos
materiales, nanotecnología o energía nuclear.
El gráfico 1, publicado anualmente por esta agencia en el informe
Mineral Commodity Summaries, sintetiza la visión estratégica del Depar-
tamento del Interior de los Estados Unidos en relación a la vulnerabi-
lidad de este país respecto a minerales considerados estratégicos para el
“desarrollo de la nación”. Un análisis atento de esta información, que
se actualiza cada año, indica que Estados Unidos es un país altamente
dependiente de importaciones para el abastecimiento de minerales no
combustibles necesarios para su economía. Gran parte de los mismos
son importados de China y de América Latina.
Libro 1.indb 27 30/11/2015 15:19:31
28
ABC del litio sudAmeriCAno
Gráfico 1 - EUA: Dependencia de las Importaciones netas
de minerales no combustibles seleccionados6, 2013
6 Nota de la fuente: No todos los productos minerales tratados en esta publi-
cación se enumeran aquí. Aquellos que no se muestra incluyen productos minerales
para los cuales los Estados Unidos es un exportador neto (por ejemplo, molibdeno)
Fuente: Mineral Commodity Summaries 2014.
Libro 1.indb 28 30/11/2015 15:19:32
29
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
La importación neta (importaciones menos exportaciones) en
relación al consumo interno de minerales seleccionados muestra que,
en todos los casos, Estados Unidos necesita importar estos recursos para
abastecer su consumo. Para mejor análisis, la vulnerabilidad de EUA
puede medida en tres niveles: el primero, que llamaremos “vulnerabi-
lidad total”, formado por 21 minerales, un tercio, más importantes que
Estados Unidos consume y cuyo abastecimiento depende entre 99%
y 100% de importación de otros países; el segundo grupo, “altamente
vulnerable”, conformado por 17 minerales que dependen entre 50% y
98% de importaciones; y el tercer grupo, de “vulnerabilidad moderada”,
formado por 25 minerales cuyo consumo depende hasta en 49% de
importaciones. Veamos el cuadro siguiente:
Cuadro 1 - Vulnerabilidad de Estados Unidos en relación
a minerales estratégicos, 2013
Total Vulnerabilidad
99-100% Alta Vulnerabilidad
50-98%
Vulnerabilidad
Moderada
hasta 49%
Arsénico; Asbesto;
Bauxita y Alumina;
Cesio; Fluorita;
Grafito, Índio;
Manganeso; Mica;
Niobio (o Columbio);
Cristal de Cuarzo;
Escandio; Estroncio;
Tantalio; Talio; Torio;
Vanadio; Itrio,
Galio; Piedras
preciosas.
Bismuto; Yodo;
Diamante (polvo y
arena); Antimonio;
Germanio; Potasa;
Renio; Piedras
dimensionadas;
Platino; Concentrados
de mineral de Titanio;
Cobalto; Granate;
Barita; Zinc; Estaño;
Carburo de Silicio;
Turba; Paladio; Plata;
Cromo
Níquel; Compuestos
de Magnesio; Titanio
(esponja); Tungsteno;
Silicio; Cobre; Mica
(residuos y escamas);
Nitrógeno y Amoniaco;
Vermiculita; Aluminio;
Plomo; Metal de
Magnesio; Sal; Perlita;
Azufre; Hierro y
Acero; Talco; Berilio;
Yeso; Cemento; Piedra
pómez;
Fuente: Elaboración propia con base en el gráfico 1
o dependen en menos de 5 % de importaciones (por ejemplo, fosfato de roca). Para
algunos productos minerales (por ejemplo, las tierras raras), no existe suficiente
información disponible para calcular el porcentaje exacto de la dependencia de las
importaciones; para otros (por ejemplo, litio), porcentajes exactos pueden haber sido
redondeados para evitar la divulgación de datos de propiedad de la empresa.
Libro 1.indb 29 30/11/2015 15:19:32
30
ABC del litio sudAmeriCAno
América Latina es una de las principales regiones desde donde
Estados Unidos importa los minerales estratégicos que necesita. Así,
observamos que 7 de los 21 minerales que pertenecen al grupo que
hemos denominado de “total vulnerabilidad” son importados prin-
cipalmente desde Brasil y México. En el caso del segundo grupo, de
“alta vulnerabilidad”, de los 17 minerales que pertenecen a esta cate-
goría, 8 registran como principales fuentes de importación México,
Perú, Bolivia, Brasil y Chile. Con relación al último grupo, “mediana
vulnerabilidad”, podemos observar que 11 de los 25 minerales tienen
como principal fuente de importación a Venezuela, Chile, México,
Perú, Brasil y Trinidad y Tobago.
Esto muestra que América Latina tiene una amplia capacidad
de negociación con Estados Unidos en relación con estos minerales,
además de una gran capacidad de formación internacional de precio
de los mismos. Ni una, ni otra condición favorable son usadas por los
países de la región para mejorar las condiciones de intercambio y de
comercialización de estos recursos. Tampoco se da importancia sufi-
ciente al enorme potencial que América Latina tiene para avanzar hacia
una política de industrialización de los mismos, orientada a agregar
valor a sus exportaciones.
América Latina en la geopolítica global
En el tablero de la geopolítica mundial, la disputa global por
minerales estratégicos direccionará los movimientos de los grandes
consumidores de minerales hacia las principales reservas del planeta.
La estrategia de las potencias hegemónicas incluye una acción articu-
lada y compleja para derribar las barreras políticas y económicas que
permitan un dominio de largo plazo sobre estos recursos.
Esta dinámica no se reduce al ámbito comercial y, por tanto,
al consumo de la producción mundial, sino que se desdobla nece-
sariamente en una política de gestión y de dominio de las reservas
mundiales. La mayoría de los contratos de exploración y explotación
de recursos minerales que se firman entre las empresas mineras (gran
parte de las cuales son de capital norteamericano, europeo y chino) y
los países latinoamericanos tienen un marco regulatorio que garantiza
a las primeras periodos de operación que van de 20 a 40 años.
Libro 1.indb 30 30/11/2015 15:19:32
31
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
Los descubrimientos de nuevos yacimientos y grandes reservas de
minerales estratégicos orientarán el desplazamiento de intereses geopo-
líticos de un país a otro, o de una región a otra. Un mapa dinámico, que
actualice permanentemente el volumen de reservas de minerales en
América Latina, se convierte en una herramienta muy útil para prever
el desplazamiento de intereses geopolíticos en la región y el surgimiento
de nuevos territorios de disputa y de conflicto en el continente.
El gráfico 2 muestra las reservas de minerales seleccionados de
América Latina, China y Estados Unidos en relación con las reservas
mundiales en 2011. Ciertamente, los intereses estratégicos de las po-
tencias hegemónicas y emergentes en relación a estas materias primas
no pueden ser analizados únicamente a partir del consumo y de la
producción mundial sino, principalmente, a través de un inventario
dinámico de las reservas mundiales. Un análisis más minucioso podría
comparar el comportamiento histórico de la producción en relación a
las reservas de minerales estratégicos en los países que detentan estos
recursos, con el objetivo de construir tasas de drenaje/agotamiento de
reservas, políticas de incremento o disminución de la producción den-
tro de límites establecidos a partir de estrategias nacionales y regionales
de uso de estos recursos. Se trata de crear instrumentos analíticos para
la toma de decisiones y elaboración de políticas públicas de los países
y regiones productoras de materias primas, que permitan una gestión
económica más eficiente de sus propios recursos.
Los datos muestran la gran participación de América Latina en
las reservas mundiales de minerales. En primer lugar,se encuentra el
niobio, mineral usado intensivamente para la producción de acero y,
en menor proporción, en la industria aeroespacial. Por lo tanto, es un
mineral extremadamente importante no sólo para EUA, sino también
para China, que emerge como el gran consumidor de acero del mundo.
En relación al litio, 96% de las reservas mundiales se encuentran
en América del Sur (88,5% en Bolivia, 6,7% en Chile, 0,75% en Ar-
gentina). Por la importancia estratégica de este mineral, es factible que
se ejerza una presión creciente por parte de Estados Unidos sobre la
gestión del litio en Bolivia, que está en manos de la empresa estatal
Comibol (Corporación Minera de Bolivia).
Libro 1.indb 31 30/11/2015 15:19:32
32
ABC del litio sudAmeriCAno
Gráfico 2 - Reserva de minerales estratégicos de América Latina y
Caribe, China y EUA en relación a las reservas mundiales, 2011
(datos expresados en porcentajes)
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos estadísticos del U.S Geological
Survey, 2012, Mineral commodity summaries 2010 y Boletín Minero nº 133
del Ministerio de Minería y Metalúrgica de Bolivia.
Libro 1.indb 32 30/11/2015 15:19:32
33
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
El renio, mineral en relación al cual Estados Unidos depende en
79% de importación de otros países, sobre todo de Chile, tiene 54%
de sus reservas en la región (Chile y Perú). A pesar de que EUA tiene
una participación de 16% en las reservas mundiales de este mineral, su
producción no abastece la totalidad del consumo interno.
Por el volumen de mineral importado por Estados Unidos y el
impacto que tiene en su economía, el cobre es un caso de particular
importancia para América Latina: la región tiene 46% de las reservas
mundiales (Chile, 27,5%; Perú, 13% y México, 5,5%) y 44% de la pro-
ducción mundial (Chile 34%; Perú, 8% y México, 2,3%), según datos
de 2011. El consumo de cobre de EUA depende en 35% de importa-
ciones netas, de las cuales 61% provienen de América Latina. Lo que
quiere decir que la mayor parte del cobre que EUA importa tiene su
origen en la región. Por otro lado China, que detenta apenas 4,3% de
las reservas mundiales y 7,4% de la producción mundial, según datos
de 2011, importaba7,87 millones de toneladas métricas de cobre, es
decir, 48% de la producción mundial en el mismo periodo.
Este panorama indica que América Latina es un espacio vital
para el abastecimiento de cobre, tanto para Estados Unidos como para
China. Mientras el primero muestra un consumo estable en relación a
este mineral a lo largo de los últimos años, China viene incrementando
el consumo del mismo en casi 10% al año8.
El gráfico 3 muestra la producción de minerales estratégicos se-
leccionados de Estados Unidos, China y América Latina en relación
a la producción mundial, incluyendo las importaciones de Estados
Unidos para el periodo 20099.
7 China: 2012 Mineral Yearbook. USGS.
8 China: 2012 Mineral Yearbook. USGS.
9 El comportamiento de las variables en el año 2009 no registran mayores
diferencias en relación al año anterior, como se esperaría como consecuencia de la
crisis económica del año 2008.
Libro 1.indb 33 30/11/2015 15:19:32
34
ABC del litio sudAmeriCAno
Gráfico 3 - Producción de minerales estratégicos de E.U.A, China y
América Latina en relación a la producción mundial e Importación
para consumo de E.U.A, 2009
(Datos expresados en porcentajes en relación
a la producción mundial)
* Producción de E.U.A. no se encuentra disponible en la fuente.
Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del informe U.S. Geological
Survey, 2010,Mineral Commodity Summaries 2010.
Los datos ofrecen un panorama de los intereses de Estados Unidos
medidos a partir de sus importaciones de minerales, cuya producción
mundial proviene fundamentalmente de América Latina y de Chi-
na. La creciente demanda de China por los minerales seleccionados
Libro 1.indb 34 30/11/2015 15:19:32
35
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
tiene como consecuencia que ésta tienda a consumir la totalidad de
su producción y, aún así, necesite importar estos recursos de otras
regiones para disminuir su déficit. Frente a esta situación, Estados
Unidos debe orientar cada vez más el abastecimiento de su consumo
a importaciones desde América Latina. El comportamiento de la línea
de importaciones indica que los casos más vulnerables para Estados
Unidos son el bismuto, cobre, estaño, litio, niobio, níquel, oro, plata,
renio, titanio y zinc, en relación a los cuales su producción es mucho
menor que su demanda.
La importancia estratégica del litio
De particular importancia en el análisis geopolítico de los mi-
nerales en el mundo es el litio, fundamentalmente usado en baterías
recargables de casi todos los dispositivos electrónicos portátiles que
se producen actualmente, como teléfonos celulares, computadoras,
cámaras fotográficas y de video, etc.
MientrasChina tiene liderazgo absoluto en relación a la produc-
ción de tierras raras, a partir de lo cual ha desarrollado una política
industrial específica, atrayendo la producción de aparatos de televisión
y pantallas de computadoras desde Corea hacia su propio territorio,
América Latina tiene el liderazgo absoluto en relación al litio. Esta
situación coloca la necesidad urgente de elaborar una política regional
de industrialización del litio que desplace la producción de baterías
recargables de dispositivos electrónicos portátiles, desde el sudeste
asiático hacia América del Sur. Ciertamente, urge la creación de un
gran centro de investigación científica y tecnológica de este mineral,
además de una estrategia de apropiación de innovaciones desde los
actuales centros de producción de electrónicos ligados a este mineral.
La gestión económica de estos minerales requiere desarrollar equipos
de investigación multidisciplinarios, cuyo campo de estudio debe ir
desde la investigación geológica para la extracción de este mineral con
el menor impacto ambiental posible, hasta la investigación científica
orientada a desarrollar tecnología de punta en relación a la producción
derivada de estas materias primas. Por la envergadura de este proyecto,
solo puede desarrollarse como parte de una política regional.
Libro 1.indb 35 30/11/2015 15:19:32
36
ABC del litio sudAmeriCAno
Según un informe realizado por el USGS sobre el uso de cadmio,
cobalto, litio y níquel en baterías recargables (WILBURN, 2008), el
contenido de litio en baterías recargables usadas anualmente en pro-
ductos electrónicos en los Estados Unidos se incrementó drásticamente
entre 1996 y 2005. El litio usado en baterías de teléfonos celulares
pasó de 1.8t en 1996 a 170t. en el año 2005. Es decir, en 10 años el
consumo de litio se multiplicó 94 veces. El consumo de este mineral
para la fabricación de baterías recargables de computadoras portátiles
se incrementó, en el mismo período, de 3.3 t. a 99 t., es decir, 3,000%.
Si se considera que el uso de celulares en Estados Unidos pasó de
340 mil unidades en 1985 a 180 millones de unidades en 2004 y que
la importación de computadoras portátiles creció 1,200% de 1996 a
2005, al mismo tiempo que la importación de cámaras digitales creció
en 5,600% en el mismo período, se tendrá una idea más clara de la
importancia estratégica del litio.
El uso del litio en baterías recargables ha reemplazado antiguos
materiales como Nickel-Cadmiun (NiCd), Nickel-Metal-Hydride
(Ni-MH) por reducir los costos de producción y por representar
una tecnología superior en relación al padrón anterior. Además, se ha
comprobado que es un material ecológicamente más limpio y menos
nocivo para la salud del usuario (investigaciones comprobaron la acción
cancerígena del Níquel y Cadmio).
El Gráfico 4 muestra el comportamiento del cadmio, cobalto,
litio y níquelen la fabricación de baterías recargables importadas por
Estados Unidos entre 1996 y 2005. Mientras que el níquel y el cadmio
registran un comportamiento descendente, de más de 80% en 1996 a
menos de 10% en 2005, el litio y el cobalto crecen de menos de 5% a
casi 100% en el mismo periodo. Como podemos observar, en el año
2000 se produce el punto de inflexión que coloca al cobalto como la
materia prima más usada en la fabricación de baterías recargables, y en
2004 la tendencia se consolida cuando el litio pasa a ser más usado que
el níquel y el cadmio. El ciclo tecnológico del litio se inicia entonces
entre el año 2000 y 2005.
Libro 1.indb 36 30/11/2015 15:19:32
37
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
Gráfico 4 - Cantidades estimadas de Cadmio, Cobalto, Litio y Ní-
quel contenidas en baterías recargables de cámaras fotográficas y
filmadoras usadas en los EUA de 1996 a 2005
Fuente: Wilburn, D.R., 2008, Material use in the United States – Selected
case studies for cadmium, cobalt, lithium and nickel in rechargeable batteries:
U.S. Geological Survey Scientific Investigation Report 2008.
El gráfico 5 muestra la importación neta de cámaras fotográficas
por tipo de batería usada, en Estados Unidos. Desde 1999 el uso de
baterías compuestas por litio y litio/ion registra un crecimiento soste-
nido en la fabricación de cámaras fotográficas importadas por Estados
Unidos. En 2005, aproximadamente 95% de cámaras fotográficas
importadas por EUA usaban baterías de litio. Un comportamiento
similar se registra en el caso de cámaras de video importados por Es-
tados Unidos, como podemos observar en el gráfico 6:
Libro 1.indb 37 30/11/2015 15:19:32
38
ABC del litio sudAmeriCAno
Gráfico 5 - E.U.A.: Importación neta de cámaras por tipo de batería
(enmillones de unidades)
Fuente: Wilburn, D.R., 2008, Material use in the United States – Selectec
case studies for cadmium, cobalt, lithium and nickel in rechargeable batteries:
U.S. Geological Survey Scientific Investigation Report 2008.
Gráfico 6 - E.U.A.: Importación neta de cámaras de video por tipo
de batería (millones de unidades)
Fuente: Wilburn, D.R., 2008, Material use in the United States – Selectec
case studies for cadmium, cobalt, lithium and nickel in rechargeable batteries:
U.S. Geological Survey Scientific Investigation Report 2008.
Libro 1.indb 38 30/11/2015 15:19:33
39
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
La importancia estratégica del litio, consecuencia de su aplicación
en la industria de baterías recargables de casi todos los dispositivos
electrónicos portátiles consumidos en el mundo, es incontestable. Esta
tendencia se comprueba al analizar el gráfico 7, que muestra la evolu-
ción del mercado mundial de baterías recargables entre 1994 y 2008.
Las baterías producidas a base de litio aparecen en cantidad bastante
modesta, menos del 5%, en 1995, y experimentan una participación
creciente que llega al 58% aproximadamente, en 2008.
Gráfico 7 - Mercado mundial de baterías recargables 1994-2008
(datos expresados en millones de unidades)
Fuente: The Rechargeable Battery Market 2008-2020, Avicenne, junio 2009.
Sin embargo, tal vez la aplicación más importante del litio, desde
el punto de vista estratégico, sea en la producción de una nueva tecno-
logía de baterías recargables para vehículos híbridos eléctricos: Hybrid
Electric Vehicle (HEV). Este tipo de vehículos combina el motor a com-
Libro 1.indb 39 30/11/2015 15:19:33
40
ABC del litio sudAmeriCAno
bustión interno de un vehículo convencional con batería y un motor
eléctrico. Se trata de un automóvil capaz de viajar de 64 km a 350 km
(dependiendo del modelo) sólo bajo el impulso de sus baterías de tipo
ion-litio. A partir de este límite se activa un motor de combustión a
gasolina o gas. Las baterías pueden ser recargadas en aproximadamente
6 minutos a través de cualquier enchufe doméstico de 220 v; el auto
puede alcanzar una velocidad máxima de 180 km/hora y una aceleración
de 0 a 100 Km/hora en menos de seis segundos. La empresa General
Motors, estadounidense, y Toyota y Nissan, japonesas, al igual que las
europeas Porsche, Mercedes y Volvo, ya están trabajando en nuevos
modelos de vehículos híbridos. En 2007, la Dessault francesa firmó un
convenio con el gobierno de China para desarrollar un nuevo modelo
de su híbridoClevanova(SAGÁRNAGA, 2009). Las principales limita-
ciones para la masificación de esta nueva tecnología de vehículos son
el precio, todavía bastante alto, y el tamaño de las unidades, bastante
reducido. Sin embargo, investigaciones en marcha prevén que en pocos
años estos inconvenientes serán superados.
Otra de las ventajas de la nueva tecnología de baterías de ion-litio
es su alta densidad de energía, que permite una mayor capacidad de
almacenamiento de energía por unidad de peso, lo que reduce consi-
derablemente el peso total de estas baterías en relación a aquellas pro-
ducidas a partir de NiCd o NiMH. En 1992, cuando se introdujeron
en el mercado las baterías de litio, éstas tenían una densidad de energía
apenas 10% mayor que las baterías de NiMH. En 2005, la densidad de
energía promedio de las baterías de litio era 80% mayor que las baterías
de NiMH (PILLOT, 2005). El incremento de la densidad de energía
de las baterías de litio ha permitido la disminución sostenida del peso
total de las mismas y consecuentemente, la disminución del peso de
los dispositivos portátiles que las usan. En el caso de los vehículos
eléctricos híbridos la alta densidad de energía de las baterías de litio es
fundamental. La nueva tecnología de baterías ion-litio, en su forma
más avanzada, tiene la mitad de peso que sus antecesoras (baterías de
níquel) y almacenan el triple de energía, generando el doble de potencia,
lo que ha permitido la construcción de algunos modelos de vehículos
con 450 km de autonomía capaces de desarrollar una velocidad de hasta
100 km por hora (FONTANA DOS SANTOS, 2009, p. 17).
Esto nos coloca frente a la posibilidad de un cambio de patrón
energético en el transporte, al usar la energía eléctrica, a través de las
Libro 1.indb 40 30/11/2015 15:19:33
41
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
baterías de litio, en la fabricación de vehículos de mayor porte. La
sustitución de minerales combustibles por energía eléctrica tendría
un impacto ambiental muy grande, al reducir significativamente la
emisión de gases estufa. Pero seguramente incrementaría también la
disputa por el agua como principal recurso hidro-energético.
Según el análisis de los ciclos de minerales, usado en nuestras
investigaciones, se estima que el litio inicia su ciclo en el año 2005
(ver datos del gráfico 7) y tendrá un horizonte de uso intensivo hasta
los años 2035–2045. Aunque según otras interpretaciones bastante
serias (PEREZ, 2002), la duración de los ciclos tecnológicos tiende
a reducirse paulatinamente; de cualquier forma, el ciclo del litio nos
deja un horizonte temporal de demanda del marcado mundial aún
bastante grande.
En este contexto, ¿Cuál es la importancia estratégica del litio
para América Latina? La región en su conjunto representa 96% de las
reservas mundiales. Los descubrimientos10 de grandes yacimientos
de litio en Bolivia,11 cuyas reservas comprobadas ascienden a, aproxi-
madamente, 100 millones de toneladas, multiplicaron por diez veces
las reservas mundiales y Bolivia se convierte en la mayor reserva del
mundo. Esto significa que casi todas las reservas de litio del planeta se
encuentran en el continente sudamericano.
El gobierno de Bolivia dispuso la construcción de una planta para
la producción de litio en el salar de Uyuni. En la primera fase se espera-
ba producir de 40 a 60 toneladas métricas de cloruro de litio al año, en
una segunda fase se buscaba producir hidróxido de litio y en una tercera
fase, litio metálico, que es la materia prima para la fabricación de baterías
recargables12. El Estado boliviano asume directamente la gestión de la
exploración y producción de este mineral, que incluye investigación
científica en cooperación con varias instituciones del mundo. Al ser
10 Hace algunos meses fue divulgada, a través de la prensa internacional, la
noticia de que se habría descubierto en, Afganistán, grandes yacimientos de litio. Sin
embargo, hasta el momento no disponemos de fuentes técnicas que informen de
manera más exacta la dimensión de las reservas encontradas.
11 Véase: Minería al día. Boletín Minero, n° 133, Año 4, 01 de abril de 2010.
Ministerio de Minería y Metalúrgica de Bolivia.
12 Véase: Minería al día”. Boletín Minero, n° 111, Año 3, miércoles22 de abril
de 2009.Ministerio de Minería y Metalúrgica de Bolivia.
Libro 1.indb 41 30/11/2015 15:19:33
42
ABC del litio sudAmeriCAno
declarado por la Constitucióncomo un recurso natural estratégico, el
Estado se reserva derechos inalienables sobre este mineral. En 2011
Bolivia firmó un convenio con Venezuela que establece, entre otros
acuerdos, la cooperación entre los dos países para la producción de
batería de litio13, lo que demuestra la preocupación del gobierno bo-
liviano con la aceleración del proceso de gestión económica del litio.
Como muestra el Cuadro 2, el consumo de litio de Estados Uni-
dos depende en casi 50% de importaciones, principalmente de países
de América Latina. El Carbonato de Litio, que representa casi el 93%
del total de litio importado, proviene de Chile y Argentina. En 2008
hay un incremento de 5.5% del volumen de carbonato de litio impor-
tado por EUA en relación al año anterior. Para los años siguientes se
espera un incremento sostenido de los volúmenes de importación de
este mineral por EUA.
La disputa global por el litio, debido al crecimiento abrupto y
sustentado de su demanda como consecuencia de una innovación
tecnológica en la producción de baterías recargables, tenderá a crear
nuevas tensiones en la región andina de América del Sur.Los intereses
en juego son colosales.
Ciertamente, se trata de una confrontación entre dos modelos
de desarrollo, uno basado en la planificación y uso sustentable de los
recursos naturales orientado a atender las necesidades de la mayoría de
los actores sociales y el otro basado en la explotación y expropiación
violenta y militarizada de estos recursos y de las fuerzas sociales y los
pueblos que los detentan.
13 El 31 de marzo de 2011 se firmó un acuerdo entre Venezuela y Bolivia para la
promoción de 18 proyectos de interés común, entre los que se establece la elaboración
de un “cronograma de trabajo para evaluar la factibilidad de un proyecto de fábrica de
pilas y baterías de litio entre el Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología
e Industrias de Venezuela y Bolivia”. Véase:
http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2011-04-01&idn=42145
Libro 1.indb 42 30/11/2015 15:19:33
43
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
Cuadro 2 - EUA: Importación de químicos de litio para consumo
por componente y país 2001, 2012
2011 2012
Peso Bruto Valor2Peso Bruto Valor2
Compuesto y País (toneladas
métricas) (miles
US$) (toneladas
métricas) (miles
US$)
Carbonato de Litio:
Argentina 6.430 $24.800 5.620 $23.900
Chile 7.210 26.400 7.250 29.400
China 801 4.160 299 1.650
Japón (3) 17 29 80
Otros 15 58 -- 3
Total 14.400 55.400 13.200 55.100
Carbonato de Litio, U.S.P.:3
India 19 517 34 740
Italia (3) 4 -- --
Total 19 522 34 740
Hidróxido de Litio:
Chile 652 7.130 1.450 9.460
China 32 182 115 682
Finlandia 19 88 6 31
Alemania 14 942 (3) 5
Japón 10 109 (3) 3
Noruega 22 38 15 33
Reino Unido 46 374 49 274
Otros 5 36 3 84
Total 800 8.890 1.640 10.600
Fuente:USGS. 2012 Minerals Yearbook: Lithium.
Libro 1.indb 43 30/11/2015 15:19:33
44
ABC del litio sudAmeriCAno
Bibliografía
Fuentes
Acelerar la ejecución de acuerdos. Cambio: periódico del Estado pluri-
nacional boliviano, abr. 2011. Disponible en:http://www.cambio.bo/
noticia.php?fecha=2011-04-01&idn=42145.
Jung-Ah Lee: Samsung, LG gain approval for LCD plants in China.Wall
Street Journal, 5 de noviembre de 2010.
Menzie, David etali. China’s Growing Appetite for Minerals: Open-File
Report 2004-1374”, U.S. Geological Survey.
Ministerio de Minería y Metalúrgica de Bolivia.Minería al día.Boletín
Minero, n° 133, Año 4, 01 de abril de 2010.
Ministerio de Minería y Metalúrgica de Bolivia. Minería al día. Boletín
Minero, n° 111, Año 3, miércoles 22 de abril de 2009.
Seal Of The President Of The United States.National Security Strategy.
Mayo, 2010.
Seal Of The President Of The United States. National Security Strategy.
2006.
The Economist. In zone: An electric car really works.En: TheEconomist,
7 de setiembre de 2010.
Tribunal Supremo de Justicia. Lei no 39. 511. La Gaceta Oficial, Caracas,
16 sept. 2010.
U.S. Geological Survey, 2007, Facing tomorrow’s challenges—U.S. Geo-
logical Survey science in the decade 2007–2017: U.S. Geological
Survey Circular 1309, 70p.
Wilburn, D.R., 2008, Material use in the United States—Selected case
studies for cadmium, cobalt, lithium, and nickel in rechargeable
batteries: U.S. Geological Survey Scientific Investigations Report
2008–5141, 19 p.
Referencias bibliográficas
Bruckmann, Mónica.Civilización y modernidad: El movimiento indígena
en América Latina, En: Revista Comunicação & Política, Vol. 28, n°
1, enero-abril 2010.
Libro 1.indb 44 30/11/2015 15:19:33
45
El litio y la geopolítica de la integración sudamericana
Boron, Atilio (Compilador). Nueva hegemonía mundial: Alternativas
de cambio y movimientos sociales.Buenos Aires: CLACSO Libros,
2003, 195 p.
Ceceña, Ana Esther (Coordinadora).Los desafíos de las emancipaciones
en un contexto de militarización.CLACSO Libros.Buenos Ai-
res,2006,306 p.
Fontana Dos Santos, Juárez. Relatório Técnico 66: Perfil do chumbo.
Secretaria de Geologia, Mineração e transformação mineral-SGM
do Ministério de Minas e Energia-MME, Brasil, Setiembre de 2009.
Herrera, Amilcar O. A nova onda tecnológica e os países en desenvol-
vimento, problemas e opções.En: Revista Política e Administração
(FESP), vol. 1, n°3, outubro-dezembro de 1985, Rio de Janeiro, p.
373-387.
Kondratiev, Nikolai D. Los grandes ciclos de la vida económica. The Re-
view of Economics Statistics,vol XVII nº 6, noviembre 1935.
Pérez, Carlota.Revoluciones tecnológicas y capital financiero: la dinámica
de las grandes burbujas financieras y las épocas de bonanza.México:
Siglo XXI, 2004, 269 p.
Pillot, Christophe. Main trends for the rechargeable battery market
worldwide 2004–2010. París, AvicenneDéveloppement, Batteries
2005, junio 14–16, Presentación, 26 p.
Sagárnaga,R. Se viene la “Guerra del lítio?”. El Deber, Oct. 2007. Dis-
ponívelen: http://www.eldeber.com.bo/extra/2007-10-28/nota.
php?id=071024185421.
SANTOS, Theotonio dos.A politização da natureza e o imperativo tec-
nológico.GREMIMT, Serie 1, N° 7, 2002, 7 p.
Saxe-Fernández, John. Terror e imperio. La hegemonía política y econó-
mica de Estados Unidos. México: DEBATE: 2006, 303 p.
Schumpeter. Joseph.Socialismo, capitalismo ye democracia (traducido
porRuy Jungmann).Río de Janeiro: Editora Fundo de Cultura,
1961, 488 p.
Libro 1.indb 45 30/11/2015 15:19:33
Libro 1.indb 46 30/11/2015 15:19:33
47
MARCO ECONÓMICO Y ENERGÉTICO GLOBAL:
SOBRE LAS ENERGÍAS RENOVABLES
Roberto Kozulj1
Introducción.
En el presente capítulo se aborda un tema de vital importancia
para comprender algunas de las razones por las cuales se puede o no
considerar al litio como recurso estratégico. En tal sentido el abordaje
es indirecto: se trata de entender el nexo existente entre el devenir de
este recurso y los impactos que ha tenido y tendrá la reconfiguración
espacial del comercio, la producción y el consumo a escala global en
su directa vinculación con la demanda de energía, las fuentes reno-
vables y distintos aspectos del medioambiente. El trabajo tiene como
objetivo aportar algunos elementos teóricos y conceptuales entre los
vínculos existentes entre urbanización y desarrollo. La urbanización
es un motor del crecimiento económico con sus particularidades en
torno a la mutación de las “variables embebidas” que componen el
PBI, indicador de crecimiento económico. A su vez, la demanda de
energía en sus distintas formas de ser producida y consumida, se deriva
y forma parte de dicho crecimiento.
En tanto la innovación tecnológica sigue siendo liderada por los
países desarrollados, comprender la dinámica de la reciente reconfi-
guración de la producción, el comercio y el consumo a escala global
ayuda a situar a las fuentes renovables en su contexto como industria
1 Roberto Kozulj —Vicerrector de la Sede Andina de la Universidad Nacional
de Río Negro— Profesor Titular Adscripto a Fundación Bariloche,.
Libro 1.indb 47 30/11/2015 15:19:33
48
ABC del litio sudAmeriCAno
innovadora y como aspecto crucial de los ejes seguridad de suministro
y medioambiente. Estas han caracterizado las prioridades definidas
para el sector energético por parte de un gran número de organismos
internacionales en particular desde 2003 en adelante.
La descripción de dicho proceso de interrelaciones es central para
comprender los factores explicativos de la demanda de vehículos de
transporte. Su tratamiento brinda un marco de referencia más preciso
para abordar la cuestión del litio en su dimensión de insumo para la
producción de energía.
1. Rasgos estilizados del crecimiento económico
durante las dos últimas décadas
El ingreso de China a la Organización Mundial del Comercio
(OMC) se produjo en el año 2001, cuando los países que representa-
ban más del 80% del Producto Bruto Mundial ya habían ingresado a
dicha organización a través de los diversos Tratados de Libre Comercio
(TCL). Si bien China venía preparándose desde poco antes de 1990
para este “Gran Salto” —a través de las reformas que implicaron un
impresionante proceso de migraciones del campo a la ciudad—, este
proceso cobró nuevas dimensiones a partir de la conversión de China
en la denominada “Fábrica del Mundo”, lo que se produce con ma-
yor fuerza desde 2003. Al respecto, conviene señalar que en 2012 las
exportaciones de China superaban ya en un 32% a los de los Estados
Unidos, mientras que, según la UNCTAD (Unctadstat, 2014) en 2001
las exportaciones de China eran sólo 36% de las de los Estados Unidos
de América. Sin duda, representó un fuerte impacto sobre el conjunto
del proceso de industrialización global.
Hasta el año 1985, el porcentaje total de población urbana de ese
país sólo había alcanzado el 24% sobre un guarismo del 12% en 1950.
En cambio, en 2013 la urbanización en China sobrepasaba el 50%, con
una proporción de casi 49% en ciudades de más de 750 mil habitantes
(World Urbanization Prospects, Naciones Unidas, 2011). Es decir, casi
una cuarta parte de su población habitando en ciudades grandes y en
unas cuantas megalópolis.
Este proceso de urbanización —aunque impulsado primero por
políticas de atracción de la inversión extranjera y luego acentuado
Libro 1.indb 48 30/11/2015 15:19:33
49
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
por las exportaciones al resto del mundo tras la entrada de China a la
OMC—, ha sido en realidad el principal motor de la economía china
y también un gran impulsor de la demanda industrial de los países
desarrollados y de materias primas en buena parte del resto del mundo.
Aunque los reclamos por incrementar el consumo interno en dicho
país se han producido desde 2008 en adelante (especialmente desde los
Estados Unidos con miras a favorecer su propia industria), lo cierto
es que la inversión en infraestructura de todo tipo asociada al proceso
constructivo de ciudades y su conectividad han sido los más importan-
tes motores de su creciente PBI con múltiples impactos multiplicadores
sobre otras actividades. De hecho, el máximo del incremental de nuevos
habitantes urbanos se produjo entre 1995 y 2000, etapa previa al papel
de gran exportador desempeñado por China.
Paralelamente, notables desarrollos urbanos se han dado en
otros países asiáticos. Por ejemplo, la India. La región asiática ha dado
cuenta de más del 46% del incremento de población urbana mundial
en las últimas dos décadas. Esto significa que Asia introdujo alrede-
dor de 594 millones de nuevos habitantes urbanos, sobre un total de
1277 millones. Esta última cifra ha representado, a su vez, el 80% del
incremento demográfico total a escala mundial. Aunque el ingreso
de China a la OMC potenció el comercio mundial y con los países
desarrollados, también lo hizo dentro del propio continente asiático y
con el resto del mundo.
Cabe decir, en este contexto explicativo y descriptivo, que la correla-
ción entre incremento de población en grandes ciudades y el incremento
posterior del PBI es un hecho remarcable ya analizado por el autor desde
una óptica que no había sido considerada previamente en la literatura
sobre urbanización y crecimiento (Kozulj, R. 1997; 2001)2. Esta mirada
enfatiza la antelación del incremento de población en ciudades como
factor que explica parte del crecimiento económico subsiguiente, pero
también como causa de crisis de sobrecapacidad estructural que afecta
a un gran conjunto de industrias y servicios.
2 Kozulj, R. (1997) Analizando el motor del crecimiento económico pasado en función
del desarrollo sustentable, en Globalización y políticas de desarrollo territorial, Alberto
C. Barbeito, comp. [et al.]; Kozulj, R. (2001), People, Cities, Growth and Technological
Change: from the golden age to globalization, en Technological Forecasting and Social
Change, 70 (2003) 199-230, Elsevier Science, NL.
Libro 1.indb 49 30/11/2015 15:19:33
50
ABC del litio sudAmeriCAno
En el cuadro 1 se presentan los resultados de nuevos ejercicios que
correlacionan incremento de población urbana parcialmente desfasado
respecto del crecimiento del PBI y que arrojan mejores resultados que
otro tipo de correlaciones similares. Puede citarse, las de porcentaje de
urbanización y nivel del PBI por habitante utilizados por organismos
como el Banco Mundial (2009)3. Según ello, la correlación explicaría
solo alrededor de 47% de los casos contra 70% en el caso expuesto ba-
sado en estimaciones propias del autor para ambos tipos de correlación.
Cuadro 1- Correlación entre incremento de población urbana
1980-2000 y crecimiento posterior del PBI 1990-2010:
datos de panel para 148 países clasificados en países desarrollados
y en vías de desarrollo
Dependent Variable: LOG_INCPBI9010
Method: Least Squares
Date: 02/10/14 Time: 17:29
Sample: 1 148
Included observations: 148
Variable Coefficient Std. Error t-Statistic Prob.
LOG_DELTAUR-
POP80_00
PVD
C
0.637406
-0.954843
20.20370
0.052158
0.108390
0.205067
12.22063
-8.809305
98.52247
0.0000
0.0000
0.0000
R-squared
Adjusted R-squared
S.E. of regression
Sum squared resid
Log likelihood
F-statistic
Prob(F-statistic)
0.703327
0.699235
0.539911
42.26807
-117.2676
171.8769
0.000000
Mean dependent var
S.D. dependent var
Akaike info criterion
Schwarz criterion
Hannan-Quinn criter.
Durbin-Watson stat
21.41685
0.984484
1.625237
1.685992
1.649922
1.268139
Nota explicativa: 1- LOG_INCPBI9010 es el logaritmo natural del incre-
mento en valor absoluto del PBI en valores constantes ocurrido entre 1990 y
2010 en cada país; 2-LOG_DELTAURPOP80_00 es el logaritmo natural del
incremento en valor absoluto de la población urbana de cada país y 3- PVD una
variable binaria con valor 1 para distinguir países desarrollados y resto de los
3 Spence, M., Clarck Annez, P. y Bucley, R.M. editores, 2009, Urbanization and
Growth, Commission on Growth and Development, BIRF, FM, Washington DC, 2009.
Libro 1.indb 50 30/11/2015 15:19:33
51
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
países que aplica a estos últimos. El modelo queda especificado como: log_in-
cpbi9010 = @coef(1) * log_deltaurpop80_00 + @coef(2) * pvd + @coef(3) @
coef(1) = 0.6374060; @coef(2) = -0.9548426; @coef(3) = 20.203698.
Fuente: estimación propia a partir de datos de: a) Maddison Historical GDP
Data, www.worldeconomics.com; b) The Center for International Compari-
sons at the University of Pennsylvania; c) UNCTAD –UnctadStat y Naciones
Unidas, Department of Economic and Social Affairs, Population Division,
World Urbanization Prospects: The 2011 Revision.Salida software 8.E-Views.
Estas interrelaciones entre inversiones y procesos de urbanización
impactan sin duda sobre el comportamiento y las características de
las economías en distintas fases del proceso de urbanización. Resulta
relevante remarcar su importancia para la comprensión de múltiples
aspectos: crecimiento, ciclos económicos, inversión, obsolescencia ace-
lerada, empleo, distribución del ingreso, acceso a la energía y desafíos
futuros (Kozulj, R. 2011ª4; 2011b5; 20056). El tema cobró renovado
interés desde 2005 a la fecha aunque con un enfoque distinto y basado
en las controversias en torno a formulaciones como las del modelo
Harris-Todaro (1970) o de otros temas vinculados a urbanización y
crecimiento (Helsey, W.R.; Strange, W.C. ,1990; Duranton, G. ; Puga,
D.,2003;Tolley , G. S. y Thomas, V. 1987; Ciccone, A. ; Hall, R. A.,
1987)7, contenidas en parte en el citado trabajo reciente del Banco
Mundial ( Spence, M y Bucley, R.M, 2009).
4 Kozulj, R. (2011a), A Critical View of Innovation in the Context of Poverty, Unem-
ployment and Slow Economic Growth, PP.228-258, Pub. Date: 2011-07-29., en Modern
Economy, Volume 02, Number 03 (July 2011), ISSN Print: 2152-7245 ISSN Online:
2152-7261 Website: http://www.scirp.org/journal/me
5 Kozulj, R. (2011b), Development, Poverty and Energy, in the 21st Century, en
Modern Economy ISSN Print: 2152-7245 ISSN Online: 2152-7261, Volume 02,
Number 04, PP.483-497, Pub. Date: 2011-09-21, (September 2011) Website: http://
www.scirp.org/journal/me
6 Kozulj, R. (2005), ¿Choque de Civilizaciones o Crisis de la Civilización
global? Problemática, Desafíos y Escenarios”, Ed. Miño y Dávila, colección
Filosofía y Política, Buenos Aires y Madrid. 1ª edición 2005.
7 Helsey, W.R.; Strange, W.C. (1990), Matching and agglomeration economies in a
system of cities, Regional Science and Urban Economics, Volume 20, Issue 2, September
1990, Pages 189–212, Elsevier; Duranton, G. y Puga, D. (2003) Micro-foundations for
Urban Agglomeration Economies, NBER Working Paper No. 9931,August 2003, JEL No.
Libro 1.indb 51 30/11/2015 15:19:33
52
ABC del litio sudAmeriCAno
Como correlato en la figura 1, se puede observar cómo la tasa de
inversión ha sido creciente en los países asiáticos al tiempo que dis-
minuía en los países desarrollados. Estos procesos se pueden explicar
a partir de las fases constructivas de los movimientos de urbanización
y modernización en las economías en desarrollo para el caso de Asia y,
por efecto de la saturación de urbanización y mercados, en el mundo
desarrollado (Kozulj, R. 2001; 2005).
Figura 1-Tasa de inversión en Asia y Mundial- Inversión Bruta Fija/
PBI 1970-2011
Fuente: elaboración del autor con datos de Naciones Unidas, UNCTAD,
UnctadStat (2014).
R12, R13, R32;Henderson, J.V. (2003), Marshall’s scale economies, Journal of Urban
Economics 53 (2003) 1–28; Ciccone, A. ; Hall, R. A., (1987), Productivity and Den-
sity of Economic Activity, NBER, Working Paper 4313, Cambridge, Massachusetts,
1993; Tolley , G. S. y Thomas, V., The economics of urbanization and urban policies
in developing countries -1987, George S. Tolley and Vinod Thomas, editors, http://
www.rrojasdatabank.info/econurb87toc.htm
Libro 1.indb 52 30/11/2015 15:19:34
53
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
Figura 2. Evolución de Producto Bruto Mundial (PBM),
de los incrementales anuales del PBM y de las tasas de crecimiento
promedio global según tres grandes períodos desde 1950 a 2012
Fuente: elaboración del autor con datos de Maddison Historical GDP Data,w-
ww.worldeconomics.com. The Center for International Comparisons at the
University of Pennsylvania yUNCTAD –UnctadStat.
Nota: valores expresados en “GK$”, abreviatura de “Geary–Khamis do-
llar”, unidad monetaria ficticia con un valor equivalente al valor adquisitivo
que el dólar estadounidense tenía a una fecha determinada. En este caso
específico, dólares de 1990. La comparación de esta serie larga con los datos
publicados por UNCTAD para 1970-2008 se comporta de modo similar aun-
que no idéntico. Para actualizar la serie larga, se han utilizado los incrementos
de PBI a precios constantes de 2005 de UNCTADSTAT.
Las consecuencias de esta extensión territorial del moderno estilo
de vida urbano y sus pautas de producción y consumo han dado lugar
a una extensa nueva clase media mundial que coexiste con niveles de
pobreza rural tradicional y con pobreza y marginalidad urbana. Al
mismo tiempo, dicha expansión territorial explica la dinamización del
Libro 1.indb 53 30/11/2015 15:19:34
54
ABC del litio sudAmeriCAno
crecimiento económico durante la última década y las interrelaciones
entre urbanización y crecimiento global no sólo en términos de cre-
cimiento, sino de crisis fraccionada en parte por la desaceleración del
crecimiento urbano en China (figuras 2, 3 y 4).
Este crecimiento ha implicado transferir al conjunto de los países
llamados en vías de desarrollo (por oposición a los denominados países
desarrollados) el grueso de la expansión productiva, sea primaria o
industrial. Esta pauta de crecimiento ha permitido a los países desa-
rrollados reactivar su aparato industrial interno al menos hasta 2008.
En el cuadro 2, se muestra con datos de UNCTAD que, cuando
se analiza la composición y origen del incremento del PBI entre 2003 y
2011, se obtiene que los países definidos como distintos del grupo de las
economías desarrolladas han contribuido con el 90% del incremento del
Valor Agregado agropecuario, el 69% del producto industrial, el 46% del
Valor agregado del sector de servicios, totalizando un aporte al crecimiento
mundial del 56%. Mientras, los países desarrollados contribuyeron con el
44% del mismo, aunque compuesto en gran medida por los servicios (lo
que representa el 76% de su propio incremento en el producto).
Cuadro 2. Origen sectorial y regional del incremento del Producto
Mundial entre 2003 y 2011
Sector/Región
Contribución de cada
sector y región al
incremento del Producto
Mundial en el período
2003-2011
Incrementos de
cada sector por
Región en %
Agricultura PD 1% 10%
Industria PD 10% 31%
Servicios PD 33% 54%
Agricultura Resto Mundo 5% 90%
Industria Resto Mundo 23% 69%
Servicios Resto Mundo 28% 46%
Total PD 44% 44%
Total Resto del Mundo 56% 56%
Fuente: elaboración del autor con datos de UNCTAD.
Nota: PD, países desarrollados según nomenclador de UNCTAD.
Libro 1.indb 54 30/11/2015 15:19:34
55
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
Esta pauta de crecimiento diferenciada implica que buena parte
de la recuperación industrial de los países desarrollados, tuvo como
contexto la provisión de bienes de capital y tecnología vinculados con
el crecimiento de las economías en desarrollo. La crisis “financiera”
de 2008-2009 afectó a ambos lados del mundo, aunque en la recupe-
ración posterior, el resto del mundo continuó creciendo sobre la base
de distintos factores explicativos. Mientras, la recuperación del VAI en
el mundo desarrollado muestra que los niveles de 2012 no son muy
distintos a los de 1985, aún expresados en dólares corrientes. Es decir
que, el VAI de los países desarrollados se ha estancado por casi tres
décadas a pesar de la innovación tecnológica y los grandes procesos
de transformación de la industria. Como ejemplo, según Duranton
y Puga (2001)8, quien cita a Dumais et al. (1997)9, tres cuartas partes
de las plantas industriales de los Estados Unidos existentes en 1972
habían cerrado en el año 1992 y más de la mitad de los trabajadores
industriales en 1992 trabajaban en plantas inexistentes en 1972.
Si se observa y compara el comportamiento del incremento de
las importaciones de China de Maquinarias y Material de Transporte
entre 1995 y 2009 con el comportamiento del índice del Valor Agregado
Industrial de los países desarrollados (Figura 3), se observa otro hecho.
Este hace a la desaceleración del producto industrial en los países desarro-
llados en 2007-2008, factor que es posible de ser explicado en base a las
hipótesis del autor (Kozulj, R. 2001; 2005), respecto al impacto que tiene
sobre la industria de bienes de capital la desaceleración del incremental
de población urbana, en tanto es uno de los motores del crecimiento. La
hipótesis sostiene que la urbanización requiere de actividades distintas
—y de distinto dinamismo— en sus fases de construcción del estilo de
vida urbano y de consolidación del mismo. Ello permite que un conjunto
de actividades específicas se reflejen como variables embebidas dentro
del PBI afectando su comportamiento general. Desde este punto de
vista, la crisis financiera es anticipada por signos de desaceleración de la
economía real, afectada a su vez por una caída en la demanda de bienes
de capital desde el resto del mundo, pero especialmente de China.
8 Duranton, G y Puga, D. (2001), Nursery Cities: Urban diversity, process innovation
and the life-cycle products, CEPR Discussion Paper 2376.
9 Dumais, G., Ellison, G. y Glaeser, E. L. (1997), Geographic concentration as a
dynamic process, NBER, Working Paper 6270, http:www.nber.org/
Libro 1.indb 55 30/11/2015 15:19:34
56
ABC del litio sudAmeriCAno
Figura3 - Variaciones anuales del índice de importaciones
de maquinaria y material de transporte por parte de China
y variaciones anuales del índice de Valor Agregado Industrial
Fuente: elaboración del autor con datos de UNCTAD.
Según un análisis de misma índole, durante el año 2009, la caída
de las importaciones de China de mercancías primarias fue, por el
contrario, efecto de la crisis “financiera” de los países desarrollados
que a su vez impacta sobre la demanda de los productos exportables
de este mismo país. A diferencia de las importaciones de bienes de
capital y otras mercancías manufacturadas (con origen en los países
desarrollados), las de las mercancías primarias (provistas en su mayor
medida por el resto del mundo, América Latina incluida) venían evi-
denciando incrementales crecientes hasta 2008 (y se han recuperado
entre 2010 y 2013). En particular, la demanda de acero comenzó a
declinar tras el pico de incremento de población urbana registrado en
China en 2000. En otras palabras, previo a su ingreso en la OMC, lo
que sólo se explica a juicio de este autor por el mencionado vínculo
entre urbanización, sus propias fases y el arrastre que generan hacia la
Libro 1.indb 56 30/11/2015 15:19:34
57
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
demanda de distintos tipos de productos y actividades en cada una de
ellas (Kozulj, R., 2001; 2005; 2011a).
Figura 4- Variaciones anuales del índice de importaciones de China
al resto del mundo según tipo de productos
Fuente: elaboración del autor con datos de UNCTAD.
Al enfatizar estas interrelaciones dinámicas se pretende, como ya
dicho, brindar un marco de referencia global. Se trata de comprender
el comportamiento de la demanda de materias primas distintamente
afectadas por la dinámica de la economía mundial según se trate de la
que se halla más vinculada a los consumos urbanos “cotidianos” (pro-
ductos energéticos como los combustibles, alimentos, indumentaria,
transporte) o a ciclos de vida de productos más prolongados (viviendas,
infraestructura de todo tipo y parte de la maquinaria y equipo asociadas
a estas actividades). Mientras que la demanda de minerales como cobre
y acero puede verse afectada por una disminución del incremento de
Libro 1.indb 57 30/11/2015 15:19:34
58
ABC del litio sudAmeriCAno
personas que migran hacia las ciudades, la demanda de materias primas
energéticas y alimenticias crecerá a medida que continúe adicionándose
personas al estilo de vida urbano. Esto representa una buena noticia
para muchos países de América Latina, aunque posiblemente no se
repita un escenario mundial como el de 2003 a 2007/2008 en el cual
todos los países de América del Sur experimentaron una gran bonanza
(CAF, 2012)10. No obstante, de no existir eventos disruptivos catastró-
ficos, los nuevos picos de urbanización a escala global se sitúan hacia
2015-2020, lo que augura posibilidades de crecimiento económico
global hasta 2025-2030, siempre y cuando, factores de posicionamiento
geopolítico no lo obstruyan.
Los detalles del contexto vienen al caso en marco explicativo de
este capítulo por dos motivos. El primero y más inmediato porque el
comportamiento de la demanda mundial de energía, de las emisiones
de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y de otros impactos sobre el
medioambiente, no dependen sólo de una mayor eficiencia en el uso
—o de la instalación de una mayor proporción de fuentes renovables,
lo que se vincula con tecnologías de producción y de consumo de
energía—, sino también con los usos, los que a su vez son función
directa del cambio de composición sectorial y espacial de la demanda.
Esta última cambia drásticamente con nuevos procesos de urbaniza-
ción, modernización e industrialización y con la citada reconfigura-
ción espacial de la producción y el consumo. Por otra parte, los usos
se vinculan con tecnologías específicas de consumo energético y ello
determina, en gran medida, la demanda de las distintas fuentes de
energía no siempre sustituibles. Es decir, marca en este estadio del
desarrollo tecnológico, los límites de “renovabilidad” de la matriz
energética global y explica cómo se ha comportado esta demanda en la
última década dando cuenta de los factores que explican los cambios
de consumo energético por regiones. El segundo —y no siempre
bien visualizado aspecto— se refiere precisamente al liderazgo que
ejercen los países desarrollados en la innovación tecnológica y en su
capacidad de promover el uso de fuentes renovables y nuevas tecno-
logías de consumo de energía. Esto tanto porque el estancamiento
10 Una explicación detallada respecto a este contexto puede ser hallada en
Kozulj, R. Coordinador de proyecto (2012), www.caf.com/_custom/static/agenda.../
caf_agenda_energiat1_marco.pdf
Libro 1.indb 58 30/11/2015 15:19:34
59
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
industrial vinculado a la saturación de mercados obliga a procesos
de “destrucción creativa” e “innovación tecnológica”, como porque
ellos se hallan destinados a mejorar las condiciones de seguridad de
abastecimiento de sus propias sociedades. El estancamiento de la
actividad industrial en los países desarrollados no implica en modo
alguno que estos países no continúen liderando intensivamente
nuevos desarrollos tecnológicos que impactarán en modos de uso y
producción de energía, entre otras cosas.
Por ello, para comprender el papel de un recurso como el litio
es necesario ahondar también sobre cómo impactan los estilos de
vida sobre el consumo de energía. La idea es precisamente establecer
el papel del litio en el contexto de las soluciones tecnológicas que
hacen al paradigma de las “renovables” como parte del desarrollo
sustentable.
2. Estilos de vida y consumo de energía: acerca de los
límites actuales de las fuentes renovables determinada
por las formas de utilización de la energía
Para comprender correctamente la importancia de la energía y su
vínculo con las tendencias del crecimiento económico descrito, se debe
considerar que el mismo se ha caracterizado por procesos interactivos
complejos entre desarrollos tecnológicos, industrialización, urbaniza-
ción, estilos de vida y las propias posibilidades de reproducción de la
especie humana una vez instalado a escala planetaria dicho estilo de
desarrollo sociocultural. Esto hace al concepto de “irreversibilidad po-
tencial” de los sistemas económicos o de la propia historia material, en
ausencia de eventos disruptivos de gran magnitud. Del mismo modo,
este segmento está destinado a facilitar la comprensión del espacio que
en la matriz energética pueden ocupar las fuentes renovables habida
cuenta de las tecnologías de uso más que de las de producción de
energía. Un primer paso consiste en presentar de manera muy esque-
mática los grandes procesos de transformación socio-productiva que
caracterizaron el modo de vida actual y lo que es posible entrever como
panorama al año 2050 sobre la base de lo que se divulga frecuentemente
sobre las componentes de la denominada sexta ola de Kondriateff.
Libro 1.indb 59 30/11/2015 15:19:34
60
ABC del litio sudAmeriCAno
Cuadro 3- Principales hitos en el desarrollo tecnológico
en vinculación con los requerimientos de fuentes de energía
Fuente: elaboración propia del autor.
Como se ha afirmado, una posibilidad de captar dicha compleji-
dad es comprender los usos de la energía en los distintos sectores de
consumo en los que se clasifica la información acerca de la demanda
energética. Ello permite vincular, no sólo cada uso a tecnologías-arte-
factos específicos, sino también a las distintas fuentes de energía que
se requieren y cuyas posibilidades de sustitución no son independien-
tes del progreso tecnológico y de las tecnologías ya establecidas. Por
otra parte, esta sectorización ayuda a comprender los vínculos entre
actividades y componentes del crecimiento económico y desarrollo
humano, pero también el contexto para la demanda de recursos como,
por ejemplo, el litio.
Así, para el sector residencial, sea rural o urbano, los usos que
satisfacen necesidades humanas son cocción de alimentos, calentamien-
to de agua, iluminación de ambientes, su acondicionamiento según
Libro 1.indb 60 30/11/2015 15:19:34
61
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
temperaturas, la posibilidad de conservar alimentos refrigerados o de
disponer de artefactos como lavadoras, radios, televisión, computadoras
y muchos otros electrodomésticos y artefactos electrónicos.
Buena parte de estos usos se repiten también en sectores co-
merciales y de servicios aunque en distinta escala. Por ejemplo, en
hoteles, restaurantes, comercios mayoristas y minoristas, empresas de
servicios, hospitales, escuelas, oficinas públicas, clubes y otros centros
comunitarios.
Vale mencionar que los usos en el sector industrial varían según
ramas de actividad, pero pueden clasificarse genéricamente como calor
de proceso (producción de vapor, hornos, fraguas, etc.) y en fuerza
motriz, lo que implica poner en marcha y hacer funcionar maquinarias
y equipos de distinta naturaleza. En el caso de la Industria Petroquímica,
además de estas implementaciones, algunos productos requieren como
insumos básicos recursos como el petróleo, el gas natural o el carbón
(ej. etileno, polietileno, plásticos). En ciertos casos, la energía puede
formar una importante parte de los costos (ej. aluminio y acero, o bien
cemento, cerámicas y vidrio). En otros, una parte menor (ej. alimentos),
o aún insignificante, (ej. electrónica). Sin embargo, ninguna funciona
sin alguna o varias fuentes de energía para satisfacer estos usos propios
de cada función técnica de producción. Pero además —se subraya— no
en todos los procesos pueden utilizarse todas las fuentes, al menos no
de modo competitivo aunque las tecnologías lo permitiesen (Kozulj,
R. 2011c)11.
En el caso de sector transporte, cualquiera sea su modalidad, la
energía es necesaria para hacer funcionar motores en vehículos, trenes
y barcos o turbinas en los vehículos aéreos. La mayor parte del parque
existente y del proyectado seguirá requiriendo combustibles líquidos.
El automóvil eléctrico seguramente ocupará una parte importante
del parque incremental futuro, pero se estima no más de entre 30% y
42% de aquí a fines de esta década (BCG, 2009)12. Por último, en el
sector agropecuario los usos dependen del grado de incorporación de
11 Kozulj, R. (2011c), La energía en el Siglo XX, Capítulo V, Veintiuno: Ensayos
sobre lo que nos dejó el siglo XX, compilador: Juan Quintar, Prólogo de Aldo Ferrer,
Editorial de la Universidad Nacional del Comahue EDUCO, 308 p., Neuquén, 2011.
12 BOSTON CONSULTING GROUP (BCG). The comeback of the electric car?
How real, how soon, and what must happen next. Boston, 2009.
Libro 1.indb 61 30/11/2015 15:19:34
62
ABC del litio sudAmeriCAno
tecnología a los procesos y su importancia variará entre explotaciones
intensivas y extensivas, modernas o pre-modernas. Generalmente, el
uso de tractores, cosechadoras, etc. depende de derivados de petróleo
como el gasoil o de su mezcla con biocombustibles.
La resultante global de la demanda según usos y fuentes actual
se ilustra de modo aproximado en la figura 5. El sector de transporte
representó en 2012 cerca del 18% del total del consumo energético
mundial, mientras que la generación de electricidad lo hizo en un
42%13; la industria, en un 30% y los sectores residencial y de servicios,
el 10% restante. Esta imagen es sin duda muy distinta según regiones
y más aún si consideramos el consumo por habitante (cuadro 4).
Figura 5- Consumo total de energía a escala global
en 2012 por sectores y fuentes
Fuente: estimaciones propias con datos de BP Energy Outlook 2035, Reino
Unido, 2014.
13 Esta cifra y proporción incluye el consumo de energía eléctrica por parte de
todos los demás sectores de demanda como industria, transporte, residencial y servicios.
Libro 1.indb 62 30/11/2015 15:19:35
63
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
Cuadro 4 - Consumo total de energía a escala global en 2012
por sectores, regiones y según habitantes
Consumo total de Energía (en Millones de TEP)
Regiones Trans-
porte Generación Eléctrica
(todos los sectores) Indus-
tria Residencial
y Servicios Total
América
del Norte y
Europa 1178 2405 1364 707 5654
Resto del
Mundo 1074 2846 2333 570 6823
Consumo total de Energía (en porcentajes)
América del
Norte y
Europa (%) 52% 46% 37% 55% 45%
Resto del
Mundo (%) 48% 54% 63% 45% 55%
Consumo de Energía por Habitante (TEP/Hab.)
América del
Norte y
Europa 1080 2206 1251 648 5186
Resto del
Mundo 180 478 392 96 1145
Relación
PD/PVD 6,0 4,6 3,2 6,8 4,5
Fuente: estimaciones propias con datos de BP Energy Outlook 2035, Reino
Unido, 2014.
Las imágenes y datos presentados permiten comprender que el
principal ámbito de las fuentes renovables se centraría en la posibilidad
de sustituir los insumos representados por combustibles fósiles utilizados
para producir electricidad, por otras fuentes como la hidráulica, nuclear,
eólica, solar, etc. y por la posibilidad de modificar el tipo de consumo
en el transporte. En este último caso, las posibilidades se centran en: a)
biocombustibles (sean de primera generación como aceites y alcoholes
o de generaciones más avanzadas como los biocombustibles lignoceluló-
sicos); b) la difusión del automóvil eléctrico y, por último, c) medios de
transporte alternativos al automóvil. Ello, desde el punto de vista econó-
Libro 1.indb 63 30/11/2015 15:19:35
64
ABC del litio sudAmeriCAno
mico y sociocultural, podría llevar muchos años. Opciones como la de
producción de energía por medio de fotosíntesis artificial pueden aportar
tal vez sorpresas aunque se desconozca la fecha de implementación14.
En general, las proyecciones de consumo por uso y fuente suponen una
transición progresiva entre fuentes. En primera instancia, se debe regis-
trar qué ha ocurrido con la demanda de energía en la reconfiguración
reciente del sistema económico global y además, examinar los escenarios
corrientes para horizontes como al año 2035, por ejemplo.
3. Los cambios observados en el patrón de consumo de
energía tras la reconfiguración del sistema productivo y
las proyecciones futuras
La reconfiguración espacial de la producción y del consumo a escala
global descrita en el punto anterior ha tenido importantes impactos sobre
la demanda de energía entre 2000 y 2010, incrementando usos calóricos en
la industria y expandiendo la demanda de energía eléctrica y para usos de
transporte de modo muy diferenciado por regiones y países pari passu con
los procesos y características de la urbanización mencionada en el punto 1.
Así, China ha dado cuenta del 50% del incremento en el consumo
registrado de energía neta, de los cuales 21% han sido petróleo (15.5%)
y gas natural (5.5%), 70% carbón mineral y el 9% restante compuesto
principalmente por hidroelectricidad (8%) y nuclear más otras fuentes
nuevas como la eólica (1%). Esta pauta de consumo ha sido consecuencia
del traslado de las industrias a ese país, pero también de la urbanización
y cambios en el modo de vida. Por su parte, India dio cuenta del 10%
del incremento de la demanda, América Latina, de un 7% al igual que
Europa del Este, Medio Oriente, de un 11%, resto de Asia Pacífico otro
tanto y el resto del mundo alrededor del 5 %. Por el contrario, los Estados
Unidos y Japón redujeron su demanda en un 0,5% cada uno.
Una lectura simplista llevaría a ponderar el esfuerzo realizado por
el mundo desarrollado en ahorrar energía y en producirla de forma
14 La fotosíntesis artificial investiga materiales que puedan producir combustible
a partir de luz solar, agua y dióxido de carbono. Grandes grupos de investigación se
hallan trabajando en ello como en tecnología de captura de CO2.
Libro 1.indb 64 30/11/2015 15:19:35
65
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
más limpia, lo cual es sólo una verdad a medias en tanto se ha produ-
cido un desplazamiento de la producción a otros territorios. Ello ha
impactado sobre el conjunto de la demanda mundial de energía y de
distintos productos, pero también de las fuentes utilizadas.
La figura 6 muestra la composición del incremento de consumo
de energía por fuentes y localizaciones espaciales, sean grandes países
o regiones.
Figura 6- Participación de cada fuente en el incremento
del consumo mundial de energía registrado entre 2000 y 2010
según grandes regiones y países. En millones de tep
Fuente: estimaciones propias con datos de BP Satistical_review_of_world_
energy_full_report_2011.xls
A todas luces, las fuentes renovables han ocupado un espacio
modesto en la demanda incremental de energía y se ha concentrado
principalmente en Europa y los Estados Unidos, aun cuando la expan-
sión de la energía eólica ha sido particularmente intensa también en
China. Para los países de América Latina estas fuentes han resultado
costosas frente a las alternativas hidráulica y de uso de gas natural.
La relativa escasez de este último podría modificar el panorama en el
futuro, aunque en forma modesta (CAF, 2012).
Libro 1.indb 65 30/11/2015 15:19:35
66
ABC del litio sudAmeriCAno
De hecho, si observamos lo ocurrido en el consumo del sector
transporte (figura 7), la disminución del consumo de petróleo para
el mundo desarrollado (figura 6) oculta el hecho de que entre 1990 y
2012 este sector incrementó su demanda tanto en América del Norte
como en Europa y recurrió principalmente a biocombustibles, más
que a una innovación tecnológica profunda de la industria automotriz.
En esta misma figura, se muestra cómo la disminución de consumo
energético de este sector se produciría en las próximas dos décadas.
Figura 7 - Demanda incremental de energía del sector transporte
registrada y proyectada
Fuente: estimaciones propias con datos de BP, BP Energy Outlook 2035,
Reino Unido, 2014.
Las proyecciones de consumo futuro auguran, por lo general,
una fuerte penetración de las energías renovables para la generación de
electricidad, pero un crecimiento importante del uso de combustibles
para el sector transporte.
Aun así, la demanda proyectada de energía para transporte sería
la única decreciente hacia 2035 respecto a la del resto de los sectores.
Libro 1.indb 66 30/11/2015 15:19:35
67
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
Ello puede estar indicando una suposición de fuerte penetración del
automóvil eléctrico, junto a las nuevas normativas europeas respecto
a la tolerancia de emisiones específicas por distancia recorrida (UK,
Department for Transport, 2011)15. Lo anterior sería una solución tanto
para poner un límite a las emisiones como al uso intensivo de recursos
agotables como los hidrocarburos líquidos y gaseosos. Otro elemento
para considerar es que del total de incremento previsto en el consumo
de energía originado en el sector transporte, un 68% se concentrará en
Asia Pacífico mientras que América Latina, Medio Oriente y África en
conjunto darían cuenta de un 48% de dicho incremental de demanda
con tendencias a la reducción en Estados Unidos y en Europa. Para el
caso de China, se asume la continuidad de su crecimiento urbano para
las próximas décadas lo que junto al crecimiento del PBI por habitante
permitiría un incremento de su parque superior al de los Estados Uni-
dos de 2004 en 2027-2028. También superaría el parque proyectado de
ese último país hacia 2032-2034. Asimismo, el parque automotor de los
EUA se incrementaría en cerca de 45% —esto representa alrededor de
100 millones más de vehículos a los cerca de 220 millones existentes
en 2004— (Huo, H., Wang, M., Johnson, L. y He, D., 2007)16.
De hecho, en las citadas proyecciones de BCG acerca del futuro
del automóvil eléctrico los mercados de China17, Japón, Estados Unidos
y Europa son los de mayor promesa, aunque China y Japón liderarían
esta expansión (BCG, 2009]. Las proyecciones de distintas empresas
15 Department for Transport, Road Transport Forecasts 2011: Results from the
Department for Transport’s National Transport Model, Reino Unido, enero de 2012.
16 Hong Huo, Michael Wang, Larry Johnson, and Dongquan He, Projection of
Chinese Motor Vehicle Growth, Oil Demand, and CO2 Emissions Through 2050, H. Huo,
M. Wang, and L. Johnson, Center for Transportation Research, Argonne National
Laboratory, 9700 South Cass Avenue, Argonne, IL 60439. D. He, Energy Foundation,
CITIC Building, Beijing 100004, China. Corresponding author: H. Huo, hhuo@anl.
gov. Transportation Research Record: Journal of the Transportation Research Board,
No. 2038, Transportation Research Board of the National Academies, Washington,
D.C., 2007, pp. 69–77.DOI: 10.3141/2038-09
17 En tal sentido, puede estimarse que China sería más propenso a impulsar el
uso del automóvil eléctrico, si su fabricación se realiza in situ o también si no, en tanto
los costos de estos automóviles disminuyan respecto a sus valores actuales y por otra
parte mitigan la emisión de GEI. No obstante, mientras la producción industrial incre-
mental futura continúe fuera de los países desarrollados, el consumo de combustibles
fósiles será todavía importante sobre todo en usos industriales y generación eléctrica.
Libro 1.indb 67 30/11/2015 15:19:35
68
ABC del litio sudAmeriCAno
y organismos sitúan en 2040 el apogeo del automóvil eléctrico, uno
de los principales factores de arrastre de la demanda de litio, junto a
miles de millones de baterías menores para una creciente diversidad
de artefactos menores (computadoras, teléfonos, otros).
En el caso de América Latina, la disyuntiva será, sin duda, lograr
incorporar mayor valor agregado al litio en base a una demanda mun-
dial que será creciente.
Se debe recordar también que los cambios de la economía mun-
dial a partir de 2001-2003 han puesto una vez más la cuestión de la
suficiencia de los recursos en general —energía en particular— sobre el
tapete de discusiones, sumado a las agendas sobre cuestiones medioam-
bientales. Ello, en general, parecería alentar una mayor presión futura
para utilizar energías renovables a escala global. Sin embargo, la propia
revolución del shale gas en los Estados Unidos y los precios a la baja
del gas natural estarían actuando como barrera a un uso más intenso
de renovables para generar electricidad.
Figura 8 - Proyección de la demanda por sectores de uso
y por tipo de fuente primaria de energía período 2012-2035
Fuente: estimaciones propias con datos de BP, BP Energy Outlook 2035,
Reino Unido, 2014.
Libro 1.indb 68 30/11/2015 15:19:35
69
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
Conclusiones
Los procesos de urbanización previstos para los próximos veinte
años, el subsiguiente incremento en el producto por habitante, la
correlación entre este último indicador y el crecimiento del indicador
vehículos por habitante, implican desafíos geopolíticos, energéticos,
ambientales y de sostenibilidad del crecimiento para evitar la dualidad
social propia de sociedades que agotan su ciclo expansivo basado en la
construcción del proceso de modernización sin poder sustituir en el
tiempo las bases que dieron lugar a su propio crecimiento.
Los países de América Latina se han visto beneficiados por el ciclo
expansivo de Asia, China en particular, en principio por el impacto
sobre el precio de las commodities, pero también por los efectos multi-
plicadores sobre el consumo y la producción en sus mercados internos.
El crecimiento de Asia fue funcional a los países del norte hasta 2008,
pero tras la crisis de 2009 existe una profunda preocupación por el
crecimiento futuro y sus bases, tanto como por cuestiones geopolíticas.
Aunque desde 2009 a la fecha, las economías de la región han
experimentado dificultades para sostener el dinamismo ocurrido entre
2003 y 2008, han tenido éxito en evitar procesos recesivos.
A escala global, iniciativas como el Plan de Urbanización de
China 2014-2020 pueden hacer renacer fases dinámicas tanto a escala
regional como global.
Las proyecciones de distintas empresas y organismos sitúan en
2040 el apogeo del automóvil eléctrico, uno de los principales factores
de arrastre de la demanda de litio.
Sin embargo para los países de América Latina, el desafío mayor
es lograr incrementar valor a las cadenas primarias lo que exige Inver-
sión en Educación, I&D, iniciativas privadas y un panorama claro de
desarrollo industrial que sea compatible con niveles de competitividad
razonables. Esto requiere a su vez una continuidad de las políticas
que con fuerza se han comenzado a implementar desde 2003 y desde
2009, pero que a su vez por ser transformadoras necesitan tiempo de
maduración y una planificación más articulada entre niveles macro y
micro a nivel del gasto público, de la coordinación institucional y de
lo estrictamente económico y productivo. Por tal razón, el conjunto
de los recursos naturales continuarán siendo altamente estratégicos
tanto como el destino que se le dé a la renta que ellos proporcionan.
Libro 1.indb 69 30/11/2015 15:19:35
70
ABC del litio sudAmeriCAno
Bibliografía
BOSTON CONSULTING GROUP (BCG). The comeback of the electric
car? How real, how soon, and what must happen next. Boston, 2009.
BP, BP Satistical_review_of_world_energy_full_report_2011.xls, accedido en
http://www.bp.com/
BP, BP Energy Outlook 2035, Reino Unido, 2014, accedido en http://www.
bp.com/
Ciccone, A. y Hall, R. A., (1987), Productivity and Density of Economic Activ-
ity, NBER, Working Paper 4313, Cambridge, Massachusetts, 1993.
Department for Transport, Road Transport Forecasts 2011: Results from the
Department for Transport’s National Transport Model, Reino Unido,
enero de 2012.
Dumais, G., Ellison, G. y Glaeser, E. L. (1997), Geographic concentration as
a dynamic process, NBER, Working Paper 6270, http:www.nber.org/
Duranton, G y Puga, D. (2001), Nursery Cities: Urban diversity, process inno-
vation an the life-cycle products, CEPR Discussion Paper 2376.
Duranton, G. y Puga, D. (2003) Micro-foundations for Urban Agglomeration
Economies, NBER Working Paper No. 9931,August 2003, JEL No.
R12, R13, R32.
Helsey, W.R.; Strange, W.C. (1990), Matching and agglomeration economies
in a system of cities, Regional Science and Urban Economics, Volume
20, Issue 2, September 1990, Pages 189–212, Elsevier.
Henderson, J.V. (2003), Marshall’s scale economies, Journal of Urban
Economics 53 (2003) 1–28.
Hong Huo, Michael Wang, Larry Johnson, and Dongquan He, Projection of
Chinese Motor Vehicle Growth, Oil Demand, and CO2 Emissions Through
2050, H. Huo, M. Wang, and L. Johnson, Center for Transportation
Research, Argonne National Laboratory, 9700 South Cass Avenue,
Argonne, IL 60439. D. He, Energy Foundation, CITIC Building,
Beijing 100004, China
Kozulj, R. (1997), Analizando el motor del crecimiento económico pasado en fun-
ción del desarrollo sustentable, en Globalización y políticas de desarrollo
territorial, Alberto C. Barbeito, comp. [et al.].
Kozulj, R. (2001), People, Cities, Growth and Technological Change: from the
golden age to globalization, en Technological Forecasting and Social
Change, 70 (2003) 199-230, Elsevier Science, NL.
Libro 1.indb 70 30/11/2015 15:19:35
71
Marco económico y energético global: sobre las energías renovables
Kozulj, R. (2005), ¿Choque de Civilizaciones o Crisis de la Civilización
global? Problemática, Desafíos y Escenarios”, Ed. Miño y Dávila,
colección Filosofía y Política, Buenos Aires y Madrid. 352 págs, 1ª
edición 2005.
Kozulj, R. (2011a), A Critical View of Innovation in the Context of Poverty,
Unemployment and Slow Economic Growth, PP.228-258, Pub. Date:
2011-07-29., en Modern Economy, Volume 02, Number 03 (July
2011), ISSN Print: 2152-7245 ISSN Online: 2152-7261 Website:
http://www.scirp.org/journal/me.
Kozulj, R. (2011b), Development, Poverty and Energy, in the 21st Century, en
Modern Economy ISSN Print: 2152-7245 ISSN Online: 2152-7261
, Volume 02, Number 04, PP.483-497, Pub. Date: 2011-09-21, (Sep-
tember 2011) Website: http://www.scirp.org/journal/me.
Kozulj, R. (2011c), La energía en el Siglo XX, Capítulo V, Ventiuno: Ensayos
sobre lo que nos dejó el siglo XX, compilador: Juan Quintar, Prólogo
de Aldo Ferrer, Editorial de la Universidad Nacional del Comahue
EDUCO, 308 p., Neuquén, 2011.
Spence, M. , Clarck Annez, P. y Bucley, R.M. editores, 2009, Urbanization
and Growth, Commission on Growth and Development, BIRF, FM,
Washington DC, 2009.
Tolley , G. S. y Thomas, V., The economics of urbanization and urban policies in
developing countries1987, George S. Tolley and Vinod Thomas, editors,
http://www.rrojasdatabank.info/econurb87toc.htm.
Libro 1.indb 71 30/11/2015 15:19:35
Libro 1.indb 72 30/11/2015 15:19:35
73
TRANSFORMACIONES DISRUPTIVAS DE LOS
SISTEMAS TECNOLÓGICOS DE BATERÍAS
E IMPULSIÓN AUTOMOTRIZ: DESAFÍOS
TECNOPRODUCTIVOS PARA SURAMÉRICA
Alexis Mercado1 y Karenia Córdova2
Introducción
El aumento de la frecuencia y la intensidad de fenómenos climá-
ticos —correlato del calentamiento global y en parte producto de los
centenares de miles de toneladas de gases invernadero (GEI) arrojados
diariamente a la atmósfera—, constituye una de las consecuencias más
negativas de la matriz energética prevaleciente en el nivel global, fuerte-
mente basada en combustibles fósiles. La cantidad actual de emisiones
se aproxima al nivel establecido, de modo tal que dicho fenómeno no
supere los dos grados centígrados, nivel considerado límite para hacer
manejable el clima del planeta3.
1 Profesor Investigador del Área de Ciencia y Tecnología del Centro de Estudios
del Desarrollo (CENDES), Universidad Central de Venezuela. Alexisms60@gmail.
com, Telefono (Inst): 0058 212 7535859. Fax: 0058 212 7512691. Callé Neverí, Edif
ASOVAC, Colinas de Bello Monte, Caracas. CP: 1040.
2 Profesora Investigadora del Instituto de Geografía y Desarrollo Regional
(IGDR), Área de Planificación de recursos energéticos, Universidad Central de
Venezuela. Kareniac@gmail.com.Teléfono 58 2126060105. Centro Comercial Los
Chaguaramos, Piso 5, CP 1041.
3 En 2011, las emisiones totales de Dióxido de Carbono alcanzaron las 34
gigatoneladas (Olivier y otros 2012), cantidad que supera en diez por ciento, el nivel
Libro 1.indb 73 30/11/2015 15:19:35
74
ABC del litio sudAmeriCAno
El transporte automotor aporta una fracción importante de las
emisiones de CO2 —alrededor de un 14 %— (Herzog, 2009). Posee
una importante responsabilidad en el calentamiento global. Ello acarrea
severos cuestionamientos al paradigma tecnológico de la locomoción
basado en la combustión interna. Por lo tanto, induciendo el desarrollo
de sistemas alternativos de generación, almacenamiento y uso de la
energía. El acelerado desarrollo en tecnologías de baterías, en especial
de litio, de nuevos materiales como el grafeno y de la impulsión eléc-
trica, están transformando varios sistemas tecnológicos vinculados a
este sector. Emergen nuevas industrias que tendrán impactos socioe-
conómicos considerables que podrán modificar la matriz energética.
Estas tecnologías presentan algunas ventajas importantes respecto
a las existentes. Entre ellas, se destaca ser más eficientes en el uso de la
energía y menos contaminantes. Vale señalar que su desarrollo tendrá
impactos significativos sobre diversos actores sociales en el ámbito
global y generará cambios en la acumulación del capital y el empleo.
Estos rasgos, según Foladori e Invernizzi (2009) son indicadores de la
emergencia de una revolución tecnológica. Pero quizás, el rasgo distintivo
de este proceso es que resulta promovido de manera determinante por
factores socioinstitucionales que responden al imperativo ambiental de
disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, y se desenvuelve
con participación de múltiples actores en diversos ámbitos globales.
Dicho proceso plantea grandes desafíos para Suramérica, región
que posee un porcentaje muy alto de las reservas mundiales de litio
(Bruckman, 2013). Sin embargo, son escasas las capacidades tecnoló-
gicas y científicas en áreas relacionadas con el desarrollo de las baterías
y en la impulsión eléctrica. Esta situación, al no ser abordada apropiada
y oportunamente determina que, una vez más, la región se constituya
en mera proveedora de materias primas o, a lo sumo, responsable de
su transformación en productos primarios con escaso valor agregado.
En este contexto, las políticas científica, tecnológica e industrial,
serán fundamentales para el desarrollo de las capacidades que permitan
no sólo la explotación sustentable del recurso, sino la agregación de
valor mediante su transformación. Teniendo en cuenta el escenario de
crítico de 32 gigatoneladas, estimado por expertos como el máximo que todavía haría
manejable la situación climática global (IEA, 2011),
Libro 1.indb 74 30/11/2015 15:19:35
75
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
surgimiento de nuevas industrias de alta tecnología, debe procurarse
integrar subsectores de procesamiento primario y elaboradores de los
insumos industriales necesarios que ya existen en nuestros países.
En un ámbito más general, la existencia de una mayor voluntad
política de integración regional se refleja en los objetivos de la Unión
de Naciones Suramericanas (UNASUR). Entre los fines específicos de
la industrialización de los recursos naturales se destacan: el aprovecha-
miento integral, sostenible y solidario de los recursos; la cooperación
económica mediante un proceso innovador y dinámico que promueva un
crecimiento y desarrollo económico que supere las asimetrías mediante
la complementación económica y la integración industrial y productiva; y
la definición e implementación de políticas y proyectos comunes o com-
plementarios de investigación, innovación, transferencia y producción
tecnológica. Ello abre oportunidades para superar las deficiencias citadas
y ser partícipes de esta nueva conformación productiva4.
En este capítulo, se describen en primer lugar importantes avances
en investigación y desarrollo (I+D) en baterías e impulsión eléctrica
e innovaciones tecnológicas que, en su conjunto, están modificando
diversos sistemas tecnológicos5 de manera tan radical que pueden
desatar, incluso, una revolución tecnológica. Seguidamente, se expone
cómo estos esfuerzos son en gran medida promovidos en primer lugar,
por factores institucionales, principalmente de regulaciones y normas
que procuran disminuir la contaminación, en particular, las emisiones
de gases de efecto invernadero (GEI) y, en segundo lugar, por políticas
tecnológicas e industriales que promueven activamente el desarrollo
de las nuevas industrias. Se evidencia de este modo, el creciente papel
desempeñado por factores socioinstitucionales en este proceso. La pre-
sentación de algunos indicadores y proyecciones muestra el progresivo
impacto que comienza a registrarse en la economía.
4 http://www.comunidadandina.org/unasur/tratado_constitutivo.htm
5 Asumiendo la definición de Hughes (1987) que considera que los sistemas
tecnológicos están integrados por componentes técnicos (artefactos y procesos de
producción) y organizacionales (empresas manufactureras, de asistencia técnica y
financieras). Integran, además, componentes científicos como bibliografía especiali-
zada y programas de enseñanza. Puede considerar, incluso, elementos de legislación
como normas regulatorias.
Libro 1.indb 75 30/11/2015 15:19:36
76
ABC del litio sudAmeriCAno
Finalmente, se discute cómo estas transformaciones plantean de-
safíos tecnoproductivos de envergadura para Suramérica. Los mismos
podrán afrontarse positivamente si, en el marco de las propuestas más
amplias y transparentes de integración, se desarrollan los mecanismos
institucionales que impulsen capacidades tecnológicas y científicas para
avanzar en la industrialización de materias primas estratégicas para la nue-
va configuración de acumulación de energía y locomoción automotriz.
Cambios en los sistemas tecnológicos de y en torno
de la industria automotriz
La industria automotriz, ícono del paradigma tecnoeconómico ba-
sado en el uso intensivo en el uso de materiales y energía, y las industrias
asociadas a su desarrollo y funcionamiento, experimentan cambios en
sus patrones tecnológicos (Mercado y Córdova, 2014). La revolución
microelectrónica permitió incrementar la eficiencia en el consumo
energético y mejoras notables en el funcionamiento y seguridad de los
vehículos mediante dispositivos de control. Sin embargo, no modificó
los elementos medulares de la tecnología de impulsión basada en el
motor de combustión interna (MCI), cuyo principio fundamental
es generar energía mecánica a partir de la ignición de combustibles
orgánicos inflamables. Puede afirmarse que los elementos medulares
del funcionamiento de un vehículo impulsado por MCI de 2014 son
en esencia los mismos que presentaba en la década del setenta, cuando
comienza a configurarse dicha revolución.
Si bien se avanzó notablemente en el rendimiento de los motores
por una mejora sustancial en la relación tamaño-potencia, no se han
logrado mayores adelantos en el problema de disipación de energía en
forma de calor. A pesar de múltiples esfuerzos, aun en los motores más
eficientes, sólo una fracción de la energía liberada en la combustión,
estimada en un máximo de 20% es transformada en energía mecánica.
Por otra parte, aunque se han introducido innovaciones, en especial en
sistemas catalíticos para absorber los gases resultantes de la combustión,
la cantidad que sigue siendo arrojada a la atmósfera por los centena-
res de millones de vehículos que circulan diariamente en el mundo
es muy alta, contribuyendo de manera importante al calentamiento
global. Este último factor, será el principal limitante del crecimiento
de esta industria en el corto plazo y de su prevalencia en el mediano.
Libro 1.indb 76 30/11/2015 15:19:36
77
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
Durante la década pasada, consecuencia del gran aumento que
experimentaron los precios de los combustibles fósiles comienza a in-
crementarse la producción de vehículos híbridos, y en menor medida,
de vehículos eléctricos. Sin embargo, para ese momento, en términos
de desempeño y costo resultaban muy poco competitivos respecto al
vehículo de combustión interna. No obstante, a finales de la década en
diversos ámbitos globales comienzan a crearse una serie de incentivos
tecnológicos e industriales, y a dictarse normativas de reducción de
emisiones que impulsarán progresivamente esfuerzos de investigación,
desarrollo e innovación que están transformando los sistemas tecno-
lógicos que estructuran la industria automotriz.
Tendencias en la investigación y desarrollo
Los avances en tecnologías de baterías y de impulsión eléctrica
abren posibilidades de modificar las los sistemas tecnológicos de loco-
moción desarrollados en torno a los combustibles fósiles. Una revisión
de las áreas de conocimiento científico-técnicas vinculadas a baterías,
materiales e impulsión eléctrica, permite identificar importantes avan-
ces en el presente siglo, principalmente en torno al litio, el elemento
metálico más liviano que existe, y el grafeno, material de carbono
identificado hace apenas diez años (cuadro 1). La baja densidad del
litio permite fabricar baterías de menor peso que las convencionales
(plomo ácido e incluso de níquel/hierro), que poseen alta densidad
de energía (definida como la cantidad de Watios-hora que pueden ser
almacenados por kilogramo de batería) y buena densidad de potencia
eléctrica (cantidad de energía que puede ser liberada en un período de
tiempo determinado) (Canis, 2011). El grafeno, estructura de carbono
monocristalina plana de un átomo de espesor, posee dos importantes
cualidades: ser un material liviano de gran resistencia y poseer propie-
dades semiconductoras (Mercado y Córdova, 2014).
Es tal la importancia que han adquirido estas áreas de investiga-
ción, que dentro de las cien líneas de investigación (Research Fronts)
más importantes en la actualidad6, se observa que “baterías recargables
6 Organizados en diez grandes clasificaciones disciplinarias: agricultura y
ciencias de plantas y animales; ecología y ciencias ambientales; Geociencias; medicina
clínica; Ciencias Biológicas; Química y ciencia de los materiales; física; Astronomía y
astrofísica; matemáticas, ciencias de la computación e ingeniería; economía, psicología
y otras ciencias sociales.
Libro 1.indb 77 30/11/2015 15:19:36
78
ABC del litio sudAmeriCAno
de Litio-aire de alta energía”, ocupa en primer lugar entre los diez
frentes correspondientes a la clasificación “Matemáticas, Ciencia de la
Computación e Ingeniería y “nanoalambres de silicona para ánodos de
baterías de Ión-Litio”, es el décimo frente de la clasificación “Química
y Ciencia de los Materiales” (Ibíd. ant).
Cuadro 1 - Avances de investigación en química y materiales útiles
para incrementar la densidad de energía y potencia en baterías y el
desarrollo de la impulsión eléctrica
Área Avance Utilidad
Materiales Uso del grafeno como material
para la acumulación de energía. Nuevos materiales para
almacenamiento y recu-
peración de energía.
Materiales Síntesis de sales de Litio-Oxido
de Titanio y Litio-Silicon para la
fabricación de electrodos.
Incremento de la densi-
dad de energía y la densi-
dad de poder de las celdas.
Materiales
Estructuras sándwich grafeno-
silicón-grafeno mediante procesos
nanotecnológicos para fabricación
de ánodos.
Incremento significativo
de de la densidad de ener-
gía y la densidad de poder
de las celdas.
Materiales Desarrollo de nanotubos compó-
sitos de Carbono-Polímeros para
fabricación de ánodos.
Incremento de la conduc-
tividad.
Materiales Desarrollo de Membranas con-
ductoras para ser usadas como
electrolitos.
Incremento confiabilidad
y seguridad de las celdas.
Materiales Nuevos materiales de grafeno. Materiales para la fabri-
cación de carrocerías que
almacenen energía.
Electro-
química Reversibilidad de las reacciones de
óxido-reduccion de los electrodos
de litio en medios electrolíticos.
Incremento de la conduc-
tividad y extension de la
vida util de las baterías.
Electro-
química Soluciones orgánicas y líquidos
iónicos como electrolitos. Mejorar la conductividad
y la seguridad.
Dispositi-
vos Supercapacitores basados en na-
notubos de carbono. Nuevos dispositivos para
almacenamiento de ener-
gía.
Fuente: Mercado y Córdova (2014).
Libro 1.indb 78 30/11/2015 15:19:36
79
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
Incremento del ritmo de innovación tecnológica
Si los avances en la investigación son significativos, no lo son
menos en el desarrollo tecnológico, concentrándose en tres áreas
clave: incremento de la densidad de energía y potencia de las baterías,
mejoras en la seguridad de los artefactos e innovaciones mecánicas y
de control en los automóviles.
En el primer caso, se desarrollan nuevas técnicas de fabricación
de electrodos, que permiten fabricar baterías con diversos atributos
para diversos usos variando la composición química. Por ejemplo, las
de litio-manganeso cuyas características principales son bajo peso y
capacidad de operar en un amplio intervalo de temperaturas. Baterías
de Ion Litio, ligeras de alta potencia. Baterías de Li-Polímero, fabri-
cadas con las mismas sales que las de Ion Litio, pero usan electrolito
de polímero en lugar de líquido, lo que incrementa su densidad de
energía. Las baterías Li-aire, aun en etapa de desarrollo, que pueden
acumular mayor cantidad de energía.
La seguridad es crucial en el desarrollo de las baterías. En este
ámbito, los esfuerzos innovadores se orientan a disminuir los riesgos
de explosiones. El problema radica en que el incremento de la segu-
ridad resulta en una disminución de la disponibilidad de energía, por
lo que se trabaja en la composición de los electrodos para optimizar el
equilibrio entre disponibilidad de energía y seguridad e incrementar la
seguridad de los electrolitos mediante la incorporación de aditivos para
aumentar la estabilidad térmica y la eliminación de solventes orgánicos
peligrosos a objeto de disminuir la toxicidad (Scrosati y Garche, 2010).
En el caso de innovaciones mecánicas y de control, se registran
avances en el desarrollo de motores eléctricos de alta velocidad que dis-
minuyen la perdida de energía, mejoras en la aerodinámica, desarrollo
de materiales para la construcción de los vehículos y de mecanismos
para el aprovechamiento de la energía generada (Mercado y Córdova
2014).
La innovación incrementa la capacidad de acumulación de energía.
Algunas estimaciones apuntan a que esta se duplicará en la década en
curso, lo que haría esta tecnología competitiva frente a la de combustión
interna. La organización para la Cooperación y el Desarrollo Económi-
co (OCDE) y la agencia Internacional de Energía, han estimado que
los costos presentes en 2012 habrán de reducirse a la mitad para 2020
Libro 1.indb 79 30/11/2015 15:19:36
80
ABC del litio sudAmeriCAno
(OECD-EA, 2009). Los avances tecnológicos en electrodos y electro-
litos, podrán incrementar la capacidad de las baterías entre un 80 y un
110 por ciento para el período 2020–25. Lo que se traduciría en un 40
a 45 por ciento en reducción de los precios (Hensley y otros 2012).
Sistemas tecnológicos disruptivos
Como se aprecia, las innovaciones apuntan a resolver, en muchos
casos, limitaciones que presentan las diversas tecnologías en desarrollo
o a incrementar su desempeño. Esta situación coincide con lo señalado
por Carlota Pérez (2010) respecto a que las innovaciones individuales
no se dan de manera casual y tienden a generarse en el entorno de
otras innovaciones. Esto lleva a examinar si tienen suficiente carácter
transformador para cambiar los diversos sistemas tecnológicos que
componen el clúster de la industria automotriz y si tienen el carácter
disruptivo para desencadenar una revolución tecnológica, definida por
esta autora como el surgimiento de un “poderoso y visible conjunto
de tecnologías, productos e industrias nuevas y dinámicas, capaces
de sacudir los cimientos de la economía y de impulsar una oleada de
desarrollo de largo plazo”. Tienen impacto profundo, porque abren
un nuevo y dinámico potencial para la creación de riqueza y ofrecen
tecnologías genéricas que permiten un salto cuántico en la producti-
vidad de otras actividades económicas (Pérez, 2002).
Uno de los factores que estimula la tecnología de baterías es la
disminución de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) por
lo que el tema de la generación de energía eléctrica es crucial para que
el efecto neto de disminución de las emisiones sea realmente significa-
tivo. Estudios establecen que, incluso, aun cuando la energía eléctrica
provenga 100 por ciento de generación termoeléctrica, la huella de car-
bono del vehículo eléctrico es alrededor de 28 por ciento menor que la
del de combustión interna (Gani, s/f), evidenciando una ventaja de esta
tecnología frente a la precedente. Sin embargo, es necesario integrar el
sistema tecnológico de la impulsión eléctrica con fuentes de generación
más limpias a objeto de disminuir radicalmente las emisiones.
Hasta ahora las fuentes alternas de energía han complementa-
do fuentes tradicionales. Pero en diversos casos (e.g, solar y eólica)
se registran importantes avances tecnológicos que incrementan la
producción de energía. Por ejemplo, específicamente en el caso de la
Libro 1.indb 80 30/11/2015 15:19:36
81
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
energía eólica las turbinas que se construían a inicios de esta década
producían 20% más que las precedentes alcanzando los 7 MW, en tanto
que las que están en desarrollo alcanzarán los 10 MW, lo que ampliará
significativamente su participación en la generación total de electricidad
(Kamada y Mikkelsen, 2011).
Algunos países están modificando sus redes de energía. Dina-
marca, país líder en generación de energía eólica, rediseña su red para,
entre otras cosas, usar los vehículos eléctricos como unidades de al-
macenamiento de energía con el fin de compensar las fluctuaciones de
intensidad de esta fuente aprovechando los períodos de poca actividad.
Ello evidencia que la versatilidad de aprovisionamiento, la disminución
de costos de los servicios auxiliares de la red y mayor integración con
fuentes de electricidad renovables serán decisivas para la difusión e
implantación definitiva de la impulsión eléctrica (The International
Council on Clean Transportation, 2013).
¿Pueden los sistemas tecnológicos disruptivos promover
una revolución tecnológica?
Es evidente que comienza a transformarse la matriz energética,
trayendo aparejado la creación de nuevos sectores de la producción y
nuevas infraestructuras de servicios interconectadas e interdependien-
tes, capaces de incidir en el resto de la economía, característica que
distingue a las revoluciones tecnológicas (Pérez, 2010).
La revolución microelectrónica ha transformando múltiples acti-
vidades económicas y sociales. Pero su expansión ha sido posible gracias
al desarrollo de fuentes de energía autónomas de pequeño tamaño, lo
que confiere a la electroquímica rol estratégico. El litio, por su buena
relación densidad de potencia/densidad de energía, permite miniatu-
rizar las baterías, posibilitando desarrollar artefactos electrónicos cada
vez más pequeños, portátiles. Esta cualidad, ha permitido cambios en el
diseño y uso de aparatos y el desarrollo de nuevos dispositivos tecnoló-
gicos que están transformando múltiples ámbitos de la dinámica social
como la salud, la recreación, la producción y el comercio. Un primer
rasgo que caracterizaría a esta revolución tecnológica es la movilidad
que propicia lo portátil, resultando en alteraciones de actividades que
anteriormente estaban atadas a fuentes fijas de energía.
Libro 1.indb 81 30/11/2015 15:19:36
82
ABC del litio sudAmeriCAno
El desarrollo del vehículo eléctrico muestra alto dinamismo tec-
nológico y una creciente penetración en el mercado, debido en gran
parte a la necesidad de disminuir las emisiones de GEI. Esta sería otra
característica de esta revolución tecnológica: ser impulsada por factores
socioinstitucionales que responden a imperativos ambientales. La nueva
revolución tecnológica está indisolublemente asociada al imperativo
de la sustentabilidad.
Difusión de las innovaciones
Asociada a la idea de revolución tecnológica está el aceleramiento
del ritmo de la innovación. El desarrollo de las tecnologías de baterías
e impulsión eléctrica conlleva una constelación de innovaciones ge-
neradas globalmente por actores diversos. Esto conduce a analizar el
ritmo de difusión de estas innovaciones y los factores que le impulsan.
En el gráfico 1, se presenta una adaptación de la curva de difusión
de innovaciones de Rogers (1995), para analizar la tecnológica de la
impulsión eléctrica. Al principio, la difusión es lenta debida, entre
otras cosas, al desconocimiento, la incertidumbre y la prevalencia de
las tecnologías del anterior paradigma. En este caso, la difusión de
las innovaciones es impulsada por los propios innovadores a fin de
incursionar en mercados nacientes. Pero en este caso, también lo es
por factores institucionales que promueven la producción y uso de
energías más limpias.
En la etapa inicial de desarrollo, la difusión se restringe por limi-
taciones técnicas (en el caso específico de las baterías las, hasta ahora,
bajas densidades de energía y potencia eléctrica), la confrontación de
otros intereses corporativos (e.g del lobby petrolero) y el rechazo de
los consumidores. En la actualidad se está en la fase de despegue (zona
sombreada del gráfico 1), ya que se registra un aceleramiento en la
generación y difusión de las innovaciones.
Otro rasgo de esta revolución tecnológica es que las innovacio-
nes se desarrollan en diversos ámbitos globales, planteando mayor
competencia por el acceso a mercados y materias primas, acentuando
la difusión de las innovaciones. En esta oportunidad, Asia y la Unión
Europea (UE), aparecen como las regiones de mayor dinamismo tec-
nológico mientras que Estados Unidos hace esfuerzos por no rezagarse
en esta fase de despegue. La pregunta que inevitablemente surge es
Libro 1.indb 82 30/11/2015 15:19:36
83
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
¿en qué posición se encuentra Suramérica dentro de esta nueva ola de
innovaciones? Aunque posee las mayores reservas de la principal ma-
teria prima (Litio), como se verá adelante, sus capacidades de I+D en
las áreas de conocimiento relacionadas son escasas, por lo que, si no se
adoptan políticas adecuadas, ingresará en la fase de adoptantes tardíos.
Gráfico 1
Fuente: Rogers, 1995. Adaptado nuestro.
¿Se transformará la matriz energética?
Una revolución tecnológica trastoca los cimientos de la economía
y contribuye a crear nuevas áreas de producción y servicios. En esta
perspectiva, ¿Pueden esperarse modificaciones radicales en los sistemas
de transporte? En principio, no. Al menos en el medio plazo seguirán
siendo similares a los actuales —en su mayoría vehículos particula-
res de pasajeros y de carga— transitando por las actuales o similares
arterias viales. No obstante, modificarán los sistemas de impulsión,
repercutiendo en la matriz energética.
Adopción acum ulada
Innovadores
tempranos
Fase de
despegue
Adoptantes
tardíos
Tiempo
100 %
Curvade difusión de innovacionesde la
revolución tecnológica de impulsión eléctrica
Émulos
tempranos
Estimulo
socioinstitucional
Libro 1.indb 83 30/11/2015 15:19:36
84
ABC del litio sudAmeriCAno
Si un objetivo de producir vehículos eléctricos es disminuir
las emisiones, es de esperar que este factor presione el desarrollo de
fuentes más limpias que sustituyan parcialmente combustibles fósiles.
Los avances en las tecnologías de generación y almacenamiento de
electricidad harán que en el mediano plazo aumente la participación
de las fuentes alternas en la generación total de energía, impulsadas en
parte por la creciente demanda de la impulsión eléctrica. En segundo
lugar, se diversificará la estructura de distribución de energía, al susti-
tuir progresivamente las estaciones de servicio de combustibles fósiles
por múltiples formas de suministro de carga eléctrica. Por último, se
modificará la estructura de consumo mediante la sustitución progresiva
de los motores de combustión interna por motores eléctricos (figura
1) (Mercado y Córdova 2014).
Figura 1 - Cambios en la matriz energética
Pérez (2002) señala que las nuevas tecnologías no pueden pros-
perar en el ambiente del paradigma precedente, por lo que se produ-
cen desacoplamientos en la esfera tecno-económica. Esto comienza
Libro 1.indb 84 30/11/2015 15:19:37
85
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
a tornarse evidente en el sector de la energía donde nuevas formas
de producción y servicios desplazaran progresivamente a las antiguas
fósiles, altamente contaminantes. Pero a diferencia de lo anotado por
la autora con relación al poder que tiene este proceso de transformar el
marco socio-institucional, cuya forma es dada por el viejo paradigma,
será el marco institucional de la sustentabilidad el que inducirá gran
parte de las transformaciones sociotécnicas (Mercado y Córdova, 2014).
Elementos socioinstitucionales que impulsan
los cambios en los sistemas tecnológicos
Como se expuso, las emisiones de CO2 se aproxima al nivel que
estiman los expertos, es el máximo que haría todavía manejable el clima
(IEA, 2011). Para evitar efectos más perjudiciales del calentamiento
global, debería disminuirse drásticamente el crecimiento de estas
emisiones. En consecuencia, factores institucionales relacionados con
la disminución de las emisiones GEI presionarán la modificación de
la matriz energética. La legislación, en especial la regulación, emerge
como herramienta para aminorar las emisiones de GEI. Pero, a su vez,
puede incidir de manera importante en la tecnología, estimulando el
desarrollo de opciones más eficientes y limpias de generación, distri-
bución y uso de la energía.
Regulaciones ambientales han inducido el desarrollo de tecno-
logías para el aminoramiento del impacto ambiental de las actividades
industriales (Geffen, 1995). Ahora bien, ante la situación ambiental
descrita, parece inevitable una modificación de los sistemas tecnológi-
cos para la necesaria disminución de la contaminación. Es por ello que
se plantea que los acuerdos internacionales y las políticas nacionales
y supranacionales están promoviendo transformaciones sociotecnicas
que permitan disminuir significativamente el crecimiento de las emi-
siones de GEI.
Marco institucional de legislación
Los esfuerzos supranacionales para procurar disminuir emisiones
causantes del efecto invernadero se remontan a 1997 cuando se sus-
Libro 1.indb 85 30/11/2015 15:19:37
86
ABC del litio sudAmeriCAno
cribe el protocolo de Kyoto, el cual estableció el compromiso de los
países de no exceder las cantidades de emisiones fijadas en el mismo,
y el compromiso de los países desarrollados (PD) de reducir el total
de sus emisiones en no menos de 5% respecto a los valores de 1990,
durante el período 2008 y 2012. Cabe resaltar que su cumplimiento fue
prácticamente nulo. En 2009, en la XV Conferencia sobre el Cambio
Climático se reconoció el bajo cumplimiento del Protocolo de Kyoto
y se firmó el Entendimiento de Copenhague, acordándose un objetivo
total de reducción de emisiones. Dos años más tarde en la Cumbre del
Clima de Durban (2011) justo a un año de expirar, se prorrogó el Pro-
tocolo de Kyoto hasta 2015, restableciéndose metas de disminución de
emisiones de GEI para 2020. Finalmente, en la Cumbre sobre Cambio
Climático de Varsovia (2013), se firmó un acuerdo de principios sobre
el cual se están elaborando los documentos técnicos para la Cumbre
de París a celebrarse en diciembre de 2015, donde debe suscribirse un
acuerdo vinculante7 para limitar el calentamiento global a 2ºC a partir
de 2020 (IPCC, 20143). Es decir, que el nivel de emisiones no deberá
sobrepasar las 32 gigatoneladas anuales (Mercado y Córdova, 2014).
Aunque los resultados en términos de los objetivos han sido
exiguos, han incidido para que en ámbitos supranacionales y nacio-
nales se establezcan acuerdos y dicten legislaciones para disminuir las
emisiones de GEI. En 2007, la Unión Europea presentó un programa
sobre energía y cambio climático cuya meta es reducir las emisiones
en 20 por ciento con respecto a los niveles de 1990, incrementar la
participación de las energías renovables en 20 por ciento, y mejorar la
eficiencia energética en igual porcentaje. Para el transporte automotor,
el porcentaje de reducción acordado es de 19% (UE, 2009).
Por su parte, en Estados Unidos, el Congreso aprobó en 2009 la
ley de seguridad y energías limpias que establece la progresiva reducción
de GEI. En 2012, deberán ser 3% menores, respecto al año 2005, en
2020, 17% y en 2050, 83% (US Department of State, 2010). Dos años
más tarde, en 2011, estableció en sus estándares de ahorro promedio
de combustible corporativo (Corporate Average Fuel Economy, CAFE)
que en 2025 los fabricantes de vehículos deberán duplicar el rendi-
miento promedio de consumo de los vehículos y camiones producidos
7 En otras palabras, de obligatorio cumplimiento.
Libro 1.indb 86 30/11/2015 15:19:37
87
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
en ese país, de 45,7km por galón de combustible (3,785 lt) en ese año,
a 91,3km (Bastani y otros, 2012).
La legislación incentiva transformaciones
de los sistemas tecnológicos
Cumplir con las metas de los acuerdos y la legislación requerirá
de la adopción combinada de políticas (policies) regulatorias en materia
ambiental y de estímulo en los ámbitos tecnológico e industrial que
determinarán las posibilidades de avanzar en el paradigma de la im-
pulsión eléctrica. Algunas se presentan a continuación.
Como se indicó, aun cuando se introducen múltiples innovacio-
nes, la eficiencia de los motores de combustión interna más modernos
no supera el 20%, siendo poco probable cumplir con la meta estable-
cida en los estándares CAFE con esta tecnología. Es evidente que esta
regulación incentivará el desarrollo y la producción de autos eléctricos.
Una prioridad del actual gobierno de los Estados Unidos en
materia energética ha sido reducir la dependencia del petróleo im-
portado, para lo cual, entre varias acciones, ha creado incentivos al
desarrollo de vehículos eléctricos. En el informe sobre el Estado de la
Unión de 2011, se solicitaba “poner un millón de vehículos eléctricos
en las carreteras de ese país para el año 2015 a objeto de promover un
sistema de transporte sustentable” (Department of Energy, 2011). Sin
embargo, el gran crecimiento de la producción doméstica de petróleo
de esquisto, hizo imposible alcanzar tal meta, al punto que a inicios de
dicho año los autos eléctricos en circulación apenas se aproximaban a
los trescientos mil.
A pesar de ello el gobierno insiste en disminuir la dependencia del
petróleo importado y colocar el millón de vehículos en las carreteras
en un tiempo perentorio. Para ello, está empleando el poder de com-
pra del Estado, lanzando el primer plan piloto de vehículos eléctricos,
para incorporarlos, incluyendo infraestructura de carga, en el gobierno
federal8. Destacan también las políticas en el ámbito tecnológico. En
2008, el Argonne National Laboratory, de la Universidad de Chica-
go estableció una alianza con 14 compañías fabricantes de baterías y
8 http://www.gsa.gov/portal/content/281581
Libro 1.indb 87 30/11/2015 15:19:37
88
ABC del litio sudAmeriCAno
materiales avanzados a fin de desarrollar infraestructura industrial
para fabricar baterías de litio con fondos gubernamentales de dos mil
millones de dólares (Green Car Congress, 2008).
Estas estrategias se vienen soportando en políticas federales para
fortalecer capacidad tecnológica e industrial desde la década pasada.
En 2008, el Argonne National Laboratory, de la Universidad de Chi-
cago estableció una alianza con 14 compañías fabricantes de baterías
y materiales avanzados a fin de desarrollar infraestructura industrial
para fabricar baterías de Litio con fondos gubernamentales de dos mil
millones de dólares (Green Car Congress, 2008). Apoyado en la Ley de
recuperación de 2009, se invierte en desarrollar capacidad de manufac-
tura en tecnologías de impulsión eléctrica, incluyendo dos mil millones
de dólares en subsidios a fabricantes de baterías, motores y otros com-
ponentes de vehículos eléctricos, y dos mil cuatrocientos millones de
dólares en préstamos a fábricas de vehículos eléctricos. Por otra parte,
se diseñan programas de demostración de vehículos eléctricos, que in-
cluyen fabricar unidades y la instalación de más de 22.000 estaciones de
carga en diferentes ciudades de ese país (Department of Energy, 2011).
En Europa, Dinamarca e Irlanda han avanzado en la introducción
de vehículos eléctricos y la modificación de la red energética. Pero
también se desarrollan importantes iniciativas comunitarias como el
citado proyecto Intelligent Dynamics for fully electric vehicles (ID4EV) y
el programa Green eMotion orientado a la introducción masiva de
la impulsión eléctrica en Europa. En este participan fabricantes de
automóviles, servicios públicos, municipios, universidades y centros
tecnológicos. Además de ofrecer importantes estímulos a la I+D,
establecerá normas para estandarizar los procesos de carga en los
diferentes países para facilitar su acceso, y desarrolla más de 10.000
puntos de recarga en diferentes regiones del continente (Mercado y
Córdova, 2014).
El progresivo impacto en la producción y la economía
El acelerado desarrollo tecnológico, el impulso institucional y la
reconfiguración de la estructura de servicios incentivan la progresiva
introducción de vehículos eléctricos, con alto potencial de crecimiento
en los próximos años.
Libro 1.indb 88 30/11/2015 15:19:37
89
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
Aunque su participación en el mercado mundial automotriz es
todavía muy pequeña –constituyen una mínima fracción comparada con
la de los vehículos de combustión interna— las ventas vienen experimen-
tando un acelerado crecimiento interanual, superior al resto de las formas
de locomoción automotriz. Para 2014, se estimó un incremento de las
ventas de 67 % contra apenas un 3,6 % de toda la industria (cuadro 2)9.
En el segundo lustro se acelerará el crecimiento. Estimaciones
optimistas indican que para el primer año de la próxima década la
producción alcance tres millones ochocientas mil unidades (cuadro
2), cifra que constituiría una porción nada despreciable del mercado
automotor, que evidenciaría el desplazamiento de esta industria hacia
el paradigma de locomoción basado en la impulsión eléctrica.
Cuadro 2 - Ventas de vehículos eléctricos (número)
en la presente década
Unidades vendidas Proyección
2011 2012 2013 2014 2020
45.000 113.000 242.000 403.000 3.800.000
Fuentes: Clean Energy Ministerial. Electric vehiclesInitiatives. IEI (2013)
http://cleantechnica.com/2014/02/06/2014-forecast-67-ev-production/
http://ev-sales.blogspot.com/2014/01/world-top-20-december-2013-special.html
Alcanzar estas proyecciones requiere de una organización de
provisión de insumos y partes, y una infraestructura de servicios,
de una magnitud que el ritmo actual de desarrollo no sostiene. Por
ello, organizaciones productivas, dispuestas a asumir grandes riesgos,
proponen grandes emprendimientos que amplíen considerablemente
la producción. Tal es el caso de Tesla Motors, que ha declarado su
intención de instalar una fábrica de baterías de Ion Litio, en Estados
Unidos para lo cual mantiene negociaciones y ha firmado una carta de
intención con Panasonic, su principal proveedor de baterías. Se estima
que la inversión rondará los cinco mil millones de dólares, generará
9 http://cleantechnica.com/2014/02/06/2014-forecast-67-ev-production/
Libro 1.indb 89 30/11/2015 15:19:37
90
ABC del litio sudAmeriCAno
seis mil quinientos empleos y podrá reducir el costo de producción
de las baterías en alrededor de treinta por ciento (Ohnsman, 2014).
No obstante, analistas expresan dudas con relación a la viabilidad
de este emprendimiento. Se señala que la tecnología de baterías de
Ion Litio está llegando a su fase de madurez, por lo que las mejoras en
adelante serán incrementales por lo que los avances en términos de
aumento de densidad de carga y energía, que determinan la autonomía,
y disminución de costos serán poco significativas. Por otra parte, se se-
ñala que los actuales esfuerzos de desarrollo tecnológico se concentran
en las señaladas baterías de Li Aire (Li O2) y Litio Sulfuro que pueden
tener una densidad de energía mucho más alta, pero se encuentran
en una fase de desarrollo incipiente (Schlachter, 2012), confrontando
aun importantes problemas relacionados con los ciclos de recarga,
aun muy bajos, y la deposición de subproductos en los electrodos que
disminuyen la conductividad (Christensen y otros, 2012).
En todo caso, el litio continuará siendo la materia prima funda-
mental para el desarrollo y producción de baterías para la industria de
automóviles eléctricos. En cualquiera de los dos escenarios, consoli-
dación de la tecnología de baterías de Ion Litio, o innovación exitosa
de baterías Li Aire (Li O2) o Litio Sulfuro, se infiere un continuo y
creciente aumento de la demanda de este recurso en los próximos años.
Incluso, en caso de prosperar el segundo escenario se experimentaría
un marcado incremento en la capacidad de almacenamiento de energía
que puede promover mucho más la producción de autos eléctricos.
Industrialización y agregación de valor
Desde el punto de vista económico, los avances en I+D tecno-
lógico presentados se están traduciendo en actividades industriales
que generan apreciable agregación de valor y estimulan la integración
vertical configurando nuevas cadenas industriales. A objeto de tener
una idea del impacto que tiene la industrialización del litio se muestran
algunos precios de los productos en las diferentes etapas (extracción,
transformación y fabricación) (cuadro 3).
Los commodities básicos, obtenidos directamente de la extracción
mediante procesos de precipitación de las salmueras, presentan incluso
valores que permitiría clasificarlos dentro de la categoría de especia-
lidades químicas (valor del kilogramo superior a 6 US$) (Mercado,
Libro 1.indb 90 30/11/2015 15:19:37
91
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
1995)10. La primera transformación (obtención mediante transforma-
ciones químicas de sales que servirán para elaborar compuestos más
complejos) incrementa en más del doble la agregación de valor, en
tanto que la síntesis de sales complejas (segunda transformación), que
se destinarán a la fabricación de electrodos y electrolitos, agrega valor
en factores superiores a 10 respecto a los commodities básicos. Al llegar
a la fase de fabricación de los dispositivos, el valor agregado se habrá
incrementado más de 20 veces.
Cuadro 3
Fuentes: * http://www.alibaba.com/showroom/lithium-chloride-price.html
** http://.com/commodities/lithiumetf/whitepaper/Lithium%20Presenta-
tion%2004-23-12.pdf
*** http://www.alibaba.com/showroom/li3po4.html
**** http://www.sigmaaldrich.com/catalog/product/aldrich/759546?lang=en
&region=VE&cm_guid=1-_-100000000000000226718-_-33996020782&cm
Las proyecciones de la producción de vehículos eléctricos presen-
tadas en el cuadro 2, permiten inferir el consecuente incremento de
la demanda de materiales para la producción de baterías, destacando
además la importancia que irán adquiriendo los diversos eslabones de
estas cadenas industriales. Este crecimiento demandará una expansión
del mercado de baterías de Ion Litio, que podrá pasar de 3.200 millones
10 Estos valores, comparativamente con commodities básicos petroquímicos, son
muy superiores (alrededor de 10 veces).
Libro 1.indb 91 30/11/2015 15:19:37
92
ABC del litio sudAmeriCAno
de U$S en 2013 a 24.100 millones de U$S en 202311, lo que traducido
en la demanda del principal commodity básico, el carbonato de litio,
resultará en un incremento interanual de 27 por ciento, pudiendo
pasar de 6.967 toneladas en 2011 a 204.900 en 202512.
Desafíos para Suramérica
Se mostró que el desarrollo y la difusión de la impulsión eléctri-
ca en Europa se sustenta en gran medida en esfuerzos comunitarios,
condición que deberían tomar muy en cuenta los países suramerica-
nos si se aspira tener una participación más dinámica en los sistemas
tecnológicos disruptivos en, y en torno a, la industria automotriz, que
le permitan trascender su secular rol de proveedor de materias primas
y productos primarios. Esto plantea, sin duda, importantes desafíos.
UNASUR viene creando el espacio político para establecer acuer-
dos y diseñar políticas que permitan avanzar en un aprovechamiento
racional de sus recursos naturales, no apenas mediante su extracción
sino a través de su transformación interna (Rodríguez 2013). Algunos
de los objetivos definidos en la creación del organismo proveen el
marco para el desarrollo de estas acciones:
• La cooperación económica mediante un proceso innovador y
dinámico promoviendo el crecimiento y el desarrollo econó-
mico que supere las asimetrías mediante la complementación
económica y la integración industrial y productiva.
• La definición e implementación de políticas y proyectos
comunes o complementarios de investigación, innovación,
transferencia y producción tecnológica13.
Fundamentado en estos objetivos, la Secretaría General de esta
organización durante la gestión de Alí Rodríguez Araque (2012–2014),
11 http://www.navigantresearch.com/newsroom/advanced-batteries-for-
portable-power-will-surpass-12-4-billion-in-annual-sales-by-2023
12 http://www.prnewswire.com/news-releases/lithium-carbonate-market-
2013-global-and-china-report-227272351.html
13 http://www.comunidadandina.org/unasur/tratado_constitutivo.htm
Libro 1.indb 92 30/11/2015 15:19:37
93
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
propuso una estrategia común que tuviera como palanca el aprovecha-
miento integral de los recursos naturales, que requiere, entre otras co-
sas, importantes capacidades tecnológicas y científicas. Esto ha llevado
a discutir el papel que deben tener estas actividades en dicha estrategia.
Más allá de las diferencias políticas existentes entre sus integrantes,
en UNASUR parece existir una visión compartida sobre los graves
problemas inherentes al modelo primario exportador y las amenazas
que conlleva, máxime cuando la región posee riquezas tan importantes
como la mayor biodiversidad del planeta, y los mayores porcentajes de
reservas de materiales estratégicos —en algunos casos como el Litio y
el Niobio la casi totalidad— fundamentales para nuevas áreas de pro-
ducción que probablemente se constituirán en los ejes de la estructura
tecnoproductiva global en el futuro mediato (Mercado y Vessuri, 2014).
Fortalecimiento de capacidades tecnológicas y científicas
La línea base de desarrollo tecnológico- científica de la cual se
parte es baja, por lo que se requerirán grandes esfuerzos para superar
la tradicional inserción complementaria de suministro de materias pri-
mas. En tal sentido, es necesario un importante policy-mix que combine
instrumentos de ciencia, tecnología e innovación (CTI), industriales
y ambientales (Ibíd.ant).
Una de las mayores dificultades que afronta la región para indus-
trializar el litio es no contar con las capacidades tecnológicas suficientes.
Los procesos de extracción y transformación se basarán, cada vez más,
en las llamadas tecnologías penetrantes (e.g biotecnología, nanotec-
nología, nuevos materiales y TICs), áreas tecnocientíficas en las que
también son exiguas las capacidades de investigación.
Frente a esta realidad, es necesario acceder a conocimiento
tecnológico productivo mediante la adquisición y transferencia de
tecnología. Chile y Argentina, dos de los tres productores de litio
de la región concentran su actividad en el segmento básico de bajo
contenido tecnológico. En Bolivia, la Corporación Minera de Bolivia
(COMIBOL), entidad estatal responsable de la explotación e industria-
lización del salar de Uyuni, ha comenzado a producir carbonato de litio
y trata de industrializar a objeto de producir baterías en el lago plazo.
En ese sentido, esta corporación ha venido suscribiendo acuerdos con
empresas internacionales de Corea (2010 y 2011) y China (2012) para
Libro 1.indb 93 30/11/2015 15:19:37
94
ABC del litio sudAmeriCAno
adquirir tecnologías para la producción de baterías y sus componentes
(Nacif, 2012). Más recientemente (2013) suscribió un acuerdo con
una empresa holandesa para la construcción de una planta de baterías.
La experiencia histórica muestra sobradamente que la suscripción
de acuerdos no garantiza la efectiva transferencia de tecnología, sobre
todo si, como se indicó, los países receptores carecen de capacidades
tecnológicas y científicas que sean capaces de apoyar dicho proceso y
coadyuven en los procesos de asimilación y aprendizaje tecnológico.
Ahondando un poco más en los requerimientos de conocimiento,
se procedió a identificar las disciplinas de investigación necesarias para
el desarrollo de las diferentes tecnologías (cuadro 4). Se determina que
disciplinas de la química como Analítica, electroquímica, inorgánica y
síntesis orgánica, al igual que ciencia de los materiales, son clave para el
desarrollo de los diferentes compuestos y dispositivos que componen
las baterías, en tanto que la microelectrónica y las TIC´s fundamentales
para la elaboración de los dispositivos de control y seguridad.
Cuadro 4 - Disciplinas de Investigación que proveen conocimiento
de base para el desarrollo tecnológico de baterías de Litio
Área disciplinaria
Compuestos y dispositivos
Sales
complejas Ánodos Cátodos Electrolítos Dispositivos
de control
Química Analítica
Síntesis orgánica
Química inorgánica
Electroquímica
Ciencia de los
Materiales*
Microelectrónica *
TICs
Química ambiental
* Crecientemente impulsadas por la nanotecnología
Libro 1.indb 94 30/11/2015 15:19:37
95
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
Una condición favorable, es que la mayoría de los países sura-
mericanos cuentan con capacidades de investigación, principalmente
básica, en las áreas indicadas. Aunque comparativamente, la cantidad de
investigadores es muy inferior a la que poseen los PD, existe masa crítica
con calidad para producir conocimiento de alto nivel, lo cual constituye
una interesante línea base para desarrollar políticas (policies) que abran
líneas de trabajo que coadyuven al avance de la industrialización del Litio.
Un ejemplo ilustra esta apreciación y muestra el papel clave que
pueden tener las políticas de CTI. En 2011, en el marco de un Convenio
en materia de ciencia, tecnología e innovación entre Bolivia y Venezuela,
se acordó un plan para la implementación de un proyecto conjunto para
la fabricación de pilas y baterías de litio. En octubre de ese año, se realizó
en Caracas el Seminario Industrialización Sustentable de los Recursos
Naturales del Litio: La cooperación Bolivia-Venezuela. Sus objetivos
eran identificar capacidades científico, técnicas y productivas útiles para
el proyecto y delinear un plan de acción considerando la participación de
los diferentes actores. Como se mencionó, en ese momento, Bolivia ya
había definido una estrategia de explotación e industrialización que en la
primera fase comprendía la instalación de la planta piloto para la obtención
de carbonato de litio y cloruro de potasio y la instalación de laboratorios
en las áreas de química analítica, electroquímica general, electroquímica
de baterías y caracterización, síntesis y ensayo de materiales.
Bolivia no tenía capacidad de investigación en estas áreas, en tanto
que en Venezuela, varias universidades nacionales poseían importantes
capacidades en muchas de las áreas necesarias para el emprendimiento
del país hermano en pequeños grupos de alto nivel, pero casi todas ellas
orientadas a realizar investigación fundamental (Mercado y otros, 2011).
Si bien se trabajaba poco con litio —se identificaron apenas dos líneas,
una en electroquímica y una en materiales—, existían capacidades en
todas las disciplinas que proveen conocimiento de base para el desarrollo
de las tecnologías de baterías.
Es aquí donde la política pública comienza a jugar rol importante,
señalizando el desarrollo de proyectos estratégicos. Reconociendo las
limitaciones existentes en la generación de conocimiento tecnológico
y científico para implementar un proyecto conjunto para la fabricación
de baterías de litio, se determinó que la I+D era fundamental para via-
bilizar el emprendimiento. Esta debía fundamentarse en un amplio
intercambio de conocimiento e información entre universidades y
Libro 1.indb 95 30/11/2015 15:19:37
96
ABC del litio sudAmeriCAno
centros tecnológicos venezolanos con el grupo que conformaría los seis
laboratorios del proyecto boliviano y universidades bolivianas; que in-
cluyera investigación, programas flexibles de formación y capacitación
y servicios de laboratorio (figura 1). Para un desarrollo más vigoroso,
era conveniente establecer acuerdos con universidades y centros de
investigación de países hermanos (Brasil y Argentina), en el marco de
la UNASUR (Mercado y otros 2011).
Figura 2
Para concretar la cooperación, se propuso crear laboratorios
binacionales. La multiplicidad y complejidad de las tareas para la im-
plantación del proyecto, evidenciaba el dilema de la necesidad generar
conocimientos tecnológicos y científicos sin contar con las suficientes
capacidades. Esto llevó a proponer que la instalación de los laboratorios
tuviese figura binacional a objeto de aprovechar y potenciar las capaci-
dades en Venezuela y su conformación en Bolivia. En el cuadro 5, se
muestra las actividades a ser realizadas en los laboratorios a instalar en
Bolivia, y los aportes que podían realizar las universidades y centros
de investigación venezolanos en investigación y formación. Como
se aprecia, estas últimas tenían líneas de investigación y capacidad de
formación para apoyar cada uno de los laboratorios (ibíd. Ant.).
Libro 1.indb 96 30/11/2015 15:19:38
97
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
Este esquema de cooperación, aparte de fortalecer capacidades
necesarias para acompañar los procesos de adquisición de tecnología
foránea, su asimilación y la industrialización sustentable del recurso
natural, contribuiría a disminuir las asimetrías existentes en los países
de Suramérica en materia de desarrollo tecnológico y científico. Des-
afortunadamente la falta de continuidad institucional en Venezuela y
la falta de especificidad en las metas propuestas en los acuerdos impi-
dieron que se concretara esta proposición (Mercado y Vessuri, 2014).
Cuadro 5 - Universidades y Centros de Investigación venezolanos
que pueden contribuir a conformar y desarrollar los laboratorios
binacionales Bolivia-Venezuela
Fuente: Mercado y otros (2011).
Libro 1.indb 97 30/11/2015 15:19:38
98
ABC del litio sudAmeriCAno
La cooperación como eje de impulso de capacidades de generación
de conocimiento
La experiencia anterior sugiere mecanismos de promoción de
capacidades tecnológicas y científicas necesarias para una estrategia
de aprovechamiento integral del litio, y de forma más general de los
recursos naturales estratégicos de la región, enmarcados dentro de la
propuesta de la UNASUR. La existencia de múltiples grupos de in-
vestigación en universidades y centros de investigación de la región en
las áreas necesarias para su desarrollo (cuadro 4), puede constituir un
núcleo con potencialidad que, impulsado por apropiadas políticas de
CTI, conforme un tramado de actores e instituciones capaces de asimilar
eficientemente la tecnología, mejorarla, y en fases posteriores realizar
desarrollos propios. En otras palabras, que permita a los países de la región
ingresar en esta revolución tecnológica como emuladores tempranos.
En tal sentido, es conveniente elaborar una agenda con dos
horizontes temporales. En el corto plazo, se debe incentivar la in-
corporación de los numerosos grupos de ingeniería y ciencias de las
universidades que trabajan en áreas pertinentes, en proyectos definidas
a partir de necesidades y problemas identificados. En el ámbito tecno-
lógico, se relacionan necesariamente con actividades que incrementen
la capacidad absortiva de la industria (Sporleder y Peterson, 2003) y su
eficiencia productiva. Esto puede inducir procesos de aprendizaje que,
por una parte, incrementen la capacidad tecnológica de las empresas y,
por otra, eleven la capacidad tecnoproductiva de la universidad, definida
como su habilidad para aplicar y transferir el conocimiento que genera
en actividades de utilidad industrial (Mercado y Malavé, 2010). En
ámbitos como el ambiental y de salud, es posible una integración más
inmediata de grupos de investigación. Las actividades extractivas y de
transformación primaria generan problemas que demandan abordajes
urgentes, que aparte de atenuar los impactos, busquen alternativas
para la reutilización y aprovechamiento de residuos y subproductos y
desarrollen prácticas de remediación. Esto último es particularmente
urgente por la grave degradación ambiental que experimentan mu-
chos espacios donde se desarrolla la actividad productiva en la región
(Mercado y Vessuri, 2014).
Una segunda, de mediano plazo, basada en la cooperación, debe
promover el desarrollo de proyectos multidisciplinarios que apunten
Libro 1.indb 98 30/11/2015 15:19:38
99
Transformaciones disruptivas de los sistemas tecnológicos de baterías...
a impulsar la integración de los eslabones productivos. Los requeri-
mientos de explotación e industrialización sustentable del litio seña-
lizan el tipo de conocimientos requeridos que deben generarse tanto
en universidades y centros de investigación como en las empresas de
los diferentes sectores, así como evidenciar las asimetrías que deben
disminuirse.
La creación de redes de investigación aprovechando los grupos de
trabajo existentes, bien a través de la creación de laboratorios públicos
de varios países que compartan una base amplia de recursos necesa-
rios para la industrialización, bien mediante redes de intercambio de
investigadores y estudiantes incorporados en proyectos específicos
puede atenuar la dificultad de no tener capacidad de realizar grandes
inversiones.
Complementariedad industrial
Un último elemento se relaciona con la formulación de políticas
industriales que incorporen capacidad productiva nacional y regional
existente a los proyectos de industrialización del litio. Aparte de los
componentes medulares discutidos (ánodos, cátodos, electrólitos),
que en una primera fase deberán ser importados o producidos bajo
licencia, la fabricación de baterías de litio requiere de una cantidad de
componentes fabricados en aluminio, acero y termoplásticos, mate-
riales en los que varios de los países suramericanos tienen producción
industrial e, incluso, importantes capacidades tecnológicas.
Resinas termoplásticas de polietileno (PE) y polipropileno (PP)
son empleadas para la fabricación de las carcasas y membranas sepa-
radoras. En algunos países de la región (Venezuela, Brasil, Argentina)
varias empresas producen estas resinas en diferentes “grades”14 tenien-
do incluso capacidad para adaptarse a requerimientos de los clientes.
Aguas abajo, existen empresas transformadoras de plástico que, con
la matricería adecuada, estarían en capacida